¡Gana dinero con PayMeDollar! [AD]

domingo, marzo 21, 2010

Los yanquis, aunque siempre han estado adentro, pueden invadir México con la brutalidad que los caracteriza

Pedro Echeverría V.

1. Barack Obama ha comenzado a presionar a su homólogo Felipe Calderón para consolidar la presencia de los servicios de inteligencia de los EEUU en México, con el objeto de que sean los principales coordinadores de la lucha contra el crimen organizado. La Casa Blanca tiene la intención de aplicar contra el narcotráfico mexicano las técnicas de inteligencia militar utilizadas en Irak y Afganistán, a fin de reemplazar la fallida estrategia calderonista y favorecer el eventual repliegue del Ejército Mexicano de las plazas más “calientes”. La estrategia de Obama de cooperación con México en la lucha contra el narcotráfico empujó a Calderón para que sustituyera el despliegue del Ejército por los operativos de inteligencia coordinados para desmantelar los cárteles de la droga. En poco más de seis meses el Departamento de Defensa reforzó sus asesorías a las fuerzas federales mexicanas. (Ver Proceso)

2. El general (Eugene Renuart), del alto mando del ejército de los EEUU, ha declarado que se han ampliado esfuerzos para entrenar a militares y agentes civiles en operaciones muy parecidas a las que se han llevado a cabo en Afganistán y en Irak. En un principio se planeó aplicar la visión de Obama sobre el combate al narco en México dentro de la Iniciativa Mérida a partir del año fiscal 2011 –que se inicia el próximo 1 de octubre–, pero las condiciones cambiaron rápidamente por el asesinato, en Ciudad Juárez, de los estadounidenses Lesley A. Enríquez y su esposo Arthur H. Redelfs, así como del mexicano Jorge Alberto Salcido Cenicero, marido de otra ciudadana de Estados Unidos. Los tres estaban vinculados al Consulado General de ese país en la ciudad fronteriza de Chihuahua. Esto es, con los asesinatos, las instituciones militares yanquis harán a un lado el plan Obama y acelerarán su intervención.

3. La frontera de EEUU-México, sobre todo a partir de la agudización de la crisis y el estallido de la violencia en varias ciudades ubicadas en la frontera, particularmente ciudad Juárez, está aumentado la inestabilidad de la zona. Al país del Norte han estado arribando de miles de mexicanos en familia pidiendo asilo y llavándose con ellos sus negocios porque según han declarado no se puede vivir en la zona porque no hay ninguna garantía a sus vidas. Son hombres de negocios, gente con mucho dinero y propiedades, los que están huyendo de la violencia de su país. No se había registrado antes algo semejante. A pesar de que el presidente de facto Calderón y sus funcionarios han estado tres veces en Ciudad Juárez para hacer promesas en el sentido en que muy pronto se logrará la estabilidad, el pueblo no solo nos les ha creído, sino que ha realizado enormes protestas y manifestaciones de repudio contra él.

4. Durante medio siglo, desde principios de los años sesenta, cuando me decían que los yanquis podrían invadir nuevamente México –como sucedió en 1847 (cuando se apropiaron de más de la mitad de nuestro territorio) y 1914 (por la Revolución), negué siempre de manera tajante que se presentara esa posibilidad. Respondí permanente que no era necesario porque la gran burguesía “mexicana” asociada con los capitales yanquis y su gobierno, contaba siempre con la fuerza para controlar cualquier situación peligrosa en el país. Hoy parece que la situación ha cambiado radicalmente: hay un gobierno débil que se entregó al capital privado, los problemas económicos y políticos se han agravado, los EEUU están desesperados por sellar su frontera y el gobierno de Calderón ha dado muestras de incapacidad para servir a los yanquis. Si tuviéramos una izquierda unitaria, fuerte, peleando en las calles, otra cosa sería.

5. Que no se piense que una invasión yanqui es un simple paseíllo y que sus soldados, con experiencia en Vietnam, Israel, Kosovo, Afganistán, Irak, así como varios países de América Latina, serían respetuosos con la ciudadanía. Una invasión es la guerra porque todos ellos siempre tienen la orden de someter como fuera al enemigo. Pero por otro lado, en ese momento, se acrecienta la indignación, renacería el patriotismo de los mexicanos permanentemente amenazados y agredidos, dando lugar a la lucha en las calles. ¿Quién con dignidad puede soportar que sus hogares sean cateados, invadidos, destruidos, por salvajes soldados con órdenes de matar? Si no tenemos armas para defendernos seguramente saldrán a relucir las resorteras, los machetes, las hachas, los cohetes caseros y todo aquello que sirva para defenderse. ¿Qué tal los saqueos de tiendas de armas y demás mercancías? Una invasión será una guerra.

6. El gobierno yanqui, el Pentágono y la CIA cuentan con toda la información sobre México y de sus ciudadanos. No debemos olvidar que aprovechando la enorme corrupción que existe entre el gobierno mexicano han comprado los yanquis varias veces los registros censales del país, poseen planos satelitales y fotografías aéreas a granel. ¿Alguien ingenuamente podría pensar que el gobierno de Obama no sabe a ciencia cierta acerca de lo que sucede en México? Todos los países poderosos e industrializados siempre están preparados para una guerra, no así nuestros pequeños países de América Latina, con excepción de Cuba y Venezuela porque han tenido la dignidad y valentía para confrontar a los EEUU y por ello han sido colocados en la lista de los países del “eje del mal”. ¿Puede acaso saberse con qué estrategia se metería el ejército de los EEUU y cómo responderíamos?

7. Espero que un acontecimiento de esa envergadura, como una invasión, provoque entonces la unidad de la izquierda y del pueblo mexicano. En 1847/48 el pueblo mexicano se defendió en decenas de batallas pero no pudo impedir la pérdida de más de la mitad de su territorio; en 1862/67 sufrió la invasión francesa y el segundo imperio y tampoco pudo resistir victoriosamente, a no ser por la guerra europea que obligó a retirar las tropas francesas establecidas en el país y en 1914 –aunque se desarrolló una gran resistencia- los yanquis pudieron imponer condicionamientos a la Revolución y a la futura Constitución. ¿Qué tal si los mexicanos al fin –mancillados en nuestra familia, nuestro pueblo y nuestro orgullo- somos capaces de convertir una invasión imperial absolutamente injusta en una gran revolución justa y total? El imperialismo parece fuerte pero frente a las masas levantadas es “un gigante con pies de barro”.

Claroscuros en la reforma laboral

Raúl Trejo Delarbre

Ratificación del papel tutelar que el gobierno ha tenido en las relaciones laborales, establecimiento de nuevas formas de contratación, límites a las huelgas largas así como reglas para la rendición de cuentas y la elección con voto secreto de los dirigentes sindicales, son algunos de los cambios que propone la iniciativa de reformas a la Ley Federal del Trabajo presentada ayer por varios diputados del PAN.

No se trata de la reforma drástica y amplia que en distintas ocasiones ha sido planteada para modificar tajantemente las relaciones laborales. Pero tampoco es un proyecto menor. Se trata de la iniciativa más completa que el Congreso ha recibido en los años recientes para actualizar el durante largo tiempo inamovible régimen del trabajo en nuestro país. Ponderada aunque con aspectos discutibles, la iniciativa presentada este jueves por el diputado Gerardo de los Cobos no propone la anulación política de los sindicatos como desearían los organismos patronales más beligerantes. Tampoco incrementa privilegios de los líderes sindicales. Se trata de una propuesta evidentemente cuidadosa y estudiada por sus autores y merecería ser tomada en serio, sin descalificaciones previas. Por lo pronto, en buena hora, la diputación del PRD anunció que la analizará.

La iniciativa panista incluye disposiciones para proteger a los trabajadores subcontratados por empresas intermediarias, regula a las agencias de empleo y establece numerosos candados para promover la equidad de género y perseguir los abusos sexuales en los centros de trabajo. Pero sin duda sus rasgos más discutidos serán las expresiones de flexibilidad que propone para la contratación de trabajadores, las restricciones al ejercicio de la huelga y algunas reglas que podrían contribuir, un poco, a oxigenar la vida sindical.

Además de las relaciones de trabajo de carácter indeterminado se sugiere que haya contratos “de temporada” y “de capacitación inicial”. También se precisa la existencia de un periodo de 30 días durante los cuales el trabajador estará a prueba. Esas opciones serán discutidas especialmente por el riesgo que pueden implicar para la seguridad en el empleo. Sin embargo hoy en día abundan los contratos que se renuevan cada mes, o la simple inexistencia de contratos.

