GANA BITCOINS RAPIDO Y FACIL

miércoles, enero 21, 2009

Tres Planes Anticrisis

El Gasto Público para Empresas y Constructoras

Enrique Kato*.


El gobierno federal, el miércoles con el gabinete en pleno: dirigentes sindicales, dirigentes del Congreso –senadores y diputados-, y gobernadores; presentó el tercer programa anticrisis denominado de apoyo a la economía familiar y al empleo.

El propio Secretario de Hacienda, en otro acto, rodeado de algunos secretarios del gabinete y de algunos gobernadores, afirmó, ante el cuerpo diplomático, que el estímulo a la demanda interna será de 120 mil millones de pesos, o el 1% del PIB. Dadas las expectativas actuales de un decremento de la actividad económica -en 2009-, el estímulo gubernamental mediante estas acciones anticrisis lograrían mantener los ingresos nacionales en 2009 en el mismo nivel que en 2008, lo que equivale a una tasa de crecimiento de 0%, siempre y cuando no se profundice la crisis económica estadounidense.

El primer plan anticrisis se presentó el tres de marzo de 2008 cuando la expectativa de la encuesta de Banco de México a especialistas pronosticaba una reducción del crecimiento nacional de medio punto porcentual. Esas primeras medidas anticrisis consistían en pequeñas reducciones: en el pago de impuestos, en las cuotas patronales al IMSS y en las tarifas eléctricas para la industria y el comercio. Al cabo de unos meses, la desaceleración económica y las expectativas a la baja, aunadas a las quiebras de bancos de inversión e hipotecarias en Estados Unidos, hicieron que en México se presentara un segundo programa anticrisis.

El segundo conjunto de medidas para la reactivación económica se exhiben el ocho de octubre de 2008 de donde destacan la construcción de una refinería -resultado de la lucha en defensa del petróleo- el apoyo a Pymes, mayores recursos públicos en infraestructura y un compromiso para agilizar el ejercicio del gasto público; salvo la refinería, las otras tres medidas se repitieron en este tercer plan anticrisis. Recordemos que el Fondo Nacional de Infraestructura se creó desde inicios de 2008 y el programa nacional de infraestructura se presentó desde julio de 2007 -hace un año y medio- y se sigue presentando en este enero como una medida de reactivación económica y de generación de empleo temporal, cuando los avances o inicio de obras en todo este período son casi nulos.

En octubre pasado todavía no se preveía que hubiera una caída de la economía mexicana durante 2009, pero esta expectativa negativa se confirmó en diciembre y presionó al gobierno federal a presentar un tercer programa anticrisis con 25 medidas, las que podrían dar aliento a los sectores productivos y sociales más marginados; las políticas públicas a estos sectores se ofrecen a cuenta gotas y se les llama apoyo a la economía familiar . Obviamente, de manera clara, apreciamos que se podría hacer mucho más desde el sector público, por ejemplo la universalización de la seguridad social -servicios médicos, vivienda, seguro de desempleo, prestaciones laborales, etc.- Así mismo, también podrían canalizarse más recursos si se fiscalizara el pago de impuestos de las grandes empresas en el país y si se cobraran los créditos fiscales vigentes de hace años.

Entre las medidas más sonadas se habla del congelamiento de la gasolina para 2009, no olvidemos que durante el año pasado se fijaron 33 aumentos y que para finales de año se asignaban de manera semanal. Sin embargo no ha terminado la segunda quincena del año y ya se dio un nuevo aumento. Las revisiones al alza de la gasolina, se decía, eran para equiparar el precio mexicano con los precios internacionales, ahora la gasolina en Estados Unidos se encuentra por debajo de la mexicana, obviamente el precio con respecto de otros países, por ejemplo Venezuela, no tiene ninguna relación con el que se paga en nuestro país. El precio se congeló y el gas podría reducirse. Paradójicamente, el congelamiento y la reducción parecen descripciones del poder adquisitivo de la clase trabajadora.

El manejo del precio de la gasolina, al igual que la medida para renovar electrodomésticos de las familias de bajos recursos, se hacen buscando ganancia política para el Partido Acción Nacional en las elecciones intermedias. Ambas medidas pudieron haberse tomado desde septiembre u octubre pasados, pero se anuncian tardíamente hasta el mes de enero para que las renovaciones de electrodomésticos se realicen hacia la mitad del año.

