GANA BITCOINS RAPIDO Y FACIL

sábado, marzo 28, 2009

No hay rescate para los más golpeados

Amy Goodman

La utilización de dinero del rescate financiero –dinero aportado por los contribuyentes– para el pago de primas de AIG ha provocado, con razón, una virulenta reacción masiva contra la aseguradora y contra Wall Street. Pero también contra el presidente Barack Obama y sus asesores económicos: el secretario del Tesoro, Timothy Geithner, y Larry Summers. Con el rescate financiero, los ciudadanos estadunidenses pasaron a ser propietarios de 80 por ciento de AIG. La indignación se hizo notar tanto en el Partido Demócrata como en el Republicano. El senador republicano por Iowa, Charles Grassley, dijo sobre los ejecutivos de AIG: "Lo primero que me haría sentir un poco mejor con ellos es que siguieran el modelo japonés, hicieran una profunda reverencia ante el pueblo estadunidense, se disculparan y luego optaran por una de estas dos alternativas: renunciar o suicidarse". El fiscal general de Nueva York, Andrew Cuomo, acaba de difundir detalles del pago de primas que dejan en evidencia la absurda afirmación de AIG de que se trata de "primas de retención" dirigidas a conservar a empleados clave: 11 de los ejecutivos que recibieron primas de un millón de dólares ya no trabajan para AIG.

Estos millonarios de AIG tendrían que devolver estas fortunas que no ganaron con su trabajo, y de hecho cabe la posibilidad de que el Congreso apruebe una ley impositiva exclusivamente para ellos, que grave sus primas en 100 por ciento. Pero, para quienes han sido los más golpeados por la crisis económica, ¿servirá de algo toda esta indignación? ¿Llegará algo de los cientos de millones de dólares de los diversos paquetes de estímulo económico y rescates financieros al ciudadano común que simplemente intenta salir adelante? ¿O serán acaparados por las corporaciones consideradas "demasiado grandes como para ir a la quiebra", dejando atrás a millones de personas que, por lo visto, son suficientemente pequeñas como para dejarlas quebrar?

El Centro para la Inclusión Social (CSI, por sus siglas en inglés) acaba de publicar un informe sobre la crisis económica que incluye recomendaciones para la mejor manera de resolverla. Vincula el factor racial con la falta de oportunidades y la proliferación de las tristemente famosas hipotecas de alto riesgo que desencadenaron la crisis económica.

Maya Wiley, directora ejecutiva de CSI, me dijo: "Para estimular la economía tenemos que estimular la igualdad". La gente precisa educación, transporte, vivienda y un medio ambiente limpio, porque ésos son los factores que les permiten tener una base sólida para responder a la crisis y salir adelante. Wiley advierte que la propuesta de crear puestos de trabajo a partir de proyectos de infraestructura de rápida implementación (proyectos conocidos como shovel-ready) dirigidos a estimular la economía, favorecerá en forma desproporcionada a quienes ya trabajan en el sector de la construcción, que son predominantemente blancos. Por eso propone que se establezcan acuerdos de beneficios comunitarios para la creación de empleos. Sobre este tema, Wiley me comentó: "Es necesario contar con acuerdos de beneficios comunitarios para las obras de construcción; debemos asegurarnos de que cuando el gobierno realice obras de construcción garantice que las personas de bajos ingresos, las de color y las mujeres accedan en igualdad de condiciones a esos puestos de trabajo. Y debemos asegurarnos de que el presupuesto de tránsito o, más bien, el presupuesto de transporte se destine realmente a proyectos inteligentes de tránsito que conecten a la gente que necesita trabajo con los lugares donde están los puestos de trabajo".

El grupo Unidos por una Economía Justa también pone énfasis en la brecha racial que existe en la distribución de la riqueza señalando que "24 por ciento de la población negra y 21 por ciento de la latina viven bajo la línea de pobreza, mientras que sólo 8 por ciento de la población blanca se encuentra en esa situación. En el mundo corporativo estamos presenciando los mayores rescates financieros de la historia, a la vez que las remuneraciones que reciben los ejecutivos alcanzan montos inusitados. El sueldo de un alto ejecutivo es 344 veces mayor que el de un trabajador promedio".

Existe una creencia generalizada de que la liberación de créditos salvará a la economía y de que, por lo tanto, estos gigantes bancarios necesitan cientos de miles de millones de dólares de los rescates financieros costeados por los contribuyentes. Pero la crisis comenzó justamente por los incumplimientos de pago de los créditos hipotecarios de alto riesgo. Una solución que se podría haber intentado cuando comenzó la crisis hubiera sido ayudar a los propietarios que no podían pagar, de manera que se salvaran de la ejecución de su vivienda. Maya Wiley del Centro para la Inclusión, señala: "El 35 por ciento de los titulares de hipotecas de alto riesgo estaban en realidad en condiciones de recibir préstamos a tasas preferenciales. Treinta y cinco por ciento. Así que imagínense si hubiéramos tenido un sistema de financiación en el cual la gente hubiera accedido realmente a los créditos que le correspondían. La mayoría de esa gente eran de color. E incluso si miramos cómo se extendió la industria de los préstamos de alto riesgo, vemos que en gran medida se desarrolló porque estas comunidades de color no tenían un acceso justo al crédito".

