"Al carajo con la alianza" PRD-PAN para el Edomex: AMLO

Pidió a los dirigentes de ese partido que mejor se quiten la careta y se afilien al PAN.

Alma E Muñoz, enviada, e Israel Dávila / La Jornada


"Al carajo con esa alianza", expresó Andrés Manuel López Obrador en referencia a un eventual acuerdo electoral entre el PRD, Convergencia y el PAN para los comicios de julio de 2011 en esta entidad.

En el arranque de su gira por los 125 municipios mexiquenses, pidió a los dirigentes del PRD que "de una vez se quiten la careta y que se vayan a afiliar al PAN".

Acusó a la dirigencia nacional de su partido de haber caído en lo que denominó un pragmatismo ramplón, "que a veces hasta da pena". Señaló que si se da una alianza entre los partidos que conforman Diálogo por la Reconstrucción de México (Dia) -PRD, PT y Convergencia- ia regresará al estado para apoyar esa candidatura.

Los reactivitos y “El Diario” de Juárez

Ricardo Rocha / Detrás de la Noticia

Son por lo general pequeñitos —sobre todo de estatura moral— que nunca han sido activos, pero sí reactivos. Todos, como sus jefes —oficiales y extraoficiales— tienen la piel muy delicadita. Por ello se les para la crestita al menor roce de un pétalo de crítica al gobierno al que sirven. Incluso suelen ser más hipócritamente sensibles que sus mismos patrones.

El prototipo del reactivito encarna ahora a la perfección en el ínclito vocero del Gabinete de Seguridad. Ilustre desconocido hasta hace poco, quien ahora goza sus 15 minutos de fama. Me dicen, por cierto, que en su cubículo del ITAM, este politólogo graduado en Harvard era francamente brillante. No lo dudo. Como tampoco dudo que en su nuevo cargo ha sido desastroso.

Porque, a ver: de parte de quién los periodistas habríamos de aceptar —con tonito de yuppie perdonavidas— un regaño de alguien que ni remotamente ha estado jamás en una situación de riesgo y que no conoce el país más allá de la pantalla de su compu, ¿ves?

Además, ofensivo, porque con sensibilidad hipopotámica dice que el asesinato de Luis Carlos Santiago es por motivos personales. Si está tan seguro, ¿por qué no nos presenta a los criminales en uno de esos shows que al gobierno le salen tan bien?

Por añadidura, la respuesta calderonista a través del señor Poiré es absolutamente tramposa al rasgarse las vestiduras diciendo que “no cabe en modo alguno por parte de ningún actor el pactar, promover una tregua o negociar con los criminales”. Primero porque El Diario de Juárez establece claramente que no se trata de una rendición o siquiera una claudicación; así que lo que molesta e irrita al gobierno es el hecho mismo de que el editorial se dirija a “las diferentes organizaciones que se disputan la plaza de Ciudad Juárez… frente al vacío de poder que respiramos los chihuahuenses”.

Pero lo que verdaderamente ha provocado las iras en el Olimpo sexenal ha sido —no nos hagamos señor Poiré— un párrafo del mismísimo editorial al que con todo propósito ni se refieren. Y es el que establece: “…el primer mandatario, para conseguir la legitimación que no obtuvo en las urnas, se metió —sin una estrategia adecuada— a una guerra contra el crimen organizado sin conocer además las dimensiones del enemigo, ni las consecuencias que esta confrontación podría traer al país. Introducidos sin pedirlo en el conflicto, los mexicanos —y de manera particular los juarenses— han estado al garete de decisiones erróneas que terminaron llevándoselos en medio, con los resultados hasta ahora conocidos y, sobre todo, abominados por las mayorías”. Este fue en la realidad el revulsivo para los reactivitos.

Y ahora que me acuerdo, ¿no es un acto de hipocresía gigantesco indignarse por un pacto con criminales, cuando eso y no otra cosa han hecho en el caso Diego? Ahí, además de imponer un bozal a muchos medios, atropellaron la ley al retirar a la PGR de una investigación obligada con el pretexto de no entorpecer la negociación de la familia con los secuestradores. ¿No es eso pactar con criminales?

Presuntos militares allanan casa y matan a joven en Tamaulipas

Un joven de 20 años murió al recibir un impacto de bala cuando presuntos soldados allanaron su domicilio en la colonia las Granjas de esta ciudad.

La madre de la víctima, Dalia Garza Sánchez, denunció que su hijo Antonio González Garza, recibió un disparo en el estómago cuando intentaba salir de su domicilio ubicado sobre la calle Octava, en el número 204, luego de que hombres vestidos como militares ingresaron a la fuerza.

Explicó que alrededor de las 4:30 de la madrugada del pasado miércoles, los supuestos soldados golpearon la puerta de la casa pidiendo que les abrieran, por lo que su esposo, Antonio González Osuna, despertó a los miembros de la familia que dormían y los sacó de la casa por la parte de atrás, “ya que no sabíamos de quienes eran esos hombres”.

Dijo que sus hijos tenían una fiesta en el patio de la casa y que los supuestos militares llegaron de improviso. “Luego se escucharon disparos, se metieron a la casa y empezaron a saquearla, cuando se fueron vimos que mi hijo estaba herido tirado en el suelo”, relató la mujer.

Aseguró que además de que dispararon contra su hijo, hiriéndolo de muerte, los presuntos militares se llevaron objetos de valor y dinero, y causaron destrozos al interior de la casa.

Tras resultar herido, Antonio González Garza fue llevado de emergencia por sus parientes a una clínica particular ubicada en Avenida del Maestro en donde no lograron salvarle la vida.

Los presuntos militares se retiraron del domicilio sin notificar ninguna orden que ameritara el cateo o sin notificar si había orden de aprehensión contra algún miembro de la familia, aseguró Garza Sánchez. “La única explicación que hay es que se metieron a la casa a robar, no hay de otra, pero mataron a mi hijo”, refirió Garza Sánchez.

Refirió que su familia cuenta con una empresa distribuidora de quesos y otra que se dedica a arrendar maquinaria a Pemex.

En la Octava Zona Militar no se emitió ningún comunicado para desmentir o confirmar este hecho, pese a que se publicó en la prensa local, aunque cabe referir que en esta entidad han sido frecuentes los ataques por grupos delincuenciales que utilizan la indumentaria militar y que se hacen pasar como tales.

Relacionado con este caso, reporteros de la fuente policíaca refirieron que esa misma madrugada un vehículo aparentemente militar tuvo un accidente en el libramiento Monterrey-Matamoros, en un punto cercano a la colonia Las Granjas.

Se presume que era ese mismo grupo militar que efectuó el asalto a la casa de la familia González Garza porque en la unidad llevaban pantallas de plasma y otros aparatos, pero no hay reporte oficial de este percance porque cuando las patrullas de tránsito llegaron al lugar, los supuestos soldados ya habían retirado el vehículo del lugar.

Abandonan Copala 30 familias amenazadas por paramilitares

Pedro Matías

En las últimas 72 horas fueron desplazadas 30 familias del municipio autónomo de San Juan Copala, el cual quedó a merced de los “paramilitares” de la UBISORT y del MULT que mantienen sitiada a esa comunidad triqui, informó Reyna Martínez Flores, vocera del plantón “autonomía y resistencia” que se encuentra instalado en el zócalo de esta capital.

Es por ello que a 48 horas de haber iniciado una huelga de hambre, las 11 mujeres triquis decidieron levantar el ayuno porque “la mayoría de nuestros hermanos ya están afuera, sólo se quedaron cuatro ancianos y una joven, aunque siguen cinco desaparecidos”, añadió.

Sin embargo, advirtió que el plantón que instalaron desde el pasado 11 de agosto frente al que fuera el Palacio de Gobierno continuará hasta que atrapen a los asesinos y porque tienen dignidad.

Al gobernador Ulises Ruiz Ortiz le mandaron un mensaje que “si ya no nos quiere ver aquí que haga algo para que regresemos a nuestro pueblo porque sus paramilitares ya lograron sacarnos de nuestras casas, de robarnos nuestras cosas y ahora no tenemos a donde ir”.

Martínez Flores se quejó de la indolencia gubernamental porque durante las 48 horas que permanecieron en huelga de hambre, en la que se incluyeron ocho niños, nadie del gobierno de Ulises Ruiz se acercó a dialogar y, mucho menos, mostraron interés por atender esta problemática.

Al contrario, dijo, lo único que han recibido son los regaños de la procuradora de justicia, María de la Luz Candelaria Chiñas y engaños de la secretaría general de gobierno que se comprometió a llevar alimentos a la gente que simpatiza con el municipio autónomo y se encontraba sitiada por el grupo paramilitar de la UBISORT y el MULT.

Ahora, explicó, otras 25 o 30 familias se encuentran en el exilio en esta capital debido a que tuvieron que abandonar San Juan Copala para evitar morir de hambre o por las balas de los paramilitares.

Detalló que después de varios días de internarse en el monte lograron salir con y vida y actualmente se encuentran refugiadas en diferentes lugares para evitar ser asesinados.

Mexicanidad


Via Internet

Peña Nieto: reglas a modo

Jesús Cantú

Ante la posibilidad de perder la sucesión en su entidad y, por ende, su eventual candidatura a la Presidencia de la República, el gobernador del Estado de México, Enrique Peña Nieto, modificó (en vísperas de que venciera el plazo constitucional para ello) las reglas para asegurarse de que las condiciones lo favorezcan.

La controvertida reforma aprobada el 14 de septiembre en el Congreso local afecta los procesos electorales en cuatro frentes: complica la creación de alianzas electorales entre diferentes fuerzas políticas al dejar únicamente vigente la vía de las coaliciones; reduce a la mitad el periodo de campañas y a una sexta parte el de las precampañas; disminuye el financiamiento público para la obtención del voto, y, finalmente, amplía en 45 días el periodo para que el gobernador mantenga en los medios de comunicación social la propaganda gubernamental.

La discusión se centra en la eliminación de la figura de las candidaturas comunes, por la expresa oposición del gobernador Peña Nieto a una posible alianza entre el PAN y el PRD para la contienda por la gubernatura, pero en realidad la estrategia para disminuir las posibilidades de éxito de una eventual alianza opositora es integral y busca debilitarla en varios flancos.

La forma más sencilla de concretar la alianza electoral era, hasta antes de la reforma, la candidatura común, que sí tenía un factor de inequidad (no todos los que señala la iniciativa de reforma) ya que mantenía el acceso del candidato común a radio y televisión de cada uno de los partidos que lo postulaban, es decir, sumaba los tiempos que le correspondían a éstos y no establecía un límite, pues a partir de la reforma del 2007 dichos tiempos ya no forman parte de los topes de gastos de campaña.

