GANA BITCOINS RAPIDO Y FACIL

lunes, julio 13, 2009

Mormones en peligro

Miguel Ángel Granados Chapa / Plaza Pública

Los menonitas y los mormones de Chihuahua, comunidades laboriosas y austeras por excelencia, están en riesgo porque son extremadamente vulnerables en una entidad de inseguridad creciente, la de mayor criminalidad en el país. En noviembre del año pasado, los menonitas dieron la voz de alarma: cerraron durante un día sus negocios en el municipio de Cuauhtémoc, en protesta por la violencia que padecen en la comarca, donde han sido víctimas de secuestros y actos de extorsión.

Los siguieron en mayo los mormones del municipio de Galeana. Lo hicieron en circunstancias dramáticas. Erick Le Barón, de 16 años, fue secuestrado y sus captores pidieron por su libertad un millón de dólares. No era un asunto que atañera sólo a su familia inmediata. La comunidad lo tomó como preocupación propia, de todos, sobre todo porque no era la primera vez que se atentaba contra alguno de ellos. En los ocho meses anteriores los habían afectado 10 secuestros, que no fueron denunciados y en los que se pagaron sumas diversas por rescatar a las víctimas. En discusión en que el hermano mayor de Erick, Benjamín Le Barón, fue la voz cantante, se resolvió poner alto a la situación. Era preciso correr el riesgo: no pagarían la cuantiosa suma, para que los secuestradores tomaran nota de que a partir de ese momento los mormones ya no serían surtidores incesantes de dinero. Al mismo tiempo, resolvieron viajar a la capital del estado y allí acampar para que las autoridades rescataran al muchacho, en peligro grave tras la negativa del pago enorme. Por fortuna para Erick, sus captores se intimidaron ante la reacción social y lo dejaron libre. Ellos tienen hasta el día de hoy la misma suerte: no han sido identificados ni capturados.

Su impunidad permitió que ellos u otros semejantes siguieran actuando. El 15 de junio el empresario y ganadero Meredith Romney, presidente de la comisión de vigilancia de la Unión ganadera regional de Chihuahua, fue también secuestrado, en su rancho de Casa de Janos. Lo subieron hacia la sierra, desde donde se negoció el pago del rescate. Volvió con los suyos 48 horas después de su captura.

Cuatro días antes de iniciado ese nuevo delito, el 11 de junio, una partida militar capturó a 25 muchachos en el poblado de Nicolás Bravo, municipio de Madera. No eran jovencitos cualesquiera. Vestían uniformes militares y tenían consigo un arsenal compuesto por 24 armas largas, más de 100 cargadores, 5 mil cartuchos y cinco vehículos. Fue capturado también su jefe, a quien se reputa como parte de la banda de Sinaloa capitaneada por Joaquín Guzmán Loera, El Chapo. Se llama José García García y es apodado El General. El Ejército explicó haber recibido una llamada anónima que condujo a la tropa hasta su objetivo, que no ofreció resistencia pese a su armamento.

El 28 de junio fue desarticulada otra banda, llamada de Los R. Fueron detenidos por la policía ministerial cinco de sus 10 miembros, que habían secuestrado a por lo menos tres mujeres, por el rescate de cada una de las cuales habían recibido hasta 5 millones de pesos. A ese propósito, la procuradora Patricia González incurrió en un acto de imprudencia. Agradeció "a la comunidad mormona las redes sociales que han tendido para la detección de los delincuentes en los municipios de Ascensión, Janos, Nuevo Casas Grandes y Galeana" (Reforma, 2 de julio). La nota respectiva agregaba que "a raíz del secuestro de un joven de la comunidad mormona en el mes de mayo y que desató una serie de movilizaciones de esta comunidad en la capital... este grupo religioso se organizó en comités y conformó un grupo de inteligencia ciudadana con la que se han logrado evitar hechos delictivos y detectar a criminales".

El inspirador de esa manera de defensa, que requería la mayor discreción posible, a la que faltó la procuradora González, fue Benjamín Le Barón. Hacer público su activismo fue un modo de señalarlo. A la una de la mañana del martes 7, un grupo de entre 15 y 20 hombres armados asaltó su casa, fue torturado frente a su familia y "levantado", como se dice del secuestro que poco después concluye en asesinato de la víctima. Sus atacantes estaban todavía en el interior de la casa cuando llegó Luis Widmar, su cuñado, que inerme, apenas dotado de su entereza, trató de auxiliarlo al percatarse de lo que ocurría. También se lo llevaron y también fue asesinado.

Junto a sus cadáveres los criminales dejaron mensajes. Uno imputa a Benjamín Le Barón haber dado informes para la detención de los 25 delincuentes de Nicolás Bravo. Si así ocurrió, el recado revela una filtración de información, surgida del grupo militar que llevó a cabo la captura, o de la autoridad ministerial ante la cual fueron conducidos los maleantes. Otro mensaje amenazaba de muerte a Romney Jones, otro dirigente mormón a quien, si no se ha marchado a Estados Unidos, el gobierno estatal debería brindarle la protección que no le prestó a Le Barón.

Como es lamentable regla en la conducta de los gobernadores dejados en entredicho por algún acontecimiento extraordinario, más aún si es violento, el de Chihuahua reaccionó por debajo de las urgencias del caso. Condenó de modo rutinario el crimen y luego anunció que facilitará la creación de una suerte de policía comunitaria. Es un inadmisible reconocimiento de la incapacidad gubernamental de garantizar seguridad a sus gobernados, por lo que ellos tienen que proveerse de ella, adquiriendo su armamento y recibiendo instrucción oficial.

Cajón de Sastre

Los asuntos deportivos en general, y el futbol profesional en particular, no son temas propios de este espacio. No quiero, sin embargo, dejar de manifestar mi solidaridad con Javier Aguirre en el trance difícil por el que atraviesa. Probablemente su arrebato en la cancha no tiene disculpa (ya ha sido sancionado por eso). Es comprensible que se demande de un director técnico un alto grado de control sobre sí mismo y la sangre fría necesaria para evitar deslices como el que cometió El Vasco, como le dicen en el medio futbolístico. Pero desde siempre se ha sabido, como lo expresaron los clásicos latinos, que errare humanum est. Nadie está exento de incurrir en faltas, que se abultan cuando la atención pública está puesta sobre una persona y cuando la confianza de una porción de la sociedad la hace exigir una conducta impecable a esa persona.

Cristina Del Basso, una italiana ardiente

La ex Gran Hermano, la italiana Cristina Del Basso, presentará formalmente el próximo viernes el calendario 2010 de Panorama, donde se le ve a lo largo de las doce fotografías en poses muy sensuales, demostrando una vez más, por qué en la actualidad es la mujer más deseada por los italianos, quienes mueren por pasar unos minutos al lado de la sensual morena.

Cristina del Basso, la nueva estrella del reality italiano, no sabe hacer reír, pero se ha encargado personalmente y con muchas ganas de dejar a toda la presencia masculina del estudio europeo sin la suficiente piel como para cerrar los ojos y así poder volver a soñar. A continuación puedes ver algunas fotos que ya le han asegurado un programa propio, un futuro en el cine, su propia línea de perfumes y un consulado en algún país que no sé cómo tipear en éste momento.








Captura la Policía Federal en Morelia a coordinador operativo de "La Familia Michoacana" e impide su rescate

Comunicado Secretaría de Seguridad Pública Federal

La Secretaría de Seguridad Pública federal informa que el día de hoy elementos de la Policía Federal, en Morelia, Michoacán, capturaron a Arnoldo Rueda Medina, alias "La Minsa", coordinador operativo de la organización criminal conocida como "La Familia Michoacana", y responsable de las operaciones de acopio, trasiego y venta de droga.

