Riesgos de la militarización de las instituciones

Jorge Alejandro Medellín

Numerosos investigadores y académicos han señalado desde hace poco más de diez años los riesgos y desventajas de enviar a los militares a cumplir labores policiacas, especialmente enfocadas a combatir al crimen organizado y en particular a los cárteles de la droga.

La rigidez de la doctrina y formación militar se reflejan en las operaciones contra el crimen organizado efectuadas con mayor intensidad en este sexenio. La formación castrense y su impacto en la dinámica de lucha contra los cárteles de la droga se han traducido en situaciones de uso de la fuerza que va más allá de lo debido y termina por cobrar vidas de ciudadanos inocentes.

La participación de mandos militares en funciones policiacas no es nueva. Generales, Coroneles, Mayores y Capitanes, ya sean retiro o con licencia, han encabezado y encabezan corporaciones y organismos de seguridad en todo el territorio nacional. Tampoco son recientes los abusos, vejaciones y crímenes cometidos por militares en funciones policiacas.

Los casos del Grupo Jaguar, creado por el extinto General Mauro Enrique Tello Quiñonez, o las incursiones de militares habilitados como policías en la colonia Buenos Aires para detener y asesinar luego a seis personas, se suman a numerosas violaciones a los derechos humanos cometidas en el marco del combate a la delincuencia.

Otros episodios lamentables de exceso militar en funciones policiacas se dieron con las incursiones del Grupo Tiburón en Iztapalapa, en donde tropas habilitadas como policías detuvieron y desaparecieron a varios jóvenes.

Lo anterior por lo que toca al ámbito urbano. Los excesos, agresiones y asesinatos cometidos por militares habilitados como policías o por militares en funciones de seguridad pública han colocado a la Defensa Nacional en el primer sitio en materia de Quejas y Recomendaciones recibidas ante la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH)

(http://www.jornada.unam.mx/2009/07/24/index.php?section=politica&article=008n1pol)

y en (http://www.eluniversal.com.mx/notas/619498.html).

Entre los riesgos y consecuencias de militarizar a las instituciones policiacas y de seguridad del país se pueden citar cuando menos cuatro de repercusión inmediata y de mediano plazo:

1.- Atraso o estancamiento en la formación de nuevos cuadros policíacos.

2.- Rezago en la modernización de instituciones policiales debido a la entrada de militares ya sea como mandos o como parte de las corporaciones de combate a la delincuencia.

3.- Disparidad en la doctrina, métodos, tácticas, procedimientos y objetivos de seguridad en instituciones policiales militarizadas. La definición de metas y objetivos no es la misma y tampoco coincide con los estándares de seguridad y profesionalización del servicio.

4.- Al asumir funciones policiales y estar en contacto más estrecho con grupos de la delincuencia organizada, los militares se exponen a involucrarse en dinámicas de corrupción. En la actual administración alrededor de medio centenar de militares han sido detenidos y procesados por vínculos con cárteles de la droga, por ejemplo.

5.- Violaciones a los derechos humanos como resultado de la aplicación de métodos y formas de combate de tipo militar, no policial.

6.- Rispideces y desencuentros entre instituciones policiacas y tropas militares. Es de sobra conocido el divorcio que existe entre militares y policías en estados como Tamaulipas, Chihuahua, Sinaloa, Coahuila, Baja California, Sonora, Michoacán, Guerrero y Morelos, por citar algunos casos.

Dada la corrupción y la falta de capacidad de los cuerpos policiacos municipales y estatales, así como de algunos núcleos federales, los mandos militares desconfían por completo de éstos para efectuar operaciones conjuntas o siquiera para brindar apoyo en anillos y perímetros de seguridad.

CENTINELA.-

Al menos cuatro generales en retiro fueron consultados por el alto mando en la Sedena para saber si estarían dispuestos a tomar las riendas de la seguridad pública en Chihuahua. Ninguno le entró al reto.

Amablemente, personajes como el ex Subsecretario de la Defensa y ahora militar en retiro, el general Humberto Alfonso Guillermo Aguilar (ha sido Subjefe de Estado Mayor de Zona Militar, Subdirector de la Escuela Militar de Aplicación de las Armas y Servicios, Comandante de Batallón de Infantería, Comandante de Zona Militar, Comandante de Guarnición Militar, Comandante de Brigada de Infantería Ligera, Subjefe Administrativo del Estado Mayor de la Defensa Nacional y En diciembre del 2002, Jefe del Estado mayor de la Defensa Nacional) declinaron la invitación.

