lunes, mayo 16, 2011

Constitución y derechos humanos

Miguel Ángel Granados Chapa

El viernes pareció disiparse el riesgo de que presiones del fundamentalismo católico impidieran la aprobación de la reforma constitucional en derechos humanos. Reunidos en Veracruz los presidentes de las legislaturas estatales, convocados por el diputado Eduardo Andrade, que encabeza la veracruzana, se estableció el consenso de impulsar el visto bueno de los Congresos locales a esa reforma.

La marcha nacional por la paz con justicia y dignidad incluyó entre sus reclamos urgentes dicha aprobación, lo que suponía derrotar el cabildeo que en sentido contrario realizaban grupos ultramontanos que al no poder impedir la magna operación reformadora en el Congreso de la Unión, buscaron estorbar el curso que debe seguirse en los estados hasta conseguir el voto de "la mayoría" de las legislaturas locales. Hasta antes de la reunión del segundo foro de presidentes de las legislaturas de los estados, habían aprobado la reforma los estados de Campeche, Coahuila, Colima, Chiapas, Chihuahua, Durango, México, Quintana Roo, Sonora, Yucatán y Zacatecas.

Continúa ejerciéndose presión sobre las restantes legislaturas, especialmente las correspondientes a entidades gobernadas por Acción Nacional. A diferencia de la campaña que el año pasado reformó las constitucionales locales para consagrar en ellas el derecho a la vida, preámbulo a legislación penal muy restrictiva en materia de reproducción y opciones sexuales, en esta ocasión los legisladores priístas no se han sometido o aliado a los panistas, que llevaron la conducción de aquel proceso, notoriamente impulsado desde un motor central.

El conservadurismo católico se sintió especialmente ofendido porque en el artículo primero de la Constitución, reformado, se garantiza a las personas elegir, entre otros derechos, la preferencia sexual que les plazca. Cuando el texto se aprobó en el Senado, en marzo reciente, un grupo de legisladores panistas fracasó en su intento de suprimir tal derecho. Visitantes a la cámara que los apoyaban se manifestaron en contra de ese contenido de la reforma, alegando que con ello se alienta el libertinaje sexual y se induce a la práctica del aborto. Se ha pretendido después refinar ese argumento absurdo, alegando que con el conjunto de enmiendas el Estado mexicano pierde soberanía. Aluden a la obligación (que queda explícita en el texto constitucional y está vigente aun cuando no se la hubiera inscrito en la carta magna), de respetar los derechos humanos inscritos en los tratados internacionales sobre la materia. Ciertamente, ese es uno de los aspectos medulares de la reforma, que ayudará a vencer la renuencia pueblerina a aplicar esa legislación internacional.

La búsqueda de un nuevo estatuto para los derechos humanos en la Constitución o, como se decía en la retórica priísta de antaño, de elevarlos "a rango constitucional" se inició hace mucho tiempo, desde que Santiago Creel era secretario de Gobernación y Francisco J. Paoli subsecretario de desarrollo político. Los grupos civiles que lo promovían tuvieron que recoger los restos de los anteproyectos elaborados entonces e insistir en sucesivas legislaturas su aprobación. Tan complicado fue el proceso que la Cámara de diputados se ocupó tres veces del tema, por desacuerdos con el Senado. Finalmente se impuso el consenso laboriosamente conseguido y la reforma fue enviada en marzo mismo a los congresos locales, donde no se han apresurado a considerarla.

Más claramente en la etapa del predominio priísta, pero aun ahora, las legislaturas locales no toman a pecho su papel en el proceso de reforma constitucional. Solía procederse mecánicamente a aprobarla pero con parsimonia que nadie reprochaba. Se llegó a extremos como el de cometer aprobaciones sólo en el papel, cuando las legislaturas estaban en receso. Para no tener que interrumpirlo materialmente, es decir para no reunir a los diputados, se emitía una convocatoria, se levantaba el acta de una sesión que no había ocurrido y listo, el trámite estaba concluido y enviado al Congreso federal para que allí se realizara el cómputo y se declarara reforma la Constitución.

Salvo un caso reciente, que adquiere nuevo interés por la nueva posición de su protagonista, no recuerdo ningún voto en contra de una reforma constitucional (por lo cual los cabilderos que suponemos ahora fallidos pretendían realizar una verdadera hazaña). Entre septiembre y octubre de 2007 se efectúo el recorrido de la reforma a la carta magna en materia electoral lograda poco antes El gobernador Humberto Moreira, actuando sin embozo como jefe de sus diputados, se adelantó a decir que la legislatura local no aprobaría la reforma y así ocurrió. Su posición fue inocua en términos prácticos, porque todas las demás legislaturas obraron en sentido contrario. Pero el desplante del gobernador, aunque no quedaran claros sus móviles, sirvió para mostrar el férreo control político que ejercía en su entidad (y que lo ha llevado a imponer como su sucesor a su hermano Rubén) sino a mostrar su credo en materia electoral, relevante ahora que encabeza al PRI..

Alegó Moreira que la reforma ofendía a los estados por permitir a una autoridad electoral federal entrometerse en las elecciones estatales, que los gobernadores pretenden controlar directamente. El fondo de la reforma consistió, como se sabe, en modificar de raíz el régimen de la comunicación electoral, sacando la propaganda de los partidos del comercio en los medios electrónicos y en otorgar al IFE el manejo de los tiempos respectivos.

Algo está podrido en el futbol mexicano

Álvaro Delgado

Los heridos por cuchillos y armas de fuego en el estadio Morelos, tras la violencia que se inició con la cobarde agresión del jugador argentino Christian Jiménez a un aficionado que con insensatez invadió la cancha, durante la semifinal de Monarcas contra Cruz Azul anoche, es otro síntoma de que algo --quizá todo-- está podrido también en el futbol mexicano.

Además del profesionalismo y la respetabilidad de que gozaba Giménez entre la afición desde que llegó al Pachuca se derrumbó anoche por la agresión contra el irresponsable muchacho que invadió la cancha y que dio lugar a una gresca que escaló a la tribuna y que tiene a dos aficionados en peligro de muerte.

Hay que recordar que ya hubo un muerto vinculado al futbol: En febrero de 2007, murió Ignacio Loyola fue del estadio Jalisco, en condiciones que jamás fueron esclarecidas por las autoridades.

La riña en la cancha del Morelos ratificó, también, el carácter patológico de Jesús Corona, el portero del Cruz Azul que ya había dado muestras no solo de su iracundia, sino de su pobreza moral: Agredió a una persona en un bar, en febrero de 2010, y culpó a su primo, una treta que pronto se desbarató y se le dio de baja en la Selección Mexicana que fue al Mundial de Sudáfrica.

A Corona se le sanciona otra vez, por el cabezazo al preparador físico de Monarcas, Sergio Augusto Martín, con la baja de la Selección Mexicana que disputará la Copa Oro, pero su carrera ya está acabada. Como a él, la directiva del Cruz Azul debe despedir al “Chaco” Giménez para siempre.

Pero así como es remoto que esto ocurra, sobre todo porque la de Cruz Azul es una directiva corrupta –como se ha documentado en Proceso--, tampoco se aprecia posible que la Federación Mexicana de Futbol y las autoridades de los tres niveles de gobierno actúen para neutralizar o, al menos, evitar la escalada de violencia en los estadios y fuera de ellos al concluir los juegos.

Apenas el sábado 7 de mayo, centenares de enardecidos aficionados de León invadieron la cancha del estadio Nou Camp, tras la derrota del equipo local ante Tijuana, en un episodio de violencia que puso en riesgo sobre todo la integridad de los niños. Las fuerzas de seguridad, de por sí ineptas, la emprendieron también contra la afición en general.

Ya antes, en la liguilla por el ascenso en la segunda división del futbol profesional –eufemísticamente llamada Primera A— se presentaron comportamientos aberrantes en el Bajío: La rivalidad entre el León y el Irapuato --que ya se coronó campeón y esta semana disputará el ascenso ante Tijuana--, implicó la instauración de un Estado de sitio de facto en esta última ciudad.

En efecto, en el juego contra León, la autoridad municipal –con la anuencia de la estatal, panistas ambas--, colocaron puestos de control para evitar que aficionados leoneses pudieran ir al estadio, lo que contraviene la libertad de tránsito consagrada en la Constitución. Y a los que lograron hacerlo, la autoridad no se hizo responsable de su seguridad.

En el estadio de Ciudad Universitaria ocurre algo, también, muy peligroso: La venta indiscriminada de cerveza por parte de miembros de una de las porras al final de los juegos, luego de que dentro se suspende iniciado el segundo tiempo. Esta conducta goza de la protección del delegado perredista de Coyoacán, Raúl Flores, pero también del propio rector, el priista José Narro.

La violencia es cada vez mayor en México: En noviembre del año pasado, por ejemplo, fuera del estadio Azteca cinco personas resultaron heridas, una de ellas con la pérdida de dos dedos de una mano, por el estallido de un petardo. Antes, en enero de 2003, un aficionado de las Chivas perdió un ojo también por el estallido de un petardo que estalló en las tribunas del estadio Jalisco.

Las agresiones contra los jugadores desde la tribuna son, también, constantes y quedan en la impunidad, siempre, lo que alienta a su permanente comisión en todos los estadios.

Los propietarios de los equipos ni las autoridades han sido capaces de establecer mecanismos de vigilancia que disuadan a los aficionados de cometer actos de violencia y sancionar a quienes en ellos incurran. Los primeros prefieren no invertir y los segundos hacen como que vigilan.

Un ejemplo evidencia el absurdo: Al momento en que un jugador cobra un tiro de esquina, los escudos de los policías lo tratan de proteger de los proyectiles, en vez de que esos elementos se coloquen en los pasillos para inhibir el envío de éstos y arrestar a quien lo haga.

De algo puede servir lo ocurrido en el estadio Morelos, la noche del domingo: Deponer la simulación, tan característica de la vida pública de México, y comenzar acciones de prevención de una violencia semejante a la que atormenta el país, o seguirá la putrefacción…

Apuntes

Para ser campeones, los Pumas deben hacer lo que mejor hacen: Jugar con alegría. Y vencerán a Monarcas, el equipo de Felipe Calderón y su hermana Luisa María, la impuesta candidata del PAN a gobernadora…

Facebook se defiende del “No me gusta”

Cortesía M24Digital para RMX

En las últimas horas, ha circulado por Facebook el mismo mensaje: “Que bien, Facebook ha puesto por fin el boton NO ME GUSTA, si quieres tenerlo tu tambien pulsa en el boton que sale aqui abajo, que dice Instalar NO ME GUSTA”.

Resulta que un grupo de hackers decidió aprovechar la demanda “popular” de una opción para demostrar el desagrado hacia una publicación, y comenzaron a difundir un virus.

