martes, septiembre 15, 2009

Mario Di Costanzo cuestiona a Carstens ante el pleno de la cámara de diputados


Mario Di Costanzo arremete contra Carstens - 15 septiembre de 2009

Noticias MVS del 15 de septiembre con Carmen Aristegui


Noticias MVS con Carmen Aristegui

La izquierda extraviada

ÁLVARO DELGADO

Tal como se exhibe hoy --dispersa, anquilosada, antropófaga, reactiva y agria--, la izquierda en México no es opción de nada.

Sólo de más derrotas, claro.

Me refiero a la izquierda que, se supone, genera ideas libertarias y transformadoras por la ruta electoral.

La otra, la izquierda armada, es obvio: tiene la marginalidad como destino.

Mala hora vive México con la derecha en auge --la priista y la panista que se alternan para servir a los mismos amos--, y la izquierda partidaria que, por su fragmentación, se neutraliza como opción de cambio.

Como partidos y como gobiernos.

Da lo mismo.

Justo cuando Felipe Calderón exhibe la fiereza de su proyecto económico --que ratifica los privilegios de la minoría que lo impuso y se ensaña con la clase media y los más pobres--, afloran las conductas más serviles de la izquierda y el movimiento de Andrés Manuel López Obrador carece de iniciativa política.

El senador Carlos Navarrete, igual que lo hizo la diputada Ruth Zavaleta, se postra ante Calderón y se llena la boca de alabanzas al "señor presidente", a quien todas las instancias del partido en que milita definieron como espurio.

Después de que se hincó ante Calderón en la ceremonia de homenaje por el 162 aniversario de la defensa de los Niños Héroes de México ante la invasión de Estados Unidos, Navarrete hasta convocó a conferencia de prensa para regodearse de tal abyección.

No debe haber asombro de tal conducta, porque ha sido Navarrete uno de los principales negociadores --obviamente en la oscuridad-- con Calderón, aun antes de la toma de posesión, el 1 de diciembre de 2006, y desde entonces autor de enjuagues que le han redituado ser presidente del Senado y su compadre Jesús Ortega nada menos que dueño de las prerrogativas de PRD.

Marcelo Ebrard, el jefe de gobierno del Distrito Federal que ahora satura los espacios televisivos y radiofónicos, marcha por el mismo sendero: Fue uno de los aplaudidores en el mitin de Calderón, en el Palacio Nacional, el 2 de septiembre, cuya respuesta de éste fue el desprecio.

La bofetada de Calderón a Ebrard --y sobre todo a los capitalinos-- no podía haber sido más sonora: En el proyecto de presupuesto para 2010 se le recortan a la Ciudad de México 10 mil millones de pesos, que afectan a proyectos claves como la línea 12 del Metro que, inclusive, Calderón publicita como suyo.

La conducta de Ebrard ante tamaña agresión, que se suma a las que año con año el PAN ha instrumentado desde que en 1997 la ciudadanía le ha mostrado su desprecio, ha sido sospechosamente moderada, muy semejante a la asumida por el gobernador de Michoacán, Leonel Godoy, quizá porque también hay una sujeción desde el gobierno federal por nexos con el narcotráfico.

Los otros gobernadores del PRD tampoco han mostrado, ya no digamos proyectos de gobierno auténticamente de izquierda --que se contrasten con los priistas y panistas--, sino la reproducción de los mismos vicios en el ejercicio del poder y una falta de dignidad ante el gobierno central, como si no supieran que los recursos por participaciones federales deben transferirse a los estados por ley, y no por capricho del sujeto que despacha en Los Pinos.

Al expriista Juan Sabines, de Chiapas, además de darles negocios a los parientes de Carlos Salinas, de levantarle un monumento a Juan Camilo Mouriño y de hacer ganar a sus amigos panistas y priistas, se le conoce más por sus fiestas personales y el culto a la personalidad.

Con el sudcaliforniano Narciso Agúndez pasa algo semejante –pasión por los negocios-- y Zeferino Torreblanca, en Guerrero, ha gobernado más como panista y con talante que no puede disociarse con el asesinato del diputado local Armando Cavaría, prospecto para sucederlo.

La única gobernadora de raíz de izquierda, Amalia García, de Zacatecas, gobierna a través de su hija, la senadora Claudia Corichi, cuyo capricho es suceder a su madre que, a su vez, pretende hacerlo con Ebrard en la jefatura de Gobierno del Distrito Federal.

Quien se presenta como la opción ante el enjambre de izquierdistas de discurso, López Obrador, mantiene su tenaz oposición a Calderón y a la oligarquía, pero tampoco ha logrado articular o transmitir el mensaje de opción de cambio distinto y distinguible.