Los bancos y las instituciones de préstamos hipotecarios impulsaron una estrategia agresiva para imponerles préstamos riesgosos a personas pobres y minorías. La Asociación Nacional para el Progreso de la Gente de Color (NAACP, por sus siglas en inglés) presentó demandas contra Wells Fargo y HSBC, acusando a estas instituciones de "racismo sistemático e institucionalizado en la concesión de préstamos hipotecarios".

Los bancos empaquetaron estos préstamos riesgosos en valores financieros y los vendieron; luego, con base en esos valores crearon instrumentos derivados que resultan imposibles de entender y mucho menos valuar. AIG aseguró a los bancos de inversión contra las potenciales pérdidas de estos instrumentos derivados complejos. El Tesoro de Estados Unidos rescató entonces a los bancos y a AIG. Esta última luego utilizó decenas de miles de millones de dólares de su dinero del rescate financiero para pagarles a esos mismos gigantes bancarios que ya habían recibido miles de millones de dólares en fondos de rescate: Bank of America y Goldman Sachs. Pero, a pesar de esta sangría de cientos de miles de millones de dólares que se ha destinado a estos megabancos, resulta que ahora nos dicen que el mercado crediticio sigue paralizado. Muchos bancos europeos también han recibido fondos mediante similares rescates, incluido el banco suizo UBS, que ofrece cuentas bancarias secretas que permiten a los estadunidenses más ricos evadir impuestos. De hecho eso es lo que están haciendo los tan golpeados contribuyentes estadunidenses: rescatando a sus acaudalados compatriotas evasores de impuestos.

Obama se ha rodeado de asesores financieros, como Summers y Geithner, que tienen vínculos muy estrechos con Wall Street. Es hora de encauzar el estímulo económico hacia quienes realmente lo necesitan: los ciudadanos que lo están financiando con sus impuestos.

Banca intocable

Senadores pasan la bolita al Banco de México

Carlos Fernández-Vega


Mientras en el Senado de la República no pocos de sus inquilinos presumían que ellos sí meterían en cintura a los voraces banqueros, porque, "con la ley en la mano", regularían las excesivas tasas de interés que cobran a los usuarios de las tarjetas de crédito, la cartera vencida del dinero de plástico no dejaba de crecer. Lo primero fue vodevil, como siempre; lo segundo no.

Cuando dichos personajes se pavoneaban por tal "decisión", muchos incrédulos preguntaban ¿hasta dónde se animarán los de Xicoténcatl? Y la respuesta no tardó en llegar: hasta donde siempre, es decir, a ningún lado. El dictamen aprobado por los senadores en materia de "regulación" de tasas de interés no es más que una pésima zarzuela, toda vez que le aventaron la pelota al Banco de México para que sea esta institución la encargada de lo que los legisladores se comprometieron a hacer ("regular" tasas de interés y comisiones), con el agravante que a Guillermo Ortiz y sus muchachos les recomiendan "solicitar la opinión de la Comisión Federal de Competencia, de la Comisión Nacional de los Usuarios de los Servicios Financieros y de la Comisión Nacional Bancaria y de valores", o lo que es igual los mismos organismos gubernamentales que abierta e insistentemente se han pronunciado (¡sacrilegio!, gritan) en contra de regular las susodichas tasas y se niegan a tocar a la banca que opera en el país así sea con el pétalo de una rosa.

Este último organismo, la CNBV, recién informó que la cartera vencida en préstamos obtenidos a través de tarjetas de crédito alcanzó en febrero pasado un nivel sin precedente de 10.2 por ciento, lo que representó un crecimiento de 0.47 por ciento en un mes. Con esto, el crédito al consumo se ubicó como el segmento con el mayor índice de morosidad (La Jornada).

Lo anterior, sin embargo, no inquietó a los inquilinos del Senado, quienes en comisiones se limitaron a palomear "sanciones específicas para los bancos que no acaten las nuevas disposiciones en materia de tasas de interés. Las multas van de 4 mil a 20 mil días de salario mínimo". Traducido en dinero contante y sonante, esos "castigos" equivalen a 216 mil y un millón 80 mil pesos. Para calibrar qué tipo de "susto" le metieron a los barones del dinero, suficiente es mencionar que anualmente por comisiones e intereses cobrados los señores de la banca se embolsan miles y miles de millones de pesos, de tal suerte que las "multas" bien pueden dejarlas de propina.

