jueves, abril 02, 2009

Y sigue El Vasco

David Faitelson

La victima se llama Eriksson y la solución podría llamarse Javier Aguirre, pero la enfermedad es mucho más grave


La solución más fácil fue enseñarle la puerta al técnico, pero hoy más que nunca el fútbol mexicano requiere una medida de fondo y no sólo de forma.

La decisión estaba tomada desde anoche en San Pedro Sula. Sven-Göran Eriksson ha dejado de ser el entrenador de México y en este momento se trabaja para darle el control de la selección nacional a Javier Aguirre. Los dos meses de receso --la selección juega hasta el 6 de junio en San Salvador-- le dan el margen apropiado para alistar un plan emergente.

Y Aguirre ya acepto. Lo hizo después de una llamada del presidente Felipe Calderón, una llamada en la que tuvo todo el crédito Justino Compean.

"Me llamó el presidente. No puedo darle la espalda a México ahora que me necesita", le habría dicho Aguirre a sus amistades.

Y usted se podría preguntar qué demonios hace el presidente de la republica metido en un tema de fútbol. La respuesta es sencilla: con la situación que envuelve al país, con una guerra en las calles frente a los grupos de narcotraficantes, una severa crisis económica que ha llegado por la frontera norte y la proximidad de las elecciones donde el partido en el poder ha perdido imagen, el futbol es un catalizador social al que ningún gobernante puede ignorar. Un país abatido por la situación social, económica y política puede ser, de alguna manera, rescatado por un fenómeno llamado futbol.

Aguirre es el bienamado del futbol mexicano. El mejor entrenador en la historia de este futbol y el hombre que rescató la nave cuando esta naufragaba en la eliminatoria del 2001 antes del Mundial de Corea-Japón.

Los primeros culpables ya pagaron: Decio De María ni siquiera hizo el viaje a San Pedro Sula y hay quienes aseguran que su cabeza será entregada para salvar la de Justino Compean. Néstor De La Torre toma cada día más fuerza pero nadie debe olvidar que el fracaso de Eriksson también es un fracaso de Jorge Vergara.

Las divisiones, los grupos que ambicionan el poder y la lucha de de intereses son pan de cada día en el futbol mexicano.

Ahora bien: Si México cree que el único cambio que necesita es la banca del equipo nacional cometerá otro grave error. Maquillar la situación poniendo a Aguirre o al Chepo De La Torre no solucionará nada de fondo. El cambio estructural que necesita México es de otro tamaño, de otro contexto, de otra ambición.

En fin. La decisión esta tomada. La victima se llama Sven-Göran Eriksson y la solución podría llamarse Javier Aguirre o quizá José Manuel De la Torre. Pero la enfermedad que agobia al futbol mexicano es mucho más grave, crónica y peligrosa.

David Faitelson es uno de los reporteros deportivos más reconocidos en México y ha colaborado con medios como TV Azteca, diarios como Excelsior y El Heraldo, y estaciones de radio como Acir, y Radio Red. David es reportero y comentarista de ESPN.

Gobierno y legisladores legitiman la riqueza y la miseria

Pedro Echeverría V.

1. El cinismo total de gobierno y legisladores para legalizar los insultantes salarios y prestaciones que reciben, es evidente. ¿Por eso dicen que México es un país de cínicos? México con un salario mínimo oficial de 1 500 pesos al mes (100 dólares), lo legisladores aprobaron un salario máximo (el del presidente) de 500 mil pesos al mes (33 mil dólares), es decir, 330 veces superior. En vez de bajar el salario del presidente a 50 mil pesos (salario máximo) y subir el de los trabajadores a 5 mil pesos (salario mínimo) para que la diferencia sea de 10 veces, legitimaron un estratosférico salario que está muy por encima de lo que ganan los presidentes de países de las siete economías más grandes del mundo. Les preguntaríamos: ¿Por qué en vez de joder a México no joden a su muy querida progenitora?

2. Lo grave es que hasta los diputados autocalificados de izquierda, (por ser alumnos del PRI y del PAN) se han acostumbrados ya al despilfarro en restaurantes, viajes y compras en la cuenta del partido o del congreso; se ponen alegres, votan o avalan con su presencia tales atracos contra el pueblo, que es el que crea con su trabajo el presupuesto público. Imaginen nada más: ningún funcionario podrá cobrar más de 500 mil pesos al mes, (más que el presidente) así que los diputados, senadores, presidentes municipales que apenas cobran 200 o 300 mil pesos al mes todavía tienen un margen para subirse el salario. Los trabajadores mexicanos, sobre todo en el campo, ganan menos de un salario mínimo, la mayoría un salario mínimo y los “privilegiados” más de un salario mínimo; pero el promedio es un salario mínimo.

3. En México los funcionarios, cuando declaran los salarios que ganan, acostumbran hablar de su salario base y callan (tramposamente) las compensaciones que por lo general son mayores. También silencian los bonos, los salarios extras por comisiones y los regalos de vehículos, celulares, “igualas”, etcétera. Pero aunado a ello pueden contratar asesores, ayudantes, choferes y servicios personales para sus familias con guardaespaldas, a cuenta del presupuesto público. Además de servicios médicos especiales y en el extranjero, gozan de vales de gasolina e insultantes viáticos en sus viajes en la República y en otros países. Por eso López Obrador ha denunciado que los funcionarios de la Suprema Corte y del IFE ganan más de 600 mil pesos al mes. (100 más que el presidente)

4. Por lo anterior, aunado a toda la corrupción institucionalizada, México es de los tres o cuatro países con mayores desigualdades en el mundo. Mientras aquí en cifras oficiales se reconoce que de nuestros 107 millones de habitantes, el 70 por ciento de la población vive en la pobreza económica y 30 por ciento se encuentra en la miseria y la desesperación, un puñado de ricos (que no llega a cinco mil) acumula cada vez más y mayores riquezas, propiedades e inversiones en bancos, industrias, grandes comercios, en tierras, etcétera. En tanto se reconoce que México ha crecido en sólo 1.5 en los últimos nueve años, que el desempleo se ha incrementado exageradamente y que los salarios que se pagan son miserables, los ricos mexicanos sacan del país miles de millones de dólares para obtener mayores ganancias ante las devaluaciones.

5. Según confiesa la ONU, “pese al considerable crecimiento económico en algunas regiones, el mundo es más desigual que hace 10 años. No seremos capaces de avanzar en la agenda del desarrollo sin atender el desafío de la desigualdad entre los países. Las políticas destinadas a potenciar el crecimiento económico se demuestran insuficientes para detener el aumento en los índices de pobreza. La tendencia está conduciendo a la concentración de la riqueza en pocas manos. El desempleo continúa siendo elevado, sobre todo en la franja de los más jóvenes. Un 47 por ciento de los 186 millones de desocupados en el mundo son jóvenes; millones de personas que trabajan no logran quebrar con la pobreza al no poder superar la barrera del dólar diario”

6. Entre 10 países seleccionados de América Latina, México ocupa el quinto lugar en desigualdad y se ubica entre las doce sociedades más desiguales del mundo. El especialista Miguel Székely señala que México está entre los países más desiguales de América Latina debido no sólo a la desproporcionada concentración en el 10% de la población más rica, sino también por las desigualdades educativas, las diferencias en la participación de la mujer, el número de hijos por familia y las diferentes oportunidades que ofrecen las distintas regiones del país. El problema no tiene que ver solamente con la pobreza extrema sino, fundamentalmente, con la riqueza excesiva. La lucha contra la pobreza pasa por una redistribución del ingreso; la deducción es relativamente fácil: México requiere una reforma fiscal que responda a criterios de calidad y equidad.