Las huelgas no podrían extenderse de manera prácticamente indefinida si se aprueban esas reformas. Allí se encuentra una barrera al derecho de huelga, pero también una manera de proteger no solamente a las empresas sino inclusive a los trabajadores que en ocasiones llegan a estar sometidos a dirigentes que prefieren el alargamiento de las suspensiones de labores antes que un arreglo rápido. Cuando una huelga haya durado más de 60 días, el patrón o los terceros que demuestren su interés en el asunto podrían solicitar la intervención de la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje. Actualmente la Junta solamente puede ejercer su capacidad arbitral a petición de los trabajadores.

La vida interna de los sindicatos experimentaría algunos cambios en virtud de tres medidas que forman parte de la propuesta para reformar la Ley Federal del Trabajo. En primer lugar, los dirigentes tendrían que ser electos mediante voto libre, directo y secreto. La secrecía del voto no garantiza que habrá democracia pero puede favorecer la formación de corrientes y grupos distintos a los que han controlado a los sindicatos. Para ello, desde luego, hace falta que dentro de los sindicatos mexicanos exista interés para modernizar su vida interna. La complacencia y/o el aturdimiento que manifiesta la enorme mayoría de los sindicalizados con los liderazgos de sus organizaciones gremiales permite abrigar pocas esperanzas acerca de una auténtica renovación en ese terreno. En caso de recuento para dirimir la titularidad de la representación sindical, también habría voto secreto.

Un segundo cambio sería la creación de sanciones a los dirigentes sindicales que no rindan cuentas acerca de las finanzas de los sindicatos y la necesidad de realizar auditorías externas en las organizaciones con más de 150 agremiados. Esas disposiciones quedan limitadas por la ausencia de precisiones suficientes.

En tercer lugar, la información relacionada con los registros sindicales así como los contratos colectivos y los estatutos de los sindicatos tendrá que ser pública. Aunque resulte increíble, datos como la membresía de los sindicatos han sido prácticamente clandestinos durante más de medio siglo a pesar de la apertura que las autoridades laborales han dispuesto, en esos asuntos, en los años recientes.

En la propuesta panista hay medidas que se antojan innecesarias e incluso contrarias al interés de los trabajadores, como la prohibición al descuento de las cuotas sindicales de la nómina salarial. Otras, son contradictorias como la derogación de la figura del “sindicato de oficios varios” que ha sido una de las formas de organización más atrasadas y más proclive a la corrupción sindical; sin embargo un artículo transitorio establece que los sindicatos actualmente formados en ese régimen seguirán teniendo personalidad jurídica.

La propuesta del PAN y las enmiendas que sugieran legisladores de otros partidos tendrían que ser amplia y abiertamente discutidas por las organizaciones sindicales. Pero en las condiciones de desarticulación, inconsistencia e incluso decrepitud de la gran mayoría de los sindicatos y sus dirigentes, será imposible conocer algo más que adhesiones o rechazos convenencieros desde el llamado mundo (¿inframundo?) del trabajo.

La iniciativa panista tiene una interesante dosis de realismo que, por otra parte, se traduce en limitaciones importantes. Ese proyecto no se propone modificar el régimen constitucional en materia de relaciones de trabajo, de tal manera que mantiene la discriminación ocasionada por dos apartados distintos, uno para los trabajadores del Estado y otro para el resto de los asalariados.

La propuesta del PAN tampoco toca el modelo de organización laboral que establece la existencia de un sindicato mayoritario, titular único del contrato colectivo en cada empresa, sin la posibilidad de que existan otros sindicatos. El régimen del sindicato único era propio de una sociedad organizada en torno a referencias monolíticas. Valdría la pena pensar en un esquema distinto, en donde puedan existir varios sindicatos en una misma empresa o institución como sucede, sin demérito de la fuerza gremial, en muchos países.

Urge López Obrador a cambiar la política económica para garantizar la tranquilidad, la seguridad pública y la paz social

México, Distrito Federal
Domingo 21 de marzo de 2010

* Discurso del Presidente Legítimo de México, Andrés Manuel López Obrador, en el acto conmemorativo del Natalicio de don Benito Juárez, en el Hemiciclo al Benemérito de las Américas


Nos congregamos para recordar en su natalicio a Benito Juárez García, el mejor presidente de México en toda la historia. Lo hacemos en momentos en que nuestro país enfrenta una severa crisis económica, social, política, moral, de inseguridad y violencia.

Juárez es símbolo de honestidad, austeridad, rectitud, laicismo, legalidad y patriotismo. Este presidente vitalicio nos dejó muchas lecciones para actuar en circunstancias difíciles pero quizá la enseñanza mayor fue su ejemplo de perseverancia y su inquebrantable fe en la causa que defendía.
Por eso, el mejor homenaje que podemos rendirle es mantener nuestro compromiso de no claudicar en el objetivo superior de transformar la vida pública del país.

Estamos convencidos que, más temprano que tarde, lograremos el renacimiento de México. Baso mi optimismo en el hecho de que la actual decadencia ha sido causada por una funesta camarilla que no podrá, por mucho tiempo, impedir la dicha y la felicidad del pueblo.

Los males que aquejan y atormentan a la nación, no son producto de la fatalidad o del destino. Tampoco existe ninguna razón natural o geográfica que justifique el empobrecimiento del pueblo y la actual decadencia.

México es uno de los países con más recursos naturales en el mundo. En todo su territorio hay riquezas: en el Norte, minas de oro, plata y cobre; en el Sur, agua, gas y petróleo y, en todos lados, el pueblo cuenta con cultura, vocación de trabajo y con una inmensa bondad.

Todo lo que está pasando es el fruto podrido de la política de pillaje que ha venido imponiendo una minoría para satisfacer su ambición y codicia a costa del sufrimiento de la inmensa mayoría de nuestro pueblo.

Hay crisis porque, desde hace 27 años, la oligarquía con sus políticos y voceros, han venido imponiendo una política económica para beneficio exclusivo de una élite.

Hay crisis porque, en las últimas dos décadas, al amparo del poder público, un pequeño grupo ha saqueado al país y se han enriquecido, obscenamente, como no ha sucedido en ninguna otra parte del mundo.

Hay crisis porque se han privatizado los bienes de la nación.

Hay crisis porque el petróleo, el gas y la electricidad, han sido explotados de manera irracional, en provecho de empresas trasnacionales, de traficantes de influencia y de políticos corruptos.

Hay crisis porque, desde Salinas hasta Calderón, se han entregado 25 millones de hectáreas, el 12 por ciento del territorio nacional para la explotación del oro, la plata, el cobre y se ha favorecido, básicamente, a tres consorcios mexicanos: Grupo México, Peñoles y Carso, así como a las mineras canadienses, asociadas con políticos del PRI y del PAN.

Hay crisis porque la economía nacional ha permanecido estancada y no se han generado empleos.

Hay crisis porque se abandonaron las actividades productivas, tanto en el campo como en la ciudad.

Hay crisis porque los potentados no pagan impuestos.

Hay crisis porque se protege a los monopolios vinculados al poder.

Hay crisis porque el presupuesto se destina a mantener los privilegios de los altos funcionarios públicos.

Hay crisis porque no se garantizan los derechos constitucionales al trabajo, a un salario digno, a la educación, la salud, la vivienda, la seguridad social y el bienestar del pueblo.

Hay crisis porque a los jóvenes se les ha marginado y se les han cerrado las puertas para la educación y el trabajo.

Hay crisis porque impera la corrupción y la impunidad.

Hay crisis porque un grupo ha confiscado todos los poderes constitucionales y mantiene secuestradas a las instituciones.

Hay crisis, en suma, porque en México domina una oligarquía y no hay una auténtica democracia.

Los responsables de la tragedia nacional tienen nombre y apellido. Son los 30 potentados que, por mantener y acrecentar sus privilegios, han venido cancelando el futuro de millones de mexicanos y están destruyendo al país. Y como es evidente, esta mafia no está dispuesta a ceder en nada, aunque terminen de arruinar a México y de desgraciarnos a todos.

Por eso, la única opción que tenemos es la de derrotar a la oligarquía en el terreno político, en buena lid, de manera pacífica para establecer un gobierno del pueblo y para el pueblo.

Esto lo hemos venido postulando desde hace tiempo; pero no sólo nos hemos quedado en la reflexión teórica o en la simple exposición del problema. En nuestro quehacer hemos armonizado el pensamiento y la acción; las palabras y los hechos. Debe saberse que en la actualidad, mujeres y hombres concientes y comprometidos, trabajan con empeño para lograr la transformación del país, desde abajo y con la gente.