Así, el índice de morosidad al alza, los enjundiosos legisladores a la baja (si ello es posible, dada la querencia que il popolo les tiene) y los señores de la banca a seguir con el jugoso negocio de comisiones y tasas de interés cada día más elevadas, mientras el Banco de México "solicita la opinión" de los organismos gubernamentales que se niegan a rozar los intereses de los barones del dinero.

Pues bien, para dar una idea de cómo ha evolucionado el negocio más lucrativo para la banca que opera en México, la Cámara de Diputados (siguiente paso legislativo para el citado dictamen) proporciona, por medio de su Centro de Estudios de las Finanzas Públicas, el siguiente comparativo: en diciembre de 2004 la diferencia entre la tasa promedio de interés pasiva (la que se paga a los ahorradores) y la activa en tarjetas de crédito (la que se cobra a los usuarios del dinero de plástico) fue de 470 por ciento; cuatro años después –en igual mes, pero de 2008–, esa diferencia fue de 600 por ciento, en ambos casos sin considerar el impuesto al valor agregado.

Si se toma como referencia a los países de América Latina para contrastar las tasas de interés en tarjetas de crédito, explica el CEFP, se observa que para enero de 2009 Chile reporta en promedio una tasa de 50.6 por ciento, México con 41.6 por ciento, Perú 38 por ciento, Venezuela 32 por ciento y Colombia 28 por ciento. Las diferencias se acentúan cuando la comparación es con países como Canadá, en donde las tasas promedio de interés que se cobran a los tarjetahabientes se ubican en un rango de 17-20 por ciento, y Estados Unidos, entre 8 y 16 por ciento, es decir entre 60-50 y 80-62 por ciento, en cada caso, menos que en México.

Si se incluye el Costo Anual Total (CAT), entonces la banca que opera en México se lleva las palmas, y alcanza, holgadamente, la indiscutible primera posición latinoamericana, siguiéndole la que funciona en Perú y después en Chile, es decir las mismas instituciones del capital financiero trasnacional, pero con nombres comerciales distintos según el país en el que operen. Para el uno, dos, tres dicho indicador (enero 2009) es de 110, 70 y 50 por ciento, aproximadamente, en cada caso, de acuerdo con la información que en las distintas naciones de la región recabó el Centro de Estudios de las Finanzas Públicas de la Cámara de Diputados.

Para igual fecha, el CAT en Canadá es de 20 por ciento, idéntico a la tasa de interés más alta para tarjetas de crédito en aquel país, mientras en Estados Unidos es cercano a 25 por ciento, 9 puntos porcentuales por arriba de la mayor tasa de interés aplicable al dinero de plástico. En México esa diferencia supera los 68 puntos porcentuales. Para el caso venezolano este indicador resulta exactamente igual (32 por ciento), mientras en Colombia supera por casi 10 puntos porcentuales al promedio más elevado de tasas de interés.

Pero los senadores –supuestos representantes populares– decidieron que sea el Banco de México quien "regule" comisiones y tasas de interés, y para proceder "solicite la opinión" de ya saben quiénes, que de populares nada tienen.

Las rebanadas del pastel

Hay que reconocer que Manu Chao se equivocó. Antes de pronunciarse sobre cuestiones de política interna mexicana debió consultar al burro de Aznar para conocer de primera mano cómo el ex presidente español sí pudo (sin consecuencia legal alguna, la clerical anuencia del entonces secretario de Gobernación, monseñor Abascal, y con nutridos aplausos de los panistas) no sólo inmiscuirse en temas que sólo competen a quienes nacieron en este país, sino descaradamente pronunciarse a favor de y promocionar el voto para el Felipillo, el del "estado de derecho". Metiste la pata, querido Manu, porque, como recién lo dijo Calderón, la cuestión es sencilla: no se trata de legalidad, sino de estar "conmigo o contra mí". Así de fácil.

La delación

Luis Javier Garrido

El proyecto de Washington de controlar de manera cada vez más abierta el territorio mexicano ha dado un paso adelante tras la visita de la secretaria de Estado Hillary Clinton (25-26 de marzo), y el anuncio de la apertura en México de una oficina mixta de agentes estadunidenses y mexicanos en el marco de la supuesta “guerra contra el narco”.

1. La Constitución mexicana no autoriza al Ejecutivo federal, aun sea de facto, a ceder facultades del gobierno federal a los particulares, ni mucho menos a gobiernos extranjeros, y eso es precisamente lo que Felipe Calderón está haciendo desde la silla presidencial en la que se encumbró ilegalmente: entregar facultades del gobierno mexicano al de Estados Unidos, al aceptar que Washington investigue, ahora ya de manera abierta, los delitos cometidos por mexicanos en territorio mexicano, y no sólo eso, sino que aplique la supuesta legalidad estadunidense.