7. Ese es el planteamiento científico, pero lo que se requiere en México (después de mil un estudios científicos que se han presentado) es un planteamiento político que permita acabar con esa profunda injusticia en que se ha mantenido el país (durante siglos) a más del 70 por ciento de los mexicanos en las más extremas condiciones de pobreza y desigualdad. No basta tener los estudios, los fundamentos, las propuestas y la razón, se requiere de la fuerza de los movimientos de masas para imponerse al poder de los grandes burgueses y sus aliados nuestras demandas y consolidarlas con acciones. Nos hemos pasado años, décadas, siglos, dominados por la plutocracia de políticos y empresarios, así como por los medios de información a su servicio, que nos han prolongado nuestra miseria con falsas promesas y esperanzas.

8. ¿Cómo es posible aceptar la legalización de un salario máximo de 500 mil pesos al mes para un puñado de altos funcionarios y un salario mínimo de 1500 pesos mensuales para los trabajadores, con una diferencia de 330 veces? ¿Cuándo despertará el pueblo o se dará cuenta que es miserable porque lo mantienen en la opresión, en el engaño y la enajenación? Pero también hay que aceptar que el pueblo no es cobarde por no luchar, sino que simplemente vive cargando una pesada bota, bien cubierta de ideología, que le impide ver su realidad. Mientras la clase política y empresarial le juegan el dedo en la boca con regalos y promesas en tiempos de elecciones, el pueblo “escoge” para “elegir” a los nuevos legisladores y funcionarios que le seguirán saqueando su patrimonio. Ni modo, hay que seguir luchando con tesón para que el pueblo despierte.

pedroe@cablered.net.mx

*** IMPORTANTE *** Revoluciones es un proyecto de información alternativa sin fines de lucro, para mantenernos en línea requerimos de tu apoyo. Puedes ayudarnos haciendo un deposito bancario, por mínimo que sea, hazlo en el banco HSBC, al número de cuenta 6271254999 a nombre de Samuel R. García o en transferencia electrónica abonando al número Clabe: 021180062712549990. Gracias.

La "narcocampaña" del PAN

JOSé GIL OLMOS

En las últimas semanas hemos sido testigos de la campaña electoral basada en el narcotráfico que tanto el gobierno de Felipe Calderón como su partido, el PAN, han desplegado para ganar las elecciones del próximo 5 de julio.

En la batalla electoral, esta estrategia, como cualquier otra, es válida, pero en la guerra contra las drogas nada se gana, por el contrario, se pierde, pues además de alterar los ánimos de la sociedad, saldrán a relucir las profundas fracturas y debilidades de varias instituciones que no sólo han sido derrotadas, sino infiltradas por el poder del narcotráfico, entre ellas todos los partidos, sin excepción alguna.

Tomadas como un oráculo, las últimas encuestas de El Universal y GEA-ISA muestran que el PAN ha remontado varios puntos en las preferencias ciudadanas, mientras que el PRI ha bajado casi en un porcentaje proporcional. Esto, después de la campaña de acusaciones del dirigente nacional panista, Germán Martínez, en contra de los priistas, a quienes acusa de tener vínculos con el narcotráfico.

Felices, los panistas creen que la estrategia de denuestos les ha funcionado y ya empezaron otra fase, en la cual, utilizando un juego de palabras que han publicado en inserciones en la mayoría de los periódicos y revistas, la gente tiene que encontrar 13 palabras que se relacionan con el PRI: corrupción, narcotráfico, impunidad, pobreza, transa, complicidad, etcétera.

El problema de estas dos campañas es que Germán Martínez piensa que el ciudadano no se dará cuenta que el PAN comparte los mismos defectos del PRI, en tanto gobierno.

En lo que llevan gobernando el país, los panistas no han mejorado los niveles de pobreza: aún persiste una cifra de más de 50 millones de mexicanos pobres y otros 20 en condiciones de marginalidad, producto del modelo económico neoliberal que Vicente Fox y Felipe Calderón mantienen, como lo hicieron antes los presidentes del PRI, Miguel de la Madrid, Carlos Salinas de Gortari y Ernesto Zedillo. La pregunta entonces es ¿Cuál es la diferencia entre PAN y PRI?

En cuanto a la impunidad, ni se diga. La decisión de los gobiernos foxista y calderonista de no castigar a Luis Echeverría Álvarez por la matanza de Tletelolco; los casos de represión política en Atenco y Oaxaca, donde es clara la responsabilidad de los gobernadores Enrique Peña Nieto y Ulises Ruiz; la libertad que se les ha dejado para operar a los líderes sindicales corruptos como Elba Esther Gordillo; las negativas a investigar la riqueza inexplicable de los hijos de Martha Sahagún, tienen una marca indeleble en la imagen de los gobiernos panistas en sólo ocho años en Los Pinos. La pregunta vuelve a ser la misma ¿En que se diferencian panistas y priistas?

El narcotráfico es el asunto más delicado y aquí tampoco salen limpios el PAN ni sus miembros más distinguidos. Desde 1989, cuando Ernesto Rufo Appel fue electo como el primer gobernador panista, el cartel de los hermanos Arellano Félix se asentó en el estado, principalmente en Tijuana, convirtiéndola en su sede. De entonces a la fecha, esta entidad es uno de los principales centros de operación del narcotráfico y esto no se puede explicar sin la anuncia o connivencia de los distintos gobiernos panistas.

Otro caso es el de Sergio Estrada Cajigal, en Morelos, donde instaló su sede el famoso narcotraficante Juan José Esparragoza Moreno El Azul, cuya hija precisamente estuvo relacionada con el gobernador panista. Otro caso más es el del exembajador de México en Canadá, Emilio Goicochea, de quien el gobierno de Calderón hizo mutis a las fotos y el reportaje que se publicaron en la revista Proceso sobre su vinculación con los Arellano. ¿Cuál es la diferencia entonces entre PRI y PAN?

Los casos de complicidad con actos ilegales en los gobiernos panistas son también escandalosos. La fuga de Joaquín El Chapo Guzmán el 21 de enero del 2001 de la cárcel de máxima seguridad de Puente Grande, Jalisco, es una de ellas, pues días antes el subsecretario de Seguridad Pública, Jorge Tello Peón, había realizado una inspección al penal. Hoy este funcionario es el nuevo secretario ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, designado directamente por Calderón, y el expediente de la fuga del Chapo es considerado como de seguridad nacional.

La lista de irregularidades, corrupciones y de impunidad del PAN como gobierno es larga desde que llegó a Los Pinos en el 2000. Los gobernadores y ediles azules adolecen, en su mayoría, de las mismas fallas y defectos que los priistas, pues comparten la misma cultura de poder.

Es probable que la estrategia electoral de Calderón y Germán Martínez funcione en lo inmediato y obtengan más votos de los que esperaban, pero difícilmente lograrán la mayoría que desean para la integración de la Cámara de Diputados, porque el PRI difícilmente dejará de responder a las acusaciones, como lo hizo en el 2000 y 2006.

El PAN no tiene su casa tan limpia y ni con una campaña mediática podría regresar a su imagen antigua de un partido limpio de corruptelas, ajeno a las alianzas obscuras. Las encuestas aún no han reflejado esa parte de la vida política de los panistas, pero sólo hace falta que le pregunten a la ciudadanía lo que piensa de los gobiernos de Fox, Calderón, y de personajes, como Diego Fernández de Cevallos, Estrada Cajigal, entre otros tantos, para tener una dimensión más clara si hay diferencias entre el PRI y el PAN.

