El Presidente salió de su burbuja

Salvador García Soto

Pocos presidentes en la historia de México han vivido su mandato tan aislados de la gente como lo ha tenido que hacer Felipe Calderón. Rodeado de un fuerte dispositivo de seguridad, blindado para evitar riesgos o ataques a su persona, el Presidente ha pasado los cuatro años y medio de su mandato encerrado en una burbuja de seguridad que lo ha distanciado y no le ha permitido el contacto con la gente común, en la calle o de manera espontánea.

Al inicio de su mandato, Calderón tuvo que blindarse para evitar los ataques y la persecución política del movimiento de resistencia de Andrés Manuel López Obrador, que desconocieron su triunfo y aparecían en cada acto público para increparlo o agredirlo. Eso hizo que, antes de cualquier presentación del Presidente en público, se aislara y se sellara prácticamente el lugar al que acudiría, incluso varias calles a la redonda, para evitar desaguisados o riesgos para el Mandatario.

Vino después la decisión clave de su sexenio: sacar al Ejército a las calles a combatir el crimen organizado y con esa acción se profundizó el aislamiento. Los golpes a los cárteles de la droga aumentaron el nivel de riesgo y amenazas al Presidente y a su seguridad, lo que hizo que el Estado Mayor Presidencial reforzara e incrementara las medidas de seguridad con protocolos nuevos que no habían tenido otros mandatarios y con la compra de equipo cada vez más sofisticado para proteger la integridad del Presidente: desde un escudo blindado que le acompaña siempre hasta una camilla plegable con todo para atender una situación de atentado, incluso una cirugía de emergencia, o armas con el calibre suficiente para dinamitar el más fuerte blindaje, que está siempre cerca del Mandatario.

En todos los actos del Presidente hay rigurosos filtros de seguridad y se controla en la mayoría de los casos la asistencia de público. El diálogo del jueves entre el presidente Calderón y los ciudadanos del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad era en principio un acto tan blindado como cualquier otro al que asiste el Presidente. Del Museo de Antropología e Historia, primera sede pactada para el encuentro, se movió al Castillo de Chapultepec por la misma razón: el temor a acciones de sabotaje del Sindicato Mexicano de Electricistas, otro de los grupos que persiguen a Calderón en sus apariciones públicas.

Pero una vez que comenzó el encuentro, inédito en su forma y en el fondo, hubo una transformación. El arranque duro, ríspido, en el que Calderón y Sicilia chocaron en sus posiciones y su visión sobre esta guerra contra el crimen y sus resultados, dio paso a un diálogo abierto, franco. El Presidente que comenzó con su mismo discurso autista y nugatorio de los últimos años, dando manotazos a la mesa para justificar sus decisiones, fue otro cuando en el histórico patio del Castillo se escucharon las voces del dolor, las voces de los padres, madres, hijos que han sufrido las pérdidas humanas de esta guerra.

Fue entonces cuando Calderón salió por un momento de su burbuja y cambió el tono y el discurso. Vendría después la exigencia de Sicilia del perdón por las víctimas civiles inocentes de esta guerra y la aceptación del Presidente que pedía perdón pero “porque somos responsables”, pero al mismo tiempo se mantenía en la línea de decir que no se arrepiente de haber iniciado esta estrategia de combate al crimen. Al final fueron las voces de las víctimas, que hablaron a través de sus familiares, con sus desgarradores testimonios y sus exigencias de justicia las que dominaron la reunión y ahí se vio un gesto que muy poco se le ha visto al Presidente aislado: Calderón se paró y fue hasta el asiento donde doña María, una mujer que ha perdido a cuatro hijos en esta guerra, para darle un abrazo de consuelo y ofrecerle apoyo para encontrar a sus hijos desaparecidos.

¿SENSIBILIZACIÓN O CAMPAÑA?

Más parlamentario que Ejecutivo, Calderón demostró que se mueve mucho mejor en los ámbitos del debate y el diálogo. Se vio incluso más suelto que el propio Javier Sicilia. Es muy posible que este evento del diálogo con los ciudadanos sea aprovechado por el Presidente y sus estrategas políticos para iniciar una campaña que coloque el tema de la inseguridad como la bandera central para la elección de 2012.

La crueldad del gobierno de Obama

¿Qué es peor que el mandatario deporte casi 1 millón de personas enganchando a la policía local a imponer la ley migratoria mientras se demanda a Arizona por hacer lo mismo?

Ruben Navarrete / The Washington Post


Esto es aún más cruel: Utilizar juegos de prestidigitación burocráticos para engañar y crear falsas esperanzas para los “dreamers”.

Éstos últimos son inmigrantes ilegales de edad universitaria quienes -si la Ley DREAM no hubiera sido rechazada por cinco demócratas del Senado- podrían haber tenido la oportunidad de obtener categoría legal, si asisten a la universidad o son miembros a las Fuerzas Armadas.

Esto es más cínico: Tomarse todo ese trabajo con el exclusivo propósito de distender, durante la campaña para la reelección, las críticas de los defensores de los inmigrantes.

Parece ser que eso es lo que ocurrió cuando John Morton, director del Organismo de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, siglas en inglés) emitió recientemente un memorando de seis páginas sobre la “discrecionalidad para encausar”, que parecía sortear al Congreso y ofrecer a los “dreamers” y otros una exención especial para evitar que los deportaran.

Algunos medios en línea mordieron la carnada y reportaron que el gobierno había abierto el camino para las disposiciones de la Ley DREAM (Development, Relief and Education for Alien Minors Act, por sus siglas en inglés) mediante una “orden ejecutiva”.

No es cierto. Sólo el presidente puede emitir una orden ejecutiva, que tenga fuerza de ley. Esto sólo fue un memorando del director de un organismo gubernamental.

El memorando del 17 de junio informa: “Cuando se sopesa si un inmigrante específico merita el ejercicio de la discrecionalidad para encausar, los funcionarios, agentes y abogados de ICE deben considerar todos los factores relevantes”.

Entre ellos: “las circunstancias de la llegada de la persona a los Estados Unidos y la manera de su ingreso, particularmente si el inmigrante vino a los Estados Unidos siendo un niño pequeño; la búsqueda de educación de dicha persona en los Estados Unidos, con consideración particular otorgada a los que se han graduado en una escuela secundaria de Estados Unidos o los que han perseguido con éxito, o están persiguiendo; un título universitario o avanzado en una institución de educación terciaria legítima de Estados Unidos; si la persona, o el pariente inmediato de la persona ha sido miembro de las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos, de los reservistas, o la guardia nacional, dando especial consideración a los que sirvieron en combate, etc.”

El texto sobre la universidad y las Fuerzas Armadas llevó a algunos -en la derecha y la izquierda- a pensar que éste era un intento de introducir la Ley DREAM por la puerta trasera.

En la izquierda, una vez que se filtró el memorando (¡uuy!) a los defensores de los inmigrantes, los seguidores de Obama se apresuraron a declarar que su hombre había cumplido su promesa. Los pobres son como un individuo perdido en el desierto, tratando de alcanzar una bebida fresca que no está allí.

En la derecha, Kris Kobach, el secretario de estado de Kansas y un conocido restriccionista de la inmigración, también saltó a conclusiones equivocadas sobre el memo.

“Están presionando a los agentes (de inmigración) a ser aún más indulgentes, a ir más allá aún para no imponer la ley”, expresó Kobach. “En un momento en que millones de estadounidenses están desempleados y buscando trabajo, éstas son más malas noticias del gobierno de Obama”.

Kobach ha tenido trabajo abundante. Antes de salir electo, ganó -según el Center for American Progress- millones de dólares ayudando a ciudades y estados a redactar leyes migratorias al estilo de la de Arizona. Ya saben, el tipo de medidas que los tribunales generalmente han eliminado por ser inconstitucionales.

Pero ¿cuánta “presión” ha habido aquí? El memorando no prohíbe ni requiere nada. De hecho, termina con un descargo de responsabilidad declarando, “nada en este memorando debe ser interpretado como una prohibición de la aprehensión, detención, o remoción de un inmigrante ilegal en los Estados Unidos ni como una limitación de la autoridad legal de ICE o cualquiera de su personal para imponer la ley migratoria federal”. La discrecionalidad descansa aún en agentes y fiscales en el terreno de trabajo, que pueden actuar como les plazca.

Y lo que han estado haciendo estos vaqueros es mantener en funcionamiento una máquina de deportación que expulsa unas mil personas por día. A juzgar por estadísticas del Departamento de Seguridad del Territorio, este gobierno rinde más de lo esperado. En 2009, expulsó 389 mil 834 inmigrantes ilegales; en 2010, 392 mil 862. El objetivo para 2011 es 404 mil.

Así es como el gobierno llegará al millón este verano. Pero no esperen que el presidente Obama mencione estos hitos cuando dirija la palabra al Consejo Nacional de la Raza, el grupo de defensa de los intereses latinos, en su conferencia anual de julio. Ése es un discurso para otro público.

Mi problema con este memorando es que no va lo suficientemente lejos. Es que no va a ningún lado, excepto en círculos.

Revelan que Arizona localizó a El Chapo Guzmán

Excélsior

México.- Un documento de los 700 hackeados al Departamento de Seguridad Pública de Arizona (AZDPS) en 2009 reveló que las autoridades estadunidenses localizaron a El Chapo Guzmán, líder del cártel de Sinaloa, en una reunión en Sonora... y no avisaron a México.

A las 20:30 horas del 26 de enero de 2009, la Unidad de Corrupción de Ajo, en Arizona, Estados Unidos, recibió información de una fuente sobre una fiesta en un rancho de Sonoyta, Sonora, donde Joaquín Guzmán Loera arribó, acompañado de un “gran séquito de miembros de su organización”.

Un oreja de la autoridad estadunidense se las arregló para enviar, vía correo electrónico, los datos de la reunión.

Lo anterior fue revelado en el documento denominado Intel Chapo Guzman 01-26-2009 que ayer fue dado a conocer vía Lulzsec en el portal The Pirata Bay, luego de que el grupo de hacktivistas robó 700 documentos pertenecientes al Departamento de Seguridad Pública de Arizona en un ciberataque, como represalia por la ley antiinmigrante SB 1070.

El operativo de Lulzsec se denominó “Chinga la Migra”, y su objetivo era mostrar que los agentes de inmigración de Arizona, que son denominados por los hacktivistas como racistas y xenófobos, con una mención especial para Joe Arpaio, sheriff del condado de Maricopa, investigaban a El Chapo Guzmán sin informar a las autoridades mexicanas.

Los correos, que fueron enviados desde la bandeja de una tal Shannon P. MacCormick, eran dirigido a algún elemento de la Unidad de Corrupción de Ajo, Arizona, según Lulzsec.

La fuente estuvo presente en el rancho durante la reunión.

La información indica que El Chapo responzabilizó a sus lugartenientes de defender las cargas de droga o habría consecuencias por las pérdidas. “Me encargaré de todo aquel que me traicione”, diría el capo.