2. La situación escandalosa que está viviendo el país con un gobierno fallido, que se halla en un absoluto plan entreguista con tal de sobrevivir, y que para ello ha aceptado crear artificialmente un escenario de violencia generalizada para justificar la intervención extranjera, a cambio de que Washington lo mantenga en el poder, ha suscitado un repudio de los más diversos sectores que señalan lo burdo de la estratagema, harto conocida en América Latina. El escritor uruguayo Eduardo Galeano, de visita en Jalapa, recordaba antier cómo la lucha contra los enervantes ha sido un ardid histórico de Washington para someter y controlar países (La Jornada, 26 de marzo).

3. El actual gobierno de Estados Unidos tiene el mismo doble discurso de siempre, pues mientras la señora Clinton prodigó durante dos días sonrisas a México, desde las diversas instancias del poder estadunidense se siguió descalificando a Calderón buscando someterlo cada vez más. La última partida de casi 13 millones de dólares a las fuerzas armadas mexicanas fue, según el Departamento de Defensa, a fin de mejorar su capacidad para "liberar territorios" (El Universal del 25 de marzo), ya que el narco mexicano no sólo amenaza la seguridad de Estados Unidos sino que "pone en riesgo" al propio gobierno de Calderón, como advirtió Janet Napolitano (secretaria de Seguridad Interior) al Congreso de su país (La Jornada, 26 de marzo). Y para subrayar la inseguridad de México se prohibió a funcionarios estadunidenses viajar ayer a una reunión en Tamaulipas.

4. La realidad de las cosas es que el gobierno de Barack Obama no tiene interés alguno en combatir al narcotráfico, como no lo tenían tampoco sus predecesores, pues mientras en México con el pretexto de combatir a los cárteles del transporte se ha instaurado en muchas regiones un escenario de violencia y de terror que ahonda la crisis nacional, en Estados Unidos el escenario es muy distinto: los cárteles estadunidenses continúan siendo intocables, las estructuras financieras del narco no han sido ni siquiera cuestionadas, los negocios de la familia Bush siguen florecientes y, como muchos lo han señalado, Washington sigue auspiciando la siembra de enervantes en el territorio de Afganistán –que los talibanes habían prohibido– y en otras regiones del planeta bajo su control.

5. La escalada entreguista de Felipe Calderón ha ido a trompicones y se ha centrado en un intento de dotar al gobierno de facto que él pretende encabezar de instrumentos jurídicos cada vez más despóticos, como se lo exigen. Y así, tras buscar la posibilidad de allanamientos de domicilio sin mandamiento judicial, ahora quiere legalizar la entrega de reos mexicanos a Estados Unidos y dar al gobierno federal la facultad de confiscar arbitrariamente los bienes de los particulares sospechosos de ser malhabidos con la aberrante Ley de Extinción de Dominio, que está discutiendo el Legislativo, pretendiendo culminar estas políticas de abandono de la defensa de los intereses de la nación y de complicidad con una potencia extranjera al instalar una oficina compartida con agentes estadunidenses que fortalece la intervención.

6. La semana de entreguismo se había iniciado con el ofrecimiento de "hasta 30 millones" (de pesos devaluados), hecho el lunes 23 por el gobierno espurio, para quienes delaten a los líderes del narco, el cual supone de entrada que el gobierno panista es incapaz de cumplir con la función constitucional que tiene de investigar los delitos federales, y pretende que ésta la lleva a cabo la sociedad y se la comunique por la vía de la delación.

7. La invitación a la delación, cualesquiera que sean sus razones, es no sólo en el plano político una evidencia de la ineptitud de las autoridades para cumplir con sus responsabilidades, sino que desde el punto de vista ético constituye una invitación a cometer uno de los actos más bajos que se pueda imaginar, por lo que el gobierno corrupto de Calderón al estar pidiendo a los mexicanos que se envilezcan denunciándose los unos a los otros, recurre a una práctica indigna –y ajena a nuestro sistema jurídico–, la que además ya ha fracasado en el pasado por la sencilla razón de que los posibles delatores de estos hechos ilícitos, por mucha protección que les ofrezca el gobierno, saben que podrían terminar también por ser ejecutados en represalia por su felonía.

8. El fracaso histórico en México de esta medida existente en el sistema estadunidense se debe no sólo a su carácter inmoral, descrito admirablemente en la novela de Liam O’Flaherty El Delator, llevada al cine por John Ford, con Victor McLaglen, en 1935, sino a su inviabilidad en el contexto de violencia generalizada impuesto por la absurda guerra gubernamental.