Al eliminar la figura de la candidatura común, la única vía para concretar la alianza es la coalición, que en el Código Electoral del Estado de México tiene requisitos que también pueden traducirse en inequidad en la contienda. El código señala que cuando una coalición postule candidato a gobernador del estado, “deberá acreditar ante los órganos del instituto y ante las mesas directivas de casilla tantos representantes como corresponda a uno solo de los partidos coaligados”, lo cual casi obliga a lograr la coalición total, pues los candidatos postulados únicamente por uno de los partidos coaligados no tendrán representación en ninguno de los órganos electorales, ni siquiera en las casillas, ya que la misma la ostentará el candidato de la coalición a gobernador.

Por otra parte, respecto al financiamiento público, asienta que “disfrutará del monto que corresponda a la suma de los montos asignados a cada uno de los partidos coaligados”, y más adelante indica que el convenio de coalición contendrá, “en su caso, la forma de distribución del financiamiento público que les corresponda, estableciendo cada uno de éstos el monto de las aportaciones para el desarrollo de las campañas, así como la forma de reportarlo en los informes correspondientes”.

Lo anterior puede interpretarse en el sentido de que el instituto entregará el financiamiento a la coalición, y ésta, a su vez, retendrá la aportación de cada instituto político a la coalición y luego entregará el resto, lo que nuevamente conduce casi inexorablemente a ir en coalición total, pues de lo contrario la demora en la entrega del dinero puede traducirse en retrasos para la realización de las campañas de los candidatos no coaligados.

A nivel nacional, la legislación en esta materia se estableció tras el proceso presidencial de 1988 y tenía como objetivo dificultar, hasta donde fuera posible, la construcción de alianzas entre fuerzas opositoras, para evitar que se repitiera el fenómeno que condujo a la construcción del Frente Democrático Nacional, que en esa elección postuló a Cuauhtémoc Cárdenas. En el Estado de México, afortunadamente, se habían mantenido las candidaturas comunes, pero en materia de coaliciones se establecieron limitantes incluso mayores a las federales, como la señalada en materia de financiamiento.

Este no es el único obstáculo adicional que establece la Constitución o el código estatal. Otro muy significativo es el incluido en el artículo 12 constitucional, que señala: “Quien haya participado en un proceso interno de selección de un partido político como aspirante o precandidato, no podrá ser registrado como candidato por otro partido político o coalición en el proceso electoral correspondiente”. Este párrafo podría ser utilizado para cerrarles la puerta a candidatos como Mario López Valdez, en Sinaloa, o José Rosas Aispuro, en Durango, que previamente “aspiraron” a ser postulados por el PRI.

Pero estos obstáculos no eran suficientes para enfrentar una elección competida, por lo cual la reforma estrechó aún más los márgenes para la oposición y, por ello, canceló la posibilidad de las candidaturas comunes, al menos por dos razones: una, el impacto para los votantes duros de un partido político es muy distinto si tiene que cruzar un recuadro donde además del logotipo de su partido aparece el de uno de sus principales opositores, lo que es inevitable en el caso de las coaliciones; y dos, como las reglas para las coaliciones casi obligan a postular candidatos a todos los puestos de elección popular, el costo para las dirigencias partidistas se eleva mucho, pues prácticamente obliga a dejar de competir en distritos y municipios donde la contienda se da realmente entre PAN y PRD y no con el PRI.

Así, por una parte, se reducen las posibilidades de que la coalición se concrete al aumentar las dificultades; y en caso de que se lograra, impacta directamente sobre los votantes, particularmente los más duros, que eventualmente pasan a las filas del abstencionismo.

Todavía eso no brindaba suficientes garantías y, por ello, se incorporaron otras reformas, como la reducción del periodo de las campañas electorales de 90 a 45 días en el caso del candidato a gobernador, y de 60 a 35 para diputados locales y ayuntamientos. Esta reforma tiene un doble impacto: por una parte, le permite al gobernador en funciones mantener su propaganda gubernamental 45 días más; y, por el otro, reduce sustancialmente las posibilidades de un candidato de la alianza opositora sin mucho posicionamiento en Edomex, pues no tendrá el tiempo suficiente para hacerlo, especialmente porque también se redujo el tiempo de las precampañas a únicamente 10 días. Así, la presencia de los candidatos se limita a sólo 55 días, ni siquiera dos meses, en un estado con 125 municipios y casi 10 millones y medio de electores.

Tampoco esto era suficiente, y en el caso de que lograsen concretar la alianza y el candidato fuese popular, todavía había que estrecharle más su margen de maniobra, y esto se logra con otra iniciativa dirigida a reducir y limitar el destino del financiamiento público para la obtención del voto. La reducción en realidad es menor, pues la legislación del Estado de México es muy generosa y actualmente establece que para dichas actividades se otorgará a los partidos políticos una cantidad equivalente al doble del que reciben para actividades ordinarias, es decir, 200% más, y lo reduce a 190%.

Pero adicionalmente se establece que dicho financiamiento debe “aplicarse exclusivamente al desarrollo de las actividades directamente relacionadas con la obtención del voto dentro de la campaña electoral de que se trate”, lo cual eventualmente lo reducirá todavía más, dado que el límite de gastos de campaña puede ser inferior a la suma de los recursos que por dicha modalidad recibirán los partidos coaligados, lo cual obligaría a regresar dicho dinero.

Peña Nieto sabe de sobra el impacto que tendría sobre sus aspiraciones presidenciales una eventual derrota en la contienda electoral del 3 de julio del 2011, y, por ello, no está dispuesto a correr ningún riesgo. Así, por lo pronto, colocó en las normas constitucionales y legales las disposiciones necesarias para asegurar al candidato de su partido condiciones ventajosas o, al menos, no tan competitivas.

El PRI enseña intolerancia

Omar Sánchez

Dos mantas colocadas en la tribuna de San Lázaro en contra de la “Ley Peña”, provocaron que diputados priistas perdieran la cabeza y subieran a la tribuna a “arrancarlas”, con lo que sigue la “guerra electoral” que se vive anticipadamente rumbo al 2012.

No es la primera vez que en la Cámara de Diputados se colocan mantas con reclamos o exigencias, y los priistas nunca habían tomado la decisión de arrancarlas, e incluso hace dos semanas fueron ellos los que colocaron una donde pedían que no hubiera más impuestos.

Sin embargo, en esta ocasión tras la reciente aprobación de la ley en el Congreso Local del Estado de México que prohíbe las alianzas de cualquier partido político, diputados panistas colocaron en el salón de plenos dos pancartas en las que se leía:

“No a la Ley Peña, no más mentiras”, se leía en una de ellas, en tanto la segunda manta tenía la leyenda: “Ley Peña asesina a la democracia”.

El panista Javier Corral dijo que esa actitud por parte del PRI demostraba el miedo que tienen a perder en las elecciones con las alianzas del PRD y PAN: “el miedo no anda en burro, anda en Peña Nieto”.

A la defensa del PAN se sumó el PRD, e incluso el petista Gerardo Fernández Noroña, acérrimo rival de estos al pedir que se respetara el derecho de expresión por parte de la bancada panista.

Tras la falta de acuerdo entre los diputados, el presidente de la Mesa Directiva, Jorge Carlos Ramírez Marín, decidió decretar un receso y después, levantar definitivamente la sesión, fue lo más fácil que pudo hacer el priista, quien demostró cargarse a favor de su partido por que nunca condenó la actitud de sus correligionarios y en cambio siempre llamó al orden a los panistas que desplegaron las mantas.

Los coordinadores del PRI, PAN y PRD no estaban en el salón de plenos, por lo que los vicecoordinadores propusieron que el PRI daría disculpas por haber retirado las mantas de los panistas, y después seguirían las disculpas del PAN por haberlas colocado.

Pero al no darse este anuncio las bancadas del PAN y PRD decidieron retirarse del pleno.

Atacan a funcionario de San Luis Potosí y matan a dos de sus escoltas

El Subsecretario de Readaptación del gobierno estatal, Jaime Delgado Alcalde, resultó herido en un atentado cuando se encontraba en Ciudad Valles.

Dos de sus escoltas fallecieron y un tercero quedó herido.

De acuerdo con las primeras versiones, el funcionario estatal había efectuado una visita de inspección al Centro de Readaptación de Ciudad Valles, y había cenado en un local sobre el bulevard principal cuando fue atacado por sicarios que abrieron fuego contra él y sus escoltas.

Delgado Alcalde fue trasladado a un hospital junto con el escolta Regino Martínez, mientras que en el lugar murieron Rubén Hernández Rendón y José Oriol Martínez, uno de ellos chofer del funcionario.

Este ataque ocurre un par de semanas después del crimen del Alcalde de El Naranjo, el priísta Alexander López García, quien el pasado 8 de septiembre fue acribillado cuando se encontraba despachando en su oficina del Palacio Municipal.

Al día siguiente del asesinato del Edil, el gobernador Fernando Toranzo declaró un estado de emergencia por la violencia desatada en los municipios de la Huasteca Potosina, desde Ríoverde hasta los que se encuentran en los límites con Tamaulipas.

Toranzo pidió la ayuda federal para reforzar la presencia del Ejército y la PFP en su estado.

Dos decapitados en Acapulco

Dos hombres fueron decapitados en este centro turístico.

Un reporte oficial señala que el hallazgo se registró cerca de las cinco de la madrugada en la comunidad Kilómetro 30, sobre la carretera federal Acapulco-México, donde dejaron abandonado un vehículo.

En el toldo de la unidad, los criminales colocaron las cabezas de sus víctimas, amordazadas con cinta canela. En el interior del vehículo se encontraban los cuerpos atados de pies y manos.

En el lugar también fue dejado el siguiente mensaje escrito en una cartulina: "ESTO NOS PASO X TRANSPORTARLE ARMAS A NICASIO ARIZMENDI Y A SU FAMILIA. ATENTAMENTE: LA PLAZA?".

Apenas este lunes fueron levantados dos hombres que se desplazaban a bordo de un auto tipo Bora, tras un enfrentamiento armado en plena avenida costera Miguel Alemán.

Informes oficiales vinculan estos hechos a la disputa de la plaza de Acapulco entre células de sicarios al servicio de Edgar Valdez Villarreal, “La Barbie” y Héctor Beltrán Leyva, “El H”.

“Motivos personales...”

Francisco Garfias

Una de las líneas de investigación del asesinato del periodista en Ciudad Juárez, que ya habría sido puesta en conocimiento de los directivos de El Diario, es la del enfrentamiento entre dos grupos antagónicos de jóvenes que vivían en departamentos diferentes de un mismo edificio, de acuerdo a fuentes vinculadas con seguridad nacional.

Luis Carlos Jiménez Orozco, el reportero gráfico asesinado, y su compañero, Carlos Manuel Sánchez Colunga, lesionado de bala, formaban parte de un grupo de ex compañeros de secundaria que ya se traían con los vecinos pandilleros que, de acuerdo a esta hipótesis, los atacaron.