En todo el territorio nacional se está llevando a la práctica una estrategia que consiste en el cumplimiento de tres tareas básicas: crear comités de nuestro movimiento en todo el país; convencer y adherir a más simpatizantes y entregar, casa por casa, Regeneración, el periódico de las causas justas y del pueblo organizado. Es decir, muchos integrantes de nuestro movimiento, en pequeñas comunidades, pueblos, colonias y barrios, cotidianamente se ocupan de informar, orientar, concientizar y organizar al pueblo para transformar al país y lograr el renacimiento de México.

Esto es lo que consideramos más importante pero, al mismo tiempo, estamos luchando para impedir más retrocesos. Nos mantenemos pendientes y movilizados, denunciando infamias y arbitrariedades de los poderosos. No dejamos de apoyar a los trabajadores electricistas del SME, a los mineros de Cananea, a los pobladores de Zimapán, que se oponen a la instalación de un basurero tóxico. Estamos atentos para impedir que se construya la presa El Zapotillo, que borraría del mapa a tres históricos pueblos de Jalisco.

Seguimos respaldando a dirigentes sociales que se manifiestan contra la destrucción del territorio y la contaminación provocada por las empresas mineras, en particular, por la de San Xavier, en el cerro de San Pedro, en San Luis Potosí. También estamos exigiendo esclarecer y castigar a los autores materiales e intelectuales del asesinato de Mariano Abarca Roblero en Chicomuselo, Chiapas, quien luchaba con su pueblo enfrentando la depredación de una minera canadiense. Mantenemos la demanda de que se castigue a Eduardo Bours, ex gobernador de Sonora y a Juan Molinar Horcasitas, anterior director del Instituto Mexicano del Seguro Social, por la muerte de 49 niños y heridas graves a 79 más, en la guardería ABC de Hermosillo.

Vamos a seguir insistiendo hasta que les devuelvan sus ahorros a los exbraceros. Jamás dejaremos de exigir la presentación de los desaparecidos y la libertad de los presos políticos, indígenas, campesinos y ciudadanos injustamente encarcelados. De nuevo expresamos nuestra solidaridad con los dirigentes de Atenco, que con saña y arbitrariamente permanecen privados de su libertad.

Amigas y amigos:

Nuestro país, además de otras calamidades, está inmerso en una grave crisis de inseguridad y violencia. También, quienes impusieron a Calderón son responsables del dolor de miles de familias, del miedo y del temor que prevalece en hogares y calles de casi todo el territorio nacional.

No olvidemos que esta minoría codiciosa y sin llenadera, ha hecho ingrata la vida de millones de mexicanos y, además, llevó a la presidencia a una persona incapaz de garantizar la tranquilidad y la paz social.

Calderón, como ha quedado demostrado, no es un hombre de Estado. Calderón, repito, le pegó un garrotazo a lo tonto al avispero y ahora todos estamos pagando las consecuencias. Fue irresponsable y torpe declarar la guerra a la delincuencia organizada sin conocer la realidad y sin un plan integral que pusiera el énfasis en el desarrollo social.

Una y otra vez hemos insistido que la forma más eficaz y humana de enfrentar la inseguridad y la violencia, pasa por mejorar las condiciones de vida y de trabajo de la población. Las medidas coercitivas no resuelven el problema. No basta con el ejército, la policía, las cárceles, las amenazas de mano dura y con leyes más severas. Se requiere atender, antes que nada, las demandas de trabajo y bienestar.

El proceder de Calderón en ésta materia ha dañado gravemente al país. Han perdido la vida; y eso es lo más lamentable, miles de seres humanos, algo que no sucedía desde la Revolución. Por si fuese poco, se ha desgastado al ejército y se está alentando a los criollos que quieren anexarnos y a quienes siempre están esperando intervenir desde el extranjero en asuntos que sólo competen a los mexicanos.

Por eso, llamamos al Gobierno de Estados Unidos a que respete nuestra soberanía, que no se aproveche de las circunstancias ni abuse de la debilidad de Calderón. Cooperación sí, intervencionismo no.

También queremos dejar en claro que nuestro movimiento no apuesta a edificar la nueva República sobre las ruinas de México.

Siempre hemos actuado con responsabilidad y lo seguiremos haciendo. Desde agosto del 2007, fuimos los primeros en advertir, públicamente, que se avecinaba el agravamiento de la crisis, que habría problemas de recesión, desempleo y devaluación. Al mismo tiempo, urgimos al gobierno a que se tomaran medidas para atemperar los daños a la economía y al bienestar del pueblo. Y no hicieron caso.

Más tarde, el 28 de septiembre de 2008, en el zócalo de la ciudad de México, propusimos al Congreso un plan anticrisis y tampoco hicieron nada.

Ahora, de nuevo, exhortamos a los que realmente mandan, a Felipe Calderón o a quien corresponda, a que se decidan, por el bien de México, a cambiar la política económica empezando por crear empleos y atender a los jóvenes para garantizar la tranquilidad y la seguridad pública.

Antes que ninguna otra cosa, es urgente proteger y generar nuevos empleos, como también es indispensable hacer efectivo el derecho a la educación. ¿Cómo hacerlo? Poniendo en práctica un amplio programa de construcción de obras públicas para lograr un efecto multiplicador; es decir, reactivar rápido la economía, poner a trabajar a la gente y hacer la infraestructura que se necesita en el país.

En mis recorridos por la República, he podido constatar que el principal clamor es la falta de empleo y no he visto obras en proceso por ninguna parte. La industria de la construcción está paralizada. Un dato: en Ciudad Juárez, más de la mitad de sus calles no tiene pavimento.

En cuanto a los jóvenes, es indispensable aprobar de inmediato un programa de becas para estudiantes de escuelas preparatorias, institutos y universidades públicas, algo parecido a lo que aplica el Gobierno del Distrito Federal.

También hay que invertir en la construcción de escuelas de nivel medio superior y ampliar espacios en universidades públicas para que ningún joven sea rechazado.

Los recursos necesarios para implementar este plan de empleo y atención a los jóvenes podrían salir, como siempre lo hemos sostenido, de ahorros en el presupuesto por la aplicación de una política de austeridad republicana. Como decía Juárez, que los funcionarios aprendan a vivir en la justa medianía. Nunca se justifica el dispendio, la ostentación y el derroche, menos en épocas de crisis, cuando está de por medio la seguridad y el bienestar del pueblo.

Amigas y amigos:

En las actuales circunstancias, muchos se entristecen y piensan que no hay salidas; otros, aunque tienen ideas progresistas, se deprimen y se amargan la vida. Tenemos que seguir alentando a todos. No a la desesperanza. Sí podemos sacar adelante al país. Además vamos bien, el tiempo y la realidad nos están dando la razón y estamos haciendo lo correcto: trabajando todos los días para despertar las conciencias y organizar al pueblo con el propósito de transformar la vida pública de México.

No perdamos el tiempo en estar viendo lo que hace la llamada clase política. Ellos son achichincles de los potentados, sin principios y sin ideales, sólo buscan su interés personal o de la pequeña secta a la que pertenecen. Tampoco que nos preocupe tanto el que la mafia quiera por anticipado imponer a Peña Nieto con el respaldo de Salinas y la campaña mediática de Televisa. Tengamos confianza en el pueblo. Al pueblo se le engaña una vez, dos veces, pero no se le puede engañar toda la vida.

Eso sí, hagamos nuestro trabajo para que el día de mañana nadie nos diga que no sabía de la existencia de otro proyecto alternativo, distinto al camino trillado de siempre. Y pensemos que la obra de transformación que estamos iniciando, si no podemos concluirla nosotros, ya vendrán las nuevas generaciones a consumarla. Pero siempre tengamos presente que se trata de algo verdaderamente trascendente, humano y grandioso.

Es mucho el desafío. Enfrentamos intereses muy poderosos pero también es un timbre de orgullo tener la oportunidad de hacer historia.

Son momentos para demostrar de qué estamos hechos. Sigamos siendo rebeldes ante la opresión y la ignominia. No aceptemos la paradoja de vivir en un país rico con pueblo pobre. México es de todos y no de unos cuantos.

Sigamos luchando hasta lograr que haya patria para todos, patria para el pobre, patria para el humillado.

¡Que viva el pueblo de México!

¡Viva Juárez!

¡Viva México!

¡Viva México!

¡Viva México!

La batalla está en el tema laboral

Gerardo Fernández Casanova

“Que el fraude electoral jamás se olvide”


El régimen espurio, a través del troglodita a cargo de la secretaría del trabajo, anuncia que, ahora sí, se llevarán al congreso las propuestas de reforma a la Ley Federal del Trabajo que atenderán al reclamo del Fondo Monetario Internacional (FMI) para “flexibilizar” las condiciones del mercado laboral.

