domingo, octubre 05, 2008

No habrá seguridad si sigue en manos de criminales el Estado Mexicano

Por Samuel R. García

Tuvo que ser secuestrado y asesinado el niño Fernando, hijo del empresario Alejandro Martí, para que los políticos en México abrieran sus ojos –o al menos fingen hacerlo- ante el problema inmenso de inseguridad que existe en nuestra nación desde hace tiempo atrás. Es lamentable que una desgracia tenga que pasar para encender también la alerta en la sociedad y comience con ello a cuestionarse el actuar de la clase política mexicana, del gobierno, actores que desde hace décadas han operado para beneficiar a una minoría y no a la población en general.

Una de las funciones del Estado es la capacidad de ejercer la fuerza, de reprimir, de eliminar cualquier obstáculo y peligro que vaya en contra de quienes damos sentido y somos la esencia de nuestra república mexicana: los mexicanos. Somos más de 120 millones, y de esa cifra una gran mayoría con poder de decisión propia, o como se dice en términos legales “mayores de edad”. Resulta curioso que "los mayores de edad" somos útiles para la clase política solamente en tiempos de campaña y de elecciones, o cuando el gobierno quiere quedar bien ante las cámaras y los micrófonos de los medios de comunicación, pero nunca somos tomados en cuenta cuando problemas graves sacuden al país entero, tal y como lo estamos viendo con el tema de la inseguridad.

Los políticos han decidido reunirse muy pronto en el denominado Consejo Nacional de Seguridad. El gobierno, legisladores, líderes de los partidos, magistrados, gobernadores, jefes de cuerpos policiacos, intentarán ponerse de acuerdo para hacer algo que resuelva el problema de la seguridad nacional. Francamente es un insulto para las personas inteligentes y que usamos la grandiosa capacidad que Dios nos ha dado de razonar las cosas, ¿por qué sostengo eso? Porque muchos de los que se van a reunir en dicho Consejo son precisamente los responsables de casi todas las desgracias que vive en la actualidad nuestra gente. De entrada el señor que anda organizando todo esto se llama Felipe Calderón, él es un delincuente que ha robado dinero del erario, que ha beneficiado a familiares y amigos con los cargos públicos que ha ocupado; además no respeta la democracia, se robó una elección presidencial en 2006 con el apoyo de la mafia empresarial-política de los Estados Unidos y de México, entre otros pecados y faltas graves que ha de cometer y que Dios las conoce mejor que usted y yo. Calderón no tiene ningún tipo de autoridad por más que el sistema diga que es el jefe del ejecutivo.

¿Cree usted que en manos de criminales y delincuentes de cuello blanco nuestra seguridad va a mejorar?

Suponiendo que logren sacar un acuerdo, luego lo hagan realidad y logren que por un tiempo salgamos “con seguridad” a las calles a hacer nuestras actividades en santa paz, yo me pregunto: ¿eso significa que los salarios de los trabajadores ya van a ser los justos?, ¿realmente van a decidir acabar con la desigualdad que es lo que motiva principalmente a que muchos ciudadanos entren a las filas de la delincuencia?, ¿van a mejorar los hospitales, las escuelas, los trámites burocráticos, etc.?, ¿al fin van a darse elecciones limpias y transparentes a nivel estatal y federal? Y lo que he citado no son cosas ajenas, todo tiene que ver, todo parte desde un mismo punto: México es de los mexicanos, por lo tanto nosotros mismos somos forjadores de nuestro destino; al dejar que otros lo manipulen a su manera, todas y cada una de las áreas de nuestra vida se ven perjudicadas. El tiempo de la mafia política se está agotando, la paciencia de millones de mexicanos ya se terminó y la única seguridad que estos señores van a buscar es la suya, por ello han venido aprobando en lo secreto decenas de iniciativas que deterioran cada día más la calidad de vida de los mexicanos, su interés no eres tú, no soy yo, lo que les importa es que los dueños del capital sigan incrementando su riqueza.

No estoy tomando una actitud “cerrada” o “pesimista”. Amigos y lectores, debemos decir YA BASTA al pensamiento tibio y mediocre, del tamaño que queramos que sea el éxito de nuestra nación de ese tamaño tiene que ser nuestro esfuerzo para alcanzar nuestras metas. Si queremos comer bien, vestir bien y salir seguros a hacer nuestras actividades, no precisamos de una clase política prostituida como la que ahora está en los partidos políticos y en el gobierno, nosotros tenemos que aprender a ser autónomos, trabajar para obtener resultados y no fingir que trabajamos para andar con discursos engañando a la gente. La muerte de Fernando Martí es tan dolorosa como la muerte de un hijo de una señora que vende quesadillas afuera de su casa o el hijo de un obrero, es tan dolorosa la pérdida de algún cantante famoso asesinado por narcos como aquel niño o niña que mueren en medio de un tiroteo a causa de una bala perdida.