Arnoldo Rueda es considerado, junto con Enrique Plancarte, alias "La Chiva", el segundo al mando dentro de la estructura delictiva que encabezan José de Jesús Méndez Vargas, alias "El Chango Méndez" y Nazario Moreno González, alias "El Chayo".

Información de inteligencia señala que Arnoldo Rueda Medina, alias "La Minsa", inició sus actividades delictivas con la compra venta de vehículos robados.

Posteriormente se vincula con José de Jesús Méndez Vargas, alias "El Chango" Méndez, Nazario Moreno González, alias "El Chayo", y Carlos Rosales Mendoza alias "El Tísico", quienes formaron una organización delictiva a la que llamaron "La Empresa".

Junto con Rueda Medina fue detenido Francisco "N", menor de 17 años de edad, originario de Irapuato, Guanajuato, quien se encargaba del resguardo de las casas de seguridad de "La Minsa".

En el año 2000, "La Empresa" se unió al Cártel del Golfo para expulsar a la organización delictiva de "Los Valencia" del estado de

Michoacán. Arnoldo Rueda fungía entonces como jefe de sicarios y era el responsable de la ubicación y ejecución de los integrantes de “Los Valencia”, acciones que lo posicionaron en la cúpula de la estructura criminal.

Durante su relación con "Los Zetas", Rueda Medina trabajó bajo las órdenes directas de Miguel Ángel Treviño Morales, alias "El 40", y Alfredo Rangel Buendía, alias "El Chicles", detenido por la Policía Federal en la Ciudad de México el 14 de agosto de 2008.

La relación de la organización delictiva "La Empresa" con "Los Zetas" duró hasta el 2006, año en el que la organización de los michoacanos manifiesta su desacuerdo con las acciones de "Los Zetas" por el reparto de las jefaturas de plazas que esa organización tenía en su poder.

Los conflictos entre la autodenominada "Empresa" y "Los Zetas" dieron origen a la creación de la organización de "La Familia Michoacana", en el año 2006, siendo sus fundadores Carlos Rosales Mendoza, alias "El Tísico", José de Jesús Méndez Vargas, alias "El Chango" Méndez y Nazario Moreno González, alias "El Chayo", así como Enrique Plancarte, alias "La Chiva", Arnoldo Rueda Medina, alias "La Minsa" y Servando Gómez Martínez, alias "La Tuta".

Desde la creación de esta organización criminal Arnoldo Rueda Medina es considerado como el brazo derecho de Nazario Moreno González, alias "El Chayo".

A la fecha "La Minsa" coordinaba la logística para la fabricación de drogas sintéticas, trasiego de marihuana y cocaína hacia Estados Unidos.

Era el responsable de designar a los jefes de las diferentes plazas controladas por la estructura de la organización criminal en, Michoacán, Colima, Guanajuato, Aguascalientes, San Luis Potosí, Jalisco, parte de Guerrero y del Estado de México.

"La Minsa" infiltró a algunos mandos de las corporaciones policíacas en las zonas en donde tiene presencia "La Familia Michoacana". Dentro de su estructura contaba con grupos responsables de la asesoría jurídica y financiera de la organización. De igual forma, desarrollaba junto con Nazario Moreno González, estrategias de expansión a nivel nacional e internacional.

Labores de inteligencia de la Policía Federal también permitieron detectar que Arnoldo Rueda Medina mantenía los contactos a nivel internacional para la importación de cargamentos de efedrina y pseudoefedrina para la elaboración de drogas sintéticas, mismas que introducía vía marítima por los puertos de Lázaro Cárdenas, Michoacán y Manzanillo, Colima.

Además mantenía el control de los laboratorios clandestinos en Michoacán y Guanajuato para la elaboración de drogas sintéticas, y junto con Enrique Plancarte y Servando Gómez Martínez "La Tuta", determinaba las zonas de acopio y rutas para el trasiego de marihuana, así como el traslado de cargamentos de cocaína hacia Estados Unidos por la ruta de la costa michoacana, por lo que es considerado el mayor introductor de droga sintética de "La Familia Michoacana" a Estados Unidos, para ello utilizaba los pasos fronterizos de Tijuana y Mexicali, Baja California, así como las fronteras de Sonora y Chihuahua.

También coordinaba las acciones para ubicar y ejecutar a los integrantes de "Los Zetas" y de los Beltrán Leyva, que intentaban retomar el control del territorio michoacano; y organizaba la lucha por los mercados de la droga.

Rueda Medina además supervisaba las operaciones de narcomenudeo en los municipios del Estado de México y mantenía una estrecha relación de amistad y trabajo con Servando Gómez Martínez, alias "La Tuta".

Dentro de la organización existen grupos dedicados al secuestro, principalmente en el Estado de México, prueba de ello es la detención de Javier Ortiz Chávez, alias "El Arqui", detenido por la Policía Federal el 25 de mayo de 2009. Tras la detención de "El Arqui", su lugar fue ocupado por un sujeto de alias "Terry" que opera principalmente en la ciudad de Toluca, Estado de México.

Esta acción es el resultado de las labores de inteligencia realizadas por la Policía Federal, mismas que permitieron identificar la estructura delictiva, la zona de operación, el modo de operar, así como la ubicación de los inmuebles utilizados como casas de seguridad de este operador de "La Familia Michoacana".

Tras su detención, Arnoldo Rueda, quien se considera "coordinador de coordinadores" fue trasladado a las instalaciones de la Policía Federal en la ciudad de Morelia. Minutos más tarde, un grupo de sicarios de su organización atacó con granadas de fragmentación y disparos de armas de alto poder. Los agentes federales respondieron a la agresión del grupo armado, resultando tres policías heridos con esquirlas de granada de fragmentación.

Cuando los presuntos sicarios vieron frustrado el intento de rescatar a "La Minsa", atacaron otras instalaciones de la Policía Federal en represalia por la detención de este presunto líder de la organización de "La Familia Michoacana".

Con acciones como ésta, la Secretaría de Seguridad Pública federal refrenda su compromiso de proteger y servir a la comunidad.

Fuente: Secretaría de Seguridad Pública Federal

Telcel trae a México iPhone 3GS el 31 de julio

Telcel, marca comercial de América Móvil, anunció que traerá a México el iPhone 3GS, la más reciente versión del teléfono desarrollado por Apple, el próximo 31 de julio.

El gigante de la telefonía celular, América Móvil lanzará el 31 de julio el nuevo iPhone 3GS, una versión más poderosa y rápida que el iPhone original (3G), que en una primera etapa llegará a los mercados de México, Colombia, Guatemala, El Salvador, Uruguay y República Dominicana.

Posteriormente, AMX ofrecerá el dispositivo en el resto de la región, dijo la empresa en un comunicado, pero no dio más detalles. AMX afirmó que la última versión del iPhone ha sido "un éxito" en EU y otros países.

En julio de 2008, América Móvil se convirtió en el primer operador de la comarca en lanzar el iPhone con tecnología 3G, un aparato que combina servicios de Internet, telefonía y descargas de música y fotos, que además tiene el valor de la movilidad.

Al 30 de marzo, América Móvil reportó una base total de 186.6 millones de suscriptores. (El Semanario Agencia, ESA)

Elección restó fuerza a AMLO y a “Chuchos”

Marcelo Ebrard en cambio, gana espacios en ALDF

El Universal


El Partido de la Revolución Democrática en el Distrito Federal (PRD-DF) enfrenta una debacle electoral al perder, en estas elecciones, en 10 diputaciones uninominales locales, 10 distritos federales, cuatro delegaciones y la gobernabilidad en la Asamblea Legislativa, por lo que la reconfiguración de sus corrientes internas también cambió drásticamente.

