miércoles, octubre 12, 2011

Coalición: país en vilo

Ricardo Rocha / Detrás de la Noticia

No es solamente el tema de una forma de gobierno acorde al actual escenario, ni siquiera la importancia indiscutible de la gobernabilidad; es el país el que está en juego. Es el futuro, diría la frase hecha; es el presente, diría la urgencia.

Y es que no hay una sola señal luminosa en un horizonte cada vez más oscuro. Ni un solo indicador económico o social que nos dé aliento. Así, como está, la nación ha cancelado su porvenir. Y no se requiere ser catastrofista. Desde un presente tan doloroso como caótico es imposible mirar hacia adelante. Lo hemos dicho una y otra vez: con 6 millones de analfabetas, 8 millones de “ninis”, 60 millones de pobres y 20 millones de miserables, la nación está a punto del desastre. Así que quien gane la Presidencia caminará al borde del precipicio.

Por eso es fundamental que, más allá de la propuesta de gobierno de coalición, los abajo firmantes abran su grupo a la discusión e implementación de un plan de gobierno que atienda la emergencia nacional del ahora y proponga un proyecto viable para los años que vendrán. Siguen siendo los grandes pendientes: una reforma del Estado en serio que replantee el pacto federal y el equilibrio entre poderes y se aboque a la redacción de una nueva constitución en el Congreso; la implementación de un nuevo modelo económico que genere riqueza desde la pobreza, que evite la concentración desmedida que ni a los mercados conviene y que comience al fin la gran revolución educativa que sea la palanca del desarrollo como ha ocurrido en otros ámbitos del mundo. Una especie de Pacto de la Moncloa a la mexicana.

Por eso creo que, con todo lo valiosa que es la propuesta de los 46, no basta. Por supuesto que ha tenido el mérito enorme de poner en el centro del debate el tema de la coalición. Que entre otras cosas, me explican, establecería la construcción de una mayoría en el Congreso para darle gobernabilidad al presidente a cambio de la aprobación de cargos clave del Gobierno; igualmente, crearía la figura de jefe de gabinete y, por supuesto, el compromiso de una especie de contrato para el cumplimiento de un programa gubernamental previamente consensuado entre todos los partidos, que es por donde, creo, se debiera empezar.

Sin embargo, estoy convencido de que “Los 46” tendrían que aprovechar la cresta de la ola que han levantado para erigirse en una suerte de asamblea ciudadana que convoque a una discusión abierta y plural no sólo sobre la propuesta de coalición, sino sobre el país que queremos, podemos y merecemos ser. Creo que si los firmantes del desplegado ya impactaron a la opinión pública con su impreso, enviarían un mensaje muy poderoso a todo el país sentados todos en torno a una mesa.

Por lo pronto, ya hay quienes se manifiestan abiertamente como coalicionistas argumentando que se trata de la propuesta a un nuevo sistema político que siga siendo plural pero que a la vez sea eficaz y evite la parálisis desgastante, así como la guerra fría con el Ejecutivo. Por supuesto, previendo que nadie obtendrá mayoría ni en la Presidencia ni en el Congreso. Recuérdese que entre los suscribientes están tres precandidatos –uno de cada partido–: Manlio Fabio Beltrones, Marcelo Ebrard y Santiago Creel.

Enfrente están los halcones de Peña Nieto, que sueñan con que no sólo es ya el candidato del PRI, sino que puede alcanzar el 51% de los votos o al menos el 35% y en paralelo aprobar la llamada Ley Peña –en la Cámara de Diputados, que es de su propiedad– que le permita una mayoría artificial, lo que en opinión de los coalicionistas sería un retroceso gigantesco al presidencialismo autoritario, por lo que el ex gobernador mexiquense tendrá que evaluar si no corre el riesgo de quedarse solo. Y, peor aún, de estigmatizarse como una cara nueva pero con cerebro antediluviano. Un joven viejo. Un bebé-saurio, pues.

En medio están los del Gobierno actual, como el secretario de Gobernación, que se sale por la tangente diciendo que ya no hay tiempo. En eso tiene razón. El tiempo, para México, se está agotando.

Gobierno de coalición, paraíso

Carlos Ramírez / Indicador Político

Luego de haber fracasado en el congreso la reforma del Estado y de haber prohijado una chiquirreforma política, ahora se aparece el gobierno de coalición legislativa como la solución a todos los problemas políticos.

Pero el gobierno de coalición es un asunto demasiado serio como para dejarlo en manos de los políticos. De ahí que no puede apoyarse un pronunciamiento de apenas trece líneas o una propuesta formal en el senado de casi tres mil palabras con un sí o un no. Pero lo que menos quieren sus promotores es justamente el debate o la discusión.

Lo que no se aclara fehacientemente --a pesar de que en los abajofirmantes del desplegado aparecen algunos politólogos y sociólogos-- es qué tipo de gobierno de coalición se propone. Porque hay, cuando menos, tres conjuntos de tipos de gobiernos de coalición:

1.- Entre quienes:

--Coalición entre partidos para ganar el poder.
--Coalición entre un partido en el gobierno con otro partido para mantener el poder.
--Coalición entre un partido en el poder pero para llevar a otro partido al poder.
--Coalición entre partidos para gobernar.
--Coalición en el gobierno o en el congreso, o en ambos como en los tiempos del PRI.
--Coalición para realizar un proyecto general de gobierno.
--Coalición para transitar de un régimen dictatorial a la construcción de un sistema democrático.

2.- Para qué:

--Para mantener el poder ante el acoso de otro partido a punto de desbancarlo.
--Para formar una mayoría contra otro partido poderoso.
--Para gobernar en aspecto total.
--Para realizar cierto tipo de reformas, aunque sea total para mantener o ganar el poder.
--Para fusionarse en un nuevo partido.
--Sólo para ejercer el poder sin proyecto de gobierno y nada más para evitar el regreso al poder de otro partido.

3.- Y la coalición en el esquema de Vernon Bogdanor aplicado a los países del Este europeo:

--El gobierno de unidad nacional.
--El gobierno de coalición previo a la fusión de los partidos gobernantes.
--La coalición basada en el principio del poder compartido.

De ahí el desplegado deba seguir el camino de la iniciativa de reforma política del gobierno de López Portillo: Foros, debates, propuestas, una comisión recolectora, una comisión redactora, un consenso mínimo en el congreso y de parte de los gobiernos estatales, entre otros pasos a seguir.

El gobierno de coalición forma parte de la teoría de los juegos, es decir, de modelos matemáticos que prevén agrupamientos sociales. Asimismo, el gobierno de coalición tiene una paradoja de origen: Convertir los preferencias individuales en decisiones colectivas, pero definidas y administradas por élites oligárquicas agrupadas en --Gaetano Mosca dixit-- en una clase política con autonomía de sus electores y de la sociedad.

Las coaliciones exigen previamente, por tanto, entender la naturaleza de las élites políticas que dirigen los partidos. Y ya desde 1912 Robert Michels, uno de los primeros teóricos de los partidos, estableció lo que llamó “la ley de hierro de la oligarquía”: Las dirigencias de los partidos son oligarquías que representan sus propios intereses y no los de la sociedad. De ahí la apreciación de Francisco Llera que resume Josep María Reniu en el Diccionario Crítico de Ciencias Sociales de que “la política de coalición debe entenderse como una serie de círculos concéntricos que puede comenzar con el equilibrio interno entre las facciones partidistas, la coalición electoral entre dos o más partidos, los acuerdos de investidura, presupuestarios y/o puntuales en el parlamento, los pactos más o menos estables de legislatura y, finalmente, la coalición de gobierno propiamente dicha y que constituirá el núcleo central de esta dinámica política, con implicaciones muy distintas sobre la gobernabilidad y el funcionamiento del sistema político en su conjunto”.

El debate previo debe ser amplio: La quiebra de las democracias, de Juan Linz, el libro simiente The theory of political coalitions, de William Riker de 1962, el modelo matemático de Anthony Downs en Teoría económica de la democracia y El cálculo del consenso, el indispensable partidos y sistemas de partidos de Giovanni Sartori, el marco teórico Modelos de democracia, de David Helds, sobre todo el fundamental Modelos de democracia de Arend Lijphart --de donde parece que tomaron el esquema los abajofirmantes-- y la propuesta provocadora de Angelo Panebianco en Modelos de partido donde caracteriza a las dirigencias de partido como “coaliciones dominantes”, es decir, el primer círculo señalado por Llera. Y desde luego Los modelos políticos, de Jacques Attali, y su análisis matemático de las coaliciones.

Un grupo de políticos, intelectuales, académicos y activistas descubren ahora, con sorpresa, que el país necesita un acuerdo conjunto para realizar las reformas. AS lo largo de diez años de alternancia, México no pudo completar el ciclo de las transiciones con la instauración de la democracia porque el PRI no quiso o regateó las reformas, el PAN no supo definir el proyecto de reformas y el PRD se la pasó rumiando su derrota y desconociendo la legitimidad constitucional del presidente de la república.

Si deveras la idea de coaliciones es seria, entonces los jefes de los partidos deben hacer la propuesta formal. Y entonces sentarse a diseñar los Pactos de la Moncloa que exige la sociedad mexicana para salir del hoyo de una transición atorada.

El rector José Narro Robles

Miguel Ángel Granados Chapa

El rector de la UNAM anunció el viernes pasado su decisión de presentarse a la reelección. Su segundo periodo concluirá en 2015. Es difícil que la Junta de Gobierno de esa institución no le otorgue esta duplicación del plazo para el que lo seleccionó en noviembre de 2007, en reemplazo del doctor José Ramón de la Fuente.

La Universidad nacional es la mayor institución de educación superior en la República. Lo es no sólo por sus dimensiones humanas y físicas. Lo es también porque la calidad de su docencia, que se acusa en algunas disciplinas y carreras, sino porque en atención a su ley orgánica, junto con la enseñanza realiza la investigación más sobresaliente y abundante en todo el país. Ninguna otra institución universitaria practica una difusión cultural de la magnitud de que ella es capaz.

Pero una institución de esa magnitud requiere un gobernante con claro sentido de la conducción política. Narro ha mostrado tenerlo. El viernes pasado, para no ir más lejos, comunicó a los medios su decisión de continuar al frente de ka UNAM luego de una larga conversación con directores de escuelas, facultades e institutos, que en rigor no dependen del rector y por lo tanto no están sujetos a sus determinaciones. Lo están en mayor medida, en cambio, los directores administrativos, pero en la Universidad nacional no priva la cultura del asentimiento automático, porque la organización académica se funda en sistemas de méritos. De esa suerte, Narro dio un primer y firme paso hacia la reelección.

El rector de la UNAM despliega su tarea hacia el interior de la institución, de la que la ley lo define como jefe nato, pero también debe volcarse fuera de la propia institución. Revelan un desconocimiento grave de la Universidad los que reprochan a su rector ocuparse de los asuntos externos con descuido de lo que ocurre en su casa. Farol de la calle y oscuridad de su casa: se ha utilizado ese refrán para deturpar acciones que una institución nacional no podría dejar de emprender.

