¡Gana dinero con PayMeDollar! [AD]

miércoles, noviembre 24, 2010

En México: ¿Escuadrones de la muerte?

Francisco Rodríguez / Índice Político

LA PROCURADURÍA GENERAL de la República está en Babia. Acaba de negar al Senado de la República que en México haya escuadrones de la muerte. Dice no tener registro de ellos. Y debe ser así, porque seguramente ninguno de sus integrantes ha acudido a las instalaciones de la dependencia que ocupa Arturo Chávez a pedir que los inscriban en un padrón, ¿no cree usted?

Pero por supuesto que estos escuadrones de la muerte existen en nuestro país. No ha mucho, el especialista en criminología Gabriel Regino García los ha definido cual “organizaciones de corte paramilitar asociados a labores de limpieza social e identificados con la ideología de derecha”. En una entrevista periodística Regino también afirmó que “con la situación que se vive en el país, sin duda que estos grupos están operando”, pudiendo “proliferar y crear una guerra civil en nuestro país, tal y como ocurrió en la época de los 70 y 80 en Colombia, El Salvador o Perú; poniendo de manifiesto que hay ingobernabilidad, y con ello se establecería la ‘venganza privada’.

Los medios de comunicación han documentado la existencia de estos grupos, que la PGR no ve.

En mayo de 2009, por ejemplo, Juan Pablo Becerra-Acosta dio cuenta de la existencia de El Grupo, que existe desde hace 13 años, y es financiado por empresarios, comerciantes y profesionistas, y opera con el conocimiento de autoridades federales y estatales. Negocia con delincuentes la liberación de víctimas, pero también los persigue, captura, interroga y decide quién muere. El Grupo, nació del hartazgo ciudadano ante la incapacidad gubernamental por contener la violencia. A petición de empresarios, profesionistas, amas de casa, opera en varias entidades de la República: al menos en una del norte, tres del centro y una más del sureste del país. Quienes financian esto tienen diversas ideologías, religiones y orígenes culturales.

“El líder operativo de El Grupo –informa Becerra-Acosta– afirma que no pretenden suplantar a las autoridades, sino suplir sus vacíos, copar sus carencias. De hecho, la mayoría de veces operan desde el anonimato, pero en conjunto con diversos cuerpos policiales municipales, estatales y federales”.

Aún así, la PGR niega la existencia de estos escuadrones de la muerte.

Como niega también la existencia de los “Mata Zetas”, que operan en Cancún, Quintana Roo, con el pretexto aparente de combatir el secuestro y la extorsión que azota al país, empezando por limpiar ese sitio turístico que tiene enormes ingresos monetarios.

No hay que olvidar que los “escuadrones de la muerte” (siempre paramilitares, anticomunistas y fanáticos de la limpieza étnica para que sólo queden “los mejores”) invariablemente han surgido al amparo de los grupos más reaccionarios de la derecha, escondidos tras la jerarquía católica, empresarial y militar, que crea dictadorzuelos latinoamericanos.

Estos nuevos guardianes de los valores decentes aparecidos súbitamente (aunque tienen claros antecedentes en el MURO y El Yunque y entusiastas promotores en Chihuahua, Querétaro y Jalisco), parecen aprovechar el hartazgo social contra la ineficacia del gobierno y sus instituciones corruptas, ineptas e impunes, pero… por proceder del mismo árbol ideológico que el gobierno del que aparentan estar hartos, más parecen el brazo armado de organizaciones de ‘la sociedad civil’ (Iluminemos México, la más reciente) alineadas con el gobierno derechista que ocupa Los Pinos y patrocinadas por prominentes empresarios integrantes de la cleptocracia mexicana.

Los ‘Mata Zetas’ pretenden cubrir las ineficiencias de la Policía Federal (de García Luna) y la PGR (de Medina Mora) y ahorrar tiempo y esfuerzos para reducir –a balazos– los engorrosos trámites formales que ordena la Constitución y todas las cartas de derechos humanos, a sólo sentencia y ejecución a cargo inmediato de ‘los guardianes’, como exige ‘la gente decente’ que se adueñó de Los Pinos”, escribe Méndez Camacho, quien agrega:

Y ahí asoma la cola el animal: con su mentalidad inquisitorial que no admite discusión, no sería raro que ‘la gente decente’ que despedaza a México, esté financiando, entrenando y armando a estas milicias de la decencia que, bajo el pretexto de combatir al crimen (como hace Calderón), se dediquen especialmente a eliminar opositores, a los indeseables del régimen, a los nacos y pobretones…

No son nuevos los escuadrones de la muerte que están operando en el país. Una de sus características es dejar mensajes junto a sus víctimas con amenaza a las autoridades, como ocurre en Nuevo León o el caso de Michoacán, donde un comando armado irrumpió durante la madrugada en una discoteca y tiró cinco cabezas humanas en la pista, bajo el asombro de los parroquianos que horrorizados vieron cómo se desangraban.

El escrito que dejó en esa ocasión este “escuadrón de la muerte” fue que sólo mataban a quien se lo merecía y que eso era “justicia divina”. Firmaban como “La Familia”. En general, en las últimas ejecuciones en Michoacán, Guerrero y otros estados, los grupos de asesinos paramilitares llaman a sus macabras acciones “ajusticiamientos”.