Antes de partir, pidió a los conductores llevar armas largas y usar chaleco antibalas.

Los correos, según los hacktivistas, han sido confirmados por una fuente confiable.

El correo electrónico hackeado agrega que la información del mismo tipo fue recolectada durante una entrevista realizada por agentes de la Patrulla Fronteriza de la Estación Welton.

La fuente indicó que “el Compa Chuy y El Memo, dos de los miembros del cártel de Sinaloa, dieron instrucciones a sus conductores de proteger las cargas o sufrirían las consecuencias”.

El informante también dijo que existía una nueva línea de transportación trabajando en el área de Ajo, la cual se consideraba bastante violenta y que estaban preparados para arrojar granadas y utilizar armas largas.

En el correo se agrega que El Chapo llevó a 70 de sus hombres a Sonoyta para comenzar su nueva línea de transporte y, “al parecer”, también con parte de su gente a Welton y a Casa Grande.

Todo fue verificado gracias al decomiso de tres armas, junto con 3.1 toneladas de mariguana en la zona de Ajo, Arizona, una semana después de recibir el e-mail. La información no fue filtrada al público sino hasta mayo de 2009, pero no hubo noticia alguna sobre esto en los medios mexicanos durante el periodo mencionado.

El colmo: la delincuencia ‘clona’ vehículos militares

Excélsior

Chilpancingo.- En el colmo de la delincuencia organizada para intentar camuflar sus operaciones delictivas, ahora “clonan” a los vehículos militares.

La Secretaría de la Defensa informó, a través de un comunicado, que personal militar aseguró camionetas “clonadas” tipo militar en el municipio de Apaxtla de Castrejón, Guerrero.

Informa que a través de la 35 Zona Militar, tropas jurisdiccionadas a esta Zona Militar, al realizar reconocimientos a inmediaciones del poblado Tlatzala –Pueblo Nuevo, municipio de Apaxtla de Castrejón, Guerrero, observaron en el camino dos camionetas color verde olivo, “clonadas” tipo militar, que estaban cubiertas con ramas y, al efectuarles una minuciosa revisión, se localizaron en el interior dos armas largas, un cargador y diez cartuchos de diferentes calibres.

El enojo de los ayatolas

Francisco Garfias

Me gustó el diálogo en el Alcazar de Chapultepec. La flexibilidad del formato. La intervención del presidente Calderón. La actitud abierta del poeta Javier Sicilia.

No me sorprende el rechazo de los fundamentalistas de siempre, los que no aportan más que odio y división, los que hablan de claudicación por el simple hecho de sentarse a dialogar con el contrario.

La foto de primera plana, que muestra al presidente y al poeta abrazados como si fueran cuates, debe haberle provocado diarrea a más de uno.

A mi me devolvió la confianza en Javier Sicilia. Temía que lo hubiesen secuestrado los poseedores de la verdad. El poeta aprende rápido. Su liderazgo es de sumar, no de dividir.

Cosa de recordar que hay otros que han rehuido a la foto durante todo el sexenio.

El disgusto de los radicales no ha pasado desapercibido. “Hay mucha gente de ese lado que está enojada porque el encuentro salió bien”, nos comentan en Los Pinos. Los radicales pueden quedarse con sus frustraciones, sus anatemas. La causa de las víctimas avanzó un paso. Aunque no les guste.

* * *

Sicilia fue muy crítico con el gobernador de Morelos, Marco Adame. Pidió incluso al presidente Calderón que le pusiera fin a la protección de gobernadores de su partido.

El poeta aseveró que en lugar de enfrentar los problemas, el mandatario de Morelos es omiso en su trabajo; especialmente en el “toque de queda” que sufrió Cuernavaca, a raíz de mensajes intimidatorios en Internet. “Mandó a descansar a las instituciones”, aseveró.

Buscamos una reacción, vía SMS, del gobernador Adame.

Respondió que no deseaba polemizar sobre la actuación de las autoridades en esa ocasión. Pero aclaró que nadie mandó a descansar a las instituciones. “La historia es diferente. Lo lamento, pero es momento de ver hacia delante…”, se excusó.

Adame le tiene “enorme respeto” al dolor y a la causa de Sicilia. “Así lo hablé con él durante tres horas en Casa Morelos, el 2 de abril. Me quedo con su llamado a la reconciliación y al perdón por las vÍctimas. Lo comparto”, nos dijo.

El tema no fue evadido en el Alcázar por Felipe Calderón. El presidente le dio por su lado a Sicilia. “En ese caso concreto, de aquel fenómeno de Internet en Cuernavaca, yo soy de usted, yo hubiera preferido ir, montar fuerza pública y decir: señores, aquí, ésta es nuestra ciudad y la defendemos.

“Hay otros que operan de distinta manera”.

* * *

Manuel Espino asegura que ha tratado de suavizar las cosas con Felipe Calderón. Quiere hacer a un lado las “broncas personales” que ha tenido con el Presidente y sumarse a un esfuerzo nacional para controlar la violencia.

El ex jefe nacional del PAN nos cuenta que hace poco mandó una carta a Los Pinos, acompañada de una propuesta para combatir al crimen organizado: La Estrategia para la Paz Justa.

El documento, que recoge ideas de hombres y mujeres de más de 20 países, asume que enfrentar a los criminales no debe ser una decisión unilateral, ni parcial. Mucho menos partidista. “El punto de partida es hacer una estrategia conjunta entre la sociedad y el Estado”, dice la propuesta.

Roberto Gil Zuarth, secretario particular del Presidente Calderón, ya respondió la carta. De Espino. Le informa que el documento fue turnado a la Secretaría de Gobernación para su análisis.

Por lo menos le contestaron.

* * *

Lo negativo es que el político duranguense fue expulsado del PAN por supuestas violaciones a los estatutos del partido. “Me acusan de abuso de la libertad de expresión”, asegura.

El duranguense recurrió al Tribunal Electoral para recuperar sus derechos como panista. Jura que los magistrados han recibido presiones desde Los Pinos para dejarlo fuera de su partido. El fallo saldrá en unos 15 días.

Hay de dos sopas: o fallan a su favor, o regresan su caso al partido.

* * *

El pasado 24 de mayo reprodujimos aquí un correo el periodista Jacobo Elnecavé, conductor del noticiario TV10 de Chiapas, colaborador de diversas estaciones de radio y de Foro Judío de México.
El mensaje daba cuenta de amenazas anónimas recibidas por el conductor, pero también de ofensas a su origen judío. “En vez de periodista, deberías de ser jabón”, decía uno de los mensajes recibidos en su domicilio particular.

Nos enteramos ayer que Elnecavé, quien atribuía las amenazas a simpatizantes del pasado gobierno de Chiapas, fue salvajemente agredido en una discoteca de Tuxtla Gutiérrez. Lo desfiguraron, le provocaron lesiones en la cabeza, casi lo matan. La procuraduría estatal inició la averiguación previa 223/CAJ4A/2011, por los delitos de homicidio en grado de tentativa, lesiones y amenazas, en contra del periodista.

* * *

Moraleja de la semana (cortesía de Juan Pablo II): El diálogo, basado en sólidas leyes morales, facilita la solución de los conflictos y favorece el respeto de la vida.

“Rápido y Furioso”: el forcejeo político en EEUU

José Carreño Figueras

La fallida operacion “Rápido y Furioso” está convertida en el centro de un forcejeo político entre el gobierno del presidente Barack Obama y dirigentes republicanos en la Cámara de Diputados, que abiertamente hablan de la caia del Procurador General de Justicia Eric Holder.

“Rápido y Furioso” fue una operación planeada por la representación en Phoenix de la Oficina de Alcohol, Tabaco y Armas de Fuego (BATF), que entre 2009 y 2010 autorizó literalmente la venta irregular de casi dos mil a compradores “de paja” con la idea de que así llegarian a los principales clientes: los líderes de cárteles mexicanos.

Pero las cosas no resultaron así y a cambio no solo perdieron la pista de armas una vez que pasaron la frontera sino que cuando concluyeron solo habían logrado el arresto de una veintena de compradores de bajo nivel en la región de Arizona puesto la semilla para un problema político doméstico e internacional.

El caso tuvo desde un principio mucho mayor exposición en México que en Estados Unidos. Aquí, se le acompañó casi desde su inicio, mientras que en el lado estadounidense fue el eje de atención sólo para unos cuantos medios, especialmente columnistas de derecha ó activistas de la libertad de posesión de armas.

Pero en los Estados Unidos el caso nunca ha sido en torno a los muertos que esas armas pudieron causar en México. Aún ahora, los críticos del BATF citan las armas procedentes de esas ventas halladas cerca del sitio donde fue asesinado Brian Terry, un agente de la Patrulla Fronteriza, en un sitio próximo a la frontera con México.

Para los defensores del derecho a tener armas “Rápido y Furioso” fue una muestra tanto de la incompetencia del gobierno como de su intención de crear un incidente que justificase nuevas medidas para regular su venta y posesión.

Para sus aliados en el Partido Republicano, abrió una oportunidad de golpear al gobierno de Barack Obama en vísperas del inicio de la campaña presidencial 2012, ponerlo a la defensiva en un tema particularmente sensible para grupos liberales y extremadamente importante para sectores conservadores, así como un medio para reducir los márgenes de acción del BATF y sus intentos de regular armas.

El gobierno Obama ordeó una investigación del Inspector General, un hecho de rutina en este tipo de situaciones, pero los republicanos ya indicaron que no creen en ella y emitieron su propia investigación, a traves del senador Charles Grassley y con el patrocinio del diputado Darrell Issa, presidente del poderoso Comité de Supervisón y Reforma Gubernamental.

El gobierno Obama hizo saber el fin de semana pasado que el director en funciones del BATF, Kenneth Melson, dejaría el cargo, pero Issa subrayó el miércoles que en su opinión había un involucramiento de del Procurador Holder y por tanto este debería ser removido también.

Pero el mismo día, un trascendido al diario “The Washington Post” aseguró que Issa habia sido enterado de la opersción y sus metas desde los primeros meses de 2010.

Para México el problema está en que debe esperar a la investigación oficial y determinar que hacer con los resultados; la estupidez y la incompetencia son evidentes pero no son delitos tipificados y menos la base para una demanda de extradición: desde el punto de vista estadounidense, “Rápido y Furioso” fue una operación policial frustrada pero no necesariamente una conspiración criminal.

Paralelamente, una mayor limitación del BATF puede transformarse en mayor libertad de acción para los traficantes de armas, lo que tampoco es conveniente para México.

Pero al mismo tiempo tampoco puede haber olvido.

En la guerra contra el crimen, todo igual

Víctor Sánchez Baños / Poder y Dinero

Perdona a tus enemigos, pero jamás olvides su nombre.

John Fitzgerald Kennedy (1917-1963) Político estadounidense.