Pero se equivocan quienes suponen esas maneras de cumplir deberes y responsabilidades legales y sociales como excluyentes. Son perfecta y necesariamente compatibles. Por ejemplo, el crecimiento académico y físico de la UNAM, que en este cuatrienio ha tenido como evidencia mayor la Escuela Nacional de Estudios Profesionales en León, Guanajuato. Cierta mezquindad, respecto de esta edificación, como antes el desarrollo de otros campus, revela desconocimiento del carácter nacional de la Universidad. Con ese alcance fue creada en 1910 por Justo Sierra y con ese carácter le han querido mantener sus rectores insignes. En buena hora que las universidades públicas de los estados relevaron en amplia medida a la UNAM de su casi exclusiva labor de formar profesionales, para cuyo propósito parvadas de estudiantes salían de sus lugares de origen para radicarse en la capital de la República. Pero en esa migración quedaba patente ese mismo carácter nacional: la UNAM era de todos.

El rector Narro contribuyó también, entre muchos cambios académicos, a ampliar los márgenes de representación interna de la UNAM. Y tuvo conciencia de la significación que tenía el centenario de la UNAM, a cuyos festejos imprimió el sello que correspondía a la institución: fueron otorgados, como actos más visibles, en ceremonias al mismo tiempo rituales y emocionantes, doctorados honoris causa que dieron cuenta de lo que la Universidad y su rector aspiran a ser, lo que respetan y consideran honroso.

El presupuesto de la Universidad, de las instituciones de enseñanza superior en general, y su natural extensión, los recursos para ciencia y tecnología, es una de las preocupaciones centrales en el pensamiento de Narro Robles. Si bien no ha conseguido partidas multianuales, ha logrado constituir un movimiento que se estimula a sí mismo y afina los instrumentos analíticos y legales para dar solidez a una demanda que hasta ahora se responde con ánimo clientelar y cuando mejor a un sentimiento filantrópico. Narrro ampliará el espacio para perseverar en su propósito durante su segundo término. Y tan sólo por ello su intención debería darse por bien recibida.

Pero desde otras perspectivas cabe igualmente considerarse afortunada la decisión de este médico saltillense de sesenta y tres años de buscar la prolongación de su tarea. En los meses recientes ha emprendido una iniciativa en pro de la seguridad con justicia y democracia. Organizó una reflexión colectiva sobre esos temas y luego animó a universitarios con quienes ha trabajado a lo largo de los años en la preparación de un documento al respecto que, si bien ha tenido la aquiescencia de poderes públicos y centros de decisión social, se enfrentó más a la reticencia del Poder Ejecutivo federal que a su aceptación, extremo que mostraría una flexibilidad política siempre ausente en esta materia.

En algunas responsabilidades de la vida pública la reelección puede tener un efecto sano. La sola experiencia de vida, el fructífero paso de los años asienta la prudencia y aguza la pertinencia del juicio. Ése puede ser claramente el caso de Narro Robles. Ha recorrido una senda dual, tanto en la administración pública (el IMSS, la SS, el DDF, Gobernación), pero sobre todo ha servido a la Universidad que rige y a la que se propone continuar gobernando. Fue secretario general de la misma y director de su Facultad, la de Medicina.

Narro ha admitido que le gusta soñar. Tiene a su alcance no sólo esa capacidad sicológica; también puede realizarla.

Metáfora criminal

Raymundo Riva Palacio / Estrictamente Personal

El procurador de Justicia de Estados Unidos, Eric Holder, se encuentra en el paredón de ajusticiamiento republicano. El senador Charles Grassley –un connotado anti mexicano- y el diputado Darrel Issa, lo atraparon en la mentira que no había sido informado de la “Operación Rápido y Furioso”. Ante sus insistentes desmentidos, Grassley e Issa revelaron correos electrónicos que prueban que a su cuenta sí llegó esa información, con lo cual han llevado esta escándalo al extremo de poder ser Holder por donde se desmadejen las pretensiones de reelección de Barack Obama.

Estos ataques se han enmarcado en la batalla ideológica contra Obama. Sin embargo, es bastante más profundo. Holder puede convertirse en la metáfora de cómo el gobierno de Obama ha desarrollado un patrón de violaciones a la ley para garantizar que la ley se cumpla. La discusión está abierta en Estados Unidos en el contexto de la guerra contra el terrorismo, por el asesinato de Anwar al-Awlaki, un religioso radical musulmán líder de Al Qaeda escondido en Yemen, y tiene una extensión directa con México, donde en nuestra propia guerra contra las drogas, la Administración Obama, si no directamente, sí ha propiciado que con su aval involuntario, se mate a cientos de mexicanos y a varios de sus ciudadanos.

Al-Awlaki fue asesinado en Yemen en septiembre durante una operación encubierta de la CIA, que lo atacó con un avión no tripulado. Al-Awlaki nació en Nuevo México y su muerte colocó al gobierno estadounidense en la ilegalidad de haberlo ejecutado sin juicio. Frente a las críticas, la Administración Obama filtró a la prensa un memorando secreto que justifica esa acción y le da la vuelta a la orden presidencial que prohíbe los asesinatos, a la ley federal en ese país en contra de ellos, a las garantías que da la Carta de Derechos y a los convenios internacionales en conflictos bélicos. Según el memorando escrito el año pasado, podría haber sido asesinado legalmente porque no era posible capturarlo y representaba una amenaza a la seguridad nacional.

El memorando no alcanza a establecer una doctrina legal sobre este tema, que se entrelaza, aunque con orígenes y propósitos diferentes pero con resultados similares, con la “Operación Rápido y Furioso”, planeada por la Oficina de Alcohol, Tabaco y Armas de Fuego (ATF) en Phoenix, para permitir la venta de armas a cárteles de la droga mexicanos, a fin de seguirlos y detener a jefes del narcotráfico. La operación resultó un fiasco. No se detuvo a ningún capo, y esas armas no sólo sirvieron para alimentar la estadística de muertos mexicanos en la guerra contra las drogas, sino que fueron utilizadas para asesinar a ciudadanos estadounidenses, en México y en aquél país.

La Administración Obama buscó controlar los daños en la oficina de Phoenix al destituir a los responsables de la operación, pero les creció el escándalo. Las cabezas rodaron en la ATF en Washington, pero tampoco se detuvo el problema político. Grassley e Issa están sobre Holder, quien defiende el cargo y al propio Obama. El trasfondo no es sobre ética o aplicación clara de la justicia, ni sobre la defensa de lo justo sobre lo arbitrario. Su tema es de político electoral. Pero para México, donde el gobierno se encuentra tan cerca del de Obama en materia de seguridad, la preocupación y alerta debe tener otro sentido, al crecer las evidencias sobre la forma como está aplicando la ley Estados Unidos, que no habla del respeto a las soberanías y mucho menos a los derechos humanos.

La “Operación Rápido y Furioso” es el ejemplo más vívido de los que afectan a México, pero está lejos de ser el único bajo la Administración Obama. Hace unos días, el Departamento de Justicia que comanda Holder, admitió que sí hubo contactos entre agentes de la DEA y Vicente Zambada Niebla, “El Vicentillo”, hijo de Ismael “El Mayo” Zambada, uno de los jefes del Cártel del Pacífico (antes Sinaloa). Durante dos meses la DEA negó todo contacto con Zambada Niebla, quien reveló haberse reunido con sus agentes en México para forjar un acuerdo: a cambio de información sobre cárteles rivales, él podría seguir en el negocio de la droga.

Las revelaciones las hizo durante el juicio que se le lleva en Chicago en julio pasado, que fueron desmentidas por la DEA. Sin embargo los fiscales reconocieron dos meses después que, en efecto, el abogado de “El Vicentillo” había arreglado esa reunión, pero que nunca se concretó y que ni Holder ni algún otro funcionario, autorizaron a sus agentes para que le ofreciera inmunidad. La postura de Washington, sin embargo, está en entredicho.

La semana pasada el diario texano El Paso Times, entrevistó a un investigador que durante 18 meses trabajó con el FBI, Wesley Dutton, quien declaró que aceptó varios cargamentos de drogas de cárteles mexicanos, que entraban a Estados Unidos en las sillas de montar. No precisó qué tipo de operación realizaba el FBI, que aunque distinta de ATF, también responde al mando de Holder. Para añadir documentación a la distorsión de la ley, otro ex policía de El Paso que también trabajó para el FBI como informante, Greg González, confirmó las aseveraciones de Dutton. Ambos dijeron además que esa operación se canceló cuando comenzaron a salir los nombres de “altos” funcionarios estadounidenses que recibían dinero de los cárteles de la droga.

El caso de la corrupción entre funcionarios y agentes estadounidenses, así como su participación en acciones ilícitas, ha sido cubierto por el escándalo de Al-Awlaki en Estados Unidos, y por la complacencia mexicana, dentro y fuera del gobierno, sobre los abusos, irregularidades y violaciones a la ley. Son las mismas acusaciones que durante años se han hecho contra los mexicanos en aquella nación, donde ocultan, maquillan y niegan que la corrupción es universal, pero que en materia de encubrimientos, Estados Unidos nos lleva, en el marco de la guerra contra el narcotráfico, bastante delantera.

AMLO y Peña Nieto, similitudes

Campos Elíseos / Katia D'Artigues

El turno de Josefina

Parecerían opuestos, sin embargo en los hechos Enrique Peña Nieto y Andrés Manuel López Obrador tienen cosas en común… La más reciente es que los dos están en contra de pensar —siquiera en la posibilidad— de un gobierno de coalición. Estuvieron en contra de alianzas en el Estado de México y la semana pasada, los diputados cercanos a ambos —PRI, PT y Convergencia—, estaban de acuerdo en votar a una terna de los consejeros faltantes del IFE, que no pasó.

Pese a sus edades, creencias ideológicas y caras, son políticos que creen en el presidencialismo, figura donde el poder no se comparte. Son, en el fondo, conservadores políticos. Peña cree que puede tener mayoría; AMLO ha dicho, desde 2006, que quiere reinstaurar la “dignidad” —y el poder— del Presidente.

Ambos son religiosos. Peña Nieto hizo un internado en una escuela de Estados Unidos dirigida por sacerdotes y estuvo en la Universidad Panamericana, del Opus Dei; López Obrador es cristiano y hace muchas referencias a la Biblia, a amar al prójimo y a la “moralidad” perdida.

Ambos tienen gran atractivo con las mujeres (en serio).

La propuesta de hacer gobiernos de coalición es como la propuesta de debatir: la hacen quienes la necesitan: los que están, digamos en la oposición y/o en desventaja. Ayer Beltrones declaró que Calderón en el 2006 se la propuso al PRI… que no aceptó. Y ahora, en tiempos electorales, en torno a esta figura, un apasionante debate intelectual, hay quienes coinciden y así se ven modernos y progres (apoyados además por un grupo de intelectuales de todo mi respeto): Creel, Beltrones y Ebrard.

