miércoles, abril 11, 2012

Video: Milenio Televisión miente sobre mítin de AMLO en Durango

Video: Tiembla de nuevo en la Ciudad de México y otros estados de la república

Video: Nuevo sismo de 6.4 grados en la Ciudad de México

Televisión: Candidatos y campañas

Florence Toussaint

Tanto en radio como en televisión hemos escuchado y visto los primeros spots de las campañas presidenciales. Éstos corresponden uno al candidato y otro al partido o partidos contendientes. Los cuatro aspirantes a la presidencia han centrado en sus personas el mensaje inicial, dejando al descubierto la imagen fabricada por publicistas, agencias y mercadología. Los institutos políticos parecen haber optado por la narración de una historia.

Quadri repite una idea: la venta. Lleva dos: el petróleo y las cárceles. Va conformando una imagen de vendedor, de estar dispuesto a cambiar oro por espejitos. Para diferenciarse se presenta despeinado, en un escenario informal y con actitud de joven emprendedor, entre hippie y yuppy. Nueva Alianza monta un relato: cuatro viajeros van por el país en una camioneta medio destartalada; el único con un proyecto viable es Quadri, y sus contrincantes son denostados con una frase. El productor busca los exteriores, el movimiento y la sensación de que se trata de una grabación sin ensayo.

Vázquez Mota reitera su voluntarismo: “yo quiero… yo quiero… yo quiero”. Son tantas las cosas que quiere para México que al final ya no se recuerda qué dijo. Queda su imagen: un rostro sin expresión, sin gestos, una figura casi inmóvil. Su voz demasiado pausada, buscando el término perfecto que elimina los matices. En los spots de radio la característica de la voz resalta para dejarnos con una alocución carente de espontaneidad, plana y artificial. Las realizaciones acentúan los peores rasgos de una personalidad autoritaria, soberbia, en pose, construida a base de programas de computadora.

Peña Nieto pretende asentar la idea de que es muy comprometido y cumplidor. Nos habla de tú, muy al estilo de los panistas, quienes se dirigen a la ciudadanía como: “amigos, amigas”. Las imágenes dejan en un segundo plano las palabras. El candidato aparece caminando con vigor por distintos escenarios del país, bellos, bien encuadrados, sin basura. Abraza a mujeres y niños. Es inevitable recordar las campañas de Televisa bajo el slogan: “Hermosa República Mexicana, canal 2 te saluda”. Y también la propia de Eruviel Ávila en el Estado de México. Parecen producidos por la misma compañía.

López Obrador insiste en presentarse a sí mismo como una persona que no odia, ni es revanchista, ofrece sus disculpas a quienes ofendió en su búsqueda de la justicia. En un escenario interior, aunque con una gran ventana en el fondo que deja filtrar la realidad de la calle, gesticula de manera natural como lo hemos visto hacerlo cientos de veces en los mítines, y su voz no suena impostada. Sin embargo insistir tanto en su postura “amorosa” puede resultar contraproducente y lleva a la gente a preguntarse: ¿por qué gastar tanto tiempo en este tema en lugar de pasar a las propuestas? Los spots de los partidos que lo postulan abren una perspectiva mejor: la historia política de México resumida en 72 años de un PRI que nos llevó a la crisis y 12 de una alternancia que solamente profundizó los problemas del país y enlutó a 60 mil familias por la violencia.

De ahí que hay que votar “por un cambio verdadero”, no por una persona, por guapa que sea.

México, país subordinado

Pedro Echeverría V.

1. El reconocido analista internacional, Immanuel Wallerstein, en un artículo hace un análisis acerca de las próximas elecciones en Francia y en EEUU, diciendo que “en 2012 habrá dos muy importantes y competidas elecciones presidenciales” en abril y en noviembre. Sabía el intelectual de las elecciones de julio en México –país que supera en número de habitantes de Francia, así como en extensión territorial y en riqueza- pero dado que México con hace ya más de 30 años de neoliberalismo y sumisión, no tiene ni con mínima independencia, que “asociado en sociedad” sólo cuenta como parte de la política de los EEUU, pues ni caso tiene hablar de él. Sabe que en México no pasa nada porque el gobierno de EEUU controla el presupuesto, las inversiones, las políticas y que cualquier desvío del plan será corregido de inmediato. Por el contrario, Francia, Alemania, Italia, a pesar de ser países más pequeños y menos habitados, tienen más presencia.

2. Wallerstein tiene razón de no tomar en cuenta a México pues EEUU, como el país militarizado más poderoso del mundo, determina acerca de las políticas económicas y de seguridad que se ponen en práctica. Con gigantescos endeudamientos con el Banco Mundial, el FMI y otros bancos, más de la mitad de los países del globo tienen que entregar parte de sus riquezas al poderoso acreedor yanqui. En el caso de Francia –junto con Alemania e Italia- se sabe que su influencia directa en Europa determina el rumbo de las políticas que se ponen en práctica en ese importante continente. ¿Qué tendría que hacer México en ese contexto mundial si sus relaciones comerciales –de venta y compra- en más de 85 por ciento las realiza con EEUU? Me recuerda que Porfirio Díaz, desde fines del siglo XIX, ya advertía sobre la necesidad de que México se abriera más a Europa para evitar que EEUU se adueñara totalmente del país.

3. El investigador Wallerstein, metido ya concretamente en el análisis de las diferencias e igualdades de las elecciones en Francia y en los EEUU, señala que “en ambos países (Francia y EEUU) existe lo que podría llamarse una extrema derecha y una izquierda radical. La extrema derecha y la izquierda radical suelen denunciar a los dos partidos que se han corrido al “centro”, como “compadres gemelos” y llaman a formar plataformas políticas que sean realmente de izquierda o de derecha. Esto juega en cada país de modo bastante diferente, debido a los muy distintos sistemas electorales”. En México también existe una derecha radical conformada por El Yunque y demás grupos cristeros y fascistoides que ejercen una fuerte presión hacia el PAN para hacerlo más derechista; así como una izquierda radical débil (anticapitalista) que prioriza la lucha social, pero que no presiona ni participa en los partidos socialdemócratas ni en los procesos electorales.

4. Es realmente doloroso que México, cuya presencia en el mundo fue muy importante después de su revolución 1910-17, también durante el cardenismo de 1934-40 y la guerra civil española; en 1962 fue el único país de América que no rompió relaciones con Cuba, a pesar del enojo de Kennedy; y en los siguientes años dio asilo a los chilenos, argentinos, salvadoreños perseguidos por sus gobiernos. Hoy ha enterrado su dignidad para pasar a ser simple cachorro de EEUU. México, en los años 50, 60 y 70 .por su relativa independencia- fue mucho más importante en política que Brasil y Argentina que sufrían gobiernos subordinados a los EEUU y dictaduras militares. ¿Quién no recuerda que el presidente López Mateos se autocalificaba de “izquierda atinada o dentro de la Constitución” siendo por ese hecho muy respetado su gobierno en el mundo? Desde 1982 a México –da vergüenza observarlo- sólo se ve como parte de la política d EEUU.

5. A partir de los gobiernos de De la Madrid y Salinas, México se entregó con los pies y manos atadas a los gobernantes gringos Reagan y Bush. Creció de manera gigantesca la deuda, se desplomó el peso frente al dólar, creció en millones el número de migrantes hacia EEUU y el TLCAN barrió en nuestro país con los negocios micros, pequeños y medios. ¿Cómo México podría salir adelante con gigantesca dependencia? Se necesita en México un gobierno que se gane el respeto de los EEUU aplicando políticas limpias, autónomas y antimperialistas; pero para ello se tiene que reducir –creando millones de empleos bien pagados- la emigración, la inseguridad y el endeudamiento. ¿Cómo hacerlo? Pues sólo con gobiernos directos de los trabajadores o, por lo menos, con gobernantes que tengan dignidad y algo de eso que llaman nacionalismo; hoy muy difícil de encontrar dentro de los partidos políticos.

6. En pleno siglo XXI no se ve que México pueda ocupar –como país en pleno proceso de desarrollo- el lugar que le corresponde dentro del contexto mundial. El gobierno de Salinas a principios de los noventa, en un arranque de demagogia –más bien de locura por recuperar clientela política- declaró a los cuatro vientos que México ya era un país del “primer mundo”, que formaba parte ya de los primeros ocho países de mejores niveles en todos los campos. Para vergüenza nuestra, una vez incluido México en la lista de los llamados países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), hoy dirigida por el funcionario proyanqui José Ángel Gurría, en todos los informes internacionales de educación, inversiones, atención de los problemas de salud, etcétera, aparece México ocupando los últimos lugares. No podemos tener duda de que México posee un enorme potencial, pero totalmente mal administrado.

Capitalismo y neoliberalismo en la contienda electoral

Adrián Sotelo V.

Curiosamente el candidato de las estereotipadas y autonombradas "izquierdas", que por cierto carecen de un proyecto anticapitalista y alternativo de nación, ha colocado como su "enemigo principal" al candidato del PRI, justamente el puntero en todas las encuestas, dejando de lado —o en segundo plano— a la candidata de la derecha del Partido Acción Nacional. Incluso, se habla de la posibilidad de una coalición entre este último y las primeras en el proceso de la contienda electoral para "impedir" el triunfo del PRI.

Ciertamente que, desde una perspectiva crítica y revolucionaria, los dos últimos candidatos son las dos caras de la misma moneda que se llama capitalismo y neoliberalismo, y representan un poderoso proyecto a favor de las relaciones sociales de producción y de explotación, en el marco incuestionable de la dominación que ejerce Estados Unidos en el país. El tercero, por lo menos en el discurso, es una vertiente neo-desarrollista que rescata las visiones fracasadas y superadas del pasado, bajo cuya óptica ideológica se desarrolló el capitalismo dependiente mexicano y Latinoamericano mediante la industrialización sustitutiva de importaciones para el mercado interno bajo la rectoría del Estado y del gran capital nacional y extranjero.

Hoy en día esta vertiente política es una versión renovada de la socialdemocracia de corte populista que opera en nuestros países, y que pretende disputarle el poder a las fracciones neoliberales del gran capital para impulsar una especie de "capitalismo vernáculo" que, sin embargo, no excluye, de ninguna manera, las relaciones de explotación y de dependencia.

Obviamente que nadie estaría en contra de que se generen más empleos, se combata la inflación, se disminuya la pobreza, que no se privaticen las empresas públicas como las energéticas o, finalmente, combatir la corrupción y el narcotráfico y asegurar el acceso a la educación. Todas estas son consignas y promesas de campaña comunes a todos los candidatos para conseguir el voto de la población. En este sentido, no habría nada que cuestionar si no fuera porque el candidato que se dice de la "izquierda", y su partido, se adjudican la representatividad" de toda la "izquierda mexicana" pregonando que son la "única alternativa" que tiene el "pueblo" (¿?) para cambiar las cosas en nuestro país. Sin embargo, nunca aclaran que entienden por "izquierda", en qué consiste dicho cambio y si éste será uno tendiente a "modificar" el neoliberalismo, como en Bolivia y Venezuela, pero sin cambiar su injusta formación económico-social capitalista, dependiente y subdesarrollada. En esta perspectiva ideológica el vicepresidente boliviano ha escrito que su gobierno impulsa una "alternativa" de "capitalismo andino-amazónico" que muy bien recuerda a los capitalismos nacionalistas del pasado que fueron incapaces de transitar al socialismo.

