GANA BITCOINS RAPIDO Y FACIL

sábado, agosto 15, 2009

Bajo la chistera

Teodoro Rentería Arróyave

En esta sorprendente visión contradictoria entre el presidente Felipe Calderón Hinojosa y su colaborador encargado del despacho de Hacienda y Crédito Público, Agustín Carstens Carstens, sobre la situación del país, no nos vayan a salir en los prolegómenos de las elecciones presidenciales que de manera mágica todo está arreglado y que el país va por el camino correcto del desarrollo.

Tal parece que por ahí va el meollo de la por ahora supuesta estrategia, ya que no es posible aceptar y mucho comprender tales posiciones encontradas de los personajes más altos en cuanto a la definición de la política económica del país.

Precisemos: por una parte el titular de Hacienda asegura que estamos sumidos en el peor shock económico de los últimos 30 y su jefe huésped de Los Pinos afirma que las adversidades han hecho a México más fuerte y por lo tanto seremos testigos, palabras más, palabras menos, de un nuevo milagro mexicano.

El diccionario nos explica que chistera es la cesta que usan los pescadores y también es un sombrero de copa de color negro que han hecho célebre los magos o lo ilusionistas para aparecer o desaparecer cosas o animalitos, de ahí el término de “se la sacó de debajo de la chistera”.

Todo hace pensar que por ahí va el asunto. Si México está sumido en el peor shock de los últimos 30 años, de dónde se saca el dinero, más de 13 mil y medio millones de dólares para invertirlos en una nueva refinería y para modernizar otra, y es pregunta.

Ahora también sabemos por que se lanzó a la arena de la lucha pública a los estados de Hidalgo y de Guanajuato con gobiernos de diferente signo político, el primero priísta y el segundo panista, para obtener la sede de la nueva refinería, cuando de antemano el gobierno calderonista había decidido que fuera el municipio hidalguense de Tula.

Fácil, para justificar la esplendida compensación al perdedor guanajuatense panista con una inversión de más de 3 mil millones y medio de dólares que destinarán para la modernización de la refinería de Salamanca.

En plena euforia por el triunfo de la Selección Mexicana sobre la de Estados Unidos, el director general de Petróleos Mexicanos salió a la palestra para dar a conocer la decisión gubernamental de que será en Tula, Hidalgo, donde se construya la nueva refinería de la paraestatal, tras la puja que esta entidad protagonizó con Guanajuato y también de la compensación del gobierno federal panista al gobierno estatal blanquiazul.

Al mismo tiempo el presidente Felipe Calderón Hinojosa se curaba en salud al asegurar que “México no puede ser mejor debido a la corrupción”, al sentenciar que las trampas han frenado el desarrollo de nuestro país por décadas. Nuevamente las acusaciones sin nombres y sin pruebas.

Debemos de estar muy atentos de lo que nos depara la chistera, perdón, el destino, porque todo hace pensar que por ahí hay guardaditos para que en los prolegómenos de los comicios presidenciales del 2012, insistimos, de una chistera salgan los recursos para impulsar el desarrollo del país; no hay otra explicación porque de la nada, de la catástrofe económica en la que dice estamos sumidos el secretario Cartens, sólo por magia pueden salir inversiones millonarias y en dólares.

*** IMPORTANTE *** Revoluciones es un proyecto de información alternativa sin fines de lucro, para mantenernos en línea requerimos de tu apoyo. Puedes ayudarnos haciendo un deposito bancario, por mínimo que sea, hazlo en el banco HSBC, al número de cuenta 6271254999 a nombre de Samuel R. García o en transferencia electrónica abonando al número Clabe: 021180062712549990. Gracias.


La reforma del sistema de salud necesita un héroe

Amy Goodman*

Escuche. Imaginemos la siguiente escena. Estados Unidos, 2009. Dieciocho mil personas murieron en un año, un promedio de casi 50 al día. ¿Quién los está eliminando? ¿Qué los está matando?

Para investigarlo, el presidente estadunidense Barack Obama podría verse tentado a llamar a Jack Bauer, el agente de inteligencia inescrupuloso de la exitosa serie de televisión 24, que siempre emplea la tortura y una serie de otras tácticas ilegales para ayudar al mandatario a combatir el terrorismo. Pero el terrorismo no es el culpable aquí.

Es la falta de asistencia médica adecuada. Entonces, quizá la solución del presidente no sea Jack Bauer, sino el actor que interpreta ese papel.