No le veo nada de honesto que tengan que reaccionar nuestros políticos hasta que muere el hijo de un empresario, como tampoco es normal que al empresario Martí el "jefe del ejecutivo" le haya dado una audiencia larga recientemente en Los Pinos, ¿y la larga fila de mexicanos que exigimos justicia?, ¿cuando y quien nos va a atender? En el presente año la cifra de muertos en el país supera la cantidad de muertos en Irak, así de ese tamaño estamos, pero claro, Televisa y TV Azteca no informan de eso, o si dicen algo es suave, a modo, dan “noticias” de tal modo que no motiven a la sociedad a actuar, a paralizar el país, a luchar hasta que las cosas se arreglen de verdad. Ya en anteriores oportunidades he citado que no debemos esperar a que algún familiar o usted mismo tenga que vivir una tragedia en carne propia para que nos unamos y cambiemos las cosas, esto ya nos ha rebasado a todos, pero el control es de la mayoría, ¿quiénes somos esa mayoría? Los que le damos vida y sentido a éste país: los mexicanos.

De nada le serviría a Calderón, al PRI, al PAN y al PRD un país sin ciudadanos, no tendría caso llamarnos México sino hay realmente mexicanos que decidan y le pongan sabor a la nación. Los invito a que informen a sus vecinos, conocidos, familiares y amigos que el próximo 31 de agosto en el Monumento a la Revolución Mexicana, tenemos todos una cita con el Movimiento Nacional en Defensa de Petróleo, hagamos de ese movimiento un Movimiento Nacional en Defensa de México, ya no es cosa nada más de que se privatice o no el petróleo, no, ahora el asunto tomó otra escala y otra proporción: O ACABAMOS* YA CON EL ACTUAL RÉGIMEN NEOLIBERAL O ÉL ACABARÁ CON NOSOTROS PRIMERO.

¡Preparemos el Paro Nacional y no demos ni un paso atrás!

uzkediam@gmail.com

* Aclaración: cuando digo “acabamos” no es un llamado a la violencia, es un llamado a que desconozcamos a las instituciones que ahora están secuestradas por los políticos corruptos. Tenemos que construir un gobierno alternativo, como el que hubo en tiempos de Juárez, un gobierno que de verdad funcione y donde estemos participando ciudadanos honestos, que de resultados y que sea el opuesto del actual régimen de la farsa y la mentira. Hay que organizarnos y unirnos para lograrlo, se puede hacer sin necesidad de que corra sangre inocente. Vayámonos organizando.

El 2 de octubre la CNTE marcha en apoyo a Morelos

Pedro Echeverría V.

1. A 40 años, la matanza de estudiantes en Tlaltelolco, Ciudad de México (del 2 de octubre de 1968) no se olvida. Hoy aquellos estudiantes, de enseñanza media superior y superior, tienen como promedio 60 años y probablemente son profesionistas de medio y alto nivel. Los dirigentes de aquel movimiento estudiantil, que al parecer representó un corte histórico para muchos, hoy son dirigentes y funcionarios del PRD, han ocupado cargos en el PRI y el gobierno, trabajan como académicos en las universidades o siguen manteniéndose pobres económicamente, pero con mucha dignidad, en la lucha social. Es importante seguir recordando aquellas batallas libertarias de los años sesenta, en particular las del año de 1968; pero no se puede vivir sólo de recuerdos. Es necesario que los pocos que de manera consecuente hemos continuado batallando en las calles lo sigamos haciendo a pesar de haber transcurrido más de cuatro décadas.

2. La educación en México es una de las peores del mundo. Es lo que se ha demostrado en los informes internacionales que se han publicado en los últimos 10 años. Lo más seguro es que la educación en nuestro país siempre haya estado muy mal y el movimiento estudiantil de 68 fue una muestra, pero no se contaban con informes internacionales o fácilmente se escondían. Los profesores, los estudiantes, los padres de familia, no son los culpables de la situación porque ellos nunca han elaborado o dirigido las políticas educativas del país. El origen de todos los males han sido las políticas gubernamentales instrumentadas por los diferentes gobiernos del PRI y del PAN desde la Presidencia de la República al aplicar los más bajos presupuestos en educación, al
carecer de los conocimientos y la honradez necesarios y al perseguir a las disidencias estudiantiles y magisteriales que han reclamado la participación democrática.