En la reunión de la Confederación Nacional de Cámaras de Comercio (CONCANACO) Javier Lozano Alarcón, alias el Porro o el Perro, formuló el anuncio flanqueado por el inefable Claudio X. González, preclaro prestanombres de la muy desprestigiada Kimberly Clark y por el no menos desprestigiado líder de la Confederación de Trabajadores de México (CTM) el multimillonario Joaquín Gamboa Pascoe. En su brillante exposición, Alarcón (también conocido como el “coopelas o cuello”) advirtió que la propuesta no sería aprobada por consenso, sino por mayoría sumando los votos de PRI, PAN, Verde y PANAL, pero que ya había sido “consensuada” con las organizaciones sindicales “más serias, responsables y sensatas, que han ayudado a mantener la paz laboral, como la CTM y la CROC.” Desde luego que lo dicho supone que las organizaciones “rijosas” que han despertado del sueño de los justos y roto la paz de los sepulcros, así como los partidos de la misma índole que los acompañan, harán sus acostumbrados berrinches, incluidas las tomas de tribuna, para tratar de rehuir a la modernidad.

Nuevamente, y también por casualidad, el Grupo de Directores del FMI publica su análisis anual sobre la economía mexicana, en el que felicita al régimen por su atinada gestión ante la crisis mundial y por el golpe a Luz y Fuerza del Centro, y le insta para seguir adelante en la flexibilización de la ley laboral y en la privatización de la energía, al efecto de lograr la tan anhelada competitividad. Por lo menos eso se entiende de la declaración que aparece en la página electrónica del FMI que, por cierto, está etiquetada como “versión pública”. Vaya usted a saber lo que diga la versión privada del documento, pero es de advertirse que lo que aparece como recomendación adquiera tintes de mandato. Vale la pena anotar que, a diferencia de lo hecho por los gobiernos de Argentina Brasil y Venezuela, México se mantiene como deudor y, por tanto, esclavo, del FMI.

Considero relevante comentar ambas informaciones como antecedente para comprender lo que está sucediendo en el medio laboral mexicano; son importantes para interpretar lo que sucede con los sindicatos de electricistas y mineros, no sólo como capricho del régimen espurio y obsecuencia a los caprichos de empresarios voraces, sino como una decisión política de allanarse a los dictados del gran capital internacional expresados por la vía del FMI.

El gran objetivo global es abaratar el costo de la mano de obra de manera de potenciar la capacidad de la economía para recuperar el terreno perdido en la velocidad y magnitud de la acumulación de capital. La llamada competitividad no significa otra cosa que la aplicación de medidas que reduzcan el costo laboral de manera de competir en el mercado internacional sin merma del nivel de rentabilidad del capital. Ello lleva implícito el abandono del objetivo del pleno empleo y del estado de bienestar, para colocar a la gran masa trabajadora en condición de desventaja ante la clase patronal, a quien ahora tiene que mendigar para obtener una oportunidad de trabajo decente y, como consecuencia, la destrucción de los instrumentos de defensa de los trabajadores: el sindicato y el derecho de huelga. Es el regreso a las condiciones decimonónicas de explotación de los trabajadores.

Cuando Alarcón elogia a la CTM y a la CROC como organizaciones serias, responsables y sensatas, que han ayudado a mantener la paz laboral, no está haciendo más que destacar su capacidad de desvirtuar su finalidad de defensa de los intereses legítimos de sus agremiados, en términos de allanarse a los afanes que los violentan. En contrapartida, emplea todo el peso del estado para perseguir a los líderes que expresan una actitud diferente y que se mantienen en el “obsoleto” afán de procurar un equilibrio eficaz en las relaciones obrero patronales. Para los primeros, las tomas de nota se otorgan sin chistar a manera de ahogar la disidencia contra los líderes charros (Gordillo, Deschamps, etc.) mientras que para los segundos son negadas en beneficio de las disidencias que garanticen “seriedad”.

Este martes se entabló la huelga del SME por la revisión del contrato colectivo de trabajo con LyFC en razón de su vencimiento. Es una medida política, amparada en la legalidad y en la legitimidad. La materia de trabajo persiste, independientemente de la ilegal extinción por decreto de la empresa; el patrón sustituto es quien absorbió la prestación del servicio público y, por consiguiente, las obligaciones en materia laboral. Están en lo justo y en lo legal. En respuesta, el régimen lo desconoce y lo reprime en descarada violación del estado de derecho por el que tanto propugnan. Entre la fuerza de la represión y la de las triquiñuelas extralegales, el perro de Calderón (ambas acepciones son válidas) se solaza convocando a la unidad nacional. Igual sucede con los mineros, a cuyo sindicato pretende, hasta ahora infructuosamente, destroncar.

Lo importante es que el pueblo está despertando y acompaña a los trabajadores en sus luchas. Me llama la atención que los estudiantes universitarios y politécnicos están retomando su vocación libertaria y de lucha. La cosa está caliente.

Pero hacemos el intento



¿200 años de ser mexicanos?

Pablo Moctezuma

La propaganda oficial del gobierno federal es falsa y tiene el objetivo de eliminar la lucha por la independencia de México, en contra del neocolonialismo. En el año actual 2010 se conmemoran los 200 años del inicio de los mexicanos por la Independencia Nacional, lucha que comenzó en aquella época en combate al colonialismo y continúa actualmente en contra del neocolonialismo.

Hace doscientos años ya existía la Nación mexicana y el pueblo mexicano, y esta fue la base para unificar su lucha, y conquistar la Independencia. La Nación mexicana se forjó a partir del siglo XVI y hasta el siglo XIX en el territorio que fue invadido por España.

En ese territorio se forjó la unión de la población en lucha contra la explotación y la opresión extranjera, se desarrolló una economía, una cultura y psicología mexicanas, para fines del siglo XVIII el pueblo mexicano ya existía junto a las naciones indígenas originarias y desarrollaba su lucha.

Sí antes de 1810 no existía el pueblo mexicano, ¿Como es que de un momento a otro se levantó sumando decenas de miles para luchar contra el invasor? Una cosa es que una Nación exista y otra que logre su Independencia Política.

A lo largo de la historia conocemos a decenas de naciones que existen y no tienen un Estado Nacional, y para que una Nación logre la Autodeterminación, esto implica largos años de lucha.

Lo que el gobierno de Calderón busca ocultar es que esa Nación que hace 200 años comenzó la lucha unificada por la Independencia, hoy precisa iniciar abiertamente la lucha por su plena Independencia, pues es claro que hoy día somos una neo colonia del Imperio Norteamericano y que incluso se trabaja ya para su integración formal en “América del Norte” en otros los ordenes, incluyendo el militar.

¡Somos una Nación secular, que así como hace doscientos años se levantó por su Independencia Nacional, hoy se levanta en lucha por la Soberanía y por construir un país en el que no solo los derechos de la Nación Mexicana sean reconocidos, sino junto con ésta lo sean los derechos de los pueblos indígenas originarios.

El decir que los mexicanos “nacimos” hace 200 años, esconde también nuestra herencia milenaria, el tesoro de toda nuestra herencia indígena y el proceso de construcción de nuestra identidad y nación que antecede la invasión española y tiene sus raíces en nuestras culturas originarias con miles de años de desarrollo.

El gobierno reaccionario del PAN, siempre ha negado nuestra herencia indígena y las grandes aportaciones que le ha dado no solo a México sino al mundo siento una de las culturas originarias a nivel internacional pues somos uno de los focos civiliza torios de la humanidad.El proceso de la Independencia inició hace 200 años y está en una fase crucial. La tarea que nos toca hoy es la de derrotar al neocolonialismo y al neoliberalismo y construir el México Soberano del futuro.

El principal enemigo de la independencia, es hoy por hoy el PAN asociado al PRI y subordinado a Washington. El PAN ha sido un partido que hereda el hispanismo, la sujeción al extranjero, la entrega al gran capital y la promoción desde su fundación de políticas fascistas. Lo que hace hoy el PAN no es ni mas ni menos que ser consecuentes con sus orígenes de clase, al servicio de las grandes corporaciones extranjeras.

Exitosa Conferencia Internacional de Solidaridad de la Federación Sindical Mundial con el Sindicato Mexicano de Electricistas

Rebelión

Con notable éxito se realizó la Conferencia Internacional de Solidaridad con el Sindicato Mexicano de Electricistas (SME), convocada por la Federación Sindical Mundial (FSM). El evento se realizó los días 11 y 12 de marzo de 2010, en la capital mexicana y otros lugares cercanos.

A la Conferencia asistieron delegaciones de sindicatos electricistas y petroleros de: Argentina, Brasil, Chipre, Colombia, Ecuador, Galicia, Guatemala, Francia, India, País Vasco, Portugal, Puerto Rico, Uruguay, Venezuela, y otras organizaciones regionales e internacionales del sector de la energía.

