GANA BITCOINS RAPIDO Y FACIL

domingo, octubre 31, 2010

El ajedrecista

Raymundo Riva Palacio / Estrictamente Personal

Si hubiera sido una partida de ajedrez la que libró en Madrid hace unos días, Alonso Lujambio habría movido en el segundo movimiento a su alfil para amenazar al rey de Enrique Peña Nieto. Ahí lo acusó de rehuir al debate abierto, de dialogar sólo en spots y no deliberar, de encerrarse en lo que pueda pagar sin arriesgar un solo pelo. La intención fue provocarlo. El alfil pretendía descolocar su defensa, ponerlo nervioso, que empezara a mover sus piezas para ir sobre de él, hacia el jaque mate.

¿Provocación? Por supuesto, respondió Lujambio, quien arremetió contra el gobernador del estado de México porque canceló su participación en un foro donde debatirían. “Hay que decirle las cosas”, agregó. “Basta de protección. Tiene que responder y cuando empiece a hablar, lo vamos a acabar”.

Amenazante, Lujambio ya no hablaba como secretario de Educación, sino como un político metido de lleno a la lucha electoral. Antes de Madrid se le veía como un lejano aspirante a la candidatura panista a la Presidencia de 2012, detrás del favorito, el secretario de Hacienda Ernesto Cordero, y del caballo negro, el secretario de Desarrollo Socia Heribert Félix. Pero el primero, no da color público, mientras que el segundo ya se integró al grupo de secretarios de Estado más clandestinos que el EPR.

En Madrid, Lujambio se renovó y volvió a volar. No se le escuchaba un discurso político tan articulado desde que en noviembre pasado habló en el ITAM en el homenaje al ex rector Javier Beristáin, que estaba próximo a morir. Fue el ponente que sorprendió al público por su profundidad y alcance, superior a otro anterior alumno de Beristáin, quien también habló, Agustín Carstens, en ese entonces aún secretario de Hacienda.

Lujambio sabe muy poco de educación, cuya inexperiencia y desconocimiento ha demostrado reiteradamente ante la falta de un programa educativo propio –el que mantiene en la SEP es heredado de su antecesora Josefina Vázquez Mota-, en sus continuos desencuentros con los rectores de las universidades mexicanas, y en su relación a trompicones con la maestra Elba Esther Gordillo, presidente vitalicio del magisterio. Pero políticamente no es un improvisado.

Nacido en el seno de una familia conservadora, panista, es viejo amigo de Felipe Calderón, Lujambio cruzó en la última década por los pocos organismos de la transición democrática, el IFAI y el IFE, donde solidificó su relación política con su sinodal, Juan Molinar, y se le recuerda como un funcionario meticuloso.

Lujambio se educó y refinó políticamente bajo la tutela de Juan Linz, el teórico del autoritarismo, quien le dirigió su tesis de maestría en la Universidad de Yale, una de las instituciones del cerrado círculo de las Ivy League. La influencia de Linz en el pensamiento político de Lujambio es permanente, y en las condiciones actuales por las que atraviesa México, donde hay un debate sobre si el régimen presidencialista debe caminar hacia el parlamentarismo, es el mejor equipado dentro del gobierno calderonista, para discutirlo.

Su maestro, que inició la discusión en 1987, terminó inclinándose por el parlamentarismo, pero Lujambio pareció apuntar al fortalecimiento del régimen presidencialista. En Madrid sostuvo una elegante escaramuza con el ex consejero presidente del IFE, José Woldenberg, y desmenuzó la reforma política propuesta por el Presidente, de la cual es uno de los autores intelectuales, y refutó humor preguntas ingeniosas sobre el futuro del voto nulo y candidatos independientes.

A Lujambio no lo conocían muchos en el foro, y los dejó sorprendidos. En México se le respeta como teórico, pero no como secretario de Educación. Últimamente ha tenido que cargar con el lastre de la organización de los festejos del Bicentenario, y pagado el costo político de un despilfarro –que él no lo considera de esa forma, pero abrió al mismo tiempo auditorías- que le heredó su amiga, la ex jefa de Oficina de la Presidencia, Patricia Flores.

El Lujambio de Madrid, en términos del equipaje político y académico que tiene, no es diferente. Lo que sí ha cambiado significativamente desde que su carrera política comenzó a tener una nueva dirección y altura, es su comportamiento público, que pasa por su imagen personal. Se fueron las gafas y cambió aquellos trajes, entre académico y burócrata, por finos cortes hoy en día.

Para ser hay que parecer, es cierto, pero a veces se le pasa la mano a Lujambio y camina un poco fingido, con el pecho siempre erguido y la mirada alta, sin ver nunca para abajo. Esa sensación de lejanía, que veces parece déspota, no corresponde realmente a su trato ordinario, donde es relajado y amable, a veces hasta simpático.

En el establo de Calderón empieza a figurar por comportamiento en público. El secretario Félix lleva mucho tiempo perdido escondido, y cuando sale nadie lo conoce. El secretario Cordero, uno de los funcionarios más afables y humanos que se recuerdan en la administración pública en una generación, es demasiado bonachón e institucional para, cuando menos hasta ahora, crecer.

Lujambio los aventaja en prestancia y oficio político. No significa, por supuesto, que se haya convertido en el delfín de Calderón, o que sus momios hayan subido en las últimas semanas. Pero no va por mal camino. Institucional en lo formal, Lujambio dijo en Madrid, cuando lo presionaron sobre sus aspiraciones presidenciales, que se siente halagado –en ese tipo de respuestas, priistas, perredistas y panistas son uno mismo-, y que esperará los tiempos de su partido –exactamente lo que dicen todos los que quieren ser-. Pero en privado, Lujambio también se cuida.

Es uno de los panistas a quienes convocó el presidente Calderón para decirles que tienen que esperar los tiempos del partido -¿suena familiar?- antes de que arranquen su campaña presidencial. A los secretarios de Estado presentes en la reunión, les dijo que aguardaran y pararan sus motores. Pero advirtió que si alguno quería comenzar en ese momento, que lo hiciera, que la puerta era muy pequeña de entrada, pero muy grande de salida.

Lujambio, como todos los miembros del gabinete convidados a esa sesión para la sucesión presidencial, entendió el mensaje. Lo repitió en Madrid, aunque comenzó la pelea con Peña Nieto. Sabe bien. Si quiere subir en conocimiento nacional que lleve a preferencia electoral del 14% donde se encuentra ahora, no tiene que perder el tiempo con todos sus adversarios, sino con el puntero Peña Nieto, que es al único que le podría quitar puntos si es exitoso, y con el único rival con el cual puede probar, en preferencia electoral, si este secretario tiene alas para volar.

Rescata Ejército a tres familiares de 'El Mayo' Zambada secuestradas

Tía, prima y sobrina del número dos del cártel de Sinaloa fueron plagiadas hace 20 días en Tijuana.

AFP


Tijuana, BC. Soldados liberaron a tres mujeres familiares de Ismael El Mayo Zambada, uno de los líderes del cártel de Sinaloa, en un operativo en la fronteriza Tijuana en el que murió un presunto secuestrador, informó una fuente militar.

"Las tres víctimas son familiares directas de El Mayo Zambada. Las habían secuestrado hace unos 20 días luego de llegar a Tijuana", confirmó la fuente, que pidió permanecer en el anonimato.

Las liberadas son tía, prima y sobrina, esta última menor de edad, del considerado número dos del cártel de Sinaloa, que lidera el narcotraficante más buscado del país, Joaquín El Chapo Guzmán.

