GANA BITCOINS RAPIDO Y FACIL

jueves, marzo 05, 2009

La desterritorialización económica

Javier Sicilia

Entre las muchas lecciones que deja la crisis económica, una en particular se destaca detrás de la maraña de discursos que buscan sanearla: la destrucción de la concretud de los territorios en nombre de la abstracción económica.

Un territorio no es, como lo piensan los desarrollistas y los tecnócratas, un recurso explotable para el crecimiento; una porción de tierra donde los expertos pueden aplicar sus teorías para el bienestar de la gente. No es tampoco algo que está allí para ser ocupado. Es, por el contrario, una manera de habitar.

A diferencia de lo que piensan los desarrollistas preocupados por la parálisis del dinero que impide la inversión para el desarrollo –construcción de fábricas, de perreras o termiteros llamados departamentos, de asfalto carretero y garajes–, habitar es un arte que tiene que ver con el arte de vivir. No es moverse en un mundo con fábricas, alojamientos, empleos y supermercados. Es permanecer en las huellas de un territorio; preservar lo que otros hicieron para nosotros y continuar tejiéndolo. Este tejido puede estar hecho de piedras que se preservan por generaciones donde se cultiva y se fabrican objetos cuyo valor es el uso y la belleza; puede también estar hecho de cañas y hojas que se vuelven a reconstruir en cada estación de lluvias, y de actividades productivas que se alternan entre la cosecha y el oficio creador.
Contrariamente al alojamiento contemporáneo, que se deteriora desde el día mismo en que está listo para venderse; a la fábrica, a la oficina burocrática o al simple empleo, que embrutecen en un afán de producir productos y obtener un salario para consumirlos en un departamento al que se llega a pernoctar –como un automóvil se estaciona en un garaje o como los objetos inútiles ocupan el espacio de nuestras viviendas–, el habitar es siempre distinto de un territorio a otro. En él todos trabajan y tienen una morada modelada por las maneras de vivir y producir de sus ancestros.

Lo que la economía moderna ha hecho es precisamente desterritorializar, destruir esos tejidos humanos para sustituirlos por redes productivas y espacios cartesianos y homogéneos. El hombre moderno ya no habita. Desterritorializado pervive, al igual que un animal encerrado en un zoológico, conducido por un poder administrativo.

Empleado en una fábrica o en la improductividad de una oficina burocrática o en cualquier otro tipo de empleo tan improductivo como el burocrático, recibe un salario que consume en un supermercado, en un transporte motorizado y en una vivienda a la que sólo llega a pernoctar y a mirar la televisión. Destruido en su creatividad, domesticado para el salario y el consumo, el homo economicus no habita un territorio; se encuentra en una espacialidad que extiende por todas partes –las ciudades tienen el mismo aspecto en Taiwán que en México–. Le es imposible creer que pueda existir una manera distinta de situarse en el mundo. Para él, el tojolobal que habita una cabaña de bajareque, cultivando frijol y maíz y preservando el mundo que sus ancestros tejieron para él, el peul que lleva sus bueyes, el songhai pescador o el bobo cultivador, que habitan el territorio en el que una vida se inscribe, son pobres que hay que desterritorializar para que puedan desarrollarse en un espacio hecho de kilómetros de asfalto, de viviendas sin rostro y de trabajo sin sentido.

En un mundo así, la crisis económica se mira como un mal. Desterritorializado, el homo economicus no puede imaginar un mundo sin empleo y sin consumo, sin asfalto y coches; sin espacios habitacionales y sin fábricas; sin instituciones hospitalarias y educativas; en síntesis, sin dinero que permite desterritorializar para aumentar la abstracción del capital. La sencillez, la pobreza, los límites y el común no tienen sentido alguno para él. La vida se ha vuelto tan complicada por la desterritorialización del sueño económico que lejos de ver la crisis como la puesta al desnudo de la trampa en que habitamos, la miramos como el anuncio de un apocalipsis que nos ciega. Empecinados en mantener a flote la desterritorialización, los poderes económicos siembran el pánico o minimizan la crisis.

Sin embargo, cuando se observa a aquellos que todavía habitan un territorio –las vidas pueblerinas; los indígenas que se resisten al embate de la modernidad o que, como en Brasil, penetran las tierras abandonadas y se instalan en ellas para reterritorializar el espacio que la economía moderna les quitó; los que se desenchufan del sistema y buscan alternativas viéndose en el espejo de los territorios del pasado–, cuando se mira a esos que la lógica económica considera premodernos, subversivos, rijosos, perdedores, podemos comprender que la crisis es una oportunidad para redescubrir que la dignidad del hombre sólo es posible en la sencillez que nos permite habitar.

Este cambio, que implica mirar de otra manera, no podrá producirse a través de los gobiernos, sometidos al sueño desterritorializador del Mercado y del desarrollo económico. Tiene que ser el producto de la creación de una atmósfera de opinión pública que permita a la gente volver a entender lo que significa habitar un mundo hecho de territorios y no de abstracciones económicas y espacialidades.

Además opino que hay que respetar los Acuerdos de San Andrés, liberar a todos los zapatistas presos, derruir el Cosco-CM del Casino de la Selva, esclarecer los crímenes de las asesinadas de Juárez, sacar a la Minera San Xavier del Cerro de San Pedro, liberar a los presos de Atenco y de la APPO, y hacer que Ulises Ruiz salga de Oaxaca.

Especulación, un barril sin fondo

Carlos Fernández-Vega

Para "estabilizar" el tipo de cambio e inyectar "confianza" en el mercado, según dice, el gobierno federal mantiene su rígida "estrategia" de llenar el barril sin fondo de la especulación cambiaria. En poco más de cuatro meses sacrificó más de 22 mil millones de dólares de las reservas internacionales para tal fin y, a cambio, en el mismo lapso, el peso se ha devaluado casi 50 por ciento frente al dólar, con lo que la administración Calderón ya supera la "quema" de reservas que para igual propósito –con idéntico resultado– ordenó en 1994 el gobierno salinista saliente y el zedillista entrante.

A razón promedio de casi 185 millones de dólares cotidianamente –sábados, domingos y días festivos incluidos–, en 143 días se han "quemado" 22 mil 89 millones de dólares en reservas internacionales, un monto superior a los aproximadamente 20 mil millones de billetes verdes que el gobierno salinista "sacrificó" de enero a noviembre de 1994, más el primer mes de la administración zedillista. En todos los casos el resultado obtenido fue idéntico: la caída en picada del peso y la felicidad plena de las hordas especulativas.

Más allá de que con Calderón el "sacrificio" de reservas ya es mayor que el reportado por la dupla Salinas-Zedillo, la diferencia entre uno y otro episodio, es que en 1994 en promedio se "quemaron" casi 55 millones de dólares por día, mientras que en el caso del actual inquilino de Los Pinos esa proporción alcanza ya los 185 millones de billetes verdes cada 24 horas, en los 143 días que van del 8 de octubre de 2008 al 28 de febrero de 2009, una diferencia de 3.4 tantos entre una y otra cifra, marcador favorable al mochoacano.

"Es el mercado", gritaron a coro gobierno y jilgueros en 1994, en plena sacudida político-económico-financiera, y ahora lo repite, con sospechosa puntualidad, la actual administración e idénticos jilgueros, como si tal mercado no tuviera responsables y éstos nombre y apellido, los cuales, sin duda, deben ser los mismos que saquearon al país en las no pocas devaluaciones registradas en las tres últimas décadas.

En su edición de ayer, La Jornada (en nota de Roberto González Amador) denuncia que “uno de cada cuatro dólares que el Banco de México tenía en la reserva internacional de divisas al inicio de octubre, cuando comenzaron los ataques especulativos contra el peso, se han esfumado de las arcas del banco central, mientras el valor del peso frente a la divisa estadunidense continuó cayendo esta semana a niveles sin precedente, indicaron reportes oficiales. Desde principios de octubre de 2008 y hasta el cierre de febrero de este año, la reserva internacional de divisas acumuló una pérdida de 22 mil 89 millones de dólares, que han sido utilizados por el banco central para proveer liquidez al mercado de cambios, a través de dos mecanismos: la subasta de dólares entre las instituciones financieras o, como es práctica desde el mes pasado, la venta de manera discrecional y opaca a determinados bancos. La pérdida de reservas por estas dos vías es equivalente a 26.51 por ciento –es decir, poco más de una cuarta parte– de las divisas que el banco central tenía en custodia a principios de octubre de 2008, al comenzar el actual periodo de inestabilidad financiera mundial, que eran 83 mil 312 millones de dólares, de acuerdo con datos del banco emisor”.

Pues bien, la cifra detallada por el buen Roberto resulta casi el doble, si se compara con lo que al país le costó, en términos de reservas internacionales, el asesinato de Luis Donaldo Colosio, que el próximo cumple 15 años. En esa ocasión, el "sacrificio" para estabilizar, fallidamente desde luego, el tipo de cambio del peso frente al dólar le costó al país 10 mil 388 millones de dólares, de acuerdo con la estadística del Banco de México, la misma que hoy documenta los citados 22 mil 89 millones de billetes verdes que, antes como ahora, han sido servidos en bandeja de plata por la Comisión de Cambios (Secretaría de Hacienda y el propio Banco de México) para que las hordas especulativas se alimenten, aunque nunca quedan satisfechas. Y van por más, y se los van a servir.

Sólo para dar un punto de comparación, el llamado "error de diciembre" (el día 21 del último mes de 1994, o lo que es lo mismo el arranque de la crisis económico-financiera de entonces) a los mexicanos les significó la pérdida de 4 mil 543 millones de dólares en reservas internacionales, y si se considera el mes completo, el primero del gobierno zedillista, 6 mil 336 millones de billetes verdes, lo que arroja un promedio diario en el último mes del año citado de poco más de 204 millones, un monto no lejano de los 185 millones que cotidianamente, a lo largo de 143 días, ha "quemado" el que, según Felipe Calderón, resulta un "muy buen equipo económico, probablemente uno de los mejores del mundo" (¿cómo serán los peores?).

Si tal "sacrificio" cuando menos arrojara resultados tangibles, pues bueno se podría pensar que ese es el lamentable y elevado costo que hay que pagar por la estabilidad de la moneda nacional, pero a mayor "quema" de reservas internacionales más alto vuela el tipo de cambio, en detrimento, obvio es, del peso mexicano. Si ello es exasperante, peor aún resulta que el gobierno federal se niegue a denunciar, con nombre, apellido y nacionalidad, quiénes son los "devoradores" –como bien lo apunta la cabeza jornalera de ayer– de los recursos que pertenecen a la nación, en este nuevo capítulo del inagotable historial de saqueos de que han sido víctimas los mexicanos.

De cualquier suerte, la "estrategia" y el saqueo de las reservas internacionales deben concluir, y los responsables de la sangría –de ambos lados, meseros y comensales– pagar las consecuencias.

Las rebanadas del pastel

Agarraditas de la mano, ya se escucha a las plañideras: "sería nocivo poner un tope a tasas de interés", según la trinca infernal (Secretaría de Hacienda, la Condusef y la Asociación de Banqueros de –en- México), porque, dicen con el pañuelo húmedo, una decisión de tal naturaleza "afectaría a sectores desprotegidos que no tendrían acceso a las tarjetas de crédito", es decir, los mismos indefensos usuarios que por el agio institucionalizado que avala el gobierno federal hoy no pueden pagarlas.

La muy oportuna “descomposición” del Estado mexicano, pretexto para militarizar y recrudecer la represión gubernamental

Adán Salgado Andrade

En el excelente libro “The shock doctrine” de la periodista Naomi Klein, se plantea la tesis central de que en todo el mundo la instauración de brutales medidas económicas y de control social que sólo han favorecido, y continúan favoreciendo, al capitalismo salvaje, se ha facilitado cuando concurren eventos tan catastróficos y graves, que son capaces de poner en “shock” a todo el sistema y que en consecuencia merecen un tratamiento de “shock” acorde a la “dramática” situación.