Las medidas anticrisis se han implantado con mucha mayor velocidad para las empresas. Por ejemplo, recodemos que Comercial Mexicana incrementó su deuda a inicios de octubre, en dos mil millones de dólares por la contratación de instrumentos financieros que le generaron pérdidas por la depreciación del peso mexicano. Unos días antes de terminar ese mes de octubre el gobierno mexicano, a través de Nacional Financiera, ya le había concedido un préstamo por tres mil millones de pesos para que continuara operando sus cerca de 220 unidades: Comercial Mexicana, Costco, Mega Comercial Mexicana, Sumesa, etc, donde laboran unos 35 mil trabajadores. El caso de Comercial Mexicana es uno entre varias empresas con préstamos millonarios del gobierno.

El sistema capitalista actual está dominado por un puñado de oligopolios que controlan la toma de decisiones fundamentales en la economía mundial. Algunos no sólo son financieros o constituidos por bancos o compañías de seguros, sino que son grupos que actúan en la producción industrial, en los servicios, en los transportes, etc. Su característica principal es su financiarización. Con ello conviene comprender que el centro de gravedad de la decisión económica ha sido transferido de la producción de plusvalía en los sectores productivos hacia la redistribución de beneficios ocasionados por los productos derivados de las inversiones financieras. Es una estrategia perseguida deliberadamente no por los bancos, sino por los grupos "financiarizados". Más aún, estos oligopolios no producen beneficios, sencillamente se apoderan de la renta que producen las inversiones financieras .

Este sistema es sumamente provechoso para los segmentos dominantes del capital. Luego, no estamos en presencia de una economía de mercado, como se suele decir, sino de un capitalismo de oligopolios financiarizados. Sin embargo, la huida hacia delante en las inversiones financieras no podía durar eternamente cuando la base productiva sólo crecía con una tasa débil, eso no resultaba sostenible, de ahí la llamada "burbuja financiera", que traduce la lógica del sistema de inversiones financieras. El volumen de las transacciones financieras es del orden de dos mil trillones de dólares cuando la base productiva, el PIB mundial, sólo es de unos 44 trillones de dólares, un gigantesco múltiplo; hace treinta años dicho volumen ni por asomo alcanzaba tal dimensión, esas transacciones se destinaban entonces, principalmente a la cobertura de las operaciones directamente exigidas por la producción y por el comercio nacional e internacional. “La dimensión financiera de ese sistema de los oligopolios finaciarizados era el talón de Aquiles del conjunto capitalista, la crisis debía, pues, estallar por una debacle financiera” Samir Amin, ¿Debacle financiera, crisis sistémica? Informe introductorio - Foro Mundial de las Alternativas - Caracas, Octubre de 2008.

Una salida razonable podría instrumentarse por un mayor control de los mercados de capital, pero como vemos, esta tendencia reduciría drásticamente las tasas de acumulación del propio capital, al parecer mayor racionalidad , mayor control se contrapone con las ganancias extraordinarias.

* Miembro del Taller de Economía Social y Políticas Públicas, de la Facultad de Economía de la UNAM y Profesor de la Universidad Autónoma de Querétaro.

Obama, fenómeno global

Jenaro Villamil / Apro

Los índices de audiencia se dispararon en todas las televisoras del mundo, sitios online, radiodifusoras, agencias informativas, en una ceremonia que superó los funerales de la princesa Diana o el final de las Olimpiadas de Beijing -los dos grandes récord en el rating mundial-- mientras los indicadores de las principales bolsas del mundo se fueron a la baja: el Down Jones perdió 4.01%; el Nasdaq, 5.78; la Bolsa Mexicana de Valores, 5.79; y la bolsa de París, 2%, entre otras.

Esos fueron los dos grandes contrastes en torno al ascenso de Barak Obama, el primer afroestadunidense en llegar a la Casa Blanca y, en muchos sentidos, el primer mandatario de Estados Unidos que despierta un interés global inusitado, en vivo y en directo -desde Kenia hasta Afganistán--, y un auténtico fenómeno multimediático.
Las redes sociales de internet, como Facebook, se dispararon en número de accesos y hasta la cadena televisiva árabe Al Jazeera registró una audiencia de 3 millones 700 mil personas pendientes del mensaje del sucesor de Bush, el enemigo declarado del mundo islámico.

La caída de las bolsas fue interpretada como la reacción ante la ausencia de anuncios concretos en materia económica durante la toma de posesión de Obama. Quizá esperaban un multimillonario rescate a Citibank o un espaldarazo a los bancos de inversión y a las industrias más especulativas.

