lunes, agosto 15, 2011

Policías asaltantes, ciudadanos indefensos

Miguel Ángel Granados Chapa

La casa donde viven el poeta chiapaneco Efraín Bartolomé y su esposa, así como el domicilio vecino de la doctora Patricia Magaña y de su hija, al igual que el de los padres de esta bióloga investigadora universitaria, fueron allanados con violencia en la madrugada del jueves pasado. A las cuatro y media de la madrugada, una banda de uniformados de negro, con el rostro oculto y portando armas largas, despertaron bruscamente a sus víctimas, fingieron buscar algo que justificara su cateo –en realidad un asalto liso y llano– y en no hallándolo se llevaron varias de sus pertenencias: la memoria de la computadora de la mujer de Bartolomé y un reloj propiedad de éste, un Omega Speedmaster Professional, que ha marcado las horas del escritor durante 40 años.

Apenas se retiraron los intrusos de las viviendas violadas sin explicación alguna, las víctimas llamaron a la policía. A media mañana del jueves, horas después del pedido de auxilio, ninguna autoridad llegó a prestar ayuda o a iniciar la investigación ministerial.

Nada explica y mucho menos justifica el atraco. Las víctimas hacen vida pública, tan normal como es posible en estos tiempos de necesidad y zozobra. Apenas el martes por la noche el poeta chiapaneco había sido figura central en la sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes, en la presentación de un libro sobre su trayectoria vital y literaria: Los versos y la sangre. Vida y obra de Efraín Bartolomé…, de Héctor Cortés Mandujano. No se les puede imputar relación alguna con la delincuencia organizada ni con organizaciones armadas de corte político. Así lo muestra el que la tropa asaltante se haya retirado sólo con su botín.

Pudo haber sido peor. Pudo ocurrir que se les “sembraran” drogas o armas y se les iniciaran cargos con base en esas evidencias falsas, si se quiere adobadas más tarde con el testimonio de un testigo colaborador que, con tal de recibir protección, sea capaz de emitir y suscribir lo que el Ministerio Público ordene.

Ese atroz fenómeno del ingreso militar o policiaco a domicilios de particulares indefensos se repite por toda la República y ha motivado a la Comisión Nacional de Derechos Humanos a emitir la Recomendación General 19, dirigida a autoridades federales (los secretarios de Gobernación, Defensa Nacional, Marina, Seguridad Pública, los procuradores General de la República y de Justicia Militar), a todos los gobernadores, y a sus respectivos secretarios de Seguridad Pública y procuradores, para demandar de todos medidas que pongan coto a las irrupciones de fuerzas armadas sin el mandamiento judicial.

La CNDH dice a los destinatarios de su recomendación haber “observado con suma preocupación que los cateos ilegales constituyen una práctica común de los elementos que integran los diversos cuerpos policiales y las fuerzas armadas en auxilio a las labores de seguridad pública. La suma de quejas recibidas y violaciones registradas motiva a este organismo a pronunciarse al respecto, con la finalidad de lograr que las autoridades ajusten su actuación en sus funciones de investigación, de persecución del delito, al marco constitucional y legal, con el fin de que se garantice el respeto a los derechos humanos”.

Tales intromisiones ilegales, agrega la Comisión, “constituye el inicio de una cadena de múltiples violaciones a los derechos humanos, en virtud de que además de transgredir el derecho a la inviolabilidad del domicilio, al ejecutar dichos cateos se ejerce violencia física y psicológica-emocional contra los habitantes de los domicilios que allanan; se realizan detenciones arbitrarias y con frecuencia se ocasiona un menoscabo en el patrimonio del ocupante del domicilio”, es decir, se roban sus cosas, como ocurrió con el escritor chiapaneco, cuyo caso mencionamos como ejemplo tristemente oportuno.

La CNDH no habla en abstracto, no lanza el resultado de cavilaciones especulativas. Se basa en el análisis de una cifra creciente de ese fenómeno aterrador, del que nadie puede sustraerse porque el día menos pensado cualquiera de nosotros podemos ser víctimas. De enero de 2006 al 31 de mayo de 2011, puntualiza la Comisión, ha tramitado casi 4 mil (3 mil 785 exactamente) expedientes de queja al respecto. El número crece año con año: de 234 quejas recibidas en 2006, la cifra en el año en curso casi se triplicará, pues sólo en los primeros cinco meses de 2011 se han registrado 422 quejas.

La Comisión no esperó que se acumulen las quejas para emitir la recomendación que sus destinatarios están obligados a admitir o rechazar. En esos años ha formulado 28 recomendaciones sobre casos particulares. Pero al investigar tales situaciones específicas ha encontrado un inadmisible patrón de conducta: “se irrumpe en el domicilio en busca de objetos ilícitos, se amenaza, lesiona y detiene a los ocupantes del lugar, se sustraen objetos de valor y/o dinero, alteran pruebas y, en muchas ocasiones, la autoridad justifica su actuación en una supuesta flagrancia, en una denuncia anónima o por el uso de instrumentos como el detector molecular GT200”.

Ese adminículo hace más vulnerables a los ciudadanos. Se trata de una herramienta de localización de drogas, armas y aun cadáveres enterrados bajo una construcción. Con base en la información que presunta o realmente aporta ese instrumento, los agentes policiacos actúan como queda dicho, cada vez con mayor frecuencia y cada vez en mayor número de lugares.

Después de fundar con rigor jurídico su documento, la CNDH recomienda a las autoridades federales y estatales, en general, siete medidas que se sintetizan en instruir a sus colaboradores y subordinados respecto a los derechos humanos; a emprender reformas que tipifiquen como delito los cateos ilegales, y a informar a tales funcionarios subalternos, y a los ciudadanos en general, sobre la inviolabilidad del domicilio. Sigamos con atención el curso de este documento, para que la opinión pública no permita que el mismo se limite a una denuncia y acaso a una expresión de buenos deseos.

En el caso particular de la colonia Torres de Padierna, ocurrido el jueves, la sociedad debe asimismo ser informada del motivo por el cual la policía preventiva o la ministerial de la Ciudad de México se abstuvieron de actuar. No admitamos que a la peligrosidad del asalto policiaco o militar se agregue la cómplice omisión de otras autoridades, cuya actitud deja en la total indefensión a la gente que, como usted y como yo, estamos expuestos a que nos caiga, no del cielo sino del infierno, una banda que se alegue representante del orden o ni siquiera se sienta obligada a informar de qué se trata.

Luna Ramos, “un priista empanizado”

Álvaro Delgado

Por su confesa pertenencia al Partido Revolucionario Institucional (PRI) y el acreditado patrocinio de Felipe Calderón, en pago por haberlo declarado ganador en la elección de 2006, Alejandro Luna Ramos encaja en la certera definición que de él hace el constitucionalista Raúl Carrancá y Rivas: “Es un priista empanizado”.

Luna Ramos es, desde el miércoles 10, el presidente del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), al que todavía se le suele llamar Trife, y encabezará nada menos que la calificación de la elección presidencial del 2012 y entregará la constancia de mayoría al ganador.

Es el único de los actuales magistrados que ya hizo lo mismo, tras la sucia elección de 2006, y que Calderón, en pago a ese comportamiento, instruyó a los senadores del Partido Acción Nacional (PAN) a impulsarlo como magistrado por una década y ahora, a punto de cumplir 70 años y próximo a casarse, a presidir el TEPJF.

El sello felipista y panista de Luna Ramos es inobjetable: El 30 de octubre de 2006, dos meses después de declarar ganador a Calderón, el PAN aprovechó la ausencia de varios priistas y perredistas en el Senado y logró designarlo magistrado para los siguientes diez años.