“Ya habían amenazado a uno de ellos, lo habían golpeado por una chamaca. Los vecinos, hartos de escucharlos pelear, pidieron incluso que los corrieran del edificio”, aseguraron las fuentes.

Esa línea de investigación, que sigue la Procuraduría de Chihuahua, es la que habría llevado a Alejandro Poire, secretario técnico del Consejo Nacional de Seguridad, a manifestar que el asesinato de Luís Carlos fue por “motivos personales”.

* * *

Otra de las líneas que se siguen es la de la equivocación del blanco. En el momento de la agresión, Orozco y Sánchez Colunga viajaban en un vehiculo que pertenecía al visitador de la CNDH, de apellido De la Rosa, quien ya había sido amenazado por el crimen organizado.

El reportero gráfico era como “su hijo adoptivo”, por eso traía su auto. “En una de esas iban por mi…”, comentó de la Rosa a la Procuraduría de Chihuahua

Las fuentes no descartaron la línea de investigación que tiene que ver con el desempeño profesional de los jóvenes periodistas, pero aclararon que es la más endeble. “Eran poco menos que aprendices; nunca trabajaron en un asunto vinculado con el crimen organizado. Ni siquiera estaban en nómina”, nos aseguran.

* * *

La irritación es grande en el gobierno federal por la gravísima pifia, reconocida por los directivos de El Diario de Juárez, que puso en su portal una explosiva entrevista con Cesar Nava, que nunca se realizó.

Al jefe nacional del PAN le atribuyeron, ni más ni menos, haber urgido un pacto con el crimen organizado para terminar con la violencia del narco. Mas tarde admitieron que fueron “engañados” y a retiraron del portal, pero el daño estaba hecho.

La noticia fue reproducida no solo por los diarios nacionales. Las agencias internacionales también la recogieron y le dio la vuelta al mundo.

”Es una muy grave difamación por un supuesto error. Le hicieron daño a la imagen de México; le hicieron daño a la lucha contra le crimen organizado”, puntualizan en el entorno del presidente Calderón.

Tampoco acaban de asimilar el multicitado editorial ¿Que quieren de nosotros? Publicado por El Diario, que califica a los criminales como “autoridades de facto”, y literalmente le pide línea al narco sobre como escribir, a cambio de que dejen de matar reporteros. Insisten que el editorial promueve precisamente lo que adjudicaron equivocadamente a Nava: pactos con el narco.

* * *

Otra vez los diputados transformaron el Palacio Legislativo en un circo. Otra vez un ataque a Enrique Peña Nieto, el rey de las encuestas para el 2012, provoco un sainete que obligó a suspender la sesión en San Lázaro.

Los priistas no toleraron la frase “democracia asesinada” incluida en una de las mantas contra la llamada “Ley Peña” que los panistas, al mas puro estilo de sus aliados del PRD, colgaron en la tribuna. Los diputados Víctor Flores, Héctor Pedraza, y Manuel Cadena, la vanguardia del “nuevo PRI”, sacaron el cobre de la intolerancia y las arrancaron de inmediato.

Los panistas se calentaron y no solo exigieron les regresaran las dos mantas, sino que los priistas los desagraviaran públicamente. Nigüas, respondieron los “tolerantes” del tricolor y allí se acabo la sesión.

* * *

En esa sesión estaba proyectado que rindiera protesta como diputado el perredista Julio Cesar Godoy Toscano, sobre quien pesan sendas órdenes de aprehensión, a pesar de que fue exonerado de tener vínculos con la Familia.

La PFP y la PGR hicieron hasta lo imposible para evitar que Godoy ingresara al Palacio Legislativo. Solicitaron al priista Jorge Carlos Ramírez Marin autorizara el ingreso de sus agentes a la Cámara, para echarle guante al hermano del gobernador de Michoacán.

El presidente de la mesa directiva, único autorizado para pedir el ingreso de la fuerza pública, denegó el permiso. Por eso los policías se vieron obligados a acordonar inútilmente el recinto legislativo. Y decimos inútilmente porque cualquier legislador puede meter encajuelado a Godoy.

Carlos Salinas y otros expresidentes de México

Miguel Ángel Granados Chapa

Cualquiera que haya sido, fracasó el propósito del presidente Felipe Calderón al invitar a la cena del 15 de septiembre a los cinco expresidentes vivos (algunos de ellos vivísimos). Sólo dos acudieron: su correligionario Vicente Fox, con quien Calderón mantiene una relación ambigua y oscilante; y Carlos Salinas de Gortari, quien aprovechó el convivio para hacer política, como está en su naturaleza. Se abstuvieron Luis Echeverría, Miguel de la Madrid y Ernesto Zedillo.

En Palacio Nacional, Salinas explicó su presencia como una contribución a la unidad nacional. Con su reconocida sagacidad, recogió la expresión varias veces pronunciada por su anfitrión, quien todavía el lunes 13 retornó a esa idea –que en él es como una cantaleta, consciente como está de la polarización causada por su ascenso a la Presidencia. Salinas retomó ese propósito y quiso obsequiarlo. Pero su presencia se sumó a la de Fox, que en campaña lo desdeñó llamándolo Salinillas y acabó aceptándolo como cómplice en la maniobra para desprestigiar primero y desaforar después a Andrés Manuel López Obrador.

Si el objetivo de la invitación a los expresidentes era ofrecer un fresco de la unidad nacional encarnada en esos exmandatarios, el propósito no se logró. En otros tiempos, la imagen de que los expresidentes reunidos significan la unidad nacional ha sido fructífera. Manuel Ávila Camacho, como lo recordó el propio Salinas, convocó a sus antecesores en septiembre de 1942. México acababa de entrar en la Segunda Guerra Mundial y pareció conveniente al hermano de Maximino (el general Andrés Ascensio de Arráncame la vida) mostrar que las querellas internas, sobre todo las producidas por la Revolución, habían quedado atrás. Asistieron al Grito, en un acto que entonces se llamó “de acercamiento nacional”, los expresidentes De la Huerta, Calles, Portes Gil, Ortiz Rubio, Rodríguez y Cárdenas, citados en el orden cronológico de su presidencia. El acto fue significativo por la presencia de Cárdenas y Calles, quienes apenas seis años antes habían roto y ahora encarnaban interpretaciones opuestas de la Revolución en el poder.

Después del Grito, los invitados se fueron a su casa. En cambio, casi una veintena de años después el presidente Adolfo López Mateos convocó a sus predecesores no sólo a reunirse, sino a aceptar responsabilidades en su gobierno. Algunas designaciones rayaban en el ridículo, como la que recayó en Ortiz Rubio como representante del gobierno en el patronato de la Asociación de Ingenieros y Arquitectos. O significaban muy poco, como en el caso del presidente convencionista Roque González Garza, quien recibió nombramiento de coordinador de las obras del gobierno federal en la Vega de Metztitlán; y, casi en el mismo nivel, el encargo hecho al otro Adolfo, Ruiz Cortines, quien aceptó con desgano ser delegado fiduciario de Nacional Financiera en el Fideicomiso de Minerales Metálicos no Ferrosos. Otras encomiendas tuvieron relevancia, ya porque la tenían de suyo o porque los expresidentes les dieron sustancia. Este último fue el caso del general Lázaro Cárdenas como director de la Comisión del Balsas (ya lo era de la correspondiente al río Tepalcatepec), de Miguel Alemán al frente del Consejo Nacional de Turismo y de Abelardo Rodríguez como presidente de la Comisión Nacional de Pesca: ambos organismos eran consultivos pero sus titulares los dotaron de funciones sustantivas. Emilio Portes Gil ya era director de la Comisión Nacional de Seguros y fue confirmado en su cargo en esta oportunidad, el 7 de diciembre de 1961.

Surcaban a la República entonces fuertes tensiones, resultado del enfrentamiento de corrientes poderosas: el Movimiento de Liberación Nacional, encabezado por Cárdenas, y el Frente Cívico de Afirmación Revolucionaria (llamado Frente Cínico en la revista de izquierda Política), que agrupaba al alemanismo y al callismo. El efecto mexicano de la Revolución Cubana, la movilización sindical que se gestó durante el sexenio anterior, y el creciente papel de algunos intelectuales (casi todos vinculados a la Universidad Nacional) como “conciencia del país”, obligaron a López Mateos a afianzar su poder mostrándose por encima de los “ismos” que ventilaban sus querellas. De allí su convocatoria a los expresidentes, que todos atendieron.

En cambio, tres de los cinco invitados de Calderón no se presentaron en Palacio Nacional. Aunque es el expresidente con quien más afinidades tiene el actual titular del Ejecutivo, Ernesto Zedillo no viajó a México, situado como se halla en ámbitos extranjeros y, por lo que se ve, resuelto a no involucrarse en asuntos mexicanos, como no sea a través de posiciones genéricas de corte académico. Miguel de la Madrid está ahora sí falto de salud, no como cuando respondió a una entrevista de Carmen Aristegui para su libro Transición y cuando autorizó que se radiodifundiera una parte de esa conversación, referida a su heredero Carlos Salinas. Por ese motivo no volvió por unas horas a Palacio Nacional.

La misma razón impidió a Luis Echeverría estar presente en la fiesta del Bicentenario. Quiero creer que también lo mantuvo en su caso un mínimo rubor, experimentado no sé si por sus hijas e hijos o por su abogado principal, Juan Velásquez. De aparecer en este momento en público, Echeverría habría sido interrogado sobre los dichos de Heraclio Bonilla, quien junto con Velásquez lo defendió de los intentos de llevarlo a prisión por las matanzas del 2 de octubre de 1968 y 10 de junio de 1971. Despechado por la morosidad de la familia Echeverría, que le niega o le regatea la parte principal de sus honorarios y le canceló la entrega mensual de un anticipo pactado, Bonilla hizo un recuento sumario de los bienes del expresidente: decenas de bienes inmuebles en la Ciudad de México, el terreno en que se alza el famoso hotel Camino Real Sumiya, en Morelos y, sobre todo, un extenso predio en Playa del Carmen –no aclaró si valuado en 130 millones de dólares o de cuya venta se espera obtener esa cantidad.

Sean esas las cifras de su patrimonio, u otras, sobra evidencia de que varias generaciones de Echeverría no padecerán penurias, pues son cuantiosos los bienes acumulados por el expresidente. No se le conocieron nunca negocios que produjeran ganancias voluminosas engendradoras de otros negocios. Fue desde joven servidor público, siempre en ascenso: director de Administración en Marina, oficial mayor de la SEP, subsecretario y secretario de Gobernación y presidente de la República. Por muy bien administrados que sean, sus sueldos y prestaciones no alcanzan para formar, ni con el más estricto sistema de ahorro, un caudal como el que ostensiblemente posee el expresidente o el que se presume a partir de la demanda civil de Bonilla, antaño defensor suyo, hoy su acreedor.