En el caso de las "izquierdas" mexicanas, sus voceros alegan que su candidato y su partido constituyen la "única alternativa" que tiene el "pueblo" mexicano para mejorar las cosas, por ejemplo, para combatir el desempleo, crear siete millones de empleos (según promete el candidato de la "izquierda"), postular un proyecto más nacionalista de explotación del petróleo, aunque nunca han negado la posibilidad de que éste sea privatizado y un sinfín de promesas que, aseguran, va a cumplir el candidato una vez que llegue a la presidencia de la República.

Obviamente que, como es ya ampliamente conocido y de dominio común, después de cada elección la población se ve defraudada por el incumplimiento de las propuestas y promesas de campaña, justamente porque ellas constituyen parte de los ritos que deben cubrir los candidatos para agenciarse los votos de los ciudadanos que, perplejos, indiferentes o francamente hostiles, permanecen al margen del proceso electoral.

Por ejemplo, el actual presidente de la República, en su momento, se autoproclamó el "presidente del empleo" y hoy en día deja un saldo histórico de desempleo abierto cercano al 30% de la población económicamente activa del país, con un crecimiento exponencial de la llamada informalidad en que laboran precariamente y sin derechos laborales y sociales alrededor de 26 millones de mexicanos; una contracción del producto económico que durante el período 2006-2011 —que cubre cinco de los seis años del actual sexenio presidencial—sólo creció en promedio 1,58% anual, cifra completamente insuficiente, siquiera, para generar el millón 300 mil nuevos empleos por año que se requieren para satisfacer la demanda de quienes naturalmente se incorporan al mercado de trabajo.

Además hay que considerar el voluminoso crecimiento del endeudamiento externo y el sistémico déficit de la balanza comercial y de pagos del país que se traduce en la contratación de nuevos préstamos externos que vulneran seriamente la economía nacional dañando seriamente a todas las formas del empleo. Pero la lógica del sistema económico capitalista no es volcarse a la satisfacción de las necesidades de la población; más bien, reposa en los intereses de clase del gran capital nacional y extranjero, y de la burguesía que gobiernan el país y de los intereses de las empresas trasnacionales que se encargan de ensamblar la dependencia estructural de la economía mexicana con la de Estados Unidos.

Esta lógica del sistema electoral, controlado por el Estado, por los partidos políticos registrados, y manipulado por los medios masivos de comunicación a través de sus cadenas televisivas, radiofónicas y la prensa escrita, ha logrado crear una imagen pública que revela, supuestamente, que en México existen y actúan las principales fuerzas políticas de un sistema presuntamente democrático: la izquierda electoral, el centro y la derecha, por lo que cualquier otra fuerza político-social y alternativa que emane e interactúe fuera del sistema, no tiene razón de ser o simplemente se debe considerar como "subversiva", "irracional", del orden existente.

Pero más allá del show mediático y de estas imágenes escatológicas de la democracia y de la participación social que ella implica, el verdadero objetivo que se persigue consiste en legitimar a cualquiera de los candidatos que resulte ganador de la presidencia de la República. Y aquí no importa el color del partido, ni su ideología que, por supuesto, corresponde a una ideología de clase, ni el futuro gabinete presidencial que se forme, porque todo esto es motivo del acuerdo y la negociación entre las cúpulas de la partidocracia mexicana que, de esta forma, se reparten el poder cada seis años y, después de las elecciones intermedias, entre sus membresías y burocracias que, de este modo, se ven beneficiados para continuar con el mismo esquema económico basado en las relaciones de mercado, en la explotación del trabajo por el capital y en la sujeción a los intereses geoestratégicos, económicos y políticos de Estados Unidos.

Así, por ejemplo, nadie ha planteado revisar sustancialmente el injusto y neo-panamericanista Tratado Libre Comercio de América del Norte (TLC) impuesto por el gobierno de Estados Unidos y de Canadá con sus trasnacionales a México, en una supuesta negociación donde el gran ausente fue justamente la mayoría de los ciudadanos y de los trabajadores mexicanos.

También brillan por su ausencia propuestas, objetivos y acciones concretas tendientes a desmantelar la estructura de la dependencia y del atraso que permean las relaciones históricas de México con Estados Unidos, por lo menos desde el siglo XIX en que este último país le arrebató a México la mitad de su territorio: más de dos millones de Km2, a cambio de una irrisoria ¡compensación! de 15 millones de dólares por los daños causados por la guerra con ese país.

Y los ejemplos se podrían multiplicar sin que aparezcan en las agendas de la partidocracia, la cual está metida en cuerpo y alma en la lógica mediática del poder y del compromiso de la futura transición presidencial.

Por todas estas razones constituye un craso error por parte de quienes piensan realmente desde una perspectiva crítica y de izquierda, considerar que del simple voto en una coyuntura electoral, pudiera realmente cambiar la situación de millones de personas por obra y gracia de simples candidatos y líderes que se sienten iluminados y usurpan la representación popular para encuadrarla en sus intereses de clase y particulares.

Esto se acusa aún más en un país como México donde los partidos no son partidos de masas, independientes del Estado y del capital; sino corporativos, autoritarios y centralizados, generalmente creados por los propios personeros del sistema, y que actúan como mecanismos de presión en el régimen político y en la sociedad para obtener canonjías y privilegios y todo tipo de beneficios para las cúpulas y las élites de sus agremiados.

Todo lo anterior indica que por parte del sistema político no habrá cambios substanciales, efectivos, que mejoren las condiciones de vida y de trabajo de las grandes masas de la población. Por el contrario, aún en la hipótesis, por cierto improbable, de que el candidato del también denominado "movimiento progresista" ganara la contienda electoral, difícilmente impulsaría una política que, más allá de representar alguna modalidad diferente al neoliberalismo —que en México se ha aplicado sistemáticamente desde hace tres décadas— redundara en cambios substanciales que atentaran contra la lógica de la reproducción del sistema y pusiera en jaque al sistema de dominación vigente en el país.

Por todas estas razones pensamos que más allá de las coyunturas electorales, el pueblo y los trabajadores deberán organizarse y luchar por construir un proyecto anticapitalista, alternativo e independiente del Estado, del capital y de la partidocracia, capaz de forjar un sistema social con un modo de vida, de cultura y de trabajo que sea la antítesis del modo de producción capitalista tal y como lo conocemos.

Sector eléctrico: ¿nacional?

Permisos: libre compraventa
Reinan corporativos españoles

Carlos Fernández-Vega / México SA


En la descarada feria de los permisos y concesiones gubernamentales que algunos llaman privatización silenciosa del sector eléctrico nacional, la mayor raja ha sido para las trasnacionales españolas Iberdrola y Unión Fenosa (ahora Gas Natural Fenosa), en ese orden, que acaparan alrededor de 70 por ciento del total de la energía generada por el capital privado –conocidos como productores independientes de energía, o PIE–, en franca violación constitucional. Lo anterior, sin embargo, no resta importancia ni utilidades a la participación de corporativos japoneses, estadunidenses, canadienses y franceses, cuando menos.

Este jugosísimo negocio (para las empresas privadas, desde luego) fue inaugurado a mediados del sexenio salinista, continuado en el zedillista, y con el acelerador a fondo en los de Fox y Calderón, quienes otorgaron, hasta ahora, 83 por ciento de tales permisos y concesiones, con lo que la generación de energía eléctrica en el país es, a estas alturas de la estrategia, mayoritariamente privada y extranjera (55 por ciento del total, como ha documentado La Jornada). De hecho, la alegre cuan ilegal liberación mercantil que ha promovido el gobierno federal de un sector constitucionalmente reservado al Estado ha fomentado el negocio de la compraventa de permisos entre las propias trasnacionales.

Un ejemplo de lo anterior es lo registrado en diciembre de 2009, cuando la feliz Comisión Federal de Electricidad informó que la empresa Gas Natural (trasnacional española) firmó un acuerdo con las empresas Mitsui y Tokyo Gas (trasnacionales japonesas) para la venta de parte de sus activos de generación eléctrica en México, que incluye las centrales de generación de ciclo combinado Río Bravo II, Río Bravo III, Río Bravo IV, Altamira II y Saltillo. Las centrales involucradas en la transacción tienen una capacidad conjunta de generación de 2 mil 233 megavatios y son las que anteriormente eran operadas por la empresa Electricitè de France (EDF, trasnacional francesa).

Como en ese entonces se reseñó en este espacio, la CFE hizo pública su felicidad, porque las trasnacionales involucradas en esta jugosa operación (mil 225 millones de dólares) tuvieron la cortesía de “avisar oportunamente a las autoridades mexicanas sobre sus negociaciones (…) para realizar esta transacción”. Con este libre mercado de compraventa entre particulares, en sólo dos años las citadas centrales de generación eléctrica cambiaron de manos francesas a españolas, y de éstas a japonesas con una rapidez y sencillez digna del juego del monopolio. De todas maneras, la trasnacional Gas Natural –ahora dueña de Fenosa, en la que participa Repsol, y que también es distribuidora y comercializadora de ese combustible, que se ha convertido en el terror de sus consumidores cautivos– seguirá teniendo presencia en el sector eléctrico mexicano con las centrales de generación de ciclo combinado que opera en nuestro país, que son Hermosillo, Naco Nogales y Tuxpan III y IV, con una capacidad conjunta de generación de mil 570 MW, así como con la entrada en operación de 500 MW adicionales en 2010. Todo lo anterior, sin alterar en lo más mínimo los maravillosos contratos, convenios, tarifas y utilidades pactados y firmados por el gobierno mexicano, mismo que no deja de decir que no tiene interés de privatizar el sector eléctrico nacional, como tampoco lo tuvo en el sector bancario.

Tres años atrás, el Comité Nacional de Estudios de la Energía exigió detener la fraudulenta privatización que se está generando en la Comisión Federal de Electricidad, que se está españolizando con la participación de Iberdrola, Abengoa, Unión Fenosa, Isolux, Dragados y Construcción, Repsol. Todas estas empresas con contratos millonarios inflados, concesiones de instalaciones de la CFE, que a pesar de la exclusividad que tiene el Estado para la generación de energía eléctrica, 38 por ciento ya la generan las transnacionales (55 por ciento en febrero de 2012). Estos consorcios se benefician de pagos multimillonarios con la complicidad de la CFE, que deja inoperantes plantas de generación propiedad de la nación, que significaron un alto costo y privaciones de la población para comprarlas, y en la actualidad la dirección de la CFE privilegia la operación de empresas privadas para endeudar aún más a la paraestatal; además, la generación eléctrica privada se encarece por consumir gas (abastecido por otra trasnacional: Gas Natural) que se suministra por medio de pagos viciados por la opacidad y la corrupción. Lejos de detener el proceso, el gobierno federal lo aceleró, y las trasnacionales de la energía eléctrica inmisericordemente le clavan el diente a los consumidores, con la venia de la CFE.

