martes, enero 24, 2012

Del duopolio al monopolio

Álvaro Delgado

Salvo un sorpresivo viraje, que implicaría que las cosas comienzan a cambiar para bien en México, los magnates Emilio Azcárraga Jean y Ricardo Salinas Pliego podrán ufanarse a partir de este martes 24 de ser los amos absolutos de las telecomunicaciones y, sobre todo, de tener sometidas a las instituciones del Estado.

Si ya de por sí doblegan a políticos y empresarios de todo nivel, o al disidentes los aplastan o por lo menos los ignoran, el dictamen de la Comisión de Federal de Competencia (Cofeco), que hasta la noche del lunes apuntaba a convalidar la fusión Iusacel-Televisa, ratificaría que Azcárraga y Salinas Pliego pueden hacer en México lo que les venga en gana.

La decisión del pleno de la Cofeco, que sesionaría el martes 24, está precedida no sólo de una campaña de linchamiento de las dos televisoras contra el presidente de la Cofeco, Eduardo Pérez Motta, sino de una reunión de Felipe Calderón con directivos de Televisa encabezados por Azcárraga Jean, realizada el miércoles 18, en las oficinas del corporativo de San Ángel.

En esa reunión, que quiso mantenerse en el secreto y de la que la Presidencia de la República informó sólo hasta el día siguiente, Calderón habría discutido con Azcárraga el tema de la fusión de Televisa-TV Azteca y el impulso al Organismo Promotor de Medios Audiovisuales, que aglutina a los medios públicos y que él pretende usar para fines de propaganda en el proceso electoral en curso.

Aun cuando la Cofeco difiera la sesión, como se estimaba la víspera, todo el mundo sabe que convalidará esa fusión que fortalecerá el poderío de Azcárraga Jean y Salinas Pliego, porque aun cuando en apariencia se trata sólo de la telefonía celular, que se traduciría en una “sana” competencia con Telcel de Carlos Slim, está vinculada en realidad con el control total de la televisión abierta y de paga.

Con la validación del acuerdo Iusacel-Televisa, del que hace un año informó el periodista Miguel Ángel Granados Chapa, por el que fue objeto de insultos por parte de las televisoras –que sin embargo callaron cuando se formalizó ese acuerdo en abril de este año–, del duopolio de Televisa y TV Azteca se da paso a un monopolio.

Y esto tiene enormes consecuencias no sólo en términos del desarrollo de la industria de las telecomunicaciones, por la oprobiosa e ilegal concentración –tan nociva como la de Telcel-Telmex–, el cobro a los usuarios al arbitrio de ellos solo aun con pésimo servicio y la proliferación de telebasura, sino en el aumento de su poder político capaz de someter y suplantar al Estado.

Hace exactamente seis años, en el contexto también del proceso electoral, Televisa y sus aliados lograron la aprobación de la ley de telecomunicaciones, que desde entonces se le conoció con el nombre de la televisora, que fue declarada inconstitucional por la Suprema corte de Justicia de la Nación tras una movilización de diversos sectores que respaldaron el recurso promovido por senadores que renegaron de sus partidos.

Entonces como ahora, prevalece un silencio de las cúpulas de todos los partidos políticos y sus precandidatos presidenciales, incluido Andrés Manuel López Obrador, quien en 2006 convalidó la Ley Televisa, como ahora parece hacerlo también con la pretensión monopólica de Azcárraga Jean y Salinas Pliego.

De los aspirantes panistas, Josefina Vázquez ha sido tan solícita con los empresarios de la radio y la televisión como Enrique Peña Nieto, a quien quiere imponer Televisa, pero Santiago Creel y Ernesto Cordero tampoco han asumido una posición contraria y menos lo hará este último siendo, como es, un mero apéndice de Calderón.

En 2006, cuando su coordinadora de campaña era Vázquez Mota, Calderón pactó con Televisa aprobar la ley, aunque prometió que, de ganar, traicionaría su palabra y no la promulgaría, según reveló Manuel Espino, expresidente del PAN. “El se comprometió, es la primera vez que lo digo, a que si sacábamos adelante esa ley, él no la promulgaría”, dijo al reportero, en julio del año pasado.

“¡Y yo le creí! ¡Era la palabra del candidato presidencial, carajo! ¡No era un panista equis! Era el candidato a la Presidencia de la República el que me estaba diciendo: ‘Una vez que pase esa ley en el Senado, no se promulga, me esperan para promulgarla yo y cuando llegue la hora no la promulgo, la devuelvo’”.

“–¿Ese fue el compromiso que hizo?

“–¡Así de sencillo! Y eso lo sabe Javier Corral, porque se lo platiqué cuando me dijo que por qué hicimos eso. Le dije: “Yo tenía que apoyar a mi candidato, pero no de a gratis”. Una cosa de esas que no estaba bien, yo la apoyé con la condición de que cuando fuera presidente ya él no promulgaría la ley, y la promulgó. ¿Por qué? Quién sabe qué arreglitos habrá hecho también con las televisoras. De eso deben dar cuenta Calderón y también Vázquez Mota…”

Por lo visto, por lo menos Calderón y Vázquez Mota, pretende repetirse la historia…

Apuntes

También como en 2006, Calderón quiere reactivar el contubernio que mantiene con Elba Esther Gordillo y así lo ha hecho saber a través de Ernesto Cordero, su apéndice, tras la disolución de la coalición del PRI con el Partido Nueva Alianza (Panal). La relación mafiosa de Calderón con la cacique magisterial podría robustecerse, porque nunca se ha roto, si fuera auténtica la ruptura con Peña Nieto. No es así. Es tan falsa la separación como la versión de que los “dinosaurios” priistas fueron los autores, como si no fueran tan mañosos unos como los otros. Y hasta la postulación de Rosario Robles, matraquera de Peñas, es parte de lo mismo… Por cierto, en Guerrero se libra una batalla de priistas: Rubén Figueroa hijo acusa al alcalde priista de Acapulco, Manuel Añorve, de ser “narcopresidente y narcopriista”…

Peña Nieto reconoce que le fue infiel a su ex esposa

Publimetro

El precandidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Enrique Peña Nieto, reconoció que fue infiel a su difunta esposa Mónica Pretelini, tuvo dos hijos fuera del matrimonio y uno de ellos murió, publicó El Universal.

"Tuve otra relación, de la que hubo un hijo. Ya como gobernador le platiqué el tema. Mónica conoció muy bien el asunto, lo que había ocurrido fuera del matrimonio. Cuando lo planteo, no fue fácil, hizo crisis y luego nos generó, yo creo también, un momento de reencuentro", dijo.

La periodista Katia D'Artigues entrevistó a quien según las encuestas va puntero para ganar las elecciones presidenciales del 1 de julio, y tras hablar de su relación con Arturo Montiel, a quien señalan como su mentor político, se metió de lleno a su vida personal.

El ex mandatario del Estado de México comentó que la relación con su hijo quien ahora tiene siete años, no es cercana, pero sí "tengo momentos de cercanía". Afirmó que se ha encargado que tenga lo necesario para su crecimiento, aunque la madre del menor es quien lo educa.

Peña Nieto confesó también que tuvo un hijo más en una relación extramarital, aunque por problemas de salud murió. "Le detectaron un tumor maligno y perdió la vida. No me resulta fácil hablar de este tema, y además te diría que no serán muchas las veces que quiera hablar sobre el tema".

Volvió a decir que él no tuvo nada que ver con la muerte de Mónica Pretelini, "era un problema de salud que a ella se le había presentado en los últimos años. Está además claramente registrado y acreditado ante el médico que la atendía".

Sobre su actual familia dijo que está contento, "tengo una espléndida y maravillosa relación con mi esposa (Angélica Rivera)".

Resuelve CFC concentración Iusacell-Televisa con fuertes condiciones

Jenaro Villamil

Tras un intenso debate interno, al cual no tuvieron acceso los medios de comunicación, los cinco integrantes de la Comisión Federal de Competencia resolvieron sobre la concentración de Grupo Iusacell y Televisa, pero los detalles se darán a conocer “hasta que la resolución del pleno se notifique a los agentes económicos involucrados”.

De acuerdo al comunicado emitido por la CFC, “por mandato del último párrafo del artículo 31-Bis de la Ley Federal de Competencia, la Comisión y todos sus funcionarios están imposibilitados de pronunciarse públicamente sobre el expediente hasta que la resolución del pleno se notifique a los agentes económicos involucrados”.

“La CFC informará al público sobre su decisión una vez que se cumpla con el requisito de la notificación, lo cual se llevará a cabo en cuanto concluya el engrose”, lo cual ocurrirá “a más tardar el 7 de febrero”.

Trascendió que la decisión de los cinco comisionados fue autorizar la concentración, siempre y cuando se cumplan varias condiciones que garanticen la competencia en el terreno de la televisión abierta, así como reglas para la televisión restringida.

En ambos mercados, Televisa y TV Azteca son ampliamente dominantes, ya que tienen el 93 por ciento de las concesiones de televisión abierta y, en el caso de Televisa, domina más del 50 por ciento del mercado de televisión restringida y de sus contenidos, a través de sus filiales Cablevisión, Sky, Cablemás, TVI y su sociedad con otras empresas.

La discusión más importante, vinculada a esta fusión entre Iusacell-Televisa, se dará este 25 de enero, en el seno de la Comisión Federal de Telecomunicaciones.

De acuerdo al orden del día para la sesión del organismo regulador de televisión, radio y telecomunicaciones se discutirá el “acuerdo por el que se reforman, adicionan y derogan diversas disposiciones del acuerdo por el que se adopta el estándar tecnológico de Televisión Digital Terrestre y se establece la Política para la Transición de Televisión Digital Terrestre en México, publicada en el Diario Oficial de la Federación del 2 de julio de 2004”.

El segundo punto a discutir será el “programa de concesionamiento de frecuencias de radiodifusión de televisión que podrán ser materia de licitación pública”.

Es decir, está pendiente la aprobación de la licitación de una tercera cadena de televisión abierta, en tecnología digital. A esta posibilidad se han opuesto radicalmente Televisa y TV Azteca.

Por lo pronto, la concentración entre Grupo Iusacell y Televisa es una operación por 1,600 millones de dólares. Por este monto, Televisa comprará deuda convertible en acciones para convertirse en propietaria del 50 por ciento de esta compañía telefónica, la cuarta del mercado mexicano. El otro 50 por ciento se mantendrá en propiedad de Grupo Salinas, encabezado por Ricardo Salinas Pliego, concesionario de TV Azteca.

Los críticos de esta concentración han advertido que Televisa y TV Azteca, en lugar de competir, se unirán para conformar un monopolio que domine el mercado del cuádruple play: televisión abierta y restringida, audio, internet y telefonía móvil y fija. Además, mantendrán un acuerdo de dominio monopólico en materia de contenidos y de acceso a la publicidad.

