GANA BITCOINS RAPIDO Y FACIL

sábado, marzo 13, 2010

Ciclo de Película en RMX: La ley de herodes (México - 2000)

RMX

La ley de Herodes es una película mexicana de 1999 dirigida por Luis Estrada. Se trata de una comedia satírica sobre la corrupción política en México durante el largo mandato del Partido Revolucionario Institucional.

Argumento:

Los habitantes de la localidad mexicana de San Pedro de los Saguaros decapitan de un machetazo a su alcalde cuando trataba de huir del pueblo con el dinero de las arcas municipales.

El Gobernador López decide nombrar a Juan Vargas, encargado de un basurero y antiguo militante del P.R.I., como nuevo alcalde hasta las próximas elecciones.

Vargas afronta su misión con las mejores intenciones hasta que poco a poco, va descubriendo los beneficios del poder y la corrupción.

Se transforma así en un tirano capaz de todo, incluso de recurrir al crimen, para perpetuarse en el puesto.





























Pactos vergonzantes

Jesusa Cervantes

La verdad es un arma tan poderosa que asusta a los políticos y les cancela el poder de la manipulación, la posibilidad de hacer acuerdos en lo oscuro y, sobre todo, actuar para su beneficio y no para quienes dicen servir: los ciudadanos.

Y como prueba de lo anterior, sólo basta echar un vistazo al intercambio de acusaciones, señalamientos, pero sobre todo de revelaciones y confesiones evidenciadas durante las sesiones de los pasados 9 y 10 de marzo en la Cámara de Diputados.

Las palabras asustaron a más de un político y en ellas se escudaron para optar después por el silencio, para demandar tregua y cancelar el debate.

De uno y otro lado, el PRI y el PAN --sumándose algunos perredistas-- aceptaron públicamente verdades (hasta esta semana) confesables sólo en privado; en otros casos se indignaron porque (algunos) de sus actos fueron puestos a la vista de todos los mexicanos.

Por ejemplo, los priistas aceptaron que para ellos Felipe Calderón Hinojosa no ganó las elecciones del 2006, pero que juntos llegaron a un acuerdo para darle legitimidad y facilitarle su entrada al Congreso de la Unión.

Un hecho expuesto desde la máxima tribuna de la nación, el mismo lugar desde donde se pretendió hacer realidad una ficción: que Felipe Calderón ganó probadamente las elecciones presidenciales.

Los mismos priistas remacharon así: “Lo que mal empieza, mal acaba”. A partir de ahí, la verdad confesa desde tribuna, de que para ellos, los priistas, las elecciones no fueron claras y por lo tanto nunca tuvieron la certeza de que Calderón hubiera ganado la Presidencia de la República, pero que gracias a un pacto en lo oscuro entre PRI y PAN pudo el michoacano entrar a San Lázaro cubierto por una simulación.

Otro dato más, revelado al calor del malestar por haber sido desnudados entre sí y ante la vista de toda la ciudadanía, fue el haber negociado el aumento de impuestos en contra de la población.

Todo para supuestamente “evitar una crisis o salvar al país”, cuando en realidad fue allanar el camino a un político que pretende ser el candidato presidencial del 2012: el gobernador mexiquense Enrique Peña Nieto.

Esta verdad, revelada por quienes se sintieron traicionados (el PAN), mas no porque hayan sentido la urgente necesidad de redimirse ante la ciudadanía que afectaron y afectan y dar marcha atrás a los impuestos, generó indignación entre los diputados del PRI, los que iracundos respondieron provocando la incontinencia verbal de los panistas.

Y aquí, nuevamente una verdad (el indignante trueque) provocó que los panistas se hicieran eco de lo que algunos mexicanos ponen en tela de juicio sobre las reales razones de la súbita muerte de la esposa del gobernador del Estado de México, Mónica Pretelini, y acusaron, los panistas, desde la máxima tribuna de la nación, a Enrique Peña Nieto de haberla asesinado.

Cuando la diputada panista por el Estado de México, María Elena Pérez de Tejada, soltó el que se indagara a todos los que han cometido un delito, “incluso el gobernador, que no lo digo yo, lo dicen muchos medios, de que está acusado de haber matado a su mujer”, provocó que los priistas empezaron a retorcerse en sus curules.

