lunes, abril 12, 2010

Plaza Pública con Miguel Ángel Granados Chapa · 12 de abril de 2010








Descargar Audio Plaza Pública

- Accidente aéreo del sábado pasado, “que descabezó”, al gobierno polaco.

- Reinauguración de Sala Nezahualcóyotl; música escuchada hoy vinculada con este hecho.

- Terminación del plazo para dar de alta en RE. NA. U. T., datos personales ligados al número telefónico celular; experiencia propia de Miguel Ángel Granados Chapa con este “mecanismo inútil”, y nocivo.

- Fallecimiento pormenorizado del señor Emmanuel D’Herrera Arizcorreta.

- Asalto a oficinas de Contralínea.

- Presentación de Ciencia Compartida, revista sindical de difusión científica.

- Cumbre sobre seguridad nuclear en Estados Unidos.

- Visita mañana de Michelle Obama a México.

- Noticias de “violencia incesante en nuestro país”.

- Asuntos por tratar posteriormente.

Noticias MVS del 12 de abril con Carmen Aristegui



Fallece presidente de Polonia. Regresan a clase 34 millones de alumnos. 70 por ciento de registro en el Renaut. Marcial Macial Delincuente. Fueron ejecutadas cinco personas pese al despliegue militar en Ciudad Juarez. Pide FCH darle certidumbre jurídica en la lucha contra el narcotráfico. Marchan alumnos del Tec por seguridad a nombre de sus companeros. Muerte de Hermano del guero Palma. Llega FBI a investigar el caso Paulette. Manlio Fabio defendio el dictamen aprobado y cuestiono el distamen Ley televisa.



Noticias MVS con Carmen Aristegui

El regreso de García Luna

A Puerta Cerrada / Marcela Gómez Zalce

• Un experimento llamado Ciudad Juárez
• Sor Beatriz y los mandados oaxaqueños

Si la esperanza es lo último que se pierde, mi estimado, ¿la duda es lo primero que se gana? Ruidoso inicio de semana con los distintivos temas que abultan la inquietante agenda de este (des)gobierno sobre las variaciones del mismo tema que hace la preferencia en la lista de prioridades de nuestros agobiados vecinos, que siguen recibiendo las buenas noticias del (sobre)Vive México en medio de una escalada de violencia que ya no respeta las barras y las estrellas, como sucedió con la ejecución de tres estadunidenses en Ciudad Juárez y ahora con la lindura de un ataque con explosivo contra el Consulado de Nuevo Laredo, Tamaulipas.

Todo previo al viajecito de Felipe a los Estados Unidos y la llegada de la primera dama, Michelle Obama, a una simpática gira a visitar al gymboree (con minúsculas) del patio trasero, donde el emocionado capitán del barco de gran calado, my friend, tomó la estupenda decisión de entregarle el botín, perdón, la operación de la ciudad fronteriza más peligrosa del mundo a la acreditada y profesional banda encabezada por Genaro García Luna, curiosamente uno de los responsables del evidente desmadre.

Uno de los implicados en el desorden en el interior de su fantástica Policía Federal y uno de los protagonistas más importantes en la descoordinación, en la disonancia y en el ruido de los desacuerdos dentro del gabinete de seguridad nacional… hoy rebasado, desgastado y derrotado ante el poder de esa “ridícula minoría” que en tan sólo un fin de semana tomó, literalmente, un pueblo en Sonora, hizo su operativo sangriento en varios estados y le aventó un explosivo regalito al gobierno de los Estados Unidos mostrándoles a esa minoría en el poder (del no poder) lo que es hacer el ridículo presumiendo estrategias disfrazadas de fracaso.

El maravilloso quid radicará en cómo se va a librar el atractivo choque de… estrategias bilaterales cuando en el fondo… y en las formas Washington ha mostrado su recelo y desconfianza hacia el titular de la SSPF y de sus logros, sus planes y sus resultados, tomando en cuenta que el revoltoso Genaro ha estado bailando sobre el tablero de la seguridad nacional hace más de una década.

Lo interesante sería conocer la verdadera razón por la que Felipe Calderón le dio reversa al circo disimulado de táctica, defendido a capa y espada, de dejarle la espléndida plaza juarense al ejército mexicano. Porque en menos de tres meses se anunció que saldrían (of course, por la puerta de atrás) para después pasar a los típicos desmentidos y las enmiendas de plana que afirmaban que el ejército estaba firme en Ciudad Juárez para que luego explotara el misil de Janet Napolitano y por último la joyita del calderón que deslizó que siempre sí, será paulatino su retiro…

En esta guerra perdida no hay retiros paulatinos. Hay fracasos y cambios de rumbo. Modificaciones de planes y estrategia. El Ejército sale cabizbajo de Ciudad Juárez y entran los flotis de la patria de García Luna. El primero con un cúmulo de delicados y peligrosos señalamientos forzando a Washington y México sacarlo del epicentro de los abusos para evitar daños colaterales mayores que impactan a ambas naciones en lo doméstico y en la agenda geopolítica internacional.

Cómo chingaos salva cara Obama y su caterva de inútiles declarando ante un sinfín de micrófonos sobre los derechos humanos, cuando su socio comercial más importante es el botón del cinismo, de la impunidad, de la desvergüenza y desdoro en este rubro.

Por eso al mal paso, en reversa, media vuelta y a paso redoblado…

Las interesantes cartas en Ciudad Juárez han sido jugadas. Con la anuencia de los traviesos güeritos que en su mierdero de corrupción fronteriza deciden también dónde, cuándo y cómo se calientan las plazas. Y hay demasiados cárteles disputándose el mercado y eso se ha convertido en una piedra del patio trasero en el zapato del Tío Sam.

Ciudad Juárez es hoy un original laboratorio en la cadena de mando civil bilateral. Un experimento que está siendo vigilado, controlado y tripulado. Lo demás, my friend, es lo de menos… y en las formas se dijo el fondo:

Al diablo con la institución.

Por la mirilla

Eviel Pérez Magaña tuvo divertido evento ayer en Oaxaca acompañado de la jauría tricolor y Sor Beatriz, quien declaró muy modosita que las alianzas nos hacen los mandados y en Mérida datos duros arrojan una ventaja a la candidata priista Angélica Araujo sobre Beatriz Zavala. Comienza la accidentada ruta electoral rumbo al 4 de julio…


Pasatiempos baratos

Resistencia Social

Me encabrona la idiotez del registro de celulares y entregarle información privada a un estado criminal como es el mexicano. Mi rechazo a esa estúpida medida tiene que ver más con enarbolar la bandera de privilegiar el valor supremo de la individualidad y derecho a la privacidad de la persona frente a una organización criminal como lo es el estado, y no tanto con la inutilidad de la medida de obligar a la gente a registrar sus celulares.

Pero como no soy una figura pública conocida y no se me ocurrió antes, no compartí a tiempo una medida sencilla para complicar la operación del idiota registro nacional de usuarios de telefonía móvil (renaut).

Muchos opositores al registro utilizaron nombres ajenos para “dar de alta” su celular en el renaut. El inconveniente de esta medida reside en que supuestamente en una segunda fase del idiota registro, cualquier persona puede verificar el listado para asegurarse que con su nombre no hay dados de alta celulares ajenos al suyo (o suyos). De esa manera, celulares dados de alta con los datos de carlos slim, por ejemplo, serán dados de baja cuando slim se tome la molestia de depurar su lista de celulares.

Y es aquí donde para burlar al renaut se requeriría de una figura pública conocida, partidaria de la resistencia y desobediencia civil tipo gandhi o henry thoreau.

La medida de evasión resulta simple y parte de la disposición del individuo a enfrentar al estado con muchas de sus consecuencias (posiblemente la prisión). Alguien al estilo de juanito o del diputado gerardo fernández noroña debió anunciar por todas las formas posibles (radio, tv, Internet) que ponía a completa disposición de los 80 millones de celulares en el país su nombre y curp para que quien deseara de los millones de celulares se registrase con los datos ofrecidos.

Obviamente, en la segunda fase idiota del aún más idiota renaut pues juanito o Noroña se abstendrían de verificación alguna para dar de baja los celulares registrados con su nombre. En estos momentos, el repudio al renaut se ha manifestado a través de rehusarse a registrarse o hacerlo con datos falsos o ajenos. Pero ¿qué puede hacer el estado cuando alguien de manera conciente, voluntaria, desobedece y se burla de leyes idiotas ideadas por organizaciones caceroleras reaccionarias tipo “méxico (sic) unido (dizque) contra la delincuencia”, que propusieron esas inútiles medidas fascistas del renaut, y que idiotas más idiotas aún en el legislativo echaron a andar?

si el gobierno pretendiese aplicar un algoritmo en el sistema del renaut a fin de bloquear la duplicación de registros con un mismo campo, pues se debería tener una lista de personas dispuestas a compartir sus datos con todo aquel partícipe de la maniobra para obstaculizar la cretinez del renaut.

¿además del ridículo, qué podría hacer el estado ante esa maniobra? ¿si yo compartiese mis datos con cientos de miles o millones de celulares, me encarcelarían como cómplice de secuestradores y asesinos que registraron su celular con mi nombre?

Cuando dizque el titular del celular debiese presentarse para que le tomasen las huellas dactilares, habría un ahorro considerable de recursos y tiempos por ser sólo necesario escanear diez huellas para todos los celulares registrados a ese nombre…

Campaña mediática contra Cuba


Osval

EEUU acelera su intervención en México ante el gobierno del ilegítimo Calderón, incapaz y derrumbándose

Pedro Echeverría V.

