lunes, enero 05, 2009

EE.UU principal proveedor de armas al crimen organizado

PL

Estados Unidos continua como el principal proveedor de armas al crimen organizado en México, según un informe presentado por el Gabinete de Seguridad al presidente de la República, Felipe Calderón, revela hoy el diario Excelsior.

De acuerdo con el referido documento, las secretarias de Gobernación, Defensa, Marina, Seguridad Pública y la Procuraduría General de la República (PGR), consideran que ese negocio mueve más de 22 millones de dólares.

El análisis precisa que el tráfico de distintos pertrechos, provenientes de armerías norteamericanas, ha penetrado a 19 aduanas mexicanas y que el destino principal del arsenal son las bandas de los Zetas, vinculadas al narcotráfico.

El informe Tráfico de Armas México-USA, como afirma Excelsior en su título, hace énfasis en que el cártel del Golfo-Zetas es la organización más activa en el mercado ilegal de armamentos, seguidos por las organizaciones criminales análogas de Sinaloa y Tijuana.

Se reporta que a los Zetas le han sido incautados cohetes antitanques M72 y AT-4, lanzacohetes RPG-7, lanzagranadas MGL de 37 y 40 milímetros, grandes cantidades de granadas de fragmentación de distintos tipos, así como fusiles Barret de 50 milímetros.

La relación incluye además otras armas de fuego de avanzada tecnología como las subametralladoras y pistolas del modelo FN Herstal, conocidas como “matapolicias”.

Las autoridades han detectado en los últimos 21 meses cuatro rutas principales para la introducción ilegal de pertrechos de uso militar a México, lo que es denominado por el Gabinete de Seguridad como “operación hormiga”.

Además de los estados fronterizos de México con Estados Unidos, se afirma que el tráfico de armamentos que llega al país también penetra por otros puntos de la frontera sur con Guatemala.

Citando a altas autoridades de la PGR, el diario mexicano indica que solo en Reynosa, Tamaulipas, fueron decomisados más de 500 mil cartuchos de distintos calibres, sobre los mil cargadores, 288 armas largas, 126 pistolas y 166 granadas de mano.

La versión apunta que en general han sido incautadas en los últimos 21 meses 28 mil armas de fuego, 3,7 millones de municiones y mil 981 granadas de diferentes tipos.

Venezuela prepara comunidades para aprovechamiento satelital

PL

Cerca de 300 venezolanos recibieron hasta hoy la formación correspondiente para el aprovechamiento por más de 500 comunidades del país del satélite Simón Bolívar, cuyo control asumirá Venezuela el próximo 10 de enero.

El VENESAT-1, de fabricación china, fue lanzado el pasado 29 de octubre desde ese país y luego de la puesta en órbita y un período de pruebas será operado por los técnicos venezolanos y bases terrenas en la nación suramericana.

La empresa Venezolana de Satélites informó que cerca de 300 promotores fueron preparados durante tres semanas para asegurar el aprovechamiento, sobre todo en comunidades que hasta hoy carecen de servicios de información y comunicación.

Los promotores apoyarán a las comunidades a conformar una plataforma y cultura tecnológicas para facilitar la máxima utilización del recurso.

En el primer trimestre del año debe comenzar el aprovechamiento del satélite en servicios de medicina y salud a distancia, telefonía rural y otros servicios sociales que no llegan a zonas de difícil ubicación geográfica.

Según adelantos el satélite Simón Bolívar será dedicado en 41,5 por ciento a la salud, 20,9 por ciento a la educación, 15,9 por ciento al trabajo comunal y seis por ciento para alimentación, entre otros.

Para las autoridades venezolanas, una diferencia fundamental de este satélite con otros utilizados en el mundo es su aprovechamiento priorizado como instrumento de inclusión social y apoyo a los sectores más necesitados.

Adicionalmente funcionará como herramienta de integración, al brindar servicios a otros países de la región desde el sur de México hasta la mitad de Argentina y Chile, incluyendo Centroamérica y el Caribe.

India entrega pruebas a Pakistán

BBC

India ha entregado pruebas a Pakistán que vinculan los ataques en Bombay con "elementos" presentes en ese país, dijo este lunes el ministro de Relaciones Exteriores, Pranab Mukherjee.


"Hemos entregado al gobierno paquistaní evidencia de los vínculos con elementos en Pakistán de los terroristas que atacaron Bombay el 26 de noviembre de 2008", declaró el ministro.

El funcionario indicó que Pakistán debe actuar conforme a las pruebas e implementar los acuerdos bilaterales que ha hecho con India.

