¡Gana dinero con PayMeDollar! [AD]

domingo, agosto 02, 2009

¿Es ETA el diablo terrorista y el gobierno español franquista el bondadoso dios?

Pedro Echeverría V.

1. Ayer unos festejaron y otros condenaron el 50 aniversario del surgimiento de ETA cuyas siglas significan Euskadi ta Askatasuna (Euskadi y Libertad), organización vasca que persigue la independencia del País Vasco o Euskalerría fundada el 31 de julio de 1959 por miembros de la revista clandestina Ekin (1952) y militantes escindidos de las juventudes del Partido Nacionalista Vasco. Sus actividades en esa primera etapa estaban centradas en la labor propagandística, en la conservación de su identidad sociocultural y en la difusión del euskera. Cinco décadas después, el ETA –según los gobiernos, los empresarios y la intensa propaganda desatada por los medios de información- es una “banda terrorista” sin objetivos y razón. Por eso me propongo ser “abogado del diablo”.

2. Preguntarían muchos: ¿Cómo este articulista, que ni siquiera es español, se atreve a querer defender a estos “delincuentes”, “terroristas”, “asesinos” de la ETA que ponen bombas y matan a decenas de inocentes? Lo mismo me he preguntado: ¿Cómo muchos españoles y gobiernos del mundo pueden defender a Aznar, a Blair, a Bush, Berlusconi, que invaden países y asesinan a decenas de miles de inocentes? ¿Por qué a los del ETA se les persigue con saña, son calumniados, se les encarcela y asesina y por qué a los Aznar, Zapatero, Blair o Bush se les aplaude, se les premia como héroes y mueren con grandes ceremonias? Es obvio que el mundo está de cabeza: se admira a los explotadores y opresores y se condena a los que luchan y se defienden. O, ¿no?

3. Tengo la ligera impresión de que vivimos es un sistema capitalista mundial donde los dueños del capital mandan y los trabajadores –explotados y miserables- sólo deben producir y obedecer. No se si es impresión o realidad que las leyes, las normas y las tradiciones en el mundo se han construido a imagen y al servicio de la clase dominante y los medios de información deforman todas las noticias para ponerlas al servicio del capital. Pareciera que todos los que mandan siempre tienen la razón y los trabajadores pobres sólo nacieron para subordinarse. Preguntarían los españoles conquistadores de América: ¿esos salvajes que trabajan la tierra, que no saben leer ni nos entienden, que levantan monumentos a sus dioses o ídolos son seres humanos como nosotros?

4. En toda América, a principios del siglo XIX, los pueblos y sus líderes: Bolívar, San Martín, Sucre, Miranda, Hidalgo, Morelos y centenares de ellos, lucharon por su independencia con las armas, con palos y piedras, prendiendo fuego a edificios, asaltando depósitos de armas, matando a todos aquellos españoles, criollos, clérigos que se le oponían y en esas acciones el ejército realista asesinó a niños, ancianos, mujeres, etcétera. Era una guerra abierta y no se conocía respeto hacia los enemigos. En México, apresado el cura Hidalgo (el Padre de la independencia) y sus compañeros, no solo los fusilaron sino que los defensores del rey de España les cortaron las cabezas y en lo alto de los edificios las exhibieron “para escarmiento”. Españoles, ¿Cómo les quedó el ojo?

5. ETA no cuenta abiertamente con todo el apoyo del Pueblo Vasco, pero sí con una gran fuerza de respaldo que innumerables veces ha salido a las calles a manifestarse exigiendo su independencia y apoyando sus luchas. Obviamente, entre los vascos hay burgueses multimillonarios que prefieren hacer negocios con España y con Francia que odian a ETA porque con sus luchas les impide que sus negocios sean más grandes; también hay políticos que ven en el discurso socialista de ETA un peligro para sus carreras arribistas. ¿Qué opina acerca del ETA la población pobre del País Vasco (muy en su corazón) que tiene miedo de expresarse intimidada por la amplia campaña negativa que se ha hecho contra ETA y muy ideologizada por la propaganda?

6. La lucha de los vascos por su identidad y su independencia, ideológicamente tiene casi 500 años, desde Joannes Leizarraga, en la dedicatoria a la reina Juana de Albret de su traducción del Nuevo Testamento (1571), afirma: “Sin embargo, estando seguro de que los vascos, entre todas las demás naciones, no somos tan bárbaros que no podamos reconocer y alabar al Señor en nuestra lengua”. Pero sus batallas independistas o autonomistas crecen, sobre todo encabezadas por la ETA, durante la funesta dictadura de Francisco Franco -el general fascista que se levantó en armas con una guerra civil (1936/39) contra el gobierno republicano- y que al parecer –a pesar de su muerte en 1976- continúa con el PSOE, particularmente con el PP. ¿Hay alguna salida válida?

7. El gobierno español no podrá acabar con ETA y ETA no se propone acabar con el gobierno español, aunque sí podría haber algún gobierno inteligente que evite las presiones militaristas y derechistas que le permitan negociar. Sólo puede haber una salida negociada en la que los gobiernos español y francés reconozcan el derecho que tiene el País Vasco a su independencia total. ¿Qué se perdería ante un mundo cada vez más “global” en el que las fronteras tienden a desaparecer? En el futuro las fronteras económicas y los nacionalismos pasarán a la historia pero no las identidades regionales donde las lenguas, las costumbres, las comidas, vestidos y tradiciones tendrán que conservarse por muchos más siglos. Los vascos seguirán viviendo en el mundo.

8. ¿Cómo pueden defenderse los pueblos, las organizaciones, las personas, cuando viven acosadas, maltratadas, perseguidas, sin ser escuchadas, por las fuerzas del capital y sus ejércitos? ¿Deben vivir durante siglos, décadas, años, pisoteados y silenciados para no escuchar sus quejas ni atender sus necesidades? Para mí lo extraño es que no surjan 10, 100, 1000 Vietnam o que los ejemplos de la ETA no se hayan multiplicado en el mundo. ¿Qué dicen los enemigos de la ETA de los cientos de miles de niños que mueren a diario en África, Asia, América de hambre y enfermedades curables porque unos cuantos ricos han creado un mundo de desempleados y de trabajadores con salarios de hambre? Yo estoy porque no muera ningún inocente en el mundo, pero de verdad ninguno.