9. El actual desastre nacional se agrava sin embargo por un hecho. La venalidad del gobierno panista al ir entregando facultades que no ha sabido ejercer a poderes extranacionales, en una política de abierta traición a México, está siendo posible por la complicidad de la llamada "clase política" en su conjunto, y en particular de los integrantes del Senado de la República, que tiene la misión superior de fungir como un contrapeso al Ejecutivo en materia de política exterior, y que no está cumpliendo sus funciones.

10. Las políticas entreguistas actuales están en todo caso destinadas al fracaso, pero el daño que se ha hecho a la nación es ya irreparable.

Los embajadores de EEUU sirven al terrorismo de Estado

Pedro Echeverría V.

1. Ayer se anunció que un personaje, al parecer hijo de enemigos de la Revolución cubana, los llamados “gusanos”, Carlos Pascual, ha sido nombrado por el presidente Obama como embajador en México. Sustituye a Tony Garza quien representó a Bush y se casó con la mujer más multimillonaria de México (Aramburozavala); Garza a la vez suplió a Jef Davidow que durante cuatro años fue embajador motivo de acusaciones por la llamada “guerra del agua”. La prensa dice que el embajador Pascual es un especialista en “Estados fallidos” como México y que ha abogado por “cambiar el tejido social de las naciones”, a fin de crear estados “democráticos y orientarlos hacia el mercado” y, según su propia biografía, “ayudó a desmantelar la Unión Soviética”. EEUU escoge muy bien a sus embajadores porque los usa con efectividad.

2. ¿Puede acaso ser de otra manera? Uno de los embajadores yanquis más destacados como fascista de las últimas décadas se llama John Negroponte. El papel de este personaje de la CIA ha sido criminal porque apoyó las acciones encubiertas en la guerra civil en El Salvador y a la “Contra” de Nicaragua, incluyendo las misiones de minado de puertos, recolección de información aérea electrónica, actos de sabotaje contra instalaciones y establecimientos civiles, y apoyo militar general a los “Contras” ha sido fundamental. El mismo Aguilar Zínser, alto funcionario foxista con cierta capacidad, cuando fue presidente interino del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, describió a John Negroponte como un "oficial de combate, fundador de los contras" nicaragüenses y "célebre procónsul de EEUU en Honduras".

3. Negroponte afirmó cínicamente, que hubo menos sufrimiento en Centroamérica como resultado de la intervención estadounidense. ¿Se olvida acaso que la acción conjunta de los militares nacionales y estadounidense costó más de 200.000 civiles muertos o desaparecidos en Guatemala, país al que Clinton, ajeno al gobierno estadounidense en la década de 1980, pidió excusas públicas en 1998 por la política estadounidense en tales años? ¿O El Salvador, donde los muertos durante el conflicto armado se cuentan por decenas de miles, con episodios como el asesinato de los jesuitas en la UCA en 1989 donde actuó personal entrenado por militares de EEUU? ¿O en Nicaragua, donde por su financiación a la contra, la Corte Internacional de Justicia condenó en 1986 a EEUU a pagar una multa de 16 millones de dólares, deuda nunca saldada?

4. Las embajadas, consulados, agencias consulares, que se establecen en todos los países, son instituciones que defienden los intereses de los gobiernos y empresarios de la nación extranjera representada. Los embajadores y cónsules aparentemente respetan las leyes del país donde se establecen; sin embargo la historia de la diplomacia mundial enseña que esas instituciones, sobre todo las de los países poderosos como EEUU, Inglaterra, Francia, Alemania, etcétera, intervienen en la política interna de manera abierta siempre protegidos por altos funcionarios y magnates del capital. Dado que hay mil y un ejemplos conocidos en América Latina y en el mundo, había que asegurar que lo raro es que no intervengan en política. Las embajadas, sobre todo la yanqui, es un bunker lleno de agentes del FBI y de la CIA.

5. En México hay un episodio conocido en su historia que se llamó “El Pacto de la Embajada de EEUU”. Sucedió en 1913 en los sótanos de la empajada yanqui bajo la dirección del embajador estadounidense Henry Lane Wilson y concluyó con un golpe de Estado, la prisión y el asesinato del presidente Madero y del vicepresidente Pino Suárez, así como el nombramiento de los militares que los sustituirían. No fue el primer golpe de Estado ni mucho menos el último en los que las embajadas norteamericanas han sido los centros de subversión a regímenes de gobierno con los que los EEUU no están cómodos. ¿Se puede olvidar Guatemala, Panamá, Granada, Chile, etcétera, etcétera? La realidad es que las embajadas están siempre llenas de agentes.

