GANA BITCOINS RAPIDO Y FACIL

sábado, diciembre 26, 2009

Narcoterror

Jorge Carrasco Araizaga

MEXICO, D.F., 24 de diciembre (apro).- La ejecución de Arturo Beltrán Leyva por parte de infantes de la Marina-Armada de México, abrió la puerta al infierno.

El punto del no retorno que significó hace tres años la decisión de Felipe Calderón de atacar al narcotráfico con más violencia alcanzó, inevitablemente, a personas ajenas a la guerra declarada por necesidad política del recién llegado a la presidencia de la República.

A pesar de lo costoso en recursos y, sobre todo, en vidas de esa medida, los resultados todavía pueden ser peores.

El asesinato de los familiares del tercer maestre de las Fuerzas Especiales de la Armada, Melquisedet Angulo Córdova, quien había muerto en el operativo en el que fue abatido El jefe de jefes, fue más que un macabro precedente: fue el inicio de una etapa de terror.

El objetivo de la represalia ocurrida en Paraíso, Tabasco, el pasado martes 22, no fue una simple venganza. De lo que se trata es infundir temor entre los familiares de los integrantes de las fuerzas federales que son enviados a los operativos contra el narcotráfico.

Es una escalada en la que el ritmo y el nivel de violencia lo definen los cárteles del narcotráfico, no el gobierno, que sólo reacciona. Y cuando lo hace de manera efectiva de acuerdo con su propósito, como en Cuernavaca el pasado día 16, se coloca en el mismo nivel de aquello que combate.

Las fotografías de lo que hicieron con los restos de Beltrán Leyva semejan actos como los que cometen los sicarios.

Si el gobierno federal actúa bajo la ley del talión será el primer perdedor. No sería extraño entonces el asesinato de uno de sus representantes o de algún otro miembro del Estado mexicano. Pero no serían las únicas víctimas.

Hay otro gran perdedor: la sociedad, que desde hace tiempo ya comenzó a pagar una creciente cuota de víctimas.

El 15 de septiembre de 2008, en plena celebración del “Día de la Independencia” en Morelia, Michoacán, marcó el hito: ataques terroristas con grandas a la población civil por parte del narcotráfico, con un saldo de nueve muertos y más de 100 heridos.

El gobierno federal adjudica los atentados a Los Zetas, el grupo de origen militar al que también le atribuye el asesinato de los familiares del infante de Marina.

La acción de Los Zetas –que según la versión oficial fue concertada con el grupo de Los Beltrán Leyva– indica el nivel de información oficial que tienen en su poder los grupos del narcotráfico.

Los datos personales del infante de Marina se supone que sólo estaban en poder de La Armada.

La propia acción de la Armada en Cuernavaca, en la que quedó marginado el Ejército, también tiene que ver con la infiltración. La revista Proceso ha informado sobre la alegada protección que le daban a Beltrán Leyva militares adscritos de la 24 Zona Militar, que tiene su sede en Morelos.

Si en verdad se trata de una guerra, como lleva tres años pregonando, Calderón tendría que explicar por qué la Armada estuvo a cargo del operativo efectuado a unos metros de la 24 Zona Militar.

Callarse, como lo ha hecho hasta ahora, hará de él un protector más que lo único que quiere es mantener el sangriento espectáculo en que sumió al país, haciendo de la violencia un capital político.

¿Y dónde está Doña Perpetua, abeja reina del Panal?

Álvaro Cepeda Neri

La maestra Elba Esther Gordillo Morales (supuestamente graduada en historia, sin que aparezca por ningún lado ni la acreditación de su curso ni el título, a pesar de que en la Plaza de Santo Domingo, a un lado del edificio de la secretaría de Educación Privada, lo de Pública es ya un mito, la piratería imprime en un santiamén certificados profesionales), lleva rato desaparecida, y no por algún levantón ni nada parecido.

Algunos aseguran que va y viene a Houston y Miami para descansar del estrés (expresión acuñada en 1936 por el endocrinólogo canadiense Hans Seyle, para significar tensión, sobrecarga.... estado orgánico de tensión aguda que produce cansancio, nos ilustra Arturo del Hoyo, en su diccionario).

Y no es para menos, la profesora debe tener, con sus tantas propiedades (en bienes raíces estadounidenses y mexicanas, como dueña del Panal, del SNTE, de la Lotería Nacional y de la secretaría de Educación), un sinnúmero de tensiones.

Pero se le extraña. Es indispensable para el PAN y Calderón, a los que me imagino sigue asesorando por celular, Internet y el teléfono rojo de Los Pinos, el azul en el despacho de Lujambio (con el escritorio que usó Vasconcelos, pero nada se les pega a los titulares de esa dependencia).

Ha de estar escondida, a piedra y lodo, en su panorámico penthouse (en el edificio de su propiedad que un día los de la CNTE le pintarrajearon). Y cuando viaja se transporta en helicóptero (se lo presta Peña Nieto, antes Carlos Ahumada y más antes Carlos Hank Rhon o lo renta para ir al aeropuerto y abordar su jet privado o prestado que le maneja su copiloto-mujer).