3. Las batallas de los trabajadores de la enseñanza, agrupados en la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), así como de otros maestros que hacen causa común con ella en repudio a las políticas del gobierno y las acciones sindicales de la líder Esther Gordillo, se han incrementado en los últimos meses. De todas ellas, las que está en la vanguardia en este momento y, por ello, en la que se ha centrado el apoyo de la CNTE, es en la gran lucha de los compañeros profesores del estado de Morelos que exigen, en paro y plantón de más de 40 días, al gobierno federal y estatal panistas, la revocación de la llamada Alianza por la Calidad de la Educación (ACE) que han querido imponer por la fuerza el presidente ilegítimo Felipe Calderón y la líder del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE)

4. La Asamblea Nacional de Representantes (ANR) de la CNTE acordó el domingo 28 (en el auditorio cedido por los trabajadores de la Nissan en Cuernavaca) la participación masiva de sus miembros en la manifestación programada por los compañeros de la sección 19 de Morelos para el 2 de octubre (para conmemorar la matanza de estudiantes en 1968 en Tlaltelolco) Será una manifestación de maestros de la CNTE para demostrar la justeza de sus luchas por el logro de una buena educación pública, gratuita, laica y popular; al mismo tiempo una reiteración del apoyo masivo de la CNTE a los trabajadores de Morelos que de manera valiente y decidida han enfrentado al gobierno, a los charros y a los empresarios (que no dejan de joder) en su justo plantón en el que (sin colchonetas ni cobijas para descansar) están atentos y vigilantes ante cualquier agresión..

5. No solamente son los compañeros de Morelos, también los trabajadores de la educación de Guerrero, Quintana Roo, la Novena del DF, Zacatecas, Chiapas y Tlaxcala han estado enfrentando a esa trinidad sombría de "gobierno, charro y patrón" que han agredido juntos los intereses de los trabajadores. Aunque el gobierno panista y la líder Esther Gordillo del SNTE tuvieron que aceptar que en Oaxaca y Michoacán (por la enorme oposición de los profesores de la CNTE) no podrían llevar adelante la llamada ACE, siguen tercos en otros lugares porque significaría un triunfo del programa educativo privatizador del sexenio panista. En tanto la CNTE lucha por consolidar una educación al servicio del pueblo, los dirigentes mafiosos del sindicato, al servicio de la Gordillo, buscan maniatar al magisterio de los demás estados de la República obligándolo a aceptar la ACE incondicionalmente.

6. Los discursos de gobierno sobre "la calidad educativa" se han repetido desde siempre. En cada sexenio los gobiernos organizan "consultas" y reuniones con sus incondicionales con el fin de "planear un plan educativo sexenal" en el que los más altos funcionarios de educación se entretengan mientras cobran sus altísimos salarios. Se les han llamado a esos planes: "reforma educativa", "revolución educativa", "calidad educativa" y mil nombres más que sexenio tras sexenio sirven sólo para que una mafia de funcionarios oportunistas sigan frenando o destrozando la educación. Con excepción de la obra de Vasconcelos a principios de los veinte, del sexenio cardenista (1934/40), de Torres Bodet a principios del Plan de Once Años en los sesenta y de la creación de los CCH, UAM y Bachilleres en los setenta, la mediocridad ha estado manifiesta.

7. La ACE, las pruebas de Enlace, la llamada Carrera Magisterial, lo que ha significado la empresa del Ceneval, no han sido otra cosa que planes privatizadores de gobiernos que buscan debilitar y romper con las organizaciones sindicales y las luchas colectivas o comunitarias de los trabajadores mediante la individualización de los intereses. Los empresarios, en comunión de intereses con el gobierno panista, fueron los primeros en aplaudir la llamada ACE, sin embargo, como bien dice la CNTE, con este plan todos los trabajadores de la educación pierden derechos escalafonarios, se les sobreexplota su trabajo aumentado el tiempo por el mismo sueldo. Así el Estado abandona su obligación de crear nuevos espacios educativos, privatiza áreas de la educación pública tales como equipamiento, mantenimiento, capacitación y evaluación. Y, para rematar, se trasladan costos a los padres de familia.

