martes, abril 07, 2009

Cambio para el destino del país

Teodoro Rentería Arróyave

Cuando en forma sorpresiva, la mayoría de los mexicanos nos enteramos de la renuncia de Josefina Vázquez Mota como titular de la Secretaría de Educación Pública y máxime que ha sido la primera mujer en ocupar el histórico despacho del insigne maestro de América, José Vasconcelos, es de confesarse, que pensamos que en dicha remoción estaba la mano siniestra de la maestra Elba Esther Gordillo, líder eterna y omnímoda del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, SNTE, puesto que para nadie era un secreto la rivalidad existente entre ambas damas, pues si, así fue en un principio, ahora creemos que la perdedora es la “maestra de las maniobras”.

La versión lanzada en forma soterrada desde Los Pinos y en forma franca desde la dirigencia del Partido Acción Nacional hacía saber que la política Josefina Vázquez Mota, del circulo más cercano del presidente Felipe Calderón Hinojosa, se hará cargo de la campaña de las elecciones de medio sexenio, muy importantes porque renuevan la Cámara de Diputados de cuya composición depende la segunda mitad del régimen calderonista y desde luego la sucesión presidencial del 2012.

Todo lo anterior lo decimos porque Josefina Vázquez Mota desde el inicio de sexenio de su amigo Felipe Calderón Hinojosa ha ido a la deriva, a tal grado es el aserto que en su momento se le mencionó como segura para ocupar el primer cargo en el gabinete presidencial, sin embargo se le atravesó otro enemigo y fue nombrado como secretario de Gobernación el ahora extinto Juan Camilo Mouriño y para qué hablar de su eterna rival: la poderosa y millonaria maestra Gordillo.

En una acción que se considera ajena a la líder del magisterio, la profesora Gordillo, esta mañana el presidente, Felipe Calderón Hinojosa nombró y dio posesión como nuevo secretario de Educación Pública a Alonso Lujambio Irazábal, quien hasta ahora se venía desempeñando como comisionado presidente del Instituto Federal de Acceso a la Información Pública, IFAI.

Fue una ceremonia tempranera en la Residencia Oficial de los Pinos, en la cual el Jefe del Ejecutivo instruyó al sustituto de Vázquez Mota, impulsar el mejoramiento integral del sistema educativo y lograr la construcción de acuerdo con una visión de estado. "El programa de Escuela Segura, es uno de los principales objetivos que debe sacar adelante el nuevo secretario de Educación -enfatizó Calderón-, para alejar a las escuelas y a los jóvenes de la violencia y las drogas".

Lujambio, por su parte se comprometió a promover una política de transparencia “para que lo que hagamos esté a la vista de todos” y agregó: hacer política es "cosa digna y vengo a hacer política".

Lujambio Irazábal nació el 2 de septiembre de 1962 y es doctor en Ciencias Políticas por la Universidad de Yale, fue elegido Comisionado Presidente del Instituto Federal de Acceso a la Información, IFAI, en julio de 2006; antes fue consejero del Instituto Federal Electoral, IFE, de 1996 a 2003. De 1986 a 1990 fue analista político de la División de Estudios Económicos y Sociales del Banco Nacional de México, Banamex. También es licenciado en Ciencias Sociales por el Instituto Tecnológico Autónomo de México, ITAM, maestro en esa misma institución y en la Universidad Nacional Autónoma de México, UNAM.

Todo lo anterior, quiere decir muchas cosas: que llega a la titularidad de la Secretaría de Educación Pública un profesional ajeno a Elba Esther Gordillo, que se descartó para el cargo a un ultraderechista contrario a la educación laica que ordena nuestra Constitución, que Alonso Lujambio Irazábal, sin compromisos de por medio, tiene la gran oportunidad de recomponer la educación pública nacional, tan deteriorada por décadas, al retomar los ideales vasconcelistas, y lo más importante, encausar desde la educación, puesto que no hay otro camino, el destino del país.

*** IMPORTANTE *** Revoluciones es un proyecto de información alternativa sin fines de lucro, para mantenernos en línea requerimos de tu apoyo. Puedes ayudarnos haciendo un deposito bancario, por mínimo que sea, hazlo en el banco HSBC, al número de cuenta 6271254999 a nombre de Samuel R. García o en transferencia electrónica abonando al número Clabe: 021180062712549990. Gracias.