Si uno efectivamente hace click en “Instalar NO ME GUSTA”, aparece un sitio dudoso que requiere mensajes de texto. Lo que realmente sucede es que archivos denominados “espías” entran en nuestra PC y comienzan a distribuirse en los muros de nuestros amigos de Facebook.

El equipo técnico del sitio ya se ha puesto a trabajar sobre esto, que tuvo un enorme alcance en pocas horas (como todo lo que pasa por ahí).

Botón "no me gusta" de Facebook amenaza a sus usuarios

Publímetro Cl

Hace sólo algunas semanas circulaba en la red social una invitación para ver quién visitaba tu perfil, ahora es el turno del botón "No Me gusta" el que tantos usuarios pedían, pero que al igual que la vez anterior es un virus.

La amenaza se propaga por medio de un mensaje que avisa que el botón tan esperado por fin está habilitado e invita a los usuarios a probarlo.

El mensaje dice: "Que bien, Facebook ha puesto por fin el botón "NO ME GUSTA", si quieres tenerlo tu también pulsa en el botón que sale aquí abajo , que dice instalar NO ME GUSTA".

Si los usuarios hacían clic en la invitación, se comenzaban a a crear notificaciones automáticas a los contactos y permitía el acceso de piratas a la información de la cuenta. La red social rápidamente detectó la amenaza y bloqueó el acceso a los enlaces.

En una publicación oficial Facebook notificó a sus usuarios diciendo: "No creas en las ofertas que prometen agregar un botón "No Me Gusta" o que prometen enseñar quien visita tu perfil. Son aplicaciones maliciosas. Si las ves en tu muro, bórralas o haz clic en Reportar".

El botón "No me gusta", un nuevo virus en Facebook

RMX

Una vez más, Facebook sirvió de puente entre hackers e internautas. Otra vez, un engaño conocido: el botón "No me gusta". Fueron miles los que cayeron en la trampa y que vieron afectadas sus cuentas al instalarlo en sus computadoras.

Cuando la amenaza ingresa, comienza a controlar el perfil del internauta y publicar mensajes en muros de otros "amigos", invitándolos a adquirir el nuevo elemento. "Qué bien, Facebook ha puesto por fin el botón No me gusta, si quieres tenerlo tu también pulsa en el botón que sale aquí abajo, que dice Instalar No me gusta ", dice el mensaje que ofrece la supuesta novedad.

Algo a tener en cuenta es que si desde Facebook no se hace extensivo un aviso anunciando novedades como esta, es recomendable no creer en este tipo de aplicaciones. Generalmente, la red social anuncia en su blog oficial este tipo de cambios, cosa que no ocurrió en esta ocasión. Ahora bien, si el virus se instaló, para deshacerse de él se debe acceder al sitio donde controlamos nuestras aplicaciones (www.facebook.com/settings/?tab=applications). Una vez allí, hay que eliminar la herramienta "botón No me gusta".

Gadafi afirma que se encuentra en un lugar donde la OTAN no podrá alcanzarle

Muammar Gadafi, negó el viernes estar herido y aseguró que se encuentra en un lugar donde los bombardeos de la OTAN no le pueden alcanzar, según un mensaje de audio difundido por la televisión estatal libia.

Gloria Delucchi especial para RMX


Gadafi condenó un reciente ataque de la Alianza y lo calificó de “cobarde”, al tiempo que agradeció a “los dirigentes y jefes de Estado” que se han interesado por su estado de salud, tras el bombardeo de la OTAN el jueves en Trípoli.

“Os digo que vuestros bombardeos no me alcanzarán, millones de libios me llevan en su corazón”, aseveró la voz en el mensaje de audio que la televisión del régimen atribuyó al líder.

Poco antes, el portavoz del Gobierno libio, Musa Ibrahim, había asegurado que Gadafi se encontraba en Trípoli en buen estado de salud, en respuesta al ministro italiano de Exteriores, Franco Frattini, quien consideró creíble que el coronel estuviese herido y fuera de la capital.

Ibrahim afirmó que el coronel está en “muy buena salud” en la capital y rechazó los rumores de los últimos días sobre que el líder podría incluso haber abandonado el país.

El jefe de la diplomacia italiana había dicho horas antes que el coronel tal vez esté herido y haya abandonado Trípoli.

“No tenemos ningún elemento nuevo sobre Gadafi. Pienso que es creíble la frase del obispo de Trípoli, monseñor Martinelli, que ha dicho que es muy probable que Gadafi esté fuera de Trípoli y posiblemente herido. Pero no sabemos dónde”, afirmó Frattini en La Bagnaia, en la provincia Toscana de Siena.

Las especulaciones sobre una posible huida del coronel de la capital o del país e incluso sobre que estuviese herido o muerto, se desataron tras la ausencia durante casi dos semanas de sus intervenciones en los medios estatales del país.

Desde que un ataque de la OTAN en Trípoli la noche del 30 de abril matase, según el régimen libio, al hijo menor del coronel, Saif al Arab, y a tres de sus nietos, el líder no había realizado ninguna aparición pública ni discurso televisado o de audio, como los que ha prodigado desde el inicio de la rebelión libia.

Sin embargo, el jueves, la televisión estatal mostró unas imágenes de Gadafi y aseguró que habían sido filmadas en el día anterior en un hotel de Trípoli, durante una reunión con líderes tribales.

En la supuesta casa de Saif al Arab bombardeada por la OTAN el 30 de abril se encontraban también el coronel y su esposa, aunque ambos resultaron ilesos, según aseguró entonces Musa Ibrahim.

Algunos rumores procedentes de Libia contemplaron el viernes la posibilidad de que Gadafi hubiese abandonado el país para buscar refugio en alguno de los países vecinos.

OTAN rechaza propuesta de paz de Libia y ataca instalación petrolera

AVN

Este lunes aviones de la OTAN lanzaron su carga explosiva sobre una instalación petrolera libia ubicada en Ras Lanuf hecho que desató la fuga de importantes cantidades de combustible.

Además del ataque contra la planta petrolera situada al oriente de Libia y próxima a la ciudad de Benghazi, la OTAN también atacó algunas áreas capitalinas.

Mientras ocurrían los bombardeos portavoces de la organización rechazaron una oferta de tregua propuesta por el Gobierno de Muammar Al Gaddafi.

El primer ministro libio, Baghdadi Al-Mahmoudi, le transmitió este domingo al enviado especial de la Organización de Naciones Unidas (ONU) para Libia, el jordano Abdel Al-Khatib, que su país “está listo para un alto al fuego, a cambio de que cesen los ataques de la OTAN”.

La presencia del enviado especial tiene como propósito encontrar una salida política y negociada a la crisis desatada hace tres meses.

En una reunión sostenida entre el canciller libio, Abdelati Al-Obeidi y Al-Khatib, el diplomático explicó “la magnitud de los abusos y las violaciones graves cometidas por la OTAN”.

La televisora Al-Jamahiriya, reportó que los opositores aseguraron “tener control total” de la ciudad de Misratah situada al oeste de Libia, la cual desde hace dos meses es escenario de intensos combates terrestres.

Un portavoz de los opositores le pidió a la OTAN que intensifique los bombardeos contra el país, a pesar de la muerte de civiles inocentes provocadas por los ataques de la alianza atlántica.

Por su parte, Reino Unido le solicitó a la OTAN que incremente las incursiones de zonas controladas por el ejército libio con el objetivo de derrocar a Gaddafi.

Mientras el gobierno libio pidió un alto al fuego, la OTAN ratificó ayer haber bombardeado posiciones del ejército apostadas cerca de Zawara, próxima a la frontera con Túnez.

Esta información fue confirmada posteriormente por la agencia oficial de noticias tunecina TAP cuando detalló que los aviones de la alianza atlántica bombardearon cuarteles e instalaciones de radar en el poblado libio de Boukamache, en la frontera.

Se deslindan los Beltrán Leyva del asesinato de Juan Francisco Sicilia


A mes y medio del asesinato de siete personas en Temixco, Morelos, entre ellas el hijo del poeta Javier Sicilia, esta madrugada aparecieron en las ciudades de Cuernavaca, Jiutepec y Jojutla, en el estado de Morelos, mantas sin firma, en las que se responsabiliza del multihomicidio a Sergio Villarreal, El Grande, y a la actual procuradora general de la República, Maricela Morales.

De acuerdo con fuentes policiacas, las mantas fueron colgadas en puentes peatonales y vehiculares de los municipios mencionados, y en ellas Héctor Beltrán Leyva, El H se deslinda de las siete ejecuciones ocurridas el 27 de marzo pasado.

"Ya basta de culpar a los Beltrán Leyva y a gente inocente por las acciones sucias del Gobierno (ilegible) a la Procuradora General de la República, Marisela Morales, y El Grande, Sergio Villarreal, que es tu testigo protegido, están coludidos en la muerte de Javier (sic) Sicilia para culpar a los Beltrán Leyva.

"Javier Sicilia cuente con nuestro apoyo, los Beltrán Leyva no matan gente inocente, el Cártel del Pacífico Sur es invento de El Grande y del Negro Radilla, pertenece al Grande y a todos los testigos protegidos. La delincuencia organizada es el Gobierno porque ellos son intocables. Que salga la verdad y la luz", decía a la letra uno de los mensajes que esta mañana aparecieron en Morelos.

El pasado lunes 2, nuevas contradicciones surgieron en el caso del asesinato del hijo del poeta Javier Sicilia y otras seis personas: la Policía Federal presentó a Jesús Cárdenas Pérez y César Arturo Galindo como presuntos asesinos de Juan Francisco Sicilia Ortega, quienes aceptaron haber participado en el multihomicidio, pero declararon haberlos secuestrados en un lugar distinto al que originalmente ofrecieron las autoridades de Morelos y el Ejército.

El coordinador de Seguridad Regional de la Policía Federal, Luis Cárdenas Palomino, presentó a los dos presuntos secuestradores, quienes dijeron que por órdenes de Julio de Jesús Radilla Hernández, El Negro, secuestraron a las siete personas del bar “Obsesión”, cuando las autoridades locales inicialmente dijeron que era el bar “La Rana Cruda”, y Rodrigo Elizalde Mora, El Chemis, detenido por el Ejército el 15 de abril, aseguró que la operación se hizo en el bar “Crudelia”.

Hasta el momento ninguna autoridad ha atinado a señalar de manera clara los responsables del multihomicidio ocurrido la noche del 27 de marzo en Cuernavaca y del cual se tuvo conocimiento la madrugada del día siguiente, cuando fueron encontrados los siete cuerpos en un auto en el fraccionamiento residencial Las Brisas.

El lunes 2, a sólo cinco días de que se realizara la movilización nacional e internacional por la paz y la justicia convocada por el poeta Javier Sicilia, que culminó el domingo 8 en el zócalo de la Ciudad de México, la Policía Federal presentó en su Centro de Mando de Iztapalapa a dos de los presuntos asesinos de Juan Francisco Sicilia Ortega y otras seis personas.