*** IMPORTANTE *** Revoluciones es un proyecto de información alternativa sin fines de lucro, para mantenernos en línea requerimos de tu apoyo. Puedes ayudarnos haciendo un deposito bancario, por mínimo que sea, hazlo en el banco HSBC, al número de cuenta 6271254999 a nombre de Samuel R. García o en transferencia electrónica abonando al número Clabe: 021180062712549990. Gracias.


Identidad biométrica ¿y política?

Francisco Rodríguez

La raíz de todo control político está en el temor a los vivos, y la de todo control religioso en el miedo a los muertos.

Spencer

HAY QUE PREGUNTARSE
si efectivamente es necesario para la sociedad mexicana que la Administración inicie el mecanismo de control y vigilancia genérico que implica la cédula de identidad biométrica, recién anunciada por el señor Felipe Calderón.

La gran mayoría de la población asiente en este punto, ya que hace mucho ha estado sometida al discurso único del poder, según el cual vigilancia y control crecientes y en manos oficiales son indispensables tanto para la protección ciudadana como para el cumplimiento de funciones y servicios que de múltiples modos relacionan a la Administración Pública con los ciudadanos.

No obstante hay quien encuentra, como este escribidor, que precisamente la experiencia mundial de los últimos decenios evidencia que la intensificación de semejantes mecanismos no ha tenido efectos en mejorar la seguridad pública o la eficiencia operativa de los gobiernos, y más bien ese creciente poder estatal tiende a arrebatar libertades colectivas, que se ceden sin protesta principalmente por angustia ante una inseguridad desbordada, y sin pensar en que —gracias a ese miedo— el Estado perfecciona herramientas de sometimiento colectivo que dan soporte ideal al autoritarismo, y sobre las cuales no hay supervisión social posible.

De hecho, si algún Estado hubiese mejorado sus capacidades reales de atender las necesidades colectivas, eso ha tenido muy poco o nada que ver con la ascendiente disponibilidad de recientes artilugios tecno-represivos.

Para comprobar que no es exagerado el temor ante lo que representa la nueva cédula, basta con fijarse en sus innovaciones, con respecto a la credencial del IFE. La esencial: la incorporación de una banda electromagnética que permite almacenar y recuperar un gran volumen de la información que el Estado maneja sobre cada ciudadano, sin que el usuario común del documento pueda tener idea o posibilidad de determinar qué cosas contiene esa banda magnética acerca de él.

QUE ELLO ES ASÍ lo prueba el caso de Tailandia. En 1995 los gobernantes militares de ese país impusieron un sistema de identificación equivalente al que ahora viene a México, a cargo de Control Data Systems --¿es la contratada por Felipe Calderón?-- que desarrolló un banco de datos centralizado de la población del país, con acceso, entre otras cosas, a la información de impuestos, el registro de votantes, el registro de miembros de partidos políticos, la información de expedientes policiales comunes y políticos, los datos censales, los registros de lugar de habitación, archivos de minorías étnicas y extranjeros, ficheros de pasaportes y movimientos migratorios dentro y fuera del país, control de conductores, registro de armas, etc., así como un documento de identidad personal que por vía telemática puede confrontarse con ese banco de datos, desde cualquier lugar del país y por cualquier funcionario provisto del equipo respectivo.

Desde entonces, en Tailandia, el Ministerio del Interior ha utilizado sin reservas esta tecnología para el control político y la represión a la disidencia, lo que desde entonces ha sido denunciado por la oposición interna y organismos internacionales de derechos humanos.

La coartada de un más eficiente funcionamiento institucional gracias a la conversión de la cédula en una “tarjeta inteligente”, repite un procedimiento que reiteradamente han usado los políticos en México y en otros lugares: la innovación tecnológica como proveedora de soluciones simplificadoras ante problemas complejos, y además como justificativo de la ascendente intromisión del poder estatal en todas las dimensiones de la vida social.

El cuento de la solución técnica milagrosa es viejo, y también la comprobación de que sin importar el updated hardware & software del cual dispongan las dependencias estatales mexicanas, su capacidad para actuar en algún sentido positivo a favor de la colectividad no ha hecho sino disminuir en los últimos 30 años.

Por lo demás, la tecnología que todo Estado contemporáneo ensalza y adopta no es cualquiera, sino esencialmente aquella que fortalece el control centralizado que reducidas élites de poder aspiran imponer.

COINCIDENTEMENTE, EN EU y ante la remota posibilidad de una reforma migratoria ahora anunciada por Barack Obama, los senadores republicanos, sus opositores, han comenzado a idear sistemas de control biométricos para detectar trabajadores indocumentados, especialmente mexicanos.

Me escribe Julio César Aragón, presidente de una organización que defiende los derechos humanos de nuestros paisanos, con sede en Rhode Island, para comentar que el E-Veryfy “podría estar presentando modificaciones sí en el Congreso de los Estados Unidos prospera la recomendación de influyentes senadores, para qué obliguen a las empresas a participar en este método y poner en duda la contratación de personas cuyos datos sean dudosos.”
Obviamente, con este programa que contiene datos biométricos, podría verificarse el status migratorio.

El E-Veryfy fue implementado por la Administración Bush, tras los sucesos del 11 de septiembre de 2001
Apunta Aaragón, además, que “la base de datos del sistema se encuentra ya conectada con las bases de datos de la administración del Seguro Social (SSA) y del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), que reúnen datos de millones de personas, tanto ciudadanos como residentes legales en Estados Unidos.

Este programa es la segunda parte del Sistema Básico de Verificación de Empleo (EEV) que fue aprobado por el Congreso en noviembre de 2003, también como reacción a los ataques del 2001.
El sistema, al que los empleadores acceden por teléfono o Internet, faculta al gobierno federal para que verifique la identidad de cualquier trabajador extranjero, y coteje su nombre y números de identidad con otras bases de datos, y compruebe que tiene visa y permiso para laborar en el país.