8. No hay nada positivo para los profesores que pudiera justificar su aceptación de ese ACE; por el contrario: deberían exigir los profesores y la población de que todos los proyectos y planes se difundan y se abran ampliamente a debate para que los interesados puedan aportar con libertad sus ideas y contribuir para que las cosas salgan lo mejor posible. ¿Por qué desde hace más de 20 años no hay plazas de nueva creación a pesar de que hay cientos de miles de estudiantes a quienes se les niegan escuelas, maestros y servicios por carencia de presupuesto público? ¿Por qué se siguen aplicando presupuestos económicos insuficientes en educación y muchas veces (el colmo) hay subejercicios presupuestales, es decir, se devuelve dinero de educación cuando las necesidades son extremas? Por eso fueron las batallas estudiantiles de 1968 y por ello también los profesores de Morelos, Quintana Roo, Guerrero, Zacatecas, DF, Oaxaca, Michoacán, etcétera, nadie las podrá parar. ¡Qué viva la unidad de los estudiantes, los profesores y demás trabajadores!

pedroe@cablered.net.mx

Foro de Oaxaca en busca de la unidad del magisterio y de la lucha social

Pedro Echeverría V.

1. Como articulista por más de 30 años parece cansarme ya escribir sobre denuncias y más denuncias contra el Estado, los gobiernos, empresarios y demás fuerzas que han dominado el país. Más que denunciar y ridiculizar de manera reiterada a quienes nos explotan y oprimen, me parece más importante hablar de cómo organizarnos para luchar contra nuestros enemigos de clase. Llevamos muchas décadas denunciando, ahora de lo que se trata es de encontrar, tras nuestras experiencias, el camino para liberarnos.

2. Sólo concibo en estos meses, después de observar y sufrir mil experiencias, una reunión unitaria a partir de objetivos muy precisos. La lucha contra el capitalismo y la posterior construcción de una nueva sociedad igualitaria guía nuestros pasos hacia esa larga meta, pero para llegar se requiere que la población obtenga conciencia de esa necesidad de luchar por ella. No basta con que cien, mil, 10 mil militantes lo sepan; se necesita que la mayoría de la población lo sienta como propia.

3. Siempre hemos tenido como única arma la razón, (tener la razón) pero sólo nosotros lo sabemos porque no hemos podido demostrarla, difundirla y convencer con ella. Nuestro enemigo posee muchas más armas que nosotros. Controla la escuela con su ideología, planes y programas; está a su servicio la iglesia con todo el poder representa; usa a su antojo a los medios de información (TV, radio, prensa); pero sobre todo cuenta con la fuerza de la costumbre y con el amplio poder del Estado.

4. La realidad es que estamos en una competencia con el enemigo. Es un enemigo poderoso que sólo podemos vencer unificando todas las fuerzas que tenemos. Llevamos décadas, siglos, compitiendo con él y siempre nos han faltado las fuerzas necesarias, pero también la habilidad y la inteligencia para derrotarlo. Nos pasamos mucho tiempo con lamentaciones, condenas, pretextos, pero no queremos aprender de nuestros errores. Parecería que de nada nos sirve la historia

5. Derrotan a los mineros de Nueva Rosita, a los estudiantes del Poli, a los profesores othonistas, a los ferrocarriles vallejistas, a los médicos internista, a los estudiantes de 1968 y 1971, asesinan y desaparecen a jóvenes de la Liga 23, destruyen guerrillas de Gámiz y del estado de Guerrero, reprimen huelgas obreras en los setenta, destruyen nuestra economía, realizan gigantescos fraudes electorales, privatizan, etcétera, y nuestra fuerza siempre es menor a las usadas por el Estado para derrotarnos.

6. ¿Cómo puede ser mayor nuestra oposición? La realidad es que es mayor nuestra fuerza, la del pueblo, pero está muy dividida por sus intereses gremiales. Los mineros luchan contra los dueños de las minas, los electoreros luchan por cargos, los profesores contra Esther Gordillo, el EZLN por los indígenas de Chiapas, los electricistas contra la privatización, AMLO contra el gobierno de Calderón. ¿No hay nada que los unifique? ¿No se pueden concentrar las fuerzas por un objetivo y luego por otro?