Cuentos de hadas

Dividir a la izquierda
Ruptura ahumada
FC: película de horror

Julio Hernández López / Astillero


De haber sido un divorcio verdadero, habría sido muy civilizado. Bastaría asomarse al historial de la profesora Gordillo y, en especial, recordar su anterior separación de un escenario priísta (jurando impedir a como diera lugar que Roberto Madrazo saliera adelante), para advertir que en esta ocasión las presuntas desavenencias fueron procesadas con un espíritu pacifista, casi amoroso (ahora que está de moda explicar con argumentos románticos algunas crudas decisiones políticas), sin pólvora en los cañones ni monstruos embravecidos clamando venganza y buscando escupir sobre la tumba política del infiel.

Por el contrario, voceros autorizados de ambas partes se han esmerado en difundir la especie de que la dueña del Partido Nueva Alianza y el precandidato presidencial único del PRI continuarán queriéndose y apoyándose. En todo caso, los súbditos de Elbeja Reina deslizan su inconformidad galopante contra miembros de una especie de viejo PRI (como si el de Peña Nieto fuera muy nuevo) que habría forzado al príncipe de Atlacomulco a regatear e incumplir los convenios ya establecidos: duendes como Mario Marín, Manlio Fabio Beltrones, Francisco Labastida y José Murat, que han impedido al buen Quique cumplir los tratados con el Panal, que así se declararía emplazado a luchar por el rescate del noble gaviotón casi secuestrado, en una historia de amores en riesgo cuyo final feliz consistiría en la llegada al poder del encopetado de oro y la reanudación de relaciones presupuestales con el panalismo épico que así acabaría triunfando. ¡Oh, cuán bonito cuento del príncipe Quique y su hada madrina!

Pero he ahí que el lindo relato de cuna ha comenzado a mostrar colmillos y garras. Resulta que, desprovista de candidato presidencial, la panalería ha anunciado que explora la posibilidad de postular a una mujer. Luis Castro, que es uno de los seudónimos que usa la profesora Gordillo para hacerse presente en el mando del partido sindical, declaró ayer en radio a Óscar Mario Beteta que se tiene en mente a una mujer universitaria y comprometida con las causas progresistas del país, con la equidad de género, la reforma educativa y la educación laica y gratuita. Aun cuando la hoja de pedido podría ser surtida con Alejandra Barrales, la perredista hasta ahora reticente a aceptar abiertamente la imposición del ex procurador Mancera como candidato a jefaturar la barandilla política del Distrito Federal, el nombre que desde ayer se maneja en diversos ámbitos como especulación es el de Rosario Robles, la universitaria cuya trayectoria política resultó ahumada en algunos de los peores episodios de la izquierda mexicana y que ahora está siendo considerada por los cónyuges que simulan una sana distancia, Quique y la Profesora, para prestar especiales servicios de esquirolaje que dividan a esa izquierda electoral, insólitamente unida a estas fechas, y frenen el avance que está mostrando la candidatura de Andrés Manuel López Obrador.

Es decir, en lugar de sumar mapaches y recursos magisteriales a quien desde ahora los tiene en copetona abundancia, mejor se serviría a los propósitos peñanietistas si se fabrica una falsa ruptura y se construye una cuarta candidatura presidencial que sirva para restar votos a quien hasta ahora aparece como segundo lugar en las encuestas concertadas y, al mismo tiempo, para habilitar como presunta cuña del mismo palo a una izquierdista ansiosa por confrontar a López Obrador y así evitar que los futuros debates se centren en las palabras duras del tabasqueño y las demostradas capacidades políticas diferentes del mexiquense.

Robles ha estado desde años atrás a la orden de quien fue gobernador del estado de México. Tal como fue publicado a fines de noviembre en esta columna, ella dijo a una periodista sonorense que estaba analizando la posibilidad de ser candidata a una senaduría por el Distrito Federal, a invitación de Peña Nieto, y en reciente entrevista con Sabina Berman en un canal de Televisión Azteca precisó que no es colaboradora en general del ahora precandidato único, pero sí le ha asesorado en asuntos de género. La conexión Robles, de darse la mencionada candidatura panalista, confirmaría que la ruptura del Panal y el PRI fue simplemente un tongo, una mala pelea de desenlace arreglado, en busca de ayudarle a Peña Nieto con una resurrección ahumada que divida y engañe.

El temible escritor sexenal, Felipe Calderón, se enoja porque sus relatorías de color rosa no son entendidas como tales, sino como impactantes películas de horror. Ganador a nivel internacional de diversos premios otorgados por especialistas, con su famosa creación, La guerra contra el narco, el guionista sangriento se molesta porque no le es adjudicada una clasificación A (apta para público desinformado) sino D, por su violencia extrema. En la reciente presentación de su informe mundial, Human Rights Watch casi le otorga un remedo de Óscar a la obra más sangrienta (horror y caos, son las palabras claves de los críticos pertenecientes a HRW), destacando el papel central que juegan con impunidad absoluta los soldados, marinos y policías federales, pero Felipe se molesta con esos análisis y protesta, asegurando que en México resplandecen las leyes y los derechos humanos.

Uno de los quisquillosos críticos, sin embargo, se atreve a emplazar al comandante Calderón a que demuestre que los muertos durante su famosa Guerra fueron delincuentes, y entonces el guerrero de Los Pinos se enardece y ordena a su secretaría de Gobernación decir una gran verdad con la que esta columna servicial se alinea casi incondicionalmente: los datos de HRW no reflejan la realidad de México. ¡Verdad incontestable! La realidad de la masacre sexenal mexicana no está aún reflejada en ningún estudio o análisis. El horror institucionalizado apenas está en vías de ser cuantificado en su exacta dimensión, como una fosa de crímenes a la que apenas nos vamos asomando.

Y, mientras hoy la CFC decide si consolida el peligroso poder de las televisoras en México, abriendo el paso a un virtual monopolio, ¡hasta mañana!

Montiel-Peña Nieto, conflictos privados, crisis pública

Jenaro Villamil

A Arturo Montiel y a Enrique Peña Nieto no sólo los une el origen común en Atlacomulco, su paso como gobernadores del Estado de México, su presunto parentesco, sus aspiraciones presidenciales (frustrado como candidato el primero y ahora precandidato único el segundo) y las sospechas de complicidad en varios expedientes polémicos en la administración de la entidad más poblada del país.

Ahora también los une el desarreglo desde el frente privado, marital y extramarital. En ambos casos rebasó el terreno de lo íntimo porque ya se ventilaron de manera pública. Peor aún: los dos apuntan a una crisis pública en la campaña presidencial del PRI, tanto o más grave que la ruptura de Elba Esther Gordillo con el PRI o los errores y dislates cometidos por Peña Nieto y señalados en las redes públicas.

Ya no hablamos de un reality show o de una telenovela producida desde los estudios de Televisa y sus asesores mercadológicos, especialistas en “control de daños”. Ahora vemos el entrelazamiento de la vida privada con el uso y abuso del poder.


Montiel-Versini

El conflicto entre el ex gobernador Arturo Montiel y su ex esposa Maude Versini dejó de ser un chisme de café en los pasillos toluqueños para convertirse en un asunto diplomático, con fuerte carga partidista.

Desde el viernes 13 de enero, el consulado general de Francia en México confirmó que existe un conflicto legal entre Versini y Arturo Montiel “relacionado con la custodia de sus tres hijos, quienes habían sido confiados, por el Tribunal de Primera Instancia en Tenancingo, a la señora Versini”.

Según la información del mismo comunicado, los niños se encuentran en México desde el 17 de diciembre de 2011. Debieron regresar a Francia el 2 de enero de 2012. El consulado aclaró que se trata “de un caso estrictamente privado”, en virtud del cual ya se ha recurrido a las autoridades judiciales y administrativas correspondientes.

Sin embargo, la señora Versini, en entrevistas y declaraciones a medios como Reforma o el blog Animal Político se ha encargado de ventilar este conflicto. La parte más álgida del asunto es que su asesor legal no es un abogado cualquiera: se trata del despacho de Fernando Gómez Mont, ex secretario de Gobernación con Felipe Calderón, destacado militante panista y, sobre todo, abogado defensor también de Calderón ante la Corte Penal Internacional. Es innegable el sesgo partidista que puede adquirir este conflicto.

Versini y la gente cercana a ella han señalado que si Montiel no acepta un arreglo para devolver a los niños, ella está dispuesta a revelar las “maniobras” y “la corrupción” de la cual fue testigo durante el gobierno del ex precandidato presidencial priista.

Todos los que vivieron el famoso affaire entre Montiel y Versini, durante la época del gobierno montielista, saben el grado de influencia que ejerció Versini y los negocios que se entretejieron entre ambos, al amparo del presupuesto público. Ella tuvo acceso a información privilegiada.

Versini también fue uno de los actores claves que influyeron para que Montiel decidiera que su sucesor fuera Enrique Peña Nieto y no Isidro Pastor o cualquier otro de los aspirantes de aquel gabinete. Había una buena relación entre Maude, Enrique y el ex procurador Alfonso Navarrete Prida que cristalizó en la postulación del Golden Boy en 2005.

Hijos Fuera de Matrimonio

El propio Peña Nieto decidió ventilar su vida privada y la existencia de hijos fuera del matrimonio cuando le confirmó a Mario Vázquez Raña y a Katia D’Artigues, en entrevistas por separado, que los rumores sobre la existencia de estos niños eran ciertos.

En las próximas semanas aparecerá un libro, escrito por el periodista Alberto Tavira, ex editor y cronista de la revista Quién, que detalla las relaciones de Peña Nieto con varias parejas sentimentales y otras mujeres que fueron determinantes en su vida.

El flanco privado se le abrirá a Peña Nieto. Al parecer, las recientes entrevistas tuvieron el objetivo de “vacunarlo” contra el escándalo y de revertir el impacto negativo que puede generar en sus índices de popularidad.

Peña Nieto y sus publicistas no sólo construyeron la imagen de un hombre impoluto, de un viudo atento a su familia, sino que convirtieron su segundo matrimonio con la actriz Angélica Rivero en un reality show, en el cual utilizaron hasta una visita de ambos a El Vaticano para anunciarlo “involuntariamente” en cadena nacional.

La imagen de galán católico, respetuoso de las formas y las creencias de la ortodoxia cristiana (que prohíbe las relaciones extramaritales) se enfrenta a las propias palabras de Peña Nieto, especialmente en la entrevista con Katia D’Artigues, en El Universal, el pasado 22 de enero.

Llama la atención que Peña Nieto opte por el estilo de confesión unilateral. No acepta réplica ni polémica. En esta entrevista describe sus relaciones extramaritales y sus hijos como si se tratara de adquirir un bien inmueble, cambiar de carro o de vestuario.

¿Por qué decidió ventilar de esta manera un asunto que involucra a menores de edad (uno de ellos fallecido a los 6 meses de nacido y otro de más de 7 años) y a mujeres que, en algún momento, asumieron guardar el silencio para no afectar la carrera política de Peña Nieto y a sus propios hijos? ¿Se trata otra vez de un guión tele-producido para generar un efecto en el largo reality show de Peña Nieto?