1. Todo el cuadro político que se presenta en México: incapacidad del gobierno para enfrentar a las bandas armadas del narcotráfico; más de 20 mil muertos en varios estados que elevan el descontento de la población; asesinatos de altos jefes civiles y militares del gobierno, así como funcionarios ligados al gobierno yanqui; gobierno débil e incapaz de Calderón; aniversario de dos revoluciones y amenaza de estallidos revolucionarios en 2010, etcétera, parecen obligar al gobierno de los EEUU a intervenir y a Calderón a suplicar su intervención. Podrían darse y mil una explicaciones para justificar la entrada de tropas yanquis por la frontera y todos los medios informativos –encabezados por Televisa, TV Azteca y Radio Fórmula- están preparados para justificar cualquier agresión yanqui porque “México no puede solo, está en peligrosa caída, debe ser reforzado”, señalan asesores yanquis.

2. México ha sido, a través de su larga historia, un país clave, esencial, para resguardar los intereses de los EEUU; también Canadá, pero con menor importancia estratégica. México, país latino, segundo en territorio y habitantes de Latinoamérica, ha jugado un importante papel en las relaciones internacionales como intermediario y, en otras décadas, crítico de las políticas de EEUU. Los gobiernos de este país han considerado a México como su traspatio: donde han tirado sus basuras, pero al mismo tiempo han sentido la necesidad de cuidarlo para que no sea muy contaminado. ¿Puede alguien imaginar un México independiente, crítico, incluso confrontador para defender sus intereses? La realidad es que México nunca ha sabido aprovechar su posición privilegiada de miles de kilómetros de frontera. Si en vez de vivir arrastrados tras ellos fuéramos críticos, se vería obligado a respetarnos y a tratarnos bien.

3. México, según los gobiernos yanquis, debió de ser –desde hace décadas- un país asociado, como lo ha sido hasta hoy, Puerto Rico. Los puertorriqueños son ciudadanos estadounidenses desde 1917, cuando el Congreso yanqui lo determinó. Aunque “su relación con Estados Unidos es similar a la de un estado de la Unión y se le permitió la redacción de una constitución para el manejo de asuntos internos, está sujeto a los poderes plenos del Congreso estadounidense mediante la Clásula Territorial. Esto significa que los poderes existentes en las islas, al no gozar de protección en la constitución estadounidense, son revocables”. En México hay un fuerte sector de las clases medias altas –que viven el modelo yanqui- que hubieran deseado que en los Tratados de Guadalupe de 1848 se incluyera a todo México como parte del territorio de los EEUU. Estarían cobrando en dólares pero recibiendo patadas en el trasero.

4. El presidente ilegítimo, Felipe Calderón, no ha podido consolidarse, a pesar de que ha contado con todo el apoyo del Estado: ejército, policías, tribunales, jueces y demás instituciones. Ha hecho las funciones de presidente y, por derecho, ha sido reconocido en todo el mundo y acude a todas las reuniones internacionales en nombre del país. En fin, aunque todo parece cierto, la realidad es que es pura apariencia. Calderón no representa los intereses del pueblo de México sino solamente los de los grandes empresarios que se han enriquecido hasta el tope, es decir, dos o tres mil de ellos han logrado inversiones en unas 100 grandes empresas transnacionales que les producen ganancias sin límite. Pero eso no sería grave si mientras tanto no existiera desempleo y brutal explotación del trabajo que ha creado a 80 millones de pobres, miserables y muertos de hambre.

5. Después del gigantesco fraude electoral de 2006, al ser declarado Calderón –en medio de millones de manifestantes- “presidente ilegítimo”, éste decidió poner en movimiento al ejército como una demostración de fuerza y una amenaza. El pretexto fue el “combate a narcotráfico”, al “tráfico de drogas que daña a los escolares”, sin embargo la realidad siempre fue otra: garantizar que Calderón termine sus seis años de gobierno y pueda asegurar la continuidad del PAN en la Presidencia. Por eso Liana Sun Wyler –analista de asuntos internacionales, narcóticos y crimen del Senado de EEUU –según la revista Proceso- manifiesta que “no hay avances significativos”en la lucha militarizada contra el narcotráfico que emprendió el presidente Felipe Calderón, por lo que es urgente una mayor intervención del Pentágono.

6. Sun Wyler declaró que “Muchos analistas reconocen que la ausencia del Pentágono en las estrategias extranjeras para contener a los cárteles de la droga es en detrimento de la efectividad de la estrategia de Estados Unidos para contener el tráfico de las drogas”. A los 100 senadores y 435 integrantes de la Cámara de Representantes del Congreso federal, Sun Wyler les enfatiza que la lucha militarizada que impuso Calderón en México requiere apoyo importante del Pentágono, tomando en cuenta que, luego de más de tres años de su puesta en vigor, aumentó en vez de disminuir el problema de la inseguridad en casi todos los estados de México, y que la narcoviolencia se ha intensificado en el norte de la República, lo que representa serias posibilidades de “contagio para la frontera sur” del territorio estadounidense. ¿Alguien pondría en duda que los EEUU están desesperados por tener un mayor control en México?

7. En estos últimos meses, sobre todo alrededor de la visita a México de la poderosa comisión yanqui encabezada por la Clinton en marzo, la situación del país se ha tensado. No sólo ha crecido el número de muertos que se ha asignado al “fuego cruzado” entre narcos y ejército del gobierno, sino también el número de presos se ha incrementado entre los electricistas, mineros, campesinos, zapatistas, por el hecho de manifestarse contra la desastrosa situación que vive el país. El gobierno de Calderón, a pesar de contar con el apoyo del PRI y del PRD socialdemócrata, ha querido imponer sus famosas “reformas estructurales” para terminar de privatizar los principales recursos del país, tales como el petróleo, la electricidad y las leyes del trabajo. Nos estamos acercando a una situación de represión y asesinatos cada vez más peligrosa para los trabajadores y los luchadores sociales.

Andrés Manuel López Obrador: desempleo y neoliberalismo en México


http://www.youtube.com/watch?v=eZXjbghhTpE

Andrés Manuel López Obrador expone el grave problema de desempleo que tiene México tras 27 años de prácticas tecnócratas neoliberales irresponsables.


Mario di Costanzo se opone a la persecución contra vendedores de piratería


http://www.youtube.com/watch?v=8bY31KOaSaY

Mario Di Costanzo Se Pronuncia En Contra De Persecución De Oficio A Pirateria.


Nuevo blog de Pedro Echeverría

Saludamos a nuestro amigo Pedro Echeverría y su nuevo espacio en la red Internet.

La dirección de Blog (del que no sabía porque fue mi amiga Camila quien lo está organizando) es la siguiente: http://pedroecheverriav.wordpress.com Deseo que les sirva.

Además pueden consultar todas aquellas publicaciones que me han publicado y que les agradezco: En Rebelión tengo 300 artículos, otros en kaosenlared, en Aporrea, en Argen Press, Mariátegui, en APIA, en Sendero de Fecal, en El Reto, en Revoluciones MX, en Veredicto, en El Rebelde, en Revolucionemos Oaxaca, en Voces del Periodista, en El Cántaro, en Google, diario Tribuna, periódico del PT, etcétera y claro en todas aquellas publicaciones anarquistas o anarquizantes. A todos mis agradecimientos. Pedro

¿Ciudadanía en resistencia?

Francisco Rodríguez / Índice Político

HAY QUIENES, COMO
el profesor Juan Ramón Jiménez, han interpretado la negativa a registrar sus datos de muchísimos usuarios de la telefonía celular, cual una manifestación de resistencia civil.

Ha escrito Jiménez –a quien muchos conocemos cual Oikos-- que “México está entrando en una etapa álgida de desobediencia civil. Este movimiento del gobierno para registrar los celulares, parece una jugada totalmente policiaca y corrupta, pues pronto van a vender la base de datos a los políticos y a los medios, amén de que Calderón quiere comunicar sus ‘logros’, --18% de caída real del PIB, 1 millón de desempleados solo en el 2010, 30 mil muertos en su ‘guerrita’ contra los carteles enemigos y todo el apoyo al Chapo y a Zambada, y ahora quiere entregar el mercado de celulares que quede suspendido a Telefónica de España. ¿En que país del mundo moderno pretenden cancelar 25 millones de celulares? Sólo en el fascista llamado México…”

Es muy posible, en efecto, que ese 32 por ciento de mexicanos que no acataron la disposición legal de inscribirse en el Renaut, lo hayan hecho conscientes de que su actitud, en el conjunto social, bien puede representar una presión ejercida desde abajo, para desafiar no sólo leyes injustas o restrictivas, incluso para poner en jaque a la fallida Administración de Felipe Calderón y a la obsecuente Legislatura que así actuó en contra de quienes teóricamente –y sólo teóricamente-- son sus representados.

Estamos hablando de una cifra nada desdeñable –como sí lo fue un 0.6% para el IFE, en 2006-- de prácticamente un tercio de los usuarios de telefonía móvil. Una tercera parte inconforme y, además, dispuesta a enfrentar las consecuencias de su actitud contestataria, pues está amenazada de perder su conexión. Súmese a ello que, en algún momento de la peculiar campaña de “convencimiento”, también fueron “advertidos” de que perderían sus saldos a favor o, para quienes tienen contrato, deberían seguir pagando la cuota mensual.

La resistencia civil es lo que se conoce como boicots, huelgas, plantones, o acciones no violentas. Es una resistencia contra el poderío gubernamental, que ha encontrado expresiones concretas que, en otros espacios geográficos, se hicieron patentes en los cientos de miles de personas que en las calles enfrentaron e hicieron colapsar a la dictadura de Ferdinand Marcos en Filipinas, 1986, a los estados comunistas de Europa del Este en 1989, o ayudaron al fracaso del golpe de estado en la Unión Soviética de 1991.