6. Este nuevo embajador, Carlos Pascual, según publicaciones, es un personaje que buscará profundizar el control yanqui sobre México y de allí extenderse hacia Centroamérica. Trabajó de 1995 a 2000 en el Comité de Seguridad Interna de la Casa Blanca y terminó siendo director en jefe de Asuntos para Rusia, Ucrania y Eurasia, donde “ayudó a desmantelar la Unión Soviética y a facilitar el surgimiento de la llamada democracia occidental en Rusia, así como asegurar su arsenal y material nuclear. Se publica que Pascual está muy bien preparado para asumir esta tarea, ya que fue un miembro clave del equipo de la diplomacia estadunidense que llevó a Sudáfrica y Mozambique a ponerse al servicio del mercado yanqui. Sin duda está bien preparado para cuidar la frontera yanqui.

7. Carlos Pascual, el embajador de Obama, sabe que su misión esencial es combatir el llamado “terrorismo” político de izquierda. Sabe que el narcotráfico, en última instancia, es un aliado del capitalismo y del imperialismo; por eso plantea que: “Dejados en la calamidad, sujetos a la depredación, y negado el acceso a los servicios básicos, la gente llega a ser susceptible a exhortaciones de demagogos y traficantes de odio (izquierdista)”. Pone el ejemplo de que “Afganistán, uno de los países más pobres del mundo, estaba en esas circunstancias en 2001; éste se convirtió en la base para el ataque más mortífero contra Estados Unidos”. Después justificó la invasión del gobierno de George W. Bush a las naciones asiáticas en represalia por el refugio brindado a Osama Bin Laden.

8. A partir de los acuerdos militares conocidos como “Iniciativa Mérida” o Plan México, así como los acuerdos sobre, venta de armas, migración y seguridad que tanto han hablado Janet Napolitano, Hillary Clinton y el presidente Obama, la embajada yanqui en México jugará en los próximos meses y años un papel fundamental. Como sucedió con el Plan Colombia que se firmó para combatir el narcotráfico y que muy pronto se convirtió en un Plan asesino para reprimir a los movimientos izquierdistas y de trabajadores de oposición, lo mismo se busca en México: someter al movimiento de López Obrador, a las guerrillas del EPR, al movimiento zapatista que lucha en las calles y a todos los grupos y corrientes que se oponen al parlamentarismo y la socialdemocracia. Pero el pretexto seguirá siendo el narcotráfico.

9. Además de las muchas tareas que tendrá que cumplir el embajador Pascual en México (“combate” contra el narcotráfico, el terrorismo, la migración, vigilar el muro fronterizo, alentar al ejército que se desplegará en la frontera, asegurar el cumplimiento de la Iniciativa Mérida, etcétera; Pascual tendrá que desplegar a miles de agentes de inteligencia política yanqui para penetrar a los grupos de oposición que desconocen al gobierno de Calderón. Este es el papel, no otro, que cumplirán los funcionarios de la embajada para asegurar el control del país, mismo que el gobierno panista no ha podido hacer. La situación se ha agravado en este período en que la crisis económica se agudiza y el neoliberalismo está en retirada hacia otro paradigma.

pedroe@cablered.net.mx

Mentiras y doble discurso de Higinio Chávez

Mensaje recibido en el correo del blog RMX

El domingo pasado, junto con siete acompañantes, fui agredido cuando me dirigía al mitin convocado por Andrés Manuel López Obrador en el Zócalo. Como resultado de esta agresión, cuatro personas tuvieron que ser trasladadas al hospital Rubén Leñero. Encabezaban a los agresores Rocío Chávez, hermana del precandidato a delegado en Tlalpan; Miguel Sotres, representante de la planilla 3; Francisco Helguera, y Álvaro Altamira, funcionarios de las áreas de licencias y drenaje, respectivamente. Con esta agresión se ha pretendido intimidarnos para que validemos 70 por ciento de las casillas que hemos impugnado.

El jueves 26, el señor Higinio Chávez publicó en El Correo Ilustrado una carta en la que condena la agresión de sus propios porros y se "deslinda" de la violencia que se pudiera generar durante el mitin al que convocó la planilla 2 en el centro de Tlalpan ese mismo día. ¡Vaya cinismo y desvergüenza! El doble lenguaje y la mentira se evidencian, pues todos sabemos en Tlalpan que la violencia sólo proviene de sus golpeadores. Ante la visita de Andrés Manuel López Obrador a Tlalpan el próximo miércoles, reafirmamos: No a la violencia. No al fraude electoral. Voto por voto, casilla por casilla.

El PRD no pertenece a las corrientes, sino a la mayoría de sus miembros y simpatizantes, y esto en Tlalpan ha quedado claro con el triunfo de la planilla 2. Buscaremos que los agresores sean castigados penalmente y defenderemos los casi 10 mil votos que nos dan el triunfo en la delegación Tlalpan.