El PAN sumó al Partido Verde y al único senador de Nueva Alianza, Rafael Ochoa Guzmán, allegado de Elba Esther Gordillo, y por un solo voto –59 a 58– no dejó sin trabajo a Luna Ramos, porque esa votación desechó el criterio de que sólo debía concluir ese día el periodo del magistrado José Luis de la Peza, al que sustituyó por su muerte un año antes.

El propio presidente del PAN en ese entonces, Manuel Espino, reconoce que “el grupo de Calderón sí cabildeó y orientó esa decisión” en el Senado, como ocurrió, también, con su elección como presidente del TEPJF: Los magistrados panistas fueron sus impulsores.

Salvador Nava Gomar, exsocio de Roberto Gil Zuarth, secretario particular y cabildero de Calderón, y de Constancio Carrasco Daza, primo del panista Diódoro Carrasco, exgobernador priista de Oaxaca, votaron por Luna Ramos, lo mismo que Pedro Esteban Penagos, quien emplea en su ponencia a Francisco Belisario Luna Ramos, y Manuel González Oropeza, allegado a la corriente perredista Nueva Izquierda (NI).

Luna Ramos logró la presidencia aprovechando que María del Carmen Alanís frustró su propósito de reelección al perder el apoyo de Margarita Zavala y Manlio Fabio Beltrones por alinearse con Enrique Peña Nieto, y porque Flavio Galván Rivera quiso volver a ser presidente con su solo voto.

La carta de Beltrones era Pedro Penagos, pero no tenía ninguna posibilidad de triunfo sin el voto de Alanís y Galván, por lo que sumó a su paisano chiapaneco y hermano de su comadre Margarita Luna Ramos, ministra de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN).

El PRI no objetó a Luna Ramos, quizá porque es militante suyo o lo fue por lo menos hasta 1992, aunque uno de los expertos electorales de ese partido, Sebastián Lerdo de Tejada, dejó ver qué esperan de él: “Su principal reto será mantener la línea de objetividad que trazó la presidenta Alanís”.

Esa “línea de objetividad” de Alanís fue, por ejemplo, reunirse en su casa en secreto con prominentes emisarios de Peña Nieto, tras lo cual lo exoneró de la violación constitucional que hizo con descarada campaña de imagen en los estados donde había procesos electorales.

Luna Ramos, vale decir, votó en contra de esa exoneración, pero ya se verá cómo actuará en casos en los que Calderón tiene especial interés, el primero de ellos es el caso Manuel Espino que, con la nueva mayoría que se configuró, apunta a que será echado definitivamente del PAN…

Apuntes

Ernesto Cordero, a quien el gobernador Juan Manuel Oliva acarreó en 300 autobuses a miles de campesinos que regalaron tortas y refrescos para que aplaudieran en el Polifórum de León, vivió una macabra coincidencia: Arribó al aeropuerto de Silao, Guanajuato, en un Leartjet matrícula XA-VMC, la misma que tenía el avión en que murió Juan Camilo Mouriño, en noviembre de 2008. Este jet, que también ha usado Alonso Lujambio y Javier Lozano, secretarios de Educación y del Trabajo, es operado por Aerotransportes Huitzilin… Hoy lunes 15, luego de validar que recibió 4 millones 861 mil 295 de votos, equivalentes a 62.09% del total de los emitidos el 3 de julio, el Consejo General del Instituto Electoral del Estado de México entregó constancia de mayoría al priista Eruviel Avila. ¿Y el rebase de gastos de campaña, la intervención del gobierno de Peña Nieto, los operativos de defraudación? La absoluta impunidad. Eso, que en el Estado de México fue sólo un ensayo, se aplicará a nivel nacional, con todo y operativos policiacos contra familias capitalinas, como los que padecieron entre otras la del poeta Efraín Bartolomé, ante la complacencia de Marcelo Ebrard…

Precandidatura ominosa

Corderón y Caldero
Ni besos ni abrazos...
¡Que pase el agraciado!

Julio Hernández López / Astillero


Dado que, en caso de prosperar, constituirá la candidatura oficial de un grupo que en 2006 se hizo del poder mediante la abierta intervención del aparato gubernamental y a través de mecanismos de adulteración del proceso electoral, resulta particularmente ominosa la manera en que el calderonismo está construyendo, a marchas forzadas y sin mínimo cuidado de las formas políticas, la postulación presidencial del actual secretario de hacienda, Ernesto Cordero, personaje nada carismático, política e ideológicamente fofo, con facha de estar predispuesto a la manipulación de su jefe actual y con un evidente alto grado de dificultad para ser promocionado como genuina alternativa presidencial para el México de hoy.

Para empezar, Cordero corre en carriles sumamente polémicos, contrario su movimiento a principios éticos pero también susceptible de indagación y eventual castigo en el ámbito de los delitos electorales. Siendo secretario de hacienda, y en ejercicio de recursos públicos para sus traslados, actividades y protección, Ernesto Cordero aprovecha presuntas horas libres para realizar actividades de proselitismo partidista durante sus giras oficiales. Y, en sentido contrario, resta tiempo, atención y capacidad a sus tareas de secretario de hacienda (hoy tan importantes y trascendentes, en razón de la crisis mundial que se vive), por estar pensando y actuando como precandidato presidencial.

A ese evidente conflicto de intereses suma el impensado Cordero la descarada tarea de inflado desde cero que los gobernadores panistas están realizando en sus entidades, utilizando los programas sociales del gobierno federal como gancho persuasivo para llevar gente a los actos del precandidato desconocido, al mejor estilo del peor PRI: cargada, acarreo, tortas y refresco, pase de lista, castigo a los ausentes, funcionarios gubernamentales habilitados como operadores partidistas y dinero público para financiar esos actos. Este sábado le tocó a Guillermo Padrés, el gobernador de Sonora, echar el erario por la ventana para juntarle unas 6 mil personas en Hermosillo al todavía destanteado Cordero. Ayer fue en León donde el mandatario guanajuatense, Juan Manuel Oliva, se encargó de cumplir con las instrucciones centrales de arrimarle miles de presuntos simpatizantes al deslumbrado cachorro de Los Pinos que apenas unas horas después de darse esos baños partidistas se presentó en conferencia de prensa en la ciudad de México, ya habilitado como secretario de hacienda, para exprimir el cargo en términos de imagen personal, anunciando medidas y acciones sin mayor interés que el de posicionarlo como presunto heredero designado del poder felipista, en una cesión escenográfica mediante la cual el jefe formal, Felipe, deja los reflectores al delfín de apellido Cordero.

Contra esas maniobras de la dupla Corderón-Caldero se ha manifestado Santiago Creel, quien ayer fue a San Francisco del Rincón a buscar a su jefe de ayer y hoy, Vicente Fox, para trazar el camino de retorno del esposo de la señora Marta a la política panista, en específico al apoyo de quien fue su secretario de gobernación. Creel ha ido acerando su discurso, señalando una serie de circunstancias negativas que se ajustan a lo que están haciendo Felipe y Ernesto aunque sin citarlos por nombre. Fox y Creel quieren la revancha, pues en 2005 no pudieron quedarse con la postulación panista y debieron dar paso al rezagado Calderón que desde entonces recibió ayuda electoral de las brigadas Gordillo.