Con él, previamente consultados, otros generales le dijeron no al DN-1, Guillermo Galván, y prefirieron seguir en el retiro al que acaban de pasar desde el 16 de septiembre.

En Chihuahua, donde se esperaba la llegada del General Ramón Arrieta Hurtado como secretario de Seguridad Pública, las señales cambiaron porque el gobierno del priista recién electo César Duarte decidió darle un giro de 180 grados a la estrategia anticrimen y eliminar a dicha secretaría y a la procuraduría de justicia estatal para crear la Fiscalía General del Estado, que asumirá y controlará las funciones de las instancias suprimidas.

En cambio, quien sí llegó a Chihuahua como Jefe de la Policía Única o Unificada es el General Juan David Rivera Bretón, ex comandante en los estados de Sonora, Sinaloa, Hidalgo, Veracruz y Chihuahua, en donde fue secretario de Seguridad Pública en la conflictiva y violenta Ciudad Juárez.

Rivera Bretón es un militar duro, experimentado en contrainsurgencia y con un historial de choques desarrollado en la zona norte del país, en la región dominada por el narco.

Ha sido Jefe de Operaciones del XXVI Batallón de Infantería Delicias, Chihuahua; comandante de la Fuerza de Tarea Marte XXIV en los estados de Sonora, Chihuahua, Sinaloa y Durango; Primer Comandante en Operaciones de Restauración del Orden en la Fuerza de Tarea Arcoíris, en Chiapas, contra el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN).

También ha sido Comandante de las zonas militares XIX Tuxpan, Veracruz; IV de Hermosillo, Sonora; XVIII Pachuca, Hidalgo y XLII de Parral, Chihuahua. Con él al frente de la Policía Unificada, el gobierno de Chihuahua y la Sedena avanzan (como ocurre en Coahuila) hacia una paulatina y cuidadosa desmilitarización que implique también la creación de cuerpos policiacos renovados, eficientes, eficaces, libres de duda o sombra de corrupción y ligas con el crimen organizado y preparados para revertir la desastrosa situación de desgaste operativo, ingobernabilidad y crispación que domina en muchas ciudades de la frontera con los Estados Unidos.

Ordenar, rediseñar

Francisco Rodríguez / Índice Político

HAY UNA CERTEZA incontrovertible. Tras diez años de “gobiernos” panistas, el país se ha convertido en un desmadre. Nada funciona. La seguridad pública es inexistente. La economía está podrida. Socialmente, la polarización es el signo. Los saqueos de los bienes públicos se han incrementado. La pobreza alcanza las nubes. Los medios de comunicación –también víctimas de la división social– se han parcializado y, por ende, abandonado su papel. Nada funciona, insisto.

Tan desolador panorama no escapa de la perspectiva de los principales aspirantes a la Presidencia de la República –ocupada por Felipe Calderón desde 2006– en el ya inminente 2012.

Andrés Manuel López Obrador, al respecto, maneja dos líneas argumentales. La primera, arrebatarle el país a la mafia que lo controla –misma que, para satisfacer sus ambiciones de todo tipo ha sacrificado a la mayoría de la población– y en el que incluye a treinta personajes de la política, la economía y las finanzas.

La segunda, sacar a México de la decadencia en la que se encuentra sumido. Con tal fin ha delineado un programa de 10 puntos mínimos –ahora mismo sometidos al consenso social–, mismos que promovía en los espacios de medios de comunicación electrónica al través de las prerrogativas del Partido del Trabajo, que le canceló el mismo Tribunal que hizo “Presidente” a Calderón.

Desde hace meses, por su parte, Enrique Peña Nieto insiste en un vocablo: rediseño. Así, apenas el viernes –en una comida organizada por una revista de supuestos “liderazgos”– decía el gobernador mexiquense que hay que “rediseñar el rumbo y el camino que los mexicanos queremos seguir, de ponernos de acuerdo en lo fundamental y definir metas, incluso transexenales, para con claridad y puntualidad alinear esfuerzos.