El de Sinaloa es uno de los siete cárteles mexicanos a los que se atribuye una ola de violencia en el país que ha dejado más de 28 mil muertos en los últimos casi cuatro años.

El operativo tuvo lugar la tarde del sábado después de que un aviso anónimo alertara de la presencia de hombres armados en una vivienda de Tijuana, limítrofe con San Diego (California).

La Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA) ha ofrecido 5 millones de dólares y la fiscalía mexicana 2.3 millones por información que lleve a la captura de Zambada, de unos 60 años.

San Lázaro, la desvergüenza política

Jesusa Cervantes

Cada vez que el secretario de Comunicaciones y Transportes, Juan Molinar Horcasitas, comparece ante los legisladores federales, más de uno lo acusa de “cínico”, pero lo ocurrido la noche del jueves pasado en la Cámara de Diputados no puede ser más que un gran monumento a la desfachatez, en donde los diputados, quienes hacen las leyes del país, recurrieron a una “chicanada” jurídica para violar la ley.

Tan cínicos han sido varios de lo secretarios de Estado del actual gobierno panista cuando comparecen ante senadores y diputados, como los propios legisladores que ayer, al no llegar a un acuerdo para “agandallarse” espacios en el Instituto Federal Electoral (IFE), como ha ocurrido desde 2003, decidieron no respetar la ley.

De los doce meses del año, la Cámara de Diputados sesiona solamente seis, tiempo más que suficiente para buscar consensos entre los diferentes grupos parlamentarios. Sin embargo, ante la falta de conciencia política de muchos de los legisladores, su desinterés por lo que el país requiere y el centrarse en sus propios beneficios o los de su partido durante los procesos electorales, todo lo dejan para el último momento.

Esto ocurrió, como en dos ocasiones anteriores (2003 y 2007), sólo que ahora con otros agregados: cinismo, irresponsabilidad y desvergüenza política.

De acuerdo con la ley, tres de los nueve consejeros del IFE deben dejar el cargo a la medianoche del 30 de octubre, por lo tanto, y es de lógica elemental, quienes los han de sustituir deben ser designados cuando menos un minuto antes.

Pero como la ley no lo dice expresamente, los diputados federales decidieron recurrir a una “chicanada leguleya” y considerar que lo que no está prohibido esté permitido. Es decir, si no está prohibido rebasar el día 30 de octubre para nombrar a los tres nuevos consejeros, pues está permitido elegirlos cualquier día del año, cuando a los diputados se les antoje, cuando “lleguen a un acuerdo”, a “un consenso”.

Incluso, justifican su actuación invocando “la responsabilidad” para “el diálogo” y la “construcción de acuerdos”.

Nada más grotesco que argumentar que como la ley sólo dice que el 30 de octubre deben dejar el cargo los consejeros a relevar, los diputados no están obligados a elegir a quienes habrán de sustituirlos. Lo absurdo proviene de que, en derecho, ante este tipo de circunstancias que el legislador no previó cuando realizó los cambios a la ley, debe hacerse una interpretación a contrario censu, es decir, al dejar el cargo --por ley-- un integrante de un órgano colegiado, se debe prever el nombramiento de quien lo habrá de sustituir por lo menos unos minutos antes.

El Poder Legislativo está obligado a mantener la conformación de un órgano colegiado con todos sus integrantes, no sólo con dos terceras partes.

Uno de los legisladores, el vicecoordinador panista Carlos Pérez Cuevas, dijo que no había problema en que el IFE se quedara con seis y no los nueve consejeros que lo integran, primero “porque son días de asueto, no trabajará el instituto”; y no sólo eso, justificó el actuar de los diputados que aprobaron la suspensión de la elección de los funcionarios electorales al exponer que si hubiera necesidad de reunirse, el IFE cuenta en este momento con seis integrantes, suficientes para hacer quórum.

No se trata de tomar decisiones de última hora ni de establecer que se está de vacaciones, que el IFE no va a trabajar, o decir, “qué importa, si hay quórum”. Lo destacable aquí es la falta de cumplimiento del marco legal de quienes hacen las leyes en el país, las salidas fáciles, la distribución de cuotas, la utilización del IFE como si fuera propiedad de los partidos políticos y no de una institución que tuvo como preámbulo marchas, muertes, abusos y robos de elecciones. Es, en síntesis, una bofetada a uno de los órganos clave para avanzar hacia una democracia efectiva, no sólo formal.

El cinismo con que actuaron los diputados no es menor que el que exhibieron los secretarios de Estado en sus comparecencias ante los legisladores. En suma, cayeron en lo mismo que tanto le han criticado al gobierno en turno.

Esa falta de respeto a sí mismo aumenta más cuando los partidos políticos dicen ante la ciudadanía que ya no quieren caer en los mismos errores de las dos últimas elecciones, el reparto de cuotas, y que ha dado como consecuencia la falta de credibilidad del IFE, e incluso su burla.

En esto momento, según encuestas diversas que se han publicado, la percepción de la gente es que el IFE dejó de ser “autónomo”. La actuación de los diputados del pasado jueves lleva a suponer que esto continuará.

Así, los diputados no sólo violentaron sus propias leyes, sino que además evidenciaron las luchas internas que tienen en sus partidos; por ejemplo, el PRI que pretendió nombrar a dos de los tres consejeros, uno de ellos respondería a los deseos del gobernador mexiquense Enrique Peña Nieto y el otro a los del senador sonorense Manlio Fabio Beltrones, ambos posibles aspirantes a la candidatura priista a la Presidencia.

Pero al interior del PRI surgió un tercer bloque, el que dijo no a ese reparto sin que se les incluya a ellos. Se trata de quienes tienen simpatías con el gobernador de Veracruz, Fidel Herrera. Esos diputados de Veracruz, Oaxaca y Puebla también actuaron por intereses partidarios y no por un afán de “democratizar” al IFE. Incluso amenazaron con votar en contra si se les dejaba fuera.

Por esto también es que se suspendió la elección: por desacuerdos al interior del PRI, por desacuerdos entre uno y otro partido.

Meses tuvieron los diputados para ir preparando la elección, meses para hacer un proceso limpio que no creará suspicacias entre la población o, ya de perdida, entre la clase política, pero las prioridades electorales hicieron de los legisladores actuar sin ética, hicieron que mostraran su incapacidad política.

Bien pudieran decir que convocarían a sesión extraordinaria para tratar de llegar a un acuerdo, lograr consensos al interior de sus partidos y luego hacia fuera, y consumarla elección el 30 de octubre. Pero en lugar de eso prefirieron, además de todo, irse de “puente” y elegirlos cuatro días después. La falta de tacto político, de todos por aceptar este retraso, lo único que logró fue minar aún más la credibilidad el IFE.

Y el tema no es si los 17 que acordó la Comisión de Gobernación son buenos o malos para ocupar este cargo, no, el asunto es la evidencia con que actuaron quienes elegirán a los próximos tres nuevos consejeros que saldrán de esa lista. Bastante trabajo tendrán a quienes elijan para remontar el estigma con el que llegarán a un ya de por sí desvencijado instituto. Y en esto, todos los partidos que votaron a favor y los que se abstuvieron tienen ya responsabilidad.

Trick or treat?


Sicarios dan muerte a dos presuntos porros en Oaxaca

Pedro Matías

Cuatro individuos que viajaban en dos motocicletas ejecutaron en pleno centro de esta ciudad a dos presuntos “porros” de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca, Rubén Marmolejo Maldonado, El Dragón, y José María González Porras, a quienes se les vinculaba con funcionarios de la UABJO y del gobierno del priista Ulises Ruiz.