En este momento casi 136 mil patronos utilizan el sistema de E-Verify que fue activado el 17 de septiembre de 2007 y algunos estados lo requieren de forma obligatoria. Adicionalmente en el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) se agregó el año pasado a la base de datos del E-Verify las fotos de los residentes permanentes y de los pasaportes de ciudadanos, aunque no todos los estadounidenses tienen un pasaporte.

Conocido lo anterior, cabría preguntar también si en nuestro ámbito, con la nueva identidad biométrica anunciada, ¿Calderón les está haciendo parte del trabajo a los estadounidenses?

Índice Flamígero: “Ningún narco o falsificador en la historia de México ha dejado de recibir dinero, adquirir bienes o realizar trámites por no mostrar una identificación. La nueva Cédula de Identidad Ciudadana, anunciada por el gobierno federal, sólo servirá para poner en grave riesgo uno de los patrimonios más preciados de los mexicanos en este nuevo siglo: sus datos biométricos. En un país donde ya se han vendido bases de datos de alta seguridad –como el padrón electoral– resulta inadmisible que el gobierno pretenda concentrar datos tan delicados y ponerlos bajo la custodia de instituciones que demuestran su ineficiencia y corrupción de forma cotidiana. Quienes la promueven deberían educarse antes de jugar con información personalísima e insustituible y dejarla a merced de poderosas bandas de criminales, nacionales y extranjeras.”: Alejandro Ruiz, lector del Índice. + + + “La cédula de identidad nacional obedece a una manía obsesiva controladora, de quien la anunció. Un sujeto con rasgos obsesivos al percatarse de que las cosas se le salen de control busca a toda costa mecanismos que ilusoriamente le hagan sentir nuevamente el mando. La situación actual deja ver un descontrol patológico en diversas áreas básicas de México, desempleo, guerra perdida contra la delincuencia, impunidad, crisis política, pobreza en aumento, corrupción, etc. Todo esto provoca estados de angustia en el gobierno que se manifiestan en conductas maniacas controladoras y obsesivas, lo preocupante del asunto es que estas medidas son el principio de controles patológicos hacia la población, que se proponen no en aras de un bienestar, bien por el contrario, solo le sirven al sujeto para calmar su rasgo obsesivo controlador… Las conductas maniacas obsesivas si no encuentran un límite dentro del sujeto pueden despertar no solo ideas obsesivas, también ideas delirantes que en la mayoría de los casos llevan a los sujetos a comportamientos psicóticos.” Dr. José Antonio Lara Peinado, psicoanalista social.

*** IMPORTANTE *** Revoluciones es un proyecto de información alternativa sin fines de lucro, para mantenernos en línea requerimos de tu apoyo. Puedes ayudarnos haciendo un deposito bancario, por mínimo que sea, hazlo en el banco HSBC, al número de cuenta 6271254999 a nombre de Samuel R. García o en transferencia electrónica abonando al número Clabe: 021180062712549990. Gracias.


Derrota de Calderón

Edgar González Ruiz

Pocas personas votaron el pasado 5 de julio y de ellas sólo una minoría lo hizo por el Partido Acción Nacional (PAN) –partido que desde el poder impulsa proyectos contrarios al bienestar de las clases populares y al Estado laico.


Pese a la insistente publicidad del gobierno de Calderón, centrada en el autoelogio, y a supuestas encuestas según las cuales el presidente espurio goza de una aceptación sin precedentes en el país, la verdad es que no está con su gobierno la gran mayoría de los ciudadanos, formada por quienes se abstuvieron de votar, anularon su voto o votaron por otros partidos.

Así, el partido, que desde 1939 ha representado a la reacción nacional, la que fue afín a los cristeros, a los fascistas, a los gobiernos militares de Surámerica, ahora ha perdido incluso algunos de sus principales bastiones, como Guadalajara, Zapopan y Querétaro, entre otros.

La derrota electoral de la derecha mexicana viene a sumarse a hechos como el triunfo de Obama en Estados Unidos y el de la izquierda en El Salvador, que señalan el declive de la derecha religiosa en el continente.

Una derrota del PAN será siempre un triunfo del pueblo de México y del Estado laico; pero en la actualidad un triunfo de alguno de los otros partidos, donde abundan los políticos oportunistas, no es garantía suficiente de un avance social e ideológico.

Una gran parte de la población, como se reflejó en las votaciones, anhela volver a un pasado, que en muchos aspectos era mucho mejor que la realidad que se vive con Calderón y su partido. En los gobiernos priistas, hasta antes de De la Madrid y de Salinas, había cierto apoyo, no ciertamente el óptimo, pero sí real, a los sectores populares, mediante instituciones como el Seguro Social y con el apoyo a la educación pública.

No eran gobiernos abiertamente confesionales, plutocráticos y militaristas, como ha sido el de Calderón. Sin embargo, la clase política priista ha ido cambiando; con tal de conservar sus beneficios, se fue “empanizando”, al grado de apoyar, como se ha visto en los últimos meses, a la jerarquía católica, implantando en varias entidades leyes para encarcelar a las mujeres que abortan.

Si bien no hay partido peor que el PAN, actualmente no se puede esperar mucho del Partido Revolucionario Institucional (PRI), dados los hechos, en lo que concierne a la defensa del Estado laico y del bienestar popular, pero la posible salida del PAN del poder, en 2012, será una ganancia para todos, excepto para los pocos que se han beneficiado con él: empresarios voraces y abusivos, jerarcas católicos, grupos ultraderechistas y políticos de ese partido, al igual que políticos convenencieros, que han vendido su apoyo al PAN.

Entre ellos se cuentan los Chuchos, principales responsables del debilitamiento del Partido de la Revolución Democrática y enemigos de la corriente popular encabezada por Andrés Manuel López Obrador, expresión que pese a tener en contra prácticamente a todos los sectores del poder económico, incluyendo a las cadenas televisivas, logró un simbólico triunfo en la delegación Iztapalapa.

