lunes, marzo 24, 2008

No todo lo que brilla es tesoro

Mario Di Costanzo Armenta,
Secretario de la Hacienda Pública
del Gobierno Legítimo de México

Desde hace varias semanas el gobierno mantiene en todos los medios de difusión masiva un promocional que más bien parece una minicomedia, en la que anuncia la existencia de un gran tesoro petrolero en las “aguas profundas” del Golfo de México, pero advierte que para acceder a éste Petróleos Mexicanos (Pemex) debe establecer “alianzas estratégicas” con empresas privadas, que son las que poseen la tecnología para extraerlo del subsuelo marino.

La campaña demuestra que el gobierno federal, al fin, está decidido a poner en marcha su estrategia para modificar la política petrolera de la nación: es casi un hecho que el próximo martes 25 de marzo Felipe Calderón enviará a la Cámara de Diputados su propuesta para privatizar el petróleo, a la que prefiere denominar reforma energética.

Es claro que, ante la falta de argumentos para justificar la virtual privatización del sector petrolero, Calderón y su equipo tratan de limitar el tema a la imperiosa necesidad de la explotación de las “aguas profundas”.

Tal parece que ante la urgencia de cumplir con sus acreedores políticos, Felipe Calderón y su camarilla llamada “gabinete” olvidan que “la industria del petróleo” va mucho más allá del mero hecho de extraerlo de aguas profundas y exportarlo. El tema, necesariamente, involucra cuestiones de geopolítica, seguridad y soberanía nacional.

El simple hecho de que nuestro vecino del norte posea sólo 2 por ciento de las reservas mundiales de petróleo, que al mismo tiempo sea el principal consumidor y demandante de este energético, y que por ello haya provocado guerras en Oriente Medio para asegurarse un abasto continuo, lo hace evidente.

El tema también conlleva asuntos fiscales y presupuestarios. Y para ello no basta con disminuir la carga fiscal de Pemex, sino también encontrar las reformas fiscal y presupuestaria que se requieren para que el Estado pueda seguir funcionando sin tantos ingresos provenientes del crudo.

En ese sentido, basta señalar que, a pesar de que al mes de marzo del presente año Pemex habrá obtenido aproximadamente 35 mil millones de pesos como producto de sus excedentes petroleros, el gobierno federal ya autorizó una adecuación al presupuesto de la filial Pemex Exploración y Producción –es decir, el área encargada de buscar y extraer petróleo y gas del subsuelo–, a la cual se restarán de su presupuesto casi 18 mil millones de pesos, de los cuales 37 por ciento –6 mil 700 millones– se destinarán al corporativo de Petróleos Mexicanos, o mejor dicho al aparato burocrático y administrativo.

Mientras tanto, a pesar del demagógico anuncio de Felipe Calderón sobre la construcción de una refinería, Pemex Refinación –que sólo el año pasado generó ventas internas por casi 600 mil millones de pesos– recibirá como reasignación apenas 2 mil millones de pesos para inversión.

Pero no es todo. El tema petrolero requiere también revisar la estructuración misma de la industria, lo cual implica replantear el regreso a la integración de Pemex para maximizar el aprovechamiento de la petroquímica.

Luego entonces, es totalmente erróneo y absurdo reducir el problema energético de nuestro país a las alianzas estratégicas con Shell, Halliburton, Repsol o Petrobras. Más aún, si esas asociaciones estratégicas tienen como propósito únicamente “explotar las aguas profundas”.

Así, resulta ilógico pensar que asociaciones con cualquiera de esas empresas, incluyendo las de Juan Camilo Mouriño, permitirán que el país deje de importar gasolinas y petroquímicos, o bien, como por arte de magia, pueda reducirse la carga fiscal de la paraestatal.

Sin embargo, es preciso señalar que el razonamiento del gobierno de plano raya en la estupidez, porque es sabido por todos los especialistas en la materia que en el sudeste del país existen cuando menos 18 mil millones de barriles de reservas petroleras en aguas someras (de baja profundidad) y en tierra de litoral, donde por cierto ya existen instalaciones, se domina la técnica y los tiempos de desarrollo serían menores. Y por si esto fuera poco, los costos y riesgos serían sólo de una tercera parte de los que demanda la perforación en aguas profundas.