El protagonista de 24 es representado por Kiefer Sutherland, cuya familia tiene conexiones muy fuertes con la reforma del sistema de asistencia médica en Canadá. Sutherland es nieto del fallecido Tommy Douglas, el político canadiense pionero a quien se le atribuye la creación del moderno sistema de asistencia de salud canadiense. Cuando era joven, Tommy Douglas casi pierde una pierna. Su familia no podía pagar el tratamiento, pero un médico lo atendió en forma gratuita, con la condición de que sus estudiantes pudieran observar. De adulto, Douglas vio el impacto de la pobreza generalizada provocada por la gran depresión. Entrenado como pastor de la iglesia, tenía un estilo de oratoria popular.

Incursionó en la política, y formó parte del partido Federación Cooperativa del Commonwealth. Tras varios años en el Parlamento, lideró la decisiva victoria de su partido en la provincia de Saskatchewan, que llevó al poder al primer gobierno socialdemócrata de América del Norte.

Douglas se convirtió en gobernador de Saskatchewan y fue pionero en la implementación de políticas progresistas allí, como la expansión de los servicios públicos, la sindicalización y el seguro público de los automóviles. Pero la mayor batalla de Douglas, por la cual es más recordado, es la creación de un seguro de salud público universal, denominado Medicare, que fue aprobado en Saskatchewan en 1962 y garantizó asistencia médica para todos los habitantes. Los médicos de la provincia hicieron una huelga que duró 23 días y que contó con el apoyo de la Asociación de Médicos de Estados Unidos. A pesar de la oposición de la industria, el programa Medicare de Saskatchewan fue tan exitoso y popular que fue adoptado en todo Canadá.

Tommy Douglas dijo: "La medida del valor de un gobierno no es solamente el producto nacional bruto, tampoco el equilibro de la balanza internacional de pagos, no está solamente en la cantidad de reservas de oro. Seguramente el valor de un gobierno está en lo que hace por su gente, la medida en que mejora su calidad de vida, mejora la asistencia de salud, les da mejores medidas de seguridad, mejores estándares de valores morales. Eso es lo que hace grande a una nación".

Mientras Tommy Douglas luchaba por el sistema de salud en Canadá, una batalla similar se libraba en Estados Unidos. Esa batalla tuvo como consecuencia la aprobación de los programas Medicare y Medicaid, que garantizaron cobertura médica a los ciudadanos de tercera edad y a los pobres, a través de un sistema de pagador único.

Rush Limbaugh, Glenn Beck de Fox News y grupos financiados por la industria de los seguros están alentando a la gente a que interrumpa las reuniones con miembros del Congreso en las sedes de los gobiernos locales. Algunos de los enfrentamientos se han tornado violentos, o al menos amenazadores. Fuera de un evento encabezado por el presidente Obama en Portsmouth, New Hampshire, un manifestante con una pistola atada a la pierna llamó la atención con un cartel que decía "Es hora de regar el árbol de la libertad". La cita completa de Thomas Jefferson, que no fue incluida en el cartel, prosigue así “…con la sangre de los tiranos y de los patriotas”. Rush Limbaugh dice que 24 es uno de sus programas preferidos. Hasta visitó el set de filmación. Rush debería aprender del actor que representa a su héroe, Jack Bauer. Limbaugh y su séquito pueden descubrir que la verdad no es tan satisfactoria como la ficción.

En 2004, un encuesta realizada por la Canadian Broadcasting Corporation nombró a Tommy Douglas "el canadiense más grande" de todos los tiempos. En una manifestación en el año 2000 contra los esfuerzos por echar atrás el sistema de Medicare en la provincia de Alberta, Kiefer Sutherland defendió el sistema público de pagador único de Canadá.

Dijo: "El sistema de asistencia médica privada no funciona. Estados Unidos está intentando cambiar su sistema. Es demasiado caro conseguir asistencia médica total en Estados Unidos. ¿Por qué razón vamos a emular su sistema aquí?", se preguntó Sutherland. Y continuó: "Considero que es un tema humanitario. Éste es un tema sobre lo que está bien y lo que está mal, lo que es decente y lo que no". Quizá Jack Bauer pueda ser nuestra salvación.

*Denis Moynihan colaboró en la producción periodística de esta columna.

© 2009 Amy Goodman

Je je je !