En octubre de 2007 la trasnacional Gas Natural Fenosa anunció (en Barcelona, no en México) su incorporación al mercado mexicano de generación eléctrica: compró cinco plantas de ciclo combinado y un gasoducto de las trasnacionales EDF (francesa) y Mitsubishi (japonesa), con lo que se convirtió en el segundo operador privado de generación eléctrica, y el único con dos jugosas vertientes del negocio energético en el país: gas y electricidad. Por la adquisición de cinco plantas habría pagado alrededor de mil 450 millones de dólares; dos años después, por la venta de sólo dos, obtendría mil 225 millones de billetes verdes. La española Iberdrola es la número uno en México en generación eléctrica independiente, y su nuevo juguete es la energía eólica, de la que también es la reina de la fiesta (cuenta con tres parques eólicos: La Ventosa, Bee Ni Stipa y la Venta III). En su informe 2011 este consorcio notifica que su capacidad instalada en México asciende a 4 mil 968 MW y su producción supera los 38 mil GWh. Todo ello, en el año referido, le dejó módicos ingresos superiores a 23 mil millones de pesos.

Y en autoabastecimiento de energía eléctrica brillan las grandes empresas, nacionales y foráneas, que operan en México: Cemex, Apasco, Motorola, Telmex, Grupo México (Pasta de Conchos), Peñoles, Altos Hornos, Arcelor-Mittal, Femsa, Ternium, Kimberly Clark, Liverpool, El Palacio de Hierro, Bimbo y sus subsidiarias Marinela, Tía Rosa y Barcel, Nestlé, Soriana, Cargill, Ford, Cinemex, Costco, Gamesa y Sabritas (subsidiaria de Pepsico), Wal-Mart, Bayer, Grupo Posadas (de Gastón Azcárraga; ¿recuerdan Mexicana de Aviación?), por citar sólo unas cuantas, todas pertenecientes a los mismos de siempre.

He allí al sector eléctrico nacional, mientras los consumidores pagan la voluminosa factura.

Las rebanadas del pastel

Que Josefina es la jefa. Pobrecita, porque en todas partes se escuchan las carcajadas de Calderón y demás fauna de Los Pinos.

Empresarios pobres

Samuel García

El líder de la Confederación Patronal de la República Mexicana, Coparmex, Alberto Espinosa, ya ha sido desmentido una y otra vez sin que haya podido sustentar las alarmantes cifras que lanzó hace algunos días.

El pasado martes el presidente del organismo empresarial dijo que por la inseguridad que se vive en el país cerraron 160 mil empresas en 2011, 24 millones de viajeros fronterizos dejaron de hospedarse en México en los últimos cinco años, y que las primas de seguros aumentaron 30% en los estados norteños del país.

Las cifras pueden parecer creíbles. Mucho se ha especulado sobre los graves efectos producidos en algunas economías regionales por la violencia desatada por el crimen organizado en algunas zonas del país. Incluso es altamente probable que el precio de las primas de seguros de todo tipo, efectivamente se hayan incrementado de manera notable en ésta y otras zonas de México a causa de los altos índices delictivos, y solo basta una llamada a cualquier compañía aseguradora para corroborarlo.

Pero el asunto no es de percepción colectiva. Es mucho más simple y es cuestión de rigor. Un presidente de un organismo empresarial no puede especular públicamente con cifras sobre las que no tiene sustento y que no puede demostrar. Eso ha pasado con Alberto Espinosa y la consecuencia natural, de no fundamentar sus aseveraciones, será la pérdida de credibilidad del organismo que preside.

Pero el asunto no parece ser exclusivo de Alberto Espinosa. Ayer el propio Consejo Coordinador Empresarial en voz de su presidente y ex presidente de Coparmex, Gerardo Gutiérrez Candiani, dijo en un mensaje vídeo grabado que “la poca productividad que prevalece en la política nacional le cuesta muy caro al país”. Y Gutiérrez Candiani hace números apoyándose en cálculos realizados por el CEESP. Dice el presidente del CCE: “El trabajo y la riqueza no producida pudiera rondar los 19 mil millones de pesos por día y más de la mitad del PIB por año”. Siguiendo éstos cálculos Gutiérrez Candiani está diciendo que el país pierde unos 532 mil millones de dólares al año porque los políticos no han hecho su tarea de aprobar las reformas estructurales de las que habla en su mensaje. La cifra es para dejar boquiabierto a cualquiera y merece explicación.

Al igual que en el caso de Alberto Espinosa, será interesante conocer de cerca cómo se llega a esa abultada cifra y cuáles son los supuestos que se utilizaron para determinar el aporte de las ‘reformas estructurales’ consideradas en el cálculo. Supongo que un economista competente como Luis Foncerrada, director del CEESP, podrá sustentarlas en algún momento.

El punto aquí es que los órganos de representación empresarial, como sus líderes gremiales, son actores importantes en el debate de la agenda nacional en una coyuntura especialmente relevante para el país. De ellos se espera una crítica y un debate serio, con argumentos sólidos; y no dichos al aire con argumentos y cifras que no se sostienen pero que intentan denunciar la paja en el ojo de los políticos y legisladores. Por ese camino solo se llega a la desconfianza generalizada y al debate de descalificaciones.

Ya es tiempo que el liderazgo del sector privado deje de mirar la punta de su nariz e invierta en serio en centros de análisis profesionales (think-tanks) pero, más importante aún, que sus líderes les hagan caso.

Saqueo en Seguridad Pública

Francisco Rodriguez / Índice Político

Una de las áreas más sensibles, la de la seguridad pública federal, ha sido un enorme filón de corruptelas durante los últimos cinco años. Desvíos de partidas, gastos injustificados, millones y millones de pesos pagados sin que existan justificantes documentales… y un largo etcétera es lo que en este lapso han encontrado los auditores federales, de acuerdo a un documento interno de trabajo que obra en mi poder.

Todo ello, al tiempo que la inseguridad pública aumenta desproporcionadamente:

- De 2001 a 2010, por ejemplo, la percepción entre la población adulta de que no existe seguridad en el país se incrementó del 47 al 70%.

- La incidencia delictiva por cada 100 mil habitantes se incrementó, de 2001 a 2010, de 4 mil 412 delitos a 23 mil 956.

- Y tan sólo en un año, de 2009 a 2010, ese mismo índice pasó de 10 mil 935 a los ya referidos 23 mil 956.

La prevención del delito ha sido nula o, cuando más, escasa. Así, en relación a los programas sectoriales de seguridad pública de 2007 a 2012, se encontró que los asaltos en carreteras de jurisdicción federal aumentaron 32.9%, respecto al promedio registrado de 2007 a 2009.

En 2010, la Policía Federal se desvinculó (en un 11.1%) de los lugares en donde la proliferación de los mercados ilícitos estimula la comisión de delitos de alto impacto, y sólo tuvo presencia en el 76.9% de la zona de jurisdicción federal.

Fue así que entre 2009 y 2010 los delitos dolosos pasaron de 15 a 18 por cada 100 mil habitantes; los robos con violencia, de 185 a 204, y las extorsiones, de 32 a 39.

¡Todo un éxito… para los delincuentes!, como se ve.

Y todo ello se dio al tiempo que los auditores hallaban una maraña presupuestal. Por ejemplo, se pagaron con recursos asignados a gastar en 2010 operaciones por 598 millones 274 mil pesos que se habían devengado en 2009.

Pero también facturas apócrifas. Los ejemplos, botones de muestra apenas, en los contratos SSP/PFP/CNS/2009, SSP/PFP/CNS/003/2009, y SSP/PF/CNS/017/2009 en los que no hay especificación de los bienes adquiridos, no se proporcionan facturas originales que sustenten erogaciones por 598 millones 418 mil 300 pesos. Por si fuera poco, no se presentó evidencia de la entrega de los fantasmagóricos bienes. Nadie sabe. Nadie supo, pues.

Algo que quizá no sepan los cadetes de la Policía Federal es que cuentan con seguro de gastos médicos mayores. Al menos en teoría, porque se han venido pagando primas por 3 millones de pesos por ese concepto, sin que en realidad nadie goce de ese beneficio.

La lista es larga:

Adjudicaciones directas sin ajustarse a los supuestos de excepción a los procesos de licitación pública, contratación de plazas eventuales que nunca se hicieron…

Gran saqueo, pocos o nulos resultados.

Es, de hecho, la institucionalización del saqueo al erario público a cargo de quienes, cuando gobernaban al país sus opositores históricos, se desgarraban las vestiduras y apuntaban con índice flamígero a los corruptos.

Y no. No hay comparación, debido a la hipocresía con la que se desenvuelven.

Ha escrito al respecto el colega Edgar González Ruiz –en una crítica al estupendo libro de Ana Lilia Pérez Camisas Azules, Manos Negras– que “la ultraderecha está unida en sus proyectos que buscan perjudicar al pueblo de México, quitándoles derechos a los trabajadores, destruyendo el Estado laico y beneficiando a los grandes intereses económicos.

“Dentro de ese sector se han creado redes personales y familiares, que se van tejiendo en las escuelas confesionales, en las parroquias, en el PAN, en organismos empresariales y mediante alianzas familiares, como las mencionadas.

“Puesto que el moralismo hipócrita y el abuso desmesurado suelen ir de la mano, funcionarios panistas, que constantemente reciben bendiciones de la jerarquía católica, han incurrido en millonarias irregularidades…”

Del saqueo a la Nación, apenas una muestra.

Índice Flamígero: A dieta de concentrado, la candidata Josefina Vázquez: se repite y se repite a sí misma que ella es la jefa, que ella es la jefa. En eso, pues, está concentrada. + + + Al fatídico y corrupto sexenio calderonista aún le quedan 234 días que a muchos se nos hacen eternos.

Peña Nieto, el aplastamiento visual

Jenaro Villamil

En las primeras horas del pasado 30 de marzo, inicio formal de la mini-campaña presidencial en México, el país amaneció tapizado por espectaculares de Enrique Peña Nieto en posición de hombre que mira al futuro, ilumina la oscuridad, apapacha a las señoras, promete el cambio sin decir para dónde.

A razón de 10 a 1 frente a López Obrador o a Josefina Vázquez Mota, los espectaculares de Peña Nieto tapizaron importantes avenidas como el Circuito Interior o el Anillo Periférico del Distrito Federal. Hasta extrañaba uno los modestos anuncios de tiendas de ropa.

La inundación peñista no sólo fue en las calles de las ciudades más grandes del país. En una acción perfectamente sincronizada, a través de spots televisivos y radiofónicos, el candidato de la coalición PRI-PVEM apareció en tres ediciones distintas recorriendo el país, hablando a cada región de México. Hombre solo que salva a la nación. Hombre-spot que conecta con las emociones evasivas de una sociedad agotada.

Peña Nieto presumió en estos promocionales hasta cuatro modelos de ropa distinta, como si se tratara de un candidato “totalmente Palacio”. También se dio gusto para una naturalidad impostada. Bailó un danzón, se paró en un muelle de Quintana Roo, mientras una gaviota sobrevolaba su destino.