Quizá dentro de una semana, el lunes 21, López Obrador efectivamente haga un sólido planteamiento programático para afrontar la crisis económica que aún no toca fondo, pero a tres semanas de que inició la actual Legislatura en la Cámara de Diputados no ha habido una sola acción del grupo de legisladores afines a él para diferenciarse del resto.

Ni siquiera las exigencias de austeridad a la alta burocracia federal han sido correspondidas por la disminución de los altos sueldos de los diputados lopezobradoristas. Qué curioso: Fueron los nuevos legisladores panistas lo que se disminuyeron 10% de sus salarios.

Así, con la izquierda fraccionada en tres partidos, sin gobiernos eficaces y carentes de congruencia y eficacia política, difícilmente puede augurarse éxito electoral en 2012 ante el polo de derecha que tiene como mariscal a Carlos Salinas, que corrompe hasta las piedras...

Apuntes

Calderón ha tenido la virtud de unir a todos en contra, pero el amarre en el PRI de Salinas está hecho: Los impuestos, en lo fundamental, se mantendrán y si acaso desaparecerá el más escandaloso: El 2% al consumo...

Plaza Pública con Miguel Ángel Granados Chapa · 15 de septiembre de 2009








Descargar Plaza Pública del 15 de septiembre

La autopsia del enigmático 2%

A Puerta Cerrada / Marcela Gómez Zalce

• El pendenciero eje del PAN
• Los pantalones del PRI

A La Jornada por sus 25 años


Excelsa la nula existencia de operadores políticos eficientes que ayuden a desconectarle la luz al cúmulo de focos rojos que tintinean enloquecidos en el tablero del gymboree (con minúsculas) presidencial. Sin duda el que ocupa (y preocupa) a Felipe es su propuesta para la PGR, donde el nombre de Arturo Chávez Chávez ha logrado el inédito consenso… pero en su contra.

Desde las primeras señales en Los Pinos del atractivo arreglón entre Felipe y Manlio Fabio —donde quedó cerrado y atrás el sucio capítulo electoral— para que Arturo sucediera a Eduardo, my friend, todo apuntaba a una buena negociación para el PRI que tendría como ficha de cambio la Subprocuraduría Jurídica y de Asuntos Internacionales, ocupada en alguna época por José Luis Santiago Vasconcelos (q.e.p.d), y después por el controvertido liderazgo de Juan Miguel Alcántara, hoy encargado del despacho de la PGR. El sugestivo pacto, es evidente, se desmadró gracias a la nula operación de Los Pinos (normal) y/o a la de Bucareli, donde confluyeron algunos de los simpáticos cables de la transacción política…

Que después de unos días y ante el nulo cruce de señales correctas por parte de este (des)gobierno, el ambiente legislativo comenzó a enrarecerse y se le puso listón con las declaraciones cautas y prudentes por parte del poderoso senador sonorense que declaraba la importancia de escuchar todas las voces, en particular las relacionadas con el tema de los derechos humanos —punto medular de la historia— para evaluar la conveniencia de aprobar la maravillosa propuesta presidencial. En resumen, las lacritas tricolores destaparon la lata de flit.

Y al ritmo que van los jaloneos, amable lector, podría ser utilizada para darle su distintiva ración a Arturo & associates, que con el correr de los días restan y dividen opiniones, ocupan y preocupan a organismos domésticos e internacionales aunado al pésimo manejo de crisis y control de daños que este nombramiento ya lleva como pasivo antes de nacer. En el remoto caso (o no) de que Arturo sea ratificado en el Senado, llegará a la PGR pegándose los dientes (por la madriza), con los ojos morados, debilitado y sin el consenso que se necesita para tan delicada misión.

Y documentando el optimismo emocionante de las fiestas patrias, el PAN se equivocó de época, o de plano está patinando sobre su mismo pendenciero eje. Sobre todo cuando César Nava anunció que enfrentarán con decisión y energía a los señores feudales del PRI para asegurar competencias auténticas, democráticas y equitativas apegadas a derecho (como... ¿en Sonora?).

Las curiositas palabras del líder azul en medio de las aguas de emocionante adversidad legislativa para aprobar el bodrio económico del presumido equipo de su jefecito, no ayudan a tender mejores puentes, aunque no deja de llamar la atención que el PRI no haya fijado una postura firme, precisa, puntual y clara sobre ese enigmático impuesto del 2%... además de querer cobijar, parajodas de la vida política, a Agustín Carstens, cuya comparecencia está planteada para el día de hoy.