*** IMPORTANTE *** Revoluciones es un proyecto de información alternativa sin fines de lucro, para mantenernos en línea requerimos de tu apoyo. Puedes ayudarnos haciendo un deposito bancario, por mínimo que sea, hazlo en el banco HSBC, al número de cuenta 6271254999 a nombre de Samuel R. García o en transferencia electrónica abonando al número Clabe: 021180062712549990. Gracias.


Contra los de a pie todo el abuso del poder

Álvaro Cepeda Neri

La nave estatal, sin timón y sin más capitán que el siniestro Garfio (caricatura hecha realidad) representado por la delincuencia y que lo de organizada ha de ser porque, con sobornos, homicidios y amenazas, se ha apoderado del control del país, mientras algunos responsables de combatirlos han desertado y sirven como sicarios de esa criminalidad, acusa que somos una Nación al garete.

Y estamos navegando en el mar de sangre que ha producido el enfrentamiento de narcotraficantes armados hasta los dientes, y soldados con policías que luchan desigualmente contra el terrorismo desatado por las mafias que tienen todo el dinero de mundo para sostener su desafío.

No solamente ese motín a bordo es el único problema. Resulta que todas las instituciones gubernamentales, diariamente nos salen con que tienen crisis. Pemex se hunde en desbarahustes por excesos sindicales y, lo que es peor, su pésima dirección empresarial, una vez que desde 1946, a partir del alemanismo, hasta el calderonismo (remember los contratos de Mouriño) no ha dejado de extraer todo el petróleo que nos “escrituró el diablo”, hasta casi dejar exhaustas las reservas, utilizando sus multimillonarias ventas para solventar gastos del presidente en turno y dejar que no pocos contratistas se hayan enriquecido y sigan haciéndolo al amparo de la corrupción.

Son demasiados los males de la Nación, causados por los gobernantes y sus complicidades con el sector privado: impunidad total para la élite política, administrativa, gubernamental y paraestatal. Denegación de justicia con abusos del poder como en el caso de las tres indígenas, ya para recibir sentencia penal, por acusación y consignación de la PGR, por el juez del Cuarto Distrito, con sede en Querétaro.

Dice Medina Mora que ellas secuestraron a seis agentes de la AFI, quienes habían ido a un tianguis, atendiendo una llamada anónima, para verificar si las indígenas vendían droga. No encontraron nada, pero al revisar destruyeron bienes de ellas y otras comerciantes.

De los seis agentes, uno se quedó voluntariamente con las indígenas, mientras los restantes cinco fueron por el dinero para pagar los daños, lo cual se hizo por una cantidad de 70 mil pesos. El agente que se había quedado para garantizar ese pago, con el resto, después denunciaron que habían sido secuestrados. Y es hora que Jacinta Francisco marcial, Alberta Alcántara Juan y Teresa González Cornelio, están a punto de recibir sentencia.

Se trata de un abuso judicial contra esas tres indígenas que solamente defendieron sus derechos y que, sin armas ni algo más, convinieron con los policías de Genaro García Luna y Luis Cárdenas, el pago de los daños. Pero en este país a los de a pie toda la carga de los de a caballo. La caballería de la AFI y la PGR han descargado todo el abuso de que es capaz el poder público. La CNDH ha enviado una recomendación a la PGR por ese abuso de autoridad. Pero las recomendaciones son para pitorreo de quien las recibe.

*** IMPORTANTE *** Revoluciones es un proyecto de información alternativa sin fines de lucro, para mantenernos en línea requerimos de tu apoyo. Puedes ayudarnos haciendo un deposito bancario, por mínimo que sea, hazlo en el banco HSBC, al número de cuenta 6271254999 a nombre de Samuel R. García o en transferencia electrónica abonando al número Clabe: 021180062712549990. Gracias.


Al borde de la quiebra, más de 70% de ayuntamientos del país

Andrea Becerril y corresponsales / La Jornada

El recorte al presupuesto ordenado por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, así como la disminución de asignaciones y de ingresos tiene al borde de la quiebra a 70 por ciento de los 2 mil 439 ayuntamientos del país, denunciaron asociaciones de presidentes municipales del PAN y del PRI. Exigieron al gobierno panista de Felipe Calderón actuar de inmediato y proporcionar los recursos necesarios.

En menos de un mes las alcaldías de México no tendrán dinero para pagar salarios, patrullar calles, recoger basura ni dar ningún servicio y "si no hay una pronta solución entraremos en un estado de ingobernabilidad", advirtió Cuauhtémoc Calderón Galván, presidente de la Asociación Nacional de Alcaldes de Acción Nacional (Anac).