Por eso hay que recordar a los buscadores de tesoros: en esas aguas someras y tierra de litoral sólo se ha explorado hasta ahora 11 por ciento del área donde es susceptible encontrar petróleo… y no todo lo que brilla en el fondo del mar es tesoro.

sábado, marzo 15, 2008

LA CORRUPCION NO ES SOLO EN PEMEX EXISTEN EN LA CFE GRAVES IRREGULARIDADES QUE PODRIAN INVOLUCRAR A MOURIÑO Y A ELIAS AYUB


Resulta urgente realizar una auditoría a fondo a la Comisión Federal de Electricidad ya que podrían existir prácticas ilegales y corruptas en la asignación de contratos y de Proyectos PIDIREGAS en dicha empresa.


Para corroborar lo anterior, sólo basta señalar que de acuerdo con información de la propia Comisión Federal de Electricidad se observa que a pesar de que durante los últimos 5 años, la deuda total de la paraestatal se ha incrementado en 20.5%, para ubicarse en 8 mil 482 millones de dólares, la deuda derivada del uso del “esquema pidiregas” se ha incrementado en poco más de 3 mil millones de dólares (más de 33 mil millones de pesos), mientras que la deuda contraída a través de esquemas diferentes a los pidiregas, se ha reducido en casi 40%.


Esta situación revela, que durante los últimos años, ha existido una clara tendencia ha utilizar el mecanismo de los PIDIREGAS como un instrumento para endeudar a la Comisión Federal de Electricidad, mediante la asignación a empresas privadas de contratos para la construcción de infraestructura eléctrica, que incluye la generación privada de energía eléctrica.


Esta política ha repercutido no solamente en el nivel de endeudamiento de la empresa, sino también en los pagos u amortizaciones que la paraestatal tiene que realizar por este concepto, ya que por ejemplo mientras que en el 2002, no se realizaban pagos por estos proyectos, para el 2007, la amortización o pagos de pidiregas ascendieron a poco más de 54 mil 100 millones de pesos, lo que representó la cuarta parte del gasto programable total de la empresa.


Más aún, es preciso recordar que la propia Auditoría Superior de la Federación, en su Informe sobre la Revisión de la Cuenta Pública del 2002, realizó diversas observaciones tanto a la Secretaría de Energía, como a la Comisión Reguladora de Energía, y a la propia Comisión Federal de Electricidad, dónde expresamente concluyó que:


“Desde 1996 la CFE ha reducido de manera significativa su inversión en el desarrollo y construcción de la infraestructura básica de generación de energía eléctrica, por lo cual, la capacidad necesaria para satisfacer la demanda ha sido suplida con la participación, cada vez mayor, de productores privados, aún cuando la CFE si contaba con capacidad de inversión.”


Hay que recordar que la mayoría de estos proyectos de generación a través del esquema conocido como PIDIREGAS, han sido asignados a empresas de origen español, como Iberdrola o Repsol y desde el 2003, Juan Camilo Mouriño se desempeño como asesor del Secretario de Energía y posteriormente en el 2004 durante la gestión Felipe Calderón al frente de la SENER, Juan Camilo fungió como Subsecretario de Electricidad.


Cabe destacar que durante este período también estuvieron en la SENER, personajes muy cercanos a Calderón que en la actualidad ocupan puestos clave en la Administración Pública, como Ernesto Cordero (Secretario de SEDESOL), y Manuel Mijares (ex oficial mayor de la SENER) y actual Coordinador de Asesores de Agustín Carstens.

domingo, marzo 09, 2008

DE IVAN EL TERRIBLE A; IVAN EL CULPABLE

Es bien sabido que los amigos cercanos de Juan Camilo Mouriño lo llaman “Iván el Terrible”, muchos desde luego, desconocemos los motivos que tienen esas personas para llamarlo así; quizá sea un asunto relacionado con los exitosos negocios que ha realizado con sus empresas familiares o bien por su vertiginosa y exitosa carrera política que lo ha llevado en poco más de 10 años a ocupar el cargo de Secretario de Gobernación en un gobierno sobre el cual millones de mexicanos estamos convencidos de que no gano la elección.

El hecho es, que desde el 24 de febrero, Andrés Manuel López Obrador, entregó una serie de documentos a los Coordinadores Parlamentarios del Frente Amplio Progresista, que incluyen contratos con PEMEX firmados por “Iván el terrible” como apoderado legal de la empresa IVANCAR.

Después de casi 2 semanas de ambigüedades, “Iván el Terrible” aceptó haber firmado los contratos entre las empresas familiares y Petróleos Mexicanos, señalando que dichos contratos eran auténticos, pero legales.

Más aún, se atrevió a señalar que no hay ninguna responsabilidad de su parte ya según la Ley de Responsabilidades de los Servidores Públicos, porque “jamás he participado en la toma de decisión de Pemex, no nada más sobre este contrato, sobre ninguno” y que tampoco ha estado en un Consejo de Administración de Pemex.

