¡Gana dinero con PayMeDollar! [AD]

miércoles, noviembre 17, 2010

Traumas infantiles de Calderón

Francisco Rodríguez / Índice Político

¿CÓMO SERÍA LA infancia del ocupante de Los Pinos? Además de su familia, ¿lo sabrá alguien? ¿De dónde provienen sus traumas belicistas?

¿Por qué ve a su “guerra” contra el narcotráfico como un juego, no obstante las decenas de millares de víctimas que hasta ahora ha cobrado?

José Antonio Lara Peinado, psicoanalista social a quien invariablemente recurro cuando este tipo de dudas se presentan, nos da hoy unas pistas.

Casi casi con peras y manzanas me lo explica el profesional del psicoanálisis:

“Inicialmente el bebé carece de un yo. Esta situación hace que la mamá haga sus funciones por él. La madre tiene que intuir y entender lo que le ocurre. Para ello, las madres desarrollan desde el embarazo una capacidad: la ‘preocupación maternal primaria’, descrita por Winnicott, lo que le permite con su empatía colocarse en el lugar del hijo, funcionando como un yo auxiliar del bebé. Esta relación madre – bebé, establecida por ella, es una forma de ‘locura’ o de relación ‘loca’ natural, muy investida narcisísticamente, que coloca al bebé como un juguete materno. Este momento tiene que superarse. El niño dejará de ser una especie de juguete y podrá pasar a ser un niño capaz de tener sus propios juguetes que le permitan desarrollarse. He de aclarar que el juguete en primera instancia tiene la función de sustituir a la madre.

“Depende de la calidad de la relación entre la madre y el niño, que podrá estabilizarse la figura del pre-juguete, como un objeto externo que la supla. Experiencias repetitivas de pérdida o de separaciones que superen el límite tolerable para el bebé, pueden llevar a una pérdida de la actividad pre-juguete. La figura del pre-juguete dará acceso al juguete y por tanto al juego, a diferencia del niño que sólo tiene actividades autoeróticas, donde es únicamente el cuerpo el depositario de su satisfacción. Los primeros niños tienen más fácil el camino para la simbolización, el lenguaje, el aprendizaje y la socialización.

“En el caso de un gobernante que en la vida adulta elige juguetes que en lo real apuntan a la destrucción, la muerte y la sangre, nos queda claro que una falla primaria en la relación materno – infantil, derivará en una personalidad agresiva – autoerótica – sádica que encuentra placer en juguetes que dañen el cuerpo y lo destruyan.

“El juguete es pues, en este caso, una representación simbólica de una profunda carencia y amenaza hostil infantil, que tristemente ha marcado a Felipe Calderón, quien debiera de reprimir los impulsos agresivos en aras del bienestar de un pueblo.”

Tal explicación psicoanalítica, por supuesto, deriva de las palabras que el señor Calderón pronunciara, en inglés, sobre su admiración a una serie de televisión –de una cadena competidora a la que lo entrevistaba—muy popular en todo el orbe:

“¿Usted recuerda el programa de televisión ‘24’? Yo quería todos los juguetes, todo eso, todos los instrumentos para ser superiores a los criminales”, dijo a la conductora del programa Evening News de CBS, Katie Couric.

Todo ello, cual usted ya sabe, al mostrar “por primera vez y en exclusiva” el archi-recontra-súper-califrístico-espialidosamente búnker secreto desde donde se espía a todo Dios.

Pero ni tan secreto. Hace un año, por estas fechas, el 25 de noviembre, Calderón lo inauguró, llevando con él a todos los periodistas acreditados ante Los Pinos y, por supuesto, a quienes “cubren” a la SSPF.

No sólo eso. Adicto a las cámaras, Genaro García Luna lo presumió en el noticiero de Carlos Loret de Mola, en cadena nacional but of course.

Y por ahí fueron llevados a pasear prácticamente todos los periodistas bienquistados con la Secretaría de Seguridad Pública Federal.

Lo de secreto, pues, es una vacilada de Calderón.