Si es así, erró el camino y las palabras. A través de su cuenta en Facebook, Martiza Díaz Hernández, ex pareja de Peña Nieto, madre del niño de siete años que nació antes de que él fuera gobernador del Estado de México, decidió replicar, sin ofrecer mayores detalles, la versión del aspirante presidencial priista de un capítulo de su vida íntima.

Una sucesión de mensajes en esta cuenta de Facebook califican a Peña Nieto de “mentiroso” porque no cumplió con lo prometido: reconocer a su hijo:

“-2012, desde finales del 2006 he venido escuchando… ‘en el 2012…en julio de 2012…Hasta el 2012’. Por fin es 2012”, dice el primero.

“Mi respeto y admiración a los HOMBRES que defienden a sus hijos con uñas y dientes… de todos contra todos ¡Esos son hombres! (Sábado 21 de enero).

“A principios de noviembre me dijo que en alguna entrevista diría exactamente lo que ha mencionado en las entrevistas de este fin de semana. Qué bárbaro. No le falló ni un punto ni una coma… tal cual me dio, en ese entonces, la misma versión” (Lunes 23 de enero, un día después de la entrevista en El Universal).

“EPN. Entrevistas llenas de mentiras… hasta cuándo dejarás de mentir. Es más loable ser sincero, que seguir mintiendo. Piensa que la presidencia dura sólo 6 años, tus hijos son para siempre y estás dejando huella de todo lo que haces y dices. A ellos no los engañas, ellos saben y se dan cuenta de muchas cosas, aunque tú salgas y digas otras cosas” (este mensaje es del mismo lunes. Hasta la tarde de este martes 24 de enero había sido reproducido más de 600 veces en la red social de Facebook).

Existe una versión, nunca explícita, de que esta cuenta es apócrifa, que no se trata de Maritza Díaz. Pero esto no es lo importante. El punto es que fue el propio Peña Nieto el que ha decidido ventilar en medio de la contienda presidencial asuntos delicados de su vida privada, pretendiendo cancelar por decreto que se investiguen los entretelones de estas historias.

Como a Montiel, el conflicto privado puede transformársele en una crisis pública por una sencilla razón: si la mentira es el eje, entonces dejará de ser la simulación de un reality para convertirse en un expediente más de falta de confiabilidad en quien pretende gobernar con pleno respeto a las mujeres.

A la cultura misógina siempre se le aparece, en algún momento, su némesis: una Lisbeth Salander dispuesta a dar la contraparte.

Insta AMLO a precandidatos a transparentar sus bienes

Apro

El precandidato presidencial de la coalición Movimiento Progresista, Andrés Manuel López Obrador, hizo un llamado a los aspirantes de los distintos partidos a dar a conocer su bienes a la brevedad, con la intención de transparentar el proceso electoral a realizarse en julio próximo.

En su intervención en el acto denominado Foro de Mujeres, realizado en Juárez, Chihuahua, el político tabasqueño propuso dar a “conocer nuestros bienes, cuánto tenemos; me gustaría que (Enrique) Peña Nieto y todos los precandidatos, desde luego me incluyo, demos a conocer toda nuestra historia pública, y además que con toda transparencia demos a conocer nuestros bienes, es decir, cuánto dinero tenemos, cuánta casas, cuántas”.

También dijo tener sólo una cuenta bancaria con 15 mil pesos, nunca haber tenido una tarjeta de crédito y contar solamente con una casa que le heredaron sus padres en Palenque, Chiapas.

“Nunca me ha interesado el dinero, pero también no creo que el que tiene es malvado, esa nada más es mi manera de pensar, vivo con 50 mil pesos al mes que me da la fundación Honestidad Valiente, es una fundación que recibe ingresos de la gente y también aportaciones de diputados, senadores de los partidos progresistas”.

Enseguida consideró que el sueldo para un presidente de la República debe ser la mitad de lo que recibe actualmente el jefe del Ejecutivo.

Insistió en que algunos funcionarios reciben salarios que superan los 600 mil pesos y consideró ese hecho como “un insulto” a la mayoría de los mexicanos.

En torno al posible sueldo que recibiría en caso de resultar electo, dijo que este oscilaría entre los 150 y 200 mil pesos, ya con descuentos.

“Vamos a terminar con todo los privilegios, bonos, todo el dinero que se utiliza para la parafernalia del poder; no voy a tener atención médica privada, como tienen los altos funcionarios públicos, no voy a conducirme, no voy a transitar por el país en aviones ni en helicópteros privados, va a haber austeridad republicana”, ofreció.

“Voy a seguir recorriendo el país a ras de tierra, no en aviones, ni en helicópteros privados, y que todo lo que se gasta en mantenimiento de aviones, helicópteros del Estado Mayor y en otros gobiernos e instituciones se elimine, porque es mucho el gasto”, agregó.

Hambre: ¿sólo por la sequía?

México: 200 mil mdd en alimentos
Crecen dependencia y precios

Carlos Fernández-Vega / México SA


La caravana del hambre arribó a la ciudad de México para exigir al inquilino de Los Pinos medidas concretas contra los efectos de la sequía. Tal vez los integrantes de ese movimiento no tuvieron tiempo de enterarse de la noticia, pero de que ha habido medidas concretas no hay duda alguna. Por ejemplo, entre ellas sobresale, nada más para arrancar el Año Nuevo, el veto que el susodicho aplicó al decreto legislativo para crear un fondo especial por 10 mil millones de pesos para enfrentar la sequía que afecta a la mitad de las entidades de la República. Que haga muy mal las cosas no quiere decir que no haga nada.

Además, el inquilino de Los Pinos lo decretó ayer: Nadie va a padecer ni a fallecer por falta de agua o comida (Notimex). Todo indica que el susodicho tampoco ha tenido tiempo para enterarse de las muertes por inanición en la Tarahumara ni de los 28 millones de mexicanos que sobreviven en pobreza alimentaria, o lo que es lo mismo que padecen hambre. Desde muchos meses atrás, en diversas entidades de la República la sequía llegó para quedarse, pero en la negligente residencia oficial parece que apenas se enteraron de todo esto el pasado fin de semana.

Comida y felicidad para todos, ha decretado el citado personaje, pero como siempre el problema real en materia alimentaria que aqueja al país no es de coyuntura, sino estructural; no es consecuencia de un efecto climático concreto (la sequía) ni se limita a una temporada en específico, sino es el obvio resultado del abandono del campo, de la creciente cuan alegre importación de alimentos que encarece lo que los mexicanos depositan en sus estómagos y del miserable ingreso de millones y millones de mexicanos a quienes, simple y llanamente, no les alcanza para comer. Tarde que temprano la sequía quedará atrás; vendrán las lluvias, pero las tierras cultivables quedarán igual de improductivas porque no hay con qué sembrar, con qué abonar, con qué cosechar.

Entonces, no es la sequía simplemente, sino los cinco gobiernos que a lo largo de tres décadas al hilo llevaron al país de la autosuficiencia alimentaria a depender, cada día más, de lo que se produce allende nuestras fronteras, y, entre otros logros, lo convirtieron en el principal importador de granos básicos en América Latina, comenzando por el maíz. Y lo anterior no lo documenta un energúmeno contrario al régimen, sino la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, o lo que es lo mismo la FAO, por medio de sus Perspectivas alimentarias.

El de la residencia oficial decreta que nadie va a padecer ni a fallecer por falta de agua o comida, mientras el clarividente que despacha en la oficina principal de la Secretaría de Agricultura, Francisco Javier Mayorga Castañeda, por ninguna parte ve riesgo de hambruna en el país. Y ambos se pronunciaron en tal sentido, cuando las propias cifras oficiales reconocen y registran 28 millones de mexicanos incapaces de alimentarse adecuadamente, es decir, con hambre. Superada la sequía, ¿este creciente ejército de hambrientos dejará de serlo? Desde luego que no, por muchos decretos de saliva que emita el inquilino de Los Pinos y pronunciamientos de adivinos de ocasión, como el titular de la Sagarpa comprenderá.

Este último personaje dijo lo que dijo en respuesta a la propuesta de legisladores de todas las fuerzas políticas de los ocho estados del norte de la República afectados por la sequía: el Senado pidió a la Cámara de Diputados que se asigne en el presupuesto de 2012 un piso de 10 mil millones de pesos para respaldar a los productores de esas entidades que perdieron sus cosechas y están a punto de perder también el ganado. En el dictamen se resalta que la situación es muy grave, ya que esa sequía atípica afecta no sólo las economías rurales de Baja California, Coahuila, Chihuahua, Durango, San Luis Potosí, Sinaloa, Tamaulipas y Zacatecas, sino se verá mermada la oferta de alimentos a escala nacional. Es urgente que se asignen esos fondos federales para atender la sequía extrema en esas ocho entidades, en cuyos territorios se ubica 37 por ciento de la superficie nacional dedicada a la agricultura. En esos estados se cultivan más de dos terceras partes del frijol, casi 50 por ciento del tomate, 40 por ciento del maíz, un tercio del valor de la producción nacional de acuacultura y pesca, más de la mitad de madera, así como 30 por ciento de la ganadería (La Jornada, Andrea Becerril y Víctor Ballinas).

Antes de la sequía, México ya era considerado gran importador de alimentos. Antes de ella, la FAO notificó (noviembre de 2011) que se desplomó en México la producción de granos; la contracción es de 8.5 por ciento, sólo superada por Sudáfrica y Etiopía; el país se convirtió en el principal importador de esos alimentos básicos en América Latina, pues concentrará 38.4 por ciento de las 28.4 millones de toneladas que los países de la región importarán en conjunto. Menor producción, igual a mayor importación. Antes, pues, se sabía que cuando menos la mitad de los alimentos que los mexicanos llevan a sus respectivos estómagos son de importación, en un país que 30 años atrás era prácticamente autosuficiente en alimentos.

También antes de la reciente sequía se sabía que de la entrada en vigor del TLC (primero de enero de 1994) a la fecha, México ha erogado alrededor de 200 mil millones de dólares por importación de alimentos, monto que, como se ha comentado en este espacio, bien pudo destinarse a reactivar el campo nacional, la producción interna, el bienestar de las depauperadas masas campesinas. Pero como en tantos otros renglones, nada se hizo. El caso del maíz es revelador: de 1994 a 2011, de las arcas nacionales salieron alrededor de 19 mil millones de dólares para importar ese grano básico en la dieta de los mexicanos, de los que 77 por ciento (cerca de 15 mil 400 millones de billetes verdes) se gastaron en el transcurso de los dos gobiernos panistas, especialmente el de Calderón. Así, lo que antes de dicho tratado (1993) se erogaba en un año para importar maíz, ahora se gasta en nueve días (2011). Y los precios internacionales se mantienen al alza, independientemente de la depreciación del peso frente al dólar. Pero es la sequía.