Es posible que la fortuna de Echeverría, como la de otros expresidentes, se haya alimentado de la partida secreta que año con año autorizaba la Cámara de Diputados y de cuyo monto y destino el presidente no tenía que rendir cuenta alguna. Es adivinable que buena parte de esos fondos que los presidentes manejaban discrecionalmente fueran a parar a sus cuentas bancarias. De Carlos Salinas dijo el ahora presidente de la Bolsa Mexicana de Valores, Luis Téllez, cuando se preparaba para ser secretario de Comunicaciones y Transportes, que se había robado la mitad de la partida secreta, que en el sexenio 1988-1994 sumó cerca de 8 mil millones de pesos.

Quién sabe si en esos montos, pero también en el caso de Salinas, como en el de Echeverría, es ostensible su enriquecimiento, que no les impide seguir cobrando su pensión vitalicia como expresidentes, a diferencia de Zedillo, quien renunció a ella porque cobra honorarios en varias fuentes, de negocios o académicas. Es presumible que Salinas utilizara la partida secreta en su provecho, como un regalo de la nación, como pago a sus servicios. No tenía derecho a disponer de ese patrimonio público para fines privados, pues se le autorizaba para el ejercicio de su cargo, no para quedarse con sus fondos.

Ya nadie pregunta a Salinas por ese dinero. Goza de la ventaja de la prescripción, es decir, del paso del tiempo que hace olvidar lances de primera importancia. Y por ello se desplaza, cada vez con mayor ostentación, en los terrenos de la política en general y de la electoral en particular, comarcas que antaño estaban vedadas para quienes, habiendo ya bailado, debían sentarse. Salinas, en cambio, está de pie, y camina y trota en pos de objetivos políticos como el que el PRI regrese a Los Pinos por medio de un político a quien él apadrine. El más notorio de quienes están en ese caso es Enrique Peña Nieto, pero maneja cartas alternativas.

En su activismo Salinas ha incluido, por lo que se vio la noche del Grito, la idea de apoyar a Calderón. Antes lo hizo con Fox. Lo hará con cualquiera que ni siquiera pida, sino insinúe que lo requiere.

UNAM centenaria, la razón sobre la infamia

Álvaro Delgado

Pasados los dispendiosos y pueriles festejos oficiales del Bicentenario de la Independencia, cuyo colofón glorificó la traición que simboliza Benjamín Argumedo en el monigote alzado frente a Palacio Nacional, donde Felipe Calderón honró a Carlos Salinas, hay una razón para el regocijo: Se cumple el primer centenario de la Universidad Nacional, fundada por la genialidad de Justo Sierra para “mexicanizar el saber”.

Fue al final de su agónica dictadura, el jueves 22 de septiembre de 1910, cuando Porfirio Díaz erigió, en solemne ceremonia, a la Universidad Nacional de México, lo que representó el colofón de los festejos del primer centenario del inicio de la gesta independentista, que fueron y son inmensos si se contrastan con los que coordinó el presidenciable Alonso Lujambio.

Para lucirse ante los visitantes de las fiestas del centenario, Díaz se planteó construir edificios suntuosos como el Palacio de las Bellas Artes, la casa de Correos, el ministerio de Comunicaciones --hoy sede del Museo Nacional de Arte (Munal)--, la penitenciaría de Lecumberri –actual Archivo General de la Nación--, la Escuela Normal de Maestros --antiguo Colegio Militar de Popotla--, el proyectado como palacio legislativo --que es el monumento a la Revolución-- y, por supuesto, el monumento a la Independencia.

Pero, sin duda, la obra cumbre de esas celebraciones y su gestión antes de su exilio por la insurrección revolucionaria que estalló el 20 de noviembre de 1910 fue la creación de la Universidad Nacional que, en 1929, obtendría su autonomía y a partir de entonces se llama Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

La creación se debe a Justo Sierra, quien como ministro de Instrucción Pública de Díaz logró que en mayo de 1910 fuera aprobada la ley constitutiva de la nueva institución, pero la idea embrionaria la había presentado tres décadas antes, en 1881, cuando era diputado, aunque entonces no tuvo éxito.

Los ejes de la institución expuestos por Sierra ante los diputados son tan vigentes como entonces, como el separar los intereses políticos del campo académico, un paso previo precisamente a la autonomía de la que goza la UNAM.

“La enseñanza superior no puede tener, como no tiene la ciencia, otra ley que el método”, postulaba, aunque aclaraba que el Estado no podía desentenderse de sus obligaciones en el financiamiento de la institución.

“La Universidad Nacional (…) será la encargada de dictar las leyes propias, las reglas propias de su dirección científica; y no quiere decir esto que el gobierno pueda desentenderse de ellas, ni impedir que lleguen a su conocimiento, ni prescindir, en bien del Estado, del derecho de darle su aprobación última. Por ello, a no ser en lo que entrañe una reforma de las leyes, será excepcional…”

El segundo eje fundamental que Sierra presentó a los diputados para convencerlos de crear la institución universitaria fue el carácter laico que debía sustentar en su programa académico, sobre todo porque en 1865 se había suprimido la universidad por su alianza con los sectores conservadores y contraria a los fines liberales y republicanos de la facción política que triunfó en 1867.

“Una universidad es un centro donde se propaga la ciencia, en el que se va a crear la ciencia; ahora bien, señores diputados, la ciencia es laica, la ciencia no tiene más fin que estudiar fenómenos y llegar a esos fenómenos últimos que se llaman leyes superiores. Nada más; todo lo que de esta ruta se separe puede ser muy santo, muy deseable, pero no es ciencia; por consiguiente, si la ciencia es laica, si la universidad se va a consagrar a la adquisición de verdades científicas, deben ser, por la fuerza del mismo término, instituciones laicas.”

Sierra logró aprobar la creación de la Universidad Nacional de México y en una ceremonia solemne, que este miércoles 22 cumple cien años, si bien reconoció la naturaleza histórica y el papel de la anterior universidad, que nació en 1551, expuso el carácter renovado de la nueva institución académica:

“Me la imagino así: Un grupo de estudiantes de todas las edades sumadas en una sola, la edad de la plenitud intelectual, formando una personalidad real a fuerza de solidaridad y de conciencia de su misión y que, recurriendo a toda fuente de cultura, brote de donde brotara, con tal de que la linfa sea pura y diáfana, se propusiera adquirir los medios de nacionalizar la ciencia, de mexicanizar el saber.”

Al cumplir una centuria de su fundación, cuyos festejos estarán encabezados por el actual rector de la UNAM, José Narro, es preciso que, además del júbilo que implica para los formados en esta institución la efemérides, se haga una valoración sobre la condición que tiene en el México actual y su prospectiva como motor del desarrollo nacional.

La UNAM cumple un siglo en momentos infaustos, donde gobierna la barbarie y parece cancelada la perspectiva de desarrollo para dos terceras partes de los mexicanos, un escenario que exige de los universitarios ejercer su liderazgo en la sociedad y que la institución misma enarbole las causas de ésta.

La UNAM debe acreditar, con hechos, que no es capaz sólo de formar profesionistas que sirvan a sí mismos en un marco de libertad de cátedra e investigación, que defiendan la pluralidad, la tolerancia y la razón, sino que sean capaces de asumir un contundente compromiso social, como en las transformaciones de las décadas de los sesenta y setenta.

Hace un siglo, esta universidad tenía apenas mil 969 alumnos y ahora son más de 300 mil inscritos en 82 campos del conocimiento científico, artístico y humanístico, un ejército de muchachos que deben enarbolar algo que el poder político escamotea: El nivel cívico y cultural de la sociedad, pero también su fervor patrio...

Apuntes

El asesinato del joven fotorreportero Carlos Santiago Orozco y las graves lesiones a Carlos Manuel Sánchez Colunga, ambos de El Diario de Ciudad Juárez, no motivó a Calderón emitir siquiera un boletín para dolerse de tal embate criminal, acontecido el miércoles 16, cuando vivía la cruda de la noche del Grito, una conducta que contrasta con los afanes propagandísticos que exhibió tras el secuestro de un grupo de periodistas en Gómez Palacio, Durango, el 26 de julio. Llegó a un extremo inusitado: El sábado, pasadas las siete de la mañana, hizo que su mujer, Margarita Zavala, lo comunicara, desde el lecho matrimonial, con Ciro Gómez, directivo del Grupo Multimedios, para darle la primicia de la liberación, que resultó en otro montaje de Genaro García Luna. Ahora, cuatro días después del crimen, manda a su vocero en seguridad, Alejandro Poiré, para decir que el móvil es de carácter personal. Por eso, de haber otra marcha de periodistas, debe ser con gritos de indignación y directamente a Los Pinos, el lugar que indebidamente habita ese individuo que, la noche del Grito, todo el mundo pudo ver que vestía pantalones de brincacharcos...

Hipocresías: fiscales, de LEA, Zedillo y García Luna

Gregorio Ortega Molina / La Costumbre Del Poder

Ayer el inteligente Luis González de Alba sostiene que los mexicanos estamos insoportables, más allá del mal humor detectado por Héctor Aguilar Camín. El autor de La calle muestra su desconcierto porque todo parece mal a los habitantes de a pie de este país, a quienes ninguna explicación de que México está mejor deja satisfechos. Con justa razón, añadiría, porque los desequilibrios se cargaron en otros aspectos, pero fundamentalmente en uno: hay mayor libertad política, social, mejores oportunidades para adquirir instrucción pública, cultura, conocimiento, una diversidad de opciones electorales, pero están altamente restringidas las carencias económicas: hay más pobres extremos y más pobreza alimentaria que en 1968, menos posibilidades de vestirse con decoro, de viajar, de comprar libros, discos, de renovar el parque vehicular, de evitar el manoseo en el microbús y en el metro, de ser esclavo de los intereses del dinero de plástico.

Me atrevería a sostener que México está inmerso en la hipocresía, todo parece estar mejor cuando en realidad somos víctimas del andar del cangrejo en casi todos los aspectos del contrato social: el sistema de pensiones está en quiebra, la labor médico asistencial es deficiente y carece de muchos medicamentos, la educación en manos de Elba Esther Gordillo es vivo reflejo de la maestra milagrosa, los favores fiscales y las quiebras fraudulentas continúan, por mencionar aspectos de la vida nacional que más escozor causan a los que están de mal humor, insoportables, y hasta encabronados.

Primero Denise Dresser, luego Ángel Trinidad Zaldívar y Carlos Ferreyra Carrasco nos alertan sobre una ineficiente reedición del Fobaproa, o de la amenaza de la reincidencia de las crisis financieras, pues tienen la información de que han sido condonados 74 mil millones de pesos en créditos fiscales, sin mediar explicación alguna, cuando ese dinero que se va al caño es producto del pago de los impuestos, del producto del trabajo de los mexicanos. ¿Quién decidió esa maniobra, y quiénes son los beneficiados?