Las palabras los hirieron en lo más hondo de su militancia priista, pues en ese momento se estaba acusando al PRI de pretender colocar en la silla presidencial a un presunto asesino, según la pública denuncia panista.

Las palabras fueron certeras y generaron temor en la bancada del PRI.

Mientras que en el PAN las revelaciones (de establecer acuerdos indignos como consumar no alianzas a cambio de impuestos o pactar con el PRI para que se legitimara a Felipe Calderón) sólo acrecentaron y reeditaron su temor por la forma en como pudiera reaccionar la ciudadanía.

Y si de un lado estuvieron PAN y PRI desnudándose mutuamente, del otro, uno de los invitados al debate, el PT, aprovechó e hizo también revelaciones. Dijo que César Nava, el diputado y aún presidente nacional del PAN, acudió a ellos como mensajero de Los Pinos para ofrecerles dinero, posiciones gubernamentales y respaldo en sus programas sociales, a cambio de que reconocieran a Felipe Calderón como el presidente de México.

Por primera ocasión, la verdad en materia política se exponía en la tribuna de la Cámara de Diputados, donde siempre debió estar. Por vez primera la ciudadanía se estaba enterando, en propia voz de los involucrados, de los pactos vergonzantes que de manera cotidiana establecen los políticos.

Priistas y panistas, incluyendo a Felipe Calderón Hinojosa, reaccionaron.

Por esa razón, de uno y otro lado hicieron llamados a la mesura, se dieron golpes de pecho por “el bajo nivel” del debate parlamentario y se comprometieron a regresar al diálogo, al ambiente cordial, en una frase: a la simulación.

Y es que la simulación les resulta a los políticos, que ostentan y comparten el poder con sus cómplices, más cómoda y manejable.

La mentira, la omisión, la ausencia de transparencia resultan para los políticos baluartes que no quieren perder; de lo contrario, hablar con la verdad, decir con todas su letras los acuerdos a los que llegan, les impediría seguir manejando a su antojo los destinos de más de cien millones de mexicanos.

La ignorancia es un haber en la política mexicana, necesaria para mantenerse en el poder. De ahí que Calderón, César Nava, Beatriz Paredes o Manlio Fabio Beltrones prefieran darle “vuelta a la página”, “dejar atrás el debate sobre los agravios y el reparto de culpas”.

Sin embargo, será difícil que lo puedan hacer, porque un rumor que se puede convertir en verdad, derivado de todo este ignominioso episodio, no deja dormir a algunos, como por ejemplo al diputado Luis Videgaray, legislador por el Estado de México, presidente de la Comisión de Presupuesto y uno de los delfines de Enrique Peña Nieto para sucederlo en la gubernatura.

Los panistas soltaron ya el rumor de que César Nava cuenta con grabaciones donde una de las voces que se escucha es la del diputado mexiquense. La versión que han soltado es que ahí puede estar la prueba plena de la negociación que tanto niegan los priistas.

Otra verdad aún no revelada y motivo por el que es preferible para algunos priistas cerrar el debate, es quién obligó a Beatriz Paredes a firmar ese convenio, quién está detrás de toda esta maquinación y cuál fue su objetivo.

Por lo pronto, lo que parecer ser cierto es que en todo este episodio hay alguien que, ante la amenaza de hacer público el convenio, obligó al principal afectado --Enrique Peña Nieto--, a decir la verdad y al PAN a ahogarse en su propio lodo.

Ese alguien se llama Manlio Fabio Beltrones, y la verdad que todavía queda pendiente por revelar es quién estuvo y está detrás del senador sonorense, el mismo que, al parecer, pretende ahora deshacerse del candidato televiso.

Noticias MVS del 12 de marzo con Carmen Aristegui



EUA denuncia abusos de los Derechos Humanos por parte del Ejercito y la policia. Sigue la violencia en Ciudad Juarez. Disculpas de Diputados. Primeras bodas Gay en el DF. Inicia gobierno de Pinera en medio de sismos. Toma de poder de Pinera. Entrevista Chepina Peralta acerca de la obesidad.



