Cárdenas: regresar al 88 y 2000

Carlos Ramírez / Indicador Político

Como los tres principales partidos ya rechazaron algún tipo de acuerdo y como los seis precandidatos nada dicen del diseño de unos Pactos de la Moncloa para México, el dilema electoral del 2012 se reduce a la restauración priísta, a la continuidad panista o al neocaudillismo perredista.

El único camino que queda para rescatar el espíritu de la transición democrática que el país tanteó en 1988 y que dilapidó Vicente Fox hoy convertido en el Chachalaco de sí mismo, radica en la posibilidad de que Cuauhtémoc Cárdenas encabece una propuesta de transición real a un sistema democrático que habría de construirse como propuesta plural.

Cárdenas ya ha dicho que sí. La medalla Belisario Domínguez, que retoma su valor de reconocimiento y deja el camino del pago de facturas partidistas, lo ha impulsado a afirmar la posibilidad de ser candidato en la tesitura de un acuerdo plural hacia la construcción del nuevo proyecto de nación.

Ya no hará más posibilidades. Los tres principales partidos tienen definidos sus nominaciones en figuras que carecen de alguna aportación para la reconstrucción del sistema político y del proyecto de nación. Así, el país podría ahogar la alternancia partidista del 2000 en candidatos que representen a sus propias formaciones, sin tener capacidad para construir alianzas en torno a una propuesta de reorganización nacional.

La única figura capaz de lograrlo es Cárdenas. No se trata sólo de sumar votos, sino de ofertar un proyecto de instauración de la democracia. Algunas de las firmas del desplegado proponiendo un gobierno de coalición podrían consolidar la propuesta de llevar la alternancia a un nuevo proyecto nacional: Manlio Fabio Beltrones, Santiago Creel, Manuel Camacho Solís, Marcelo Ebrard y politólogos que han insistido en el cambio de fondo como María Amparo Casar y José Antonio Crespo. Todos ellos podrían configurar un bloque político capaz de consolidar una candidatura de emergencia para llevar la transición a la instauración de un nuevo régimen de gobierno con nuevas y mejores reglas, y evitar que la alternancia caiga en el círculo vicioso de la restauración del viejo régimen que se ve en el corto plazo histórico.

Para lograr esa oportunidad no se requiere la voluntad de Cárdenas –que ya la fijó con precisión–, sino del paso audaz de mexicanos que dicen estar comprometidos con los cambios: una candidatura plural de Cárdenas a la presidencia, con un programa de refundar el proyecto nacional. En este escenario podrán contribuir Beltrones, Creel, Camacho, Ebrard y otros que sí existe una viabilidad para rescatar el voto histórico del 2000 que Fox dilapidó con irresponsabilidad histórica al olvidarse de la transición y dedicar su presidencia a colmar de bendiciones y poder a Martha Sahagún; se trataría, con Cárdenas, de retomar el camino desviado en el 2001: el cambio de modelo político.

Las oportunidades son pocas. Y parece que ya no habrá otra. Por más que se busque, no existe otra figura de consenso nacional para la verdadera transición-alternancia-construcción democrática que Cárdenas. Cualquiera de los tres precandidatos que se perfilan como candidatos no ofrece la posibilidad de una oferta seria por la reconstrucción nacional del proyecto de desarrollo.

Si no hay un candidato de consenso como Cárdenas y si no se forma un nuevo bloque histórico de poder con líderes que fueron capaces de hacer una propuesta contraria a los intereses de sus respectivos partidos, entonces el país llegará al 2012 con propuestas parciales, con campañas destructivas y sin ofrecerle al país y a la sociedad una esperanza de cambio real.

Peña Nieto: perro del mal

Itinerario Político / Ricardo Alemán

A pesar de que las encuetas dan claros favoritos en cada uno de los tres partido políticos –que serán cabeza de grupo de la contienda de 2012–, lo cierto es que hoy nadie tiene elementos bola de cristal para aventurar si la sucesión presidencial será ganada por los tricolores, los azules o los amarillos.

Todos saben que en el PRI la preferencia se inclina a favor de Enrique Peña Nieto, de manera aplastante; en tanto que hoy, en el PAN, puntea en las encuetas, Josefina Vázquez Mota. En la llamada izquierda, en la que se debe incluir al PRD, PT y Convergencia, la moneda está en el aire, ya que nadie cree que Andrés Manuel López Obrador respetará su palabra de aceptar un resultado adverso en una encuesta, frente a su contrincante, Marcelo Ebrard, que seguramente también estará en la boleta.

Sin embargo, lo que muchos dicen saber, y para lo que otros aseguran tener una bola de cristal que adivina el futuro político del país, es que Enrique Peña Nieto es la encarnación del mal para México. Para no pocos líderes y gobernantes del PAN y del PRD, Peña Nieto es mucho más que el candidato ganador del PRI y más que el puntero de todas las encuestas entre todos los aspirantes; es algo así como el “perro del mal” de la política mexicana. ¿Por qué?

Porque a partir de la estrategia electoral diseñada por los adversarios de Peña Nieto, resulta que todos los males imaginables e imaginados para el país y para los mexicanos, se depositan en la persona del ex mandatario mexiquense, en su imagen, fama pública, en sus aspiraciones presidenciales y hasta en su gusto por usar un copete aniñado.

Y es que cuando los presidentes “espurio” y “legítimo” hablan de la vuelta del PRI, del posible regreso de los viejos vicios y las viejas formas de la política, no hablan de esa federación de partidos que, en igual número de entidades del país, forman la estructura del PRI. No, cuando Felipe Calderón y Andrés Manuel López Obrador “previenen” a los mexicanos de la tragedia política que viene –si es que el PRI gana la elección presidencial–, en realidad se refieren a Peña Nieto.

Cuando Marcelo Ebrard, los jefes políticos del PAN, y los aspirantes presidenciales azules dicen que la vuelta del PRI sería la más desastrosa apuesta de los mexicanos, esos políticos no hablan de la ideología del tricolor –claro si es que ese partido tiene ideología–, y tampoco de tal o cual gobernante o político que en la historia mexicana destacó por sus pillerías. No, se refieren al candidato Peña Nieto.

Cuando algún malqueriente del PRI o de Peña Nieto quiere ofender a algún político; cuando se trata de insultar a un adversario odiado, se le moteja como la voz popular bautizó a Peña Nieto; “gelboy”, “el gavioto”, “el copetes”, “el candidato de Televisa” y decenas de sobrenombres que intentan sintetizar lo más malo del PRI.

Aquí hemos señalado que, incluso intramuros del PRI, no son pocos los que han pavimentado el camino a la especie de que todo lo que propone Enrique Peña Nieto es atrasado, signo del viejo PRI, ejemplo de lo que no debe regresar, en tanto que todo lo que propone el adversario de Peña Nieto, el senador Manlio Fabio Beltrones, es una señal de modernidad. Y claro, no faltan los que están a la espera de que Peña Nieto entre en colisión con alguno de los pesos pesados de la política –Beltrones, Obrador o Marcelo–, para ver como “se desmorona” la candidatura del “copetes”.

Lo curioso del caso, sin embargo, es que hasta el momento –además de que en una entrevista con Univisión no supo el nombre de la enfermedad que le quito la vida a su esposa, y una mentira estadística en su último informe, que detectó la revista “The Economist”–, por más que los adversarios de Peña Nieto tratan de hacerlo ver como el mejor ejemplo del político sin iniciativa, sin formación, sin talento, nadie lo ha hecho caer.

Mas aún, esa campaña de político menor, chiquito, sin más chiste que su copete, que le han endilgado al mexiquense sus adversarios políticos –como parte de la estrategia para bajarlo de las encuetas–, tampoco mueve o conmueve al electorado en general, que sigue creyendo que Peña Nieto es el mejor precandidato presidencial, no sólo del PRI, sino de todos los partidos.

Sin duda que algo está haciendo bien Peña Nieto, y/o algo hacen muy mal sus adversarios políticos, como para que el mexiquense se mantenga en los cuernos de la luna y sus detractores no logren quitarle ni un pelo a su gallo. Acaso valga una tercera variante. Que los potenciales electores son idiotas. Al tiempo.

Panismo: edad promedio, 50 años

Jorge Fernández Menéndez

El PAN ha decidido concentrar en su comité ejecutivo nacional la selección de sus candidatos a diputados y senadores. No es la primera vez que esto ocurre en ese partido. Tampoco que la designación de su candidato presidencial pase por una elección entre militantes y adherentes.

No está mal, sobre todo, el segundo método, para un partido que siempre ha sido bastante estricto con quienes son o no sus miembros. El problema es que precisamente esa dinámica de control es lo que se ha cerrado desde hace años a Acción Nacional. El padrón de militantes y adherentes es de aproximadamente un millón 800 mil personas, pero es un padrón muy dispar, con muchos errores y que no ha sido revisado y depurado desde hace años. Mientras en algunos lugares del país, como el DF, la militancia es ridículamente baja, en otros, como en Nuevo León, la militancia ha sido inflada, por corrientes que se han quedado con parcelas importantes de ese partido, como las del actual alcalde de Monterrey y su antecesor, Fernando Larrazábal y Adalberto Madero, respectivamente.

Lo cierto es que el padrón del panismo no es plenamente confiable y eso lo saben todos los precandidatos. También deberían saber que la edad promedio de sus militantes está en los 50 años y que eso resulta particularmente irracional para un partido que ganó muchas elecciones gracias a los jóvenes, pero que parece haberse quedado sin propuestas para ellos. Paradójicamente, si en el 2000 fue el voto de los jóvenes el determinante para sacar al PRI de Los Pinos, hoy, 12 años y una generación después, ese voto parece ser el que lo regresará a la casa presidencial.

El PAN como partido no ha sabido como reconvertirse desde el poder. No lo pudo hacer con un hombre con un relativo desinterés por la vida interna de su fuerza política como Vicente Fox, pero tampoco con un presidente como Felipe Calderón que nació y vivió siempre en el entorno blanquiazul. Un simple recorrido por lo sucedido con el panismo en este año, puede explicar la situación: Manuel Espino, llegó al PAN durante el gobierno de Fox para que Santiago Creel fuera el candidato, pero el candidato fue Felipe Calderón y éste prácticamente dejó de contar para su campaña con el presidente del partido: la situación se deterioró tanto entre ambos que Espino terminó siendo expulsado del PAN. Lo reemplazó uno de los hombres más cercanos y queridos por Felipe Calderón, Germán Martínez. Los resultados del 2009 y un discurso férreamente antipriista, lo sacaron del partido prematuramente y llegó en su lugar César Nava. El ex secretario particular del presidente comenzó su gestión confrontándose con un secretario de gobernación como Fernando Gómez Mont, con hondas raíces en el panismo: el tema fueron las alianzas con el PRD en Oaxaca, Puebla y Sinaloa. Se fue Fernando, que incluso renunció a su larga militancia en el PAN, y esas elecciones se ganaron, pero eso no fue suficiente para que Nava se pudiera quedar en el partido. Se hicieron elecciones internas y el calderonismo llegó dividido a las mismas entre Gustavo Madero y Roberto Gil. Una división que se reflejaría en precandidaturas presidenciales y que terminó con el triunfo de Madero y con Gil como secretario privado del presidente. Y se dice que con el propio presidente Calderón alejado del presidente del partido.