Igual que tal era la primera vez que se mostraba ante las cámaras.

Juguetón que es el ocupante de Los Pinos.

Lástima que sus juegos sean mortales, ¿no cree usted?

Índice Flamígero: La Navidad se acerca y con ella el comienzo de la explotación comercial para la cual se aprovecha la presencia infantil en la publicidad y sobre todo la venta de juguetes. Juguetes de toda clase incluyendo juguetes bélicos: réplicas de armas, rifles, tanques, granadas, pistolas, espadas, lanzas, video juegos violentos para niños y niñas. Los juguetes son claves en el desarrollo de la identidad, medios de socialización y de enfrentar las situaciones cotidianas y la manera en que los niños y niñas enfrentarán el futuro. Esto implica que si se aprende a socializar a través de objetos violentos, es posible que los niños aprendan a resolver sus conflictos personales de manera violenta. Muchos educadores y psicólogos opinan que los juguetes bélicos inducen a la conducta violenta de los niños en su infancia y en el futuro.

Iniciativa México: sospechosísmo

Raymundo Riva Palacio / Estrictamente Personal

Iniciativa México tuvo éxito en su primera edición. El proyecto altruista de los principales medios de comunicación tuvo una gran convocatoria y navegó con discreción los mares turbulentos. Quedó oculto el rechazo al proyecto a uno de los galardonados porque su propuesta de proteínas no tenía destino alguno, o aquellas propuestas que avanzaron a espaldas del consejo revisor que nunca se enteró de su existencia.

Tampoco se supo del cabildeo de altísimo nivel para que el tercer lugar, tras criticar al presidente Felipe Calderón de frente por la guerra contra el narcotráfico, no alcanzara el primer lugar, ni se abrió una investigación por las quejas de que uno de los grandes ganadores utilizó un call center para saturar con llamadas los conmutadores y ganar votos.

Pero hay un escollo aún más delicado del que quizás ni siquiera fueron alertados. Es sobre el ganador de la primera convocatoria de Iniciativa México, Raúl Hernández Garcíadiego y su asociación civil Alternativas y Procesos de Participación Social, cuyo proyecto de “Agua para Siempre” recibió simbólicamente un cheque por 10 millones de pesos -que se irá entregando gradualmente-, que tiene en su pasado reciente un récord de gestión opaca y fallida con el que pudiera estrellarse Iniciativa México. Ese antecedente tiene que ver con proyectos negociados con el gobierno de Puebla.

Durante el gobierno de Melquíades Morales se le entregaron contratos a Alternativas para proyectos prioritarios de infraestructura hidráulica en la región mixteca de Puebla. Existe documentación oficial que Alternativas recibió poco más de 16 millones de pesos en 2002 y 2003, de los cuales sólo pudo reportar la aplicación de 11 millones 316 mil pesos, y que de los cuatro millones 758 mil pesos restantes asignados, no proporcionó ningún detalle de su aplicación. Recursos adicionales negociados por ocho millones de pesos para 2004, nunca fueron entregados por la Secretaría de Finanzas del estado porque nadie de la asociación civil se presentó a reclamarlos.

Alternativas y Procesos de Participación Social es una empresa prácticamente familiar que crearon en 1988 Hernández Garcíadiego y su esposa Gisela Herrerías, quien es la persona que firmó los contratos con el gobierno de Puebla. Según varios documentos consultados, la asociación civil incumplió con la información relativa de presupuestos pormenorizados, las especificaciones técnicas de construcción, los costos y la mano de obra que les habían exigido, lo que motivó a las autoridades poblanas realizaran una investigación que concluyó que el costo de la obra “no (era) real”, y que se habían elevado los costos, en el comparativo con el resto de la industria de la construcción, hasta en un 40%.

La experiencia en este proyecto llevó al entonces secretario del Medio Ambiente de Puebla a recomendar que “para futuros trabajos en el tema, se establezcan reglas de operación que aseguren la transparencia y seguimiento oportuno de los recursos públicos”. Hernández Garcíadiego, según la documentación, siempre argumentó que todo fue resultado de “confusiones”, pero distintas áreas técnicas en el gobierno poblano fueron mostrando con informes técnicos, que no existieron confusiones sino omisiones.