Noticias MVS con Carmen Aristegui


Muerte y opacidad

Teodoro Rentería Arróyave

Por los hechos nunca antes registrados en nuestro país: de que 8 periodistas hayan sido secuestrados en una sola ciudad, la fronteriza de Reynosa, Tamaulipas, en un periodo de 14 días -uno fue muerto, dos más fueron liberados y cinco permanecen desaparecidos-, y la Suprema Corte de Justicia de la Nación, a espaldas del pueblo, apoye la opacidad en la Procuraduría General de la República en materia de derechos humanos, resulta de especial relevancia el encuentro de la legisladora María Yolanda Valencia Vales, Presidenta de la Comisión Especial de Seguimiento a los Atentados a Periodistas y Medios de Comunicación de la Cámara de Diputados con el gremio organizado.

Medios estadounidenses difundieron los hechos, sin que hasta el momento fuentes mexicanas confirmaran la alarmante información. Sólo se sabe que 8 periodistas mexicanos fueron secuestrados en Reynosa, Tamaulipas por bandas de narcotraficantes, dos de los cuales ya fueron liberados y uno más murió a causa de las torturas que recibió, los otros cuatro permanecen desaparecidos.

La “suprema” vuelve a las andadas al decidir “cerrar” los expedientes de la Procuraduría General de la República y con ello vulnerar los derechos humanos y avalar el estado de opacidad en el que vive la dependencia. Así es, la Suprema Corte de Justicia de la Nación validó los cambios legales que permiten a la PGR limitar la entrega de información que le requiera la Comisión Nacional de Derechos Humanos, CNDH, aunque se presuma violación de funcionarios en ese sentido.

De “hechos graves y sin precedentes en el hemisferio occidental” calificaron los medios extranjeros el multiplagio de comunicadores y explican que sus fuentes se abstuvieron de dar los nombres de las víctimas o denunciar su desaparición ante las autoridades, por temor a sufrir represalias y poner en peligro la vida de los cautivos.

Lo único que se sabe es el nombre del colega asesinado, Jorge Rábago Valdez de 49 años de edad, quien se desempeñaba como reportero del grupo radiofónico Radio Rey y de Reporteros en Red, quien fue plagiado el 19 de febrero tras salir de una fiesta, y posteriormente, el 1 de marzo, liberado y abandonado por los criminales en una carretera de Matamoros, Tamaulipas. Ingresó a un hospital de zona por un supuesto coma diabético, posteriormente se supo que tenía huellas de tortura y que fue amordazado. Falleció en el nosocomio.

De los otros dos periodistas secuestrados y finalmente puestos en libertad en Reynosa con heridas sólo se saben que pertenecen al Grupo Milenio.

En votación dividida, siete de los 11 ministros declararon válida la modificación al artículo 5 de la Ley Orgánica de la Procuraduría, que señala que sólo proporcionará información a la CNDH cuando “no ponga en riesgo investigaciones en curso o la seguridad de personas”, es decir a discreción de la dependencia del Ejecutivo federal. Entre los togados que traicionaron así al pueblo se cuentan a los dos de nuevo ingreso: Arturo Zaldívar y Luis María Aguilar,

Estamos de acuerdo con el ombudsman nacional Raúl Plascencia Villanueva cuando afirma que la Suprema levantó una barrera en contra de la sociedad en materia de acceso pleno a la justicia al fallar en favor de la PGR, al permitir que pueda limitar la entrega de información a la CNDH puesto que “se limita la posibilidad de transparencia, de apertura, de justicia de cara a la sociedad, pues representa un serio retroceso y una seria limitación al ejercicio de las libertades”.

Los focos de alarma deben de ser encendidos con la negación de la información, en el primer caso por el temor a la represalias, es decir, la batalla la están ganando los que tienen el objetivo común de vulnerar o mejor dicho cancelar las libertades de prensa y expresión y muchos más grave que el máximo tribunal de la nación avale la opacidad sobre todo en esa materia. Afortunadamente contamos con dos aliados estratégicos: las mencionadas comisiones, la Especial de la Cámara de Diputados y la Nacional de los Derechos Humanos.