A pesar de que se mantienen como la principal fuerza política en la ciudad de México, los perredistas tendrán ahora que buscar acuerdos para sacar adelante sus propuestas, ya que en la Asamblea Legislativa (ALDF) algunas de sus corrientes ganaron espacios y, las más fuertes, perdieron posiciones.

Tendrá 28 de 66 bancas

En la V Legislatura de la ALDF sólo habrá 28 diputados del PRD, de 66 que la conforman y, por primera vez, el grupo del jefe de Gobierno del DF, Marcelo Ebrard, contará con una representante popular, mientras las corrientes de Martí Batres, secretario de Desarrollo Social del DF; Armando Quintero, titular de la Secretaría de Transportes y Vialidad; Clara Brugada y Mauricio Toledo ganaron nuevos espacios.

En el caso de las delegaciones políticas, el PRD perdió ante el PAN, Cuajimalpa, Miguel Hidalgo y Benito Juárez, y ante el PT, Iztapalapa. Sólo obtuvo el triunfo en 12 demarcaciones.

En la recomposición de fuerzas del PRD en la ciudad, según dirigentes perredistas consultados, Izquierda Democrática Nacional (IDN), corriente identificada con René Bejarano y que apoya a Andrés Manuel López Obrador, gobernará en cuatro delegaciones: Cuauhtémoc, Tlalpan, Álvaro Obregón y Azcapotzalco. En cambio, Nueva Izquierda (NI) estará en dos: Milpa Alta y repetirá en Venustiano Carranza.

Unidad y Renovación (Unyr) tendrá tres: Iztacalco, Magdalena Contreras y Xochimilco; Izquieda Social (IS) dos: Gustavo A. Madero y Xochimilco. En cambio, el grupo del jefe de Gobierno capitalino, Marcelo Ebrard, logró una alianza con el equipo de Alejandro Encinas, por lo que gobernarán en Coyoacán.

Manuel Oropeza, secretario general del PRD-DF, dijo que pese a la pérdida de Cuajimalpa, su corriente IDN tendrá una presencia importante en la ALDF y en la Cámara de Diputados. “Se mantiene, no lo que esperábamos, pero queda apuntalada como la fuerza más importante y grande de la ciudad”, afirmó.

PRD busca alianza parlamentaria

En medio de una crisis partidista, la corriente NI o mejor conocida como los Chuchos perdió el control que tenía en la ALDF, pues como consecuencia de la elección sólo tendrá siete diputaciones de mayoría relativa, de las 17 que tuvo en la Legislatura que concluye. Así también, IDN, formada principalmente por simpatizantes de René Bejarano, tendrá 10 diputaciones, siete menos.

Para el Instituto Electoral del Distrito Federal (IEDF), el PRD seguirá siendo la primera fuerza política en la ALDF, a pesar de no haber ganado ninguna diputación plurinominal, pues su fuerza representará apenas 42% en la composición total en este órgano legislativo.

El PAN ocupará el segundo sitio en la ALDF porque contará con 21%, el PRI sumará 12% que lo coloca en tercer lugar y, en la nueva reconfiguración de este órgano colegiado el PT será la cuarta fuerza al obtener 9% de legisladores.

Ante este panorama, Alejandra Barrales, dirigente del PRD-DF, manifestó su optimismo porque, a pesar de obtener menos curules, le apostarán a construir mayorías parlamentarias que son afines y así llegar a acuerdos con distintos partidos.

“En el PRD somos 28, habrá seis diputados plurinominales del PT, dos candidaturas comunes con PRD-PT y uno de Convergencia sumaríamos 37 diputados locales”, resalta con optimismo, y asegura que esto les garantizará ganar las votaciones ante el pleno.

Sin embargo, Humberto Morgan, diputado del PRD, comentó que habrá un divorcio tajante entre NI e IDN. “Se van a conformar dos bloques distintos, irreconciliables, por lo que ya se trabaja en un acuerdo entre Izquierda Unida (IU), Convergencia y PT para coincidir en una agenda para la ciudad”, adelantó. Desde su punto de vista, NI buscará unirse en algunas iniciativas con el PRI y PAN.

Prevén complicaciones

De confirmarse este escenario, Morgan aseguró que la bancada del PRD en la ALDF estará integrada, en la práctica, por un coordinador de NI, PT e IDN, lo que complicará negociaciones y acuerdos.

Alertó que Víctor Hugo Círigo, presidente de la Comisión de Gobierno de la ALDF e integrante de NI, podría dar un “albazo legislativo” durante el periodo ordinario de sesiones, programado para agosto, para que con una reforma a la Ley Orgánica de la Asamblea se haga rotativa la presidencia de esa comisión.

Dijo que las revanchas políticas no deben seguir y menos en la próxima Legislatura, que entrará en funciones el 17 de septiembre. Definir quién será el coordinador de la bancada del PRD tampoco será una tarea fácil, ya que de acuerdo con la diputada federal Aleida Alavez, por la nueva recomposición de fuerzas del PRD habrá algunos cambios.

En entrevista, comentó que deberán analizar las propuestas de quienes aspiran a coordinar la bancada perredista, ya que una cosa es el trabajo partidario y otra dar conferencias de prensa u organizar foros. En la lista de quienes aspiran a coordinar la bancada del PRD en la ALDF están Alejandra Barrales; Leonel Luna, ex delegado en Álvaro Obregón; así como los diputados federales Alejandro Sánchez Camacho y la propia Aleida Alavez.

Carlos Augusto Morales, diputado local electo del PRD e integrante de NI, considera que el mejor camino será buscar una izquierda negociadora y que tenga la capacidad para hablar con el PAN y PRI para acordar algunas iniciativas.

Sin embargo, comentó que la dirigencia estatal de su partido debe analizar la conveniencia de renunciar por los malos resultados electorales y no sólo exigir la salida de Jesús Ortega del PRD nacional. Al igual que sus compañeros perredistas, reconoció que la relación entre las corrientes será distinta, por lo que se esperan largas horas de discusión en la ALDF.

Lo más grave

Teodoro Rentería Arróyave

Ya estamos enterados de que familiares, muchos de ellos cercanísimos, de los ex presidentes, Vicente Fox Quesada y Ernesto Zedillo Ponce de León, de la mujer del primero, Marta Sahagún y del propio presidente, Felipe Calderón Hinojosa y de su esposa, Margarita Zavala Gómez del Campo son beneficiarios plus de las guarderías subrogadas del Instituto Mexicano del Seguro Social, IMSS. Y no es lo más grave.

Ya estamos enterados de que políticos integrantes de los cuatro principales partidos políticos: Acción Nacional, PAN; del Revolucionario Institucional, PRI; del de la Revolución Democrática, PRD, y Verde Ecologista, PVEM, y sus parientes también están en el suculento pastel. Conste que los mencionamos de acuerdo a la importancia participante. Y no es lo más grave.

Ya sabemos que cuidadosamente o amañadamente, el director general del IMSS, Daniel Karam Toumeh compareció ante la Comisión Permanente del Congreso de la Unión pasaditas las elecciones para que al gobierno federal y al PAN no se le fueran a complicar los comicios del 5 de julio pasado y se les complicó y de qué forma. Y no es lo más grave.

Ya sabemos que después de tres semanas, por el escándalo de los insufribles periodistas, al fin se le dio la gana a la Procuraduría General de la República, PGR, atraer las investigaciones del incendio de la guardería ABC de Hermosillo, Sonora, que ya cobra 48 vidas de inocentes criaturas, cuando por ser una subrogación federal le correspondía el caso. Y no es lo más grave.