Por ejemplo, la asociación civil había condicionado a los beneficiarios del proyecto en la zona mixteca a poner material, mano de obra y en algunos casos, incluso, a dinero en efectivo para apoyar la construcción de la obra, que generó en su momento, según ex funcionarios poblanos, molestia entre los habitantes de la zona que sería beneficiada. Sin embargo, de acuerdo con los documentos, ni el manejo de los recursos ni la recaudación de las aportaciones de los beneficiarios, fueron reportados, como lo establecía el contrato.

La memoranda hace referencia también a que durante 2002 y 2003 la asociación civil gastó casi la mitad de las aportaciones gubernamentales en gastos indirectos y en la compra de maquinaria, que posteriormente rentó a los propios beneficiarios de la obra, lo que también se consideró como una irregularidad de Alternativas, aunque en ningún momento llegaron a señalarla de haber incurrido en actos de corrupción.

Los diferentes funcionarios poblanos que intervinieron en los procesos de verificación técnica y supervisión fueron muy críticos con la gestión de Alternativas por su falta de transparencia, sus contradicciones, los manejos opacos con los beneficiarios y la elevación de los costos de las obras -que fue explicada epistolarmente por Hernández Garcíadiego en forma ambigua-. Ese proyecto era de 24 millones de pesos, de los cuales sólo ejercieron dos terceras partes sin que hubiera existido explicación alguna del porqué nunca recogieron el tercer tramo de los recursos, que ya habían sido aprobados.

En Iniciativa México obtuvieron 10 millones de pesos más, a lo que se estima se sumarán otros 20 millones que aportará el gobierno federal. La celebración de Hernández Garcíadiego y Alternativas el domingo en que se dio al ganador de la convocatoria y los posteriores festejos en Tehuacan, donde residen y trabajan, no era para menos. Sin embargo, sería altamente conveniente que se tomara la experiencia mixteca para que el galardonado no resulte al final un petardo que reviente en la propia Iniciativa México.

Ya que no tuvieron el cuidado para revisar con detenimiento a los concursantes -49 mil en total-, ni lo hicieron al menos con los finalistas, es un requisito de transparencia que vigilen el proyecto y los recursos asignados, para evitar, si quieren seguir con Iniciativa México en el futuro, que el fantasma de Puebla regrese por la puerta grande de la cadena nacional.

El Tucog azul

Francisco Garfias

Las cosas se le pusieron color de hormiga a Roberto Gil Zuarth. Sus cuatro adversarios por la jefatura nacional del PAN perfilan un acuerdo para integrar un TUCOG (Todos Unidos Contra Gil), la versión azul del Tucom, pero entre consejeros nacionales.

Fuentes azules precisan que Cecilia Romero, Judith Díaz, Gustavo Madero y Francisco Ramírez Acuña contenderán individualmente “hasta donde tope”, pero sólo en la primera vuelta de la elección del sucesor de César Nava. Saben que en esa ronda, Gil va a quedar arriba con más de 120 votos (de 387 posibles).

Si el acuerdo se concreta, los panistas de pedegree estarían comprometidos a respaldar, en la segunda vuelta, a aquél de entre ellos que quede debajo de Roberto, un calderonista con apenas dos años de militancia. Ya se hizo un sondeo entre consejeros “y si el acuerdo es firme, los cuatro van a determinar el resultado final”, vaticinan las fuentes.

La elección del jefe nacional es el 4 de diciembre. Faltan 17 días para conocer el desenlace “y el presidente Calderón no dice para donde…” Se confirma, pues, que habrá “bateo libre”.

* * *

Hace unos días, un ex gobernador preguntaba: ¿Crees que en el PRI se van a pelear? Hablaba, obviamente, de la contienda para elegir al candidato presidencial del PRI y los pasos previos, como la elección del sucesor de Beatriz Paredes. Al curioso ex mandatario le brincaba la repentina candidatura de Humberto Moreira a la jefatura nacional del PRI.