Otro más



Más allá de las mezquindades

Gerardo Fernández Casanova

“Que el fraude electoral jamás se olvide”


Parece que a los mexicanos nos está resultando difícil y caro el intento de vivir la democracia. De escándalo en escándalo, la población se desencanta. La puesta en claro de las formas manidas de hacer política de los que se dicen políticos, que son capaces de transar hasta a la madre que los parió con tal de mantenerse pegados a la ubre del poder, ya dejó de ser noticia para convertirse en costumbre y caracterizar a la vil grilla, que no a la verdadera actividad política.

El pleito entre priístas y panistas por los acuerdos que intercambian apoyos legislativos por civilidad en la competencia electoral sería irrelevante, de no ser porque, de un lado, significó el apoyo priísta a los aumentos impositivos y, del otro, el respeto panista a los cacicazgos locales del tricolor; ambos compromisos lesivos al interés de la sociedad. Unos y otros se acusan de mentirosos y mezquinos y a los dos les asiste la razón; también se acusan de incumplir los compromisos, no por un alarde de honor a la palabra empeñada (o, simplemente, empeñanietizada) sino por el riesgo en que colocan a sus intereses protegidos. Al centro del lodazal y haciendo como que chifla en la loma, el espurio echa leña al fuego con su ineptitud y mayor mezquindad. Finge ignorancia y confirma estulticia, porque no gobierna ni a sus subalternos y por romper con el único hilo que lo sostiene. Hoy hasta los priístas le gritan llamándolo espurio y confiesan su connivencia con el fraude electoral. El escenario es tal que, en cualquier país respetable, implicaría la caída del gobierno. Parece que nuestra novatez en materia de democracia todavía no alcanza la respetabilidad.

Lo que me parece increíble es que la llamada izquierda moderna se debate en el mismo lodazal, buscando pepenar las migajas que caen del plato de los hoy rijosos. Yo no me puedo explicar, y creo que una buena cantidad de mexicanos tampoco, que se pacten alianzas electorales con uno de los bandidos para destronar al otro. En realidad se trata de un trío de alegres bandidos. Dos son los jefes y el tercero, simple comparsa. Parten de una lectura equivocada: el retorno del PRI es avasallador y, a menos que pactemos para frenarlo, estaremos de nuevo en el régimen autoritario y antidemocrático del siglo pasado. La equivocación estriba en pensar que el PRI regresa porque la gente se decepcionó del PAN; es mucho más que eso, la gente de lo que está decepcionada es de la democracia de mentiritas que nos han querido imponer y, en consecuencia, añoran los viejos tiempos de la democracia tramposa pero eficaz. Mucha culpa tienen quienes, carentes de visión de la historia y no sin la misma dosis de mezquindad, aceptaron los treinta denarios para romper la unidad formada en torno al liderazgo de López Obrador; su pequeña ambición personal les llevó a echar por la borda la única posibilidad de recomponer al país o, por lo menos, a ponerle piedras adicionales en el camino.

Los mexicanos estamos ante una muy clara disyuntiva: o nos gana el cinismo del sálvese quien pueda y le damos reversa a la historia, sea con el PRI o con el PAN, o nos mantenemos en el afán de construir un México nuevo, capaz de generar bienestar y justicia para todos, sin los lastres de una clase política y unas instituciones viciadas de corrupción. No tengo la menor duda, me apunto con esta última y somos muchos, aunque nos quieran borrar. Tampoco tengo la menor duda de que estamos en el mejor momento para lograrlo, mientras que la derecha se solaza en su lodazal a la vista de todo el mundo, la verdadera izquierda comprometida con la transformación de la realidad tiene el campo libre para avanzar y llevar al pueblo al poder.