En todo ese camino, con tantos cambios e indefiniciones, el panismo no ha tenido una estrategia, una política de auténtico crecimiento y relación con distintos sectores sociales: no ha podido (y en algunos casos no ha querido) abrirse a sectores que podrían haber sido sus aliados y consolidado como un partido de centro derecha liberal.

Se ha refugiado en su militancia (que se hace vieja con el paso del tiempo) y quizás por eso también en demasiadas ocasiones sus candidatos podrán tener muchos años de activismo interno pero no son atractivos para el electorado: el ejemplo más evidente fue el de Luis Felipe Bravo Mena en el Estado de México, posiblemente la peor campaña electoral que ha hecho el PAN en su historia reciente. Es paradójico, pero Manuel Clouthier logró hacerse un nombre y un espacio en la elección de 1988 por los jóvenes, lo mismo ocurrió con Diego Fernández de Cevallos en el 94 (por cierto: es absurdo que un partido como el PAN haya desperdiciado, y siga haciéndolo a un político con el potencial y el peso de Diego, como si esos le sobraran). Lo mismo sucedió en el 2000 y en el 2006. Pero el PAN no supo entonces capitalizar ese voto en partido y militancia. Ahora lo resiente.

Para esta elección, el CEN tendrá amplio espacio para colocar candidatos a diputados y senadores que pudieran cubrir ese déficit evidente. Pero si esos espacios son utilizados para pagar cuotas de grupos internos, el resultado será decepcionante. Porque además, esas posiciones serán determinantes para apuntalar una candidatura que, sea quien sea el elegido, debe partir de la base de que no podrá contar con alianzas partidarias porque todas las posibles ya están amarradas por sus adversarios.

Marina y el complot antiterrorista

Jorge Alejandro Medellín

En junio de 2010, la DEA y organismos de inteligencia de Israel alertaron a la Armada de México sobre la presencia en territorio nacional de un terrorista islámico que había ingresado al país a través de la porosa e incontrolable frontera con Guatemala.

Los datos eran sólidos y altamente preocupantes, porque Salim,el islámico¸ como identificaron los oficiales de inteligencia norteamericana al objetivo, intentaría colocar una carga de al menos 21 kilos nitroglicerina en las inmediaciones de la embajada de los Estados Unidos en México.

Otros datos indicaban que el consulado norteamericano en Monterrey hubiera sido una segunda opción para el ataque terrorista en caso de que los planes originales se vieran alterados.

Con esta información básica proveniente de fuentes estadunidenses e israelíes, la Armada de México movilizó a un grupo especial para detener al terrorista que ya estaba en suelo nacional.

Para junio de 2010, la Marina tenía ya un record de importantes resultados en operaciones de alto impacto contra cárteles de la droga, como consecuencia de su estrecha cooperación en este sexenio ha establecido con las fuerzas armadas de los Estados Unidos.

Golpes quirúrgicos y operativos decisivos contra el Cartel del Golfo en Tamaulipas o contra Arturo Beltrán Leyva en Cuernavaca, Morelos, fundamentados en un incesante intercambio de información de inteligencia operativa con la Marina norteamericana, han marcado la pauta en la relación de la Armada de México con sus pares estadunidenses.

La muerte de Ezequiel Cárdenas Guillén, Tony Tormenta, y el desmantelamiento de complejas redes de comunicación de los Zetas en Veracruz son dos ejemplos de los frutos que ha rendido a colaboración entre la Armada de México y las principales instancias de inteligencia de los Estados Unidos.

En este contexto se dio la colaboración para intentar detener al terrorista que logró llegar hasta el Distrito Federal para rentar la habitación 21-S en la calle de Mérida número 12, en donde comenzó a armar un modelo del artefacto que se utilizaría para el atentado.

La inteligencia israelí y la norteamericana de la DEA proporcionaron detalles a la Marina de México. En lo esencial, los mandos del Almirante Mariano Francisco Saynez sabían que Salimllegó a un país sudamericano, que tenía entre 30 y 35 años de edad, que fuesubiendo hasta cruzar por Guatemala hacia territorio mexicano, que llegó a la capital del país para explorar el terreno y preparar el ataque.

Marina inició el operativo y pidió el apoyo de la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada ((SIEDO) para catear el lugar. El apoyo llegó, cinco horas después. Salim, el islámico¸ se había ido.

La investigación en la Marina fue suspendida y los resultados entregados al alto mando y a la Presidencia de la República. Una copia fue entregada también a la DEA y a otras instancias de seguridad norteamericanas.

Hoy, en el marco de las acusaciones y revelaciones norteamericanas que implican la detención del ciudadano Mansour Arbabsiar como supuesto responsable de buscar a un operador de los Zetas para organizar un ataque contra el embajador de Arabia Saudita en Washington, un informe Confidencial (Operativo Salim) cuya autoría fue atribuida a la Marina, vuelve a colocar en la mesa el delicado y ríspido tema de la penetración de terroristas en México.

La Armada de México ha rechazado la autoría del documento, calificándolo de apócrifo. Lo que no ha sido negado es el contenido básico del texto y de otros publicados hace un año, en los que se dio cuenta del affaire en que se convirtió el sinuoso manejo de la información oficial en torno a un tema incontrovertible: la presencia de terroristas islámicos en México.

Hace más de un año la Marina dio su versión oficial de los hechos en su comunicado 141/2010, en franca confrontación con la PGR. Poderosos intereses operaron, dentro y fuera de México, contra la institución que encabeza el Almirante Saynez y obligaron a la dependencia a retirar durante dos días su boletín.

Las fuentes de inteligencia consultadas para avalar y darle solidez a las operaciones antiterroristas de la Marina revelaron que en aquellos días el tema se bloqueó y fue cancelado,porque hablar de terrorismo y de terroristas en México hubiera desatado no solo una psicosis entre la gente; sobre todo hubiera colocado al país en una posición política y diplomática sumamente delicada.

¿La razón? La capacidad probada de estos grupos fundamentalistas para penetrar fronteras, llevar adelante planes y tratar de concretarlos al más alto nivel.

En ello radica el tema de fondo en torno al tema del terrorismo fundamentalista en México.

¿Chapo o chapopote?

Marco A. Flota / Grillotina

Y sigue la telenovela del Presidente Calderón y The New York Times.

(Cabe mencionar que Calderón no es el primer Presidente de México que ha tenido problemas con el acreditado periódico norteamericano. Recordemos que don Miguel de la Madrid- aunque él no recuerda haber sido Presidente- presentó una demanda contra el columnista Jack Anderson, quien publicó en The New York Times que aquel tenía una cuenta bancaria en Suiza. Cuenta por millones dólares, aunque menos que los don Carlos Slim le ha metido a The New York Times.

Aunque la demanda de MHH no prosperó, suponemos que su cuenta bancaria sí. Y esperamos que haya retirado los millones de dólares a tiempo, pues los bancos suizos guardan celosamente los números de sus cuentas bancarias, por lo que los clientes tienen que memorizarlas. Y a estas alturas a don Miguel se le olvida hasta tomar sus pastillas para la memoria)

Todavía estaba en su clímax la polémica por la supuesta declaración de don Felipe al Times, en el sentido de que en el pasado los gobiernos priístas hacían pactos con los narcos y todavía hay algunos que quisieran reanudarlos, cuando se publicaba la segunda parte de la ya célebre entrevista.

Y esta vez se afirma que Calderón declaró, respecto al paradero del Chapo Guzmán:

“No está en territorio mexicano y supongo que el Chapo está en territorio americano”.

Falta ver si el Presidente, como en la ocasión previa, rectifica lo que, según el New York Times, declaró. Podría alegar que volvieron a malinterpretarlo y que él no dijo que el Chapo, sino el chapopote mexicano es el que se encuentra en Estados Unidos.

Y es que los principales productores de divisas para este país son el Chapo y el chapopote. Con la salvedad de que el señor Guzmán realiza sus exportaciones con la complicidad del Mayo Zambada, no de Romero Deschamps, como el director de Pemex. Queda al lector decidir, cuál de los dos- el líder narco o el naco líder- le cuesta más al país.

Basaría su afirmación el Presidente en la revelación de otro periódico Times, pero de Los Ángeles, de que Irma Coronel, una de las esposas del Chapo, dio a luz a preciosas gemelitas en un hospital californiano recientemente. Y no hay error en eso de “una de las esposas del Chapo”, pues existen evidencias de que tiene varias. Solo el gobierno mexicano no ha podido ponerle esposas.

Aparte de que las distintas cónyuges de don Chapo son más eficaces que nuestras autoridades, pues aunque también se les escapa de vez cuando, siempre regresa a ellas. En cambio, al penal de Puente Grande, Jalisco, no ha retornado ni a la visita conyugal con su cocinero que sigue ahí encerrado.

Pero de ser cierta la versión de que el Chapo y señora tuvieron mellizas es un buen indicio. Ya que el magnate- recuérdese que aparece en la revista “Forbes”,
incluido en “la lista de los más ricos del mundo junto a otros mexicanos notables- seguramente dará un fiestón para el bautizo de las cuatitas.

Y ahí estaría la oportunidad para capturarlo. Claro que dando previamente el soplo, para que no acudan, a algunos políticos que suelen asistir a las pachangas del Cacho.digo: del capo.bueno: del Chapo.

El señor García Luna tiene la palabra.

Sabe mucho López Meyer

Francisco Rodríguez / Índice Político

Desde hace un par de semanas el comentario gira en la posibilidad de remover a Héctor Velázquez de la dirección general del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM), aprovechando el problema que se armó por el “apagón” y después por la falla de radar. Para ser justos en ninguna de ellas tiene responsabilidad el sinaloense, pues en realidad de lo que se trata de falta de atención, capacitación y hasta negligencia del SENEAM; lo anterior derivado de investigación comentada por conocedores del ramo del aerotransporte.

Pero parece que se aprovecha la coyuntura, a partir de la pobre intervención de Velázquez ante los medios de comunicación (particularmente en el noticiero nocturno del “canal de las estrellas”) donde evidenció no solo su falta de información respecto a un hecho que, de repetirse, puede ser muy grave, sino también de su absoluta falta de tablas para enfrentar una entrevista. De suyo, es de sobra conocida su ausencia al frente del Aeropuerto, como también lo es que ahora con las autoridades que llegaron a la SCT ya no se siente tan protegido como lo era con Juan Molinar y Humberto Treviño. Le quitaron piso, a pesar de que continúa blofeando respecto a una supuesta relación personal con el ocupante de Los Pinos.

De ser el caso de su sustitución, perfilar a Gilberto López Meyer sería la más desacertada decisión, en ocasión del pobrísimo papel que ha desempeñado en ASA pues sólo lo conocen internamente o, si acaso, quienes desde que llegó al cargo participan en los Consejos de Administración del organismo:

Desde su arribo desde el “Bronx”, cual él mismo moteja a la Dirección General de Aviación Civil, a “Beverly Hills”, o sea Aeropuertos y Servicios Auxiliares, López no ha presentado nunca un proyecto definido de trabajo.

Removió a gente conocedora y valiosa que desde tiempo atrás venía prestando servicios en ASA, para poner a amigos, conocidos y compromisos que no resultaron ser mejores que los anteriores, por decir lo menos; casi todos son incompetentes para los cargos y algunos de ellos se considera que se encuentran en una material beca ya que no hacen absolutamente nada.