La palabra rediseño aparece prácticamente en cuanta intervención pública tiene quien ahora mismo es señalado cual “el más probable” candidato del PRI a la sucesión presidencial.

Ha hablado, en mayo, de rediseño de la educación. Hace unas cuantas semanas, de rediseño de la seguridad pública. Si el evento es agrario, su discurso es sobre el rediseño del campo… Rediseñar es su divisa.

Otro aspirante del tricolor, Manlio Fabio Beltrones, maneja su propia línea argumental: orden.

Igual, el presidente de la Cámara de Senadores no desperdicia oportunidad para incluir el término en sus entrevistas y discursos.

Beltrones ha dicho que no es momento de tener miedo y, por el contrario, “es el de ordenar mejor este país, y para ello es importante que vayamos todos juntos y de manera decidida”,

Orden, pues, ante el desmadre –todo se ha salido de cauce, pues– que actualmente vive el país.

Otro aspirante, éste por lo que quede del PRD luego de su alianza –que se observa cual sumisión– con Felipe Calderón es Marcelo Ebrard.

Sin una línea argumental todavía, el jefe de gobierno de la capital nacional ha centrado prácticamente su discurso en “el que esté mejor posicionado en las encuestas”, refiriéndose, claro, a la posibilidad de que el abanderado de la izquierda sea Andrés Manuel López Obrador.

Ebrard recién ha anunciado un periplo proselitista, con el que llevará a los estados de la República la experiencia de gobierno del Distrito Federal. Nada más.

Del PAN desconocemos todo. No ha mostrado Calderón quien será el beneficiario de su “dedazo”, al mejor estilo priísta. No obstante, quienes por ahí asoman, Cordero, Félix, Creel –el mejor posicionado en cuanto a reconocimiento público–, aún Vázquez Mota, no se han atrevido siquiera a delinear una propuesta.

Por lo pronto, hasta el momento, hay tres: la de López Obrador, que es devolver a la sociedad lo que le ha arrebatado la mafia… la de Peña Nieto, que consistiría en rediseñar… y la de Beltrones Rivera, que es ordenar.

¿Usted que cree que necesite el país para salir de este desmadre?

Índice Flamígero: Le va a crecer la nariz a Calderón. Miente cuando dice que su fallida Administración “trabaja (sic) sin otorgar privilegios en telecomunicaciones. En Televisa y en Nextel, de plano, no se aguantaron las carcajadas. + + + El pasado jueves fue nombrado Bernardo Quezada, coordinador de la presidencia colegiada de la Fedessp. Al acto asistió, entre otros, Juan Manuel Garduño Moreno, secretario general del sindicato independiente del ISSSTE. + + + Francisco “Paco” Olvera realiza giras en Hidalgo. Apenas visitó las regiones de los LIanos de Apan, el Valle de Tulancingo y la Vega de Metztitlan para ratificar los compromisos que hizo en las pasadas elecciones.

Juicio político a Molinar

Alberto Barranco / Empresa

En lo que a simple vista pareciera un enigmático mensaje de tres renglones, Televisa anunció ayer que está evaluando si las condiciones precedentes para el cierre de la transacción, es decir la concesión de una red nacional de telefonía celular de 30 megahercios, se han alcanzado o se podrán alcanzar.

Las entrelíneas, naturalmente, apuntan a la posibilidad de que, en un afán revanchista pedestre, el secretario de Comunicaciones y Transportes, Juan Molinar Horcasitas, se haya precipitado en cerrar el expediente de la licitación 21 del espectro de la banda de 1.7 gigahercios.

Digamos que el consorcio pinta su raya en un escenario en que su condición para adquirir el 30 por ciento del capital de la firma Nextel Holdings, vía un pago mil 446 millones de dólares, era justo la obtención del espectro para tercera generación, por más que las firmas habían integrado previamente un consorcio para pelear por la licitación.

Por lo pronto, existen signos irrefutables de que la SCT incurrió en desacato al no obedecer una suspensión contra el cierre del proceso dictada por el juzgado 16 del Séptimo Circuito en Materia Federal de Córdoba, Veracruz, emitida el propio 30 de septiembre en que, bajo el cobijo de las tinieblas y el sigilo de los depredadores, se entregó el título de concesión respectivo.