Las rebanadas del pastel

Según Emilio Azcárraga Jean y Ricardo Salinas Pliego, el monopolio se combate con otro monopolio, y la competencia se genera con concentración. Felipe Calderón –quien en campaña prometió combatir los monopolios– comparte esa tesis, porque a lo largo de su estancia en Los Pinos no ha hecho otra cosa que fortalecerlos. Por eso, hoy toca a la Comisión Federal de Competencia sacarse la espina y justificar su existencia.

Las preocupaciones de fin de sexenio

Guillermo Fabela Quiñones

Los meses que faltan para las elecciones de julio serán decisivos para el futuro del país. Son muchos los retos que tenemos por delante los mexicanos, en todos los campos de actividades, el principal de los cuales será retomar el camino de la paz social y la gobernabilidad, ambos fuertemente ligados y determinantes para que la economía comience a descollar y se inicie un crecimiento real, hasta ahora inexistente en todo el sexenio, pues el promedio anual es menor a 2 por ciento, el más bajo de los últimos dieciocho años. Por ahora no se vislumbran soluciones, de ahí la posibilidad de que la situación de México empeore. ¿Cómo evitarlo?

En manos de Felipe Calderón está poderlo hacer, siempre y cuando quisiera desactivar su malhadada estrategia fallida de lucha contra el crimen organizado, y que en vez de espots plagados de mentiras y demagogia, impulsara políticas públicas de verdadero contenido social. Como esto es imposible, es de esperarse que la situación se agrave. Esto explica la preocupación de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), sobre los riesgos de que las cosas empeoren al cierre del sexenio, como así ha sucedido en otras administraciones.

El presidente del organismo, Gerardo Gutiérrez Candiani, le pidió a Calderón “que prepare una transición del poder ordenada y con estabilidad; que en ningún momento deje de haber conducción, coordinación y capacidad de respuesta a cualquier contingencia, de forma institucional y eficaz”. Tal preocupación debe compartirla la Casa Blanca en Washington, motivo por el que seguramente vino al Distrito Federal el director de la CIA, la semana pasada, a entrevistarse con el inquilino de Los Pinos.

Aun cuando pareciera que todo está bajo control, quienes tienen acceso a la información de lo que realmente sucede en la nación, como la agencia de seguridad estadounidense, saben que México vive momentos muy dramáticos, que estamos al borde de un estallido social, no sólo porque ha fallado rotundamente la “guerra” de Calderón contra el narcotráfico, sino porque la economía está prendida de alfileres, que paulatina pero firmemente se han ido cayendo, como se advierte por los acontecimientos en torno a la sequía que vive la mitad del territorio nacional.

Es válido afirmar que el narcotráfico es una de las pocas actividades que muestra un crecimiento real, así lo patentizan las informaciones sobre los decomisos de enervantes, la clausura de laboratorios y que por más líderes y tropa de los cárteles que se capturan, la productividad no baja. El problema de fondo es que con la estrategia de Calderón, las autoridades perdieron el control del trasiego, no tienen forma de conocer los movimientos de tanta célula que se generó al combatir a los grandes cárteles. Sobre todo, porque se creó un gran cártel ajeno a todo tipo de reglas, que no conoce límites y que tiene como meta volverse hegemónico: los “zetas”.

La realidad se complica, porque este cártel es ajeno a los pueblos donde opera, cosa que no sucedía con las organizaciones históricas, las cuales tenían firmes compromisos con las comunidades, que los beneficiaban a ambos. La realidad es que tales comunidades no tenían problemas económicos, pues todos se los resolvía el jefe del cártel que operaba en esa zona. Eso se acabó, como lo patentiza la crisis generalizada de las regiones donde ha sido proverbial la economía ligada al narcotráfico, no de ahora sino de hace más de seis décadas. Por eso no había problemas sociales irresolubles, ni la violencia que inició Calderón con su “guerra”.

Por eso tiene razón el organismo Human Rights Watch (HRW), al puntualizar que “la estrategia actual no está funcionando”. Ante el fracaso de la administración de Calderón, el director para las Américas del organismo, José Miguel Vivanco, demandó que el próximo gobierno mexicano cambie la estrategia, y se preguntó: “¿Está el Ejército en condiciones, preparado para seguir esta lucha? ¿O es una entidad que no se subordina a la autoridad civil? Mi opinión es esta última”.

Como en todo el sexenio Calderón no tuvo más plan de trabajo que salvaguardar los negocios de la oligarquía, ahora está actuando como “apagafuegos”, que necesariamente se han estado presentando en todos los ámbitos de la vida del país. El problema mayor es que al mismo tiempo sigue con su táctica de favorecer únicamente a la elite, como lo prueba su afán de que se aprobara la Ley de Asociaciones Público-Privadas, que logró con la complicidad de los legisladores del PRI, y su inagotable interés en que sea aprobada la reforma laboral fascista, que legalizaría un sistema por demás injusto y antidemocrático, que en los hechos se está practicando, pero sin la contundencia que daría la nueva ley en la materia.

Por eso no hay margen para un razonable optimismo, en cuanto a la posibilidad de que la administración calderonista terminara sin la crisis generalizada de otros sexenios. Esta será la peor, lamentablemente.

Irak: al menos 12 muertos el martes por violencia en Bagdad y periferia

AFP

Al menos 12 personas murieron este martes en actos violentos en barrios chiítas de Bagdad y contra viviendas policiales en Abu Ghraib, ciudad situada cerca de la capital, según fuentes de seguridad y médicas.

Cuatro atentados con coche-bomba dejaron nueve muertos y 66 heridos por la mañana en tres barrios chiítas de Bagdad, Sadr City, Hurriya y Chula, según una fuente del Ministerio de Interior.

Al atardecer, tres bombas disimuladas cerca de las viviendas de dos policías de Abu Ghraib (a 20 km al oeste de Bagdad) causaron la muerte a tres civiles, dos hombres y una mujer, además de otros tres heridos, según un oficial del mando de operaciones de la provincia de Al Anbar.

En Mosul (a 350 km al norte de Bagdad), las autoridades encontraron el cuerpo decapitado de un policía, y dos civiles resultaron heridos en la explosión de una bomba en una zona del norte de la ciudad, según la policía.

Más de 200 personas, gran parte peregrinos chiítas, han muerto en atentados desde la retirada a mediados de diciembre de las últimas fuerzas estadounidenses de Irak.

Ya están muriendo señor Calderón

Claudia Rodríguez

En su gira de trabajo por el estado de Zacatecas esta misma semana, el señor Felipe Calderón aseveró que ninguna persona afectada por la sequía de 2011 morirá por falta de alimento o de abasto de agua, ya que su administración en el orden federal se encargará de suministrar los insumos necesarios a todas aquellas comunidades carentes de los mismos.

Demagogia es la única verdad que encierra la aseveración anterior del señor Calderón.
Si al residente de Los Pinos le interesa sólo paliar los problemas consecuencia de la sequía en los terrenos agrícola y ganadero del país, sólo del año pasado, se olvida que este asunto tiene décadas de presentarse y de agravarse con el paso del tiempo.

Suministrar los alimentos y el abasto de agua a comunidades con carencias de los mismos, es un paliativo pero no la solución. Está bien atender la premura con despensas y con pipas de agua potable pero ¿y después? No existe un verdadero apoyo a las comunidades para reactivar la productividad de sus tierras y tampoco para renovar su ganado y mantenerlo en condiciones de rendimiento duradero.

Respecto a lo anterior, sólo habría que anotar la visión –y la omisión--, de quienes han tutelado la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), como el panista Alberto Cárdenas Jiménez quien hoy preside la Comisión de Agricultura en el Senado de la República, y en días recientes aseguró que todavía no ve una situación de emergencia en el país por la sequía, por las heladas o las inundaciones.

Para abonar a su visión gobiernista, Cárdenas Jiménez acotó: "Hasta ahora no hay ningún faltante de alimentos en los anaqueles del país, en ningún mercado de México hay escasez. No hay señales de alerta que indiquen que falta algún producto en el mercado". Y ante esto último, mi pregunta es si son o se hacen nuestras autoridades.

Basta ver cómo la canasta básica ha aumentado en los últimos meses. El frijol, el arroz y el maíz han aumentado en más de treinta por ciento su precio de un año a la fecha. Los productos provenientes de la ganadería y la industria avícola como la carne y sus derivados, cada vez están más fuera del alcance del bolsillo de la generalidad de las familias mexicanas. ¿Sabrá el panista Cárdenas –ex gobernador de Jalisco-- que eso es un indicador de la falta de producción y el desbasto en los centros de comercialización?

Pero lo peor, es el espíritu reduccionista del señor Felipe Calderón al afirmar que no habrá muertos por carencia de alimentos o desabasto de agua. Y yo afirmó lo contrario: Por carencia de alimentos y recursos ya ha habido muertos y por la inacción gubernamental parece que habrá más.

Son cientos los mexicanos que por falta de oportunidades y posibilidad de proveer a sus familias de lo básico y mínimo, han tenido que delinquir e incorporarse a las filas del crimen organizado, ése mismo que Calderón dice combatir con visión y estrategia. Cómo hacerlo si su enfoque para cada problema nacional es tan reduccionista.

Más queda claro. Somos un país en donde todo se enmascara en las cifras y el discurso para mostrarse en el extranjero como la panacea y el producto del trabajo gubernamental, pese a que en sus raíces, el país se está muriendo.

Acta Divina… En gira de trabajo por el Estado de Zacatecas, el presidente Felipe Calderón no aceptó contestar a todas las personas que le hacían patente alguna necesidad ya que dijo que su visita obedecía a analizar los efectos de la sequía y por ello no se saldría del tema.

Camacho y Ebrard, hoy como 1993

Carlos Ramírez / Indicador Político

Cuando explicó el porqué de su reacción de no reconocimiento a la precandidatura de Luis Donaldo Colosio, Manuel Camacho dijo que detrás de la nominación del secretario de Desarrollo Social se encontraban “grupos de interés”.

A pesar de la campaña en el sentido de que se trataba de un berrinche, en realidad Camacho estaba denunciando la conformación de un nuevo bloque de poder operado por la alianza Carlos Salinas-Joseph Marie Córdoba Montoya y en función de la continuidad del proyecto económico neoliberal. El mismo día en que Camacho anunció su pacto con Colosio, el candidato presidencial fue asesinado.

Como se adelantó aquí hace una semana, Marcelo Ebrard estaba reproduciendo el caso Colosio-Camacho en la nominación de Miguel Ángel Mancera vía encuestas: un dedazo marcado por el interés del nuevo grupo dominante en la Ciudad de México que reflejaba los intereses del grupo Ebrard-López Obrador y no los del PRD.

Lector de clásicos del pensamiento político, Ebrard estaría recordando aquella referencia de Marx con la que abre su texto El 18 Brumario de Luis Bonaparte en 1851: “Hegel dice en alguna parte que todos los grandes hechos y personajes de la historia universal aparecen, como si dijéramos, dos veces. Pero se olvidó de agregar: una vez como tragedia y la otra como farsa”.