Durante 3 horas con 8 minutos, el presidente Felipe Calderón dialogó de alguna manera con el poeta Javier Sicilia. Todo acto de comunicación y diálogo es civilizado. Por ello, es positivo que se den estos ejercicios dentro de una democracia. Pero, no habrá cambios y la impunidad seguirá como moneda de cambio entre autoridades y delincuentes.

Desafortunadamente, no ocurrirán cambios palpables en el corto, mediano y, creo, en el largo plazo.

Ciento ochenta y ocho minutos de preguntas, comentarios, respuestas y opiniones. El presidente defendió su estrategia contra el crimen organizado, pidió perdón por las víctimas inocentes y sobre los temas policiacos del país, presentó sus justificaciones y criticó a jueces, curas y a quienes critican los resultados de la guerra anticrimen.

Como ejercicio democrático es positivo, pero los resultados no serán los que demanda una buena parte de la sociedad mexicana. La estrategia contra el crimen será la misma. Las víctimas inocentes seguirán muriendo y la guerra en las calles continuará.

No hay un cambio en la estrategia. El ejército se mantendrá en las calles y seguiremos destinando cientos de millones de pesos para fortalecer al aparato represor del gobierno. Y, con justificada razón.

Hace unos días, en este mismo espacio, les platiqué que difícilmente en la administración de Calderón se retirarán de las calles los soldados y policías federales. Es claro que el gobierno tiene que recuperar casa por casa, calle por calle, colonia por colonia, pueblo por pueblo y en algunos casos estado por estado, que se encuentran bajo el terror o el dominio de los delincuentes.

Estamos en un escenario difícil de remontar, pero al escuchar a Calderón deja la sensación que no abandonará esa guerra. El recuperar territorios perdidos y que son considerados “estados fallidos”, se ve lejano.

Ciudad Juárez, Monterrey, Torreón y otras ciudades del país, siguen vulnerables y el presidente no ofrece una solución o cuando menos una promesa con un plazo para lograrla.

Mucho diálogo pero no se ve que puedan lograr los objetivos que aseguren la seguridad de las vidas y propiedades de los mexicanos.

Esto, desafortunadamente, me dejó igual que antes del diálogo, aunque reitero que es positivo todo ejercicio donde los gobernantes escuchen a sus gobernados. Pero, la democracia es incompleta si no existen resultados que beneficien a las grandes mayorías del país.

PODEROSOS CABALLEROS.- Petróleos Mexicanos, que dirige Juan José Suárez Coppel, licitará el arrendamiento, sin opción a compra, de ocho plataformas de perforación marina así como la realización de diversos trabajos en campos en la Sonda de Campeche en el Golfo de México por un monto superior a mil 200 millones de dólares. Gran negocio a una empresa cuya nombre no se conoce. Vaya negocios que hay en esa paraestatal y no hay suficiente transparencia. *** De acuerdo al periódico Reforma, un importante distribuidor de medicamentos, que pidió no ser identificado, explica que las farmacias, al no poder devolver los productos, y con el fin de no asumir las pérdidas, venden a recolectores los fármacos que ya caducaron. Esta es una ocupación realmente muy grave. Acaso los laboratorios farmacéuticos se mandan solos. ¿Dónde está la Cofepris? *** GRUMA, de Roberto González, anuncia un ahorro de 72 millones de dólares en gastos financieros, al refinanciar el total de su deuda, una noticia que sin duda es de gran importancia para la empresa, ya que le permite continuar fortaleciendo su estructura financiera, así como posicionarse con un mejor perfil financiero para los próximos años, y seguir con su plan estratégico de expansión a nivel internacional en donde ya explora y analiza oportunidades de crecimiento.*** No entiendo por qué tanto brinco si el piso está parejo. El líder de la Cámara de Diputados, Carlos Ramírez Marín y el de los priístas, Francisco rojas, calificaron al llamado a periodo extraordinario de sesiones hecho por el Presidente, como mediático. La verdad es que no hay con qué se haga un periodo extraordinario. No hay dictámenes, aunque los temas están discutiéndose. Esta es la estrategia que tenía Fox para criticar al Congreso de la falta de acuerdos. Al guanajuatense le costó caro su pleito con el Legislativo.

RESPONSABILIDAD SOCIAL CORPORATIVA.- Bajo el lema ‘Mejores vidas a través de mejores negocios’ (‘Better lives through better business’) se reunirán la próxima semana en Barcelona los máximos responsables a nivel mundial de las principales compañías de gran consumo: Coca Cola, Danone, Procter & Gamble, Carrefour o Walmart, entre otros. Los líderes mundiales de la industria y la distribución definirán estrategias destinadas a impulsar negocios que contribuyan a mejorar la vida de los ciudadanos.*** The Consumer Goods Forum, un organismo independiente que reúne a más de 650 compañías de más de 70 países ha organizado, con el apoyo de AECOC, una cumbre mundial que contará con la participación de la presidenta y directora ejecutiva de Pepsico, Indra K. Nooyi, el consejero delegado de Carrefour, Lars Olofsson, el presidente y consejero delegado de Walmart International, Doud Mc Millon y el presidente y consejero delegado de Coca Cola Company, Muhtar Kent.

La sombra sobre M-1

Francisco Rodríguez / Índice Político

De acuerdo con información en poder de este escribidor, las bandas, pandillas, corrientes o “expresiones” que dominan al otrora partido aglutinador de la “Izquierda Democrática” ya negociaron el reparto del apetitoso pastel que se degustará de aquí al primer domingo de julio del año por venir.

En el reporte se da por sentado que, encuestas o elecciones entre su militancia de por medio, el candidato presidencial de la “Izquierda Unida” ya está ahora mismo definido.

Así las cosas, entre los dos contendientes que hasta ahora han asomado la cabeza, ya se decidió que uno será el abanderado de la “Izquierda Unida” en la competencia electoral por alcanzar la meta ubicada en Los Pinos, mientras que el otro…

Cuentan aquí las razones del porqué L-1 ya se ganó, y con creces, la postulación: ha recorrido el país de punta a punta… es conocido en los 2 mil 439 municipios del territorio nacional… y, sobre todo, su simple nombre impreso en la boleta representará carretadas de dinero a través de las famosas prerrogativas que, a través del IFE, los contribuyentes ponemos a libérrima disposición de quienes ambicionan gobernarnos.

En el arreglo destaca que una de las más grandes “tajadas” ya está asignada a los personajes que, en asociación delictuosa, actúan como Cártel y prácticamente todos los mexicanos sabemos se autodenominan “Los Chuchos”. Tal “tajada”, obvio, es de índole estrictamente económica.

M-1 declinará inmediatamente después del proceso selectivo, independientemente de que éste sea por encuestas o elecciones entre la militancia.

¿A cambio de qué? De acuerdo al informe en mi poder, la moneda de cambio será el tener manos libres para seleccionar al candidato que representará sus intereses en la contienda concurrente para elegir al Jefe de Gobierno del Distrito Federal.

Se apunta que, hasta el momento, el elegido será Platino. Por ello no es nada casual que M-1 tenga como prioridad el discurso sobre seguridad y procuración de justicia y que, incluso, tenga ya preparada una intensa campaña cuyo eje tiende a subrayar que el Distrito Federal “es la ciudad más segura de todo México”.

Alrededor de este proyecto orbitan Gladiadores que realizan hallazgos, capturas, pero no les son acreditados pues ante los medios son presentados como logros de Platino.

Capítulo aparte, se subraya que, no detrás sino delante de todos los arriba mencionados, está Sombra, quien coordina toda la estrategia no sólo en el Distrito Federal, incluso en los estados gobernados por el PRD y/o por quienes fueran candidatos de las alianzas PRD-PAN.

Sombra se reúne permanentemente con los mandatarios estatales y/o secretarios de Seguridad Pública de esas entidades, para coordinar actividades político-policiacas y recibir los “apoyos” que surgen de ellas. Sombra, incluso, se atribuía hace cosa de tres semanas, la autoría –y ahora quizá “el éxito”– del operativo Conago-1. Y en contra de Sombra se anota la permanente pugna con Gladiador.

No obstante, el diagnóstico que se refleja en el reporte –en tarjetas marcadas con una franja tricolor en el margen superior derecho– es que hoy en día la ciudad más grande y habitada del país vive una real crisis de seguridad producto del almacenamiento, distribución y venta de drogas al menudeo nunca antes vista y que, se considera, no sólo son toleradas, también impulsada por algunos de estos personajes.

El informe en cuestión detalla la ubicación de los más de siete mil puntos de venta. También precisa que dirige estas acciones el Cartel de la Unión, al que se ubica “como brazo en el D.F. del Cartel del Pacifico Sur”, cuyos capos llevan los apellidos Beltrán Leyva.

Que el centro de acopio y distribución se ubica en la Delegación Tlalpan. Y que los puntos rojos –como el informe denomina a las zonas a donde se envía la droga para su distribución– se ubican en Tepito, Iztapalapa y la colonia Buenos Aires. Que desde ahí se abastecen los siete mil puntos de venta ubicados en las 16 Delegaciones del DF, siendo las más redituables los establecidos en las delegaciones Cuauhtémoc, Iztapalapa, Gustavo A. Madero y Miguel Hidalgo, en ese orden.

De todas estas actividades, reza una de las penúltimas tarjetas– es informado M-1, en las reuniones que frecuentemente sostiene en su bunker de Alfonso Reyes No. 100 esquina Cuernavaca en la Colonia Condesa.

Le resumo la última de las tarjetas aquí referidas: Que el problema que en su momento enfrentara M-1 lo constituye el gran enriquecimiento de Platino durante sus 40 meses de gestión. Y que se le detectaron, entre otras, propiedades en las colonias Del Valle, Coyoacán y Polanco, así como en Acapulco, Cancún y San Diego, California, amén de toda la información vinculante que tiene en Residencial WTC, de la colonia Nápoles.

Índice Flamígero: El informe en cuestión circula en los más elevados niveles del Gobierno Federal. Concluye con la “identificación” de los personajes: Distintivo L-1: Andrés Manuel López Obrador. Distintivo M-1: Marcelo Ebrard Casaubon. Distintivo Sombra: Marcela Gómez Zalce. Distintivo Gladiador: Manuel Mondragón y Kalb. Distintivo Platino: Rubén Mancera Espinoza.

Frialdad de funcionarios ante víctimas

Martha Anaya / Crónica de Política

Si algo resultó contrastante en el diálogo de ayer entre las víctimas de la violencia y los funcionarios del gobierno, fue la enorme distancia entre unos y otros. La falta de sensibilidad y empatía de Francisco Blake Mora, de Genaro García Luna y de Marisela Morales.

De los secretarios de Seguridad Pública y de Gobernación no me extrañó gran cosa. ¡Pero de la Procuradora General de República!, sí que me sorprendió (al igual que las risitas de Margarita Zavala). Y por lo visto en el Castillo de Chapultepec, a algunos de los asistentes también.