Ahora ya está el segundo “paquete” de spots de Peña Nieto. Habla de su infancia, de su familia, de sus orígenes. El es el mensaje. El es la propuesta. Su biografía parece ser la plataforma de gobierno. El es la imagen que arrastra hacia la victoria.

Y si usted quiere salvarse de esta intoxicación visual peñista no podrá. Va a cualquier sala de cine y ahí le recetarán por lo menos, tres spots de Peña Nieto y alguno de sus contrincantes. Los de Josefina Vázquez Mota, fallidos y oscuros, se confunden con el promocional de la teleserie Mujeres Asesinas. Y López Obrador, con mayor contenido, es visualmente pobre, hermético, dando la espalda a la cámara.

De eso se trata la campaña de Peña Nieto: no es convencer de su propuesta sino inundar de su inventario audiovisual el país. Ahí está su rostro, su nombre, la tipografía eficaz de sus promotores en las playas de Semana Santa, en el reparto de afiches, en las páginas de internet, en Facebook y en Twitter donde se han activado los @ectivistas que ahora presumen su copete estilizado como helado de chocolate sobre sus cabezas.

Y si no quiere ver Peña Nieto hasta en la sopa, en microbuses o en playas artificiales, ahí está Angélica Rivera, en el papel de La Gaviota en Campaña, subiendo videos al estilo doméstico de WereverTomorrow, perfectamente calculado para que den un tono “casual”, “hogareño”, emotivo.

Se trata de un “inventario visual dominante”. Es el aplastamiento mercadológico que precede al emocional y busca traducirse en un “carro completo” en las urnas, según los cálculos de sus jefes de campaña.

El movimiento peñista no sólo le apuestan al retorno del PRI a la presidencia de la República y a una cómoda mayoría en el Congreso sino a la coronación del Rey Peña Nieto, soberano del spot, conde de los infomerciales, emperador de los espectaculares, que lleva por corona un Copete-símbolo de la dinastía Atlacomulco.

Es un operativo que conjuga el dominio audiovisual de Televisa –ahí está el productor estelar Pedro Torres, productor de los spots- con el dominio del aparato político-partidista que tienen los gobernadores peñistas. Ya no hay rubor para simular la separación entre gobierno y partido.

En Veracruz y en Yucatán, los gobernadores no sólo presumieron su militancia sino exhibieron el músculo presupuestal y esa gran tradición mexicana que nunca se ha ido (salvo en el Estadio Azul con Josefina Vázquez Mota): el acarreo masivo.

Buscan consolidar un “voto duro” de 10 millones de personas, como mínimo. Y agregar 20 millones de votos más. Si lo logran, en un escenario de 60% de abstención, el inventario visual dominante se habrá traducido en “carro completo” en las urnas.

De esto se trata. Demostrar que es imparable, irrefrenable, adictivo, como la Coca Cola en el desierto, el producto mejor cuidado y con mayor inversión en los últimos tiempos de la clase política. A mayor abstencionismo, mayor margen de victoria.

¿Cuánto cuesta todo esto? El tope de gastos para la campaña presidencial es de 336 millones de pesos. El PRI recibirá un financiamiento público de mil 644 millones de pesos, cinco veces más que el tope de gasto para la campaña presidencial. Esa bolsa de recursos, más otra que no se ve y está encubierta en fideicomisos o en extraños “envíos” de 25 millones de pesos por estado al aeropuerto de Toluca pueden ser los fondos reales de la campaña de coronación más costosa en la historia del país.

Josefina, el amor y el espanto

Jorge Fernández Menéndez

Los cambios que anunció ayer Josefina Vázquez Mota en su equipo de campaña y en su estrategia operativa constituyen la última oportunidad de la candidata del PAN para alcanzar a Enrique Peña Nieto en una lucha electoral a la que apenas le quedan 80 días. Muchas veces dijimos en este espacio que el tiempo y la forma en la que había diseñado Acción Nacional su periodo de precampaña, con la consiguiente lucha interna planteada, debilitaría a ese partido porque le quitaba tiempo para la verdadera competencia, que no es interna sino con sus adversarios políticos, pero también porque dejaría heridas que no iban a cerrar fácilmente.

El hecho es que han tenido que pasar prácticamente dos meses desde que Josefina ganó la interna de su partido para que se comenzara a reconfigurar un equipo de campaña que reflejara las diferentes expresiones del panismo. Decía el poeta Jorge Luis Borges que lo que unía no era el amor sino el espanto, y creo que mucho de eso es lo que vemos en la reconfiguración del equipo de campaña de Josefina. Una campaña en la cual ha habido errores, quizás el más grave el del acto en el Estadio Azul, pero donde lo más importante es que no ha habido el entusiasmo compartido de todo el panismo detrás de la campaña. La derrota de Cordero y de Creel, la distancia con Fox, las divisiones internas que generó o dejó al descubierto la interna, dejaron heridas que han tardado en cerrar, incluso después de la distribución de las candidaturas para diputados y senadores.

Son muchos y al mismo tiempo no son tantos los movimientos en el equipo de Josefina. Creo que algunos están por disciplina y por imagen, y es lógico que así sea. Otras incorporaciones y adecuaciones son importantes. Por muchas razones, la más importante en ese equipo, desde nuestra óptica, es la de Juan Ignacio Zavala, quien impulsó en su momento a Alonso Lujambio, se incorporó luego a la precampaña de Ernesto Cordero (y fue el responsable de hacerlo competitivo en ese proceso) y que ahora recala en el equipo de Josefina para convertirse en la pieza que quizá más le falta a su coordinador Roberto Gil: un verdadero operador político en campaña, que sepa combinar el mensaje con la acción. Y en la operación tendrá que haber dos brazos fundamentales, por una parte Diódoro Carrasco (que está protagonizando en Oaxaca la campaña local más exitosa de la corriente que apoya a Josefina ) y, por la otra, Juan Manuel Oliva, que acaba de dejar la gubernatura del estado más panista del país, Guanajuato.

Creo que muchas de las otras incorporaciones son más simbólicas que reales. Por supuesto que sirven políticamente, pero la operación cotidiana no puede estar en tantas manos, y mucho menos la operación de un cuarto de guerra. Lo que falta en el equipo de Josefina y lo que le pueden otorgar algunas de estas incorporaciones es la audacia para ir más allá de generación de contrastes, la búsqueda de las debilidades en la campaña de Peña Nieto. Hoy no lo tienen, y a pesar de que el lema de Josefina es la diferencia, ella no logra plasmarse ni en los discursos ni mucho menos en los spots televisivos.

Peña Nieto ha demostrado ser un candidato muy sólido, con una estructura detrás suyo que funciona perfectamente bien y al que, por lo tanto, es difícil encontrarle debilidades. Claro que las tiene, como cualquier político o candidato, pero hasta ahora no han sido explotadas y Peña ha sabido vacunarse contra ellas antes de que se hagan incluso públicas. En términos operativos está haciendo en la campaña lo que dice el manual: su equipo operativo es el suyo, el cercano, en el que deposita la confianza. El equipo ampliado va mucho más allá, incluso con sectores y personajes con los que no tiene plena coincidencia. Y de la mano con ellos ha logrado arrastrar a casi todo su partido. No sé si a los priistas los une el amor, pero en este caso tampoco es el espanto: es la expectativa del regreso al poder. Y lo están haciendo muy bien.

A los panistas y a los partidarios de Josefina los debería unir la expectativa de conservarlo por encima de cualquier otra cosa. Falta asentar la convicción de que si el PAN pierde esta elección le costará mucho regresar en el futuro al poder, porque hay y habrá liderazgos emergentes en el futuro, a derecha e izquierda, que dejarán a estas generaciones de lado. Pero, por sobre todas las cosas, deberían erradicar una actitud de cansancio del poder, de conformidad con regresar a la oposición, que se percibe en muchos de sus hombres y mujeres. La audacia y la pasión que muestren su candidata y su equipo cercano serán lo único que les permita transformar ese sentimiento, ese agotamiento que, en la política, y en la vida, es el mayor obstáculo para que no se puedan alcanzar los logros que individuos, instituciones, países, se proponen. Si Josefina quiere ser la diferencia, debe demostrarlo ahora, no tiene más tiempo.

Despoja el Senado a jubilados parte de su pensión

Mete ruido la política a la moneda
Mitt Romney será el rival de Obama

Enrique Galván Ochoa / Dinero


No es lo mismo recibir una pensión mensual de 28 mil pesos a otra de 46 mil. La primera equivale a 15 salarios mínimos y la segunda a 25. La diferencia es de 18 mil pesos. El Senado tomó ayer la decisión de despojar parcialmente de esa diferencia a millares de jubilados por el resto de sus días. Su pensión quedará libre de impuesto sobre la renta hasta 15 salarios, pero será gravada de esa suma en adelante. Se trata de personas que ocuparon cargos de dirección, gerencia o jefatura en empresas del sector privado, trabajaron toda su vida, pagaron sobradamente sus cuotas al IMSS y hoy están retiradas. La situación era peor: Hacienda había decidido gravar de nueve salarios en adelante. ¿Cuál es la razón –o sinrazón– que sirvió de base a los senadores para cometer semejante atraco? Según esto tienen que defender el presupuesto y las pensiones mayores representan un costo fiscal. Se les olvidó a la hora de votar el presunto fraude cometido en la construcción del edificio del Senado en Reforma e Insurgentes. Excedieron en más de mil millones de pesos la estimación original. La Cámara de Diputados había aprobado una exención hasta 25 salarios, pero como ha sido modificada, le será devuelta para que la uniforme. Y si no está de acuerdo se abrirá un compás de espera de muchos meses más. Hay que dejar testimonio que fue un senador panista, además ex presidente del Consejo Coordinador Empresarial, Jorge Ocejo Moreno, quien defendió exención del ISR hasta 25 salarios. El resto –priístas, panistas, perredistas– mayoritearon el acuerdo. ¿Y Don Beltrone, en quien tantas esperanzas fincaban? Ni pío dijo.

El rival de Obama

El casi seguro rival del presidente Obama en las elecciones del próximo noviembre será Mitt Romney. Ayer al mediodía decidió retirarse de la puja del Partido Republicano el ex senador Rick Santorum, único oponente fuerte de Romney, aunque aún siguen en la contienda Newt Gingrich y Ron Paul. Van muy atrás. Santorum decidió suspender su campaña días después de que su hija Bella, de tres años, fue diagnosticada con una rara enfermedad conocida como Trisomy 18. Una encuesta del diario Washington Post y la cadena ABC muestra que Obama supera a Romney por siete puntos, 51 por ciento sobre 44. No se tiene noticia de que allá también se vendan los resultados de los sondeos.