En la capital del país, Josefina Vázquez Mota realizó un peculiar informe de labores, enlistando avances logrados en la Cámara de Diputados como si provinieran de su iniciativa personal, siendo que muchos de ellos fueron empujados por PRI y PRD y siendo que el propio papel de la autora de Dios mío, hazme viuda por favor ha sido entre discreto, ausente y falto de compromiso real, atenta más la ex secretaria a no moverse en demasía para no generar olas que pudieran ahogar su hasta ahora imprecisa precandidatura, que igual puede servir para canjear posiciones federales a futuro (como lo hace el gobernador de Jalisco, imposible candidato que junta fichas para canjearlas en el casino 2012) o para ceder el paso a alguna propuesta femenina final del gerente Calderón.

En la vertiente poética de la política, Javier Sicilia encabezó una marcha a Los Pinos y el Senado, en demanda de que no se aprueben las reformas a la Ley de Seguridad Nacional actualmente a discusión. Además, se anunció que esta semana se reanudan los diálogos con el Poder Legislativo y se conminó a la delincuencia del horror a que deponga las armas y deje de actuar con crueldad y odio. En el camino, ese movimiento escuchó un coro proveniente de algunos de quienes participaban en un acto del colectivo No más sangre: ¡Ni besos ni abrazos acaban los balazos!

Astillas

De Laura de América a Felipe de México, en proceso descendente e inverso. En los prefabricados Diálogos consigo mismo (oficialmente denominados Ciudadanos), Calderón dice Que pase el agraciado y los participantes se pelean (es un decir) por felicitar al gran gobierno federal y sus excelentes programas a los cuales encuentran algunos detalles negativos que de inmediato son atendidos por el buen señor de Los Pinos... Santiago Creel dijo el sábado anterior a panistas de Lagos de Moreno que haberle puesto ese nombre al PAN sí tuvo razones gastronómicas. Relató que cuando él tenía trece años preguntó a Manuel Gómez Morín el sentido de las siglas del partido de blanco y azul pero, explicó Creel: Yo era un chamaco, pues no le entendí. Entonces se voltea y me dice: se me hace que no me estás entendiendo verdad; y le dije, don Manuel, no le entiendo y me dijo: Te lo voy a explicar de otra manera, le pusimos PAN al PAN porque México tiene mucha hambre (http://j.mp/qU1ED5 )... Y, mientras Cuauhtémoc Cárdenas asegura que el gobierno actual entregó el país a Estados Unidos, ¡hasta mañana, en espera de los siguientes diálogos del carrusel, dentro de dos semanas con Carpizo-UNAM!

Actividad de la CIA y la DEA en el país no vulnera soberanía: Blake

Apro

El secretario de Gobernación, Francisco Blake Mora, sostuvo que la cooperación internacional en materia de seguridad no vulnera la soberanía nacional ni el orden constitucional del país.

Al ser cuestionado sobre la presencia de agentes estadunidenses de la CIA y la DEA (agencias Central de Inteligencia y contra las Drogas, por sus siglas en inglés) en México, aseguró que ésta se da en un marco de plena legalidad y cumplimiento a lo acordado en los tratados internacionales, los cuales se basan en lo que dicta la Constitución mexicana.

“De manera tal que la cooperación y la coordinación internacional vienen a asegurar los esfuerzos que el Estado mexicano hace en materia de seguridad y, por supuesto, a consolidar nuestra soberanía como Estado mexicano; se hace con el respeto de las jurisdicciones y de las leyes de los países y de las naciones”, recalcó.

“Así es que el tema en materia de cooperación internacional ni vulnera ni transgrede el orden constitucional en nuestro país”, garantizó.

Así mismo, el funcionario federal, quien vino a Yucatán para asistir al informe del presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, el priista y yucateco Jorge Carlos Ramírez Marín, destacó que en materia de seguridad los esfuerzos del gobierno de Felipe Calderón se centran en cinco componentes fundamentales.

Sostuvo que “la presencia de la fuerza del Estado, ahí donde se expresa la violencia, el desmantelamiento de las bandas del crimen organizado y, por supuesto, también el poder recuperar el tejido social, la cooperación internacional, entre algunos aspectos fundamentales en la lucha por la paz y la tranquilidad en nuestro país, ayuda a consolidar la soberanía del Estado mexicano”.

Por otra parte, Blake Mora urgió a los legisladores federales a retomar el diálogo a fin de destrabar las reformas estructurales que están pendientes de aprobación, como la laboral, la política y la de Seguridad Nacional, entre otras.

Reconoció avances en el trabajo legislativo, como las reformas a las leyes de Derechos Humanos, de Amparo y la de Migración.

“Sin embargo, hay una agenda todavía pendiente por resolver, yo tomo el propio llamado que ha hecho el presidente de la Cámara de Diputados para que a través del diálogo, de la comunicación, se siga trabajando sobre proyectos que aún quedan pendientes”, destacó.

Impaciente realidad

El peligro verdadero
Pobreza en ascenso

Carlos Fernández-Vega / México S.A.


En espera de acontecimientos contundentes para actuar, el inquilino de Los Pinos y su gabinetazo repiten la fracasada estrategia de 2008: sólo hasta que algo pase tomarán medidas –escasas y tardías, desde luego– para intentar paliar el impacto de la nueva sacudida económico-financiera. Pero la realidad no tiene paciencia, y en 2011 México corre el riesgo de registrar peores consecuencias que las de aquel año. De hecho, la presencia de una nueva crisis económica representa un verdadero peligro para el país, sobre todo en términos sociales, ya que estos indicadores se encuentran en niveles preocupantes que reflejan la alta vulnerabilidad de la población ante cualquier eventualidad negativa para la economía.

Tal es el análisis del Centro de Investigación en Economía y Negocios, que preside José Luis de la Cruz Gallegos, no sin subrayar que un mercado laboral débil, un mercado interno sin fuerza, un sector financiero volátil y dependiente, así como el creciente número de personas en la pobreza, aumentan la sensibilidad de México ante una nueva crisis económica, en particular porque el país se encuentra en una posición de menor fortaleza que la observada frente a la crisis de 2008.

El mercado laboral presenta condiciones sociales de mayor degradación en cuanto acceso a salud, prestaciones, economía informal y carencia de contratos. Todo ello constituye un retroceso con respecto a 2008. Tal mercado presenta un escenario de precariedad significativa, con una tasa de desocupación de 5.2 por ciento en el segundo trimestre de 2011; 29.8 millones de personas ocupadas sin acceso a la salud; 3.7 millones no reciben ingresos; 5.9 millones ganan a lo mucho un salario mínimo; 14.3 millones laboran sin contrato, y 10.4 millones reciben a lo más entre uno y dos salarios mínimos. La situación se torna aún más preocupante al analizar los índices de personal ocupado, remuneraciones medias reales por hora hombre trabajada y horas hombres trabajadas.

La precariedad del empleo representa un problema estructural, situación que no tiene una solución en el corto plazo y que, por el contrario, avanza y representa un elemento más en un escenario de desaceleración de la economía mexicana que, de cimentarse sin atender previamente la debilidad del mercado laboral y la vulnerabilidad de la población en general, implicaría la exacerbación de la inestabilidad social, apunta el CIEN. La mayor parte de la población ocupada se encuentra en alguna de las circunstancias señaladas, es decir, trabaja en condiciones inestables. Alrededor de 16.4 millones de mexicanos cuentan con un ingreso igual o inferior a dos salarios mínimos, por lo que a pesar de estar ocupados la remuneración que perciben no es suficiente para mantener una familia, de tal manera que tener empleo no garantiza estar fuera de la línea de pobreza.