El nivel del monto obliga a establecer una única responsabilidad: perdonar ese pesado endeudamiento sólo puede hacerlo el titular del Ejecutivo, a menos de que Felipe Calderón Hinojosa haya sido engañado. Carece de importancia que el fraude fiscal en contra de los mexicanos que se está cometiendo, cuente con el aval de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, que con presteza inusitada envía una recomendación al SAR o al titular de la Hacienda Pública, para que no se proporcionen los nombres de los beneficiarios del uso y abuso del dinero de los mexicanos, por un monto de 74 mil millones de pesos. Ahora se comprende la razón de la presidencia de Raúl Plascencia en la CNDH.

Otra de las hipocresías que indignan, es la que tiene que ver con la supuesta insolvencia de Luis Echeverría Álvarez, quien es un Creso; las propiedades que se le atribuyen son cuando mucho el diez por ciento de su verdadera fortuna. Como dijo su sucesor, José López Portillo, los acusamos de pillos, no de pendejos. Echeverría es un pillo y se conduce como tal, con el agravante de las consecuencias de la vejez. Quienes saben de eso, me explican que los ancianos se vuelven avaros, codiciosos, por inseguros. Consideran que sólo el atesoramiento de bienes puede salvarlos del paso que les falta: la muerte. Echeverría llegará a ella, con más pena que gloria.

El caso de Ernesto Zedillo Ponce de León es más sencillo de lo que han lucubrado los analistas y quienes se sienten agraviados. Desde que Zedillo vivió en Mexicali supo que su deseo era ser empleado de una gran corporación en Estados Unidos, y lo logró, aunque para ello tuviese que seguir el camino largo a través de la administración pública mexicana, cuya cúspide alcanzó para sustituir a un muerto: no hubo otro, fue el equivalente a la última coca en el desierto, al único hombre en la isla inhabitada.

En cuanto se terció la banda presidencial en el pecho, de inmediato hizo todo para lograr su objetivo: convertirse en empleado gringo, porque nunca supo ni estuvo acostumbrado a mandar, a él le gusta que lo llamen por teléfono o le envíen un mail para darle instrucciones. Fue invitado a los festejos del Bicentenario, pero se sentó a esperar unas instrucciones que nunca le llegaron, por eso no asistió a Palacio Nacional.

Su frase del sexenio: No cash, y es posible que esa sea su excusa, como la de Echeverría.

El tema de Genaro García Luna pudiera ser el más complicado de los asuntos de hipocresía, porque a ella ha sido inducido por Lizeth Parra, escudero fiel e ingeniosa comunicadora que ha tripulado la conciencia del Secretario de Seguridad Pública Federal en cuanto a materia de comunicación se refiere.

El reportero Gustavo Castillo García, de La Jornada, informa: “Efectivamente, los reporteros Alejandro Hernández Pacheco y Javier Canales estaban solos, corriendo, cuando fueron localizados. Nunca se dijo que habían sido encontrados dentro de la casa” el 31 de julio pasado, cuando la Policía Federal anunció su “rescate” en conferencia de prensa, reconocieron funcionarios de la Dirección de Comunicación Social de la Secretaría de Seguridad Pública Federal.

Insistieron: “hubo un operativo de búsqueda que abarcó varias colonias. Pero no se tenía la ubicación exacta de la casa donde los tenían cautivos. Durante el rastreo, los agentes se encontraron con los informadores, a unas calles de donde los tuvieron secuestrados”.

Puntualiza Gustavo Castillo: “Las declaraciones de los funcionarios de la SSP, en el sentido de que los comunicadores estaban solos, se dan 48 días después de que esa dependencia anunció en conferencia de prensa, realizada en el Centro de Mando de la Policía Federal, en la ciudad de México, que había “rescatado” a los informadores”.

Alguien tiene que aclarar lo que ocurre en México, porque mientras el Diario de Juárez busca respuestas a la muerte de periodistas a través de un editorial; mientras Zedillo goza de impunidad y Echeverría chochea, o Genaro García Luna cuenta otra de vaqueros, un prestidigitador de talla internacional hace desaparecer 74 mil millones de pesos en créditos fiscales sin mediar explicación y sin dar los nombres de los beneficiados.

Son de tal tamaño las hipocresías mexicanas, que Luis González de Alba tendría que modificar su opinión acerca de lo insoportable que puedan estar los mexicanos, porque más bien tienen razones suficientes como para estar encabronados.

Periodistas arrodillados…Fracaso antinarco

Jorge Alejandro Medellín / De orden superior

1.- En el marco de la reunión de gobernadores fronterizos que se realiza en Nuevo México, los directivos del periódico El Diario de Juárez, cuyos fotógrafos Luis Carlos Santiago Orozco (fallecido) y Carlos Manuel Sánchez Colunga (herido) fueron atacados por sicarios, lanza un doloroso y lamentable mensaje al crimen organizado, a la sociedad civil, a las autoridades federales, estatales, y lo que queda de las municipales, así como a las festivas fuerzas armadas y a los porosos cuerpos de seguridad de todos los niveles.

2.- El mensaje publicado como editorial en su edición del domingo es un hito en el periodismo mexicano. Expone con crudeza la realidad existente en el norte del país -tierra sin ley ni orden- en donde el ejercicio periodístico hace tiempo llegó a límites razonables en una región controlada, dominada y aterrorizada por el narco ante mandatarios inoperantes, medrosos, nulos pero muy patriotas.

3.- El texto devela también las presiones y el hostigamiento por parte autoridades estatales y hasta federales para acusar a El Diario de amarillismo y de contribuir a crear un clima de psicosis en torno a la violencia del narco y a la torpeza y nulidad gubernamental (estatal y federal) para combatirlo.

4.- Doloroso y lamentable y también inquietante, porque coloca sobre la mesa de discusiones el tema de la cobertura noticiosa del narcotráfico en un momento de profunda crisis, generada principalmente por la impunidad, producto a su vez de la inoperancia, complicidad y cinismo de las autoridades. En pocas palabras, de un estado fallido.

5.- El editorial -criticado por varios periodistas por constituir una especie de rendición aunque sus autores han negado que sea así- es una bofetada a la ineptitud del gobierno federal y estatal para enfrentar al barco, salvo por los golpes mediáticos en que han derivado las detenciones de capos como Edgar Valdez Villarreal, Sergio Villarreal Barragán o la muerte de Ignacio Coronel y Arturo Beltrán Leyva en menos de un año.

6.- Es también una advertencia a los demás medios de comunicación que anticipa la tremenda soledad en que se mueve el periodismo encargado de cubrir asuntos de seguridad, el desamparo (que en algunos casos comienza en las propias redacciones) con el que reporteros y fotógrafos se enfrentan a la violencia del crimen organizado.

7.- Acierta el General (retirado) Jorge Lugo Cital al señalarle a este columnista que las campanas al vuelo del gobierno calderonista en su discurso triunfalista sobre las batallas ganadas al narco son solamente eso; ruido, alharaca y show mediático con el que se pretende hacerle creer a los mexicanos que hay avances reales en la lucha contra el crimen organizado y que los cárteles deben ponerse a temblar, como lo aseguró un desafortunado Mariano Francisco Saynez, secretario de Marina y lo avala el titular de la Sedena, Guillermo Galván.

8.- Es cierto, el narcotráfico domina grandes zonas, regiones completas del país mediante el ejercicio del terror, de la cooptación, del soborno y la complicidad con otros poderes legalmente establecidos.

9.- El narco cobra derecho de piso, controla mercados, tianguis, mercancía legal e ilegal, maneja piratería, extorsiona a pequeños y medianos empresarios y apunta también sus fusiles a grandes inversionistas (en Monterrey, por ejemplo, cobra 100 mil dólares mensuales a varios potentados para no hacerles daño), recluta además a militares en activo, militares en retiro, policías federales, comandantes, policías estatales y municipales a los que obliga a trabajar por unos cuantos pesos (en comparación con las astronómicas ganancias del negocio de las drogas); el narco secuestra, roba autos, controla bandas delictivas, expande a placer sus productos en zonas marginadas, en escuelas, en colonias completas, en unidades habitacionales; compra y construye edificios, invierte en desarrollos, lava dinero a manos llenas, inserta gente en los medios de comunicación, ordena, modifica o suprime información, administra artistas, bandas de música, equipos de futbol y beisbol, boxeadores, cantantes, artistas, modelos, trafica con personas, mueve prostíbulos; lleva y trae a placer armas, sustancias químicas, dinero, animales exóticos, obras de arte, mercancía apócrifa, ropa, zapatos, tenis, perfumes, juguetes, discos, relojes, teléfonos y hasta comida…diariamente en poco más de la mitad del territorio nacional.

10.- A este panorama, el gobierno federal intenta oponer capturas, enfrentamientos, decomisos y espectaculares trabajos de inteligencia como ejemplos vivos de una eficaz lucha contra los cárteles que controlan la frontera norte del país. El editorial de El Diario de Juárez pone los puntos sobre las íes y llama a las cosas por su nombre, ante la mascarada en que se convirtieron los sucesivos operativos policíaco-militares y su fracaso rotundo en Chihuahua, en donde tropas, mandos, jefes, comandantes, gobernadores, alcaldes y comandantes supremos han rendido la plaza.

11.- Ciudad Juárez y Reynosa o Matamoros viven desde hace meses en el modelo de la Suspensión de Garantías, de la debacle en la que los periodistas y sus medios informativos han llegado al extremo de preguntarle a los narcos qué es lo que quieren, de consultarles cuáles son los límites para no afectar intereses y de atender sus exigencias a reserva de ser asesinados.

12.- En Ciudad Juárez como en muchísimos otros puntos del país, el imperio de la ley, el monopolio de la violencia, no es del Estado Mexicano: pertenece al narco, a sus siete u ocho o nueve cárteles que celebran su productiva independencia económica y su contundente revolución mediática, mientras el Zócalo capitalino y sus principales calles y avenidas se tapizan con motivos tricolores para recordar a los héroes que bla bla bla…

La muerte en Cd. Juárez

Militares sin control

Jorge Carrasco Araizaga

A diferencia de lo que ocurre en las democracias consolidadas, en México las Fuerzas Armadas gozan de una autonomía que ya quisieran organismos formalmente autónomos, capturados por los intereses políticos y monopólicos o dominantes en los sectores que supuesta regulan y controlan.

Hacedores del sistema político que gobernó con el PRI casi todo siglo XX, los militares se reservaron grandes espacios políticos y de impunidad que generaron no pocos casos de riqueza de su cúpula.La llegada del PAN a la presidencia no representó ningún cambio.

El Ejército, la Fuerza Aérea y la Marina han sido fieles al proyecto político en turno.Nunca en su historia, los militares mexicanos han sido controlados ni por el Congreso ni por el Poder Judicial.