El contraste entre el genuino interés despertado en las audiencias globales y las elites financieras, refleja la aguda polarización que vivirá el mundo, a partir del ascenso a la presidencia más poderosa del planeta del hombre menos vinculado con los grandes consorcios multinacionales. Lo que será bueno para millones de desempleados -más de 11 millones en territorio estadunidense--, no necesariamente es lo que esperan quienes vieron derrumbarse los grandes bancos de inversión de Wall Street, como si se tratara del final de otra "guerra fría".

El discurso de Obama no estuvo exento de claros reproches a ese mundo financiero, en especial a los dogmas monetaristas que provocaron la caída recesiva. Aquí algunos ejemplos:

--Nuestra economía está gravemente afectada, como consecuencia de la avaricia e irresponsabilidad de algunos, pero también por nuestro fracaso colectivo en tomar las decisiones difíciles y en preparar a la nación para una nueva era.

--No se trata de preguntarse si el mercado es una fuerza del bien o del mal. Su poder para generar riqueza y extender la libertad es incomparable, pero esta crisis nos ha recordado que, sin una atenta vigilancia, el mercado puede descontrolarse, y que una nación no puede ser próspera cuando sólo favorece a los más ricos.

En el mismo mensaje, consciente de que sus palabras serían escuchadas en todo el mundo, Obama también se transformó en un fenómeno multinacional. Él mismo es un ciudadano anclado en tres tradiciones: la africana, la indonesia y la estadunidense. Su palabra tuvo un especial énfasis hacia el mundo musulmán, aquel que George W.

Bush consideró como escenario del nuevo "eje del mal" y contra el cual encabezó dos guerras de invasión que provocaron la bancarrota actual: Un trillón de dólares de déficit y más de 3 billones de dólares gastados en Irak y Afganistán, para beneficio sólo de la industria petrolera y armamentista vinculadas a Bush, Dick Cheney y otros grandes halcones.

"Comenzaremos a dejar responsablemente Irak a su pueblo, y a forjar una paz duradera en Afganistán", advirtió Obama. Y construyó ese mensaje: "Con el mundo musulmán, buscaremos un nuevo enfoque para avanzar, basado en el interés y el respeto mutuos". La frase que pudo sonar demagógica hace 10 años, ahora tuvo un peso enorme en el contexto del final de la era Bush y de la soberbia criminal del ejército israelí contra los palestinos de Gaza.

La reacción en los sitios de internet tomó nota de estos dos ejes del mensaje. La alegría por el compromiso de desmilitarizar a Estados Unidos estuvo presente en casi todos los mensajes de Youtobe, Facebook y la nueva página de la Casa Blanca: www.whitehouse.gov. La habilidad de Macon Phillips, el nuevo director de medios de comunicación del gobierno de Obama, le ha generado a su jefe el mote de primer presiente on line.

De hecho, la revolución mediática que encabeza Obama tiene como principal puntual la transformación de las "redes sociales" o Web2.0 en instrumentos de comunicación política y retroalimentación. Ese éxito en el entorno de las nuevas generaciones -desde América Latina hasta el sudeste asiático-- lo ha disparado como un referente en el ciberespacio.

En paralelo, los medios de referencia más importantes de Estados Unidos destacaron en sus principales encabezados la palabra "responsabilidad", pronunciada por Obama en su discurso.

"Nueva era de responsabilidad", coincidieron en destacar The New York Times, Washington Post, Chicago Tribune y hasta el inglés Financial Times. Los principales periódicos europeos, The Times, The Guardian, Le Figaro, La Republica, El País, La Vanguardia destacaron el llamado a la colaboración, la distensión y también la exhortación a vencer el miedo.

"Hemos elegido la esperanza sobre el miedo. En este día venimos a exigir un fin a los dolores, las falsas promesas y las recriminaciones que nos han debilitado", reprodujeron casi todos los medios en sus páginas en internet.

En México, las expectativas son elevadas y se reflejaron también en el interés por la cobertura ininterrumpida de las principales cadenas televisivas y noticiarios radiofónicos. El periódico Reforma, en su encuesta telefónica a 605 adultos reflejó que 73% percibe que a Obama le irá "Muy bien/bien"; 17%, "regular"; y sólo 1%, opinó que le irá "mal/muy mal".

Esta ola mediática generada por Obama puede desvanecerse como una reacción líquida, efímera, fugaz, pero sí es un hecho indiscutible que la nueva era mediática del 44 presidente de Estados Unidos transforma el mensaje del odio y el miedo por otro mensaje de cambio y esperanza que está anclado ya en el imaginario global.