Según el coordinador de Seguridad Regional de la Policía Federal, los dos indiciados aceptaron haber participado en esos siete homicidios, haber privado ilegalmente su libertad y luego asesinar a Juan Francisco Sicilia, debido a que habían tenido problemas anteriormente.

Los “Caballeros Templarios” descuartizaron a tres personas en Guanajuato


Verónica Espinosa

Tres hombres fueron asesinados, descuartizados y abandonados en bolsas de plástico en diferentes colonias de la ciudad de Celaya, en crímenes atribuidos al grupo michoacano “Caballeros Templarios”.

Es la primera vez que esta organización criminal –presuntamente surgida de una escisión de la “Familia Michoacana”- aparece en la entidad.

El subprocurador de justicia Armando Amaro dio a conocer que entre las seis y las siete de la mañana de este lunes se recibieron los reportes que indicaban el hallazgo de los cuerpos, envueltos, atados y abandonados en similares condiciones y bolsas.

El primero se localizó en la calle Brillante esquina con Acerina, en la colonia San Juanico; el segundo en la calle Carroza de la colonia Calesa, y el último en la avenida Paseo del Sol, en la colonia San Francisco.

Los tres estaban desmembrados y sus restos repartidos en varias bolsas, envueltos en cobijas y atados. Fueron abandonados en las calles mencionadas con cartulinas verdes a un costado, en las cuales se atribuyen sus muertes a los denominados “Caballeros Templarios”.

El subprocurador Amaro Vallejo indicó que el personal del Servicio Forense trabaja en la identificación de los tres hombres ejecutados.

En tanto que en Yuriria, la Procuraduría de Justicia del estado encontró el cadáver de una mujer sepultado en una fosa clandestina a un costado de la carretera a Moroleón, a la altura de un tianguis conocido como La Herradura.

Previamente, agentes ministeriales detuvieron a los presuntos homicidas de la mujer, los cuales habrían confesado en qué lugar enterraron los restos de la víctima.

Jesús Corona portero de Cruz Azul, fuera de la selección

Beatriz Pereyra / Apro

El portero de Cruz Azul, Jesús Corona, será dado de baja de la lista de jugadores que fueron convocados con la Selección nacional para encarar la Copa Oro por el golpe que le propinó al preparador físico del Morelia, Sergio Martín.

Corona dio a conocer que ya le informaron de la decisión que se tomó –y que será anunciada oficialmente la tarde de este lunes- y señaló que junto con la directiva de su club revisará ésta situación.

“Ahorita vamos a ver qué procede porque me han informado que estoy dado de baja de la Selección lo cual me duele bastante; (no han pasado) ni 12 horas de lo sucedido y ya sacaron sus conclusiones y tomaron al parecer esa decisión.

“Estoy consciente que la cancha no es para pelear, estoy conciente que caí en una provocación y además somos ejemplo de mucha gente. Al ver que a mi compañero (Waldo Ponce) lo estaban agrediendo no me pude contener, cosa que no debería haber ocurrido”, declaró Corona en el programa Los Capitanes de ESPN.

Corona, quien por segunda vez quedaría marginado del Tricolor por verse involucrado en una pelea, pidió que se analice lo que sucedió en el terreno de juego, ya que considera que Sergio Martín no tenía dada que hacer ahí y menos golpeando jugadores.

“Fuera de la cancha volvió a agredir a Waldo con un golpe que lo tumba y ahí es donde me le dejo ir con un golpe para calmar las cosas. (Ya le había pegado) y se mantuvo en su postura de seguir insultando. Estoy apenado, me equivoqué, pero quiero que tomen en cuanta que hay una provocación de una persona que no debería estar haciendo nada en el terreno de juego.

En ese momento uno trae la sangre caliente y no sabe cómo puede reaccionar. Está mal el golpe, pero quiero que analicen todo el incidente como sucedió”.

El portero que será llamado para sustituir a Jesús Corona es Jonathan Orozco del Monterrey.

Reúne mitin de Encinas a Cuauhtémoc Cárdenas, López Obrador y Ebrard

Los tres, junto con otros líderes de izquierda, acudieron al primer mitin del candidato a gobernador del Edomex en la plaza municipal de Ecatepec.

Alma E. Muñoz y Javier Salinas e Israel Dávila, corresponsales


Ecatepec, Méx. La candidatura de Alejandro Encinas a la gubernatura del estado de México logró conciliar a los tres principales liderazgos de la izquierda: Andrés Manuel López Obrador, Cuauhtémoc Cárdenas y Marcelo Ebrard.

En el primer mitin de Encinas, también se encuentran las dirigencias nacionales del PT, PRD y Convergencia, Alberto Anaya, Jesús Zambrano y Luis Walton, respectivamente.

Comparten templete con Porfirio Muñoz Ledo, Ifigenia Martínez y María Teresa Juárez, viuda de Heberto Castillo.

“Este es un acto indiscutible de unidad de las izquierdas”. Vamos “sin odios, dejando atrás los rencores y viendo para adelante, por el camino de la victoria”, señaló Zambrano.

El perredista como cuarto orador ante miles de personas que congregaron la plaza municipal de Ecatepec, destacó que esta unidad se verá reflejada en el 2012 y que de entre López Obrador y Ebrard saldrá el candidato de la izquierda.

Previamente, Luis Walton y Alberto Anaya resaltaron la unidad. “Hoy es un día de fiesta. Se logró lo que se consideraba imposible, la unidad de las izquierdas en torno a Alejandro Encinas”, definió el petista.

En estos momentos habla el jefe de gobierno del Distrito Federal, quien aseguró en lo que va de su discurso que a esta unidad es a lo que teme el PRI.

El gobierno una porquería por criminal, pero nosotros estamos peor porque lo permitimos

Pedro Echeverría V.

1. Venderá el gobierno de Felipe Calderón acciones de Pemex a inversionistas yanquis; Señaló que debe considerarse la venta de acciones de Petróleos Mexicanos como parte de un proyecto de ley que planea presentar para "modernizar" la compañía estatal de petróleo y aumentar la producción. Afirmó que México será capaz de revertir seis años de producción petrolera en declive. Se explicó que Pemex llevará a cabo la primera ronda de contratos en agosto en los que intervendrán los más poderosos empresarios que, seguramente recibirán la bendición del alto clero

2. Y el pueblo mexicano no está enterado y peor aún, no le interesa porque está dedicado a buscar la comida o el sustento diario. ¿Cuántos diputados, senadores, gobernadores podrá negociar el presidente Calderón con los demás partidos y organismos de trabajadores para obtener el voto mayoritario en las Cámaras? Algunos de la clase política que dicen que las elecciones son democráticas porque los votos cuentan, se muerden la lengua porque saben que eso ha sido desde hace muchas décadas una vil mentira que sirve como engañabobos y para tontos. Las elecciones son una farsa.

3. Por otro lado, “se reactiva la inflación por alza de alimentos”. Los artículos de primera necesidad han elevado gigantescamente sus precios: El jitomate aumentó hasta 500%; aceite, aguacate y carne también se dispararon. Los incrementos en gasolinas, tortilla y vivienda contribuyeron a la carestía. El factor climático causó el “rebote” en productos agropecuarios, declararon expertos. No se descarta nueva “volatilidad” en septiembre por “ajustes” en colegiaturas y otros aumentos por cualquier pretexto o motivo del que siempre hacen gala los gobiernos. (La Jornada de hoy 10 de mayo)

4. En otros países y en otros tiempos por mucho menos alzas se han registrado levantamientos de trabajadores, pero en México mejor se pide apretarse más el cinturón aunque tengan que morir decenas de miles de seres humanos por hambre y desnutrición. No cabe duda que se tiene una clase política inteligente y un pueblo extremadamente aguantador. ¿Cuándo veremos en las calles, aunque sea un mes, a nuestro pueblo de trabajadores, estudiantes, amas de casa, luchando abiertamente en las calles, saqueando los negocios para poder abastecerse y salvar a su familia del hambre?

5. El ejército de EEUU podrá intervenir abiertamente en México (a petición de la canciller Espinosa) ante la incapacidad gubernamental para frenar el narcotráfico, la delincuencia organizada -según han dicho Obama, Clinton, Napolitano- y para apresar al Chapo Guzmán que parece convertirse en el Bin Laden mexicano. Es por lo que en los últimos meses se han estado aprobando millones de dólares, así como mayor cantidad de asesores gringos, armas y helicópteros; incluso aviones de vigilancia y para bombardear, pero sin pilotos. El desarrollo tecnológico al servicio de la guerra imperial.

6. Los yanquis han medido que el pueblo mexicano, al invadirlo abiertamente –con el apoyo ideológico y propagandístico de los medios de información- no sólo no se defenderá sino que hasta aplaudirá como los empresarios y el clero han puesto el ejemplo a través de la historia. Pero lo más seguro es que los 10 o más grupos guerrilleros existentes podrán reactivarse para luchar por la defensa de la independencia del país. ¿Qué tal si esa invasión yanqui se transforma en revolución del pueblo? Por eso aunque Calderón, ejército, marina y policías estén de acuerdo lo piensan dos veces.

7. Pero ahí están las elecciones entretenedoras, las alianzas oportunistas de partidos y candidatos, así como la permanente búsqueda de la burguesía por renovar sus cuadros políticos. Aunque en los tiempos electorales los partidos y políticos parecen enfrentarse y dividirse, en la realidad son tiempos de mayor dominación y sometimiento de los trabajadores por la clase dominante. Son los años de mayor engaño, mucha más grande manipulación y ceguera. ¿Cuánto tiempo más seguiremos soportando la entrega del país, la carestía y las amenazas sin armar desmadres en serio?

El Equipo, propaganda de guerra

Jorge Carrasco Araizaga

Las guerras también se ganan con propaganda. Las acciones de fuerza no son suficientes. Hay que difundir información falsa o distorsionada para mantener la confianza de los combatientes propios y ganar el respaldo social.

En la “guerra al narcotráfico” de Felipe Calderón, ejecutar capos, descabezar células, detener a miles y presentarlos en la televisión no han servido ni para convencer a nadie ni para persuadir a los integrantes de las fuerzas del Estado para que dejen de sumarse al enemigo.

Dentro y fuera del país, prevalece la idea de que el gobierno de Calderón va perdiendo la guerra contra los cárteles, por más retórica político diplomática que reciba. Las pérdidas del Estado mexicano son palpables: control territorial y de la violencia, sangría en su aparato represivo y extravío del pacto social.

La información que fluye y predomina es respecto a estas pérdidas. Cada día, el gobierno de Calderón está sometido a una intensa contrapropaganda por parte de los cárteles de la droga.

Las decenas de muertos que cada día se registran en todo el país, los mutilados que son esparcidos en calles, baldíos, carreteras, los miles de familiares que van peregrinando en busca de secuestrados y desaparecidos, los exiliados internos y externos y tantas expresiones más de la violencia demuelen machacona, implacablemente, cualquier idea de autoridad.