Valentín Pacho, secretario general adjunto de la FSM, presentó el discurso inaugural expresando la solidaridad de la Federación con el movimiento de resistencia de los electricistas mexicanos en contra del decreto presidencial de extinción de la empresa eléctrica Luz y Fuerza del Centro y el despido de 44 mil electricistas.

Asimismo, dicha Conferencia expresó su solidaridad con los mineros de Cananea en huelga y con el SUTIN.
Las delegaciones asistentes acordaron una Declaración de apoyo político y económico para los electricistas del SME y firmaron una Carta dirigida al Sr. Felipe Calderón, presidente de la República Mexicana, exigiendo una solución favorable para los trabajadores electricistas del SME.

Los participantes asistieron también a otras secciones sindicales cercanas, entre otras, a la División Toluca del SME, donde fueron recibidos por las bases electricistas en esas regiones. Para finalizar, Valentín Pacho participó en una asamblea multitudinaria del SME llevada a cabo el 13 de marzo en la explanada del Estadio Azteca de la ciudad de México.

A continuación pueden leer el pronunciamiento adoptado por la Conferencia:

Conferencia Internacional de Solidaridad con el Sindicato Mexicano de Electricistas, SME 11-12 de marzo, Ciudad de México

Pronunciamiento internacional de solidaridad con el SME

La Federación Sindical Mundial, y las organizaciones de electricistas y petroleros, y en general, de la energía de: ARGENTINA, BRASIL, CHIPRE, COLOMBIA, ECUADOR, GALICIA, GUATEMALA, INDIA, PAIS VASCO, PORTUGAL, PUERTO RICO, URUGUAY, VENEZUELA, Organización Internacional Droit à L´énergie, Foro Latinoamericano y Caribeño de las y los Trabajadores de la Energía, Encuentro Sindical Nuestra América, y otros organismos internacionales del sector energético, asistentes a la Conferencia Internacional de Solidaridad con el Sindicato Mexicano de Electricistas, el Sindicato Minero Sección 65 de Cananea y Sindicato Único de Trabajadores de la Industria Nuclear, convocada por la Federación Sindical Mundial y realizada los días 11 y 12 de marzo de 2010, en la Ciudad de México

Declaramos:

1- Nos ha indignado enormemente la severa agresión a los trabajadores agrupados en el Sindicato Mexicano de Electricistas, como consecuencia del asalto militar y policial a las instalaciones de la empresa eléctrica Luz y Fuerza del Centro, sobre la base de un decreto presidencial que dispone la extinción de la empresa mencionada. Esto ha significado que 44 mil electricistas se encuentren fuera de sus centros de trabajo. La agresión del gobierno afecta, también, a 22 mil jubilados.

2- Desde la fecha de la ocupación los trabajadores han quedado sin recibir sus salarios impidiéndoles llevar a sus familias el sustento necesario, lo que atenta contra los derechos humanos fundamentales.

3- El gobierno mexicano, tozudamente, sostiene una posición agresiva negándose a una solución satisfactoria que garantice el pleno respeto a los derechos sociales, humanos y laborales adquiridos por los electricistas a lo largo de 95 años.

4- Como sindicalistas dirigentes sindicales consideramos que la medida gubernamental es inconstitucional, es como sentenciar a un inocente sin otorgarle el derecho a la defensa.

5- En todo país donde existe estado de derecho sabemos que, para reducir o despedir trabajadores, los responsables de las empresas deben plantear el caso ante las autoridades laborales correspondientes, siguiendo el debido proceso. En cualquier caso, los sindicatos tienen derecho a la réplica y argumentaciones en defensa de sus intereses que, generalmente, se inician mediante el diálogo entre las partes interesadas. Cuando las negociaciones o diálogo fracasan, se procede a otras instancias legales.

6- Lo que ha ocurrido con la ocupación militar y policial a las instalaciones de Luz y Fuerza y el despido de los trabajadores ha sido típico en las amargas experiencias con las dictaduras latinoamericanas más sanguinarias que no han respetado la legalidad de ningún tipo. Eso es lo que ha hecho el gobierno del señor Felipe Calderón. Por ende, condenamos y rechazamos la pretensión oficial para conculcar los derechos humanos, laborales y sindicales de los electricistas del SME. Las liquidaciones que ofreció y ofrece el gobierno mexicano desde la Secretaria del Trabajo de su país, son en realidad un chantaje y soborno para que los electricistas renuncien a su derecho al trabajo, la contratación colectiva, la libre sindicalizació n y el derecho a la jubilación.

7- En el movimiento sindical y social internacional es conocida la trayectoria histórica, combativa y solidaria del SME. Entendemos la medida del gobierno federal mexicano como una venganza contra el SME debido a su oposición a la privatización de la industria eléctrica nacionalizada llevada a cabo en los últimos tiempos por los gobiernos neoliberales.

8- La experiencia ha demostrado que las privatizaciones efectuadas en Latinoamérica y en el mundo han sido catastróficas para los trabajadores y los pueblos. Por esa misma razón, el movimiento sindical de clase lucha contra la política de los gobiernos entreguistas del patrimonio de las naciones.

9- Los dirigentes internacionales sabemos que el señor Calderón había prometido crear más y mejores empleos en México. Sin embargo, sus hechos muestran que está haciendo todo lo contrario.

10- En tan difíciles condiciones, los electricistas del SME mantienen una resistencia activa, movilizados con otras organizaciones sociales solidarias. El movimiento sindical internacional expresa a los electricistas del SME que no están solos en esta lucha. Los sindicatos clasistas del mundo somos parte de mismo batallar y nos incorporamos en nuestros países con la solidaridad de clase.

En consecuencia:

1- Ratificamos nuestra solidaridad de clase con el Sindicato Mexicano de Electricistas.

2- Demandamos del gobierno mexicano una solución favorable para todos los electricistas del SME reintegrándolos a sus puestos de trabajo.

3- Hacemos responsable a su Gobierno de cualquier agresión que puedan sufrir los trabajadores electricistas y el pueblo mexicano por parte de la Policía Federal Preventiva o del Ejército que participaran en la jornada de la Huelga Política del día 16 de Marzo.

4- Impulsaremos la movilización en los diversos países, mediante acciones públicas a partir del 16 de marzo, ante las embajadas, consulados y oficinas de intereses comerciales de México en el mundo, así como en organismos internacionales, denunciando la violación a los derechos humanos, sociales y laborales de los electricistas del SME y demandando una solución satisfactoria. Posterior a esta fecha escalonaremos nuestras acciones hasta la solución definitiva del conflicto a favor de los trabajadores.

5- Llevaremos a cabo una campaña de solidaridad económica internacional para apoyar la resistencia de los compañeros electricistas del SME.

6- Difundiremos la lucha del SME y las acciones de solidaridad internacional con los trabajadores electricistas mexicanos. En este sentido todas las organizaciones asistentes al Foro nos adherimos a la queja interpuesta por el SME en la OIT contra el gobierno mexicano por violaciones a los Convenios 87 y 98 de la OIT.

7- Para hacer más efectivos todos estos acuerdos se aprueba promover a partir de esta fecha una coordinación entre el plano nacional e internacional de la lucha. Dicha coordinación se integrará con la participación del SME, DAE y FSM.

Ciudad de México, 11 de marzo de 2010.FEDERACION SINDICAL MUNDIAL, FSM.

ARGENTINA- Federación de Trabajadores de la Energía (CTA). BRASIL- Central Unica de Trabajadores (CUT); Central General de Trabajadores de Brasil (CGTB); Sindicato de Trabajadores de la Industria Eléctrica de Sao Paulo, STIESP (CTB); Federación Unitaria de Petroleros, (FUP), Central de Trabajadoras y Trabajadores de Brasil (CTB); Sindicato de Trabajadores Electricistas, STE (NCST). CHIPRE- Federación Panchipriota del Trabajo (PEO)..COLOMBIA- Unión Sindical Obrera de la Industria Petrolera (USO). ECUADOR- Federación de Trabajadores Electricistas, FEDELEC; Red Eléctrica Enlace. GALICIA- Federación de la Química y Enerxía (CIG). Organización Internacional Droit à L´énergie. GUATEMALA- Sindicato de Trabajadores del Instituto Nacional de Electricidad, STINDE. INDIA- Federación de Trabajadores Electricistas de la India, EEFI. PAIS VASCO- Sindicato Nacional LAB. PORTUGAL. Federación Metalúrgica. PUERTO RICO- Unión de Trabajadores de la Industria Eléctrica y el Riego, UTIER. URUGUAY, PIT-CNT. VENEZUELA- Federación Eléctrica de Venezuela, FETRAELEC. Foro Latinoamericano y Caribeño de las y los Trabajadores de la Energía; ESNA, Encuentro Sindical Nuestra América.

