loading...

martes, julio 05, 2016

A los maestros hay que cuidarlos: Damián Alcázar pide no tratarlos como delincuentes

EFE

A Damián Alcázar le duele la situación que se vive en Oaxaca, donde los maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) mantienen bloqueos en protesta por la reforma educativa impulsada por el presidente Enrique Peña Nieto.

“A los maestros tendríamos que cuidarlos. Por supuesto que alentarlos para que se preparen mejor, pero no tratarlos como delincuentes”, afirmó en entrevista con Efe el actor, que cuenta con más de 60 películas, entre ellas “El Crimen del Padre Amaro”, “La Ley de Herodes” y las “Crónicas de Narnia: el príncipe Caspian”.

El actor, galardonado en 2005 como mejor actor en el Festival de Cartagena (Colombia), dice que la sociedad espera que los actores den respuestas a las cuestiones sociales porque son personas públicas.

“Al hacer yo películas sobre campesinos, trabajadores, estoy tomando la palabra para hablar por ellos; por eso elijo qué historias contar”, afirma.

La CNTE hace suya a la CDMX con 67 movilizaciones

Apro

Como desde hace mucho tiempo no se veía, la vida cotidiana en la Ciudad de México se vio abruptamente interrumpida por plantones magisteriales y de padres de familia en las 16 delegaciones políticas de esta capital.

Maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) opuestos a la reforma educativa ahorcaron literalmente la circulación en las principales avenidas de la ciudad sin que el gobierno capitalino pudiera reaccionar.

Lo único que hizo fue enviar cientos de elementos del cuerpo de granaderos para retirar a los manifestantes y en algunos casos provocar conatos de bronca, como los que dejaron dos reporteros lesionados, entre ellos a Ana Rosete, del diario La Crónica.

En una tarjeta informativa, el gobierno capitalino registró más de 67 movilizaciones, entre ellas 15 bloqueos, dos marchas, así como “expresiones públicas”, concentraciones y “semáforos informativos”, además del paro en 267 escuelas pertenecientes a la Secretaría de Seguridad Pública (SEP).

“Aún hay tiempo para buscar solución al conflicto magisterial”: AMLO

Rosalía Vergara / Apro

El presidente nacional de Morena, Andrés Manuel López Obrador, aseguró que el conflicto magisterial no se resolverá con la fuerza pública, sino con el diálogo. Pidió que antes del 1 de septiembre se revise la reforma educativa en el Congreso de la Unión, a partir de una consulta a maestros y padres de familia.

“Estoy seguro que si Enrique Peña Nieto toma la iniciativa de buscar una solución pacífica al problema de la reforma educativa y a la demanda de los maestros, las cosas se van a serenar. Los maestros van a actuar de manera responsable, como siempre lo han hecho. Van a estar a la altura de las circunstancias. Se van a terminar las movilizaciones, no se va a afectar a terceros, porque la gente no debe estar padeciendo este problema, que no es originado por los maestros, fue por el gobierno, porque se impuso la reforma educativa, pero todavía hay tiempo de buscar una solución. No seguir apostando a las vencidas, a ver quién gana, el gobierno, Peña o los maestros. No. Vamos a ganar todos si hay diálogo”, previno.

En un video difundido en su cuenta de Facebook, el tabasqueño resaltó que no está de más hacer un llamado a resolver los problemas derivados de la reforma educativa.

En su mensaje de ocho minutos y medio, dijo que “no conviene apostar al desgaste, a que pase el tiempo. A la guerra mediática que la puede ganar el gobierno. Mucho menos conviene que se quiera resolver el problema con el uso de la fuerza, eso no. Creo que fue un error del secretario de Gobernación decir que se acababa el tiempo. Lanzar ese ultimátum”, añadió.

jueves, junio 23, 2016

México ensangrentado. Los presidenciables, muertos

Al dar a luz su libro La tentación totalitaria, el filósofo marsellés Jean-François Revel clavó la pica en Flandes. Habló de los sistemas que, disfrazados con tintes de “izquierda” o “derecha”, habían demolido las libertades democráticas fundamentales: reunión, asociación, opinión, diálogo, respeto, elección y expresión.