Descubren tres narcotúneles en Nogales

Apro

La Policía Federal localizó este martes tres túneles en Nogales, Sonora, presuntamente utilizados para el trasiego de droga a Estados Unidos, informó la Secretaría de Seguridad Pública (SSP).

En un comunicado, la dependencia señaló que los tres túneles subterráneos, aún en construcción, fueron ubicados como parte de las acciones emprendidas por el gobierno federal en contra del crimen organizado.

De acuerdo con información publicada por el diario regional El Imparcial de Hermosillo, los pasajes fueron hallados luego de un operativo binacional entre la Policía Federal y la Patrulla Fronteriza.

El primero de los túneles se localizó en la calle Reforma, colonia Lomas del Rosario, que cruzaba la línea fronteriza hacia Estados Unidos.

En el interior del ducto, los agentes federales hallaron cascajo, polines de madera y costales de basura vacíos, por lo que se presume que el túnel aún estaba en construcción.
Aproximadamente a 360 metros de la entrada del ducto de aguas pluviales fue encontrado otro pasaje, cuya entrada tiene 50 centímetros de diámetro y 1.5 metros en el interior, reforzado con polines en los costados y la parte superior, con un fondo de aproximadamente siete metros, al parecer sin salida.

Más adelante, la Policía Federal detectó el tercer túnel, aproximadamente a 600 metros de la entrada, con un diámetro de 70 centímetros y un acabado de cemento, que conectaba a un conducto de aguas pluviales.

La SSP informó que no hubo detenidos tras el descubrimiento de los túneles, pero que ya se realizan las investigaciones para ubicar y detener a los responsables.

Antes de que finalizara 2008, el 29 de diciembre, la Patrulla Fronteriza descubrió un pasaje en la línea fronteriza con Nogales, el número 14 del año pasado.

Ese túnel, oculto por pasto, fue ubicado a 4 kilómetros al norte de la línea fronteriza entre Nogales, Arizona y Sonora, y a tan sólo 9 kilómetros al noroeste de la garita Denis DeConcini.

Esa noche, los agentes fronterizos realizaban una inspección de rutina en la línea y, con apoyo de tecnología, localizaron el origen del túnel en el lado mexicano, que iniciaba en una tubería de drenaje pluvial que une a ambas ciudades fronterizas.

Sombría bienvenida de los mercados a Obama

Carlos Fernández-Vega

Mientras el nuevo presidente estadunidense ofrecía “esperanza en lugar del miedo”, los barones de la especulación financiera procedieron exactamente en sentido contrario: por “temores económicos”, dicen algunos; porque “Obama no dio luz sobre el nuevo programa de rescate” al mundillo financiero, dicen otros, pero el hecho es que ayer los mercados bursátiles de nueva cuenta se derrumbaron, en un camino muy andado en el que ya no queda mucho qué perder.

No recibieron alegres al nuevo gobierno, porque el miedo avasalla a los especuladores, luego que dedicaron su mejor esfuerzo a destrozar el casino por ellos mismos construido. No, ahora exigen más “rescate” para salir del hoyo, que sea el dinero de los contribuyentes el que los salve del abismo y puedan seguir atracando. Son los mismos a los que el propio Barack Obama responsabilizó, a la par de a la endeble administración gubernamental, de la “muy debilitada” economía estadunidense, lo que ha repercutido a lo largo y ancho del planeta. Y todavía quieren “rescate”.

Largo día el de ayer en Washington: celebración, discursos, esperanza, carros alegóricos, sonrisas y mucha fiesta por el arribo del primer afroamericano a la Casa Blanca. Qué bueno que festejaron, pero deberán estar preparados para la cruda realidad del día siguiente, que no es otro que el de la continuidad de una crisis feroz que llevará un buen rato superar. Viva la fiesta, pero a los hechos, y sólo a ellos, se remiten millones de ciudadanos.

Si bien el mensaje de Obama fue para los estadunidenses, con uno que otro recado allende sus fronteras, ciertas conceptos del nuevo inquilino de la Casa Blanca parecen confeccionado a la medida de la clase política mexicana: “en este día queremos proclamar el fin de los reclamos mezquinos y las falsas promesas que por mucho tiempo han estrangulado a nuestra política… La crisis nos debe recordar que si no hay un ojo vigilante, el mercado puede salirse de control, y una nación no sólo puede prosperar en favor de los más prósperos… La gente ha perdido hogares, empleos, negocios… Estos son los indicadores de la crisis, (…), pero no menos profunda es la falta de confianza... Este día nos reunimos porque hemos decidido optar por la esperanza sobre el miedo”.