Ya sabemos que por el retraso manifiesto, los implicados y señalados como presuntos responsables del homicidio infantil múltiple, de lesiones y otros delitos, entre ellos la tía segunda de la esposa del presidente Calderón, doña Altagracia Gómez del Campo Tonella, se les concedió el tiempo suficiente para huir al extranjero. Y no es lo más grave.

Ya sabemos que la PGR recurrió a la Interpol, Policía Internacional por sus siglas en inglés, que costará una fortuna las detenciones de los ahora prófugos de la justicia, su extradición y enjuiciamiento, Y no es lo más lo más grave.

Ya sabemos, además, que poco después de que lleguen a territorio nacional con la parafernalia debida para que se diga que en el país hay justicia y sólo en las mentes calenturientas de los periodistas existe el paradigma de que México es “el paraíso de la impunidad”, los presuntos saldrán más rápido que lo que implicó su persecución porque la PGR los consignó por homicidio culposo, un delito no grave, como los adelantó el propio procurador general de la República, Eduardo Medina Mora, en una desafortunada declaración que pretendió bajarle a la temperatura de la irritación social. Y no es lo más grave.

Lo más grave es la necedad del gobierno federal de marginarse de su responsabilidad constitucional, de delegar el compromiso social a que está obligado a particulares a los que sólo les interesa el lucro como ha quedado demostrado con la tragedia de la guardería ABC.

En una cuantas palabras lo dejó asentado en su comparecencia Karam Toumeh: “Habrá nuevos requisitos para la licitación de guarderías; entre ellos, la contratación de una póliza de seguro, que sólo podrá ser emitida por una empresa del ramo que compruebe las medidas de seguridad mediante verificación presencial”.

Es decir, el gobierno panista actual, no obstante la tragedia, la irritación social, sigue en sus trece, abdica a su responsabilidad, incumple el mandato constitucional y delega en particulares, en negociante, la seguridad social del pueblo de México. Esto es lo más grave.

*** IMPORTANTE *** Revoluciones es un proyecto de información alternativa sin fines de lucro, para mantenernos en línea requerimos de tu apoyo. Puedes ayudarnos haciendo un deposito bancario, por mínimo que sea, hazlo en el banco HSBC, al número de cuenta 6271254999 a nombre de Samuel R. García o en transferencia electrónica abonando al número Clabe: 021180062712549990. Gracias.


Elecciones 2009, crisis de legitimidad

Érika Ramírez

Con “poca legitimidad” se renueva la LXI Legislatura en la Cámara de Diputados: el respaldo es de apenas 34 millones 126 mil 794 personas, de las más de 77 millones registradas en el padrón electoral. El abstencionismo ganó 55 puntos porcentuales, en tanto que el PRI, como partido con mayoría en San Lázaro, consiguió el apoyo sólo de 12.5 millones de votantes, 16 por ciento del electorado


El Partido Revolucionario Institucional (PRI) regresa al poder en la Cámara de Diputados con el apoyo de apenas el 16.18 por ciento del electorado mexicano. El Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP) 2009 indica que las 237 diputaciones federales que obtuvo el partido liderado por Beatriz Paredes Rangel fueron obtenidas a través del sufragio de 12 millones 528 mil 17 personas, de las más de 77 millones que conforman el padrón electoral.

El partido tricolor se erigió como la primera fuerza política en la Cámara de Diputados con 3 millones 42 mil 57 electores sobre el Partido Acción Nacional (PAN), quien ganara en las elecciones de 2000.

Días antes del proceso electoral 2009, el doctor en economía por la Universidad Nacional Autónoma de México, Carlos Aguirre Rojas, preveía que “el voto por el PRI es un voto por el retorno al pasado. Es la representación de una estructura corrupta neoliberal que muy pocas diferencias guarda con el PAN en materia económica, política y social”.

Aguirre Rojas, también posdoctorado en historia por la École des Hautes Etudes en Sciences Sociales de París, argumenta que el repudio a las elecciones es el resultado de “un proceso profundo de deslegitimación de las instituciones, del colapso de los procesos políticos, de demostración de que la política como mecanismo de expresión del descontento social ya no es el espacio adecuado; estamos viviendo la muerte de la política: todo el sistema de la democracia representativa, la división y equilibrio de poderes, el mecanismo de las elecciones están colapsados” (Contralínea 138).

No obstante, el representante del PRI ante el Instituto Federal Electoral (IFE), Carlos Armando Biebrich Torres, celebra el triunfo de su partido y justifica el bajo porcentaje de votos: “Las elecciones intermedias siempre tienen escasa participación ciudadana”.

El senador Pablo Gómez, del Partido de la Revolución Democrática (PRD), acusa: “Los resultados a favor del PRI son producto de la compra masiva del voto en el Estado de México, Veracruz, Oaxaca (gobernados por este partido), que utilizaron toneladas de cemento, varilla y bicicletas, como regalo a cambio del voto”.

PAN derrumbado

La presencia de la derecha en el poder, con la representación de Germán Martínez como presidente del PAN –quien renunciara el pasado 6 de julio– y Felipe Calderón al frente del Ejecutivo federal, tuvo un severo revés en las elecciones intermedias, nueve años después de colocarse en la Presidencia de México.

De las 77 millones 815 mil 606 de personas que cuentan con credencial para votar, tan sólo 9 millones 549 mil 798 le dieron su voto, para colocar en el recinto de San Lázaro a 143 legisladores del blanquiazul. El PAN también perdió dos gobiernos que otrora se erigieron como sus bastiones: Querétaro y San Luis Potosí.

En su discurso de renuncia, Germán Martínez aceptó que “mi gestión no alcanzó el éxito esperado en la convicción del esfuerzo generoso de los panistas. Tampoco fue posible convertir de manera legítima y democrática la aprobación que tiene el presidente Calderón entre los ciudadanos en confianza para los candidatos del PAN”.

El sociólogo Arturo Palacios Aguirre explica que “la democracia mexicana carece de la más mínima autenticidad, incluso si se le juzga desde el punto de vista de sus propios postulados doctrinales. Se trata, ni más ni menos, de una farsa totalmente prefabricada y controlada por los grupos de poder económico y político y por el Estado, cuyo único propósito es dar ciertos visos de legalidad, de ‘legitimidad popular’ a su dictadura de clase”.

Descalabro perredista

Tras casi obtener la Presidencia de la República y luego de conseguir 172 diputaciones federales en el proceso electoral de 2006, el PRD apenas obtuvo el 5.35 por ciento de los votos en los comicios del pasado 5 de julio. Sin los partidos del Trabajo (PT) ni Convergencia, como ocurriera hace tres años que en coalición postularon a Andrés Manuel López Obrador a la Presidencia, el partido que dirige Jesús Ortega Martínez tan sólo obtuvo 4 millones 164 mil 393 sufragios.

Sus excompañeros de fórmula fueron rebasados por el movimiento ciudadano que promovió la anulación del voto, ya que esta última opción fue aplicada por 1 millón 839 mil 971 personas, que representan el 2.36 por ciento de los empadronados ante el IFE.

El PT consiguió el refrendo de sólo 1 millón 258 mil 341 de personas, que significan el 1.61 por ciento de los electores. En tanto que Convergencia apenas logró la participación de 850 mil 777 electores, que significan el 2.49 por ciento del total de los votos en este proceso, y apenas el 1.09 por ciento de los más de 77 millones de afiliados al padrón electoral.

Rosa Albina Garavito, académica de la Universidad Autónoma Metropolitana y exintegrante del PRD, dice que esa “izquierda” que llega a los puestos de elección popular está “corrompida, convertida en una franquicia electoral, luego de haber traicionado los principios enarbolados en 1988”.