Por ejemplo, eso pasó cuando el 11 de septiembre del 2001 fueron derribadas las torres gemelas de la ciudad de Nueva York, debido a un muy sospechoso atentado de la organización terrorista Al Qaeda comandada por el (¿escurridizo?) Obama Bin Laden. Fue suficiente para que el gobierno de Bush, en aquel entonces, pretextando una crisis nacional, iniciara su famosa “guerra contra el terrorismo”, la cual, si no se hacía, advirtió, podría ocasionar que “eventos terroristas” tales como el de las torres gemelas, pudieran repetirse y toda la estabilidad de EEUU se colapsara y se viniera abajo. Y tan efectivo fue esa especie de psicótico miedo que se indujo en la mayor parte de los estadounidenses (he conocido gente de ese país que se dice progresista y demócrata, que, sin objetar nada, estuvo de acuerdo con la subsecuentes invasiones a Afganistán y a Irak por motivos de “seguridad nacional”), que aceptaron sin titubeos que se implantaran medidas que inclusive atentaban contra los derechos humanos y las libertades básicas de todos los estadounidenses. Se implementaron ilegales cuestiones que permitían a agencias como el FBI o la CIA espiar telefónicamente a sospechosos, se consideraban “terroristas” a personas que tuvieran descendencia o fueran árabes, se investigaba en las escuelas a profesores y/o alumnos que estuvieran estudiando árabe o interesados en esa cultura, se “invitaba” a la ciudadanía a “denunciar” a cualquier persona que tuviera actividades “raras”, se detenía ilegalmente a cuanto extranjero ingresara o estuviera viviendo en ese país… y muchas otras arbitrariedades que la agencia que se formó especialmente para tal efecto, el “Department of Homeland Security”, coordinó, sin menoscabo de violar abiertamente las libertades civiles y de actuar el gobierno ilegal y hasta fascistamente (además, fue tan efectiva la psicosis creada, que a la fecha varios “patriotas” ciudadanos, voluntariamente se dedican a “cazar” terroristas a través del Internet. Aprenden árabe para hacerse pasar por árabes, ya que continúa el estigma de seguir considerando a dicha nacionalidad como “terrorista”, y espían a organizaciones y ciudadanos árabes con tal de “descubrir” planes para futuros atentados “terroristas”. Ver mi trabajo en Internet “Los aficionados antiterroristas o de cómo se sigue extendiendo la paranoia ‘antiterrorista’ ”). Pero además la “guerra contra el terrorismo” ha sido un excelente negocio desde entonces por los miles de millones de dólares que EEUU y el resto del mundo, obligado por aquél, han gastado para tenernos “más seguros” (ver mi trabajo en Internet “La amenaza terrorista: El nuevo gran negocio para la industria del miedo”).

Los tratamientos de “shock” también se han aplicado cuando se producen fuertes crisis económicas, tales como las que se achacaron a los estados de economía mixta (keynesianos), quienes a finales de los años setenta y principios de los ochenta, aún se guiaban bajo ese esquema, y que comenzaron a experimentar recurrentes problemas económicos (aunque nunca tan graves como los que actualmente se viven, producto de un desregulado, descontrolado y salvaje capitalismo, al que se dejó actuar a sus anchas durante los últimos treinta años). Dichas crisis en realidad no fueron producto de la participación del estado en la economía, sino que se deben al carácter inherentemente crítico y recesivo del sistema capitalista, pero así se hizo ver. Los problemas derivados de dichas crisis, tales como altísimas inflaciones (de mil por ciento o más, o sea, que un artículo podía subir hasta diez veces su valor en sólo un año), además de fuertes deudas externas (las que se debieron a préstamos de bancos extranjeros, con gran ánimo de obtener buenas ganancias), provocaron en la población de tales países (especialmente de la región latinoamericana), una gran preocupación, acompañada de angustias y miedos y una creciente inseguridad económica, pues todo subía inclementemente, menos sus salarios, además de que en cualquier momento podían ser despedidos. Y se debe señalar, como analiza Naomi Klein en su mencionado libro, que esas crisis e inestabilidades financieras, la mayoría fueron heredadas de las dictaduras militares, sobre todo en Latinoamérica, que fueron infames, violentas, asesinas y autoritarias formas de imposición política (muy bien planeadas y vigiladas por Estados Unidos, la CIA y sus corporaciones), que defendieron solamente los intereses de las empresas y corporaciones extranjeras establecidas en esos países, y de las clases capitalistas “nacionales” ligadas a aquéllas, todo lo cual dio lugar a brutales experimentos económicos, que lo único que provocaron fue una mayor concentración de la riqueza en unas cuantas manos, generalizada pobreza poblacional (los miles de latinoamericanos que se sumaban a los niveles de pauperización, semana a semana, eran dramáticos), niveles de desempleo nunca antes vistos, altísimos niveles de corrupción gubernamental que se alimentaron justamente de los préstamos internacionales, excesivos gastos en compras de armas para que pudieran los militares reprimir sobradamente a sus aterrorizados ciudadanos mientras hacían sus “experimentos económicos”, subsidios y “estímulos fiscales” a las empresas “nacionales” y extranjeras… y otros ilegales saqueos cometidos por aquéllos corruptos, genocidas militares, en contubernio con las mencionadas corporaciones, factores que, en conjunto, fueron las causas que dieron lugar a las abultadas deudas externas mencionadas antes (las que se incrementaron aún más cuando los bancos extranjeros, muy estratégicamente, aumentaron sus tasas de interés a 15% o más, con tal de preparar las condiciones para aplicar los planes de “shock” para “resolver los problemas económicos de las economías emergentes”).

Así que terminadas las dictaduras militares y sus horrores (que más que a la resistencia social, se debieron a que su promotor y patrocinador, el gobierno estadounidense, se percató de que ni habían funcionado como “experimento económico” para resolver las recurrentes crisis económicas, y además estaba saliéndole muy caro seguir sosteniendo a los corruptos, genocidas militares), habiendo hecho la transición a regímenes “democráticamente electos”, los ciudadanos de esos países, por lo menos tenían ya, de acuerdo con la demagogia gubernamental, asegurada su “libertad política”. Pero ante las fuertes crisis e inestabilidades económicas heredadas del pasado (algo que por aquellos años constituía un cotidiano “azote” para la gente, eran las altas tasas de inflación mencionadas arriba, que pulverizaban en una semana el salario del trabajador y cuanto aumento se le otorgara), cualquier receta que bajara antes que nada tan altos índices inflacionarios y “corrigiera” el rumbo económico, era digamos que resignadamente bienvenida por toda la gente, aunque eso requiriera “grandes sacrificios”, sobre todo entre la mayoría de la pauperizada población (en México, por ejemplo, eso comenzó a implantarse en el sexenio de Miguel de la Madrid y aún se recuerdan la cantidad de cierres de empresas públicas o que se vendieron, los masivos despidos de trabajadores a que ello tuvo lugar, el alza generalizada de precios de combustibles, de electricidad, de servicios… las restricciones laborales… pero, efectivamente, la gente estaba resignada pues entendía o se les “hizo entender” que era “por su bien”). Eso posibilitó a los barones del dinero y a las corporaciones, la imposición de extremas “medidas correctivas”, a través, sobre todo, del Banco Mundial (BM) y del Fondo Monetario internacional (FMI), con tal de “aliviar” los problemas económicos (el FMI y el BM, desde entonces, son simples organismos al servicio de las potencias dominantes, las del G-7 más Rusia, encargados de aplicar disciplinaria y draconianamente las recetas administrativas que beneficien no a los países que pretenden “rescatar”, sino a las globales corporaciones industriales y financieras, las pertenecientes justo a esos países dominantes). La exigencia para que tales agencias (al servicio del capitalismo central, como dije), era que el estado vendiera la mayoría de sus empresas públicas, suprimiera sus barreras proteccionistas para alentar el “libre mercado” y disminuyera sus gastos sociales. Esto implanta a nivel mundial al así llamado neoliberalismo, que, como se ve, en lugar de resolver las crisis, las ha agudizado aún más, como sucede con la actual recesión mundial que estamos experimentando, considerada de las peores desde la crisis de 1929.

Así pues, fue posible imponer infames “curas económicas” (shock treatment) gracias, como dije, a que en determinado momento los problemas existentes son tan aparentemente graves y “apocalípticos” que no queda de otra. Incluso, cuando ocurren desastres naturales, tales como terremotos, huracanes o inundaciones, los gobiernos, junto con el capitalismo mundial, los aprovechan muy a su favor, con tal de implantar cambios en su propio beneficio. En México, por ejemplo, tras los sismos de 1985, fue posible en la capital, de las más afectadas zonas, deshacerse de cientos de viejas viviendas y vecindades en renta que fueron sustituidas por masivas construcciones nuevas, las cuales se vendieron a sus propietarios (si podían comprarlas, claro), no se les rentaron, como antes, lo que constituyó un excelente negocio para quienes tuvieron tan oportunista, lucrativa idea. En Estados Unidos, cuando la ciudad de Nueva Orleáns fue afectada por el huracán Katrina, en agosto de 2005, miles de casas del llamado “public housing” – que eran casas que el gobierno digamos que había construido y financiado a precios subsidiados para que las adquiriera la población de bajos ingresos desde la época del “estado benefactor”, el de economía mixta de Roosvelt – fueron arrasadas, lo que de inmediato Bush y sus secuaces aprovecharon para reconstruir a cargo de empresas constructoras privadas, bajo el esquema de venta a precios de mercado, “reales”, y no subsidiados, como era antes. Si los antiguos moradores podían comprar, bien, y si no, ni modo, era su problema. Un prominente congresista republicano, Richard Baker, en ese entonces comentó, cínico, que “lo que el gobierno nunca pudo hacer en años, deshacerse del ‘public housing’, la fuerza de la naturaleza lo había hecho en sólo un día”. Lo mismo sucedió con las escuelas públicas que resultaron afectadas o destruidas, pues en lugar de repararlas o reconstruirlas, se dieron concesiones para escuelas privadas y a la gente sólo se le otorgaron “subsidios” parciales (medias becas, por ejemplo) para que metiera a sus hijos allí… también los que pudieran, claro.

Y así, podría seguir con los ejemplos de lo que una situación de tensión y drama generalizado puede hacer para los efectos de la aplicación de tratamientos de “shock”.

En nuestros días esto justo sucede en México, a través de dos cuestiones fundamentales: la violencia y el poder del así llamado “narcotráfico”, por un lado, y la recesión económica que ya también nos está afectando profundamente, por el otro.