Hay autores como el británico Michael Randle quienes consideran que "la defensa mediante resistencia civil tiene mucho en común con la guerra de guerrillas. Ambas utilizan una ‘estrategia indirecta’ (...) En la resistencia civil se lleva un paso más adelante la estrategia indirecta. En ella no existe un ataque directo a las fuerzas militares del adversario ni un intento de causarle bajas (...) se utilizan, sin embargo, otros métodos con la intención de socavar la moral del contrario, y en ellos ocupa un lugar neurálgico el ‘hostigamiento’ moral y político."

Bajo esos parámetros, bien podría decirse entonces que nuestro país ha sido escenario de este tipo de conflicto social, a partir de que el gobierno de Vicente Fox pretendiera invalidar la precandidatura presidencial de Andrés Manuel López Obrador impulsando su desafuero como jefe de Gobierno de la capital nacional.


Nunca antes, empero, la resistencia civil había alcanzado las proporciones que en esta ocasión se presentan. Una tercera parte de los usuarios de telefonía celular en contra de una ley nacida de botepronto, ante la demanda generalizada de la sociedad de que el aparato estatal cumpla con la primera de sus obligaciones: brindar seguridad a los mexicanos, en lo que ha fallado rotundamente.

El papel de esta modalidad de enfrentamiento civil, para Randle, estará vinculado intrínsecamente a la creación de valores democráticos, pues las autoridades tendrán la obligación de dar paso a la utilización de las vías constitucionales para derogar leyes objetables, como lo es sin duda la que dio origen al Renaut.
¿Cambiarán la ley o se acogerán a aquello de lex, dura lex: La ley es dura, pero es la ley?

Índice Flamígero: Escribe el psicoanalista social José Antonio Lara Peinado: “En México se está viviendo en el horror: Este horror engendra una realidad de la cual no se quiere saber y de la cual no se puede creer. Este horror está sostenido por sujetos que hacen del horror su religión y de los muertos dioses. Por eso hablan de guerra contra el narco, ocultan evidencias en un homicidio o dejan impune el caso de los niños asesinados en Hermosillo. No les importa el homicidio les importa el horror. El mexicano se siente impotente ante el horror y esa impotencia paraliza, de ahí que la sociedad mexicana permanezca quieta e inactiva. La corrupción en México ha desembocado en un trauma psíquico, que ha provocado que el ser humano quede cautivo en medio del asesinato, la corrupción y los medios masivos. La violencia de la ley perversa del actual sistema mexicano hiere tanto al cuerpo como el alma del individuo. En México hay una especie de traumatismo histórico, en donde la corrupción, el crimen y la tortura han dado lugar a una patología social, en donde por ejemplo, un luchador social es condenado a vivir en la cárcel más de cien años, mientras los asesinos de niños en Sonora o los curas pederastas, viven impunemente en el país sin ser tocados por la justicia. Es decir, se sigue promoviendo el horror.”


Un rey que se niega a morir

Martha Anaya / Crónica de Política

Oaxaca, Oax.- Ulises Ruiz presidía la gran mesa en la terraza del Terranova. Beatriz Paredes a izquierda, Manlio Fabio Beltrones a su derecha; ocho gobernadores en torno y un buen manojo de candidatos y políticos del PRI y del partido Verde se dejaban ver y se abrazaban.

Eran las once de la mañana de este domingo pero, así fuera en términos meramente formales, el reloj marcaba ya las horas regresivas para el actual gobernador de Oaxaca.

Unos kilómetros a distancia, Eviel Pérez Magaña –significativamente ausente de aquella mesa de poderosos priistas— apretaba el paso y se acercaba hacia la plaza donde habría de rendir protesta bajo un sol candente como candidato del PRI al gobierno del estado.

Pero entre tanto, Ulises se hacía sentir y se mostraba ante las cámaras rodeado de la clase política. Sí, él; el aún gobernado en funciones, saboreando las últimas gotas de miel, arrebatándoselas a sus propio delfín en un momento en que debió ya cederle los reflectores, pero no fue así. El rey aún se niega a morir.

Contaba uno de sus cercanos que hace unos días, caminando por la calle, la gente se acercó a saludar a Eviel y no al gobernador. Resultó aquello tan notorio y le dolió tanto al gobernador, que Ulises terminó llorando aquella noche frente algunos de sus colaboradores.

Y este domingo se la cobró. Por más que las huestes priistas y verdes corearon el nombre de Eviel durante el mitin de toma de protesta, Ulises Ruiz mostró, y demostró por si alguien tenía alguna duda, que el poder aún lo tiene él y que no lo dejará ir tan fácilmente.

Leían cabalmente aquel mensaje los oaxaqueños. Pero no sólo ellos, también aquellos que no tardarán en dejar sus gobiernos y aquellos que aspiran a sucederlos. Porque ambos grupos estaban ahí presentes en la terraza del restorán: los gobernadores de Veracruz, Campeche, San Luis Potosí, Sinaloa, Puebla, Tabasco, Durango. Y los precandidatos de Aguascalientes, Carlos Lozano; Durango, Jorge Herrera; Puebla, Javier López Zavala; Tamaulipas, Rodolfo Torres Cantú; Tlaxcala, Mariano González; Veracruz, Javier Duarte; Quintana Roo, Roberto Borge; Chihuahua, César Duarte, y de Hidalgo, Francisco Olvera.

La verdad es que aquella mesa –más todos los que estaban de pie de derredor– era de llamar la atención. Unidad aparentemente sólida (las patadas por debajo de la mesa son otra cosa). Mensaje visual, presencial y declarativo para Gabino Cué y la coalición PAN-PRD.

Y por supuesto, enojo. Ya lo expresaría vivamente la propia presidenta del PRI en su discurso durante el acto de toma de protesta de Eviel Pérez Magaña al reconocer la actitud de los precandidatos que se quedaron en el camino y comprender que, “si estamos juntos, no necesitamos alianzas espurias…, ¡nos hacen los mandados!”

Pero más allá del presídium y la gran mesa, corrían bromas y comentarios entre los propios priistas. Por allá, Beltrones asediado por los periodistas (tardó más de media hora en lograr sentarse a la mesa), Marco Antonio Bernal jugueteando con aquello de que Emilio Gamboa tenía que “ganarse el voto” de los cenopistas y asegurando que para este fin de mes lanzaría ya la convocatoria para su sucesión en la dirigencia de la CNOP.

Fernando Toranzo (gobernador de San Luis Potosí) narrando cómo hace unas semanas se topó con un par de balaceras en Tampico; a un lado, Héctor Hugo Olivares: “Ando cuidando a Toranzo para que no me invada Aguscalientes”, bromeaba. Y con ellos Mariano González Zarur riendo y soñándose ya con Tlaxcala en tanto Gómez Villanueva recordaba sus buenos tiempos junto con Samy David y Carlos Jiménez Macías.

La operación PRI en Oaxaca echaba a andar motores, los hacía rugir en el corazón de la capital, mientras Ulises Ruiz, por más que se aferraba al poder, veía cómo éste –así fuera débilmente– comenzaba a tomar otro camino.

El mensaje de El Mayo

Jorge Carrasco Araizaga

Ismael El Mayo Zambada ya movió su pieza. Ahora le corresponde al gobierno de Felipe Calderón y a las autoridades estadunidenses responder al movimiento.

Lo detienen y lo extraditan a Estados Unidos o el principal estratega del cártel de Sinaloa los sigue tomando por sorpresa y dejándolos en ridículo y bajo sospecha.

Una alternativa es que les sirva para estabilizar el mercado de las drogas, como pieza clave en la regulación de los enfermizos niveles de violencia que padece el país a causa del narcotráfico.

Pasado el impacto del encuentro que El Mayo decidió tener con el fundador de Proceso, Julio Scherer García, el juego de la persecución no puede ser el mismo.

Más que lanzar un reto, El Mayo se dirigió tanto a Calderón como al gobierno de Estados Unidos.

Su objetivo: negociar con la justicia estadunidense no sólo su proceso penal sino el de su hijo, Vicente Zambada Niebla, El Vicentillo, quien ya es procesado en la corte federal de Columbia, en Washington, por tráfico de cocaína.

A cambio, facilitarle a Calderón su "guerra contra el narcotráfico" apaciguando la violencia con miras a la elección de 2012.

La alianza que opera desde el año pasado entre el cártel de Sinaloa, el cártel del Golfo y La Familia Michoacana, llamada La Nueva Federación, tiene el propósito de reducir a Los Zetas, al cártel de Juárez y la organización de los hermanos Beltrán Leyva.

No será fácil, dada la capacidad y entrenamiento de Los Zetas, el grupo creado por desertores de élite del Ejército mexicano. La violencia en Chihuahua, Tamaulipas, Nuevo León, Durango, Sinaloa, Morelos, Guerrero y ahora Sonora son la expresión de este enfrentamiento.

El propósito de la Nueva Federación es convertirse en un mega cártel que controle el negocio de las drogas ilegales en México y con ello reducir la violencia.

En ese escenario, Calderón llegaría al fin de su sexenio con una configuración más estable del narcotráfico en el país, con la capitalización política que ello implica, como lo demostró la experiencia de su alter ego, el presidente colombiano Álvaro Uribe.

En ese escenario, Estados Unidos también lograría sus objetivos: estabilizar el mercado ilegal de la droga, reducir la violencia en su frontera con México y garantizar el millonario flujo de dinero entre los dos países sin un costo tan alto en muertes.

Esas ganancias se sumarían a lo que ya ha logrado de Calderón: la operación discrecional y permanente en México, el control de la información sobre la operación de los cárteles y el alineamiento de las Fuerzas Armadas mexicanas a sus metas en materia de seguridad fronteriza.