Anette Michel quiere más, pero no puede

Porvenir

La actriz propuso que su personaje en la telenovela de TV Azteca “Pasión morena” sea más atrevido.


La actriz y conductora Anette Michel siente que con su personaje de la seductora e hipócrita Casandra en la telenovela Pasión morena, pueden elevarse las escenas pasionales “infinitamente”, aseguró, pero pone sus límites por TV Azteca.

“Le hemos pedido a los directores que debemos de subir infinitamente más el tono de estos dos personajes (el de Anette y Fernando Ciangherotti) que tienen una relación enferma, en la que lo mismo se dan una cachetada y luego se besan profundamente y se meten a la cama, pero estamos trabajando en una empresa muy respetuosa con el público que le preocupa mucho el hecho de los valores y la familia”, comentó la actriz tapatía.

Pero Anette Michel no sólo es tan atrevida como parece en la televisión. También es pudorosa, pues ha recibido múltiples propuestas para debutar en cine, pero como en la mayoría de los casos le ofrecen desnudarse, ha rechazado dichas oportunidades.

Anette Michel caracteriza a un personaje de mala, no de esas mujeres antagónicas que ponen veneno en las bebidas, sino de las mustias perversas.

—Durante un tiempo, la empresa pasaba una crisis importante en cuanto a audiencia.

¿Consideras que esta crisis llegó a su fin? —Creo que sí, es el compromiso que existe en TV Azteca, además de que se captaron cuáles habían sido las deficiencias, creo que se está actuando a consecuencia de esa situación que se vivió hace poco tiempo y se quiere recuperar la audiencia.

—Eres un imán para la televisión, ¿Así te sientes? —Espero, todos los actores luchamos por lograr eso, por tener credibilidad, trayectoria y peso, para poder ayudar a que la historia funcione.

—¿En algún momento te has sentido limitada respecto de tu personaje en la televisora? —No, esa no sería la palabra, entiendo perfectamente y me da mucho gusto que la empresa se preocupe por cuidar sus valores.

Hay cosas que tienen que ser gráficas y lo hacemos, pero hay cosas que son completamente innecesarias.

—¿Consideras que éste es uno de tus personajes más complejos? —Sí, porque interpretar frente a tu compañero el ser buena y dulce, y tratar de que te crean, y al mismo tiempo que el público sepa que tú por dentro tienes otra intención, sí me ha costado.

—Teniendo los protagónicos en TV Azteca desde 1997 (en “Al norte del corazón”), ¿pensaste en ser mala? —Siempre quise, porque veía a las malas que se divertían mucho, porque haces cosas que en tu vida jamás vas a hacer, te da la oportunidad de jugar con emociones, sentimientos y venganzas.

—Pero no sólo sabes ser mala, te gusta la comedia. —Me encantaría regresar al teatro, yo de un tiempo para acá he decidido que sólo haré un proyecto a la vez, me muero de ganas por estar en una comedia de teatro.

Espero terminar este papel de hipócrita, malvada, trepadora, hacer algo más dulce en el teatro.

—¿Has aprendido a burlarte de ti misma? —Sí, todo el tiempo, y no me importa hacer el ridículo, en la vida hay que reírse, si no sería terrible sobrellevar lo que sucede.

—¿Qué hay del cine? —Me encanta la idea, pero como todas salen encueradas, creo que en la vida voy a salir en una película, porque no me pienso desnudar.

—¿Entonces te han ofrecido desnudarte en cine? —Muchas veces, pero siempre digo que no. Eran proyectos importantes, ha habido otros en los que no me tenía que desnudar, pero no lo pude hacer por tiempo, me ha pasado de todo en cine.

—¿Por qué no quisiste desnudarse? —Me parece incómodo, algo que me haga sentir vulnerable.

Prefiero no hacerlo, a mí no me gustan los desnudos, me hacen sentir incómoda, yo los veo y los aplaudo, pero al hacer una reflexión al respecto, concluí que yo no tengo esa capacidad para relajarme.

—¿Viste las películas que rechazaste? —Sí. —¿Te arrepientes? —En absoluto. Anette inició su carrera trabajando con Fernando Ciangherotti.

Él, siendo su vecino, la convenció para que audicionara en Al norte del corazón, y Anette se quedó con el protagónico.

Mercenarios en el Ejército Mexicano

José Reyez

Con la deserción de 217 mil 494 soldados de 1993 a la fecha, la crisis de los militares toca fondo: prácticamente se ha renovado la tropa. Para los comandantes, el soldado es “un autómata, un número, un mercenario” que recibe una paga por lo que hace, mientras el manual Mando militar de la Secretaría de la Defensa Nacional lo describe como “un ser despojado de voluntad, individualidad, inteligencia y valores”


Frente al reto de que “el Ejército necesita día a día de mejor personal, con altas calificaciones y calidad profesional en todos sus niveles jerárquicos, el soldado anda en la búsqueda de satisfacciones inmediatas de carácter personal. Está a disgusto ante la responsabilidad; prefiere ser dirigido. (Muestra) falta de iniciativa. Ante una orden requiere inclusive el cómo hacerlo y trata de evitar excederse en más de lo que se le ordena”.

El manual de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), denominado Mando militar, señala que las “experiencias de los comandantes, relativas a la contextura mental y anímica común del soldado, indican que existe una gran proporción de que su conducta es del seguimiento de la línea del menor esfuerzo; tratando de evadir los actos del servicio, trabajo y otras actividades”.

Editado por la Sedena en 1994 como un manual-curso del Ejército Mexicano, dirigido a los comandantes superiores, señala que “ser militar exige la comprensión de altas normas éticas y morales, profesionalismo, sentido de responsabilidad, disciplina, entrega plena y auténtica a la profesión; una vocación permanente por el estudio, para cumplir con eficiencia los cargos y situaciones que la carrera les depare”.

El diagnóstico de los comandantes, impartido en la Escuela Superior de Guerra, describe que un gran porcentaje de soldados presenta “falta de ambición; un comportamiento resignado, fatalista y conformista con la situación. También, falta de identificación de metas u objetivos precisos. Seguir la senda del destino o la aventura, carecer de proyectos y no tener definido el mañana”.

El soldado “no es previsor, se excede en gastos, adquiriendo bienes superfluos. Carece de cultura y oficio, de conocimiento o habilidades que le proporcionen un medio de vida en el ambiente civil (excepto en labores rudimentarias), lo que significa que militarmente no posee vocación, sino que su situación es una forma de vida”, subraya.

Dice que frente a la exigencia del mundo moderno de que los militares tengan una mayor dedicación, profesionalismo, cultura y tecnología, el soldado mexicano “carece de sentido de grupo; es esencialmente egocéntrico e indiferente a las necesidades y problemas de la unidad”. Advierte que “los medios de hacer y conducir la guerra han evolucionado a un ritmo que no permite a nuestro país aislarse del progreso mundial, so pena de, en algún momento, verse invalidado para la defensa de sus intereses vitales.

“Ello repercute en la calidad profesional del personal, mismo que debe disponer de profundos conocimientos técnicos-militares que correspondan a su cargo y especialidad, desarrollo, evolución y posiciones futuras; de ahí que (es necesario) considerar la exigencia permanente de revisar los planes de estudio y actualizar los conocimientos de jefes y oficiales, para que concurran con su esfuerzo al mejoramiento y eficacia de la institución”.

En el capítulo séptimo “El comportamiento humano” inciso IV, “La naturaleza humana y el mando”, reconoce que “un efecto generalizado entre los comandantes es intuir al subalterno únicamente en relación con el servicio y de los subordinados el observar los actos del servicio como castigo, esfuerzo innecesario, mal irremediable, etcétera.