Al estilo de los sicarios de Colombia, el atentado ocurrió este viernes alrededor de las 13:45 horas en las escalinatas del templo de Santo Domingo de Guzmán, en la esquina que forman las calles de Allende y Gurrión.

Al lugar acudieron elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones y de la Procuraduría General de la República (PGR), peritos y el Ministerio Público, quien ordenó el levantamiento de los cuerpos que presentaban impactos de armas calibre 38 especial.

Según las primeras versiones, El Dragón y su acompañante iban caminando cuando llegaron cuatro individuos que viajaban en dos motocicletas, una roja y otra negra, y les dispararon por la espalda.

En una entrevista concedida a Apro, El Dragón, reconoció que su grupo de porros operó para que ganara la rectoría Rafael Torres Valdés.

“Nosotros fuimos el bloque de choque para que llegara a la (rectoría), posición en la que está y ahora no se acuerda (Torres Valdés)”, afirmó en septiembre de 2008.

En esa ocasión, El Dragón acusó al rector de incumplir con sus promesas de campaña: “A mí me prometió (Torres Valdés) la dirección deD, 15 plazas para mis jóvenes y espacios en la universidad (con tal de apoyarlo)”.

Aunque contaba con varias órdenes de aprehensión, ninguna se ejecutó porque se jactaba de tener “padrinos” en el gobierno de Ruiz Ortiz.

En esa ocasión, denunció el “nepotismo” del secretario particular del rector, Eduardo Martínez Helmes, y de su hermano, ya que presuntamente seguían las instrucciones de su padre, el exrector de la UABJO, Abraham Martínez Alavés, “pues quieren perpetuar su poder”.

El entonces director de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales, Jesús Villavicencio Jiménez, denunció que “Rubén Marmolejo Maldonado, el porro conocido como El Dragón, está al servicio de funcionarios de la UABJO y del gobierno del estado”.

A El Dragón se le vinculaba con el actual secretario general de Gobierno, Evencio Nicolás Martínez Ramírez; al diputado federal Manuel García Corpus, y al rector Rafael Torres Valdés.

A Rubén Marmolejo también se le acusó de participar junto con la Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos (CROC) en la toma de las bodegas del periódico Noticias, Voz e Imagen de Oaxaca, en el 2004.

Además, enfrentaba una demanda interpuesta ante la PGR por amenazas de muerte a varios periodistas.

Después del desastre aéreo...

Alberto Barranco

Después del desastre aéreo provocado por la actuación errática de la autoridad, cuyo signos distintivos son la degradación de México en materia de seguridad aérea; la caída a pique de Mexicana de Aviación, y la saturación del aeropuerto capitalino, se intenta tapar el pozo.

Colocada la casa en ruinas, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes está convocando a los sectores interesados a un debate público para fijar una nueva política aeronáutica nacional.

Borrón y cuenta nueva, pues, frente a la política empresarial depredadora que provocó la quiebra de la empresa aérea más antigua del país; frente a la inútil obra faraónica de la terminal II del aeropuerto Benito Juárez, y frente a los señalamientos de desorden y negligencia de las autoridades aeronáuticas de Estados Unidos.

Iniciada la cuenta desde cero, se está replanteando el viejo dilema del inicio del sexenio foxista: Tizayuca o Texcoco para una nueva terminal que descongestione la principal del país.

Como recordará usted, la apuesta apuntó a la segunda alternativa, con la novedad que primero se hicieron los planos y luego se intentó conciliar la venta de terrenos ejidales, lo que provocó la rebelión de los machetes de San Salvador Atenco, a cuya furia se arrugó el gobierno.

El fiasco intentó paliarse con parchecitos, como el enviar 30 mil operaciones anuales de aviación general hacia la terminal de Toluca, apuntalada ésta con una inversión privada de 240 millones de dólares.

Adicionalmente, se amplió la parte internacional del aeropuerto de la Ciudad de México, para incrementar de 24 a 35 los puestos de abordaje, ampliándose en paralelo los espacios y servicios de migración, sanidad y zonas operativas, en este caso con un gasto de 100 millones de dólares aportados, otra vez, por el sector privado.

En paralelo, se construyó a costo escandaloso la terminal dos con 23 posiciones fijas de abordaje, con la novedad de que en este caso el sector privado no quiso apostar, cargando el gobierno con una inversión de seis mil millones de pesos, cuya mayoría se obtuvo al bursatilizarse ingresos a futuro de Aeropuertos y Servicios Auxiliares vía el TUA o derecho de uso.

El caso es que la obra faraónica, incluido un absurdo trenecito en remedo del que corre en el zoológico de Chapultepec, sólo le permitiría al aeropuerto capitalino ampliar 10 años su vida útil de los cuales ya corrieron cinco.

Y el caso es que, descuidado el problema sustantivo, es decir la existencia de sólo dos pistas cuya operación no puede ser simultánea, los congestionamientos en horas pico se multiplicaron al infinito.

Estamos hablando de un tráfico anual de 2.4 millones de pasajeros y 360 mil 600 aterrizajes y despegues, que representan el 40 por ciento de las operaciones aéreas en el país.

De hecho, el fenómeno provocó la caída del Lear Jet en que viajaba el secretario de Gobernación, Juan Camilo Mouriño, al ser jalado éste por el remolino de un colosal avión que iba delante de él en ruta hacia la pista por más que según la autoridad aeronáutica de Estados Unidos el piloto carecía de la certificación profesional reclamada.

Por lo pronto, la recolocación de la baraja, será melón, será sandía, ya levantó una espesa polvareda en la industria.

De entrada, quienes invirtieron en la ampliación de la terminal capitalina, cuyo negocio se desmorona ante la salida del aire de Mexicana, ya pusieron el grito en el cielo ante la imposibilidad de convivir la actual terminal y otra a instalarse en Texcoco.

A su vez, el socio mayoritario privado del aeropuerto de Toluca, es decir la firma española OHL, cuyo negocio a su vez lo abolló el cambio de la mayoría de los vuelos de Interjet hacia el aeropuerto capitalino, lo que redujo 40 por ciento sus operaciones, tiene lista ya su propia protesta.

Y aunque la alternativa salomónica podría ser Tizayuca, cuyo escenario sí permite la convivencia, hete aquí que abierta en la zona una terminal de carga, ésta no ha empezado a funcionar ante la falta de permisos de la autoridad.

El alegato habla de incompatibilidad de operaciones con la cercana base militar aérea de Santa Lucía, cuya actividad creció al infinito al fragor de la guerra sin estrategia contra el narco declarada por el presidente Felipe Calderón.

Como lee usted, pues, estamos otra vez en el principio, por más que para expertos como Fernando Gómez y Suárez, la salida sería desconcentrar las operaciones del aeropuerto capitalino hacia terminales alternas como Toluca, Cuernavaca y Puebla, además de detonar los aeropuertos de Cancún, Monterrey, Guadalajara y Tijuana como centros de distribución de vuelos regionales.

El 20 por ciento de los pasajeros que llegan a la capital tienen vuelos de conexión.

Por lo pronto, ya se perdió una década.

Indagan injerencia de los Beltrán en Tepito

La masacre de jóvenes en Tepito está relacionada con la hegemonía del tráfico de drogas que disputan células del cártel de los Beltrán Leyva con otros grupos criminales, según una de las líneas de investigación de la procuraduría capitalina.