7. Da la impresión que el caudillismo y el oportunismo de muchos dirigentes son los que frenan la posibilidad de unidad. Parecerían razonar de esta manera: “¿Acaso me he sacrificado muchos años para luego dejar que otro se adueñe de mi trabajo?”. No se puede escriturar la propiedad de un movimiento, pero sí puede reconocerse el trabajo honesto e inteligente de quienes han actuado. Pero no se pide que renuncien a su poder sino que tengan la inteligencia para buscar los puntos unitarios.

8. Hemos sabido, por lo menos desde hace 50 años, los peligros que representan las posiciones extremas: el sectarismo y el oportunismo. Ambos muy perjudiciales para el avance de los movimientos. El primero porque desde una posición de principios espera que todos los luchadores sociales no tengan pecados y aseguren que nunca van a traicionar. Los oportunistas al contrario, sin importarles los principios y la honestidad política, buscan alianzas para alcanzar, a como dé lugar, el poder.

9. La CNTE sigue siendo por su constancia, su conciencia y su movilidad la organización más importante del país. Sin embargo, a pesar de todo, ha marchado muy aislada. La lucha de 2006 de Oaxaca ha sido una de las más importantes del país, pero durante seis meses sólo recibió algunos apoyos declarativos. El EZLN si bien fue lo más importante en 1994/95 y 2001, hoy está más aislado que nunca. En Diálogo Nacional y el lópezobradorismo movilizan gente pero de allí no pasan.

10. Aunque distanciadas, nadie puede negar la importancia de las movilizaciones; sin embargo pareciera que Calderón se debilita, pero no por las fuerzas de las izquierdas y los trabajadores sino por los fuertes golpes del narcotráfico que lo ha enloquecido; además por falta de una correcta línea de gobierno que le impedido lograr inversiones y solucionar el enorme desempleo. Pareciera que ha sido la historia de los últimos 80 años. El gobierno fuerte se debilita por sus contradicciones no por la lucha de oposición.

11. Uno de los líderes nacionales más corruptos de la historia Fidel Velázquez, después de 60 de dirigir la CTM la dejó al morir por vejez, de ninguna manera por las luchas de la izquierda. Los presidentes de la República han terminado sus períodos de gobierno, lo mismo otros funcionarios y gobernantes; cuando han caído ha sido por conflictos internos ninguna manera por las luchas de la población. ¿Es que acaso nuestro sistema “presidencial” y corporativo ha sido un muro sólido frente a la izquierda?

12. Necesitamos reflexionar más y ser inteligentes. El priísmo ha sido siempre un gran poder y casi nadie extrañaba que continuara gobernando; pero para muchos fue inexplicable que llegara a la presidencia un personaje tan imbécil como Fox, que la concluyera y que impusiera a su sucesor. ¿Si era imbécil qué somos entonces los que no pudimos nada contra él? Dicen que la población tiene el gobierno que se merece. ¿Qué pudimos o qué haremos para que la población se merezca gobiernos que valgan?

13. En indispensables que todas las organizaciones políticas de izquierda, sindicales, campesinas, populares, nombren comisiones para analizar la situación del país y proponer los puntos en los que se puedan coincidir. No se trata de unificarse bajo un mismo programa sino trazar algunas tareas comunes que permitan marchar de manera unitaria. Tampoco de escribir un sin número de demandas que nadie tenga condiciones de cumplir: No a la privatización energética, libertad a los presos políticos, fuera los gobiernos de Oaxaca y Puebla, etcétera.

14. El gobierno de Calderón es un gobierno débil, aunque cuenta con un fuerte apoyo de los grandes empresarios, el clero y los medios de información. Quizá el objetivo no sea pedir inmediatamente su renuncia, pero sí el de debilitarlo mucho más para obligarlo a resolver los problemas urgentes de la población. La CNTE, con su gran capacidad de movilización, junto con la APPO, puede jugar un papel central para que otras organizaciones abran sus puertas para la realización de acciones unitarias.

pedroe@cablered.net.mx

¿Unidad para qué?

J. Enrique Olivera Arce

Desde lo más profundo de la descomposición del sistema económico y político de la Nación, se llama a la unidad de todos los mexicanos para hacerle frente a la escalada de violencia en que incurre el crimen organizado. Retóricamente suena bien y efectivamente, sólo con la unidad se puede ir al rescate y reconstrucción de un tejido social en crisis en el que todos estamos involucrados. Sin embargo, no son pocos los que desgarrándose las vestiduras claman por ello llevando agua a su molino. Para estos, unidad, es la consigna de moda y el especular sin sustento alguno sobre los responsables de la condenable agresión a inermes ciudadanos en Morelia, es la tarea. Pareciendo discordante y fuera de lugar el que mediáticamente desde el PRI surja la pregunta: ¿Unidad para qué?