La chicana de la dependencia, una más en la larga lista, habla de que el juez de la causa no le notificó oficialmente su resolución en que se señala a la letra que la suspensión provisional se concede para el único efecto de que no se lleve a cabo la entrega de los títulos de concesión respecto al concurso 26 de la licitación 21

El problema es que el documento se le exhibió al propio Molinar Horcasitas minutos antes de que corriera a la dependencia a otorgara el documento, en su comparecencia ante Comisiones de la Cámara de Diputados.

De hecho, el diputado Mario di Costanzo le preguntó tres veces si acataría la nueva disposición jurídica.

Como usted sabe, el funcionario había ofrecido no otorgar la concesión en tanto hubiera algún obstáculo de carácter jurídico.

En el escenario construido por su avidez en quedar bien con el consorcio, a contrapelo de la catarata de críticas de los legisladores, de oposición, Molinar Horcasitas tiene frente a sí tres frentes abiertos: la desconfianza de Televisa; la posibilidad de un juicio político, y la colocación en escena de una nueva demanda penal en su contra, ésta por desacato.

De hecho, esta mañana el diputado panista Javier Corral planteará oficialmente la alternativa, bajo el argumento de causar un grave daño patrimonial al país al otorgar una concesión con un pago inicial 28 veces inferior al real.

El quebranto araña los cinco mil millones de pesos.

Como usted sabe, apuntalado por un criterio de la Comisión Federal de Competencia adoptado a la letra por la Comisión Federal de Telecomunicaciones, que impedía a las empresas participantes de la licitación acumular más de 80 megahercios de espectro, el binomio Televisa-Nextel, único a quien no tocaba la veda, se sentó en la primera postura de la licitación, mientras el resto llegaba a la 86.

Su oferta, así, fue la mínima prevista, es decir 180.3 millones de pesos.

Ahora que en el camino la SCT cabildeó ante la Cámara de Diputados para que el pago por la explotación del espectro obtenido por los ganadores de la subasta se aplazara durante dos años.

Desde otro ángulo, hete aquí que las bases de la licitación fueron rechazadas en su origen por dos de los cinco comisionados que integran el pleno de la Cofetel: José Luis Peralta y Rafael Del Villar.

Más aún, la oferta de Televisa-Nextel sólo la aprobaron dos de ellos: el presidente, Mony de Swaan y Gonzalo Martínez Pous, dado que José Luis Peralta no acudió a la sesión; Rafael Del Villar votó en contra, y Ernesto Gil Elorduy se abstuvo de votar.

Ahora que a partir de la publicación de las bases se plantearan 67 recursos judiciales contra la medida por parte no sólo de Iusacell, sino de la Telefónica México y Telcel.

El más tenaz fue la primera, en un escenario en que obligó a la SCT a simular por un lado que no había sido notificada de las suspensiones, y por otro impugnándolas judicialmente.

En el ping-pong se llegó a lo grotesco, por ejemplo el que las delegaciones de la dependencia en el interior del país se negaran a recibir las notificaciones, o que la propia dependencia rechazara que su domicilio social estuviera donde está.

El documento que plantea juicio político contra Molinar, habla de que éste incurrió en irregularidades por omisión; transgredió lo dispuesto en el artículo 9-B de la Ley Federal de Telecomunicaciones, y pasó por alto el artículo 134 de la Constitución en su párrafo tercero.

El regalazo, pues, se le volteó como boomerang.

El Felipe de ayer

Martha Anaya / Crónica de Política

“La relación del partido con el gobierno ha llegado a un punto de tensión ¡fuerte!. No hay condiciones para entrar en un esquema de colaboración con el Ejecutivo. La situación ha llegado tal punto que el partido en el gobierno ha sustituido el término de ‘adversarios’ por el de ‘enemigos’ ante todo aquel que no está de acuerdo con su forma de gobernar…”

Esta denuncia no es del PRI. Tampoco del PRD, ni de ninguno de los partidos chicos. La acusación es nada menos que de Felipe Calderón Hinojosa.

