GANA BITCOINS RAPIDO Y FACIL

martes, mayo 04, 2010

Llegó borracho el borracho en voz de Sabina-Calderón

Álvaro Cepeda Neri

Hubo juerga en Los Pinos. Y no es la primera vez. Salinas y sus “toficos” (éstos fueron unos dulces cuya publicidad era: “¡Hum, qué ricos!”), porque los salinistas fueron hijos... de padres acomodados, también organizaron tardes sabatinas con piano y los “cantantes” eran el propio CSG, el franchute José Córdova, Manuel Camacho, Colosio, etc. Antes, la esposa de López Portillo, doña Carmen Romano, que le daba por sentarse frente al piano (y, por cierto, ¿dónde quedó éste, ya desapareció?) y dizque hacerle al bel canto; piano que la “primera dama”, –¿no serán las esposas de las presidentes del montón las últimas damas?–, se llevaba a todas las giras de su cónyuge quien terminó siendo un remedo en la obra burlesca: “Agarren a López por pillo”.

La fiesta-cena y los vinos en la residencia que entre otros columnistas, quien esta suscribe, han bautizado como Los Vinos, fue con motivo de la invitación forzada a Joaquín Sabina que le hizo el “secre” de Gobernación Gómez-Mont, y quien mandó espiar al cantante para ver dónde se encontraba y hacerse el aparecido para saludarlo y concretar la invitación a cenar con Calderón. Asistieron, Sabina con su inseparable sombrero, Calderón, como anfitrión y Gómez-Mont. Y ya entrados en copas y comida se pusieron a cantar como un trío (bastante desafinado y descoordinado) canciones como Ella, Tómate esta copa conmigo (y en el la última se rompe la taza y cada quien para su casa).

Para hacer honor a la reunión donde Sabina se retractó de días antes haber tachado a Calderón de “ingenuo”, refiriéndose a la manera como ha ordenado combatir al narcotráfico y que fue una palabra para no decirle que lo “hace a tontas y locas”. De sus roncos pechos salió Llegó borracho el borracho, como si mencionando la cuerda en casa del ahorcado no tuviera más que una ingenua alusión a uno de los tres ya sea que Sabina supiera algo o cantara al tanteo. Hubo una caricatura al respecto titulada: El país de nunca jabaz, donde el periodista Jabaz puso a Sabina, Calderón y Gómez-Mont. El primero con letra de una canción calderonista: “Me cansé de contarlos, me cansé de decirles que yo sin guerra de pena muero”. Y Gómez-Mont haciendo tercera con: “Ojalá que te vaya bonito”.

Mientras el país colmado de inseguridad se tiñe de rojo, donde se roban las bases de datos (de cuentahabientes de bancos, del padrón electoral, de Telmex, etc.), hay mil protestas y más de 200 mil homicidios, de lo cuales más de 40 mil son de mexicanos inocentes a los que Calderón, con un dejo de desprecio, llamó “los menos”. Y cuando la pobreza y el hambre tienen como factor común la inflación con alzas de precios y aumento de impuestos, es cuando Calderón organiza cenas, corre el vino y se pone a cantar (como hizo, dicen, Nerón mientras contemplaba el incendio de los barrios pobres de Roma). Eso de “Llegó borracho el borracho” y “Tómate esta botella conmigo y en la última copa nos vamos”, está bien para una cantina o un burdel. No está la Nación para que sus gobernantes anden de parranda.

El cártel incómodo

Martha Anaya / Crónica de Política

José Reveles es uno de los periodistas que más ha investigado en torno a movimientos sociales, derechos humanos, secuestro, represión, delincuencia organizada, seguridad pública, seguridad nacional. Dos tercios de su vida los ha dedicado a ello.

De hecho, sus primeros aportes a los temas de seguridad vienen desde mayo de 1969, fecha en que alertó sobre el primer detenido-desaparecido que figura en las listas del Comité Eureka, Epifenio Avilés Rojas, capturado en Guerrero y llevado en un avión del ejército con rumbo desconocido.

Ahora, Reveles publica un libro titulado “El Cártel Incómodo. El fin de los Beltrán Leyva y la hegemonía del Chapo Guzmán” (Ed. Grijalbo) que desnuda “la verdad detrás del discurso oficial” y muestra sin reparo alguno “la terrible realidad que las élites política y económica no quieren mirar”.

El escenario de la violencia cotidiana –con cuerpos decapitados, pozoleados, descuartizados; narcomantas con mensajes de violencia o denuncias contra el gobierno por atacar a sólo uno de los narcotraficantes y encubrir y consentir a otros–, desfila entre sus páginas bajo su mirada y análisis y muestra , a la fecha, el gobierno mexicano sigue sin desmantelar las redes financieras del narcotráfico y siguen intactas las estructuras políticas que brindan protección a la criminalidad.

Por supuesto, toca el tema de los Beltrán y del por qué su rompimiento con el cártel de Sinaloa; del brillo efímero de esa organización durante cinco años; de la muerte o cárcel que los borró del mapa, y cómo todo ello fortaleció a Joaquín “El Chapo” Guzmán, a quien ellos pretendían aniquilar.