Interrogante contra corriente que resulta por demás lógica, cuando al mismo tiempo el Secretario de Gobernación afirma que no habrá cambios en la estrategia del gobierno federal en el combate a la delincuencia organizada., sin mediar una evaluación autocrítica y creíble sobre los resultados hasta ahora obtenidos en la sacudida al avispero. Y mucho menos sobre la situación que hoy guarda el Estado-Nación, caldo de cultivo para la trasgresión impune del estado de derecho.

Después del niño ahogado, todos a una a tapar el pozo. (¿Quiénes?) ¿Cómo? ¿Dónde? ¿Cuándo? ¿Con qué? Nadie lo sabe a ciencia cierta, pues para empezar, una guerra no se inicia dando palos de ciego, sin tener claros propósito, objetivos, estrategia, y medios para alcanzar la victoria. Naturalmente, también y en primer término, identificar al enemigo, conocer de sus propósitos últimos, calificando a su vez su capacidad real y potencial para saber a que y a quienes se pretende enfrentar.

Se nos dice de un poderío financiero del enemigo, muy superior a las disponibilidades del gobierno; se habla de sus nexos con aliados externos desparramados por todo el orbe, y se afirma todos los días, que se le va venciendo en la medida del alto número de capos de rostro patibulario que las fuerzas del orden atrapan o eliminan y que, en esa misma medida, son substituidos por otros de igual o sin duda ya, peor catadura. El cuento de nunca acabar. Pero nunca, hasta ahora, se ha tenido la atingencia de informar a la ciudadanía que el ejército de capos y sicarios que operan en el terreno, está al servicio de poderosas empresas criminales y altos ejecutivos que desde lujosas oficinas, con sofisticada tecnología planean y conducen impunemente sus ilícitas operaciones, lo mismo en México que en otras latitudes.

Nada parece indicar que contra estas altas esferas de la delincuencia organizada, personajes de cuello blanco y finas maneras, se privilegie la estrategia de la guerra emprendida. Nada se nos dice al respecto ni se observan avances en tal sentido. La cabeza principal de la hidra sigue siendo un misterio no resuelto. No se conoce al enemigo más allá de los daños que hoy lamentamos.

Por los resultados y daños colaterales, para el común de los ciudadanos queda la impresión de que no se ha tomado para nada en cuenta lo anterior. El enemigo, al que ya se califica “traidor a la patria”, es un fantasma que está en todos lados y al mismo tiempo no está en ningún lugar. Lo mismo podría ubicársele en el bando de los malos que en el de los que se dicen ser los buenos. La corrupción y la impunidad que domina en México, impide establecer distingo alguno para diferenciar a los unos de los otros.

La sabiduría popular enseña que “según el sapo es la pedrada”. Y está visto que no se alcanzará la victoria oponiendo violencia a la violencia en el terreno, si no se combate al corazón del enemigo en su madriguera, oponiendo inteligencia superior a la que hoy por hoy parece dominar en las altas esferas de la industria del crimen, como bien lo saben los señores de las fuerzas armadas que conocen de la manufactura del paño.

Así que unidad ¿para qué? ¿En torno a qué? ¿A los gobernantes en turno? ¿A un sistema de procuración de justicia cuestionado? ¿O a una inexistente política con visión de Estado que sin atentar contra los derechos humanos y clima de libertad cuya construcción ha costado mucha sangre al pueblo de México, haga de la racionalidad, buen juicio, honestidad, y un profundo amor a la patria su estandarte? La unidad a secas, en abstracto, al costo social y político que sea, únicamente conduce al pensamiento único; al fascismo dictatorial que el enemigo real pretende imponernos.

pulsocritico@gmail.com

http://pulsocritico.com

Narrativa y distopías demográficas

Por Jesús Anaya Rosique

Un original análisis de las narrativas sobre población en los últimos cien años, a partir del examen de las novelas cuyo tema principal son las distopías demográficas (o demodistopías). La distopía, reverso de la utopía, es el “relato del peor de los mundos posibles, que se fragua como género literario a finales del siglo XIX, a medio camino entre la sátira política y la tragedia”. Se reconocen tres categorías del subgénero literario (que incluye la ciencia-ficción) considerado como “demográfico”: las obras casi apocalípticas que relatan “el miedo al declive de la población; las que, al contrario, escriben sobre el miedo al exceso de población (de las cuales nacen las demodistopías); y las centradas en el miedo a los que pretenden manipular la población y su evolución demográfica”.