Plan México: La otra cara de la medalla

Vicky Peláez (ELDIARIO, Nueva York)

Estábamos acostumbrados al colonialismo vulgar. Ahora tenemos uno más sofisticado llamado ‘reconstrucción’ (Shalman Guttal).

La puesta en marcha del Plan México o Plan Mérida por el Congreso norteamericano, y el nombramiento como embajador del cubano americano Carlos Pascual -uno de los mejores expertos en “estados fallidos”- significa el inicio oficial de la nueva fase de expansión del dominio norteamericano en América Latina. El petróleo mexicano, cuyas reservas durarán no menos de 100 años con los descubrimientos en el Golfo de México, es demasiado importante para la seguridad energética del Gran Patrón que decidió establecer ya, el control sobre el Estado mexicano y sus instituciones claves: las fuerzas armadas, policía, poder judicial y el servicio de inteligencia.

Desde este punto de vista, el Plan México es mucho más complejo y ambicioso que el Plan Colombia, pues plantea la implantación del Plan Patriota norteamericano. Para lograr esto Estados Unidos está utilizando toda clase de pretextos creíbles y no creíbles, el último fue decir que ¡Hezbolá del Libano está operando en la frontera de México!.

Entristece la historia moderna de México. Fue símbolo de la independencia para todo el continente desde su revolución en 1910, hasta los años 1980. Quién no se acuerda del apoyo que brindó a los republicanos españoles y a los exiliados políticos latinoamericanos. Fue el único opositor al bloqueo norteamericano a Cuba y fue transmisor de la chispa de rebeldía. Sin embargo, aquel México empezó a desaparecer en los años 1980, cuando Estados Unidos se preocupó seriamente sobre su seguridad energética y se aseguró de controlar las finanzas de su vecino por medio de géneros préstamos.

El Tratado de Libre Comercio (NAFTA) entre EE.UU., Canadá y México en 1994, facilitó el dominio estadounidense sobre la economía mexicana. Desde entonces comenzó un dramático proceso del empobrecimiento de México, desmantelamiento de su Estado y el crecimiento del narcotráfico que llegó a salir del control del Estado al crear una fuerza paramilitar de unas 100,000 personas. La seguridad y la lucha contra el narcotráfico y el terrorismo dieron un nuevo pretexto para la expansión del dominio. En el 2005 se formó la Asociación para Prosperidad y Seguridad que tenía que ser “fortalecida” a través de la militarización del país en forma del Plan México.

El nuevo embajador Carlos Pascual, que viene con el Plan México se ubica fácilmente en la ecuación: “el mensajero es el mensaje”. De acuerdo al libro de Naomi Klein “The Shock Doctrine”, Pascual es uno de los “arquitectos de la Terapia de Choque que terminó con las economías de los países en desarrollo. Fue parte de la ‘Revolución Naranja’ en Ucrania y desde el 2004 Coordinador de la Oficina de Reconstrucción y Estabilización del Departamento de Estado. Creó planes para 25 países entre ellos Irak, Afganistán, Sudán, Cuba etc. Su idea es remodelar los países de pies a cabeza, “cambiar la fábrica social de cada país”, “terminar con el sector estatal de la economía teniendo en cuenta que a veces reconstruir implica destruir todo lo viejo”.

El mundo sabe cómo el Gran Patrón “reconstruye” Irak y Afganistán, por eso asusta que Pascual haya dicho en uno de sus discursos que “tenemos contratos preelaborados para reconstruir países que todavía no están rotos”. ¿Será México uno de estos países?.

*** IMPORTANTE *** Revoluciones es un proyecto de información alternativa sin fines de lucro, para mantenernos en línea requerimos de tu apoyo. Puedes ayudarnos haciendo un deposito bancario, por mínimo que sea, hazlo en el banco HSBC, al número de cuenta 6271254999 a nombre de Samuel R. García o en transferencia electrónica abonando al número Clabe: 021180062712549990. Gracias.

Los deficientes servicios públicos mexicanos de salud: El caso del ISSSTE

Adán Salgado Andrade

En la actual época tan mercantilizada, crítica y recesiva que estamos viviendo, el capitalismo salvaje condiciona hasta el acceso a la salud, la cual, se supone, es un derecho inalienable de todo ser humano. No, quien esté enfermo, pero que no pueda pagar doctores, medicamentos o tratamientos hospitalarios, estará condenado a sufrir o a morir a causa de sus males.

Por ello, para evitar que la gente de limitados recursos económicos (la mayoría de la población mundial) muera por carecer de atención médica, se institucionalizó hace años (especialmente desde los años en que se estableció la llamada “economía mixta”) que en casi todos los países, el gobierno proporcionara servicios de salud públicos para sus ciudadanos, especialmente para los trabajadores y para aquéllas personas de los estratos más bajos. Sin embargo, desde que el neoliberalismo se desató hace casi treinta años, la calidad de tales servicios no sólo ha mermado, sino que muchos han desaparecido para dar paso a todo un sistema privado de salud, que ha hecho de la atención médica un muy lucrativo negocio, dirigido principalmente a lo sectores más pudientes. Esta situación, por ejemplo, tiene lugar en Estados Unidos, país que supuestamente cuenta con dos programas federales de salud, el Medicare (atención a adultos mayores de 65 años) y el Medicaid (atención a la gente más pobre del país). Sin embargo, los servicios proporcionados son tan deficientes, que la mayoría de la gente se ve obligada a pagar un seguro privado para tener acceso a atención médica que, de otro modo, no obtendría bajo esos programas. Y ese es un excelente negocio para las aseguradoras, las que ofrecen “paquetes” de seguros médicos, cuyo costo depende de lo que el cliente desee en cuanto a servicios médicos (aquí en México ya también están de moda los costosos seguros médicos, para suplir lo que los servicios públicos no pueden ofrecer). En la cinta “Phsyco”, el documentalista Michael Moore revisa el pésimo servicio médico que priva en la mayor parte de EU, en el cual ofrece ejemplos de que mucha gente enferma, aún a pesar de contar con seguros médicos, no es atendida adecuadamente e, incluso, ha llegado a morir. Yo conozco el caso de una buena amiga de ese país, la que padece neurofibromatosis tipo II, un raro mal (una de cada cien mil personas lo tiene) caracterizado por la aparición de tumores cerebrales. En su caso, han sido tan invasivos, que hasta el ojo izquierdo ya perdió. Como esa enfermedad debe de estarse revisando constantemente, ella adquirió un seguro médico para tal fin, pues los servicios públicos de salud no contemplan la atención de ese degenerativo mal. Sin embargo, cuando hace pocos días trató de hacerlo válido para que le hicieran los estudios correspondientes y, si era necesario, intervenirla quirúrgicamente, la mayoría de los hospitales a donde acudió, le negaron la atención, pretextando que su seguro era “insuficiente” para tales estudios y el tratamiento que mi amiga demandaba. Después de mucho peregrinar e innecesarios sufrimientos y molestias, finalmente en un nosocomio le hicieron válido su seguro – “Se compadecieron de mí”, me contó. Pero me ha dicho, muy desconsolada, que su mal avanzó en esos meses que no se le atendió y que ya irán saliendo más complicaciones. Y, como dije, ¡eso sucede en un país supuestamente desarrollado como EU!