Según Pepe Reveles, con la ejecución de Beltrán Leyva y el encarcelamientos de dos de sus lugartenientes, así como la captura de distintos capos, “apunta a favorecer la hegemonía del Cártel de Sinaloa” y que bien podría convertirse –según diversos analistas—en “cártel único”.

En sus páginas se describen las redes internacionales y nacionales de los traficantes mexicanos, así como la nula coordinación de las autoridades que combaten al narcotráfico. Y en ello, confirma las redes de complicidad que en 2001 propiciaron la fuga de Joaquín Guzmán Loaera del penal de Puente Grande.

Y todo, dice el autor, “para que años después el Chapo terminara convertido en el más buscado, el nunca encontrado, el inasible e intocable jefe del ‘cártel incómodo’ de dos sexenios panistas.

Como cereza del pastel, Reveles incluye en su libro los informes del Cisen que Alfredo Jiménez Mota, periodista de El Imparcial de Hermosillo, utilizó en sus publicaciones antes de ser desaparecido en 2005.

Es ésta, otra mirada a esa realidad que algunos se niegan a ver

El sexenio de la psicosis

Francisco Rodríguez / Índice Político

ESTE ES EL SEXENIO en el que los mexicanos verdaderamente sentimos vivir en peligro: Desde 2006, cuando la campaña negra de los panistas calderonistas inyectó temores sobre posibles expropiaciones arbitrarias, derrumbes económicos y, entre otras calamidades, ogros que vendrían a comerse a los niños, buena parte de la sociedad vive con miedo… lo que, en apariencia, ha facilitado a la ignara derecha mantenerse en el poder que asaltara hace ya poco más de tres años.

El miedo no es gratuito. La errática y pusilánime conducción política y económica del ocupante de Los Pinos sí nos ha expropiado buena parte de nuestro patrimonio. Pérdida de empleos, caída drástica del poder adquisitivo, inflación desbocada, nuevos impuestos, incremento a las alcabalas ya existentes… todo ello ha conseguido que nuestros ingresos hayan disminuido drásticamente. En pocas palabras, Calderón ha expropiado nuestra seguridad económica y financiera.

Hace un año Calderón mismo y todos los integrantes de su fallida Administración nos administraron más dosis de miedo: una pandemia que acabaría con la vida de todo aquel que no usara un tapaboca.

También se ha aparecido el ogro de la corrupción y ha cobrado la vida de decenas, centenares, ya casi un millar de infantes. Ese ogro acabó con la vida de 49 niños en una guardería/bodega hermosillense, donde los cochupos de las familias pertenecientes a la casta gobernante han podido más que las demandas de justicia. Es el mismo ogro que, disfrazado de lucha en contra del narcotráfico, ha cobrado la vida de ya casi mil niños, a los que se etiqueta o clasifica cual “daños colaterales”.

Tenemos miedo los mexicanos de quedar atrapados a la mitad de un fuego cruzado entre delincuentes organizados y quienes evidentemente no están organizados para repelerlos. Los niños, sobre todo.

Y es que de acuerdo a un informe oficial publicado en el diario La Jornada, apenas el 28 de marzo anterior, “durante los gobiernos de Vicente Fox y Felipe Calderón (diciembre de 2000 a diciembre de 2009), mil 326 menores han perdido la vida en la llamada guerra contra el crimen organizado. Del total, 600 han fallecido en balaceras entre narcotraficantes o presuntos delincuentes y autoridades; los otros 726, cuyas edades iban de los 15 a los 17 años de edad, fueron asesinados por ser sicarios o narcomenudistas…”

Según estadísticas de la Secretaría de la Defensa Nacional, “en cuatro años han sido asesinadas mil 80 mujeres; el año pasado fue el más violento, con 427 casos…

“En el periodo del primero de diciembre de 2006 a febrero de 2010 (gestión de Felipe Calderón), la Sedena ha contabilizado 600 muertes de menores de edad, que supuestamente participaban como distribuidores de droga al menudeo o como sicarios. El 40 por ciento de los casos se registró de abril de 2009 al 28 de febrero de este año, al sumar 173 casos.

“En la actual administración federal, el número de víctimas inocentes registra 223 casos; 110 de ellos, del primero de diciembre de 2006 a marzo de 2009; los otros 113 homicidios han ocurrido de abril de 2009 a febrero de este año…”

El miedo es real. El miedo ha cobrado apenas cinco víctimas en Guadalupe, Nuevo León. Un tiro al aire desató la psicosis. Un tiro al aire que hace no mucho hubiese pasado prácticamente inadvertido, hoy desató una estampida por el temor de la gente que se encontraba en un centro de diversión a pasar a llenar una cuadrícula más de la estadística de “daños colaterales”.

Calderón ha instaurado la política del miedo como instrumento de dominación. Ha resultado tan bien, que hasta parece que no fue ideada por el ocupante de Los Pinos a quien todo le resulta mal, equívoco o fallido.

La política del miedo hace que el sentimiento generalizado sea el de vivir permanentemente en peligro.

Y por ello ya no salir a la calle, ya no acudir a sitios de reunión pública, permanecer enclaustrados…

¿Terminaremos todos jugando “al turista”, como dijo Calderón haber pasado su encierro por la pandemia de AH1N1?