Tal el caso del flamante coordinador institucional Francisco Andrade, dedicado a leer los periódicos hasta el mediodía y que ha acuñado una frase maravillosa que permanecerá en el recuerdo de todo ASA: “yo de esto no sé nada, pero si me dicen opino”, o bien “yo de esto no sé nada, pero voluntad no me falta”.

Otro, el coordinador de las Unidades de Negocios –que se dijo ingeniero hasta que prefirió omitirlo para evitar problemas de usurpación de profesiones– Guillermo Heredia Cabarga, unido a López Meyer por una complicidad que llega hasta ahora, cuando aquel fungió como director de Aerolíneas Mesoamericanas.

Uno más, el Coordinador de servicios corporativos Héctor García Fox, el cual sin ninguna experiencia en asuntos financieros –de suyo importante para el desarrollo sistemático del organismo–, delega todo y presume de su relación tanto con Juan Ignacio Zavala como con la esposa del Presidente de la República, como si eso sólo fuera su soporte para permanecer en el cargo.

También el subdirector de Coordinación y Desarrollo de Negocios Sergio Valadez, quien empezó a perseguir a las empleadas –por lo cual se ganó el mote del “Príncipe Caliente”– hasta que la elegida le puso el cuerno y trató de engatusarlo con un supuesto embarazo, diciéndose polítólogo lo único que ha tenido bajo su responsabilidad es la elaboración desde hace tres años de una reestructura interna malhecha que hasta este momento no ha concluido.

Y, claro, no podía faltar el secretario particular Gustavo Delgadillo, un lamebotas que lo único que hace –aparte de la barba–, es promover eventos deportivos en los cuales por supuesto convoca a fuerza a muchos trabajadores de ASA. Es, además, el mejor de todos los usuarios de Facebook.

En términos de resultados que presentar, la actual administración de ASA lo único que ofrece son ineficiencias, pero no por falta de aplicación del personal operativo experimentado que sí posee, sino por la insuficiencia de los mandos medios y superiores que ha incrustado López.

Tratar de plasmar todas las fallas, sería una tarea por demás ardua, no observándose en la realidad nada positivo, por más que quisieran enarbolar incluso, su papel como promotor acerca de la producción de biocombustibles de aviación, proyecto en el cual ASA no tendría nada qué hacer. Se ha tratado de una patraña organizada por un intolerante personaje llamado Alejandro Ríos, director de Combustibles, quien ha aprovechado la ignorancia de López Meyer para sorprenderlo, despertando su ambición política y económica. Es un tema, me dicen, que se puede analizar con mayor profundidad.

Finalmente y fuera de las capacidades profesionales que debiera exhibir un servidor público de alto nivel, pareciera que en la actualidad aspectos como ética, compromiso, lealtad a las instituciones y apego a los valores fundamentales del ser humano debieran también incluirse no en un decálogo de buenas intenciones, sino en la manera de ejercer la encomienda de vida y la profesional.

El secretario de Comunicaciones y Transportes deberá pensar muy bien este presumible movimiento, además por el momento del calendario de la administración pública, es decir, a un año de su conclusión. Lo tendrá que hacer si es el caso rápidamente, para que no distraiga su atención de los temas más importantes.

Ante todo esto que se sabe y se comenta al interior de ese organismo, sigue surgiendo la pregunta de ¿por qué permanece López Meyer en el cargo?

La respuesta “sospechosista” es que “sabe mucho”.

Sí, sabe mucho, pero del “accidente” de Juan Camilo Mouriño; razón por la cual Calderón le sigue pagando factura.

Índice Flamígero: Fallidos los planes del calderonato para convertir a México en potencia extranjera, si la principal puerta de ingreso al país, el AICM, está sumido en el caos, los desperfectos y, claro, la corrupción.

¿Cómo gobernarán?

Gregorio Ortega Molina / La Costumbre Del Poder

La situación en la que Felipe Calderón Hinojosa dejará al país fundamenta una pregunta y una certeza compartidas por millones de mexicanos: ¿Hay condiciones para gobernar con el modelo político actual? Quien llegue a convertirse en presidente de la República se verá incapacitado para, al menos, poner orden, porque el presidencialismo mexicano se agotó y parece no haber quien convoque y convenza para unir voluntades en el Congreso.

Nada importa que Acción Nacional permanezca u otro partido se haga con el poder. Para contar con las voluntades necesarias a la solución de los problemas urgentes e ingentes de la nación sólo tienen dos vías: a) Regresar a la cláusula de gobernabilidad, que es el equivalente político a la cláusula de exclusión sindical; es decir, quien no se somete queda fuera de la jugada, pierde todos sus derechos; b) Gobierno de coalición, que es muy distinto a las coaliciones electorales.

Los argumentos usados a favor o en contra de alguno de los modelos, recuerdan a la lechera: hacen cuentas antes de llegar al poder. En cualquiera de ambos casos se requiere de reformas legales y constitucionales, lo que únicamente podrá hacerse si se logra una mayoría en el Congreso en la elección de julio de 2012, o mediante una coalición transitoria para lograr un objetivo común. Pero, ¿quién se va a aliar con tal o cual partido, para regalar la cláusula de gobernabilidad y ceder sus derechos? Es el dilema bíblico de Jacob y Esaú. Hoy nadie quiere ceder lo que tiene en materia de privilegios políticos.

En cuanto a la coalición, difiero de la opinión de Héctor Aguilar Camín, pues hoy el poder sí se comparte, desde hace mucho. Dejemos de lado el que usufructúan los delincuentes, hablemos del legal, del que no está penado pero no es legítimo: el de los poderes fácticos, que son los que mandan, los que imponen agenda y determinan qué sí y qué no.

Difiero también de Rafael Segovia, la coalición nunca equivale a emascular ideológicamente a uno u otro de los aliados -como si lo hace la gobernabilidad a güevo-, sino que se establecen acuerdos para agendas comunes en políticas públicas que destrabarían el “impasse” en que se encuentra la transición.

Me desconcierta el simplismo conservador de Jacobo Zabludovski: apoyan la colación los que se quedarán fuera.

México y los mexicanos son distintos a los que poblaban este país en 1929. Es posible, parece estar ya escrito, que la elección presidencial la arrase el PRI, pero el elector es distinto al de ayer, razona su voto, no le cederá el Congreso, por lo que Francisco Rojas obtiene antes de septiembre del 2012 la cláusula de gobernabilidad, o a Enrique Peña Nieto le ocurrirá lo que a Felipe Calderón: no podrá gobernar. La opción es que él camine al poder junto con Manlio Fabio Beltrones y ambos construyan la coalición, de otra manera entregarán el triunfo a Andrés Manuel López Obrador, como lo afirmé el viernes anterior.

Con su PAN se lo comerán

Jorge Diaz

Después del anuncio que hiciera el PAN sobre lo decidido en torno al método para elegir al candidato que peleará por la presidencia de la república en 2012, se despeja la incógnita: El Comité Ejecutivo Nacional acordó elegir a su abanderado a través del método ordinario, por lo que votarán únicamente sus miembros activos y adherentes.

Será fiesta a puerta cerrada, con su PAN se lo comerán.

Ellos y sólo ellos sabrán cómo hacerle para nombrar al abanderado blanquiazul. Lo que queda en la atmosfera es la sensación de que todo quedó a modo para que las operaciones desde Los Pinos den frutos y Ernesto Cordero salga triunfador.

Muchos comentan, que a lo largo de los últimos años el padrón electoral de ese Instituto político está inflado y que algunas localidades han crecido desproporcionadamente en ese rubro, señalando directamente al Presidente Felipe Calderón y su grupo político como responsables para que esto suceda y tener a su favor estas cruciales elecciones.

No dejar ir el control del partido ha sido una de las prioridades de Calderón en su sexenio y parece que está obteniendo la victoria. Por lo pronto, y de concretarse alguna irregularidad a la hora de sus comicios internos, queda la duda de si los contrincantes, Josefina Vázquez Mota y Santiago Creel, se subordinen y terminen alineándose a los designios del Presidente o si hacen explotar la bomba en tiempos por demás delicados en plena carrera por la presidencia.

De quedar mal parados ante la opinión pública por tener una contienda desaseada (en caso de ser así) y con la pobre imagen que tanto dentro y fuera de su partido tiene el precandidato Cordero, las posibilidades de ser una opción competitiva quedarían enterradas. Sobra decir, que es muy interesante el desenlace.

Santiago Creel en otras ocasiones, ha denunciado que el suelo no está parejo ¿Qué va a decir ahora? Todavía no está claro si presenciaremos una fractura; o más bien, estemos ante la demostración de disciplina por parte de los conservadores.

Yo me quedo con la reciente imagen en guantes de box y con lo que una y otra vez a machacado Vázquez Mota en los medios de comunicación: “Voy derecho y no me quito y si me pegan me desquito” ¿Será?

Luego de Jova, reanudan comunicación terrestre a 48 localidades de Colima

Notimex

El gobernador de Colima, Mario Anguiano Moreno, dio a conocer que ya fue reanudada la comunicación terrestre con 48 de las 54 localidades rurales, cuyos caminos de acceso fueron dañados por el paso del huracán Jova.

Dijo que también se están resolviendo aspectos como la circulación al aeropuerto de Manzanillo y el movimiento ferroviario portuario, y refrendó su compromiso de que Colima vuelva a la normalidad a la brevedad posible.

Poco antes de partir a la Ciudad de México, para reunirse con comisiones de la Cámara de Diputados, para gestionar los recursos federales que se destinarán a la entidad en 2012, reconoció el esfuerzo de las instancias de los tres niveles de gobierno en las tareas de limpieza y reconstrucción.

Asimismo, felicitó la capacidad de organización de los colimenses, a quienes pidió mantener la unidad y unir esfuerzos para ayudarse entre sí, pues "nosotros no descansaremos hasta que Colima vuelva a la normalidad, por lo que estamos atendiendo los problemas, desde los más graves hasta los de menor intensidad".

A una semana del impacto del fenómeno meteorológico, dijo que los comités de evaluación de daños presentaron un informe preliminar, "y nos dicen que la primera aportación que se va a solicitar al Fonden para la etapa de reconstrucción en el apartado de Apoyo Parcial Inmediato, será de 33.3 millones de pesos".

Explicó que de esos recursos, 1.8 millones se destinarán a infraestructura carretera; para la educativa, deportiva y cultural, dos millones; hidráulica, 15 millones de pesos; del sector salud, 500 mil pesos; para infraestructura de residuos sólidos urbanos, 500 mil pesos, y para la urbana y vial, 13.6 millones de pesos.

Aclaró que del total de aportaciones del Fondo de Desastres Naturales (Fonden), el gobierno estatal deberá aportar el 50 por ciento, por lo que se analiza la posibilidad de obtener un préstamo para atender ese compromiso.

"El endeudamiento es una de las alternativas para poder acceder a los recursos de Fonden, se está analizando, y posteriormente vamos a informar cómo podrían ser las alternativas para el financiamiento y lo que puedan, poner también los ayuntamientos", precisó.

No obstante, precisó que hasta el momento no se han adquirido deudas para enfrentar aspectos prioritarios de la contingencia, ya que se ha trabajado con recursos del presupuesto con que cuenta su administración.

Sobre las acciones emergentes, apuntó que la carretera que va al Aeropuerto Playa de Oro, que se inundó y quedó dañada, entró nuevamente en operación, por lo que desde ayer, Aeromar efectuó su primer vuelo de México a Manzanillo y de Manzanillo a México.