La derrota panista acarreó la renuncia del dirigente nacional de ese partido, Germán Martínez, luego del consabido berrinche de Calderón, pese a que la campaña del PAN se basó en elogiar a este último, exhortando a la población a apoyarlo en su ficticia lucha contra el narco (como si ése fuera el gran problema de la mayoría de la población). Quienes dentro del poder confiaron en la supuesta popularidad de Caderón, cayeron en su propia trampa, confiando en las mentiras de la propaganda oficialista.

En 2006, la derecha anhelaba que el pueblo se desmovilizara, que no saliera a las calles a protestar por el fraude, ni exigiera a las autoridades respeto a sus derechos políticos. Paradójicamente, a tres años de esa maniobra mediática, el resultado le ha sido adverso al PAN, frente a su enemigo histórico, el PRI, que en 2006 fue su aliado en el fraude y que ahora, con más fuerza social que la derecha confesional y manejando la ilusión de la vuelta a un pasado mejor, logra imponerse en las urnas con el apoyo de los pocos ciudadanos que votaron.

El fraude de 2006 fue una derrota del pueblo de México y de la pretendida democracia; la derrota del PAN en 2009 ha sido, a fin de cuentas, un triunfo de México, pero el triunfo del PRI beneficiará, directamente, ante todo a los políticos profesionales vinculados a ese partido, que cuidan primordialmente su acceso a la riqueza y al poder. La plutocracia y el clero han tratado de garantizar que los priistas cuidaran sus intereses, pero el PRI no es su partido, como lo es el PAN.

Ante esa situación, en 2012 se presentan escenarios que van desde la llegada del PRI al poder hasta un posible golpe militar al estilo de Honduras, donde la ultraderecha se mantuvo en el poder pese a no contar con reconocimiento internacional ni con otro apoyo que el del ejército, el episcopado y empresarios conservadores. Así podría mantenerse el PAN en el poder, incluso si perdiera dentro de tres años los comicios presidenciales.

*Maestro en filosofía con especialidad en estudios acerca de la derecha política en México

“Negligencia” criminal en el caso de la guardería

CIRCUITO CERRADO / Héctor Moctezuma de León

-“Negligencia” criminal en el caso de la guardería
-Karam tiene que renunciar a la dirección del IMSS


Si Felipe Calderón quiere de veras reposicionar a su administración, calificada por no pocos, como fallida, tiene que hacer cambios y, el primero tendrá que ser en el Seguro Social en donde la situación del señor Daniel Karam es francamente insostenible.

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos, (CNDH) llegó a la conclusión esta semana que en el caso de la guardería incendiada en Hermosillo, Sonora, hay responsables en los tres niveles de gobierno y no de ellos es el Instituto Mexicano del Seguro Social que encabeza Karam.

Según la CNDH, el IMSS es el mayor culpable de la tragedia que costó la vida a 49 infantes porque incurrió en “negligencia criminal al no exigirse, ni vigilarse que los concesionarios de la estancia infantil, cumplieran con lo que establecen las normas oficiales en la materia.

Desgraciadamente, como México es el país del no pasa nada, no es difícil que el caso quede en la impunidad tal como sucede hasta ahora, con todo y que está probada la responsabilidad tanto de los concesionarios de la guardería como de las instancias de gobierno que debían regular su funcionamiento.

Nuevamente estamos ante un caso en el que las autoridades ponen oídos sordos a legítimos reclalamos de los padres de las víctimas del incendio, a quienes no les queda más que acudir a los tribunales internacionales.

Si después de escuchar la resolución de la CNDH, Daniel Karam tiene tantita dignidad, no le queda más que renunciar a la dirección general del IMSS, pero si no hiciera, su jefe Felipe Calderón tiene las facultades para darle las gracias y así darle un poco de credibilidad a su gobierno. ¿o no?

********

Enrique Peña Nieto se reunió con los 125 alcaldes electos en la entidad, quienes tomarán posesión de sus cargos el 18 de agosto próximo. Antes el gobernador mexiquense había hecho lo mismo con los diputados locales y federales electos el 5 de julio pasado. Por cierto, la gobernadora de Yucatán, Ivonne Ortega sigue los pasos de Peña y ahora aparece constantemente en la televisión…Quienes ven la tempestad y no se hincan son los diputados y consejeros electorales que si logran consensos, pero cuando se trata de aumentarse los sueldos o autorizarse un bono, tal es el caso de los consejeros electorales en el Instituto Electoral del Estado de México y los diputados locales en el Distrito Federal que se van, pero cargados…¿Con qué autoridad el gerente de Comunicación Social de Petróleos Mexicanos, Carlos Ramírez les advierte a los asesores de los nuevos consejeros electorales que no pueden filtrar información? ¿A caso se lo ordenó Jesús Reyes Heroles? Así ninguna reforma petrolera funciona…La doctora María de las Nieves García Fernández, encabezó la XXIII Asamblea General Extraordinaria del Instituto de Capacitación y Desarrollo, (ICADEP) del PRI que se llevó a cabo el jueves en el auditorio Plutarco Elías Calles en la sede nacional del tricolor.

*** IMPORTANTE *** Revoluciones es un proyecto de información alternativa sin fines de lucro, para mantenernos en línea requerimos de tu apoyo. Puedes ayudarnos haciendo un deposito bancario, por mínimo que sea, hazlo en el banco HSBC, al número de cuenta 6271254999 a nombre de Samuel R. García o en transferencia electrónica abonando al número Clabe: 021180062712549990. Gracias.


Preguntas sin respuestas

Jorge Lofredo / Rebelión

Ahora que ya concluyó el tiempo electoral y que la Comisión de Mediación (COMED) no ha vuelto a conformarse, ambos como una suerte de dique de contención de la actividad político-militar del Partido Democrático Popular Revolucionario-Ejército Popular Revolucionario (EPR), sus próximos pasos se han vuelto una incógnita.

En lo que refiere al grupo armado, la iniciativa que tome respecto a los desaparecidos es la interrogante más relevante que a corto plazo se presenta en este escenario. Puede notarse, de acuerdo a su actividad y sus comunicaciones, que ha decidido su línea exclusivamente en torno al tema de los desaparecidos. Sin embargo, agotadas aquellas instancias, la incertidumbre que se genera a su alrededor constituye un terreno ideal para todo tipo de especulaciones.