La hizo hace trece años, el 16 de marzo de 1997, cuando llevaba un año en la dirigencia del Partido Acción Nacional y nos encontrábamos en vísperas del proceso electoral intermedio en el que el PRI perdería por vez primera la mayoría en la Cámara de Diputados, preludio de su salida de Los Pinos.

En esa entrevista que le hice a Felipe Calderón en las oficinas del PAN, el entonces presidente del blanquiazul se quejaba de la “tensión en el poder”, de ese sistema político que “se está defendiendo” y da “trato de enemigos a quienes ponen en peligro ese poder”.

No es una “mera competencia entre partidos” lo que estamos viviendo –decía entonces el de Michoacán–, es realmente “el momento final de una transición”.

Las declaraciones no dejan de sorprenderme ahora que las vuelvo a leer; bien podrían ser calcadas ahora mismo por un dirigente priistas y endilgárselas precisamente a él, a su forma de gobernar, a la tensión política que se vive desde hace buen rato en el país.

Pero no sólo eso. En aquella entrevista –de hace trece años, repito, y publicada a ocho columnas en Excélsior —Calderón ¡alertaba! a los ciudadanos sobre “la peligrosa presencia militar en funciones civiles”.

Se refería el hoy Presidente de la República a la “inquietante” presencia de los militares en funciones de policía, concretamente en la vigilancia policiaca en la ciudad de México.

Tal era la molestia, el enojo, la denuncia de Calderón-presidente del PAN en aquel entonces. Ese era el Calderón de ayer, el dirigente panista en la oposición.

¡Quién iba a decirnos que en menos de un década (para 2006) él mismo vestiría la casaca militar, declararía una guerra (al narcotráfico), vestiría a sus hijos de militares, sacaría al Ejército a las calles para hacer las funciones de policía y que al poco rato agregaría a la Marina en su combate al narco, tiñéndose las calles de sangre y dejándonos como saldo hasta el momento alrededor de 28 mil muertos.

El Felipe Calderón de ayer nada tiene que ver con el de ahora. Y una de dos: ocultaba muy bien lo que realmente pensaba y en aquello en que creía; o cambió profundamente cuando vislumbró el poder en sus manos.

Caminos de Michoacán llevan a la judicatura

Gregorio Ortega Molina / La Costumbre Del Poder

En política toda acción para llegar al poder tiene un costo, éste se cobra, aunque la más de las veces se paga. El caso de Leonel Godoy es paradigmático, porque lo mismo le ha tocado cobrar que pagar. Ha sido un hombre disciplinado e incluso discreto.

El desempeño como titular de la fiscalía especial del caso Román Gil Heráldez y Francisco Xavier Ovando, le fue retribuido muchos años después, cuando a Lázaro Cárdenas Batel correspondió pagar la deuda política contraída por el ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas: lo sucedió en la gubernatura de Michoacán. El tramo recorrido tuvo sus sinsabores y privilegios. Fue el operador de los Cárdenas hasta que se transformó en el señor gobernador.

Pagó caro no ser del sistema, ser oposición de Acción Nacional, organización sui generis que fincó su estrategia para conservar la Presidencia de la República y sacar a la izquierda de Michoacán, en la voracidad de poder de Eduardo Medina Mora, quien sin reparo alguno operó el conocido como “michoacanazo”, con el propósito de incidir en las elecciones federales de 2009. Pero Leonel Godoy fue respetuoso de la Constitución y de la institución presidencial, como lo es del cardenismo, lo que lo convirtió en pieza clave para las alianzas entre enemigos, diría sin exagerar, entre desconocidos, pues el objetivo único, la ultima ratiodel PRD y el PAN es evitar que el PRI regrese a Los Pinos, sin importar los costos políticos, históricos e ideológicos.

Es en este contexto que han de leerse hechos consecutivos con desenlaces inesperados, por acomodarse a las exigencias políticas del momento: la detención de 35 funcionarios públicos michoacanos, la posterior liberación escalonada de 34; la orden de aprehensión girada en contra de Julio César Godoy y su final entronización como diputado para garantizarle impunidad por medio del fuero, para que, como Jesús Ortega y Andrés Manuel López Obrador (a pesar de negarlo y verlo como una actitud nefanda por parte del perredismo) lo quieren, de la misma manera que lo necesitan César Nava y el presidente constitucional de México: puedan cerrarle el paso al PRI, como sea y como se pueda, pues para eso son las alianzas.