La novela



Las reservas petroleras... no probadas

Antonio Gershenson

El director general de Pemex, en el acto del 18 de marzo, entre otras cosas dijo: "En estos dos años, destaca el descubrimiento de dos series de yacimientos en la sonda de Campeche: Ayatzil-Tekel, de crudo súper pesado, y Tsimin-Xux, de crudo súper ligero. Cada uno de ellos, con más de mil millones de barriles de reservas totales 3P".

Ya se había hablado de estos yacimientos, pero cada vez les agregan más "reservas". No de balde hay un rechazo de los términos imprecisos que usan los funcionarios mexicanos, y otros. Pemex debe rendir informes a la autoridad financiera estadunidense, para poder emitir bonos y lograr otros financiamientos en ese país: la Security and Exchange Commission (SEC).

El siguiente párrafo lo deben publicar estos funcionarios, en este caso lo tomamos del Reporte de Resultados Financieros del último trimestre de 2009. "La SEC permite que, en sus reportes, las empresas de crudo y gas divulguen reservas probadas que hayan demostrado, por producción actual o pruebas de formación concluyentes, que son, bajo condiciones económicas y operativas existentes, económicamente y legalmente producibles. Nosotros usamos ciertos términos en este documento, tales como reservas totales, reservas probables y reservas posibles, que los lineamientos de la SEC prohíben estrictamente utilizar en sus reportes".

Por algo será. La historia petrolera, nacional y mundial, está llena de fraudes con las reservas petroleras. Por eso sólo se aceptan las reservas probadas. Los más de mil millones de cada sitio son de reservas no probadas. Es más, son una estimación, en la realidad no existen. ¿Por qué no dicen cuántas reservas probadas hay en esos mil millones de cada lugar?

Así como ya han matado de palabra a la crisis una y otra vez, así como les ha encantado multiplicar por miles las no reservas, las "prospectivas", también son felices con "reservas" no probadas. Las "posibles" son asociadas a un 10 por ciento de probabilidad de que existan. Las "probables", a un 50 por ciento, lo cual no quiere decir que la mitad son reales, simplemente no están sino que son una probabilidad no comprobada.

Con eso, ocultan una realidad sí probada: han habido pozos muchísimo mejores que los de, por ejemplo, Chicontepec. En el litoral de Tabasco y en varios yacimientos de la Región Sur, sí han habido pozos de primera calidad. Es más, la que más ha aumentado es la producción de crudo súper ligero.

La producción de crudo de la Región Sur aumentó de 168 millones de barriles en 2008 a 182 millones en 2009, con un aumento de 8 por ciento. La del litoral de Tabasco pasó, en el mismo lapso, de 70.3 a 77.5, con un aumento de 10 por ciento en ese año. En cambio, en Chicontepec, con todo el dineral y con cientos de pozos perforados, pasó de 10.7 millones de barriles en 2008 a 10.8 en 2009, casi lo mismo, y aproximadamente uno por ciento de la producción nacional..

Nosotros sí vamos a hablar de reservas probadas. Las de Chicontepec el primero de enero de 2010 fueron de 358 millones de barriles, que frente a la reservas probadas nacionales de 10,419.6 millones, son el 3.4 por ciento. En cambio, las reservas probadas de la Región Sur son 24.4 por ciento del total. Y las de la Región Marina Suroeste son 12.2 por ciento. Estas dos regiones, que tienen el total de la producción de crudo súper ligero y 90 por ciento del crudo ligero, suman 36.6 por ciento de las reservas probadas de crudo.

Pero no lo quieren decir porque eso implicaría que el dineral que meten a Chicontepec y a las aguas profundas, lo metan a estos sitios productivos y a explorar partes cercanas a ellos, y a áreas frente a ellos de profundidad de 200 a 500 metros, prácticamente intocadas. Se acabarían los grandes negocios con las grandes trasnacionales. En estas zonas de las que hablamos también se firman contratos, pero también hay equipos de perforación de Pemex, aunque las autoridades del mismo los castiguen.

Seguimos con las reservas probadas, pero ahora de los sitios mencionados en la intervención del director general, citados arriba. Del crudo súper pesado, en Ku Maloob Zaap, Tekel tenía, el primero de enero de 2010, 13.2 millones de barriles de petróleo. El otro, Ayatzil no aparece con esta fecha, pero en la del primero de enero de 2009 tiene 88.6 barriles. De todos modos los sumamos y nos resultan 101.8 millones, mucha diferencia con los más de mil millones de reservas, en su gran mayoría como vemos, de reservas no probadas, del discurso.

Del crudo súper ligero, en la Región Marítima Sureste, Tsimin tenía en la primera fecha 41.8 millones de barriles de crudo, no agrega nada de reservas probadas el primero de enero de 2010. Y Xux tiene en esta última fecha 48.4 millones de barriles. Sumando, como en el caso anterior, tenemos 90.2 millones, también muy lejos de los miles de millones de reservas "totales" del funcionario.

Ya vimos la diferencia entre las ilusiones (cuyo nombre técnico aquí son las reservas totales) y la realidad de las reservas probadas. Andan desatados con extender a todos lados los contratos de entrega total, de los que hablamos más en detalle hace una semana aquí. Contratos con premio.

Los tartufos de Calderón y el dragón del no

Arnaldo Córdova

El dragón, como es bien sabido, es una invención medieval europea para engañar bobos que se lo creían todo y, también, china, pero para dar una idea del poder y la fuerza. Tartufo es un personaje de una obra de Molière que es presentado como un hipócrita, falso y, en particular, servil y acomodaticio con los poderosos. Esa fue la imagen que me ofrecieron los promotores de los manifiestos que titularon "No a la Generación del No", aparecidos en los periódicos El Universal, Milenio y Reforma, los días 23 de febrero y 18 de marzo del corriente año. En el título me quiero referir a esos tartufos que han inventado un supuesto dragón, retardatario y reacio a cambiar el mundo, que sería la "Generación del No".

La idea de esos manifiestos (en realidad se trata de uno solo, publicado dos veces) es muy sencilla: hace ya 13 años que las reformas de fondo que el país necesita han sido detenidas "por parte de las fuerzas políticas". Si se habla de todas las fuerzas políticas, como parece ser, no hay excepciones, y luego se aclara que la "Generación del No" comprende a "todos los políticos de todos los partidos que han hecho improductiva nuestra democracia". O sea, todos, excepto los que ahora están en el gobierno, los panistas, porque los manifiestos son para apoyar las reformas propuestas por Calderón: "relección de diputados y senadores, segunda vuelta en la elección presidencial, iniciativa preferente para leyes secundarias, referéndum para cambios constitucionales y candidaturas independientes".

La "Generación del No" es, en suma, la que no deja gobernar a gusto a Calderón y los ineptos gorilitas que son sus colaboradores. He oído a funcionarios panistas decir: "A los opositores no les satisface nada; a todo dicen que no. Lo que no quieren es que gobernemos". Eso se lo registré a algunos de ellos desde los tiempos del tonto que nos gobernó antes. Ahora Héctor Aguilar Camín, Jorge G. Castañeda y Federico Reyes Heroles, los promotores, convierten en manifiesto a la nación ese sentir de los cretinos que nos gobiernan y, junto a ellos, un montoncito de despistados cuyas firmas andan recogiendo. Creo que veremos varias ediciones más de esos manifiestos.

El manifiesto no da para nada. Las ideas que expresa son las que Aguilar Camín y Castañeda presentaron en un folleto que salió publicado poco después de que Calderón presentó su iniciativa: Un futuro para México (Punto de Lectura, México, enero de 2010). El título del pequeño libro es, ya de por sí, muy pretencioso, sobre todo cuando uno constata lo que se propone en él. Su objetivo es claro: del autoritarismo del partido hegemónico pasamos inadvertidamente a una situación en la que ganar la Presidencia de la República no sirve para mucho cuando, desde 1997, se carece de mayoría en el Congreso. La oposición se convierte, así y se supone porque le hace montón al ganador, en un elemento que "bloquea más que construye" (p. 84).

En otras palabras, la reforma política, de la que hasta hace no mucho nos ufanábamos, no ha hecho otra cosa que traernos un soberano desmadre en el que la democracia resulta una ficción "improductiva" y el Estado es “…un estado débil, que no aplica la ley, cuya división de poderes se acerca al divisionismo y cuyo federalismo tiene algo de feuderalismo [sic]” (p. 86). Y todo porque esa democracia ha sido incapaz de crear “mayorías claras.