“Esta diferencia, nociva por sus consecuencias, define desde el punto de vista del comandante al soldado como un autómata, un número o como un mercenario que recibe una paga por lo que hace; al individuo al que se le paga por obedecer, es decir, un ser despojado de voluntad, individualidad, inteligencia y valores”.

El subalterno, a su vez, observa los actos del servicio como un trabajo o medio de ganarse la vida, esperando, a corto o mediano plazo, darse de baja para mejorar su forma de vivir y recobrar su individualidad”.

Sin escuela militar

Paradójicamente, define al oficial de alto rango como quien no actúa por incentivos económicos, porque “el oficial no es un mercenario que transfiera sus servicios a donde sean mejor recompensados, no es un ciudadano-soldado de tiempo parcial, sino que mantiene deseos permanentes de perfeccionamiento y superación. La combinación de estos factores constituye su motivación profesional”.

Fundamenta ese abismo que hay entre soldados y oficiales: “El derecho legal para practicar la profesión militar es limitada a los miembros acreditados, y en el caso de oficiales, jefes y generales a la posesión de su patente, misma que sirve para ejercer, en forma de título, como cualquier otra profesión”.

Advierte que entrar a este grupo está restringido a aquéllos a quienes se les ha proporcionado educación y entrenamiento, y permite actuar como oficiales sólo a aquellos que muestran competencia profesional. Así, dice, el personal de clases, considerando las jerarquías de sargento segundo y primero, ha recibido una educación profesional, desarrollado destrezas y habilidades que corresponden a los cargos y especialidades que se les asignan.

El resto del personal –cabos y soldados– no recibe una educación militar formal, únicamente adiestramiento y técnicas necesarias en función de su responsabilidad. Su vocación es un contrato, no una profesión. Esta diferencia fundamental entre el oficial, las clases y soldados refleja la línea divisoria internacionalmente marcada en las instituciones militares del mundo. La diferencia de caracteres de las dos vocaciones hace que la jerarquía organizacional sea discontinua.

Los soldados o cabos que llegan a convertirse en oficiales son preferentemente la excepción que (confirma) la regla, considerando que la educación y el entrenamiento necesario para el oficial es normalmente incompatible con el servicio prolongado que presta el soldado, señala el Mando militar, impreso en el Taller Autográfico bajo la supervisión de la Sección Segunda de Inteligencia del Estado Mayor de la Defensa Nacional.

Parteaguas en el Ejército

José Luis Piñeyro dice que el contexto histórico en que fue redactado el manual, en 1994, fue un parteaguas en el seno de las fuerzas armadas: transformaciones internas, surgimiento de los cuerpos especiales, mayor educación militar, en términos de habilidades y doctrina; y se da un proceso de reestructuración administrativa y de abastecimiento de materiales de guerra y pertrechos. “Habría que preguntar si esa combinación de soberbia con desprecio del alto mando frente a la tropa sigue persistiendo o ha cambiado”.

“Se trata de un documento redactado poco antes del levantamiento zapatista, que plantea una reconstrucción en las fuerzas armadas, al detectarse que hay faltantes de movilización de tropas vía aérea o terrestre, y capacidad de reacción con suficientes tropas. La vocación profesional militar está centrada en los bajos y altos mandos, y la tropa es vista como algo provisional en la cual no se puede confiar”, subraya.

El general Roberto Badillo Martínez, integrante de la Comisión de Defensa de la Cámara de Diputados, dice tajante: “No estoy de acuerdo con esa apreciación, porque los soldados ven un trabajo en donde pueden llegar a ser generales. ¿Cómo puede ser mercenario quien puede llegar a ser general? Un soldado con secundaria al año y medio asciende a cabo, luego a la escuela militar de clases, para sargento segundo, después como sargento primero; regresa con las tropas y va a promoción para subteniente y de ahí puede llegar a general. ¿Por qué va a ser un mercenario? Me parece que es un error haber hecho el manual y quien lo escribió no hizo carrera militar”.

Hay soldados y cabos que van a ascender hasta generales, ya no es común porque hay más movilidad en las fuerzas armadas, movilidad que se dio con el cambio de la sociedad, ahora es más urbana; antes se reclutaba en la sierra, hoy, en las colonias populares, expresa el también exjefe de la Sección Segunda de Inteligencia del Estado Mayor de la Sedena.

Guillermo Garduño, doctor en sociología por la Universidad Nacional Autónoma de México, manifiesta que uno de los grandes puntos que señala Sun Tzu como esencial es que cuando un ejército, por poderoso que sea, es quebrado de sus fuerzas morales y sus valores que pretende defender, automáticamente está derrotado, es un fenómeno de México y del mundo.

Los otros elementos –cabos y soldados–, añade, son totalmente improvisados; es una de las grandes debilidades de los ejércitos modernos, donde la gran mayoría están condenados a no llegar ni a subtenientes, el grado más bajo de la oficialidad, y concentra el mayor número de desertores.

Aplicación y administración de la violencia

El manual especifica una clara distancia en la esfera de competencia dentro de la estructura militar y una marcada diferencia entre la tropa, considerados por el alto mando como “especialistas en la aplicación de la violencia” y el personal de clase, oficiales y generales, a los que caracteriza como “especialistas en la administración de la violencia”.

“Dentro de la especialización militar, que es común a casi todos los oficiales, entre los cuales se distinguen unos de otros, la especialidad focal del militar es quizá bien resumida en una frase, que la define como ‘la administración de la violencia’”.

En la dirección, operación y control de una organización humana, cuya función primaria es la aplicación de la violencia, está la manifestación de la actividad peculiar del oficial; ésta es común en las actividades terrestres y aéreas, y distinguen al oficial de arma de otros oficiales con otras especialidades, necesarias para el logro del objetivo global de la institución y de las tropas.

La habilidad peculiar del oficial es la administración de la violencia, pero no el acto de violencia misma. Por ejemplo, disparar un fusil es básicamente una habilidad mecánica, dirigir las operaciones de una compañía de fusileros necesita de un diferente tipo de habilidad, la cual puede ser aprendida en manuales, en la práctica y la experiencia.

La especialización militar impone al oficial una responsabilidad social, ya que el empleo de su especialización utilizada incontroladamente rompe el orden en una sociedad. De tal manera que mientras todas las profesiones son, en alguna forma, reguladas por el Estado, la profesión militar es monopolizada por el Estado.

La profesión militar

El cuarto capítulo del manual, “El profesionalismo dentro del Ejército”, inciso III, refiere que en las condiciones ambivalentes de actuar al mismo tiempo como jefe y subalterno, como comandante y colaborador, como líder y ejecutante, colocan al militar en un desafío profesional permanente, ya que existen deberes, responsabilidades, actitudes y posiciones intransferibles, que exigen una disposición y capacidad para adaptarse a los cambios que impone su situación en el Ejército y de la sociedad a la que sirve.

En lo profesional, independientemente de ser apto técnica, táctica, operativa y administrativamente, tendrá que desempeñarse como comandante o jefe; circunstancia que lo obliga a conocer las técnicas y procedimientos para realizar el efectivo manejo y conducción de los hombres a su mando, lograr su voluntaria y franca colaboración para cumplir con las misiones asignadas a la unidad.

Una necesidad básica de nuestra institución como entidad organizada, es la de asignar el mando de las unidades de cualquier nivel, a personal que revele disponer de las aptitudes y capacidades para ejercerlo con garantía de armonizar y adecuar las calidades individuales de los miembros de una comunidad, motivándolos y conduciéndolos para el logro del fin propuesto para la organización.