Adolfo Llubere Sevilla

La hora de los movimientos populares

Ángel Guerra Cabrera

La nave del capitalismo marcha ciegamente hacia el naufragio sin que sus tripulantes atinen a sortear los escollos de sus contradicciones más allá de las recetas clásicas, que ya no funcionan. Producen vértigo las cifras de dinero inyectadas al sistema financiero de las economías centrales, conducentes a un despojo inaudito de grandes contingentes humanos pero incapaces hasta ahora de reanimar al paciente.

El crédito no fluye, continúan las quiebras, el desempleo bate marcas, mientras millones pierden el techo, carecen de atención médica y ven evaporarse sus fondos de retiro. Es más, los vaticinios de los economistas serios del sistema, con apenas presencia, por cierto, en sus medios masivos, auguran el fracaso de los planes de rescate de la administración Obama y sus pares europeos por considerarlos tibios, no encaminados a la raíz de los problemas y probablemente llamados a profundizar la crisis económica. Por cada mes perdido en tomar las medidas necesarias, advierte el Nobel Paul Krugman, se pierden 600 000 puestos de trabajo sólo en Estados Unidos.

No hay que ser economista para comprender las desastrosas consecuencias de la severa contracción de las principales economías capitalistas y su impacto sobre los países subdesarrollados, incluidos, por supuesto, los latinoamericanos, dependientes de aquellas. En su último reporte, el Banco Mundial y el FMI, que han ajustado varias veces a la baja sus estimaciones, anuncian que en 2009 el PIB de América Latina y el Caribe caerá hasta en 2 por ciento, ocasionando seis millones más de pobres y casi tres millones más de desempleados. Las vitales remesas caen, como también la inversión extranjera y los precios de las materias primas, que aportan dos tercios de los ingresos por exportaciones. Esta tragedia se suma a la ya crítica situación creada por las políticas neoliberales: una agricultura desprotegida y arrasada para dedicarla a la exportación o a los agrocombustibles, una industria desmantelada y un tejido social desgarrado por la emigración masiva, el trabajo precario e informal, pobreza, miseria, depredación ecológica y redes de protección social pulverizadas, todo en nombre del dios mercado.

La OIT, el Banco Mundial y el FMI prevén la perdida de los modestos avances logrados en el abatimiento de la pobreza y el desempleo gracias a la subida de precios de las materias primas de los últimos cinco años, ahora derrumbados. De la reunión del G20 no puede esperarse nada favorable a los pueblos puesto que allí llevarán la batuta sus mismos verdugos, los salvadores de las grandes corporaciones. No he leído un trabajo de un solo investigador respetable que comparta el optimista vaticinio de una recuperación económica en 2010 anunciada por algunos banqueros centrales.

Pero si en algún momento se reanudara el crecimiento, será a costa de una concentración oligopólica de capitales sin precedente, de nuevos Irak, Afganistán y Palestina; de la criminalización de la protesta social y el pensamiento alternativo en sociedades militarizadas, de la superexplotación y el sufrimiento sin par de las grandes mayorías. Continuaría el derroche de recursos, la depredación ecológica y el patrón energético contaminante que arrastran a la extinción de nuestra especie en fecha no lejana.

Es la hora de que los movimientos populares se fortalezcan, adopten estrategias novedosas y alianzas amplias y flexibles, de hacer pedagogía política con los tangibles efectos de la crisis en círculos de estudio de base. En ellos es muy útil discutir los problemas cotidianos y relacionarlos con todo el entramado de la dominación capitalista y de la crisis para elaborar planes de trasformación social.

Es la hora de la solidaridad planetaria urgente y en ninguna parte del mundo como en América Latina y el Caribe existe una experiencia política acumulada para proponerse proyectos antineoliberales y anticapitalistas a escala local, nacional e internacional. Del Bravo a la Patagonia, además de un conjunto único de gobiernos populares y progresistas, existen fuerzas fogueadas ya en la lucha de trabajadores, indígenas, campesinos, mujeres, estudiantes, pequeños empresarios, profesionistas y desempleados, que podrían dar un memorable ejemplo a sus hermanos de otras latitudes de unidad y organización desde abajo en la lucha por la liberación, la democracia radical y el socialismo. Mañana será tarde.

Continúa el desmoronamiento del Estado en Colombia

Apolinar Díaz – Callejas

La situación colombiana es trágica por el crecimiento de la violencia y los asesinatos de gentes por paramilitares y otros grupos armados.

Solamente teniendo la oportunidad, que no es frecuente, de mirar los periódicos de provincia, se puede medir la gravedad actual de la ola de violencia en Colombia, pese a los cantos de victoria a que es dado el Presidente Álvaro Uribe Vélez en sus ofensivas semanales por la radio y la televisión desde algunos de los pueblos más golpeados por el desbarajuste del orden jurídico y social que vive el pueblo colombiano en el territorio nacional. Ahora hay asesinatos de personas comunes y corrientes y de campesinos o entre pandillas de narcotraficantes a todo lo largo y ancho de la República.