Cruje el peso

Por fortuna ya pasaron las vacaciones de Semana Mayor, así que si usted salió de México y le cargó algunos dólares a la tarjeta de crédito, se calcularon con base en la cotización de los días anteriores. Porque ayer crujió el peso y el dólar estuvo vendiéndose en ventanillas bancarias a $13.32. Fue una minidevaluación de 27 centavos. Algunos expertos dicen que la campaña presidencial ya comenzó a meter ruido en el mercado de cambios. Tal vez. Sin embargo, no puede dejar de advertirse la diferencia con Brasil. Allá los problemas provienen de que su moneda está sobrevaluada, y es que los dólares entran a raudales a una economía en pujante crecimiento. Con todo, por ahí andan los 150 mil millones de dólares de la reserva internacional del Banco de México. ¿O no se acumuló tamaño capital para el caso de que ocurriera una turbulencia durante el proceso electoral?

e@Vox Populi

Asunto: ¡esas encuestadoras!

Quiero decirle que están entrando llamadas telefónicas a las casas particulares (la mía es un caso), pretendidamente de empresas encuestadoras que luego de repetir una retahíla inaudible sobre su procedencia y con deseos de recibir puntos de vista sobre las campañas, apenas se enteran que hay personas mayores de 40 años cuelgan diciendo que no caben en el rango de medición que pretenden, conduciéndose de manera discriminatoria. Quiero denunciarlo porque no es justo que se nos considere a los mayores de esa edad como apestados. Somos, a pesar del bono democrático, la gente más consciente y experimentada, porque tenemos la madurez que ha dado el transcurso de una vida rica en más de un sentido, incluso por las malas experiencias.

Luz María Cahero Cornejo/Distrito Federal

R: Mejor ni enojarse, Lucy. Todavía es peor que ajusten los resultados de los sondeos a las facturas que pagan los patrocinadores.

Asunto: los autobuses al aeropuerto

Soy vecino del Centro Histórico de la capital y he observado ciertas cosas respecto de estos llamados autobuses híbridos de la línea 4. Tengo entendido que cada uno costó a los ciudadanos la nada despreciable cantidad de 7 millones de pesos. No entiendo por qué únicamente dan servicio al Aeropuerto Internacional Benito Juárez aunque van casi vacíos. Cobran 30 pesos, pero podrían cobrar sólo cinco dentro de la ruta San Lázaro-Buena Vista. Excluir al grueso de la población para abordar estos camiones híbridos es una medida de corte clasista y la verdad habla muy mal del sistema de transporte colectivo y también de las autoridades responsables de otorgar este servicio.

José F. Vargas Almaguer

R: La razón es que quieren dar al Distrito Federal un toque al estilo París: los autobuses que dan servicio al aeropuerto Charles de Gaulle no paran en el camino a esa terminal aérea. Y los agentes de tránsito no muerden. ¿Cómo es que no nos parecemos también en eso?

Twitter

Cifra histórica: 79 millones 571 mil 297 ciudadanos tienen credencial vigente y podrán votar el 1° de julio. ow.ly/abAkc

@IFEMexico

Esa JVM me pirateó lo de La Jefa. Y a mis amigos de antaño que me bautizaron así, les consta.

@karlabil

Jiu-Jitsu contra Peña Nieto

Raymundo Riva Palacio

El Jiu-Jitsu es un arte marcial japonés cuya característica es desarrollar una defensa sin armas, que aprovecha la fuerza del rival para pegarle de manera inteligente y quirúrgica en sus articulaciones, para que al desequilibrarlo y a veces inmovilizarlo, lo pueda controlar. La técnica del Jiu-Jitsu se le acomodó perfectamente a Josefina Vázquez Mota durante el rediseño de su equipo, y encontró un punto débil en Enrique Peña Nieto, que si lo traduce con fuerza en spots, mostrará que aún no está liquidada en la carrera presidencial.

La debilidad detectada es en donde el candidato priista presume músculo: eficiencia para gobernar. Peña Nieto replicó la fórmula de su campaña por la gubernatura en el estado de México cuando comprometió 608 acciones de gobierno. En su campaña presidencial inició la firma de 300 compromisos que ofrece cumplir. El eje de su discurso es que haría un gobierno “eficaz y honesto”, pero en el equipo de Vázquez Mota ya le descubrieron mentiras.

Asesores de la candidata han ido verificando cada uno de los compromisos que fueron palomeados como cumplidos por Peña Nieto. De acuerdo con lo que han hallado, cerca del 30% de lo que aseguró Peña Nieto que concluyó, es falso. En el equipo de Vázquez Mota han revisado el 10% del total de los compromisos, y en 60 de ellos encontraron que las obras no están construidas, están a medio construir, se encuentran abandonadas, o son elefantes blancos.

Hay algunos menores, como módulos de policía donde sólo existe el cascarón, porque no tienen mobiliario ni policías, pero hay otros de alta relevancia, aseguran quienes han visto la documentación. Hay otros como en la Barranca del Negro, en Huixquilucan, donde una carretera que construyó el gobierno federal que el del estado tenía que terminar con un túnel, está cerrado. O está el caso del compromiso 57, un parque ecoturístico en la Laguna de Zumpango, entregado al municipio en diciembre de 2007 tras una inversión de cuatro millones de pesos.

Hoy, según las fotografías de la laguna, la contaminación regresó a lo que fue uno de los cinco cuerpos de agua en el Valle de México, donde llantas y basura pueblan su superficie. Ahí mismo en Zumpango, Peña Nieto ofreció un hospital de alta especialización –en parte para todos aquellos que cada año al hacer cohetes, se queman-, que entregó como completado en septiembre pasado durante su última gira como gobernador, como el compromiso 608, pero sigue en construcción.

Otro de los ejemplos más dramáticos de compromisos entregados y palomeados como terminados es la carretera de 35 kilómetros al Parque Nacional del Nevado de Toluca. La obra ha tenido muchos problemas con las autoridades federales de protección al ambiente, por lo que hay tramos completos de la carretera que no se han construido. Todavía como gobernador, Peña Nieto dijo el año pasado que trabajan con las autoridades para resolver las objeciones y terminar la carretera. No pudo hacerlo, pero palomeó la obra como compromiso entregado.

Lo que encontró el equipo de Vázquez Mota puede golpear por debajo de la línea de flotación al candidato del PRI a la Presidencia, al exhibirlo como mentiroso. La razón por la cual Peña Nieto ofreció dar fe ante notario del compromiso, es por la pérdida de credibilidad de los políticos que solían hablar prometer y no cumplir. Su discurso en la campaña presidencial subraya su honestidad y, en la materialización de los compromisos, su eficiencia. Este es el Jiu-Jitsu de Vázquez Mota: construir el mensaje de mentiroso a su rival y pegarle en dónde, por las pruebas gráficas, será muy difícil que se pueda defender.

Cómo lo logra, dependerá si esta información se convierte en spots y en declaraciones provocadoras que logran romper el teflón que envuelve a Peña Nieto. Es una opción a la mano, la primera que tiene en meses para romper el momentum de su adversario y recuperar el suyo. No es todo, pero es algo, con lo cual podría, bien usado, demostrar que aún respira.

El día que Peña se enojó

Salvador García Soto

Acostumbrado a partir plaza donde se para y a provocar tumultos, sobre todo de mujeres que se acercan a tomarse la foto, el candidato del PRI se sorprendió en aquella plaza del país donde pocas personas se aproximaban hasta el lugar donde grababa sus spots. “¿Qué está pasando aquí?”, preguntó entre extrañado y molesto Enrique Peña Nieto al terminar la filmación.

El 10 de marzo pasado, antes arrancar campaña, Peña sintió la tibieza de los tabasqueños que, contra su fama de escandalosos y bullangueros, le hicieron poca fiesta al candidato priista mientras grababa sus comerciales en locaciones abiertas como la Plaza de Armas o el parque Tomás Garrido Canabal.

Pero sí eso le extrañó al abanderado del PRI , las cosas tomaron nivel de alarma cuando, el 23 de marzo Peña regresó a Villahermosa para asistir a la reunión de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC) donde el recibimiento de los constructores del país fue más bien frío.

Dos o tres aplausos forzados durante su discurso y el aplauso final que tuvo que ser solicitado por el moderador del evento Federico Reyes Heroles, confirmaron que aquel auditorio, que agrupa a importantes firmas constructoras del país, recibía al candidato puntero en las encuestas con escepticismo y trato distante. La situación fue tan incómoda y evidente, que el propio Peña pidió a su equipo de campaña un diagnóstico urgente de qué pasaba en Tabasco.

La respuesta de los estrategas peñistas fue clara: las divisiones del priismo tabasqueño, tras la designación de Jesús Alí como candidato a gobernador, le trasladaban el costo al candidato presidencial. La oficina de Luis Videgaray buscó soluciones y por esos días llegaron a sondear la posibilidad de sustituir al candidato Alí con Luis Felipe Graham, ex contendiente por la nominación. Al final todo quedó análisis de escenarios y Peña respaldó a Jesús Alí con quien grabó incluso spots levantándole el brazo en señal de victoria.

Pero la incomodidad que percibió Enrique Peña en Tabasco es real y tiene que ver con la contienda local. Hay encuestas de Consulta Mitowsky y otras firmas que han hecho sondeos internos para el PRI que ya colocan arriba al candidato del PRD-PT-Convergencia Arturo Núñez Jiménez, con una ventaja de entre 4 y 8 puntos porcentuales sobre el priista Jesús Alí.

En el CEN priista y en la campaña de Peña reconocen un “empate técnico”, aunque afirman que su candidato Alí adelanta con 2 puntos porcentuales sobre Arturo Núñez. También en la contienda presidencial hay encuestas que arrojan que en el estado la preferencia electoral mayoritaria es para Andrés Manuel López Obrador que supera por más de 10 puntos a Peña Nieto en intención del voto de los tabasqueños.

La fractura que sufrió el priismo tabasqueño no fue bien valorada desde el centro y ahora le puede costar al PRI una gubernatura que históricamente nunca perdió y que, incluso cuando Ernesto Zedillo había negociado dársela al PRD en concertacesión, la rebelión del PRI de Tabasco, con Roberto Madrazo a la cabeza se lo impidió. Esta vez la rebelión fue silenciosa y Núñez y Andrés Manuel pueden hacerse de la gubernatura tabasqueña con el voto de los priistas.

NOTAS INDISCRETAS… A propósito del PRI, hoy hay una encerrona de varias horas entre la dirigencia de ese partido y los candidatos a diputados y senadores de todo el país. En un salón de Polanco el dirigente Pedro Joaquín Coldwell y la secretaria general Cristina Díaz sentarán en la mesa a sus abanderados de los 300 distritos y los 32 estados, además de los plurinominales, para leerles la cartilla en varios temas: líneas generales de campaña, topes de gasto, políticas de comunicación, entre otras cosas. La instrucción general, adelantan, es que cada campaña debe estar integrada a la del candidato presidencial porque la prioridad del PRI es “volver a Los Pinos”…Se detienen los dados. Escalera.

Video: Primer Plano - Lunes 3 de abril de 2012

Elección 2012: Sólo continuismo

Carlos Ramírez / Indicador Político

Luego de desorientar a la sociedad con mensajes de precampaña de que todo estaba mal y que había que cambiar todo, ahora resulta que los tres principales candidatos a la presidencia de la República sólo ofrecen la continuidad del modelo político, económico y social.

La muerte del ex presidente Miguel de la Madrid vino a reposicionar en el espacio político-electoral el tema fundamental: El agotamiento -por no decir que fracaso- del modelo de desarrollo neoliberal que impuso el delamadridismo comandado por Carlos Salinas de Gortari y avalado por la sumisión del PRI.