¿De verdad no existen estos escuadrones de la muerte?

Hace mucho que en Puebla opera uno y mantiene a la entidad en paz. Lo mismo en muchas otras entidades de la República.

Índice Flamígero: Manuel Alvarado, estudiante de la Escuela Superior de Sicología en Ciudad Juárez denunció a finales de octubre, luego de la masacre de 14 jóvenes en la colonia Horizontes del Sur: fueron victimados por escuadrones de la muerte financiados por el gobierno federal con el objetivo de mantener el miedo. Son escuadrones de la muerte que están pagados para sembrar el pánico. Los vemos a diario, gente en trocas por las calles, armados, sin que nadie les diga nada. Hay retenes militares y federales por todos lados y extrañamente no agarran a nadie”. Es que las autoridades no los ven. Para los funcionarios del calderonato, no existen.

El santuario del narco

Raymundo Riva Palacio / Estrictamente Personal

Lo más sorprendente del asesinato del ex gobernador de Colima Silverio Cavazos, es que un crimen de esa magnitud no se hubiera dado antes. No quita lo dramático y grave del suceso ni mucho menos, pero subraya que la descomposición en ese estado, uno de los primeros en ser infectado por los grandes cárteles de las drogas, tardó más de 20 años en ir de los síntomas de deterioro a una fase de putrefacción, donde colectivamente la clase política cerró los ojos y se calló la boca ante lo evidente.

Las autoridades colimenses se apresuraron a negar que el asesinato estuviera relacionado con el narcotráfico, pero el crimen organizado tiene permeada la vida política en el estado. Durante más de dos décadas Colima, fue el santuario para narcotraficantes que huyeron de Sinaloa durante la Operación Cóndor a mediados de los 70s, rumbo a Guadalajara. El más prominente fue Manuel Salcido Uzueta, el lugarteniente del último barón de las drogas, Miguel Ángel Félix Gallardo, a quien apodaban “El Cochiloco”.

Salcido Uzueta llegó a Colima a fines de los 70s, principios de los 80s y comenzó a hacer una vida social bajo el nombre de “Pedro Orozco García”, relacionándose con la clase política, a la cual festejaba regularmente en su Rancho Jayamita, donde uno de los habituales era el entonces gobernador Elías Zamora Verduzco, quien llegó a decir que el capo que era “un benefactor del pueblo de Colima”.

Para cuando asesinaron en Guadalajara a “El Cochiloco” en 1991, Colima ya se había convertido en un importante corredor de drogas que entraban por el puerto de Manzanillo. La importación de precursores para las drogas sintéticas convirtieron a mediados de esa década a los hermanos Amezcua Contreras en “los reyes de las metanfetaminas”, perseguidos rabiosamente por la DEA porque saturaron con sus pastillas todo el cinturón agrícola y ganadero del centro de Estados Unidos.

Con los hermanos Amezcua Contreras, sentenciados en 2005 después de una productiva carrera en el narcotráfico, iniciaron las vinculaciones directas con las familias de los políticos locales, que es el precedente para que cuando Cavazos llegó a la gubernatura por el infortunio de Gustavo Vázquez, el gobernador que murió en un accidente de aviación, lo atacaran por sus lazos con el crimen organizado.

Los más furibundos fueron desde el interior de su partido el PRI, lanzados por el ex gobernador Fernando Moreno Peña, quien acusó también a su sucesor Mario Anguiano durante el proceso de sucesión. La líder del PRI Beatriz Paredes dijo en ese entonces que el partido nunca nominaría un candidato bajo sospecha de narcotráfico, pero Cavazos respondió que sólo con Anguiano ganarían la elección. Paredes retrocedió, Anguiano ganó y el asesinato de Cavazos es consecuencia directa o indirecta de esa retirada política.

Las denuncias tenían bases. Rafael Cavazos, hermano del ex gobernador, fue detenido en 2003 cuando la PGR desintegró un centro de distribución de drogas en Tecomán, el municipio donde crecieron y que formaba parte del corredor de drogas que pasaba por Colima –a 40 kilómetros- y entraba a Michoacán por la mesera Purépecha. Otro hermano, Francisco, fue arrestado en 2004 en otro operativo contra las drogas.

El gobernador Cavazos se empecinó en dejar como sucesor a Mario Anguiano, cuya familia también está metida en narcotráfico. Su hermano Humberto pasó siete años en la cárcel por vender metanfetaminas, y su primo Rafael Anguiano Chávez fue detenido en Los Angeles en 1997, donde encabezaba un cártel que distribuía metanfetaminas y cocaína de costa a costa, vinculado a los Amezcua Contreras.

Los hermanos Amezcua Contreras fueron los pioneros en la distribución y comercialización de las metanfetaminas, que actualmente es la droga de mayor crecimiento en Estados Unidos, y cuando Los Zetas empezaron su incursión en la costa del Pacífico, se sumaron a La Federación, creada en 2002 bajo los auspicios del Cártel de Sinaloa, para defender las plazas desde Nayarit hasta Guerrero, con la excepción de Michoacán.