Los tres funcionarios se envolvieron en sus habituales declaraciones de hemos detenido a los autores, está arrestado fulano, sutano; hemos seguido tal caso aquí, allá; estamos trabajando en el lavado de dinero, en la extinción de dominio; es que el problema es del fuero común…

Resultaron tan insultantes sus intervenciones –por distantes y engañosas—que fue precisamente ante ello que se sublevó Julián le Baron interrumpiéndoles:

“No hay ninguna persona detenida por ese crimen. ¡No ofendan la memoria de mis hermanos diciendo que se ha hecho justicia!”

Al igual que Omar Esparza: “¡No nos insulten! Nadie asume la protección a los testigos protegidos! Los criminales son protegidos por los gobiernos, por los diputados…, no hay un solo responsable detenido por más que les acercamos testigos”.

Parecía que el diálogo iba a estallar. Se salía de los “pactado”. Pero aún faltaba. Si los miembros del gabinete fueron los primeros en ser señalados por algunos de los asistentes, faltaba aún el propio Presidente de la República. Ese le tocó a a Javier Sicilia.

Y es que Felipe Calderón volvió una vez más a decir que le echaban la culpa a él y a su gobierno de violencia y no a los criminales. Que eso no era así, que se equivocaba. Que si tenía que pedir perdón por algo, era por no haber actuado antes contra los criminales, por no haber enviado antes a las fuerzas federales a combatirlo.

El poeta le atajó:

“Señor Presidente, no le cuestionamos su ataque a los delincuentes, ni les restamos responsabilidad a los delincuentes. Pero nuestros interlocutores no son ellos, es el Estado…. El problema señor Presidente es que usted se lanzó a esta guerra con instituciones podridas con alto grado de impunidad.”

Palabras que ya había manifestado en otras ocasiones, escrito incluso en su carta, pero que por lo visto no habían sido retenidas.

Fue ahí que cambió el tenor del diálogo. Calderón entró en sintonía. Se exaltó incluso en algunas de sus respuestas, pero finalmente abandonó el limbo en el que vive con sus funcionarios y aterrizaba a un diálogo más real, más cercano, más humano.

Dio entonces su versión:

“Entré (a esta guerra) sin reforma política y sin haber reformado a las instituciones porque yo creo que se tienen que hacer al mismo tiempo. Tengo que actuar con lo que tengo. Y estoy seguro que usted hubiera hecho lo mismo. Si son piedras lo que tengo, con piedras…No podía esperar a que cambiar las cosas.

“Me gustaría ser recordado por lo que he hecho en educación, en salud, pero no. Seguramente seré recordado por este tema y seguramente con injusticia”.

El diálogo así se humanizaba entre él, sólo él Felipe Calderón –no así sus funcionarios–, y los representantes de las víctimas. Un avance.

Pero pocos frutos se recogerían al final: aportación económica para el monumento y las placas que se harán con los nombres de las víctimas; inicio de los preparativos con el secretario de Gobernación para ver lo de una comisión de seguimiento a víctima y en seguridad; atención personal del propio Presidente a algunos casos que se plantearon en la reunión de muertos y desaparecidos.

Y, una vez más, disposición a revisar la estrategia contra el crimen. Pero…

Como repetiría de nueva cuenta: “Prefiero que me juzguen injustamente por haber actuado”.

Ahí se enconchaba, se refugiaba. Seguramente así será hasta el final de su sexenio.

Derecho a la verdad

Gregorio Ortega Molina / La Costumbre Del Poder

“Ignoro si a usted le queda clara la realidad de nuestro país”, puntualizó Norma Ledezma Ortega al hacer uso de su turno en el Diálogo por la Paz con Justicia y Dignidad, efectuado ayer en el alcázar de Chapultepec, cuyo significado dejó de ser epicentro mitológico de la independencia y de la guerra contra Estados Unidos, una vez que los modernos historiadores decidieron desacralizar la leyenda de los niños héroes.

El evento se desarrolló en dos tiempos, o más bien, se diferenció porque el presidente Felipe Calderón exhibió dos estados de ánimo distintos, uno antes de la exposición de los representantes y familiares de las víctimas, otro después de escuchar los lamentos de dolor, la verdad de la frustración y abandono, y esforzarse, por un momento, de desposeerse del poder con el propósito de asentar bien los pies en la tierra, y escuchar, porque es su problema, no sabe escuchar.

Desconozco las negociaciones y los acuerdos preestablecidos para la celebración de tan trascendente encuentro, pero su desarrollo me permite suponer que además de los temas a tratar, por alguna deferencia hacia él, el presidente Calderón también conoció del contenido de la primera exposición de Javier Sicilia, si no en su totalidad, al menos en su esencia, pues de otra manera no hubiera respondido de la manera equívoca como lo hizo.

Felipe Calderón Hinojosa, quien constitucionalmente ostenta el poder presidencial -está obligado a hacerlo respetar por mandato-, se mostró a la defensiva en su primera participación, en la que prácticamente no aludió o decidió no evaluar la intervención de Javier Sicilia, si no fue para defender las premisas en las que fundamenta su política pública contra el narcotráfico y la delincuencia organizada.

Si en algún momento algún trasnochado ha solicitado pacto con los barones de la droga y retractación del uso legítimo de la violencia del Estado, de esa pifia se han agarrado, el presidente Calderón y su gabinete de seguridad, para insistir en que ellos van por la ruta correcta y no puede darse marcha atrás, porque hacerlo sería entregar la plaza y el poder, además de dejar a la sociedad inerme ante los embates del crimen organizado. Lo que la sociedad clama, pide a gritos, es una revisión de la estrategia, tal como él la solicitó el miércoles, en Guatemala, al gobierno de Estados Unidos y en presencia de Hillary Clinton. Constatamos, así, que el presidente mexicano mide con dos varas: hacia afuera, que se revise la estrategia de la política antidrogas, pero hacia adentro, en la primera oportunidad se negó, en la segunda dijo que depende en qué aspectos debía corregirse.

Conserva Felipe Calderón Hinojosa la capacidad de conmoverse, la fortaleza de sonreír, pero también la habilidad de conducirse como político y no comprometerse, porque eso fue lo que hizo a lo largo de 180 minutos, más o menos: recrear su imagen ante la gesta electoral que se avecina; también mostró la habilidad para coincidir, como lo hizo cuando reconoció que la corrupción y la impunidad en todos los niveles de gobierno, es la llave que permite la permanencia del negocio del narcotráfico, la diversificación de las actividades de la delincuencia organizada, y el cambio de estrategia ante las necesidades del mercado, que transformó a los barones de la droga mexicanos, que dejaron de ser corre ve y dile entre los productores de América del Sur y los consumidores estadounidenses, para transformarse en narcomenudistas, lo que -de acuerdo al diagnóstico presidencial- convirtió una actividad ilícita en una actividad violenta, pero no dejó establecido en qué momento y cuáles fueron las razones que determinaron el cambio en los cárteles mexicanos.

Esa transformación del negocio ilícito -pero muy productivo- del narcotráfico, obedece, de acuerdo a los expertos, por la desesperada necesidad del gobierno de Estados Unidos de hacer uso del dinero negro producto de la delincuencia organizada, pero principalmente del consumo de estupefacientes. Lo que más dinero produce es el narcomenudeo, porque en los cortes, cocaína, piedra, heroína, morfina, de un kilo sacan hasta cinco, y el precio se modifica: lo que en bruto y por kilo cuesta diez, por gramo y al menudeo cuesta mil. De ese tamaño es la diferencia. ¿Dónde se lava ese dinero? El Wachovia Bank fue un ejemplo; el sistema bancario estadounidense está urgido de más recursos frescos, sin importar su negrura o su origen, para sanear la especulación de que han hecho objeto a sus cuentahabientes y a su sociedad.

El presidente mostró paciencia para escuchar a Julián Le Barón, a María Elena Herrera, Norma Ledezma Ortega y Omar Esparza, entre otros, pero careció de esa humildad que únicamente poseen los hombres de grandeza, los estadistas, aquellos que administran el poder, pero no se dejan administrar por él, y nada respondió a propuestas muy concretas de Javier Sicilia, como la de crear una comisión de la verdad, o impulsar las reformas que requiere la nación para entrar al siglo XXI y dejar atrás las características de aldea michoacana con las que actualmente se conduce a México, porque si bien aprovechó para destacar sus logros, perdió la oportunidad de subirse al carro del cambio propuesto por la sociedad, y no por los partidos.

Hay dos frases presidenciales pronunciadas durante el encuentro, que definen su carácter y su gobierno. La primera, dicha durante su primera intervención, refiere a la necesidad y coincidencia con Javier Sicilia, de buscar la paz y hacer a un lado los llamados a la venganza, lo que de inmediato me refirió a su discurso pronunciado en el campus universitario de una de las casas de estudio enmarcadas dentro de la Ivy League. Lo dicho por Felipe Calderón en Stanford no puede borrarse, estará presente, como ocurre con lo dicho ayer en el alcázar. ¿Cuál de las dos es la buena actitud presidencial?

La más esclarecedora de quién es Felipe Calderón Hinojosa, nos refiere a su decisión de combatir al narcotráfico, con piedras de ser necesario, mientras con ojos de fuego y aliento de cordero, en un tono más bajo, dijo a Sicilia que a él, al presidente de México, le hubiera gustado tener el aliento de David, lo que es muestra de que después de lo escuchado, encontró una vía para regresar a la humildad.

El otro aspecto fundamental destacado por Sicilia, es la inexistencia del Poder Judicial de la Federación en este drama de dimensión nacional. Creen, jueces, magistrados, consejeros y ministros que dictar sentencias resume su mandato constitucional, cuando la dimensión del problema es otra; ellos debieran conducirse como lo que son: la columna vertebral del Estado de Derecho, pero prefieren callar la boca, para preservar sus canonjías, sus fideicomisos, sus jugosos salarios y su capacidad de corromperse, no pecuniariamente, sino judicialmente.

Pero no nos engañemos. Algo cocinarán, para dentro de tres meses hacer un balance al cuarto para las doce, cuando les definiciones políticas sobre la sucesión presidencial hayan madurado, los múltiples destapes de enero o febrero dejen de ser premonición para convertirse en certeza, y cuando el estilo político mexicano ya no esté en frecuencia adecuada para escuchar el clamor de la sociedad, porque otra vez el derecho a la verdad, exigido por el poeta y necesitado por los mexicanos, será pospuesto.

La razón la tiene mi gurú literario, de México, para mayores señas: “Los hombres, sin embargo, no han llegado a un grado de civilización tan elevado como para poder controlar en absoluto el sistema económico que corresponda a las necesidades y habilidad de producir de los humanos. El hombre vive aún un primer período evolutivo en relación con un sistema económico civilizado. En este sentido vive aún en cavernas; de no ser así, no existiría posibilidad alguna para que hubiera más guerras”. No puede estar mejor explicada la razón de la guerra presidencial contra el narcotráfico.