Pero, no nos hagamos. No hay tiempo ni “voluntad política” para que una iniciativa así pase. ¡Estamos al 5 para las 12 del proceso electoral que ya comenzó formalmente! ¿Qué se busca al plantear ahora esta iniciativa? Diferenciarse. Lo decía dramáticamente Marcelo Ebrard: “Es el gobierno de coalición o el desastre del PRI”. Es decir: todos los que no están de este lado son autoritarios. Y ahí está también su compañero AMLO… ups.

Y están Cordero y Vázquez Mota en una posición capulinesca: no sé, puede ser, a lo mejor, quién sabe.

Por congruencia, si Creel y Ebrard estaban tan a favor de un gobierno de coalición, ¿por qué no lo hicieron en su momento reciente como secretario de Gobernación y jefe de gobierno?

Hasta ahora, los experimentos mexicanos prueban que del amor al odio hay un gobierno de coalición. Vea el caso de Antonio Echevarría, Pablo Salazar. Las broncas que tienen Malova y Gabino Cué.

De que suena bien, pues sí. Tendríamos que ser un país donde tomaran más en cuenta a los ciudadanos en la toma de decisiones y nosotros participáramos más. Pero, ¿no irá contra nuestro ADN priísta,
presente tanto en Peña como en AMLO, contra el “pequeño priísta que todos llevamos dentro”, como dijo alguna vez Felipe Calderón y lo ha ejercido?

Me encantaría equivocarme.

¿Quién y cómo trataron de convencer a Everardo Moreno, de bajarse de la contienda priísta en 2006? ¿Cuántos agentes de la DEA están en México? Además el nuevo reto del astronauta mexicano José Hernández y que Xóchitl Gálvez quiere ser… se lo cuento en la edición online.

Política del corazón
Suspiro al ver la portada de Quién. Josefina Eugenia Vázquez Mota le abrió la puerta de su casa a esta revista y sale en fotos posando con su esposo, Sergio Ocampo y dos de sus tres hijas: María José, la mayor; y Montserrat, la tercera. Celia María, la de en medio, es médico y anda trabajando… ¡En África!

En entrevista con Ignacio Lozano, algunas cosas de la única mujer suspirante a la Presidencia que poco se saben:

— Su abuelo del lado Mota (sic) fue “bohemio, carnicero y panadero”. Le escribió discursos a Vicente Lombardo Toledano.

— Su esposo, Sergio Ocampo, es vendedor de Maseca.

— Complejo Edípico superado (esperamos). Josefina dice que su primer amor fue su papá: “Se me caía la baba por él”.

— Ella confía mucho en la lectura que su esposo hace de las personas, dice que casi nunca se equivoca. Le dice, por ejemplo: “No confíes en esta persona porque no es de fiar”.

— Que tiene las cirugías plásticas “mínimas indispensables vinculadas al tema de la mujer”. Lo que, como mujer. me hizo quedarme con una gran interrogante. Peor porque luego dice que ninguna, que a qué hora.

— Que sus amigos políticos son: Carlos Medina, Dolores del Río, Gloria Luján, Margarita Zavala y Elena Álvarez. De otros partidos, Beatriz Paredes, Amalia García, Ruth Zavaleta y Xóchitl Gálvez.

— Señal política. Lo que dice de Elba Esther Gordillo: “Reconozco en su persona la voluntad y la audacia de construir junto conmigo en la Secretaría de Educación Pública”.

¿Coalición o colisión?

Marco A. Flota / Grillotina

Ha levantado polémica- y eso es lo que querían provocar- la propuesta de un gobierno de coalición lanzada por los 46 notables.

(Nada les hubiera costado redondear un número más lucidor, digamos 50. Pero, claro, necesitaban 4 mexicanos del mismo nivel y era difícil conseguirlos: Hugo Sánchez está en España, Juanga vive en Miami, Napito Gómez Urrutia en Canadá y el Chicharito sí vino al partido contra Brasil, pero cansado de firmar autógrafos les habría dicho: “¡Ni una firma más!”).

En los partidos políticos hay división de opiniones. Veamos:

En el PRI, Manlio Fabio Beltrones está en favor del gobierno de coalición. Y es lógico, porque podría coaligarse -el término es correcto, no buscarle otra connotación- a Josefina Vázquez Mota.

Pero Enrique Peña Nieto se pronuncia por la cláusula de gobernabilidad. O sea que al candidato presidencial triunfante -él, desde luego- se le otorguen las curules necesarias para tener en el Congreso la mayoría absoluta. Además, Peña Nieto no necesita coaligarse a nadie, muchas son las que quieren coaligárselo a él -ahora sí en el sentido que usted pensó antes-.

Marcelo Ebrard sí apoya el gobierno de coalición y, además, ya lo ha vivido. Recuérdese que hace 12 años era candidato al DF por el fugaz partido de Manuel Camacho, pero declinó en favor de Andrés Manuel López Obrador, quien le pagó con la jefatura de la policía capitalina. Actualmente, Ebrard ya está afiliado al PRD, pero AMLO ya desafilió al PRD de su movimiento político.

El Peje está en contra de un gobierno de coalición, pero a favor de uno de colusión con su Morena, el PT y Convergencia -disculpe Dante Delgado, pero todavía no nos aprendemos el nuevo nombre de su partido. Y le recomendamos no le cambie el emblemático color naranja. Porque nomás naranjas representa-.

Los 3 precandidatos del PAN aceptarían el gobierno de coalición. Es más, aceptarían el gobierno a secas, sin adjetivos. Ni objetivos.

¿Pero qué opina el pueblo? El pueblo apenas se está enterando de que hay diputados uninominales y plurinominales. El pueblo pensaba que eran puros animales.

Y ahora le salen al pueblo con esto del gobierno de coalición. Pero aquí está uno para orientar al pueblo. Lo de coalición resulta difícil explicarlo, pero sería factible con sinónimos. ¿Sabrá el pueblo que sinónimos son Brozo y el diputado Noroña? De todos modos, vamos a intentarlo:

COAFLICCIÓN: Gobierno de Josefina como Presidenta y el Peje como jefe del Gabinete. El afligido sería el Peje cada vez que Chepina le ruegue a Dios.

COALECCIÓN: Gobierno de Andrés Manuel como Presidente y Ebrard como Jefe del Gabinete. Para que aprenda Marcelo.

COLECCIÓN: Gobierno de Josefina como Presidenta, Creel como secretario de Gobernación y Cordero como secretario de Hacienda. Tres ejemplares raros.

COLESIÓN: Gobierno de Peña Nieto como presidente y Manlio Fabio como jefe del Gabinete. Hay heridas que no se curan.

COADICCIÓN: Gobierno del Chapo como presidente y.. usted ponga el nombre del jefe del Gabinete.

CONDICCIÓN: Gobierno de Peña Nieto como presidente y la Gaviota como jefa del Gabinete. Porque ella si tiene buena dicción.

CONVICCIÓN: “No hay, no hay”, diría Héctor Suárez.

¡RRIINNGG!
-Bueno, Senado de la República.
-¿Es cierto que ya aprobaron una ley?
-Sí: la Ley del Amparo.
-¿Y qué ordena la Ley del Amparo?
-¡Dios nos ampare!

EPIGRILLO
No es que a Beltrones se pique,
pero preside el Consejo
del PRI Jackson, grillo viejo,
¡y también se llama Enrique!

AMLO y Marcelo; ¿encuesta o farsa?

Itinerario Político / Ricardo Alemán

Si hemos de creer en las encuestas y, sobre todo, en la prestigiada Consulta Mitofsky, debemos reconocer que en las semanas recientes, el precandidato presidencial de las llamadas “fuerzas progresistas”, Andrés Manuel López Obrador, hizo posible una suerte de milagro de los panes y los peces.

Es decir, que habrían bastado un par de entrevistas, un spot y un acto clientelar en el Auditorio Nacional, para que se disparara la popularidad de AMLO, por encima de la aceptación ciudadana de su adversario, Marcelo Ebrard. En otras palabras, que de la nada, como por obra y gracia del creador, López Obrador recuperó algo así como 10 puntos en las preferencias a población abierta y desplazó a Marcelo Ebrard.

Y si continuamos creyendo en las encuestas, debemos concluir que, en el otro extremo, el de Marcelo Ebrard, algo estarían haciendo muy mal sus operadores, como para que las preferencias electorales del enamorado jefe de Gobierno se desplomaran, justo cuando sus estrategas ordenaron la mayor exposición mediática que se recuerde, en los últimos cinco años del periplo de Marcelo como gobernante de la ciudad más grande del país.

¿Qué está pasando?, ¿Por qué esa aparente contradicción entre el activismo y la aceptación electoral de los dos presidenciables de la llamada izquierda? ¿Por qué razón, los más acabados símbolos políticos de la llamada izquierda, pelean por la popularidad, más que por las capacidades, las propuestas, la experiencia en el gobierno? ¿Por qué razón, contra la historia de esa izquierda, hoy nos salen con que el mejor candidato presidencial es o será el más popular, no el que tenga características de estadista o dotes para la política y el ejercicio del gobierno? Ahora resulta que esa izquierda ya olvidó sus raíces.

Lo primero que llama poderosamente la atención, es que la tendencia política que empujó desde su origen la consulta ciudadana a población abierta –nos referimos al PRD, que hace más de 20 años inauguró esa práctica para dirimir sus diferencias–, hoy parece haber olvidado el método democrático por excelencia para resolver los disensos y dirimir las diferencias.

Resulta que, en contra de su historia, su origen y su doctrina, las llamadas izquierdas adoptaron el camino de la popularidad, por sobre el de las ideas y la capacidad. ¿Qué no la izquierda siempre criticó que el PRI utilizara el método de la popularidad para seleccionar a sus candidatos a puestos de elección popular? ¿Qué no cuestionaba cuando el PRI proponía payasitos de la tele, deportistas o famosos, a puestos de elección popular? ¿Por qué hoy nos salen con la chabacana idea de que al candidato presidencial lo elegirán las encuetas?

Sin duda que algo muy grave pasa en esas izquierdas. Lo cierto es que la respuesta la conocen todos. Porque las izquierdas que todos identificamos como PRD, PT y Convergencia, en realidad practican la democracia, pero de dientes para afuera. ¿Ejemplos? No hay una sola elección de dirigentes del PRD, de candidatos a tal o cual puesto de elección popular, que no haya terminado en un cochinero.

Es decir, que nadie del PRD confía en las elecciones internas, sea sólo entre militantes del PRD, sea a población abierta. En otras palabras, que los señores del PRD conocen sus mañas y saben sus defectos. Y hay de aquel que se atreva a tirar el jabón en la casa del jabonero, porque así les va. Pero hay más. ¿Quién conoce una elección democrática y creíble, intramuros del PT y del Partido Convergencia? Nadie ¿Por qué? Porque esas empresas familiares son el reino de la antidemocracia, el autoritarismo y la imposición.

Frente a esa vergonzosa realidad –de que la izquierda debió renunciar a sus prácticas democráticas elementales, como la consulta abierta a los ciudadanos, porque en sus filas predomina el cochinero, la transa y la duda–, resulta obligada la pregunta. ¿Qué están haciendo bien los lopezobradoristas, y qué están haciendo mal los marcelistas, como para que el primero sea bien calificado como aspirante presidencial por una mayoría de ciudadanos y –en sentido contrario–, el segundo pierda cada día más popularidad frente a los mismos ciudadanos?