Para eso, los autores adoptan las propuestas de Calderón ya señaladas: eliminación de la cláusula de sobrerrepresentación, una segunda vuelta legislativa para eliminar al tercer partido en contienda, haciéndola coincidente con una segunda vuelta en la elección presidencial, relección consecutiva y candidaturas independientes y poderes especiales al presidente (veto, referéndum para sus iniciativas, iniciativas preferentes o "leyes guillotina", que ya he tratado aquí y sobre las que volveré.

Enrique Peña Nieto ha escrito recientemente que el Estado democrático necesita mayorías para ser eficaz. "Sin mayorías, se pierde la capacidad de decidir y transformar, lo que termina por erosionar la capacidad de decidir [sic]". Es una obviedad, por supuesto. Aquí el problema, como es el caso de los firmantes de los manifiestos, es lo que nos proponen para alcanzar esas mayorías: someter de nuevo el Congreso a las decisiones indiscutidas del Ejecutivo y someter a reglas más duras a los partidos no sólo para que puedan ser reconocidos y registrados, sino y sobre todo, para impedirles bloquear todo acuerdo con el que no coinciden.

De hecho, lo que se está sugiriendo es que la democracia en México no sirve para gobernar bien al país y que, por lo tanto, hace falta una buena dosis de autoritarismo, o sea, una vuelta al pasado (¡Por todos los cielos! ¡Qué bien se estaba con el PRI!). Ante un montón de partidos desmadrosos y logreros, impongámosles la ley del buen gobierno, que dicta que hay que darle al mayoritario, independientemente del porcentaje de su votación real, una mayoría absoluta, para que él sea el que decida, junto con su presidente. El presidente necesita gobernar, nos dicen, pues hay que darle el privilegio de imponer al Congreso "iniciativas guillotina" (o los representantes de la nación las aprueban o él las aprueba por su cuenta).

Que el Congreso no está de acuerdo con las propuestas del presidente, pues entonces démosle la facultad de convocar al pueblo, con todos los recursos a su disposición, para que él decida en lugar de los representantes nacionales y, así, el presidente pueda hacer lo que tiene que hacer. A propósito, ¿qué es lo que el presidente tiene que hacer? Pues, ¡hombre!, gobernar y si el Congreso no se lo permite o es muy difícil tratar con él, pues, entonces, que haga a amenos de él. Y, ¿la democracia? Pero eso, ¿para qué sirve? Lo que importa es gobernar. Lo demás es lo de menos. Eso es lo que estos genios improvisados de ideólogos de la derecha nos están proponiendo.

Nunca en mi ya larga vida me ha tocado ver tanta abyección ni tal servilismo hacia el poder. No me importa saber por qué lo hacen. Eso es asunto de ellos. Sólo quisiera saber de cada uno de ellos, incluso de muchos amigos queridos que han firmado esos manifiestos, qué es lo que buscan, en qué creen que nos están haciendo avanzar, aparte de manifestar su muy legítima repugnancia por nuestros repugnantes partidos y por nuestro repugnante y anémico sistema democrático. Si no tenemos algo mejor, es por una culpa que todos deberemos compartir. Y si queremos mejorar lo que tenemos, creo que el mejor camino, como se dice en los manifiestos, es discutirlo entre todos. El problema es que en este país nadie quiere discutir y menos aprobar por consenso. La derecha, ya lo sabemos, sólo sabe imponer y, en cuestiones de gobierno, sólo sabe gobernar mediante la fuerza.

Esos trabajadores...



La llama

Rafael Pérez Gay

Mentiría si digo que lo recuerdo nítidamente, pero si hago un esfuerzo y entro al corredor de la memoria, en el patio de la escuela primaria los alumnos comíamos chatarra a manos llenas y no todos éramos gordos. O la comida basura cambió o los mexicanos se transformaron en suecos y perdieron la capacidad para procesar la harina blanca. Los funcionarios de salud han dado la voz de alarma, las autoridades educativas se devanan los sesos: el porcentaje de gordos se ha vuelto incontrolable. Ya lo veo venir, borrarán de la faz de la tierra mexicana el chamoy Miguelito. Fue un milagro, o una mutación genética, la que evitó que no tuviéramos úlcera a los ocho años.

Baratísimo además. Los chicharrones Cazares eran un poco más caros y ciertamente adictivos. Hernández escupía dentro de la bolsa para que nadie le pidiera de sus chicharrones. Pinche Hernández.

Mi padre colaboró de forma definitiva a la cultura de la chatarra. A las siete de la mañana me llevaba a la escuela. En el camino nos deteníamos frente al puesto de jugos de naranja, un mostrador de madera con un mantel de plástico al que el juguero le pasaba, cada dos o tres minutos, un trapo que debió concentrar todas las enfermedades gastrointestinales conocidas. Sé que no me lo van a creer, pero el juguero nos fiaba. No quiero manchar la memoria de mi padre, pero alguna vez entramos en suspensión de pagos. Entonces cambiamos de juguero. Un jugo grande. Estoy seguro que esa bomba en el estómago vacío le parecía a mi papá un sinónimo de salud. Una cuadra adelante, en un estanquillo, dos pituchos, así les decía mi padre a los Gansitos Marinela. Desayuné jugo y pastel durante toda la escuela primaria. Luego, un peso de plata para el recreo. Me angustiaba la idea de que mi papá me abandonara. Un hombre cansado y sin dinero empezaba el día contra la corriente. Me parece que esto ya lo conté en otra página. No lo voy a repetir.

Nunca desayuné en casa. A mi madre nadie la sacaba de la cama antes de las nueve de la mañana, sólo un sismo superior a los seis grados en la escala de Richter podía expulsarla de entre las cobijas antes de la hora en que había terminado el Noticiero Nescafé (¿así se llamaba?) con Zabludovsky y empezaba la gimnasia del profesor Villanowel y Evelyn Lapuente. No sé si ella me gustaba. Los que tengan edad sabrán de qué hablo. Pero me estoy desviando, volvamos a la nutrición.

Mis compañeros llevaban una torta en bolsa de plástico. Mi madre nunca me mandó con torta, sólo me mandaba repleto de consejos terribles. Ten cuidado en el baño, hay mucho piojo no te los vayan a pegar, a veces los maestros quieren tocar a los alumnos a cambio de dulces o algo, un adulto no puede tocar a un niño, eso es lo peor. Me acercaba a la puerta de la escuela aterrado, pero la verdad nunca tuve problemas en el baño, ni piojos, ni adulto alguno intento el abuso sexual conmigo.

Un día descubrí una pequeña llama depresiva dentro de mí, como un piloto encendido. Nunca se apagó, ni se convirtió en fuego. Aprendí a tratar con esa llama. Años después supe que lo que sentía en el recreo era precisamente esa llama. Las peores tortas eran las de huevo frío, ni de chiste se me ocurría pedir una mordida. Las más envidiadas, de jamón y queso, pero contados amigos llevaban esa joya en su mochila. Las de cajeta y mermelada eran las más comunes y, desde luego, las de queso de puerco. En este momento empiezo a sentirme como Juan de Dios Peza, el poeta del hogar. Durante el descanso invertía mi peso de la mejor manera: dos sobres de Miguelito, chicharrones Cazares, un refresco Barrilito, una paleta Mimí y un cucurucho de galletas de bombón. Si esto no es comida chatarra, no sé qué pueda serlo. Toda la escuela, incluyendo a los maestros, comía estos alimentos y el patio no estaba lleno de gordos. Por cierto, a la salida buscábamos al chicharronero, me compraba con los remanentes del peso uno grande con muchísimo chile líquido de ése que mancha para siempre la ropa. A los pobres niños de la actualidad les van a vender en sus cooperativas apio, cien gramos de granola, un yogurt y un jugo de nopal.

Muchos años después de ese patio que ha vuelto como una ráfaga, un adulto con hijos le dijo a mi madre, que nunca en su larga vida pesó más de 52 kilos:

–Mamá, estoy engordando.

–Deja de comer –me respondió.

Hernández escupía en sus chicharrones. Pinche Hernández.

Ebrard y el narco

Jorge Carrasco Araizaga

El Distrito Federal no ha sido ajeno a la presencia de narcotraficantes. Por años, ha sido lugar de encuentro, de negocios, de paso o refugio de grupos dedicados a la delincuencia organizada.

Hace más de una década se consolidó como un mercado de consumo y distribución de drogas, en un acuerdo tácito entre las distintas organizaciones para surtir a la capital del país sin generar mayores conflictos entre ellas con el propósito de asegurar sus ingresos.

Como en el resto del país, han contado con la protección de autoridades y elementos de corporaciones federales y policías locales. Los primeros han permitido el ingreso de la droga y los segundos garantizan su venta en las numerosas “tienditas” establecidas en cientos de casas de la capital, en restaurantes, bares, puestos ambulantes y cualquier zona controlada por narcomenudistas. No hay delegación política exenta.