Así pues, en la actual época de salvajismo capitalista-materialista, la salud es un excelente negocio, sobre todo cuando se trata de atender a los grupos poblacionales de mayores recursos. Pero es que además es inevitable que la mayor parte de la gente enferma trate de curarse. Podrá no comprarse auto nuevo, ropa cara o casa, pero si la enfermedad que se padece es curable, entonces acudirá la persona afectada ya sea a servicios médicos públicos o privados para tratarla. Sin embargo, como de por sí el acceso a tales servicios médicos, sobre todo en el caso de especialidades, es costoso, la existencia de los servicios médicos públicos supondrá que quien tenga acceso y derecho a ellos, aunque no tenga dinero para pagarlos, pueda teóricamente curarse. Y como ya señalé arriba, por esta situación de profunda crisis económica que está afectando a varios sectores productivos y a millones de personas, ha aumentado la demanda de la medicina pública, pues sectores económicos pertenecientes, por ejemplo, a la muy mermada clase media, que antes podían acudir a instancias privadas para atenderse, ahora recurren, en México, a las instituciones que proveen, por obligación estatal, tales servicios. Esas instancias son el IMSS (Instituto mexicano del Seguro Social), que atiende a todos los trabajadores empleados por el sector privado, y el ISSSTE (Instituto de seguridad social al servicio de los trabajadores del Estado), dedicado a atender a los trabajadores del estado, es decir, a la burocracia. La gente que no tiene acceso a ninguno de los dos anteriores, debe de recurrir a un muy cuestionable y aún más deficiente (mucho más que el prestado por aquellas instancias) servicio público de salud, para el cual, mucha veces, las clínicas que lo prestan, ni siquiera cuentan con materiales tan elementales como jeringas y mucho menos medicinas (En alguna ocasión, acudí, debido a una emergencia médica, al hospital municipal del municipio de Tenancino, Estado de México. Tras la consulta, se me recetó un medicamento que tuve que comprar, claro, pues se carece prácticamente de medicinas en lugares así. Dicho medicamento debía ser inyectado, sin embargo, no fue posible que la enfermera me lo administrara tampoco, pues ¡no tenían jeringas allí!, así que de nueva cuenta acudí a la farmacia, en donde, de plano, pagué al dependiente para que me aplicara la inyección y no perdiera más tiempo regresando al “hospital”).

En este artículo me referiré al ISSSTE, institución que, supuestamente, tuvo toda una reforma, sobre todo en el sistema de pensiones (se aplicaron también los cambios que se hicieron en el IMSS, como el sistema de cuentas individuales, igual que las famosas AFORES, que operan en aquél. Ver mi artículo en Internet: El convenenciero capitalismo salvaje), para optimizar los supuestos “bajos recursos” con que cuenta, lo que, en resumen, redundó en un alza de las cuotas que se descuentan a los trabajadores del gobierno y un aumento de los años laborables (treinta años como mínimo o 65 años de edad) para tener derecho a la jubilación. Y esos cambios se justificaron, se dijo, tanto para “asegurar” las pensiones futuras de dichos trabajadores, como para “mejorar” el servicio médico. Pero, como veremos, es algo totalmente falso. Y las deficiencias que expondré son igualmente aplicables al IMSS, institución que presta también muy precarios “servicios de salud” a sus afiliados (sólo hay que ver el trato que les da a las personas de la tercera edad, las que son humilladas y vejadas, tal y como cualquier jubilado de edad avanzada de esa institución que acuda a sus “servicios médicos” puede testimoniar).

Para comenzar, el presupuesto otorgado para la totalidad de las funciones que el ISSSTE debe de proporcionar es bastante limitado. El presupuesto gubernamental federal para este año es de alrededor de 2 billones 744,000 millones de pesos. Pero para aquella institución se asignarán solamente 88,358 millones de pesos para su gasto programable, lo que significaría que apenas se destinará el 3.22% de los recursos de la federación (Fuente: página electrónica del ISSSTE). En contraste, el presupuesto para la Secretaría de la Defensa Nacional, con muchas más limitadas funciones (principalmente para hostigar a regiones campesinas “rebeldes”, como las zapatistas, o el supuesto “combate al narcotráfico”), es de 34900 millones de pesos, 1.27% del presupuesto federal, lo cual, puede verse, resulta desproporcionado. Ahora bien, si además desglosamos lo que el ISSSTE destinará a los muy demandados servicios de salud (no considero el rubro denominado “otros servicios de salud”, que son los destinados a investigación, capacitación, mantenimiento y otros rubros indirectos), resulta que entre los servicios para la llamada “atención médica preventiva” (lo que se canaliza a las clínicas) y los de la “atención médica curativa” (lo que se contempla en hospitales), los recursos ascienden a alrededor de 16813 millones de pesos, es decir, 19.02% en relación al gasto programable de la institución, pero apenas un muy insignificante 0.0061% del presupuesto federal (Sumando este presupuesto de salud del ISSSTE al del IMSS, de 7500 millones de pesos, 0.0027%, y al del llamado Seguro Popular, de 49,000 millones de pesos, 1.78%, obtenemos un raquítico 1.7888% de presupuesto federal. La ONU recomienda para este rubro por lo menos un 6%, no del presupuesto gubernamental, sino del PIB. Para el año pasado, que el PIB de México fue de alrededor de 900,000 millones de dólares, el presupuesto en salud de este año sería de apenas 0.0051% de aquél, es decir, ni el uno por ciento se dedica en este país para la salud).

Pero el análisis resulta aún peor si consideramos que de los casi 15,297 millones de pesos destinados a la infraestructura hospitalaria del ISSSTE, 13126 millones se van en pagar sueldos, o sea, un 85%, y para medicamentos y otros suministros, apenas se destinan poco más de 738 millones, es decir, 4.82%. Y estos datos numéricos evidencian la precariedad de los recursos destinados a la salud por dicha institución (se consignan un total de 11543 millones de pesos para gastos de medicamentos y suministros del total del gasto programado, o sea, apenas un 13%).

Ello provoca que sean constantes las quejas de los derechohabientes, los que han crecido un 12 por ciento en los últimos cinco años, por la pésima atención, la falta de medicinas, insuficientes médicos especialistas, falta de camas, de salas de operación, de malos tratos y negligencia por parte de enfermeras o personal administrativo... y muchas otras situaciones que desmienten al gobierno panista de que el servicio “ha mejorado”. Tan malos son los servicios, que los funcionarios de dicho gobierno que perciben altísimos salarios, ni de broma acuden a curarse en esa institución, y hasta se les asigna un presupuesto especial para que se atiendan a todo lujo en clínicas y hospitales particulares, incluso en el extranjero, como señaló hace poco Andrés Manuel López Obrador, en un discurso dado el 17 de febrero, en el cual informó que “la cobertura de servicios médicos privados para esos funcionarios que ganan un sueldo de 600 mil pesos mensuales, costará este año 45 mil millones de pesos” (este dinero equivaldría a 1.6% del presupuesto de la federación, mucho más alto que los gastos de salud que destina el ISSTE, 0.0061%, como señalo arriba, así que ¡vaya si se dan sus privilegios los mal administradores panistas!).