La crisis en el PRI de 1993 es prácticamente la misma del PRD capitalino en el 2012: un relevo de dirigentes con nuevas ideas, el neoliberalismo salinista en el caso priísta y un neopopulismo autoritario en el de López Obrador y Ebrard, pero ambos abandonando ideas originales y sobre todo imponiendo por la fuerza una nueva élite política. En algún momento Miguel Ángel Mancera dejó entrever que no le importaría afiliarse al PRD, pero Ebrard se opuso porque de lo que se trataba era precisamente de quitar la influencia del PRD de Los Chuchos; a ello contribuyó la facción lopezobradorista en el PRD de René Bejarano, hasta hace poco opuesta a Ebrard, pero ya en franca alianza por la intención del tabasqueño de desplazar al PRD del control del DFD e imponer por adelantado a Morena.

En 1993, la candidatura original de Colosio representaba los intereses de Salinas y el grupo que había tomado por asalto el PRI y quería desplazar al priísmo histórico que, por cierto, no representaba Camacho. Salinas prometió juego limpio, pero sólo para neutralizar a Camacho; con el control del aparato del partido, Salinas decidió por Colosio. Camacho se negó a reconocer a Colosio a la espera de una negociación política de proyectos y por la certeza de Camacho de que Colosio iba a ser el títere de los intereses consolidados alrededor de Salinas.

Al final, el acuerdo Colosio-Camacho irritó a Salinas porque representaba primero una expresión de autonomía del candidato salinista y luego porque implicaba un acuerdo con las entonces ideas reformadoras de Camacho, aunque en el fondo se trataba de la ruptura del bloque de poder de Salinas y Córdoba con Colosio como la garantía de continuidad del modelo económico neoliberal; en el contexto de tiempo de ese entendimiento ocurrió el asesinato de Colosio que le permitió que Salinas impidiera el regreso del PRI con intereses sociales y garantizar el neoliberalismo con Ernesto Zedillo como presidente neoliberal.

En el 2012 los papeles se invirtieron: Camacho y Ebrard pasaron de víctimas del autoritarismo de 1993 a victimarios de la democracia en el 2012; las variables de hace casi 20 años son las mismas: la continuidad de una nueva élite de poder, la imposición de una política económica, el control del aparato de poder y el enfrentamiento entre dos grupos políticos. Ebrard operó la nominación de Miguel Ángel Mancera igual a Salinas en 1993.

Más que convertirse en la Camacho de 1993, la diputada local Alejandra Barrales apareció como la última oportunidad del PRD para mantener un espacio de poder en la Ciudad de México. Su reacción a la maniobra de las encuestas revelada por el entonces secretario de Turismo de Ebrard, Alejandro Rojas Díaz Durán, no fue de berrinche, sino que se basó en la inequidad del proceso interno. La reacción de los lopezobradoristas y ebrardistas fue caracterizar la reacción de Barrales como de berrinche porque fue el adjetivo que disminuyó la denuncia de Camacho en 1993 a un proceso manipulado.

Lo paradójico de estas historias es que Camacho y Ebrard aparecen hoy como responsables de todas las irregularidades salinistas que denunciaron en 1993. En aquel entonces, Camacho se negó a renunciar al gobierno, habló con Salinas, pero aceptó al final las reglas del juego, fue designado secretario de Relaciones Exteriores y Ebrard como subsecretario, y Camacho se fue como comisionado de la paz en Chiapas y Ebrard se quedó como asesor político de Salinas.

Por lo padecido en 1993, Ebrard estaba obligado éticamente a evitar la salinización del proceso de designación del candidato perredista a jefe de gobierno; sin embargo, su interés por imponer a un sucesor que garantizara no sólo el continuismo lo llevó a aplicar el modelo Plutarco Elías Calles de un candidato sumiso, sino la derrota política del PRD.

Los escenarios de Barrales son los de reaglutinar a las fuerzas del PRD excluidas por López Obrador y Ebrard paradójicamente con los mismos argumentos de Manuel Camacho de 1993 contra Salinas por la imposición de Colosio o pactar con Miguel Ángel Mancera un acuerdo político que le permita al PRD acceder a posiciones importantes en el próximo gobierno y frene las intenciones de Morena de quedarse con todo el pastel capitalino.

En el fondo, como ocurrió en 1993, el PRD como entonces el PRI mostró una fisura que se profundizará si Ebrard, Camacho y López Obrador --como Salinas-- desdeñan las quejas perredistas y que se pagará en las urnas. Lo peor era que Camacho y Ebrard debieron ser los primeros interesados en no salinizar el proceso de elección del candidato perredista capitalino, pero por sus grupos de interés hoy fueron el Salinas de 1993.

Sabotaje a la ley electoral

Jesús Cantú

Una sentencia emitida por la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, que sancionó “la compra indebida de tiempos en televisión” para transmitir un debate de los precandidatos al gobierno de Nayarit, de la fallida alianza Nayarit, Paz y Trabajo, permitió construir la idea de que durante las precampañas no se pueden realizar debates en radio y/o televisión.

Salvador Olimpo Nava Gomar, ponente de la citada sentencia, tuvo que salir a desmentir dicha versión y precisar que la sentencia no versa sobre la celebración o transmisión de debates, sino sobre la indebida difusión de propaganda político electoral.

Lo que sucedió en Nayarit, de acuerdo con lo expuesto en la sentencia del magistrado Nava Gomar, es que la alianza organizó un debate entre los precandidatos y acordó con la televisora la transmisión del mismo. En la resolución se reconoce que “no es posible advertir la existencia de un contrato entre los sujetos denunciados y la concesionaria”, pero afirma que sí existen suficientes elementos para demostrar que se trató de un acto simulado que tenía como “propósito promocionar o posicionar” a los precandidatos y los partidos políticos, “con independencia de si el concesionario recibió o no pago por ello o procedió de manera gratuita…”

A partir de esa sentencia los mismos que desde septiembre de 2007 se oponen a la reforma electoral en materia de medios de comunicación y, particularmente, a que se prohibiera la compra de espacios y que toda la propaganda político-electoral se difundiera en los tiempos gratuitos del Estado y se ordenara a través del Instituto Federal Electoral, montaron la trama de que el Tribunal prohibió la transmisión de los debates entre precandidatos. Ésta es otra de las embestidas en contra de la correcta aplicación de dicha reforma, con la evidente intención de sabotearla e intentar revertirla.

Joaquín López Dóriga, en su programa radiofónico, informó desde hace meses que las autoridades electorales prohibían la transmisión de debates entre precandidatos, y la semana pasada, tras haber invitado a los precandidatos de la izquierda al gobierno del Distrito Federal a un debate, anunció su suspensión debido a una carta que le envió la Cámara de la Industria de la Radio y Televisión donde le advertía que estaba violando las normas electorales.

Particularmente el equipo de campaña de Josefina Vázquez Mota hizo eco de dicha postura y la utiliza como pretexto para no acudir a los debates; incluso se negó a confirmar su participación en uno programado para el martes 24 de enero, a las 8 de la mañana, dentro del noticiero de Carmen Aristegui, al que ya confirmaron su asistencia los otros dos precandidatos, Santiago Creel y Ernesto Cordero.

La conductora ya entrevistó en su espacio noticioso al presidente del IFE, Leonardo Valdés, y al magistrado Nava, y ambos afirmaron tajantemente que lo que se sancionó no fueron los debates, sino “la adquisición indebida de tiempos en televisión”. Así las cosas es evidente que los periodistas y conductores de noticias pueden invitar con toda libertad a los precandidatos a un puesto de elección popular a debatir en sus espacios noticiosos.

Obvio: tendrán que apegarse a principios básicos de su ejercicio profesional, como dar igual oportunidad a todos los aspirantes de todas las fuerzas políticas. Sin embargo, tanto en el caso de la Presidencia de la República como en el de la Jefatura de Gobierno del Distrito Federal, sólo una de las fuerzas políticas realiza una contienda interna con más de un precandidato, por lo cual únicamente se tendrán que cuidar de invitar a todos los precandidatos inscritos de dicho instituto político.

Otro tema totalmente distinto es qué hacer en el caso de que la fuerza política organice su evento y desee transmitirlo en vivo por una estación de radio o un canal de televisión.

Aunque el caso específico no está previsto en el Código Federal de Instituciones Políticas y Procedimientos Electorales, de su lectura funcional y sistemática sí es posible interpretar que tendría que difundirse en los tiempos oficiales y lo tendría que ordenar el mismo IFE.

Y para el efecto específico podría aplicarse lo establecido en los párrafos tercero y cuarto del artículo 70 del Cofipe, referidos a la transmisión de los debates entre los candidatos a la Presidencia, en los que se establece que los concesionarios que así lo decidan podrán transmitir los mismos “en forma gratuita” y los autoriza a “suspender durante el tiempo correspondiente la transmisión de los mensajes que correspondan a los partidos políticos y a las autoridades electorales”. Es decir, si la transmisión del debate dura dos horas, los concesionarios dejarían de transmitir durante dos días y medio los spots publicitarios de los partidos políticos y las autoridades electorales.

En el caso de los precandidatos presidenciales del blanquiazul, no serían los 48 minutos, dado que al PAN durante el período de precampañas le corresponden casi cinco minutos diarios, con lo cual por cada hora de debate se suspendería la transmisión de sus spots durante 12 y medio días. Y también podría aplicarse otra disposición del mismo artículo y párrafo: “El Instituto realizará las gestiones necesarias a fin de propiciar la transmisión de los debates en el mayor número posible de estaciones y canales”, con lo cual sí es pertinente que el IFE dé los lineamientos para propiciar la mayor difusión de los debates que sostengan los precandidatos de todas las fuerzas políticas a los distintos puestos de elección popular.

La pasividad del IFE y la perversidad de los concesionarios desataron una nueva embestida en contra de la aplicación de la reforma en materia de medios. Conforme avance el proceso electoral y se acerque la jornada comicial, los impactos de las acciones de los opositores a la reforma serán mayores, por lo cual la autoridad electoral debe ser más previsora, anticiparse y tratar de cerrar todos los resquicios, pues luego de más de tres años de aplicación de estas reglas es evidente que los ataques contra las mismas no cesarán y, al contrario, muy probablemente arreciarán en los momentos que más estragos pueden causar.

Mitofsky: Peña pierde punto, AMLO gana otro; sorpresa con Josefina: llega a 60% entre panistas; se hunden Creel y Cordero

Sinembargo

Enrique Peña Nieto perdió otra vez en la primera encuesta presidencial aplicada en 2012, según dio a conocer Consulta Mitofsky. Josefina Vázquez Mota ganó dos puntos, y Andrés Manuel un punto más.

