domingo, enero 17, 2010

La apariencia poseída y la realidad desposeída en México

Nino Gallegos

La apariencia poseída y la realidad desposeída en México es aquello que es y no es a la vez más que el control del caos mediante el imperio de la corrupción y la impunidad, porque la razón gubernamental de la Ley ha dejado de ser y hacerse el soporte de un Estado laico que ha sido poseído por la apariencia de un política correcta y el desgaste de una realidad desposeída por los espectros políticos que acechan desde lo fáctico y lo mediático: quienes nos ven desde afuera impiden vernos desde adentro, porque parece, en la apariencia poseída y en la realidad desposeída, no darnos cuenta que una carga siniestra de narcotización ha emergido desde un fondo que ha ido subiendo a la superficie de lo económico, social y cultural para esparcirse a manera de un polvo y un humo que ha ido entrando a los ojos y penetrando en las fosas nasales con una graduación y una dosificación directamente al subconsciente de las palabras y al inconsciente de los hechos con un letargo semejante a la enajenación de los símbolos patrios y a la expropiación de los principios constitucionales, los medios democráticos y los fines éticos y morales en cuanto a los bienestares de lo económico, lo social y lo cultural. La igualdad es un portento de necedades que han suplantado las necesidades por la vía de la miserabilización, mientras que la justicia es la repartición del bien común por la violación de un estado de derecho que ha sido proclamado el defensor de los victimarios contra las víctimas, porque el Estado laico hace de los censores religiosos los policías, los militares y los narcotraficantes que pueden asesinar a una defensora de los derechos humanos y querer castrar los sentimientos de hombres homosexuales y mujeres lesbianas por haber decidido casarse y adoptar quizá a un huérfano de ese estado laico que también ha penalizado el aborto de las mujeres y ha potenciado el femicidio nacional.

Aquello de que la religión era o es el opio del pueblo, lo que ahora se está maquinando es que la narcotización de lo fáctico y lo mediático son las drogas en los círculos virtuosos y viciosos de la sociedad mexicana con los cuellos blancos de los políticos y los empresarios -en alianza- con los cuellos rígidos de los militares, las sotanas alzadas de los sacerdotes y las camisas de seda de los narcotraficantes. Cuando Pier Paolo Pasolini criticó a los defensores de la Italia Nostra por lo del patrimonio artístico y lo paisajístico nacional en la promoción y expansión del turismo cultural, les estaba diciendo que el patrimonio artístico y lo paisajístico nacional pasaban al poder de la burguesía italiana de los políticos y los empresarios como socios en desarrollos inmobiliarios turísticos, y si la Cosa Nostra por definición y posición era otra cosa, inamovible e insuplantable, los defensores y promotores de la Italia Nostra con su Belleza, la explotación de la misma(s) provocó y desarrollo el crimen de la industrialización y la expropiación del pasado ancestral y rústico de la Italia rural. Y como México no hay dos en el mundo, tan lejos de Italia y tan cerca de Colombia, Palermo no ha sido el ejemplo y Calí es una imitación. Cuando Felipe Calderón, en un lugar de la sierra Madre Occidental, en El Salto, P.N. Durango, el 21 de febrero del 2008, declaró ante la puesta en marcha de la construcción del Puente Baluarte- llamado “Bicentenario”, lo siguiente: “Yo no aspiro a que nuestro México sea permanentemente un país subdesarrollado, un país de tercer mundo como si fuera motivo siempre de orgullo y de alegría. No, yo no quiero que México sea un país de tercer mundo. Yo quiero, y sé que eso va a ocurrir, quiero que México sea un país desarrollado, un país de primer mundo que sea capaz de proporcionarle bienestar a todas las mexicanas y a todos los mexicanos”, sentí que toda la Sierra Madre Occidental había empezado a desmadrarse.

Cuando la apariencia poseída tiene la cualidad fáctica y mediática de desposeer a la realidad de cualquier significado vital a través de la narcotización con sus espectrales luces y sombras desde las luminarias del espectáculo y el escándalo del atril atrabiliario presidencial, de los cuarteles policíacos y militares, de las oficinas empresariales, de los púlpitos y sermones sacerdotales, de los cárteles narcotraficantes, de las cámaras diputadas y senadoras y de los partidos políticos y las precampañas echadas a andar y a maquinar las elecciones de los años 2010-2012, pensando los opositores que siendo poseedores de la apariencia poseída tras el manoseo de la realidad poseída, pueden construir consensos en alianzas y coaliciones políticas basadas en intereses de grupos políticos, en tanto, lo económico, lo social y lo cultural se rehistorizan y performatizan en las escenas y la coreografía de la iconografía nacional de la Independencia y la Revolución, cuando en el calendario caricaturizado del 2010 de la revista Proceso está la imagología, la imaginación y la alegoría críticas de cómo la apariencia poseída suplanta a la realidad desposeída: no éramos porque ni fuimos ni somos, algo de demasiados que no serán ni seremos más que la re-presentación en la apariencia poseída y de la des-significación en la realidad desposeída.