El soldado moderno reúne características diferentes del soldado que prestó sus servicios hace 25 o 30 años. Mandarlo constituye un desafío por dos razones: las condiciones del mundo actual, las actitudes y los valores que han sufrido cambios son producto de la evolución tecnológica, social, de los medios de combate, las destrezas y la complejidad, cantidad y calidad de conocimientos que se le deben impartir para la ejecución y desarrollo eficaz de sus funciones.

El soldado de esta época es un ente con mayor información y cultura, resultado de la extensión del sistema educacional; menos controlable, dadas las condiciones de ruptura gradual en el seno familiar y de la fe y espiritualidad que proporcionaba la religión. La menor autoridad de los padres y mayor libertad que facilita el mundo moderno han incrementado la independencia y el desafío de los valores tradicionales, así como el enfrentamiento a autoridades, instituciones, costumbres y el orden social que imperó hasta una generación atrás.

La adecuación de la institución militar a la evolución de la sociedad a la que sirve, la ha obligado a una reestructuración constante en: sus misiones constitucionales, su organización interior, la educación de su personal, para lograr una adecuación de sus cuadros de clases, oficiales y jefes, para hacer frente al problema de enseñar al soldado la variedad y complejidad de destrezas requeridas por la organización.

Sin embargo, los jefes y oficiales tienen con frecuencia problemas para comprender y comunicarse con sus subalternos y viceversa, lo cual obliga al jefe u oficial a una mayor preparación profesional, cultural y a poseer una técnica para comunicarse y entender a sus hombres.

Con base en lo anterior, concluye que un comandante genera una profunda interrelación entre la capacidad profesional y las cualidades y condiciones que debe desarrollar; estableciéndose que: no es digno mandar si no es, en toda circunstancia, maestro de sí mismo, si es incapaz de ser imparcial, si no es capaz de entender y orientar a sus hombres, si no puede escuchar otras opiniones, incluso contrarias a la suya y evaluarlas con serenidad y justicia. Debe ser capaz de sentir las exigencias del momento y de trazar en el futuro la línea de las consecuencias.

La influencia del comandante radica en dos aspectos: reconocerse a sí mismo. “El arte de mandar a los demás es, esencialmente, el arte de mandarse a sí mismo y disponer de habilidad en el manejo de los hombres a su mando. “Hay comandantes que dirigen a sus subordinados y hay otros que espolean a la gente, los primeros son respetados, los segundos son temidos (…)”.

La comunicación

Un aspecto relevante del curso del “Don de mando” es el capítulo relativo a la comunicación interna entre los altos niveles y jerarquías del Ejército y los soldados, la cual constituye “el factor que hace la diferencia entre el éxito y la mediocridad en el desempeño de un militar con el mando de tropas”.

Sin embargo, dice que “debe aceptarse que es el área más descuidada (por lo que) es necesario incrementarla y fomentarla para comunicar ideas e información, que creen comprensión y esfuerzo unificado entre los miembros de una organización militar”.

Refiere que un problema frecuente para lograr una buena comunicación entre los comandantes y sus subordinados es la falta de interés en escuchar; y, contrariamente, en hablar demasiado.

De tal manera que, dice, muy pocos comandantes conocen el verdadero alcance de la comunicación; no aprecian su valor como la herramienta más importante de que disponen para lograr que se hagan las cosas. “La comunicación es la base para la cooperación, la comprensión y la acción”.

Cualquiera que sea la meta o propósito del militar en el cargo de comandante, le obligará a pensar que el único camino accesible para lograrlo será con la cooperación plena, decidida y voluntaria de sus hombres, lográndola a través de la comunicación.

Cualquier otro camino, advierte, sea el de la rigidez disciplinaria o extrema agresión, dará, en su mejor caso, resultados temporales, pero siempre caerá en un elevado ausentismo, cambios de personal, licencias ilimitadas, procesados, deserciones, gran número de quejas, anónimos y una baja moral, que se reflejará en el rendimiento general de la unidad.

El comandante debe conocer a sus colaboradores inmediatos y a los principales orientadores y líderes en todos los niveles. No conocerlos sólo por su jerarquía o cargo, sino como personas: sus necesidades, cualidades, educación, tendencias, vulnerabilidades, sentimientos, familia, que le permitan emplearlo, inducirlo o generar corrientes favorables a las finalidades de la institución, del cumplimiento de las tareas asignadas.

Conocer a sus hombres, adentrarse y profundizar en su mente, y lograr una identificación consciente y valiosa para los fines que perseguimos; “todo consiste en prestar oídos y observar en actitud benévola y positiva”.

La cadena de mando

Debido a que con frecuencia hay problemas para hacer llegar información a las unidades y a sus miembros, la comunicación militar se realiza a través de la cadena de mando que disemina la información oficial, a través de la cual el comandante trasmite políticas, normas y misiones hacia las unidades. Pero, señala el texto, al utilizar la cadena de mando, la información se distorsiona, se diluye, cambia o se detiene antes de llegar a su destinatario.

Además, un gran porcentaje de información se filtra o se pierde el contenido original de una orden, en una proporción que va del 45 por ciento en los niveles más bajos al 5 por ciento en el grupo de comandantes. Considerando estos filtros, es comprensible que la información sea tergiversada, diluida o se pierda en considerables porcentajes.

El desempeño del comandante

De acuerdo con el documento, tres cualidades definen el desempeño del comandante: el mando o autoridad que ejerce sobre sus subordinados; la autoridad, el poder legítimo para dirigir al personal y tomar decisiones; y la responsabilidad, es decir, él es responsable de los actos de sus subalternos.

Estos lineamientos se encuentran contenidos en leyes, reglamentos, directivas, circulares, decretos, órdenes, etcétera; sin embargo, éstas no pueden cubrir, ni prever todas las situaciones y circunstancias por las cuales un comandante debe decidir y adoptar la conducta más adecuada.

La falta de lineamientos escritos obliga a un comandante a recurrir a su habilidad, experiencia, sentido común y buen juicio para determinar lo correcto. Es en estas condiciones cuando ejerce su autoridad y responsabilidad correlativa, basado primordialmente en su juicio y experiencias personales.

“Don de mando” es el proceso de ejercer influencia sobre los subordinados en beneficio de la misión encomendada a la unidad, comprende: la relación personal de un individuo con un grupo de gente, la habilidad del comandante para utilizar su personalidad a fin de influir adecuadamente sobre sus subalternos en el cumplimiento de la misión, e inducir a los subordinados permitirá recibir su cooperación voluntaria, a través de la persuasión.

El “Don de mando” establece las reglas básicas que debe realizar el cuerpo de comandantes para revertir el mal estado en que se encuentran las tropas del Ejército Mexicano.

De acuerdo con el diagnóstico, la Sedena dice que, para un comandante, satisfacer las necesidades de grupo es un reto mayor, ya que no únicamente se requiere mantener la cohesión, respeto y obediencia de sus soldados, sino incrementar su autoestima; reforzar su autoridad moral, profesional y jerárquica.

Militarmente, dice, los jefes son designados por la superioridad, en función de su jerarquía y posición que ocupan; sin embargo, el jefe no se gana la confianza y entrega de su personal, sino hasta que obtiene el respeto y admiración de su unidad, al satisfacer sus necesidades y lograr el apoyo de sus valores de grupo.

“Las tropas mantendrán la confianza en sus jefes, siempre y cuando sean satisfechas sus necesidades y esperanzas de grupo; ya que cuando esa confianza se pierde, cada miembro buscará sus satisfacciones individualmente”, sentencia el alto mando de la Sedena.

Deserción total

Pero al parecer esa confianza se perdió, y tampoco fueron resueltas las necesidades de la tropa, ya que en 13 años, de 1993 a 2006, durante los sexenios de los expresidentes Ernesto Zedillo y Vicente Fox, desertaron del Ejército un total de 217 mil 494 soldados, de acuerdo con la respuesta a la solicitud de información pública 0000700033706.