Por años, hubo militares habilitados como diputados y senadores con el propósito de mantener a las Fuerzas Armadas intocadas, lejos de cualquier escrutinio.

La Suprema Corte de Justicia de la Nación que por años era un “poder de tercera” y no el tercer poder del Estado, y que ahora tanto se presenta a la sociedad como Tribunal Constitucional, no ha querido propiciar ningún control.

Su reciente fallo para darle vuelta al fallo de la Corte Interamericana de Derechos Humanos contra el Estado mexicano precisamente por graves violaciones a los derechos humanos cometidas por el Ejército, es una vergüenza internacional.

Vergonzante también es que sea en el Congreso estadounidense donde Calderón tenga que rendir cuentas de los abusos de los militares.

Atado a la Iniciativa Mérida, Calderón tiene que informar junto con el Departamento de Estado sobre las sanciones impuestas a los militares responsables de violaciones a los derechos humanos con el pretexto del combate al narcotráfico.

De esos informes depende la entrega de parte de los recursos.Sin autoridad moral para hablar de respeto a los derechos humanos, el Departamento de Estado anunció el 2 de septiembre pasado su intención de liberar cerca de 36 millones de dólares que habían sido retenidos de los recursos comprometidos para el año pasado y el actual.

En ese contexto de escrutinio internacional hay que entender que en julio pasado la secretaría de la Defensa Nacional haya decidido abrir en su página oficial un micrositio sobre derechos humanos, en el que da a conocer, sin precisar, sus cifras sobre militares procesados y sentenciados en este tema, siempre por tribunales castrenses.

No fue una concesión graciosa de transparencia y rendición de cuentas.

La lealtad de los militares con los proyectos políticos sexenales ha sido compensada con impunidad.

Ocurrió con el PRI, que los protegió de los delitos de lesa humanidad que cometieron principal, pero no únicamente, durante los años de la guerra sucia contra la guerrilla urbana y rural.

Se repitió con Vicente Fox, quien decidió no molestar a los militares con investigaciones sobre esos atentados contra la dignidad humana de cientos de personas en todo el país.

Mucho menos, con el establecimiento de responsabilidades. La fiscalía sobre delitos del pasado fue un fiasco.

En tiempos recientes, ningún otro titular del Ejecutivo había usado a los militares tanto como Calderón. Está obligado a dar la cara por sus principales aliados. Al defenderlos, se defiende a sí mismo. Y lo quiere formalizar con una reforma a la Ley de Seguridad Nacional cuyo propósito es legitimar la participación de los militares en lo que inicialmente definió como “guerra al narcotráfico”.

Ahora llamada “estrategia para la seguridad”, la decisión de Calderón derivó en lo que muchos advirtieron desde el principio: que regresaríamos a los tiempos de graves y sistemáticas violaciones a los derechos humanos por parte de militares.

Por décadas, la referencia en este tema siempre fue el Ejército. Ahora, hay que sumar a la Marina.

Ya desde fines del foxismo, los marinos empezaron a tener protagonismo, pero con Calderón los marinos, en particular la infantería de Marina impulsada en este sexenio, han cometido graves violaciones de derechos humanos.

Hay casos documentados, por lo menos, en Morelos, Sinaloa, Tamaulipas y Veracruz.Desde hace meses, Calderón y las Fuerzas Armadas han sometido al Congreso a presión para que aprueben dicha reforma, que al legitimar la presencia militar en tal estrategia garantiza también la impunidad, pues deja intocado el tema central: el control civil hacia los militares.

La reforma propuesta por Calderón y elaborada en los cuarteles generales de las Fuerzas Armadas se aprobó en el Senado en abril pasado. No como lo querían sus autores.

Aunque fue muy ambigua respecto a la jurisdicción militar y los derechos humanos, a los jefes militares no les gustó.La decisión está en la Cámara de Diputados. Y es ahí donde la presión no cesa.

Primero, para que se apruebe lo antes posible; segundo, para que modifique lo aprobado por el Senado, en especial sobre el control civil de los operativos y la posibilidad de que las violaciones a los derechos humanos cometidas por militares sean investigados por la justicia ordinaria y no la militar, como ha ocurrido por décadas.

La reforma trasciende al calderonismo, que con ella busca una cobertura legal, incluso de los asesinatos de civiles a manos de militares. Incumbe directamente al PRI.

No sólo por tener una mayoría en la Cámara de Diputados, sino porque de esa manera definirá el tipo de relación que tendrá con el Ejército en los próximos años, sobre todo si regresa a la presidencia de la República en el 2012.

Hechura de los militares de la Revolución Mexicana, es casi seguro que en esta votación el PRI quiera quedar bien con los militares. No por Calderón, sino porque buscan recuperar la lealtad castrense.

El editorial de El Diario

R. Rodriguez Baños / Molinos de viento

El Diario de Ciudad Juárez pregunta a quienes han dado muerte a dos de sus reporteros qué es lo que quieren de nosotros, qué es lo que pretenden que publiquemos o dejemos de publicar, para saber a qué atenernos. Ustedes son, en estos momentos, las autoridades de facto en esta ciudad, porque los mandos instituidos legalmente no han podido hacer nada para impedir que nuestros compañeros sigan cayendo, a pesar de que reiteradamente se los hemos exigido frente a esta realidad inobjetable, nos dirigimos a ustedes para preguntarles, porque lo menos que queremos es que otro más de nuestros colegas vuelva a ser víctima de sus disparos.


Esta no es una rendición. Como tampoco significa que claudicamos al trabajo que hemos venido desarrollando. Se trata de una tregua para con quienes han impuesto la fuerza de su ley en esta ciudad, con tal de que respeten la vida de quienes nos dedicamos al oficio de informar si bien nuestros objetivos y misión de bien informar a la comunidad siguen siendo los mismos de hace 34 años, en estos momentos no le hallamos sentido a seguir poniendo en riesgo la seguridad de tantos compañeros para que sus vidas tan valiosas sean utilizadas como vehículos de mensajes, cifrados o no, entre las diversas organizaciones, o de éstas hacia las autoridades oficiales.

A la vuelta de casi dos años del asesinato de nuestro compañero Armando Rodríguez Carreón, nos hallamos demasiado escépticos de que las supuestas autoridades de justicia que están por terminar su mandato nos entreguen un esclarecimiento confiable. Han sido tantos los ofrecimientos, tantas las promesas de que el caso se aclararía sin que ninguno resultara cierto, que si a estas alturas nos presentaran a un presunto responsable del crimen lo primero que haríamos sería pasarlo por el tamiz de la duda En todo caso, para que El Diario aceptara un resultado a estas alturas tendría que ser avalado asimismo por organismos internacionales de periodistas, así como de derechohumanistas.

Hace cuatro años y medio, cuando Felipe Calderón Hinojosa aún se hallaba en campaña por la carrera presidencial, acudió a las instalaciones de El Diario para ofrecer una entrevista sobre diversos temas Calderón dijo que en el caso de los asesinatos (de periodistas), así como yo estoy protegido por mi condición de candidato, creo que en la medida en que una actividad se desarrolle en beneficio de la comunidad y encierre peligrosidad también debe haber mecanismos que la protejan...A la vuelta de estos años, la historia es bien conocida: el primer mandatario, para conseguir la legitimación que no obtuvo en las urnas, se metió sin una estrategia adecuada, a una guerra contra el crimen organizado sin conocer además las dimensiones del enemigo ni de las consecuencias que esta confrontación podría traer al país.

En ese contexto, los periodistas también fueron arrastrados a esta lucha sin control, sin que el presidente pensara en aquel compromiso proferido en la sala de juntas de El Diario, porque los trabajadores de los medios han sido amenazados, han realizado investigaciones sobre el crimen organizado y han estado en medio de esta guerra como testigos privilegiados a la vez que intimidados, pero aun así nunca recibieron de su gobierno los mecanismos de protección especial que subrayó como indispensables.

Las únicas armas de defensa que hemos tenido quienes nos dedicamos al oficio, han sido la búsqueda de la verdad, el manejo de las palabras, así como nuestras máquinas de escribir hoy computadoras y cámaras fotográficas. El Estado como protector de los derechos de los ciudadanos y, por ende, de los comunicadores ha estado ausente en estos años de belicosidad, aun cuando haya aparentado hacerlo a través de diversos operativos que en la práctica han sido soberanos fracasos. El viernes pasado, tras el crimen del fotoperiodista Luis Carlos Santiago Orozco, El Diario publicó un editorial en el que enfatizaba esta ausencia al cuestionar ¿A quién exigimos justicia? En ese mismo tenor se hallan los ciudadanos que no saben ya a quién recurrir para pedir ayuda.

el primer mandatario pontifica sobre la paz en el país como si se tratara de algo real, al enviar una carta a cada una de las familias de la nación en la que, entre otras cosas y de manera retórica, subraya que el blanco del color de nuestra bandera nacional es el de la paz que hemos conquistado Tal afirmación es una burla para los juarenses que se ahogan en un baño de sangre y que de paz es de lo que menos saben en estos tiempos. En Ciudad Juárez hemos llegado a un punto en el que es necesario y urgente adoptar otro tipo de medidas para obligar a las autoridades establecidas por ley, a ofrecer respuestas más contundentes, porque la capacidad de tolerancia de tantos ciudadanos dolidos ha rebasado ya sus límites. El Diario, por lo pronto, asume la postura manifestada en los primeros párrafos, de llamar a los grupos en pugna a que expresen qué es lo que quieren de nosotros como comunicadores.

Lo menos que el gremio periodístico puede y debe hacer es difundir el valeroso editorial de El Diario de Ciudad Juárez, de donde hemos tomado los párrafos anteriores. Ya comenzó a dar la vuelta a este planeta desde el domingo pasado18.09.10. Solo faltamos nosotros

Lujambio y el Bicentenario

Martha Anaya / Crónica de Política

Bellísimo!¡Extraordinario!¡Hermosísimo!

Los adjetivos brotaban de labios de Alonso Lujambio, secretario de Educación Pública. No escatimaba elogios a lo que –sostenía ante senadores de la República–, había realizado el gobierno con motivo del Bicentenario.

Es más –le alegaba a Ricardo Monreal–, el objetivo, la prioridad de los festejos, había sido “la difusión del conocimiento histórico”.

Y enumeraba:

-Ningún país en esta coyuntura ha distribuido a todos los hogares un libro de historia: “Viaje por la historia de México”, de Luis González y González. ¡Veintisiete millones de ejemplares! Un libro hermosísimo…

-Un pequeño libro, más detallado, sobre la historia de México, a cargo de la Academia Mexicana de Historia. Ha vendido ¡70 mil ejemplares en cuatro meses!

-“Arma la historia”, libros para alumnos de educación básica: ¡27 millones de ejemplares! repartidos.

-Documentales de televisión ¡bellísimos! DVD’s extraordinarios en su calidad.