El blanquiazul sostuvo que los municipios no tienen por qué pagar "todos los platos rotos de la crisis", pero la realidad es que siete de cada 10 están en virtual bancarrota

Por su parte, el presidente de la Federación Nacional de Municipios de México (Fenamm), Jesús Vizcarra, que afilia a mil 600 alcaldes priístas del país, presentó un diagnóstico similar y exigió también al gobierno federal reconocer la emergencia y ayudar a los ayuntamientos. Durante una reunión de esa federación, realizada en esta capital, se dieron datos de más de cien alcaldías ya en virtual quiebra financiera.

Vizcarra detalló que los gobiernos municipales enfrentan una caída superior superior al 20 por ciento del Fondo General de Participaciones, además de los recortes presupuestales y una disminución en la recaudación fiscal local, situación que podría empeorar en el último cuatrimestre del año, por lo que la mayoría no tendrá para pagar la nómina de su personal, lo que representa hasta 70 por ciento de los presupuestos locales, ni para proporcionar los servicios a la comunidad.

En el contexto del Programa de Formación Continua para Alcaldes electos realizado en el Centro Fox, Cuauhtémoc Calderón detalló que los municipios que están en quiebra "son los menores a 20 mil habitantes y aquellos donde las participaciones cubren los salarios y los gastos".

El también presidente municipal de Zacatecas detalló que sólo el municipio de Momax tiene un presupuesto anual de 10 millones de pesos y por el recorte "lleva dos quincenas que no paga sueldos", ni la luz de los pozos del agua potable.

Explicó que del recorte presupuestal de 85 mil millones de pesos ordenado por la Secretaría de Hacienda, 30 mil millones correspondieron a los municipios. "Estamos realmente pagando el 40 por ciento de lo que es esta crisis financiera y de manera proporcional sólo recibimos 7 por ciento del presupuesto total", recriminó Calderón Galván.

Insistió: "De no haber una solución pronta, entraremos en un estado de ingobernabilidad, en una situación donde los alcaldes desesperados no puedan cumplir con sus compromisos".

El representante de los cerca de 500 alcaldes panistas de México adelantó que solicitarán que la Federación no sacrifique las arcas locales porque "estamos enterados de dónde está el dinero, de dónde podemos fondear esta caída de participaciones".

Los recursos pueden salir, abundó, del Fondo de Estabilización de las Entidades Federativas, del seguro de garantía del fondo petrolero y del subejercicio de las secretarías de Estado, que en algunos casos es hasta de 90 por ciento. Ahí está el el dinero para rescatar a los cabildos, afirmó.

"Estamos confiados en la sensibilidad del presidente Calderón para que haya una respuesta clara y pronta", confió no sin antes exigir que la Federación y los estados incluyan a los municipios en los acuerdos políticos y financieros.

Igualmente, el dirigente de la Fenamm, Jesús Vizcarra, pidió que se recurra al Fondo Nacional de Estabilización, que se ha construido con recursos de todos los mexicanos, y tiene por objetivo, precisamente, ser utilizado en situaciones de crisis como la actual.

"Nos oponemos a la visión que antepone la salud de las cifras macroeconómicas a la salud de la gente que habita en nuestras ciudades", recalcó. Acompañado por los presidentes municipales de Chilpancingo, Héctor Astudillo y de Puebla, Blanca Alcalá, entre otros, dijo que han puesto en práctica medidas de austeridad, como evitar compras innecesarias e incluso reducir sus salarios, pero lo anterior no es suficiente.

En algunas entidades se han tomado ya algunas medidas. En Cuernavaca, el secretario de gobierno, Jorge Morales Barud, demandó al Congreso Local liberar los 40 millones de pesos del Fondo de Aportaciones Estatales para el Desarrollo Económico (Faede), con el propósito de que los 33 alcaldes morelenses liquiden los pendientes de la cuenta pública, los pasivos de obras públicas y proveedores.

No obstante, el representante de los 33 alcaldes, el perredista Efrén Villamil Demesa, afirmó que los 40 millones no van a ser suficientes para que liquiden sus deudas, pues todas las administraciones tienen problemas para pagar sus nóminas, y para ese rubro no se permitirá el uso de Faede.