Grupos de estas características en el México de hoy no recurren al boicot político-militar contra las elecciones pero si aprovechan la disponibilidad que se les abre en los medios masivos de comunicación buscando exacerbar las contradicciones del sistema. Esto también implica que el proceso electoral tuvo un único valor; esto es, un medio que tienen a su alcance cuya única utilidad es la de hacer escuchar su voz y no otra cosa. Agotada esa jornada, retoman su ritmo habitual.

Sin embargo, la coyuntura se presenta distinta para el EPR; y ello porque al no obtener el grupo respuestas sobre las desapariciones (que es a lo único que está haciendo referencia puntual) ni la COMED ha encontrado un cambio “en los motivos y condiciones” que la llevaron a su disolución (éstos “no sólo subsisten, sino incluso se han agravado ante la manifiesta carencia de voluntad política del gobierno mexicano”, esgrimió en su texto del 13 de julio) los caminos empiezan a encontrar un cierre definitivo para su resolución. Peor aún: este escenario de amenaza y riesgo es sólo su parte visible (parafraseando al escritor y profesor Gilbert Achcar) e implica que lo que no es percibido resulta más amenazante y riesgoso.

Resta esperar algunos movimientos dentro del ámbito político, y no su agotamiento definitivo aún, como una nueva forma de denuncia (ahora encarada directamente por el grupo armado) o un proceso de denuncias internacionales, como llevó a cabo en agosto de 1997. Si ello fuese así, el EPR ha dejado pasar la oportunidad de anunciarlo dentro del espacio preelectoral, que le hubiese concitado alguna atención. Iniciar o remarcar una nueva iniciativa política respecto a los desaparecidos cedió ante la denuncia contra la administración federal y el Estado Mexicano y la exigencia de una respuesta a la Comisión de Mediación.

En las elecciones pasadas, no esgrimió ninguna respuesta original. No adoptó ninguna posición subversiva más allá de la que le otorga su propia condición de clandestino. No se diferenció al resto y, más aún, asumió una respuesta lúdica que implicaba escribir detrás de las boletas su nombre íntegro. De fondo, no consideró seriamente las propuestas para el voto positivo y tampoco las del “anulismo” y no profundizó en las razones que en otras circunstancias si utilizó para alguna ocasión semejante. Además de hacer suya una propuesta que no originó y la cual -hasta donde se sabe, carente de masividad- no ha redundado en alguna especie de “voto protesta” ni alguna razón revolucionaria. De hecho, el voto nulo estuvo, desde sus inicios, asimilado al proceso electoral.

No obstante, si el EPR se posiciona más allá de la cuestión electoral, por su doble condición de clandestino y revolucionario, es quien más obligado se encuentra para fijar posición. De hecho se ha sumado a la tendencia anulista del cual no fue su creador, tampoco su mayor impulsor y ni siquiera se generó desde espacios de izquierda. En definitiva, participó en el acto eleccionario junto a sectores con los que nada tiene en común pero que compartieron una misma actitud política. Para el caso, el llamado a no votar se hubiese comprendido dentro de la dinámica acostumbrada del grupo armado porque, de acuerdo con sus principios, si las elecciones nada cambian entonces no se debe votar, pues sólo la revolución es la alternativa. No tomar en serio el proceso electoral -fundamentalmente de eso se ha tratado- lo ha llevado a asumir un posicionamiento simbólico relativo y devaluado, más cercano a la intrascendencia que a la intransigencia.

A pesar de todo ello, el EPR aseveró: “no crean que estamos coqueteando o que es un paso a la claudicación (…) que sepa el pueblo que el Estado está propiciando una salida violenta y de nuestra parte la autodefensa armada”. (2 de julio) Para esto, vale mencionar lo expresado por el eperrismo en su comunicado del 16 de junio: “La vía armada revolucionaria históricamente ha sido la única que en México ha logrado cambios reales y favorables para nuestro pueblo a pesar de la violencia impuesta”. No es nueva esta definición aunque parece cobrar renovada vigencia.

Sigue sin respuesta la pregunta del comienzo: si las iniciativas actuales del EPR giran en torno al caso de sus desaparecidos y las instancias se están agotando, ¿cuáles serán sus próximos pasos? Más aún: ¿cambiará el eje gravitacional de sus políticas?

***

A través de sus textos, periódicamente sucede que las distintas organizaciones se refieran a las otras, especialmente respecto a su pasado común y reciente. No obstante, en este caso puede marcar una pauta de lo que vendrá a partir de lo que están destacando en ellos. En las mismas circunstancias que la Coordinación Revolucionaria repitió su llamado a la articulación de “un movimiento democrático, popular, nacional capaz de combinar todas las formas de lucha”, (25 de junio) el EPR volvió a afirmar que “la unidad del pueblo y sus organizaciones sigue siendo una tarea estratégica que todos debemos trabajar en función de ella”. “Desde luego que no será posible -y aquí está lo novedoso en el escrito del EPR- si los diferentes destacamentos de lucha de nuestro pueblo marchamos cada quien por su lado”. (23 de junio) En respuesta a ese comunicado (y que en definitiva lo vuelve trascendente), el ERPI subrayó: “La Unidad y/o coordinación revolucionaria debe darse, ninguna organización es autosuficiente en la actualidad”.

La fragilidad de un presidente negro

Nazanin Amirian / Público

Se salió del guión. Criticó la actitud racista de un policía blanco hacia un ciudadano negro y los blancos organizaron un monumental ataque, por lo que el presidente negro –aunque mulato– Barak Obama fue obligado a disculparse ante un sistema basado en el poder de los blancos que le había colocado ahí arriba para dar la imagen de un país que siempre vence, incluso al racismo inherente a sus cimientos.

Le sacaron de su confusión: él, al igual que los ex secretarios de Estado Condoleezza Rice o Colin Powell, no es más que la cara negra de un poder absolutamente blanco. Lo ocurrido no era excepcional.