En cuanto al primer factor, el surgimiento del narcotráfico como un “peligro para la estabilidad”, no es algo que se haya dado así, repentino, sino que lo que actualmente estamos viviendo es producto de las íntimas y ocultas relaciones que ha forjado el Estado, desde años atrás, con mafias financieras y empresariales que han permitido, entre otras cosas, la existencia de la actual presidencia fraudulenta en el poder y un gabinete de panistas que en lugar de efectivamente gobernar, han buscado hacer los grandes negocios, junto con sus secuaces, desde la ilegal venta de tierras en áreas naturales para ser convertidas en proyectos turísticos, hasta los intentos (fallidos, por lo pronto), de privatización de la industria petrolera. El narcotráfico, claro, también es un muy lucrativo y excelente negocio y bancos como Banamex, filial del quebrado Citigroup, se ligan al lavado de dinero que desde hace muchos años se ha venido realizando sin mayores problemas (sí, desde gobiernos anteriores, que lo han cobijado, y como lo sigue haciendo el actual. Ver mi artículo en Internet “Especulación y narcotráfico, nuevos grandes negocios del lumpencapitalismo”). Así que si de repente esos pactos, digamos que de haberle vendido el alma al diablo desde hace mucho tiempo, se tratan de romper, así, “limpiarse de toda culpa”, es lógica la reacción que las desairadas, afectadas mafias están teniendo (las frecuentes ejecuciones de funcionarios, policías o militares así lo evidencian). El que se señale a la “corrupción” como el factor detrás de los problemas que se están dando en cuanto a los niveles de violencia (que, además, presentándola así, como un factor aislado, clave por sí mismo, se pretendería con ello que el gobierno fuera totalmente ajeno a ella, una víctima, siendo que justamente la corrupción es parte inherente de aquél), es justo lo que evidencia cuan ligados están los poderosos grupos oligárquicos (los que controlan todo, como dije, gobierno, bancos, telecomunicaciones, industrias, minas…) con los llamados “negocios ilícitos”, los que resultan fundamentales y la parte más lucrativa para muchos de aquéllos. Por mencionar un caso de qué tan importante es el narcotráfico para muchos países, considérese el ejemplo de Afganistán, país que a pesar de la invasión militar, principalmente estadounidense, resulta que ha incrementado diez veces su producción de opio, gracias a lo cual, surte del ochenta por ciento de la droga que se consume en el mundo, y que sorprendentemente hay grandes facilidades para que los embarques de dicha droga salgan de los aeropuertos que están controlados nada menos que por las “fuerzas de paz” de la OTAN. Es muy importante la siembra de opio y la producción de drogas para Afganistán, pues es un negocio que asciende a unos mil millones de dólares anuales, la mitad de la actividad económica anual de dicho empobrecido país, que ya no existiría de no ser por dichas drogas (se ha sugerido desde el Departamento de Estado estadounidense que podría comprarse cada año la totalidad de la producción de opio, como posible “solución” con tal de “evitar que los campesinos afganos la vendieran a los ilegales fabricantes de drogas”). Así que podría decirse que no sólo nos estamos “colombianizando”, sino que también “afganistanizando”.

Pero una ventaja clara deben de obtener los actuales mal administradores panistas de esa violencia que ellos mismos, desde las cúpulas del poder, han cobijado. Y dicha ventaja es que ahora sólo se quiere presentar como el problema “más grave” que tiene México al poder y la violencia que el narcotráfico está generando, frente a los cuales se quisiera mostrar al Estado como “ajeno”, y ante ello, nada más importa, no. No importa que la política entreguista del panismo esté vendiendo todos los recursos naturales que posee el país, incluido el petróleo, el más importante de todos, a empresas extranjeras que hacen un buen negocio con ellos (por ejemplo, se han vendido desde que el panismo gobierna, cientos de hectáreas de tierras en zonas protegidas y reservas naturales, muy importantes ecológicamente hablando, para el desarrollo de complejos turísticos, sin que importe, siquiera, el impacto y el daño ambiental que tendrán éstos). No importa que la carga fiscal que pesa sobre los contribuyentes, sobre todo los de más bajos ingresos, se esté agravando más con la imposición de nuevos aranceles, los que están incluso desalentando y acabando con su actividad. No importa que exista una abierta impunidad, debido a la cual ciudadanos comunes sufren a diario actos delincuenciales o ilícitos. Así, asaltos, asesinatos, secuestros, fraudes, desapariciones, prepotencia policial y militar, víctimas de corrupción, presas del agiotismo bancario que cobra altísimos intereses por el crédito otorgado… pasan prácticamente desapercibidos y los órganos legales y judiciales nada les resuelven. Por ello es que mucha gente ya ni se preocupa en levantar un acta ministerial al sufrir un acto delictivo, pues la mayoría de las veces la autoridad no procede legalmente para investigar y resolver el problema, dejando muchos delitos, tales como los robos, secuestros o asesinatos, impunes pues nunca se “localiza” a los culpables. Y en cuanto a los asesinatos o desapariciones de líderes sociales que defienden los derechos de sus representados o periodistas honestos que tratan de descubrir los sucios negocios de gobierno y mafias, no, ¡nunca se hallan culpables!, y son crímenes que han quedado impunes, como el asesinato del periodista estadounidense Brad Will, quien intentaba mostrar la lucha social de la APPO en Oaxaca contra el gangster Ulises Ruiz, del que a la fecha “no se sabe quién lo mató”. O el reciente, también cobarde asesinato, de los líderes campesinos mixtecos Raúl Lucas Lucía y Manuel Ponce Rosas, quienes fueron “levantados” y posteriormente torturados y asesinados arteramente. No, tampoco allí la policía, ni las autoridades judiciales “saben” quién lo hizo, a pesar de que testigos afirman que aparentemente fueron “policías investigadores ministeriales” del estado de Guerrero quienes cometieron tan infame crimen. Pero, en sentido opuesto, sorprende la rapidez con la que el Estado trata de inculpar y juzgar a los líderes políticos que le estén provocando muchas movilizaciones y problemas, como fue el caso de los líderes de la mencionada APPO (Flavio Sosa, entre los principales, quien fue encarcelado más de dos años) o los de San Salvador Atenco, a quienes de inmediato se apresó y sentenció a severas penas carcelarias (el caso más dramático e injusto es el del sexagenario líder Ignacio del Valle, atenquense que por defender las tierras de sus compañeros de lucha, está sentenciado a penas que acumuladas suman ¡112 años!). Incluso se trató a finales del 2007, con tal de que la inculpación y arresto de “sospechosos” fuera rapidísima, de aprobar una ley que hubiera autorizado a cualquier policía a allanar una casa, sin orden de cateo, y arrestar a los presuntos delincuentes, sin orden de arresto, la cual, de momento está suspendida, pero es indudable que podría aprobarse si el tratamiento de “shock” así lo amerita.

Tampoco importa, ante el narcotráfico, la ineptitud gubernamental, la que está agravando problemas tales como la propia crisis económica que estamos viviendo actualmente (las medidas implementadas, como la indiscriminada venta de dólares para “evitar” que el peso se devalúe más, van principalmente dirigidas al rescate de las empresas y los bancos, quienes tienen adeudos en moneda estadounidense, que a los ciudadanos comunes, los más afectados en esta hecatombe)… no, nada es más importante que “la guerra sin cuartel al narcotráfico”. Y he ahí un primer elemento que amerita el tratamiento de “shock”, pues el amarillismo mediático con que se ha manejado el problema de la violencia creada por el narcotráfico, intenta mostrar que es sólo el “crimen organizado” el causante, y que el gobierno nada tiene que ver, muy estratégicamente se ha exculpado y deslindado. Así pues, ese alarmismo-amarillismo que tanto el Estado, como los medios de manipulación masivos (pro gubernamentales éstos) se han encargado de inflar, presentándolo como el más dramático y peor de nuestros males, está surtiendo un excelente efecto psicológico entre la población, mucha de la cual ya ni cuestiona que el ejército vigile las calles y que el país se deba de militarizar (en efecto, hay ejecuciones de capos o de algunas autoridades, pero son casos focalizados, no extendidos a todo el país, pero gracias al alarmismo con que se manejan y también a que hoy día el mundo es una especie de vecindario electrónico en donde todo lo que sucede, especialmente las malas noticias, se difunden por todas partes con efectiva rapidez, se crea la sensación de que tenemos la violencia a un lado. El quebrado diario español “El país”, realizó un reportaje que más tiene tintes sensacionalistas para vender, que de proporcionar información veraz, al calificar a Ciudad Juárez como “el rincón más peligroso del mundo”. Me pregunto, ¿en dónde quedarían sitios como Irak, por ejemplo, con frecuentes atentados suicidas? Pero valga también ese amarillismo de la prensa extranjera para contribuir más a la idea de “descomposición del Estado”). Así pues, al imponerse la idea de que sólo militarizando al país el problema del narcotráfico se resolverá, se matan dos pájaros de un tiro, pues por un lado se incrementa el poder autoritario de este gobierno echando mano del ejército y, por el otro, se justifica una medida, los militares realizando tareas judiciales, que carece de fundamentos legales definidos (los mismos mandos militares han dicho que es necesario que haya una legislación clara que convierta a las labores policiales que realiza el ejército en algo cotidiano, rutinario), lo cual sería un paso previo al establecimiento, muy aproximado, de un “Estado de excepción”, situación bajo la cual son abolidas todas las garantías legales, desaparece el gobierno y pasa a tomar el mando el cuerpo militar. Eso sucede ya en Ciudad Juárez, en donde el ejército tomó por completo el mando policial (el primero de marzo arribaron casi 2000 soldados más allí). El presidente municipal de esa ciudad, José Reyes Ferriz, declaró que lo que se está haciendo en el lugar, es decir, la militarización, es una especie de “modelo experimental” que el gobierno de Calderón prevé que se pueda ir implantando en “donde sea necesario”. Así pues, militarizar ha sido siempre la “solución”, imponer dictaduras militares como aquéllas a las que me referí antes, pues se ha justificado la incapacidad de mando de los gobiernos que en su momento derrocaron dichas dictaduras, como motivo suficiente para hacerlo (aunque esa “incapacidad”, más tuvo que ver con el hecho de que se trataba de gobiernos que buscaban beneficiar a las clases trabajadoras y recortar los privilegios de los grupos dominantes).

Entonces, ya con un tercio del ejército patrullando varios lugares del país, pero con un fin perfectamente definido, el del “combate al narco”, será justificable que para efectuar tal lucha, los militares, incluso, puedan estar autorizados a cometer actos ilegales o prepotentes, tales como detenciones arbitrarias, cateos a domicilios sin orden judicial, disparar contra supuestos sospechosos… y muchos otros ilícitos que han merecido varias quejas en contra de las fuerzas armadas. Por ejemplo, ya se han reportado varios “errores” de soldados que han asesinado en retenes a ciudadanos inocentes, quienes víctimas del terror de ser detenidos por militares en medio de la noche (hay tantos falsos soldados y policías, que sólo detienen para robar o asesinar, que es natural que la gente tema a esos retenes), no obedecen la señal de detenerse que se les hace (el caso más reciente fue el asesinato en diciembre del año pasado, 2008, de una mujer embarazada, a bordo de su automóvil, que por pánico no detuvo su auto en un retén militar ubicado en Ciudad Juárez, Chihuahua). Recientemente, un funcionario de la Secretaria de la Defensa Nacional, el general Jaime Antonio López Portillo, declaró que las 671 quejas en contra de elementos del ejército que se presentaron en el 2008, “no son muchas”, tomando en cuenta que a diario se despliegan 45 mil soldados (eso daría un porcentaje de 1.5% de soldados que hubieran cometido una falta, y quizá por eso a este general le parezcan “pocas” las quejas). Claro, y con tal de no echarse los panistas en contra al “leal” ejército que “combate al narcotráfico” y quedar muy bien con éste, se pasan por alto tales denuncias y por ello se ha tratado de dar carpetazo y dejar impunes actos de brutalidad y ensañamiento militar contra la población civil, como el vergonzoso acto cometido contra la mujer indígena Ernestina Ascencio (que recién cumple dos años), sexagenaria, humilde campesina, quien a pesar de su propio testimonio y de las indiscutibles pruebas forenses que se le practicaron al morir (se le hallaron severos desgarres vaginales y restos de semen de varios individuos), de que había sido violada tumultuariamente por militares, al final el caso se cerró por presión desde las altas esferas (el mismo Felipe Calderón, en un acto de claro desdén hacia el infame crimen y prepotencia, declaró que la mujer había fallecido de una “gastritis mal atendida”, haciendo eco de los falsos argumentos emitidos por José Luís Soberanis, presidente de la Comisión de Derechos Humanos, quien sostuvo tales vergonzosas aberraciones y por el gobernador de Veracruz, Fidel Herrera Beltrán, quien, aunque inicialmente había favorecido que se trataba de una violación por militares, al final, extrañamente, “cambió de opinión” y también aceptó que se trataba de una gastritis). Y en las recientes manifestaciones de jóvenes encapuchados que han querido achacarse a los narcos (independientemente de si esto sea verdad o no), muchas de las personas que han asistido, han denunciado que ellos o familiares han sido víctimas de la violencia y prepotencia militares, algo que es indudable dada la impunidad con que tradicionalmente opera el ejército (son frecuentes las incursiones militares, por ejemplo, en las tierras ocupadas por bases del Ejército Zapatista de Liberación Nacional, EZLN, en Chiapas, cuyo fin ha sido intimidar y expulsar de esos lugares a sus hostigados habitantes. Y recuérdese que la represión hecha contra estudiantes en 1968 fue consumada por soldados, así como la “guerra sucia” desatada contra activistas políticos en los años posteriores fue llevada a cabo principalmente por cuerpos de inteligencia militar). Pero además esto será un excelente negocio para los armeros que surten al ejército (principalmente estadounidenses), pues al emplear extensiva e intensivamente al ejército, se requerirá mucho más armamento, además de todos los gastos que tan tremenda movilización de tropas necesitará, por ejemplo, la transportación, la alimentación, el hospedaje (sí, muchos deben de estar haciendo las grandes cuentas).
Así pues, el actual gobierno panista, al apostar exclusivamente a la violencia militar, se estaría infligiendo una especie de auto-cuasigolpe de estado al relegar las tareas de control, mando y vigilancia de gran parte del país al ejército, reconociendo de esa manera una intrínseca ineptitud para gobernar, pero que no se presenta ante la gente como tal, sino como una acción por el “bien del país”. Calderón podría declamarlo así: “¡Delego algunas de mis facultades y mis funciones en el ejército, pero sigo firme en la presidencia fraudulenta!”. Es que el tratamiento de “shock” así lo requiere. Lo más irónico de todo es que se está cayendo en los “funestos presagios” que se argumentaron durante la campaña de desprestigio contra el ex candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador, los que argumentaban que el país se iría al caos y a la descomposición si éste ganaba, todo lo cual fue parte del golpe de estado mediático gracias al cual, como he señalado antes, pudo ganar fraudulentamente Felipe Calderón y en el que las mafias empresariales y bancarias ligadas al narcotráfico, que ahora Calderón pretende combatir, ejercieron una gran participación. Pero todo sea en nombre de seguir controlando al país-negocio que es México.