Cuando entre la apariencia poseída y la realidad desposeída, y “Bajo el reino del capital, todo progreso aparente tiene su contrapartida de regresión y de destrucción. No consiste in fine “más que en cambiar la forma de la servidumbre”, a decir del recién fallecido, Daniel Bensaïd (1946-2010), en Potencias del comunismo, Haití lo fue con la explotación capitalista económica en lo social y cultural mientras que los países del mundo, en la emergencia de la solidaridad tardía como la de México o USA, queriendo representar un liderazgo continental, USA fue y es con la ayuda de la naturaleza la ruina de Haití como lo está siendo con México: la correlación económica, social y cultural que se da y fluye como los capitales financieros de la explotación y la defraudación en la apariencia poseída versus la realidad desposeída, inequívocamente toca y aplasta al ser humano en un entorno de impacto ambiental de miserabilización y pobreza en la condición humana. Los excesos en la apariencia poseída y las exageraciones en la realidad desposeída, pueden ser los excesos del poder y las exageraciones del sexo, así como los de la religión, el militarismo, el empresariado y el narcotráfico, dejando los espacios dados y las plazas ocupadas para la narcotización a través de lo fáctico y lo mediático en la medida de la censura, la sanción y la doblez hipócrita de la ética y la moral pública que se solazan en las luces y las sombras de la corrupción y la impunidad.

La tortuosidad de la apariencia poseída y la horribilidad de la realidad desposeída, así como es la narcotización también tiende a la desdramatización de lo que sucede en México para dramatizar lo que sucede en Haití, porque cuando nos miran desde afuera nuestra pobreza es la dadora de una riqueza en la emergencia de compartir solidariamente un destino común: Latinoamérica y El Caribe en un Tercer Mundo que se debate consigo mismo para rehaserse y rehacerse no a imagen y semejanza de USA sino en la realidad política, económica, social, cultural e histórica de Venezuela, Brasil, Chile, Bolivia, Uruguay, Paraguay, Argentina y Cuba, quedándose al margen México y Colombia porque se sienten cómodos por comodines en la servidumbre y en los adentros de sus propias apariencias poseídas y de sus realidades desposeídas que oscilan en el renovado garrote y en la reenergizada zanahoria del Amo Entrañable en la vecindad continental. El trazo, al que México está sometido geopolítica, fáctica y mediáticamente en lo que ha correspondido la mediatización, la virtualización y la narcotización en el gobierno con los medios y la Ley del Orden caótico y el Progreso improductivo, tiene a la vez la espectralización de un rostro pálido, duro y rígido entre las facciones y la fascinación de un fascismo dibujado en el semblante de la apariencia poseída y la realidad desposeída de un rostro en rigor mortis que, sin proferir ninguna palabra acciona los hechos al abrir los ojos y vernos como quien se quiere tragar nuestras miradas que han sido sitiadas por la apariencia poseída y la realidad desposeída en el blanco acuoso de esa oscuridad embozada en las luces y las sombras de nuestra inmediata, mediatizada, virtualizada y narcotizada historia mexicana.

Playoffs NFL: San Diego Chargers 14 - New York Jets 17



http://www.youtube.com/watch?v=v_lg5whm1h4

New York Jets vuelan alto, derrotan 17-14 a los San Diego Chargers

El mariscal de campo de origen mexicano Mark Sánchez y Jets de Nueva York disputarán el próximo domingo la Final de la Conferencia Americana (AFC) , ante Potros de Indianápolis, tras vencer hoy 17-14 a Cargadores de San Diego.

Sánchez terminó el cotejo de la Ronda Divisional, que se disputó en el Qualcomm Stadium, con 12 pases completos de 23 intentos para una ganancia de 100 yardas, un pase de anotación y una intercepción.

El egresado de los Troyanos de la Universidad del Sur de California (USC) lanzó su envío de touchdown al inicio del último cuarto, de dos yardas al ala cerrada Dustin Keller.

Cargadores de San Diego se fue al descanso de medio tiempo con una ventaja de siete puntos, gracias a un pase de anotación de 13 yd del quarterback Philip Rivers a Kris Wilson.