India acusó al grupo Lashkar-e-Toiba (Ejército de los Puros), basado en Pakistán, por los ataques perpetrados en Bombay en noviembre pasado, cuando hombres armados atacaron varios sitios en la ciudad, dejando un saldo de al menos 173 muertos.

Por su parte, Pakistán ha señalado a India en el pasado de acusarlo de ataques de grupos militantes sin tener ninguna prueba de ello.

Tanto Lashkar-e-Toiba como el gobierno paquistaní negaron toda relación con los ataques en Bombay.

"Peligro para el mundo"

Según el corresponsal de la BBC en Dehli, Sanjoy Majumder, la evidencia incluye "material del interrogatorio a Mohammad Ajmal Qasab" -el único sobreviviente de los atacantes, quien se encuentra bajo custodia india.

"También se han entregado detalles de la comunicación de los atacantes, información recogida de los GPS (sistema de localización satelital) y de los teléfonos satelitales", señaló el corresponsal.

En diciembre, Mukherjee describió a los grupos militantes en Pakistán como "el mayor peligro para la paz y la seguridad en el mundo entero".

Y acusó a Islamabad de estar en "negación" y de "trasladar la culpa" por los ataques mortales de Bombay.

Crece 15 por ciento el número de personas que acuden al Montepío

Notimex

La crisis económica mundial que afecta a México, ha provocado que entre 8 y 10 millones de personas acudan al Nacional Monte de Piedad, y después de la temporada decembrina, el número aumenta en 15 por ciento, por la cuesta de enero.

El secretario general del Sindicato de Trabajadores del Nacional Monte de Piedad, Arturo Zayun, agregó que las casas de empeño que han surgido en México los últimos años, no han afectado a ese organismo, ya que sus intereses son más bajos y la gente le tiene más confianza.

Sin embargo, admitió, que "lo que le ha pegado un poquito es el mercado prendario, pero en general no ha afectado su presencia".

En entrevista comentó que la institución abrirá este año 40 nuevas sucursales en el Distrito Federal, y a nivel nacional se espera la apertura de 50 más, para hacer frente a la crisis económica.

Consideró que se captarán más de seis millones de empeños, y superará los registrados el año pasado, que ascendieron a cinco millones, debido, en gran parte a la crisis financiera que afecta al país.

"La institución ha crecido y la población sufre los embates de los problemas económicos; un ejemplo de ello es que en 2002 había 25 sucursales y ahora son 132 en toda la República, y se prevé abrir 40 en el Distrito Federal y 50 más en el resto el país", puntualizó.

Afirmó que existen partidas para empeño, desempeño y refrendo, sin embargo, se estima que en este año los pignorantes no podrán rescatar la mayoría de sus bienes.

Zayun González expuso que durante 2008, las operaciones prendarias ascendieron a siete millones 700 mil por concepto de empeños, cinco millones por desempeños, y seis millones 900 mil por refrendos.

Adelantó que los primeros días de enero comenzarán a abrir las nuevas sucursales del Monte de Piedad, mientras que el resto se instalarán de manera paulatina en las principales ciudades.

Dijo que ante la fuerte demanda para empeñar bienes como grabadoras, joyería, computadoras, televisores, entre otros, aumenta el número de casas de empeño no reguladas por el Estado, lo que significa que se pierda la prenda, o que se tengan que pagar altos precios para recuperarlas.

El dirigente sindical alertó que "muchas de estas casas no están reguladas, por lo que urge que el Congreso de la Unión emita una iniciativa de ley para regularizar la operación de dichos negocios, pues de lo contrario seguirán los abusos.

Respecto a la cuesta de enero, dijo será una de las más difíciles en la historia de México, debido a que la mayoría de las personas gastaron su aguinaldo, y se presentan los aumentos de precios a los productos de la canasta básica y las gasolinas.

Mantendrán precios del pan pese a crisis

Notimex

El vicepresidente de la Cámara Nacional de la Industria Panificadora (Canainpa), Antonio Arias Ordóñez, aseguró que pese a la crisis económica implementarán las acciones necesarias para no elevar los precios del pan.

En entrevista, reconoció que ante la crisis financiera la industria panificadora atraviesa por un momento difícil, al igual que otras, sin embargo pese al cierre de negocios se ha evitado los despidos masivos mediante la reubicación de personal.

Indicó que a nivel nacional la industria del pan da trabajo a 400 mil personas, mientras que en el Distrito Federal y zona metropolitana aporta entre 150 y 170 mil.