Bueno, todo indica que aún en sus paseos al exterior sigue jugando a lo mismo, ¿no cree usted?

Índice Flamígero: ¿Por qué dirán que en Los Pinos todos los días son 3 de mayo? ¿Todos? Sí, dicen, porque todos los días ahí se celebra el Día de la Santa Cruz…


Las raíces del conflicto en Copala

María Dolores París Pombo*

El brutal ataque, el martes 27 de abril, de un grupo paramilitar priista contra la caravana humanitaria de periodistas, activistas sociales y observadores internacionales que se dirigían al municipio autónomo de San Juan Copala, tiene sus orígenes en una historia de injusticia, corrupción e impunidad que caracteriza a esta y a otras regiones de Oaxaca. Desde inicios de este año, los cerca de 700 habitantes del municipio autónomo se encuentran sitiados por miembros armados de la Unión de Bienestar Social para la Región Triqui (Ubisort), una organización fundada por el PRI a mediados de los noventa. Les han cortado la luz, el agua y todos los servicios básicos; el médico del centro de salud ha tenido que irse; los niños no asisten a la escuela, y la escasez de víveres se está volviendo extrema.

La región Triqui Baja, ubicada en la Mixteca Oaxaqueña, lleva varios años de conflicto político entre grupos que luchan por el control de las comunidades y la recepción de recursos económicos del gobierno. Estos enfrentamientos han provocado centenares de muertes y el desplazamiento forzado de más de la mitad de la población triqui hacia otras zonas de México y a Estados Unidos. Desde mediados de los noventa, el conflicto se ha caracterizado por los asesinatos y los enfrentamientos armados entre el Movimiento de Unificación y Lucha Triqui (MULT) y la Ubisort. En enero de 2007, disidentes de ambas organizaciones crearon el Municipio Autónomo de San Juan Copala (MASJC) con el propósito de pacificar la región a través de un gobierno indígena que se rigiera por usos y costumbres, sin la intervención de los partidos y organizaciones políticas.

Como en muchas zonas del país, en la triqui han reinado la total impunidad, la ausencia del estado de derecho y el abandono por parte de las instituciones estatales y federales. La falta de justicia en casi todos los asesinatos y los permanentes hechos de violencia han transformado la región en un territorio sin ley, donde los derechos humanos se violan cotidianamente y existe un verdadero clima de terror.

A pesar de la notable ausencia de las instituciones federales y estatales que deberían brindar los servicios básicos, la región Triqui Baja no carece de recursos públicos. Al contrario, durante los últimos años se ha visto inundada por millones de pesos canalizados a través del MULT y de la Ubisort. Estas agrupaciones gobiernan cada una a varios barrios de Copala con la connivencia y el respaldo político del gobierno del estado, con las armas y el control total del presupuesto que llega a “sus” comunidades, ya sea a través de las agencias municipales o bien directamente a los líderes.

En septiembre de 2003, en una entrevista que realicé en el barrio de Rastrojo a Rufino Merino, dirigente del MULT, éste me presumió que el gobernador acababa de entregarle más de 15 millones de pesos para la pavimentación de la carretera de Putla a Juxtlahuaca, que cruza toda la región y que actualmente es intransitable. Por otro lado, de acuerdo con documentos de la Secretaría de Desarrollo Social, en ese mismo año recibió también del Programa Oportunidades casi 18 millones de pesos, más que cualquier otra organización en el estado de Oaxaca, incluyendo las oficiales. Cabe señalar que, a diferencia de otras regiones rurales donde el programa opera con la entrega de becas a las madres de familia, en la región triqui las agencias municipales “recogen” la totalidad de los apoyos monetarios y hacen uso de ellos de acuerdo con sus propias prioridades.

El apoyo del gobierno del estado a los grupos paramilitares se hizo evidente en 2003, cuando el MULT fundó el Partido de Unidad Popular. El PUP, presentado por sus dirigentes como el primer partido político indígena del país, es sobre todo una experiencia más de las prácticas de manipulación y división del voto opositor y de la cooptación de los movimientos sociales por parte de las élites priistas en Oaxaca. En efecto, uno de los artífices principales del nuevo partido estatal fue el hoy exgobernador José Murat. Por otro lado, la posición privilegiada que adquirió Unidad Popular como interlocutor de los triquis con el gobierno estatal no hizo más que agravar la situación de violencia en el área. Algunos dirigentes del MULT-PUP marginaron o expulsaron de la dirección política del movimiento a líderes reconocidos como “dirigentes naturales” de sus comunidades y armaron a grupos paramilitares para reprimir el ascenso de jóvenes líderes.

El aislamiento del conflicto en la región triqui y la retirada de las instituciones sociales han permitido la imposición de una verdadera dictadura del MULT-PUP y de la Ubisort-PRI. En las comunidades controladas por cada una de estas organizaciones armadas, todos los habitantes son considerados como “bases” de apoyo y obligados –bajo amenazas de multas, golpes o asesinatos– a participar en las movilizaciones e incluso en los choques armados. Además de disponer de recursos millonarios, las agrupaciones de la zona triqui están poderosamente armadas, y regularmente son surtidas de municiones y nuevo armamento. Apenas en febrero de este año, habitantes de San Juan Copala que habían huido hacia Juxtlahuaca burlando el cerco de la Ubisort denunciaban que los líderes de esta organización acababan de recibir un fuerte cargamento de armas AK-47 y R-15 y cientos de cartuchos, procedentes de Santiago Juxtlahuaca.