El segundo elemento que mencioné para aplicar el doloroso tratamiento de “shock” es la actual recesión económica, indudablemente mucho más grave que otras que se hayan visto con anterioridad, pues emana directamente del centro capitalista del mundo, los Estados Unidos, quebrado país que ahora descarga inmisericordemente sus errores económicos, bancarios y administrativos sobre el resto del mundo (ver mi artículo en Internet “El convenenciero capitalismo salvaje”). En este caso, el “catastrofismo” tan criticado últimamente por Calderón, le está sirviendo también a la perfección, pues está preparando psicológicamente a los mexicanos para la aplicación de “curas” que por muy “dolorosas” que sean, serán para “salvar” al país de una hecatombe económica. Así pues, se están aplicando, con tal pretexto, nuevos impuestos, como el IETU (Impuesto empresarial de tasa única), que están agravando el peso arancelario que ya pende principalmente sobre los trabajadores (no sobre las grandes empresas, las que son expertas en evadir impuestos o en disminuir su pago), se incrementan los precios de los combustibles al aumentar la cantidad que el gobierno retiene como gravamen fiscal (hay una demanda actualmente desde el sector de los transportes públicos exigiendo la congelación del precio del diesel, el que ha seguido subiendo mes tras mes, dificultando aún más las actividades económicas que dicho sector de por sí tiene ya). Incluso se habla ya de que buscará aplicarse el IVA a todo, incluyendo alimentos y medicinas, que hasta ahora han estado exentos, pero con una tasa del 12% (¡para que vean que somos muy buenos, la bajamos del 15% al 12%!, alardearán los mal administradores panistas), con tal de aumentar la recaudación, se justifica, para preparar al país contra los profundos efectos que esta recesión tendrá, según reza el discurso oficial. Sin embargo, más bien parece que esa recaudación será enfocada a enfrentar los altos costos que el dispendio gubernamental ejerce, desde incrementar sustancialmente el presupuesto para las fuerzas armadas (las que, como ya señalé son fundamentales tanto para la “guerra contra el narcotráfico”, como para el control del descontento social que detonarán las impopulares medidas económicas, fiscales y legales que se irán imponiendo), seguir pagando insultantes altos salarios a todos los funcionarios y hasta que se puedan “rescatar” empresas (ya lo comenzó a hacer el gobernador de Coahuila, el señor Humberto Moreira Valdés, quien “apoyó” con un millón y medio de dólares a la planta de General Motors ubicada en ese estado. O el Banco de México, subastando dólares indiscriminadamente, para que no se siga devaluando el peso, con tal de que las empresas que tengan adeudos en esa moneda no los paguen tan caros).
Y también se está aprovechando que todo es “guerra al narco”, para forzar, ahora sí, dicen los panistas, una sustancial modificación a las leyes laborales (la “Ley Federal del Trabajo” principalmente), con tal de que los patrones puedan actuar más libremente en la contratación de los trabajadores, quienes si de por sí con la legislación actual son víctimas frecuentes de despidos injustificados, malas condiciones laborales, bajos salarios, anulación de prestaciones, sobreexplotación, entre otras ilegalidades laborales, si esas leyes se modifican, su situación empeorará, a cambio de que México sea, como China, una especie de paraíso laboral, con trabajadores controlados militarmente (dado el proceso de militarización que expongo arriba), mal pagados, y sometidos a la conveniencia y capricho de las empresas, sobre todo extranjeras, que manejarán a su antojo a esos trabajadores. Así pues, todas esas medidas de “shock”, se justifican plenamente ante los “terribles” efectos que la recesión, (junto con la guerra al narco) tendrá. Todas esas imposiciones, indudablemente que se aplicarán, pero lo inmoral aquí es que en lugar de que se busquen medidas que atenúen esos efectos en la población de menores ingresos, que es la mayoría, lo único que se haga sea forzar “soluciones” que solamente aminoren los efectos perniciosos en los grupos privilegiados del país, incluyendo, claro, a la clase gobernante ligada a ellos.

Pero no deben de sorprender los tratamientos de “shock”, justificarán los panistas, ya que en todos lados, no sólo en México, se implementarán, como lo que está haciendo Barack Obama en EEUU (lo que afectará a México, por supuesto), el centro y causante de la crisis, al enfatizar que si no se rescata a los bancos estadounidenses (como se está haciendo, por ejemplo, con el quebrado Citigroup), por muy impopular que eso parezca, se corre el riesgo de que el “país se colapse en el corto plazo”. Incluso se habla ya de que la recesión económica en todo el mundo, pero sobre todo los efectos que tendrá en los países más pobres y vulnerables, estará muy ligada a la “seguridad interna” de ese país. Así que eso prepara muy bien el terreno para futuras invasiones estadounidenses a “naciones inestables” (más tratamientos de “shock”, pues), así, como México, con tal de que la “seguridad interna” de EEUU no se vea afectada (muy estratégicamente Obama prevé subirle el presupuesto al Pentágono un 4% en el año 2010, quizá para que el ejército esté preparado para las eventualidades y problemas que la severa crisis planteará a su “seguridad nacional”). Y no sólo eso, sino que en recientes declaraciones hechas por el ex zar antidrogas de EEUU, el señor Barry McCaffrey, en referencia a México y el narcotráfico, urgió a que se detenga el poder de las mafias mexicanas de narcotraficantes, pues todo el dinero que obtienen por la venta de drogas en ese país (que para el año pasado se calcula que ascendió a unos $18,000 millones de dólares), las está fortaleciendo más, y eso está afectando la gobernabilidad en México (precisamente lo que analizo en este trabajo, que, como ya comenté, le cae como anillo al dedo a ambos gobiernos para justificar una futura militarización de todo el país y recrudecer la represión no tanto contra el “crimen organizado”, sino contra las protestas sociales), por lo que reiteró que “México es una emergencia nacional” (justificación del tratamiento de “shock”). Eso mismo declaró el Pentágono, a través del US Joint Forces Command, organismo que advirtió que México se enfrenta al peligro de sufrir un “rápido y repentino colapso debido al poder de las mafias criminales y los cárteles de las drogas”. Y ya el secretario de la Defensa, el republicano Robert Gates (un muy conservador personaje, que sirviera tanto a Bush padre como a Bush hijo), declaró por estos días que “Estados Unidos quiere incrementar la asistencia militar que provee a México para su lucha contra el tráfico de drogas. La ayuda podría ser suministrando equipo militar, entrenamiento, labores de inteligencia, con tal de ayudar a las autoridades en su lucha contra los bien armados y organizados narcotraficantes”. Bastará leer entre líneas que lo que Gates dijo es más que un “ofrecimiento”, pues en realidad se trataría de una medida que EEUU se reservaría el derecho de aplicar unilateralmente, con tal de que su “seguridad interna” no se exponga. Y también significaría que no le basta a EEUU con la aprobación del “Plan Mérida” – que pudo haberse también denominado “Plan México”, en alusión al “Plan Colombia” –, con el que sólo se destinan fondos para que México “combata al crimen organizado”, sino que se estaría planteando que el gobierno de Calderón acepte ayuda militar directa (y previendo también que aquellos fondos no se emplearan correctamente).

Por tanto, como puede verse, podría estarse preparando el terreno para pretextar, en un no muy lejano futuro, quizá hasta una intervención militar estadounidense de “corto alcance” (ya el gobernador de Texas, Rick Perry, adelantándosele a Gates, habla de que militarizará completamente la frontera entre su estado y Texas, con la operación “Río Grande”, y no es de dudarse que podría autorizar incluso incursiones a nuestro país, si fuera necesario, para combatir a los delincuentes, todo para garantizar la seguridad de su estado), con tal de “apaciguar” al país. Sí, se requerirá un tratamiento de “shock”.

Si eso sucede, las mafias, la “guerra al narco”, la “descomposición del Estado mexicano”… habrán servido perfectamente bien para tal cometido.

Pero si así fuera, EEUU no sólo estaría buscando acabar con el poder del narcotráfico, pues eso se podría lograr más fácilmente legalizando las drogas y desmantelando las redes de lavado de dinero que operan conjuntamente entre los dos países (algo que no se hará, pues se acabaría con el “Big Money” que ese negocio deja), sino que además México es estratégico para los planes de “seguridad energética” que EEUU diseña desde hace años, con tal de proveerse de energéticos vitales como el petróleo, del que México tiene probadas y potenciales reservas (en los llamados “pozos ultraprofundos” del golfo, que pretenden concesionarse a empresas extranjeras o los yacimientos hallados recientemente en Chicontepec, Veracruz, todo lo cual podría aumentar muchos años más, se especula, la producción petrolera mexicana. Ver mi artículo en Internet “Los pozos petroleros ultraprofundos, otra manera de seguir garantizando la dominación estadounidense sobre México”).

Y claro, en referencia a la “seguridad interna” que menciono arriba, México es también muy estratégico como espacio de “contención de actos de terrorismo, descontento social y subversión que pudieran provenir de la frontera sur de EEUU”, tal y como se ha estipulado en los planes de “seguridad nacional” que Bush y su “guerra contra el terrorismo” asignaron para su “patio trasero”. Véase, al respecto, lo efectivas que son nuestras autoridades migratorias para contener, mediante golpes y violentos métodos, a los ilegales centroamericanos que intentan penetrar por la frontera sur de México en su camino hacia EEUU. Son menos indocumentados que la migra estadounidense tendrá que arrestar y deportar a sus países.