Al cierre del segundo trimestre de 2011 las cifras de ocupación en la economía informal crecieron con respecto al mismo periodo del año anterior, lo que evidencia la incapacidad del sistema productivo para generar empleo formal bien remunerado y con prestaciones de ley. La pobreza se traduce en una falla estructural del modelo económico, incapaz de generar riqueza y distribuirla de manera equitativa. La desigualdad implica concentración del poder económico, social y político, es un desequilibrio que afecta la capacidad de generar consensos que terminen por beneficiar a la mayor parte de la población. En un país donde el flagelo de la pobreza no se puede contener, también se tiene la implicación de que el mercado laboral no es un mecanismo de movilidad social, es decir, una manera de superar las condiciones de marginalidad en las que se encuentra la población. Si no es a través del empleo y los salarios, difícilmente se puede evitar el avance de la pobreza. Dicho escenario sirve para describir la situación que se vive en México, donde el gasto de gobierno destinado al desarrollo social solamente represente un paliativo para el cáncer que constituye la pobreza. No lo resuelve, únicamente ayuda a mitigar el dolor.

Si se atienden los argumentos presentados oficialmente, durante los últimos años los niveles de pobreza se incrementaron debido a la crisis que vino de fuera. Pero ese argumento es parcial, pues deja afuera otras razones que explican el suceso: el bajo crecimiento que la economía mexicana ha exhibido también es atribuible a la debilidad del mercado interno. Además, la reactivación económica no alcanza por igual a las empresas ni a la sociedad. En México el sector exportador mantiene un desempeño superior al promedio nacional y con ello ha estado en posibilidad de generar empleo. La nota discordante es que ha sido con base en remuneraciones cada vez de menor valía y con horarios de trabajo más extensos. El cuestionamiento es sobre qué pasará si se detiene el motor externo, si la economía de Estados Unidos entra en una fase de desaceleración, o peor aún, en una recesión. Lo anterior no es algo que esté lejos de suceder: la actividad industrial ya ha comenzado a dar signos de ello, particularmente en la manufactura. Hasta el primer semestre del año esto también puede observarse en México, que al ser una economía dependiente no puede aislarse de lo que suceda en el epicentro.

La turbulencia financiera reciente, propiciada por el problema de la deuda estadunidense, se coloca como espada de Damocles sobre el futuro económico y social del país. Si se exacerba la desaceleración por la mayor volatilidad, el impacto en México sería considerable, y reducido el margen de maniobra para la política económica. Al caer el precio del petróleo y disminuir la recaudación fiscal por la menor actividad productiva, no se puede estimar que el país contará con recursos excedentes para enfrentar una recesión en Estados Unidos. No puede dejarse fuera que el presupuesto ya se encuentra comprometido; en realidad, la capacidad de ajuste es de solamente 100 mil millones de pesos, lo demás ya está destinado a sueldo, salarios, prestaciones (33 centavos de cada peso), gastos operativos y una serie de programas, la mayor parte improductivos.

La potencial crisis en Estados Unidos acarrearía un nuevo aumento de la pobreza. Para que ello no ocurriera debería estarse preparando un verdadero programa contingente, que atienda de manera integral las necesidades de la sociedad y que impulse el mercado interno, el bienestar de la gente. Para ello es necesario que se genere empleo bien remunerado, de otra manera no se resolverá el verdadero problema estructural de México.

Las rebanadas del pastel

He allí la fortaleza, el blindaje y las bien fundadas palabras de Ernesto Cordero: hoy podemos asegurar que estamos mejor preparados para enfrentar un impacto externo.

La sumisión: Ejército y policías aquí

Víctor Flores Olea

Ya están aquí, ¿para no irse nunca? Tal vez una de las noticias más aciagas para el país en años es aquella que nos confirmó hace unos cuantos días La Jornada (11 de agosto): “hay un acuerdo entre México y Estados Unidos para la operación en territorio nacional de integrantes de las agencias antidrogas (DEA) y Central de Inteligencia (CIA), así como del Pentágono que, conjuntamente con autoridades mexicanas, han creado un centro de fusión e inteligencia supuestamente para el combate al narcotráfico, lo cual forma parte de una ‘carta de entendimiento’ signada por ambos gobiernos hace 18 meses”.

Entendimiento perfectamente violatorio de la Constitución y que confirma la sospecha anunciada de que el Plan Mérida y la cooperación estadunidense en la guerra contra el narco echarían, por supuesto, raíces más sólidas que las de una etérea asistencia abstracta. Los estadunidenses no dejan flotando esos acuerdos y los realizan en el más estricto sentido de su conveniencia práctica, es decir, con la presencia en territorios de la cooperación de numerosos agentes y elementos del ejército.

Para empezar, recordemos que el gobierno de Estados Unidos, en su relación con México, no está preocupado ya sólo por las cuestiones migratorias, sino por temas más graves como el terrorismo, el desarrollo de los cárteles de la droga y la desestabilización social. El incremento mismo, desde hace años, de agentes de la DEA, de la CIA y del Pentágono en el interior de nuestro país mostraría una modificación profunda de estrategia. No tanto la cuestión migratoria, sino la posibilidad de que células terroristas de cualquier nacionalidad pudieran mezclarse con narcotraficantes y polleros, traspasar la frontera y utilizar explosivos o expandir alguna bacteria causando gran número de muertes. Para ellos, se trata de sellar la frontera incluso por medio de muros y de vigilancia con vehículos no tripulados.

Apenas sería necesario recordar las penetraciones y violaciones a la soberanía –verdaderos atracos a la integridad e independencia de los estados– que ha cometido el gobierno estadunidense, no hace demasiado tiempo, en territorios latinoamericanos. Desde la Operación Cóndor en la mayor parte del continente, para liquidar a grupos y ciudadanos que consideraba hostiles o subversivos en América Latina, la compra de armas vía el narcotráfico para subvencionar a los contra centroamericanos, hasta la verdadera ocupación militar colombiana para combatir por un lado a la guerrilla y por el otro al narcotráfico de Pablo Escobar. Cuando muchos dijimos que el Plan Mérida traería a la postre consecuencias sombrías para México, aludíamos a la penetración militar que seguiría ineludiblemente a ese proyecto de cooperación (recordemos que el Plan fue aprobado por el Congreso de Estados Unidos y puesto en operación por George Bush el 30 de junio de 2008).

Los reporteros de Proceso Jesús Esquivel y Jorge Carrasco han consignado en varios reportajes –antes de la publicación del anterior fin de semana de The New York Times– cómo desde 2006 el gobierno mexicano aceptó el incremento de agentes especiales de la DEA acreditados como enlaces en la Secretaría de Relaciones Exteriores. Es decir, los enviados de Washington están operando directamente en territorio mexicano, violando la Constitución. Hacen recorridos, son testigos en interrogatorios y participan en algunos, tienen acceso a instalaciones militares y a información confidencial. Todo esto con el apoyo de la Procuraduría General de la República, de las secretarías de Relaciones Exteriores, de Gobernación, de Seguridad Pública y de la Defensa Nacional, que han puesto incluso vehículos oficiales del gobierno mexicano a las órdenes de los agentes estadunidenses, para facilitar sus movimientos.

De los 54 agentes originales de la DEA, se han sumado en el año reciente un número mayor de agentes de la CIA y de militares especializados en terrorismo, cuyo cantidad aún se desconoce porque el gobierno de Felipe Calderón no lo ha informado al país. Todo esto resulta altamente pertinente ahora, ya que en unos días comparecerán ante el Congreso de la Unión los secretarios de Gobernación, de Relaciones Exteriores y de la Defensa, cuando menos, además de que hay casos pendientes no explicados por el gobierno de Calderón, como la vigilancia aérea por aviones estadunidenses no tripulados y operaciones inadmisibles como Rápido y furioso. Los congresistas contarán con buen número de argumentos para demostrar que este gobierno (y antes el de Vicente Fox) han cedido en aspectos esenciales de la soberanía del Estado mexicano, afectándola peligrosamente e inaugurando una nueva época del país que siempre ha sido muy sensible y decidido en la defensa de sus derechos fundamentales.