Con Guillermo Ortiz Martínez y Agustín Carstens como comandantes del proyecto económico, el priísta Enrique Peña Nieto ni siquiera tendrá que preocuparse por restaurar el priísmo económico porque los dos gobiernos panistas mantuvieron la misma política económica: Vicente Fox traicionó al PAN y el voto del cambio y mantuvo el mismo rumbo económico neoliberal con Francisco Gil Díaz, jefe de los Chicago boys mexicanos, en Hacienda y luego Felipe Calderón tampoco viró la nave al operar con Agustín Carstens, segundo de a bordo del Fondo Monetario Internacional.

En la lógica de la continuidad natural de un mismo partido en el poder, el equipo económico de Josefina Vázquez Mota estaría jefaturado por Ernesto Cordero, sucesor de Carstens en Hacienda y por tanto del mantenimiento del mismo rumbo económico.

Y en el equipo económico de Andrés Manuel López Obrador tiene a Rogelio Ramírez de la O, un asesor económico de empresas trasnacionales, aunque en realidad es el propio candidato el que ha decidido mantener la misma política económica para no ahuyentar a los capitales ni poner nerviosos a los empresarios. En todo caso, la propuesta de López Obrador --que no llega a nivel de estrategia-- radica en gastar más en apoyo social improductivo con el ahorro en el control del gasto. Los discursos y documentos del tabasqueño no definen un nuevo rumbo.

De ahí que en lo económico el país tenga en la elección presidencial el continuismo neoliberal en sus diferentes versiones: El neoliberalismo populista del PRI y del PAN y el populismo neoliberal del PRD; el neoliberalismo se identifica en el mantenimiento del equilibrio macroeconómico y en el gasto que permita el presupuesto pero sin aumentar el déficit presupuestal ni la deuda. En todo caso, los programas sociales se agotan en la atención a grupos pobres con programas asistencialistas que no modifican el modelo de desarrollo ni potencian las posibilidades de desarrollo que tiene el Estado.

En el tema de la seguridad, los tres candidatos criticaron durante la precampaña la estrategia del Presidente Calderón y los tres prometieron “cambios”, pero al final se han tenido que rendir ante las evidencias de la esencia de la estrategia de lucha contra el crimen organizado: O se combatía a los cárteles en sus madrigueras o se cedía soberanía de territorio del Estado a bandas que dominaban zonas territoriales importantes. Peña ha prometido mantener al Ejército y a la Marina en las calles, a pesar de que criticó a Calderón por esa decisión; López Obrador dice un día una cosa y otro día dice otra pero con el afán de confundir sus mensajes y no aceptar lo inevitable: La única fuerza capaz de resistir y replegar a los criminales es la Fuerza Armada. Y Josefina habla de una “nueva” estrategia pero ante el clamor ciudadano de que los militares y marinos no ser retiren de las calles.

Ninguno de los candidatos habla de nueva estrategia de desarrollo, de redefinición de objetivos de desarrollo del Estado, de las grandes reformas al modelo populista-estatista del viejo PRI, de la manera de aflojar los controles macroeconómicos para convertir al mercado interno y al gasto público en el detonador de la reactivación, de la aceptación de que el actual modelo de desarrollo sólo puede garantizar el bienestar del 45% de los mexicanos y la necesidad de que el país crezca a tasas de 6% anual sin inflación ni desequilibrios macroeconómicos.

La muerte de De la Madrid recordó que el país tuvo el quiebre en modelo de desarrollo y política económica en el sexenio 1982-1988 con Carlos Salinas como el estratega económico y que el costo social del inicio del ciclo neoliberal convirtió al sexenio de De la Madrid en el “sexenio del crecimiento 0%” porque el PIB real de 1988 fue igual al de 1982, seis años perdidos. De la Madrid le apostó al continuismo con la candidatura de Salinas y ahí jugó un papel clave Manuel Bartlett como el secretario de Gobernación encargado de la elección presidencial: El objetivo fue contener a Cuauhtémoc Cárdenas porque representaba en ese entonces la revalidación del modelo populista tradicional priísta.

El modelo neoliberal De la Madrid-Salinas estuvo a punto de naufragar en 1994 con el discurso de Luis Dolando Colosio de regresar al populismo social pero el asesinato impidió ese retorno; su sucesor fue Ernesto Zedillo, el operador económico del neoliberalismo salinista y candidato de Joseph Marie Córdoba Montoya, el arquitecto del viraje a la derecha económica de Salinas. Zedillo mantuvo el rumbo neoliberal y ayudó a la llegada de Fox a la presidencia porque la candidatura priísta de Francisco Labastida Ochoa iba a dar por terminado el ciclo neoliberal.

El problema del neoliberalismo no es ideológico sino de política económica vis a vis política social. El neoliberalismo cerró el ciclo del populismo del gasto público sin política de ingresos -un “desarrollo estabilizador vergonzante”, afirmó Carlos Tello Macías- y se ha aferrado al poder con el saldo del equilibrio macroeconómico aunque aumentando la pobreza social. Ante este escenario, los candidatos presidenciales han preferido mantener el continuismo y no explorar alguna alternativa de nueva política de desarrollo.

Por ello en lo económico y social no importa quién gane, porque el país seguirá el rumbo neoliberal que fijaron De la Madrid, Salinas y la élite financiera internacional comandada por el FMI.

Video: AMLO presenta decálogo sobre seguridad

EPN, ¿social demócrata? I

Gregorio Ortega Molina / La Costumbre Del Poder

El PRI vive, desde 1982, en una dualidad disfuncional en su ideología, en el ejerció del poder y en la vida diaria. Los especialistas dirían que padece de esquizofrenia, pues por un lado impulsa candidatos neoliberales, mientras, por el otro, los usufructuarios del sistema que no funcionó se aferran a su plataforma de principios, a un proyecto divorciado de la realidad.

Después de las reformas constitucionales realizadas a partir de 1982, pero principalmente las impulsadas entre 88 y 94, el PRI debió efectuar una Asamblea para redefinir el rumbo, los principios y su papel en el destino de México, inserto en una globalización de la cual no puede sustraerse. Luis Donaldo Colosio, en Puebla, oteó la oportunidad, pero la vieja guardia dio un palmetazo sobre el atril y el discurso regresó a su obsolescencia.

Hoy, la candidatura de Enrique Peña Nieto se desarrolla en dos frentes. El externo, contra los partidos que pugnan para que todo permanezca igual, y el interno, frente a la vieja guardia que quiere hacer de él un candidato de la inexistente democracia social, cuando su perfil es neoliberal, en un ámbito internacional donde todo se desarrolla y decide por encima de la voluntad de las sociedades de los Estados-Nación, donde las reglas del juego son otras, donde para preservar el mínimo de soberanía y dejar de hacer el ridículo internacional, como en el caso de Florence Cassez, lo que se requiere es replantear las relaciones bilaterales con Estados Unidos, para cumplir honorablemente con los convenios internacionales.

El aserto anterior no es producto de mi imaginación. Olaf Cramme y Patrick Diamond opinan lo siguiente: “La socialdemocracia está de rodillas en toda Europa. Desde la quiebra de Lehman Brothers, los partidos de centro-izquierda han perdido nada menos que 19 elecciones ante sus oponentes… La amarga realidad es que los dos discursos dominantes sobre la política de centro-izquierda están equivocados. Por un lado, los modernizadores de la Tercera Vía insisten en que los socialdemócratas tienen que adoptar la inexorable lógica de la globalización, la liberalización y la reforma permanente. Por otro, están los de la izquierda tradicional que quieren un regreso a las verdades de la socialdemocracia posterior a 1945”.

Mientras la discusión continúa, el diseño económico de Estados Unidos para la presente centuria, sustentado en las exigencias de su geoseguridad nacional y regional, en los principios fundacionales del Imperio y la globalización impuesta al Estado por los propietarios del dinero, anticipan lo que Manuel Vicent describió a la perfección en su texto Esclavos, pues por lo pronto los socios del Bric aportarán mil quinientos millones de muertos de hambre para fortalecer su economía, y lo propio harán los países de Centro y Sud América.

México ha de actuar en la situación privilegiada en la que se encuentra, porque es la puerta de entrada al Imperio, una aldaba de inteligencia para su seguridad nacional, no el traspatio en que quieren convertirlo.

Video: Dinero y poder de Once TV del 3 de abril de 2012

18 razones para no votar por el Verde

Denisse Dresser

1) Porque actualmente puede integrarse al Partido Verde Ecologista de México, con calidad de miembro, cualquier mexicano que desea enriquecerse se interesa por otorgar permisos para construcción en reservas ecológicas, apoya la pena de muerte, tiene algún vínculo con las televisoras y respeta los negocios privados de la familia González. El Partido Verde Ecologista de México está abierto para todos los mexicanos que quieren colaborar en el engaño a la población sin importar credo, clase social, IQ, edad o sexo.

2) Porque quienes votan por el Partido Verde en los hechos le entregan un cheque en blanco a Jorge Emilio González –mejor conocido como el Niño Verde–, así como a sus múltiples prestanombres.

3) Porque los miembros del Partido Verde usan recursos públicos para discotecas, limusinas, viajes a Europa y suites de lujo en hoteles playeros.

4) Porque los miembros del Partido Verde tienen derecho a actuar en nombre de esta organización para defender el patrimonio privado que han logrado acumular. Siempre serán apoyados por el partido en acciones ilegales para defender permisos, contratos, sobornos y desvíos.

5) Porque los miembros del Partido Verde Ecologista de México pueden integrar acciones corruptas o colectivas y fijar sus propios programas de cohecho, siempre y cuando vayan acorde con los principios básicos del partido.

6) Porque los miembros reciben “educación ecologista” para mejorar la situación monetaria de su familia.

7) Porque la principal obligación de los miembros del Partido Verde es actuar en su vida diaria con rapacidad y cinismo. Es ser un buen ejemplo de persona que aplaude videos en los que se apoya la pena de muerte, que cuida de los prestanombres, que demuestra cariño por la familia González Torres, que aprecia los recursos multimillonarios que el IFE le entrega y que respeta a su fundador, Carlos Salinas de Gortari.

8) Porque las instancias y órganos directivos del partido son:

I. Asamblea Patrimonial. II. Comisión Ejecutiva Familiar.

III. Comisión de Repartición Interna. IV. Comisión de Lavado Financiero.V. Comisión Nacional de Ladrones.VI. Asamblea para Aplaudir al Niño Verde. VII. Comisión Ejecutiva para Escudar a Jorge Emilio. VIII. Comisión Estatal Maite Perroni y Raúl Araiza IX. Asamblea de Vales para Medicinas. X. Comisión Ejecutiva para Venderse al Mejor Postor XI. Asamblea Verde para Viáticos.

9) Porque la Asamblea Nacional es el órgano de rendición suprema a la voluntad de la familia González Torres. Se reúne por lo menos cada cuatro años y se integra con primos, hermanos, tíos, novias, cuñadas y nietos de la familia González Torres quienes tienen derecho a recoger su cheque, el cual les es entregado en las instalaciones de Televisa Chapultepec.