No quiere decir que Doña Perpetua, como la rebautizaron Arturo Cano y Alberto Aguirre en el libro con tal titulo (Planeta), sin olvidar el excelente trabajo de Ricardo Raphael: Los socios de Elba Esther (Grijalbo); sea débil económica y políticamente. Al contrario, la chiapaneca tiene un inmenso poder político, económico, electorero y es una “chucha” en las artes de la brujería para haber saltado del PRI al PAN y de Salinas a Zedillo, luego a Fox (amiguísima de Mart(h)a) y ahora con Calderón con quien va a medias en las manipulaciones magisteriales, del IFE cuando Ugalde, en Conaculta con la señora Consuelo Sáizar Guerrero y hasta en algunos medios de comunicación donde la respetan.

Como en el acertijo “¿Dónde está Whali”, igual nos pasa con Doña Perpetua: ¿dónde estará?, pero alerta desde su tinglado, ya que los títeres que tiene en todas las áreas bajo su férreo control, trabajan férreamente en auxilio de Calderón, de Cesarín Nava en el PAN (excluyendo a la Vázquez Mota, con la que no se puede ver ni en pintura) y para designar director en la Lotería y Pronósticos cuando los fundan en una sola institución.

La maestra no deja de estar al pendiente (“al ojo del amo engorda el caballo”) y su ausencia del protagonismo es una táctica, pues no deja de actuar aunque su mal renal la obligue a tomarse una o dos horas, para volver a la carga. Así que si alguien le ve por ahí, favor de avisarle a este tecleador.

La foto

José Gil Olmos

MÉXICO, D.F., 23 de diciembre (apro).- En una guerra, el manejo de las imágenes y los símbolos es fundamental, por eso no se puede tomar a la ligera la difusión de la fotografía del cuerpo de Arturo Beltrán Leyva, La Muerte, con los pantalones abajo y cubierto de billetes ensangrentados.

En medio de una guerra entre dos bandos, la presentación de la imagen del cuerpo sin vida de uno de los cabecillas del crimen organizado, totalmente socavado, denigrado y humillado, representa un mensaje claro de provocación, y como tal se tienen que asumir las consecuencias.

Entre mafiosos, policías y militares, la virilidad (o el machismo) es un aspecto fundamental de respeto y hasta de autoridad.

No es gratuito que en las filas castrenses y policiales se niegue la entrada a elementos homosexuales, y a quien es descubierto con esa tendencia se le margina de inmediato. Y si bien entre los narcotraficantes esta ley no está escrita, también se aplica para todos sus integrantes.

Por eso, bajarle los pantalones al Jefe de jefes y permitir que el fotógrafo Valente Rosas, del diario El Universal, tomara (en el mismo lugar donde fue ultimado) las imágenes del cuerpo ensangrentado y deshecho, primero cubierto de joyas y luego de billetes mexicanos de alta denominación y dólares, fue una decisión de las más altas autoridades, que tomaron una actitud similar a la de su contraparte, el narcotráfico. Parecería un mensaje del narco contra el narco.

Un civil encapuchado, al frente del operativo de la Marina, fue quien permitió la entrada del fotógrafo para que tomara las imágenes en exclusiva. Nadie más que el fotógrafo de El Universal entró al lugar para registrar las imágenes del cuerpo del narcotraficante, porque a los demás fotógrafos se les impidió el paso.

Al comparar las primeras imágenes con las últimas, se nota que el cuerpo de Beltrán Leyva fue manipulado, ya que lo posicionaron sobre una sábana blanca, para hacerlo lucir de forma más grotesca, con el brazo derecho desmembrado y el otro roto en la muñeca, las piernas abiertas y los pantalones aún más abajo.

Ya muerto, le quisieron quitar la virilidad sagrada entre los narcos, policías y militares. Ya muerto, lo expusieron con dinero y joyas en el estómago, que le quitaron como si fuera un símbolo de poder arrebatado a sangre y fuego.

La distribución de la imagen a nivel internacional por parte del diario El Universal, con la firma del autor, es otra historia.

A raíz del asesinato de la familia del marino Melquisedet Angulo Córdova y de los ataques del crimen organizado en varias entidades, como reacción al asesinato de Beltrán Leyva, lo que orgullosamente mostró el diario capitalino ahora es tomado con preocupación.

La directiva y los editores nunca tomaron en cuenta los riesgos que corrían con la venta de esta imagen a todos los medios del país y el extranjero, así como a dos agencias internacionales. El fotógrafo tampoco advirtió el riesgo de firmar una fotografía que le dieron o que tomó, pensando tal vez en la fama y en los reconocimientos.

Días después del hecho, en el portal del diario apareció una serie de fotografías del operativo en Cuernavaca, Morelos, donde mataron a Beltrán Leyva, pero en lugar del nombre del fotógrafo pusieron la leyenda: “especial”, como una medida de protección. Decisión tardía, pues ya todos saben quién es el autor.

Más que informar, la difusión de la imagen del Jefe de jefes se convirtió en un acto de propaganda de uno de los bandos en guerra y busca acabar con su adversario exhibiéndolo en sus peores condiciones.

La propaganda fue gratis, pero generó ganancias al periódico El Universal. La pregunta aquí sería si vale la pena publicar esa imagen con todo y crédito, a cambio de poner en riesgo la vida de uno de sus trabajadores.