Así pues, resultaría práctico militarizar al país, ya sea que sólo lo hicieran los panistas o combinadamente con EEUU, la opción más óptima.

Por tanto, es bastante probable que la “descomposición del estado mexicano”, sea parte de un velado plan contemplado desde EEUU, en asociación con los panistas, para dar paso, como dije arriba, a un Estado militarizado, rígido, disfrazado de “democracia”, que sirva más efectivamente a los intereses estadounidenses de toda índole (por ello se seguirá impidiendo, a toda costa, que gane las elecciones un candidato de izquierda, como López Obrador, pues ello interferiría con los planes estadounidenses. Y por tal razón es que el reflujo del PRI, como alternativa que deje de lado a los ineptos, negociantes panistas, se ve como una fuerte, ideal opción, ya que siempre ha sido un partido pro empresarial, pro estadounidense y también muy dado a ejercer “mano dura” contra el descontento social).

Esto explicaría muy bien la cínica actitud que EEUU muestra en cuanto al doble juego que lleva al referirse a la “descomposición” del Estado mexicano. Por un lado hace sus alarmistas declaraciones contra México, pero no menciona que ciertamente la producción de drogas continúa al alza por el fuerte consumo de estupefacientes que sostiene una buena parte de los estadounidenses, así que mientras no disminuya la demanda, no disminuirá el narcotráfico (es una exigencia en algunos círculos gubernamentales de ese país que se legalicen drogas como la marihuana, pues esa medida contribuiría, se dice, a disminuir fuertemente ese problema).

Por otro lado, lo del “gran poder” de las mafias y los cárteles de las drogas se debe también a que con todos los millones de dólares que ganan pueden armarse perfectamente bien con todo tipo de sofisticados arsenales de rifles de asalto, metralletas, pistolas… que compran justamente en EEUU, en donde las laxas leyes sobre posesión de armas, permiten un nutrido comercio de aquéllas (unos 200 millones de estadounidenses poseen armas de todo tipo). La institución Brookings estima que alrededor de 2000 armas son compradas y llevadas desde EEUU a México todos los días, lo que nos daría la sobrecogedora cifra de más de 730,000 por año. Estimando un costo por arma de unos $200 dólares, los vendedores de tales armas obtendrían unos nada despreciables 146 millones de dólares. Esos vendedores son armeros que operan a lo largo de la frontera, de los que hay alrededor de 6600, que es en donde, sin problemas, se surten los narcotraficantes. Así que siendo tan excelente negocio, no parará, a menos que las hipócritas autoridades estadounidenses (el periódico New York Times también llamó “hipócritas” a las autoridades estadounidenses por el doble juego que practican) hagan algo contra ese ilegal, pero muy lucrativo tráfico. Y en este momento, con la tremenda recesión que están padeciendo los ciudadanos de EEUU, evitar que entraran esos millones de dólares y en algo “aliviaran” los problemas económicos, sería absurdo. Por ello, pues, no sorprende que en la “guerra contra el narco” emprendida por Calderón, los delincuentes estén mejor armados que las policías o el mismo ejército (es increíble que incluso ya posean los narcos hasta lanzacohetes y granadas).

Así pues, bienvenida sea la “descomposición del estado”, la “guerra al narco”, el “crimen organizado” y la “recesión económica”. Nada mejor para aplicar los tratamientos de “shock”.

Las elites empresariales estadounidenses y mexicanas, ligadas a las mafias, y los mal administradores panistas, se beneficiarán bastante de tales “desgracias” y de tales “tratamientos”. Nunca antes el “catastrofismo” de cualquier forma fue tan oportuno.

Eco-Noticias Político No. 502

Monitoreo del Entorno Político para los Negocios
Período del 03 al 05 de Marzo de 2009

NOTICIAS DEL IMPERIO DEL ESTADO DE DERECHO

¿Quién manda en el Estado de Chihuahua?
Una fuente confiable asegura que hace meses un comando armado secuestró a la hija del gobernador con todo y escolta, sólo para devolvérsela intacta unas horas después con el mensaje: “Para que sepa quién manda aquí”. La oficina del gobernador rechaza esa versión, pero ahora es él mismo quien pidió la intervención militar. […] Eduardo Medina Mora estuvo en el Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen) de 2000 a 2005, cuando Gobernación se negó a intervenir en Chihuahua. Las fiscalías se convirtieron en aves de mal agüero. Guadalupe Morfín salió de Chihuahua con un informe sobre la diferencia entre el feminicidio de violencia doméstica y el perpetrado por el crimen organizado; la corrupción quedó intocada. La fiscal López Urbina salió amenazada de muerte por sus propios agentes judiciales. A la procuradora del estado la protege el FBI y la asesora el Departamento de Justicia estadounidense, el gobernador la desprotegió hace tiempo. La ingobernabilidad se anunció de todas las formas posibles. […] Ahora los cómplices de la impunidad se muestran sorprendidos. Más de 400 feminicidios no bastaron para tomar medidas radicales a tiempo. Habrá que mirar a los estados con altos índices de feminicidio y adivinar el futuro. [Lydia Cacho, Plan B, El Universal, Marzo 05 / 2009]

Espanta narco a ‘gallos’ de AN
Asegura líder albiazul que inseguridad ahuyenta a posibles aspirantes
Los problemas de inseguridad en el Estado presuntamente ligados al crimen organizado están ahuyentando a los posibles precandidatos del PAN en municipios rurales. […] Juan Carlos Ruiz, dirigente estatal albiazul, señaló a la inseguridad como la causa de que el partido enfrente dificultades para reclutar candidatos a las Alcaldías en el área rural y de que al menos en siete municipios la convocatoria quedó desierta. […] Los municipios son Aramberri, El Carmen, Doctor Arroyo, Higueras, Mier y Noriega, Vallecillo y Villaldama. […] "En esas zonas", dijo, "existe poco interés en participar en la cosa pública en virtud del grado de inseguridad que hay en esos municipios. […] "En este proceso es cuando nos han tocado más candidaturas para Alcalde sin cubrir". [Ángel Charles, El Norte, Marzo 03 / 2009]

Estafa de Stanford: del cártel del Golfo a Castañeda Gutman
Por fin la reguladora de valores bursátiles de Estados Unidos (SEC, por sus siglas en inglés) despertó de su letargo y su ceguera selectiva, y descubrió con 20 años de atraso la estafa del Grupo Financiero Stanford (GFS), con sede en Houston, Texas, por hasta ahora 8 mil millones de dólares, en la que se encuentran implicados mexicanos inversionistas y narcopolíticos. […] El fraudulento GFS contaba con un capital por 51 mil millones de dólares y 30 mil clientes en más de 120 países, pero sus operaciones delincuenciales afectaron al sur de Texas, el Caribe y Latinoamérica (Venezuela, México, Perú, Ecuador, Colombia, etcétera). […] Paul Waldie, de The Global and Mail (26/2/09), expone que en el consejo de administración del fraudulento GFS aparecen el venezolano Luis Giusti, furibundo neoliberal y anterior presidente de Petróleos de Venezuela SA (que en su época no ganaba dinero), y otro entreguista del petróleo: Jorge Castañeda Gutman, anterior canciller foxiano y quien no necesita presentación por sus recurrentes escándalos locales y globales. * * * La PGR debe citar al ex canciller foxiano Castañeda Gutman, con fuertes vínculos con el megaespeculador George Soros, a declarar sobre su colaboración con el estafador sir Allen Stanford, para que ilustre a la nación quiénes fueron sus clientes mexicanos y foráneos por encima de toda sospecha. [Alfredo Jalife-Rahme, Bajo la Lupa, La Jornada, Marzo 04 / 2009]

NUEVO GOBIERNO DE BARACK OBAMA

Bush tenía preparado un virtual estado de excepción para EU
El gobierno de George W. Bush había preparado un estado de excepción, en el cual el Ejecutivo consideraba suprimir garantías constitucionales fundamentales, entre ellas la libertad de expresión, revelación que nutrió llamados de algún tipo de comisión de la verdad para investigar abusos sin precedente del régimen recién concluido. […] El senador demócrata Patrick Leahy convocó hoy una audiencia del Comité Judicial que él preside, para evaluar la necesidad de crear una comisión de la verdad no partidista que investigue potenciales abusos y violaciones constitucionales del gobierno de Bush. [David Brooks, Corresponsal de La Jornada, Marzo 05 / 2009]

Investigan a ejecutivos de Merrill Lynch por millonarios bonos
El fiscal general de Nueva York citó a siete ejecutivos de Merrill Lynch & Co que recibieron decenas de millones de dólares en el 2008 antes de que la firma fuera adquirida por Bank of America, dijo una persona familiarizada con la investigación. […] El fiscal general Andrew Cuomo está buscando información de los ejecutivos que fueron recompensados con millones de dólares en dinero y acciones mientras la pérdida neta de Merrill llegaba el año pasado a 27,600 millones de dólares. [Reuters, El Economista, Marzo 05 / 2009]

GOBIERNO DE FELIPE CALDERÓN HINOJOSA

El presidente del narco
Detrás de la afirmación sostenida por el gobierno calderonista —lo mismo por el Presidente en privado que públicamente por su secretario de Economía— hay no sólo un diagnóstico crudo de los niveles de penetración del narcotráfico en México; también hay mensajes cifrados que, al tiempo que abordan la dimensión real de la narcopolítica, buscan sembrar suspicacias sobre quienes pueden arrebatarle al PAN el poder en 2012. […] Porque antes que el presidente Calderón se los dijera a gobernadores y dirigentes del PRI en Los Pinos el 17 de febrero, y luego el secretario de Economía, Gerardo Ruiz Mateos lo reprodujera en París, el tema de una narcopresidencia no había sido argumento discursivo del gobierno en su guerra contra el narco. [Salvador García Soto, Serpientes y Escaleras, El Universal, Mar. 03 / 2009]

Para meditar…
A propósito, Stephen Kinzer, un ex reportero de The New York Times que ahora escribe libros sobre asuntos internacionales, publicó este martes en The Guardian un artículo en el que habla de la curva de aprendizaje sobre Latinoamérica que debe recorrer Obama. La vista global sobre lo que pasa en esta región comienza con el relato de una plática que el articulista tuvo con un joven recién dado de alta en los marines al que preguntó adónde esperaba ser enviado. La respuesta fue carente de sorpresa: a Afganistán. Pero con un agregado: El comandante nos ha dicho que, después de Afganistán, probablemente seremos enviados a México. Si los oficiales del ejército estadunidense están diciendo a sus soldados que se preparen para entrar en funciones en México, ello hace parecer poco probable que el presidente Barack Obama seguirá ignorando a Latinoamérica por mucho tiempo, escribió Kinzer. Y la posibilidad de un colapso violento en México, de la clase que podría llevar a algunos estadunidenses a demandar intervención militar allí, ha sido bien instalada en Washington, agregó el articulista. [Julio Hernández López, ASTILLERO, La Jornada, Marzo 05 / 2009]