De acuerdo con el testimonio de una ex empleada que laboró en el “Hospital Regional Zaragoza”, dentro del área administrativa (a quien llamaré Leticia), justamente el que casi todo se vaya en pagar salarios, es una de las causas de la deficiencia en los servicios médicos que presta el ISSSTE. “Sí, mira, allí trabajan unos 17,000 empleados y más o menos hay entre 9 y 10mil que ya tienen su base. Y casi todos los que entran allí, tratan de conseguirla lo más rápido posible, pues ya cuando la tienes, tu salario puede duplicarse o triplicarse, según tengas años de antigüedad”. A los empleados eventuales, como ella, se les denomina “suplentes”, y sus salarios rondan los 4800 pesos mensuales, no tan bajos, como puede verse, si se toma en cuenta que en este país, alrededor del 60% de los trabajadores perciben entre uno y dos salarios mínimos, es decir, entre 1600 y 3200 pesos mensuales. “No, y hay gente que tiene unos sueldazos, como el director del hospital, que gana ¡170,000 pesos quincenales!, y casi ni lo ves en el hospital. Y los jefes de área, ésos ganan 70,000 pesos al mes, y tampoco creas que hacen mucho... así que imagínate todo lo que se va nada más en puros sueldos”, comenta Leticia. Dice que del total de empleados, poco más de la mitad, unos 9000, son enfermeras, un 15% doctores, y el resto, un 35%, se reparten entre administrativos, afanadores, encargados de la cocina, camilleros, los encargados de las ambulancias y el resto de trabajadores que se requieren en ese hospital. “Los más jóvenes que contratan son los camilleros o los de las ambulancias, pues sus edades oscilan entre 19 y 25 años”, aclara Leticia.

“Lo que yo veía es que, por parte de las enfermeras que, como te dije, son las empleadas que más hay, la mitad más o menos de todos los trabajadores, sobre todo las que tienen base, muchas son muy hurañas y deshumanizadas para tratar a los pacientes, sí, como que ya hacen todo mecánicamente, sin muchas ganas”. Cuenta Leticia que varias de ellas, con tal de aumentar sus ingresos – considerados insuficientes para una buena cantidad –, incluso doblan turnos, pues el sueldo extra que perciben por el tiempo adicional a su jornada es muy atractivo. “Así que, imagínate, ya después de varias horas, pues nada más lo que quieren es terminar su jornada e irse rápido”.

Es entendible la actitud de las enfermeras o de los empleados en general, pues a fin de cuentas se trata de una burocracia que al ser mantenida, en cierto modo, satisfecha por el gobierno (mediano sueldo, buenas prestaciones, poca exigencia en su labor...), resulta en un factor social que implicará cierta estabilidad política para aquél. “Sí, ya cuando tienen su base, ¡olvídate!, constantemente están pidiendo permisos, que vacaciones, que préstamos, que faltas por una u otra causa... y casi siempre se las justifican. Además, su sueldo, como te dije, se puede duplicar o triplicar. Si yo hubiera tenido mi base, en lugar de 2400 pesos quincenales, me hubieran pagado seis mil pesos, más del doble, sí, pero tuve que dejar el trabajo por problemas de horario”. En cambio, los empleados suplentes no gozan de ninguna prestación, ni aguinaldo, nada, y cada quince días firman contrato, con tal de no hacer antigüedad, comenta Leticia. “Y ya cuando tienen la base, les descuentan 90 o 100 pesos quincenales a todos, y con eso les van haciendo un fondo de ahorro, que el sindicato incrementa con aportaciones. Y en junio de cada año les dan como $7500 extras”. Vaya, pues de acuerdo con esto, los trabajadores ahorrarían unos $1200 pesos en seis meses, y si reciben $7500, resulta que el sindicato les habría aportado $6300 pesos. Si, como dice Leticia, unos 10,000 son de base, estamos hablando que se deben de erogar unos 63 millones de pesos extras tan sólo en salarios. O sea, menos recursos para la atención médica.

También platica Leticia que es muy diferente la actitud de las enfermeras cuando llegan a sufrir digamos que un accidente. “¡Uy, si vieras que cuando se pinchan accidentalmente con una aguja, el escándalo que hacen, más si están en un área infecciosa cuando les pasa eso!”. Llegan a obtener, según el testimonio de nuestra entrevistada, hasta 250,000 pesos, dependiendo de su antigüedad y de la “peligrosidad” del accidente. “Pero algunas hasta parece que a propósito lo hacen, pues aunque les den la indemnización y licencia para no trabajar, de todos modos muchas siguen trabajando, pero ya les dieron un dinero extra”. Y cuando ellas son las que incurren en algún caso de negligencia, pues minimizan su actuar. “Pues si tienen muchos reportes, las mandan a ‘descansar’, dos, tres meses, y ya luego regresan, como si nada”, agrega Leticia. Y eso mismo pasa, continúa, si la negligencia la comete un médico, por ejemplo. “También los suspenden tres, cuatro meses, si por su culpa un paciente se puso más malo. El peor caso del que me enteré fue el de un doctor que se le pasó la mano de aplicarle morfina a un enfermo que se murió por eso. Tuvo que pagarle de su bolsillo una indemnización a su esposa y le quitaron su licencia médica, para que no ejerciera, pero no, no se le levantó un acta judicial, ni nada”. También comenta que desde que se suprimió lo de que los empleados que se jubilaban podían “heredarles” sus plazas a sus familiares (punto positivo, considero), se acabó en algo con que gente inepta ocupara cargos importantes. “¡Por ejemplo, había una jefa de área que había heredado su puesto, pero, en serio, no sabía nada esa señora!”, exclama enfática Leticia.

También tiene que ver para que los servicios sean limitados o malos el que de ciertas áreas existan pocos empleados, como es el caso de los radiólogos, que son quienes se encargan de que a los pacientes se les saquen radiografías. “Hay muy pocos y hasta los suplentes sólo trabajan tres días, pues por la exposición a las radiaciones, nada más trabajan tres días, por las consecuencias que les provocan, que se pueden descalcificar u otras cosas. Pero ellos son los que más ganan, cinco mil pesos a la quincena, por los peligros a que se exponen”. Y señala Leticia que los radiólogos de base, astutamente, dejan a los suplentes a que hagan el trabajo de meterse con los pacientes a las máquinas, para que les saquen las placas. “Sí, como ya saben qué pasa, pues de tontos se meten ellos”, comenta sonriente.

Y también platica Leticia sobre la poca ética profesional de algunos doctores que venden sustancias necesarias para determinados exámenes, pero que por ser costosas, el ISSSTE se desentiende de proporcionarlas. “Sí, por ejemplo, la gente que se debe de revisar la vista, necesita a veces de una sustancia que les ocasiona ceguera temporal, pero como no hay, porque es muy cara, deben de comprarla (¡esto es inconcebible y vergonzoso, reflexiono!), y entonces hay oftalmólogos que se las ofrecen más barata. O también les ofrecen lentes o armazones. Y también hay odontólogos que les ofrecen puentes o prótesis a sus pacientes que allí, por ser caras, tampoco se les proporcionan. Pero tampoco les hacen nada si los descubren, como te digo, nada más los suspenden uno o dos meses y los regresan a sus puestos”. Dice Leticia que eso lo hacen porque a veces hay pocos doctores de tal o cual especialidad, escasean, así que aunque cometan faltas al ofrecer en venta ciertas cosas, de todos modos esa intricada burocracia médica los conserva. Pero además, hay un cierto cinismo en tales acciones, considero, pues sólo suplen aquello de lo que en los hospitales de esa institución se carece. Así que si “por debajo del agua” dichos doctores-comerciantes pueden proporcionar lo que haga falta a cambio de dinero, pues simplemente estarán “llenando” los vacíos que un raquítico presupuesto ocasiona. “Además también casi todos los doctores tienen otro trabajo, así que a veces ni se presentan a la consulta, por lo que a veces se deben de reprogramar a esos pacientes”. Y sucede que muchos que requieren de una cita con un especialista deben de esperar dos o tres meses para que se las otorguen. “Pues a veces algunos enfermos hasta se mueren antes de la consulta”, comenta Leticia, con gesto de resignación. Y esa actitud por parte de la institución sería una muestra de la deshumanización a la que se ha llegado en sus hospitales y clínicas.