Seguramente no podía esperarse otro desenlace en este tiempo de globalización controlada por una potencia mundial como Estados Unidos. Pero no pongamos todas las culpas en el vecino, porque nos encontramos con un gobierno absolutamente obsecuente a los mandatos del más fuerte y que ha perdido la brújula de la defensa de los derechos soberanos de la nación.

Con algo más grave: el Plan Mérida es en realidad, como lo ha sido el Plan Colombia, un plan piloto para probar y ejercitar los pilares básicos de la estrategia de dominación militar de Estados Unidos en el continente latinoamericano. Tales iniciativas integran recursos estadunidenses para afirmar esa dominación. En este caso el elegido ha sido México, mayormente atractivo para el imperialismo en la medida en que el petróleo mexicano es otra de las áreas a defender por Estados Unidos, incluso por la vía militar.

Guerrero, el cementerio de la impunidad: han exhumado 138 cadáveres

Apro

En Guerrero, de 2008 a la fecha han sido localizadas 32 fosas clandestinas en diferentes puntos de donde fueron exhumados 138 cadáveres, indica un reporte de la Procuraduría General de Justicia estatal (PGJE).

La mayoría de los cuerpos apareció en los dos destinos turísticos más importantes de la entidad: Acapulco y Taxco, donde bandas ligadas al crimen organizado mantienen una cruenta disputa por el control del territorio.

Los casos más significativos son el hallazgo de 55 cuerpos que fueron arrojados en la mina de San Francisco Cuadra, municipio de Taxco, el 29 de mayo de 2010 y posteriormente, en noviembre del mismo año en una huerta de cocos de la comunidad de Tunzingo, zona rural de Acapulco, fueron encontrados 18 de los 20 michoacanos que levantó un grupo armado en plena zona turística.

El reporte oficial solicitado por Proceso señala que en Acapulco han sido encontradas 57 víctimas en 21 fosas clandestinas, ubicadas en distintos puntos de este destino de playa, y en Taxco fueron extraídos 54 cuerpos de diferentes respiraderos de minas.

En Chilpancingo, durante el mismo periodo, se han localizado seis fosas, donde exhumaron 16 cuerpos; dos fosas más se ubicaron en Chilapa con nueve cuerpos y otras dos en Tierra Caliente con el mismo número de víctimas.

La dependencia estatal señala que la dirección de Servicios Periciales de la PGJ, la Procuraduría de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) y la Procuraduría General de la República (PGR), realizaron 104 estudios de genética forense (8 en Chilpancingo; 9 en Chilapa; 42 en Taxco; 43 en Acapulco y 2 en Tierra Caliente)

Sin especificar, el reporte oficial de la PGJ refiere que ocho cuerpos encontrados en Chilpancingo y 12 de Taxco fueron identificados “por otros medios”.

La PGJE no informó cuántos de los 138 cuerpos exhumados en las 32 fosas clandestinas fueron reclamados por familiares y cuántos de estos se inhumaron en fosas comunes, argumentando que estos datos se encuentran en la dirección de Averiguaciones Previas de la dependencia estatal.

De acuerdo con datos periodísticos, sólo se tiene el registro que en septiembre de 2010 fueron sepultados en una fosa común del panteón que se encuentra al norte de esta capital, 42 de los 55 cuerpos exhumados en una mina de Taxco, de los cuales sólo fueron identificados 13, entre ellos Daniel Bravo, quien se desempeñaba como director del penal de Iguala cuando fue levantado por un comando en esta ciudad.

Para los integrantes del Comité de familiares y amigos de secuestrados, desaparecidos y asesinados en Guerrero la falta de justicia para las víctimas en nuestro país y en particular en la entidad, es total.

El Comité, surgido en 2004 a partir de la desaparición del arquitecto capitalino Jorge Gabriel Cerón Silva, tiene un registro de mil 643 víctimas de esta ola de violencia extrema entre los meses de abril de 2005 y marzo de este año; de los cuales 25 casos corresponden el delito de secuestro, 289 de desaparición forzada y mil 290 personas asesinadas.

Estas cifras forman parte del informe que el Comité entregó al Grupo de Trabajo sobre Desapariciones Forzadas o Involuntarias de Personas de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), durante su visita al puerto de Acapulco el pasado 27 de marzo.

El reporte señala que las autoridades estatales han tendido un manto de opacidad, adoptando el término de “daño colateral” para referirse a las víctimas civiles en este contexto de la narcoguerra emprendida por el gobierno federal y relacionando todos los casos con los hechos derivados directamente de la confrontación entre los grupos de la delincuencia organizada y de esta forma justificar la criminalización de la lucha social, considera el Comité.

En esta confusión, añade el documento consultado por Proceso, la impartición de justicia es ausente debido a que la Procuraduría local maneja los casos de forma irregular, al “no investigar” y los Ministerios Públicos en algunos casos distorsionan los hechos, en otros atemorizan, intimidan y desalientan a los familiares de las víctimas.

En otros casos, las autoridades ministeriales instrumentan “artimañas” como integrar actas administrativas en lugar de averiguaciones previas, desintegrando y ocultando expedientes, mientras que los agentes ministeriales y policías municipales, quienes por su labor conocen y están relacionados directamente con el medio donde se suceden los hechos, no llevan a cabo ningún tipo de investigación y “más bien encubren los hechos”.

El Comité agrega que generalmente las denuncias penales que se han presentado por desaparición forzada son incorrectamente tipificadas como “privación ilegal de la libertad en su modalidad de plagio o secuestro”, delito que sólo puede cometer un particular.

Este hecho es considerado como una argucia legal que favorece “el deslinde institucional”, en consecuencia, ningún servidor público ha sido consignado, ni sentenciado por el delito de desaparición forzada por lo que el Comíté concluye que la impunidad para los autores intelectuales y materiales de las desapariciones forzadas “es absoluta”.

Al respecto, el informe señala que el tejido social no se puede restablecer, mientras no se conozca el paradero de las decenas de víctimas que han desparecido en este contexto de violencia.

Silvano Aureoles solicita registro como candidato del PRD al gobierno de Michoacán

El ex candidato presidencial del PRD, Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, reafirmó su apoyo al candidato a gobernador Silvano Aureoles Conejo, al acompañarlo este domingo a las instalaciones del Instituto Electoral del Estado de Michoacán a solicitar su registro como candidato de ese partido a gobernador.

Cárdenas Solórzano convocó al perredismo michoacano a emprender una campaña sólida para enfrentar a quienes con dinero desean imponer candidatos. Dijo que es importante haber logrado la candidatura común con los partidos del Trabajo y Convergencia, pues queda demostrado para los adversarios políticos que la izquierda está unida.

Silvano Aureoles convocó a las diferentes expresiones de su partido a sumarse a su proyecto político, privilegiando la unidad, y hacer a un lado los titubeos y regateos.

Al rendir protesta como candidato, el senador con licencia se refirió a las diferencias que se suscitaron en el proceso interno, en el que sus adversarios Enrique Bautista Villegas, Fabiola Alanís Sámano y Uriel López Paredes lo acusaron de rebasar los topes de precampaña, por lo que hizo un llamado a la unidad en torno a los candidatos a gobernador, diputados y presidentes municipales perredistas.