Tras la muerte del capo Arturo Beltrán Leyva, El Jefe de Jefes, organizaciones antagónicas han intentado obtener el control del narcotráfico en el barrio y otras actividades ilícitas, como piratería, extorsión y robo de transporte de mercancía.

Se trata, según la indagatoria, de un reacomodo en el barrio que llegó a ser controlado por los Beltrán Leyva.

De acuerdo con autoridades de la PGJDF, la matanza fue antecedida por levantones, que en algunos casos terminaron en ejecución.

Tal es el caso de Teresa Fortis, La Teresa, y Jessica Crisóstomo, La Jessy, quienes presuntamente se dedicaban a vender droga en la calle de Libertad y se negaron a pagar una “renta” que exigió el autodenominado grupo La Unión, por lo que fueron secuestradas y asesinadas.

Junto a sus cadáveres, los homicidas dejaron el mensaje: “Esto les va a pasar a todos los ke estan trabajando con Genaro y Adriana y los Villafan… sigues tu fortis X puerco att. ya saben kienes somos. Las dejaste morir solas fortis”.

De acuerdo con investigaciones de la policía capitalina, las mujeres formaban parte de la organización delictiva de Los Villafán.

Con base en un documento interno de la SSP-DF, Carlos Raúl y María del Rocío Villafán Ríos controlaban la venta de droga en los números 52 y 62 de la calle de Peralvillo, en la colonia Morelos.

Ambos enfrentaron proceso penal en 2005 y 2004, respectivamente por delitos contra la salud. Eran considerados piezas clave en el narcomenudeo que opera en el corazón de Tepito, bajo las órdenes de los Beltrán Leyva.

La procuraduría capitalina dio a conocer que ninguna de las siete personas atacadas por un comando en Tepito fue amenazada anteriormente a los hechos ocurridos la noche del miércoles.

En la base de datos de la institución tres de los agraviados estuvieron presos por la comisión de los delitos de de robo agravado y robo calificado.

De acuerdo con los testimonios recabados por el Ministerio Público todas las víctimas tenían actividades comerciales en Tepito.

Los antecedentes del único sobreviviente, Irving Martínez Olvera, de 22 años, refieren que estuvo internado por el delito de portación de arma de fuego cuando era menor de edad.

Respecto a Eduardo Daniel Ocampo Arévalo, de 21 años, la PGJDF informó que lo consignó al Reclusorio Oriente por el delito de robo calificado agravado y permaneció tres años preso. Hace tres meses quedó en libertad.

Otro de los occisos identificado como Evert Isaac Hernández Martínez, de 23, años salió hace un año de la penitenciaría de Santa Martha Acatitla, donde purgó una condena de cinco años por robo a transeúnte.

Saúl Don Hernández, de 23 años, estuvo sujeto a tratamiento en externación cuando era menor de edad, por el delito de robo agravado.

sábado, octubre 30, 2010

Mexicanidad



Exhibicion de obras de los participantes del Taller de Dibujo con el tema del "Dia de los Muertos." Especial Ofrenda a los Periodistas caidos en Mexico.

Gobernantes reclaman a EUA

Eduardo Ibarra Aguirre

Por fin apareció alguien más sensato y autocrítico como el secretario de Gobernación, menos triunfalista que Felipe Calderón, su jefe y autor de las desafortunadas frases de “la ridícula minoría” y del “vamos ganando 7 a 1” la guerra contra el crimen organizado.

Dice Francisco Blake Mora: “Hay alrededor de 400 municipios que no cuentan con una policía, que por alguna u otra razón se debilitó y que es necesario reforzar ese espacio que ha quedado, digamos, vacío, y que entonces sí el crimen organizado lo ocupa”.

El diagnóstico es valiente aun cuando legisladores consideran que se queda corto, pero más indicativo es de la gravedad del estado en que se encuentra la guerra favorita sexenal, aunque se anuncie todo lo contrario, porque implica a uno de cada cinco municipios si nos atenemos a la formalidad, pero la correlación es mayor si registramos que sólo Oaxaca tiene 570 ayuntamientos.

En contrapartida, Calderón Hinojosa se refugió –al producirse la cuarta masacre de jóvenes en una semana-- en las equivocaciones del gobierno de Vicente Fox Quesada, quien al decir de su otrora empleado en Banobras y la Secretaría de Energía, no actuó a tiempo frente a los corporativos criminales. “Si México hubiera comenzado a luchar…”, dijo con desparpajo.

Tardó cuatro años el autodenominado Hijo desobediente para decir lo que no se atrevió durante 2000-2006, pero ocultó a la BBC de Londres que los hombres hoy claves en los aparatos de seguridad nacional y pública son los mismos que en el sexenio de la pareja presidencial.

Es el mismo lapso que tardó en exigir por medio de una iniciativa multilateral, como los integrantes del Mecanismo de Diálogo y Concertación de Tuxtla, que “no puede promoverse la criminalización de esas actividades y, al mismo tiempo, la legalización abierta o velada de la producción y consumo de drogas en su territorio”.

A los representantes de los ocho países les sobran razones cuando denuncian, por medio del michoacano de Morelia, que Estados Unidos es el principal proveedor de armas a los narcotraficantes (90 por ciento), el abastecedor número uno de dinero y el mercado más grande de la aldea. Sólo omiten que las ganancias del rentable negocio se quedan también en EU.

Con energía un tanto retrasada, Calderón denunció que de los mil 400 millones de dólares prometidos por la Casa Blanca con la Iniciativa Mérida “ni siquiera ha llegado la mitad” en los pasados tres años, en tanto que México invierte 10 mil millones de dólares anuales. Y nuevamente puso en juego lo hipotético: si EUA hiciera la mitad de las acciones que realiza para detener migrantes –con la complicidad de su gobierno--, “otra cosa sería”.

Mientras los hubiera ocupan mayor espacio en el discurso presidencial azteca, el colombiano Juan Manuel Santos se quejó amargamente del referendo en California –la octava economía del mundo-- para legalizar la producción, venta y consumo de la mariguana, “mientras perdemos vidas e invertimos recursos. Tiene holgada razón el autor intelectual del asesinato de cuatro jóvenes universitarios mexicanos en Sucumbíos, Ecuador.

Tarde, más vale tarde que nunca, los gobernantes de los países latinoamericanos más cercanos a Washington adquieren conciencia de que la guerra que libran contra el narco les fue impuesta en su condición, relativa, de patio trasero del imperio, mientras éste privilegia el combate a las adicciones a los narcóticos como un asunto centralmente de salud pública y diversos estados de la Unión Americana liberalizan sus políticas hacia ciertas drogas.

En tanto que Felipe del Sagrado Corazón de Jesús no supera el enfoque moralista personal de “envenenan a los jóvenes” y retoma los Diálogos por la Seguridad sólo con sus partidarios y aliados.

Contestatarios

Teodoro Rentería Arróyave

Como es de sobra conocido, el ex huésped de Los Pinos, Vicente Fox Quesada hizo severas críticas a su sucesor, Felipe Calderón Hinojosa y el secretario de Educación Pública, Alfonso Lujambio Irazábal las enderezó contra su posible contrincante en las elecciones presidenciales del 2012, el gobernador del Estado de México, Enrique Peña Nieto.

En Verdaderos contestatarios se convirtieron Calderón Hinojosa y Peña Nieto, con tales argumentos, que cada uno por su parte, les dieron “un estate quieto” a respectivos gratuitos críticos.