En el caso de El Mayo, Estados Unidos podría llegar a un acuerdo millonario con él y su hijo para reducirles la pena. Con Javier Arellano Félix, El Tigrillo, del cártel de Tijuana, y Osiel Cárdenas, del cártel del Golfo, ya lo hizo. De los dos obtuvo cien millones de dólares.

Llegar a ese escenario no será tan simple. Falta saber lo que digan Los Zetas y sus protectores políticos y militares.

Don Julio y su traidor

Miguel Ángel Granados Chapa

Para frenar un cotejo desproporcionado, mi abuela recitaba una estrofa popular: “¿Cómo quieres comparar/ un charco con una fuente?/ Sale el sol, se seca el charco/ y la fuente es permanente”. En vez de guiarme en este caso por el consejo de doña María de los Ángeles, he preferido atenerme, como lo hago en esta materia inveteradamente, a la arenga musical de León Greco: “si un traidor puede más que unos cuantos/ que esos cuantos no lo olviden fácilmente”.

La materia, acuosa, repulsiva de la que no me olvido se llama Regino Díaz Redondo. Lo traigo a estas páginas –si me poseyera un ánimo tremendista diría que las ensucio con su nombre– por una casualidad: en el breve término de cuatro días aparecieron en revistas mexicanas sendos textos de dos notorios, por razones encontradas, exdirectores de Excélsior. No tienen nada en común, salvo su cercanía en el tiempo, y sólo son citados en un mismo texto, éste, no porque sean comparables sino porque muestran el desarrollo personal y profesional de dos que fueron amigos a lo largo de décadas hasta que uno de ellos traicionó al otro. Por eso esta rencorosa reflexión se titula como se titula.

No necesito referirme con amplitud a la crónica y entrevista que realizó Julio Scherer García a Ismael Zambada, El Mayo, uno de los jefes del narcotráfico más buscado por los gobiernos de México y Estados Unidos. Las leyeron los lectores de Proceso en su número anterior, y es seguro que hayan tenido acceso directo o ecos a la suma de reacciones que la circunstancia en que se realizó el encuentro y el texto mismo suscitó. Dominaron el panorama de la opinión en los medios –abundantes siempre que Scherer sale a la palestra– los comentarios positivos y aun admirativos, como los de José Cárdenas y Ricardo Rocha, y los elogiosos no exentos de crítica como el de Denisse Maerker. Sobresalieron entre los reproches a Scherer los firmados por dos columnistas cotidianos, caracterizados más que por su celo y garra profesional por su ostensible enriquecimiento y por sus vínculos con el poder, sea éste ejercido por el partido que sea. Estos escribidores se dieron el lujo de hacer recomendaciones al fundador de Proceso, con ánimo didáctico que sólo puede ejercer el profesor ante el alumno, relación imposible entre esas partes.

En cambio, del texto de Díaz Redondo nadie se enteró. De no ser por la acuciosidad de Álvaro Cepeda, que todo lo lee, lo digiere (y lo regala) tampoco yo me hubiera impuesto de lo que Álvaro, un abogado convertido en periodista sin abandonar su vocación original, cree que es el debut en la revista Siempre de quien será ahora su compañero de páginas, coincidencia que apesadumbra al escritor obregonense.

Esta es, entonces, la primera aparición pública en México de Díaz Redondo, desde que huyó a España, su lugar de origen, donde ahora reside y ejerce su condición de súbdito de la Corona. Cuando no hace mucho su esposa lo presentó a la televisión, en la osada exhibición pública de su residencia de diez mil metros cuadrados en el barrio “más exclusivo y caro de toda España” según definió el presentador, dijo de él que era “un español que vivía en México”. Y en su texto de marras, al que me asomaré sólo un poco en seguida, él habla de “nuestros “representantes legislativos en Bruselas” y, hasta donde se sabe, no los hay mexicanos en el Parlamento Europeo que, por lo demás, no funciona en la capital de Bélgica sino en Estrasburgo.

Hace unos meses Díaz Redondo publicó un aviso en La Jornada informando de la apertura de un blog donde dará cuenta de lo que piensa. Rigurosamente hablando, entonces, debería ser una página en blanco. Pero como la audacia es junto con la voracidad una de sus principales características –a las que cabe sumar su zafiedad– ha preparado algunos artículos del género de este que ahora me da pie para referirme a su trayecto, durante los años en que usurpó la dirección que arrebató a traición a su amigo Scherer y en los ya casi diez años corridos desde que a su vez fue echado en tardío reconocimiento a su avidez corrupta y su ineptitud.

Su texto en Siempre se titula “La Unión Europea necesita aire fresco”. Pretende ser un análisis político del actual momento de “la Europa de los 27”. Su análisis, si lo hubiera, sería calificable de superficial. Pero prefiero detenerme en su prosa, en su sintaxis, propia de un colegial. No es necesario examinarla. Basta con reproducir algunos párrafos, tomados al azar, pues los dislates abundan en todo el texto y cualquiera que se escoja enseña lo que quiero mostrar, el modo en que lo elude la articulación más elemental, su imposibilidad para hilar a derechas una frase cabal, significativa, con sentido:

“El problema es más grande de lo que se piensa. Ya se están formando grupos de naciones que la integran y que deciden, conforme a sus intereses particulares, la forma de gobernar sin escuchar las aprobadas reglas de la que son la base en la que se recopila casi todo el movimiento de los países” (¿???)

“Por lo pronto, entramos en la etapa del jeroglífico, del laberinto, del no saber por dónde entrar ni por donde salir, de hacer caso a unos y otros y de no tomar decisiones conjuntas más que en asuntos triviales, sin mayor eficacia, envueltos en una parafernalia casi digna de una película de terror” (!!!).

Con eso basta. No es un estilo deteriorado por los años o entumido por la falta de ejercicio. Es el mismo trabajoso modo con que redactaba sus notas, crónicas y reportajes en las publicaciones de la casa Excélsior. Es la misma tentaleante escritura con que presentaba las entrevistas que eran concertadas por la dirección, en tiempos de Scherer, y las que él realizaba cuando usurpó la silla principal de Reforma 18. En estas ocasiones, hay que decirlo, tuvo que admitir que él no sostenía las entrevistas sino la reportera Aurora Berdejo, como reconoció en el libro que reunió varias de ellas, aparecido en 1991 y al que se buscó dar solidez con un prólogo a cuyo relevante autor no menciono para no ruborizarlo hoy.

Como bien se sabe, Díaz Redondo engañó durante años a Scherer fingiéndole una amistad que era envidia escondida y se mostró felonía en cuanto la necesitó el presidente Luis Echeverría. A partir del 8 de julio de 1976 pretendió ser como su antecesor, la cabeza de Excélsior y no pudo serlo ni siquiera de la bazofia en que fue convirtiéndose el diario. Aunque contó con el apoyo gubernamental descarado y entusiasta de los regímenes priistas que sucedieron al de su cómplice, fue imposible detener el deterioro de la cooperativa. Agravó el empobrecimiento periodístico la pauperización financiera de la empresa, pues Díaz Redondo se enriqueció con los recursos que el apalancamiento oficial le prodigó, aprovechamiento que se evidencia hoy en la residencia de marajá desde donde escribe sus papazales.

Fue echado por sus esclavizados compañeros el 20 de octubre de 2000 y desde entonces ha hecho intentos por conservarse en escena. Escribió un pretendido libro, suma de galimatías con lo que llama su verdad, que no alcanza a controvertir la naturaleza de los hechos por los que se montó en la dirección del diario hasta que sus abusos lo derribaron. Pretendió vender la cooperativa a un su paisano, que finalmente se apoderó de sus restos el 23 de enero de 2006 en una operación tan lesiva para los trabajadores, y tan desaseada jurídicamente, que todavía hoy los perjudicados alientan, fundadamente, la esperanza de recuperar su patrimonio. La tragedia generada por Díaz Redondo a lo largo de su usurpación incluyó también una muerte, probablemente un asesinato, el de Juan Manuel Nava, por largo tiempo corresponsal consentido del usurpador, y mensajero a la hora del despojo de sus compañeros entre los defraudadores y los que organizaron el fraude y permanecieron en la empresa privatizada como premio a su desvergüenza.

La de Regino es mayor. En su página pretende ostentarse como gran periodista, multipremiado, retirado por voluntad propia de un oficio al que vuelve de tanto en tanto para alivio de las tensiones de quienes no comprenden como él las tribulaciones del mundo y para alumbrar a los necesitados de luz. También ha pretendido defender una reputación de que carece, por lo cual ha recibido la respuesta judicial correspondiente. Me demandó civilmente por daño moral por mi descripción, que no juicio de sus modos de ser y deshacer, y en primera y segunda instancia los tribunales le dieron un portazo en la cara. Supongo que no se dará por vencido y lo intentará de nuevo. Y acaso estas líneas den pábulo a su pretensión.

Caso Paulette: El reality show salpica para todos lados…

Jenaro Villamil

Elevada a rango de reality show, la muerte de la niña Paulette Gebara Farah se convirtió en una muestra más de la improvisación, la ligereza, la inoperancia y, de plano, la torpeza de las instituciones encargadas de procurar justicia en el país. El caso exhibe en particular la ineptitud de las autoridades del Estado de México, que lo descompusieron al punto de convertirlo en una irresoluble trama hitchockiana. Por consiguiente, el asunto se convirtió ya en la mayor crisis política para el gobernador Enrique Peña Nieto, que ya no halla cómo defender a su incapaz procurador...

“No hay duda de que este caso se trató de un homicidio”, sentenció el procurador mexiquense Alberto Bazbaz Sacal el 31 de marzo en una prolongada conferencia de prensa, transmitida en vivo por la mayoría de los noticiarios televisivos y radiofónicos que han convertido el caso de la menor Paulette Gebara Farah en un auténtico reality show.