Las declaraciones de los gobiernos estatal y federal, así como la cobertura que hacen muchos medios de comunicación sobre los asesinatos y masacres en las regiones indígenas, enfocan siempre el supuesto “carácter ancestral” de los conflictos y las llamadas “luchas intercomunitarias”. El Estado parece librarse así de cualquier responsabilidad en lo que debiera ser su función primordial: garantizar los derechos y la seguridad de todos los ciudadanos. En efecto, igual que en el caso de la llamada “guerra contra el narco”, lo que priva es la culpabilización de las víctimas: se matan entre ellos; lo han hecho por siglos; este impulso al crimen y a la confrontación armada es parte de su naturaleza…

Sin embargo, el pueblo triqui se ha caracterizado, antes que nada, por su trayectoria histórica de movilización por la defensa de sus derechos y de su identidad, de resistencia contra el dominio racista y la explotación. Como lo muestra Francisco López Bárcenas en su libro San Juan Copala, dominación política y resistencia popular. De las rebeliones de Hilarión a la formación del municipio autónomo, el mito del triqui violento por naturaleza ha sido alimentado por una de las raíces más profundas del conflicto: el racismo, continuamente expresado en los discursos de los políticos, administradores, servidores públicos y, sobre todo, de los medios de comunicación. Las élites regionales han construido un discurso de desvalorización, de desprecio del triqui, que ha logrado incluso convertirse en sentido común entre los mestizos y en buena parte de la población mexicana.

Estos discursos racistas han permitido minimizar la violencia endémica y silenciar la connivencia de las autoridades gubernamentales en los crímenes que se cometen en el área. A principios de febrero, causó noticia el asesinato de 10 personas en un poblado triqui, San Miguel Copala, enmedio de una disputa entre el MULT y la Ubisort por el control de la agencia municipal. La mayoría de las víctimas eran habitantes del poblado, entre ellas el agente municipal, pero también murió un ingeniero que realizaba trabajos en la zona para la Comisión Nacional del Agua. En esas fechas, se intensificó el acoso contra el municipio autónomo por parte de un grupo armado dirigido por Rufino Juárez. El 20 de abril, algunos medios dieron cuenta del asesinato de Celestino Hernández (del municipio autónomo), cometido por un miembro de la Ubisort plenamente identificado por la comunidad.

Hoy las víctimas son defensores de derechos humanos, activistas sociales con amplio reconocimiento a nivel nacional y observadores internacionales. Por primera vez en meses, el sitio paramilitar de San Juan Copala se convierte en noticia internacional y ocupa las portadas de los periódicos nacionales. Cuando se sabía del asesinato de Alberta Cariño Trujillo y de Jyri Antero Jaakkola –originario de Finlandia–, y mientras que varias personas –entre ellas un belga y un italiano– seguían desaparecidas, el 28 de abril Ulises Ruiz declaraba con una frialdad impresionante a los medios de comunicación que nada tenían que hacer los “extranjeros” en esta región, y expresaba su determinación de investigar, eso sí, a través de la Procuraduría General de Justicia del Estado, la calidad migratoria con la que esas personas se encontraban en México.

El total cinismo del gobernador equivale sólo al de Rufino Juárez, dirigente de la Ubisort, quien tras haber amenazado con la afirmación de que detendría a toda costa la caravana, indica ahora que los culpables son las autoridades del sitiado municipio autónomo.

Pero ese cinismo ha sido alimentado por la impunidad. En efecto, la criminalización de la protesta social, la represión armada y el asesinato han sido la marca del gobierno de Ulises Ruiz Ortiz. Este gobernador, uno de los más sangrientos de México, está a punto de concluir su gestión sin que pese sobre él ningún proceso penal. Sin embargo, la Comisión Civil Internacional de los Derechos Humanos documentó en un informe 62 asesinatos por cuestiones políticas en Oaxaca entre junio de 2006 y abril de 2008, y la Suprema Corte de Justicia de la Nación responsabilizó al gobernante por las violaciones a los derechos humanos cometidas durante el conflicto con la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO) en 2006. Sin la presión de la sociedad civil nacional e internacional, de los organismos internacionales y de gobiernos de otros países, privará sin duda una vez más la impunidad.

*Investigadora del Departamento de Estudios Culturales de El Colegio de la Frontera Norte.

De los Jesuitas a los Legionarios

Gregorio Ortega Molina / La Costumbre Del Poder

En aspectos fundamentales el mundo ha involucionado. Desaparecen paradigmas y referentes de todo tipo; nada hay que sustituya los mitos, leyendas y tragedias que fueron el fundamento de las ideas, la filosofía y el pensamiento moderno. La globalidad como propuesta de reflexión desarraiga en todos los sentidos y en todos los ámbitos. No han percibido que en ese vendaval del desarraigo se lleva el viento la alteridad y los símbolos de identidad, lo que profundiza la soledad y deja al ser humano a la deriva, por haber perdido incluso su relación con la divinidad. Al menos es lo que intentan.