La política por encuesta

Gerardo Fernández Casanova

“Que el fraude electoral jamás se olvide”


En conversación informal con un distinguido perredista, militante de la izquierda vestida de moderna, a quien le reconozco virtudes políticas de gran valentía y compromiso, le hice el reclamo por la actitud beligerante contra Andrés Manuel, que él y su corriente política han asumido. Su respuesta no me dejó lugar a dudas; me dijo que no me preocupara, que las encuestas colocan a AMLO muy por debajo de las preferencias de votación para el 2012.

Independientemente de que –le reviré- si tal cosa sucede se debe, en gran medida, al desgaste provocado por el pleito dentro de las filas del PRD. Pero lo inaceptable de la respuesta, es la tremenda degradación de la política que significa el empleo de las encuestas de opinión como factor de decisión. Aquí sucede como en las especialidades médicas; el especialista busca la forma de provocar la necesidad de sus servicios, incluso mediante la exageración y el engaño. Así, las empresas encuestadoras (el que esto escribe participó en la fundación del IMOP, que fue la primera que en México practicó la demoscopía para uso político) han propalado una fórmula que pretende anticipar o hasta reemplazar los instrumentos electorales constitucionales o, por lo menos, influir de manera determinante en ellos, sin contar con elemento alguno que valide su probidad. “Lo dijo Mitofsky”, reza la publicidad de un medio impreso que se presenta como el de mayor circulación, luego entonces debe ser cierto. No hay tal; el resultado de una encuesta es tan manipulable como cualquier otra variable de la propaganda comercial.

A los partidos, cuyo principal problema ha sido la designación de sus candidatos, les ha resultado fácil resolverlo mediante el uso de las encuestas de popularidad, en términos de asegurar la selección de candidatos ganadores. De ahí que vemos cada vez más caras bonitas actuando en política y, correlativamente, menos definiciones o propuestas. En general, para los políticos que operan en términos de las encuestas, lo importante es no dar lugar a descalificaciones; es preferible pasar desapercibido ante los conflictos, que verse obligados a la definición. Por otra parte, si un partido político formula su propuesta electoral con base en el resultado de las encuestas de opinión, estará faltando a su principal función que es la de convencer a la ciudadanía de la bondad de su propuesta, a base de formularla con apego a sus principios e ideología.

Para algunos, la implantación del sistema demoscópico aporta un avance de la democracia dado que, según ellos, es la voluntad popular la que se refleja en sus resultados y eso aleja el riesgo del autoritarismo; pretenden identificarlo como una forma de democracia participativa y de ciudadanización de la política. En realidad no es otra cosa que una grave mercantilización de la voluntad popular, por lo menos en tanto que es aplicada por entes particulares no sujetos a normatividad alguna; en tal caso, la proliferación de las encuestas sólo contribuye a la confusión, la manipulación y la charlatanería. Para ser válido el instrumento como forma de democracia participativa, tendría que ser aplicado por la autoridad electoral y fundarse en una legislación idónea.

No dudo que la popularidad de Andrés Manuel registre bajo perfil en las encuestas; primero, por razón de la denodada campaña de difamación y desinformación de que ha sido objeto; segundo, por el sesgo tramposo de las encuestas a modo y, tercero, porque, como él mismo lo ha declarado, está dando una lucha frontal contra el sistema político corrupto que nos domina, sin importar el costo político y de imagen que le pueda significar. Si la intención fuese la de acomodarse para aparecer mejor calificado en las encuestas, estaría muy cómodo en su casa o haciendo cabildeos en los mentideros políticos, para hacerse el aparecido y, muy modosito, mostrarse inocuo. En tal caso, sería inocuo, pero además anodino. Ser líder cuando las encuestas apuntan al triunfo resulta fácil; los buscachambas se pegan como moscas y hacen buen bulto. Lo difícil es conservar el liderazgo en la adversidad, cuando el fraude aleja la oportunidad de empleo a quienes para eso hacen política; ellos son los primeros en abandonar el barco. AMLO conserva el liderazgo de la gente del llano, los que buscan vivir en un país distinto, que responda a sus expectativas de bienestar y que no necesariamente aspiran a emplearse en el gobierno ni medrar en torno a los asuntos públicos. Son, además, los que nunca son abordados por los encuestadores, sea porque no tienen teléfono en la casa, o porque están trabajando cuando se hacen las encuestas o, peor aún, los que andan en la calle buscando el empleo perdido y que algún tramposo les ofreció en campaña electoral.