Pero el miedo también contagió a los especuladores de otras latitudes. La Bolsa Mexicana de Valores, por ejemplo, que se desplomó con sus enormes empresas virtuales, que ahora valen centavos cuando hasta antes del “catarrito” se hinchaban de pesos. Su principal indicador cayó 5.79 por ciento, uno de los mayores descensos de los últimos meses. También quieren más “rescate”, que fluyan más recursos públicos para tapar los excesos y barbaridades cometidas, a fin de seguir por el mismo camino.

A los usureros de Citigroup-Banamex y BBVA-Bancomer nada bien les fue ayer en el casino mexicano, y sus papeles –antes llamados acciones– se desplomaron 25.78 y 25.14 por ciento, respectivamente, de tal suerte que para salir del hoyo no sólo exigen más “rescate”, sino que redoblarán el atraco cotidiano cometido en contra de su clientela, mientras que a sus trabajadores les duplicarán la de por sí abultada factura que en términos salariales y contractuales regularmente les cargan.

La otra orgullosa trasnacional mexicana Cemex mantiene su picada, y sus papeles ayer perdieron 12.05 por ciento adicional, mientras otro de los barones autóctonos, Alberto Bailleres, vio cómo el precio de Peñoles se hundía 12.17 por ciento adicional. Mientras Carlos Slim invierte en empresas editoriales de Estados Unidos, aquí sus títulos cayeron (Telecom, 11.47 por ciento; America Móvil, 5.17; Telmex, 5.82). A Televisa no le fue tan mal: “sólo” se depreció 3.53 por ciento, en tanto que a uno de sus accionistas, Germán Larrea, reportó una caída de 5.86 por ciento en otra de sus propiedades, el Grupo México. Así, nuestro barones marca Forbes ya no aplauden aquellas sesudas frases relativas a los “grandes calados”, la “solidez” y la “fortaleza” de una economía a la que hipotéticamente nada le pasaría. Mucho menos celebran las ocurrencias del autor de dichas frases (por ejemplo, esa de “la crisis es externa”).

Parece que sólo entienden cuando la realidad también les pega a ellos, pero si de miedo y especulación se trata allí nuestra zarandeada moneda, cuyo tipo de cambio frente al igualmente vapuleado dólar estadunidense sigue escalando posiciones históricas, toda vez que “un grupo de empresas nacionales” acelera sus “operaciones especulativas” para “obtener utilidades”, como lo ha dicho el diáfano secretario de Hacienda. El “deslizamiento” o “ajuste” ya representa 40 por ciento de devaluación.

Y como si fuera novedad, el Inegi reporta que en el onceavo mes de 2008 la producción industrial en el país se fue para abajo. Lejos de ser un descubrimiento, la estadística del propio Instituto revela que con la citada suman siete las caídas al hilo que registra tal producción. Desde mayo pasado los indicadores han sido negativos, y de enero a noviembre del año anterior el registro da cuenta de ocho caídas.

La información del Inegi detalla que la producción industrial en México disminuyó en términos reales 5.4 por ciento a tasa anual en el penúltimo mes de 2008, como consecuencia de los descensos en tres de sus cuatro sectores: las industrias manufactureras se redujeron 6.2 por ciento anual, derivado de la menor producción en la mayoría de las actividades que las integran, destacando las caídas de equipos de transporte, computación, comunicación, medición, y de otros equipos, componentes y accesorios electrónicos; productos a bases de minerales no metálicos; productos metálicos, e industrias metálicas básicas; la Construcción cayó 5.1 por ciento, debido principalmente a la menor construcción de obras de edificación; la actividad minera decreció 4.2 por ciento, asociada básicamente a la reducción de la producción petrolera de 4.8 por ciento; el sector de la electricidad, agua y suministro de gas por ductos al consumidor final se mantuvo sin cambio. Cifras desestacionalizadas indican que la actividad industrial presentó una caída de 0.92 por ciento en noviembre pasado con relación a la del mes inmediato anterior, y de 0.4 por ciento de enero-noviembre de 2008, en comparación con el mismo periodo de 2007.

Pues bien, la actividad minera acumula 25 meses consecutivos a la baja; la industria de la construcción 4 meses al hilo (en 6 de los 11 meses de 2008 con información) y las industrias manufactureras: 4 meses continuos (en cinco de 11 meses). Obviamente la crisis no se anunció en octubre.