En el caso “a”, para distinguirlo de alguna manera, se trata de un pleito de familia, puesto que el panista Vicente Fox Quesada aprovecha cualquier escenario para descalificar “la guerra” declarada unilateralmente por su correligionario Calderón Hinojosa contra el crimen organizado.

Simple y llanamente asegura, al igual que otros distinguidos analistas, que la estrategia emprendida por Calderón Hinojosa para enfrentar el narcotráfico está equivocada y prueba de ello es un fracaso, al precisar que el país se ha ensangrentado y no se han logrado los objetivos trazados de pacificar al país.

Además, lamenta que se halla obligado al Ejército a realizar labores de policíacas que no son de ninguna manera su tarea constitucional y lo único que se ha logrado es su desprestigio, por lo que recomienda que cuanto antes las tropas regresen a sus cuarteles.

Y luego Fox Quesada, una y otra vez insiste en que “la solución está en la legalización de las drogas cuyo comercio dejaría al gobierno impuestos millonarios, pues serían grabadas con impuestos del mil por ciento y prueba de ello, dijo, es que en los próximos días será votada la legalización de la mariguana en el estado de California, Estados Unidos.

El caso “b”, tuvo como escenario el Foro México Ante el Sur y el Norte, que se realizó en Madrid, España, ahí iracundo el secretario Lujambio Irazábal se le fue a la yugular a Enrique Peña Nieto y en forma más moderada, seguramente por aquello de las alianzas de las izquierdas y las derechas, al jefe de Gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrard Casaubón, porque no asistieron al que se suponía se convertiría en un debate adelantado entre los probables contrincantes en las elecciones presidenciales del 2012, con un escenario y una audiencia extranjeros.

Felipe Calderón Hinojosa, en entrevista con la BBC de Londres, a la pregunta del reportero, de sí consideraba qué la solución al flagelo era la legalización de las drogas, evadió la respuesta, pero se tiró duro y macizo contra su antecesor, eso sí con todo respeto, al acusarlo de haber cometido muchos errores al no haber enfrentado a tiempo al crimen organizado y reafirmó su dicho de que estaría solucionado el problema social si desde hace diez años el gobierno de Fox se hubiera enfrentado al fenómeno.

Tranquilo, pausado, Enrique Peña Nieto, con una sola frase lapidaria le dio un soplamocos al encargado de la educación pública, Alfonso Lujambio, fácil, le recordó “que desde hace más de doscientos años los asuntos internos del país no se discuten ni se deciden en España”, para los desnacionalizados sigue siendo “la Madre Patria”.

Contestatarios, precisos y contundentes; en el primer caso, un pleito de familia y en el segundo, un punto a favor para el mexiquense en la carrera presidencial, y si no, al tiempo.

Barrales le suena a Mariana

Francisco Garfias

Ese jueves por la tarde, Federico Döring caminaba a toda prisa hacia la puerta de salida del Senado. Le acaban de avisar que los asambleistas del PRD habían eliminado la cláusula de gobernabilidad de la Ley Orgánica de la ALDF, que obliga a rotar la presidencia de la Comisión de Gobierno de ese órgano legislativo, en caso de que ningún grupo parlamentario tenga una mayoría absoluta (34 de 66 diputados locales).

“El PRI votó con ellos”, alcanzó a decirnos el apurado senador del PAN, antes de desaparecer detrás de la puerta principal de la casona de Xicoténcatl. Sus palabras se acompañaron de una inconfundible señal, hecha con los dedos de las manos, para darnos a entender que hubo dinero de por medio.

Otro senador, René Arce, ex del PRD, bajó también la palanca de alarma. Su medio hermano, Víctor Hugo Círigo, presidente de la Comisión de gobierno en la legislatura pasada, fue impulsor de la cláusula de gobierno. “Döring y Ángeles preparan ya un punto de acuerdo en contra de este atropello”, nos dijo el ex perredista.

La modificación a la Ley Orgánica de la ALDF se convirtió en una necesidad para los perredistas, a partir de la amenaza de la diputada del PT, Edith Ruiz Mendicuti, de abandonar la fracción amarilla. Ella se pasó al PRD para que los amarillos alcanzaran a mayoría absoluta. Eran 33 y sumaron 34.

Pero las cosas no caminaron con Edith. La obradorista no la lleva con los amarillos. Llegó al extremo de hacer acusaciones de corrupción a varios de sus compañeros. Amagó con irse de la fracción del PRD, lo que no cumplió. Dentro del grupo parlamentario comenzaron a alzarse voces pidiendo su expulsión.

Su posible salida hizo voltear al PAN hacia la famosa cláusula de gobernabilidad. Eso llevaría a Mariana Gómez del Campo a substituir a Alejandra Barrales en la Comisión de Gobierno. Un regalo inesperado.

Vino la maniobra del PRD y la asambleísta del PAN, que comanda 14 diputados contra los 33 que trae Alejandra, se quedó como el chinito…

La votación para eliminar la cláusula de gobernabilidad fue apabullante: 44 a favor y 16 en contra. A los azules se les sumaron tres del PVEM. Los priístas votaron con Barrales y hasta Ruiz Mendicuti se sumó a esa mayoría. El plan le funcionó a Alejandra.

* * *

El PRI destapó ayer a su candidato en Baja California Sur. Se llama Ricardo Barroso, tiene 30 años, y es presidente estatal del tricolor. Lo respalda también el PVEM. El ungimiento de Barroso convierte al PRI en el único partido con candidato a gobernador propio en esa entidad.

El PRD lleva a un petista, Luis Armando Díaz, como su abanderado. Ex presidente municipal de Los Cabos y ex secretario de gobierno. Sus adversarios aseguran que en una imposición del gobernador Narciso Agúndez.

El hombre arrancó mal su campaña. Apenas el 27 de octubre pasado, sus guardaespaldas mataron a un muchacho de 20 años, luego de que presuntos delincuentes intentaran robarle la camioneta a su secretario particular. El incidente quiso presentarse inicialmente como un intento de asesinato en contra del candidato, lo que posteriormente fue desmentido por el propio Díaz.

El PAN lleva como candidato al cuestionado perredista, Marcos Covarrubias Villaseñor, ex presidente municipal de Comondú, quien enfrenta una demanda por despojo de tierras. Los azules, además, cedieron las candidaturas de la Paz, Los Cabos y Comondú al PRD. “Es un ejemplo claro de que en Baja California Sur se consolidó la alianza PAN-PRD”, nos dijo Barroso

* * *

Nos llamaron ayer de Veracruz para asegurarnos que Tomas Ruiz “sigue firme” para la secretaria de finanzas de Javier Duarte en esa entidad. “Es falso que esté vetado”, aseveran fuentes cercanas al gobernador electo.

Otras fuentes, no tan cercanas a Duarte, sostienen lo contrario. Lo veremos pronto.

* * *

Corrección: al que vieron muy pegado con el ex presidente Salinas, en un evento en Madrid, fue al gobernador electo de Quintana Roo, Roberto Borge, y no a Javier Duarte, como equivocadamente escribimos. Una disculpa

* * *

Antonio Mariscal Abascal, pionero del deporte en México, falleció ayer en la Ciudad de México a la edad de 95 años. Fue uno de los primeros clavadistas que nos representó en las Olimpiadas. Lo hizo en los Ángeles en 1932. Don Antonio, suegro del diputado federal Guillermo Ruiz de Teresa, estuvo siempre ligado al deporte. Fue vocal de la Confederación Deportiva Mexicana, y Presidente de la Federación Mexicana de Natación

* * *

Moraleja de la semana (cortesía de Gandhi): Lo que se obtiene con violencia, solamente se puede mantener con violencia.