Para concluir, los bueyes se colocan delante de la carreta o, para decirlo sin que nadie se de por aludido, la fuerza de tracción se coloca al frente del vehículo. Regir la actividad política por las encuestas es, precisamente, ponerla al revés. Que no se confundan, la propuesta transformadora va por delante y por abajo; nada se va a resolver con los que están en las alturas y con los ojos en la nuca.

*** IMPORTANTE *** Revoluciones es un proyecto de información alternativa sin fines de lucro, para mantenernos en línea requerimos de tu apoyo. Puedes ayudarnos haciendo un deposito bancario, por mínimo que sea, hazlo en el banco HSBC, al número de cuenta 6271254999 a nombre de Samuel R. García o en transferencia electrónica abonando al número Clabe: 021180062712549990. Gracias.

El político Lujambio (nuevo titular de la SEP) cero en educación

Pedro Echeverría V.

1. Alonso Lujambio, nombrado hoy secretario de Educación Pública, no tiene la menor idea de lo que ha sido la educación en México, de la estructura de intereses que conforma la Secretaría de Educación Pública (SEP) y mucho menos de la forma de actuar del Sindicato Nacional de los Trabajadores de Educación (SNTE) así como la de su cacique magisterial Esther Gordillo. Más aún, desde la primaria hasta los estudios superiores, Lujambio nunca piso una escuela pública, porque desde los seis años (como hijo de papi) sólo estuvo en escuelas privadas. Obvio, todos los altos dirigentes del PAN (comenzando con el presidente ilegítimo Calderón) estudiaron en colegios privados.

2. Esto último es fundamental porque el principal problema de la educación en México es que desde 1982 se comenzó a instrumentar un profundo proceso privatizador disminuyendo o paralizando las inversiones en la escuela pública (cuatro por ciento del PIB) y apoyando a los capitalistas dueños de escuelas privadas. Si desde 1917 la educación pública se encargó de atender al 95 por ciento de la educación dejándole a la privada sólo el 5 por ciento hoy la relación es de 60 pública y 40 privada. Si el doctor Mora dijo en 1833 que el Estado no puede dejar que la iglesia y los privados se adueñen de la conciencia del pueblo usando como medio la escuela, esto sólo fue frenado hasta 1982.

3. Pero la privatización de la educación no solo hay que verla en el estancamiento del presupuesto en la escuela pública y en la multiplicación de escuelas particulares, sino que también en la misma escuela pública se han introducido medidas privatizadoras en planes y programas de estudio, en cuotas en inscripciones, exámenes, cursos a alumnos, pagos que no existían antes. Si bien no puede aplaudirse la educación anterior a la década de los ochenta, por lo menos el “embudo” estaba totalmente abierto en la primaria para que luego “por la ley del más fuerte” se fuera rechazando a la inmensa mayoría. Con la educación privada (fuera la demagogia de las becas para un uno por mil) todas tienen que pagar una mensualidad que el 50 por ciento de la población no tiene.

4. El súper ignorante y derechista doctor Lujambio antes de pisar la SEP tendrá que reunirse con la cacique sindical Gordillo. (Ésta que en el momento tiene que arreglar la “burrada” política de su funcionario de la Lotería Nacional que, para congraciarse con Calderón, quiso comprar al Diario de Yucatán ofreciéndole muchos millones para apuntalar al candidato panista en Campeche). No hay que olvidar que la Gordillo, al cumplir este abril 20 años de caciquismo en el SNTE, tiene un decálogo mínimo para cualquier secretario de Educación. Lujambio lo único que tiene que hacer es poner en práctica el decálogo de Gordillo para no tener problemas. Así que Lujambio en vez de componer la educación lo único que hará es obedecer a la Gordillo.