De acuerdo con Roy Campos, quien presentó resultados este martes en el noticiero de Joaquín López Dóriga, la medición entre estos tres precandidatos presidenciales arroja los siguientes resultados:

• Enrique Peña Nieto: 41 puntos

• Josefina Vázquez Mota: 23 puntos

• Andrés Manuel López Obrador: 18 puntos

En la encuesta anterior, de hace quince días, estaban así:

• Enrique Peña Nieto: 42 / En la medición presentada en diciembre estaba en 45

• Josefina Vázquez Mota: 21 / En la medición presentada en diciembre estaba en 20

• Andrés Manuel López Obrador: 17 / En la medición presentada en diciembre estaba en 16

Por partidos, sin candidatos, cae el PRI y gana el PRD un punto:

PRI-PVEM: 38%

PAN: 21 puntos

PRD: 18 puntos

PANAL: 1 puntos

El resultado de la anterior encuesta era:

PRI: 39 puntos

PAN: 21 puntos

PRD: 18 puntos

Entre simpatizantes panistas, Josefina Vázquez Mota sube a 60 puntos de aceptación, su máximo histórico; pierden Santiago Creel (26%) y Ernesto Cordero (10%).
La encuesta no mide la separación entre PRI y PANAL; tampoco el triunfo de Miguel Mancera en la candidatura para el DF.

LA ENCUESTA ANTERIOR DE MITOFSKY NO
AFECTABA A PEÑA NIETO, CAÍA SÓLO TRES PUNTOS

Consulta Mitofsky dio a conocer el martes 10 de enero de 2012, otra encuesta sobre los precandidatos presidenciales, y en ella mostraba que el abanderado del PRI, Enrique Peña Nieto, se mantuvo arriba en las preferencias electorales comparado con sus contendientes Andrés Manuel López Obrador, de las izquierdas, y los del PAN, Josefina Vázquez Mota, Santiago Creel y Ernesto Cordero.

La encuesta, evaluaba el desempeño de los políticos en el mes de diciembre de 2011 y la percepción de los ciudadanos, mostraba que los errores de Peña Nieto (la caída de Humberto Moreira, el episodio en la FIL de Guadalajara, el retuit de su hija, el audio de la entrevista con El País -“yo no soy la señora de la casa”-, y el video en el que habla mal el inglés) apenas afectaron su posicionamiento en las preferencias de los electores. La encuesta se levantó del 26 y 29 de diciembre de 2011.

Entre priistas, las opiniones positivas para Peña Nieto bajaban 3 puntos para quedar de 40 a 37, y las negativas subían de 1 punto, para quedar de 8 a 9 puntos porcentuales.

López Obrador mantenía sus positivos en 21 puntos, y los negativos se mantenía en 31 puntos porcentuales. Seguía con salgo negativo de opinión.

Por partido, sin candidato, el PRI bajaba y el PRD subió un punto, según Mitofsky.

PRI: 39 puntos

PAN: 21 puntos

PRD: 18 puntos

Era la primera vez que sumados PRD y PAN, alcanzaban al PRI.

A través del noticiero radiofónico de Joaquín López Dóriga, Roy Campos daba las siguientes cifras para la pregunta “¿quién le gustaría que fuera el Presidente de México?”:

• Enrique Peña Nieto, PRI, hoy: 42 / Estaba en 45

• Josefina Vázquez Mota, PAN: 21 / Estaba en 20

• Santiago Creel, PAN: 19 / Estaba en 18.4

• Andrés Manuel López Obrador, Izquierda: 17 / Estaba en 16

• Ernesto Cordero, PAN: 15 / Estaba en 14.9

Campos decía que el presidente Felipe Calderón caía 3 puntos: de 54 a 51 puntos.

Peña Nieto extiende sus tentáculos a la Sedena

Jesusa Cervantes

En la conquista de uno de los sectores más duros del país, el castrense, Enrique Peña Nieto avanza; en la semana que recién termina logró ubicar en una de las tres principales posiciones de la Sedena a su amigo y viejo conocido, el general Salvador Cienfuegos Zepada, quien, de paso, empieza a sonar como el próximo “general secretario”, en caso de que el exgobernador gane la elección presidencial.

Hasta hace menos de un año, el área militar estaba completamente cerrada para el peñismo, por ello cuando se hablaba del posible y futuro titular de la Secretaria de la Defensa se mencionaba al actual subsecretario, el general de División Diplomado de Estado Mayor, Carlos Demetrio Gaytan Ochoa, o al encargado del Estado Mayor, el también general de División DEM, Luis Arturo Oliver Cen.

Hasta hace un año el nombramiento del futuro “general secretario” se pensaba en función del trabajo y preparación de ambos generales, sin embargo, cuando Humberto Moreira llegó a la dirigencia nacional del PRI, en marzo de 2011, impulsado por Peña Nieto, nuevos nombres entraron en juego e incluso el propio candidato presidencial priista empezó a filtrarse en el sector castrense.

La llegada de Moreira a la dirigencia nacional del PRI coincidió con una serie de movimientos claves en Sedena, como por ejemplo el reacomodo de generales que antaño habían trabajado en la XI Región Militar que abarca los estados de Coahuila, Chihuahua, Durango y Nuevo León.

El nuevo presidente nacional del PRI, promovido por Peña Nieto, tenía como amigo en la Sedena al oficial mayor, el general de División Jorge Juárez Loera, encargado de la XI Región Militar justo cuando Moreira fue gobernador. Por esas fechas, primer semestre de 2011, el General de División DEM, Roberto Miranda Sánchez fue nombrado inspector y contralor general del Ejército y la Fuerza Aérea; igualmente tuvo a su cargo la XI región militar.

Así, cuando Humberto Moreira fue gobernador de Coahuila le tocó convivir con dos titulares de la XI Región Militar: Juárez Loera y Miranda Sánchez. Y cuando el coahilense llegó a la dirigencia nacional del PRI, sus amigos, los generales estaban ya en los principales cargos de la Sedena.

El peñismo, a través de Humberto Moreira lograba así adeptos en el sector castrense. Sin embargo no fue sino hasta la inesperada muerte del general Juárez Loera, el 21 de mayo de 2011, que el propio Peña Nieto se vio aún más beneficiado.

Según un comunicado de la Sedena, la muerte del general fue provocada por un accidente de tráfico. Ello ocurrió un par de días después de que el general Juárez Loera fuera enviado a retiro. Al salir Juárez Loera de la Sedena su lugar en la Oficialía Mayor fue ocupado por Miranda Sánchez, en tanto que el vacío que éste dejaba como inspector y controlar general del Ejército y Fuerza Aérea fue ocupado por un hombre todavía más cercano a Peña Nieto: el general de División DEM, Salvador Cienfuegos Zepeda.

La relación de Peña Nieto y el general Cienfuegos viene de tiempo atrás. Nació cuando el primero era gobernador del Estado de México y el segundo estaba a cargo de la I Región Militar, la cual comprende el Distrito Federal y el Estado de México.

Durante su paso por la gubernatura Peña Nieto se portó benévolo con el sector castrense. Por ejemplo, el 29 de abril de 2009 firmó dos convenios con la Sedena, a través de los cuales les transfería, mediante permuta, dos grandes predios. Gracias a esto y después de haber permanecido por 60 años en pleno centro de Toluca, en el Paseo Teollocán, la 22/a Zona Militar salió de la ciudad gracias a Peña. Éste le permutó a la Secretaría de la Defensa un predio de 70 hectáreas en el municipio de Rayón.

La nueva sede contempla “un cuartel general, instalaciones para un batallón de infantería, otro para un cuerpo de defensa rural, una unidad habitacional militar con 118 viviendas, enfermería, jardín de niños y escuela primaria. Tendrá, además, una planta de tratamiento de aguas residuales y un pozo para el abastecimiento de agua potable; se prevé la construcción de un auditorio, áreas deportivas y un helipuerto”, según informó entonces un boletín de prensa del gobierno de Peña Nieto.

Por lo que se refiere al segundo predio en permuta que tan generosamente firmó el entonces gobernador Peña Nieto, la Sedena planea establecer en San Miguel Ixtapa, municipio de Tejupilco, una corporación militar con un efectivo de 654 hombres, “lo cual constituye un hecho de gran significado y trascendencia para los habitantes del sur del estado que se han visto amenazados por la presencia de grupos delictivos organizados”, rezaba el boletín de prensa.

A cambio de “permutar” ambos predios para la Sedena, Peña Nieto tuvo como beneficio poner la primera piedra del Parque Bicentenario en lo que fue la 22/a Zona Militar.

Hace una semana, la Sedena envió a retiro al general Miranda Sánchez; de nuevo, los movimientos en el sector militar favorecieron al candidato del PRI al a Presidencia de la República, pues el lugar de Miranda, la Oficialía Mayor, es hoy ocupada por el general Cienfuegos Zepeda, el viejo amigo de Peña Nieto, en tanto que el lugar que éste ocupaba, el de inspector y contralor general del Ejército y Fuerza Aérea de la Sedena esta hoy, coincidentemente, en manos de otro conocido de la familia Moreira: el general Mario Marco Antonio González Barreda.

González Barreda fue hasta el 17 de enero pasado el comandante de la XI Región Militar con sede en Torreón, Coahuila. Cargo en el que antes estuvo el general Juárez Loera y antes Miranda Sánchez, dos viejos conocidos de Humberto Moreira.

Así, bajo la sombra del exdirigente nacional del PRI, el candidato Peña Nieto sigue avanzando en la Sedena, ahora con Cienfuegos Zepeda, quien ya se suma a los generales Gaytan y Oliver Cen, para que de entre ellos surja el “general secretario”, incluso, Cienfuegos suena como el más viable de los tres por su cercanía con Peña Nieto… claro, si gana el encopetado candidato.

Video: Debate de Carmen Aristegui con Ernesto Cordero





No subestimen a Elba

Jorge Fernández Menéndez

Para juzgarla y saber de sus posibilidades se debe hacer un análisis objetivo de sus capacidades, suficiencias y de los alcances de su poder.

No es políticamente correcto decirlo, pero, con Elba Esther Gordillo, a muchos actores políticos y analistas les sucede lo mismo que, por ejemplo, con Andrés Manuel López Obrador: la desconfianza o la animadversión no les permite aquilatar correctamente su verdadero peso político, que lo mismo se magnifica o sobrevalora que se minimiza y desprecia. Se puede estar o no de acuerdo con la líder del magisterio, pero, al igual que con Andrés Manuel, para juzgarlo y saber de sus posibilidades se debe hacer un análisis objetivo de sus capacidades, suficiencias y de los alcances de su poder.

En el caso de Elba Esther, el mantener en forma estrecha el poder del sindicato de maestros (el más grande de América Latina y uno de los más poderosos del mundo) durante tantos años, sin duda, la torna públicamente vulnerable. No se puede tener tanto poder durante más de 20 años, sin pagar costos. Tampoco la han ayudado su carácter y las sucesivas rupturas de distintas alianzas coyunturales (de las cuales se aprovecharon muchísimos actores, desde Vicente Fox y Jorge Castañeda hasta Roberto Madrazo y Manuel Camacho, que hoy prefieren no recordarlas), incluidos medios que la tuvieron durante años como articulista y patrocinadora. Elba Esther y Andrés Manuel son los dos políticos de actualidad que tienen, cada uno en su ámbito, mayores negativos, pero eso no los hace menos poderosos. Con la diferencia de que AMLO es un candidato que busca ser votado y Elba Esther no.