Mares de tinta se han escrito los últimos 40 años para justificar las decisiones que pretenden derrumbar esos emblemas, sencillamente indispensables, borrar del mapa las luchas históricas por obtenerlos.‎ Paniaguados y serviles de los establishments han sido señalados para siempre, por sus oscuros objetivos.

Parafraseando al filósofo marsellés, que hizo la pregunta sobre lo que significaba la democracia hace cuatro décadas a jóvenes españoles de Barcelona‎, ansiosos de la supresión del régimen franquista que se había perpetuado en la península, gracias a la división ideológica que había causado la Guerra Civil…

… que en cualquier parte del mundo, hasta un puberto sabe cuáles son las condiciones del ejercicio de las libertades democráticas: tolerancia, respeto a los diferentes, estricto apego a la ley vigente y, sobre todo, agotar las posibilidades del diálogo, mucho antes de empuñar un garrote.

Represión, primero; diálogo, después

‎En nuestro país, la tentación totalitaria es la que campea, cada día peor que en el pasado. Acotadas todas las libertades, cancelado el respeto a su ejercicio, se instala una Mesa de diálogo político en la Secretaría de Gobernación, sólo después de que la represión a los inconformes ha ensangrentado al país, por los caprichos del contrariado y autoritario niño ñoño Nuño.

Peña Nieto y la sangre de Nochixtlán

Martin Moreno / Sinembargo

Lo único que le faltaba a Enrique Peña Nieto, llegó: mancharse las manos de sangre, como Díaz Ordaz, tras ordenarse la represión armada – no encuentro otro término- contra maestros de la CNTE y simpatizantes en Oaxaca.

Peña lo volvió a hacer: cuando parece que ya nada de su gobierno nos sorprenderá – para mal o para bien-, tras los escándalos de corrupción en el entorno presidencial (Casa Blanca, casota de Videgaray, Grupo Higa y OHL), la manipulación y derrota con el caso Ayotzinapa, el fracaso de un gobierno en materia fiscal y económica, legalizar dosis de mariguana, y reconocimiento a uniones homosexuales, entre otros factores, hoy parecen decirnos desde Los Pinos: “esperen, que aún somos capaces de ser más incapaces”, y nos ofrecen, a México y al mundo, postales de barbarie, violencia máxima y terror desde Nochixtlán, un pequeño poblado oaxaqueño que, sin pie de foto, podría confundirse con Damasco.

Lo sucedido en Nochixtlán – 8 muertos y más de 100 heridos tras la batalla – no es otra cosa más que el indiscutible fracaso del arte de la política en la actual administración, y tiene nombres y responsables directos: Peña Nieto, Miguel Ángel Osorio Chong y Aurelio Nuño, tras no saber manejar un conflicto de alto riesgo – con tintes de guerrilla urbana-, llevarlo a un punto de ebullición máxima al rechazar los llamados para instalar una mesa de negociación sobre la Reforma Educativa, y conducirlo, finalmente, a niveles de alta violencia que hoy tienen al gobierno mexicano, ante el mundo, bajo una etiqueta: gobierno asesino.

Cierto: la CNTE no es fácil de lidiar. Pero hubo un momento clave en este drama: cuando sus dirigentes propusieron negociar abiertamente la reforma con el gobierno, entre finales de mayo y principios de junio. Ser escuchados respecto a que era imposible aplicar una reforma más de orden laboral que educativa y a rajatabla, sin deslindar modelos para diversas regiones (no es lo mismo educar en Nuevo León que en Oaxaca, Chiapas o Guerrero por sus diversidades naturales), y exigir se reconsiderara la evaluación a maestros bajo otros términos y formatos.

loading...