Del total de deserciones, 150 mil soldados abandonaron la institución armada en el periodo de los gobiernos panistas de Vicente Fox y Felipe Calderón, entre 2000 y 2008. Tan sólo en este último año desertaron 18 mil elementos del Ejército, de acuerdo con un reporte de El Universal.

Para el general Badillo, las deserciones tienen su causa en los bajos salarios, falta de profesionalismo y de convicciones militares, lo cual “es normal. El presidente sólo aumentó a la tropa pero no a los oficiales. El 1.5 por ciento de aumento de Vicente Fox fue una burla. El 80 por ciento de los desertores se fueron entre tres y seis años, eso es normal, considera.

José Luis Piñeyro dice que el desgaste material y moral que ha sufrido el Ejército en particular y en general las fuerzas armadas en el combate al narcotráfico y el crimen organizado no sólo se manifiesta en las deserciones, básicamente de tropa y mandos medios, sino en la corrupción con el narcotráfico, la desmoralización y bajos salarios, así como la exposición a condiciones de alto riesgo.

Hay una crisis general por el alto índice de deserciones. Se anunció que 5 mil 500 cadetes de las diferentes escuelas militares están participando en el ejercicio del Triángulo Dorado, lo cual ha sido justificado no como una falta de tropas, sino de adiestramiento de oficiales.

La deserción es equivalente a todo el Ejército Mexicano, la institución está totalmente indefensa. Se trata de gente con nulo conocimiento del terreno y de cuestiones táctico operativas, expresa Garduño.

“Don de mando”

El propósito del curso es proporcionarle al jefe y futuro comandante de unidad una referencia para el estudio del comportamiento individual y de grupo, así como de los principios y técnicas del “Don de mando” aplicado. No existe ninguna solución estándar para convertirse en un buen comandante y ninguna se proporcionará a lo largo del curso.

El “Don de mando” es intangible, difícil de describir, sin embargo, si se comprenden y aplican adecuadamente los principios y normas el comandante comprenderá lo que motiva a sus subalternos, y desarrollará un marco personal de referencia para su aplicación.

Aun cuando el estudio y análisis de buenos comandantes es de suma utilidad y beneficio y puede proporcionar información para ayudar a la formación de un estilo individual de “Don de mando”, cada comandante debe comprender que no puede adoptar completamente el estilo, método o actitud de otra persona y obtener como resultado ser totalmente efectivo.

Se han realizado una serie de estudios a fin de determinar el tipo de “Don de mando” que se requiere en la actualidad. Estos apuntes son el resultado del examen crítico de las condiciones, técnicas y principios del “Don de mando” aplicados durante mucho tiempo en diferentes organismos y elementos, para determinar los que tienen validez en la actualidad.

El comportamiento del “Don de mando” debe ser, por lo tanto, flexible en la técnica y personal en su aplicación para motivar al subalterno, promover y mantener un alto grado de disciplina y efectividad, desarrollar una unidad con un alto espíritu de cuerpo y de combate. (JR)


Tendencia mundial, reclutar mercenarios: Garduño

La cultura castrense establece una distinción muy marcada entre los militares de carrera y los reclutados de manera circunstancial, factores que dependen de las escuelas militares como la Naval, el Colegio Militar, de donde salen como oficiales, algunos pasan a la Escuela Superior de Guerra, del Estado Mayor, equivalente a una maestría, y más adelante para los mandos, al Colegio de la Defensa Nacional, señala Guillermo Garduño Valero, doctor en sociología por la Universidad Nacional Autónoma de México y especialista en América Latina por la Universidad de Pittsburgh.

Experto en seguridad nacional y fuerzas armadas, Garduño dice que la actividad profesional ha quedado desfasada hace mucho porque las viejas instituciones se rezagaron de las nuevas condiciones. Particularmente en la década de 1980 obligaron a retrasar tres años el ingreso, por lo que la demanda de militares con especialidad disminuyó considerablemente. Antes era extremadamente difícil el ingreso al Colegio Militar y escuelas superiores, hoy sólo acepta a un menor número.

No hay vocación de por vida en el ámbito militar, hay enormes dificultades no sólo para captar a nuevos elementos, sino incluso para mantenerlos y que no deserten, es muy visible sobre todo en la Marina, y en la escuela de Zapopan, donde los pilotos aviadores podrían dedicarse a actividades más rentables, pero están obligados a permanecer en las fuerzas armadas.

Este panorama afecta a las fuerzas armadas no sólo en México, sino en el mundo; está ocurriendo con Estados Unidos en la guerra de Irak, están reclutando mercenarios, y en Afganistán, los frentes de mayor riesgo; lo cual habla de la crisis profunda que tiene la institución militar.

La autocrítica debería plantearse en los distintos niveles de la cadena de mando del Ejército, pero no hay forma de intervenir, hay una enorme desventaja frente a la oferta de Los Zetas. Estamos frente a un cambio civilizatorio que reclama un patrón social que en este momento no conocemos. (JR)

Reconstrucción de las fuerzas armadas: Piñeyro

José Luis Piñeyro, especialista en fuerzas armadas, dice que el Ejército pasa por un proceso de reconstrucción necesario en el que se tiene que poner el acento en el tipo de personal militar que recibe adiestramiento especial como fuerzas especiales, porque algunos se han pasado al crimen organizado y el narcotráfico, y fungen como instructores civiles para acciones de alto riesgo.

Advierte que Felipe Calderón está utilizando el último recurso que todo Estado tiene frente a una situación de crisis: las fuerzas armadas, las cuales no pueden contra el crimen organizado; se les expone a la corrupción; se está impactando la moral de guerra que cualquier cuerpo armado debe tener.

“Se está apostando en general, y hablo de los generales, a la fortaleza de los medios materiales como armamento, tecnología de comunicación, salarios altos a partir de cierto nivel, pero las guerras no se ganan sólo con eso, sino también con elementos morales. México ni ningún país pueden competir con salarios del narcotráfico y el crimen organizado. Un soldado debe estar ahí porque tiene el compromiso y una moral de guerra”. (JR)

El Ejército no está en crisis: general Badillo

El general Roberto Badillo Martínez niega que el Ejército esté en crisis; “quienes están en crisis son las policías que le hacen mucho daño al Ejército, el cual hace poco se deshizo de una gavilla de maleantes en Zacatecas. Con la policía, jueces que se venden, eso no hubiera ocurrido.

“Es inconcebible que se piense que la lucha contra el narcotráfico se va a ganar con esas contras, como yo les llamo a las policías; es increíble que haya 450 mil policías en el país y que el 50 por ciento de ellos no sea confiable, cuando las fuerzas armadas están luchando solas. Por eso propuse la guardia nacional. No hay otra solución para el crimen organizado, el narcotráfico y la seguridad pública”.

El legislador del Partido Revolucionario Institucional considera que las fuerzas armadas no pueden ser cooptadas ni vulneradas como las demás fuerzas policiacas, porque “en el Ejército al corrupto lo castigamos y lo hemos demostrado. Las fuerzas armadas se autorregeneran y no permiten que se generalice la corrupción, como en las corporaciones policiacas”.

El general Badillo señala que la Sedena cuenta con 180 mil soldados, y tiene un presupuesto de 46 mil millones de pesos, mientras que la Secretaría de Seguridad Pública, con 24 mil elementos, tiene 24 mil millones de pesos.

“¿Cuánto le destina el Estado a un soldado y cuánto a un policía? El soldado al que le destina mucho menos de la mitad que a un policía da el 90 por ciento de resultados en el combate al narcotráfico y el crimen organizado. Las policías dan el 10 por ciento”. (JR)