No hace mucho, el gobierno de Felipe Calderón ordenó al Ejército destruir las imágenes de la Santa Muerte que hay en todo el norte del país, en un intento por horadar la moral y la religiosidad de los narcotraficantes.

En una guerra, esta es una estrategia que se usa para vulnerar el estado de ánimo de un ejército sobre otro. Pero en el caso de México ha resultado todo lo contrario. A la Santa Muerte ahora le acompaña San Judas Tadeo y Jesús Malverde, en una especie de refortalecimiento de las imágenes santas de los narcotraficantes.

La idea de mostrar a un Beltrán Leyva socavado ha tenido una reacción contraria. La violencia se ha recrudecido, rompiendo los viejos esquemas de la mafia de no atentar contra las familias.

La publicación de la fotografía del cadáver del narcotraficante ha generado una discusión en los medios sobre la ética y el derecho a la información. Ambas cosas tienen que ver con la política que aún falta por definir en los medios, sobre todo entre los dueños, en el sentido de cómo debe cubrirse la guerra contra el narcotráfico.

Si hay que publicar o cómo hacerlo en lo que respecta a las narcomantas, los mensajes clavados en cuerpos torturados, las decapitaciones, los rostros de los niños que han sido víctimas, etc., es una discusión que apenas empieza a darse en México.

Sin embargo, la famosa foto del Jefe de jefes ha puesto en la mesa de discusión la corresponsabilidad del gobierno federal, que no puede comportarse como otro grupo del crimen organizado que utiliza los cuerpos de los narcos caídos para mandar un mensaje de terror.

Violencia genera violencia. Pero esto, al parecer, le tiene sin cuidado a Felipe Calderón, obsesionado por acabar con un problema –el narcotráfico– que llegó para quedarse, pues no es un asunto nacional, sino internacional, con intereses que rebasan todas las fronteras.

Nota de RMX: La foto ha sido proporcionada por Reuters, en RMX reprobamos lo que el "gobierno" de Calderón hizo con el cuerpo de Beltrán y hacemos un llamado a la sociedad civil a que nos organicemos para paralizar el país hasta que Calderón renuncie y lo hacemos responsable de la violencia que se vaya a desatar en el país después de los últimos sucesos dentro de la mal llamada guerra contra el narcotráfico.

Firme y responsable

Lo que el 2009 nos dejó: Afirmó De la Madrid que Raúl Salinas tuvo contacto con narco

El ex presidente de México, Miguel de la Madrid, aseguró que Raúl Salinas de Gortari tuvo contacto con el narcotráfico durante el sexenio de su hermano Carlos Salinas de Gortari.

En entrevista con Carmen Aristegui, el ex presidente aseguró que Raúl y Enrique Salinas obtuvieron contratos con el gobierno y los dos habían realizado negocios ilícitos, ambos acumularon fortunas que depositaron en bancos de Suiza y de Francia.

Aristegui: ¿Desde cuando Raúl Salinas tenia contacto con el narcotráfico? De la Madrid: Yo creo que sobre todo a partir del gobierno de su hermano.

Sobre la muerte de Enrique Salinas señaló que no se llegó a saber nada, pero a lo mejor, estuvo ligada con el dinero del narcotráfico

"Se supo que Enrique hizo depósitos en Francia y que allá habían investigado que esos depósitos tenían su origen en transacciones de narcotraficantes, Enrique se asusto y retiró el dinero" aseguró de la Madrid.

El ex presidente admite que se equivocó al elegir a su sucesor "pero en aquel entonces no tenía elementos de juicio sobre la moralidad de los Salinas".

¿Ya se arreglaron Bours y Padrés en Sonora?

Álvaro Cepeda Neri

No cabe la menor duda que la impunidad, el empobrecimiento masivo y el desempleo, con la sangrienta y creciente inseguridad, son consecuencia de las incapacidades del mal gobierno federal, que agobian y desesperan a la nación con sus 109 millones de mexicanos, de los cuales al menos cinco millones están dispuestos a tomar medidas más radicales que las peticiones, las manifestaciones y protestas (huelga de hambre, no pago de impuestos, huelga para la desobediencia civil) y los rumores crecen en el sentido de que para 2010, pueden haber estallidos de violencia social, la cual ya se manifiesta en el activismo guerrillero.

La impunidad es algo contra lo cual la impotencia de los mexicanos, pacíficamente, nada puede hacer. En las élites de los gobernantes se encubren priístas y panistas con perredistas (en Zacatecas el desgobierno de Amalia García, su hija y sus cómplices), al grado de que ni las llamadas alternancias, como la de Padrés por Bours en Sonora, sólo han creado frustraciones entre los ciudadanos que votaron por quitarse de encima al déspota de Bours y concederle el beneficio de la duda al panista Guillermo Padrés Elías.

Éste habría recibido la “oferta” de Bours de “arreglarle” asuntos en el Congreso local con su mayoría de diputados priistas y del Panal e incluso con legisladores perredistas, pues asegura que los controla al viejo estilo de la corrupción mediante sobornos y haberles favorecido sus candidaturas y victorias.