En el primer capítulo del libro, su autor (doctor en sociología, subdirector del Centre d’Estudis Demogràfics y profesor en la Universidad Autónoma de Barcelona), explica los conceptos complejos e hipótesis subyacentes; el segundo aborda el nacimiento de las “distopías clásicas” y su legado; continúa con el análisis de las obras literarias que dramatizan el miedo a la explosión demográfica; luego estudia algunas novelas que describen los efectos derivados de la mortalidad y del alargamiento de la esperanza de vida; el capítulo 5 se ocupa del “declive de la fecundidad” y los avatares de la pareja, mientras que el sexto aborda la incontenible globalización de las migraciones y el choque de poblaciones (“frontera y terror”), para concluir con una “valoración crítica del devenir histórico de las narrativas sobre población, de su relación con la gobernabilidad”, y el fascinante (y a la vez aterrador) pronóstico de los “escenarios futuros”… Algunos demógrafos prevén que la población mundial alcanzará su máximo histórico en torno a los 9 mil millones hacia 2075, cuando comenzaría a descender hasta el cese del crecimiento a finales del presente siglo. “La convergencia entre la evolución de la fecundidad en descenso y de la longevidad en ascenso globalizarán el envejecimiento de la población”. Demografía y distopía se proyectan en el futuro para evitar desde ahora que se materialice el porvenir no deseado: “el futuro no se descifra, se construye”.

En un anexo, la relación cronológica de las novelas analizadas en cada capítulo (de H. G. Wells a Doris Lessing: Y. Zamiatin, G.B. Shaw, Aldous Huxley, G. Orwell, J. Steinbeck, R. Bradbury, A. Burgess, K. Vonnegut, V.S. Naipaul, M. Crichton, A. Bioy Casares, M. Houellebecq, J. Saramago, M. Attwood, P.D. James, A. Malouf, G. Grass, T. Ben Jelloun, K. Ishiguro…). Aunque no es analizada aquí, existe al respecto una abundante filmografía: de Metrópolis (Fritz Lang, 1927) a Soy leyenda (2007) y WALL-E (2008).

El autor concluye así esta obra singular: “Evocando la metáfora cromática de Ernst Bloch, el aura negra de la distopía esconde la luz azul de lo utópico, liberada de la certeza mesiánica… aunque tal vez el resplandor en lontananza es el anaranjado llameante fulgor del infierno al que nos precipitamos”.

anaya.jess@gmail.com

*Andreu Domingo, Descenso literario a los infiernos demográficos, Anagrama, Barcelona 2008, $322, 392 pp. ISBN 978-84-339-6275-1

2008: un Año de Incertidumbre

Celso C. Hernández Rojas. *

Las expectativas económicas con que se inicio 2008 eran poco optimistas, un crecimiento de tan sólo el 3%, inflación del 4%, y en general un ambiente de incertidumbre por ver cómo evolucionaba la crisis en estados Unidos. Ahora conociendo los resultados del primer trimestre del año, la incertidumbre sobre el futuro inmediato es mayor, el Banco de México, ha salido a anunciar que el crecimiento del PIB, estará entre 2.4 y 2.7%, es decir casi medio punto porcentual menos que a principios de año, y la tasa de inflación en 5%, un punto más que la meta anterior. La evolución de la crisis, ha pasado de ser un problema financiero ocasionado por las hipotecas, para transformarse en un problema de producción de alimentos y un alza imparable de los precios de los energéticos, que si bien amenazan con desatar una espiral inflacionaria, por lo pronto se han visto frenados al desatar el presupuesto en este año electoral para Estados Unidos.