Las mantas, cartulinas, videos, mensajes de las redes sociales y otras formas de expresión se han constituido en un poderoso aparato de contrapropaganda de los cárteles de la droga.

Se usan no sólo para que los narcotraficantes se manden mensajes y amenazas. Representan también un diálogo informal con el gobierno, ya para tender puentes, ya advertir contra algún servidor público por proteger a un enemigo.

El Equipo, la coproducción de la secretaría de la Seguridad Pública y Televisa, es una respuesta a la ventaja que le lleva la delincuencia organizada al gobierno de Calderón.

No es gratuito que sea una acción conjunta de García Luna y Televisa. Se trata del principal simulador del gobierno de Felipe Calderón y del principal aparato propagandístico del país.

La comunión de recursos del gobierno federal y del imperio propagandístico configura la típica acción de la psychological warfare o guerra psicológica desarrollada por los Estados Unidos desde la Primera Guerra Mundial para mantener la confianza entre sus tropas e intimidar a sus enemigos.

El propósito es mostrar la superioridad, el engrandecimiento sobre el enemigo, con el fin último de generar opiniones, actitudes y emociones de apoyo. Para ello, se echa mano de información falsa, la mentira, la simulación, el disimulo.

Hay que desacreditar y disminuir al enemigo, restarle apoyo. Presentarlo como el responsable de la desgracia, el único que comete injusticias. Crear ficción.

Es lo que ha hecho de manera abrumadora el aparato propagandístico estadunidense por más de 60 años. Las producciones cinematográficas y televisivas se han dedicado a justificar las acciones bélicas de ese país, a engrandecer el espíritu de sus combatientes y generar apoyo de sus ciudadanos y de otros en el mundo.

Lo de la SSP-Televisa es propaganda pura. Como sucedió con el Acuerdo Informativo para la Cobertura de la Violencia, que era parte de ese afán por dominar los mensajes, El Equipo está destinado al fracaso.

La gran paradoja es que su principal saboteador es el propio Calderón debido a su reiterada negación a lo que él mismo propagó como guerra durante la primera mitad de su gobierno. Pero en los hechos sigue asumiéndose como un combatiente. Es un comportamiento esquizofrénico.

La semana pasada fue a decir a Nueva York que él nunca enarboló la bandera de la guerra contra el narcotráfico. Algo que, por supuesto, nadie le cree. Pero apenas se bajó del avión quiso emular a uno de los protagonistas de la Segunda Guerra Mundial, el primer ministro inglés Winston Churchill.

Calderón dijo que su estrategia contra el narco era “combatir por mar, tierra y aire con toda nuestra fuerza que Dios pueda darnos”. Televisa, incluida, desde luego.

Enfermizas, tales contradicciones lo único que garantizan es el fracaso. Pero la ruina no es para él, que se va en año y medio. La endosó, y por años, a quienes quiere convencer que cuanto pasa en El Equipo no es pura coincidencia.

Vicente Leñero: notas sobre una amistad

Miguel Ángel Granados Chapa

El jueves 12 Vicente Leñero se convirtió en miembro de número de la Academia de la Lengua. Es un constructor de palabras que domina todos los géneros (salvo la poesía, cuyo ejercicio público abandonó en la adolescencia). Hubiera podido ser elegido miembro de esa corporación, a la que han pertenecido casi todos los grandes de las letras mexicanas, como periodista, narrador, escritor para el cine. Con igual justeza se le llamó como dramaturgo, a fin de que ese arte no dejara de tener presencia en el cenáculo académico tras la muerte de Víctor Hugo Rascón Banda, cuyo asiento ocupa.

A comienzos del año pasado, Gonzalo Celorio tuvo la feliz iniciativa de proponer el ingreso de Leñero. Nos invitó a Felipe Garrido y a mí a secundarla, lo que hice con entusiasmo, lector asiduo como soy de la literatura de Leñero desde que apareció La polvareda y otros cuentos, su primer libro. Por unanimidad, la Academia aceptó la propuesta de Celorio, y Leñero fue elegido el 11 de marzo de 2010. Conforme al estatuto, asistió a por lo menos 10 sesiones quincenales, y una vez cumplido con toda puntualidad el requisito, se fijó el 12 de mayo de 2011 para su ingreso. La ceremonia ocurrió en la Sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes. Leñero hizo un discurso “en defensa de la dramaturgia”, y yo le contesté (porque el nuevo académico me hizo el honor de invitarme a decir las palabras de bienvenida) en términos que pueden ser consultados en la página de la Academia.

En ese discurso, dedicado a la obra de Leñero, me abstuve deliberadamente de toda intromisión personal. Pero experimento la necesidad de compartir con los lectores de Proceso, una revista que bajo la dirección de Julio Scherer contribuimos ambos a crear, algunas de las vivencias de nuestra ya antigua relación.

Vicente cree que nos conocimos en 1970. A propósito de la puesta en escena de su obra Compañero, dice en su libro Vivir del teatro: “Miguel Ángel Granados Chapa, a quien conocí en esa ocasión, me entrevistó largamente en el café Palermo y publicó una nota muy alentadora en Últimas Noticias de Excélsior”.

Es comprensible esa creencia de Vicente, porque cuando realmente crucé con él palabras por primera vez estaba en una de las primeras cumbres de la cordillera profesional que ha sido su carrera, lo que lo obligaba a trabar contacto con toda clase de personas, y muchas. Yo era un muchacho de 22 años, que daba sus primeros pasos como reportero. Fui presentado, a petición mía, por Ernesto Ortiz Paniagua, un poeta y periodista a quien tenía poco de conocer. En abril de 1964 ambos fuimos contratados por Manuel Buendía para constituir la planta de redacción de Crucero, un semanario que apareció el primer domingo de mayo de ese año. Aunque la edición estaba ya cerrada el Día del Trabajo, Buendía nos convocó a hacer guardia en esa fecha, por si algo se ofrecía. Cuando se percató de que nuestra presencia no era necesaria, nos permitió disfrutar del asueto y salimos de la redacción, situada en Insurgentes centro, entre Edison y San Cosme.

Era media tarde, habíamos ya comido e invité a Ortiz Paniagua a tomar un café. Era un muy grato compañero de trabajo. Ocultaba sus méritos literarios de modo semejante a como atenuaba su presencia misma. Sus amigos lo conocían como Fanty, pues se deslizaba como un fantasma, como pidiendo perdón por estar allí, con su rostro amable y su sonrisa apenas insinuada. No podía aceptar mi invitación, me dijo, porque iba a encontrarse con su amigo Vicente Leñero en un café de la Zona Rosa.

Con impertinencia de la que no me arrepentiré jamás, pregunté a Ortiz Paniagua si podría saludar al escritor recién laureado, tras de lo cual me retiraría. No, hombre, me dijo el poeta, venga conmigo; estoy seguro de que a Vicente le gustará conocerlo. Yo había leído, como dije, el primer libro de cuentos de Leñero, y su primera novela, La voz adolorida, y, ojeando números atrasados de la revista Señal –de donde Ortiz Paniagua había salido para ir a Crucero–, algunos de sus reportajes de años anteriores. Estaba además enterado de que el año anterior había recibido el Premio Biblioteca Breve de la editorial Seix Barral, en Barcelona, por una obra que sólo leí más tarde, cuando llegó a México, titulada Los albañiles. Hasta fecha reciente yo había participado en la Acción Católica, y aún lo hacía en los equipos de estudio de la Parroquia Universitaria, bajo la dirección de un sacerdote “de cultura francesa”, como se llamaba a sí mismo para no confesar que era suizo, Tomás Allaz. En esos círculos teníamos a orgullo el brillo de Leñero porque había militado en la Acción Católica, escrito en la revista Señal y publicado su primer libro en la editorial Jus, de filiación igualmente católica.

Caminando por una desierta Avenida de los Insurgentes, Ortiz Paniagua y yo ganamos la calle de Hamburgo, y antes de llegar a Génova el poeta de paso silencioso me condujo al café Karmel, cuya historia e importancia conocí después. Ya estaban allí Leñero y un amigo, al que identifiqué tan pronto dijo su nombre. David Orozco Romo era un enérgico dirigente sinarquista, abogado y gran orador. No supe nunca si era también un intruso, pero el que estuviera al lado de Leñero me hizo sentir confianza para quedarme allí, aunque no tanto para participar activamente en la conversación de Leñero y Orozco sobre cultura y política (Díaz Ordaz estaba a punto de ser elegido presidente). Yo hubiera tenido algo que decir, pues cursaba el último año de dos carreras universitarias y contaba con mis lecturillas propias. Pero preferí escuchar. Bebimos mucho café y nos separamos cuando ya pardeaba el día.

No vi de nuevo a Leñero durante los siguientes años (hasta aquella entrevista de 1970, que yo creí me había concedido en recuerdo de nuestro encuentro). Ortiz Paniagua se marchó de Crucero antes que yo, y aunque no perdimos contacto, no teníamos asiduidad como para coincidir de nuevo con Leñero, quien siguió su carrera literaria y periodística; además de publicar espléndidos reportajes en la revista Claudia, que el Instituto Nacional de la Juventud Mexicana reunió en dos cuadernos que se volvieron ejemplo de literatura periodística. Leñero fue nombrado director de esa revista, y allí fui a buscarlo una mañana de 1972.

Yo tenía ya la fortuna de trabajar al lado y bajo las órdenes de Julio Scherer, como ayudante de la dirección general y corresponsable, con Miguel López Azuara, de las poderosas páginas editoriales de Excélsior. Don Julio escuchaba mis opiniones sobre asuntos varios de la cooperativa y oyó con interés mi propuesta de invitar a Leñero para dirigir Revista de Revistas, que se moría número a número y no le importaba a nadie. Puesto que yo era el de la iniciativa, Scherer me instó a llevarla adelante.

En Los periodistas, Leñero narra que le pregunté si le “gustaría ingresar a Excélsior como director de Revista de Revistas (…) tenía un largo historial en el periodismo mexicano, pero en los últimos tiempos se hallaba muy descuidada. Había el plan de renovarla radicalmente. Si la propuesta me interesaba, debía hablar con Julio Scherer.

“–En principio me interesa.

“–Piénsalo bien antes –me advirtió Miguel Ángel–. Si hablas una vez con el director ya no podrás decir no.

“–Todo depende.

“–No podrás decirle no –insistió Miguel Ángel.

“Era cierto. Aunque yo necesitaba poco para aceptar, la cordialidad sofocante de Julio Scherer me acorraló desde el principio. Empezó convenciéndome de que Excélsior era el sitio ideal para mí, y cuando traté de averiguar en qué tipo de semanario quería convertir a Revista de Revistas, respondió dándome absoluta libertad para decidir: lo que tú quieras, como tú quieras. Lo importante es que te vengas con nosotros ya, mañana mismo.”