En el acto, al que asistieron el presidente y la secretaria del Comité Ejecutivo Nacional del sol azteca, Jesús Zambrano Grijalva y Dolores Padierna Luna, respectivamente, Silvano Aureoles aseguró que como candidato de la izquierda privilegiará la propuesta política, y no caerá en la provocación o en la descalificación, ni se ocupará de lo que hagan los otros candidatos al gobierno estatal.

Ofrece impulsar transporte escolar gratuito para reducir deserción en planteles de bachillerato

Ernesto Martínez Elorriaga Corresponsal / La Jornada


Luisa María Calderón Hinojosa, hermana del Presidente de la República, Felipe Calderón, rindió protesta este domingo como candidata a la gubernatura del estado por el Partido Nueva Alianza (Panal), en un acto durante el cual se comprometió a brindar becas de transporte a alumnos de educación media superior.

La también candidata del PAN ofreció que de triunfar en los comicios del 13 de noviembre impulsará el transporte escolar gratuito, con el objetivo de reducir la deserción en planteles del nivel medio superior.

Durante la actividad realizada en las instalaciones estatales deNueva Alianza, a la que asistió el dirigente nacional de ese partido, Luis Castro, la abanderada de origen blanquiazul sostuvo que se deben mejorar las condiciones de los maestros y optimizar la calidad educativa.

La candidata a mandataria afirmó que el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) ha sido un factor determinante en los avances que ha tenido este sector, por lo que pugnó por seguir promoviendo programas de evaluación como la prueba Enlace que, a su ver, permite a los padres de familia tener un diagnóstico de la educación.

Critican equipo de seguridad

Informó que está en espera de reunirse con el gobernador Leonel Godoy Rangel para analizar lo referente a la seguridad de los candidatos durante las campañas electorales que se iniciarán en septiembre próximo, luego de que el mandatario estatal declaró que es ilegal que, como hermana de Felipe Calderón, Luisa María traiga consigo todo un equipo de seguridad.

Sicilia: habrá diálogo con el Legislativo, pese a simulaciones

Víctor Ballinas y Alonso Urrutia

Frente a la nueva sede del Senado de la República, el poeta Javier Sicilia aseveró ayer que nuestro movimiento es por la paz, y ésta no es posible sin diálogo. Por ello, anunció que pese a las traiciones, a los albazos y simulaciones de los legisladores, el próximo miércoles 17 de agosto reanudaremos el diálogo con el Poder Legislativo.

Sicilia explicó que las señalas de sensibilidad que el Legislativo ha enviado en los días recientes nos han llevado a iniciar un proceso de enlace con él para establecer las condiciones en que reanudaremos el diálogo.

Sin embargo, aseveró, nuestra posición respecto de la ley de seguridad nacional, detenida para su aprobación o rechazo, como un acto de buena voluntad a la demanda ciudadana, no sólo es irreductible, sino que pugnará, como ya lo hicimos en el Castillo de Chapultepec, y como lo hemos hecho a lo largo de esta marcha, por una ley de seguridad ciudadana y humana, que tome en cuenta a la gente para la reconstrucción del tejido social de la nación.

Ante cerca de 3 mil personas que marcharon con él del Museo Nacional de Antropología e Historia a la residencia oficial de Los Pinos, y de ahí a la nueva sede del Senado, el poeta destacó: la ley de seguridad nacional debe replantearse desde su raíz y con una disposición por parte del Legislativo a escuchar y asumir otras propuestas, otros enfoques, otras lecturas que nos ayuden a encontrar los equilibrios necesarios donde la seguridad de los ciudadanos y la paz sean los ejes principales. La propuesta presentada por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) va en ese sentido, subrayó.

Recordó que en el Castillo de Chapultepec iniciaron el diálogo con dos poderes de la República: el Ejecutivo y el Legislativo. “En esos encuentros firmes, fuertes, verdaderos, pero respetuosos –como los verdaderos diálogos deben ser–, fuimos testigos del manotazo del Presidente de la República, pero también de la apertura del corazón para buscar juntos, en mesas de trabajo, la atención a las víctimas, y aunque de manera apenas enunciativa, la disposición a cambiar el rumbo trágico de esta guerra”.

Con los legisladores “fuimos testigos también de una apertura del corazón que los llevó a aceptar con síes contundentes nuestras demandas sustantivas: sí a una ley de víctimas, sí a una comisión de la verdad, sí a un aumento sustantivo para que ninguno de nuestros muchachos deje de acceder a la educación, sí a la aprobación de la reforma política, y dos silencios ambiguos.

El primero a nuestro rechazo a la ley de seguridad nacional, cuya raíz busca legitimar el horror de la guerra y abre paso a la militarización del país; el segundo, al pendiente que tenemos desde hace 17 años con los pueblos indígenas, y cuyo rostro ominoso es la traición a los acuerdos de San Andrés y la destrucción sistemática de sus culturas.

Sicilia hizo un llamado, en nombre del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad, a los poderes de esta nación a que juntos, sin traicionar la palabra, poniendo nuestros ojos en el corazón herido del país, construyamos la paz. También llamamos a los señores de la muerte a que en nombre de esa hermosa palabra vuelvan sus ojos a su corazón y detengan su crueldad, su odio, sus ansias de poder. Nada, nada de lo que puedan desear vale más que una vida... pidan ustedes perdón a la nación, a ustedes mismos y a las víctimas a las que tanto daño han causado.

Indicó que la relación asimétrica entre Estados Unidos y México está sometiendo la seguridad nacional de nuestro país a sus manuales y lógicas militaristas.

Anunció que la segunda semana de septiembre iniciarán una caravana al sur del país: “recordemos que allá, hace unos lustros, en las montañas de Chiapas, se erigió uno de los más altos y profundos ejemplos de dignidad que sigue iluminando la oscuridad del país. Aparecieron los rostros y los nombres negados a los pueblos indios que estremecieron a la nación y nos recordaron las profundas raíces de la injusticia que se arraigaron en México.

Los zapatistas, con respeto, independencia y hermandad, no han dejado de acompañarnos desde las primeras horas de nuestro caminar. Allá también habitan las experiencias desoladoras de nuestros hermanos centroamericanos que golpean nuestras conciencias y agregan a sus dolores a nuestros corazones.

Sicilia fue el último orador, tras más de una docena de testimonios de familiares de las vícitimas de la guerra antinarco.

AMLO: aguantamos la andanada oficial y traición del PRD

Se equivocaron al pensar que nuestro movimiento no tendría futuro: AMLO

Dentro del PRD las bases están con nosotros; sus dirigentes tienen el cascarón

Rosa Elvira Vargas / Enviada La Jornada


Fortín de las Flores, Ver. La idea de crear un movimiento nacional ciudadano al margen de los partidos que impulsaron su candidatura a la Presidencia en 2006 surgió en Andrés Manuel López Obrador durante el plantón de Reforma. “Pensé que los dirigentes (del PRD, sobre todo) no iban a aguantar ni a resistir las presiones del gobierno y que nos traicionarían. Por eso rechacé ser coordinador del Frente Amplio Progresista y en buena medida por eso acepté la ‘presidencia legítima’. Sabía que nos darían la espalda, como sucedió.”

Convencido de tal razonamiento, hoy encara a sus compañeros en ese viaje político: se equivocaron al pensar que lo nuestro no tendría futuro, que no aguantaríamos la andanada del régimen y que les convenía más deslindarse de nosotros, como lo hicieron y lo siguen haciendo. Se equivocaron porque hoy Morena (Movimiento de Regeneración Nacional) representa más que esos partidos de izquierda.