Ese poder se manifiesta en las declaraciones de quienes son incluso sus adversarios. Cuando al referirse a la ruptura de la coalición con Nueva Alianza el subcoordinador de la campaña de Peña Nieto, Jorge Carlos Ramírez Marín, dice, como muchos otros priistas, que “iremos por el voto de los maestros como si estuviéramos con ellos”, reconoce, aunque haya querido decir exactamente lo contrario, que su ex aliada sí tiene control sobre buena parte del magisterio, un control que se ha manifestado en varias elecciones locales y sobre todo en Puebla y Oaxaca, contra el PRI, y en entidades como el Estado de México y Veracruz, a favor del PRI.

El propio Peña Nieto acababa de declarar, hace unas pocas semanas, que necesita de los petroleros y de los maestros, hablando de sus dirigencias sindicales, para hacer los cambios que quería implementar en esos sectores. Esa alianza, por lo menos con el magisterio, ya no se dará en esos términos y, si bien el día de mañana podrá reeditarse desde el poder o en el ámbito legislativo, todos sabemos que ya no será lo mismo (se equivoca, por cierto, Andrés Manuel, al calificar la ruptura como una farsa). Ahora se dice desde el priismo que la coalición con Elba Esther y su partido no le aportaba votos a Peña; que sí lo hacía en noviembre cuando se firmó, pero ya no a mediados de enero. Puede ser, pero lo importante en todo caso es si Nueva Alianza recibirá o no votos propios el próximo primero de julio.

Soy de los que creen que Nueva Alianza y Elba Esther pelearán con todo para mantener su registro y tener un grupo parlamentario propio, porque sencillamente es mucho lo que hay en juego (incluida su propia supervivencia política) y saben que tienen espacios para operar en el gobierno federal y en muchos gobiernos estatales, la mayoría de ellos priistas, e incluso buscando un acuerdo, como se ha dicho en los últimos días, con Miguel Mancera en el DF. No creo que fructifique ninguna de esas posibilidades, pero tanto Ernesto Cordero como Josefina Vázquez Mota, con muy diferentes matices, han tenido el tino de no descartar de plano algún acuerdo posterior. ¿Por qué? Porque lo que está en juego son dos millones de votos, los que dice Nueva Alianza que tiene de alguna forma garantizados, que resultan claves en cualquier proceso electoral.

Con su estructura y su relación con el SNTE, yo no dudo que Nueva Alianza pueda obtener ese porcentaje de votos. Lo que será interesante será ver quién es su candidato presidencial, y si le apuesta a sacar votos en ese nivel o en los distritos si repite el “uno de tres” de la campaña pasada, o si trata de buscar una consolidación completa. Y quizás la pregunta fundamental es hacia quién decide inclinar su apoyo… o, poniéndolo al revés, a quién decide tratar de quitarle votos, porque ahí está la principal diferencia: una cosa es dividir los votos, que son finitos, entre tres, a hacerlo entre cuatro, aunque ese cuarto sea un actor cualitativamente menor, comparado con los otros. Con otra diferencia: es un poder mayor pero disperso entre muchas fuentes; su contraparte, Nueva Alianza, lo tiene concentrado en una persona y en muy pocas manos.

Banorte dice sí al liste de acciones bancarias en la BMV

Notimex

El Grupo Financiero Banorte se manifestó en favor de que la banca mexicana liste sus acciones en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), sobre todo aquellas instituciones que consolidan en el extranjero, como parte de las reglas de Basilea III.

La medida aplicaría para aquellos bancos que emitan deuda subordinada y pretendan que cuente como capital regulatorio, pues en el tiempo y de no ser pagado, este pasivo se convertiría en acciones.

El director general del grupo financiero regiomontano, Alejandro Valenzuela del Río, aclaró que la participación de los bancos en el mercado bursátil contribuiría a que haya mayor transparencia en la información del sector.

Sobre todo, expuso, por parte de aquellos que consolidan en el extranjero, al operar como subsidiarias de grupos financieros en el exterior.

En ese sentido, calificó como positivo que la autoridad demande que aquel que quiera emitir convertibles, que puedan ser usados para su base de capital, revele más información y eso implica cotizar en el mercado bursátil.

"Además hoy en día hay un poco de oscuridad en este tema (...) porque nuestros competidores al consolidar con sus matrices, pues ahí se manejan muchos datos de manera bastante arbitraria que no permite conocer con detalle lo que está pasando", manifestó.

Así que la disposición será bienvenida, y al final de cuentas le dará mucho más transparencia al mercado financiero mexicano, insistió.

Valenzuela del Río expresó su opinión luego de que la Asociación de Bancos de México (ABM) rechazó la propuesta, por considerar que restaría competitividad al sector y afectaría a los bancos de menor tamaño ante el 'costo de peaje' en la bolsa.

ESTRATEGIA DE NEGOCIO
En conferencia de prensa, Alejandro Valenzuela reveló que este año el grupo financiero invertirá alrededor de 4,000 millones de pesos para la expansión de su infraestructura, especialmente de la marca IXE, en crédito, tecnología y capacitación.

Abundó que este año la institución prevé la apertura de entre 30 y 40 sucursales, en su mayoría de IXE, y sobre todo en aquellos lugares donde no hay presencia de la marca.

Subrayó que entre las metas de crecimiento para 2012 también está un aumento de entre 10 y 15% en su cartera de crédito, incluido todos sus circuitos.

Respecto a su utilidad neta la previsión es que alcance entre 10,600 millones y 10,700 millones de pesos, lo que implicaría un incremento de por lo menos 25.6% en relación con los 8,517 millones de pesos registrados al cierre de 2010.

¿Por qué revivió la PGR la denuncia contra Fox?

Sinembargo

¿Qué es lo que buscaban los elementos de la PGR, de la AFI y los peritos de la SIEDO en el cateo realizado en las propiedades del ex presidente Vicente Fox Quesada en San Francisco del Rincón, Guanajuato? ¿Por qué retomar a estas alturas del sexenio y en plena época electoral las denuncias contra el ex mandatario por enriquecimiento ilícito?

Se sabe –dicho incluso por Martha Sahagún de Fox– que el cateo se realizó la semana pasada en los ranchos La Estancia y San Cristóbal, para documentar el estado de esas propiedades, incluyendo el Centro Fox y un restaurante.

La diligencia es parte de una averiguación previa que la autoridad federal integra contra Fox Quesada, y que parte de una acusación penal de 2007 realizada por el senador del Partido del Trabajo, Ricardo Monreal Ávila, y el empresario tamaulipeco Lino Korrodi, quien fuera coordinador del grupo “Amigos de Fox”, con el que el panista consiguió fondos para la campaña electoral que, en 2000, le quitó la Presidencia de la República al PRI, luego de siete décadas de gobiernos tricolores.

Sin embargo, para nadie es un secreto que el ex mandatario se ha convertido en un molesto crítico del gobierno de Felipe Calderón Hinojosa al opinar negativamente no sólo contra su guerra contra el crimen organizado, sino también su accionar dentro del Partido Acción Nacional. Incluso, Fox –quien sin duda tiene que aclarar como es que logró adquirir esas propiedades, construir el Centro Fox y demás excesos– también ha expuesto públicamente que el priísta Enrique Peña Nieto es el candidato que encabeza las preferencias para las elecciones del próximo 1 de julio y que para los panistas será difícil remontarlo.

De acuerdo con fuentes periodísticas, basadas en versiones de funcionarios federales, las investigaciones contra Fox tienen un sólido avance y sólo se están robusteciendo algunos testimoniales con peritajes y se trata de verificar otros elementos que se han denunciado públicamente.

A la par de la investigación a estas propiedades, las autoridades revisan otras que fueron adquiridas por Fox Quesada por él y su familia entre 2000 y 2007.

También se retoman las declaraciones patrimoniales del ex Presidente, peritajes en distintas materias, se han interrogado a más de 20 personas, se tienen documentos de registro de propiedades y operaciones bancarias; así como publicaciones en periódicos, revistas y libros, además de documentos presentados por la Comisión especial de Diputados y los que aportó el propio Korrodi.

Todo esto está muy bien. Pero se necesita que la autoridad sea clara y que, además, ofrezca información pública sobre el proceso. Porque se trata de un ex Presidente, ni más ni menos, y ahí no se puede entrar en suspicacias, mucho menos que el caso se vea como un asunto de revanchismo contra Fox.

Esa sospecha no aporta y sí puede convertirse en otro gran ridículo del gobierno actual: convertir a Vicente Fox Quesada de presunto delincuente a una víctima del sistema.



* * *

Quedan sólo dos semanas para que el Partido Acción Nacional elija a su candidato a la Presidencia de la República y Ernesto Cordero Arroyo, quien por el resultados de todas las casas encuestadoras sigue en tercer lugar de las preferencias entre los panistas, continúa su golpeteó contra Josefina Vázquez Mota, quien lidera en todos esos ejercicios.

Ahora, el ex secretario de Hacienda echa en cara a la ex titular de la SEP el negarse a debatir en el programa MVS Radio, de la periodista Carmen Aristegui. “No va a haber debates porque Josefina no quiere”, dijo Cordero Arroyo en tono de reclamo, aunque su correligionaria prefirió no hablar más del tema.

A medida que el tiempo se agota, Cordero se muestra más exasperado. Así se vio en el primer debate organizado por el PAN, el 17 de enero pasado, donde atacó a Vázquez Mota por no ser una buena panista ni apoyar desde el Congreso al presidente Felipe Calderón. Josefina, como vimos, ni se inmutó. No le reviró ni movió un milímetro su estrategia.

Ahora, al negarse al debatir en el programa de Aristegui, doña Jose vuelve a poner oídos sordos frente a Cordero, quien, a diario, responde con “descontones” no sólo a sus contrincantes en el PAN, sino a los del PRI, los del PRD, a los críticos del presidente Calderón y a lo que se mueva, todo con tal de ganar espacios en la prensa.



* * *

Y si Alejandra Barrales Magdaleno no se tarda mucho en sus reflexiones sobre la derrota en la candidatura de la izquierda a la Jefatura de Gobierno del Distrito Federal, en su futuro podría estar una representación legislativa por el PRD. Al menos eso es lo que ofrece la secretaria general perredista, Dolores Padierna Luna, quien expuso que el gran trabajo que ha hecho Barrales en la izquierda mexicana, le hacen acreedora a alguna representación política del partido.

Esto, dice Padierna, ya se evalúa mientras pueden sentarse con ella a conversar para que cierre filas en torno al casi candidato Miguel Ángel Mancera Espinosa.