No cabía en su cabeza que Manlio hubiese admitido, sin chistar, que el coahuilense desplace a su brother Gamboa de una posición que le parecía prometida. Peor: Moreira es aliado de Elba Esther y la maestra es enemiga jurada de Beltrones. “No me checa, nomás no me checa”, decía el otrora mandatario.

“¿Se van a pelear en el PRI?” Repetimos la pregunta a Francisco Labastida. El ex candidato presidencial, protagonista de una gran bronca interna en ese partido, fue elocuente: “No lo creo, nos hemos dado muchos chingadazos. Los costos para el partido han sido claros. ¡Y mire quien se lo dice…!”

El sinaloense está convencido de que Peña, Manlio y Beatriz, los mandones del PRI, encontrarán una fórmula en la que todos los grupos internos queden incorporados. “Parte del éxito es que se sepa que no hay uno que gana todo, y los demás pierden”, asegura Labastida. Y más: “Peña y Manlio llevan dos años platicando, viéndose, tomándose confianza”, puntualiza.

¿Beatriz? “Ella tiene la capacidad y el entendimiento para seguir siendo parte de las figuras políticas del país. Puede ser una extraordinaria candidata a la jefatura de gobierno del DF, una gran secretaria de estado…”, puntualiza.

Labastida duda que Moreira tenga asegurada la presidencia del PRI. Hay otros dos buenos candidatos: Gamboa y Jesús Murillo Karam. “Son perfiles diferentes, pero los tres buenos”, subraya. Del líder de la CNC destacó sus cualidades de estratega. “Me hizo dudar de las matemáticas: con los 107 diputados priistas con los que contaba en la pasada legislatura, aparecía como el líder de la Cámara Baja”, recalcó. Pero su corazón parece estar con Jesús Murillo Karam. “Es el que mejor conoce al partido y al país”, asegura. ¿Moreira? “Es otra buena carta, tiene los recursos para hacerse propaganda”.

* * *

Ricardo Monreal irrumpió con fuerza en la contienda por la candidatura de izquierda a la jefatura de gobierno del DF por obra y gracia de López Obrador. El legítimo lo destapó públicamente como su gallo para la capital, el pasado domingo en el Estado de México. Pero el respaldo del popular Peje no basta. Ni el DF es Iztapalapa, ni Monreal es Juanito.

“Sin el apoyo del PRD nadie gana”, repite el senador por Zacatecas, quien ya cuenta con el aval del PT y Convergencia para buscar convertirse en el sucesor de Marcelo Ebrard. Una y otra vez repite que necesita del PRD. “No voy a ir a una aventura sin sentido. Voy a ver con seriedad esa posibilidad”, señala.

Ricardo es militante coyuntural del PT. Pertenece a ese grupo parlamentario por una petición de su tabasqueño líder. Los petistas requerían de un senador adicional para no ser disueltos como grupo parlamentario (se requieren 5 y se habían quedado con 4). Pero se siente más cerca del amarillo.

Monreal repite que no va a ser factor de división en el PRD. Está dispuesto a “medirse” con los que han manifestado interés en postularse para abanderar a la izquierda. ¿Sus potenciales rivales? Alejandra Barrales, Mario Delgado, Carlos Navarrete, Marti Batres, Armando Quintero, Porfirio Muñoz Ledo “y en una de esas, hasta Juan Ramón de la Fuente”.

Televisa gobierna; Calderón twittea

Francisco Rodríguez / Índice Político

POR SUPUESTO, NADIE cree que Televisa pueda hacer una denuncia de corrupción sin tener un interés en ello. Y en el caso donde la televisora ha crucificado a un empleado del IMSS, uno de los ejecutivos de la empresa de Chapultepec 18 fue la parte interesada en echar abajo un concurso para la adquisición de micofenolato sódico, un inmunosupresor que se emplea tras operaciones de trasplante de órganos. Para ello le importó poco violar la ley, al grabar las conversaciones de dos particulares. Peor, todavía, al difundirlas.