Casi tan rápido como demandaba Scherer, Leñero trocó la dirección de Claudia por la de Revista de Revistas. Escribía además un artículo semanal para las páginas editoriales, donde pronto adquirió prestigio y notoriedad como opinante, aun cuando ya contaba con ellos en otros ramos de la escritura. Trabajábamos muy de cerca y fuimos consolidando una amistad que Leñero, generosamente, ampliaba hasta el campo de la política interna. Aun cuando no le interesaban los asuntos de la cooperativa, me entregaba su confianza en los avatares de la casa. Actuamos juntos en el activismo previo al 8 de julio de 1976, y juntos nos fuimos, vencidos por la traición de Regino Díaz Redondo potenciada por el poder de Echeverría.

Tras nuestra salida, el equipo que acompañó a Scherer en su ostracismo decidió crear de inmediato una agencia de noticias, de la que se hizo responsable Miguel López Azuara, y una revista semanal. En circunstancias menos tensas –algo imposible pues enfrentábamos la persecución gubernamental– el indicado para dirigir la nueva publicación habría sido Leñero. Era el único que tenía experiencia en la confección y dirección de esa clase de órganos periodísticos, pero jamás alegó esos méritos y no vaciló en aceptar responsabilidades bajo la dirección de otros menos calificados. Yo, por ejemplo.

Las inscripciones en el IMSS como fichas antiobreras

Álvaro Cepeda Neri

En la lucha sindical de los ex trabajadores de Luz y Fuerza del Centro (empresa que el cada vez menos presidente Calderón, disminuido desde su apuradísima “victoria” que le otorgaron el IFE, el TRIFE y la Suprema Corte, y Lozano Alarcón, feroz perseguidor de trabajadores y cómplice de los patrones, liquidaron), de los cuales cerca de 20 mil decidieron dar la batalla por sus plazas laborales, han encontrado con que sus inscripciones en el IMSS son utilizadas como fichas, casi policiacas, para que la Confederación Patronal, el Consejo Coordinador Empresarial (donde despacha Mario Sánchez, dueño de las Juntas de Conciliación y Arbitraje, en Sonora con la autorización del desgobernador Padrés Elías) y las organizaciones de la oligarquía que se beneficia del capitalismo salvaje, boletinen a esos trabajadores y no los contraten.

Miles de ellos recorren los sitios donde solicitan personal con anuncios hasta en mantas en las paredes u otros medios y en cuando dan sus datos, que incluye su inscripción en el IMSS, los empleadores consultan en sus computadoras y si el solicitante perteneció a la empresa pública de electricidad y no aceptó la indemnización, entonces le dicen que no reúne los requisitos y le dan con la puerta en la cara. Estos trabajadores se dieron cuenta que si proporcionan su registro del IMSS, inmediatamente son víctimas de las venganzas calderonistas y patronales, con la frase de ya no hay vacantes o para el solicitante, en particular, no existe empleo.

Es tanto el odio de Calderón y la furia de Lozano contra los ex electricistas (y como no pueden desquitarse con Martín Esparza y su élite de la cúpula sindical, lo hacen con los de a pie), que han obligado a los empresarios, para que por ningún concepto los contraten. Ni siquiera los que aceptaron la miserable indemnización encuentran trabajo, ya que los 64 mil ex electricistas están fichados como enemigos del PAN y tachados de “alborotadores”. La inscripción en el IMSS (que se supone es confidencial) es la clave que los señala para ser rechazados por estar en la lista negra de Calderón-Lozano.

Son medidas antiobreras y perversas para mantener en el desempleo a quienes se atrevieron a defender sus derechos como trabajadores, dispuestos a cuestionar la política autoritaria del PAN y sus secuaces en la Secretaría del Trabajo (¿del trabajo o secretaría del desempleo?) y en el IMSS, con apoyo de los patrones. Si hay vacantes no existen para los ex electricistas. A quienes el calderonismo sigue orillando a radicalizar sus ya desesperadas acciones, y con las facultades pedidas por Calderón de usar las fuerzas armadas para reprimir toda protesta, cualquier día de estos asistiremos, como en tiempos de Díaz Ordaz (ídolo de Lozano Alarcón) y de Victoriano Huerta (ejemplo que sigue Calderón), a nuevas embestidas con más homicidios, como si los trabajadores fueran delincuencia organizada. Al fin y al cabo para el PAN-Calderón, los mexicanos somos, o delincuentes o “daños colaterales”. El calderonismo quiere disparar contra todo lo que se mueva.

Silvio, Jesucristo; Felipe, Churchill

Francisco Rodríguez / Índice Político

Hace un quinquenio, el premier italiano Silvio Berlusconi arrancó carcajadas del respetable cuando se comparó con Napoleón. “He hecho más reformas al Código Civil”, dijo, que las que el emperador francés hizo en su momento. Nada más que aclaró: “Soy un poquito más alto de lo que fue Bonaparte.”

Una semana después de aquella polémica declaración, en el 2006, Il Cavaliere se comparó con Jesús:

“Soy el Jesucristo de la política italiana”, decían los medios italianos que había afirmado Berlusconi en una cena con sus partidarios. “Soy una víctima paciente, soporto a cualquiera, me sacrifico por quien sea”.

Trastornado, el tipo, ¿no cree usted?

Tan delirante o un poco más que Felipe Calderón, pues hace cuatro días, el ocupante de Los Pinos advirtió que va a obtener de nosotros más “sangre, sudor y lágrimas”, porque él se siente acosado cual lo fuera Sir Winston Churchill, en su momento.

También ante sus partidarios, un par de miles de burócratas que representan a las dependencias federales en las entidades de la República a quienes reunió para que lanzaran la buena nueva de que el sexenio (aún) no se ha ido a pique, el michoacano dejó azorado a más de uno.

– ¿Bebió en la comida? –fue lo primero que se me ocurrió preguntar, aún creyente de la buena salud mental del señor Calderón, a un par de asistentes al evento con quienes coincidí el sábado en un evento social.

– Un par de tequilas. Lo normal –me respondió uno de ellos–, pero como que sí le “pegaron” duro.

– Trae muy bajo el ánimo y la autoestima –terció el otro delegado federal. A ratos se le oía desesperado, incomprendido, y eso sí, reflejaba sentirse solo, muy solo, sin nadie cerca en quien pueda confiar. Está viviendo la angustia de no poder.

– Pero les dieron su retratito –provoqué–, ¿me imagino que lo traen en la cartera?

Ambos rieron y uno de ellos remató:

– Como tú dices: “siempre tarde y mal”.

Calderón, en fin, se siente como Churchill en el día. Y en las noches de vela, cual estratega que le dicen es, ¿también él cómo Napoleón?

Para mí que ahora sí, en serio, ya lo perdimos.

Esos delirios de Calderón lo llevan a comparar a los nazis con Los Zetas. A Joaquín “El Chapo” Guzmán con Adolfo Hitler. Y muy seguramente a su “aliado” Obama con el segundo de los Roosevelt.

Su delirio ha llegado al apogeo, confundiendo fechas, personajes y lugares. Sus lagunas mentales son evidentes. Se le olvidó ya, por ejemplo, el incontable número de ocasiones en las que pronunció la palabra “guerra”. Y sí, él cree de verdad que nunca la dijo. Que los videos de sus discursos en donde sale de sus labios deben ser un montaje producido por esa “corriente de opinión titubeante”, como calificó a quienes, desde diferentes tribunas, hemos señalado que su estrategia no conduce a la victoria, que sus operadores están “comprados” por el enemigo, que…

En ese su delirio, Calderón también ha negado apenas que haya enarbolado “la guerra”, ante un auditorio de incrédulos paisanos en Nueva York.

¿Cree Calderón, de verdad, que los mexicanos lo ubican como un autosacrificado Churchill en el día, pero saben que en las tardes, después de la hora de la comida, rodeado de sus mariscales es un exultante estratega militar cual lo fuera Bonaparte?

Churchill y Calderón sólo tendrían un rasgo en común. Y usted sabe cuál es. No lo repito para que no me vaya a suceder lo que a Carmen Aristégui.

De Berlusconi a Calderón, dice una muy querida amiga ahora viviendo en Italia, “yo prefiero a Il Cavaliere. Acá nadie se muere de hambre y, cuando menos, los escándalos son sexuales, y la única sangre presente, por desgracia, es la del himen roto de una niña.”

Yo también cambio a Calderón por Berlusconi. ¿Usted no?

Índice Flamígero: En frases de su oficial mayor, Guillermo Bernal Miranda, aclara la Secretaría de Educación Pública: “Es absolutamente falso que existan banderas en almacenes de la SEP y que esta dependencia las haya adquirido en algún momento. Asimismo, la contratación del edificio de Netzahualcóyotl para concentrar ahí diversas áreas de la Oficialía Mayor ha representado un ahorro de alrededor del 30 por ciento respecto a lo que se pagaba en distintos inmuebles que anteriormente ocupaban estas áreas. En total la renta no excede los 26 millones de pesos anuales y es mucho menor a los 144 millones de pesos (12 millones de dólares) que afirma el artículo que se pagan por ese edificio. Niego terminantemente que se haya recibido algún tipo de comisión por esta o por cualquier otra contratación de inmuebles…” En opinión de Bernal Miranda, pues, al seno de esa dependencia, todo es claro y diáfano como el agua… Servido.

A qué le teme Ernesto Cordero

Martha Anaya / Crónica de Política

Ernesto Cordero me recordó la semana pasada a Carlos Salinas de Gortari.

No por su inteligencia ni por su maquiavelismo, sino por lo que expresó el secretario de Hacienda en lo que pareció ser, ahora sí, el arranque de su campaña –en la reunión con los delegados federales de todo el país– con el aval y ante la presencia de Felipe Calderón.

En esa magna reunión, Cordero dijo ante los centenares de funcionarios reunidos en Nuevo León:

“Me preocupa qué puede pasar con México en el año 2012. Hemos avanzado mucho, pero no hemos terminado, es un proyecto de país humanista donde la familia es el centro de la política pública, que todavía no hemos terminado…, por eso es importante refrendar la Presidencia de la República en 2012.”

Piden los panistas seis años más en el poder. Con ellos sumarían 18 años habitando Los Pinos: seis de Vicente Fox, seis de Felipe Calderón y seis más del siguiente, si es que logran la Presidencia de la República.

Podrían parecer pocos años, o muchos, según se le vea.

Cuando Carlos Salinas de Gortari se convirtió en Presidente Electo (1988) dio una entrevista en la que soltó una frase que causó revuelo en su momento porque anunció su deseo de extender su proyecto por 25 años más.

La conversación con Salinas en aquellas fechas –palabras más, palabras menos—fue en el trayecto de un autobús. Iba entusiasmado. Y sin mediar pregunta concreta al respecto, de pronto dijo: Nos tardamos muchos años en llegar, pero vamos por 25 más.

Se refería el recién nombrado mandatario al grupo tecnocrático que encabezaba y al proyecto de nación que traían bajo el brazo.