Y tal y como menciono arriba, otro grave problema es la falta de medicamentos. “Sí, eso nunca falta, que no te den medicina porque se acaba pronto, sobre todo la que es muy cara”. Allí la más costosa y que se solicita mucho, es la medicina para controlar el SIDA, la que es para el cáncer y la empelada en la broncoaspiración. “Aunque se supone que deben de tener un resguardo de esos medicamentos, sobre todo para dárselos a los enfermos que estén más graves, a veces ni el resguardo hay”. Así que, me pregunto, de qué sirve un servicio médico que carezca de las medicinas necesarias o de otras cosas que resultan indispensables para proporcionarlo adecuadamente.

“Los pacientes que más fallecen son mujeres de más de 35 años, que llegan con cáncer de mama muy avanzado o con cáncer cérvico-uterino. Y también llegan muchos niños con leucemia. Casi todas las salas están ocupadas por gente mayor y una cuantas son para jóvenes o niños. Pero muy seguido no se puede ingresar a un paciente por falta de camas”, continúa la plática. Eso me hace pensar en que el incremento en los casos de cáncer en mujeres o en niños, quizá sea la consecuencia de la mala calidad de vida que tenemos en esta ciudad, tan contaminada y estresante, y para empeorar las cosas, ello se complica aún más debido a los pésimos servicios de salud públicos, incapaces de remediar tan alta incidencia.

Y también comenta que en muchas de las urgencias médicas, a los enfermos se les admite porque llegan varios de ellos graves, y que sólo así se les ingresa, pues generalmente, para que ello sea posible, debe de tratarse de casos efectivamente graves. Pero, razono, entonces de qué sirve el servicio de urgencias, si sólo se admite a gente con un mal muy avanzado, como si sólo se tratara de que llegaran allí a morirse. “Pero fíjate que a veces los rechazan. Una vez, por ejemplo, llegó un hombre balaceado, sólo lo atendieron para pararle la hemorragia, pero lo rechazaron, a pesar de que era derechohabiente, porque dijeron que era un caso judicial, pues había agresión con arma de fuego y eso no era competencia del hospital (esto es extraño, pues justamente también hay personal en el hospital del ministerio público para esos casos, señala Leticia), así que se lo tuvo que llevar la ambulancia a otro lado... imagínate, a lo mejor se les murió en el camino, pues estaba grave el hombre. También una vez vi a un hombre que llegó violado, y sí lo admitieron, porque estaba grave... o niños con leucemia, ya muy avanzada. Pero es difícil que te admitan en urgencias... casi tienes que llegar muriéndote”.

Y dice que los días de quincena eran los más pesados para su departamento, pues la nómina era para los 17000 empleados, quienes debían de firmar en dos registros. “Y era cuando menos atendían a la gente, pues se iban a cobrar sus cheques, sí”. Así que si a uno se le ocurre enfermarse, pues que no sea en día de quincena hospitalaria, pienso.

“A veces se hacían encuestas entre los empleados, para comprobar el estado de los servicios, pero, imagínate, estaba manipulada desde origen, pues era obligatorio que todos los trabajadores la hicieran, y todos, en su prisa por acabar, contestaban que todo estaba bien, que desempeñaban bien su trabajo y que no había problemas. Y en esas encuestas amañadas se basa el gobierno para decir que tanto los servicios de salud, como sus empleados, están muy bien y todo está perfecto”. Como dije antes, el mantener digamos que “contenta” a la burocracia, implicará para el gobierno que un importante sector de la sociedad esté pasivo y estable políticamente. Y si para ello debe de canalizar la mayor parte de los recursos en sostener a esa burocracia médica, lo seguirá haciendo, con tal de evitar protestas e inestabilidad en ese sector, aunque la que se desestabilice sea la salud de la gente que depende de tales servicios.

“Y cuando debíamos de cotejar un expediente, era pesadísimo, pues debías de revisar cada hoja de ese expediente y había unos que tenían hasta tres mil hojas... y ahí nos tenían, revisando una por una y poniéndoles sellos”. “¿Y eso para qué se hacía?”, pregunto. “Pues porque a veces el director o jefe de un área lo solicitaba para revisar que no tuvieran esos empleados muchas faltas administrativas o incapacidades o cosas por el estilo, por si ameritaban sanciones”.

En fin, que entre salarios, papeleo burocrático, negligencia e insuficientes recursos, la salud de los derechohabientes es la que menos cuenta.

Ante todo ese sombrío panorama de la situación de los pésimos servicios de salud pública, como los del ISSSTE, reflexiono que no queda más que encomendarse a todos los dioses mexicas, con tal de que no nos enfermemos o si nos enfermamos, podamos curarnos con sólo comprar una barata medicina en la farmacia de genéricos intercambiables más cercana a nuestros domicilios.

*** IMPORTANTE *** Revoluciones es un proyecto de información alternativa sin fines de lucro, para mantenernos en línea requerimos de tu apoyo. Puedes ayudarnos haciendo un deposito bancario, por mínimo que sea, hazlo en el banco HSBC, al número de cuenta 6271254999 a nombre de Samuel R. García o en transferencia electrónica abonando al número Clabe: 021180062712549990. Gracias.

Slim pone la mira en petróleo de Chicontepec

El magnate mexicano ha puesto la mira en el mega yacimiento petrolero de Chicontepec, donde busca obtener un contrato para la perforación de pozos

Servicios Integrales GSM, propiedad de Slim, participó en reuniones de proyecto y pagó comisiones para hacer ofertas por un contrato de 170 pozos, según documentos publicados en el sitio web de compras gubernamentales Compranet, consultados por la agencia Dow Jones .

Existen varios puntos a favor de las intenciones de Slim por entrar en Chicontepec, ya que a diferencia de la mayoría de las empresas extranjeras de perforación que presentan ofertas por Chicontepec, la mexicana Servicios Integrales GSM no tendrá que traer equipos desde el extranjero, lo que reduciría sus costos iniciales.

Además, las dos principales empresas que operan en Chicontepec, Schlumberger (SLB) y Weatherford (WFT), están muy ocupadas después de haberse adjudicado grandes contratos de perforación el mes pasado en la cuenca geológicamente compleja. Esto significa que es menos probable que presenten ofertas a bajo precio para alejar a rivales más pequeños.

Últimamente Slim, el tercer hombre más rico del mundo según la revista Forbes, se ha interesado más por los servicios petroleros. En marzo, elevó a un 15.67% su participación en la estadounidense Bronco Drilling, firma que opera tres plataformas de perforación en México.

Ante la disminución en las reservas de Cantarell, Pemex estaría buscando extraer de los 29 campos de Chicontepec alrededor de 6,261millones de barriles de petróleo crudo y 14 billones 335,000 millones de pies cúbicos en los próximos 15 años.