En ese sentido, el mandatario estatal expresó que los días jueves, viernes, sábado y domingo, operarán tres vuelos diarios, y a partir del próximo lunes 24 de octubre, se restablecerán las corridas normales con hasta cinco vuelos diarios.

Sobre la carretera a cuatro carriles Colima-Manzanillo, que se dañó en los tramos de la Salada y de Tecolapa, precisó que ya está reparada y operando de manera normal.

En lo que respecta al puente del ferrocarril sobre el río Armería, que se dañó, adelantó que el servicio se restablecerá el viernes 21.

También indicó que ha visitado siete de los 10 municipios declarados zona de desastre por la Secretaría de Gobernación: Colima, Villa de Alvarez, Manzanillo, Minatitlán, Tecomán, Ixtlahuacán y Coquimatlán, en los cuales ha escuchado las demandas de los afectados y se han tomado decisiones que permitan ayudar a las personas.

Anguiano Moreno reiteró su compromiso de visitar los tres municipios restantes, como son Armería, Comala y Cuauhtémoc, aunque señaló que los ha sobrevolado.

Pierde Slim 11 mil mdd, aún es el más rico del mundo: Forbes

Notimex

Nueva York. La fortuna del magnate mexicano Carlos Slim disminuyó en 11 mil millones de dólares desde mediados de febrero pasado a mediados de octubre, publicó hoy la revista Forbes, encargada de hacer la lista de las personas más acaudaladas del mundo.

La publicación aclaró, sin embargo, que pese a la dramática baja en su fortuna, Slim sigue manteniendo el título de hombre más rico del mundo, pese a que sus arcas pasaron de 74 mil millones de dólares a 63.3 mil millones de dólares a mediados de octubre.

La segunda personas más rica del mundo, Bill Gates –fundador de la empresa de tecnología Microsoft– ha estrechado así la distancia que lo separa de Slim, pues su fortuna está actualmente valuada en 60 mil millones de dólares.

La causa de la baja en la fortuna de Slim es el menor valor neto de la empresa de telefonía celular América Móvil, cuyos títulos comerciados en el mercado de valores de Nueva York se han devaluado en 17 por ciento desde febrero pasado.

Asimismo, el Índice de Precios y Cotizaciones de la Bolsa Mexicana de Valores ha perdido 6.8 por ciento de su valuación desde febrero pasado, y el peso se ha devaluado 10 por ciento en el mismo periodo, lo que afecta a las empresas del magnate mexicano.

No se cancelarán concesiones ni se expropiarán medios de comunicación; habrá competencia, en lugar de monopolios: AMLO

* Palabras de Andrés Manuel López Obrador en la 53 Semana Nacional de la Radio y Televisión, que organiza la Cámara Nacional de la Industria de Radio y Televisión (CIRT)

Amigas y amigos de la Cámara Nacional de la Industria de la Radio y la Televisión:

Como es sabido, el Movimiento Regeneración Nacional, MORENA, integrado por millones de mexicanos de todas las clases sociales y corrientes del pensamiento, tiene como objetivo fundamental la transformación de la vida pública de México.

En la pluralidad que caracteriza nuestro movimiento, nos une la convicción de que el país requiere un cambio de fondo y estamos decididos a llevarlo a cabo por la vía democrática y de manera pacífica.

Desde nuestro punto de vista, las reformas que requiere el país se pueden resumir en cuatro grandes propósitos: honestidad, empleo, justicia y seguridad.

I. La honestidad es la mayor riqueza de las naciones y, en México, desgraciadamente, este imprescindible valor se ha venido perdiendo. La mayor responsabilidad en este proceso de degradación recae, sin duda, en la falta de integridad de las autoridades públicas. Nada ha dañado más a México que la deshonestidad de sus gobernantes. Por eso, nuestra propuesta consiste en elevar a rango supremo la honestidad, empezando por limpiar de corrupción al gobierno.

Lograr este propósito nos permitirá obtener recursos que, actualmente, se van por el caño de la corrupción y, al mismo tiempo, se tendrá la autoridad moral necesaria para eliminar el gasto superfluo destinado a la alta burocracia y aplicar una reforma fiscal progresiva como lo establece la Constitución General de la República.

Además de ser un imperativo ético, la honestidad implica combatir la corrupción, aplicar un plan de austeridad republicana y abolir los privilegios fiscales. Hemos hecho el análisis y se tienen los estudios necesarios para afirmar que con estas tres medidas, se podrían liberar hasta 800 mil millones de pesos para el desarrollo económico y el bienestar de la población; es decir, el 6 por ciento del Producto Interno Bruto.

II. Hoy la falta de empleo, junto con la inseguridad, son los dos principales problemas de México. Ambos males se alimentan y nutren mutuamente: no se generan empleos y eso produce inseguridad, y la falta de ésta, ahuyenta la inversión e impide mantener y crear nuevas fuentes de trabajo. Baste ver lo que sucede con el turismo y la fuga de capitales de estados del norte por la emigración de pequeños y medianos inversionistas que se han visto obligados a refugiarse en ciudades fronterizas de los Estados Unidos.
Por eso, nos proponemos romper esta dualidad perversa, reactivando con urgencia la economía y creando empleos.

Debemos tomar en cuenta que, en los últimos 28 años, de 1983 a la fecha, el crecimiento del Producto Interno Bruto ha sido en promedio de 2.3 por ciento y, si consideramos el aumento de la población, el per cápita es de 0.4 por ciento anual, una de las tasas más bajas del continente americano y del mundo. Y, como es obvio, si no hay crecimiento económico, no puede haber empleos.

Por ejemplo, en los últimos 15 años, se han generado solamente 500 mil empleos formales en promedio por año, cuando se requieren alrededor de un millón 200 mil. En otras palabras, 700 mil mexicanos por año, sólo han tenido como opción la emigración o la economía informal.

Para frenar esta tendencia e iniciar el camino hacia el crecimiento económico, nos proponemos llevar a la práctica proyectos de desarrollo de alto impacto para la creación de empleos. Puntualmente planteamos:

1. Rescatar al campo e impulsar la autosuficiencia alimentaria.

2. Sembrar un millón de hectáreas de árboles maderables en el sureste del país, para crear empleos, detener el fenómeno migratorio y mejorar el medio ambiente.

3. Integrar y utilizar al sector energético como palanca del desarrollo. En específico, construir cinco grandes refinerías que aumenten el valor agregado del petróleo crudo, generen empleos y sustituyan las importaciones de combustibles que hoy nos cuestan más de 20 mil millones de dólares por año.

4. No permitir las prácticas monopólicas y establecer como prioridad la libre competencia. Actualmente, por los monopolios se pagan precios exagerados que quitan a las familias entre 10 y 15 por ciento de sus ingresos y son un freno al crecimiento económico y al empleo.

5. Dar prioridad al desarrollo de la pequeña y mediana empresas, con energéticos y créditos baratos, con protección ante precios exagerados de insumos, impuestos altos y burocratismo.

6. Crear un corredor económico y comercial en el Istmo de Tehuantepec. Este proyecto se propone aprovechar la ubicación estratégica y la cercanía en esta franja del territorio nacional para unir al Pacífico con el Atlántico y, con ello, facilitar el transporte de mercancías entre los países de Asia y la costa este de los Estados Unidos.

Se trata de un corredor de 300 km, donde se construiría una línea ferroviaria para el transporte de contenedores, se ampliaría la carretera existente, se rehabilitarían los puertos de Salina Cruz y Coatzacoalcos y se instalarían plantas para ensamblar piezas y fabricar manufacturas.

La construcción de estas obras y las fábricas que se instalen, generarán un importante número de empleos, para evitar que los jóvenes de esta región sigan emigrando hacia el norte en busca de oportunidades de trabajo.

7. Impulsar la industria de la construcción para reactivar pronto la economía y crear nuevos puestos de trabajo. En lo específico, se proponen los siguientes proyectos:

a) un programa de un millón de acciones de mejoramiento, ampliación y construcción de vivienda en el medio urbano y rural, para generar 500 mil empleos;

b) Obras y servicios públicos (introducción de agua potable, drenaje, construcción de pavimento, de escuelas, hospitales y espacios para la recreación y deporte) en colonias populares del Valle de México, en ciudades fronterizas y en las periferias de las urbes más pobladas del país;

c) Nuevas carreteras, sobre todo, en el sur-sureste; así como un programa para atender a 362 municipios (15 por ciento de los 2,456 que existen) cuyos pueblos no cuentan con caminos pavimentados para trasladarse a sus cabeceras municipales. La construcción de estos caminos debe hacerse con el uso intensivo de mano de obra comunitaria para crear empleos y fortalecer la economía local.

d) Un nuevo aeropuerto internacional en Tizayuca, Hidalgo, con la operación de un tren moderno y rápido hacia la ciudad de México.

e) Trenes rápidos o de gran velocidad de la Ciudad de México hacia la frontera con Estados Unidos, así como el tren turístico y cultural de la ruta maya: Cancún-Chichén Itzá-Mérida-Campeche-Palenque.

Los proyectos enumerados representan inversiones anuales entre 266 mil y 332 mil millones de pesos, o sea, del 2 y 2.5 del Producto Interno Bruto. Esto elevaría la tasa de inversión de la economía de 20 al 22.5 por ciento del PIB y con la participación social y privada, que es posible anticipar en estos proyectos, la inversión de la economía llegaría a 25 por ciento del PIB. Con ello, la tasa potencial de crecimiento económico se elevaría de 2.5 en la actualidad, a 5 o a 6 por ciento de forma sostenida. Con lo cual se podrían generar un millón 200 mil empleos que se requieren anualmente.

III. También sostenemos que es indispensable reducir la enorme y monstruosa desigualdad que existe en nuestro país. No solo se trata de un asunto moral, sino del hecho de que sin justicia no hay garantía de seguridad ni de tranquilidad ni de paz social. Nadie, ni siquiera los más prósperos, por la lógica más elemental, podrían dejar de considerar esta lacerante y amarga realidad. La pobreza debe avergonzarnos, pero también debe preocuparnos a todos.
En consecuencia, se promoverá con decisión el desarrollo social en dos vertientes: por un lado –como ya se ha expresado— se impulsará el crecimiento económico y la creación de empleos para mejorar los ingresos de la gente y con ello se elevará la calidad de vida en general. Pero en tanto se alcanza ese nivel de desarrollo, y dada la situación de pobreza extrema en el país, es urgente sentar las bases del Estado de bienestar, que contemple cuando menos los siguientes apoyos: pensión universal para los adultos mayores y discapacitados; atención médica y medicamentos gratuitos para quienes no cuenten con seguridad social; apoyos a madres solteras y educación pública, gratuita y de calidad en todos los niveles escolares. En este tema se contempla otorgar becas a estudiantes de escasos recursos, así como asegurar el cien por ciento de inscripción a todos los jóvenes que quieren ingresar en los niveles medio superior y universitario. No seguir rechazando a los jóvenes que quieren estudiar.

IV. Tenemos claro que, sin garantizar la tranquilidad y la seguridad pública, resulta ociosa cualquier nueva propuesta de nación. Y les comparto que estamos preparados y decididos a resolver la actual crisis de inseguridad y de violencia. Lo haremos, no solo con criterios policiacos, como se ha hecho hasta ahora, con los resultados que todos conocemos, sino bajo el principio de que la paz y la tranquilidad son frutos de la justicia. La solución de fondo, la más eficaz y la más humana, pasa por combatir el desempleo, la pobreza, la desintegración familiar, la pérdida de valores y la ausencia de alternativas para los jóvenes. La violencia no debe enfrentarse con violencia, sino combatiendo las causas que la provocan, atendiendo a los jóvenes y ofreciendo mejores condiciones de vida y de trabajo.