LA CLASE POLÍTICA MEXICANA
“¡Pulpos chupeteadores…”
…explotadores, farsantes, gasnápiros y esdrújulos…”, diría el gran Jesús Martínez Palillo. El mismo discurso de hace 40 años y hoy todavía vigente. Y es que aquí los políticos buscan los cargos con un solo propósito: hacerse ricos en el menor tiempo posible. Punto. […] Nada de buscar el bien común. Menos todavía aquello de procurar beneficios para las mayorías. Ni siquiera paliar algunos de los males que azotan a los más pobres. A quién le importa que el peso se haya devaluado 50% nada más de agosto a la fecha. Que en este año aumentemos de cuatro a seis millones de desempleados. Que el narco gane la guerra. Que se acabe de comprobar la tesis del Estado fallido. Que ya no haya nada que ofrecer a nuestros hijos. Que se nos cancele el futuro. Aquí de lo que se trata es de ganar dinero. Cuanto más, mejor. […] Por eso sigue mañosamente congelada la ley de salarios máximos. Y continúan los abusos en los gastos desde el Presidente y su gabinete hasta los mandos medios. Igual con los priístas pero sobre todo con los panistas, que servidos con la cuchara grande han generado un gobierno glotónico y obeso mientras muchos se mueren de hambre. Ahí están también las dietas —pero de engorda— de diputados y senadores. Y qué decir de los ministros de la Corte que ganan más de 600 mil pesos mensuales, el triple de don Obama. Y de los desvergonzados consejeros del IFE que querían doblarse el sueldo de 170 mil a 325 mil pesos. O de los pulpejos alcaldes del estado de México que se pagan más que los de Nueva York o París. […] Y en todos los casos agregue una caterva de lambiscones disfrazados de asesores, asistentes, choferes y guaruras pululando en torno a cada uno de estos mal llamados servidores públicos y representantes populares. […] ¿A quién sirven y a quién representan? A mí no me incluyan. A mí me avergüenzan. A mí me irritan. Y no lo digo yo solamente. Cada vez hay más miles y millones de mexicanos que, agobiados por la crisis, rebasan el límite del hartazgo y empiezan no sólo a impacientarse sino también a violentarse. Y ya hablan de protestar al estilo Saramago en la próxima elección de nuevos moluscos. Pero igualmente comienzan a asaltar trenes cargados de granos. O se exponen a morirse con medicinas chatarra según consigna apenas ayer EL UNIVERSAL. […] Cuidado: ya están clarísimas señales y advertencias. Los poderosos no pueden seguir tan voraces y provocadoramente irresponsables: chupan fortunas mientras ofrecen empleos miserables de 2 mil pesos al mes. Ya no están despertando al México bronco. Están encabronando a todo México. [Ricardo Rocha, Detrás de la Noticia, El Universal, Marzo 03 / 2009]

LA ECONOMÍA Y LA POLÍTICA VAN DE LA MANO
Luis Pazos se quita la máscara
En una de las actuaciones más abyectas de que se tenga registro –¡y sobran!–, el presidente de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros, Luis Pazos, se pronunció en contra… ¡de los usuarios de los servicios financieros! El presidente de la Asociación de Bancos de México, Enrique Castillo, lo llevó de chalán a la Comisión de Hacienda del Senado, donde se discute un proyecto para limitar los abusos en comisiones e intereses. Uno puede entender que Castillo defienda la posición de su sector. Sin embargo, es una obscenidad que un funcionario cuyo sueldo cobra de nuestros impuestos y tiene a su cargo la protección y defensa de los consumidores, públicamente se pronuncie en su contra. Según Pazos, poner límites a las altísimas tasas de interés y comisiones afectaría negativamente a los más pobres. ¿Desde cuándo un pobre lleva en la cartera una American Express Platino? [Enrique Galván Ochoa, DINERO, La Jornada, Mar. 05 / 2009]

¿Por qué Hacienda hace mutis en el caso Banamex?
En este espacio planteamos el caso con todo detalle el 4 de diciembre pasado esperando que las autoridades ofrecieran alguna respuesta. Nunca la hubo. […] La razón es simple. No tenían —ni tienen por lo visto— respuesta satisfactoria. ¿Cómo decirle a cualquiera de estos gigantes financieros del mundo y a sus gobiernos que están violando las leyes mexicanas y que tendrían que poner a la venta su jugoso negocio en el país? ¿Acaso esto no desataría serios problemas de confianza e incluso problemas diplomáticos difíciles de afrontar para el gobierno de Calderón en estas circunstancias? Banamex ha argüido que en el artículo 1410 del TLC existen excepciones para estos casos lo que salvaría el caso de Citi. Aun si esto fuera aceptable para la autoridad, ¿qué les dirían a los europeos UBS, ING y otros más para quienes esta regla no aplica? […] ¿Cómo explicar a la oposición en el Congreso que la operación de estos bancos no viola las leyes mexicanas? ¿Acaso las autoridades o legisladores afines propondrían un excepción en la Ley de Sociedades de Crédito para casos como éstos o, de plano, borrarían el impedimento de participación a autoridades o gobiernos extranjeros en la banca en medio de un año electoral como éste? Hasta ahora no hay respuesta. [Samuel García, El Observador, Milenio Diario, Mar. 03 / 2009]

REFLEXIÓN

Cómplices
Hace diez años, una vendedora de autos de lujo se quejaba. […] No ha venido mi narquito, el que compra tres autos de contado y en efectivo. […] Una viuda confesaba que su inquilino se veía sospechoso: pero paga el doble y ni se queja. […] Un constructor apurado, respiraba con alivio por un préstamo conseguido. […] Sin aval, en dólares, para devolver en pesos. Vaya, sin un solo papel. […] Los tres, como muchos más, fingían ignorancia sobre sus clientes. […] Disimulaban, ante el dinero seguro, como disimulaban líderes de la comunidad. […] Todos dicen ahora, que combatir a esos delincuentes es cosa del gobierno, nada más. [Jorge Villegas, COSAS NUESTRAS, Milenio Diario de Monterrey, Marzo 03 / 2009]

Al revés
La llamada paró los pelos de punta al conductor del programa de la radio. […] Un oyente dijo que en su colonia ahora sí había tranquilidad. […] Sufríamos asaltos, pandilleros, inspectores mordelones, policías abusivos. […] Así estaba la colonia, hecha un mugrero, dijo, hasta que llegaron Los Zetas. […] Ahora el barrio es seguro, los policías no volvieron, los tránsitos ni se paran. […] Vendemos música pirata sin que nos extorsionen los de la PGR ni los aduanales. […] Yo les pago 400 pesos semanales por la protección, y ni me duelen. […] El conductor se quedó en silencio. Ni qué responderle. [Jorge Villegas, COSAS NUESTRAS, Milenio Diario de Monterrey, Marzo 05 / 2009]

La crisis, los estallidos sociales y el socialismo

Ángel Guerra Cabrera

La huelga general y manifestaciones callejeras estremecen a Guadalupe y Martinica, "departamentos franceses de ultramar", eufemismo que designa a las que han sido dependencias de la metrópoli desde la conquista. Iniciada en Guadalupe (500 mil habitantes) el 20 de enero y en Martinica (400 mil habitantes) el 5 de febrero, los movimientos se organizan en torno a una amplia conjunción de sindicatos y asociaciones ciudadanas en protesta contra la crisis social, agravada por las políticas neoliberales de París. El costo de la vida en las islas es mucho más alto que en Francia y el desempleo altísimo, sobre todo entre los jóvenes. Las protestas exigen un aumento del salario mínimo, la rebaja de los precios de la canasta básica y de los servicios, derecho al trabajo, a la educación y la salud, pero tras semanas de dilatadas negociaciones con las autoridades y de renuencia de los patronos a ceder, han tomado ya un cariz político. Afloran el sentimiento de independencia y la disputa por el poder político entre la mayoría de la población de origen africano y los llamados béké, exigua minoría blanca descendiente de franceses que controla la economía y el gobierno desde la época colonial. Si a veces suele olvidarse en América Latina que Haití es fundador de la lucha por nuestra primera independencia, con más frecuencia ocurre respecto a Guadalupe y Martinica como parte de la historia y cultura que nos une. Allí, aunque aplastados en sus comienzos, se produjeron grandes levantamientos de esclavos a finales del siglo XVIII, al unísono que en Haití. Ambos territorios poseen también una fecunda historia de luchas obreras y sociales desde el siglo XX. El malestar se ha extendido a las otras dependencias francesas: Guayana, en Sudamérica, y la isla Reunión, cercana a la costa africana del Pacífico sur, donde está convocada la huelga para el 5 de marzo.

Los movimientos guadalupano y martiniqués pueden servir de valiosa experiencia en muchos sentidos a la nueva generación de levantamientos sociales detonados por el monumental trastorno económico iniciado en Estados Unidos. Varios autores respetables concuerdan en que no se trata de otra recesión cíclica y pasajera de la economía capitalista. Es un fenómeno mucho más complejo, de larga e imprevisible duración, una auténtica quiebra civilizatoria impulsada por las crisis financiera, económica, alimentaria, energética, militar, medioambiental, institucional y de valores, que interactúan y se retroalimentan entre sí, multiplicándose, extendiéndose y complicándose sucesivamente. Como correlato, se vaticina la pérdida de decenas de millones de puestos de trabajo, millones de familias sin hogar, hambrunas severas, derrumbe de las economías de muchos países del tercer mundo y postración de segmentos importantes de la población de los países desarrollados. Este desastroso costo social y la tendencia de la mayoría de los gobiernos y de la maquinaria mediática a no reconocer la gravedad del fenómeno mientras "rescatan" a los más ricos en detrimento de sus empobrecidas poblaciones, conduce a una crisis de confianza en las instituciones que llevará a la ingobernabilidad y a inevitables estallidos sociales de gran envergadura. Estos no podrán controlarse por los clásicos procedimientos antimotines y no será extraño que rebasen a las fuerzas armadas, pero si no existen en las sociedades, como en Guadalupe y Martinica, fuerzas capaces de dotarlos de una organización, un programa y una orientación política popular, pueden evolucionar hacia la derecha e incluso hacia modalidades del fascismo o ser muy vulnerables.

La amenaza de violencia parecería inevitable en muchos casos, ya sea fruto de la desesperación o de la necesidad de las masas, de la represión o de eventuales conflictos entre estados por causas económicas, pero donde existan movimientos populares con organización y claridad de propósitos es más probable que pueda ser conjurada, o al menos encausada a los objetivos del progreso social. En América Latina se ha demostrado en la última década que las demandas populares pueden articularse en movimientos sociales que luchan por vía política, logran acceder al gobierno mediante elecciones y desde allí comienzan procesos constituyentes de orientación socialista. El socialismo renovado, sostenido desde abajo, es lo único que puede salvar a la humanidad de la debacle que viene.

“Culpables los periodistas”

Teodoro Rentería Arróyave

Ahora resulta, según la visión estrecha del procurador general de la República, Eduardo Medina Mora Icaza, que los periodistas, por divulgar la verdad de los hechos, son generadores de la violencia que ha desatado en forma por demás incontenible el crimen organizado.

La posición del titular de la Procuraduría General de la República no es nueva y mucho menos original; de cuando en cuando es utilizada por gobernantes y funcionarios anhelantes de regímenes dictatoriales, como el recién fenecido George W. Bush, quien en su paranoica lucha contra el “terrorismo”, violó todo genero de derechos y conculcó libertades, fundamentalmente las de prensa y expresión.

La delincuencia organizada utiliza a los medios de comunicación para difundir sus supuestos triunfos, amedrentar a la población y fortalecerse, acusó, sin el menor rubor, el titular de la Procuraduría General de la República, Eduardo Medina Mora Icaza, quien llamó a los medios a no trivializar la lucha contra el narcotráfico.

Así se expresó el funcionario al participar en el foro “La Responsabilidad de los Medios de Comunicación Ante la Lucha Contra la Delincuencia Organizada”, convocado por el Instituto Nacional de Ciencias Penales, Inacipe, quien además exhortó a los comunicadores a valorar el fenómeno de la violencia en el país como indicador de la lucha contra la delincuencia organizada y no como una debilidad de las autoridades. Es decir, una especie de ley mordaza.

Medina Mora, que en algún tiempo se dijo amigo de los periodistas, ignora, seguramente por las deficiencias tanto de su Subprocuraduría de Derechos Humanos y su dependiente seudo Fiscalía Especial para la Atención de Delitos Contra Periodistas y Medios de Comunicación, que los informadores son blanco preferido del caos existente.