Las redes ciudadanas que constituyeron el principal soporte de la candidatura de Andrés Manuel López Obrador en el 2006, están vigentes. La movilización popular de resistencia, con distintos temas pero con mismos objetivos, se acrecienta. El sindicalismo independiente convoca a un “paro político” para el próximo 16 de marzo. Los promotores del referéndum de revocación del mandato de Calderón tienen seguidores en todo el país y son cada vez más. Electricistas, mineros y maestros mantienen sus respectivas movilizaciones y las interconectan. Andrés Manuel no descansa en su tarea de organizar a la sociedad desde abajo y cuenta con más de dos millones de activistas comprometidos. La gente está más informada, además de LA JORNADA, POR ESTO y REGENERACIÓN, la Internet hace circular la información entre los grupos en movimiento. Mientras la derecha se rasga las vestiduras para tratar de sostener un sistema político y económico caduco y perverso, los comités del Proyecto Alternativo de Nación preparan su versión actualizada para hacerla pública hacia mediados de este año.

Hay proyecto, hay coherencia, hay honestidad valiente y hay liderazgo sólido. ¡Viva México!

Carmen Aristegui: Terremoto en Chile y experiencia de los mexicanos


http://www.youtube.com/watch?v=isPW_c-u3ak


http://www.youtube.com/watch?v=itSLTB5eOE4

Mexicanos repatriados se quejan de la SRE. El escritor Juan Villoro, uno de los repatriados, señaló que la SRE actuó tardíamente pues otros países como Colombia y Brasil ayudaron a salir a sus ciudadanos en los primeros días.



En materia de seguridad



El lavadero

Porfirio Muñoz Ledo

Como escandalosa parodia de un antiguo refrán, ahora la ropa sucia se lava en la Cámara de Diputados. En súbito reventar de vísceras, legisladores sometidos a un silencio complaciente —que habían venido difiriendo el debate político— exhibieron el sesgo patibulario de la clase dirigente y la insondable crisis de legitimidad que sufre el país.

Hube de exigir con energía que cese la degradación pública. No pude menos que recordar el espléndido relato, “Radiografía de un instante”, que narra la intentona del coronel Tejero en las Cortes españolas y sugerir que estamos realizando el sueño de los poderes fácticos: el desprestigio absoluto de la representación política y parecemos empeñarnos en cancelar la vía electoral.

La prolija y desbordada discusión será recogida por la historia. Entre confesiones a medias y mentiras completas emergió una gran verdad, hasta hoy celosamente resguardada: que por supuestas razones de “estabilidad” y evidentes conveniencias mutuas, el PRI y el PAN se coludieron en 2006 para convalidar elecciones fraudulentas y “sentar en la silla” a quien no había ganado en las urnas.

La devolución del favor recibido en 1988 nos ha colocado de nuevo al margen de la ley. Mal podríamos demandar la vigencia del estado de derecho si el poder público se ha erigido mediante violación constitucional. Por elemental congruencia deberíamos sacar las conclusiones de lo revelado: la reparación del daño mediante la derogación, tanto de los impuestos convenidos como la del impuesto en Los Pinos. La restauración también de la compañía de Luz y de la huelga minera.

De pactos y entrevistas secretas está pavimentada la falsificación del sufragio y la decadencia política. No había sin embargo ocurrido que se hicieran por escrito, imitando torpemente la consagración jurídica de las uniones libres. En el caso es infantilismo y —esperemos— autodescalificación electoral. Es también constancia de ilegalidad que debiera ser investigada por la autoridad competente.

Sería menester reconstruir la moral de la nación. En cualquier democracia habría motivos de sobra para que cayera un gobierno. Si aún no se legisla sobre la revocación del mandato están abiertos los caminos del juicio político y de la renuncia por causa de fuerza mayor. La Constitución prevé en esos supuestos la instauración —por mayoría de dos tercios— de un Ejecutivo de unidad nacional.

Si los acuerdos y cochupos se tejieron en aras de la gobernabilidad, ésta se ha quebrado por la ruptura de la “pecaminosa” alianza. En la circunstancia, el gobierno carece del oscuro respaldo que le otorgaba vida artificial. Pero si las partes optaran por olvidar la injuria y volver al amasiato, el agravio a los ciudadanos sería mayor. No es posible demandar obediencia desde el descaro y la violación del orden legal.