5. ¿Y el presidente ilegítimo Calderón? El presidente es tan papanatas en educación como el recién nombrado Lujambio. Calderón desde que tomó posesión entregó a la Gordillo la educación con la sola recomendación de frenar las luchas y protestas magisteriales de la CNTE. “Si se conserva la paz y se evita la agitación, no importa que la educación siga en los últimos lugares”. La cacique sindical no ha logrado frenar la protesta social ni imponer la llamada Alianza para la Calidad Educativa (ACE), pero sí ha logrado dividir, mediatizar y debilitar la protesta (Morelos, Novena, Puebla) ¿Qué puede hacer el político derechista Lujambio en un sector que no conoce y que siempre ha representado en el país un sector de protestas y lucha?

6. La batalla por la educación tiene que ser global e integral. Además de la lucha sindical por la democracia e independencia, tiene que lucharse también contra el avance privatizador, por la recuperación de la educación pública, gratuita, laica y popular. Además de luchar por el mejoramiento económico de los maestros, debe profundizarse la batalla contra el autoritarismo de los funcionarios y de los mismos profesores frente a los alumnos. Además de luchar contra los líderes “charros” hay que evitar un simple cambio de personas en la dirección sindical que sigan aplicando los mismos métodos de dominación. Y la batalla por el autogobierno y la autogestión debe ser permanente, sobre todo al interior de las organizaciones que se autodenominan “democráticas”

7. Lujambio tendrá que rodearse de “especialistas en educación” que no han reparado servir al PAN y a los proyectos derechistas. Algunos “connotados investigadores” en educación funcionan como meros tecnócratas dispuestos a poner sus técnicas al servicio de un buen salario. No les importa el proyecto o la ideología, lo importante es cobrar “sirviendo a México”. Así rodearon a Zedillo en la SEP y luego como presidente de la República, o bien al tonto de Fox y su ignorante secretario de Educación pensando en que impondrían su proyecto. Los llamo técnicos porque sólo saben de números y estadísticas que se informan en computadoras. No comprender que por encima de la educación está la política y la clase social que la domina.

8. La esperanza de transformación sigue ubicándose en las luchas de la CNTE. En esta organización con 30 años de lucha se puede dar la batalla para componer el rumbo educativo de la nación. La CNTE sí tiene proyecto educativo no difundido de manera amplia, ni tampoco discutido y analizado fuera de los mismos marcos de la organización. Aunque no ha podido erradicar de su seno el autoritarismo y el sectarismo, la CNTE es la única organización que durante 30 años ha abierto sus puertas a los profesores que luchan por una buena educación. Las luchas de los profesores de la 22 de Oaxaca, 18 de Michoacán, de los de Guerrero, Morelos, DF, Chiapas, Tlaxcala, Zacatecas, Puebla, Estado de México son ejemplo.

9. Ni Lujambio ni ningún panista tienen idea de lo que significa educación pública porque todos ellos son hijos de “papi” y de la educación privada. Los priístas, que sí la entendían, pudieron evitar su desplome pero la inmensa corrupción se los funcionarios de su partido lo impidió. En la izquierda hay algunos estudiosos de la problemática pero han permanecido al margen de los gobiernos porque no son ilusos. La educación sólo podrá cambiar junto con el cambio de estructuras del país. Entre tanto la lucha debe ser radical contra el proyecto educativo de la burguesía mientras paralelamente luchamos contra todo el sistema. Quien piense en la Mota, Gordillos o Lujambio seguirá siendo un oportunista e insulso irremediable.

pedroe@cablered.net.mx

*** IMPORTANTE *** Revoluciones es un proyecto de información alternativa sin fines de lucro, para mantenernos en línea requerimos de tu apoyo. Puedes ayudarnos haciendo un deposito bancario, por mínimo que sea, hazlo en el banco HSBC, al número de cuenta 6271254999 a nombre de Samuel R. García o en transferencia electrónica abonando al número Clabe: 021180062712549990. Gracias.

¡Gana USD con Neobux, prueba la nueva sección de ENCUESTAS!