La respuesta también pudiera ser penosa. Se podría ratificar que la popularidad aplasta el talento y las habilidades para el ejercicio del poder. En otras palabras, que en México –como en el mundo–, puede llegar al poder no el más hábil, mejor calificado y más talentoso, sino el más popular. Lo curioso es que hasta el PRI ya abandonó la fórmula que utilizan las izquierdas. Al tiempo.

Coalición y desastre nacional

¿Oferta de un México mejor?
Triste historial de barbaridades

Carlos Fernández-Vega / México SA


Un grupo de políticos, académicos e intelectuales, todos ellos abajo firmantes de un desplegado, se han pronunciado a favor de lo siguiente: si ningún partido dispone de mayoría en la Presidencia y en el Congreso, se requiere una coalición de gobierno basada en un acuerdo programático explícito, responsable y controlable, cuya ejecución sea compartida por quienes lo suscriban. En el inventario de promotores hay de todo: de viejo cuño y de muy viejo cuño, que comparten una firme decisión: consolidar la democracia constitucional en México para dar respuestas a las exigencias de justicia, equidad, desarrollo y seguridad.

Pues bien, tan eminentes personajes deberían pensar en los mortales, que sumamos millones, y detallarles qué tipo de coalición es la que proponen, porque, si recordamos los hechos, a lo largo de los últimos 20 años los mexicanos no han visto ni padecido otra cosa que una coalición de facto entre tricolores y blanquiazules –con la participación perredista en algunas ocasiones– (recuérdese la ley Televisa, por ejemplo) a la hora de lo que ellos llaman gobernar, y lo han hecho siempre en aras –según declaran los coaligados– de dar respuestas a las exigencias de justicia, equidad, desarrollo y seguridad de quienes habitan esta heroica República. Y los resultados de tan propositiva alianza están a la vista de todos: sin respuestas y sin atención a los grandes problemas nacionales, el país se desmorona, mientras el horno social cada día se calienta más.

Tal desplegado apareció a escasas horas del comienzo oficial del proceso electoral 2012, de tal suerte que el llamado no está dirigido al actual gobierno (cuyo titular prometió incluir en el gabinete a representantes de distintas fuerzas políticas, lo que, desde luego, incumplió). Entre los abajo firmantes aparecen ex gobernadores y otros en funciones; ex senadores y diputados y algunos que todavía gozan de fuero, con ganas de convertirse en candidatos a Los Pinos; ex funcionarios gubernamentales (salinistas, zedillistas y foxistas; calderonistas no, porque están en el ejercicio del hueso); el actual jefe de Gobierno del Distrito Federal; ex candidatos a la Presidencia de la República y a gubernaturas, amén de académicos y hombres de letras. Todos ellos proponen una coalición para consolidar la democracia constitucional en México.

Poco más de 20 años atrás, después de un proceso electoral por demás sucio y fraudulento, algunas eminencias del aparato político consideraron que una coalición de facto entre priístas y panistas sería una excelente solución al desencuentro, como lo calificaron, derivado del referido proceso. Así, Ejecutivo y Legislativo se dedicaron a destrozar el país. Muchos de los abajo firmantes de hoy se coaligaron en aquel entonces, y dos décadas después de nueva cuenta recurren a dicha figura para dar respuestas a las exigencias de justicia, equidad, desarrollo y seguridad, es decir, a lo mismo que los motivó a coaligarse en los gobiernos de Salinas, Zedillo, Fox y Calderón.

Cada quien con su conciencia, pero entre los hechos más sobresalientes de esa coalición de facto que ha operado a lo largo del referido sexenio de 20 años (de Salinas a Calderón) se cuentan los siguientes (no es un inventario completo; sólo hasta donde la memoria ayude):

Coaligados, tricolores y blanquiazules siguieron al pie de la letra la instrucción del entonces inquilino de Los Pinos, Carlos Salinas, para destrozar el aparato productivo del Estado y privatizar absolutamente todo, siempre con el discurso de que el dinero que se obtendría por la desincorporación (léase privatización) de los bienes de la nación no tendría otro destino que atender las urgencias de los mexicanos. Por esa ruta transitó la banca, las siderúrgicas, las aerolíneas, los ingenios azucareros, los puertos, la minería, la telefonía, y muchos otros sectores estratégicos, mientras las urgencias de los mexicanos se hacían cada día más urgentes, porque nadie atendió nada. Se concentraron en el negocio, y los amigos del régimen hicieron fila para que les dieran su respectiva rebanada de esa riqueza privatizada. Y se las dieron

Coaligados, en 1995 atendieron la instrucción del entonces inquilino de Los Pinos, Ernesto Zedillo, de incrementar 50 por ciento la tasa del IVA y aplicar un draconiano programa de ajuste que reventó a los mexicanos, no muy sólidos de por sí. Lo único que aportaron para la historia fue la roqueseñal. También permitieron el oneroso rescate de la banca, las aerolíneas, los ingenios azucareros y las carreteras, entre otros (todos privatizados en el sexenio anterior), con recursos de la nación, los cuales, según promesa de la coalición, se destinarían a dar respuestas a las exigencias de justicia, equidad, desarrollo y seguridad. De igual forma, tricolores y blanquiazules avalaron la privatización de los ferrocarriles y los satélites propiedad de la nación, para entregárselos a los mismos empresarios amigos del régimen, y legalizaron el Fobaproa (1.2 billones de pesos pagaderos por los mexicanos). Por si fuera poco, permitieron la extranjerización del sistema financiero, después –claro está– de sanearlo con dinero de los mexicanos.

Coaligados, aplaudieron el advenimiento del cambio –que nunca se dio– y permitieron todo tipo de locuras y excesos del nuevo inquilino de Los Pinos, Vicente Fox, a quien ovacionaron cuando éste definió el nuevo concepto de la democracia mexicana: de, para y por los empresarios (aunque no todos, sólo los amigos del régimen). Por unanimidad, la coalición aprobó la ley Televisa, el saqueo de la nación, los permisos para casinos (que hoy son cuestionados por ellos mismos), el derroche de los excedentes petroleros, la privatización del sector eléctrico y del petrolero, la permanente violación a la Constitución, las frivolidades de la parejita presidencial y su ilegal cuan descarada intervención en el proceso electoral de 2006. Los recursos de la nación siguieron fluyendo para apuntalar al gran capital, mientras los mexicanos seguían en espera de las multicitadas respuestas prometidas.

Coaligados, avalaron el cochinero electoral de 2006, impusieron al candidato blanquiazul y dieron el banderazo para que comenzara uno de los sexenios más nefastos y pútridos (y miren que en esto hay una pelea cerrada para obtener el título) de la historia mexicana.

Ése es el rápido balance de la coalición, pero hoy, ante el inicio formal del proceso electoral 2012, algunos creen que lo mejor que puede sucederle a México es que sigan adelante los coaligados que en cuatro sexenios al hilo destrozaron al país, porque ellos, dicen, sacarán del hoyo a la nación en el siguiente periodo de gobierno.

Las rebanadas del pastel

No, pos sí.

Con permiso, saquean el erario

Francisco Rodríguez / Índice Político

Habla el presidente de Transparencia Nacional, el ex procurador fiscal de la Federación Gabriel Reyes Orona, en entrevista televisada con este escribidor y denuncia prácticas de la fallida Administración de Felipe Calderón que, “bendecidas” por la Cámara de Diputados, remontan al país a la época medieval.

Y es que, ¿sabía usted que a estas alturas de la bancarización universal, de las comunicaciones instantáneas y luego de que –como se nos ha recordado hasta la saciedad– Steve Jobs transformara radicalmente el mundo de las comunicaciones, en México aún existen “comisionistas habilitados” por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público para manejar los presupuestos públicos ¡en sus cuentas personales!?

¿Comisionistas habilitados? ¿Qué es eso?

Pues son personajes que, generalmente identificados con el partido político en el poder federal, reciben en sus chequeras los dineros del erario para ellos mismos gastarlo sin, prácticamente, rendir cuentas a nadie.

No sólo eso, “a la fecha –me dice Reyes Orona–, la Cámara de Diputados ha sido incapaz de establecer reglas efectivas para evitar que el gobierno federal genere fuentes de ingreso no fiscalizado, como es el caso de la inversión de las disponibilidades que generan rendimientos multimillonarios de los que no se rinden cuentas…

“Entre esos están incluidos los recibidos por concepto de intereses, penas convencionales, los subejercicios, los préstamos internacionales y diversos conceptos que se mantienen en fondos, mandatos y fideicomisos conocidos como guardaditos.”

Y sumados esos guardaditos, ha dicho el presidente de Transparencia Nacional en otra entrevista, podrían llegar a la nada despreciable cifra de 500 mil millones de pesos utilizables para fines electoreros: compra de votos a favor del PAN… compra de funcionarios electorales, desde el más humilde escrutador de casilla hasta el más elegante magistrado del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación… compra subrepticia de espacios periodísticos… compra… compra… compra…

Explica el ex procurador fiscal de la Federación, que “la trampa es sencilla: primero, el Ejecutivo, a través de la SHCP, le entrega a la Cámara de Diputados un presupuesto de egresos con prácticamente el 90 % comprometido, etiquetados, inamovible… y los funcionarios de la alta burocracia le dicen a los legisladores que todo se debe pagar porque así está contratada la deuda, la nómina y otros conceptos, de forma que los diputados sólo discuten el 10 por ciento restante…”.

Lo peor es que de ese reducido y casi ridículo porcentaje, la fallida Administración subejerce durante los primeros tres meses del año o periodo fiscal y, a través de un mecanismo conocido como Reglas de Operación, piden a estados y municipios documentos y requisitos prácticamente imposibles de cumplir por lo que los recursos no les llegan a tiempo y muchas más de plano no llegan al destino que marcó la Cámara Baja.

“Mientras no se entrega el dinero –denuncia Reyes Orona– lo prestan a empresas privadas como Telefónica o Cemex, y a otras cercanas al partido oficial.”

Así, después de varios meses la SHCP comienza a enviar los recursos con mucha lentitud a las entidades y a los ayuntamientos. Se ha dado el caso, cual ejemplo los dos ejercicios anteriores, en los que les recortaron el ejercicio anticipadamente, obligando a todos los ejecutores del gasto a devolver el dinero que no se hubiere devengado al mes de septiembre. Es decir los estados y municipios tuvieron entre 4 y 5 meses para cumplir con sus metas presupuestarias.

“Este año, están recortando sólo dos meses y están obligando a que se regresen los recursos a la Tesorería de la Federación y de esos recursos no dan cuenta a nadie.”

Otra denuncia reveladora: que “a través de dos rubros generales el 23 y el 30 (Calderón y sus cercanos) tienen un manejo discrecional de enormes sumas a las que la Cámara de Diputados les dio un destino y que, excediendo facultades de ley, Hacienda está enviando a otros propósitos”.