En la protección también participan autoridades delegacionales, quienes tienen la información de primera mano sobre los lugares de venta y distribución de drogas.

Ese “equilibrio mafioso” entre los propios cárteles y con las autoridades de los distintos niveles de gobierno parece haberse roto.

El pasado 11 de marzo, en el Eje 1 Norte, a la altura de la colonia Moctezuma, delegación Venustiano Carranza, apareció una manta que anunció la llegada de Los Zetas al Distrito Federal.

“Venimos por la plaza, la tierra no es de quien la trabaja, sino de nosotros, venimos por las chivas, aquí no queremos ratas”, decía la manta firmada por el cártel que tiene fuerte presencia en estados del país, particularmente del Golfo.

La manta atribuida a Los Zetas parecería una respuesta al establecimiento de La Familia Michoacana en el Valle de México. Enfrentados en la región centro del país, en especial en Michoacán y El Bajío, esos grupos aparentemente estarían dispuestos a hacer del Distrito Federal un campo más de su enfrentamiento, aunque desde 2007 hay muestras violentas de su presencia en los alrededores de la capital.

Una confrontación entre cárteles en el Distrito Federal sería potencialmente más dañina que la que ocurre en el resto del país. Para empezar, porque el número de víctimas podría ser mayor en caso de que los choques ocurrieran en zonas concurridas, como ha pasado en Michoacán, Sinaloa, Tamaulipas, Coahuila y muchos otros lugares.

Los efectos en la población serían devastadores, como ha ocurrido en todos aquellos lugares donde se ha impuesto el miedo y el silencio.

En segundo lugar, sería la coronación de la escalada de violencia desatada por la “estrategia” de Felipe Calderón. Llegar a la capital del país representaría la consumación del desafío al Estado, pues prácticamente se colocarían frente a los poderes políticos y económicos del país. Más aún, frente al Ejército.

Ya lo hicieron en Nuevo León y el Estado de México, las economías más importantes del país después de la capital.

El jefe de Gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrard, no puede asumir la misma actitud de muchos gobernadores que se han entregado a la Federación al ver su territorio encendido por la violencia, con el argumento de que es un asunto federal.

Ebrard fue jefe de la policía local, cuenta con sofisticados sistemas de inteligencia y sabe la inestabilidad política que generaría en la capital una guerra entre narcos en el territorio capitalino.

Si los cárteles aplicaran en el Distrito Federal el mismo método que han usado en el interior del país, cualquier grupo que se quisiera establecer violentamente lo primero que haría es ir en contra de los policías colaboradores del grupo contrario. Esa lógica explica el asesinato de tantos uniformados estatales y municipales en todo el país.

Ebrard sabe qué elementos de sus policías –Auxiliar, de Seguridad Pública, Bancaria y Judicial– están y han estado involucrados con el narco. Dejar las cosas a la inercia de la violencia, lo haría también responsable de los efectos negativos del narcotráfico para la capital.

Nuevo León arde

Luciano Campos Garza (Apro)

La intervención de elementos del Ejército y la Marina en Nuevo León ha derivado en la detención de un alto número de funcionarios y elementos policiacos, estatales y municipales, vinculados al crimen organizado. Con todo, la violencia no para. En tan sólo dos semanas ha dejado decenas de muertos y caos y temor en Monterrey, donde los sicarios no se detienen para bloquear carreteras y avenidas…

En sus primeros cinco meses de gestión, el gobernador priista Rodrigo Medina de la Cruz no sólo ha visto cómo la seguridad pública se le escapa de las manos –con decenas de enfrentamientos, ejecuciones y hasta narcobloqueos de carreteras y avenidas–, sino también cómo fuerzas federales detienen a numerosos funcionarios y policías relacionados con el narcotráfico, en un ambiente de violencia y caos que inclusive motiva recomendaciones consulares para que los viajeros estadunidenses no expongan sus vidas.

Ante las balaceras y confrontaciones de los últimos días, el cónsul de Estados Unidos en esta ciudad, Bruce Williamson, hizo un llamado a sus connacionales a evitar el tránsito por carreteras como las que conectan con China y Cerralvo, así como a adoptar una larga lista de precauciones, como la de que familiares del personal del consulado retornen a su país.

A su vez, el actual secretario de Seguridad Pública, Luis Carlos Treviño Berchelman, y el procurador del estado, Alejandro Garza Garza, quienes en el sexenio pasado –bajo las órdenes de Natividad González Parás, padrino político del actual gobernador– presumían de haber cesado a centenares de miembros de corporaciones policiacas relacionados con el narcotráfico, ahora se ven exhibidos por los elementos de la Secretaría de Marina y del Ejército que realizan numerosas redadas y detenciones de funcionarios y policías involucrados con el crimen organizado desde la pasada administración estatal.

Así, el pasado 10 de marzo por la madrugada, tres escoltas del exregidor priista de Apodaca Jesús Manuel Santiago Ordaz, quienes viajaban en un coche Honda con reporte de robo, se enfrentaron a miembros del Ejército, y uno de ellos, Rogelio Sánchez Aldaba, fue acribillado. El exregidor y otros dos escoltas descendieron del auto sin oponer resistencia. A cada uno se le decomisó un arma corta y se les encontró droga.

Esa misma noche, en la carretera Monterrey-Reynosa, en el municipio de China, unos 40 integrantes del crimen organizado que se desplazaban en más de 10 camionetas se enfrentaron a balazos con elementos del Ejército. El escenario fue el restaurante Los Ahijados, ubicado a un lado de la carretera. El establecimiento quedó deshecho. Sólo un pistolero resultó muerto, pues los demás huyeron a pie o en coches.

Al día siguiente al mediodía, elementos de la Secretaría de Marina - Armada de México ingresaron al estacionamiento del Palacio Municipal de Monterrey, ubicado en la Macroplaza. Ahí, en presencia de decenas de personas, detuvieron a Rogelio Ángel González Heredia, encargado de Inspección y Vigilancia del ayuntamiento, es decir, del rubro de Alcoholes.

Junto con el funcionario municipal fueron arrestadas otras cuatro personas, que resultaron ser policías municipales vestidos de civil en funciones de escoltas.

Aunque el alcalde Fernando Larrazábal dijo públicamente que desconocía los motivos de la detención, la Secretaría de Marina informó en el comunicado 049/10, difundido en la Ciudad de México, que González Heredia hacía trabajo a favor de Los Zetas mediante la extorsión a bares y centros nocturnos en Nuevo león y otros estados.

A raíz de dicha aprehensión, el alcalde Larrazábal determinó cesar a los 47 integrantes del Departamento de Alcoholes. Anunció que serían indemnizados conforme a la ley y que su labor sería provisionalmente cubierta por inspectores de Comercio y Espectáculos.

Marcha SME "por paz y justicia"

Firmes en la demanda de recontratación, los electricistas marcharon desde el Ángel de la Independencia. Su líder, Martín Esparza, dijo que no hay ninguna orden de captura en su contra, que el rumor es parte de una 'guerra sicológica'.

La Jornada


Minutos antes de las 14:00 horas arribaron al Hemiciclo a Juárez los casi dos mil 500 integrantes del Sindicato Mexicano de Electricistas (SME) que participaron en la denominada “Marcha por la Paz y la Justicia”.

Reportes de la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal (SSPDF) indican que la circulación ya se encuentra normalizada, tanto en Paseo de la Reforma como en avenida Juárez, por las cuales los manifestantes caminaron minutos antes.

La movilización partió después del mediodía del Ángel de la Independencia, y avanzó sobre carriles centrales de Paseo de la Reforma y luego tomó por Avenida Juárez.

En el Hemiciclo a Juárez, los integrantes del SME efectuaron un mitin contra el decreto de extinción de la compañía de Luz y Fuerza del Centro (LFC) y se retiraron.

La SSPDF señaló, según un despacho de Notimex, que la movilización transcurrió en calma y no se reportaron incidentes de consideración.

De su lado, el dirigente del SME, Martín Esparza, aseguró que hasta la tarde de hoy no había ninguna orden de aprehensión en su contra en juzgados del Distrito Federal y adjudicó estas acciones a una "guerra psicológica" del gobierno en contra de los electricistas. Por lo pronto, dijo, ya solicitaron el amparo.

"Lo tengo en mi poder, lo andamos cargando", dijo durante la Marcha por la Paz para exigir el "cese de la represión".

La medida contra Esparza es por presuntamente usar una factura apócrifa.

(Con información de Fabiola Martínez)

¡Gana USD con Neobux, prueba la nueva sección de ENCUESTAS!