El pleito del familiar de Bernardo Gómez, segundas manos de Emilio Azcárraga Jean, tiene ya varios meses. Y efectivamente, el recomendado de Margarita Zavala al frente de la Cofepris –también el titular de la SSA le responde a ella–, Miguel Ángel Toscano, ha sido un árbitro parcial, “comprado”, que ha actuado –con razón, además– en contra del laboratorio Landsteiner, que es al que todos los locutores y comentaristas de Televisa obligadamente “defienden”.

En efecto, en abril de este sangriento año, el organismo que preside Toscano presentó una querella como resultado de una investigación, que puso al descubierto que la compañía de Miguel Granados, Landsteiner, falsifica medicamentos. Se encontraron irregularidades en estudios de bioequivalencia que Landsteiner realizaba en el Hospital General de México. Fueron sorprendidos haciendo pasar el producto original como propio, conocido en el mercado con el nombre comercial Renacept, esto es el micofenolato sódico. La denuncia penal fue presentada en abril contra los directivos del laboratorio y se espera que el poder judicial imponga una sanción ejemplar porque este engaño lo que pone en riesgo es la vida de muchos pacientes trasplantados.

Tal era el medicamento cuya adquisición licitaría el IMSS, un par de días después de que la televisora estallara el escándalo. Licitación que por cierto se suspendió.

En dicha intercepción telefónica se escucha a dos funcionarios de laboratorios. Castro, de Novartis, que tiene la patente del Renacept. Y Abelleyra, suspendido ahora de Stendhal, quien en su calidad de ex dirigente de la Canifarma tiene ya varios años “coyoteando” para muchas farmacéuticas, a cambio de una comisión de 5% de lo contratado, lo que incluso factura. Así capitaliza y comercializa, claro, su derecho de picaporte con prácticamente todos los funcionarios del sector salud en todo el país.

A Abelleyra le grabaron el número 5554036474. La todopoderosa Televisa, pues, también practica el espionaje.

Ahí en las oficinas ejecutivas de la televisora tienen preparados otros obuses, para “vengar” a los familiares falsificadores de Landsteiner.

Seguro saben, que hace un año Toscano y Abelleyra esquiaron en Whistler, la mejor estación que para ese deporte de invierno existe en Canadá, y que el personaje grabado presume hacer corrido con todos los gastos, los de los familiares incluidos.

También que un nutrido grupo de amigos diagonal cómplices –todos aquellos involucrados en este escándalo– se reunió a comer hace cosa de un mes en el restaurante polaco –por la comida; grillas aparte—Kaczka, donde seguramente se habló del tema de Landsteiner.

Este es un laboratorio con suerte. Pese a su actuación fraudulenta, no sólo goza del favor de Bernardo Gómez, también del de Carlos Slim, cuya SINCA posee una porción del capital social de la empresa propiedad de Miguel Granados, donde Rafael Borbón es funcionario de nivel.

El tiro de Televisa es calculado. No se fueron en contra del jefe jerárquico del empleado aquél a quien inicialmente acusaron –equivocándose intencionadamente–, Lorenzo Martínez, colocado en la subdirección de Administración del IMSS por la ex “vicepresidenta” Patricia Flores. Tampoco en contra de Carmen Cepeda, de quien depende directamente el “César” que se escucha en la grabación. Ambos personajes, por supuesto, tienen sus respectivas historias, aunque la segunda pasa en limpio, pues es protegida de Roberto Lara, ex contralor del Seguro Social.

Bernardo Gómez, pues, usó a la televisora para cobrar un asunto familiar.

Pero hizo bien, a final de cuentas. Centró la atención en la enorme corrupción que, desde siempre, ha carcomido al Seguro Social.

Y eso es precisamente lo que –junto con el desempleo galopante, promovido por la fallida Administración de Calderón–, tiene a la institución saqueada y al borde de la quiebra técnica.

Así las cosas, Televisa fija la agenda; gobierna. Mientras, Calderón twittea.