No se puede explicar de otra manera, el arreglo entre Bours y Padrés, que en el siniestro incendio de la guardería, en Hermosillo, donde murieron quemados o a consecuencia de esas llamas infernales 49 niños y 100 más han quedado deformados por las quemaduras, sin que la PGR, ni el IMSS (de Molinar Horcasitas al hipócrita de Káram cuando éste lloró nada más de imaginar que sus hijos hubieran estado en esa guardería) ni la Suprema Corte ni Calderón, hayan hecho nada para llevar a los tribunales a los presuntos responsables de esos 49 homicidios culposos.

Y a pesar de que Padrés al obtener el triunfo electoral y tomar posesión, se comprometió a ejercer sus facultades, hasta la fecha transcurridos ya dos meses, se ha mantenido indiferente.

Los familiares de los 49 niños calcinados han realizado la enésima marcha, tanto en la capital del país como en la capital sonorense. Y nada. Absolutamente nada. Y es que las marchas, protestas y peticiones de nada sirven ante los gobernantes con su cinismo. Un par de cínicos son Bours quien ya festina que nada le harán, cuando al menos debe ser llevado a juicio político y luego penal (incluso civil para indemnizar a los deudos con su fortuna mal habida y de su empresa Bachoco), el otro es Padrés (quien endeudado por sus excesivos gastos de campaña) al parecer le llegaron al precio y guarda silencio cómplice. Ya algunos sonorenses plantean la renuncia del panista Padrés, pues su indiferencia está llevando a la impunidad a Bours, en el juego tenebroso del PAN con una fracción del PRI para mutuamente encubrirse.

Lo que el 2009 nos dejó: Detenidos funcionarios por supuestos nexos con el narco

Al menos 31 servidores públicos de Michoacán, entre ellos 10 presidentes Municipales, fueron detenidos durante un operativo policiaco federal. En conferencia de prensa, el Gobernador Leonel Godoy, confirmó la captura de Alcaldes y funcionarios, pero pidió esperar a que termine el operativo para emitir una postura oficial. Eso fue a finales del mes de mayo en la disque guerra de Calderón contra el narco.

Despilfarro en “seguridad” mientras se descuida empleo, educación, salud y otras inversiones básicas

Pedro Echeverría V.

1. Los mexicanos pierden cada año 106 mil millones de pesos a consecuencia de la comisión de delitos en sus diversas modalidades, se trata del costo que representa para las víctimas directas e indirectas de los crímenes. De acuerdo con un estudio realizado por el especialista en seguridad pública Carlos Mendoza se determinó cuál ha sido el costo de la inseguridad en México y asegura que, además de los costos que deben pagar las víctimas, el gobierno invierte el equivalente a 60 mil millones de euros. Con base en las Encuestas Nacionales sobre Inseguridad realizadas por el ICESI, que encabeza José Luis de la Barreda, Carlos Mendoza desarrolló una serie de estudios en los que encontró que México gasta ocho por ciento de su Producto Interno Bruto en el combate a la inseguridad y la violencia, publicó hoy el periódico La Jornada.

2. México gasta en seguridad el ocho por ciento de su PIB que es exactamente el porcentaje que, según la UNESCO, desde hace más de 50 años nuestro país debió aplicar en educación nacional reduciéndolo al 4 por ciento. También ese dinero que se derrocha en “seguridad” le hace mucho más falta a los servicios de Salud, pues de acuerdo con las principales conclusiones del informe anual de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), titulado "Panorama de la Sanidad" presentado, México se encuentra entre los países socios que destina menos a la salud, tan sólo 675 dólares por persona al año en comparación con los 6 mil 41 dólares por persona en Estados Unidos o los 5 mil 352 en Luxemburgo. O sea, los dos renglones más importantes: los servicios de salud y educación están abandonados.

3. Si hacemos memoria podríamos recordar que otra vez México aparece entre los últimos lugares en inversión en educación y salud reconocido por organismos internacionales; pero también no se puede olvidar que, por el contrario, ocupa los primeros lugares en corrupción gubernamental, en distribución injusta, totalmente desigual de la riqueza (multimillonarios en las listas de los hombres más ricos del mundo y primeros lugares en población con miseria y desnutrición) y ahora en inversión en fuerzas de seguridad nacional. Imagínese: EEUU invierte 10 veces más en la salud de cada persona y lo mismo sucede en producción de profesionistas, investigadores y porcentajes de estudiantes matriculados donde países como EEUU y Canadá tienen porcentajes muy elevados. Esta situación les otorga enormes ventajas.

4. Pero estas inversiones en seguridad significan el criterio represor, por no decir fascista, de los gobiernos mexicanos que en vez de procurar por el camino pacífico y civilizado de la salud y la educación de nuestro pueblo, han tomado el camino de la violencia al buscar “acabar con la inseguridad” mediante la represión. Los únicos aplaudidores de incrementar las fuerzas del ejército, la marina y las policías, así como el establecimiento de Estados de sitio son los poderosos empresarios que no saben como esconderse tras los gigantescos capitales que han acumulado como producto de la explotación y los negocios. Estas inversiones multimillonarias para “la seguridad” empezaron a crecer al mismo ritmo que el desempleo, los miserables salarios y la miseria entre la mayoría de la población comenzaron a incrementarse.