Las rebanadas del pastel

Habrá que hacer de tripas corazón, porque hoy el mismo Inegi divulga los indicadores de ocupación y empleo correspondientes a diciembre de 2008 y el balance anual en este delicado tema. Si se recuerda que de octubre al último mes del año pasado se cancelaron 435 mil puestos de trabajo en el sector formal, ¿adivinen cómo vienen las cifras para el “presidente del empleo”?

Continuarán las temperaturas bajas en el DF: SMN

La temperatura máxima prevista es de 23 grados centígrados, mientras que la mínima es de cinco.

Notimex / La Jornada On Line


México, DF. El Servicio Meteorológico Nacional (SMN) informó que en la ciudad de México se espera una temperatura máxima de 23 grados y una mínima de 5 grados centígrados.

Informó tambien que se espera cielo despejado a medio nublado con temperaturas frías a templadas y viento del noreste de 20 a 35 kilómetros por hora.

A las 9:09 de la mañana, la temperatura registrada en la ciudad de México es de 7 grados centígrados con una sensación térmica de 6 grados, según informa The Weather Channel.

Resistencia Obradorista a Prueba

Eduardo Ibarra Aguirre

Lo que genéricamente se conoce como resistencia civil pacífica, pero que ha tenido varios momentos estelares y por lo menos tres denominaciones bien diferenciadas, entrará el próximo domingo 25, con la concentración popular en el Zócalo capitalino, a una de sus pruebas definitorias.

A 30 meses de iniciada con el “¡Voto por Voto! ¡Casilla por casilla!” y que tras la derrota jurídica e institucional propinada por el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación , encontró como desembocadura la conformación del gobierno legítimo --con las giras municipio por municipio de Andrés Manuel López Obrador y la afiliación de más de dos millones de representantes del primero en los segundos--, supo insertarse con éxito en el vital tema de la reforma petrolera por medio de una creativa combinación de las movilizaciones en plazas y calles con las tareas institucionales, particularmente legislativas.

Prácticamente todos intelectuales orgánicos del poder, brillantes no pocos de ellos, y la inmensa mayoría de los comentaristas televisivos y radiofónicos apostaron, sin guardar matices ni compostura, a la presentación de la insalvable disyuntiva, según ellos, de bregar desde dentro de la institucionalidad realmente existente o en las plazas y calles, terrenos más que naturales del movimiento ciudadano y social.

La compleja y terca realidad no se ajustó a sus pronósticos y rebasó las camisas de fuerza que le tenían apartadas. De la misma manera, por cierto, en que una y otra vez apostaron al aislamiento del tabasqueño y, por esa vía, a la derrota del movimiento que encabeza. Sin guardar las formas ya acumularon 30 meses y medio declarando políticamente muerto al odiado señor López .

Pero el de Macuspana es tenaz hasta el punto de confundirse con la obstinación, y provocar la irritación de hombres y mujeres que cualquier observador supondría, sin pecar de ingenuo, que si bien no son sus aliados estratégicos sí podrían disponerse, cuando menos, a la unidad en la acción.

Allí está la más reciente descalificación del subcomandante Marcos , vertida el 2 de enero en el Festival Mundial de la Digna Rabia : “Se nos acusa de ser sectarios e intolerantes, pero, la verdad sea dicha, ningún movimiento en México ha exhibido tal grado de sectarismo, intolerancia e histeria como el que hoy, encabezado por Andrés Manuel López Obrador, amenaza con salvar a México”.

Justamente en la difícil situación económica que vive el país y padecen las mayorías de “los de abajo”, como suele llamarlas el vocero que más recurrentemente descalifica a luchadores políticos y sociales del más diverso signo ideológico, es cuando aquéllas requieren de mejores instrumentos y liderazgos para sortear al menor costo social posible el pago de los platos que rompió la ilimitada voracidad de la plutocracia global, bajo la conducción de George Walker Bush , el más inepto e impopular de los 43 presidentes que encabezaron Estados Unidos de América y que, para fortuna de todos, la terrible pesadilla está a punto de concluir.

Con el Movimiento Nacional en Defensa del Pueblo, del Petróleo y la Soberanía Nacional , la cuarta metamorfosis de la resistencia civil pacífica, y su primera convocatoria a la principal plaza de la República , López Obrador enfrenta el reto de mostrar su capacidad para incidir en los grandes problemas nacionales, aguzando la sensibilidad de un liderazgo que no sólo suscita apoyos, no pocos conmovedores, sino también múltiples críticas y crecientes envidias de líderes que viven de su respetable pasado y sus actuales lectores.