Una ciudadana blanca, desde una zona exclusiva para ricos –que se da por supuesto que son blancos– avisa a la policía de que un negro estaba entrando en un domicilio. Ni se imaginaba que él pudiese vivir en tal barrio, aun siendo una eminencia de la Universidad de Harvard. Lo mismo pensó el policía blanco que humilló y detuvo al profesor.

Obama, en falso, representa la era posracial, y los progresos increíbles en esta materia parece que los valora desde la comparación de la actual situación con cuando los negros utilizaban fuentes y aseos diferenciados. La realidad de hoy es contundente: la renta de una familia negra media es diez veces menor que la de una blanca; la tasa de mortalidad de bebés negros es dos veces mayor que la de los blancos, y menor es la esperanza de vida de sus adultos.

La probabilidad de que un negro acabe en prisión es ocho veces más que la de un blanco, aunque se trate del mismo delito. Así, atrapados en un sistema de desigualdad estructural, uno de cada cuatro se encuentra entre rejas.

La aberrante idea de la supremacía de un colectivo sobre otros ha llegado a santificarse en los libros religiosos que les considera “Elegidos por la gracia de Dios”. ¿Por qué no ha habido un profeta o un ángel negro, si “también van al cielo todos los negritos buenos”? Antes como ahora, sin un racismo popular y cómplice resultaría imposible explotar, cometer limpiezas étnicas o conquistar otros pueblos para esclavizarlos y apoderarse de sus recursos.

El negocio de las armas



(Con informacion de las Agencias).

Mientras que el Gobierno de México embate a los narcotraficantes en una lucha sangrienta, las empresas de Estados-Unidos compiten para obtener los jugosos contratos por equipo y entrenamiento militar que se han ofrecidos desde hace tiempo con los fondos americanos para el denominado “Plan Mérida.”

Las empresas norteamericanas se llevaran el grueso de los $1,400 millones de dólares otorgados en 2007 por Estados-Unidos para ayudar a México a combatir la violenta guerra entre los carteles de la droga. Hasta la fecha solo se ha entregado una pequeña porción.

Casi la totalidad de los $400 millones de dólares iniciales aprobados por el Congreso de Estados-Unidos en 2008 para comprar helicópteros, equipo de vigilancia y entrenar a la policía mexicana, serán repartidos entre 30 o 40 compañías. El proceso está dividido en etapas, entregados en partes, poco a poco-- indico un funcionario de la Embajada de EE.UU. en México, quien pidió anonimato …

… Recientemente se han levantado una serie de dudas sobre el programa militar de “outsourcing” , ocasionadas por acusaciones de masacres de civiles por parte del personal de Blackwater en Irak, y una subsidiaria de Halliburton fue acusada de sobre-facturar por millones de dólares.

Varias de las empresas más grandes de “Servicios de Seguridad” como Dyncorp, Northrop, Grumman Corp. y Blackwater, que cambió su nombre a Xe Services, declinaron revelar si están compitiendo por contratos de suministro de equipo o entrenamiento bajo el Plan Mérida.

El Gobierno Mexicano está tratando de seleccionar a los contratistas, verificando su reputación cuidadosamente. “Existe la preocupación de su parte de que el Plan Mérida resulte como Irak, Afganistán, o Colombia,” nos dijo un funcionario de la Embajada. Y como es costumbre, también hay que pagar fuertes comisiones a los altos mandos del Ejercito Mexicano en cuentas bancarias extranjeras.

La Congresista Demócrata Jan Schakowsky ha planteado serias dudas sobre lo apropiado de utilizar a contratistas particulares en la guerra contra el narco en el extranjero, aduciendo que esas actividades serían difíciles de monitorear. “Cuando se les concede el privilegio de poderse identificar con placas oficiales de los Estados-Unidos, debe existir una línea de mando y conducta muy clara. Pero estos contratistas particulares se han ganado la reputación de operar independientemente.”

El General Eisenhower en su discurso de despedida de la Presidencia en 1960 nos advirtió sobre los peligros propiciados por la codicia del complejo industrial militar.

*** IMPORTANTE *** Revoluciones es un proyecto de información alternativa sin fines de lucro, para mantenernos en línea requerimos de tu apoyo. Puedes ayudarnos haciendo un deposito bancario, por mínimo que sea, hazlo en el banco HSBC, al número de cuenta 6271254999 a nombre de Samuel R. García o en transferencia electrónica abonando al número Clabe: 021180062712549990. Gracias.


México en Nueva York 3


http://www.youtube.com/watch?v=OYbd9j91Oao

Expocomic 2009 en el CNAR


http://www.youtube.com/watch?v=ofLrSyI7LKM

Feria del empleo para adultos mayores


http://www.youtube.com/watch?v=ZBlmosK5EAs

Surge en Bolivia un periodismo separatista

Wilson García Mérida
Datos & Análisis

El Comando de Operaciones Sicológicas del Pentágono, que opera en Venezuela a través de una empresa mercenaria de comunicación, ligada a la CIA, viene expandiendo sus métodos en Bolivia. Prueba de ello es el reciente ataque mediático sufrido por el periodista libertario Walter Chávez Sánchez, cuya presencia en la última reunión del gabinete de Evo Morales causó un insulso escándalo nacional. Con la misma mala fe, este emergente periodismo separatista continúa haciendo apología de la frustrada tentativa balcanizadora del mercenario Eduardo Rózsa y desinforma cínicamente sobre los inobjetables avances de la revolución agraria en Pando.


Anualmente, y de manera muy selectiva, el Servicio de Informaciones del Gobierno Norteamericano más conocido por sus siglas en inglés, USIS, “invita” a periodistas que por lo general trabajan en medios masivos de comunicación, preferentemente jefes de prensa, editorialistas, conductores de TV o reporteros “estrella”, con la finalidad de formatear no solo el estilo sino también, sobretodo, los contenidos que se diseñarán en el trabajo cotidiano de estos informadores “privilegiados” por las gentilezas de la embajada de Estados Unidos.