Al desmantelamiento del cártel de los Amezcua Contreras, el de Sinaloa, hoy llamado del Pacífico, se quedó con ese negocio, y reposonsabilizó de ello a Joaquín “El Chapo” Guzmán, el más notorio lugarteniente de Félix Gallardo que se encuentra libre, quien se tomó el control del puerto de Manzanillo, en Colima.

Por ese puerto entraban los cargamentos de pseudoefedrina, precursor de la metanfetamina, provenientes de China, que contrabandeaba el sinomexicano Zhenli Ye Gon, que tenían como destino los laboratorios que mantiene Guzmán en la zona industrial de Guadalajara, donde lo procesan y convierten en pastillas. En la aduana de Manzanillo el Cártel de Sinaloa tenía en su nómina a funcionarios federales, que permitían que pasaran los cargamentos.

El contexto de cómo el narcotráfico se desenvolvió a Colima a la vista de todos pero al mismo tiempo, sin ser atajado por nadie, no resuelve quiénes ordenaron el asesinato del ex gobernador Cavazos, pero explica la génesis de la gangrena que contamina al estado. Guzmán ha consolidado su poder en los puertos mexicanos, al tiempo que la Marina le ha ido cortando sus brazos en los mandos operativos, como el arresto de Jorge Castañeda Uscanga, capitán del puerto de Manzanillo, hace siete meses, después de un largo periodo al frente de su administración.

El asesinato de Cavazos se inscribe en la lógica que prevalece cuando se ordena un asesinato de tal magnitud: sólo se lleva a cabo si se confía plenamente en que se saldrá impune, sin rastro que permita llegar a quien lo encargó. Crímenes sin castigo son lo que desbordan el vaso cuando el tejido sociopolítico se ha desgastado por la impunidad y laxitud frente a la delincuencia. Colima lleva décadas de ello, y el haber estado siempre controlado por la misma mafia y no haber sido una plaza en disputa, evitó los niveles de violencia que se perciben en otras zonas del país.

Pero no fue una penetración como la de la humedad. Fue abierta, donde se mezcló la delincuencia con la política ante los ojos de las instituciones y la sociedad que no hicieron nada por evitarlo. Los narcotraficantes aparecían retratados con políticos y la burguesía local en las páginas de sociales de los periódicos colimenses, que incluía las familias de los ex presidentes Miguel de la Madrid y Ernesto Zedillo, sin que los frenaran. En el asesinato de Cavazos hay varis responsables, intelectuales, materiales y a quienes se les olvido que el contexto sí mata.

INBA organiza homenaje a Diego Rivera


Con informacion de las Agencias

En la Rotonda de las Personas Ilustres, del Panteón Civil de Dolores, se recordó al artista fallecido hace 53 años

Diego Rivera (1886-1957) no sólo fue un gran artista, sino también un revolucionario que pintó, tanto en su obra de caballete como en sus murales, el espíritu de la Revolución Mexicana, aseguró hoy aquí Guadalupe Rivera Marín, en el 53 Aniversario Luctuoso del pintor mexicano.

En el acto, organizado por el Instituto Nacional de Bellas Artes en la Rotonda de las Personas Ilustres, del Panteón Civil de Dolores, la hija del creador guanajuatense recordó así a su padre, como un hombre que se opuso a las injusticias sociales y que siempre levantó la voz a favor de los más desprotegidos.

Acompañada por los nietos del autor de 'Sueño de una tarde dominical en la Alameda', Rivera Marín afirmó que su padre siempre tuvo intención de expresar en forma plástica los sucesos, ideas y esperanzas de la Revolución Mexicana.
A 100 años del movimiento revolucionario, Rivera Marín se dijo consternada por la situación de inseguridad que se vive en el país y lamentó el que cada vez sea más complejo vivir aquí.

Luego, pugnó por revalorar el pasado y darle su lugar al movimiento independentista y revolucionario, pues consideró que en la actualidad 'cuesta mucho reconocer lo que fueron esas gestas y lo grande que somos ahora como nación'.
En su oportunidad, la directora del Instituto Nacional del Bellas Artes (INBA) , Teresa Vicencio, dijo que más que un aniversario luctuoso al pintor, se trata de una celebración de la vida.

Indicó que la vida de Rivera fue intensa, creativa, comprometida, nutrida de nuestras raíces y a la que hizo universales en su tiempo, 'como si se tratara de la constancia de un provechoso paso por el mundo'.

Su obra, a 53 años de su muerte, aporta todo un repertorio de sentimientos mexicanos, consideró.

Recordó que dos de los museos del INBA, el Casa Estudio en San Angel y el Museo Mural, se ocupan de todo lo relativo a su obra y entorno en que ésta se realizó.

'Circunstancias, ideas, ideologías, sus contemporáneos, sus afines, su obra y cuanto concierne a ella, es tema de interés para nuestros investigadores y curadores, pero también es testimonio de su belleza y actualidad', dijo.

Precisó que de 1921 a 1956 Rivera plasmó su talento en más de siete mil metros cuadrados de murales, tanto en México como en Estados Unidos.

Entre ellos, expuso, en el Anfiteatro Simón Bolívar, la Secretaría de Educación Pública, la de Salud, el Palacio de Bellas Artes, el Nacional y en Chapingo, por citar algunos.