Seis días después, el lunes 5, Bazbaz Sacal dio un giro radical a sus declaraciones. Localizado el cuerpo de Paulette debajo de su propia cama y en el mismo cuarto que antes había sido visitado por decenas de agentes y periodistas, Bazbaz declaró que “la necroscopia ni siquiera es concluyente para determinar que se trate de un homicidio…”

Y afirmó que serán “los científicos” de la procuraduría los que determinen los detalles de “la asfixia mecánica por sofocación” de la menor de cuatro años, que había sido reportada como desaparecida desde el 22 de marzo.

El domingo 4 Bazbaz ordenó la liberación de las cuatro personas arraigadas como sospechosas del presunto homicidio: las nanas Erika y Martha Casimiro, quienes cuidaron de la niña, que tenía discapacidad motriz; su padre, Mauricio Gebara Rahal, y la madre, Lisette Farah Farah, la única indiciada y quien ha sido protagonista mediática en esta trama desde que desapareció Paulette.

Escandaloso desde un inicio y ante el interés de los medios electrónicos nacionales e internacionales por darle cobertura, el caso se transformó desde ese lunes 5 en la principal crisis política y mediática para el gobernador Enrique Peña Nieto.

El jueves 8 legisladores locales del PAN y del PRD exigieron la renuncia del procurador mexiquense por su “falta de capacidad y eficiencia”, dijeron. La panista Mónica Fragoso Maldonado acusó a Bazbaz de revelar a diferentes medios de comunicación “información trascendental que pone en peligro la investigación (del caso Paulette)”.

Desde Colombia, a donde viajó para participar en el Foro Económico Mundial Latinoamérica (FEM), el gobernador Peña Nieto salió dos veces en defensa de su procurador, al tiempo que fuentes consultadas en el Estado de México señalan al secretario de Gobierno, Luis Enrique Miranda Nava, como el principal operador del cambio en las investigaciones de la procuraduría.

“Este es un ejemplo de cómo en el Estado de México la procuración de justicia se compra o se vende al mejor postor. Es obvio que el procurador está muy cerca del caso Paulette por la posición económica de las familias”, advierte el dirigente estatal del PRD, Luis Sánchez Jiménez.

Consultado por Proceso, Sánchez Jiménez asegura que el principal padrino y apoyo político de Alberto Bazbaz Sacal es el expresidente Carlos Salinas de Gortari y aduce dos razones: el actual procurador fue defensor de Raúl Salinas de Gortari y estuvo al pendiente del caso de Enrique Salinas de Gortari, asesinado el 8 de diciembre de 2004.

En las indagaciones del crimen del hermano del expresidente, Bazbaz fue pieza clave como Director General de Control de Procesos Penales Federales de la Procuraduría General de la República, cargo al que llegó en septiembre de 2007 por recomendación de Eduardo Medina Mora, titular de esa dependencia.

En procurador mexiquense también fue socio del despacho Moreno y Bazbaz, junto con Fernando Moreno Hernández y David Korenfeld Federaman, el actual secretario de Agua y Obra Pública del Estado de México. Él y Korenfeld pertenecen a la comunidad judía mexiquense, estudiaron en la Universidad Anáhuac y Korenfeld es identificado como uno de los principales impulsores de los jugosos negocios inmobiliarios del gobierno mexiquense.

Una satrapía a Genaro García Luna

Gregorio Ortega Molina / La Costumbre Del Poder

Felices han de estar los detractores del Ejército mexicano, sin considerar siquiera que, como lo advierten los enterados, al poner en manos del secretario de Seguridad Pública Federal, Genaro García Luna, toda la estrategia para nulificar al crimen organizado, es como haber dado el ingeniero las llaves de su satrapía, ya que secundado por Facundo Rosas, pretenderán actuar sin control y, entonces sí, ¡cuidado! con el respeto a los derechos humanos pues si los militares son constantemente observados, no ocurre lo mismo con los policías federales, quienes con su actitud profundizan la corrupción, la impunidad y el desaseo en Ciudad Juárez.

No he estado en esa ciudad recientemente, pero me cuentan quienes la han visitado con objeto de estudio y comprensión de lo que allí sucede, que el comportamiento de los policías federales allá destacados propicia y favorece el encono entre éstos y los “juanes”, ya que si los últimos pernoctan en tiendas de campaña o en los cuarteles, los primeros lo hacen en hoteles de lujo, disponen sin rubor alguno de los servicios del bar de esos establecimientos y, además, llevan a prostitutas a sus habitaciones. Eso es lo que me cuentan.

Me dicen también quienes en Juárez estuvieron durante los días de guardar, que prácticamente en cada esquina hay un púber o un adolescente dotado de equipo de telecomunicación, para informar oportunamente al jefe de su célula de lo que sucede en la calle, en su esfera de influencia, a quién pueden levantar, si ya salieron los policías de los hoteles, hacía dónde se dirigen los operativos, en fin que esa ciudad fronteriza vive bajo la estricta vigilancia de los cárteles, aseguran hoy que de Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera, y son las llaves de esta satrapía las que pusieron en manos de Genaro García Luna, con el propósito, el objeto de que la limpie, ponga orden y prepare el terreno para que otras autoridades puedan reconstruir el dañado tejido social.

En resumen: en mal momento el Ejército deja de tener funciones policiales en las zonas urbanas, continuará haciéndolas en las zonas rurales, para comodidad de los policías, pues la idea es que la policía municipal recupera la confianza de los habitantes de Juárez. ¿Será tan fácil y tan bonito?

Pienso, a botepronto, que el atentado contra el consulado general de Estados Unidos en Nuevo Laredo, es una respuesta a la decisión presidencial de que sea García Luna el responsable, apoyado por Facundo Rosas, porque no cuestionan la decisión de que el Ejército deje las funciones policiales, sino de que el titular de Seguridad Pública Federal continúe al frente de una responsabilidad que le queda enorme; además que lo premien con las llaves de la satrapía, lo ven como un agravio. Por lo pronto, el Departamento de Estado responde cerrando ese consulado y la agencia consular de Piedras Negras, Coahuila.

Los policías federales muy pronto lo tendrán más difícil, pues por unanimidad el Senado aprobó el jueves una reforma constitucional sobre derechos humanos, que apunta a ser la más significativa desde 1989. Comentaron los expertos que esta reforma “va a la raíz de uno de los principales problemas que se padecen en México, como lo es la impunidad, que suelen sufrir con mayor frecuencia los más pobres, los que no tienen acceso a la educación y los grupos vulnerables”, los habitantes de Ciudad Juárez, pues.

También como una posible respuesta a la absoluta y gran responsabilidad de García Luna, la noche del último jueves un comando armado integrado por 80 sicarios, tomó el pueblo de Maycoba, del municipio de Yécora, Sonora, donde sólo ejecutaron a uno, pero sembraron el miedo entre los habitantes, y ese enfermedad es muy difícil de curar, sobre todo cuando la produjo un comando de esa naturaleza que llegó al poblado en 20 vehículos, pidieron a los habitantes que se identificaran y se retiraran, por lo que esos sonorenses inermes decidieron refugiarse en ranchos cercanos.

Le entregan las llaves de la satrapía de Juárez a García Luna, cuando AP informa que “después de una lucha de casi dos años, con un saldo de cinco mil muertos, el cártel de Sinaloa, de Joaquín “El Chapo” Guzmán, ganó la guerra contra los otros cárteles y se convierte en la organización más poderosa del mundo”, apuntaron funcionarios de inteligencia estadounidense. La fuente tiene nombre: Andrea Simmons, vocera del FBI en El Paso, Texas.

Los funcionarios del otro lado suelen saber lo que dicen, pero también son aficionados a sembrar desinformación. Pronto constataremos quién tiene la razón, si Genaro García Luna o Andrea Simmons.

Prioridades



Golpe de Estado a las Chivas

Fausto Pretelín / Globali…¿qué?

Cuando la afición de las Chivas nos comenzábamos a creer que el Chicharito era el goleador necesario para ganar el título al mejor equipo de México, nos avisan que 9.1 millones de dólares (118 millones de pesos) se interpusieron entre el balón y el Chicharito; entre las Chivas y el título; entre Vergara y la esperanza de ficción adquirida semanalmente por la afición al equipo tapatío. Demasiados billetes para seguir con la camiseta de las Chivas-Omnilife. Ahora, serán los aficionados del Manchester United, quienes disfruten las tortas ahogadas con chícharos en forma balón.

Al Manchester United se le entiende mejor a través de las videoconsolas y primeras páginas de tabloides rosas con interiores sensacionalistas. Mencionar los nombres de David Beckham, Cristiano Ronaldo (ex jugadores del Manchester United) así como los de Wayne Rooney y Michael Owen (militantes de los Diablos ingleses) y, finalmente, el del entrenador Sir Alex Ferguson (personaje que se tutea con la madre Reina) nos demuestra que el Manchester United es una especie de gobierno de un país cuya Constitución se basa en las leyes inmutables del marketing. Sus tres poderes son el financiero (virtualmente la Bolsa de valores se incentiva a través de quinielas futboleras), el antropológico cuyos miembros estelares son los hooligans y el publicitario, encargado de representar una segunda vida rica en emociones, luces estimulantes y catarsis durante los fines de semana.

El destino manipulado (bonito oxímoron) por el marketing provoca que la felicidad siempre sea asimétrica. Por ejemplo, la felicidad del Barcelona subyace en los goles de Messi mientras que en la tristeza del Real Madrid se encuentran las pedanterías de Cristiano Ronaldo. En el caso del Chicharito, mientras que los ciudadanos gobernados por el Manchester United verán a uno más competir por el puesto de Rooney, Owen, Berbatov y Macheda, al otro lado de la isla nos encontramos los aficionados de las Chivas observando la sonrisa Colgate de Vergara.