5. Ningún tonto puede ser engañado con la creencia de la derecha reaccionaria que piensa que “de pronto los seres humanos de las colonias pobres y miserables o los campesinos se hicieron malos y comenzaron a asaltar y secuestrar” o que “simplemente se convirtieron en flojos que buscan el dinero fácil”. Hasta principios de la década de los ochenta, antes de la plena imposición de la economía neoliberal privatizadora, la situación económica y política era “soportable”. ¿Qué pasó después? Vino la gran devaluación, en gigantesco endeudamiento, la supervisión de nuestros programas económicos por los EEUU y el FMI, la asunción al poder del proyecto empresarial, el desplome de los empleos por el cierre de empresas micros y pequeñas y todo el “río revuelto” que entregó el poder a banqueros y negociantes de las bolsas de valores.

6. ¿Alguien pensó que las millones de familias desempleadas se iban a morir de hambre junto a sus hijos mientras los ricos se hacían súper millonarios con las devaluaciones, los bancos y las bolsas? Como alivio surgió el ambulantaje y el trabajo informal siempre calumniado y perseguido por los empresarios. Se incrementó a más de medio millón anual en número de mexicanos que arriesgaban la vida cruzando la frontera en busca de ingresos en los EEUU; creció enormemente el número de niños de calle, los limosneros, la prostitución, todo tipo de negocios chuecos, los asaltos y los robos; pero también el número de creyentes de las diferentes iglesias que iban a refugiarse a su religión. ¿Podría algún argumento estúpido seguir hablando de flojera e irresponsabilidad de los trabajadores cuando las estadísticas de desempleo señalan lo contrario?

7. Los gobiernos neoliberales de De la Madrid, Salinas, Zedillo, Fox y Calderón, en lugar de establecer la concordia, los acuerdos, los proyectos para incrementar las inversiones y los empleos; en vez de abaratar los créditos e impulsar proyectos campesinos, ciudadanos, etcétera, para instrumentar la ocupación del mayor número de personas, hicieron exactamente lo contrario. Fortalecieron a una clase política ávida de ocupar cargos gubernamentales para que avale sus posiciones y entregaron mayor poder a una clase militar para reprimir el descontento que ha surgido a varias partes del país por la agudización de los problemas económicos. El actual gobierno panista –que llevó al ejército a las calles y que amenaza con su discurso de “mano firme” y de “ni un paso atrás”- ha extremado la represión y las amenazas contra todo tipo de protestas.

Lo que el 2009 nos dejó: Brote de influenza en México

La Secretaría de Salud (SSA) a finales de abril puso en marcha una alerta nacional debido a que los casos probables de influenza estacional aumentaron hasta 40 por ciento y del 18 de marzo a la fecha hubo 20 fallecimientos en el país por complicaciones.

El secretario de Salud, José Ángel Córdova Villalobos, anunció la suspensión de clases en todos los niveles educativos en todos los estados del país, desde el 27 de abril hasta el 6 de mayo.

En conferencia de prensa, el funcionario admitió que México enfrenta el momento más álgido de la epidemia de influenza, por lo que "desgraciadamente" los casos seguirán incrementando.

La muerte de Beltrán Leyva, una ejecución extrajudicial: obispo

Leopoldo Ramos / La Jornada

El gobierno federal incurrió en una “ejecución extrajudicial” al dar muerte al narcotraficante Arturo Beltrán Leyva, durante el operativo realizado por la Armada de México el pasado 16 de diciembre en Cuernavaca, Morelos, afirmó el obispo de Saltillo, Raúl Vera López.

El prelado criticó la llamada "guerra contra el narcotráfico" emprendida por la administración de Felipe Calderón, pues ha desencadenado acciones extrajudiciales similares a las que ocurrían hace 100 años con la denominada "ley del monte", en la época de la Revolución, cuando el gobierno asesinaba sin acatar los ordenamientos judiciales.

“Ya estamos como en la época de la Revolución, donde se ahorcaba, se fusilaba, pero ahora se hace mediante operativos, y eso es muy grave”, censuró.

Raúl Vera puso como ejemplo de lo anterior la acción en el fraccionamiento Altitude, ubicado en la ciudad de Cuernavaca, donde en un enfrentamiento con marinos fue ultimado Arturo Beltrán Leyva, El jefe de jefes.

Criticó la difusión de las imágenes del cadáver del líder del cártel de los Beltrán Leyva, también conocido como El Barbas, en diferentes medios de comunicación.

Consideró que por la forma en que fue exhibido el cuerpo del narcotraficante después del operativo, los marinos llegaron a ejecutar, no a aprehender.

"Las autoridades mexicanas están incurriendo en acciones que estaban vigentes hace 100 años, en la época de la Revolución, cuando se asesinaba a las personas, a presuntos delincuentes, en lugar de someterlos a procedimientos judiciales para que pagaran las culpas cometidas", insistió.

Luego de reunirse con internas del Centro de Readaptación Social Femenil de Saltillo, a quienes visitó con motivo de los festejos navideños, el prelado expresó:

“Lo que ahora vemos es que el gobierno está teniendo operativos para detener a personas que cometen delitos, que se están convirtiendo en ejecuciones extrajudiciales.”

Reiteró que la operación en Cuernavaca es una muestra de que las autoridades están optando por asesinar a los presuntos autores de delitos, en lugar de aprehenderlos y someterlos a procedimientos judiciales.