Afirma tajante: dentro del PRD, las bases están con nosotros. Sus dirigentes tienen los aparatos, el cascarón, pero Morena tiene vida propia.

Se trata de un esfuerzo que, dice, ha costado mucho, y en pos del cual prácticamente no se ha detenido un solo día en estos cinco años.

Ha recorrido el país completo varias veces e invirtió dos años en visitar los 2 mil 38 municipios de elección directa y los 418 oaxaqueños regidos por usos y costumbres, y en más de una ocasión ha encabezado mítines en las plazas públicas de casi todas las ciudades y pueblos de la geografía nacional.

Para esa labor política virtualmente no dispone de recursos económicos y a lo sumo recibe aportaciones de diputados del Partido del Trabajo, de Convergencia y acaso de algunos del PRD. Salva por avión sólo las grandes distancias entre el Distrito Federal y los estados lejanos señalados en su agenda, pero sobre todo se mueve por carretera.

Viaja para promover la conformación del Morena y no disimula su optimismo por esta organización. Será, asegura, la más importante en la historia de México, como no la ha tenido jamás ningún partido de izquierda en este país.

Su propósito, remacha, es construir un movimiento para transformar al país, para derrotar a la oligarquía en buena lid, de manera pacífica, establecer una verdadera democracia y enfrentar los grandes problemas nacionales. Prácticamente ya lo tenemos, ¡por eso no dejan de atacarme los voceros de la mafia del poder!

López Obrador habla con La Jornada en el bello Fortín de las Flores –conurbado a Córdoba– y detalla su proyecto político, habla de la tragedia nacional derivada de la violencia, evalúa su gestión al frente del Gobierno del Distrito Federal e incluso ofrece algunos datos sobre su ámbito privado.

Así, de las expresiones referidas a su labor en la ciudad de México sobresale el porqué se decidió no cobrar por el uso del segundo piso del Periférico: la gente ya paga impuestos.

Asimismo, y apenas en un paréntesis suelta algunas frases sobre sí mismo, pues un político no debe mezclar sus asuntos personales y públicos, más aun cuando se está tan expuesto.

López Obrador insiste en su determinación de no pelear ni responder a los líderes del PRD o a los políticos robaleros, expresión con la que alude a quienes, como el robalo –dice–, se mueven en dos aguas. Si peleo con ellos, le hago un favor a la mafia del poder. No contesto porque estoy trabajando en la construcción del movimiento, tengo esa responsabilidad.

Tampoco quiere confrontar al cardenal de Guadalajara, Juan Sandoval Iñíguez, de quien ahora se sabe, gracias a los cables difundidos por Wikileaks (en La Jornada), que solicitó en 2006 la intervención del gobierno de Estados Unidos en su contra, ni refutar al escritor Carlos Fuentes, quien hace unos días marcó su preferencia por la eventual candidatura presidencial de Marcelo Ebrard.

¿Qué debo decir más allá de respetar su opinión? Mi situación es muy difícil, porque cualquier cosa que yo diga ayuda a ciertos medios de comunicación a desacreditarnos.

No parece tratarse de un gesto de desinterés o ingenuidad, pues de inmediato acota: “Tengo la vista puesta en los 30 –para él, quienes conforman la oligarquía nacional–, pero con el rabo del ojo estoy viendo a los otros. Veo a aquellos sin dejar de fildear, como se dice en el beisbol”.

Y es precisamente en los jardines donde ubica las repercusiones del acto realizado el pasado 31 de julio por la corriente perredista Nueva Izquierda (los chuchos) para apoyar las aspiraciones de Ebrard Casaubón:

Es la más reciente manipulación de la clase dominante contra nosotros. Han empezado a decir que no respetaré el resultado del sondeo. Para empezar, en ninguna encuesta aparezco abajo en la pregunta de quién debe ser el candidato de las fueraza progresistas. Insisto: respetaré el acuerdo y será candidato el mejor ubicado. Pero el tema no es ése, sino que la mafia del poder y sus secuaces no quieren ver mi nombre en las boletas del 2012.

Por lo demás, apunta, Marcelo está en todo su derecho; es un buen amigo mío y lo considero un buen gobernante.

–Mucha gente se desespera. No ve evolución en su discurso, en sus propuestas…

–Lo primero es que no se acepta mi punto de vista y no se internaliza porque choca con esquemas mentales prestablecidos. A lo sumo, los más benévolos lo ven superficial, lo batean, como se dice en el argot. Y a los de mentalidad reaccionaria, les molesta.

Se olvida que a diferencia de un escritor o de un intelectual, un político tiene que repetir su discurso porque su objetivo es penetrar, formar, y más aún en las circunstancias actuales, donde no se garantiza el derecho a la información ni hay posibilidades de transmitir un pensamiento distinto porque los medios de comunicación están controlados por la clase dominante.

En este punto, López Obrador se solaza sobre las diversas denominaciones que podría dar a los poderosos. “Me gusta más llamarles mafia, porque generalmente el término se usa con las bandas del crimen, del robo, pero no cuando es para hablar de los delincuentes de cuello blanco. ¡Y son iguales!

Con mafia del poder caracterizo a un grupo que se ha apropiado de todo, que ha convertido lo ilegal en legal, ha llevado al país a la ruina, es responsable de la tragedia nacional, y ni siquiera por eso sus integrantes pierden respetabilidad.

La ausencia de espacios para difundir su movimiento en los medios masivos de información y los denuestos que éstos le dirigen constantemente son temas recurrentes en la entrevista.

–Decía Carlos Monsiváis que desde Francisco I. Madero nadie como usted había sido agredido con tanta saña en México.

–Posiblemente soy en este país el político más atacado. Está mal que hable de eso, pero no soy como me pintan, han creado un estereotipo.

–¿Ha permeado eso en la gente?

–¡Claro! Ellos tienen los medios de comunicación y pueden crear una imagen en función de los intereses que representan. Es impresionante cómo han manipulado mi manera de ser y mis actos.

“Pese a esta campaña, no han podido destruirme. Pero hay gente susceptible de manipulación, y aquí no me refiero a la gente humilde, sino a muchos incluso con posgrados, a los adictos, por ejemplo, a los noticiarios de Televisa. Ellos están más dispuestos a ser manejados que un campesino o un obrero aficionado a estaciones de radio como La Z o la Ke Buena.”

Para ubicar cómo se tergiversan sus acciones e iniciativas políticas, López Obrador habla de lo ocurrido en Iztapalapa en 2009, con Rafael Acosta, Juanito. “Se insiste en que lo impuse, cuando lo verdaderamente importante es cómo, en 15 días, la gente votó por él para lograr por esa vía la llegada de Clara Brugada, a quien realmente querían como jefa delegacional.

Entonces Televisa agarra el tema, me tilda de autoritario y da la vuelta al asunto verdadero: que la gente fue capaz de derrotar la imposición del tribunal electoral...

–¿Eso ocurrió también durante el plantón de Reforma? ¿Ubica a los críticos de entonces como quienes hoy aplauden a los indignados en España?

–¡Sí, son los mismos! Porque son muy falsos y manejan un doble discurso: aparentan ser demócratas sólo en tanto no se afecten sus intereses, su forma de pensar. Me acusan de intolerante, pero ellos lo son más. Durante el plantón llegaron a acusarnos de antidemocráticos, cuando ¡nos habían robado la Presidencia! Si no hubiésemos actuado como lo hicimos, se habría generado violencia.

–Sectores de izquierda todavía le reprochan no haber ido más allá.