Esto lo señaló en virtud de que dicho ordenamiento en su artículo 8 fracción XI, establece que los servidores públicos, deben de: Excusarse de intervenir, por motivo de su encargo, en cualquier forma en la atención, tramitación o resolución de asuntos en los que tenga interés personal, familiar o de negocios, incluyendo aquéllos de los que pueda resultar algún beneficio para él, su cónyuge o parientes v consanguíneos o por afinidad hasta el cuarto grado, o parientes civiles, o para terceros con los que tenga relaciones profesionales, laborales o de negocios, o para socios o sociedades de las que el servidor público o las personas antes referidas formen o hayan formado parte.

De hecho, el mismo artículo en su último párrafo añade que: El servidor público deberá informar por escrito al jefe inmediato sobre la atención, trámite o resolución de los asuntos a que hace referencia el párrafo anterior y que sean de su conocimiento, y observar sus instrucciones por escrito sobre su atención, tramitación y resolución, cuando el servidor público no pueda abstenerse de intervenir en ellos.
Es obvio que aquí, paso de “Iván el Terrible” a “Iván el Culpable”, y lo señaló ya que su curriculum establece que durante el 2003 fue asesor del Secretario de Energía y durante el 2004 fue Subsecretario de Electricidad de la misma dependencia.,

Es pertinente recordar que Felipe Calderón, ocupó el cargo de Secretario de Energía desde septiembre de 2003 a mayo de 2004.

Aquí conviene mencionar que por ley, el Secretario de Energía funge también como el Presidente del Consejo de Administración de PEMEX, por lo que resulta inverosímil que el “asesor del secretario” no estuviese enterado de lo que se discutía, aprobaba o se firmaba en PEMEX.

La situación se complica , si recordamos que al menos 2 contratos están fechados en los meses de septiembre y diciembre del año 2003, ya que Iván, debió de haber avisado de ésta situación a su jefe inmediato; según lo dispuesto por el último párrafo del artículo 8 de la Ley Federal de Responsabilidades Administrativa de los Servidores Públicos.

Por ello, Felipe Calderón siendo el Secretario de Energía y jefe inmediato de Iván debió de haber estado al tanto de esta situación que sin lugar a dudas no objeto, en virtud de que se concretó la firma del contrato.

Conviene recordarle al Presidente del Senado, Manlio Fabio Beltrones y al Presidente de la Comisión de Vigilancia de la Cámara de Diputados, Antonio Ortega Martínez, que el artículo 3 de la Ley de Responsabilidades, faculta para su aplicación, tanto a las Cámaras de Diputados y Senadores, como a la Auditoría Superior de la Federación, como a la Procuraduría General de la República, entre otros.

miércoles, marzo 05, 2008

LAS MEDIDAS PARA PROMOVER LA INVERSION Y EL EMPLEO ANUNCIADAS POR CALDERON Y CARSTENS: ABSURDAS, SON UNA ASPIRINA PARA CURAR UN CANCER

Las 10 medidas anunciadas por Felipe Calderón y por Agustín Carstens para promover la Actividad Económica, la Inversión y el Empleo, son demagógicas, absurdas y resultaran absolutamente insuficientes para revertir el precario desempeño que ha tenido la actividad económica y el empleo.

Para corroborar lo anterior podemos dividirlas en 3 grupos, el primero de ellos de naturaleza fiscal, el segundo de naturaleza administrativa y el tercero relativo a la inversión productiva, de esta manera se puede observar lo siguiente:

Medidas Fiscales:

1. Reducción de 3% en los pagos provisionales del ISR y del IETU: esta propuesta implica que las empresas que hasta el momento están haciendo sus pagos provisionales en función su coeficiente de utilidad del 2006, dado que es el más reciente, podrán descontar de este el 3% de lo que pagarían en condiciones normales, es decir si la base gravable fue $100, el IETU a pagar entonces sería de $16.5 a esta cantidad se le descontaría el 3%, es decir (50 centavos) y la empresa pagaría $16.

Sin embargo esta disposición sólo aplicará entre febrero y junio y únicamente será aplicable a los pagos provisionales, de tal manera que en el mes de abril de 2009, cuando las empresas hagan su declaración final tendrán que reponer el 3% que ahora se les descuenta.
Además introduce una mayor inequidad al sistema tributario, ya que no aplica el mismo tratamiento a los asalariados (causantes cautivos) quienes continuarán con la mayor carga fiscal derivada de la aplicación del IETU.