Dando la cara

Ejecuta comando armado a cuatro personas en restaurante de Chihuahua

Los hechos se registraron en el Periférico de la Juventud, una de las zonas más vigiladas de la capital cuando sicarios arribaron a Plaza las Palmas y dispararon contra cuatro hombres.

Chihuahua, Chih. Un grupo armado atacó este medio día un restaurante ubicado en una plaza comercial con un saldo de cuatro personas muertas.

Los hechos se registraron en el Periférico de la Juventud, una de las zonas más vigiladas de la capital, cuando sicarios arribaron a Plaza las Palmas y fuera de uno de los negocios de restaurantes ubicados en el lugar, dispararon contra cuatro hombres.

Durante un evento con organizaciones ecologistas que participaron en foro sobre cambio climático, el mandatario chihuahuense reconoció que la adminsitración estatal no tienen los mecanismos de inteligencia suficientes para prever crímenes aberrantes como el ocurrido con los jóvenes de la colonia Horizontes del Sur o el ataque a los trabajadores de una empresa maquiladora realizado la madrugada del jueves.

Dijo que su gobierno asume la responsabilidad de buscar soluciones para contener la violencia y erradicar el fenómeno a mediano y largo plazo, basado en un cambio de políticas públicas, que atiendan las causas sociales del problema, en alianza con el gobierno federal.

viernes, octubre 29, 2010

Fuero militar e impunidad

Jesús Cantú

Pese a los tratados internacionales y las resoluciones de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, Felipe Calderón persiste en su intento de impedir que los militares sean juzgados por tribunales civiles. En este sentido, la iniciativa de ley que recién envió al Senado es incompleta e insuficiente, pues sólo excluye tres delitos de la jurisdicción de los tribunales castrenses, aunque faculta al Ministerio Público Militar para que envíe a la justicia civil los casos que considere pertinentes.

Entre los altos mandos del Ejército y los mismos soldados existe preocupación porque en la “guerra contra el narcotráfico” han aumentado los crímenes contra civiles inocentes perpetrados por militares, y éstos temen ser condenados en los tribunales civiles.

Como muestra de lo antedicho, en Nuevo León cayeron abatidos en sólo seis meses –entre el 19 de marzo y el 5 de septiembre de este año– cinco civiles, presuntamente a manos de militares, pero éstos sólo han reconocido su responsabilidad en un caso que implicó la muerte de dos personas.

La reforma al Código de Justicia Militar no incluye el homicidio entre los delitos que serían sometidos a la jurisdicción civil y, por lo tanto, ninguno de estos ilícitos –ni siquiera aquellos en los que el Ejército reconoce su responsabilidad– sería juzgado por tribunales civiles.

Durante la noche del jueves 18 y la madrugada del viernes 19 de marzo de este año ocurrió un enfrentamiento entre sicarios y el Ejército en el campus del Tecnológico de Monterrey. En la balacera quedaron muertos los estudiantes de posgrado Javier Francisco Arredondo Verdugo y Jorge Antonio Mercado Alonso, quienes inicialmente fueron identificados como sicarios.

La recomendación 45/2010 de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) documenta que los militares participantes en el enfrentamiento cometieron los siguientes delitos: “alterar la escena del crimen –todo indica que para encubrir su responsabilidad en los hechos–; sembrar evidencias para involucrar a las víctimas como miembros de las organizaciones criminales o, al menos, modificar el rumbo de las investigaciones y entorpecer las investigaciones del ómbudsman nacional”. (Proceso 1764.)

La CNDH no pudo determinar el calibre de las balas que hirieron de muerte a los estudiantes y, por lo mismo, tampoco le fue posible establecer con precisión si éstas fueron disparadas por los militares o por los sicarios; sin embargo, todas las evidencias recabadas indican que el personal castrense que intervino en la balacera no puede ser declarado inocente, tal y como en un principio pretendieron hacerlo las autoridades.

Esa misma noche y en otro rumbo de la ciudad, Colinas de San Jerónimo, efectivos militares abatieron a Sandra de la Garza en lo que el Ejército pretendió hacer pasar como otro enfrentamiento. En realidad se trató de la persecución de una camioneta en la que viajaban la ahora occisa y su esposo, quienes de manera inadvertida invadieron una zona en donde las Fuerzas Armadas realizaban un operativo para catear una casa de seguridad de presuntos secuestradores.

La pareja era ajena a los hechos, y el asesinato de Sandra no tuvo gran resonancia en los medios debido al escándalo que se produjo por la muerte de los universitarios. En este caso fue evidente que las balas disparadas por los integrantes del Ejército fueron las que privaron de la vida a De la Garza; a pesar de ello, hasta la fecha las Fuerzas Armadas no han emitido un comunicado en el que reconozcan su culpabilidad.

El pasado 5 de septiembre, Vicente León Ramírez y su hijo Alejandro Gabriel León Castellanos, de 15 años, fueron baleados por efectivos militares, quienes alegaron que no se detuvieron en un retén. Familiares de las víctimas señalaron que no había ningún retén, y que su único delito fue haber rebasado a un convoy militar.

Estos hechos ocurrieron en el municipio de Escobedo, sobre la carretera Monterrey-Nuevo Laredo. Al día siguiente, la Secretaría de la Defensa Nacional emitió un comunicado en el que lamentó la muerte de los León, reconoció que fueron abatidos por los militares y anunció el inicio de una investigación.

Así, aunque en Nuevo León se atribuyen cinco muertes a las fuerzas castrenses en el último medio año, éstas sólo han reconocido oficialmente dos –la de los León–, no han hecho otro tanto con la de Sandra, y por el caso de los dos estudiantes del Tec de Monterrey, existen evidencias suficientes para iniciarles una averiguación previa.

Estos son precisamente los riesgos de involucrar al Ejército en el combate contra el narcotráfico y la delincuencia organizada. Al iniciarse esa lucha, el presidente de la República y las Fuerzas Armadas contaban con que los militares serían juzgados por tribunales castrenses. A ello se debe que ahora se resistan a las reformas legales.

Fuentes cercanas a la VII Zona Militar que opera en Nuevo León aseguran que los altos mandos están satisfechos con la administración del gobernador Rodrigo Medina, pues en cuanto asumió la gubernatura les dio luz verde para que actuaran con toda libertad en el combate al crimen organizado en esa entidad. Los militares le tomaron la palabra y 12 meses después el saldo no puede ser más negativo: se incrementó la violencia en el estado, el número de víctimas civiles crece, y los inocentes muertos por balas de militares también.

En los cinco casos referidos hay evidencia incontrovertible de abusos por parte de militares en contra de civiles; sin embargo, es muy probable que muchos otros no han salido a la luz pública.

Incluso cuando la culpabilidad de los militares ha sido incuestionable, no hay evidencia de que se hayan castigado los abusos. Esta impunidad es posible por la inexistencia de controles civiles sobre las Fuerzas Armadas, aunque tales controles son indispensables en un régimen democrático.

Cualquier delito perpetrado por elementos de las Fuerzas Armadas en contra de civiles debe ser juzgado por tribunales civiles y no resguardarse en el fuero militar. La iniciativa presidencial desatiende este principio, porque conoce la existencia de estos delitos y no quiere desproteger a los militares.

Policías federales matan en retén a un hombre y hieren a mujer embarazada

Una persona murió y otras tres resultaron heridas, entre éstas un menor y una mujer embarazada, luego de que la policía federal abrió fuego contra una camioneta pick up, cuyo conductor no se detuvo en un retén que instalaron sobre la carretera Cuautla-Valle de Chalco, a la altura del crucero de Yecapixtla.