En Querétaro, el gobierno estatal determinó destinar 163.5 millones de pesos como recursos extraordinarios a 17 de los 18 municipios de la entidad para que puedan solventar el gasto operativo hasta el 30 de septiembre próximo y concluir obras programadas, no así para el pago de liquidaciones de personal.

El alcalde panista de Mérida, César Bojórquez Zapata, informó que durante lo que resta de 2009 y por lo menos el primer semestre de 2010, no habrá ejecución de obras públicas importantes, "de relumbrón", a causa del recorte al presupuesto.

En contraste, a sólo tres días de terminar su gestión, el cabildo de Ecatepec aprobó otorgar una gratificación salarial al alcalde, regidores, síndicos y funcionarios de primer nivel como directores y subdirectores, pero sólo a los que "sean determinados por el presidente municipal", José Luis Gutiérrez Cureño.

Y el gobernador de Guanajuato, el panista Juan Manuel Oliva Ramírez, solicitó al Congreso la autorización para contraer deuda por 2 mil 500 millones de pesos.

Este viernes, el pleno del Poder Legislativo radicó a la Comisión de Hacienda la petición del Ejecutivo para contratar un crédito con la banca comercial. El año pasado los diputados autorizaron que Oliva Ramírez contrajera una deuda de 5 mil millones de pesos que se destinaría para obra pública, principalmente para autopistas y parques industriales.

Carlos García, Mariana Chávez, Luis A. Boffil, Javier Salinas Cesáreo y Rubicela Morelos, Cruz., corresponsales.

Informe del Inegi desmiente que "lo peor de la crisis ya pasó"

Carlos Fernández-Vega / México SA

Señal inequívoca de que "lo peor ya pasó" es el balance (oficial) que en materia de empleo y sobre el primer semestre de 2009 divulgó ayer el Inegi, del cual sobresalen los siguientes resultados: de junio de 2008 a igual mes del presente año el desempleo en el país se incrementó 48.44 por ciento, proporción equivalente a casi 772 mil mexicanos que se sumaron al ejército de reserva para totalizar 2.4 millones de personas en tan precaria situación; alrededor de 232 mil empleadores causaron baja, lo cual equivale a una caída de 10.7 por ciento; la tasa de subempleo llegó a 11.1 por ciento de la población ocupada, 61 por ciento más que 12 meses atrás; dos de cada tres mexicanos ocupados (64 por ciento) no tienen acceso a las instituciones de salud, y para redondear el escenario la tasa de ocupación en el sector informal de la economía llegó a 28.12 de la población ocupada (12.2 millones). Si a lo anterior se añade el triste panorama que se vislumbra para 2010, entonces queda claro que la célebre cuan repetitiva frase del inquilino de Los Pinos, citada al inicio de estas líneas, no es más que una rotunda tomadura de pelo.

Mientras el desafinado Calderón le hacía al mariachi en Montevideo, el Inegi divulgaba los resultados de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo al segundo trimestre de 2009, de la que se toma la siguiente información: en ese lapso la población ocupada sumó 43.3 millones mexicanos (27.1 millones hombres y 16.2 millones mujeres), monto inferior en 522 mil personas con relación al reconocido en el mismo trimestre de 2008, cuando se ubicó en 43.9 millones. Más de la mitad de la población ocupada (53.1 por ciento) se concentró en las ciudades más grandes del país (100 mil y más habitantes); en localidades rurales (menores de 2 mil 500 habitantes), 19.2 por ciento; en asentamientos de 15 mil y menos de 100 mil habitantes (urbano medio), 14.6 por ciento, y el resto de ocupados (13.1 por ciento) en localidades de 2 mil 500 a menos de 15 mil habitantes (urbano bajo).

Por sector de actividad, 5.6 millones de mexicanos (13 por ciento del total) se ocuparon en el sector primario; 10.4 millones (24.1 por ciento) en el secundario o industrial, y 27 millones (62.2 por ciento) en el terciario o de los servicios. El restante 0.7 por ciento no especificó su actividad económica. Los montos correspondientes que se presentaron en el periodo abril-junio de un año antes fueron de 5.8, 11.2 y 26.6 millones de personas, en el mismo orden.

Si se considera a la población ocupada en función de la posición que tiene dentro de su trabajo, el balance es que más de dos terceras partes del total (66.1 por ciento), esto es, 28.6 millones, son trabajadores subordinados y remunerados; 10 millones (23 por ciento) trabajan por su cuenta, sin emplear personal pagado; 2.8 millones (6.4 por ciento) son trabajadores que no reciben remuneración, y 1.9 millones (4.5 por ciento) son propietarios de los bienes de producción, con trabajadores a su cargo.