Índice Flamígero: Pillado en vuelo a Corea del Sur, Felipe Calderón twitteó haber dado “instrucciones para que se investigue a fondo posible corrupción en el IMSS y se castigue a quienes resulten responsables”. ¿También Tata Consulting? ¿El área de construcciones? A ver si es cierto…

El Arte y el Trabajador


Diego Rivera en Nueva York

[Los siguientes párrafos se tomaron de la conferencia que dio Diego Rivera en The New Workers School,* reimpresos en Junio 1933 en la edición del «Modern Monthly»]

Es cierto que en México pinté principalmente campesinos, porque México es primordialmente un país de campesinos, pero yo nací en una mina. Nací obrero industrial. Mis pinturas despertaron en Detroit tal simpatía y antipatía como no la habían provocado en México. Como nunca antes, evoqué los elementos del ataque conservador y religioso, y como nunca antes provoqué reacción en mi defensa de parte de la gran masa de trabajadores y de aquellos intelectuales que aprecian el arte para las masas. Por eso he llegado a la conclusión definitiva de que no es cierto que el gusto del obrero norteamericano por el arte esté formado y entrenado a través de las caricaturas de colores en los periódicos del domingo. Si los pintores insisten en darles imágenes que no les interesan, es natural que les llamen la atención, pero si hacen lo que yo hice, aunque sus pinturas sean malas, como pueden ser las mías, si pintan cosas que conciernen al obrero, recibirán una respuesta inmediata—la respuesta que yo recibí—, cuando mis pinturas fueron atacadas, a través de la formación de un frente unido de unos doce mil obreros en Detroit que adoptaron una resolución y la mandaron al Alcalde de la ciudad de Detroit, declarando que, si trataban de destruir mi trabajo, los obreros lo defenderían con cualquier medio.

El resultado de mi experimento es interesante sobre todo para pintores norteamericanos, porque la experiencia bastaría para destruir totalmente el concepto de la distancia que separa el pintor del obrero. Ese concepto es falso.

SI el pintor logra pintar arte para el proletariado, el proletariado, entenderá ese arte. Lo que es más, el proletariado, con la misma energía con la que defenderá cualquier cosa para cubrir las necesidades de sobrevivencia de su clase. WL rol del artista revolucionario no es el del compañero de viaje; no es el del simpatizante, no es el del sirviente de la revolución, el rol del artista es el del soldado de la revolución.

Se ha dicho que la revolución no necesita del arte, pero que el arte necesita de la revolución. Esto no es cierto, La revolución necesita del arte revolucionario. El arte no es para el revolucionario lo que es para el romántico. No es un estimulante o un excitante. No es un licor para embriagarse. Es un alimento para la lucha. Es tan alimento como el trigo.

La sensibilidad del pintor revolucionario refleja el mundo externo. Cezane, por ejemplo artista burgués revolucionario quien simpatizó con la Comuna de Paris a pesar de ser Católico, traducía con una tonalidad muy propia que él todo lo que veía, de manera que aunque pintaba una pieza de pan, había en ello un reflejo del carácter del artista revolucionario. En cambio otro pintor podría escoger como tema a un policía golpeando a garrotazos a un obrero, y sin embargo fallar, como ha pasado muchas veces, al crear arte revolucionario.

Con respecto al paisaje el paisaje puede resultar una importante obra de arte, no quiero desarrollar ninguna teoría sobre paisajes aquí pero quiero describir una experiencia relevante en conexión a ello. Por 1919 yo estaba una vez pintando en Poiters en Francia, en el patio de la casa de un campesino francés. Porque el asunto me interesó mucho, trabajé de las seis de la mañana a las seis de la tarde. Una noche se me acercó el campesino. Miró el cuadro durante mucho tiempo. Era un pequeño lienzo. Dijo: “¿Este pequeño lienzo es todo lo que quisiste hacer, o vas a pintar un cuadro más grande, algo del tamaño del patio? Si es así, si regresas mañana, aunque tenga que usar varias herramientas, trataré de ponerlas exactamente como estaban para que las encuentres mañana en el mismo lugar.”