Hasta el momento, los agentes federales destacamentados en el municipio de Cuautla, fueron acuartelados en las instalaciones de la Policía Federal, en tanto se desarrollan las investigaciones respecto de su probable responsabilidad en los hechos.

Los agentes federales montaron el operativo, luego de que en Yecapixtla dio inicio la feria de ese lugar y se realizó un baile con “La Arrolladora Banda Limón”. Al término del evento, los agentes comenzaron a realizar las revisiones. Sin embargo, al momento de solicitar a la camioneta el alto total, ésta aceleró y los policías accionaron sus armas.

Una de las versiones aún no confirmadas, es que hubo fuego cruzado entre los agentes federales y los ocupantes de la camioneta, hecho en el que un federal resultó herido de un hombro. Este se encuentra en un hospital, mientras que la mujer embarazada y el menor son atendidos en el hospital general de Cuautla.

El subprocurador de Justicia de la zona oriente, Juan Carlos Fontes Jordán, informó que, de las primeras investigaciones, no se ha comprobado que los tripulantes de los autos baleados hayan portado armas de fuego.

El hombre que resultó muerto por un disparo en la cabeza fue identificado como Esteban Román Moss Nava, de 22 años, vecino del poblado de San Sebastián, municipio de Totolapan, en los altos de Morelos.

Moss Nava viajaba como copiloto en el auto Ford, tipo Focus, color azul, placas MEF1144 del estado de México, mientras que el conductor Marco Antonio Chávez, de 24 años, también residente en Totolapan, resultó herido.

En tanto, en el municipio de Emiliano Zapata, dos hombres fueron ejecutados y arrojados en las faldas del cerro donde inicia la sierra de Montenegro.

El hallazgo se produjo poco después de la media noche. Las víctimas presentaban huellas de tortura. Fueron encontradas maniatados y cubiertas el rostro con cinta canela.

Ejecutan a familia en Oaxaca

Un comando ejecutó a tres integrantes de una familia que participaba en una ceremonia luctuosa.

El Ministerio Público comisionado en Tlacolula de Matamoros, Julio César Vásquez Juárez, precisó que el grupo armado, integrado por ocho individuos vestidos de negro, asesinó a Javier García Alavés, de 38 años de edad; a su mamá, Ninfa Alavés Ríos, de 54, y a Noel Sosa Parada, de 33.

El comando ingresó la madruga en forma violenta al domicilio de Javier García, donde se realizaba una ceremonia por el primer aniversario luctuoso de su esposa.

Los integrantes del comando huyeron en una camioneta cerrada o Pick-up. En el lugar se encontraron impactos de bala en la pared y 15 casquillos percutidos, 13 de arma larga AR-15 calibre .223 y dos de calibre 9 mm.

Nuevo ataque en Juárez; acribillan a cuatro jóvenes en un bar

Al mediodía de este viernes, cuatro jóvenes fueron ejecutados en la ciudad de Chihuahua cuando realizaban los preparativos para la inauguración de un bar.

Esta es la quinta matanza de jóvenes que se registra en el país en ocho días. La estela de ejecuciones inició en Ciudad Juárez, Chihuahua, el viernes 22, con el asesinato de 14 jóvenes en la colonia Horizontes del Sur. El objetivo en esa masacre era un joven apodado El Ratón o El Mouse, quien hasta hoy fue identificado por la Fiscalía General de Chihuahua como Roberto Raúl Bueno Hernández.

Las cuatro víctimas de este nuevo multihomicidio no han sido identificadas todavía, de acuerdo con reporte de la Dirección de Seguridad Pública municipal.

De acuerdo con testigos, un grupo de seis sicarios arribó a la plaza comercial La Isla. Cerraron los accesos y se dirigieron hacia el local del bar Tivat, que este sábado sería inaugurado. Ahí, dispararon contra dos de los empleados que preparaban el lugar. Después increparon al local y ajusticiaron a otros dos jóvenes que acomodaban el mobiliario para la fiesta inaugural.

Identifican a El Ratón

Por su parte, la Fiscalía General del estado dio a conocer la fotografía de El Ratón o El Mouse, pieza clave en las investigaciones sobre la matanza en Horizontes del Sur, quien fue identificado como Roberto Raúl Bueno Hernández.

Según testigos de la masacre ocurrida el pasado 22 de octubre, El Ratón era el objetivo de los sicarios que irrumpieron en una fiesta y asesinaron a 13 jóvenes.

La Fiscalía informó que puso en marcha un operativo para localizar a El Ratón, quien, según el fiscal adjunto Jorge González Nicolás, perteneció a la pandilla que perpetró la masacre y era buscado porque se cambió de bando.

En tanto, el gobernador de Chihuahua, César Duarte, informó que el ataque contra camiones de empleados de una maquiladora de Ciudad Juárez se debió a que los choferes se negaron a detenerse en un narcoretén.

“Tengo informes de que el ataque a tres camiones de maquila en el poblado de Caseta se originó debido a que un grupo de sicarios instalaron un retén y al hacer caso omiso abrieron fuego en contra del transporte de personal”, reveló.

La Legislatura Noroña

Francisco Rodríguez / Índice Político

LA CÁMARA DE DIPUTADOS de la esta LXI Legislatura pasará a la historia de este nuestro país como la de Gerardo Fernández Noroña.

Como reportero, comencé a “cubrir” los trabajos camerales en la L que, sin duda fue la de don Rodolfo González Guevara, la LI que lo fue de don Luis M. Farías, y así hasta la de Guillermo Jiménez Morales, que creo fue la LIV.

Destacó en aquella de 1997, en la que por vez primera el PRI era minoría, Porfirio Muñoz Ledo. Y esa fue su Legislatura.

La de hoy, no hay duda, es la de Fernández Noroña, quien ejerce a cabalidad su papel de legislador. Quien es estudioso. Y quien posee un sentido común que, paradójicamente, no es común ante sus pares.

Hace valer su fuero. No se arredra ante las pomposidad y grandilocuencia –demodés, por si fuera poco, de personajes atípicos como los comparecientes del Ejecutivo, ante quienes los demás legisladores son genuflexos, bien portados y, claro, bien trajeados, perfumados y peinaditos.

Es polémico, sin duda. Pero lo es, repito, por ejercer su papel a cabalidad. Y es por tal que tirios y troyanos le tienen en la mira. Sus pares le envidian la libertad que goza y disfruta, y hacen rabietas que lo colocan en la mira. Los medios, repletos de gente “decente” –Juan Molinar dixit–, se escandalizan por actuaciones que deberían ser comunes en aquellos que, por el equilibrio de poderes, pueden y deben asumir su papel de valladares ante los excesos del Ejecutivo, cual por ejemplo –uno entre miles– ha sido la “ganga” con la que, originalmente, Nextel y Televisa se hicieron de las frecuencias del espacio radioeléctrico licitadas por Cofetel y la SCT.

¿Qué ha dicho Noroña que no se repita ante humeantes tazas de café o en sobremesas? Exactamente lo mismo que piensa y dice libremente la mayoría. ¿Por qué coartarlo sólo a él, entonces?

Veo a Fernández Noroña y recuerdo aquellas palabras de Víctor Hugo, el poeta francés, destinadas a un pueblo sometido por invasores galos, de su propia patria: “Mexicanos, combatid, luchad, pisad fuerte, resistid, ¡sed terribles!”