Arias Ordóñez comentó que en el caso del giro panadero la crisis inició desde noviembre de 2007 y se incrementó paulatinamente conforme a los aumentos de precios en la materia prima que forma parte de la canasta básica.

En ese sentido, la titular de la Secretaría de Desarrollo Económico del Distrito Federal, Laura Velázquez Alzúa señaló que la capital cuenta con seis mil panaderías lo que representa una industria importante para la generación de empleos.

Por ello, "es un reto para la ciudad que permanezcan abiertas y que no suban los productos de la canasta básica para que a su vez no suba el pan".

Reconoció el esfuerzo que esta industria hace al no elevar el precio de sus productos pese al aumento en los costos de su materia prima como el huevo, azúcar y harina.

Plomo endurecido

Ricardo Raphael

No se trata de otro zapatazo, ni en esta ocasión habrá agilidad que alcance para esquivar el golpe.

Es la guerra en Oriente Próximo la que recibe al nuevo presidente de Estados Unidos. Abrupto y tronante comienza Barack Obama su aterrizaje en el mundo real.

Casi 500 palestinos han muerto en la última semana por el bombardeo que Israel impuso sobre la Franja de Gaza, esa minúscula ratonera de 362 kilómetros de extensión donde habita más de un millón y medio de seres humanos; una de las regiones más densamente pobladas del mundo.

Después de lanzar su artillería aérea, la infantería israelí penetró por tierra el sábado pasado encontrándose con decenas de cuerpos enterrados bajo los escombros de los edificios públicos, las mezquitas y las escuelas.

Sin auxilio, más de 700 heridos requieren atención urgente. No hay, sin embargo, ayuda humanitaria que sirva para paliar la masacre. Desde Ginebra el Comité Internacional de la Cruz Roja denunció al gobierno de Israel por haber bloqueado la entrada de sus equipos médicos a la zona devastada.

Algo similar sucede con los corresponsales extranjeros. No hay noticia que pueda corroborarse porque también las puertas de ingreso a la Franja de Gaza han sido tapiadas para impedir la observación de la prensa internacional.

El motivo para esta guerra lo ofreció Hamas el pasado 19 de diciembre, cuando lanzó más de 550 cohetes y morteros caseros sobre territorio israelí, ocasionando la muerte de cinco personas.

Este grupo integrado por fundamentalistas islámicos no está solo en su amenaza. Presumiblemente, detrás suyo se encuentran los gobiernos de Siria y también de Irán. Ambos han utilizado a Hamas para mejorar sus respectivas posiciones estratégicas en la región.

Con el financiamiento sirio e iraní Hamas ha reclutado más de 16 mil leales, bien abastecidos de pólvora y armamento. Esta red de activistas radicalizados ha desmantelado la base de legitimidad del presidente palestino Mahmud Abbas, quien alguna vez prometió convertirse en garantía para el diálogo y la cooperación con el gobierno vecino.

Hezbolá, grupo fundamentalista instalado en Líbano, respalda igualmente las actividades bélicas de Hamas. Su extendida red de terrorismo se agrega como componente peligrosísimo para la dilatación de esta guerra. Israel tiene ambos frentes abiertos y bien pueden terminar juntos en una combinación muy explosiva.

El gobierno israelí tampoco llegó sin aliados a esta guerra. Sin importarle el desastre heredado a su sucesor, George W. Bush ha tomado posición clara frente a los hechos: “Los ataques israelíes son una respuesta justa al lanzamiento de cohetes por parte de Hamas,” afirmó el todavía presidente de Estados Unidos.

(Si la justicia se mide por el número de muertos —5 contra 500— o en la capacidad de ataque de unos y otros, a la Casa Blanca bien le haría falta un rasero distinto de medición).

Los gobiernos de Egipto, Jordania y Arabia Saudita también comparten respectivo rechazo hacia las acciones de Hamas. No aprecian el desleal papel jugado por Irán y Siria.

Sin embargo, esos tres países igual padecen densas redes tejidas con hilo fundamentalista que simpatizan con los enemigos de Israel. Hecho que impone una fuerte división social sobre estas naciones del mundo árabe.

Las condiciones coincidentes en Oriente Próximo son propicias para un escalamiento bélico de proporciones terroríficas. Las muertes de civiles palestinos y de militares israelíes apenas comienzan a contarse. Si esta acción bélica se extiende hacia Líbano, por la eventual participación de Hezbolá, el escenario se hará impredecible.