A la distancia, podría decirse que buena parte de su proyecto económico permaneció y rebasó incluso los 25 años, aunque bajo las siglas del PAN. Pero, por lo que se ve hoy en día, no le funcionó mayormente.

Ernesto Cordero pide un sexenio más de gracia para los panistas. Si se mantienen efectivamente los blanquiazules en la silla del águila, muy probablemente verá también, al final de esa etapa, que no fueron suficientes.

Pero más que especular hacia el futuro, no deja de llamar la atención la carta de presentación que eligió el de Hacienda para presentarse y motivar a los suyos: una preocupación. Lo que pueda acontecer en el 2012. Es decir, en la elección presidencial.

Tal expresión indica claramente que los panistas no se sienten seguros de ganar la próxima elección presidencial. Más aún, están preocupados –así lo manifiesta Cordero— ante la posibilidad de ser expulsados de Los Pinos.

Contrasta mucho la preocupación manifiesta de Ernesto Cordero –declarada delante del propio Felipe Calderón—con los alardes de otros panistas que se han apuntado para la sucesión y de dirigentes de su partido, que han dicho a diestra y siniestra que ganarán el soñado 2012.

¿Cuál de las dos versiones se acerca más a la realidad? Me inclino por la de Cordero. Suele ser más sincero (e ingenuo) que sus compañeros de partido.

¿Y realmente lo que le preocupa es que el proyecto de país “humanista donde la familia es el centro de la política pública” no siga adelante?

Bueno, lo primero que habría que preguntarse es si tal política efectivamente se está aplicando, porque de “humanista” este sexenio ha tenido poco y más bien suma miles y miles de muertos que han deshecho otros tantos miles y miles de familias.

Pero suponiendo sin conceder que así fuera, vaya uno de los ejemplos que citó Cordero del buen desempeño de los gobiernos azules:

-En el rubro de justicia. (Imposible coincidir, cuando la impunidad campea y el 98% de los detenidos vuelven a quedar libres por falta de pruebas)

-En el económico. (A duras penas sostienen algunos de los estándares que les dejó el priista Ernesto Zedillo)

-En desarrollo social. Aquí, Cordero citó como ejemplo los resultados del programa Oportunidades, aunque él mismo reconoció que se inició en la época priista, en 1997.

Si las políticas que están aplicando, y de las cuales presume Cordero, se iniciaron en la época priista –como él mismo reconoce– ¿entonces por qué teme a que no se sigan aplicando? ¿O se referirá a otras cosas, a otros temas? ¿O quizás simplemente a perder la elección?

¿A qué le teme realmente Ernesto Cordero?

Pacto, diálogo, Churchill

Gregorio Ortega Molina / La Costumbre Del Poder

No me crié en Delfos, nunca me interesó leer a Nostradamus. Por descontado desconozco lo que ocurrirá dentro de un rato, ya no digamos al día siguiente, dentro de semanas o meses, pero ante lo que hoy sucede en México y motivado por la analogía que el presidente Calderón establece entre él mismo y Winston Churchill, no queda sino incursionar en los escenarios que pueden ofrecer -si realmente ocurren- el desarrollo y éxito del Pacto por la Paz con Justicia y Dignidad, y el diálogo entre organizaciones civiles y el gobierno, ambos consecuencia de la mediáticamente disminuida marcha encabezada por Javier Sicilia.

Clara Jusidman, Raúl Vera, Emilio Álvarez Icaza, Eduardo Gallo y Javier Sicilia son meridianamente claros. Establecieron que encausar las exigencias de la sociedad, agotada y temerosa por tanta muerte y tanto sacrificio -tan inequitativo, al ser menos solidario que el padecido por el pueblo inglés, pues Churchill y la monarquía se unieron a la lucha y compartieron las restricciones, mientras acá sólo imparten órdenes y distorsionan la realidad-, tiene dos fases.

Primero, la firma del Pacto. Eligieron Ciudad Juárez para hacerlo, por lo que esa frontera significa históricamente. Allí, sin participación de ningún miembro de los tres Poderes de la Unión, únicamente entre organizaciones civiles, cuidando que ninguna de ellas tenga nexos con gobierno alguno: federal, estatal o municipal, los mexicanos conscientes de que se requiere su esfuerzo y voluntad para que la patria recupere su identidad nacional, su cultura y dignidad, se comprometerán a pugnar porque quienes han de cumplir con el mandato constitucional, a) Establezcan un nuevo camino de paz con justicia y dignidad; b) Inicien procesos transparentes de investigación, procuración y administración de justicia; c) Se comprometan a poner fecha al fin de la estrategia de guerra, y a asumir un esquema de seguridad ciudadana; d) Cumplir con lo establecido en las leyes, para erradicar corrupción e impunidad; e) Definir e iniciar el combate a la raíz económica de las ganancias del crimen; f) Concebir y proponer un plan de emergencia nacional de apoyo a la infancia y juventud, crear oportunidades reales para ellos, y g) Impulsar la democratización y nuevos medios de participación ciudadana en el país.

Se anunció que mientras se organiza la firma del Pacto, que se efectuará el próximo 10 de junio, se establecerán bases y marco para un diálogo público entre las organizaciones civiles y el gobierno federal, con asistencia del Presidente de la República, en Palacio Nacional, también con asistencia de las víctimas y/o sus deudos. Para ello, los convocantes todos, o los elegidos por ellos, se reunirán con Francisco Blake Mora, en las oficinas de la Secretaría de Gobernación. Conociendo lo pulcro que son los integrantes del ahora Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad en lo referente a su credibilidad y comportamiento honesto, darán cuenta a los medios, después de cada una de esas reuniones, pues es de suponerse que no llegarán a establecer el marco y los temas en el primer encuentro.

Debido al resultado de sus políticas públicas -notoriamente las de seguridad-, al despertar ciudadano motivado por la marcha, a las exigencias de la sociedad, a la propuesta de firmar un Pacto en el que el gobierno queda al margen, a la demanda de diálogo público con la presencia del titular del Ejecutivo, el presidente Felipe Calderón se ha colocado en una situación de perder-perder, pues si asiste, tal y como están planteados los compromisos del Pacto y lo que se propone para el diálogo, el desempeño de su gobierno será severamente analizado y calificado, con datos duros puestos a conocimiento de todos; por el contrario, si después de calibradas bien las consecuencias de su presencia en ese diálogo, decide dar un paso atrás, también será analizado y calificado, pero con todo en contra.

De allí que el mismísimo 13 de mayo, recién desempacado de su gira a Estados Unidos, decidiera empezar a medir el agua a los camotes, con las imposturas verbales y los recursos con los que sabe hacerlo: el discurso y el control de medios entre los opinadores profesionales y, por el momento, todavía creíbles.

Por eso en el Centro Banamex, ante los delegados de todas las áreas del gobierno federal en las entidades federativas, el presidente Felipe Calderón se precipitó a comparar su lucha contra la delincuencia con la de Winston Churchill contra los nazis. Sostuvo que el primer ministro británico fue, como él lo es, acosado y señalado, en medio de un mar de titubeos que aconsejaban ignorar el avance de los nazis, e incluso someterse a ellos. Pero evocó las palabras del estadista británico para advertir que alcanzará la victoria.

Después de indicar que no vive el ocaso de su sexenio, instruyó a cientos de delegados estatales difundir, sin miedo, la transformación lograda por su gobierno humanista, y a no guardar silencio ante difamaciones, calumnias y ataques dirigidos a su administración.

Puede anticiparse, entonces, que así sería el tono del diálogo.

De efectuarse ese encuentro político entre gobierno y gobernados, las organizaciones civiles insistirán en que se efectúe la reforma política, pero que en ella se incluyan las figuras de referéndum y revocación de mandato porque, dicen ellos y con razón, si los ciudadanos los elegimos, también podemos pedirles que se vayan. Promoverán la desaparición de los diputados de partido, la profundización de la reforma constitucional penal, la del Poder Judicial y una reforma profunda del Ministerio Público.

No podrá evitarse el análisis y evaluación, con datos duros, de la política económica y de la guerra a la delincuencia organizada, porque ambas deben modificarse, pues de lo contrario todo permanecerá igual.

Si todo lo anterior se discute entre junio y diciembre de 2011, los perfiles actuales de los precandidatos y las propuestas -hasta hoy vigentes- de los partidos para la sucesión presidencial, podrían no sólo devenir obsoletos, sino además ser considerados una afrenta por la sociedad, por lo que, de firmarse el Pacto y desarrollarse el diálogo, las consecuencias inmediatas repercutirán sobre el previsto esquema, en cada uno de los partidos contendientes, de la sucesión presidencial.

Pero claro, está la otra vertiente, la anticipada por Jaime Sánchez Susarrey, que prefiere que todo permanezca igual, porque moverle el agua a los camotes equivaldrá a convocar al caos. Por el momento, la moneda permanece de canto; pronto veremos qué tan cierta es la vocación democrática del presidente Felipe Calderón Hinojosa.

Los asesores de Cordero

Raymundo Riva Palacio / Estrictamente Personal

Diez minutos antes de que comenzara a hablar, tres precandidatos del PAN a la Presidencia, los tres secretarios de Estado, fueron informados que el cuarto, que estaba sentado junto con ellos en el encuentro de delegados federales el viernes pasado, iba a pronunciar un discurso fuera de programa. La decisión de que el secretario de Hacienda, Ernesto Cordero, hablara ante esa maquinaria político y electoral en ciernes, fue del presidente Felipe Calderón. ¿Destapó a su delfín?

La manera tan cristalina como el Presidente mostró sus querencias y rompió la imparcialidad con la que permitió que dentro de su gabinete empezaran a jugar la sucesión presidencial, desató la especulación. Cuando menos uno de los tres secretarios excluidos de la deferencia presidencial, así lo sintió. Al interior del PAN y el gobierno, le especulación tomó tanto vuelo que inclusive surgieron las hipótesis que Cordero era un distractor de Calderón sobre el verdadero delfín.

Cordero no es una argucia presidencial para proteger al verdadero candidato de Los Pinos. Cordero sí es el candidato de Los Pinos, reflejado en los apoyos que sutilmente se han pedido en algunas secretarías en su favor, y la autorización para que integre a su equipo de precampaña dos asesores políticos extranjeros para que dibujen el mapa y la estrategia no para alcanzar la candidatura, sino para contender por la Presidencia de la República.

La decisión sobre los consultores ha sorprendido dentro del PAN por la estatura y la experiencia de ambos: Dick Morris y Rob Allyn, los consultores estadounidenses que con experiencia en procesos electorales mexicanos.

Allyn trabajó en la campaña de Vicente Fox, y es quien convirtió el desastre del entonces candidato cuando alterado ligeramente por más vino de los debido en la comida que lo llevó a decir tercamente “hoy, hoy, hoy”, durante la conferencia de prensa sobre la definición de los debates presidenciales en 2000, en un grito de campaña y una definición de su personalidad.