México no tiene por qué padecer más el desgobierno que lo ha lanzado por la pendiente del precipicio económico, la violencia institucionalizada, la pérdida de la esperanza y la disolución de la identidad nacional. Aplazar el rescate del país hasta el 2012 sería suicida. Nada hace pensar que lo resistiríamos. Asomó además la amenaza expresa de mantener el secuestro de la autoridad y contrariar otra vez la voluntad popular.

La reforma política propuesta ha perecido por descrédito antes de nacer: sus motivaciones verdaderas y ridículos alcances están a la vista. De igual modo, los procedimientos antidemocráticos, cupulares y tramposos por los que sería adoptada. Resultaría un engendro —fruto de la violación— aún más deforme que el bebé de Rosemary.

La cita es hoy: en 2010. La digna celebración que aguardan nuestros festejos centenarios. A despecho de los dirigentes que lo han engañado, el Congreso —en tanto depósito último de una legitimidad vulnerada— debiera recuperar su tarea histórica: ejercer los atributos de la soberanía y desencadenar un proceso constituyente para la salvación de la República.

Diputado federal (PT)

¿Qué ayudemos a resolver la inseguridad y la pobreza?

Álvaro Cepeda Neri

Dejó el inquilino de Los Pinos, que en lugar de por la vía de la alternancia y la transición para más y mejor democracia entreverada de republicanismo, tomaron casi por asalto los panistas para intentar, por enésima vez (si consultamos en las páginas de nuestra historia), imponen su credo religioso, impedir que las mujeres tengan sus plenos derechos (uno de ellos: el de su libertad para decidir sobre sus embarazos); oponerse al reconocimiento de todas las variedades sexuales (los desgobernadores panistas han interpuesto una controversia constitucional para irse sobre los matrimonios homosexuales vigentes sólo en la capital del país) y para seguir embistiendo con sus prejuicios las conquistas que han de permitir ampliar y enriquecer la tolerancia religiosa, política y social para ponernos a tono con las modernizaciones racionales de la humanidad.

Esos panistas tienen, en su ocaso presidencial al señor Calderón como portavoz (y en el secretario de Gobernación al mayor truculento con sus aparentes poses de víctima y de haber dizque renunciado a su militancia panista) y ya que dejó pasar tres años sin hacer nada y todo lo hicieron, en la oposición, los demás partidos representados en el Congreso, se ha estado dedicando a un activismo estéril, como el que está llevando demagógicamente en Chihuahua, la entidad con homicidios diarios, cuando lo debió hacer desde entonces. Busca posicionarse para dejar sucesor o para aprovechar el golpismo militar encubierto con el combate ineficaz a los paramilitares, sicarios del narcotráfico y demás delincuencias que le llevan la delantera a los soldados y policías.

Nos ha salido con que los mexicanos debemos ayudar a combatir la inseguridad que ya se apoderó del país y ayudar a resolver la pobreza masiva que ha capturado a millones de mexicanos. Nos propone el fin, la finalidad, pero olvida el cómo, los medios para colaborar en solucionar ambos problemas. Contra los matones al servicio de los narcos y el comercio de las drogas, estamos indefensos, salvo que nos den de alta como militares. Y nadie puede denunciar esas actividades, porque las venganzas contra quienes se atrevan a eso son más rápidas que la protección policiaca. Contra la pobreza no tenemos los mexicanos, el grueso de estos, ya de por sí sobreviviendo en el maldito desempleo, la escasez de dinero, los bajísimos salarios y que apenas si a unos les alcanza para mal consumir. Somos más de 90 millones de mexicanos aplastados por la mala política calderonista para fomentar las inversiones privadas y, por la corrupción panista, con un mínimo gasto social en obras y actividades que generen empleo. Calderón y su grupo azul, los panuchos, no han servido ni para hacerla de policías y por eso la inseguridad agobia a la Nación. No tenemos manera de participar en esas dos invitaciones. Estamos desamparados en todo, ya que el foxismo y el calderonismo echaron todo a perder. El país clama por nuevos dirigentes en la presidencia y por eso ya se escuchan voces pidiendo a Calderón su renuncia.

La coronela



Viaje



Suicida