Y una más: “…encontrar los más de 300 mil millones de pesos de disponibilidades que (Agustín) Carstens y (Ernesto) Cordero escondieron a través de jinetear el presupuesto y realizar inversiones fuera de la ley y a espaldas de la fiscalización de la Cámara de Diputados.

“En materia de ingresos se requiere que hacienda explique de dónde piensa pagar la deuda contingente que ha negociado con el FMI, en caso de usarlo: hay que recordar que el FOBAPROA fue de 65 mil millones de dólares y que Cordero pidió autorización discrecional y automática para ejercer 80 mil millones de dólares.

“También es urgente terminar con el esquema de excedentes petroleros que sólo tiene como objetivo darle la vuelta a la Cámara de Diputados, transparentar los ingresos que recibe Pemex, y terminar con los anticipos a cuenta de Pemex al gobierno federal que no son sino prestamos no reconocidos.

“Los comisionistas habilitados son otro vicio que los legisladores deben suprimir ya que mediante programas de desarrollo social se dispersan multimillonarias sumas de difícil o imposible fiscalización. Por eso –remata Reyes Orona—México es un país rico lleno de pobres: por su mala administración.”

Por su corrupta Administración, valdría agregar, ¿o no?

Índice Flamígero: Apenas ayer, en Monterrey, el titular de la Unidad de Coordinación con Entidades de la SHCP, Carlos Garza, admitió que esa dependencia adeuda a los estados 12 mil 670 millones de pesos. Así se entiende el porqué los gobiernos estatales contraen deudas con la banca privada.

El Presidente se confunde de rival

Rubén Cortés

Conspiratio, la revista de Javier Sicilia, compara al Presidente con Adolf Eichmann, el responsable del Holocausto en Polonia.

“Pero piensen en el criminal, en alguien que puede ser asesino, y ya no a distancia, como Eichmann o Calderón”, dice Luis Xavier López Farjeat a Sicilia sobre la lucha del Ejecutivo contra el crimen.

Es la revista de Sicilia, a quien Calderón volvió a citar para dialogar y el mismo por quien la diputada Josefina Vázquez Mota estancó la discusión de la Ley de Seguridad Nacional en agosto, cuando encabezaba la Junta de Coordinación Política de la Cámara.

Sicilia consideró la posible aprobación de la Ley “una traición” a los acuerdos de los diputados con él en Chapultepec y Josefina paró el tema para “discutirlo y analizarlo más”.

Ah, pero el Ejecutivo cree que su adversario es la alternancia: el posible retorno del PRI al poder, y no los grupos de izquierda que van desde Morena, de AMLO, hasta Conspiratio, de Sicilia, pasando por Lydia Cacho o Epigmenio Ibarra.

Cacho lo advirtió el 23 de noviembre de 2009, acusando al Presidente de exterminio por la muerte de 15 mil personas durante la guerra antinarco: “especialistas investigan si estos asesinatos se vinculan con una limpieza social intencional por parte del Estado”.

Y ayer un grupo de intelectuales y abogados anunció que iniciará en La Haya un proceso para que el Presidente sea juzgado por “sistemática violación de derechos humanos y crímenes de lesa humanidad”.

Sin embargo, el Ejecutivo confunde al adversario y, un día sí y otro también, ataca al PRI:

–“México no se merece quedar parado a mitad del camino y mucho menos regresar a lo antiguo, lo autoritario, a lo irresponsable”.

–“Permitir el regreso significa pobreza, corrupción, negación o simulación de la libertad y del derecho”.

–“El poder público no tiene secretos, rendimos cuentas. En contrario, hace más de 10 años los presidentes ejercían un poder desmedido, ponían y quitaban gobernadores”.

–“Hay que evitar el regreso del pasado. Ha quedado atrás el autoritarismo, la opresión, la censura que caracterizaron tanto a México. Por ello no podemos titubear”.

Pero olvida que el PRI tiene todos los defectos del mundo, pero es institucional y la mayoría de sus notables son profesionales de la política, quienes jamás tergiversarán el contexto de situaciones históricas, como la guerra contra el narcotráfico, aún cuando la critiquen.

De hecho, fue gracias al PRI que Felipe Calderón encontró vigencia como Presidente, cuando su triunfo electoral no fue reconocido (y sigue sin ser reconocido) por el PRD, pero los legisladores priístas hicieron el quórum necesario para que rindiera protesta.

Así que, para qué jugar con las palabras: el Presidente se confunde de rival.

Irán quiere a Los Zetas

Jorge Fernández Menéndez

No es la primera vez que en Estados Unidos advierten de la posibilidad de un atentado terrorista en el cual pudieran participar, directa o indirectamente, grupos del narcotráfico mexicano. Pero en ninguna otra ocasión el procurador de Justicia estadunidense, Eric Holder, había revelado un complot en el cual funcionarios del servicio de inteligencia iraní habrían buscado a Los Zetas para que, con un pago de un millón y medio de dólares, realizaran atentados en la Unión Americana, en primer lugar asesinando al embajador de Arabia Saudita en Washington.

Los agentes de Irán se equivocaron al elegir a un agente encubierto de la DEA que, pensaron, era integrante de la organización criminal mexicana, al que incluso le pagaron cien mil dólares de adelanto. Según la información divulgada, no parece haber constancia de que Los Zetas hayan aceptado ese encargo. Incluso, el hecho de que, en vez de entrar en contacto directamente con los sicarios, hayan terminado con un agente antidrogas, demostraría que no existía una relación previa entre el gobierno de Irán y Los Zetas. Pero, de todas formas lo que el hecho demuestra es que, como se ha dicho muchas veces, sí existe interés (y, por ende, posibilidades) de que los grupos terroristas entren en relación con los del narcotráfico. Demuestra también que éstos sí están dispuestos a jugar esas cartas, tanto que las organizaciones terroristas han decidido buscarlos.

No es una buena noticia. La denuncia confirma, por lo menos mediáticamente, la peor pesadilla de muchos sectores del gobierno estadunidense: que la asociación entre traficantes y terroristas es prácticamente inevitable, más tarde o más temprano, por la sencilla razón de que los cárteles han iniciado ya su camino hacia el terrorismo y porque, más allá de los jefes de esas organizaciones criminales, muchos de sus integrantes provienen de todo tipo de pandillas que mantienen altos grados de autonomía.

Y en buena medida tienen razón: si hay grupos y sicarios que han decidido matar a funcionarios consulares, poner coches bomba, asesinar a familias completas y que ya han trascendido del tráfico de drogas en sí al ejercicio de todo tipo de violencia, ¿por qué no estarían dispuestos a participar por una generosa recompensa en un ataque terrorista o en el asesinato de funcionarios de cualquier país, cuando además resulta obvio que dentro de Estados Unidos pueden conseguir cualquier tipo de armas?

Pero, además, hay elementos ideológicos que participan en este proceso. Particularmente entre los grupos de Los Zetas existe un arraigado discurso antiestadunidense con el que juegan políticamente. Grupos cercanos a Osiel Cárdenas, por ejemplo, fueron los primeros en organizar manifestaciones contra la presencia militar y policial en los distintos operativos, los primeros en utilizar el discurso de derechos humanos, son los que organizaron actos a favor de López Obrador en 2006 (no estamos diciendo, porque no nos consta, que el entonces candidato estuviera enterado o que tuviera relación con esos grupos, pero los actos existieron en toda la frontera entre Tamaulipas y Texas) y sin duda juegan a la política. Asesinatos como el de Rodolfo Torre Cantú, a unos días de las elecciones tamaulipecas, realizado por un muy sincronizado comando, nunca han sido resueltos ni explicados por la justicia.

Los Zetas juegan a la política. Y en esta ocasión, según la información del gobierno estadunidense, lo hicieron con la Guardia Republicana de Irán, un país que cuenta con un amigo importante en América Latina: el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, y cuyos funcionarios realizaron una extensa gira por la región hace poco más de un año.

No es un tema menor, tampoco algo que se deba subestimar. En los últimos meses se han sucedido las leyes antiinmigrantes en Estados Unidos, lo que alimenta la xenofobia y la percepción de amenaza de los inmigrantes latinos, y sobre todo mexicanos, contra el estadunidense medio. Para esas mentes, la denuncia de ayer acrecienta los temores: por eso las leyes, pero también declaraciones como la del gobernador de Texas, Rick Perry, precandidato a la Presidencia por el Partido Republicano para los comicios de 2012, de que si llega a la Casa Blanca consideraría enviar tropas a México para combatir al narcotráfico. Y, mientras tanto, los republicanos quieren enjuiciar al procurador Holder por haber sido informado de los operativos tipo Rápido y Furioso, sin que hiciera nada para impedirlos y después negara ese conocimiento. Un intento de proceso en el cual, paradójicamente, la preocupación no es que las armas hayan llegado a los cárteles mexicanos, sino que se violaran los derechos de los pobres vendedores.

Las amenazas externas, la hipotética (y más aún si resulta ser real) relación entre los terroristas y los cárteles mexicanos, en particular Los Zetas, mezclados con la xenofobia y la violencia, en un contexto de amplísimo acceso a todo tipo de armas, conforman un coctel cuya ingesta siempre traerá dolores de cabeza.

01-800-842-8462

José Cárdenas

Donde no hay justicia es un peligro tener razón.

Francisco de Quevedo


Ese es un número telefónico que tiene cola…

Cuando Javier Sicilia tomó la plaza mayor de la Ciudad de México estaba muy reciente la muerte de su hijo Juan Francisco.

En su nombre, y en el de miles de mexicanos muertos y miles más de acongojados, tristes, asustados y temerosos, el poeta “rebelde” alzó la voz por los olvidados.

Propuso una muy católica condición de víctima para todo aquel que lo fuera, sin importar motivos, detalles, circunstancias de su muerte, mutilaciones o heridas.

Su frase pudo haber sido: “Todos somos víctimas”.

Después vinieron los encuentros con el poder. Los asesinos de su hijo fueron capturados con celeridad. El poeta los perdonó con su corazón generoso.

Pero una cosa es el perdón y otra la justicia.

En el largo camino para buscarla, Sicilia se puso a andar con otros dolientes, a identificar otras penas, otros quebrantos. A nombrar a otros muertos en vida y a pedir que los vivos enterraran a sus muertos, antes de que los muertos nos sepulten a todos.

¿Y cómo reaccionó el gobierno?

Pues como la gallina que borra con las patas lo que hizo con el pico: creó una fiscalía inútil para las víctimas (tan estéril como la de los periodistas).

Y digo inútil porque más provecho se le puede sacar a la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, en cuya estructura ya funciona, y funciona bien, un programa de esta especialidad. Como es su mandato legal.

Por eso, la Procuraduría de Atención a Víctimas carece de sentido. Duplica esfuerzos y costos.

La activista social María Elena Morera advierte los peligros de la simulación en el nombre de un proyecto vacío “mesiánicamente rentable”.

Províctima parece un sospechoso membrete para satisfacer la consecuencia de los encuentros con Sicilia y su Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad… y limar las asperezas.

-Pero, señor poeta, le dirán, si ya hasta le hicimos una fiscalía, ¿qué más quiere?