10) Porque aprueba cualquier coalición con uno o varios partidos políticos, dependiendo de cuál ofrezca más dinero.

11) Porque la Comisión Ejecutiva Familiar ha aprobado la postulación y el registro de Enrique Peña Nieto como candidato de la coalición para la elección Presidencial, en función de cuanto ha prometido pagar por el apoyo.

12) Porque el partido ha aprobado, de acuerdo con el número de carros nuevos, los planes vacacionales, y el número de suites privadas que necesita, el programa de gobierno al que se sujetará el candidato de la coalición de resultar electo.

13) Para que una persona pueda ser electa Presidente Nacional del Partido Verde de México, se requerirá que haya llegado a un trato con Carlos Salinas de Gortari y Enrique Peña Nieto, y que haya sido un lacayo ininterrumpido de las televisoras por lo menos cuatro años al momento de la elección.

14) Porque cualquier miembro del Partido Verde Ecologista de México que desee participar como candidato a un puesto de elección popular, podrá solicitarlo a Televisa. Acompañará la solicitud de un escrito que acredite su vasallaje incondicional.

Una vez designados los candidatos se les asignará la chequera correspondiente.

15) Porque el Partido Verde presenta en cada elección en la que participa una plataforma electoral que contiene lo siguiente:

I. Un análisis de la posibilidad de hacer negocios de la localidad, Estado, o de la Nación, según sea el caso.

II. Una especificación de los principales contratistas.

III. Las alternativas de enriquecimiento individual y colectivo.

16) Porque el organismo encargado de administrar el financiamiento se le denomina Comisión de Patrimonio Familiar del Partido Verde Ecologista de México, conforme a lo siguiente:

I. La Comisión está integrada por miembros de la familia González Torres.

II. La Comisión tiene la facultad de determinar las partidas presupuestales que se embolsa, para las actividades que considera prioritarias a los intereses de la familia.

17) Porque los miembros del partido que ocupan puestos de elección popular deben entregar a la familia González Torres una cuota del 15% de sus ingresos obtenidos por el desempeño de su cargo.

18) Porque cualquier tipo de controversia que se llegue a dar entre los miembros del partido, sus instancias y/o órganos directivos, será resuelta por sus allegados que actualmente trabajan en el Instituto Federal Electoral o en el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación.

Video: Andrés Manuel López Obrador en Durango

¿La Jefa?

Ricardo Rocha

La de Josefina Vázquez Mota podría ser la mayor tragedia política de todos los tiempos. Sé que suena tremendista, pero así lo creo. Y es que si el hombre –o la mujer– son uno y su circunstancia, las condiciones y el escenario están dados: una prometedora candidata a la presidencia a la que de pronto todo se le derrumba alrededor. Unos cuantos días, suficientes para precipitarse por una resbalosísima pendiente cada instante que pasa. Un mal sueño que ahora quiere conjurarse con una pesadilla.

A ver: todo iba bien –demasiado bien, dirían algunos– hasta que comenzó una brutal cadena de errores a partir de aquel Estadio Azul semivacío del 11 de marzo. Josefina había marcado su distancia con Los Pinos, pero no cicatrizaban aún las heridas de la interna en el PAN y tenía 10 lugartenientes que no siempre se ponían de acuerdo. Ahora tendrá 37. Además, se ha entregado ya en cuerpo y alma a los designios de la casa presidencial y también ha doblado las manos en su partido.

El de antier fue un acto melodramático. Si al estilo de la película El Artista le quitamos el sonido y lo dejáramos en blanco y negro, no habría ni un segundo ni un plano de desperdicio. Los lenguajes corporal y facial fueron más que suficientes: una mujer abrumada por los acontecimientos, en una tensión permanente, incómoda, en medio de un guión que no escribió; otra vez representando un papel que no le corresponde, ahora de dura y amenazante cuando ya había intentado ser buena y populachera; una protagonista que quería el papel estelar y que podría terminar en comparsa.

Por favor, observen la página seis de este martes en EL UNIVERSAL: es la imagen de un funeral anunciado. Ni una sonrisa. Ni una señal de triunfo o de confianza. Hasta hace poco adversarios, ahora compañeros a la fuerza. Incómodos unos con otros. Apretujados. Obligados. Ninguno que transmita algo siquiera remotamente parecido al optimismo, la convicción, el compromiso. Imposible personalizar. Son un montón. Más generales que tropa. Mas funcionarios de campaña que miembros tiene el partido. 20 calderonistas enviados al rescate de un barco a punto del naufragio. Todos con cargos rimbombantes y sus inocultables ambiciones personales.

En su desesperación Josefina pidió ayuda al único que podría dársela y seguro la va a recibir en recursos de todo tipo. Pero viene en paquete. Y eso incluye a muchos removidos de sus cargos por el propio Calderón, lo que da idea de su eficacia. Para que no haya dudas, se incluyen la hermana, el cuñado y el compadre. Añádase el regalo presidencial de un equipo extranjero “especializado en hacer ganar candidatas”. No se ría, que es en serio. La pregunta es si Josefina tendrá tiempo de hacer campaña, si se la pasará junta tras junta, o si se enterará a toro pasado de que, por ejemplo, le cambiaron el nombre a su autobús para ponerle “La Jefa”. ¿Una reminiscencia de algún narcocorrido o un tributo a la memoria de Martha Sahagún?

En este nuevo rol, es obligado preguntarse si quedaron definitivamente atrás la niña buena de los spots biográficos y la “Josefina diferente”. O si acaso en el relanzamiento de la campaña tendremos a una Josefina igual, o más de lo mismo. Por lo pronto, el que el control se haya mudado a Los Pinos tiene varias y graves implicaciones. Que el presidente Calderón ya no será el garante de una contienda equilibrada. Él estará en campaña por su partido y su candidata, como jefe máximo. Además de que ahora, menos que nunca, podría producirse el tan sugerido deslinde del calderonismo. Así que la violencia, los 50 mil muertos y los nuevos 15 millones de pobres del sexenio también se incluyen en el paquete de auxilio, pero como carga adicional.

Decía el ciudadano Montesquieu: ¿Quieres que algo no funcione pero dar la impresión de que te interesa? ¡Forma un comité! A Josefina le formaron uno gigantesco, pero no estoy seguro de que a alguien le interese su destino.

Sinceramente, querría equivocarme. Pero siento que la tragedia toca a esa puerta.

Video: Línea Directa del Domingo 8 de abril, entrevista a Gerardo Gutiérrez Candiani

Peña Nieto, la pesadilla que viene

Álvaro Delgado

El caos en la campaña de Josefina Vázquez Mota, quien se ha puesto en manos de Felipe Calderón y su legión de incondicionales que perdió todo en las elecciones de 2009, ha servido a Enrique Peña Nieto para guarecerse del escrutinio sobre el derroche, la fatuidad y la ausencia de ideas que perfila una pesadilla para México si gana.

Tal como se presenta hoy el escenario para el 1 de julio, aun si las encuestas no están “cuchareadas” –como sin duda lo están–, el Partido Revolucionario Institucional (PRI) no sólo conquistaría la Presidencia de la República, sino la mayoría en las dos cámaras del Congreso y, junto con casi todas las gubernaturas, reinstauraría la vieja hegemonía, pero ahora con la legitimidad de las urnas.

Es un panorama ominoso para México, pero perfectamente posible sin un contrapeso serio del partido del gobierno que controla Calderón –cuyos incondicionales han hecho suyas las principales candidaturas y controlan el PAN–, y con Andrés Manuel López Obrador sin capacidad hasta ahora para sacudir y atraer a su proyecto a millones de indecisos que pueden dar su voto al PRI mediante la estupidez del voto nulo.

El infausto porvenir con Peña Nieto no es él en sí mismo –un maniquí manipulable–, ni Luis Videgaray y Miguel Ángel Osorio Chong, sus coordinadores formales, sino los poderes económicos y políticos que le prestaron a los panistas un ratito el poder y que, mediocres, no fueron capaces de administrar eficazmente, poderes que entre otros representa Televisa, el ministerio de la ignorancia en México.

Junto a la plutocracia engendrada por Carlos Salinas, uno de los mentores de Peña Nieto, se encuentran los gobernadores y exgobernadores –a su vez seguidos por legiones de priistas hambrientos de presupuesto, que ya sienten suyo–, y grupos criminales que requieren protección al más alto nivel para sus actividades que financian campañas.

Es la corrupción a gran escala, institucionalizada, que jamás atacaron Vicente Fox y Felipe Calderón en 12 años de gobierno, que no existe en el vocabulario ni en el programa del PAN ni de Vázquez Mota, y que con el PRI se vería perfectamente normal.

Y si a la mayoría de los mexicanos la corrupción le parece perfectamente normal, si a esos mexicanos no les importa el respeto a su voto, Peña Nieto ganará. Sin duda…

Apuntes

Se equivoca Gustavo Madero, presidente de ese partido, al calificar de guerra sucia el trabajo periodístico del semanario Proceso, que publica en su edición de esta semana que Isabel Miranda de Wallace, candidata a jefe de gobierno del Distrito Federal, fue sujeta a proceso penal por los delitos de tentativa de homicidio y resistencia de particulares, hace 14 años, información que ella ha escamoteado a los ciudadanos que aspira a gobernar. El partido de la guerra sucia se dice víctima de la guerra sucia… Otra paradoja en el PAN: Vázquez Mota despide a la periodista Karla Garduño por un equívoco lingüístico, pero enaltece al responsable de la muerte de 49 bebés en la guardería ABC de Hermosillo, en 2010: Juan Molinar Horcasitas, que ella documentó…

Video: Isabel Miranda de Wallace sin antecedentes penales

“Mejor váyase, Levín…”

Francisco Garfias

Intrigado por la momentánea presencia de César Nava en el Salón de Sesiones de la Cámara de Diputados, Gerardo Fernández Noroña preguntó: ¿Hoy pagan?

El petista quería ironizar sobre el ausentismo del diputado y ex jefe nacional del PAN, pero cuando subió a cuestionarlo, ya había desaparecido.

“Se me fue al que iba a aludir”, lamentó el petista, al voltear a la curul vacía del panista. “Es que vino César Nava y quería saber si hoy pagan o cuál es la razón por la que vino. Es rarísimo que esté aquí. Van a decir que lo aludí estando fuera, pero por aquí andaba hace un momento, aunque no me lo crean…”

Nava comparte el podio de los diputados más faltistas, pero no es de los que más descuentos tienen por ausencias.

El hit parade de sancionados lo ocupan Víctor Varela, PRD, con seis faltas; Edith Ruiz Mendicuti, PRD, también con seis; Karen Quiroga, PRD, con cinco, y Claudia Elena Águila, PRD, con cuatro (Excélsior, 10-IV-12). El descuento, por sesión, es de dos mil 505 pesos.

Noroña adelantó también su rechazo a cualquier intento de pedir un minuto de silencio para Miguel de la Madrid. Lo hizo al sumarse a la petición de su compañero de bancada, Jaime Cárdenas, de solicitar al Pleno ese minuto para el diputado y ex ministro de la SCJN, Juventino Castro y Castro.