Todo queda en Familia

Raymundo Riva Palacio / Estrictamente Personal

Desarticulada moral y operativamente desde la muerte de su líder espiritual Nazario Moreno “El Chayo”, en diciembre pasado, La Familia Michoacana entró en un proceso de autodestrucción que tuvo una nueva baja con el arresto de José de Jesús “El Chango” Méndez el martes pasado. Si para esa banda criminal significa la confirmación de su desmantelamiento, para el gobierno de Leonel Godoy representa la reapertura de la investigación sobre el Michoacanazo, con un capo tras las rejas que tiene toda la información sobre la red de protección institucional al cártel en Michoacán.

Méndez, quien respaldó a Moreno en 2005 cuando comenzó la disputa contra Los Zetas por Lázaro Cárdenas y Morelia –el quiebre final se dio en septiembre de 2006-, se convirtió en una de las dos cabezas de La Familia Michoacana, que evolucionó en dos cárteles de facto por la disputa entre sus dos jefes por sus estilos distintos de liderazgo. Mientras “El Chayo” buscaba no enfrentar a las autoridades y buscar siempre un arreglo, “El Chango” se caracterizaba por su afán expansionista, ser muy agresivo y utilizar medios intimidatorios con alto impacto –decapitaciones, ejecuciones múltiples y ataques a instalaciones policiales locales y federales-.

La fractura en la cúpula de La Familia Michoacana tuvo su expresión más dramática el 15 de septiembre de 2008, cuando en el centro de Morelia explotaron granadas durante la ceremonia de El Grito -mientras el gobernador gritaba las “vivas”- que mataron a ocho personas e hirieron a otras 85, en lo que se consideró el primer acto de narcoterrorismo en México.

Las sospechas recayeron inmediatamente en los cárteles, que a su vez buscaron deslindarse y desviar la culpa a sus rivales. La Familia Michoacana colocó 15 mantas en Michoacán y Durango, y Los Zetas, pusieron 51 mantas en 15 entidades -Aguascalientes, Chiapas, Distrito Federal, Durango, México, Hidalgo, Michoacán, Nuevo León, Oaxaca, Puebla, Quintana Roo, Sonora, Tamaulipas, Veracruz y Zacatecas-, para acusarse mutuamente del atentado.

No era un choque sólo entre dos cárteles, sino resultado directo de la conflictividad interna que vivía La Familia. Por un lado estaba la parte más violenta de la banda, encabezada por “El Chango”, quien había desarrollado contactos con el Cártel de Sinaloa (hoy Pacífico) a través de Joaquín “El Chapo” Guzmán, y se había extendido al estado de México, Jalisco y Guerrero. Por el otro se encontraba la parte mística que encarnaba “El Chayo”, con arraigo total en Michoacán, y cuyos principales operadores eran Enrique “Kike” Plancarte y Servando Gómez, “La Tuta”, quienes a su muerte fundaron Los Caballeros Templarios, para enfrentar a Méndez.

Las granadas en la plaza central de Morelia ese 15 de septiembre no iban dirigidas a la población michoacana sino al balcón del gobernador, de acuerdo con fuentes federales, en represalia porque funcionarios de su administración tomaron partido en la lucha entre los cárteles y rompieron el equilibrio que se había mantenido tras la ruptura con Los Zetas, que fue el periodo donde La Familia –en sus dos ramas-, compró policías, personal en la procuraduría estatal, en el gabinete, en los partidos políticos, en parroquias y medios de comunicación, a nivel local y nacional.

La Familia Michoacana estaba quebrada desde antes de las granadas estallaran en Morelia, pese a compartir territorios en el estado donde sumaban a su negocio tradicional de la marihuana y narcotráfico, el cobro de cuotas a cada sector de la producción, desde el agrícola al minero, prácticas usureras, y trabajo social y popular que incluía la instauración de centros religiosos y motivacionales, organización de fiestas de pueblo, corridas de todos, peleas de gallos y conciertos.

La rama de “El Chango” operaba el negocio de las metanfetaminas –por el cual luchó con Los Zetas al arrancar la década para eliminar al cártel de los hermanos Valencia-, al cual se sumaron Guzmán y el Cártel de Sinaloa en el corredor que comenzaba en el puerto de Lázaro Cárdenas. La de “El Chayo”, ligada a Los Zetas, se dedicaba también al negocio de la piratería, que venían desarrollando junto con sus viejos socios del Cártel del Golfo en Tamaulipas.

El choque entre las dos facciones de La Familia Michoacana produjo delaciones y traiciones dentro de la organización criminal, que en los primeros cuatro años del gobierno de Felipe Calderón produjo el arresto de más de 600 miembros de la banda y neutralizado -en la cárcel o muerto- a prácticamente toda su estructura de mando operativo, militar, financiero e ideológico. Adicionalmente, permitió que desde 2007 que se fueran hilvanando sus redes de protección institucional.

En la rama de “El Chango” se descubrió a una pieza importante, Dionisio Loya Plancarte, “El Tío“, que articulaba la red de corrupción para garantizar la protección de autoridades de seguridad pública, procuración de justicia y políticos, así como también era el responsable de la relación con prensa, la cooptación política y las relaciones públicas. En la rama de “El Chayo”, el seguimiento que se hizo a “La Tuta” ayudó a establecer los lazos directos del cártel con el gobierno de Godoy. El momento más claro fue su medio hermano Julio César, quien durante su campaña para una diputación federal recibió dinero y apoyo –en intimidación a sus rivales- para ganar el escaño.

Esas investigaciones llevaron a El Michoacanazo en 2009, cuando se detuvo a más de una treintena de funcionarios estatales, policías y presidentes municipales en todo el estado. La mayoría de ellos se encuentra en libertad, principalmente porque los jueces en Michoacán, en la última instancia judicial, no aceptaron como válidas las grabaciones entre la mayoría de ellos y los narcotraficantes, o como sucedió directamente con el gobernador Godoy, porque la DEA, que tiene grabaciones telefónicas presuntamente comprometedoras de él con personas vinculadas a los cárteles, de acuerdo con funcionarios federales, no quiso entregarlas a la PGR.

El Michoacanazo no se ha cerrado. Las investigaciones han seguido a partir de las declaraciones de los jefes de La Familia detenidos y de los documentos decomisados, que es como llegaron a la detención de “El Chango”. Más allá de lo que califica el gobierno federal como el gran golpe que termina de decapitar a La Familia Michoacana, es lo que pueda aportar sobre la red de protección oficial en Michoacán y la profundidad de su penetración institucional desde hace casi una década, que fue la razón por la que la guerra contra las drogas comenzó.

Calderón fascinó a Javier Sicilia

Rubén Cortés

Fin de la historia: los “hasta la madre”; “cabrones, den cuentas” y “chinguen a su madre” de Javier Sicilia durante tres meses, se desinflaron ayer cuando vio al Presidente y le pasó la mano por el hombro con profundo amor.

Quizá fue la comunión natural entre dos hombres vehementemente católicos, pero a Sicilia le bastó tener enfrente a Felipe Calderón para olvidar su rosario de demandas, que incluían desde eliminar el fuero a legisladores y funcionarios hasta la “democratización” en los medios.

Todo quedó en una petición de recursos para construir un monumento con los nombres de todas las víctimas, tanto asesinos como inocentes, registradas en la guerra de Calderón contra el crimen organizado.

Y, eso sí: mucho abrazo de Sicilia al Presidente, sonrisas de los dos, la palabra “perdón” en labios de ambos, aunque en un momento Calderón perdió la paciencia, dio un manotazo en la mesa y dijo: “Javier, estás equivocado”.

Resultó el día del Presidente por salir bien librado de un encuentro que le pintaba mal, pues tendría enfrente al líder de una marcha “Por la paz” que, en pleno Zócalo de la Ciudad de México, acabó al grito de “¡Muera Calderón!”

Marcha que se convirtió en movimiento de grupos violentos, como el SME, cuyos miembros tienen mil 287 averiguaciones previas y 60 actas circunstanciadas y sólo uno está preso, por secuestro, delitos contra la riqueza nacional y daño a la propiedad.

Movimiento que transformó sus demandas sobre seguridad pública en reclamos puramente electorales, como el reconocimiento institucional de la consulta popular, las candidaturas independientes, la revocación de mandato, la contraloría social y las acciones colectivas.

También una política de Estado en materia de telecomunicaciones que rompa los monopolios y genere una amplia democratización y apertura no sólo a la competencia, sino al fortalecimiento de los medios públicos y el Congreso abra un periodo extraordinario para aprobar la reforma política.

De manera que el Presidente debió respirar tranquilo cuando este paquete quedó reducido a pedirle dinero para levantar un monumento. Ah, y que Sicilia hasta olvidara insistirle en pedir la renuncia de su mejor hombre, el Secretario de la PF, Genaro García Luna.

Calderón no pudo evitar mostrarse magnánimo con un mea culpa: “De lo que me arrepiento es de no haber mandado fuerzas federales antes y tener un operativo justo en Cuernavaca que pudo haber atrapado a la banda que mató a Fernando, el hijo de Javier”.

¿Dónde estuvo el secreto para que un encuentro que se perfilaba ríspido terminara en amor y paz? En la religión católica que comparten Felipe Calderón y Javier Sicilia.

Lo enseñó hace mucho la Madre Teresa de Calcuta:

“Amo a todas las religiones, pero estoy enamorada de la mía”.

Candidatos alistan cierres en el Edomex

En los mítines de este fin de semana se prevé la asistencia de figuras políticas.

Los tres candidatos a la gubernatura en el Estado de México realizarán este fin de semana sus cierres regionales de campaña a cinco días de que concluyan sus actos proselitistas.

Con una marcada diferencia en las encuestas de intención del voto, una entidad sometida durante 40 días a propaganda electoral y tras haber visitado los 45 distritos electorales, Eruviel Ávila, Alejandro Encinas y Luis Felipe Bravo Mena, buscarán sellar a “todo vapor” sus campañas con el respaldo de sus dirigentes y militantes.

Se espera que los abanderados hagan mítines masivos en las plazas principales de los municipios de Toluca, Valle de Chalco y Nezahualcóyotl este sábado y domingo.

Para mostrar su fortaleza, se prevé que acudan acompañados de las planas mayores y de las figuras políticas de sus partidos.

Respaldado por su dirigencia nacional, Humberto Moreira y Cristina Díaz, el candidato de la Coalición Unidos por Ti, Eruviel Avila, realizará su cierre regional de campaña mañana sábado en Toluca.

Acompañado además de gobernadores de diversas entidades del país; líderes de las bancadas en el Senado y Cámara de Diputados, Manlio Fabio Beltrones y Francisco Rojas, respectivamente, así como de dirigentes y legisladores locales, realizará un mitin en la Plaza de Los Mártires de la capital mexiquense.