Porque Eduardo Medina Mora fue premiado con el cargo diplomático y muy bien remunerado, de representante de México ante el Reino Unido, y ya presentó sus cartas credenciales con toda pompa, el camino fácil es echarle todas las culpas a la PGR, sin considerar siquiera que, como lo indica la nota de La Jornada, documentos internos del Consejo de la Judicatura Federal refieren que entre 2008 y 2009 prácticamente se duplicaron los casos donde algún magistrado o juez fue señalado por supuestamente haber incurrido en responsabilidades administrativas: negligencia o descuido en el ejercicio de sus funciones. En dos años ha habido 189 castigos, 16 suspensiones, seis destituciones y una inhabilitación para el servicio público. Lo que se observa, entonces, es que Acción Nacional decidió presionar en la parte más sensible del quehacer político: la administración de justicia.

Por lo pronto, el Consejo de la Judicatura Federal dio entrada a la queja administrativa presentada por la PGR, en contra de Efraín Cázares López, juez primero de Distrito de Michoacán, con sede en Morelia, por considerar su actuación irregular. No lo fue, sino que en sus decisiones sobresalió la consideración política sobre el ordenamiento judicial. No se pueden cerrar los ojos a la única y verdadera esencia de la judicatura en ambos fueros, el común y el federal: ser útiles al poder, para que las políticas públicas se desarrollen sin sobresaltos. Lo que sobra, lo que hacen en su tiempo libre, es administración de justicia.

La actividad verbal para dar el verdadero, auténtico perfil de la judicatura federal, ha escalado de declaraciones aisladas, a acusaciones o señalamientos que obedecen a una estrategia y son encabezados por el Presidente de la República, quien el nueve de septiembre último dijo que el país necesita un sistema de justicia mejor articulado, pues en este momento “la acción de la criminalidad y la acción de la violencia están mucho más allá de los ámbitos propios de lo que es el problema de justicia penal”.

Durante su participación en el foro Compromiso por la Seguridad: Del Diálogo a la Acción, entre integrantes de la sociedad civil y ONG, destacó que la reforma penal no es solución automática al grave problema de delincuencia y de inseguridad; dijo también que tiene muchas ventajas, pero también encierra riesgos, “por ejemplo, cuando los juicios se desahogan de manera oral, y no tenemos ministerios públicos que sean capaces de articular casos sólidos ante los jueces, de nada sirve”. Subrayó que aún hay jueces que rechazan los casos “que porque faltó una coma (o) que porque la víctima no rindió su testimonio”.

Lo importante sería saber las razones por las cuales el Poder Judicial de la Federación abjura de su mandato constitucional, y antepone el compromiso político a la administración de justicia y al servicio a la sociedad, sobre todo ahora cuando pregona en todas las esquinas, que los altísimos salarios devengados son garantía de su independencia de criterio, de juicio, para decidir ante ellos mismos lo más conveniente para los justiciables.

Es puntual el Código de Ética del Poder Judicial de la Federación. Los jueces son sólo responsables de ellos mismos ante ellos mismos, son una autarquía: “La labor del juzgador no sólo requiere del conocimiento de la ciencia jurídica, porque hay espacios en los que su única directriz es su propia conciencia. Ésta requiere ser ilustrada a partir de patrones de conducta asumidos libremente, que tiendan a hacer efectivos los valores, que si bien están ínsitos en el propio quehacer del juez y en el ordenamiento jurídico, es indispensable explicitar, pues debe tenerse presente que lo callado, aunque obvio, se olvida, se disimula o se desdeña”; tal parece que así es, pues todo indica que la administración de justicia era menos mala cuando los jueces estaban peor. Hoy que son presuntamente libres, sacan lo peor de ellos mismos en cuanto tienen oportunidad, en cuanto olvidan sus valores. No todos, claro, pero si aquellos que miden sus éxitos en el saldo acumulado de sus chequeras, a través de prebendas y canonjías, como pueden serlo las notarías para los familiares en primer grado.

No se inquieten. Julio César Godoy permanecerá protegido por el fuero, el “michoacanazo” se diluirá en el tiempo y con los resultados de las alianzas, y éstas se multiplicarán en la medida en que crezcan las oportunidades del PRI para regresar a los Pinos.