En cada una de sus obras, dijo, existe una visión del mundo que se va transformando con el paso de los años, porque detrás de la gran capacidad creativa de este artista había un proyecto cultural, una política educativa y una ideología.
Tras el acto protocolario, Guadalupe Rivera Marín y Teresa Vicencio depositaron un arreglo de alcatraces el pie de la tumba del artista, para enseguida montar una guardia de honor, acompañadas por los nietos del celebre pintor.

Imagen: Por El Enmascarado en el Exilio, El Gordito y la Catrina; Oleo sobre tela; 13' x 11' (2009).

Eco-Noticias Político No. 611

Monitoreo del Entorno Político para los Negocios
Período del 22 al 24 de Noviembre de 2010


NOTICIAS DEL IMPERIO DEL ESTADO DE DERECHO

Ladrones y vende patrias
La tradición mexicana del saqueo por parte de políticos y de sus cómplices y encubridores empresariales, siempre se había concentrado en el apoderamiento de reservas territoriales para hacer fraccionamientos, o en los tradicionales embutes, las invasiones de tierras de cultivo, así como concesiones de gasolineras, gaseras, transportes, hasta llegar a los modestos expendios de la Lotería Nacional, pasando por toda la gama de posibles atracos que se hicieron famosos durante la Revolución con las “carranceadas”, donde líderes, caudillos y caciques entraban a saco en patrimonios públicos y privados, para irse quedando con las riquezas nacionales, que después disfrutaban cínicamente en el propio territorio nacional, sin la sofisticación de las transferencias de recursos al extranjero que sólo se daban en presidentes y altos jerarcas de la vida pública. * * * El resultado de esta inmensa traición a la patria es muy claro. México ha logrado ser socio importantísimo en la economía globalizada, mientras los mexicanos nos empobrecemos en forma galopante y nuestro producto interno bruto no ha podido crecer, en promedio de los años 80 a la fecha, en más del 2%, en comparación con el 6 y 7% anual que el país creció entre los años 40 y 80, donde todavía el desmantelamiento y la venta de nuestras riquezas no se había exacerbado como hoy. […] Los burócratas que nos están vendiendo, ya sofisticaron sus formas de corrupción y ya no necesitan robar aquí, sino vendernos, para así recibir fuera el producto de esta traición a la patria, y eso no debemos permitirlo. [Alejandro Gertz Manero, El Universal, Noviembre 24 / 2010]

El santuario del narco
El asesinato de Cavazos se inscribe en la lógica que prevalece cuando se ordena un asesinato de tal magnitud: sólo se lleva a cabo si se confía plenamente en que se saldrá impune, sin rastro que permita llegar a quien lo encargó. Crímenes sin castigo son lo que desbordan el vaso cuando el tejido sociopolítico se ha desgastado por la impunidad y laxitud frente a la delincuencia. Colima lleva décadas de ello, y el haber estado siempre controlado por la misma mafia y no haber sido una plaza en disputa, evitó los niveles de violencia que se perciben en otras zonas del país. […] Pero no fue una penetración como la de la humedad. Fue abierta, donde se mezcló la delincuencia con la política ante los ojos de las instituciones y la sociedad que no hicieron nada por evitarlo. Los narcotraficantes aparecían retratados con políticos y la burguesía local en las páginas de sociales de los periódicos colimenses, que incluía las familias de los ex presidentes Miguel de la Madrid y Ernesto Zedillo, sin que los frenaran. En el asesinato de Cavazos hay varis responsables, intelectuales, materiales y a quienes se les olvido que el contexto sí mata. [Raymundo Riva Palacio, Estrictamente Personal, El Financiero, Nov. 24 / 2010]

Empresario regiomontano Alejo Garza muere enfrentándose a sicarios, mata a cuatro…
La Marina y la Armada de México llegaron tarde al enfrentamiento que tuvo lugar en el rancho San José, ubicado a 15 kilómetros de Ciudad Victoria, Tamaulipas. Al arribar encontraron que la casa principal estaba semi-derruida y con impactos de bala y granadazos. […] En el exterior de la propiedad se encontraban los cuerpos de de cuatro sicarios. En los alrededores se encontraban dos sujetos más, heridos e inconscientes. […] Adentro de la casa se encontraba el cuerpo del empresario maderero Don Alejo Garza, acribillado a tiros y con dos armas junto a su cuerpo. […] Luego de negarse a entregar su propiedad a los criminales, el septuagenario decidió ofrecer una última batalla apertrechándose en su hogar y respondiendo al fuego del grupo armado únicamente con fusiles y pistolas de caza. […] Los hechos, que ocurrieron en la madrugada del 13 de noviembre de acuerdo a lo reportado por Milenio, escalaron cuando los pistoleros fueron recibidos a tiros. Después de que Don Alejo les causara bajas, los elementos del crimen organizado pasaron de las ráfagas de rifle automático a las granadas. […] Luego de dar muerte al empresario, los criminales optaron por abandonar al lugar al considerar que pronto arribarían las fuerzas federales a investigar el lugar de la batalla en donde quedarían sin vida los cuerpos de Don Alejo y cuatro pistoleros del crimen organizado. [Redacción, SDP / Noticias, Noviembre 22, 2010]