México y sus ciudadanos requieren liderazgos y movimientos que contrapesen el conservadurismo y breguen por los interese populares

Revela un experto de CEPAL: Mujeres mexicanas, especialmente afectadas por crisis mundial

Gladis Torres Ruiz (CIMAC)

La crisis económica que vive el mundo afectará este año de manera particular a las mujeres y a la gente con menor calificación y México será una de los países más afectados de América Latina, por su dependencia de la economía estadounidense, señaló el especialista de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), Robert Vos.

En entrevista con Cimacnoticias, el coautor de la publicación: "Situación y Perspectivas de la Economía Mundial" --documento conjunto preparado por el Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de las Naciones Unidas, la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD) y la CEPAL, presentado esta mañana en la Ciudad de México-- afirmó que la actual crisis económica es la más fuerte que vive el mundo desde los años 30. "La economía mundial se encuentra anegada en la peor crisis financiera desde la Gran Depresión".

Por eso el desempleo crecerá fuertemente entre la población, siendo la más afectada la femenina, pues se encuentran presentes en muchos mercados de trabajo del mundo. De igual manera, la gente joven y las personas con menor capacitación se verán afectadas. "Cuando hay crisis fuertes las personas con menos educación, son las más afectadas", afirma, y en esa desventaja se encuentran las mujeres, debido a la inequidad.

El también Director de las Unidad de Políticas de Desarrollo y Análisis del Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en Nueva York precisó que para las mujeres el panorama es más complicado, pues una vez que pierden el trabajo les será más difícil que encuentre otro mejor.

Informó que pese a que son los países desarrollados los que encabezan la coyuntura regresiva, la debilidad económica empieza a afectar rápidamente a los países en desarrollo y economías en transición, dando lugar a perspectivas de desaceleración global sincronizada en 2009.

En este sentido, refirió que toda la región de América Latina y El Caribe será afectada, en especial algunos países, como México. Para 2009, la dependencia de la economía estadounidense será un factor que afecte al país, pues esta economía ha entrado en recesión y eso disminuirá sus importaciones.

Además, afirmó se recibirán mucho menos remesas. "Las y los migrantes están mandando menos remesas que antes, ya que hay más dificultad para entrar a los Estados Unidos, reduciendo las oportunidades de trabajo".

Robert Vos señaló que en México, entre los sectores que se verán mayormente afectados se encuentra el de la maquila, la exportación y el turismo, en general los sectores que tengan nexos con los Estados Unidos.

De acuerdo con el documento de la CEPAL, el desempeño económico de México podría presentar un decrecimiento de 1.2 por ciento, debido a que la profundidad de la recesión económica a nivel mundial, marcada por las economías de los países desarrollados, aún es incierta y enfrenta el escenario más pesimista.

Crisis, revés en lucha contra la pobreza

De igual manera, la publicación "Situación y Perspectivas de la Economía Mundial" afirma que la crisis financiera global, que se suma a la crisis energética y alimentaria, causará una marcha atrás en el progreso hacia la reducción de la pobreza y la realización de las Metas de Desarrollo del Milenio.

Las restricciones crediticias y el debilitamiento del crecimiento menguarán los ingresos públicos, afectando la capacidad de inversión de los gobiernos de los países en desarrollo para alcanzar sus metas en materia de educación, salud y desarrollo humano.

Precisa que, de no establecerse redes de protección social efectiva, serán las y los pobres quienes más se vean golpeados por la crisis. "Se calcula que alrededor de 125 millones de personas en los países en desarrollo han caído en condiciones de extrema pobreza, a consecuencia del alza global de los precios de los alimentos desde 2006".

Detalla que las anteriores grandes crisis financieras han mostrado la importancia de salvaguardar la inversión (pública) en infraestructura, así como la promoción social para evitar reveses en el desarrollo humano y alcanzar un crecimiento económico de alta calidad en el mediano plazo.

En la proyección de base de las Naciones Unidas para 2009 se estima que el producto bruto mundial crecerá apenas un 1.0 por ciento, desacelerándose bruscamente con respecto a la tasa de crecimiento de 2.5 por ciento estimada para 2008, ya de por sí muy por debajo de las tasas experimentadas en los años recientes. Tal proyección significaría una caída neta del ingreso mundial por habitante.