Agregó que el gobierno federal está más preocupado por "aparentar" ante los ciudadanos que "su guerra contra el narcotráfico está dando resultados", en lugar de garantizar "procedimientos ministeriales y judiciales" a quienes incurren en delitos.

Vera López, quien se caracteriza por denunciar los abusos que se cometen en México, generalmente contra los más desprotegidos, señaló que la sociedad no justifica la comisión de delitos como los relacionados con el narcotráfico, pero "ese sentir dista mucho" de que las autoridades federales tengan el respaldo popular y legal para castigar a los delincuentes al margen de la ley.

“El gobierno federal no tiene ningún derecho de someter a quienes incurren en delitos, cualesquiera que éstos sean, a procedimientos extrajudiciales, como la ejecución o el asesinato, ya que para eso existen códigos, leyes y reglamentos que deben garantizar a cualquier persona la posibilidad de que responda ante la ley por sus actos”, puntualizó.

En tanto, el presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Morelos, Fausto Gutiérrez Aragón, informó que, a raíz de los operativos que realizan en la entidad elementos de la Marina, el organismo ha recibido siete quejas, entre ellas dos sobre civiles que perdieron la vida, las cuales ya fueron turnadas a la Comisión Nacional de los Derechos Humanos.

Con información de Rubicela Morelos, corresponsal

Presenta el SME impugnación de la sentencia que les denegó el amparo

José Antonio Román y Patricia Muñoz / La Jornada

El Sindicato Mexicano de Electricistas (SME) presentó el jueves al mediodía el recurso de impugnación por la sentencia de la juez federal Guillermina Coutiño Mata, quien negó a los trabajadores el amparo contra el decreto presidencial que ordenó la extinción de Luz y Fuerza del Centro (LFC).

Carlos de Buen, integrante del equipo de abogados defensores de los electricistas, señaló que el recurso de revisión se presentará ante el juzgado primero de distrito, y probablemente sea turnada al cuarto Tribunal Colegiado de Circuito, en un alegato que se prolongará durante 2010.

El pasado 11 de diciembre, la juez federal Guillermina Coutiño negó a los trabajadores el amparo solicitado contra dicho decreto de extinción de LFC, y desde entonces los quejosos contaban legalmente con diez días hábiles para impugnar dicha resolución, por lo que la defensa cumplió satisfactoriamente con el plazo.

El equipo de defensores del sindicato, quien continúa en la lucha contra la extinción de la empresa y la recuperación de sus fuentes de empleo, ha señalado que se recurrirá hasta las últimas instancias, por lo que seguramente el litigio terminará resolviéndose en la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Sin embargo, para ello se deberán agotar todas las instancias previas, como el recurso de revisión ante un tribunal colegiado.

"Finiquitos, de uno por uno"

Por otra parte, el secretario del Trabajo y Previsión Social, Javier Lozano, dijo que los trabajadores del SME que no se liquidaron , a partir de enero de 2010 "tendrán que acudir de uno por uno" ante la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje a reclamar su finiquito.

En pants y despreocupado, y abordado por la prensa afuera de su domicilio particular, Lozano apuntó que el gobierno federal no tiene contemplado, por el momento, abrir un tercer periodo de liquidaciones. "Ahora, el asunto de las finiquitos se tendrá que resolver en la Junta y ahí tendrán que acudir los trabajadores", según dijo.

El miércoles 23, hasta el domicilio de Lozano llegaron los trabajadores del SME a realizar una posada-protesta, en demanda de su reinstalación y que de inmediato se les pague el aguinaldo proporcional de este año, así como su fondo de ahorro y advirtieron que al día siguiente regresarían. Sin embargo, no llegaron.

Ante esto, el funcionario panista consideró que este tipo de acciones "rebasan la racionalidad de lo que debería ser la expresión pública" y las manifestaciones, e insistió que el pago de las prestaciones solicitadas no se otorgará "hasta que se liquiden".

Vamos por la huelga nacional: Amezcua

En otra orden de ideas, el SME irá en enero por la "huelga nacional" y otras acciones conjuntas con toda la base de organizaciones inconformes con la política anti laboral del presidente Felipe Calderón, señaló en conferencia de prensa el secretario del exterior de esta organización, Fernando Amézcua.

Sostuvo que si el gobierno federal considera que la lucha del SME ya acabó “está muy, pero muy equivocado, pues apenas está empezando, y en esta nueva fase a partir de 2010 ya no serán sólo acciones de los no liquidados, sino de múltiples organizaciones sindicales, campesinas, estudiantiles y sociales que acompañan al sindicato.

Amézcua planteó que otras de las acciones a emprender el próximo año es la realización de un nuevo "congreso social constituyente" y la revocación del mandato de Calderón.

Lo que el 2009 nos dejó: Crisis del agua en la ciudad de México

Por ahí de abril, al dar el banderazo de salida a pipas del Programa de Abasto Emergente de Agua, el jefe de Gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrard, llamó a la responsabilidad a Conagua ante el tercer corte del Sistema Cutzamala.

Al subrayar que el desabasto de agua es un problema de emergencia, Ebrard Casaubon indicó que las delegaciones con mayor afectación por la suspensión de cien por ciento del líquido son Benito Juárez y Cuauhtémoc.