En plena globalización no es fácil ser seguidor de las Chivas, un equipo en el que no juegan extranjeros pero que, paradójicamente, coloca a jugadores en el extranjero. Otra asimetría incomprensible: si el mercado nacional sufre de escasez de figuras, un equipo como las Chivas, exporta recursos humanos. David Ricardo no lo entendería. Él aseguraba que las ventajas comparativas de los países generan riqueza a través del comercio. Si un país es productor de guayabas y naranjas siempre ganará competitividad si se especializa en una sola fruta, por ejemplo, guayabas y renuncia a la producción de naranjas. De esa manera dejará que otro país gane competitividad a través de la producción de naranjas y, ahora sí, ambos países exportarán, el primero guayabas y el segundo naranjas; el primero importará naranjas y el segundo guayabas. Pero no. Las Chivas tienen el problema de renunciar a la importación debido a una patología post revolucionaria que el partido tricolor desarrolló en el cuerpo de la nación cuyo lema pude ser el siguiente: “Como México no hay dos”. Es probable que así lo sintiera un jugador de las Chivas llamado José Villegas Tavares, durante las décadas de los 60 y 70, quien pasó a la inmortalidad de Wikipedia como el jugador que, al menos en dos ocasiones, le embargó ataques de nostalgia por estar fuera del país. A continuación transcribo, de manera textual, lo que en Wikipedia aparece sobre el síndrome del Jamaicón:

  • Preparándose para el Mundial de Chile 1962 se decía que si el Jamaicón había vencido una y otra vez a Garrincha con las Chivas había suficiente defensa para el combinado mexicano. La Federación concertó una gira por Europa y con Ignacio Trelles al mando viajaron a Londres donde disputando partidos de fogueo, Trelles decidió alinear al portero suplente “Piolín” Mota. Al comunicarle la alineación, Mota se preocupo mucho pero le dijo Trelles que no se preocupara por que el Jamaicón estaría para apoyarlo. Ese partido fue una derrota por ocho goles ante la selección inglesa, ese día Villegas no pudo contener al atacante inglés. Al ser entrevistado el Jamaicón por un periodista dijo: “que extrañaba a su mamacita, que llevaba días sin tomarse una birria y que la vida no era vida si no estaba en su tierra.”
  • De acuerdo con Carlos Calderón la escena se sitúa en Lisboa previo al Mundial de Suecia 1958 donde se ofreció una cena al equipo mexicano. Villegas abandonó la cena y al no aparecer Trelles fue a buscarlo y lo encontró deambulando melancólico en los jardines del hotel y es donde se produce el siguiente diálogo: “¿José ya cenaste, qué haces aquí afuera?”. El Jamaicón le respondió: “Cómo voy a cenar si tienen preparada una cena de rotos. Yo lo que quiero son mis chalupas, unos buenos sopes y no esas porquerías que ni de México son.

Pues bien, todo indica que el festejo del Bicentenario de la Independencia y el Centenario de la Revolución serán celebrados en el Old Trafford de Manchester: chalupas, sopes, pozole y tortas ahogadas patrocinadas por Omnilife, es decir, por el golpista, don Jorge Vergara y su señora esposa.


Gómez Mont, tapadera del Ejército

David Aponte / Contraflujo

Sin investigaciones terminadas, sin trabajos periciales, sin tomar en cuenta las declaraciones de los civiles, el secretario de Gobernación, Fernando Gómez Mont, se ha convertido en una suerte de fiscal, de juez para exonerar al Ejército, para intentar tapar la muerte de civiles que han caído en hechos violentos en los que han participado elementos de las Fuerzas Armadas. El abogado lo hizo primero con la muerte de dos brillantes estudiantes del Tecnológico de Monterrey, Jorge Antonio Mercado Alonso, originario de Saltillo, y Javier Francisco Arredondo Verdugo, de Baja California, y ahora con los homicidios de los menores de edad, Bryan y Martín Almanza Salazar, de cinco y nueve años de edad, hechos ocurridos en un retén en la carretera nacional Nuevo Laredo-Reynosa-Matamoros.

Con gesto adusto, conmovido, el miembro del gabinete prometió en el caso de los estudiantes del Tec de Monterrey una investigación de los hechos, pero de entrada sugirió que las balas que mataron a los muchachos no provinieron de las armas de los militares. Los alumnos cayeron en un fuego cruzado, del lado de los elementos del Ejército. Identificados en principio como sicarios, los muchachos perecieron, según la versión de Gómez Mont, del lado de los buenos. Nunca explicó la razón para que los cuerpos fueran arrastrados. Han pasado semanas y la Procuraduría General de la República no ha dado a conocer los avances de la investigación. ¿Será necesario conocer cómo van las indagatorias? Sí pero el secretario de Gobernación exculpó a priori a los elementos de las Fuerzas Armadas.

Gómez Mont asumió la misma conducta con el caso de Nuevo Laredo. Desde luego, el funcionario se ha presentando como una especie de vocero del Ejército, institución que nada informa, que nada comenta sobre los hechos donde mueren civiles inocentes. Sin investigaciones de por medio y sin tomar en cuenta los testimonios de los sobrevivientes, las declaraciones de los padres de los dos niños asesinados, el secretario de Gobernación dio por descontado que los muertos y los heridos son producto de un operativo contra integrantes del crimen organizado. Y, ni modo, los menores de edad cayeron en medio de la refriega. Baladrón, exigió a los criminales que den la cara, que peleen de frente.

Claro, el funcionario da la cara para servir de tapadera y para dar a conocer la versión oficial: “El pasado 3 de abril, el personal militar de la Octava Zona Militar recibió información de que se había realizado un enfrentamiento entre presuntos delincuentes en la carretera que conduce a Nueva Ciudad Guerrero, Tamaulipas, por lo que se procedió a hacer una verificación terrestre. Al llegar a la zona, un grupo de sujetos armados atacaron a los elementos del Ejército, quienes repelieron la agresión. Derivado de los enfrentamientos, en la secuencia de estas agresiones, fallecieron dos menores: Bryan Almanza Salazar, de cinco años de edad, y Martín Almanza Salazar, de nueve años de edad.

“El gobierno federal se une a la pena que embarga a los familiares de los menores fallecidos en este enfrentamiento y está procediendo a la investigación de los hechos, para que en su momento, de manera seria y clara, sean informados primero los familiares y luego a la opinión pública en cuanto a los resultados que determinan con claridad la dinámica de los hechos en que sucedieron estas pérdidas”.

La versión de los familiares difiere de las palabras del secretario de Gobernación. Medios locales han dado espacios a los testimonios de los padres de los niños asesinados: cuatro adultos y siete niños viajaban en una camioneta tipo Tahoe, conducida por Martín Almanza Rodríguez. Al pasar por un retén, redujo la velocidad y bajo los cristales, pero no recibió indicación para hacer alto. Los militares comenzaron a disparar. Cinthia Salazar Castillo, madre de los niños muertos, relató a la prensa que se bajó del vehículo con su hijo Bryan en los brazos.

“Mi hijo murió en mis brazos”. “La bala era para mí pero mató a mi hijo”. “Fueron minutos de terror, de miedo, de coraje”. “Fueron soldados, todos uniformados”. “A uno de ellos, que me apuntaba con su arma le dije que me matara, total que dos de mis cinco hijos ya estaban muertos”, son las frases de la madre de dos niños asesinados.

El gobernador de Tamaulipas, Eugenio Hernández Flores, dio la cara de frente para decir que “en el caso de la familia Almanza Salazar, que nos duele muchísimo, de verdad, la muerte de estos dos pequeños; pero también el Ejército está haciendo su tarea, está cumpliendo cabalmente con México”.

¿El gobierno federal dará la batalla de frente para evitar la impunidad? Todo indica que no lo hará. Gómez Mont dio su veredicto para hacer de tapadera de los excesos de las fuerzas federales en la guerra contra las drogas. La credibilidad sigue en juego.


El fin de los Legionarios

Raymundo Riva Palacio / Estrictamente Personal

Los Legionarios de Cristo están en alerta. Saben que existen posibilidades de que El Vaticano le meta la mano a su dinero y discretamente, a espaldas de Roma, están comenzando a sacar todos los recursos de la orden. La batalla de las cúpulas millonarias de los Legionarios de Cristo ya no está en la credibilidad, perdida ante la contundencia de las acusaciones contra su fundador Marcial Maciel, ni en la eventualidad de recuperar el prestigio y el poder. Se preparan, con el dinero fuera de la orden, a reinventarse bajo otro nombre, cambiando a Maciel por Juan Pablo II.

Los Legionarios no están errados. Una investigación de El Vaticano de siete meses al fondo de las arcas de la orden fundada por Marcial Maciel en 1941, está a semanas de ser revelada. Ya no es sobre Maciel, de quien están averiguando si en efecto tiene una tercera familia en Suiza y su adicción a la morfina, sino sobre sus finanzas. Casi en el mismo periodo, la publicación independiente The National Catholic Reporter realizó una investigación periodística de cuyo primer segmento fue difundido el pasado 6 de abril donde aborda el tema.

El trabajo firmado por Jason Barry, quien en 1997 fue el coautor del primer reportaje sobre la pedofilia de Maciel en el periódico Hartford Courant, abre por primera vez la ventana sobre la forma como Maciel usó los recursos millonarios de la orden para su peculio y para sobornar a altas figuras de la curia vaticana para comprar poder. El reportaje es devastador para el círculo íntimo de Juan Pablo II y muestra como corruptos a quien durante tres lustros fue la segunda figura más poderosa de El Vaticano, Angelo Sodano, el secretario de El Vaticano, y a Stanislaw Dziwisz, quien era el responsable de la mismas privadas del Papa.