En el segundo trimestre de 2009 la población desocupada en el país se situó en 2.4 millones de personas y la tasa de desocupación equivalente fue de 5.2 por ciento, contra 3.5 por ciento en igual lapso de 2008. En las zonas más urbanizadas del país (100 mil y más habitantes) la tasa de desempleo abierto llegó a 6.4 por ciento, mientras en las de 15 mil a menos de 100 mil habitantes fue de 4.5; en las de 2 mil 500 a menos de 15 mil se ubicó en 4.2, y en las rurales de menos de 2 mil 500 habitantes se estableció en tres. Cifras desestacionalizadas indican que la tasa de desempleo a escala nacional se incrementó 0.70 puntos porcentuales en relación con la del trimestre inmediato anterior (5.56 contra 4.86).

Por otra parte, las entidades que durante el segundo trimestre de 2009 registraron las tasas de desocupación más altas fueron: Querétaro (8.1 por ciento de la PEA), Coahuila (7.8), Aguascalientes, Chihuahua y Nuevo León (7.2 cada una), estado de México (7.1), Distrito Federal (6.9), y Tamaulipas y Tlaxcala (6.4 en cada caso). Y con "menor" desempleo: Guerrero (1.6), Chiapas (1.9), Oaxaca (2.3), Veracruz (2.7), Yucatán (2.8), Campeche (3), Morelos (3.2), Nayarit (3.4) y San Luis Potosí (3.6).

Las rebanadas del pastel

Otra marca al tigre: “solicité un crédito-nómina a Santander y la ejecutiva me lo condicionó a la compra de un seguro de convalecencia. El contrato especifica que en los primeros tres meses, a partir de la compra del seguro, no debo presentar la enfermedad, en este caso el tumor. En marzo de 2006 empiezo con zumbidos en el oído, acudo a hospitales del sector salud y particulares. Me revisan los otorrinolaringólogos y sólo me recetan pastillas. Es hasta julio de 2006 cuando, a sugerencia de una especialista, el médico me pide los estudios de resonancia magnética, y allí aparece el "bicho". Después de la operación los estudios de patología indican que es un tumor benigno. En convalecencia me enjaretaron un seguro. Lo reviso, y entonces veo que el tumor benigno sí entra en la cobertura del seguro. Intentar cobrar el seguro ha sido un peregrinar. En la Condusef la persona conciliadora, antes de que yo pudiera replicar lo dicho por el abogado de la aseguradora, cortó la reunión, me dio un documento que yo no entendía para que lo firmaba, y enojada me dice: ‘va a firmar, o qué, porque estamos perdiendo el tiempo’. Y pues no lo firmé. Mapfre-Tepeyac argumenta prexistencia, porque la sordera ya existía antes de la contratación del seguro, pero en las cláusulas se especifica que prexistencia es ‘cuando se ha diagnosticado la enfermedad, se ha hecho algún gasto en medicamentos, existen evidencias, etcétera’. Y en mi caso es hasta que me toman las placas que el médico se da cuenta que es tumor y después hasta que patología entrega el estudio del ‘bicho’ que es benigno” (Ángel Santos Garcia Z., asantos_00@hotmail.com)... Una más: “hace 15 años contraté un crédito hipotecario en Udis con Banamex. El importe original fue de 100 mil pesos y me dijeron que en 10 años, máximo, quedaría saldado. Empecé pagando más o menos mil 300 pesos mensuales, y ahora pago 3 mil 300, con el agravante de que ahora mi saldo es de casi 400 mil pesos, es decir, una deuda impagable (como la de nuestro país), y menos tratándose de una persona como yo, que he llegado a los 75 años de edad. Por más que he tratado de razonar con Banamex ha sido imposible que ‘se compadezcan’ (estoy soñando) y me propongan algo que me permita pagar una cantidad razonable antes de que pase a mejor vida, o sea, de que fallezca. Según mis cálculos, he pagado más de 3 veces la suerte principal; sin embargo, ahora debo casi cuatro veces más del préstamo inicial” (Gabriel Gardea Villegas, gabgar111@yahoo.com).