Piden buscar a encubridores de Marcial Maciel
Un alto funcionario del Vaticano pidió hoy buscar al interior de los Legionarios de Cristo a los responsables de la cobertura de la cual gozó su fundador, Marcial Maciel Degollado, para llevar una doble vida llena de excesos. […] Durante la presentación del libro-entrevista con el Papa “Luz del mundo”, del autor alemán Peter Seewald, Rino Fisichella, presidente del Pontificio Consejo para la Promoción de la Nueva Evangelización, pidió verificar quién encubrió al sacerdote. […] “Tenemos que ser capaces de verificar cómo (los actos inmorales del fundador) fueron bien cubiertos al interior de la congregación”, dijo ante la prensa internacional en el auditorio de la oficina de información del Vaticano. [Notimex en Ciudad del Vaticano, La Crónica de Hoy, Noviembre 23 / 2010]

GOBIERNO DE FELIPE CALDERÓN

Calderón y el entreguismo
Pocos presidentes mexicanos cedieron tanto ante las presiones de Estados Unidos como Felipe Calderón. Si con Carlos Salinas las fronteras comerciales del país se abrieron a las empresas y productos estadounidenses que inundaron y arrasaron mercados e industrias nacionales, con Calderón, las autoridades estadounidenses avanzan cada vez más, sigilosamente y con acuerdos secretos, en la operación e injerencia directa en acciones del gobierno y las Fuerzas Armadas mexicanas en la “guerra contra las drogas”. * * * ¿Hay entonces soldados estadounidenses, bajo la figura simulada de empresas outsourcing, actuando en operativos contra el narcotráfico en México? ¿Las agencias de seguridad estadounidenses y el Centro de Espionaje operan con la autorización del gobierno mexicano? ¿En qué acuerdos secretos se estableció todo eso? ¿Lo saben en el Congreso? [Salvador García Soto, Serpientes y Escaleras, El Universal, Novimbre 24 / 2010]

Políticos en la mira
Sea porque algunos ya forman parte de las estructuras criminales o porque les aplican la dramática ley de “plata o plomo”, los políticos mexicanos han comenzado a aportar su cuota de vidas en la ola de violencia y asesinatos. 13 alcaldes ejecutados en lo que va del año, un candidato a gobernador y ahora el ex gobernador de un estado acribillado a las puertas de su casa confirman que los políticos son ya uno de los blancos en la guerra contra las drogas y que la violencia en su contra va escalando, mientras se ve una ausencia total de Estado y una impunidad total. [Salvador García Soto, Serpientes y Escaleras, El Universal, Noviembre 23 / 2010]

LA SUCESIÓN PRESIDENCIAL

La Revolución no era inevitable
Sobrevino cuando Díaz no supo resolver su sucesión. La candidatura de Corral a la vicepresidencia rompió los equilibrios entre los grupos. La movilización que inició Reyes fue retomada y reforzada por Madero. El propio régimen desaprovechó la oportunidad de conducir una transición pacífica, sobre cuyos trazos reflexionó posteriormente en sus memorias el propio Limantour (con cambio de gabinete, creación de un partido político y una adecuada negociación de la candidatura que mantuviera la unidad y las expectativas, otro hubiera sido el desenlace). […] Pero la rebelión no fue únicamente producto de la disputa inicial por la vicepresidencia entre Reyes y Corral, en un momento en el que sus partidarios sabían que por la edad del presidente, ésta equivaldría a la sucesión presidencial. La rebelión fue impulsada por la participación independiente de los ciudadanos en los clubes antirreeleccionistas que primero fueron reyistas, y al retirarse éste, fueron encabezados por Madero. Ahí se reunieron las aspiraciones y los agravios, y ahí se gestó una oposición que Díaz ya no pudo contener. […] Cuando Díaz celebraba las fiestas del centenario, seguramente no se imaginaba qué tan frágil era su gobierno. Una vez que empezó la rebelión, supo que estaba ante un problema mayor. […] Díaz no renunció porque hubiera quedado totalmente derrotado. Renunció porque él sabía que ya no tenía margen para ganar. Su sucesor estaba descalificado. Su gabinete era impotente frente a los acontecimientos. La sublevación se extendía y sus fuerzas militares eran limitadas para contenerlas. Estados Unidos jugaba ya a varias cartas. Sabía que había despertado el México bronco. Prolongar su mandato, no habría logrado sino aumentar los costos. [Manuel Camacho Solís, El Universal, Nov. 22 / 2010]

Compromiso de apoyos mutuos entre Peña Nieto y la “maestra” Gordillo
Efectivamente, todo el país es responsable de mejorar la educación: los medios, las familias, el Estado. Mucho se avanzaría con nuevas generaciones capaces de educar bien. Necesitamos mejores guarderías y empresarios que faciliten horarios para posibilitar la labor paterna y materna. Pero la clave sigue siendo la falta de calidad magisterial y la imposibilidad de evaluarles. Gordillo acaba de garantizar seis años más de rezago educativo en México, ahora de la mano de Peña Nieto, ¿lo permitiremos? [Lydia Cacho, Plan B, El Universal, Nov. 22 / 2010]