“Ese personaje —De la Madrid— es el responsable de haber implantado el neoliberalismo en nuestro país, de haber impuesto a Carlos Salinas cuando nos robaron, en 1988, la Presidencia. Es de funesto recuerdo”, remató el petista.

José Ramón Martel, vicecoordinador de la fracción del PRI, no se enganchó en la provocación del petista. “El gobierno de la República ya realizó lo pertinente. Lo honró como jefe de Estado, con el protocolo, con el respeto que le debe un gobierno y un pueblo a una figura como Miguel de la Madrid. La fracción del PRI está más que contenta por lo realizado, encabezado por el presidente Calderón… No pediremos un minuto de silencio”.

Y se acabó la discusión.

El número dos de la bancada tricolor, en cambio, sí apoyó la petición de Jaime Cárdenas. Para el reconocido jurista sí hubo minuto de silencio.

La sorpresa nos la dio Óscar Levín. El experimentado priista nos dijo que se hubiera salido si se hubiese guardado el minuto de silencio para De la Madrid. No olvida que el fallecido ex presidente lo sacó del país, apenas se convirtió en candidato a la Presidencia de la República.

¿El motivo? Don Miguel reprochó el respaldo de Levín a las aspiraciones presidenciales de David Ibarra, cosa que sí ocurrió, y el golpeteo que sufrió antes de convertirse en candidato del PRI, lo que el actual diputado niega. “Un martes me dijo: mejor váyase, Levín”. El sábado ya estaba en Nueva York. Con el tiempo volvió a ver a Miguel de la Madrid, lo fue a saludar a su casa de Coyoacán. Lo llevó Enrique, el hijo del ex presidente, a quien Levín tiene en gran estima.

Por cierto que Juventino Castro y Castro dejó una tarea pendiente en la Comisión de Puntos Constitucionales que presidía: dictaminar la iniciativa que amplía las facultades de la Auditoría Superior de Fiscalización. El texto ya está consensuado, según el priista César Augusto Santiago.

La iniciativa propone, entre otras cosas, que la ASF pueda recurrir directamente a la PGR, sin necesidad de pasar por la Función Pública, para castigar actos de corrupción, pero también que pueda realizar auditorías inmediatas en casos que lo ameriten. “Hay todo un catálogo de irregularidades, tantas denuncias de corrupción que hace la Auditoría, y nunca pasa nada”, recalcó César Augusto.

Rosi Orozco, presidenta de la Comisión Especial de Lucha contra la Trata de Personas, comió ayer en San Lázaro con Lupita Jones, para tratar el delicado tema de las mujeres que son enganchadas con la promesa de hacerlas reinas de la belleza. La legisladora de Acción Nacional habló con la otrora Miss Universo, poco después de presentar una denuncia ante el Ministerio Público por trata de personas en la calzada de Tlalpan.

Manuel Espino asegura, en su cuenta de Twitter, que en una semana estuvo en cinco ciudades de la República y casi no vio propaganda de Acción Nacional. “La pobre presencia publicitaria del PAN sugiere que no quieren ganar. ¿Qué pasa, panistas?”, pregunta el ex jefe nacional del azul.

Vidal Llerenas, candidato a diputado local por el V Distrito de Azcapotzalco, ya se apuntó para disputar el liderazgo de la fracción del PRD en la Asamblea Legislativa en la próxima Legislatura. Durante su campaña, que inicia 45 días antes de la elección el primero de julio, planea presentar una propuesta de ley por semana. Ya tiene avanzadas dos iniciativas. Una sobre transparencia y otra sobre recolección de agua en condominios.

Video: Esto opinan los "niños incómodos" sobre cómo ven el México del futuro

¿China en búsqueda de la contraparte a varios Taiwán en el Caribe?

Alfredo Jalife-Rahme / Bajo la Lupa

Así como Estados Unidos (EU) durante todo el siglo 20 y el inicio del 21 –ya no se diga Gran Bretaña durante los siglos 18 y 19– se ha implantado en la periferia inmediata de China (con mayor predilección en Taiwán), los estrategas de Pekín se han insinuado subrepticiamente en el Caribe, donde practican las bondades del poder blando (soft-power), según advierte un articulo de Randal C. Archibold en The New York Times (7/4/12).

Archibold indaga las inversiones inocuas de China en el Caribe, que van desde el regalo de un estadio de 35 millones de dólares a Bahamas (a 240 kilómetros al sudeste de Florida), pasando por varios donativos –una escuela de gramática (sic), un hospital reacondicionado y otro estadio– a la isla Dominica (miembro de la Alba), hasta una nueva escuela en Antigua y Barbuda (miembro de la Alba).

Archibold se asombra de cómo el poderío económico de China ha irrumpido a las puertas de EU en el Caribe con una ráfaga de préstamos de bancos estatales, inversiones de empresas y obsequios del gobierno en forma de nuevos estadios (¡supersic!), carreteras, puertos y centros vacacionales en una región donde EU ha sido su amplio benefactor (¡supersic!) primario.

Advierte que “haber colocado una bandera tan cerca de EU ha generado una investigación (sic) intensa –y hasta algunos levantamientos de cejas– entre diplomáticos, economistas (sic) e inversionistas”. No especifica su identidad, pero se infiere que se trata de instrumentos de EU, como Kevin P. Gallagher, autor del reciente reporte ultra-sesgado y sinófobo del Diálogo (sic) Inter-Americano (uno de cuyos directivos genuflexos es el presunto etnocida Zedillo) sobre el financiamiento chino en Latinoamérica (17/2/12).

Archibold refiere que la mayoría de los analistas no vislumbran una amenaza (sic) a la seguridad de EU y notan que los chinos no construyen bases o forjan vínculos militares que pudieran invocar temores de otra crisis de misiles como sucedió en Cuba.

A mi juicio, no hay necesidad de bases militares: hoy los misiles letales son financieros cuando EU se encuentra en bancarrota con una impagable deuda de 840 por ciento (¡así, con tres dígitos!) de su PIB (Smithsonian.com; abril 2012).

En el incipiente nuevo orden multipolar solamente los países emasculados siguen soñando con el espejismo de una ayuda de EU y Europa, ambos en caída libre.

China anunció a finales del año pasado que prestaría 6,300 millones de dólares a los gobiernos del Caribe (compuesto por 13 países isleños, sin contar a los países continentales ribereños), lo cual se suma a las centenas de millones de dólares en préstamos, subvenciones y otras formas de ayuda económica en la pasada década.

Archibold juzga que a diferencia de África y Sudamérica, donde China busca materias primas, su presencia en el Caribe deriva principalmente de asociaciones económicas de largo plazo, como el turismo y los préstamos, así como la captación de nuevos aliados potenciales relativamente baratos (sic).

¿Empezó la guerra financiera con máscara turística en el Caribe entre China y EU por el lucrativo control de casinos, playas, cruceros del amor, su voluptuoso sexo-turismo y el blanqueo en sus paraísos fiscales? ¡Esa sí que va a ser competencia!

No hay que perder de vista que la anglósfera mueve un colosal volumen de capitales virtuales (derivados financieros) desde las islas Caimán hasta Antigua y Barbuda (otrora centro operativo del estafador sir Allen Stanford y el cártel del Golfo, en asociación gerencial con el ex canciller foxiano Castañeda Gutman). ¿Le devuelven a la anglósfera sopa de su propio chocolate con la apertura de nuevos Hong Kong y Macao ahora controlados por China en el Caribe?

Archibold excava algunos Wikileaks que citan a diplomáticos de EU cada vez más preocupados sobre la presencia china a menos de 305 kilómetros de EU, y quienes manejan la teoría de que China posiciona aliados como un movimiento estratégico (sic) para el fin de la era Castro en Cuba con quien mantienen fuertes relaciones.

¿Empezó la lucha geopolítica entre EU y China por el control de las islas del Caribe?

Archibold expone la paranoia que se ha apoderado de algunos hacedores de la política en el Congreso sobre la irrupción china en el Caribe.

En Bahamas, China ha estado muy activa: agradece su ruptura de relaciones con Taiwán en 1997 con el regalo de un estadio. La mayor parte de los 8 mil trabajadores foráneos son de origen chino para desarrollar el megacentro turístico Baha Mar que financia en partes el banco chino de Exportación-Importación. Como cereza del pastel, un banco estatal chino (sin especificar) acordó colocar 41 millones de dólares para un nuevo puerto y un puente. ¿Son Bahamas la contraparte de Taiwán frente a las costas de EU?

China ha regalado insólitamente varios estadios y arenas deportivas a países del Caribe y Sudamérica en gratitud por su reconocimiento a la sola China, en detrimento de Taiwán –como es el caso de Grenada (invadida por Ronald Reagan)–, que todavía no se queda atrás, ya que ha solidificado sus relaciones existentes con Belice, Santa Lucia y St. Kitts y Nevis.

De los 193 países miembros de la Organización de Naciones Unidas, Taiwán (con una base militar de EU a cuestas) es reconocida magramente por 23 países.

A mi juicio, es probable que pronto la misma Taiwán sea absorbida políticamente (ya lo es geoeconómicamente) por su madre patria continental, pese al obstruccionismo militar y cacofónico de EU y Japón.

China tampoco descuida las inversiones en materias primas, como es el caso de la empresa Complant, que se ha posicionado en los campos de caña de azúcar de Jamaica, que ya esta exportando a Pekín su famoso café Montaña Azul (a mi juicio, el mejor del mundo). El café y azúcar de Jamaica bien valen que China haya invertido 400 millones de dólares para reconstruir carreteras y obras de infraestructura.

Archibold cita a varios analistas anónimos (el viejo truco) del Caribe, quienes creen que China eventualmente (sic) emergerá como una fuerza política en la región, con tantos (sic) países endeudados con ella cuando EU es percibido más preocupado en Medio-Oriente y dando poca atención a la región. Pues sí, pero los vacíos suelen ser llenados.

EU rodea militar cuan obscenamente a China con una larga hilera de islas desde el mar de Japón, pasando por el mar Amarillo/mar de China Oriental, hasta el mar del Sur de China, mientras Pekín, a mi juicio, ha iniciado el acorralamiento sutil de Washington con otra fila de islas a lo largo el Caribe: desde Bahamas pasando por Dominica hasta Trinidad y Tobago.

Sir Ronald Sanders, anterior diplomático de Antigua y Barbuda, comenta que si China continúa invirtiendo en la forma en como lo hace en el Caribe, EU se está volviendo irrelevante en la región, además que deja su flanco expuesto.

Le asiste la razón a Sanders, ya que el Caribe es el “bajo vientre (soft-belly)” de EU y, a mi juicio, constituye la fractura tectónica con los BRICS (Ver Radar Geopolítico, Contralínea, 21/2/10).

El potencial del Caribe (del tamaño de Argentina) es colosal –desde el turismo pasando por enormes reservas de hidrocarburos hasta las finanzas–, por lo que es natural que constituya uno de los principales teatros de colisión entre EU y China.

¡Gana USD con Neobux, prueba la nueva sección de ENCUESTAS!