El informe destaca que la recesión que ya está teniendo lugar en varios países desarrollados provocará un decrecimiento del ingreso per cápita en el mundo, algo que no había ocurrido desde la Segunda Guerra Mundial.

No Hay que Ilusionarse con Obama

Enrique Cisneros Luján

La gran prensa mundial se ha encargado de alentar en el mundo la falsa idea de que el ascenso a la Presidencia de los Estados Unidos de Barack Obama cambiará diametralmente la situación mundial. Esto ni es cierto ni es posible.

No es cierto, pues la única manera de cambiar el mundo es con propuestas radicales, revolucionarias, que impulsen cambios de raíz para transformar el sistema causante de la explotación y la injusticia: el capitalismo.

Barack Obama no se propone como un revolucionario, ni sus medidas son para cambiar ese sistema, que en sus entrañas trae la explotación, la miseria, el individualismo, la violencia. Las propuestas de Obama van dirigidas a intentar curar el cáncer que ya afecta al sistema capitalista para que los norteamericanos recuperen el nivel de vida al que están acostumbrados, pero sobre todo, para que la burguesía norteamericana y mundial pueda seguir viviendo de la explotación de los trabajadores.

Y si Obama estuviera dispuesto a cambiar todo de raíz no sería posible pues los cambios radicales no los puede hacer un ser humano solo, ni siquiera un equipo de personalidades; los cambios se dan en la acción de grandes grupos de trabajadores que se proponen enfrentar a los opresores.

Esto no quiere decir que hubiera sido mejor que las elecciones la ganara el candidato del Partido Republicano, simplemente no hay que alentar esperanzas de cambios que sólo se darán en el marco de la lucha organizada de los pueblos.

Obama ganó la presidencia porque el pueblo heroico de Irak sigue resistiendo, porque Afganistán no se rinde, porque Venezuela avanza en la construcción del poder popular, porque los cubanos cumplen 50 años de revolución, en fin, porque en todo el mundo los pueblos avanzan hacia la destrucción del capitalismo y la construcción de una nueva sociedad.

El que Obama llegue a la Presidencia abrirá algunas coyunturas políticas que permitirán que las luchas populares avancen sin tanta represión, ni tantas masacres como la que se dio en Palestina: niños, mujeres, cientos de pobladores asesinados y miles heridos, para cerrar con broche de sangre la presidencia de George Bush, quien jugó el papel del “torturador malo”, de capitalista sanguinario.

Pero como los pueblos siguen resistiendo, entrará en acción el “torturador bueno”, el capitalista bueno, que criticará a su antecesor y tomará medidas menos drásticas, pero todas a subsanar las heridas que tiene la bestia capitalista.

¿Y quién mejor que un demócrata burgués que además es negro? Aunque es significante que en un país eminentemente racista sea un ser humano de piel oscura el que llegue a la presidencia, eso no es garantía de nada: ¿acaso Condoleezza Rice, la represora de hierro del gobierno de Bush no es de piel oscura?

Sin embargo, no es de lamentarse que haya sido Obama quien ganó la presidencia, esto les da una posibilidad histórica a los trabajadores del mundo y sobre todo a los trabajadores norteamericanos, para retomar su rol de constructores de un nuevo sistema sin explotación y sin hambre. Sólo si los trabajadores empujan y se organizan, como sucedió en Venezuela, se puede acompañar a un dirigente en la transformación radical de la sociedad.

No hay otro camino: obligar a la radicalización del proceso con un empuje que venga desde la base social y se sustente en los únicos que pueden crear verdadera riqueza, los trabajadores.

Cuando Obama empiece a ser presionado por los “kukusclanes”, por los racistas, por los neonazis, entonces se necesitará un pueblo organizado que cree cobertura pero que también exija y luche. Cuando Obama empiece a tener contradicciones con los “burgueses bushianos” que lucraron hasta saciarse en la administración anterior, se necesitará un pueblo organizado y consciente que avance. Cuando los asesinos del Pentágono reclamen los privilegios que les dan las guerras ¿Podrá sólo Obama contenerlos o sólo trasladará la guerra de Irak a Afganistán…. o Irán?

No es posible que una sola persona cambie la situación del mundo, aunque sea el nuevo presidente de los Estados Unidos. Desde luego que influye, que puede ser un dique a ciertos sectores de la burguesía, pero el cambio viene de abajo, de los pueblos o no hay cambio.

Confiarse, ilusionarse falsamente lleva a los trabajadores a bajar banderas siendo conducidos a dolorosas derrotas de las cuales es muy difícil levantarse.