Naturalmente que la realidad puede imponerse a la estrategia política de panistas y perredistas, tal como lo reconocen dos periodistas en doloroso diálogo en El candidato, en cuya narración aparecen perlas literarias que motivan reflexión.

“Sí, estamos espantados, es cierto. Y como es nuestra costumbre, saldremos a buscar respuestas que nos tranquilicen. Buscaremos las palabras más fuertes que describan a los criminales, preguntaremos a los psicólogos y a los psiquiatras cómo pueden existir estos monstruos, nos uniremos para diferenciarnos de ellos, de los que despreciaron los valores fundamentales de nuestra sociedad. Pero antes, en estos minutos previos (a la transmisión del noticiero), me gustaría que, con honradez absoluta, nos miremos y aceptemos que esos hombres capaces de llegar a la mutilación son parte de nosotros. Nos guste o no, esta nación a la que queremos preservar de la infamia ha sido capaz de engendrar y criar a esos seres que han dejado atrás todos los límites. Preguntémonos con valentía para poder contestar con honestidad: ¿cuánto hace que no tenemos límites? ¿Cuánto hace que, por comodidad, por conveniencia o por miedo, hemos ido dejando que la inmoralidad, la corrupción y la violencia se instalaran y señorearan de nuestro país? ¿De qué nos asombramos ahora? Si queremos madurar como sociedad deberemos aceptar que esto no es más que el producto, a partes iguales, de todo lo que hemos hecho y de todo lo que dejamos de hacer. No es la hora de salir a repudiar estos hechos, sino la hora de salir a luchar para que no vuelvan a suceder…”

Larga la cita, pero nos sitúa en lo que hemos sido capaces de tolerar; nos permite evaluar en lo que se convirtió el premio económico a la judicatura y el uso que de los recursos fiscales hacen los partidos. Casi estoy convencido de que los caminos de Michoacán fueron pavimentados por la judicatura federal.

Los Chuchos del PRD empiezan a "tirar fuego" a López Obrador

Dos escopetazos resistió la corriente de Los Chuchos antes de responderle a Andrés Manuel López Obrador.

El primer obús fue el viernes, cuando 16 senadores leales al tabasqueño exigieron a su coordinador Carlos Navarrete definir su apoyo por López Obrador de cara a la sucesión presidencial.

El segundo fue este domingo, cuando en un recorrido por el estado de México, López Obrador emplazó a la dirigencia del PRD, que encabezan Los Chuchos, a develar qué pacton hicieron con el PAN para forjar una alianza electoral para enfrentar al PRI en la tierra de Enrique Peña Nieto.

La respuesta vino el lunes con epítetos. Los lanzó Jesús Zambrano, escudero de Jesús Ortega, quien calificó a López Obrador de "vulgar y mesiánico".

Ah, por cierto, no respondió a la exigencia de que revelen qué acordaron con el PAN para la alianza. Eso sí que no.

Oportunistas, pero no mensos, podrían alegar Los Chuchos con un poco de vergüenza.

Simón Charaf dueño de Bar Bar inició campaña contra Televisa

Un viejo pleito empresarial es lo que dice Simón Charaf que fue el motivo por el cual Televisa realizó una cobertura muy negativa en su contra cuando en el antro mayoritariamente de él, Bar Bar, fue el atentado del futbolista Salvador Cabañas a principio de año.

Charaf se ha venido defendiendo de Televisa y mantiene un pleito legal. También acudió a los medios para dirimir su caso y ahora, como siente que no le han dado la oportunidad de réplica, decidió iniciar toda una campaña mediática en contra de Televisa.

El martes al mediodía pagó una inserción en reforma.com, y durante la tarde se añadira la misma campaña en el sitio de internet de El Universal.

Sus alegatos son los mismos que ha dicho previamente, sólo que ahora acompañó el texto con una fotografía, en el Bar Bar, de Emilio Azcárraga Jean y de su suegro, Marcos Fastlicht, que por cierto, preside un Consejo Ciudadano sobre la Seguridad Pública.