Lo primero será crear una atmósfera de progreso y justicia. Por ejemplo, se pondrá en marcha un programa para incorporar a los jóvenes al trabajo y al estudio. Algo parecido a lo que hizo el presidente Roosevelt de Estados Unidos, cuando ocurrió la gran depresión en 1929. Entre otras medidas, creó las condiciones para hacer realidad el derecho de todos al empleo, le llamó empleo pleno: en nueve semanas puso a laborar a 4 millones de personas, la mayoría jóvenes.

El programa nuestro se llamará Jóvenes Construyendo el Futuro y se irá casa por casa apuntando, incorporando a los jóvenes al trabajo. En poco tiempo, se atenderá a 7 millones de muchachas y muchachos que actualmente no tienen oportunidad ni de estudio ni de empleo.

Esta nueva política será complementada con las siguientes medidas: no se perseguirá a una banda para proteger a otra, se aplicará la ley por parejo; se acabará con la incierta impartición de justicia; todas las dependencias y niveles de gobierno trabajarán coordinadamente, el Presidente de la República tendrá reuniones diarias con el gabinete de seguridad; se va a desterrar la corrupción de los cuerpos policiacos, profesionalizando y mejorando los ingresos de los agentes de todas las corporaciones; se protegerán los derechos humanos; se le seguirá la pista al dinero y se solicitará, con firmeza, al gobierno estadounidense que se prohíba la venta de armas destinadas a nuestro país.

En el caso de la relación con Estados Unidos, estamos por una cooperación para el desarrollo. En vez de que nos envíen helicópteros militares, lo que queremos es que haya cooperación para echar a andar la economía en nuestro país y crear empleos, porque es la mejor forma de enfrentar el flagelo de la violencia y también de atemperar el fenómeno migratorio.


Amigas y amigos:

La transformación de México requiere de la participación de todas y de todos, y ustedes son actores fundamentales, entre otras cosas, porque los medios de comunicación deben cumplir con su función social y deben garantizar el derecho del pueblo a la información. Asunto, que en honor a la verdad, no se ha podido concretar debido a que prevalecen en los medios de comunicación intereses económicos y políticos que se sitúan por encima del interés general, aunque hay, desde luego, honrosas excepciones.

Por eso creemos que es indispensable democratizar los medios de comunicación. Esto lo lograremos sin expropiar empresas o quitar concesiones, con respeto a la legalidad, buscando siempre convencer y persuadir con argumentos, y enfrentando las prácticas monopólicas con la más amplia competencia. Lo he dicho en otras ocasiones y lo repito ahora a manera de ejemplo: si Carlos Slim, como cualquier otro ciudadano desea tener un canal de televisión, no tendrá ninguna limitación. De igual forma, si Emilio Azcárraga, Ricardo Salinas Pliego o cualquier otro ciudadano desean invertir en la telefonía, también podrán hacerlo.

No va a haber monopolios. Ustedes saben que todos los monopolios son dañinos, sobre todo el monopolio del poder. La democracia es competencia, que el ciudadano pueda elegir entre varias opciones.

En cuanto a la libertad de expresión, es un derecho que nada ni nadie debe impedir o condicionar. Nada de censura, es preferible el exceso de libertad que el autoritarismo.

Ojalá –lo digo de manera sincera— que en estos tiempos definitorios para la vida pública de México, los medios de comunicación estén a la altura de las circunstancias.

Ojalá que se aleje la tentación de algunos medios, en especial de una televisora, que por respeto no voy a decir su nombre, de querer imponer al próximo Presidente de México, mediante la falta de equidad, la mercadotecnia y la promoción descarada de solo uno de los aspirantes.

Ojalá, ningún medio, nadie, por más poder que detente, se proponga querer suplantar el derecho del pueblo a elegir libremente a sus autoridades.

Termino diciendo que nuestro movimiento no se guiará nunca por el afán de venganza, no nos mueve el odio, sino el amor al prójimo. Tenemos un objetivo superior y sublime: la transformación de México.

Muchas gracias.

SESIÓN DE PREGUNTAS Y RESPUESTAS

Sr. Aguirre: Buenos días Andrés. El día de ayer le preguntaba a Marcelo, en una conferencia desde Dubai, que si el fuese candidato, qué le ofrecería a los ciudadanos, para ganar su voto en contra de Andrés Manuel López Obrador. La misma pregunta te la hago Andrés. Qué le ofrecerías a los votantes, a los ciudadanos mexicanos, para que pudiéramos votar por ti.

López Obrador: Lo que ya expresé: honestidad, empleo, justicia y seguridad. Eso es lo que nosotros ofrecemos.

Sr. Aguirre: quizá la pregunta no fue tan precisa. Qué ofrecerías para diferenciarte de Marcelo Ebrard. Cuál sería la diferencia.

López Obrador: Los ciudadanos saben qué representamos cada uno y vamos a dejar a ellos que sean los que juzguen. Yo no quiero la confrontación con Marcelo, no voy a dar pié a eso, es hasta de mal gusto decir: Yo ofrezco esto, mi compañero y mi amigo no ofrece. No. Yo lo que creo es que hace falta un cambio de régimen, si no hay un cambio real en el país, no vamos a encontrar la salida ni como pueblo ni como nación.

Yo de lo que estoy convencido es que este régimen ya dio de sí, ya dio de no, ya se pudrió este régimen de corrupción, de privilegios, de injusticias, y que entre más tiempo se conserve, se mantenga, peor nos va a ir como pueblo y como nación.

Creo que no vamos a salir de la decadencia en que estamos, si no logramos entre todos un verdadero cambio. Estoy convencido de eso, por eso estamos buscando que se llegue a esa conclusión, porque si seguimos con más de lo mismo, no hay salida, se los puedo garantizar. Se requiere un cambio de fondo, para darle nueva viabilidad a nuestra nación.

Sr. Jorge López Martínez: Yo tengo dos vertientes de trabajo: el radio y el campo. Tengo 56 años en la radio. Yo digo o más bien exijo lo que debe realizar y, como una vez le dije a Fox, desarrolla al país por polos productivos. . . . . .

López Obrador: Coincido en que hay que regresar al campo. Parte de la crisis actual, de la decadencia, se debe a que se apostó, entre otras cosas, a la especulación financiera y se dejó de lado la economía real, se dejó de fomentar la actividad productiva y la creación de empleos. Llegaron a decir, cuando implantaron este modelo llamado neoliberal, que no hacía falta producir en México lo que consumíamos, porque en un mundo globalizado se podía comprar afuera lo que se necesitaba y se abandonó el campo y todas las actividades productivas. Se abandonó la industria, se dejaron de crear empleos. Entonces, se requiere regresar al campo, buscar la autosuficiencia alimentaria, producir en México lo que consumimos.

Tenemos que cambiar la política económica, porque no ha funcionado y no es un asunto de tipo ideológico o político, es de juicio práctico. Si no impulsamos la actividad productiva, no hay empleos. Raro sería que no hubiese inseguridad y violencia después de 28 años sin crecimiento de la economía y sin generar empleos.

Lo acabo de expresar. Se requieren un millón 200 mil empleos al año, por los nuevos demandantes de trabajo, y en promedio se generan 500 mil o 700 mil, y solo tienen como opción la economía informal o la migración.

Entonces, tenemos que echar a andar la economía y generar empleos. No es posible que México, en los últimos años, ocupe el último lugar en crecimiento económico, entre todos los países del continente Americano, inclusive que estemos por debajo de Haití.

Entonces, si no se rompe con este estancamiento, no esperemos que las cosas mejores. Lo más preocupante de todo es que hay una actitud conservadora. Quieren seguir manteniendo el mismo régimen, la misma política económica, a pesar de lo que está sucediendo en el país. A pesar de que se está destruyendo al país, no hacen nada por cambiar o modificar políticas que una y otra vez han demostrado que son un fracaso.

Entonces, regresar al campo, la actividad productiva y la generación de empleos. Todo esto, también es importante aclararlo, sin inflación, porque siempre se nos dice: ¿De dónde va a sacar el dinero?

Por eso empecé hablando de que con tres medidas: si se combate la corrupción, pero en serio, si se limpia al gobierno, de arriba hacia abajo, como se limpian las escaleras, se logra un ahorro hasta de 300 mil millones de pesos.

Nuestro presupuesto es de 3 billones 500 mil millones de pesos y ustedes saben bien que mucho dinero del presupuesto se va por el caño de la corrupción. Si hacen una carretera que cuesta 100 millones, la cobran en 300 y por la complicidad que se establece, hasta de mala calidad.

Entonces, es un cáncer que está destruyendo al país. Entonces, combate a la corrupción, que hay que hacerlo por razones de índole moral, sino para liberar fondos para el desarrollo.

Lo segundo. Un plan de austeridad republicana. La nómina del gobierno, de esos tres billones 500 mil, cuesta 860 mil millones al año. Esa es la nómina, pero como todo, ahí hay los sueldos de médicos, de maestros y de otros servidores públicos que cumplen con su responsabilidad social, pero también están los sueldos de los altos funcionarios públicos.

El 3 por ciento de todos los que trabajan en el gobierno se llevan de esa nómina 190 mil millones de pesos al año. Estamos hablando de sueldos de 300, 400 y hasta 500 mil pesos al mes. Nada más con reducir a la mitad los sueldos de los que están en la punta de la pirámide, se tendrían ahorros del orden de 90 a 100 mil millones al año, con una sola medida, y agreguen que todos los servidores públicos del más alto nivel, tienen servicio médico privado, por 6 mil millones de pesos al año, y tienen seguro; para cuando terminan una función, se van a otra, abandonan el gobierno o renuncian, se llevan esos ahorros.

Si un funcionario gana 200 mil pesos al mes, deja de ahorro el 10 por ciento, es decir 20 mil pesos, y el gobierno con dinero del presupuesto, que es dinero de todos, le aporta otros 20 mil. De manera que ya ahorró 40 mil al mes.

Cuando se retira se lleva todo eso y mantener esa caja de ahorro cuesta 5 mil millones al año y así muchas otras cosas. Entonces, austeridad republicana.

Lo tercero: Reforma fiscal progresiva. No es posible que la mayoría de los mexicanos pague impuestos y los que obtienen más ingresos no paguen o cuando pagan impuestos, se los devuelven. Eso no pasa en ninguna otra parte del mundo.

La Constitución es muy clara. Los impuestos se deben cobrar de manera progresiva y tiene que pagar más quien tiene más. Eso no sucede en nuestro país. Entonces, se tiene que terminar con todos estos privilegios. Hay un mecanismo que se creó desde 1973, que se llama de Consolidación Fiscal, estamos hablando de los grandes, de 400 grandes corporaciones, que se les permite que tengan una empresa por tanto la principal y se les permite crear otras empresas para manifestar pérdidas y en el balance general, aunque la empresa principal obtenga utilidades, termina por no pagar impuestos. Esto no es posible.

Lo mismo pasa en el caso de la minería. Se han concesionado 52 millones de hectáreas del territorio nacional a empresas mineras. De Salinas a la fecha son 52 millones de hectáreas y nuestro país tiene 200 millones de hectáreas y han concesionado el 26 por ciento del territorio nacional.