Sin embargo, en la segunda mitad los Jets respondieron con gol de campo de 46 yd de Jay Feely, el envío de touchdown de Sánchez y una escapada de 53 yd de Shonn Greene, para tomar una delantera de 10 unidades.

San Diego trató de responder rápidamente a la citada ventaja de su rival, pero su pateador, Nate Keading, arruinó toda la temporada al fallar tres intentos de gol de campo.

Rivers, quien completó 27 de 40 intentos para 298 por aire, un pase de anotación y dos intercepciones, todavía apretó un poco la pizarra con acarreo de touchdown de una yarda.

Jets jugará su primera final de Conferencia desde 1998, cuando perdió como visitante 23-10 ante Broncos de Denver. (Notimex).

Bajo el tapete

Gerardo Fernández Casanova

“Que el fraude electoral jamás se olvide”


¡Que nadie se entere! Hay que decirle al mundo que aquí es jauja y que todo es paz y felicidad. Los embajadores y cónsules de México en el exterior tendrán que reforzar sus habilidades histriónicas para que no les gane la risa mientras cuentan el cuento, así el mundo se esté carcajeando a su costa.

Calderón prohibe hablar mal de México y lo califica como una traición a la patria, en una truculenta maniobra para equiparar a su espurio gobierno con el país entero. La basura deberá esconderse bajo el tapete, el caos no existe. Los notables que agoraron la debacle anunciando el dramático aumento del desempleo -dice Calderón- fueron desmentidos por la realidad (la de encima del tapete) y las “atinadas” medidas de gobierno que la evitaron. No hay para dónde hacerse. El tal Calderón ni ve ni oye; es incapaz de hacer la más mínima autocrítica y corregir el derrotero del fracaso.

Lo peor del caso es que haya un sector de la población que se traga las ruedas de molino que nos ofrece la vulgar propaganda gubernamental, que todo lo justifica como resultado de una crisis que nos viene de fuera, ante la cual el régimen ha actuado con prudencia y responsabilidad, adoptando medidas que son dolorosas pero que, de no tomarse, provocarían un mayor sacrificio. El temor generalizado ha cumplido su objetivo; la gente se hace conservadora ante el peligro de perder lo muy poco que tienen; así lo ha diseñado el régimen y le ha dado resultado.

De ahí que la movilización popular tendrá que hacer énfasis en la llamada revolución de las conciencias. Es preciso que la gente común identifique con claridad quienes son los adversarios. Me viene a la memoria la pueril moraleja de la fábula del perro y el cocodrilo de Samaniego, que fue la primera poesía que me enseñaron en primero de primaria: aquella que narra que un perro bebía en el Nilo y, al mismo tiempo corría/ bebe quieto –le decía- un taimado cocodrilo/ dañino es beber y andar, pero es más sano que aguardar a que me claves el diente./ ¡Oh que docto perro viejo/ yo venero tu saber/ en eso de no atender del enemigo el consejo. El régimen espurio y la parafernalia de sus corifeos aconsejan tomar las cosas con calma, al mismo tiempo que promueven el temor, para seguir clavándole el diente al pueblo. Tendremos que asumirnos como perros viejos para saber distinguir su perversidad.

López Obrador insiste en desenmascarar a la oligarquía de los privilegiados enquistados en el gobierno. Son los verdaderos adversarios del pueblo. Convoca a la revolución de las conciencias para sustentar la movilización que permita realizar los cambios necesarios para salvar al país. Es la manera idónea de celebrar las efemérides del bicentenario de la independencia y el centenario de la revolución. Se necesita incidir sobre la clase media en peligro de extinción, tan llena de temores y tan acalambrada por los fantasmas inventados por la propaganda, particularmente aquella que se ha dedicado a demonizar a los movimientos populares y a sus dirigentes, especialmente a AMLO, pero también a los electricistas y tantos otros que se ven obligados a tomar las calles para expresarse. Hay que neutralizar el efecto pernicioso de la filantropía clientelista del gobierno, que convierte a los más jodidos en atentos amigos del cocodrilo que se los engulle cotidianamente. Hay que escribir mucho y hablar más. Todos tenemos que hacernos de ánimo y herramientas para convencer a los demás. La meta tendría que ser la paralización del país, instrumento indispensable para forzar el cambio de rumbo y de modelo económico.