-El programa de televisión “Discutamos México”… “¡se ha discutido a rabiar la historia de México!”

Sí, insistía Lujambio, la prioridad del Presidente fue “potenciar el conocimiento de nuestra historia”. En cuanto a los gastos, pues ahí mismo soltó algunas cifras de lo gastado:

-Galería Nacional (que se encuentra en el Palacio Nacional), 168 millones de pesos (mdp). Museo que “queda para el futuro”.

-Expo-Guanajuato, 93 mdp en infraestructura, que también “queda para el futuro, es una inversión cultural”.

-Los juegos de luces sobre la fachada de Palacio Nacional, “¡exitosísimo!”, 142 mdp.

-En la noche del 15 de septiembre y madrugada del 16, “algo que vimos millones de mexicanos y que creo que emocionó a muchos”, 667 mdp.

-El espectáculo “Orgullosamente mexicanos” que está dándole la vuelta al país, 192 mdp.

-La compra de la colección Windsor, “que creíamos importante recuperar de manos privadas”, 142 mdp.

-El monumento “Estela de Luz”, “que habrá que corregir y profundizar en su construcción”, tienes contratado hasta ahora 690 mdp.

Tal fue la lista que desplegó Lujambio ayer ante los senadores. Pero Ricardo Monreal –quien había provocado con sus preguntas tales respuestas—no pararía ahí. En su réplica, le soltó:

“Maneja usted los números con tanta frivolidad…¡670 millones de pesos para gastarse en unas horas! ¿Cuántas casas pudo haber construido con ese dinero? ¿Cuántas escuelas, cuántos hospitales?… Y todo por una noche de carnaval, oropélica, que además fue selectiva, no popular. ¡A mí me fue imposible entrar!”

¿Cuánto costó la figura del Coloso, quién es?, siguió el petista. Y el propio Monreal respondió: “¡Es la nada! Eso celebramos…, la nada.”

Alonso Lujambio escuchó en silencio. Apenas iniciaba su comparecencia...

Protestan en San Lázaro contra Ley Peña Nieto

En el marco de la sesión ordinaria de este día, el grupo de legisladores panistas ingresó con dos grandes pancartas con las leyendas: "Ley Peña asesina la democracia" y "No a la Ley Peña".

Notimex


Una decena de diputados federales del PAN se manifestaron en San Lázaro en contra de la llamada "Ley Peña" que busca acotar las alianzas electorales en el estado de México.

En el marco de la sesión ordinaria de este día, el grupo de legisladores panistas ingresó con dos grandes pancartas con las leyendas: "Ley Peña asesina la democracia" y "No a la Ley Peña".

Entre los diputados del Partido Acción Nacional (PAN) que ingresaron las pancartas están María Antonieta Pérez, Adrián Hinojosa e Ignacio Téllez González.

De inmediato, legisladores del PRI el estado de México impugnaron la manifestación y retiraron a jalones la pancarta que se había colocado debajo de la tribuna.

La breve zacapela entre legisladores del PAN y del PRI por la pancarta concluyó con el repudió, desde su tribuna, de Gerardo Fernández Noroña quien lamentó la actitud de los priistas de retirar con violencia los letreros.

EU-Cuba: negociaciones en la sombra

Juan Balboa

Los gobiernos de Barack Obama y Raúl Castro se envían mensajes a través de canales no oficiales, pero con personas que les son cercanas. Tal es el caso del cardenal cubano, Jaime Ortega, y del gobernador de Nuevo México, Bill Richardson, quienes en agosto pasado visitaron Washington y La Habana, respectivamente. El propósito es negociar un canje de prisioneros acusados de espionaje. Incluso, el líder de la Revolución, Fidel Castro, anunció que los agentes cubanos presos en Estados Unidos estarían de regreso en la isla “mucho antes del fin de año”.

La Habana, 20 de septiembre.– Presionado por la comunidad judía, dentro y fuera de Estados Unidos, la administración de Barack Obama abrió una nueva ruta de negociación con el gobierno de Raúl Castro. El objetivo: realizar un posible canje de presos acusados de espionaje, tal como lo hicieron ambos países en los años setenta.

Desde abril pasado, Washington y La Habana recurren a la comunidad hebrea y a la Iglesia católica cubana para enviarse mensajes, dijeron a Proceso miembros de esas organizaciones religiosas.

Si las negociaciones se llevan a cabo y tienen éxito se lograría la liberación antes del fin de año del judío estadunidense Alan Gross –quien se encuentra preso en Cuba– y de al menos dos de los cinco agentes de inteligencia cubanos recluidos en cárceles de Estados Unidos: Gerardo Hernández Nordelo y Ramón Labañinos Salazar. El primero sentenciado a dos cadenas perpetuas más 15 años, y el segundo a una cadena perpetua más 15 años.

Los restantes agentes cubanos presos son: Antonio Guerrero Rodríguez (una cadena perpetua más 18 años), Fernando González Llort (19 años de prisión) y René González Sehwerert (15 años de prisión).

Los signos de que Washington y La Habana negocian son ya evidentes: a principios de agosto pasado, el cardenal Jaime Ortega –quien medió en la liberación de presos políticos que recibe gradualmente España– viajó a Washington y se reunió con funcionarios del gobierno estadunidense; a finales de ese mismo mes, Bill Richardson, gobernador de Nuevo México y político cercano a Obama, viajó a Cuba y se reunió con el canciller de la isla Bruno Rodríguez Parrilla.

Ortega y Richardson participan como “mensajeros, más no como mediadores”, comentaron a Proceso diplomáticos suizos, españoles y canadienses.

El cubano Arturo López-Levy, profesor e investigador de la Universidad de Denver, recuerda que durante las conversaciones de Ortega con funcionarios estadunidenses “se solicitó la liberación de Alan Gross”.

Gross trabajaba para Development Alternatives Inc. (DAI), empresa con sede en Bethesda, Maryland, la cual es contratista de la Agencia Internacional del Desarrollo de Estados Unidos (USAID, por sus siglas en inglés). Fue detenido el pasado 3 de diciembre en La Habana. Las autoridades de la isla lo acusaron de estar relacionado con presuntas actividades de espionaje de Estados Unidos, así como de distribuir entre disidentes computadoras portátiles, teléfonos satelitales y equipo técnico.

Para el investigador Esteban Morales, miembro del Consejo Científico del Centro de Estudios Hemisféricos sobre Estados Unidos, de la Universidad de La Habana, la liberación o intercambio de presos es factible debido a que el presidente Barack Obama tiene la facultad para indultar a los cinco cubanos acusados de espiar para La Habana, a quienes, asegura, no se les ha demostrado delito alguno.

“Es una verdadera vergüenza que tengan presos a esos muchachos, mientras terroristas como Luis Posada Carrilles y Orlando Bosh (autores del atentado que derribó un avión de Cubana de Aviación en 1977) se pasean por las calles de Miami”, señala.

La revelación más precisa sobre los avances de las negociaciones para el canje de presos la hizo el expresidente Fidel Castro. Durante una reunión celebrada el pasado 26 de julio en La Habana, con artistas, cantantes, intelectuales y miembros de organizaciones religiosas, anunció que los cinco cubanos encarcelados en Estados Unidos desde hace 12 años estarían de regreso en la isla “mucho antes del fin de año”.

“Tú te imaginas que los cinco compañeros que están allí, separados en las cárceles, y que (los estadunidenses) no tengan el menor gesto de ponerlos en libertad. Son cinco seres humanos separados de la familia”, criticó.

Luego se comprometió: “Y los van a tener que soltar. Yo ahora creo, más que nunca, que están muy cerca de que los suelten”.

Y fue más allá: “El fin de año pueden prepararse ya. Pero mucho antes del fin del año. Me responsabilizo con decírselo a las familias”.

A tono con las palabras del exmandatario, Adriana Pérez, esposa de Gerardo Hernández, quien purga en Estados Unidos dos cadenas perpetuas más 15 años, la mayor condena impuesta a los agentes cubanos, dijo el pasado 1 de agosto que “el gesto está allá (Estados Unidos). Cuba ha liberado a esos presos”, en referencia a los 32 de los 56 disidentes cubanos que fueron excarcelados gracias a las negociaciones de la Iglesia católica con el gobierno de la isla.

Argumentó: “Estados Unidos liberó a los espías rusos que habían entregado documentos secretos al gobierno de su país. Sin embargo, los cinco cubanos, que no buscaron información secreta, que no atentaron contra la seguridad de Estados Unidos, se mantienen en prisión. Esto es un chantaje y presión contra los cubanos”.

En las sinagogas cubanas…

El pasado 30 de agosto, el expresidente cubano Fidel Castro realizó una visita al Acuario Nacional de Cuba. Estuvo acompañado por, entre otros, la presidenta de la Comunidad Hebrea de Cuba, Adela Dworin. Ese fue un signo que a nadie escapó: desde la detención de Gross, esta organización religiosa ha tenido mayor protagonismo y acercamientos con funcionarios del gobierno de Raúl Castro.

De hecho, en Beth Shalom, una de las seis sinagogas activas en Cuba, los judíos oran por la liberación de Alan Gross.

“Gross no fue detenido por ser judío”, señala el profesor López-Levy. “Tampoco por ayudar a la comunidad hebrea en la isla. Lo detuvieron –precisa– por viajar a Cuba para implementar un contrato del gobierno de Estados Unidos, comprendido en la sección 109 de la ley Helms-Burton”.

Y es que, recuerda López-Levy, “la comunidad hebrea cubana ya tenía un laboratorio de computadoras (donado por una judía cubanoestadunidense a través de la organización judía ORT), correo electrónico y acceso a internet antes de que Gross llegara a La Habana”.

Explica que “delegaciones judío-estadunidenases viajan a Cuba todos los meses y comparten información sobre Estados Unidos, Israel y el judaísmo mundial. Muchos miembros de esas delegaciones discrepan de las posiciones del gobierno cubano”.

López-Levy conoce este tema: fue secretario de la logia Bnai Brith de la Comunidad Hebrea de Cuba y presidente de su Comisión de Cultura y Diálogo Interreligioso.

Cuenta: “Todos los religiosos cubanos, judíos y no judíos, con los que conversé, reafirmaron la importancia de pedir a Dios por la salud y el pronto reencuentro de Alan y su familia, y que las autoridades cubanas traten el caso con la mayor humanidad posible”.

Rechaza que exista vínculo alguno entre las actividades de Gross y los judíos que radican en la isla. “Usar la sinagoga para conspirar, de común acuerdo con el gobierno estadunidense, pondría en peligro la necesaria cooperación con las autoridades cubanas para actividades tales como la emigración a Israel, la ayuda humanitaria y el contacto con judíos de otras latitudes”.