–Hubo quienes pedían apretar más, casi tomar las armas, y otros, que claudicáramos. Hoy se dice: si López Obrador hubiese aceptado su derrota, estaría en los cuernos de la luna. Pero actué como lo consideré más adecuado.

“Pero me siento satisfecho. La violencia no hubiera resuelto el problema. Ahí está el ejemplo de Egipto: 800 muertos, y el resultado es una junta militar en el gobierno y una revolución traicionada.

No busco eso, sino una transformación auténtica. No se trata de quitar a uno para poner a otro igual o peor. Y sí, los efectos del fraude nos dañaron mucho en lo político.

–¿Qué país, qué sociedad quedó después de 2006?

–El fraude precipitó la crisis. Sin esa imposición, nosotros hubiéramos realizado los cambios necesarios, pero al contrario, con Felipe Calderón se mantuvo el mismo régimen, la política de saqueo y de corrupción.

“Por si fuera poco, hoy quieren (los autores del fraude) mantener el actual estado de cosas y no están dispuestos a cambiar. Actuaron de manera perversa porque no les importó y sigue sin importarles el país.

Buscan imponer a Enrique Peña Nieto; ya echaron a andar la operación de recambio. Como ya no les funciona el PAN ni les sirve Felipe Calderón, apuestan por el regreso del PRI, pero siempre con la idea de mantener el mismo régimen.

–Se le critica también no enfatizar en el tema de la violencia.

–Sí lo hago, pero no lo consideran. Insisten en el uso sólo de medidas coercitivas, y yo estoy en contra de eso.

“Mi planteamiento consiste en cambiar un modelo económico con crecimiento, empleo y atención a los jóvenes. Pero eso lo ven como algo colateral. Si me conceden algo de razón, dicen: ‘sí, sí, pero eso es a mediano plazo’. Al contrario, si se va en busca de los jóvenes y se acude a sus casas para anotarlos e incorporarlos al estudio y al trabajo, el resultado se verá de inmediato. Ellos son tentados a diario para asumir conductas antisociales. Nunca hay vacíos, siempre se llenan, y si el Estado no los rescata, optarán por el camino de la ilegalidad.

“El complemento a mi propuesta es impedir la corrupción y nombrar en las instituciones de seguridad a gente honesta, que no es el caso –yo no tendría en la Secretaría de Seguridad Pública a un Genaro García Luna–, y desde luego profesionalizar a la policía, pagarle bien.”

–Hace poco se recordaba que usted también propuso llevar al Ejército a las calles...

–Sí, pero mi idea de su participación en el combate al crimen organizado tenía una diferencia central: reformar la Constitución primero y tras una consulta nacional. Hoy, su actuación es totalmente ilegal.

–¿Qué solución propone?

–Para mí, 75 por ciento de ésta consiste en crear una atmósfera de progreso y bienestar, pues la paz y la tranquilidad son frutos de la equidad y la justicia. El resto se relaciona con el aparato judicial, con la coordinación y la perseverancia.

“Cuando fui jefe de Gobierno en el Distrito Federal, diariamente acordábamos, muy temprano, con el gabinete de seguridad. Veíamos lo sucedido en las 24 horas recientes y tomábamos medidas. Se crearon 70 coordinaciones para reproducir ese sistema a nivel territorial: se reunían todos los días el Ministerio Público, el jefe de la policía preventiva del sector y de las otras corporaciones, un enviado de la Secretaría de Gobierno, y estaban también las 70 mujeres designadas por el jefe de Gobierno para representarlo ahí.

Y dio resultado. Disminuimos los índices delictivos. En homicidios, el promedio era de dos diarios, y no puede haber cifra negra porque están las actas ministeriales. No había ajusticiamientos ni prácticamente asesinatos del crimen organizado aquí.

–¿Comparte la censura al gobierno federal por su estrategia ante este problema?

–Felipe Calderón lo ha hecho muy mal: no ha atendido las causas, y al encarar sólo los efectos del fenómeno actúa con la ineptitud e irresponsabilidad muy propias de la derecha. Hay una contradicción en ellos, pues aseguran ser cristianos, pero olvidan el amor a sus semejantes.

¿Calderón no advirtió el daño que causaría? ¿Cómo se lanzó a algo tan grave sin información, sin conocimiento de causa? ¿No sabía, o estamos ante una situación de irresponsabilidad extrema, que la delincuencia ya había penetrado a las policías municipales, estatales y federales? ¿No tenía un diagnóstico del tamaño del problema? ¿Ni siquiera sabía lo que iba a enfrentar?

López Obrador regresa al Morena, la tarea que hoy ocupa todo su tiempo e interés. Este movimiento no es únicamente para aspirar a los cargos públicos, no se agota en un proceso electoral, porque su objetivo es la transformación tajante de la vida pública, en la idea de que sólo ha habido tres en el país: la Independencia, la Reforma y la Revolución. Y nosotros queremos hacer la cuarta.

Con esa idea, trabaja para fundar comités en las 65 mil secciones electorales y afiliar a 4 millones de quienes llama protagonistas del cambio verdadero.

El próximo 2 de octubre el Morena se constituirá en asociación civil. Se construye con el esfuerzo de los ciudadanos progresistas. Hay ya dos millones de afiliados y será la organización social más importante de la historia nacional. Otras en el pasado han contribuido a transformar al país, pero, sin pretender compararnos, ésta se construye desde abajo. Ya operan comités en todos los municipios, y se han establecido 34 mil representaciones seccionales.

–Con todo, el Morena no se ve, no aparece en los espacios informativos...

–En efecto, en los sectores medios se desconoce lo que hacemos, porque los grandes medios electrónicos no nos escuchan. Ahí es donde más se nos ataca y esto hace mella en mucha gente.

A mí me pasa. Tengo que estar animando hasta a mis más cercanos, porque los confunden, los aturden, los desaniman.

Insiste en que sí hay salidas, en que podemos sacar adelante al país y que todos debemos participar y contribuir a que haya un cambio.

López Obrador no habla mucho de ello, pero uno de sus equipos, integrado por intelectuales, académicos, políticos en activo y otros ya retirados de la vida pública, analiza la realidad nacional e internacional y ha producido el primer proyecto alternativo de nación. Tiene además la asesoría de especialistas en materia económica y financiera, con quienes prepara sus propuestas en ese renglón.

Con eso, transmite su convicción: hay muchos mexicanos buscando opciones, alternativas. Por lo tanto, no se den por vencidos ni se depriman, pues si no luchamos, nuestros hijos nos pedirán cuentas.

Precisamente su insistencia en aplicar políticas específicas para quienes menos tienen se basa en las de corte social que impulsó cuando fue jefe de Gobierno de la capital del país.

–¿En ese periodo cómo se relacionó con la iniciativa privada?

–Nunca tuve problemas. No hay un solo empresario que pueda quejarse de maltrato, de falta de oportunidades o de que se le pidió dinero para construir o para invertir.

Al final de la conversación, López Obrador accede a hablar de sí mismo, sólo con respuestas cortas, puntuales: un dirigente político verdadero debe tener una doctrina, una ideología, una filosofía. No creo que sea bueno ventilar la vida personal ni mezclarla con la actuación pública.

Se autodefine como un luchador social, partidario de la justicia, y dice ser cristiano por lo que tiene que ver con la vida de Jesús, más allá de las denominaciones religiosas.

Tres grandes pasiones hay en la vida de Andrés Manuel López Obrador y las confiesa: amor a sus semejantes, amor a sus hijos y a su familia… y el beisbol.

¡Gana USD con Neobux, prueba la nueva sección de ENCUESTAS!