Morris, quien fue estratega político de Bill Clinton en sus dos campañas presidenciales, fue contratado por Fox y le ayudó a su gobierno en 2004 a perfilar la campaña negativa contra Andrés Manuel López Obrador, que terminó con la frase “Es un peligro para México”, que se le atribuye como producto final a otro estratega panista, Antonio Solá.

Allyn es clave para Cordero, por la experiencia de cómo construyó a Fox, de un empresario de bajo perfil metido en la política, que conoció en una reunión con empresarios en Texas cuando era gobernador de Guanajuato, a una figura pública y un candidato presidencial tan atractivo para el electorado poco más de cinco años después, que rompió el reinado del PRI en la Presidencia.

El consultor, que se convirtió en amigo cercano de Fox –lo ayudó a escribir y promocionar su libro-testimonio, “La Revolución de la Esperanza”-, fue acusado públicamente de haber diseñado, junto con Morris, la campaña sucia contra el entonces candidato del PRI a la Presidencia, Francisco Labastida. Allyn siempre negó haber recurrido a ese tipo de estrategia, pero Morris nunca aclaró nada. De hecho, Morris, actualmente un fiero opositor al presidente Barack Obama, es considerado como un maestro en campañas negras.

La contratación de Allyn y Morris aún no se concreta, de acuerdo con personas cercanas a Cordero, pero son ellos, si afinan los detalles del contrato, en quienes depositará Cordero la estrategia presidencial. Parece equivocado pensar en la campaña presidencial antes de tener asegurada la candidatura, sobretodo porque el secretario de Hacienda tiene muy poca ascendencia dentro del PAN al haberse mantenido muy alejado del partido, pese a ser militante.

Sin embargo, si el presidente Calderón no está engañando a todos, incluido al secretario de Hacienda, será él quien resuelva la ecuación, e incline la selección de candidato en el PAN, que se mediante una votación de militantes y adherentes. De acuerdo con panistas, en el padrón –aún no revisado- hay un millón 900 mil nombres, de los cuales calculan que realmente hay hoy en día poco menos de un millón. Si se atienen a los patrones de votación, agregan, irían a las urnas para escoger candidato de 500 a 700 mil. De esta forma, se necesitaría 350 mil votos para obtener la candidatura presidencial, grosso modo.

Esto significa que quien tenga mayor control del partido, será quien pueda influir decididamente en la elección del candidato. De todos los precandidatos dentro del PAN, los dos únicos que tiene diferentes niveles de ascendencia son el gobernador Emilio González –el candidato de “El Yunque”, que cuenta con poco menos del 20% voto panista nacional-, y el senador Santiago Creel, que aprendió la lección tras haber lo mismo que Cordero hace seis años, y perder la candidatura ante Calderón.

Creel era el delfín de Fox, quien no hizo el trabajo político dentro del PAN para hacerlo candidato. Calderón no es Fox y sí tiene trabajo político dentro del PAN. De acuerdo con varios de los más importantes panistas –varios de ellos rivales del Presidente-, quien tiene el control del partido actualmente es Calderón. En las condiciones actuales, Calderón es el operador político de Cordero dentro del partido, y aunque lo ha mandado a hablar con panistas en varias partes del país, su jefe de campaña informal en el partido es él.

La forma como el Presidente ha puesto a Cordero a mostrarse en público parece confirmar esta estrategia. El encuentro con delegados federales el viernes pasado fue otro ejemplo. La instrucción fue defender las acciones del gobierno y ser sus voceros en el país, que equivale en tiempos electorales a iniciar la campaña presidencial sin candidato. Calderón no les dijo quién será el abanderado azul, pero al colocar al secretario de Hacienda en lo alto del escenario, les dijo a quién quiere que respalden.

Pase usted

Astillero / Julio Hernández López

Pase usted
Enemigo en común
Los riesgos de la unidad Nayarit, deudas


La aduana peñanietista ha dejado pasar a Alejandro Encinas como si de verdad hubiera un pacto discreto contra el enemigo común que sería el panismo. A pesar de que el propio ex jefe del gobierno capitalino y actual diputado federal por una circunscripción que no incluye al estado de México había reconocido a fines del año pasado su incumplimiento de los requisitos para ser candidato a gobernador de esa entidad, los miembros de un consejo electoral que se mueve al influjo de un copete determinaron aceptar por unanimidad que cuenta con la calidad de vecino y que, por tanto, puede competir.

El unificado criterio de los consejeros electorales mexiquenses contó con la anunciada oposición del panismo local que, en todo caso, tendrá oportunidad de impugnar la resolución encinista ante el tribunal electoral federal. Fluctuante en lealtades entre la precandidata Margarita Zavala (MZ) y el peñanietismo, pues de la primera es amiga desde hace largo tiempo y del segundo se ha hecho segura servidora (por ejemplo: en cenadora fecha reciente, para exoneraciones por asuntos de espots nacionales para difundir el quinto informe de gobierno de EPN), la presidenta del citado tribunal, María del Carmen Alanís, tendrá en su cartera de intereses la palabra final sobre el destino del barbado perredista que ya antes había dicho que algunos de sus correligionarios le habían exhortado a transitar el camino de la candidatura en riesgo para dar buena posición a la marca partidista y, en dado caso, dejar con puntos ganados a otro personaje. Tan clara ha estado esa posibilidad de negativa del registro que la senadora Yeidckol Polevnsky ha solicitado licencia a su cargo para encargarse de tiempo completo de algunas áreas de la campaña de Encinas y, además, estar en condición de entrar al relevo si fuera necesario.

Sin embargo, al PRI peñanietista le conviene en este primer tramo que el sufragio contrario a los tres colores se reparta entre el PRD y el PAN, y por ello ha abatido los obstáculos locales para Encinas y seguramente empujará en el plano federal para que se sostenga el registro. Eruviel Ávila, el candidato tricolor, tendrá mejores condiciones de triunfo si hay votaciones altas, pero divididas, en favor del yunquista Luis Felipe Bravo Mena y del economista Encinas. Entre más reñida sea la pelea entre tres, más cómodamente podrá fabricarse la victoria tramposa de uno, Eruviel, con todo el peso del gobierno estatal y del sindicato de gobernadores y ex.

Por constarle más de lo que puede decir o por meras intenciones insidiosas, en ese contexto de aliancismo de facto ha aparecido el presidente nacional del PRI, Moreira, con aires de pretender pintarse un poco de Morena. El coahuilense que administra el comité nacional priísta a nombre de Peña Nieto lanzó una bola ensalivada al bateador tabasqueño de triple uniforme (PRD, PT y Convergencia) con la esperanza de que éste se enganchara con una presunta alianza informal contra el PAN que, según el profe Humberto, sería el verdadero enemigo del sol azteca y el copete tricolor. Obviamente, el cuarto bat tropical desestimó la jugada, reiteró que el PRI y el PAN son lo mismo y llamó a analizar el papel de las cúpulas priístas y algunos gobernadores en el apoyo al fraude electoral de 2006. Pero Humberto Moreira, es decir, Peña Nieto, y otros tricolores estratégicos, siguen pensando que ante la muy cantada cerrazón prebélica del calderonismo contra el PRI, al que pareciera estar juramentado para no dejarlo regresar a Los Pinos al costo que fuera, las circunstancias orillan a desarrollar con el PRD moreno alianzas informales, habladas en niveles capaces de cumplir acuerdos aunque la superioridad no se entere o no quiera darse por enterada.

La reinstalación funcional de las amplias y muy desarrolladas capacidades de negociación cuasimercantil de la izquierda electoral para obtener ganancias grupales está a la vista en la reconstitución de una supuesta unidad perredista con miras a 2012. Así como en 2006 el lopezobradorismo aceptó y promovió la incorporación de segmentos indeseables, como el chuchismo, que finalmente fue el gran ganador electoral del movimiento de aquel año, en aras de una fachada unitaria, ahora se está caminando de nuevo en ese sentido. Lo mismo aparece el senador chuchista Carlos Navarrete asegurando que le gusta la tonadita de la Morena del Pejeyac que se anuncia, sin confirmación general, que en el arranque de campaña de Encinas estarán juntos López Obrador, Cuauhtémoc Cárdenas, Marcelo Ebrard y Jesús Zambrano. Unidad a toda costa, y costo, en ese juego de separaciones y reconciliaciones de una clase política perredista que sigue siendo el eje de la construcción política del futuro electoral.

Y, si el PRI peñanietista trata de aparentar un acercamiento táctico con el lopezobradorismo multipardista, los Chuchos y Ebrard buscan dar continuidad al contrato de favores mutuos que estuvo a punto de ser cancelado por incumplimientos en el estado de México. Haiga sido como haiga sido, el aliancismo diseñado por el tutor Manuel Camacho busca que el chucho Guadalupe Acosta Naranjo sea candidato del PRD y el PAN en Nayarit, aunque el partido de blanco y azul trata de escabullirse postulando a la esposa del ex gobernador Antonio Echevarría, Martha García, quien actualmente es diputada federal por el sol azteca.

En otras pistas de la Carpa Nacional, Calderón y Gordillo aparentan que mantienen buenas relaciones políticas (aunque Elba Esther está provisionalmente aliada a Peña Nieto) y juegan a las buenas intenciones de mejoría que no pudieron cumplirse en los momentos de cierta fuerza del felipismo y menos lo serán en el tramo final declinante. En el Instituto Nacional de Migración se notifica a los ciudadanos que son infundadas las creencias de que algo serio se preparaba para castigar a algunos funcionarios responsables de las masacres contra viajeros indocumentados, sobre todo de Centroamérica: los siete delegados que originalmente se había dicho que habían sido destituidos en realidad fueron parte de una inocua rotación de mandos. ¡Hasta mañana!

La terquedad insiste siempre

Rubén Cortés

Cuatro meses después perder la elección estatal en Guerrero, aún el PRI discute si fue a causa de la imposición del candidato Manuel Añorve por parte de una corriente del partido, o de dejar que el ganador, Ángel Heladio Ramírez, se fuera al PRD.

Añorve, edil de Acapulco que pidió licencia para contender en los comicios, perdió por 14 puntos porque su candidatura violó una regla básica en procesos electorales: un mal alcalde no debe ser candidato, pues los problemas del municipio lo persiguen en la campaña.

Ahora, reinstalado en la alcaldía, vuelve a meterse en lo que es casi otra elección: la pugna para que en Acapulco permanezca el Tianguis Turístico anual, en lugar de ser itinerante para fortalecer el turismo de todo el país e incrementar los compradores nacionales e internacionales participantes.

Y Añorve se equivoca otra vez: el puerto no es un buen lugar para visitar porque vive desde finales de 2009 una ola de violencia por ajustes de cuentas entre carteles de la droga, que se disputan el mercado local de estupefacientes.