-Si desea protestar, marque el 01-800-842-8462. La llamada es gratis.

MONJE LOCO: El aeropuerto de Toluca es el quinto más importante del país, pero desde la “salida” de Interjet, en 2009, apenas trabaja a 40% de su capacidad. ¿Habrá mano negra? ¿Algún empeñado en hacerlo fracasar? ¿Será para pegarle otro susto a Enrique Peña Nieto? Nadie sabe, nadie supo…

Panamericanos de pobreza

Andy Novell F.

En contraste con los macroproyectos urbanos y el gasto de 9 mil millones de pesos en la realización de los Juegos Panamericanos 2011, más de 800 mil personas no tienen recursos para cubrir sus necesidades más básicas como el alimento en la zona conurbada de Guadalajara, Jalisco.

A pesar de que el gobierno encabezado por Emilio González Márquez, trata de reflejar prosperidad e imagen de primer mundo con los Juegos Panamericanos, en el estado del 2008 a la fecha se incrementó notablemente la población en extrema pobreza.

De acuerdo a las estadísticas de la Universidad de Guadalajara, en ocho municipios del área conurbada se han censado a 800 mil personas que no cuentan con recursos suficientes para adquirir alimentos, por lo que ven alterada su calidad de vida.

El estudio realizado desde el 2004 a la fecha con cifras y datos del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI), la Organización de las Naciones Unidas (ONU), complementadas con el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social denominado Mapa de Pobreza Urbana en la Zona Metropolitana de Guadalajara, señala que municipios como Zapopan, Tlaquepaque, Tonalá, Tlajomulco y Juanacatlán tienen el mayor número de personas con necesidades primarias.

Es decir, que las necesidades básicas que no son cubiertas en los habitantes de estos ayuntamientos son: alimentación, vestido, educación, servicios médicos, infraestructura urbana y fuentes de trabajo.

De acuerdo con la investigadora de la Universidad de Guadalajara, Amparo del Carmen Venegas Herrera, creadora del Mapa de Pobreza Urbana en la Zona Metropolitana de Guadalajara, la migración de otros municipios o poblaciones, se debe a la búsqueda un mejor futuro en la capital de Jalisco.

El problema de la pobreza extrema que no ha sido atendido por el gobierno del estado y los municipios, pude desencadenar en un incremento en la violencia o en su defecto, que grupos del crimen organizado recluten a jóvenes y niños que deambulan por las calles de esta zona pidiendo dinero, advirtió la investigadora.

“Son zonas muy vulnerables para todo este tipo de situaciones, porque es tanta la desesperación por no obtener o tener ese requerimiento que necesita la población, que se va a lo más fácil: la prostitución, a parte de la delincuencia”, agregó.

Las zonas de mayor rezago social se encuentran en Tlaquepaque y Guadalajara en colonias como Lázaro Cárdenas, Polanquito, La Mezquitera, Agrícola, Briseño, Jardines de Ixtepec, El Monte, Francisco Sarabia, Agua Blanca, Miguel Hidalgo y la Higuera, entre otras.

Sobre los diversos estándares de marginación en Guadalajara, la investigadora Venegas Herrera, aseguró que durante el estudio para la creación del mapa se tomaron en cuenta dos niveles de pobreza, ya que también son indicadores de rezago social, y de igual forma, perjudican a las personas.

El primero es la pobreza alimentaria, en la que se ubican las personas que no satisfacen su necesidad de comer, debido a la falta de recursos económicos para adquirir alimentos. El segundo nivel es la pobreza de capacidades, dentro del que se sitúan las personas que no tienen acceso a la salud y la educación; y en tercer lugar la pobreza de patrimonio, conformada por los que no cuentan con recursos para vivienda, vestido, calzado y transporte público.

De las cifras proporcionadas por el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) y respaldadas por el INEGI en 2010; el 37 por ciento de personas que viven en Jalisco se encuentran en condiciones de pobreza.

El 4.6 por ciento de las viviendas particulares cuentan con piso de tierra, situación que pone en riesgo la salud de sus habitantes, provocando primeramente infecciones en la piel y enfermedades estomacales, que de no ser atendidas a tiempo generan complicaciones mayores como el cólera.

En el caso de las viviendas que no disponen de sanitario, el porcentaje es de 7.34 en total. Dicha cifra, debería ser alarmante para las autoridades de salud, tanto estatales como federales, ya que el uso de letrinas es considerado insalubre por diversos organismos en pro de los derechos humanos.

Las gráficas indican que 6.30 por ciento de las viviendas jaliscienses, no cuentan con agua entubada de la red pública, y 2.99 por ciento no tienen drenaje.

El origen del incremento de la extrema pobreza en la población es generada por la falta de fuentes laborales, lo que repercute directamente en el acceso a la alimentación, vestido y necesidades básicas y en caso de no atenderse esta problemática el crimen organizado podría hacer de las suyas.

Fallas técnicas en el AICM afectan 36 vuelos

Notimex

Unos 36 vuelos fueron afectados esta mañana luego de una falla técnica en equipos del Sistema de Procesamiento de Información, Radar y Plan de Vuelo del Centro de Control de Tránsito Aéreo del Aeropuerto internacional de la Ciudad de México (AICM).

En un comunicado, el Servicios a la Navegación en el Espacio Aéreo Mexicano (Seneam) informó que la falla se presentó a las 09:16 horas local y por espacio de una hora se presentaron fallas intermitentes, por lo que en coordinación con el AICM decidieron limitar algunas operaciones.

Las fallas afectaron 12 vuelos de salida de la terminal aérea capitalina y 24 que tenían como destino la Ciudad de México. El problema afectó de las 09:16 a las 10:16 horas.

Ante tal situación el Seneam detalló que se mantienen las averiguaciones y peritajes pertinentes que originaron la falla, así como delimitar soluciones para evitar este tipo de afectaciones.

México es el país con más inseguridad: OCDE

También es de los peores en ingresos por habitante y es muy mediocre en compaginación de vida laboral y privada

EFE


Los países nórdicos europeos, Australia, Canadá y Estados Unidos son los países de la OCDE con mejores índices de bienestar, según un informe presentado hoy.

Hungría, Portugal, Estonia, Chile, México y, sobre todo Turquía, figuran en los últimos puestos de la mayor parte de los once parámetros y 22 indicadores para la medida del bienestar utilizados por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

Si todos los parámetros fueran considerados con el mismo peso específico, Australia sería el país de la OCDE con mejor índice de bienestar, seguido de Canadá, Suecia, Nueva Zelanda, Noruega, Dinamarca, Estados Unidos, Suiza, Finlandia y Holanda.

España se coloca en la mitad inferior de la tabla en niveles equivalentes a Israel o Eslovenia, que le superan ligeramente, y a la República Checa o Italia, a los que sobrepasa también por poco.

Luxemburgo, pese a ser con diferencia el país con mayores ingresos por habitante, sólo aparece en undécima posición si se ponderan igualmente los parámetros, con los que se pretende medir el bienestar más allá del Producto Interior Bruto (PIB).

El informe valora once dimensiones: ingreso y riqueza, empleo, vivienda, salud, compaginación de vida laboral y privada, educación, relaciones sociales, actividad cívica y gobernanza institucional, calidad medioambiental, seguridad personal, y percepción subjetiva del bienestar.

México se significa como el país con mayor inseguridad (medida con la tasa de homicidios y delitos) con una nota de 0, pero también con el peor resultado en educación (0,4), uno de los peores en ingresos por habitante (0,7) y muy mediocres en compaginación de vida laboral y privada (3,3), vivienda (3,6) y salud (3,7).

En términos comparativos, las estadísticas mexicanas son buenas en el empleo (7,1 sobre un máximo de 10) y en la satisfacción personal con la vida (6,7).

Chile aparece en la última posición en ingresos (0) y en calidad medioambiental (0) y tiene malos resultados en relaciones sociales (3,4), seguridad (3,4), vivienda (3,9) o educación (4,2). La otra cara de la moneda es el empleo (6,5) y la satisfacción personal (6,1).

España es el último de la OCDE en empleo, con una nota de 1,8, y tiene resultados comparativamente bajos en ingresos por habitante (2,5), educación (4,2) y satisfacción personal (4,8). Sus notas más elevadas las obtiene en salud (7,4), relaciones sociales (8,1), vivienda (8,3) y seguridad (8,3).

Este trabajo, presentado inicialmente el pasado mes de mayo con motivo de la reunión ministerial de la organización en su 50 aniversario, permite además constatar la incidencia de algunas desigualdades sociales.

Sus autores destacaron que en ciertos países (en especial los nórdicos) las desigualdades son manifiestamente menores, y también que algunos grupos de población, sobre todo los que disponen de menos ingresos y de menos nivel de educación y formación, sufren en general las peores condiciones de bienestar.

A modo de ejemplo, hay amplias disparidades en la salud entre las personas por sus ingresos y eso se puede atribuir en parte al estilo de vida y a las condiciones medioambientales.

Encuentran patrullas falsas de la Policía Federal en Zacatecas

Tras recibir denuncias ciudadanas, personal de la 11 Zona Militar logró el aseguramiento del inmueble y los vehículos

Imagen Zacatecas


Debido a denuncias ciudadanas, personal de la 11 Zona Militar logró el aseguramiento de un inmueble donde se localizaron patrullas apócrifas, se decomisó droga y 10 vehículos; no hubo detenidos.

El aseguramiento se dio gracias a una denuncia ciudadana de retenes falsos en la zona de Sombrerete a Sain Alto y fue la noche de este lunes que se logró ubicar el inmueble donde estaban las patrullas falsas de la Policía Federal y los vehículos robados.

El lugar donde se encontraban las falsas patrullas y los autos es al final de la Avenida Juárez de la colonia San Miguel, en la cabecera.

En el interior de la casa, había altares a la Santa Muerte y San Judas Tadeo; también había envoltorios de droga, armas y uniformes de la Policía Ministerial de Zacatecas.

SuperFelipe deshace complot

Otro salvamento heroico
Como libreto de Hollywood
Diputados comparecen

Julio Hernández López / Astillero


El superhéroe ha vuelto a salvar al mundo (o cuando menos a una parte relevante de él). De golpe, gracias a sus especiales poderes de investigación inducida, frenó todo un complot internacional, colocó a sus archienemigos conocidos como Los Zetas en una especie de paredón binacional, metió a México en el apasionante rejuego de espías, atentados, venganzas y maquinaciones de Estados Unidos contra Irán (y al revés), y demostró a sus conciudadanos que a un paladín de la justicia, como es él, El Gran Felipe, le resulta más fácil identificar a un presunto terrorista en tránsito que a mexicanos masacrados en Veracruz o en el tamaulipeco San Fernando (por citar sólo un par de ejemplos del amplísimo expediente de asesinados y desaparecidos) o a jefes narcotraficantes del cártel de Sinaloa (nomás por citar un caso, prácticamente al azar).