Asimismo diversas colonias de Iztapalapa, Azcapotzalco, la zona norte de Miguel Hidalgo, la parte media alta de Tlalpan, la parte colindante de Alvaro Obregón con Cuajimalpa y otro porcentaje de Magdalena Contreras.

Fue 2009 uno de los peores años para los capitalinos en cuanto al servicio de agua potable se refiere.

Lo que el 2009 nos dejó: Primera visita oficial de Obama a México

El 16 de abril el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ahora llamado "Bush Negro", arribó al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) para iniciar su primera visita oficial a México. En punto de las 13:25 horas, Obama arribó al Hangar Presidencial de la ciudad de México, a bordo del Air Force One, para iniciar su visita de Estado antes de su participación en la Cumbre de las Américas.

Lo que el 2009 nos dejó: Calderón corta la cabeza de Téllez, tras escándalo de grabaciones

En marzo el usurpador Felipe Calderón reemplazó al secretario de Comunicaciones y Transportes, Luis Téllez, implicado en un caso de presunto espionaje telefónico que le había puesto en evidencia públicamente.

En la residencia presidencial de Los Pinos, Calderón agradeció su gestión a Téllez, una persona cercana al ex presidente Ernesto Zedillo (1994-2000), y presentó al politólogo Juan Molinar Horcasitas como su sustituto.

Calderón agradeció públicamente a Téllez su trabajo al frente del ministerio.

"Su contribución a este esfuerzo ha sido fundamental para alcanzar metas importantes en uno de los programas más ambiciosos del gobierno federal", agregó el mandatario durante el anuncio del relevo.

El escándalo surgió el 12 de febrero cuando se difundió una conversación de Téllez en el año 2006, en la que acusaba de robo al erario al ex presidente Carlos Salinas (1988-1994), en cuyo Gobierno fue subsecretario.

Las conversaciones, que habían quedado grabadas en el buzón de un teléfono celular de una mujer con la que Téllez tenía contacto, fueron difundidas por la periodista Carmen Aristegui.

En esas conversaciones Téllez, que en ese momento no era funcionario público, acusaba al ex presidente Salinas de haber "robado la mitad de la partida secreta", un fondo que fue manejado discrecionalmente por los presidentes mexicanos entre 1977 y 1999.

Lo que el 2009 nos dejó: Se superan las diez mil ejecuciones en gobierno de Calderón

Desde el inicio del gobierno usurpador del panista Felipe Calderón y hasta el 11 de marzo del 2009, se tenían registrados un total de 10 mil cuatro muertes relacionadas con el narcotráfico.

En tan sólo 832 días (dos años tres meses aproximadamente) la cifra de ejecuciones que se acumularon en todo el sexenio de Vicente Fox, fue superada con mil 224 ejecuciones más.

De acuerdo con versiones periodísticas, el 02 de enero del 2007 se publicó un informe de la Comisión de Seguridad Pública de la Cámara de Diputados, en donde reportaba que en el sexenio de Fox, se registraron ocho mil 780 ejecuciones. Según este reporte, en 2001 hubo mil 80 casos; en 2002, mil 230; un año después fueron mil 290 ejecuciones; en 2004 ocurrieron mil 304; en 2005, mil 776 y en 2006 sumaron más de 2 mil 100 casos.

Para la documentación de los datos, se consideró el documento de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) federal denominado “Estudio de las ejecuciones, primer año de gobierno diciembre 2006-noviembre 2007”, que señala que en ese periodo se cometieron 2 mil 794 ejecuciones.

También, el documento publicado por el Sistema de Solicitudes de Información (SISI) en una petición a la Procuraduría General de la República (PGR), donde se revela que del 1º de enero al 31 de diciembre de 2007, se efectuaron en México 2,712 ejecuciones relacionadas con el narcotráfico.

Y finalmente, en 2008 se registraron 5 mil 567 ejecuciones.

Respecto a las ejecuciones en el gobierno espurio de Calderón Hinojosa en 2009, se tiene que en sólo 70 días se han registrado mil 492 muertes.

Chihuahua es el estado que encabeza la lista con 595, seguido de Guerrero con 172; Durango 143; Sinaloa 113 y Baja California con 87. Hasta el momento en Tlaxcala y Yucatán no se han registrado ejecuciones en lo que va del año.

Los “hombrecitos” Calderón y Gómez Mont están bien protegidos, las familias de los soldados no

Pedro Echeverría V.

1. Hoy se publicó que un grupo armado asesinó a la madre, una hermana, un hermano y una tía de Melquisedet Angulo Córdova, elemento de la Secretaría de Marina (Semar) que el miércoles anterior participó y murió en el operativo en que fue ultimado el narcotraficante Arturo Beltrán Leyva, en Cuernavaca, Morelos. La familia del militar vivía en el estado de Tabasco y fue en su casa donde fue acribillada su familia. De manera inmediata vino el desplante de los políticos del PAN y del PRI condenando el hecho y –como si se hubieran iniciado formalmente las campañas presidenciales- se han hecho declaraciones al por mayor como si cada políticos o partido esté vendiendo su imagen. Lo grave del hecho es que la muerte de la familia tabasqueña no es la primera ni será la última. Debe observarse que pronto llegarán a 20 mil las víctimas de esta guerra.