El 10 por ciento de los taxistas está en la nómina de algún cártel. Según el reconocido centro de inteligencia político económico y de seguridad Stratfor, los conductores de 500 de seis mil taxis registrados en el balneario son informantes o “halcones”.

También existe un grave problema de falta de agua potable. Hay 20 mil tomas clandestinas en colonias populares, la zona urbana y el área turística, según Rigoberto Félix Díaz, director de la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado del Municipio.

Los acapulqueños reciben agua sólo dos veces por semana; el 90 por ciento cuenta con red, pero de poco sirve, pues sufren rezago en infraestructura y problemas en tuberías, equipo de bombeo y plantas tratadoras residuos.

Los servicios de limpia son insuficientes. La basura colma las playas de Acapulco Diamante, donde sólo funcionan tres contenedores. Restauranteros y comerciantes denuncian que la recolección privilegia a los grandes hoteles y condominios.

El camión de la basura no entra a los 18 restaurantes ubicados en la desembocadura del canal de Laguna Negra, al extremo norte del Revolcadero, por insuficiencia de camiones.

Pero la inseguridad es lo peor. Cada mes se produce una gran matanza. Este año arrancó con 33 decapitados frente a un concurrido centro comercial el 8 de enero; mientras el 18 de febrero cinco taxistas fueron encontrados muertos en sus vehículos y el 24 aparecieron tres ejecutados.

En abril resultó peor: en plenas vacaciones de Semana Santa, fueron hallados en tres puntos distintos de la ciudad los cuerpos degollados de cinco mujeres, atados una de ellas menor de edad.

Todo esto debe solucionar el alcalde de Acapulco. Después podrá pensar en el Tianguis Turístico.

Hasta la madre de legisladores sordos

Andy Novell F.

Los ciudadanos ya están hasta la madre de la sordera de los legisladores, quienes anteponen sus intereses personales y políticos a los de los ciudadanos que solamente exigen justicia.

Durante la presentación del Movimiento Nacional por la Paz, encabezado por el poeta Javier Sicilia, el ex ombudsman del Distrito Federal, Emilio Álvarez Icaza y Clara Jusidmann, Eduardo Gallo ex presidente de México Unido contra la Delincuencia señalaron que la “sordera de los políticos” está haciendo daño a la sociedad.

Álvarez Icaza destacó que los institutos políticos lo único que están buscando es favorecer a sus propios partidos, sin tomar en cuenta a los ciudadanos que están por debajo de los intereses particulares.

“Seguimos teniendo legisladores sordos e intereses que van por arriba de los intereses de los ciudadanos. Eso es parte de lo que nos tiene hasta la madre a todos los mexicanos; esos grupitos de poder, esos partidos políticos que enseñan su podredumbre y su falta de interés por los ciudadanos”.

Por su parte, Javier Sicilia destacó que sí habrá un diálogo con el presidente Felipe Calderón, pero se dará siempre y cuando se cumplan las exigencias de que éste sea en Palacio Nacional, sea público y participe una comisión de víctimas.

Además, refirió que se deben resolver los seis puntos, que no están a discusión, emitidos en el documento que presentaron el domingo pasado en el Zócalo capitalino y que será firmado el 10 de junio en Ciudad Juárez, Chihuahua.

Los seis puntos del pacto son: iniciar un nuevo camino de paz con justicia y dignidad; procesos transparentes de investigación, procuración y administración de justicia; fin a la estrategia de guerra y asumir un esquema de seguridad ciudadana; combatir la corrupción e impunidad; combate a la raíz económica de las ganancias del crimen; crear un plan de emergencia nacional de apoyo a la infancia y juventud crear oportunidades reales para el sector; democratización y nuevos medios de participación ciudadana en el país .

El movimiento social que encabeza Javier Sicilia, reiteró su propuesta de organizar una marcha que parta de la ciudad de México a Ciudad Juárez, como símbolo de descontento de la ciudadanía contra el gobierno federal.

A su vez, aseguró que el rechazo por parte del gobierno federal a la petición de renuncia del titular del titular de la Secretaría de Seguridad Pública Federal, Genaro García Luna, no cambia en nada el afán de tener un diálogo con el presidente Felipe Calderón.

Por último, los activistas también manifestaron su preocupación porque lo legisladores intentan, de nueva cuenta, aprobar la Ley de Seguridad Nacional que no ha sido discutida ni puesta a debate con la sociedad.

¿Capitalizar? No, privatizar

¿Capitalizar? No, privatizar
Los beneficiarios aplauden
Pemex, la banca y los Cap’s

Carlos Fernández-Vega / México SA


La más reciente obra teatral del inquilino de Los Pinos (intitulada obsesión) tuvo su primer acto el 9 de mayo de 2011 en la ciudad de Nueva York, cuando anunció la venta de acciones de Petróleos Mexicanos, algo, dicho sea de paso, totalmente ilegal. El segundo acto lo encabezó el propio Felipe Calderón con el sector empresarial (es de suponer qué tipo de empresarios) el pasado viernes, cuando el primero reiteró tal venta y los supuestos representantes del segundo aplaudieron a rabiar la brillante idea del autodenominado Churchill autóctono, no sin antes proponerle que de plano bursatilice (coloque acciones en el mercado de valores) a todas las empresas del Estado para aprovechar los ahorros acumulados en el país, principalmente de pensiones y seguros (que no son de los empresarios, sino de los trabajadores). Y todos ellos esperan el tercer acto, en el que el Legislativo tendrá el papel protagónico.

De hecho, uno de los más oscuros cabilderos de los grandes empresarios que operan en el país, Claudio X. González Laporte, presidente del Comité de Estrategia del aún más oscuro Consejo Mexicano de Hombres de Negocios (la mafia empresarial congregada en ese organismo), dijo que la citada “es una buena alternativa para hacer eficientes a las paraestatales… se tendrán que buscar las empresas que requieran ese tipo de apoyo, además de imprimirles disciplina y rigor de los mercados y la gobernanza que exigen, para que sean efectivas, eficientes y productivas”.

Acostumbrados a no arriesgar un solo centavo propio, los grandes empresarios (los clientes predilectos en la venta de garaje que ha significado la política privatizadora) se aprestan a seguir con sus pingües negocios a costillas de los ya escasos bienes de la nación que sus gerentes en Los Pinos no han terminado de desincorporar, como suelen llamar a la descarada privatización. Así, esperan que el autodenominado gobierno les entregue las paraestatales que quedan (Pemex y CFE, fundamentalmente) sin invertir un peso en infraestructura, con un mercado garantizado, con precios y tarifas de ensueño, y por medio del mercado de valores para que los impuestos los paguen otros. Negocio dorado.

Felipe el obsesionado no quiere dejar Los Pinos sin antes meter a Pemex una bala en la nuca. Vicente Fox no pudo hacerlo, por mucho que lo intentó de la mano del sector bursátil del país (integrado por los mismos que prácticamente se quedaron con lo mejor de la privatización de empresas del Estado). En noviembre de 2004, a solicitud expresa de los empresarios de la Bolsa, el de las ideas cortas y la lengua larga pretendió bursatilizar Pemex y la CFE por medio de cambios a la Ley del Mercado de Valores, los cuales, entre otras cosas, legalizaban la emisión de certificados de aportación patrimonial (Cap´s) hasta por 20 por ciento del valor de ambas paraestatales. El Congreso no lo autorizó.

Meses después, en febrero de 2005, el entonces director de Pemex, Luis Ramírez Corzo, propuso que inversionistas privados participaran en la capitalización de la empresa con una proporción que podría llegar hasta 20 por ciento del valor total de la paraestatal. Para ello propuso un instrumento de inversión que denominó títulos con derechos económicos, algo similar a los certificados de aportación patrimonial propuestos en la fallida nueva Ley de Mercado de Valores de Fox e idénticos a los utilizados por el gobierno del ex presidente Miguel de la Madrid para reprivatizar 34 por ciento del capital de la banca expropiada en septiembre de 1982.

Tales valores, explicó Ramírez Corzo en aquella oportunidad, serían ofrecidos a través del mercado accionario. Los compradores obtienen como garantía una parte proporcional al valor del título del capital de la compañía, y esta opción es una posibilidad de inversión para los mexicanos. No hacerlo es estar negando una posibilidad para Petróleos Mexicanos de sanear sus finanzas y para el pueblo mexicano de tener una inversión sana y rentable, según el citado ex funcionario. Tampoco fue aprobado por el Congreso.

Ahora llega Felipe Calderón y quiere (ilegalmente) vender acciones de Pemex. De inmediato le aplauden los mismos que en 2004 celebraron las (fallidas) modificaciones a la Ley del Mercado de Valores, que en 2005 se congratularon por la (fallida) propuesta de Ramírez Corzo, y, en fin, los que se quedaron con la tajada más suculenta de la privatización de las empresas del Estado en tiempos de Miguel de la Madrid, Carlos Salinas de Gortari y Ernesto Zedillo. De nueva cuenta aplauden, porque todavía exigen un filón adicional con la presunta bursatilización de todas las empresas del Estado (que son dos).

En efecto, todas las empresas del Estado se limitan a Pemex y la CFE. Lo demás ya no existe. Sólo esas dos. Resulta suficiente revisar la relación de entidades paraestatales que la privatización ha dejado vivas: de las 205 reconocidas como tales por la Secretaría de Hacienda, el grueso son institutos, colegios, hospitales, centros especializados, fideicomisos y entidades en proceso de desincorporación. No se ve por dónde le pueda interesar al gran capital, a menos que les resulte atractivo bursatilizar a los Talleres Gráficos de México, el DIF o el Fondo de Cultura Económica. Quedaría también ASA, pero sería un pésimo negocio para ellos, pues ya son dueños de todos los aeropuertos del país.

Entonces, eso de bursatilizar a todas las empresas del Estado no sólo es un pésimo chiste, sino una descarada mentira: van por Pemex y por lo que resta de la CFE. Llámese venta de acciones, certificados de aportación patrimonial, títulos con derechos económicos o como se quiera, el objetivo es privatizar a esas dos sobrevivientes. Miguel de la Madrid utilizó el mismo mecanismo para regresar la banca estatizada a manos privadas: comenzó con 34 por ciento del capital social a principios de 1987, por medio de los citados Cap’s; a comienzos de octubre de ese mismo año su precio se había incrementado 600 por ciento, tras una feroz especulación en el mercado de valores. Los poseedores de tales valores no eran otros que los ex propietarios de la banca expropiada, quienes utilizaron sus casas de bolsa para tal fin. ¿Y la capitalización de la banca? Brilló por su ausencia. De ahí a la privatización plena de las instituciones bancarias sólo transcurrieron tres años, cuando tales ex propietarios acumulaban 60 por ciento de los Cap’s.

Las rebanadas del pastel

Y ahora quieren capitalizar a Pemex. ¿En serio?

¡Gana USD con Neobux, prueba la nueva sección de ENCUESTAS!