El reportaje de Barry refuerza la sospecha de un número creciente de Legionarios que no creen cómo era posible que personas como el actual jefe de la orden, Álvaro Corcuera, o el segundo de Maciel durante años, Luis Garza Medina, vicario general y miembro de una de las familias cabezas del viejo Grupo Monterrey, así como los responsables de las finanzas de los Legionarios, no supieran de los abusos, tanto sexuales de Maciel a seminaristas –unos 20 desde la fundación de la orden a los 60´s-, como financieros. Maciel, de acuerdo con Legionarios que están cuestionando a sus superiores internamente, vivía como millonario, viajando en el desaparecido Concord, con Mercedes Benz a su disposición en México y Roma, y disponía de recursos para escaparse meses por Europa, sin que supieran que estaba haciendo.

El cuestionamiento lo hicieron también los investigadores de El Vaticano, que están tratando de determinar qué han hecho con una fortuna que se estima en 34 mil millones de dólares (415 mil millones de pesos) en activos, según cálculos del semanario italiano L’espresso, y que maneja un presupuesto anual de 650 millones de dólares (7 mil 900 millones de pesos), para sus operaciones en 23 países, que sostienen a 700 sacerdotes, mil 300 seminaristas e instituciones educativas para entrenar a las más altas burguesías en esas naciones.

Las preguntas que han hecho los investigadores de El Vaticano, que entregarán un informe este mismo mes al papa Benedicto XVI, quien según el National Catholic Reporter nunca aceptó los sobornos de Maciel, fueron bien interpretadas por los Legionarios, de acuerdo con las medidas preventivas que están haciendo. Personas conectadas con algunos de los financieros más relevantes de la orden, revelaron que están sacando todo el dinero que tienen en cuentas de los Legionarios o cuentas privadas. Los Legionarios están temiendo que El Vaticano intervenga esas cuentas, aunque todavía hay considerandos legales que se analizan en Roma sobre si pueden o no quitarles el dinero por malversación de fondos y corrupción.

Las cúpulas de los Legionarios no van a esperar. Inclusive, en paralelo a dejar vacías las arcas de la orden, previendo que El Vaticano sí las intervendrá, tomaron la decisión de empezar a sepultar a Los Legionarios de Cristo, dejar que se hunda en la ignominia Marcial Maciel, a quien idolatraban y defendieron durante lustros de todas las acusaciones de pedofilia, y empezar a construir una nueva orden bajo la misma estructura operativa y jerárquica actual. Quieren volver a empezar sin los lastres del nombre de Maciel y el desprestigio universal que se sigue acumulando sobre la orden de los Legionarios, de acuerdo con la información.

Para este fin, de acuerdo con las personas que conocen de primera mano los planes, planearon utilizar la figura y el nombre de Juan Pablo II para crear la nueva congregación en torno de él, y retomar gradualmente el interrumpido camino de acumulación de capital y entrenamiento de cuadros políticos y empresariales en el mundo, bajo la nueva cara. El primero de dos reportajes que publicó esta semana el National Catholic Reporter, por inducción o coincidencia, empezó a documentar que el papado de Juan Pablo II también se empapó de corrupción.

Aunque no se ha relacionado a Juan Pablo II con los sobornos y el dinero sucio que empiezan a aparecer como una constante de Maciel y los Legionarios de Cristo para ganar poder político con su entorno íntimo, es la primera vez que la corrupción llega tan cerca de la puerta del finado Papa. Es notorio que mientras Los Legionarios sacan los recursos de las arcas de la orden y piensen en Juan Pablo II como su nuevo guía, sus más cercanos durante su papado queden identificados como corruptos. Son indicios de una guerra muy dura de sobrevivencia política, donde en un campo de batalla no visto hasta ahora luchan Benedicto XVI, los Legionarios de Cristo y el equipo de Juan Pablo II, en medio de la crisis política y moral más grave que se haya conocido en la Iglesia Católica.




Publicidad oficial de Ernesto Villanueva

Álvaro Cepeda Neri

Las investigaciones y reflexiones con análisis fundamentados en la bibliografía mundial, el derecho positivo constitucional y sus leyes reglamentarias, que ha escrito y publicado Ernesto Villanueva desde hace al menos dos décadas, lo han convertido en punto de partida del abanico de temas cuyo broche es todo cuanto está en el núcleo de los medios de comunicación. A este periodista y profesor debemos una enciclopedia que aborda esos asuntos; con la perspectiva de compartir a todo lector interesado en conocer, jurídicamente, los fines de la política democrática para apuntalar con la libertad de expresión, los pesos y contrapesos republicanos del tríptico que, kelsenianamente nos ofrece Norberto Bobbio: Estado, gobierno y sociedad, en su ensayo con el mismo nombre y subtitulo: Contribución a una teoría general de la política (con traducción del italiano al español de Luisa Sánchez García, para editorial Plaza & Janés).

Con esta nota saludamos el trabajo de exposición y crítica propositiva de Ernesto Villanueva titulado: Publicidad oficial: Transparencia y equidad (en su segunda edición, con atractiva portada diseñada por Angelita Pérez López, y diseño y cuidado editorial de Jorge González Rojano). Con cinco capítulos construye Villanueva la pirámide invertida de su investigación, que remata con su ensayo: Conclusiones preliminares. A través de poco más de 250 páginas su autor expone, pedagógicamente, el tema central y sus ramas donde la savia que corre desde sus raíces hasta el fruto, se alimenta de las normas de conducta del orden jurídico mexicano e internacional, como vasos comunicantes del derecho comparado.

El tema que anuda la exposición, es el de la publicidad oficial de los gobiernos a “partir de la siguiente premisa: los poderes públicos deben considerar que la publicidad es un instrumento para afianzar el interés general y un cauce para la comunicación entre los individuos, los grupos y las instituciones... que la publicidad es el auténtico instrumento de legitimación de lo público y de las instituciones públicas, con diversas finalidades, entre las que se destacan: la mejora legítima no propagandística de la imagen de la institución, la transparencia y rendición de cuentas, el fomento de la participación ciudadana y el aumento de la eficacia de los servicios administrativos”.

Y es que los medios de comunicación que ejercen sus derechos y obligaciones constitucionales para maximizar la información verazmente obtenida; escoltada por la crítica del periodismo de la caricatura y el análisis político, económico, cultural y social, le parecen a un gobierno confesional, de una derecha desilustrada, intolerante y con tendencias autoritarias-militares (el fantasma de Victoriano Huerta y la ineptitud política a la Pascual Ortiz Rubio, rondan Los Pinos), que no quieren ver la bonita cara calderonista (por el maquillaje). Y en cambio, sólo miran los actos fallidos, omisiones y corrupción; los abusos, inquisiciones administrativas y judiciales y las violaciones a los derechos humanos... de esos gobernantes que pretenden esconder su verdadero rostro.

La publicidad es utilizada como instrumento para ganarse una prensa que manipule y deje de cumplir con sus deberes constitucionales, democráticos y republicanos de informar y criticar sobre los hechos que implican el ejercicio de un mal gobierno en el cumplimiento de sus obligaciones. Es decir, que no gobierna en beneficio del pueblo. Por eso es bienvenida la segunda edición de este libro, ya que con él podemos armarnos racionalmente de más y mejores argumentos para exigir “la equidad en asignaciones de publicidad”. Y para que esa publicidad no sea a condición de concesiones de ninguna especie para, omitiendo la veracidad de la información, engañar a la opinión pública difundiendo únicamente boletines.

La libertad de expresión y sus demás derechos son un contrapoder, no un cuarto poder, para hacer las veces de bufones de los gobernantes que aún actuando democrática y republicanamente, han de ser objeto de información y crítica, más que del reconocimiento al cumplimiento de sus obligaciones, que para esto han sido electos y designados. Pero, los medios de comunicación necesitan de la publicidad del Estado, en la medida que es “una herramienta activa del derecho de acceso a la información pública”.

El libro de Villanueva: Publicidad oficial. Transparencia y equidad, es para su constante consulta y relectura. Y así obtener conocimiento de los problemas de la publicidad oficial y sus soluciones argumentativas para seguir explorando el tema y conquistar, educando a los gobernantes, la imparcialidad en el otorgamiento de esa publicidad, que es discriminatoriamente asignada. El meollo del asunto es que “el Estado contrata publicidad para cumplir con sus debeles legales, con independencia del contenido informativo o editorial del medio que deban contratar para tales efectos”. Lo relevante es lo que apuntala en sus reflexiones y que “Se ha reiterado en esta obra: la importancia de reglas claras y equitativas en la asignación de pautas publicitarias y en los contenidos de mensajes con cargo al erario”.

Bienvenido, por segunda vez, este libro, cuyo contenido interesa a tirios-lectores y troyanos-gobernantes.

Ficha bibliográfica:
Autor: Ernesto Villanueva
Título: Publicidad oficial. Transparencia y equidad
Editorial: UNAM y Fundación para la Libertad de Expresión.-2010

Para evitar extorsiones



La ofensiva patronal

Arnaldo Córdova

El maestro Ignacio Burgoa (lo llamo así porque era, de verdad, un maestro; siendo doctor en derecho y, además y muy merecidamente, profesor emérito de nuestra Facultad de Derecho) sostenía que los derechos sociales son de naturaleza pública. Estaba equivocado, pero daba sus razones. En lo tocante al derecho agrario y al derecho del trabajo, afirmaba que se trataba de una responsabilidad del Estado el proteger a los sectores sociales involucrados en su reglamentación, los ejidatarios y trabajadores agrícolas y los trabajadores asalariados en general. Estaba equivocado sólo porque no quería reconocer que los derechos sociales son una nueva especie de derechos que no encuadran en el derecho público, pero tampoco en el derecho privado. Están entre ambos.