El acto masivo será previo al que realice a su cierre general de campaña el próximo miércoles 29 de junio en Ecatepec, municipio de donde es originario y en el que ha sido alcalde dos ocasiones y legislador local y federal.

Hasta el momento, el priísta ha visitado y hecho actos masivos en los 45 distritos electorales con lo que ha buscado cubrir el total de municipios en la entidad.

Mientras que Alejandro Encinas, abanderado de la coalición Unidos podemos más, realizará cierres regionales en los municipios de Chalco y Nezahualcóyotl, respaldado por la plana mayor de su partido.

El perredista encabezará el sábado un mitin masivo en el centro del municipio de Chalco a las 17:00 horas y a donde asistirá acompañado de la dirigencia nacional que conducen Jesús Zambrano y Dolores Padierna.

También contempla la asistencia de legisladores federales, locales y de las dirigencias estatales del PRD, PT y Convergencia, así como de gobernadores.

Será el domingo en Nezahualcoyótl cuando el perredista encabece otro cierre regional a las 11:00 horas, acompañado de las dirigencias nacionales de los partidos que conforman la coalición.

Así como de figuras representativas de la izquierda como el líder moral del PRD, Cuauhtémoc Cárdenas, el ex candidato presidencial, Andrés Manuel López Obrador, mandatarios estatales y el jefe de Gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrard.

Por su parte, Luis Felipe Bravo Mena, candidato de Acción Nacional, acudirá el sábado al municipio de Nezahualcóyotl para hacer su cierre regional de campaña acompañado de su dirigente nacional, Gustavo Madero.

Para el domingo, Bravo Mena contará con el respaldado de funcionarios federales, gobernadores, legisladores y coordinadores de bancadas del PAN en el Senado y la Cámara de Diputados, José González Morfín y Josefina Vázquez Mota, respectivamente, para realizar otro cierre regional en la capital de la entidad.

Para el miércoles 29, el candidato panista concluirá su campaña con un acto masivo a las 19:00 horas en la explanada principal del municipio de Naucalpan.

Elección de Estado

Martha Anaya / Crónica de Política

Los panistas estaban duro que dale contra los priistas por la elección del Estado de México. Subían y bajaban de la tribuna, cuestionaban desde sus curules, mostraban fotografías y concluían sus cuestionamientos con el alegato de que se trataba de una “elección de Estado”.

Alfonso Navarrete Prida respondía una y otra vez, hasta que finalmente les soltó a los blanquiazules: hablan y hablan de una “elección de Estado”, el mismo argumento utilizaron el año pasado en Oaxaca, Puebla y Sinaloa (estados donde perdió el PRI). No es más que un pretexto, porque la realidad es que su partido no tiene votos…, y tampoco tienen pruebas.

La sesión de la Comisión Permanente se había ido calentando poco a poco. Comenzaron tundiéndole al secretario de Hacienda, Ernesto Cordero, por aquello de que en la página de internet aparecía su respuesta de agradecimiento a quienes firmaron la carta de apoyo a su candidatura.

Se trataba, decían sus opositores –perredistas, petistas y priistas—de utilización de recursos públicos.

Parecía una nimiedad, pero poco a poco fueron dimensionando el tema y extrapolándolo a otras situaciones posibles, hasta que el debate terminó con la advertencia de Ricardo Monreal anunciando que en la próxima sesión pedirá la renuncia de Cordero.

Pero el tema de la elección en el Estado de México, a raíz de un punto de acuerdo en el que se denunciaban “presuntos actos de aplicación parcial de recursos públicos por policías de la entidad” (ya saben cómo son de complicados para expresarse), dadas algunas fotografías que habían sido tomadas a unos policías uniformados repartiendo despensas y acarreando gente, fue lo que se llevó un titipuchal de tiempo aún y cuando todos estaban a favor del dictámen, incluidos los priistas.

-¡Que se investigue y que se sancione a estos policías!-, compartía Navarrete Prida el sentido del dictamen.

Pero eso no era suficiente para panistas y perredistas quienes querían aprovechar la ocasión para tundirle al PRI, a Enrique Peña Nieto. Al candidato tricolor, Eruviel Ávila, poco le tocó directamente, en realidad; poco o nada parecía importarles su figura. El pleito era con su jefe, el gobernador y la forma de gobernar del priismo encarnado en la persona de Peña Nieto.

-En el Estado de México vivimos la peor regresión, lo vemos con lo que ocurre en el Instituto Electoral local, en el nombramiento de jueces a modo de la noche a la mañana. Es el retorno del viejo sistema que quiere controlar todo-, sostenía el diputado panista Alberto Pérez Cuevas.

Pablo Gómez añadía:

-Se ha restablecido en el Estado de México el viejo sistema. No hay en el PRI una nueva generación de políticos. El PRI es la calca de sí mismo y ha convertido al Estado de México en una de las entidades más atrasadas: no hay un solo derecho universal establecido localmente… ¡ni locatel!

Y preguntaba el perredista:

-¿Cuál es la nueva política que plantea el PRI? ¡No la hay! Es lo mismo de antes: control político y clientelar. Es el priismo en su forma de ser histórica: todo el control.

Navarrete Prida volvía a la tribuna. Calificaba de “paranoide” el descalificar toda una elección por una foto de unos policías. Y devolvía una vez más a la panista Adriana González:

-¿No será que su candidato va en caída libre, que apenas si alcanza 12 puntos de votos en las encuestas? ¿Qué no es más bien aquello que hemos visto de “si no gano, descalifico”? ¿Cómo envían a competir a los mismos de hace 18 años?

Además les sacó una supuesta carta de militantes panistas denunciando una serie de desvíos de dineros para aviadores y trabajadores del Seguro Social y de Sedesol para apoyar atraer votos para el PAN.

El perredista Vidal Llerenas intentó llevar la discusión al exceso de gastos de campaña y la negativa del Instituto Electoral a revisar éstos actualmente. A la falta de condiciones de equidad. No tuvo mayor eco.
Entre tantos dichos y golpes entre unos y otros, lo increíble fue que la mejor parte del debate se dio, no frente al PRI, sino cuando el PRD terminó noqueando al PAN.

Y es que Pérez Cuevas salió en un momento dado con aquello de que “todos somos culpables” de lo que sucede en el Estado de México, por permitirlo.

A lo que Pablo Gómez le respondió:

-No señor diputado, aquí no hay tal de que “todos somos culpables”, como si fuéramos todos “pecadores”. Los verdaderos causantes (de que el PRI y sus peores formas de gobierno se mantengan y se reciclen) es que ustedes no quisieron encabezar una transición…El emparejarse con el PRI es el daño más grande que le han hecho a este país. Ni el PAN ha sido la salida, ni el PRI refuncionalizado representa el menor cambio.

Mientras tanto, en su curul, Josefina Vázquez Mota simplemente sonreía.

¡México Kafkiano!

Andy Novell F.

Revisando las redes sociales me di cuenta cuantos calificativos se pueden utilizar para referirse al presidente de la República, Felipe Calderón. Los calificativos van desde ¡asesino! ¡FECAL! De todo un poco; lo llaman asesino por su guerra contra el crimen organizado.

Solamente en México se ve una realidad completamente distinta; llaman ¡asesino! al mandatario que puso a las fuerzas armadas a luchar contra los narcotraficantes, ahora resulta que los muertos, aquellos muertos que antes de morir le quitaron la vida a otros más o secuestraron, robaron y envenenaron a la juventud vendiéndoles droga son los buenos y el gobierno federal es el malo de la película.

Hagamos un análisis de la situación que se vive en México, se critican las acciones gubernamentales para frenar al crimen organizado, pero hasta el momento no he escuchado una crítica y un reclamo de la sociedad contra estos delincuentes a los que ahora los defienden y les dicen que han muerto muchos inocentes

Ahora resulta que los más de 40 mil muertos que se han sumado en los cinco años del gobierno calderonista son “inocentes”, por ello digo que estamos en un México Kafkiano, donde todo está al revés.

Algunas organizaciones y ciudadanos llaman “inocentes” a miles de caídos, pero hasta el momento no se han puesto a pensar que muchos de esos muertos fueron parte de las distintas organizaciones criminales del país; no se percatan que muchos de esos muertos de las fosas clandestinas que no han sido reclamados por sus familiares eran sicarios.

Hasta el momento en toda mi vida periodística no me he percatado que los delincuentes no violen derechos humanos, no sean finos y respeten las vidas; tampoco he visto que aquellos que pidan un cambio en la estrategia, les pidan lo mismo a los delincuentes; bueno sí, eso se los pidió Javier Sicilia.

Y los delincuentes al menos los de Michoacán le han hecho caso, cambiaron su estrategia, ya no decapitan a sus enemigos, ahora los queman vivos: A veces trato de entender cuál sería el cambio de estrategia para luchar contra el crimen organizado, más cuando nos damos cuenta que los delincuentes no se tientan el corazón para matar al prójimo.

Esto es claro que esta lucha contra la delincuencia no cambiara con otro gobierno, eso lo saben los especialistas; los ciudadanos comunes no comprenden que si cesa la violencia en otro gobierno es por dos cosas.

Uno. Hubo un arreglo por debajo de la mesa con la nueva administración del país para que los narcos trabajen con toda impunidad en sus delitos como el secuestro, robo de auto, extorsión, venta y distribución de droga, además del control de la delincuencia común.

Dos. Sí cesa la violencia, es porque el narcotráfico alcanzo las altas esferas ya podridas de la política y han tenido la capacidad para poner a un presidente, ya han tratado de poner diputados; estoy seguro que en las próximas elecciones hay dinero del narco en las municipales, estatales y federales.

Vivimos en un México Kafkiano donde los malos son buenos, donde las acciones que ayudan son malas; somos un México Kafkiano que nos han heredado los políticos que crearon una política paternalista y ahora todos exigen y nadie aporta.

¡Calderón pide perdón..!

José Cárdenas

SIN CENSURA. El Presidente Felipe Calderón se bajó de la nube en que andaba. Volvió a pisar la tierra. Habló y escuchó en un foro no controlado. Rompió su círculo de protección. Fue un hecho inédito. Nunca en la historia de este país había sucedido algo semejante. El México indignado fue escuchado. Esas voces anónimas que recogen el dolor de las miles de víctimas. Esos gritos que fueron ignorados por las autoridades y los medios tuvieron un rostro. Los reclamos fueron duros. El Presidente aguantó vara. Mucha. Hasta pidió perdón. Reconoció sus errores. Se dijo dispuesto a rectificar. Felipe Calderón entendió que a su gobierno le faltaba mostrar el lado humano. El encuentro del Castillo de Chapultepec marca el inicio de una nueva relación con la sociedad. En adelante, la clase política tendrá que rendir cuentas. Entender que está para servir y no para servirse.