Para su conocimiento, o simplemente para recordarle, en los ocho años tres meses que sirve a los gobiernos panistas de Vicente Fox Quesada y Felipe Calderón Hinojosa, han sido asesinados 55 periodistas y nueve se mantienen desparecidos -en sólo un mes, febrero, fueron muertos tres informadores-, y todos estos crímenes, exacto, por la negligencia de la procuración de justicia, yacen en la más absoluta y vergonzante impunidad.

Medina Mora no tuvo que esperar mucho tiempo para recibir las respuestas correspondientes ante su desproporcionada crítica y absurdo exhorto de cubrir con telas de humo la realidad del país; participantes en el mismo foro, la legisladora y periodista, Beatriz Pagés Rebollar, afirmó que el gobierno tiene perdida la guerra mediática, y tal vez la militar, frente al poderío que representa el crimen organizado, si no cambia de estrategia.

Por su parte, el también colega José Fonseca, destacó que no es una decisión radical de los medios de comunicación ni de los periodistas difundir actos de violencia de la criminalidad, pues son una realidad irrefutable, además de que son hechos que la sociedad mexicana en general reclama conocer, porque forman parte de su contexto social.

Los periodistas y sus medios, señor procurador, no son culpables de la al parecer incontenible violencia; los periodistas y sus medios no hacen las noticias, sólo las divulgan por duras y crueles que sean; negarle al pueblo la verdad de los hechos sería traicionarlo; entonces sí, el informador sería culpable y cómplice de la violencia, del desorden y de los errores de gobierno.

Los abusos del poder y todo acto criminal, provenga de donde provenga, terminan precisamente porque el periodista los difunde. Usted encárguese de hacer eficiente la procuración de justicia, que ese es su cometido y compromiso y deje a los periodista la difícil y peligrosa tarea de cumplirle a la sociedad con su derecho a estar informada. Las libertades de expresión y prensa son, procurador, derechos inalienables.

Asombro internacional ante la impunidad de pedófilos en México

Lydia Cacho (Cortesía CIMAC)

Mi viaje comenzó en Londres, donde un investigador sobre pornografía infantil declaró que, de las redes internacionales de pedófilos que su equipo descubrió, el único país que no quiso colaborar para investigar a los abusadores mexicanos, fue México. La impunidad de la PGR sigue sorprendiendo a los británicos.

Partí hacia Turquía, después a Kyrgystan, Asia Central. Este país perteneció a la Unión Soviética, ahora se ha convertido en el proveedor de niñas y mujeres para la explotación sexual comercial en Turquía, Rusia y los Emiratos Árabes. La pobreza y la impunidad son aliados de los tratantes de mujeres y niñas.

Kyrgystan, atrapado en la ruta del trasiego de opio, es el gran fabricante de químicos para transformar e opio en heroína, además ya es consumidor. Le quitó el liderazgo a Afganistán. Un poco como México a Colombia.

He entrevistado a especialistas y altos mandos del ejército encargados de Migración e Inteligencia Antinarcóticos. El Coronel Turusbeckov, con el semblante sombrío asegura que mientras ellos detienen a los tratantes de mujeres, la policía del estado los libera. La corrupción, dice ¡no sabe lo tremenda que es! El Coronel evidentemente no conoce México.

Mientras los tratantes de personas sean protegidos por el Estado, se nutre al crimen organizado, asegura la Mayor Gulmira Borubaeva. Los funcionarios públicos se hacen cómplices; las rutas del narcotráfico son las mismas de los tratantes de mujeres y niñas. Si no estuvieran hablando en ruso, hubiera jurado que estábamos en Tijuana, o en Chiapas.

Justo el 14 de febrero amanecí en Bangkok, Tailandia. Este país, junto con Filipinas son los más conocidos por el turismo sexual infantil y juvenil. Aunque no son los únicos, con los años forjaron su fama.

La Red por de los Derechos de la Infancia (ECPAT), con sede en Bangkok, celebra que las autoridades hayan sentenciado a 14 años de prisión al británico Maurice John Praill, por haber violado a un niño de 8 años.

ECPAT espera que en cuanto cumpla su sentencia, se le deporte a Inglaterra y allí sea monitoreado para que no viole más niños. El problema, asegura un policía, es que viajará a otro país para hacerlo, ellos viven de la impunidad ¿A qué otro lugar, si queda vetado en Asia del Este y el pacífico?, le pregunto. A México o Brasil, dice sin chistar, los depredadores sexuales conocen las rutas de la impunidad. Ellos van a donde saben que nadie les hará daño.

Regreso a mi hotel, a transcribir notas sobre las rutas internacionales de tratantes de mujeres, niñas y niños. Miro el reloj, estamos doce horas delante de México. Abro El Universal on line, encuentro las grabaciones del Secretario Téllez, quien amenaza a los medios que difundieron sus llamadas; Carmen Aristegui, una de las culpables. Recuerdo el 14 de febrero del 2006 Blanche Petrich en La Jornada y Aristegui en la radio, revelaron las llamadas entre Kamel Nacif y Marín “el precioso”. Ya es historia.

Redes de abuso

Hago otra entrevista que esclarece el vínculo entre maquiladoras, explotación laboral y sexual. Una especialista noruega asegura que las redes se tejen desde fuera hacia adentro.

Afuera las autoridades más poderosas, en el centro los criminales. La cobardía y complicidad de las autoridades mexicanas nos podría convertir en la Tailandia de América. Afuera la Suprema Corte, adentro…haga usted la lista. Desde este lado del mundo, me queda claro que sólo una sociedad fuerte y una prensa libre pueden evitar el destino que nos auguran quienes conocen los mecanismos de la esclavitud del Siglo XXI.

Colombia: Se destapan más crisis en el gobierno de Uribe Vélez

Apolinar Díaz – Callejas

La crisis del organismo de seguridad más importante de Colombia, el DAS, ha seguido golpeando la marcha de esa institución y puesto al descubierto toda clase de irregularidades cometidas especialmente bajo el gobierno del Presidente Álvaro Uribe Vélez.

El diario liberal El Espectador de primero de marzo de este año publicó que: “Seis días antes de que se cumplieran los 52 años del DAS, uno de los escándalos más grandes que empezaba a desdibujar la imagen del organismo de inteligencia del Estado, se consolidó con la salida de su director, Jorge Aurelio Noguera Cotes”. El hecho ocurrió el 25 de octubre de 2.005, luego de un fuerte enfrentamiento del Director Noguera Cotes y el Subdirector José Miguel Narváez, que permitió que el país supiera que el DAS había sido infiltrado por los paramilitares.

Como consecuencia de esos hechos el director del organismo Noguera Cotes ha estado preso.

Dice El Espectador que un grupo de ex militares y civiles entraba y salía del organismo impartiendo órdenes, y agrega que en la tras escena los ilegales esperaban su turno para adueñarse del poder absoluto. El DAS se volcó a rastrear a cuanto escenario y personalidades les parecían significativos, como consecuencia del atentado terrorista en el club El Nogal, de Bogotá, de 17 de febrero de 2003, en que murieron 36 personas y quedaron alrededor de 200 heridos.

Todo este proceso de degradación y corrupción en el DAS ocurrió bajo la presidencia de Uribe Vélez. Una de las acusaciones formuladas en la opinión pública fue la de que todo esto causaba tremendos traumatismos gubernamentales y generaba inseguridad en la población.

Años después, en el segundo mandato presidencial de Álvaro Uribe Vélez quien se hizo reelegir quebrantando las normas constitucionales que hizo modificar para su beneficio, se ha presentado la crisis más profunda del DAS y de la seguridad nacional en Colombia, que el Presidente Uribe Vélez maneja a su capricho. Actualmente la crisis del DAS ha tomado rumbos inéditos, abriendo campo a pugnas entre militares y policía por el control de la inteligencia.

Toda esta crisis coincide con la de la empresa petrolera colombiana, Ecopetrol, en la que el gobierno de Uribe abrió las puertas a capitales extranjeros, que ha llevado a la necesidad urgente de que Ecopetrol modernice las refinerías de Cartagena y Barrancabermeja, con una inversión de 5.000 millones de dólares. La política petrolera del presidente Uribe abrió el campo a inversiones extranjeras que están en las causas de la crisis actual y ante la necesidad de construir y modernizar nuevas refinerías en Cartagena y Barrancabermeja. Esto en consecuencia del empeño de Uribe Vélez de entregar a empresas privadas extranjeras y nacionales el manejo de la industria petrolera y de otras actividades económicas.

A su vez, el costo de vida y el desempleo han llevado ya a niveles no vistos en más de 5 años antes: el desempleo en enero de este año ya se elevó al 14.2 %; el empleo formal bajó en 58.000 puestos en el último trimestre del 2008. A la vez, que se incrementó a 93.000 personas el número de trabajadores informales. Se prevé claramente la desaceleración de la economía y la pérdida de empleos podría aumentar espectacularmente (El Tiempo, Bogotá, febrero 28 de 2009, p.14).

El monstruoso empeño del presidente Uribe Vélez de privatizar la economía colombiana y abrirle campo fácil al capital extranjero para apoderarse de ella, han dado lugar a que Colombia se incorpore a la lista de países dependientes y subdesarrollados con una crisis social en ascenso. Todo esto, obviamente, se expresa en la vertiginosa militarización del país, en el crecimiento de la violencia y crímenes sociales y políticos y en el desconcierto de la opinión pública.

El Movimiento de alianzas políticas que ha organizado el presidente Uribe Vélez para su propio beneficio está llevando a una intensificación de la atmósfera de angustia y crisis en la población pobre colombiana.

Al tiempo, el gobierno de Uribe Vélez ha adoptado una política de guerra sucia que afecta a la república del Ecuador, tratando de trasladar a ese país las prácticas represivas colombianas de muchos años.

Los movimientos políticos que ha aglutinado el presidente en torno suyo, comienzan a padecer las consecuencias del autoritarismo gubernamental y de la crisis social. La violencia y crímenes en las diversas regiones del país han tomado mucha fuerza, pero los periódicos de circulación nacional no registran esos hechos.

Como ya el próximo año debe ser elegido el presidente que reemplace a Uribe Vélez, la tensión política, el incremento de la violencia, el desempleo y la ruina de pequeñas y medianas empresas nacionales, solo ofrecen para Colombia un panorama de crisis económica, social y política, y de incremento de la violencia estatal y de la derivada de las acciones crecientes de paramilitares y narcotraficantes.

Gozan de cabal salud los rifles que fusilaron a Maximiliano


México, 4 Mar (Notimex).- Los rifles con los que fusilaron al emperador Maximiliano de Habsburgo y a los generales Miguel Miramón y Tomás Mejía, en 1867, por el delito de traición a la patria, fueron sometidos a trabajos de conservación por el INAH, por lo que se erradicaron los indicios de corrosión que presentaban estas armas, luego de más de 140 años de este suceso.

Los tres fueron fusilados en el Cerro de las Campanas, de Querétaro o de Las Tres Emes (Maximiliano, Miramón y Mejía.

Las labores de conservación de los tres fusiles, que hoy se encuentran en el Museo Regional de El Obispado, en Monterrey, Nuevo León, concluyeron hace un par de semanas.

Fueron sometidos a un mes de intervención consistente en una limpieza con soluciones especiales para estabilización del hierro y latón -que se encontraban oscurecidos-, y con ello eliminar la ligera oxidación que tenían.

Alberto Compiani González, restaurador del Centro INAH Nuevo León, informó que en las culatas talladas en madera y cintas de piel se aplicó una cera para nutrirlos y darles brillo, a pesar de que estas partes no se encontraban corroídas, ni en mal estado, pero se les intervino para prolongar su conservación.

Estos fusiles son importantes porque representan el término de la invasión francesa, con la muerte de Maximiliano, y el triunfo de la República.