Villa y Zapata juguetearon con la silla presidencial
La miraron no sin cierto recelo, tal parecía que estuviese embrujada. Alternativamente, una vez uno y otra el otro, se sentaron en la silla presidencial. “A ver qué se siente…”, dijeron. […] Juguetearon con la silla, con el símbolo del poder. Se sentaron, se tomaron la foto, pero ninguno de los dos se atrevió a quedarse en ella. Al contrario, huyeron de la silla presidencial. […] A cien años de distancia, por más que durante ese periodo no faltaron quienes sin rubor alguno se apoltronaron en la silla presidencial, y que hoy en día no faltan quienes suspiran por sentarse en la silla del águila, seguimos con la misma encomienda: Vamos a ver dónde están estas gentes. Nomás vamos a encargarles que no den que hacer… […] Un sueño difícil de realizar. [Martha Anaya, Crónica de Política, Blog Revoluciones, Nov. 24 / 2010]

LA ECONOMÍA Y LA POLÍTICA VAN DE LA MANO

¿En serio, lo peor de la crisis ya pasó?
Las matracas de vuelta al clóset, apagados los discursos patrioteros y en pleno sufrimiento por la cruda de la fiesta revolucionaria, los mexicanos regresan a la terca cotidianeidad y vuelven a preguntarse: ¿en serio, lo peor de la crisis ya pasó? [Carlos Fernández-Vega, MÉXICO SA, La Jornada, Noviembre 22 / 2010]

País de locos… y hambrientos
… Y para completar los expedientes de esta locura colectiva uno se entera que los bancos que operan en este país ganan aquí más que en ningún otro lugar del mundo: 58 mil millones nada más en este 2010; 18% más que el año pasado, pero que a pesar de todo no prestan y que pagan una ridiculez de tres pesos de intereses por cada mil ahorrados. […] Simultáneamente, nos avergüenza que en este país se duplicaron los hogares donde se padece hambre. Un dato que no proviene de algún socialista desvelado, sino de la ONU y el Coneval: de 1 millón 600 mil familias con menores de 17 años desnutridos en 2008, la cifra se fue a más del doble —3 millones 400 mil hogares— en 2009, lo que significa un total de 16 millones de hambrientos cada día. En pocas palabras, bancos gordos y mexicanos flacos. […] Díganme, por favor, si algo parecido ocurre en algún otro país del mundo. Por eso el dicho bravucón ahora se llena de tristeza: como México no hay dos. [Ricardo Rocha, Detrás de la Noticia, El Universal, Noviembre 23 / 2010]

REFLEXIONES

Decena trágica
Diez años de tragicomedia, con FC en lo trágico, sin siquiera posibilidades cómicas, y Fox en lo cómico que también fue trágico. [Julio Hernández López, Astillero, La Jornada, Noviembre 24/ 2010]

Un trabajador gana menos de 1% que el Presidente
Cuando los futuros historiadores –a quienes toque vivir el segundo centenario de la Revolución– escriban lo que sucedía un siglo antes, este 2010, encontrarán un dato inverosímil: un obrero ganaba menos de uno por ciento que el Presidente de la República. También hallarán otro que les parecerá pasmoso: el Presidente recibía un pago extraordinario por el riesgo” que corría en el desempeño de su función, ya que había desatado una guerra contra el narcotráfico y corría la sangre en el país. Ni Franklin ni Churchill ni Stalin, cuya vida estuvo en peligro gravísimo durante la Segunda Guerra Mundial, tuvieron la idea de cobrar un sobresueldo a sus ciudadanos. Nadie imaginaría a Churchill pronunciando su célebre frase: “Sólo puedo ofreceros sangre, sudor y lágrimas”, en medio del bombardeo ordenado por Hitler y luego deslizar esta frase: “Voy a cobraros unas libras extras, porque estoy corriendo un grave riesgo”. Se supone que el cargo de jefe de Estado es el mayor honor al que un ciudadano puede aspirar, máxime en tiempos de guerra, cuando hay que defender con la propia vida a la patria. Pero la gente que hoy nos gobierna desconoce, al parecer, esos valores. Un millar de funcionarios están embolsándose una jugosa paga adicional “por riesgo”. En la práctica es un aumento de sueldo que toman abusivamente –con la autorización de la Cámara de Diputados– cuando la economía sigue con números negativos. * * * Que no nos digan que nadie gana el mínimo en México y que sólo sirve para calcular las multas de tránsito. Es falso. Millones de asegurados al IMSS están sujetos al salario mínimo y muchos millones en la economía gris ni siquiera eso. [Enrique Galván Ochoa, Dinero, La Jornada, Noviembre 22 / 2010]

La revolución necesaria
Afortunadamente, la vía armada está totalmente cancelada en los hechos. Por mucho que 10 o 15 millones de personas estuvieran convencidas de la necesidad de tomar las armas, esta estrategia estaría destinada al fracaso ante el poderío militar del gobierno y los narcotraficantes, así como el intervencionismo estadunidense cada día más pronunciado. Sin embargo, un gran levantamiento cívico, una resistencia civil pacífica generalizada y desde las bases, de ninguna manera estaría fuera de lugar. De hecho, ese puede ser el único camino que nos queda disponible para empezar a reconstruir nuestra dolida y saqueada nación. Otra revolución, esta vez pacífica y civil, es efectivamente necesaria. [John Ackerman, Blog Revoluciones, Noviembre 24 / 2010]