Ni durante el porfiriato se enajenó tanto suelo patrio. Bueno, ahí están las consecuencias. La mayor parte son empresas mineras extranjeras, pero no pagan impuestos por la extracción de minerales, porque también en el periodo de Salinas se derogó el impuesto para la extracción de minerales y solo pagan un derecho de 5 pesos al año por hectárea.

Entonces, ¿cuál es nuestro planteamiento? No se van a quitar concesiones, no vamos a actuar de manera arbitraria, pero vamos a procurar que paguen impuestos, en el caso de las compañías canadienses, como pagan impuestos en Canadá. Allá tienen que pagar 15 por ciento por la extracción de minerales. Que cuiden el medio ambiente, que no destruyan el territorio, como están obligados a hacerlo en Canadá y, si es posible, que paguen a los trabajadores mexicanos lo que pagan a los mineros en Canadá.

Entonces, con éstas tres medidas: combate a la corrupción, austeridad, porque fui jefe de gobierno y llevé a la práctica esta medida y sé que se puede y, tres, reforma fiscal progresiva, se pueden liberar hasta 800 mil millones de pesos y con ese recurso impulsar el desarrollo sin endeudamiento, sin inflación, es decir sin déficit fiscal, manteniendo equilibrios macroeconómicos.

¿Cuál es la diferencia de lo que nosotros proponemos en economía a lo que se ha venido haciendo? De que los mecánicos de ahora resolvieron atender el problema, porque el carro caminaba pero se calentaba, había crecimiento pero había inflación, y decidieron, para que no hubiese inflación, lo mejor era apagar el carro. Desde luego ahora no hay inflación, pero el carro no camina.

¿Qué es lo que nosotros proponemos? Que camine el carro, que haya crecimiento sin que se caliente, sin que haya inflación, y eso se puede lograr si se apuesta a que haya ahorros en el manejo del presupuesto. Que no haya endeudamiento y que no haya déficit, que haya finanzas sanas.

Y sí se puede, porque es mucho el derroche, es mucho el gasto superfluo, y se puede lograr con el mismo presupuesto un ahorro y liberar fondos para el desarrollo.

Sr. Rogerio: Qué gusto verte Andrés. Me gusto mucho lo que dijiste, pero tengo varias dudas, varias preguntas. La primera, todos los países ricos en el mundo, Estados Unidos, Inglaterra y Europa están pasando por una crisis económica brutal…. Por qué no podemos seguir la ruta de países como China, Corea del Sur, Singapur, Taiwan y Chile, Brasil y Perú, que tienen una cosa en común: subieron el impuesto al consumo, para que así lo pagan todos sin excepciones, bajar el Impuesto Sobre la Renta y quitar el IETU. IVA para arriba e ISR para las personas y empresas para abajo. La otra, cómo vas a poder manejar los sindicatos corporativos en el momento, ya viste lo que pasó con Luz y Fuerza, qué pasaría con Pemex, y el Seguro Social, en el momento en que tú quieras quitar la corrupción de los sindicatos, el de Elba Esther, vas a ver las huelgas y la parálisis. O sea no es tan fácil, traemos 80 años de corrupción.

López Obrador: La diferencia está en que en esos países ha habido crecimiento de la economía, porque se ha fomentado la actividad productiva y en México no. Eso explica mucho el por qué las tasas de crecimiento en China y por qué China es la fábrica del mundo, porque ha sido prioritario para ellos el impulsar la actividad productiva y crear empleos y fortalecer su mercado interno y tener capacidad de exportar.

Esto no se ha planteado en nuestro país. Llevamos 28 años sin políticas de fomento económico, entonces esa es la diferencia.

En lo fiscal hay que buscar la fórmula más adecuada, evitar que haya evasión fiscal. Nosotros no planteamos crear nuevos impuestos ni aumentar los impuestos. Lo que planteamos básicamente es terminar con los privilegios fiscales.

Esto que hablé de la consolidación fiscal y de otras prebendas que hacen muy injusto todo lo que tiene que ver con la contribución o pago de impuestos.

Paga más impuestos un pequeño y un mediano empresario o un trabajador asalariado o un integrante de la clase media, que uno de los más prósperos del país, proporcionalmente hablando y esto no se puede aceptar, hasta multimillonarios del mundo están hablando que quieren pagar más impuestos.

Eso, creo yo, es necesario.

Acerca de la seguridad, yo creo que es un tema que a todos preocupa y siento que si hay honestidad arriba, se va a poder resolver el problema.

Si no se tiene autoridad moral, no se puede gobernar el país, menos en las circunstancias en que se encuentra. También les digo que si no nos hubiesen robado la Presidencia, no estaría así el país, se los aseguro, y el ejemplo no sería Brasil ni Lula, sería México.

Muchas gracias.

Crear nuevos partidos, si las fuerzas políticas de izquierda no están a la altura de las circunstancias, propone López Obrador

* Conferencia Magistral de Andrés Manuel López Obrador en el Salón de Actos de la Fundación Ortega y Gasset-Gregorio Marañon, Madrid España.

Muchas gracias a todos ustedes. Al doctor José Ortega Varela, presidente de la fundación Ortega y Gasset. Voy a leer un texto.

No vengo a hablar de nuestra apasionante relación histórica, con sus excesos, bondades, malos y buenos momentos. Vengo a exponer mi punto de vista sobre lo que está aconteciendo en mi país y en el mundo.

El pueblo de México, como el de América y Europa, está padeciendo por una tremenda crisis producida, en lo fundamental, por ese disparate llamado neoliberalismo.

En esencia se trata de un sistema que ha permitido el engrandecimiento de pocos a costa del sufrimiento de muchos. Y si esto no fuese cierto, que alguien nos explique por qué en una época aciaga para la inmensa mayoría de nuestros pueblos, existe una pequeña minoría que no deja de acumular riquezas y poder como nunca se había visto en la historia de la humanidad.

Por ejemplo, en 1991, hace 20 años, la revista Forbes, que publica la lista de los hombres más ricos del mundo, hablaba de que 274 potentados poseían, cada uno, más de mil millones de dólares, pero este año la misma publicación registra que hay mil 210 personas que tienen más de mil millones de dólares. Y lo obsceno es que hace 20 años, los 274 magnates acumulaban en conjunto 483 mil millones de dólares y ahora los mil 210 poseen 4 billones 284 mil millones de dólares. Es decir, en dos décadas, la fortuna de esta élite mundial se elevó más de 10 veces.

Todo esto, al mismo tiempo que millones de seres humanos viven en la pobreza y en la angustia de no tener ni siquiera para lo más indispensable. Reitero: lo que prevalece en el mundo es un sistema en el cual la prosperidad de unos pocos se sustenta en la miseria de muchos. Aunque todavía no se termine de entender y de aceptar esta infame y amarga realidad.

Por eso, es hora de iniciar la búsqueda de algo nuevo para alcanzar una convivencia social justa, humana y más igualitaria.

En México ya iniciamos el camino hacia ese ideal de dignidad y justicia como forma de vida. Pero antes de explicarles lo que estamos haciendo, quiero dar a conocer nuestro diagnóstico sobre los males que aquejan y atormentan a nuestra nación.

La crisis de México viene de tiempo atrás, aunque se precipitó desde la década de los 70, cuando un grupo de potentados en el ámbito internacional, ordenó a sus técnicos y a sus políticos diseñar y aplicar un nuevo modelo para dominar a los estados nacionales y apoderarse de los recursos naturales y de los bienes de la inmensa mayoría de los seres humanos.

Con esa encomienda, los ideólogos de la derecha inventaron una serie de recetas y recomendaciones que fueron sembrando, con el apoyo de los medios masivos de comunicación, en la mente de millones de personas para tratar de justificar la codicia y el pillaje.

Así, divulgaron e impusieron criterios tan absurdos como la supremacía del mercado; la utilización del Estado sólo para proteger y rescatar a las minorías privilegiadas y, desde luego, proclamaron que las privatizaciones eran la panacea.

También postulaban y siguen sosteniendo que el nacionalismo económico es anacrónico y la soberanía un concepto caduco frente a la globalidad; que se debían cobrar menos impuestos a las corporaciones y más a los consumidores; que eran más eficientes y honrados los administradores privados que los públicos; que debía predominar lo económico sobre lo político y lo social; que el Estado no debía promover el desarrollo ni procurar la distribución del ingreso porque, si le iba bien a los de arriba, les iría bien a los de abajo, con la idea peregrina de que si llueve fuerte arriba, gotea abajo, como si la riqueza en sí misma fuese permeable o contagiosa.

Con todos estos llamados “paradigmas”, que no son más que una retacería de enunciados sin fundamento teórico ni científico, los barones del dinero, con la colaboración de los organismos financieros internacionales, lograron implantar la agenda de las llamadas “reformas estructurales”, modificaron los marcos legales y sometieron en lo esencial a la mayoría de los gobiernos del mundo.

En el caso de México, estas políticas comenzaron a impulsarse desde el gobierno de Miguel de la Madrid (1982-1988), y se profundizaron durante el sexenio de Carlos Salinas de Gortari (1988-1994). En éste periodo, no sólo se adoptaron todos los dogmas del neoliberalismo de manera puntual, sino que se utilizaron como parapeto para llevar a cabo el peor saqueo de las riquezas y de los bienes de la nación que se haya registrado en la historia del país.

Desde luego, todo esto se hizo acompañar de una intensa campaña propagandística. Inclusive muchos intelectuales y líderes de opinión, repetían como loros sofismas para legitimar el bandidaje oficial y el predominio económico de una minoría por encima del interés público.

Para llevar a cabo la desincorporación de entidades paraestatales, consideradas “no estratégicas ni prioritarias para el desarrollo nacional”, se ajustó a la medida el marco jurídico y se legalizó la rapiña.

Es más, hubo procesos de licitación y rendición de cuentas ("libros blancos”), pero la verdad es que, en todos los casos, siempre se sabía, de antemano, quienes serían los ganadores en las subastas. Salinas, su hermano Raúl y el secretario de Hacienda, Pedro Aspe, eran los encargados de palomear, acomodar y alinear a todos los apuntados que participaron en el reparto de empresas y bancos.

Así, en 13 meses, del 14 de junio de 1991 al 13 de julio de 1992, con un promedio de 20 días hábiles por banco, se remataron 18 instituciones de crédito. Además, en cinco años, del 31 de diciembre de 1988 al 31 de diciembre de 1993, se enajenaron 251 empresas del sector público. Es decir, se privatizaron compañías como Telmex, Mexicana de Aviación, Televisión Azteca, Siderúrgica Lázaro Cárdenas, Altos Hornos de México, Astilleros Unidos de Veracruz, Fertilizantes Mexicanos; aseguradoras, ingenios azucareros, minas de oro, plata y cobre, fábricas de tractores, automóviles y motores, de cemento, tubería, maquinaria, entre otras.

La entrega de bienes de la nación a unos cuantos, no sólo se limitó a bancos y a empresas paraestatales. También se privatizaron las tierras ejidales, las autopistas, los puertos, los aeropuertos, la industria eléctrica y se incrementó el manejo de negocios de particulares nacionales y extranjeros en Petróleos Mexicanos.