Los priistas, my friend, emiten atractivas señales de que ese 2% no está, digamos, muerto, sino quizá anda de parranda antes de aterrizar en la mesa de los arreglones para colocarle moñito a la farsa y relanzar una nueva modalidad de Roqueseñal, yes?

Y junto con pegado, el (des)gobierno, atinado como siempre, respondió a cuestionamientos y en voz de Ernesto Cordero —desde la comodidad de un avión privado (¿qué... hay de otros?)— se afirmó que con la pena, pero no hay Plan B (nothing new) para pobres, así que a aprobar el asalto del 2% en despoblado, faltaba más, y ¡bienvenido el 2010!

Mientras tanto, en la carpa legislativa los intereses del PRI —que sí quiere ese 2% porque una buena parte del billete irá directo sin escalas a entidades federativas tricolores— y del gymboree presidencial se acercan entre coquetos y distantes jugando con el ánimo que ha desatado el paquetón fiscal.

Y como no hay márgenes de maniobra (y apostarán a la desmemoria colectiva), el PRI pagará, aunque no lo parezca, un alto costo político por no fajarse los pantalones y comportarse como verdadera oposición…

Por la mirilla

¡¿Viva México…?!


“La era decálogo”

Teodoro Rentería Arróyave

Habría que hacer un profundo análisis para saber o precisar si el Partido Acción Nacional sufre del síndrome del señorpresidencialismo o de plano carece de capacidad para generar ideas originales, sobre todo ahora que debería se echar a andar todo su aparato político para iniciar una recomposición y así superar la amarga y brutal derrota electoral del pasado 5 de julio.

El Consejo Nacional blanquiazul, después de conocer el resultado del informe que emitió la Comisión de Reflexión y Análisis sobre los Procesos Electorales de 2009, decidió dos acciones, a la par cuando menos equivocadas: la copia al calce de “un decálogo” al mismísimo estilo del presidente Felipe Calderón Hinojosa quien apenas hace unos días formuló el suyo en el mensaje, también de mea culpa, por la pésima situación del país envuelto en todas las crisis posibles.

Y continuar con la política de rijosidad heredada del anterior presidente nacional del PAN, Germán Martínez Cazares; el actual impuesto presidencial, César Nava Vázquez se lanzó a la yugular de los gobernadores a quienes culpó en parte de la derrota panista al expresar que “enfrentarán con decisión y energía a los señores feudales del PRI, para asegurar competencias auténticas democráticas, equitativas y apegadas a derecho” en elecciones futuras.

En momentos en que el aparato gubernamental ha iniciado toda una estrategia para convencer a la oposición, pero sobre todo a la mayoritaria priísta, para que le aprueben cuando menos en parte el “pavoroso” paquete económico, viene esta nueva bravata o provocación al más puro estilo de la “rijogermanomía” implementada y cuyos resultados negativos, tal parece, no asimilan.

No se entiende lo anterior después de que en un acto de verdadero arrepentimiento y remordimiento aceptaron como la principal causa de su derrota electoral el incumplimiento de las promesas de campaña de Felipe Calderón Hinojosa, de manera particular la generación de empleos; y ojo, la vinculación de algunos gobiernos municipales con el crimen organizado.

Además, la falta de operación política del anterior Comité Ejecutivo Nacional, el de Martínez Cázares; la percepción negativa que generaron las alianzas establecidas con los sindicatos del Instituto Mexicano del Seguro Social, de la Secretaría de Educación Pública y el Partido Nueva Alianza, operados estos último por la maestra Elba Esther Gordillo.

Como era de esperarse el exsecretario particular y cuatacho de Felipe Calderón, César Nava, no tardó en tener contestación precisa: el gobernador de Veracruz, Fidel Herrera Beltrán lo calificó de "chavo pendenciero", igualito a su antecesor e indicó que el líder nacional del PAN, no ayuda al gobierno federal a lograr los acuerdos que necesita.

¿Pecadillos de juventud? o ¿errores de los imberbes dirigentes azules? Como se quiera, pero no es posible aceptar que se conduzcan con la imitación de todo lo que hace o dice el huésped de Los Pinos, al más puro estilo del “señorpresidentismo”, que por años y años tanto criticaron; y que la herencia rijosa siga siendo guía y doctrina de acción panista. Así, con la “era decálogo” y el modito pleitero, los resultados seguirán siendo magros, el tiempo se los demostrará.

Plaza Pública con Miguel Ángel Granados Chapa · 14 de septiembre de 2009








Descargar Plaza Pública del 14 de septiembre

¡Gana USD con Neobux, prueba la nueva sección de ENCUESTAS!