Marcelo Ebrard y su delfín Mario Delgado se desinflan

Desde hace un buen tiempo, si había una persona en la cual Marcelo Ebrard había puesto sus expectativas en que lo sucediera en la jefatura de gobierno del Distrito Federal, era Mario Delgado.

Nombrado secretario de Finanzas desde que arrancó el sexenio, lo movió hace pocos meses a la cartera de Educación con el propósito que la economía no lastimara sus aspiraciones y la política social le diera frutos. Sin embargo, se quejan en el gobierno del Distrito Federal, Delgado no ha crecido en conocimiento del público y mucho menos en preferencias electorales pese a que Ebrard ha buscado mostrarlo por todos lados.

El último latigazo en su contra fue este fin de semana, al acudir por razones inexplicables, al informe de gobierno del delegado panista en Cuajimalpá, Carlos Orvañanos.

Delgado quedó expuesto cuando apareció su fotografía en la prensa este lunes muy sonriente al lado de los secretarios Ernesto Cordero de Hacienda, y Javier Lozano de Trabajo. Esa foto hizo levantar a muchos las cejas, y unos cuantos dolores de hígado.

Control Machete - Únete Pueblo



http://www.youtube.com/watch?v=djKRyXJMEJs

Une sangre Azteca a tu pueblo amado,
une a la gente, a todos los barrios,
une pueblo fiel, andamos armados,
con cuernos, machetes, con piedras
y palos. Es nuestra nación, no la
de el de a lado, si no la cuidamos,
no la respetamos, vamos adelante a
lo que es sincero, une, sigo fiel,
une al heredero. Une Pancho Villa
a toda tu gente, unelos de pronto,
unelos pa´ siempre, une mi rincón,
une a la mente, somos Mexicanos,
somos transparentes. Es nuestro
rincón y es tan diferente, es la
gran nación, del indio independiente,
de Revolución, quedate en mi
vientre, truena tan cabrón que
escuche el continente.
Unete, unete al movimiento, unete
pueblo al movimiento.
Con la mayoría estamos unidos,
arriba el puño cerrado con fuerza,
regresa a la tierra todas las
promesas que hiciste cuando naciste
y reza: por ser Mexicano el charro
hermano, alabado el Señor por que
soy Mexicano, que sabe unirse y
darle la mano al hermano inocente
que ha sido enjuiciado, por no haber
nacido al lado del ciento, que
hicieron las leyes y excluye al
verdadero hijo del suelo, semilla
de tierra, que arde con el sol
Azteca, que crece derecho directo
al cielo, con frente creciente de
movimiento, multiplíca la marcha
con paso seguro, que grita con
fuerza, no se queda mudo.
Unete, unete al movimiento, unete
pueblo al movimiento.
Cortejo al pueblo e incito al inicio,
es que todo comienzo se escucha
el grito, la raza del norte ahora
está preparada pa´darle batalla sin
esperar nada. Todo revienta con
algo de fuerza, promesa incierta
que implica violencia, puños arriba:
símbolos de movimiento, el charro
está listo, el machete, el comienzo.
Unete, unete al movimiento, unete
pueblo al movimiento.

RMX Cobertura Especial: Disputa 2012, comenzó la guerra por la presidencia de México

La guerra ya comenzó, la mafia política contra el pueblo de México... o nos siguen jodiendo otro sexenio o ya es tiempo de joderlos nosotros. Así de claro, así de simple. Son dos proyectos distintos, uno es asesino, criminal, violento y en claro estado de descomposición. El nuestro es de vida, de esperanza, de dar igualdad y justicia a una nación a la cual han saqueado durante mucho tiempo... las caras nos las vamos a ver en 2012, pero no se descarta la posibilidad de que algo grave pueda suceder antes. Ante estos hechos RMX presenta antes que nadie, la cobertura especial DISPUTA 2012, la guerra por la presidencia de México.

http://revolucionesmx.blogspot.com/search/label/Disputa%202012


RMX te pide que difundas el anterior link, de ser posible utilizalo como firma de tu correo electrónico, en tu perfil de redes sociales, en donde se te ocurra, el chiste es que el pueblo de México se informe lo más pronto posible de la cadena de sucesos que ya están en marcha en torno a las elecciones presidenciales de 2012 o lo que pudiera ocurrir antes de eso... gracias.