Datos de Pemex señalan actualmente Chicontepec contribuye sólo el 1% de la producción nacional, aunque para el 2015 podría aportar más del 20%

Según algunos expertos, Pemex esta dispuesto a invertir unos 30,000 millones de dólares en Chicontepec en los próximos 15 años, en esa zona que considera que podría suplir parte del agotamiento del otrora mega yacimiento de Cantarell. Aunque para algunos, la apuesta de Pemex por Chicontepec podría requerir millonarias inversiones y con pobres resultados, dada la orografía del terreno.

Pemex detalla que para desarrollar el Proyecto Chicontepec será indispensable perforar alrededor de 15,000 pozos en los próximos 15 años, un promedio de 1,000 por año; actividad que inició el 20 de enero de 2009 con la licitación de los primeros 500 pozos de desarrollo para la región petrolera ubica entre los estados de Veracruz, Hidalgo y Puebla. (El Semanario Agencia, ESA)

Acuerdan en G-20 dar US$1 billón a BM y FMI

La reunión del G-20 concluyó que se otorgará un billón de dólares al Fondo Monetario Internacional (FMI) y al Banco Mundial (BM), con el objetivo de recuperar el crecimiento de la economía global.

De este billón, la mitad está destinada para el FMI, el cual triplicará de esta forma sus recursos hasta los 750,000 millones de dólares.

En conferencia de prensa al término de la cumbre, el primer ministro británico, Gordon Brown, dio a conocer las conclusiones del grupo y las cuales pueden agruparse en cinco puntos.

El primero es la imposición de sanciones a los paraísos fiscales y los países que no cooperen en la reactivación de la economía mundial.

El segundo punto es la inyección de un billón de dólares adicional al FMI y BM para recuperar el sistema financiero antes de que acabe el 2010; el siguiente es definir las nuevas reglas para limitar los salarios y bonificaciones de los banqueros.

En cuarto sitio, el G-20 acordó que el FMI venda su oro para ayudar a los países más pobres; y por último establecieron una nueva reunión del grupo antes de que acabe este año para supervisar el plan, cuya fecha y lugar se dará a conocer en los próximos días.

El principio de la cumbre estuvo marcado por el desacuerdo, pues un bloque conformado por Nicolas Sarkozy, presidente de Francia, y Angela Merkel, canciller de Alemania, se oponía a la falta de acciones firmes en torno a la supervisión financiera y a las propuestas y exigencias de Barack Obama, mandatario de EU.

Pero al finalizar la reunión, indicó el primer ministro británico, se logró un compromiso para erigir un nuevo sistema de regulación internacional y adoptar "cualquier acción que sea necesaria" para recuperar el crecimiento mundial.

A su vez, Sarkozy se mostró "feliz" con el acuerdo obtenido más allá de lo "imaginado", pues da la impresión de que los países han superado sus diferencias. (El Semanario Agencia, ESA)

La Cómer se atora con acreedores, los acusa de arrogantes

Tras 5 meses de negociaciones con sus 6 acreedores en operaciones de derivados, la relación de Controladora Comercial Mexicana (Comerci) con estos se ha complicado, reveló Salvador Díaz Rocha, abogado de la compañía. "Ellos han asumido una actitud arrogante e inconcebible", dijo a El Semanario Agencia.

En este sentido, el abogado dejó entrever que las pláticas para alcanzar un acuerdo de reestructura con estas instituciones se han interrumpido. Cabe señalar que los 6 bancos que integran este grupo; Barclays, Goldman Sachs, JPMorgan, Merrill Lynch, Banamex y Santander, representan los acreedores más importantes por el nivel de deuda que reclaman al grupo, más de 2,200 millones de dólares.

En su informe de resultados entregado el pasado lunes a la BMV, Comerci reveló que hizo una provisión prudencial de 11,845.5 millones de pesos (millones de pesos) o su equivalente a 860 millones de dólares (millones de dólares) en el cuarto trimestre de 2008. Dicha partida está relacionada con las reclamaciones señaladas.

Sin embargo, la compañía dejó en claro que aún se encuentra en un proceso de negociación para la reestructura de sus pasivos financieros y no ha reconocido la legitimidad de los reclamos por la terminación de las Operaciones Financieras de Derivados (OFD).

VENCE MAÑANA STAND STILL

Cabe señalar que mañana vence el acuerdo de espera o "Stand Still" que estableció la compañía con 4 de sus acreedores en operaciones de derivados: Barclays, Goldman Sachs, JPMorgan y Merrill Lynch. En opinión del abogado, es muy probable que no se extienda el "Stand Still" y que los acreedores reanuden los procesos legales contra la compañía, aunque Comerci también respondería de la misma manera.

"Al interrumpirse las negociaciones con los acreedores de derivados se abriría una mesa para retomarse con los fondeadores y los tenores de certificados bursátiles, sin la interferencia de los acreedores de derivados", explicó Rocha Díaz.

Cabe señalar que entre los bancos fondeadores se encuentran: Scotiabank, HSBC, IXE, Banorte y BBVA Bancomer. Cabe recordar que con este último la compañía tiene adeudos por 100 millones de dólares en tanto que con Banorte son 1,000 millones de pesos (millones de pesos).

Por su parte, con los tenedores de certificados bursátiles (cerburs) el grupo comercial tiene compromisos por 1,500 millones de pesos. Estos acreedores, representados por Bank Of America, emprendieron acciones legales desde hace varios meses en contra de la empresa y son de los que no se han sumado a los "Stand Still".

Hasta ahora la compañía ha presentado dos propuestas de reestructura a sus acreedores, de las cuáles nunca ha revelado detalles. Asimismo, los acreedores de derivados han hecho su contraoferta.

Con base en el saldo que han reclamado hasta ahora por los acreedores por operaciones de derivados de 2,200 millones de dólares y los compromisos que tiene con Banorte y BBVA Bancomer, se calcula que los adeudos de Comerci superan los 2,700 millones de dólares y la empresa reconocía a finales del año pasado tener activos con un valor de 3,000 millones de dólares.

Comerci es una compañía controladora que opera en el sector detallista. A través de siete diferentes formatos de tienda, incluyendo el formato de tiendas de membresía Costco, vende una amplia variedad de artículos alimenticios, incluyendo abarrotes y perecederos, al igual que productos no alimenticios como mercancía general y ropa.

El grupo es dueño del 50% de Costco de México en sociedad con Costco, Co. de Estados Unidos, la cual opera una cadena de 31 almacenes de membresía en México.

Comerci también opera una cadena de 74 restaurantes familiares bajo el nombre de restaurantes California y 3 unidades del concepto Beer Factory. La cadena de 305 unidades se localiza en todo el territorio nacional. (El Semanario Agencia, ESA)

Dislexia retórica

El antidiscurso oficial

Asalto en Banamex

Carlos Fernández-Vega

¡Felicidades!, mexicanos pagadores e incrédulos: que el del FMI no es un crédito, sino una "línea de crédito"; que no fueron 30 o 40 mil millones (Calderón dixit), sino 47 mil millones de dólares (Carstens ídem); que tal vez se utilicen, aunque "no se necesitan", pero que de cualquier forma ya los incorporaron al "blindaje" de una economía que ya estaba "blindada", según el discurso oficial; que es gratis y sin condiciones, pero que de entrada hay que pagar 127 millones de billetes verdes "por derecho de apartado"; que oficialmente no se gastarán en lo que tradicionalmente se gastan, pero ya los especuladores y los grandes consorcios endeudados hasta la coronilla se frotan las manos, porque saben que cuentan con dólares suficientes para seguir con sus tropelías a costillas del erario; que el saldo de las reservas internacionales es histórico, pero que a todas luces no alcanza, y que por lo mismo se aceptan los 30 mil millones de dólares "ofrecidos" por la Reserva Federal de Estados Unidos; que tal "línea de crédito", más la líneas swap de la Fed, no son más que un "reconocimiento a la solidez" de la economía mexicana, por mucho que ésta se encuentra al borde del colapso, sino es que ya, y que, en fin, así como dicen una cosa, dicen otra sin que se les altere la sonrisa.