Mensajeros

A principios de agosto, el cardenal Jaime Ortega, arzobispo de La Habana, viajó a Washington. El 3 de ese mes se reunió con, entre otros, Arturo Valenzuela, secretario de Estado Adjunto para el Hemisferio Occidental, y James Jones, consejero de Seguridad Nacional de la Casa Blanca.

Orlando Márquez, portavoz del arzobispado de La Habana, negó a finales de agosto que el cardenal Ortega haya tocado durante sus reuniones en Washington el tema de los cinco cubanos presos en territorio estadunidense.

Sin embargo, diplomáticos de Suiza, España y Canadá, consultados por el corresponsal, dicen que Ortega notificó al gobierno de Obama el interés de La Habana por lograr el intercambio de presos acusados de espionaje. Además, el cardenal habría pedido a Estados Unidos acoger a presos políticos cubanos excarcelados por mediación de la Iglesia católica, la mayoría de los cuales viajó a España.

En mayo pasado, el cardenal Ortega, en nombre de la Iglesia católica cubana, sostuvo un amplio e insólito diálogo con el presidente Raúl Castro. Después de décadas de choque, el gobierno reconoció a la Iglesia católica como uno de sus interlocutores sobre la situación del país, incluidos los presos políticos.

Una fuente religiosa reconoció que en la agenda entre el cardenal Ortega y el presidente Castro se encuentra la posible intervención de la Iglesia católica para lograr la liberación de los cinco cubanos detenidos en Estados Unidos.

El tema no es nuevo. En la segunda quincena de agosto de 2009, el obispo de Orlando, Thomas Wenski, quien realizó una visita a La Habana junto con otros religiosos estadunidenses, reconoció que había tratado el tema de los presos en cárceles de Cuba y Estados Unidos con el presidente del Parlamento de la isla, Ricardo Alarcón.

El viaje del jerarca católico fue precedido por unas declaraciones de la secretaria de Estado, Hillary Clinton, quien dijo que Estados Unidos busca “por todos los canales disponibles” la liberación de Gross.

Por su parte, Richardson llegó a La Habana el pasado 22 de agosto con el aparente propósito de promover las exportaciones agrícolas de su estado y vender a la isla productos como chile y nueces, los cuales, por cierto, casi no se consumen en el país.

A Richardson, exembajador de Estados Unidos en la ONU, se le reconoce su talento para negociar con gobiernos comunistas, como los de Corea del Norte, Vietnam y Cuba. En 1996 logró la liberación de tres presos políticos cubanos.

Según las citadas fuentes diplomáticas, Richardson traía en su agenda explorar con el gobierno de Raúl Castro el tema del eventual intercambio de presos. Se reunió con el ministro y el viceministro de Relaciones Exteriores, Bruno Rodríguez Parrilla y Dagoberto Rodríguez Barrena, respectivamente. Este último es el jefe de la delegación cubana que ha participado en tres encuentros con una delegación oficial de Estados Unidos para tratar el tema migratorio entre ambos países.

Richardson se dijo satisfecho de sus encuentros con altos funcionarios cubanos, a quienes conminó a dejar en libertad al contratista Gross, pues, dijo, “puede ser un gesto muy positivo”.

El 27 de agosto, antes de dejar La Habana, Richardson dijo que no era un “enviado especial” o “mensajero” del gobierno de Obama. Sin embargo, reconoció que el Departamento de Estado le había pedido solicitar a Cuba la liberación del contratista Gross.

El Diario fue engañado por impostor de César Nava

El Diario de Juárez reconoció que un impostor fingió la voz de César Nava y mintió al respaldar la tregua que este diario solicita al narcotráfico.

“Ayer se recibió una llamada en la redacción de este periódico en la que un hombre que se identificó como asistente personal de César Nava solicitó hablar con el director general y presidente de El Diario, Osvaldo Rodríguez Borunda. El subdirector editorial Pedro Torres Estrada regresó la llamada a esa persona, con quien sostuvo la conversación que está plasmada en la nota publicada hoy como principal en la edición impresa.

“Luego esa persona fue comunicada con el Sr. Rodríguez Borunda, incluso esperó varios minutos a que se hiciera el enlace e, insistiendo en hacerse pasar por el dirigente albiazul le expuso en los mismos términos su postura respecto de la relación que él consideraba debía guardar el gobierno federal con los grupos delincuenciales.

“Hoy, en congruencia con los principios éticos y de transparencia que ha sostenido a lo largo de 34 años en sus publicaciones, El Diario reconoce su error y exige, al igual que lo hace el PAN, que las autoridades realicen una investigación a fondo de quién está detrás de esa llamada telefónica, para lo cual pondrá a disposición de las mismas los números telefónicos desde los que se hicieron las llamadas, que son 5539275059 y 5525291970”.

En la versión difundida por el Diario se atribuían a César Nava declaraciones a favor de pactar con el crimen organizado y modificar la estrategia de combate al narco diseñada por el gobierno federal. El PAN de inmediato desmintió la nota, obligando a El Diario a rectificar.

Crea fama...

Francisco Garfias

Sus detractores le reprochan a Genaro García Luna el gusto por los reflectores y sus presuntos “montajes”. El polémico caso Florence Cassez dio la pauta para que acusaran al secretario de seguridad pública de “fabricar escenarios”. A partir de entonces no le conceden una. El boliviano que secuestró el avión de Aeroméxico, los periodistas liberados en Gómez Palacio, la captura de la Barbie. Nada le creen.

La última fue el desfile del 16 de septiembre. Los sospechosistas (el copyright es de Santiago Creel) se preguntan como le hizo para “colar” a los policías federales a una parada que es militar. Es la primera vez que aparecen. La respuesta la dio la SSP federal:

“La participación se debe, en gran parte, a la estrecha relación entre el General Secretario (Guillermo Galván Galván) y el secretario García Luna. El Personal de la PF entrenó por más de seis meses para cumplir el reto”, aseguran. ¿La estrecha relación entre los dos funcionarios será también un montaje de García Luna?

* * *

Los refresqueros no se la acaban. La posibilidad de que les graven su producto con un 5 por ciento adicional de IEPS los tiene sin dormir. El cabildeo está a todo lo que da. Sienten que le cargan la mano a la industria. Si se suma el IEPS al IVA, el impuesto total por botella de refresco, bebida nacional, será de 21 por ciento. Un incremento de ese tamaño sí lo resienten los consumidores, que en su inmensa mayoría son del pueblo.

En encuentros con diputados que participan en las negociaciones del paquete económico para el 2011 han hecho notar que la “comida chatarra” no paga el anatemizado IVA. Una forma de sugerir que ya les toca a los productores de papitas, chicharrones, pastelitos, toda clase de golosinas, de ponerse con su parte para fortalecer las finanzas públicas.

* * *

Marcelo Ebrard dará hoy un mensaje con motivo de su IV Informe de Gobierno. Lo hace cuatro días después de haber enviado el documento a la Asamblea Legislativa.
Hay dos novedades. En esta ocasión se suprimieron las preguntas de los asambleistas. Es un paso atrás en un evento que se había convertido de vanguardia. Los opositores tendrán que conformarse con hacer sus posicionamientos. Nada de cuestionar en vivo y en directo al “jefe político de la Ciudad.”

La segunda novedad (puente obliga) es que el jefe de gobierno del DF rompió con la tradición de dar el mensaje el mismo día de la entrega del Informe. Algo que ya hace el presidente de la República, con la diferencia de que Marcelo si hablará ante la Cámara de Diputados local, mientras que Felipe lo hace en Palacio Nacional, ante un auditorio muy cómodo, integrado por sus invitados especiales, y no ante el Congreso, como en cualquier democracia que se precie de serlo.

* * *

El lamentable fallecimiento del ministro José de Jesús Gudiño Pelayo reduce a 10 el numero de integrantes de la SCJN. Es decir, puede haber empate en las votaciones del pleno. El ministro Presidente, Guillermo Ortiz Mayagoitia, tiene voto de calidad, pero nunca lo ha ejercido. Lo más sano, dicen en el máximo tribunal, es que el presidente Calderón mande rápidamente la terna al Senado para elegir al sucesor de Gudiño quien, por cierto, representaba al Poder Judicial en las negociaciones sobre la Reformas al Sistema Penal

* * *

Las cosas comienzan a moverse en el Estado de México. Dos de los “siete u ocho” aspirantes del PRI a la gubernatura –de ese tamaño es la baraja que maneja Peña Nieto en corto– dieron la nota. Uno de ellos es Ernesto Nemer Álvarez, líder de la fracción tricolor en el Congreso local; el otro Ricardo Aguilar, presidente del Comité Directivo Estatal de ese partido.

Nemer se reeligió al frente de la Junta de Coordinación Política del órgano legislativo local, a pesar del “pataleo” del PRD, que ya se veía en la presidencia de ese órgano de gobierno de la Cámara local. Las “mayorías” lo dejaron otra vez fuera. Aguilar renunció a la dirigencia estatal del partido. Ahora es delegado del CEN.

Los observadores políticos locales interpretan estos hechos de acuerdo a su sentir frente a los dos priístas. Sus adversarios internos los dan por muertos en la carrera por la sucesión. Los amigos dicen que es para darles una mayor proyección. La decisión final, que, sin duda, recaerá en el gobernador, se conocerá hasta abril del año próximo.

Georgette tocará tierra en Baja California Sur en las próximas horas

La tormenta tropical Georgette tocará tierra en las próximas horas en las inmediaciones de Los Cabos, Baja California Sur, alertó el Servicio Meteorológico Nacional (SMN).

En su reporte de ciclón tropical en el Pacífico expuso que el meteoro continuará su movimiento hacia el nor-noroeste para después cambiar hacia el noreste, y se espera que se debilite a depresión tropical en las próximas 24 horas y salga hacia el norte del Golfo de California.

Asimismo, anunció que sus efectos se tendrán en los estados de Baja California Sur, Sonora y Sinaloa, que ocasionará lluvia fuerte a intensa con acumulaciones promedio de 70 a 150 milímetros en Baja California Sur y de hasta 250 milímetros en Sonora y Sinaloa.

El órgano dependiente de la Comisión Nacional del Agua (Conagua) precisó que a las 14:00 horas Georgette se ubicó casi en línea de costa de Cabo San Lucas, Baja California Sur, por lo que la zona de alerta se estableció desde Agua Blanca en la costa oeste hasta Buenavista, en la costa este de dicha entidad.

El índice de peligrosidad del fenómeno meteorológico es moderado y tiene vientos sostenidos de 65 kilómetros por hora y rachas de 85 kilómetros por hora, aseguró el organismo.

El SMN pronosticó que en las próximas horas Georgette se ubicará en tierra, a 35 kilómetros al oeste de la población El Carrizal, Baja California Sur, 45 kilómetros al suroeste de La Paz.

Por ello, recomendó a la población en general de las entidades mencionadas, así como a la navegación marítima en las inmediaciones del sistema, mantenerse alertas por lluvias fuertes, viento y oleaje elevado.