Para calcular el monto que representó esta operación de traslado de dominio de bienes de la nación a particulares, basta un dato irrefutable: en julio de 1988, cuando se impuso a Salinas mediante un fraude electoral, en la lista de la revista Forbes, sólo aparecía una familia mexicana, los Garza Sada, con dos 2 mil millones de dólares; pero, al finalizar aquel sexenio, ya se habían incorporado a la lista 24 mexicanos más, que en conjunto poseían 44 mil 100 millones de dólares.

Y casi todos estos personajes habían sido beneficiados con empresas, minas y bancos que eran propiedad de todos los mexicanos. Y algo más: en 1994 México llegó a ocupar el cuarto lugar entre los países del mundo con más multimillonarios, un dudoso honor sólo superado por Estados Unidos, Japón y Alemania.

Salinas no sólo entregó empresas y bancos a sus allegados, sino que conformó con ellos un grupo compacto, una nueva oligarquía, con la deliberada intención de convertirse, al término de su sexenio, en jefe máximo.

Con el paso del tiempo, y durante los gobiernos de Zedillo, Fox y Calderón, este grupo no sólo siguió acumulando riquezas, sino que también fue concentrando poder político hasta situarse por encima de las instituciones constitucionales.

En la actualidad sus integrantes constituyen una especie de supremo poder oligárquico y conservador. En los hechos, ellos son los que verdaderamente mandan en el país: deciden sobre cuestiones fundamentales en la Cámara de Diputados y en el Senado, en la Suprema Corte de Justicia de la Nación, en el Instituto y en el Tribunal Electoral, en la Procuraduría General de la República, en la Secretaria de Hacienda y en los partidos Acción Nacional y Revolucionario Institucional.

Además, poseen o controlan a la mayor parte de los medios de comunicación del país.

Y como es evidente, ocupados en el pillaje, lo que menos les ha importado es el destino de México. Desde 1983, en sentido estricto, no se trazan planes de desarrollo apegados a la realidad y al interés nacional.

Todo ha quedado supeditado a recetas impuestas por los organismos financieros internacionales y a las llamadas "reformas estructurales" en materia laboral, energética, fiscal y de seguridad social que, en esencia, significan más privatización, beneficios para una élite y costosos retrocesos sociales.

La política aplicada en los últimos 28 años –que no considera, entre otros factores, ni la distribución del ingreso ni el bienestar– ha resultado ineficaz hasta en términos cuantitativos. De 1983 a la fecha, el crecimiento del Producto Interno Bruto ha sido en promedio de 2.3 por ciento y, si consideramos el aumento de la población, el per cápita es de 0.4 por ciento anual, una de las tasas más bajas del continente americano y del mundo.

El gobierno abandonó las políticas de fomento al sector agropecuario, a la industria y al resto de las actividades productivas. Se dividió a PEMEX y a la industria eléctrica, y se rompió la cadena de valor que permite manejar de manera eslabonada e integral al sector energético.

Esto explica en buena medida la paradoja de que México, siendo uno de los principales países productores de petróleo sea, a la vez, uno de los más grandes importadores de gasolinas y de otros petrolíferos en el mundo.

La poca creación de empleos y el abandono del campo y de las actividades productivas provocaron el aumento de los flujos migratorios a los Estados Unidos y México se convirtió en el país que más mano de obra exporta al extranjero.

En la actualidad, el fracaso de esta economía de élite se mide con tasas de desempleo y subempleo del 21 por ciento de la población económicamente activa. Hoy, según cifras oficiales, el 67 por ciento de los trabajadores con empleo, 7 de cada 10, reciben ingresos que no superan los tres salarios mínimos, o sea, 10 euros diarios.

Uno de los resultados más lamentables de la política neoliberal es que, en los últimos 28 años, el número de pobres pasó de 32 a 60 millones; es decir, casi se duplicó.

Asimismo, duele decir que de 2007 a la fecha, por la llamada “guerra contra el narcotráfico”, han perdido la vida alrededor de 50 mil mexicanos, muchos inocentes y en su mayoría jóvenes que no tuvieron oportunidades y fueron obligados por las circunstancias a tomar el camino de las conductas antisociales.

En pocas palabras, la violencia en México se ha originado, en buena medida, por la falta de empleo, por el empobrecimiento del pueblo y porque se le ha cancelado el futuro a los jóvenes que no tienen posibilidad ni de trabajo ni de estudio.

Ahora bien, nosotros qué estamos haciendo. Desde hace cinco años hemos venido construyendo, desde abajo y con la gente, el Movimiento Regeneración Nacional, conocido por sus siglas como MORENA.

Este proceso inició luego del fraude electoral del 2006, cuando decidimos no rendirnos, no claudicar y seguir luchando hasta lograr la transformación de la vida pública de México.

En este periodo, con acciones de resistencia civil pacífica, hemos defendido el petróleo, los derechos sociales y la economía popular.

Nos ha tocado recorrer, palmo a palmo, el territorio nacional y celebrar miles de asambleas informativas en las plazas públicas para mantener encendida la llama de la esperanza.

Lo más importante ha sido el trabajo que han dedicado, muchas mujeres y hombres, libres y conscientes, a la difícil pero indispensable tarea de organizar al pueblo para renovar al país.

MORENA es fruto de ese esfuerzo colectivo. Y aunque todavía no se consolida por completo, ya cuenta con 2 mil 223 comités municipales y 38 mil 136 comités de base, integrados por 183 mil dirigentes. También han aceptado participar como Protagonistas del Cambio Verdadero o como representantes del gobierno legítimo 4 millones 200 mil ciudadanos. Y todos los días, miles de personas se están anotando o adhiriendo a nuestro movimiento.

Forman parte de esta gran organización, indígenas de todas las etnias, campesinos, pescadores, obreros, trabajadores independientes, maestros, estudiantes, profesionales, comunicadores, productores del campo –sean comuneros, ejidatarios o pequeños propietarios– artesanos, artistas, intelectuales, científicos, comerciantes y empresarios.

Se trata de un movimiento amplio, plural e incluyente, integrado por mujeres y hombres de distintas corrientes de pensamiento. Hay católicos, evangélicos de todas las denominaciones, creyentes de otras religiones, agnósticos, ateos y libres pensadores.

Hace once días se constituyó MORENA como asociación civil y se conformaron los órganos de dirección del movimiento.

Quiero subrayar que MORENA es un espacio abierto, libre, plural, deliberativo, donde participan militantes de partidos y ciudadanos sin partido. En nuestro movimiento se acepta que un ciudadano pueda pertenecer a MORENA y, al mismo tiempo, ser miembro de un partido, de una organización sindical, empresarial o de un movimiento social o ciudadano.

En MORENA no existe un pensamiento único, hay pluralidad, pero coincidimos y nos une un objetivo superior: la transformación de la vida pública de México. Y a eso convoca MORENA a todos los movimientos sociales y ciudadanos, a mujeres y a hombres de buena voluntad, a que juntos construyamos un nuevo pacto social, un acuerdo donde realmente se respeten la Constitución y las leyes, con compromisos muy puntuales como, por ejemplo, que habrá democracia participativa, mediante el referéndum, el plebiscito y la revocación del mandato; plenas libertades para hacer negocios pero no influyentismo, corrupción ni impunidad; no se permitirán privilegios fiscales ni monopolios; se eliminará el gasto destinado a mantener las canonjías de la alta burocracia; será prioritario impulsar actividades productivas para reactivar el crecimiento económico y generar empleos; se enfrentará el flagelo de la violencia combatiendo la pobreza, incorporando a los jóvenes al estudio, al trabajo, a la recreación y al deporte; se democratizarán los medios de comunicación; se cuidará el medio ambiente; se evitará la explotación irracional del petróleo y de otros recursos naturales no renovables; no se malgastará la herencia de las nuevas generaciones; las riquezas de la nación y el fruto del trabajo de los mexicanos se distribuirán con justicia y nunca más se permitirá que los privilegios de pocos se sustenten en la opresión y en la miseria de muchos.

Se tiene claro que dadas las circunstancias del país, por muy justas y nobles que sean otras causas, lo principal es luchar por un cambio de régimen. Sin ello, no hay posibilidad de buen gobierno, de empleo, bienestar, justicia, independencia, respeto a los derechos humanos, seguridad, tranquilidad ni paz social.

Dicho de otra forma, la decadencia actual que se expresa en crisis económica, política, en pérdida de valores, en descomposición social y violencia, no podrá frenarse y superarse, si el pueblo no mete en cintura a quienes, movidos por la ambición al dinero y al poder, mantienen secuestradas a las instituciones públicas, sin importarles el sufrimiento de la gente y el destino de la nación.

Tengamos en cuenta que quienes se creen los dueños de México, los integrantes del supremo poder oligárquico y conservador, que son los principales responsables de la tragedia nacional, están decididos a mantener, a costa de lo que sea, el régimen caduco de opresión, corrupción y privilegios.

Es evidente que quieren perpetuarse en el poder, mediante el truco de la supuesta alternancia entre el PRI y el PAN, cuando en realidad se trata de lo mismo. Es el llamado gatopardismo, que consiste en que las cosas en apariencia cambian para seguir igual.

Estamos conscientes de que nuestro propósito de transformar a México no es un asunto sencillo. No sólo es enfrentar a un candidato o a un partido político, sino derrotar en buena lid y de manera pacífica a un grupo de intereses creados muy poderosos.

Pero también creemos, inspirados en las enseñanzas de nuestra historia, que el poder de los opresores es demasiado débil cuando gobiernan contra la voluntad de los pueblos.

Siempre hemos pensado que las tiranías, las dictaduras, los cacicazgos duran hasta que el pueblo quiere.

De igual manera, es pertinente señalar que cuando triunfe nuestro movimiento, nadie será perseguido o desterrado. Buscamos justicia, no venganza. No nos mueve el resentimiento ni el odio, sino como decía Ortega y Gasset "tenemos una razón vital": el amor al prójimo y a la patria.

Sencillamente anhelamos que el gobierno deje de estar al servicio de una minoría y represente de verdad a todos los mexicanos. Queremos patria para todos. Patria para el pobre. Patria para el humillado.

Asimismo, aunque nuestro movimiento va más allá de lo electoral, no vamos a dejar pasar la oportunidad que vendrá con las elecciones presidenciales de julio de 2012. Siempre en la historia de México, cuando hay una elección presidencial, se producen condiciones favorables para lograr un cambio de régimen.

Por eso, en los próximos nueve meses que faltan para la elección presidencial, nos aplicaremos a fondo para despertar conciencias y lograr en este plazo el triunfo electoral que dé inicio a una etapa nueva en la vida pública de México.

En este periodo pasarán muchas cosas, no sólo por el ambiente de incertidumbre que existe, sino porque el pueblo tendrá necesariamente que pensar si decide o no ser dueño y constructor de su propio destino.

Amigas y amigos:

En nuestros recorridos por el México profundo y en diálogos circulares con la gente, hemos aprendido algunas lecciones que resumo y comparto con ustedes:

1. Si no hay un cambio de régimen no será posible detener el proceso de degradación que padecemos.

2. Los cambios que se requieren no se van a dar de arriba para abajo. Sólo el pueblo puede salvar al pueblo y sólo el pueblo organizado puede salvar a la nación.

3. Nada se logra si no se trabaja en informar, concientizar y organizar al pueblo. Y este esfuerzo nunca es en vano, tarde o temprano habrá frutos.