2. Estímulo Fiscal de $1,000 a las personas físicas con actividades empresariales: estos contribuyentes que hacen su declaración de impuestos en abril del 2008, podrán descontar 1,000 pesos del monto que pagarán sobre el impuesto sobre la renta, cabe destacar que esta medida es una mala copia de lo que se está haciendo en los Estados Unidos con la peculiaridad de que mientras que en EUA la devolución fue de 1,600 dólares en México será de menos de 100 dólares.

Esto a decir del propio Carstens esta medida beneficiará a un millón de “personas fís con actividades empresariales” esto implica que tendrá un costo fiscal de 1,000 millones de pesos, esta cifra representa sólo el 6.5% de lo que se recaudó por este segmento de contribuyentes durante el año pasado ya que fue de 15,100 millones de pesos, esto nos da una idea del insignificante impacto que tendrá sobre el poder adquisitivo de los contribuyentes, más aún cuando la canasta básica ha tenido un incremento del 50% comparada con el mes de enero de 2006.

3. Descuentos del 5% en las cuotas patronales del IMSS: Esta medida no es mas que la ampliación del fracasado programa de “primer empleo” aplicado el año pasado y que no tuvo ningún impacto sobre la generación de empleo en la economía y si tendrá un costo para el IMSS de 6,000 millones de pesos que afectarán severamente las precarias finanzas del instituto y repercutirá en la atención médica.

4. Descuento de 20 por ciento a tarifas eléctricas en horas punta y de 10% aplicable al sector comercial: Esto propuesta realmente no significa ningún estimulo verdadero para el sector productivo, más aún si consideramos que por ejemplo las tarifas para consumo de “alta tensión” en horario intermedio se habían incrementado desde diciembre de 2007 a la fecha en casi 20% al pasar de 0.7827 pesos el Kilowat hora en diciembre de 2007 a 0.9314 para el mes de marzo de 2008. Lo mismo sucede en las tarifas de “media tensión” que han registraron un incremento de 8.2% desde diciembre de 2007, al pasar de 0.932 pesos por kilowat hora a 1.008 pesos en el mes de marzo.

5. Otorgar estímulos fiscales a empresas que se establezcan en los 1,000 municipios más pobres del país: Esta propuesta resulta realmente absurda, y solo demuestra que Calderòn no tiene la menor idea de la situación que se vive en estos municipios, más aún si consideramos que en la gran mayoría de estos, no se cuenta con ningún tipo de servicio público, como agua, electricidad, carreteras, etc, luego entonces difícilmente habrá empresas que se quieran ir a establecer a esos lugares, aún y cuando les otorguen todo tipo de créditos y facilidades, por ello Calderón y Carstens, debieron de haber propuesto un agresivo programa para desarrollar infraestructura en estos lugares, y así contribuir a la generación de empleos, para que en un futuro puedan y quieran las empresas ir a establecerse.

Medidas Administrativas:

1. Simplificación Arancelaria:
2. Portal de Empleo Gratuito
3. Destinar 650 millones de pesos al Sistema Nacional de Empleo
4. Acelerar la entrega de 3,000 millones de pesos a la Banca de Desarrollo

Estas propuestas no tendrán ningún impacto en la actividad económica, ya que por ejemplo para la simplificación arancelaria se requieren modificar reglamentos y en muchos casos hasta leyes, que deben de ser aprobadas por el propio Congreso y en otros se corre el riesgo que esta misma simplificación arancelaria acelere los procesos de importación de productos agropecuarios que han dañado al mercado nacional.

Por lo que se refiere al “portal de empleo gratuito” resulta aberrante que una persona que no tenga empleo tenga que pagar al gobierno para poder acceder a un portal de internet

Finalmente es pertinente señalar que la asignación de 3,000 millones de pesos a la Banca de Desarrollo, se acelerará, lo que no quiere decir que se incrementarán los recursos presupuestados para este fin.

Medidas de Inversión Productiva:

Destinar 10 mil millones de pesos para Rehabilitación del Sistema de Ductos de Pemex:

Desafortunadamente esta es la única medida que pudiera impactar ligeramente a la economía y de hecho resulta altamente insuficiente, más aún si consideramos que Petróleos Mexicanos cuenta con una red de 63,610 kilómetros con una antigüedad promedio de 30 años, de los cuales aproximadamente 10,500 kilómetros se encuentran sin operar por falta de mantenimiento.

De ahí que los 10 mil millones de pesos destinados a rehabilitar ductos, implica la asignación de apenas 952 mil pesos por kilómetro actualmente sin operación.

¡Gana USD con Neobux, prueba la nueva sección de ENCUESTAS!