Barack Obama se asumió durante su campaña presidencial como un mensajero de la nueva era que haría cambiar los modos y las formas de relación entre las naciones del mundo. Con la operación Israelí que lleva el torcido nombre de Plomo Endurecido, la prédica de Obama se enfrentará a su primera prueba de fuego.

Cortesía El Universal

Franja de Gaza: los perseguidos de ayer son los persecutores de hoy

Carlos Fernández-Vega / México SA

Casi siete décadas después, el gueto de Varsovia puede encontrarse 2 mil 500 kilómetros al este de esta ciudad europea. Hoy, con toda su crueldad, se ubica en la Franja de Gaza, cuya destrucción es llevada a cabo por el gobierno del mismo pueblo que en 1943 fue exterminado por los nazis en la capital polaca.

Con escalofriante similitud, el gobierno israelí tiene las mismas pretensiones que Hitler en 1943, sólo que ahora el objetivo es el pueblo palestino en la Franja de Gaza. Bloqueo, muros, alambradas, condiciones infrahumanas, hambre y enfermedades encierran a ese pequeño territorio, tal cual procedieron las huestes invasoras contra los judíos polacos en aquel entonces. Por cierto, a los hitlerianos también les dio por destruir sinagogas.

Los escasos 360 kilómetros cuadrados de la Franja de Gaza (equivalentes al 1.6 por ciento del territorio de Israel), y su millón 500 mil habitantes (4 mil 166 por kilómetro cuadrado, 13 veces más que en la nación de su agresor) son los objetivos militares del desproporcionado gobierno israelí (con un gasto militar equivalente a 7.3 por ciento de su producto interno bruto, lo que lo convierte en la quinta potencia militar del mundo), que de dicho territorio ha hecho una gran prisión. Sin embargo, parece que no funcionó su estrategia de enclaustramiento, hambre y enfermedades, por lo que ahora, a sangre y fuego, recurre al “asalto final”, como lo hicieran los hitlerianos en aquellos primeros meses 1943 en Varsovia, en un gueto previamente rodeado de un muro de casi 20 kilómetros de largo, con más de tres metros de altura.

Lamentablemente, lo que sucede en la Franja de Gaza no es novedad, no es noticia fresca. El exterminio “silencioso” del pueblo palestino lleva décadas, pero ningún gobierno, ningún organismo internacional ha trascendido del discurso, como sucedió durante el holocausto. Y como ayer los habitantes del Gueto de Varsovia, hoy los del Gueto de Gaza intentan sobrevivir. Cada día que pasa, la situación empeora, pero para tener un punto de referencia sobre el ambiente que priva en aquel agredido territorio, vale mencionar un informe que menos de un año atrás (marzo de 2008) divulgaron ocho ONG (Amnistía Internacional, Asistencia Médica Internacional, Agencia Católica para el Desarrollo Exterior, Ayuda Cristiana, Médicos del Mundo, Oxfam, Salvar a los Niños y Trocaire). Se trata de La Franja de Gaza: una implosión humanitaria, del que obtuvimos los siguientes elementos:

Los palestinos en la Franja de Gaza viven la peor crisis humanitaria desde la guerra de 1967 debido a las restricciones impuestas por Israel desde que el movimiento islamista Hamas tomó el poder en el territorio… El millón y medio de palestinos que viven en dicha franja se encuentra en la más grave situación humanitaria de las últimas cuatro décadas, como consecuencia de las severas restricciones israelíes al movimiento de mercancías y de personas. Las ONG denuncian que “como resultado del bloqueo y del colapso de la economía, hay poco dinero para comprar alimentos y pocos alimentos que comprar. Los precios de la comida suben, y harina, leche y arroz escasean. A la vez que la crisis humanitaria se agrava, el número de convoyes humanitarios cae en picada”.

Actualmente, la mitad de los palestinos de Gaza están desempleados. La producción industrial se ha reducido en 95 por ciento y con toda dificultad sólo quedan abiertas 200 de las 4 mil fábricas que existían. Escasea el agua potable, debido tanto a la carestía de recursos hídricos de la zona como a la sobreexplotación de la que hicieron uso los colonos, y falta la electricidad, como consecuencia del bombardeo de la única central eléctrica por las Fuerzas de Defensa Israelíes en 2006. El 80 por ciento de los habitantes depende de la ayuda internacional; 62 por ciento de sus salarios se destina exclusivamente a la adquisición de alimentos de primera necesidad (37 por ciento en 2004). “El bloqueo ha desmantelado completamente la economía y empobrecido a la población de Gaza. Las políticas israelíes afectan a la población civil de manera indiscriminada y constituyen un castigo colectivo contra hombres, mujeres y niños. Las medidas adoptadas son ilegales desde el punto de vista del derecho internacional humanitario”. Estiman las ONG que más de 80 por ciento de la población de Gaza depende de la ayuda humanitaria. El 70 por ciento de las familias en aquel territorio subsiste con 1.2 dólares por día, es decir, en condiciones de pobreza extrema.