Prácticamente todos los periodistas bolivianos, con raras excepciones, que hoy ocupan puestos “decisivos” en los grupos y redes empresariales de la comunicación, han sido favorecidos por lo menos con un viaje a ciudades norteamericanas, a invitación de USIS, de donde retornan convencidos que el indio que gobierna a Bolivia es un terrorista. Son viajes de placer con hospedajes en hoteles de cinco estrellas para participar en “seminarios” y “visitas guiadas” a importantes medios norteamericanos. Una vez que retornan de esos viajes, estos colegas se ponen a órdenes de políticos fascistas directamente ligados a los dueños de los medios.
Esta forma de “cooptación” que es parte de las estrategias de la CIA para ejercer control sobre los sistemas informativos en Latinoamérica, se intensificó y amplió vorazmente desde los atentados del 2001 que derribaron las torres gemelas. Y está hoy intensificándose en Bolivia.

Soldados de la falacia

Tras la crisis del golfo Pérsico, la guerra contra Irak y el ataque del 11 de Septiembre, Estados Unidos descubrió que el control de la información y de todo el aparato tecnológico inherente a este ámbito, son las más eficaces armas de guerra. El periodista es conceptuado como una pieza clave en esas batallas invisibles pero de letales efectos sociales llamadas “Operaciones Sicológicas” (OpSic), cuyo objetivo es evitar que “el enemigo” (en este caso el gobierno de Evo Morales) pueda tener una opinión pública favorable a su gestión. La moderna concepción bélica de Estados Unidos opta por disparar mentiras, previamente a las balas o junto con ellas, produciendo efectos igual de devastadores.

Federico Montanari, citado por Joám Evans, afirma que hoy “es la comunicación misma la que puede convertirse en continuación de la guerra por otros medios”, a través de una “continua reversibilidad entre política y guerra, entre guerra y política convertida en comunicación”. Y esto nos lleva a la guerra psicológica en si, entendida como “el uso planificado de la propaganda y otras acciones orientadas a generar opiniones, emociones, actitudes y comportamientos en grupos foráneos, sean enemigos, neutrales o amigos, para que apoyen la consecución de los objetivos nacionales (de EE.UU. ndr)” (Daugherty).

Y no son precisamente sicólogos los profesionales llamados a ejecutar estas “Operaciones Sicológicas”, sino ante todo periodistas, comunicadores y publicistas.

América Latina, como en su momento lo fueron el Golfo Pérsico, el Medio Oriente y los Balcanes, es hoy el escenario donde se está librando una guerra informativa con todo su vigor, y tal es así que el Pentágono, en el afán de deshacerse de la incómoda presencia del presidente venezolano Hugo Chávez en el escenario mundial, ha reforzado su “Unidad de Operaciones Sicológicas”, con sede en Fort Bragg, desde donde operan 1.200 especialistas encargados de crear “mensajes fiables” para apoyar las políticas intervencionistas de Estados Unidos. En los hechos es un flamante apéndice de la CIA.

Según Rodrigo Guevara, el Comando OpSic del Pentágono se encarga de “empaquetar” discursos y lecturas de coyuntura “pre-fabricados” para su “consumo” en las poblaciones-objetivo. Durante la invasión a Irak y Afganistán, según informaba el Times, USAID (la agencia de cooperación norteamericana de la que depende USIS), elaboró y distribuyó decenas de miles de dispositivos de audio del tipo iPod (reproductor de música digital con disco duro o memoria flash) en los cuales transmiten mensajes cívicos empaquetados, “pero lo hacen por intermedio de una empresa contratista que asegura que no habrá ‘huellas’ del Pentágono o del gobierno de los EE.UU. en los mensajes”.

Rodrigo Guevara explica que además de la contratación de empresas mercenarias de comunicación, el Pentágono apela también al soborno de periodistas en los países ocupados o asediados. O se los copta mediante los placenteros viajes organizados por USIS.
En su guerra contra Hugo Chávez y el pueblo venezolano, el Comando OpSic del Pentágono contrató a una empresa mercenaria de comunicación, la Rendon Group , que es la encargada de “empaquetar” la línea informativa que guía el accionar de los periodistas venezolanos subordinados a esta forma belicosa de tergiversar la información. Tales métodos ya están en Bolivia.

Todo vale contra el peruano

El mercenarismo informativo que imponen la CIA y el Pentágono, está generando en Bolivia el surgimiento de un periodismo separatista, prejuicioso y abiertamente racista por la manera en que busca enfatizar las debilidades del presidente Evo Morales. En Bolivia, la famosa “objetividad periodística”, la ética informativa y la imparcialidad en el manejo del hecho noticioso son reliquias de un lejano pasado. Hoy pesa más la capacidad de convencer que el enemigo está a la otra vereda, que es indio y terrorista, aunque en ello se tenga que difamar y desinformar en detrimento del derecho ciudadano a conocer la verdad de las cosas.

Los ejemplos abruman; pero el caso reciente del periodista peruano Walter Chávez, que fue “sorprendido” por las cámaras ingresando al gabinete de Evo Morales durante una reunión celebrada en el municipio de Huajchilla, y que fue motivo de escandalosos titulares en primera plana, muestra en carne viva el modo en que el periodismo boliviano dominante desde los grandes medios de comunicación, se ha convertido en un vergonzoso apéndice de las estrategias separatistas y racistas que aún están en marcha. “Acusado de terrorista vuelve al gabinete de Evo”, es uno de los titulares mentirosos con que se busca intimidar a la opinión pública en el afán, alentado por la CIA , de minar la confianza ciudadana en el actual Gobierno indígena.