Veamos. Los Jesuitas fueron perseguidos, expoliados, expulsados por una única razón: llevar su inquietud, su labor educativa, su deseo de conocer la verdad a los límites, al borde de la soberbia, por un lado, y por el otro porque su conocimiento, su sabiduría descalificaba y descalifica la conceptualización ideológica y política con la que fueron obtenidos los estados pontificios y con la que fue construido el Estado Vaticano. Claro que no son precisamente humildes, pero sustentan su orgullo en el conocimiento, su poder en la educación, de ninguna manera en la riqueza y en el temor de Dios como sinónimo de miedo y castigo, de ninguna manera en el contexto bíblico que es sumisión absoluta a la voluntad del Señor.

Mientras la discusión entre los Jesuitas y el poder papal fue por la historia bíblica y el poder de la razón, lo de hoy es piedra de escándalo porque las faltas de los Legionarios de Cristo refieren al abuso del poder espiritual en la peor de sus formas, y a la preservación del poder económico de la comunidad religiosa, con el propósito de acrecentar el tesoro del Vaticano, que no de la Iglesia. Recordemos la hermosa película La misión, para comprender de qué va la centenaria disputa entre el papa negro y el estadista que dice gobernar a la Iglesia en nombre de Dios.

En la refundación de la Legión de Cristo, decretada por Benedicto XVI, será borrado todo vestigio, fotografía o dictado de Marcial Maciel, e incluso se cambiaría el nombre de la congregación. Integrantes de ese grupo religioso consideran probable que El Vaticano decida que los Legionarios de Cristo se reconviertan en Misioneros del Sagrado Corazón de Jesús y la Virgen Dolorosa, su primer nombre.

Según lo establecido por el Pontífice para sancionarlos —quien determinó intervenir a la orden, nombrar un delegado responsable y una comisión para refundarla—, deberán establecerse nuevos estatutos, preservando la idea de que sus integrantes tienen que ser verdaderos soldados de Cristo.

El Vaticano procede con secretismo y perversión, porque sólo ratifica lo que era un secreto a voces, pero no hace públicos los resultados de la investigación, y considera que dar a conocer el castigo y la desaparición documental, histórica y anímica de Marcial Maciel servirá para que los católicos olviden de lo que son capaces los seres humanos protegidos por el fuero eclesiástico y amparados en la imagen de Cristo; olviden también que la Iglesia necesita reformarse, porque de las normas impuestas por Inocencio III muchas ya no tienen razón de permanecer, y porque el celibato siempre conducirá a la violación, la sodomía, la pederastia y la fornicación, pero como lo que más parece interesar todavía es el poder económico sobre el poder espiritual, otros macieles andarán escondidos en los claustros.

Para aproximarse a la comprensión del error eclesial en su proceder con los Legionarios de Cristo, habría que estudiar y estudiar mucho a Simone Weil, quien en A la espera de Dios, apunta: “Cristo hizo promesas a la Iglesia, pero ninguna de ellas tiene la fuerza de la expresión: 'vuestro'. La palabra de Dios es palabra secreta. Aquél que no ha oído esa palabra, aun cuando manifieste su adhesión a todos los dogmas enseñados por la Iglesia, no está en contacto con la verdad.

“… La Iglesia defiende hoy la causa de los derechos irrenunciables del individuo contra la opresión colectiva, la libertad de pensar contra la tiranía. Pero éstas son causas que abrazan gustosos quienes en un momento determinado sienten que no son los más fuertes… Para que la actitud actual de la Iglesia fuera eficaz y penetrara verdaderamente como una cuña en la existencia social, haría falta que manifestase abiertamente que ha cambiado o quiere cambiar. De otro modo, ¿quién podría tomarla en serio recordando la Inquisición?… Tras la caída del Imperio romano, de carácter totalitario, fue la Iglesia la primera en establecer en Europa, en el siglo XIII, tras la guerra contra los albingenses, un esbozo de totalitarismo. Ese árbol ha producido numerosos frutos. Y el resorte de ese totalitarismo es el uso de esas dos palabras: anathema sit”.

Constatamos entonces que en el proceder de la Iglesia no hay cesura, no existe discontinuidad: mantienen a los Jesuitas en el vórtice del anatema, mientras a los Legionarios de Cristo los refundan para preservar su poder económico y mantenerlos a la vera del pontífice máximo. Es una manera de hacer justicia.

Huelga en bachilleres del DF; sin clases, 25 mil

Apro.- Alrededor de 25 mil alumnos inscritos en los 17 planteles de las preparatorias del Distrito Federal se quedaron sin clases por el entallamiento de la huelga del Sindicato de la Unión de Trabajadores del Instituto de Educación Media Superior (SUTIEMS).

La decisión de suspender labores fue tomada por 360 afiliados al SUTIEMS contra 120 que votaron en contra.