Es la sublimación de las potencialidades creativas de la afamada firma cinematográfica oficial denominada García Luna Productions, no necesariamente porque lo reportado sea un montaje, pero sí porque el ánimo escenográfico y la intencionalidad justificatoria son similares a las que tanto reconocimiento han acarreado al ingeniero químico a cargo de la seguridad pública desde el plano federal. Sí se puede, nomás hay que encontrar la ocasión propicia, dirían los felipistas emocionados porque en medio de la descomposición del país ha sido posible insertar en planos internacionales el mito genial de la calidad ejecutiva de la inteligencia operativa mexicana: “n’ombre, y que se nos quiere colar un cuate que disimulaba sus propósitos bajo su inconfundible nombre original, y que lo detectamos porque tenía orden gringa de aprehensión, y que no lo dejamos llegar acá a que se siguiera poniendo de acuerdo con sus compinches para luego ir a Guachinton a causar vandalismo en embajadas y asesinar a diplomáticos”. Cien mexicanos del gobierno dijieron, con el Vítor Cal.

El estado policiaco del calderonismo rinde frutos a su matriz en Washington en un episodio que suministra coartadas al poder gringo para dar continuidad a su obsesión contra Irán y, al demostrar esa eficacia argumental, recibe palmadas de agradecimiento y frases anonadadas, como la de Hillary Clinton que ha calificado el episodio del complot fallido de logro increíble. Increíble, en efecto, es la historia de un conspirador iraní que busca, tal vez en los avisos clasificados, a un narcotraficante mexicano que le ayude a colocar bombas en la capital de Estados Unidos. Y resulta que el supuesto cómplice es uno de los informantes de la DEA, agencia ésta que se mueve como si nada en México, no solamente para bien armar a los cárteles, sino incluso para simular que sus agentes son mercaderes mexicanos de droga. Las primeras noticias parecen caer en error o cuando menos ser coincidentemente confusas al no precisar los términos de la trama, pues en primera instancia pareciera entenderse que nunca se permitió al complotista entrar a México, ya que habría sido detectado a tiempo por el diligente instituto de migración, aunque The Washington Post dice en wapo.st/q8xAN4 que el conspirador tenía amplio contacto con mexicanos desde Texas, donde residía, y que había realizado repetidos viajes entre Irán y México.

Por lo pronto, y para beneplácito de su plan en curso de desarticulación de las posibilidades de subsistencia de la nación mexicana, el calderonismo ha de brincar de gusto porque con este episodio peliculesco (aunque se lee como las páginas de un libreto de Hollywood, el impacto habría sido muy real y muchas vidas se habrían perdido, explicó ayer el director de la FBI, Robert Mueller) ha consolidado a México en el archivo de los peligros para la seguridad nacional estadunidense que son susceptibles de intervención. Por ejemplo, la siempre oportuna secretaria Janet Napolitano dijo ayer, en un foro organizado por la Universidad George Washington, que la lucha contra los cárteles mexicanos es asunto de seguridad interna de Estados Unidos.

Felipe ya tendrá quién lo salve, en lo político y lo electoral, pues ha demostrado ser fiel servidor de los propósitos estadunidenses (cabría preguntarse si el escándalo desatado respecto a Irán, y la eventual acometida bélica o las represiones en curso habrán de facilitar a Barack Obama su atorada relección). Además, involucrando a Los Zetas en el complot fortalece el desarrollo de la política casi explícita de combate exclusivo a los tales zetas para dejar el campo libre al cártel ganador, el favorito de este sexenio y el anterior. Cierto es que al involucrar a nuestro país en el minado terreno del conflicto que Estados Unidos busca detonar con Irán a como dé lugar (los presuntos bombazos podrían ser como el alegato bushista de las inexistentes armas químicas de destrucción masiva utilizado para invadir Irak), México se convierte también en un blanco posible, pero eso al superhéroe nativo poco le importa, decidido como está a seguir salvando al mundo, o porciones selectas de él, aunque en casa todo se desmorone.

En otro asunto de belicismo al revés, para glosar lo relacionado con el quinto Informe de gobierno calderonista los diputados federales citaron a comparecer al secretario de la Defensa Nacional, general Guillermo Galván Galván... en las propias oficinas del funcionario, adonde acudirán los legisladores convocantes, como si la obligación de trasladarse correspondiera a ellos y no al compareciente.

El escándalo de los presuntos atentados por realizarse en Washington desplazó de la atención pública el viaje de Andrés Manuel López Obrador a Estados Unidos y su planteamiento de que es necesaria de allá hacia acá una política de cooperación para el desarrollo y no de ayudas en materia de seguridad. El tabasqueño destacó la imagen sintomática del nuevo embajador estadunidense en México cuyo primer acto mediático fue la entrega de helicópteros militares. En vez de ello, explicó el aspirante a candidato presidencial, hubiera sido deseable la entrega de cheques para financiar proyectos productivos. ¡Hasta mañana!

Ventajas de la desaparición de la CLFC

Víctor Sánchez Baños / Poder y Dinero

A dos años de que desapareció la Compañía de Luz y Fuerza del Centro, los mexicanos podemos decir que el saldo es de beneficio para el país en lo financiero y servicios.

Claro que hay claroscuros, pero son mas los aspectos positivos con el control que adoptó la Comisión Federal de Electricidad, que ahora encabeza Antonio Vivanco.

Los datos claros: Se han invertido 9 mil 800 millones de pesos en infraestructura y distribución, Los apagones disminuyeron de 59.73 a 15.06 minutos; el tiempo de reparación de fallas disminuyó de 214 a 123 minutos de enero de 2010 a mayo de 2011; el tiempo de conexión se ha reducido tanto para clientes en media tensión como en aquellos de baja tensión; la CFE atiende a mas clientes con nueva infraestructura con la modernización dela red eléctrica en el Centro Histórico de la Ciudad de México que representó durante mucho tiempo la mas vieja red de suministro eléctrico del centro del país. Sobre este tema al 19 de septiembre se registró un avance del 27.68 por ciento de la obra de modernización.

Lo mas importante y positivo es el alivio a las finanzas públicas, donde el costo de operación de CFE es de 67% mas bajo que de Luz y Fuerza del Centro. En estos momentos esta compañía necesitaría 100 mil millones de pesos para los próximos 3 años, lo que podrá aprovechar el gobierno para otro tipo de programas sociales como “seguro popular”, “70 y mas”, “Escuela Segura”, y “Oportunidades”, entre otros.

En este sentido, el costo de operación anual de la CLFC era de 46 mil297 millones de pesos y de la CFE es de 15 mil 492 millones de pesos. Ahí está la clave de la administración de recursos públicos.

Lo oscuro se centra fundamentalmente en la actitud de los miembros del Sindicato de Luz y Fuerza del Centro y la falta de sensibilidad política de la Secretaría de Trabajo.

Se documentaron mas de 1500 sabotajes a instalaciones eléctricas en el país. Esto fue documentado por notarios y corredores públicos. Varios de los saboteadores fueron encarcelados y luego liberados por presiones del Sindicato que encabeza Martín Esparza. Se incrementaron los hurtos de materiales de instalaciones ahora de CFE, donde tenían acceso los sindicalistas. Y, por si fuera poco, políticos como Marcelo Ebrard, jefe del gobierno del DF, se dejó chantajear por Esparza y sus genízaros y les dio 21 millones de pesos para abandonar la Plaza de la Constitución antes de las fiestas patrias.

Lo mas oscuro es que hay un enorme desorden en los recibos enviados a los consumidores. Disparatados aumentos y no hay manera de discutir con el monopolio. Esto debe cambiar… es mas, es urgente.

Al final de cuentas, el saldo de la liquidación de Luz y Fuerza del Centro, resultó de beneficios considerables para el país.

Esta operación fue la que destacó la administración de Felipe Calderón en un hecho que debe ser motivo de reconocimiento ya que generó un ahorro sustancial para las finanzas públicas para beneficio de todos los mexicanos y no de una camarilla sindical que se distinguió por la corrupción el robo constante.

PODEROSOS CABALLEROS.- La diputada del PRI Sofía Castro Ríos solicitará este miércoles ante el pleno de la Cámara de diputados un punto de acuerdo por el que se exhorta al Ejecutivo Federal a que, a través de la Secretaría de Economía, explique los motivos que la llevaron a aceptar la investigación antidumping sobre importaciones de pierna y muslo de pollo procedentes de Estados Unidos. En febrero pasado, la Secretaría de Economía inició esta investigación a solicitud de Bachoco, que se hizo acompañar de dos empresas pequeñas como Patsa y Buenaventura, en un intento fallido por alcanzar la representatividad del sector pues ni siquiera la Unión Nacional Avícola (UNA) quiso sumarse a la demanda, no obstante lo cual Economía dio entrada al procedimiento. Bachoco pretende seguir disfrutando de la protección del Estado, a pesar de que tuvo más de 20 años para prepararse y ser competitivo en un mercado abierto. Con esta demanda, la empresa de Eduardo Bours pretende restringir el acceso de la principal proteína animal entre las clases populares, sin importar que con ello se genere escasez y encarecimiento.

RESPONSABILIDAD SOCIAL CORPORATIVA.- Si usted se pregunta qué relación tiene el ex Director Técnico del equipo de futbol Barcelona, Frank Rijkaard y el IPADE, la respuesta es la Responsabilidad Social Empresarial. Y es que la escuela de negocios que dirige Alfonso Bolio, inaugurará hoy su Semana Internacional en la que participará Jil Van Eyle, quien fuera asistente personal del técnico azulgrana y creador del término Teaming, ligado con nuevos modelos para incrementar el desempeño de las empresas en el tema de Responsabilidad Social. Para este evento, el IPADE recibirá a 500 participantes de 9 escuelas de negocios provenientes de Estados Unidos, Alemania, Canadá, España, Argentina, Uruguay, Perú y Guatemala. Los asistentes discutirán diversas visiones sobre las necesidades sociales y los modelos de negocio que pueden impactar de manera importante tanto a las comunidades como a las empresas. Van Eyle es uno de los 12 invitados que estarán presentes en el evento como ponentes o académicos que impartirán 10 sesiones a los 56 equipos de trabajo multiculturales. En esta ocasión se celebrará la décimo cuarta edición de esta Semana Internacional, que desde 2007 aborda el tema de la Responsabilidad Social como tema central con el objetivo de lograr una mayor profundización y darle un carácter más sólido, así como fortalecer el vínculo entre la escuela de negocios mexicana con otras instituciones de países desarrollados.

Efectos psicológicos de la guerra al narco

Raúl Tortolero

Es absurdo que midamos la gravedad de una guerra por el número de muertos que arroja, sean quienes sean. Hoy algunos conteos suman ya cerca de 50 mil asesinados en lo que va del sexenio. Un sólo asesinato ya es demasiado, y claro, que haya 50 mil es signo no sólo de un país depredado por la egolatría del crimen, sino de que el Estado ha perdido hace mucho el monopolio de la violencia legítima que debería ostentar. Pero, por supuesto, detrás de los 50 mil muertos hay millones de daños que no han sido publicados. Si ha sido posible que 50 mil personas mueran en este país es porque antes han muerto, perdieron vigencia, criterios, apreciaciones, acuerdos, costumbres, pactos, valores, que servían como referente para mantener un país en concordia, en paz.

