GANA BITCOINS RAPIDO Y FACIL

miércoles, octubre 02, 2013

Detiene la SSP-DF a 50 presuntos anarquistas

Al arrojar objetos rombos a los granaderos, los anarquistas hirieron a 12 policías y 2 periodistas.

Diario de México

Los cruces de Reforma con Morelos, Juárez e Hidalgo se convirtieron en campos de batalla entre los granaderos y grupos de anarquistas que se infiltraron en las marchas estudiantiles con motivo del 2 de octubre.

Decenas de jóvenes con los rostros cubiertos agredieron a los granaderos de la SSPDF que se posicionaron para ‘encapsular’ a los inconformes que causaran destrozos. Algunos comercios aledaños a esas avenidas también resultaron afectados pues los anarquistas irrumpieron en ellos de manera violenta y saquearon la mercancía.

Los jóvenes que desvirtuaron lo que sería la marcha conmemorativa de la masacre estudiantil del 2 de octubre arrojaron palos, cohetones, botellas, pintura roja, gas pimienta y piedras contra los agentes de la SSPDF, acorralaron a pequeñas guarniciones de la Policía Bancaria e Industrial (PBI) que sólo disponían de sus toletes y macanas para hacer frente a las agresiones de los anarquistas.

Anarquistas cuentan con manual de cómo hacer daño a policías: Serrano

El secretario de Gobierno capitalino, Héctor Serrano, precisó que los detenidos "se van a trasladar a diferentes sitios por razones operativas, por el número tienen que estar en diferentes lugares. Anteriormente se llevaban a la Agencia 50, esto hace factible que se trasladen grupos para allá tratando de lograr su liberación."

Notimex

El secretario General de Gobierno del Distrito Federal (GDF), Héctor Serrano Cortés, confirmó la existencia de 15 policías capitalinos lesionados, entre ellos el subsecretario de Operación Policial Luis Rosales, mejor conocido como "Jefe Apolo", quien requirió solamente sutura y atención médica básica pues no se trató de una herida grave.

Entrevistado en el noticiero de José Cárdenas, precisó que al momento existe un promedio de entre 15 y 20 manifestantes que fueron detenidos por los enfrentamientos que han protagonizado con los elementos de la Secretaría de Seguridad Pública capitalina, que fueron destacados para proteger la integridad de la ciudadanía.

¿Sí se olvida?


Protesta sin salida
Medalla deducible
Al fin, EPN en Michoacán

Julio Hernández López / Astillero

Así fuera solamente por la persistencia de su protesta, Enrique Peña Nieto debería conceder audiencia a los miembros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE). Ya antes ha recibido en Los Pinos a personajes y grupos de la índole más variada (boxeadores, equipos de futbol profesional, por ejemplo), de tal manera que parecería políticamente sano escuchar de viva voz de sus dirigentes los planteamientos de un movimiento que se ha sostenido contra lluvia y marea en la capital del país, mientras en otras ciudades el ejemplo prende.

Hasta ahora, sin embargo, el ocupante de la residencia presidencial no ha dado ningún signo de atención directa a ese problema. Todo lo ha dejado en manos de la dupla de Bucareli, el secretario Miguel Ángel Osorio Chong y el subsecretario dorado, Luis Miranda, e incluso de funcionarios de rangos menores. Pero él, quien formalmente ejerce un poder unipersonal, intransferible, no ha aceptado recibir a los profesores.

Con ese gesto cesarista que se reserva como solitaria facultad ejecutoria inapelable el uso del pulgar hacia arriba o hacia abajo para resolver el destino de los gladiadores, Peña Nieto confirma la inutilidad de todo el proceso político de presunta apertura y negociación con los profesores, quienes han sido groseramente llevados a lo largo de meses por un sendero de mesas de negociación, consultas y diálogos que en nada sustancial ha modificado la línea central del proyecto priísta de recuperación del control del aparato educativo mediante el sometimiento de la vertiente gordillista y, al mismo tiempo, de represión y exclusión laboral del movimiento no oficialista.