Regresé al día siguiente al mismo lugar, pinté un lienzo del ancho de dos brazos. Trabajé todo el día y en la noche, cuando regresó el campesino se lo quedó mirando duramente durante mucho tiempo y dijo: “Ahora sí veo que pintar es trabajar.” Empezó a notar los diferentes objetos en el cuadro y al fin dijo lo siguiente: “Bueno, hace veintidós años que he vivido en esta casa, y ahora que la has pintado, te confieso que realmente nunca la había visto. Esta puerta es de color café, pero no es el mismo café. Este techo es de pizarra y tú lo pintaste como tal; cuando miro a mi techo veo un techo de pizarra, pero cuando veo tu pintura no sólo veo un techo de pizarra sino pienso que veo al cielo como se ve de noche.”

“Cuando miro la ventana, no sé por qué, pero me parece que en cualquier momento alguien se asomará por la ventana, alguien que ni vive en mi casa.”
“Abajo veo un mojón de estiércol, y se ve como un montón de estiércol, pero diablos, de alguna manera también me parece que se ve como una montaña.”

“Veo un rastrillo en tu pintura. Es un rastrillo y se ve como un rastrillo, pero cuando miro los dientes de tu rastrillo siento como si usar los dientes de ese rastrillo le harían mucho daño al suelo. Ahora veo que la tierra no necesita darme raíces. Yo las arranco de la tierra.”

“Has pintado gallinas. Se ven como mis gallinas, y las has pintado muy cuidadosamente, —pero al mismo tiempo me parecen animales muy raros que viven entre esa cosa que hace daño a la tierra y aquél montón de estiércol que parece una montaña. Ya no me doy cuenta del tamaño de las gallinas.”

“Y en medio del cuadro has pintado un montón de trigo, y tiene el color del trigo, y sin embargo—no sé por qué— pero al mismo tiempo me parece que son flores. Se ve como algo que siempre he querido ver y nunca he visto antes.”

“Y todo eso porque ahora veo las cosas que he visto todos los días, pero de forma diferente. Todo parece darme paz. De manera que tu cuadro realmente es útil. Lo malo es que estas pinturas son para los ricos que menos las necesitan. Pero después de todo, eso es bastante natura porque tú y el resto del mundo necesita coles y zanahorias, pero el mundo puede vivir sin cuadros. Así es que necesitas vender tus cuadros a un alto pecio para comprar coles y zanahorias, cuando no puedes vender tus pinturas. Sin embargo debería de haber alguna manera para que gente como yo pueda tener pinturas como ésa en su casa.”

Así que le hice una proposición al campesino, —no podía hacer menos, en vista de la discusión— yo iba a darle el cuadro, y si pasaba otra vez por su casa, él me daría de comer coles y zanahorias.

De manera que durante los tres meses que estuve allí recibí frecuentemente coles y zanahorias. Finalmente el campesino dijo que quería hacer algo distinto por mí. Dijo que quería enseñarme algunas vistas que yo podría pintar, y me llevó caminando por los campos. Sin voltear, sólo mirando el suelo que parecía conocer muy bien, llegó a cierto lugar. Ahí señaló el paisaje y dijo: “Pinta esto.” Y así me llevó a cinco diferentes lugares y en cada uno de ellos señaló el paisaje. Y esos son los únicos buenos paisajes que he pintado. Los obreros y los campesinos siempre tienen la razón.

[Este humilde «enmascarado en exilio» solicitó admisión, aunque un poco tarde, a la hoy llamada The New School, en donde todavía se pueden admirar unos pequeños murales que allí pintó Diego Rivera en 1933. Afortunadamente encontré acomodo en la Universidad Pública del Estado de Nueva York, en donde me propongo hacer un estudio sobre los luchadores sociales mexicanos a través del arte.]

Imagen: DIego Rivera; Enemigo del Facismo. Coleccion Privada en Nueva York.

¡Gana USD con Neobux, prueba la nueva sección de ENCUESTAS!