Para el Museo Regional de El Obispado son significativos porque sólo existen estos tres y los seis que resguarda el Museo Nacional de Historia "Castillo de Chapultepec".

Los trabajos de conservación de los rifles -enmarcados en los Festejos del Bicentenario de la Independencia- sirvieron también para cambiar la cédula de información, la cual tenía una imprecisión, afirmaba que pertenecieron al Batallón de los Cazadores de Galeana.

Sin embargo, correspondieron a distintos pelotones del Primer Batallón de Nuevo León, aunque ambos escuadrones formaron parte del Ejército del Norte.

Este ejército estaba conformado por gente de Nuevo León, Coahuila y Durango, de hecho, el General Mariano Escobedo era neolonés, señaló Ahmed Valtier, historiador del INAH.

El se encargó de corroborar dicha información apoyado en el reporte que el general Escobedo escribió a Benito Juárez, publicado en 1973, en el libro Sitio de Querétaro y Triunfo de la República, de José Guadalupe Ramírez µlvarez, cronista de la ciudad de Querétaro. Sigue Gozan de cabal salud/dos/Queretaro. . "En cumplimiento de lo dispuesto por este cuartel general, han sido, hoy a las siete de la mañana, pasados por las armas en el Cerro de la Campana, los reos Fernando Maximiliano de Habsburgo y sus llamados generales Miguel Miramón y Tomás Mejía, cuya sentencia fue ejecutada por el Primer Batallón de Nuevo León (_) Independencia y República. Plaza de Querétaro. Junio 19 de 1867. C. Gral. De División Mariano Escobedo, en Jefe del Cuerpo de Ejército del Norte. Presente".

"En mayo de 1867, después de más de dos meses de estar sitiado en la ciudad de Querétaro, Maximiliano fue derrotado y cayó prisionero por el Ejército del Norte, comandado por el general Mariano Escobedo. Esta guardia, integrada por diversos batallones, era una de las principales fuerzas republicanas del presidente Benito Juárez en la lucha contra del imperio del archiduque", explicó el historiador Valtier.

"Después del fusilamiento, a los soldados que formaron los pelotones se les recogieron sus armas por órdenes superiores y se les entregaron otras nuevas. Los fusiles usados en las ejecuciones quedaron en posesión del general del Ejército del Norte, Mariano Escobedo", agregó.

Aunque no existe evidencia documental de cómo llegaron estas armas a Monterrey -continuó el historiador-, es muy probable que fueran donadas al gobernador del estado, Manuel Z. Gómez, por el propio general Mariano Escobedo, poco después de que las tropas que habían partido a luchar contra el imperio, regresaron a la ciudad en agosto de 1867", comentó Valtier.

Las tres armas tienen sellos y marcas sobre el metal, lo que hace posible determinar que dos son estadounidenses -fabricadas en 1845 y 1851, ambas miden 148 centímetros- y una belga, con fecha de 1838 y 146 centímetros-.

"También hay inscripciones numerales que habrá que investigar más adelante para saber si corresponden al inventario del ejército, ya sea al mexicano, norteamericano o al francés", explicó el restaurador Alberto Compiani.

En la culata de cada uno de estos rifles se fijó -posiblemente a finales del siglo XIX- una pequeña placa de latón con el nombre grabado del fusilado y de los solados o sargentos a quien pertenecieron.

La inscripción de cada uno dice: el belga, "Al emperador Fernando Maximiliano, 1er batallón de N.L. 2§ Compañía de Cazadores, Sargento segundo µngel Padilla, junio 19 de 1867"; y los americanos, "Al general Tomas Mejía, 1er Batallón de N.L., 3§ Compañía de tiradores, soldado Arcadio Villase;or, junio 19 de 1867" y "Al General Miguel Miramón, 1er Batallón de N.L., 1§ Compañía, soldado Francisco Calvillo, junio de 1867". Sigue Gozan de cabal salud/tres/1867". . Los fusiles estadounidenses fueron usados en la guerra civil americana y luego vendidos al Ejército del Norte, quien los ocupó durante la invasión francesa, entre los años 1862 y 1867. El rifle belga probablemente se recuperó de los ejércitos franceses durante ese mismo ataque a México.

Se trata de rifles de un sólo tiro, que se cargan manualmente por medio de una baqueta -varilla de metal- que comprime la pólvora y la bala, después del disparo se tiene que repetir el procedimiento, además tienen una bayoneta para el combate cuerpo a cuerpo. Este tipo de arma fue la más usada en el Continente Americano a mediados del siglo XIX.

A principios del siglo XX, los rifles estaban resguardados en el Palacio de Gobierno del estado. Fue hasta 1956 que llegaron al Museo Regional de El Obispado, cuando se abrió el inmueble como espacio museístico.

El año pasado, uno de estos rifles estuvo en exhibición en el Museo de Historia Mexicana de Monterrey como parte de la exposición temporal Con olor a pólvora. Colección de armas del estado de Nuevo León.

Los fusiles se encuentran en exhibición permanente en la Sala de La Reforma, del Museo Regional de El Obispado, junto con objetos que hacen alusión a esta etapa de la historia mexicana.

Lanza gobierno de EEUU nuevo plan para ayudar a prestatarios a conservar sus casas

Xinhua

El gobierno de Estados Unidos lanzó hoy un plan de vivienda diseñado para impedir que los prestatarios pierdan sus casas a través de hipotecas refinanciadas o de créditos que son modificados a pagos mensuales más bajos.

El plan fue anunciado hace dos semanas por el presidente estadounidense, Barack Obama, y ofrece asistencia a entre siete y nueve millones de propietarios de casas. El Departamento del Tesoro dio a conocer hoy los principios directrices detallados para permitir a la industria de crédito empezar a ayudar a los prestatarios elegibles.

"Es urgente que continuemos actuando con velocidad para ayudar a volver las casas más costeables y para ayudar a frenar la espiral perjudicial en nuestros mercados de vivienda, al mismo tiempo que trabajamos para estabilizar nuestro sistema financiero, crear empleos y ayudar a los negocios a que crezcan", dijo el secretario del Tesoro, Timothy Geithner, en un comunicado.

"La recuperación económica exige acción en los tres frentes", afirmó.

Los principios directrices aplicarán incentivos financieros para que los prestamistas hipotecarios modifiquen las primeras hipotecas existentes.

Los prestatarios tendrán que presentar sus devoluciones fiscales más recientes y dos talones de cheques de salario, así como una declaración jurada de dificultades financieras para calificar para el plan de modificación crediticia de 75.000 millones de dólares, que estará en vigor hasta el 2012.

Los prestatarios sólo estarán autorizados a modificar sus créditos una vez, y el plan sólo se aplica a créditos hechos el 1 de enero de 2009 o antes. Se espera que califiquen hasta 4 millones de prestatarios.

Además, hasta 5 millones de prestatarios que tengan hipotecas con Fannie Mae y con Freddie Mac, dos gigantes de finanzas hipotecarias controladas por el gobierno, deben ser elegibles a refinanciamiento hasta junio de 2010.

Para garantizar que el plan pueda ser aplicado tan rápido como sea posible, el gobierno ha sostenido amplios contactos con consejeros de vivienda y servicios hipotecarios para prepararlos para las consultas próximas de los prestatarios después de la publicación de los principios directrices, dice el comunicado.

Ventas de Wal-Mart México suben 1.5% en 2009

ESA

Las ventas a tiendas totales de Wal-Mart de México, la mayor cadena de comercialización al consumidor, ascendieron durante febrero de 2009 a 18,736 millones de pesos, importe que representó un incremento del 8.4% sobre las obtenidas el mismo mes del año anterior. A unidades iguales, es decir, considerando todas aquellas unidades que tienen más de un año en operación, se registró un crecimiento de 1.5% respecto al segundo mes de 2008.

Este avance estuvo apoyado principalmente por las iniciativas implementadas por la compañía para atraer un mayor tráfico de clientes, ya que el calendario fue desfavorable (con un día menos en febrero de 2009). Lo primero permitió un aumento de 3.3% en el número de clientes atendidos a tiendas iguales durante el segundo mes de este año, además de que el ticket promedio de compra subió 2.0%.

Desde enero de 2008 la compañía ha venido reportando su indicador de ventas en términos nominales. Si se considera en términos reales, bajo las cifras reportadas y asumiendo una inflación anualizada de 6.25%, se tiene que las ventas a mismas tiendas (VMT) cayeron aproximadamente 4.75% en febrero de 2009, mientras que a tiendas totales el incremento fue de apenas 2.15%.

Durante febrero de 2009 la compañía abrió un total de 6 tiendas: 5 Bodegas Aurrerá y un Superama, además, en lo que va de marzo ha puesto en operación una Bodega Aurrerá.

Wal-Mart de México es una empresa dedicada al sector comercio que cuenta con una amplia variedad de formatos, que incluye; tiendas de autoservicio (Bodega Aurrerá, Wal-Mart Supercenter y Superama), clubes de precios con membresías (Sam´s Club), tiendas de ropa (Suburbia) y restaurantes (Vips, El Portón y Ragazzi), que a la fecha suman 1,211 unidades.

Téllez salió de SCT por venganza de Salinas: AMLO

ESA

Andrés Manuel López Obrador (AMLO) aseguró que la salida de Luis Téllez de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) fue ordenada por el ex presidente Carlos Salinas, quien de esa forma se habría vengado por las declaraciones hechas en su contra por el ahora ex secretario.

“Y quitan a Luis Téllez, ¿por qué? Porque declaró que Salinas se había clavado toda la partida secreta y pensó que ofreciéndole disculpas a Salinas, con eso la iba a librar. No, Salinas es muy vengativo, le dio órdenes al pelele y para afuera Téllez”, dijo el ex candidato presidencial al encabezar ayer un mitin frente a sus seguidores.

El pasado 12 de febrero fue publicada una grabación de una conversación informal sostenida por Luis Téllez en la que asegura que el ex presidente Carlos Salinas de Gortari "se robó la mitad de la partida secreta" de su sexenio.

La grabación fue difundida en Noticias MVS por Carmen Aristegui y data de noviembre de 2006, Téllez conversa con su esposa y dos personas más en una playa de Cancún y afirma "en el caso de (Carlos) Salinas, se robo la mitad de la cuenta secreta".

López Obrador calificó los cambios en el gabinete de Felipe Calderón como “puros premios a la ineptitud” hasta para “tecnócratas abyectos” durante el mitin que encabezó frente a la Asociación Mexicana de Bancos (AMB) donde –denunció— se hacen “enjuagues” que inciden en el destino del país.

El llamado presidente legítimo dijo que Juan Molinar Horcasitas, nuevo titular de la SCT, Tiene “como único mérito ser un lambiscón”, que está al servicio de Calderón, “lo ponen en Comunicaciones y Transportes, si no tiene capacidad ni para eso ni para nada, lo están premiando porque es de los que hacen enjuagues con Calderón” agregó.

Durante el mitin frente a la ABM demandó que se realice una investigación a fondo sobre las personas, empresas e instituciones bancarias que están comprando dólares de las reservas internacionales del Banco de México porque se han entregado más de 20,000 millones de dólares, y ante “la falta de transparencia, existe la sospecha fundada de que se está beneficiando a negociantes vinculados con el poder”, destacó el político tabasqueño.

“Exigimos al Banco de México, a la Secretaría de Hacienda y a esta Asociación (ABM) que se informe puntualmente sobre quiénes están comprando los dólares baratos de las reservas internacionales del país, que es dinero de todo el pueblo de México” demandó el ex jefe de Gobierno del Distrito Federal.

Finalmente, López Obrador dijo que el movimiento que encabeza denuncia los abusos de las instituciones financieras en contra de los usuarios de la banca. En particular, de quienes son víctimas de cobros excesivos en tarjetas de crédito y créditos hipotecarios.