La situación en Gaza, subrayan, “es artificial, completamente evitable, y con la voluntad política necesaria puede revertirse… el millón y medio de palestinos residentes en Gaza han visto un prolongado patrón de deterioro derivado de décadas de ocupación y de las sanciones contra Hamas… la severidad de la situación se ha incrementado exponencialmente debido a la imposición de un bloqueo por parte del gobierno israelí en respuesta al indiscriminado disparo de cohetes contra Israel por parte de milicianos palestinos desde Gaza. Israel y los palestinos deben acordar la reapertura de los pasos fronterizos y ambas partes deben detener los ataques”.

En septiembre de 2000, alrededor de 24 mil palestinos cruzaban a diario el paso fronterizo de Gaza para trabajar en Israel. Hoy, esa cifra es cero. El desempleo en Gaza es cercano a 40 por ciento, y crece. En los meses previos al bloqueo, unos 250 camiones con suministros entraban cotidianamente en Gaza por Sufa (sur de Israel, frontera con Egipto); ahora sólo un máximo de 45 camiones, aunque la mayoría de los días esta cifra no se alcanza. El 95 por ciento de las operaciones industriales de Gaza se han suspendido por la prohibición de importar materia bruta y por el bloqueo de las exportaciones.

Cada día se vierten al mar entre 40 y 50 millones de litros de aguas residuales. A consecuencia de las restricciones de combustible, los hospitales sufren cortes de suministro eléctrico de 8 a 12 horas al día. Hay escasez de entre 60 y 70 por ciento del combustible necesario para los generadores eléctricos de los hospitales. Al 18.5 por ciento de los pacientes que requerían tratamiento de urgencia en hospitales fuera de Gaza se les negó el permiso para salir de la Franja. La proporción de pacientes que recibían permiso para salir de Gaza con el fin de obtener atención médica se redujo de 89.3 por ciento en enero de 2007 a 64.3 por ciento en diciembre de 2007, un recorte sin precedentes. El 35 por ciento del PIB de la franja de Gaza proviene de los salarios conseguidos en Israel (cuatro de cada 10 empleos); 75 mil de los cerca de 110 mil trabajadores del sector industrial han perdido su empleo.

Diez meses después del referido informe, la situación en el Gueto de Gaza es infinitamente peor.

Las rebanadas del pastel:

Nadie aprende. La historia se repite, sólo que los perseguidos y agredidos de ayer, son los persecutores y agresores de hoy.

(Cortesía La Jornada)

Un año de mal agüero

Miguel Ángel Granados Chapa

Si alguna vez tuvo sentido, la fórmula convencional para desear "¡feliz y próspero año nuevo" lo ha perdido por completo en esta oportunidad, porque raras veces fueron tan claros los signos de que para la mayor parte de las personas el ciclo que se inicia no vendrá acompañado de los elementos que hacen felices a las personas y les proveen bienestar creciente. Si bien nos va, tendrán que vivir con modestia los que podían hacerlo con cierta holgura, y se volverán menesterosos quienes mal que bien colmaban sus necesidades básicas. Claro que seguirá habiendo un millón o dos de personas a los que ninguna crisis afecta porque poseen patrimonios resistentes y suelen ser dueños de habilidades que les permiten obtener provecho de situaciones adversas para la mayoría. Pero casi todas las capas de la sociedad resentirán los crecientes efectos perniciosos de una crisis que no es como las que ha padecido México de modo casi rítmico, cíclico, sino que por su extensión universal genera consecuencias difícilmente eludibles.

No es de buen gusto predecir males, y no le cuadra hacerlo a un espíritu generalmente optimista como el de quien firma estas líneas. Pero es imposible sustraerse a la realidad, cuyas líneas principales quedaron ya trazadas en el año que acaba de expirar. No nos caerán infortunios por sorpresa, sino que ocurrirá lo previsible, que es previsible porque está en curso. La economía entrará en una espiral perversa en que efectos nocivos generan nuevos efectos nocivos. El consumo decaerá porque los desempleados no tienen poder adquisitivo y su número aumenta a tal punto que aun las autoridades encargadas de la estadística laboral, generalmente prestas a disfrazar y aun ocultar las cifras verdaderas, han tenido que reconocer una tasa de desempleo mayor que nunca. Crecerá la morosidad de los tarjetahabientes, castigados por altas tasas de interés impagables, y los bancos tendrán que restringir el crédito para no quedar al descubierto.