Lo electoral también es importante pero, con frecuencia mella las reales posibilidades del cambio, peor aún con la izquierda electoral desdibujada y sometida al imperio de la mercadotecnia política, donde quienes dominan son los dueños de los medios masivos de comunicación. No puedo dejar de lamentar que la alianza de los partidos de izquierda, sumida en su incapacidad orgánica, haya tenido que adoptar la medida de decidir las candidaturas a los puestos de elección popular por medio de encuestas, para que gane el más bonito de los posibles candidatos o el que más dinero invierta en su imagen pública. Acepto que, ante la realidad del actual sistema de partidos, la fórmula es la menos conflictiva. Esta es una de las cosas que tendremos que cambiar. El pueblo no necesita que le pregunten qué quiere, sino que le propongan con honestidad lo que le conviene para, entonces, decidir. La revolución de las conciencias es para que la gente pueda decidir lo que realmente le conviene.

Playoffs NFL: Minnesota Vikings 34 - Dallas Cowboys 3



http://www.youtube.com/watch?v=lWtbxnHujhg

¡Malvado Kelsen!

Álvaro Cepeda Neri

Kant escribió: “¡Atrévete a pensar por ti mismo! ¡Ten valor de servirte de tu propio entendimiento! ¡Supere aude!”. Su obra es el antes de la filosofía como ideología de creencias o metafísica, y pensar los fenómenos como problemas para proponer soluciones.

Éstos vuelven a ser problemas en busca de respuesta por las ciencias naturales de fundamento matemático, las ciencias sociales de fundamento jurídico y el resto de la cultura, desde sus raíces griegas-atenienses con la sofística (Protágoras, Tucídides, los presocráticos, Eurípides, etcétera), hasta Kant, los neokantianos de la Escuela de Marburgo (Hermann Cohen, Pablo Natorp, Ernest Cassirer, etcétera) y los pensadores críticos (por las tres críticas de Kant): Hans Kelsen, Karl R. Popper, y los hombres y mujeres de ciencias, literatura, pintura y demás artes (y la psicología inaugurada por Sigmun Freud).

En esa apretada síntesis de la historia universal se inscribe el sustancioso ensayo del joven abogado Marco Tulio Martínez Cosío. Trabajo impecable e implacable sobre lo que significa Kelsen en la historia del derecho como ciencia y órdenes jurídicos positivos en su unidad en cuanto Estados (con sus fines o contenidos en la legitimidad de su legalidad).

Es admirable la defensa de la obra kelseniana que elaboró ante quienes pretenden sentenciarla, sin ser leída y mucho menos estudiada (“el problema –dice Kant– no es ser refutado, sino ser comprendido”). Ante sus temerarios acusadores, Marco Tulio Martínez hace las veces de abogado defensor y logra que jurado y juez resuelvan que Kelsen es inocente de las malévolas imputaciones.

Y si bien la obra de Kelsen, continúa, “se defiende por sí misma, es escuchada y vence en juicio”, dice muchísimo de Martínez Cosío que exponga con éxito la litis, pues los necios e irracionales han querido, constantemente, sentar en el banquillo de los acusados la obra que mejor fundamenta y explica el corpus jurídico como medio para hacer posibles los fines de una sociedad, gobierno y Estado.

El derecho positivo se ocupa de las conductas jurídicas individuales e institucionales, a partir de una ley fundamental o constitución, aun en aquellos Estados llamados de derecho consuetudinario. Nada ha caído buenamente del cielo, dice Pablo Natorp. Todo es creación humana, si es que nos movemos dentro de los límites de la razón. “Humano, demasiado humano”, como “diría el gran Nietzche”.

Saludamos esta reflexión kantianamente kelseniana, que nos lleva a la cúspide de la ilustración de todos los tiempos, con argumentos en contra de la irracionalidad del derecho natural o jusnaturalismo; ideología con instinto religioso arrinconada desde la implantación del derecho positivo, descrito como un orden estatal con diferentes fines (políticos, penales, mercantiles, civiles, fiscales, etcétera). En la tarea de continuar enriqueciendo toda aportación humana, la kelseniana debe ser objeto de cuestionamientos, adiciones y correcciones, como apunta Martínez Cosío. Y es que en la corriente crítica, no hay absolutos.

Ficha bibliográfica:

Autor: Marco Tulio Martínez Cosío
Título: ¡Malvado Kelsen!
Editorial: Revista Padecta de la Escuela Libre de Derecho, 2009

Playoffs NFL: Indianapolis Colts 20 - Baltimore Ravens 3



http://www.youtube.com/watch?v=3_VSWDmTnd4

De clase mundial

Playoffs NFL: New Orleans Saints 45 - Arizona Cardinals 14



http://www.youtube.com/watch?v=RDgrrMIfWrM

¡Gana USD con Neobux, prueba la nueva sección de ENCUESTAS!