Las medidas de política económica que ha venido tomando el Gobierno Federal en México, son erráticas, no son congruentes en su discurso, sus intenciones y las acciones que de ellas se toman. Un ejemplo de ello, es el anuncio del programa “Vivir mejor”, que entre otras medidas va a otorgar ayuda alimenticia a familias en las zonas rurales marginadas en un número menor a las 200 mil familias y por un monto menor de 500 pesos al mes, lo que a todas luces es insuficiente para tener un real repercusión en la lucha contra la pobreza. Esta sería la acción concreta, es ínfimo el presupuesto y la repercusión que esta medida puede tener, la propia presidencia ha señalado que el programa, “no es asistencialista, ni populista”, en el anuncio se crea también una coordinación de todos los programas sociales del gobierno federal, como sabemos programas como el Seguro Popular, tiene recursos en la Secretaría de Salud, el Programa Oportunidades en SEDESOL, y otros como fertilizantes en la SAGARPA, se trata pues de que estos programas tengan una coordinación única, pero entiéndase bien, no se centralizan recursos, esos siguen en las Secretarias, tampoco el gasto operativo se va tocar, vamos ni siquiera la ejecución de los programas, no solamente que ahora el ejecutivo podrá aplicar, en el momento y en el lugar que él decida la aplicación de tales programas, como lo han señalado los especialistas esta medida, para el ejecutivo que se hace cargo de la presidencia ilegitima, es ni más ni menos que un instrumento de su aritmética electoral.

Si no nos convencemos de esta “forma personal de gobernar”, como dice en algunas obras don Daniel Cossío Villegas, basta ver como se dirige a sus subordinados, los secretarios del gabinete, en este caso a Josefina Vázquez Mota de la SEP, que públicamente le pide, que aunque sea de a poco a poco, le presente en un mes un plan para mejorar la calidad educativa. Esta no es una idea disparatada o fortuita, no, la presidencia entiende que las decisiones deben de pasar por sus manos, el señalamiento en torno a la política social del gobierno federal, es que esta se tiene que aplicar en el momento y lugar que este la necesite, y como lo dice el discurso, eso no es asistencialismo, ni populismo nosotros diríamos es simple aritmética electoral.

En este sentido pragmático y errático, las medidas parecen que surgen en forma espontanea y se van acumulando en forma caótica, sólo en la medida en que podemos analizarlas en su conjunto como un todo, levantando la vista para ver el bosque, es que se ordenan y cobran coherencia. La declaración del coordinador del PRI en la Cámara de Senadores, Manlio Fabio Beltrones, unos días antes de que el ejecutivo mandará su iniciativa de reforma energética, es ilustrativa, dijo, que en el gobierno de Calderón, “no hay proyecto nacional con el cual identificarse”, y agregaríamos que la política se desenvuelve entre ocurrencias y actos de los medios de comunicación, hay a diario tantos muertos y actos del crimen organizado, que el gobierno federal no acierta a darle certeza a los propios acontecimientos, los medios han hecho una cotidianeidad de la violencia.

Como se recordara, el gobierno federal planteo que la iniciativa de reforma energética, la iba a suscribir el PAN, pero después decidieron que no iba a ser así, y por cierto un simple mensajero entrego en la oficialía departes de la Cámara de senadores la propuesta de reforma energética, y ya después, la secretaria de energía y el Director de Pemex hicieron la presentación ante los medios, aclarándose que la presidencia es la que suscribe la reforma Cuando uno revisa la propuesta, se encuentra que no hay reforma constitucional, son leyes secundarias y reglamentos los que se reforman, y encontramos que tampoco se cambia el régimen fiscal de Pemex, lo que sí es muy claro es como se centraliza en el ejecutivo la toma de decisiones de la paraestatal, y las medidas que van a ser lesivas son por que las licitaciones, que debieran ser concursos abiertos, ahora pueden ser por invitación, y otorgar contratos en forma discrecional.

La conclusión salta inmediatamente, la reforma energética presentada es insuficiente, y lo único que resuelve es que las decisiones de la paraestatal dependan del ejecutivo. En ese camino estamos asistiendo a algo que ni en los mejores días del PRIato se daba, y es que la decisión presidencial sea institucionalizada.

Con el correr de los acontecimientos, el proyecto del Estado es contrapuesto con las organizaciones populares y sociales, y será cada vez más difícil de contenerlas, si se atiza el desorden económico, producto de este largo periodo de estancamiento económico, y de esta nueva forma en que se presenta de manera contradictoria la crisis, aumento de precios del petróleo, y aumento de los alimentos.

Por ello, este año es de incertidumbre frente a tanto caos, pero sólo de esta manera, estando alertas y reordenando la realidad, por sus múltiples determinaciones, y tomándola como un todo, es que podemos mejor orientarnos, para no sólo asistir a los acontecimientos sino para comprenderlos.

*Miembro del Taller de Economía Social y Políticas Públicas de la Facultad de Economía de la UNAM.

¡Gana USD con Neobux, prueba la nueva sección de ENCUESTAS!