De entrada, la esposa de René Bejarano aclaró que su propuesta tampoco es “un premio de consolación”, sino un reconocimiento a su trayectoria dentro del perredismo. Pero hay que darle tiempo, dijo, a fin de que decida qué rumbo tomará su carrera en el corto plazo.

Mancera y su talón de Aquiles

Las asechanzas de la maestra
Grilletes, más que acuerdos

Miguel Ángel Velázquez / Ciudad Perdida


Lo malo, se dice en algunas de las trincheras políticas, no es que haya ganado la encuesta; lo malo es que va a ser jefe de Gobierno.

La frase tiene sentido. No encuentran en Miguel Ángel Mancera el perfil del político que pueda gobernar con acierto el Distrito Federal, aunque es probable que sí sea capaz de administrarlo.

Y es que, a fin de cuentas, todo parece indicar que el candidato de las izquierdas para gobernar la ciudad de México no se ha dado cuenta de que, además de sumar y restar, se requiere de un propósito político que dé sentido al quehacer de gobierno. Definir rumbo no es meter gatos y perros en un costal.

Es breve el tiempo y también es muy probable que, dada la circunstancia, es decir, el método por el que se eligió candidato, Mancera no tenga bien definido el proyecto que debe seguir para cumplir con los requerimientos de una población como la del Distrito Federal, y por ello lo único que tenga como propuesta no va más allá de la frase hueca del continuismo, que no se sabe bien a bien qué significa, pero todos esperan que tal idea, si así se le puede llamar, no sea más que el espacio de tiempo requerido para consolidar el perfil de gobierno.

Lo otro sería terrible. Pensar que Mancera sólo será una especie de Peña Nieto; un candidato sin idea, pero al gusto del televidente, sería destrozar los afanes de mucha gente que sí busca en la izquierda el timón que vaya dando rumbo a formas de convivencia menos injustas.

Las dudas tienen que ver, además, con una especie que se ha regado por todos los rumbos de la capital, y que dice que Mancera podría llegar a acuerdos con Elba Esther Gordillo, dada la cercanía que su jefe, Marcelo Ebrard, mantiene con la lideresa del sindicato de maestros.

Aunque el rumor parece un desatino, hay quienes aseguran que la Gordillo anda en busca de un refugio después del divorcio con el PRI, y como el supuesto es que el candidato de las izquierdas no tiene un equipo bien preparado para asumir el Gobierno del DF, por ahí podrían colarse algunos de los huérfanos que procreó la separación Gordillo-Peña Nieto.

A esa aparente debilidad –la de no tener equipo político– se atienen los jefes de varias tribus perredistas que pretenden llenar con sus guerreros los vacíos que creó la candidatura, y el primero en levantar la mano es el pervesor Bejarano, quien pretende chamaquear al candidato con promesas de gobernabilidad que él mismo ya no puede sostener ni en la tribu que jefatura.

Y con eso de que la promesa más aguda de Mancera es incluir a todos, sin demérito de sus formas de pensar o de actuar, en lo que puede ser su gobierno, la grilla y el agandalle se han convertido en las formas de lucha con las que se quiere hacer política.

Por eso prácticamente no hay inconformes. Todos van a la caza de lo que sea, para no perder ni un lugar en la nómina, y por eso también el rumor de los encuentros entre la gente de Mancera y la Gordillo apura a las tribus a tratar de llegar a acuerdos firmes con el abanderado.

Lo malo es que cada uno de esos acuerdos habrá de restar libertad al quehacer del mismo candidato, y los límites que imponen las tribus a las administraciones se convierten con el tiempo en pura y absoluta corrupción. Así que las tareas del candidato, además de salir en televisión, tendrán que ser definir el perfil del gobierno que pretende, que hasta ahora no se conoce.

De pasadita

En Miguel Hidalgo pasa de todo. Ante el fracaso del delegado Demetrio Sodi y la debilidad de su gobierno, la demarcación se ha convertido en un campo de batalla muy especial. El PRI, sin candidato visible para la jefatura delegacional, ya empezó a medir posibilidades para ganar cuando menos los lugares que se den en la Asamblea Legislativa, y para eso ya se inscribió Fernando Peña, quien lleva lustrando la armadura varios años, y dicen que está listo para la contienda. Ahora falta lo que digan las nuevas reglas en el PRI. Así está el abarrote.

¡Ya ni la Jody…!

Marco A. Flota / Grillotina

Es norteamericana, Premio Nobel de la Paz gracias a su labor personal contra el uso de las minas antipersonales y su remoción. Se apellida Williams, pero se llama Jody y afirma que en México las mujeres están Jody....didas.

Presidenta de la Iniciativa Mujeres Nobeles por la Paz, la señora Williams se encuentra en el país, y tras reuniones con grupos de damas activistas, ha declarado:
“No es fácil ser mujer aquí, se enfrentan a la opresión, miedo, amenazas, falta de justicia, impunidad y un gobierno que no tiene la voluntad para las mujeres que defienden los derechos humanos”.

Desde luego, a la Nobel no le falta razón pero, como dicen los que critican la participación del Ejercito en la lucha contra el narco, no hay que generalizar. (Por cierto, el juez español Baltasar Garzón declaró hace poco en Veracruz que hay que desmilitarizar a la sociedad civil. O, al menos, civilizar a los militares, añadimos aquí)

Confirman la afirmación de doña Jody casos como Las Muertas de Juárez, las víctimas de la trata de blancas, las secretarias y las domésticas que sufren acoso sexual (Aunque sí pueden denunciar ocaso sexual las esposas de los jefes de las secretarias y de las patrones de las empleadas domésticas)

Sin embargo....

Sin embargo, no puede quejarse de discriminación doña Beatriz Paredes, varias veces diputada y con el récord, que no puede presumir ningún hombre, de haber dado respuesta a 3 informes presidenciales. Dos de ellos informes de Vicente Fox, a quien la esposa también le salió respondona.

Esa doña Beatriz que ha sido dos veces subsecretaria de Gobernación, gobernadora, lideresa de campesinos, embajadora en Cuba y próxima candidata al Gobierno del DF. Si de algo puede lamentarse la señora Paredes es de que, a pesar que no canta mal las rancheras, nunca le han otorgado un disco de oro ni, menos, un Grammy.
Tampoco puede alegar discriminación Ivonne Ortega Pacheco, gobernadora de Yucatán, Estado que, por cierto, ha tenido 2 mandatarias: La actual, llegada después de la muerte de su tío, Víctor Cervera Pacheco, y Dulce María Sauri, sí puesta por el tío de Ivonne. Aunque doña Dulce en cierto modo puede quejarse del trato dado a las mujeres, pues Ernesto Zedillo la obligó a aceptar la primera derrota presidencial del PRI, no ordenó hacer trampas para asegurar Los Pinos, como hicieron otros mandatarios con otros líderes del tricolor, varones ellos.

¿Discriminada Cristina Díaz, actual secretaria general del PRI? Si bien fue corrido su jefe Humberto Moreira, por endeudar a Coahuila, la señora Díaz permaneció en su cargo como si nada. Claro, se ve difícil que ella llegue algún día a gobernadora de Nuevo León, pero ni falta hace: Ya endeudó a ese estado el actual mandatario, Rodrigo Medina.

Nadie ha logrado discriminar a Josefina Vázquez Mota, inminente candidata presidencial del PAN y con no pocas posibilidades de derrotar a Enrique Peña Nieto y el Peje. Aunque no sería la primera Presidenta de México, pues ya lo fue doña Martita.

Para acabar pronto, ni doña Elba Esther Gordillo, aunque el PRI acaba de romper la alianza con su PANAL, puede quejarse de discriminación. Pues enseguida aclaró Luis Videgaray, el hombre de confianza del pricandidato, que Peña Nieto quiere a doña Elba Esther en el fondo. (No aclaró si en el fondo de un pozo, pero de que la quiere, la quiere)

Así que hay decirle a la señora Williams que ni la Jody.

¡Rriinngg!
-Bueno, el PRI...
-¿Después de la ruptura, habrá Operación Cicatriz con la Maestra Gordillo?
-Eso pregúnteselo a su cirujano plástico...

Epigrillo
Marcha del hambre. Decía un hambriento: “Creo yo que hasta el cerebro secó, del Gobierno, esta sequía”

Video: Carmen Aristegui en CNN sobre alianza Televisa-Iusacell



Nueva pendejada de Peña Nieto, escribe "jaliciense" en vez de jalisciense en Twitter

Un error es evidente, sin embargo, cuando son tantos se camuflan y hasta pasan desapercibidos. Las redes sociales ponen en evidencia a Enrique Peña Nieto a la menor provocación y un gentilicio fue el causante de su nuevo tropiezo. Si bien, se esforzó por remendar lo roto y borrar su tuit, la red de los 140 caracteres está demasiado poblada como para que a estas alturas, y con un personaje tan vigilado, algo pase desapercibido. Peccata minuta dirán unos, el caso es que, de plano, el microblogging no parece terreno fértil para el candidato priísta.

Peña Nieto es un mal padre y no sabe cuántos hijos tiene, acusa expareja

Apro

Enrique Peña Nieto es un mal padre, no sabe ni siquiera cuántos hijos tiene y lee por encargo, no por afición. Estas acusaciones las lanzó Maritza Díaz Hernández, con quien el candidato presidencial del PRI tuvo un vástago.

“EPN Entrevistas llenas de mentiras… hasta cuando dejaras de mentir? Es mas loable ser sincero, que seguir mintiendo.

“Piensa que la Presidencia dura solo 6 años, tus hijos son para siempre y estas dejando huella de todo lo que haces y dices. A ellos no los engañas, ellos saben y se dan cuenta de muchas cosas, aunque tu salgas y digas otras”, denuncia Díaz Hernández en su cuenta de Facebook.

Los reclamos de Maritza Díaz son una respuesta a la entrevista que publicó la periodista Katia D’ Artigues el lunes pasado. En la charla, Peña Nieto reconoció dos relaciones extramaritales. Mencionó que uno de sus hijos murió y al otro lo mantiene y visita regularmente.

Maritza Díaz se asume como la madre de ese hijo de Peña Nieto, pero en su cuenta personal de Facebook reveló que el priista tiene más hijos:

“EPN pone en su Sitio Oficial ‘Soy padre de 6 maravillosos hijos, … por ellos y desde el espacio que sea, seguiré trabajando por nuestro país.’ Así como en su último Informe de Gobierno ALTERO (sic) cifras y lo llamaron mentiroso en una revista de Economía, también en su vida personal lo hace… Padre de 6 hijos????????” (sic).

Sobre el hábito de lectura de Peña Nieto, Díaz ironizó:

“EPN dijo hoy en la Feria Internacional del Libro (FIL) que Enrique Krauze es el autor de La silla del águila, novela escrita en realidad por Carlos Fuentes.

“Pues si se le olvida cuantos hijos tiene… como no va a olvidar un libro… ¡¡¡Ahora que recuerdo, él leía por encargo, no por afición!!!!” (sic).

¡Gana USD con Neobux, prueba la nueva sección de ENCUESTAS!