El Instituto de Educación Media Superior ofreció 3.3 por ciento de aumento salarial a los sindicalizados. A su vez, los maestros exigen un incremento del 11.6 por ciento.

La huelga estalló alrededor de las 6:30 de la mañana; estudiantes, maestros y trabajadores están apersonados en las afueras de los planteles en espera de que una negociación satisfactoria entre el SUTIEMS y el Instituto de Educación Media Superior.

Calderón y su nuevo dilema: pregunta si debe ir al Mundial

Daniel Lizárraga

Como no sucede hasta el momento en otra parte del mundo, la Presidencia de la República puso a votación si Felipe Calderón debe o no asistir a la inauguración del Mundial de Sudáfrica 2010. En su portal oficial, la Presidencia colocó una encuesta de siete preguntas, tres de ellas para sondear directamente si Calderón debe estar el 11 de junio en Johannesburgo en el partido México-Sudáfrica.

Esta no es la primera ocasión en que la Presidencia incluye el tema del futbol y, en concreto, de la selección nacional en las encuestas para medir el impacto de este deporte en el ánimo de la gente y, junto con otras variables, pulsar así los momentos adecuados para tomar decisiones de Gobierno. Es más, el activismo de Calderón alrededor de la selección mundialista se intensificó en los recientes días.

La semana pasada realizó una vista privada al centro de concentración de la selección, que sin embargo fue ampliamente difundida por los medios de información y el sábado recibió a los jugadores y cuerpo técnico junto con sus familias en Los Pinos. ya antes, cuando México disputaba las eliminatorias de Concacaf el mandatario había interrumpido un entrenamiento del representivo nacional.

Y ahora, colocó en la parte superior de la página oficial de la Presidencia un espacio que dice: “Participa en nuestra encuesta para el Mundial”. La invitación va acompañada de una foto del estadio Soccer City en el cual se México jugará su primer partido ante Sudáfrica así como imágenes de algunos jugadores como el arquero Guillermo Ochoa y el delantero Giovani do Santos. Calderón realiza este sondeo en momentos críticos para su gobierno tras la muerte de civiles en la guerra contra el narcotráfico como sucedió con dos estudiantes del Tec de Monterrey, un grupo de jóvenes en Ciudad Juárez, dos niños en Tamaulipas y una madre y su hija en Acapulco.

La encuesta consta de siete preguntas. La primera de ellas dice: “De acuerdo con el desempeño de la Selección Nacional ¿Hasta dónde cree que va a llegar la Selección Nacional en Sudáfrica 2010?” Las opciones de respuesta van desde quedarse en la primera ronda eliminatoria o llegar incluso hasta la final. La segunda pregunta es para medir el conocimiento sobre futbol de los participantes y, su vez, relacionarlo con el perfil de quienes visitan frecuentemente la página de Los Pinos y, sobre todo, para saber qué tan dispuestos están a recibir información oficial en sus correos electrónicos. “¿Hasta dónde ha llegado la Selección Nacional en un Mundial?”, dice la pregunta.

Las respuestas van desde que nunca ha pasado a la segunda ronda hasta la final. “México jugará el partido inaugural contra el país anfitrión Sudáfrica. ¿Usted cree que la Selección Nacional; ganará, empatará o perderá?”, es la tercera interrogante. Tras estas tres preguntas, la Presidencia dirige al aficionado hacia la figura de Felipe Calderón para pulsar su imagen pública de cara a la justa mundialista. “México jugará el partido inaugural del Mundial contra Sudáfrica. ¿Usted cree que el presidente Calderón sí debe de ir al partido inaugural o no?”.

Las opciones para responder son simplemente sí o no. En la quinta interrogante sobre la encuesta de la Selección Nacional, la Presidencia comenta –a manera de introducción- que Calderón fue “invitado personalmente” por el mandatario sudafricano Jacob Zuma “para que lo acompañe en el partido inaugural del mundial”.

Inmediatamente después viene la interrogante: “¿Usted cree que el presidente Calderón sí debe de ir al partido inaugural o no?”. En la sexta pregunta, la Presidencia insistió sobre una posible visita de Calderón a Sudáfrica. En la introducción comentan que “la mayoría de los presidentes de los países que juegan el partido inaugural del Mundial asisten al Estadio”.

Y luego preguntan: ¿Usted cree que el presidente Calderón sí debe de ir al partido inaugural o no? Tras las dos preguntas anteriores en las cuales la Presidencia hizo introducciones sobre la tradicional presencia los mandatarios en partidos inaugurales y que, para esta ocasión, Calderón recibió una invitación especial del presidente sudafricano, se preguntó a la gente sobre la importancia del mandatario mexicano en el ánimo de los futbolistas.

¿Usted cree que la presencia del presidente Calderón en el partido inaugural del Mundial será un apoyo moral para la Selección Nacional o no? Para rematar, la Presidencia pide a los votantes dejar un correo electrónico personal para recibir información oficial sobre los programas, videos y giras de trabajo de Felipe Calderón.

Pero tras responder la encuesta, la gente no puede ver los resultados. Esos datos se los reserva la Presidencia por ley. En respuestas a cinco solicitudes de acceso a la información tramitadas por Proceso, la Presidencia ha clasificado como confidenciales los resultados de las encuestas. Este criterio ha sido confirmado por el IFAI.