Walter Chávez, como todos sabemos en nuestro país, es un intelectual formado en la Universidad San Marcos, Perú, y se encuentra en Bolivia desde 1992 como refugiado político al ser perseguido por la dictadura de Fijumori. Se desempeñó como periodista durante más de diez años, fundando al comenzar la década de los 2000 el semanario independiente “El Juguete Rabioso”, que allanó el camino de Evo a la Presidencia. A mediados del 2008, el fascismo “desempolvó” la vieja calumnia de Fujimori sobre supuestos vínculos, nunca probados, con el MRTA y se promovió su “extradición” al Perú con el único afán de desacreditar al gobierno boliviano. Chávez fue periodista de La Razón y otros medios tradicionales durante los gobiernos neoliberales de Paz Zamora, Sánchez de Lozada, Banzer, Tuto Quiroga y Carlos Mesa, que lo consideraban “un buen periodista”, y a ninguno de ellos se le ocurrió extraditarlo al Perú cuando ejercían el poder. Pero cuando se lo vio junto a Evo Morales, resultó ser un “peligroso terrorista” al cual había que expulsar del país, sin considerar que además de gozar derechos de refugiado bajo el amparo de la ONU , Walter Chávez tiene un hogar formado en Bolivia, una hija nacida en La Paz , y en muchos aspectos es más y mejor boliviano que muchos políticos y potentados locales que buscan balcanizar a su país contratando a verdaderos terroristas como fue el mercenario húngaro-croata Rozsa.

En mayo del 2008, la Corte Suprema de Justicia emitió una sentencia inapelable asegurando que Walter Chávez no puede ser de ningún modo echado de Bolivia, menos extraditado, pues goza de estatus de Refugiado Político con todas las prerrogativas consagradas por la ONU. Y aunque se logró su destitución como asesor del Presidente, Chávez no perdió sus vínculos con los entornos de Evo Morales y tampoco tenía por qué andar oculto. Su “aparición” en el gabinete de Huajchilla no fue tal. Walter ingresa regularmente al Palacio para reunirse con Evo Morales, Álvaro García Linera o Juan Ramón Quintana, coordinando una serie de trabajos investigativos como aquel que, por ejemplo, viene realizando junto con el Servicio Informativo Datos & Análisis en relación al caso Rozsa.

Walter Chávez versus Rózsa Flores

“Oposición ve preocupada el retorno de Chávez al entorno de Evo”, dice un titular claramente insidioso, en el marco de la “Operación Sicológica” para minar la gobernabilidad del régimen. Walter Chávez es el chivo expiatorio que la CIA utiliza para que el periodismo separatista haga de las suyas.

Se miente con idéntica mala fe y perversa capacidad manipuladora cuando se pretende convertir la revolución agraria de Pando en una simple jugarreta electoral, y se busca impedir la migración de campesinos sin tierra del Ande a la Amazonía , estigmatizando ese hecho histórico como un “genocidio en potencia”.

Este mismo periodismo separatista que hace escarnio del derecho a la libre circulación que le asiste, como refugiado político, al periodista Walter Chávez, pretende convertir a Eduardo Rozsa Flores, el balcanizador contratado por los latifundistas del oriente, en una inocente víctima del “régimen terrorista” de Evo Morales. Fue inmoral la manera en que estos periodistas lograron amedrentar y desacreditar al colega español Julio César Alonso, quien llegó al país para informar sobre los antecedentes de Rozsa como un criminal de guerra investigado por la ONU. Ninguno de los detractores de Alonso se tomó la molestia de verificar los expedientes de la ONU con relación a los Balcanes, donde Rozsa efectivamente es acusado de varios asesinatos. He aquí lo que informó la Comisión de Derechos Humanos a través de un documento titulado “Carta de fecha 10 de febrero de 1994 dirigida al Presidente de la Comisión de Derechos Humanos en su 50º período de sesiones por la Misión Permanente de la República Federativa de Yugoslavia ante la Oficina de las Naciones Unidas en Ginebra”, donde se hace alusión explícita a las pillerías de Rozsa con un leve error incurrido en su apellido:

“A fines de 1991, la zona de operaciones de Osijek del Ejército croata contaba con una brigada internacional creada por Eduardo Rosses Flores (sic), el corresponsal del periódico catalán " La Vanguardia " en Zagreb. La brigada estaba compuesta de ex combatientes de la Legión francesa y mercenarios de las guerras en el Oriente Medio y América Latina. Solía operar por propia iniciativa en la región de Eslavonia oriental y participó en matanzas de civiles serbios en las aldeas de Divos, Ernestinovo, Tenjski Antunovac y otras”.

El mismo Relator de Naciones Unidas denunció que el gobierno de Croacia protegía a Rozsa Flores para impedir su enjuiciamiento en el Tribunal Penal Internacional de La Haya. Según el informe de la ONU , el gobierno croata lo encubrió con el argumento de que al ser ciudadano croata, no era mercenario:

“Con respecto a la octava acusación sobre una brigada internacional, de hecho se refiere a voluntarios. No hay datos que demuestren que fueran autores de asesinatos. Su comandante en jefe, el Sr. Eduardo Jorge Rosses Flores, nacido en 1960, es un ciudadano croata”.

Pese a esta contundencia del dato histórico que pudimos conocer gracias a JC Alonso, para los desubicados periodistas bolivianos que dominan la gran audiencia, nuestro colega español era el malo de la película sólo por decirnos que Rozsa fue un mercenario químicamente puro y que bien merecido tiene un lugar en el infierno.

El modelo más acabado de este inédito periodismo mercenario y separatista que está tomando cuerpo en Bolivia, es aquel que “maneja” en Santa Cruz el ex socialista Cayetano Llobet, empleado del empresario croata Branco Marinkovic, quien hace pocos días se compró todas las acciones del periódico El Día, cuyas páginas bañadas de frivolidad se imprimen ahora con las pólvoras empaquetadas del Comando OpSic del Pentágono. Y La Razón no se queda atrás. Ni qué decir de las grandes cadenas televisivas cuyos propietarios son aquellos latifundistas orientales que creen que el saneamiento de tierras y su distribución a los desposeídos del país es un “acto terrorista”.

La estrategia básica del genuino terrorista consiste en acusar de terroristas a sus propias víctimas. Fue algo elemental durante los sombríos días del Plan Cóndor. Y cuando el periodismo se presta a ese juego vil, significa que algo está fallando en las conciencias de estos colegas que deben estar aguardando, ansiosos, la próxima invitacioncita de USIS para viajar a EE.UU.

¡Gana USD con Neobux, prueba la nueva sección de ENCUESTAS!