Sólo en un periódico regional de los departamentos de la Costa Caribe colombiana, que tradicionalmente era la zona más pacífica de Colombia y con menor violencia política, se ha incrementado escandalosamente el número de asesinatos. En el diario El Universal, editado en Sincelejo, del 22 de este mes de marzo se informa que “El primer trimestre del 2009 que termina en 9 días registra un disparo en el índice de homicidios en El Departamento de Sucre, en comparación con el año anterior. (…El reporte de la Policía señala 49 homicidios, 21 más que el 2008. El 50% de las muertes registradas han sido atribuidas al conflicto entre las bandas criminales, específicamente de “Los Paisas” y alias “don Mario”, cuyos integrantes se disputan sitios y corredores estratégicos de Sucre para el tráfico de estupefacientes, de acuerdo con las versiones de la inteligencia del Estado”.

En la misma edición del citado periódico se dice: “las muertes, según las autoridades, están relacionadas con el accionar de grupos al margen de la ley”. Más adelante agrega el periódico que: “en lo que va corrido del 2009, 115 personas han sido asesinadas en diferentes municipios de Córdoba. La mayoría de estas muertes, según las autoridades, están relacionadas con el accionar de estos grupos al margen de la ley, que han copado los espacios dejados por las desmovilizadas autodefensas, organizaciones ultraderechistas que habían firmado acuerdos de paz con el gobierno”.

Al tiempo, el mismo periódico en su edición del 21 de marzo informa de la crisis que afecta a las organizaciones agrarias y al campesinado de Sucre, en el que el dirigente campesino Campo Ibáñez informa que desde el año 2003 con la Ley 812 (bajo el gobierno de Uribe Vélez), se derogaron las leyes de reforma agraria 160 y 135 de 1961, y la mayoría de los campesinos de la región de los Montes de María no registraron sus predios entre los años 88 y 93, lo cual ha represado la situación y en la actualidad hay más de 30.000 hectáreas en esas mismas condiciones, a la vez que esos campesinos nunca más podrán ser objeto de crédito agrario. Al tiempo, fue denunciada la situación en los zapales (terrenos bajos y charcas en los que abreva el ganado, generalmente), los grandes terratenientes están apropiándose de esas tierras y sacando a los campesinos.

En la Revista Semana, del 23 al 30 de marzo de este año, se registra el debate Foro Semana en el que el notable investigador agrario Luis Jorge Garay expresó que: “5,5 millones de hectáreas no están en manos de sus dueños legítimos. 1. 200.000 estaban cultivadas”. El economista Rodrigo Uprimny manifestó que la restitución de esas tierras debería ser gratis, “pues se trata de quitárselas a los usurpadores, aunque tiene costos políticos e institucionales”. El especialista Alejandro Reyes señaló que “la restitución debe estar a cargo del gobierno, con todos los instrumentos que tiene. Los jueces son personas desvalidas”.

El presidente Álvaro Uribe Vélez ha ido despejando el camino político de sus adeptos en el Congreso de la República, que aún no están presos como un grupo grande de sus compañeros, para asegurar la reforma constitucional que institucionalice una nueva reelección. Sería la tercera desde que inició su gobierno, convirtiéndose en un personaje émulo los dictadorzuelos centroamericanos y el Caribe de hace algunos años. Es de suponer que la oposición política a sus objetivos crecerá notablemente en Colombia.

El corresponsal del diario español editado en Bogotá, el Tiempo, informa en su edición del 22 de marzo, procedente de Washington que el famoso “Plan Colombia” tiene la vida contada. “que no acabará de la noche a la mañana. Pero, lo que es seguro es que de aquí a dos años el Plan Colombia dejará de existir tal como se conoce. Tras casi una década, y más de 6.500 millones de dólares invertidos, EE.UU, ahora bajo el control del Partido Demócrata, ha comenzado a acelerar el desmonte de una estrategia que ha sido “eje” de las relaciones bilaterales entre ambos países”. Informa el corresponsal en Washington que “fuentes tanto en la Cámara como en el Senado de EE.UU le confirman a El Tiempo que trabajan con ese objetivo en mente y aseguran que este año, cuando se redacte el presupuesto, para el año 2010 habrá nuevos recortes a la ayuda.

De esta manera los demócratas gobernantes en EE.UU notifican claramente el desmonte del plan Colombia que ha sido instrumento de guerra de EE.UU para intervenir en los conflictos internos colombianos, incluso con la participación de reservistas militares de los Estados Unidos incorporados a los contratos.