A su llegada a Los Pinos, Felipe Calderón creo –como ningún otro mandatario lo había hecho- un área especial para manejar encuestas y hacer estudios de opinión para medir, entre otras cosas, los resultados de su Gobierno. La Coordinación de Opinión Pública es dirigida por Rafael Giménez, amigo de Calderón desde hace por lo menos alrededor de una década. Rafael Giménez estuvo junto a Calderón desde los tiempos de la precampaña, luego ella ya en la campaña –en la cual jugó un papel crucial en el diseño de estrategias para doblegar al opositor Andrés Manuel López Obrador- y en el periodo de transición presidencial 2006.

En este periodo que fue agosto al 1 de diciembre del 2006, Giménez no fue incluido en la lista de quienes cobraron sueldo como parte del equipo de transición. Pero, a cambio, le asignaron contratos a través de su empresa Arcop por 1 millón 858 mil 358 pesos, alrededor de 150 mil dólares al tipo de cambio en el año 2006.

Veinte ejecuciones; cuatro mujeres, entre las víctimas

Apro

La jornada de violencia atribuida al crimen organizado dejó este lunes un saldo de 20 muertos, entre ellos tres mujeres apuñaladas y una más decapitada, en hechos reportados en Tabasco, Veracruz, Guerrero, Chihuahua, Guanajuato y Estado de México.

En Villahermosa, Tabasco, tres mujeres ejecutadas aparecieron este día en el ejido Habanero del municipio de Cárdenas, con las que suman cinco las asesinadas en los últimos dos meses en la entidad.

Autoridades policiacas de la localidad confirmaron que las tres mujeres, aún sin identificar, fueron halladas por campesinos del lugar. Las víctimas fueron ultimadas a puñaladas y golpes de piedras. El hallazgo se produjo en las primeras horas de hoy.

El pasado 26 de febrero, dos mujeres jóvenes aparecieron decapitadas y con las manos amputadas en márgenes del río Mezcalapa del municipio de Huimanguillo, que colinda con Cárdenas. El cuerpo de uno de las mujeres se encontraba dentro de un costal. Las dos estaban desnudas.

Según reportes policiacos, en los municipios de Cárdenas y Huimanguillo es la zona donde con mayor fuerza opera la delincuencia organizada en Tabasco.

En Jalapa, Veracruz, las autoridades ministeriales investigan el asesinato de una mujer que fue decapitada y cuyo cuerpo fue hallado esta mañana a la orilla de un riachuelo por unos campesinos en el ejido Popotla, municipio de Moloacan, al sur de la entidad.

Con huellas de tortura, el cuerpo de esta mujer, que no ha sido identificada, fue tirado en unos matorrales de dicha comunidad ubicada cerca de unas instalaciones de Petróleos Mexicanos (Pemex). Según las primeras investigaciones, presentaba dos impactos de bala y golpes en diversas partes del cuerpo.

Hasta esta tarde, la cabeza de la mujer no había sido localizada por los elementos de la Agencia Veracruzana de Investigaciones (AVI) adscritos a la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE).

De acuerdo a las primeras investigaciones, el cadáver de esta mujer, de unos 30 años, se encontraba cerca de un riachuelo en la propiedad del ejidatario Pablo Villa, quien fue requerido para rendir su declaración.

En tanto el cuerpo de la decapitada, que permanece en calidad de descocida, fue trasladado al Servicio Médico Forense de Coatzacoalcos para realizar la necropsia de ley, las investigaciones ministeriales quedaron a cargo del agente del Ministerio Público de Nanchital, Pedro Carrión.

En Guerrero, cinco personas fueron ejecutadas cuando jugaban en una cancha de futbol en el poblado de Xaltianguis, en el municipio de Acapulco.

La Secretaría de Seguridad Pública del estado precisó que sujetos armados que viajaban a bordo de tres camionetas sin placas dispararon a las cinco personas que se encontraban jugando en la cancha de la colonia Lagunilla, alrededor de las 0:38 horas de este lunes.

Dos de las víctimas fueron identificadas como Isaid Urióstegui Pineda y Jesús Almazán Uriostegui, de 25 y 34 años. Los nombres de las otras tres personas se desconocen debido a que los familiares levantaron los cuerpos y no permitieron la intervención de ninguna autoridad.

Por otra parte, Abel Uribe Landa, exalcalde del municipio de Tetipac, y actual colaborador del cantautor Joan Sebastián, que fue levantado anoche de su casa, fue hallado muerto esta mañana, según informó la Secretaría de Seguridad Pública y Protección Civil.

El cuerpo, amordazado y con las manos hacia atrás, se encontró dentro de una camioneta Ford Explorer volcada a la altura de un basurero sobre la carretera de terracería que conduce a la localidad de San Andrés.

Según el reporte, Uribe Landa, de 45 años, fue alcalde priista en el periodo 2005-2008, y actualmente de desempeñaba como empleado del cantautor en la población de Juliantla.

En Ciudad Juárez, Chihuahua, las autoridades policiales informaron que diez personas fueron asesinadas entre la tarde del domingo y este lunes.