Magonistas en NY


Del Colectivo ReaktoR / Nueva York

Beltrones, su diagnóstico de México

Gregorio Ortega Molina / La Costumbre Del Poder

Desconozco la manera en que el PRI elegirá su candidato. Es la oportunidad de demostrar que efectivamente han cambiado sus integrantes, que conforman ya un diferente instituto político, al que faltaría actualizar sus documentos fundamentales para profundizar en la democracia y ser democráticos ellos mismos.

Las elecciones del candidato priista en 1999 y 2005 fueron atípicas. La última del siglo XX fue democráticamente sometida a un proceso de elección interna de sus militantes. El árbitro de la contienda se condujo de manera irreprochable. Quienes perdieron nada pudieron objetar ni reprochar a Fernando Gutiérrez Barrios. La primera del siglo XXI, sin la tutela presidencial, fue vertical y antidemocrática: el entonces presidente del PRI cabildeó e impuso su propia designación como candidato.

Para elegir al próximo, parece que Humberto Moreira habrá de haber conciliado con el Consejo Político Nacional -que dirigiría a partir de marzo de 2011- un método capaz de demostrar a la sociedad que abandonaron la verticalidad, en sentido opuesto a como procederá el PAN, para satisfacer la voluntad presidencial de Felipe Calderón Hinojosa.

El Revolucionario Institucional, su dirigencia y su militancia, debe encontrarse dispuesto a abanderar al mejor capacitado y quien tenga un puntual conocimiento de la crítica situación en que se encuentra la patria, los males que padece la sociedad, los daños irreparables producidos por la guerra presidencial contra los barones de la droga, declarada unilateralmente para satisfacer las exigencias geoestratégicas, económicas y de seguridad nacional de Estados Unidos.

Por ello resulta importante adquirir conciencia de lo que estamos viviendo hoy; las cosas no están funcionando porque no hay orden en lo que es la economía, pues no está creciendo México ni generando los empleos necesarios; tampoco hay orden en lo que son los órganos reguladores que dan certeza jurídica, ni en lo que pueden ser los resultados de calidad de un gobierno, ni en la seguridad pública, que es uno de los grandes problemas que causa incertidumbre ante la violencia que se vive, ni orden en la libertad. Orden es lo que nos hace falta, porque hoy la mediocridad se ha adueñado de muchas de las áreas de la administración pública, como se lo declaró el senador Manlio Fabio Beltrones Rivera a Ricardo Rocha.

Apuntó también:… “En muchas de estas materias de gobierno: economía, organización, justicia y seguridad pública, el signo más importante es el desorden que vivimos, es necesario sacudir a esas instancias bajo nuevas instituciones”. El cambio, pues, las reformas tan necesarias.

También preguntó Rocha: ¿Por qué hemos llegado a ese punto, por incapacidad o por anarquía, por negligencia o por qué?

“Porque hemos dejado de pensar en las nuevas instituciones, por reformar las que ya teníamos para garantizar la modernidad, el crecimiento, la certeza jurídica y la seguridad pública. Esta parte creo que es esencial en el análisis que tengamos que hacer, porque es lo único que nos permitirá mirar hacia el futuro y decir, nosotros sí sabemos qué es lo que hace falta y también ponerle un objetivo al trabajo que lleve a cabo el gobierno o los gobiernos que sigan.

“No hay buen viento para un barco sin rumbo, y esto es lo que está sucediendo. Hoy pocos mexicanos saben a dónde nos llevan y nosotros necesitamos, como parte del Estado mexicano, actuar en consecuencia a fin de ir poniendo sobre la mesa, de qué manera podemos otra vez reordenar este país; es necesario crear esas nuevas instituciones dentro del presidencialismo mexicano, que nos garanticen que en el futuro va a haber más profesionalismo, más calidad y con esto mejor gobierno, porque los mejores gobiernos son los que permiten luego, poner la otra pata de la mesa, que es eficacia para crecimiento económico y con ello la generación de empleos”.

Son éstos algunos de los conocimientos que han de valorarse para elegir a quien ha de regresar al PRI a Los Pinos. Naturalmente ponderarán otras cualidades que nada tienen que ver con la experiencia y la capacidad de organización, pero sí mucho con el marketing publicitario, pues fue la manera como Acción Nacional se hizo con el poder, aunque quizá ya no sea garantía que recorrer idéntico camino lleve al éxito.

Para resolver el futuro inmediato, es esencial que sí hagamos un esfuerzo para también ordenar de mejor manera nuestros recursos, cultura e inteligencia en el combate a la delincuencia organizada. Actualmente no existe coordinación entre todas las fuerzas policíacas; es fácil entender la falta de eficacia si vemos que existen dos policías federales, 32 estatales y cerca de 2 mil municipales, que en sí mismas no encuentran un eje articulador que les permita hacer frente a la delincuencia de manera armónica y efectiva; por ello, el mando único es una de las figuras en las que todos creemos, no es una simple propuesta del presidente de la República, sino una idea que ha recogido de muchos otros que piensan que de esa forma estableceremos niveles de coordinación policiaco y con esto vamos a lograr lo que no se ha hecho, el que la inteligencia acumulada de cada uno de esos órganos policiacos, al entrelazarse, logren mejores acciones con tiros de precisión y no con balaceras en la calle, opina el senador Beltrones Rivera.