Los 50 mil muertos no han sido asesinados por un solo cártel, o por las autoridades. Un cruce extraordinario de luchas de poder territoriales ha hecho posible este caos. No nos engañemos: la sociedad mexicana es la que ha creado las condiciones de este fenómeno agobiante y penoso. Así que el problema de fondo no está ciertamente ubicado en los cárteles, ni en los gobiernos, sino en el seno de la sociedad mexicana. ¿En dónde?

Si tuviéramos una guerra entre el gobierno y una poderosa guerrilla, todo podría explicarse en términos de dos pensamientos opuestos, de dos roles, de dos modelos de vida que chocan entre sí, y que reciben apoyo -uno y otro- de la sociedad de forma parcial.

Pero ése no es nuestro escenario. Aquí, por decirlo de manera maniquea, reduccionista, pero bien clara al fin, se trata de una supuesta guerra “entre el bien y el mal”…

Sólo que hay un problema. Que el representante en esta obra de teatro del “bien”, está bastante infiltrado, mezclado, con el “mal”. Y que el “mal” está compuesto, en un porcentaje altísimo, por gente que en teoría representa al “bien”, como políticos, diputados, gobernadores, jueces, ministerios públicos, policías, empresarios, taxistas, estudiantes…

Por eso es que esta guerra no termina. Porque pelea gente “buena que no es tan buena”, contra “gente mala que no es tan mala”… Es una paradoja real del México actual. Es una guerra, como todas, fraticida. Nadie es ejemplo de una moral bien clara. Nadie representa el bien de forma auténtica. La crisis empieza por los gobernantes. Sin duda.

Los cárteles representan la especialización del beneficio para unos pocos, a costa de quien sea, a costa de los enemigos particulares, a costa de la sociedad en su conjunto y del bien común. Son proyectos del egoísmo en su máxima expresión de violencia. Exactamente como un virus agresivo que podría llegar a aniquilar el cuerpo que habita.

Pero si hay gente que se une todos los días a un cártel-virus, es porque la sociedad-cuerpo ha descuidado su formación, su educación, su integración.

Sólo quienes jamás tuvieron oportunidad de integrarse a una conciencia de comunidad, que les apoya y que ellos apoyan, son “carne” para los cárteles. Esta situación es cotidiana, lo cual habla de un claro fracaso de los mexicanos como unidad.

Si hay 50 mil muertos en esta guerra, y este número es la punta del iceberg, la punta visible, la cara impresentable, podemos calcular lo que no es aparentemente tan notorio, los daños comerciales, educativos, políticos, sociales, y sobre todo, psicológicos, del peor evento en México en décadas.

Creo que nadie aún ha hecho el corte de caja más allá de los muertos. Pero me queda claro que esta guerra, que está lejos de terminar, dejará cicatrices, traumas, por décadas. Sólo pensemos en los miles de cierres de negocios en al menos 10 entidades, el cierre de escuelas en ciudades importantes y turísticas, los huérfanos de cientos de familias de las Fuerzas Armadas, los huérfanos de miles de policías federales, estatales y municipales, los huérfanos de víctimas “colaterales” inocentes, los inocentes huérfanos de los sicarios, las viudas de todos los asesinados, las familias que no conocen el paradero de sus desaparecidos, los periodistas asesinados, sus familiares, amigos y compañeros, y además, las lesiones graves a la libertad de expresión, la desconfianza en las policías, en gobernadores, secretarios estatales, procuradores, ministerios públicos, los diputados, en los alcaldes, regidores, síndicos… los desplazados a otros estados o países… la fuga de capitales…

Y más aún, los daños psicológicos a toda la gente de bien. El sentimiento de inseguridad al caminar por las calles, al viajar en camiones en las urbes, en taxis que quizá sean narcomenudistas o “halcones”, al usar cajeros automáticos, al ir a una disco o antro… al rondar por la colonias en las noches, las sospechas y el miedo a los boleros, a los meseros, a las prostitutas, a los cajeros… a los vehículos con vidrios polarizados, sin placas… el miedo simplemente a toda camioneta de lujo, a las Hummers, a las Cheyenne, a las Lobo, a las Suburban… a viajar en carretera…

El miedo bien fundamentado y razonable a ir a Acapulco, Chilpancingo, a Cuernavaca, a Torreón, a Saltillo, a Monterrey, a Cd. Victoria, Matamoros, a Cd. Mante, a Reynosa, a Tampico, a Chihuahua, a Cd. Juárez, a Culiacán, a Mazatlán, a Badiraguato, a Los Mochis, a Tijuana, a Veracruz, a Zacatecas, Valparaíso, Fresnillo, Calera, San Luis Potosí, la Huasteca completa, Monterrey y municipios conurbados, a Huixquilucan… a Michoacán completo…y un largo etcétera.

Miedo a ir a la escuela… miedo a ir al trabajo… miedo a conocer gente nueva… miedo a que cualquiera sea narco, lavador de dinero… miedo a ser secuestrado, extorsionado, a ser mutilado, a sufrir una violación, a ser involucrado en un crimen… miedo a que se cumplan las amenazas de los extorsionadores, miedo a que explote una bomba en el transporte público, en un mall, miedo a que los políticos resulten narcos… miedo a que nuestros hijos se enreden con el mal… a que “levanten” a nuestros hijos, hasta por error…

El índice de consultas psicológicas y psiquiátricas a raíz de esta guerra ha crecido en todo el territorio. El miedo, la angustia, la zozobra, la depresión, la desconfianza, la falta de esperanza, de fe, de entusiasmo, de expectativas, de seguridad… la irritabilidad, el insomnio, la neurosis, la psicosis… ¿Qué hace el gobierno para contrarrestar todo este descompuesto panorama de la psicología de la población?

Acabar con el narco es obvio que no es una cuestión sólo de desarticular a numerosos grupos armados. Ni siquiera es sólo un asunto de combatir sus finanzas y dejarlos fuera de combate, sin dinero.

Hay aspectos profundos mucho más atrás de la operatividad de los grupos del crimen organizado. Que no se están atendiendo. Y no son sólo, claro está, pertinencia de los gobiernos, sino de las familias, de las escuelas, de las iglesias, de las ong´s, de las sociedades de vecinos, los sindicatos, los partidos políticos, de los artistas, de las televisoras y sus programas, de los medios en general, de los escritores y periodistas… de todos un poco, o un mucho, pero de todos al fin…

En el fondo, el concepto clave es combatir el egoísmo, el beneficio individualista o de grupo, por encima del bien colectivo, del bien común. Para echar atrás este acendrado pensamiento, habrán de hacer falta ejemplos heroicos, mártires incluso, que estén dispuestos a sacrificarse, por el bien común. Personas simples y sabias, sin asomo de duda sobre su actitud, gente sin mancha, gente impecable, generosa, buena, elevada… Gente austera, transparente, sencilla, educada, generosa, noble…
Ellos serán, sin duda, a la postre, los nuevos héroes de la Patria. Brillarán, anónimamente en su mayoría, por encima de este muladar.

Porque, por ahora, este país ha dejado de ser habitable…

Los muertos de Veracruz

Andy Novell F.

Aún no se cumple un mes y en Veracruz se han sumado más de 96 ejecuciones del crimen organizado con el mismo modus operandi de tortura y asfixia, por parte del grupo criminal del cártel de Jalisco Nueva Generación.

Hemos escrito en distintas ocasiones lo que se hace en el estado de Veracruz para esconder los cadáveres de las personas ejecutadas; otra más nos la comentó un mando de la Armada de México, el pasado viernes en su hangar del Aeropuerto Internacional de la ciudad de México.

Durante el interrogatorio a los ocho detenidos del cártel de Jalisco Nueva Generación, éstos confesaron que había tres casas de seguridad, al llegar a una descubrieron que varios policías estatales ya habían levantado los muertos, al verse rodeado los elementos policiacos no tuvieron más remedio que darles la información correspondiente, a pesar de que el Ministerio Público del estado señaló “son delitos del fuero común”.

Ahora resulta que las ejecuciones múltiples generadas por el crimen organizado, son de índole común; ahora resulta que las autoridades federales no pueden intervenir en este tipo de asuntos para investigar y dar con los responsables.

Una vez entregada la información y sobre todo verificarla, las autoridades de la Armada de México decidieron intervenir las frecuencias de todas las corporaciones policiacas del estado, para evitar sorpresas como las del jueves pasado donde por instrucciones de las propias cabezas del gobierno veracruzano se decidió ocultar las ejecuciones.

Hoy se ha establecido una nueva estrategia de las fuerzas federales en el estado que gobierna Javier Duarte, esta estrategia es la de infiltrase en las corporaciones policiacas para detener a todas aquellas autoridades que estén dentro de los Zetas o La Nueva Generación.

A partir de este día inicia una nueva batalla en Veracruz, ahora es de las autoridades federales en contra de las autoridades estatales y municipales a quienes deben de revisar, investigar y detener; debido a que “nos están metiendo el pie en el trabajo” como lo refirió el mando naval.

Inteligencia naval está trabajando en dos ejes fundamentales en el estado. Uno, ubicar las zonas donde los policías y narcomenudistas llevan a cabo las negociaciones y cobros de piso que se realiza a diario en el estado.

Dos, rescatar o confiscar una lista de nombres de supuestos narcomenudistas al servicio de los Zetas que fue entregada por policías ministeriales al cártel de Jalisco Nueva Generación para que sean ejecutados, en dicha lista de acuerdo a la información filtrada por un agente ministerial de Veracruz, se encuentran también policías estatales y municipales; además de las direcciones y lugares donde pueden ser ubicados.

Las tácticas de inteligencia naval, darán resultado en los próximos días de acuerdo a lo comentado, pero en este caso son las propias autoridades del estado las que están interfiriendo para evitar que se lleven a cabo dichas indagatorias.

Poco a poco se está descubriendo que hay grandes vínculos del crimen organizado con funcionarios del gobierno estatal y municipal en Veracruz a cambio de dinero o de amenazas contra sus familias para que participen en las actividades ilícitas.

La advertencia por parte de la Armada de México ya está hecha, “no van a poder con nosotros”, esa es una advertencia que debe hacer temblar a todas aquellas personas que tratan de ocultar lo que pasa en Veracruz. O qué, el gobierno de Javier Duarte va a tratar de sacar una ley para evitar que las fuerzas armadas federales no intervengan sus comunicaciones.

Por cierto hablando de la Armada un dato que no se difundió este fin de semana en Saltillo, Coahuila, sobre un enfrentamiento entre elementos de la Armada y sicarios a plena luz del día en una colonia popular. Solo un medio local fue el que difundió la noticia: “un elemento de la Marina, se quitó el chaleco antibalas para ponérselo a un niño que se encontraba en medio de la refriega”, así destacó este medio local la labor del llamado héroe anónimo. Un elemento que arriesgó su vida por salvar la de un menor; aquí no escucho esas voces de los defensores de los derechos humanos o de aquellos que piden que salgan los soldados y la Marina de las calles, esto solo es parte de la doble moral que se vive en México.

¡Gana USD con Neobux, prueba la nueva sección de ENCUESTAS!