Entre las víctimas figuran tres adolescentes que fueron baleados mientras asistían a un partido de futbol de aficionados. La Suprocuraduría de Justicia de Chihuahua precisó que los jóvenes de 14, 15 y 17 años fueron atacados por hombres armados mientras presenciaban el partido que jugaban sus amigos en Juárez. Con estas diez muertes violentas, suman al menos 35 los asesinatos cometidos en fin de semana en Chihuahua.

Las autoridades reportaron tres asesinatos más en la ciudad de Chihuahua, capital del estado, dos en Camargo, al sur de la entidad y otros tres en Casas Grandes, en el norte.

En Guanajuato, los cuerpos de dos hombres fueron encontrados esta tarde junto a una camioneta, en la carretera Celaya-Salvatierra. Cada uno recibió tres disparos en la cabeza.

La Procuraduría de Justicia estatal informó que a las cuatro de la tarde se localizó la camioneta Nissan Murano estacionada en la referida carretera, afuera de un negocio de autopartes usadas.

Los dos hombres, que no habían sido identificados aún, estaban tirados afuera del vehículo. Entre sus ropas les fueron encontradas dos pistolas calibre 9 milímetros.

Por último, un jefe policiaco del Estado de México resultó herido de ocho impactos de bala, luego de ser interceptado en la carretera Santa María Tlalmanalco, en las inmediaciones del municipio del mismo nombre.

La Agencia de Seguridad Estatal (ASE) confirmó que se trata de Ricardo Carbajal, jefe del grupo de Recuperación de Vehículos de la Policía Ministerial, quien viajaba a bordo de su patrulla gris marca Sentra, con placas MDP-2872.

La víctima perdió el control del vehículo y se estrelló contra una estructura metálica a un costado de la vía. La policía mexiquense reportó que en el lugar quedaron esparcidos 80 casquillos de calibres .9 mm y .222 mm de un fusil AR-15.

El agente ministerial tuvo que ser trasladado en un helicóptero del Escuadrón de Rescate Aéreo al hospital del Issemym, en Toluca. (Con información de Armando Guzmán y Regina Martínez)

La caricatura del periodista Hernández que no se publicó

Álvaro Cepeda Neri

La Constitución, como conquista de los mexicanos que, con su liberalismo político, lucharon por las libertades de pensamiento y de expresión, mantiene el derecho a esas libertades para todos los que sobrevivimos a pesar de las desgracias de todas las inseguridades, comenzando por el escenario de guerra donde mueren militares, policías, delincuentes y hasta niños, mujeres y hombres que nada tienen que ver en ella, y a pesar, de que todavía está vigente, en el desorden, el orden constitucional en medio de un Estado de Derecho en vías de ser un Estado Militar, existen hechos de censura en los medios de comunicación. Así, por ejemplo, en mi caso, el señor Peña Nieto paga “publicidad” a periódicos y revistas para que éstas no publiquen mis críticas a su desempeño y si es posible, como ha sucedido, que me “renuncien”.

Acaba de sucederle al periodista y maestro de la caricatura, que firma como Hernández. Éste le ha dado porque Calderón aparezca más cabezón que un yucateco con disminuido cuerpo al que le queda supergrande el uniforme de general de seis estrellas o sus simples trajes de diario. Circula una caricatura de él donde aparece un pizarrón y un chiquito Calderón –su gorra de militar tirada en el suelo– escribe lo siguiente: “Para que la droga no llegue a tus hijos... TE LOS ESTAMOS MATANDO”. Y en el extremo izquierdo (¿saben que Calderón es zurdo?) el slogan publicitario: “Gobierno Federal”. Con el símbolo calderonista para identificar su mal gobierno y que los calderonistas se mandaron bordar en sus camisas usando los colores de La Bandera.

Circula por Internet y ya la conocen millones de mexicanos que se vieron privados de que apareciera en la prensa escrita. Dice Hernández, en el texto de la misma: “A los que me preguntan si pueden rolar el cartón, por supuesto, para eso es, para difundirlo lo más que se pueda. Yo hago mi trabajo que son los cartones y el diario (donde las publica) hace lo suyo que es aplicar su criterio editorial. No hay razones oscuras”. El caso es que este extraordinario cartón no apareció, pero, a través de Internet se pudo conocer.

Sobre todo porque más de 200 mexicanos jóvenes, incluso niños desde cuatro años, que de la mano de sus padres, entrando a sus escuelas o simplemente circulando, con su derecho al libre tránsito, por las calles, han sido víctimas del tiroteo entre narcotraficantes y militares. Esas víctimas motivaron a Hernández para hacer su trabajo periodístico que fue censurado. Incisiva y crítica, la caricatura puso en evidencia que Calderón con sus militares y policía (de su cuate García Luna, con quien juega futbol), cometiendo cientos de miles de homicidios y los narcos con su virulencia, han ensangrentado a los mexicanos. Y no es que Calderón sea “ingenuo”, como lo llamó (y luego se echó para atrás) el canta-autor Sabina, sino que carece de un plan con estrategia política y económica, y solamente lleva al país a una guerra que huele a golpismo militar.