DOLOR. “Esta usted obligado a pedir una disculpa a la nación y a los deudos de las víctimas”. “Hemos venido hasta aquí para que nos hagan justicia“. “Esto no es una guerra nuestra sino de ustedes y el narcotráfico”. “Ustedes son los responsables del pudrimiento de las instituciones”. “No aceptamos más engaños, mentiras ni injusticia, exigimos, señor presidente, que nos cumplan, y den con el paradero de nuestros hijos“. “No es ético, ni cristiano derramar tanta sangre”. “No estaríamos aquí, si usted hubiera hecho su trabajo”. “Yo quiero que usted y el ejército nos acompañen, pero sin máscaras y sin armas, sólo como ciudadanos”.”Por culpa del gobierno este país será recordado como una nación de salvajes, cobardes y sinvergüenzas”. “El gobierno está fallando en su obligación de proteger a su gente y defender sus derechos”. “Ustedes dirán que muchos de los 40 mil muertos son criminales… aunque lo fueran, son también víctimas; hay que distinguir entre lo que no les dio el Estado y lo que no les dio la sociedad, para haber fracturado sus vidas”. “Queremos que las víctimas no sean un número, que tengan nombre y apellido, tienen una historia que contar”. Y todo, se dijo de cara al Presidente.

RÉPLICA. “Sí, sí debemos pedir perdón por no proteger la vida de las víctimas pero nunca por haber actuado contra los criminales, eso definitivamente es un error y en eso, Javier, sí estás equivocado” –lo dijo, y golpeó la mesa. “Estoy dispuesto a rectificar”. “No me arrepiento de haber mandado al ejercito a las calles, hice lo que tenia que hacer”. “Ustedes hubieran hecho lo mismo. Hubo muchos que vieron las cosas y no actuaron, por eso cuando estuvo en mis manos actué, con aciertos y errores,pero actué”.”Claudicar o echarse para atrás no es paz”. “Pude haberme hecho pato, pero no lo hice”. “De lo que me arrepiento es de no haber actuado antes y tener un operativo justo en Cuernavaca que pudo haber atrapado a labanda que mató a tu hijo”. “Prefiero que me juzguen por haber actuado en lugar de por haberme quedado quieto”. “Suponer que toda la maldad viene delEstado, que el Estado es el generador único de la violencia, es un error”. “No hay violencia porque estén ahí las Fuerzas Federales. Las Fuerzas Federalesestán ahí porque ahí hay violencia, una violencia que las autoridades locales no pudieron controlar”.”Yo prefiero asumir la crítica, así sea injusta, a quedarme con el cargo de conciencia de haber visto el problema y, por conveniencia, no haber hecho nada”.

NO PODER. Javier Sicilia denuncia que el Poder Judicial hace que la virgen le habla. Que las víctimas ni siquiera han recibido una llamada, de los que aplican la ley. El poeta esperará sentado. Lo único que recibirá es un espeso comunicado de la Suprema Corte ¿de Justicia? Cito textual: “este máximo órgano de justicia constitucional se manifiesta abierta a las solicitudes que estas organizaciones ciudadanas, reiterarles que siempre se ha conducido con absoluta autonomía y transparencia y que su misión es la de acercar la justicia a todos, mediante la protección de las garantías y derechos de los ciudadanos. Existe la necesidad de fortalecer el respeto a los derechos humanos y el sometimiento de todos los actos de la vida pública a la ley, como única forma de consolidar un EstadoDemocrático y de paz para el beneficio de todos los mexicanos”. No pues sí.

NUMERAZOS. Las principales encuestadoras coinciden. El PRI se ubica en el primer lugar de las preferencias electorales. De acuerdo con Parametría, el PRI tiene 48%, el PAN 28%, y el PRD 18%. El punto más alto alcanzado por el PRI fue en marzo de 2011, cuando llegó al 56%, de acuerdo con la encuestadora GEA-ISA. A poco más de un año de las elecciones presidenciales, el PAN está en el segundo lugar. Desde abril de 2010, el blanquiazul no ha superado el 30% de las preferencias. El PRD, que junto con PT y Convergencia quedara como la segunda fuerza, se ubica como el tercer lugar. El resto de los partidos políticos se pelean entre el 3% y el 8%.

PAN CALIENTE. El senador Santiago Creel encabeza la preferencia para obtener la candidatura presidencial del PAN. Le sigue la diputada Josefina Vázquez Mota. El resto de los panistas considerados en las mediciones (Alonso Lujambio, Ernesto Cordero, Emilio González, Heriberto Félix,Manuel Espino, Juan Manuel Oliva, César Nava y Gustavo Madero), no alcanzan ni el 5%.

SOR-PRISA. El gobernador del Estado de México, Enrique Peña Nieto, es preferido como candidato presidencial del tricolor por el 61% de los encuestados por Parametría. Anda “bajón” pues en febrero pasado llegó al 65%. ¡Y sorpresa! A Peña Nieto le sigue la diputada federal y ex presidenta del PRI, Beatriz Paredes, con el 8% de lapreferencia, según datos de Buendía & Laredo. Después viene el senador Manlio Fabio Beltrones, con 7%. En la última medición de Parametría, elsonorense aumentó 4 puntos de diciembre de 2009 a la fecha.

PAREJERA. En el PRD se observa un empate entre Andrés Manuel López Obrador (30%) y Marcelo Ebrard (32%). Lástima que Andrés Manuel diga que las encuestas son “viles patrañas”.

TELEFÓRMULA. Nos cambiamos enfrente. Búsquenos en el canal 121 de Cablevisión Digital. Un saludo a nuestros nuevos vecinos: Milenio TV (120) y canal 22.


BALAZO MORTAL: Las esquelas por la muerte de Manuel Rivera Ruíz, suegro de Enrique Peña Nieto tapizaron las planas de los principales diarios. Todos menos uno. Entre sollozos, los plañideros entendieron que el periódico del angelito no era digno de enjugar sus lágrimas.

ABUELO SABIO: El chiste de la vida no es esperar a que pase la tormenta, sino aprender a bailar bajo la lluvia…

NIETARIO. ¿Que le dijo el 1 al 10? – Para ser como yo, necesitas ser “sin-cero”.

Del consuelo a la resistencia

John M. Ackerman

El pasado 10 de junio algo mágico ocurrió en Ciudad Juárez. Inspirados por la visita de Javier Sicilia a esta dolida y atormentada ciudad, una amplia diversidad de víctimas, defensores de derechos humanos, jóvenes, mujeres, intelectuales y activistas tomaron la decisión de sentar las bases para una refundación de la República. Todos ellos lograron traducir su dolor y coraje en propuestas y acciones concretas encaminadas a transformar de raíz el sistema de opresión, corrupción y marginación que es la causa originaria de los 40 mil muertos de la “guerra” de Felipe Calderón. En lugar de quedarse únicamente con la valiosa e imprescindible demanda de justicia ante los muertos, cuya búsqueda diariamente les quema el pecho, mostraron la generosidad de también promover cambios en la estructura social, económica y política que ha hecho posible la injusticia que hoy todos padecemos.

No han faltado las voces que en los últimos días hayan querido descalificar este acontecimiento, y llaman a Sicilia a controlar y encauzar el emergente movimiento para que se enfoque exclusivamente en el tema de la seguridad pública y la resolución judicial de casos concretos. Ricardo Alemán escribe que “un grupo de vividores de la política” “chamaquearon” a Sicilia al “secuestrar” las mesas de discusión en Juárez. Federico Reyes Heroles lamenta que “la pureza de un discurso ciudadano emanado del dolor” fuera corrompido cuando “los ultras –siempre al acecho– colaron sus provocaciones”.

De acuerdo con este punto de vista, las víctimas son “puros” cuando nos conmueven con sus lágrimas y los podemos “apoyar” de manera paternalista. Pero cuando estas víctimas levantan la voz para convertirse en actores de la arena pública y exigir un cambio en la política nacional, súbitamente se transforman en “peligros” para la estabilidad política y el desarrollo social. En lugar de asustarse por este empoderamiento de los de abajo, habría que celebrarlo y hacer todo lo posible para facilitar su florecimiento. Al parecer, el mismo Sicilia tiene esto claro y seguramente no se dejará llevar por el canto de las sirenas que lo quiere ver frenando el movimiento que él mismo ha auspiciado.

Algunos de los puntos más importantes que fueron acordados en las mesas de discusión de Juárez (ver documento en: http://www.cencos.org/node/27032), y que generan mayor escozor a los críticos, incluyen, por ejemplo, la exigencia de cancelar la Iniciativa Mérida y toda “asesoría policiaco-militar” de Estados Unidos; la demanda del regreso inmediato del Ejército a los cuarteles; la petición de someter a juicio político a Calderón, Genaro García Luna y Javier Lozano; la exigencia de esclarecer los orígenes de las fortunas de Carlos Salinas, Ernesto Zedillo, Vicente Fox y Elba Esther Gordillo; la posición a favor de las candidaturas ciudadanas y la revocación de mandato; la exigencia de democratizar y contar con espacios para la sociedad en los medios de comunicación electrónicos; el rechazo total a la reforma laboral y a la Ley de Seguridad Nacional, y la cancelación de las concesiones mineras a empresas corruptas e irresponsables.

Más que “distraer” el emergente movimiento en temas que supuestamente no le competen, este amplio menú de propuestas y exigencias demuestra que se empieza a aglutinar un esfuerzo sumamente poderoso con gran potencial de acción. Recordemos, por ejemplo, cómo en 1994 el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) no pedía menos que “tierra, techo, trabajo, alimentación, salud, educación y cultura”. En su Tercera Declaración de la Selva Lacandona explicaba su postura: “Se nos ha criticado que los zapatistas pedimos mucho, que debemos conformarnos con las limosnas que nos ofreció el mal gobierno. Aquel que está dispuesto a morir por una causa justa y legítima tiene derecho a pedirlo todo. Los zapatistas estamos dispuestos a ofrendar lo único que tenemos, la vida, para exigir democracia, libertad y justicia para todos los mexicanos”.

Hoy, 40 mil personas ya han ofrendado sus vidas en la “guerra” de Calderón, y la lucha social actual es precisamente para parar este baño de sangre. Detener, encarcelar o ejecutar a unos cuantos de los responsables materiales de estos muertos no resolverá el problema. Ya hemos visto que cuando cae un sicario o capo brotan docenas más para tomar su lugar. La estrategia efectiva es más bien atacar directamente las causas profundas de la crisis actual. También habría que dar una lección de civilidad a nuestros gobernantes para que se utilice la ley, en lugar de las ejecuciones extrajudiciales, como la vía privilegiada para alcanzar la justicia y la rendición de cuentas.

Por estas razones es tan importante no sólo apoyar la demanda de juicio político contra García Luna y Calderón por su responsabilidad en graves violaciones a los derechos humanos, sino también denunciar a estos funcionarios ante la Corte Penal Internacional (CPI) por crímenes de guerra. Tal y como lo ha expuesto con elocuencia el destacado experto en derecho internacional Netzaí Sandoval (ver: http://bit.ly/iQyhlW), el Estatuto de Roma que crea la CPI fue ideado precisamente para atender casos como el mexicano, donde la impunidad estructural y endémica del sistema de justicia nacional no permite llamar a cuentas a los altos funcionarios que violan las reglas básicas que deben regir en cualquier conflicto armado.