Incentivos ocultos

Opinion invitada

Jose Alejandro Gonzalez


Tengo la fortuna de tener varios amigos que son economistas de profesión. Los economistas, por lo general, dicen tener una explicación racional y lógica para casi todas las cosas.

Y no todos los economistas están equivocados. De vez en cuando logran articular sus teorías de manera que el resto de nosotros podamos entenderlas y encontramos que, si bien no hay una fórmula exacta para predecir el comportamiento humano, sí existen factores que inciden en las decisiones que tomamos.

Claro que los factores que menciono no son todos de índole económica, ni su descubrimiento privativo de los economistas. Sin embargo, es la economía la ciencia que pretende -a través de distintas metodologías- explicar la toma de decisiones mediante la ponderación de los distintos factores que inciden en el actuar humano.

Es decir, llevado a un extremo, se puede decir que las decisiones que tomamos a diario están basadas en un cálculo consciente o inconsciente de costo-beneficio, donde el ser humano elige la opción que más le conviene según el cálculo realizado.

Por ejemplo, ¿ha pensado en el desayuno como un dilema? Desayunar, si se analiza detalladamente, no es una cuestión cualquiera.

La persona que aborda este aparentemente inofensivo problema tiene que analizar, primero, si cuenta con dinero o no para comprar mandado o para desayunar fuera. También debe comparar el costo en tiempo y esfuerzo de prepararse el desayuno, contra el mayor presupuesto que le requerirá tomar sus alimentos en un restaurante. Todo eso lo tiene que pensar y decidir aun antes de entrar al dilema de qué alimentos tomar, o si la decisión involucra a otras personas, lo que en sí puede llegar a ser otra novela.

Aunque no tomemos consciencia de ello, las decisiones que tomamos todos los días en cuanto a nuestros alimentos tienen un efecto claro e inconfundible en nuestro organismo y en los seres que nos rodean.

Pues bien, si lo anterior ocurre todas las mañanas sin darnos cuenta, otro tipo de decisiones se están tomando en la ciudad siguiendo un modelo similar de análisis costo-beneficio que repercute en la sociedad que vivimos.

Todos los días, los mexicanos evaluamos nuestro entorno de una manera consciente o inconsciente. Analizamos las posibilidades de salir adelante con éxito en nuestros quehaceres cotidianos y nuestros anhelos futuros.

Tratamos de entender nuestro ambiente y, basados en ese entendimiento -con sus inevitables limitaciones-, tomamos decisiones que en principio procuran nuestro bienestar.

Esa búsqueda egoísta de nuestro bienestar propio conlleva, según la máxima de Adam Smith, al bien común. Sin embargo, se ha demostrado que no basta la búsqueda egoísta del propio bienestar para asegurar el bien común. Se requiere de un árbitro que regule las ineficiencias del mercado y busque corregirlas. Ese papel por lo regular le corresponde al Gobierno.

Para intervenir en la toma de decisiones sin participar directamente en ellas, el Gobierno otorga incentivos para normar el criterio de sus gobernados e influenciarlos a tomar las decisiones que considera convienen más al bienestar general de su población.

Los incentivos pueden ser evidentes para cualquiera u ocultos tras una falsa apariencia que pretende disfrazar la realidad para los no iniciados. Nuestro Gobierno se empeña en proponer de los dos.

Por un lado ofrece incentivos morales, de ánimo a través de la publicidad, para respetar las leyes, votar, trabajar y pagar puntualmente los impuestos.

Por el otro, están los incentivos reales y ocultos que exhibe la autoridad en su actuar cotidiano y que impulsan al ciudadano a evaluar la conveniencia de pagar a tiempo, seguir las reglas o votar.

Escándalos de corrupción, balaceras, impunidad. Elija usted la nota que más le acomode.

En todas notará el mensaje de los incentivos que tiene nuestra autoridad: ellos ganan más como están. El problema lo tenemos usted y yo: ¿Le conviene más cambiar o seguir igual?

El autor es abogado por el TEC de Monterrey y maestro en Derecho por la Universidad de Nueva York.

*** IMPORTANTE *** Revoluciones es un proyecto de información alternativa sin fines de lucro, para mantenernos en línea requerimos de tu apoyo. Puedes ayudarnos haciendo un deposito bancario, por mínimo que sea, hazlo en el banco HSBC, al número de cuenta 6271254999 a nombre de Samuel R. García o en transferencia electrónica abonando al número Clabe: 021180062712549990. Gracias.