Una visión humanista y de proyección social del derecho estima que el fin último del derecho es, precisamente, el de proteger a la sociedad y a sus diferentes sectores integrantes. Ahora, en la época del capitalismo salvaje, parece estar ya en desuso, pero tiene sus fines prácticos. La sociedad, por ejemplo, no puede ser sacrificada a intereses parciales o individualistas y hacer la riqueza de unos pocos y la pobreza y la miseria de los más. En su libro sobre las garantías individuales, sistematizador de la materia como también su obra sobre el juicio de amparo (lo reconocía Héctor Fix Zamudio hace ya cuarenta años), estimaba que las garantías sociales tenían, en efecto, el fin práctico de proteger a la sociedad y sus mayorías.

El maestro Mario de la Cueva decía que la mejor forma de tratar para los trabajadores en sus relaciones con sus patrones era a través del contrato colectivo de trabajo. La relación individual del trabajo, recordaba, es un enfrentamiento entre dos seres infinitamente desiguales. El trabajador aislado jamás podrá tratar en condiciones de igualdad con su patrón. Para eso, para tratar igualmente, se inventó el contrato colectivo de trabajo (o, más bien, los trabajadores organizados de todo el mundo lo impusieron a sus explotadores). Pero aun en el contrato individual debe prevalecer el espíritu protector del trabajador, por la sencilla razón de que sin él no es posible crear riqueza alguna.

Quisiera recordar también otra anécdota ilustrativa. Mi maestro de derecho procesal civil y derecho procesal del trabajo en la Universidad Michoacana, don Arturo Valenzuela, que tenía fama de ser un duro abogado patronal, un día se quedó pasmado cuando le pregunté en clase: ¿Cuál sería el ideal del patrón típico para contratar con sus trabajadores? Él me contestó, sonriente: Pues, la verdad, sería feliz si no hubiera sindicatos. Siempre será más fácil para él tratar con sus trabajadores en lo individual. Yo le repliqué que entonces los trabajadores estarían a merced de sus empleadores. Socarrón, me reviró: Bueno, qué, ¿no somos todos creyentes en el valor de la libertad individual? Yo, a mi vez, le dije: Si no somos iguales, no somos igualmente libres, y él, por supuesto, me remató diciéndome que me fuera a vivir a la Unión Soviética.

Claro que todos los regímenes priístas hicieron de los sindicatos verdaderas maquinarias de opresión de los trabajadores; pero lo chistoso del asunto es que los regímenes panistas no sólo han conservado esas maquinarias corporativistas, sino que las han convertido en engranajes ineliminables de su sistema de gobierno, si es que llega a tanto. Como ahora los panistas, los priístas supieron muy pronto que habían creado verdaderos monstruos imbatibles dentro de su régimen, sobre todo cuando entre los años setenta y los ochenta comenzaron a plantearse el tema de la flexibilización de las relaciones del trabajo y la necesidad, para ellos, de limitar y, de poderse, eliminar la contratación colectiva.

La flexibilización comenzó en aquellos tiempos y fue un ariete que hizo añicos los antiguos valores del derecho del trabajo. Se planteó, para empezar, que no podía sostenerse la jornada de trabajo, cuando muchas veces el trabajador no trabajaba y permanecía inactivo en la empresa, porque, además, debía empleársele sólo para ciertas tareas fijadas en el contrato colectivo. Debía eliminarse la jornada fija y establecer un sistema de uso de la fuerza de trabajo variable y también para otras tareas que no podían convenirse en el contrato. Gino Giugni, el gran laboralista italiano, aconsejó a las organizaciones italianas del trabajo que aceptaran la flexibilización, pero que pelearan porque quedara establecida en sus contratos y jamás rebasara los tiempos laborales por semana o por mes. Así resistieron los trabajadores la embestida patronal.

La esencia de la reciente propuesta panista de reformas a la Ley Federal del Trabajo (cuyo texto me consiguió mi amigo y camarada, el diputado federal Agustín Guerrero) lleva la impronta de la ideología anticolectivista de la patronal. No podrá haber en nuestro país verdadera competitividad ni inversión ni productividad ni exportaciones, así como tampoco auténtica generación de riqueza, si no se elimina el derecho colectivo del trabajo, se hace a menos de los sindicatos, se flexibilizan las relaciones de trabajo y se convierte al trabajador en un agente libre de verdad que trate directamente con su patrón y colabore con él en todo lo que sea necesario para alcanzar aquellos sacrosantos valores de la nueva iniciativa privada (que a Reyes Heroles y a los enemigos del no les fascinan).

Enseguida sólo unos ejemplos. Los nuevos artículos, 39 ordenados con letras, proponen contratos de trabajo (siempre individuales) de prueba, para ver si el trabajador es capaz de desarrollar la tarea (de tres y seis meses). Lo malo es que el único árbitro es el propio patrón y no es desechable la idea de que explote a su presunto futuro trabajador por ese tiempo y luego lo eche a la calle. Las relaciones de trabajo, en el actual derecho, son por tiempo indeterminado, vale decir, para siempre, mientras el cuerpo del trabajador aguante. En la reforma que se propone se flexibilizan al máximo, de modo que se pueden pactar (entre el ratón y el gato) labores discontinuas o fijas y periódicas o temporales, según las exigencias de la empresa.

En su fracción VIII del nuevo artículo 42 se permite suspender la relación de trabajo por temporadas. Se habla de los trabajadores de temporada, pero se ve con claridad que no habrá otro tipo de contrato. Nuestros trabajadores protegidos permanentemente, se volverán trabajadores temporaleros. Los salarios caídos, ya se ha comentado aquí, sólo se pagarán por seis meses, después de lo cual el trabajador dependerá sólo de sí mismo (artículo 48 propuesto). El artículo 51 cambia la denominación de trabajador por la de persona que trabaja. El cambio no puede ser inocuo. El 56 legitima, en fin, las labores conexas que, de hecho, convierten al trabajador en un milusos al servicio del patrón.

¿No es una belleza de reforma?


¡A los cuarteles!

Eduardo Ibarra Aguirre

“Es muy fácil sacar al Ejército a las calles, pero es muy difícil regresarlo a los cuarteles”. Cuentan los enterados que adujo Miguel de la Madrid Hurtado para no asignarle tareas decisivas en la extraordinaria labor de rescate que emprendió la sociedad, llamada civil, durante los sismos de septiembre de 1985.

Cierta o no la autoría de la atinadísima frase, el país se encamina a marchas forzadas, en medio de un baño de sangre y con un desastre sin precedente en materia de derechos humanos, a la comprobación in situ de los enormes costos institucionales, políticos y democráticos que cubrirá la República para que los soldados y marinos retornen a los cuarteles, al cumplimiento de las tareas que la ley de leyes les asigna y no las que en forma autoritaria dispuso Felipe de Jesús Calderón Hinojosa. En primera instancia para tomar posesión de la Presidencia, rodeado por ellos y bajo la impugnación generalizada. Enseguida, con el arranque de la Guerra contra el narcotráfico y el crimen organizado en buena medida para ganar legitimidad, como aseguran muchos expertos en seguridad nacional; legitimidad que le niega todavía la mitad de los ciudadanos que estiman que no ganó en las urnas la banda presidencial, como lo escribió Fausto Fernández Ponte en Asimetrías.

“Salvo orden expresa del presidente de la República o la aprobación de un decreto del Congreso de la Unión”, el Ejército seguirá en las calles entre cinco y 10 años más”, informó La Jornada que sostuvo Guillermo Galván Galván ante 24 de los 30 integrantes de la Comisión de Defensa Nacional de San Lázaro.

El divisionario está muy consciente de que la Secretaría de la Defensa Nacional –y por supuesto la de Marina-- actúa inconstitucionalmente en la más que fracasada guerra de Calderón Hinojosa, tanto que éste se vio precisado a recular en Ciudad Juárez y dejar la plaza a los hombres y mujeres de Genaro García Luna, y explícitamente aquél asumió que “llevan a cabo una tarea que no les corresponde”.

Y por eso Galván Galván trató de convencer a los legisladores sobre la imperiosa necesidad de “una legislación emergente” que “legalice” la participación de los soldados en tareas de seguridad pública, que permita su ingreso en los domicilios cuando se persigue un delito en flagrancia o “se sospecha que podría cometerse” (sic); interrogar a detenidos y retenerlos hasta por 24 horas, antes de entregarlos a una autoridad civil e incluso tomarles huellas dactilares, así como intervenir comunicaciones, suspender espectáculos y el tránsito masivo de vehículos.

Como bien dijeron algunos diputados “prácticamente nos pidió aprobar un estado de excepción, que para el Congreso es inaceptable”. La frágil y militarizada democracia precisa con urgencia que este tipo de parámetros guíe el trabajo legislativo a la hora de aprobar la ley de seguridad nacional, misma con la que Felipe del Sagrado Corazón de Jesús está urgido de legalizar la inconstitucional decisión de sacar a la milicia de los cuarteles. El reloj político así lo establece y también la amarga experiencia de los altos mandos en la Guerra sucia de los 60 y 70 del siglo pasado, involucrados por los gobernantes sin que entonces dijeran ni pío, sino hasta que se hizo el intento de llevarlos ante tribunales para que respondieran por los crímenes en que participaron.

Para completar el lamentable cuadro, los diputados acudieron como siempre a la Sedena para dialogar con un divisionario que, como sus antecesores, ni siquiera cuida las mínimas formas republicanas. Y menos lo hacen con los ciudadanos comunes y corrientes, como consta a los padres de los niños Martín y Bryan Almanza Salazar, las más recientes víctimas mortales del Ejército.

¡Gana USD con Neobux, prueba la nueva sección de ENCUESTAS!