A eso es a lo que aspira, si no toda la sociedad, sí buena parte de ella. Por lo pronto, el primer paso es atestiguar cómo resuelve el PRI de manera democrática su elección interna. El método nos dará la pauta para determinar qué tanto han cambiado.

La silla presidencial

Martha Anaya / Crónica de Política

La noche del 24 de noviembre de 1914 entraron los zapatistas a la ciudad de México.

El poder estaba vacante. La silla presidencial vacía. El tla-tla de sus huaraches resonó como un murmullo sobre los encerados pisos.

Sus negros ojos no sabían de riquezas y esplendor. Ni siquiera imaginaban cómo era la famosa silla presidencial.

Cuenta Martín Luis Guzmán en El águila y la serpiente algo de aquel asombro entre los muros del Palacio Nacional:

“Quiso Eulalio Gutiérrez que antes de instalarse su gobierno, llegáramos de visita a Palacio Nacional. (…) Eufemio se complació en descubrirnos, uno a uno y sin fatiga, los salones y aposentos de la Presidencia. Alternativamente resonaban nuestros pasos sobre la cera brillante del piso. A nuestras espaldas, el tla-tla de los huaraches de dos zapatistas que nos seguían. Era un rumor dulce y humilde.

“(…) Ante la silla presidencial declaró con acento de triunfo, con acento cercano al éxtasis: ¡Esa es la silla! Y luego, en un rapto de candor envidiable, añadió: Desde que estoy aquí, vengo a ver esta silla todos los días, para irme acostumbrando. Porque afigúrense nomás: antes había creído que la silla presidencial era una silla de monta. Dicho esto, se dio Eufemio por reír de su propia simpleza.”

La dirección campesina tenía el poder “en custodia”, al igual que el Palacio Nacional.

Una semana después, el 3 de diciembre de 1914 los ejércitos revolucionarios –las tropas de la División del Norte, junto con la Convención y su gobierno–, ingresaron a la ciudad de México.

Emiliano Zapata y Francisco Villa aguardaron en las afueras. Ambos jefes se encontraron por primera vez al día siguiente, el 4 de diciembre, en las afueras de Xochimilco. El acta taquigráfica de esa reunión recoge estas palabras:

Villa: Yo no necesito puestos públicos porque no sé lidiar. Vamos a ver por dónde están estas gentes. Nomás vamos a encargarles que no den quehacer.

Zapata: Por eso yo les advierto a todos los amigos que mucho cuidado, si no, les cae el machete…(risas)

Serratos (general zapatista): Claro…

Zapata: Pues yo creo que no seremos engañados. Nosotros nos hemos estado limitando a estarlos arriando, cuidando, cuidando, por un lado, y por el otro, a seguirlos pastoreando.

Villa: Yo muy bien comprendo que la guerra la hacemos nosotros los hombres ignorantes, y la tienen que aprovechar los gabinetes, pero que ya no nos den quehacer.

Zapata: Los hombres que han trabajado más son los que menos tienen que disfrutar de aquellas banquetas. No más puras banquetas. Y yo lo digo por mí: de que ando en una banqueta, hasta me quiero caer.

Villa: Este rancho está muy grande para nosotros; está mejor por allá afuera. Nada más que se arregle esto, para ir a la campaña del Norte. Allá tengo mucho que hacer. Por allá van a pelear duro todavía


Ese día, Villa y Zapata rieron, conversaron y comentaron que había que repartir las tierras “de los riquitos” y que se “den las tierras al pueblo”. Según ellos, a partir de ese día, iba a ser “otra vida, y si no, no dejaremos los máusers que tenemos.”

Dos días después de aquella charla en Xochimilco, Villa y Zapata acudieron a los balcones de Palacio Nacional para ver el desfile de las tropas de la División del Norte y del Ejército Libertador del Sur. Luego, caminaron hacia donde se encontraba la silla presidencial.

La miraron no sin cierto recelo, tal parecía que estuviese embrujada. Alternativamente, una vez uno y otra el otro, se sentaron en la silla presidencial. “A ver qué se siente…”, dijeron.

Juguetearon con la silla, con el símbolo del poder. Se sentaron, se tomaron la foto, pero ninguno de los dos se atrevió a quedarse en ella. Al contrario, huyeron de la silla presidencial.

A cien años de distancia, por más que durante ese periodo no faltaron quienes sin rubor alguno se apoltronaron en la silla presidencial, y que hoy en día no faltan quienes suspiran por sentarse en la silla del águila, seguimos con la misma encomienda: Vamos a ver dónde están estas gentes. Nomás vamos a encargarles que no den que hacer…

Un sueño difícil de realizar.

¡Gana USD con Neobux, prueba la nueva sección de ENCUESTAS!