4. En esta época de decadencia y de pérdida de fe es indispensable buscar salidas, no caer en el desánimo, el escepticismo y la frustración, hay que mantener encendida la llama de la esperanza.

5. Siempre se produce un proceso de transformación cuando la gente toma conciencia de que unida y organizada puede más que sus opresores.

6. El objetivo no es llegar a ocupar cargos políticos o administrativos, sino la renovación tajante de la vida pública.

7. Aunque los dados estén cargados o las cartas estén marcadas, hay que apostar a la transformación por la vía pacífica y electoral. La violencia no es el camino, al contrario, sirve de pretexto al autoritarismo y propicia más sufrimiento.

8. Ante la crisis de la llamada clase política, es indispensable la formación y el surgimiento de líderes honestos con propósitos más elevados que sus legítimas aspiraciones personales.

9. Si los partidos de izquierda no están a la altura de las circunstancias hay que reformarlos y si de plano esto no es posible, debe optarse por construir, desde abajo y con la gente, nuevos partidos o crear movimientos amplios, pero no dedicarse únicamente a lo espontáneo, a lo sectorial, gremial o social, sino trabajar siempre en concientizar y organizar al pueblo para cambiar el régimen.

10. Hay que tomar en cuenta que la crisis actual no es sólo por falta de bienes materiales, sino también por la pérdida de valores espirituales, morales y culturales, por eso es indispensable auspiciar una nueva corriente de pensamiento, para alcanzar un ideal moral, cuyos preceptos exalten el amor a las familias, a la naturaleza y a la patria; con apego a la verdad, la dignidad, la tolerancia y la cultura; e insistir que la felicidad no se logra acumulando riquezas, títulos o fama, sino estando bien con nuestras conciencias, con nosotros mismos y con el prójimo.

Muchas gracias a todas y a todos ustedes.

Declara Obama el fin del régimen de Gadafi

Apro

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, declaró el fin del régimen de Muamar Gadafi en Libia, y subrayó que a partir de ahora se inicia una nueva etapa de esperanza para el pueblo libio.

“Hoy podemos decir de manera definitiva que el régimen de Gadafi ha llegado a su fin”, dijo Obama en el Jardín de las Rosas de la Casa Blanca.

El mandatario estadunidense subrayó que el crédito del fin de casi cuatro décadas de totalitarismo en Libia es para el pueblo de esa nación árabe, que bajo Gadafi sufrió represiones y las peores violaciones a los derechos humanos.

“Cayó el ultimo de los regímenes más fuertes. El nuevo gobierno está consolidando el control sobre el país y ya no está uno de los dictadores del mundo que más había permanecido en el poder”, puntualizó el presidente de Estados Unidos.

Obama dejó pasar varias horas desde que se diera a conocer la muerte de Gadafi, aun cuando algunas cadenas de televisión de Estados Unidos trasmitían el video del arresto del exdictador libio, herido de muerte, y uno posterior cuando ya había fallecido.

La Casa Blanca explicó que Obama fue notificado por el gobierno interino de Libia sobre la captura y muerte del líder libio, aunque también por medio de varios canales diplomáticos.

“El gobierno de Libia anunció la muerte de Muamar Gadafi. Esto marca el fin de un largo y doloroso capítulo para el pueblo de Libia, que ahora tiene la oportunidad de determinar su propio destino en una nueva y democrática Libia”, anotó Obama.

En su breve mensaje, el presidente de Estados Unidos recordó que desde 1969, Gadafi gobernó a su pueblo con puño de hierro.

Asimismo, destacó el valor del pueblo de Libia para lograr lo que parecía imposible, aun cuando las fuerzas leales de Gadafi, usando todo el poder de la fuerza militar, intentaron detener a las fuerzas de oposición.

El presidente Obama también aprovechó el momento para recordarle a los republicanos del Congreso federal estadunidense que, pese a las críticas que le hicieron por no mandar tropas a Libia a respaldar a las fuerzas opositoras a Gadafi, se logro el objetivo.

“Sin tener que poner a un solo soldado de Estados Unidos en Libia, alcanzamos nuestros objetivos y la misión de la OTAN pronto llegó a su final”, destacó Obama.

La Casa Blanca anunció que el presidente firmó una Orden Ejecutiva para liberar los fondos económicos que habían congelado al régimen de Gadafi, con el objeto de que el nuevo gobierno de Libia avance en el proceso de transición democrática, de libertades civiles y de nuevas oportunidades económicas para todo el país.

Aprueban Diputados en ‘fast track’ Ley de Ingresos

Álvaro Ramírez Velasco / Períodico Digital

El pleno de la Cámara de Diputados federal aprobó la Ley de Ingresos para el Ejercicio Fiscal 2012, por la vía del “fast track”, en dos horas y media, con voto dividido de la izquierda, y entre reclamos de un sector de la oposición por los gasolinazos, que se extenderán hasta el último día de 2014, y por las altas tarifas eléctricas.

El monto para 2012 son tres billones 706 mil 922 millones de pesos, cifra que significa finalmente 59 mil millones adicionales a la propuesta del Ejecutivo federal.

La Ley de Ingresos se aprobó por 328 votos a favor, 68 en contra de la izquierda dividida y nueve abstenciones.

Cambios

Ante la incertidumbre financiera internacional, los diputados aprobaron con varios cambios la propuesta del Ejecutivo, para que se garanticen recursos para las entidades federativas, infraestructura, campo, zonas metropolitanas, y otros rubros.

Con estos instrumentos económicos, se prevé para 2012 un crecimiento económico de 3.3 por ciento y no 3.5 por ciento, como en la iniciativa presidencial.

La inflación se fija en 3 por ciento, el déficit, crece de 0.2 a 0.4 por ciento, algo así como 72 mil millones de pesos que se van a deuda. Hoy en día el déficit es de 0.5 por ciento.

La paridad peso-dólar se fijo en 12.80, en lugar de los 12.20 como lo estimó el Ejecutivo.

Por lo que respecta al precio del barril del petróleo, se fijó en 84.90 dólares y se autorizó incrementar la producción en 10 millones de barriles diarios, para pasar de dos mil 550 a dos mil 560 millones de barriles.

El debate

En este paquete económico, que incluye Impuesto Especial de Producción y Servicios (IEPS), Ley de Derechos, Ley de Coordinación Fiscal y Código Fiscal, desató un acalorado debate, por los precios de las gasolinas, la luz y el gas.

El coordinador del área económica del PAN en San Lázaro, Luis Enrique Mercado, fue a la tribuna y encaró a opositores. Rechazó que las modificaciones sean irresponsables y a quienes exigieron bajar el precio de las gasolinas o al menos poner un alto a los gasolinazos mensuales, les recordó que esa es facultad exclusiva del Presidente de la República.

Por su parte, el diputado del Partido del Trabajo Mario di Costanzo exigió claridad y transparencia en el subsidio de las gasolinas.

También demandó un alto a los privilegios fiscales. Les dijo a los diputados del PAN y PRI que acepten que con sus votos avalaron que se mantengan los aumentos mensuales de las gasolinas, y que a la hora en que van a sus distritos, eso digan, que aceptaron los gasolinazos.

En la fijación de posturas, el PRI elevó la voz y señaló que los mexicanos exigen un gobierno que funcione y sea responsable.

La bancada del PRI llevó a tribuna en San Lázaro al diputado Sebastián Lerdo de Tejada, y dijo que ante la pobre propuesta de Felipe Calderón, los diputados le enmendaron la plana.

“Sabemos que los mexicanos necesitan un gobierno que funcione, que sirva y que les sirva, por tanto, la propuesta del Ejecutivo ha tenido que ser corregida”.

Video: El cadáver de Gadafi en Misrata

Las elecciones del miedo

José Gil Olmos

Muchas veces, quién sabe cuántas, Javier Sicilia ha dicho que si no hay un cambio en la estrategia de combate al crimen organizado, y si no se atacan de fondo sus finanzas y alianzas políticas, las elecciones del 2012 serán las de la ignominia. Pero esta advertencia se ha ido perdiendo, diluyendo, en una sociedad donde la violencia y la corrupción se han normalizado, es decir, se han convertido en parte de la vida cotidiana.

Cuando la violencia y la corrupción se normalizan en una sociedad, pocas cosas pueden sorprender. Ni la más sangrienta masacre o el peor acto de corrupción oficial impresionan a la gente que ya está acostumbrada a ver todos los días ejecuciones, desapariciones, decapitaciones, torturas, asesinatos, enfrentamientos entre bandas de narcotraficantes o entre éstas con la policía y el Ejército, así como actos de corrupción en todos lados.

Normalizadas socialmente, la corrupción y la violencia serán el escenario en el que se desarrollarán las elecciones del próximo año en las que se elegirán al presidente de la República, el Congreso de la Unión, 15 gobernadores, y un buen número de alcaldes y agentes municipales. Y no se descartan que estas dos situaciones vayan a tener una incidencia directa en todos estos procesos electorales.

Desde ahora se prevé que el crimen organizado tendrá una incidencia o influencia directa en las elecciones, ya sea financiando algunos de los candidatos, actuando en ciertas zonas donde impedirán que se realicen los comicios o inclusive apoyando directamente a ciertos candidatos mediante presiones directamente y casillas como ha sucedido en las pasadas elecciones de Tamaulipas donde hombres armados recorrieron ciudades fronterizas ahuyentando o coaccionando el voto.

Ya en las elecciones de 2000 y 2006 hubo acusaciones de presencia de algunos narcotraficantes en las campañas de todos los partidos. Pero es hasta ahora que este riesgo se ha acrecentado porque el crimen organizado ha crecido de manera desproporcionada corrompiendo todas las instituciones políticas, judiciales y de gobierno.

La estrategia de los partidos para que el IFE llegue mermado, sin la elección de tres de sus consejeros, para la organización del proceso electoral del 2012, también tendrá su efecto negativo y abona a este estado de descomposición.

Sin la fuerza necesaria, sin los elementos suficientes este instituto y el Tribunal Electoral poco han podrán hacer para que los candidatos se sujeten a la ley y no caigan en la tentación de aceptar dinero de los grupos criminales.

Este contexto de permisividad a la corrupción, de violar la ley, como fue en los casos del Pemexgate o Amigos de Fox, así como de violencia generada por el aumento del poder del crimen organizado y la estrategia de guerra de Felipe Calderón, es que se observa el riesgo de una escasa participación ciudadana en las elecciones.

El voto del miedo será nuevamente el que reine y como ya ocurrió en las elecciones de 1994, cuando desde el PRI se promovió la idea de que la irrupción del EZLN traería caos al país; o en el 2006 cuando desde el PAN se difundió la idea de que apoyar a Andrés Manuel López Obrador sería “un peligro para México”, ahora estaríamos ente el riesgo de una nueva estrategia de promover el miedo en la ciudadanía y con ello nuevamente se favorecerá al partido que tiene un voto duro mayoritario, esto es, al PRI.

Quizá sea esto a lo que al final le apuesten los grupos duros del poder, esos que tienen ligas con las bandas del crimen organizado y a los que les interesa llegar al poder legitimados aunque sea con el mínimo porcentaje de votación.

Estas elecciones serían entonces, como dice el poeta Sicilia, las de la ignominia, las de la vergüenza y la infamia, con una legitimidad cuestionada no sólo por el escaso porcentaje de participación, sino por la asunción del crimen organizado al gobierno, legitimado a través del proceso electoral, con las consecuencias funestas en el futuro del país.