2. Y parecería que 20 mil seres humanos muertos es poca cosa comparada con los muertos en la Segunda Guerra Mundial, en Vietnam, Palestina, Afganistán o Irak. Se olvida que la mayoría de ellos eran seres humanos inocentes que no pertenecía a bando alguno en guerra, es decir, ni era narcotraficante y tampoco miembro de alguna fuerza armada. Eran simplemente indígenas, campesinos, trabajadores, que se encontraron en medio de fuegos o que simplemente fueron confundidos. Allí quedaron sus miserables familias llorando y sufriendo la falta de los pocos ingresos que aportaba su familiar asesinado. Pero el gobierno repite, como si estuviera en campaña política, que el gobierno no dará ni un paso atrás porque “tiene que cuidar la democracia y la libertad que vivimos los mexicanos”. Parecería que el combate al narco se ha convertido en grito de campaña.

3. Los políticos y gobernantes mexicanos –como suele suceder- ni tardos ni perezosos aprovechan la radio y la televisión para condenar a los “delincuentes” aunque ellos mismos estén implicados en ese tipo de crímenes. En lugar que estas experiencias criminales, que cada día se hacen manifiestas en todo el país, sirvan para analizar la complicación de los problemas de la violencia, las causas que las están produciendo y buscar propuestas rápidas de solución, los políticos salen a condenarlos olímpicamente como si ellos no tuvieran alguna culpa; incluso retan a jefes y escoltas para ver quien gana la guerra. Ya Calderón lo dijo hace tres años (así que nadie debe reclamar) cuando ordenó al ejército y a la policía salir a las calles para acabar con los narcos: “tendrán que perderse muchas vidas, tendrán que morir o sacrificarse muchos en bien de nuestra patria”.

4. El caso es que el “avispero” de los narcotraficantes –irresponsablemente- sigue siendo sacudido y retado con las “valientes” declaraciones de los más altos funcionarios. Gritan a los cuatro vientos y con el puño cerrado: “no daremos ni un paso atrás”, “vengan por nosotros, aquí los esperamos”, “estamos preparados para acabar con la delincuencia”, “no nos retiraremos del campo de batalla”, etcétera. Cuando el presidente ilegítimo Felipe Calderón y el secretario de Gobernación, Fernando Gómez Mont declaran con gran “gallardía” que están dispuestos a todo –no se si hasta “morir por la patria”- me los imagino caminando a la cabeza del ejército y arriesgando el pellejo junto con soldados y policías como al parecer lo hacen los principales jefes de los narcotraficantes que, muchos de ellos, mueren en acción. ¿O hacen lo mismo que los generales?

5. Por experiencia se sabe que a la casa presidencial de Los Pinos y a las oficinas de la secretaría de Gobernación no se puede acceder sin autorización. “Los Pinos” está permanentemente acordonado a por lo menos 300 metros a la redonda por unos mil militares. Por su parte la gran casona de Bucareli casi siempre está rodeada por una barda de rejas de hierro de cuatro metros de altura y por lo menos 500 militares con grandes cantidades de gases lacrimógenos, caballos y perros. ¿Y los hogares privados de los altos funcionarios? Éstos viven en zonas reservadas con vigilancia extrema que ningún asaltante se atrevería si quiera pensar en tener algún acceso. Con esa militarización respaldada por cientos de guardaespaldas, guaruras o policías privados, los funcionarios pueden seguir retando a los narcotraficantes sabiendo que nadie les podrá tocar un pelo.

6. Calderón sabe que si retira de las calles al ejército su gobierno podría estar en peligro de caer de un plumazo. Al iniciar su gobierno hace tres años, como una prueba de fuerza ante las amenazas del lópezobradorismo que en diciembre de 2006 llenaba las calles de la ciudad de México protestando contra el fraude electoral, puso al ejército en las calles “para combatir el narcotráfico”. A partir de aquellos días Calderón fortaleció su discurso y logró que los gobiernos del mundo lo reconocieran; pero lo más importante fue que el presidente de los EEUU, George Bush, le aseguró su total apoyo. Logró que Bush le tuviera confianza absoluta y firmar con el la llamada Iniciativa Mérida que –como el Plan Colombia- le garantizara armas, helicópteros, asesoría militar, oficinas de coordinación y mucho dinero. El ejército en las calles le dio mucha presencia a Calderón.

7. La situación en el país se agrava por problemas económicos como el desempleo, los salarios miserables y la represión. Al parecer Calderón continuará con el ejército en las calles y manejando el mismo discurso fuerte y de reto; pero también continuarán los asesinatos y las muertes de personas inocentes en todo el país. Es una guerra declarada entre dos bandos armados hasta los dientes con un pueblo que cuando ve llegar a sus pueblos a cientos de camiones del ejército, busca huir de las seguras confrontaciones. A pesar de que Calderón con su política militar ha logrado intimidar a los sectores mayoritarios, no ha podido sacar al país de sus enormes problemas. Así que no se vale que los generales y gobernantes, bien blindados en sus hogares y oficinas, sigan haciendo una guerra en la decenas de miles de mexicanos inocentes mueran cuidando el poder de los ricos.