No es gratuito que Calderón haya sustituido recientemente el término “guerra”, con el que él mismo bautizó su acción desde el principio, por su nueva formulación de “lucha por la seguridad pública”. Sabe muy bien que al reconocer que el país se encuentra inmerso en un conflicto bélico, los responsables por la comisión de delitos contra la población se colocan inmediatamente bajo la competencia de la CPI. Pero no nos dejemos engañar por su estratagema para negar la realidad que se encuentra frente a los ojos de todo el país: El presidente de la República encabeza una guerra no solamente en contra de los delincuentes, sino también en contra del pueblo mexicano.

Por ello, Calderón debe rendir cuentas ante las instancias internacionales correspondientes. No hay mejor forma de romper la cadena de impunidad que ha generado la tragedia nacional que someter a la ley al más poderoso servidor público del país. Ello dejaría completamente claro a todos que la ley no se aplica solamente para unos cuantos, sino para absolutamente todos.

Empleo: ¿cifras históricas?

Empleo: ¿cifras históricas?
El show de los tres tristes tigres
Desocupación: universitarios, 70%

Carlos Fernández-Vega / México SA


Lo mismo de siempre: triunfal discurso oficial a principios de cada mes, desmentido, igualmente oficial, al cierre de cada mes. Cifras históricas, con nombre y apellido, en el show mediático que cada 30 días ofrecen los tres tristes tigres de papel (Lozano, Cordero y Karam), e informe sobre la creciente desocupación por parte del Inegi, en igual periodo. Así, al concluir mayo de 2011 la tasa de desocupación abierta en el país es prácticamente igual a la reportada en igual lapso de 2009, año de la crisis, que algunos aseguran que ya fue superada.

El Inegi divulgó ayer su informe mensual sobre ocupación, en el que confirma que aquello del presidente del empleo nunca trascendió la intención propagandística, y revela que en el calderonato la tasa de desocupación ha registrado un incremento cercano a 50 por ciento. En el quinto mes del presente año, precisa el organismo, 5.2 por ciento de la población económicamente activa se encontraba en esa condición, porcentaje superior al que se presentó en el mismo mes de 2010, cuando se situó en 5.13 por ciento. Así, alrededor de 2.5 millones de mexicanos sobreviven en esta República del Discurso. Los datos desestacionalizados muestran que en el lapso de referencia la TD alcanzó 5.54 por ciento, nivel que superó al del mes previo (5.22 por ciento).

Al considerar solamente las 32 principales áreas urbanas del país (aquellas con más de 100 mil habitantes), la tasa de desocupación fue menor (6.02 por ciento), por llamarle de alguna manera, a la de mayo de 2010 (6.13 por ciento). Sin embargo, con base en cifras desestacionalizadas la TD aumentó 0.85 puntos porcentuales con relación a la de abril de 2011. Vamos mejorando, sin duda.

El Inegi proporciona un elemento que sirve para considerar la veracidad de la reciente declaración del inquilino de Los Pinos (mi gobierno está rompiendo el círculo vicioso de egresados universitarios sin empleo): en mayo de 2011, el 70.3 por ciento de los mexicanos desocupados contaba con el mayor nivel de instrucción, y entre los subocupados 54.9 por ciento correspondió a tal nivel. Traducido al castellano simple, alrededor de un millón 750 mil egresados de educación superior se encuentran en desocupación abierta, y un millón 900 mil en la subocupación. Eso sí, el autodenominado cuan sonriente secretario del Trabajo, Javier Lozano, asegura que sólo el inquilino de Los Pinos (es decir, el presidente del empleo) tiene autoridad moral para pedirle la renuncia, porque, dice, a él le juré lealtad (en realidad, un funcionario jura respetar y hacer respetar la Constitución, no besarle los pies al patrón).

Discursos van, discursos vienen, y nada. Mensualmente el bonito show mediático de Javier Lozano, Ernesto Cordero y Daniel Karam, y nada. En los hechos, como bien lo documenta el Centro de Investigación en Economía y Negocios (CIEN) del Tecnológico de Monterrey, campus estado de México, a cargo de José Luis de la Cruz Gallegos, la debilidad del mercado laboral continúa acentuándose, lo cual se refleja en una tasa de desocupación con niveles similares a los de la crisis de 2009. La precariedad del empleo merma el desarrollo del mercado interno, por lo que la tendencia creciente de la desocupación será el factor que inhiba la posibilidad de alcanzar un crecimiento económico superior a 3.5 por ciento en este 2011.

Como se previó, anota el CIEN, la tasa de desocupación en México ha mantenido los elevados niveles a los que le condujo la crisis económica de 2009. Durante mayo, 16 estados de la república mostraron un aumento en sus tasas de desocupación respecto al mismo periodo del año pasado. Considerando las cifras correspondientes al quinto mes del presente año, la tasa de desocupación de 2011 es la segunda más elevada desde 2000, únicamente superada por la registrada en la parte más álgida de la crisis de 2009.

El mercado de trabajo mexicano no ha recuperado lo perdido en la recesión. Por el contrario, acumula mayores rezagos respecto a las necesidades de generación de empleo que tiene la nación, para así poder dar cabida a sus requerimientos demográficos. La reactivación económica ha sido insuficiente para mejorar las condiciones del mercado laboral, situación que explica por qué los mexicanos no perciben los beneficios del crecimiento alcanzado. La incapacidad que tiene el aparato productivo para generar suficientes plazas laborales es preocupante, ya que si bien de ello se deriva la persistencia de la desocupación, también se tiene mayor inequidad en la distribución de la riqueza.

El aumento del producto interno bruto reportado entre 2010 y comienzos de 2011 (5.5 por ciento, según las cifras oficiales) acabó por concentrarse en los segmentos de la población con mayores ingresos. La elevada desocupación se asocia a mayor pobreza y, por ende, a una menor capacidad de consumo. Así, dada la tendencia alcista de esta variable, se estima que en el resto del año persista la precariedad del mercado laboral, la inequidad en la distribución de la riqueza y de las condiciones que desfavorecen el bienestar de la población. Al iniciarse la desaceleración de algunos sectores productivos, particularmente exportadores de manufacturas, se tendrá una incidencia negativa sobre el mercado interno, lo que en conjunto propiciará un crecimiento económico menor al estimado oficialmente.

La gráfica que acompaña esta entrega, elaborada por el CIEN con base en la información del Inegi, deja en claro aquello de la presidencia del empleo y la autoridad moral del inquilino de Los Pinos y de sus funcionarios besucones.

Las rebanadas del pastel

A propuesta del inquilino de Los Pinos, el Legislativo aprobó el IETU en 2007, y el impuesto entró en vigor el primer día de 2008. En ambas fechas, la autoridad hacendaria juró y perjuró que el contribuyente sólo pagaría el impuesto que resultara mayor entre este gravamen y el ISR. Va para el cuarto año de ejercicio y la Secretaría de Hacienda se niega rotundamente a desaparecer alguno de los dos, ergo, aplica los dos y cobra dos veces por el mismo ingreso. Clavado el puñal fiscal, a ver quién es el guapo que lo retira de la escena del crimen, mientras los barones gozan de cualquier cantidad de beneficios tributarios.

Chapultepec: luces y sombras de un encuentro

Editorial La Jornada

El encuentro realizado ayer en el Castillo de Chapultepec entre el equipo de gobierno, encabezado por Felipe Calderón Hinojosa, y la representación del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad, conformada principalmente por deudos de víctimas de la violencia que azota al país, fue una circunstancia sin precedente en la que el titular del Ejecutivo federal escuchó reclamos tan elocuentes como ríspidos por los resultados de su estrategia de seguridad y combate a la delincuencia, señalamientos sobre la corrupción y la presencia de poderes fácticos que obstaculizan el accionar institucional, así como propuestas contra la criminalidad alternativas a la guerra que su administración declaró a finales de 2006. Pero lo más importante es que, por primera vez, la opinión pública nacional tuvo acceso, en una escala masiva, a expresiones representativas del dolor y la ira causados por la estrategia de guerra que se vive. Asimismo, millones de personas pudieron escuchar, en voz de Javier Sicilia, de Julián LeBaron, de María Elena Guerra y de otros familiares de asesinados y desaparecidos, testimonios del agravio social por la insistencia del discurso oficial en calificar de delincuentes a la mayoría de las víctimas de esta guerra, así como la urgencia de hacer justicia –ausente, en la mayor parte de los casos– y de recuperar a los muertos por su nombre y su apellido.

Es importante destacar que, ante la insistencia de la propaganda gubernamental en el sentido de que la estrategia de seguridad en curso es la única posible, y que es consecuencia, y no causa, de la violencia criminal que padece México, los participantes ciudadanos en el encuentro presentaron ideas precisas, específicas y viables para diseñar una política gubernamental eficaz, apegada a derecho y, sobre todo, menos mortífera que la que está en curso: desmilitarización de las tareas policiales; combate frontal a la corrupción en las instituciones de procuración de justicia y en las corporaciones de la fuerza pública; persecución de los sectores empresariales vinculados al narcotráfico; despenalización de ciertas drogas, y acciones efectivas en materia de educación, salud y empleo. Asimismo, pusieron de manifiesto que las medidas oficiales, lejos de erradicar o reducir la violencia, la han retroalimentado.

En contraste con esos aspectos positivos del encuentro, la reacción de Calderón Hinojosa consistió en atrincherarse en sus posiciones, justificar lo errático y fallido de su guerra contra la delincuencia, ensayar una apropiación del dolor, de las preocupaciones y de las motivaciones de los familiares de las víctimas, y distribuir las responsabilidades por las decenas de miles de muertes entre diversas instancias locales y judiciales. A pesar de los intentos por presentar a un gobernante tolerante, sensible, generoso para con sus críticos y dispuesto a hacer concesiones, lo cierto es que la conclusión calderonista del encuentro puede resumirse así: en lo fundamental, el presidente Calderón no se apartará de su ruta, por muy cuestionada que ésta sea.

Como resultado de esta actitud, los frutos del diálogo entre el movimiento civil y el gobierno están aún por verse. Por lo pronto, hay compromisos para atender casos individuales; un fideicomiso para sufragar un monumento a las víctimas y placas con sus nombres, y una comisión de seguimiento que se reunirá dentro de tres meses. Pero las palabras expresadas ayer por algunos de los agraviados de la violencia llegaron a incontables oídos en el país, y ese solo hecho puede constituir un vuelco positivo en la conciencia cívica y en la percepción colectiva de la guerra impuesta al país, primer paso para avanzar en su solución y en medidas de paz que, según puede verse, habrán de correr a cargo de la sociedad, porque el gobierno sigue convencido de estar en lo correcto.