¿Cómo leer los recientes anuncios y declaraciones de Calderón, Carstens y Ortiz? Bueno, la experiencia recomienda hacerlo en riguroso sentido contrario. Por ejemplo, cuando el inquilino de Los Pinos y su secretario de Hacienda se negaron a reconocer el estallido de la crisis, porque para México no significaba más allá de una "gripa" y un "catarrito", la lectura correcta debió ser: sálvese quien pueda, porque será brutal el impacto del nuevo capítulo de la crisis en la economía y las finanzas nacionales.

Cuando Calderón presumía la "fortaleza" y "solidez" de una economía de "gran calado" perfectamente "blindada", debió entenderse que la cosa estaba color de hormiga, que de tiempo atrás encalló el navío y que el "blindaje" era de saliva. De igual forma, cuando celebraba "cifras históricas" en generación de empleo, en realidad describía el horror laboral imperante en el país y que en su administración la tasa oficial de desempleo abierto alcanzaría niveles incluso no registrados en la gran crisis de 1995. Y también decía, en castellano simple, la crisis "nos hace lo que el viento a Juárez", y ahora, abanico en mano, anda de ofrecido por todo el mundo. ¿Qué decir de su frase cajonera: "para vivir mejor"?

Lo mismo Carstens: juró que la nueva composición accionaria de Banamex "no viola ley mexicana", aunque el gobierno estadunidense tenga el control del banco, que la legislación vigente es "antigua" y por ello no contempla "situaciones temporales". Pues bien, en realidad lo que confirmaba es que al gobierno calderonista la ley le vale una soberana, que a los banqueros no los toca ni con malos pensamientos y que, en fin, háganle como quieran. Igual cuando dice que en 2009 la economía mexicana reportará "crecimiento positivo"; el dato correcto es: señores, nos vamos al hoyo. Es más, cuando se presumía con un "gran beisbolista", el ex funcionario del FMI, rechifla aparte, ni siquiera logró que la pelota llegara a home.

Cuando Guillermo Ortiz, siendo secretario de Hacienda de Ernesto Zedillo (el que también ofrecía bienestar para la familia), aseguró que la participación del capital extranjero en el sistema financiero mexicano sería "momentánea" y sólo se permitiría la "recapitalización de los bancos pequeños", en realidad anunciaba la extranjerización prácticamente total del sistema (ex) nacional de pagos. Y cuando cinco años atrás, ya como gobernador del Banco de México, se comprometió a reducir las salvajes tasas de interés que la banca cobra a sus usuarios, en los hechos notificaba a esa misma clientela que se rascara como pudiera, porque ni en sueños se alteraría el suculento negocio de los banqueros que vinieron a hacer la América.

En fin, sirva lo anterior para descifrar el mensaje londinense de Calderón: “estamos listos, cumplimos con todos los requisitos, tenemos nuestras finanzas públicas en orden y podemos tomar una línea de crédito del FMI… este dinero sería muy útil para enviar una señal de solidez de la economía mexicana y del Banco de México… El país se encuentra en mejor posición que antes para enfrentar la crisis, al tener un sistema bancario muy capitalizado… en 2009 tenemos una democracia y una economía con gran potencial”. Entonces, ¿para qué una "línea de crédito" de 47 mil millones de dólares, más 30 mil de la reserva federal, si todo va de maravilla?

(Lectura correcta: estamos fritos; no damos una; las finanzas públicas se desploman y los barones del capital dependen de nosotros para pagar sus voluminosas deudas; urge el crédito del FMI, sin importar condiciones; ese dinero es útil para lanzar un SOS, pues el Banco de México no deja de sacrificar reservas para alimentar a los especuladores; el país se encuentra peor que antes para enfrentar la crisis, al tener un sistema bancario que no tiene llenadera; en 2009 la democracia está de luto –¡hay que ver los candidatos de todos los partidos!– y la economía se asienta sobre una bomba de gran potencial a punto de estallar.)

Las rebanadas del pastel

Otra de banqueros: “hace un año Banamex me otorgó un crédito personal por 22 mil pesos. Pagué puntual hasta noviembre pasado, cuando ya no pude. Ante ello, el mentado banquito, amenazante, me llamó constantemente durante un mes. El 19 de enero, por fin, tuve que reestructurar, pero el débito había crecido a más de 40 mil pesos. En esa fecha hice un pago inicial, en espera del nuevo número de cuenta en el que abonaría. Sin embargo, en marzo me llaman de un despacho, ‘W abogados’, para exigir el pago total del adeudo, que ahora ascendía ¡a más de 63 mil pesos! En Banamex nadie tenía mi cuenta ni supo explicarme. Luego de cinco o seis ríspidas llamadas del ‘despacho de abogados’ ayer reestructuré, pero el adeudo ahora es de ¡118 mil pesos!, 536 por ciento más que el crédito original. Cinco años transcurrirán para que pueda liquidarlo. Y me pregunto ¿sirven los legisladores?, porque no ven por el interés de los mexicanos y dejan que opere una banca que no financia el desarrollo, carece de control, netamente especulativa, que cobra intereses mucho más altos que en otras partes del mundo y que sigue directrices de gobiernos extranjeros” (Ricardo García Ortega, chispolito@prodigy.net.mx).

¿A qué le apuesta el gobierno con Téllez en la BMV?

La propuesta de colocar en los mercados de valores proyectos aeroportuarios, portuarios y carreteros, fue uno de los ases bajo la manga que usó Luis Téllez al promoverse entre los accionistas de las 24 casas de bolsa que podían decidir su llegada a la Presidencia de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), publica El Semanario en su edición impresa que comienza a circular hoy.

Téllez, sin embargo, también les hizo ver los obstáculos en medio de la oportunidad de aprovechar los recursos provenientes de los ahorros para el retiro. La vigilancia de los niveles de riesgo de los proyectos, así como los rendimientos, recordó Téllez a los dueños de las casas de bolsa, serían dos factores que deberán cumplirse para pensar en estos fondos, confirmó un asesor del ex secretario de Comunicaciones y Transportes.

Pero antes de los grandes planes como los de Luis Téllez y las propuestas de los políticos con el dinero de las pensiones en un año electoral, el gobierno de Felipe Calderón ha tenido que ocuparse de atajar las amenazas que se presentan frente a la inestabilidad de los mercados internacionales. De hecho, la delicada situación del mercado de deuda bursátil constituye el principal reto del nuevo presidente de la BMV, pues de este segmento depende más de 60% de los ingresos de esa empresa.

Por ahora, el mercado mexicano de deuda bursátil aún cruje al ritmo de la crisis de liquidez que domina a los mercados financieros. Aunque el último trimestre de 2008 pasará a la historia como el periodo en el que México estuvo a punto de sufrir un incumplimiento en cadena de vencimientos de deuda corporativa, los riesgos siguen sobre la mesa y el peligro no ha pasado.

¡Gana USD con Neobux, prueba la nueva sección de ENCUESTAS!