Menores flujos de dinero inciden a su vez en achicamiento de la economía, como empezará a verse de inmediato en el mercado de vehículos automotores, en que acaso quede lugar sólo para el consumo conspicuo, el de las enormes camionetas blindadas o que lo parecen. Por añadidura, el jueves pasado quedó abierta la frontera para automóviles y camiones usados procedentes de Estados Unidos, que abatirá los precios en ese mercado, en beneficio de los compradores que, a la larga, pagarán costos mayores, directamente por el mantenimiento oneroso e indirectamente por el daño social que las gangas automotrices generarán al alterar el medio ambiente a causa de su tecnología obsoleta.

La crisis económica incluirá la creciente salida de capitales, mexicanos o extranjeros, y la disminución de los ingresos principales de nuestro país, pues se abatirá el turismo, los precios del petróleo se mantendrán en los bajos niveles a que tendieron en los últimos meses de 2008, y dejarán de crecer las remesas de quienes trabajan en Estados Unidos a causa de la propia recesión estadunidense que los planes audaces y al mismo tiempo prudentes del nuevo presidente de ese país apenas podrán revertir en el plazo inmediato.

Las dificultades materiales de la gente en general acrecentarán la inseguridad, que encuentra en la pobreza un conveniente caldo de cultivo. Jóvenes imposibilitados para incorporarse al mercado laboral, cuenten con calificación o sin ella, tendrán a la mano la terrible tentación de engrosar la peor expresión de la economía informal, el narcomenudeo, una actividad que tiene clientela creciente y ofrece gratificaciones prontas y gordas. Es verdad que también está plagada de riesgos, como el de la muerte violenta causada por choques entre grupos rivales o por ajuste de cuentas. Pero el peligro de ser detenido y encarcelado no inhibirá a ningún muchacho de nuevo ingreso a esa innoble rama de la economía, porque sabe que el riesgo es menor, casi inexistente y salvable.

En ese escenario, dibujado aquí a grandes y burdos trazos (pero que no será radicalmente distinto si se le esboza con información precisa), se renovará la Cámara de Diputados, y media docena de entidades elegirán gobernador. El proceso electoral animará un poco la economía, porque el gasto de los partidos y los órganos electorales, aun disminuido, es fastuoso, pero generará tensiones sociales mayores que las causadas por la disputa electoral normal, pues la crisis económica y de la seguridad exacerban los ánimos y los hace proclives al choque y al disenso.

Como ocurrió en elecciones locales en los años 2006 y 2007, el PRI resultará el partido mejor librado en la contienda que se resolverá en julio. Quizá no haga retroceder el tiempo hasta antes de 1997 y no alcanzará, como dejó de hacerlo en ese año, la mayoría absoluta en la nueva legislatura. Pero apenas cabe duda que formará el grupo parlamentario de mayor tamaño, no por sus méritos ni por su acierto al presentar candidatos, sino por la irresponsabilidad e ineficacia de sus oponentes.

Si bien al partido tricolor lo afecta la falta de un liderazgo único, como el que inveteradamente ejerció el presidente de la República, sus disensiones no lo aproximan a la ruptura porque son resolubles con un adecuado reparto de posiciones y el poder y el dinero que ello conlleva. En cambio, la división interna en el PAN y en el PRD (y en su frente más amplio) puede causar daño electoral a esas formaciones. No es que las diferencias sean causadas por factores diversos que el dinero y el poder. Pero en ambos casos se agregan a la disputa interna tomas de posición, doctrinarias e ideológicas, como las que oponen al panismo histórico, centrista, con el de la extrema derecha que está en abierta impugnación al gobierno.

Y no se diga lo que ocurre y ocurrirá en el PRD, que no podrá mantener los niveles de votación a que llegó hace dos años, por la virtual escisión que ya padece, que no se resolverá en fractura pero tampoco se aliviará.

No será, pues, un buen año, casi por donde lo miremos. Sólo queda un posible factor atenuante: poner al mal tiempo buena cara. Ojalá podamos hacerlo.

¡Gana USD con Neobux, prueba la nueva sección de ENCUESTAS!