En aquellos, como en estos tiempos, nuestra clásica pusilanimidad sobra. Están de más las buenas maneras y los comedimientos de la gente “decente”, cual apela el nocivo Molinar. Hay que enfrentar a quienes venden o de plano regalan al país, a quienes mantienen sometida y empobrecida a su población, a quienes nos han colocado a dos fuegos: el de la delincuencia y el de aquellos que dicen dizque combatir a la delincuencia.

O, dígame usted, es correcto que en estas circunstancias cruciales para el país que han destruido los panistas, Fernández Noroña haga como los demás. ¿Que sólo vaya a pestañear a su curul y comodinamente recoja mensualmente sus dietas? Tal es lo que los demás hacen en el Congreso. Eso es lo que mantiene al país en el desorden. Nada funciona. Ni la economía, ni la democracia, ni la honestidad. Menos aún la seguridad.

Fernández Noroña hace el esfuerzo de frenar los abusos de la pandilla que mal administra a la Nación. ¿Los demás qué hacen? Todos nosotros, ¿qué hacemos aparte de comentar lo mal que estamos, el que no se vea ya la salida, con los amigos?

Con liderazgos inventados, personajes con ascensos meramente burocáticos, sólo destaca ahí en San Lázaro Fernández Noroña. ¿A quién mueve y/o conmueve Francisco Rojas? ¿Qué otra dote, además de la de merolica, le observa usted a Josefina Vázquez, quien invariablemente necesita “un segundo de abordo”? Medroso y acorralado, ¿para qué sirve Alejandro Encinas? Son, insisto, liderazgos ficticios, burocrátucos. Que no destacan.

Y ese vacío lo ha llenado Fernández Noroña, quien si mueve y conmueve. Concita aplausos y enojos. Polariza. Esgrime verdades. Irrita.

De los 500 dizque representantes populares que regularmente se citan en San Lázaro, personalmente a mí sólo me representa Fernández Noroña.

Sin él, esta Legislatura sería –como muchas otras– simplemente ñoña.

Índice Flamígero: El periodismo “moderno”, ese que sostiene que usando “pendejos”, “pene” y, entre otro, vocablos como “jodido”, ejerce su libertad de expresión –cuando en realidad tales términos son comodines que emplean quienes carecen de un vocabulario que exprese, si las tienen, sus ideas– también ha hecho de Fernández Noroña su presa. No extraña que así lo hagan quienes pelean la cercanía con Andrés Manuel López Obrador. Así han sido siempre. Con Luis Donaldo Colosio, por ejemplo. A quien no dejaba ni a sol ni a sombra y, por decirlo suavecito, ya tenía hasta la madre.

El PAN traicionó a México

Gregorio Ortega Molina / La Costumbre Del Poder

La frase foxiana fue contundente: ¡Hay que sacar al PRI de Los Pinos! Así ocurrió porque vendieron a la sociedad, a los electores, a los líderes de opinión y a lo que quedaba del corporativismo, la idea de que con la alternancia llegaría de su mano la transición política, la consolidación de las exigidas -por la globalización- reformas económicas estructurales, porque ambos cambios traerían a México la democracia, erradicarían la corrupción.

Todo indica que resultó peor el remedio que la enfermedad, como en aquel trágico final de En vísperas del trueno, de Luis Spota. La realidad, las cifras, los hechos, los acontecimientos y la información, sólo constatan que en materia de corrupción y abusos de poder los panistas resultaron tanto o más finos que sus antecesores, pues superaron con creces aquello que deseaban corregir. Esta abusada patria está hoy peor que hace diez años. El panismo la ha diezmado, anímica, política, cultural y económicamente.

No es asunto partidista, de fe política o religiosa; las cifras no mienten, quienes las proporcionan no pudieron haber sido sobornados por el PRD ni por el PRI. La realidad de lo que diez años de gobiernos panistas hicieron de México no puede ser rechazada; sin embargo, Acción Nacional amenaza con comportarse como el peor PRI, y hacer de la próxima elección presidencial un asunto de Estado, porque en ello les va su futuro como partido y como ideología, hoy totalmente desdibujada por su sumisión a los compromisos internacionales, al Yunque en sus filas, y a un neopanismo paniaguado, sin coherencia política ni doctrinal.

Las agencias informativas y los medios impresos mexicanos, informan que este país obtuvo su peor calificación de los últimos 10 años en el Índice de Percepción de la Corrupción (IPC). Fue calificado con 3.1, en una escala donde 10 es la máxima. En la lista de las 178 naciones estudiadas, México pasó del puesto 89, que obtuvo en 2009, al 98.

La cifra es elocuente y terrorífica: México retrocedió diez lugares en un año, en el mismo lapso en que se recrudecieron la violencia y las acciones contra los barones de la droga, y en el que se incrementaron las desapariciones, los secuestros y la trata, lo que significa que inseguridad y corrupción van de la mano. ¿Dónde está la ejemplar acción del secretario Genaro García Luna, o la de su alter ego Facundo Rosas? Es necesario que el Congreso reclame rendición de cuentas, que el IFAI se sacuda la modorra con la que parece conducirse.

Para documentar nuestro optimismo sobre el futuro inmediato, de continuar el PAN en el gobierno, se nos informó que “en Latinoamérica, el país mejor colocado fue Chile, con una calificación de 7.2; los peores evaluados fueron Venezuela, con 2, seguido de Haití y Paraguay, con 2.2 en ambos casos. Perú, Colombia, Guatemala, El Salvador, Panamá, Uruguay, Puerto Rico, Brasil, Cuba, República Dominicana, Jamaica y Costa Rica obtuvieron mejores calificaciones que México en el estudio”.

Se desprende de la lectura de ese reporte, que aunque México fue uno de los primeros Estados de América Latina en ratificar convenios internacionales anticorrupción, y uno de los pioneros en sistemas de acceso a la información pública, en él sigue habiendo una “fuerte dualidad”; en algunas instituciones o gobiernos locales, por ejemplo, persisten viejas prácticas como el amiguismo o la compra de votos. A ello se suma que en México sigue habiendo un nivel de impunidad muy alto.

No son cifras trucadas, no hay datos falsos, quizá un muy leve margen de error deba considerarse, pero los mexicanos no pueden sustraerse a la veracidad del reporte integrado con datos de organizaciones internacionales como el Foro Económico Mundial, Bertelsmann Stiftung, Economist Intelligence Unit, Institute for Management and Development y Global Insight, publicados en los últimos dos años. Se midió la percepción de la corrupción en temas como contrataciones públicas, comercio exterior, facilidades para inversión, acceso a servicios públicos, calidad regulatoria y extorsiones.

Todavía recuerdo cómo a los candidatos panistas en campaña, siempre se les llenó la boca cuando exhibían la corrupción de los gobiernos priistas a los que había que echar fuera, porque con los “dinosaurios” en cargos de decisión política y de responsabilidad administrativa, nunca podrían erradicarla, así como tampoco a la impunidad. Resulta que ambas crecieron en los últimos diez años.

Es momento de preguntar a la inteligente, culta y docta señora Denise Dresser, dónde estará el retroceso para este país, qué sería dar marcha atrás: ¿La permanencia del PAN en Los Pinos, o la llegada de un PRI con la cola entre las piernas, con el recuerdo de haber vivido fuera dos sexenios, con la advertencia de que su nueva oportunidad puede ser la última?

Textos, crimen y videotape

Raymundo Riva Palacio / Estrictamente Personal

Wikileaks, la organización no gubernamental que se dedica a revelar secretos, volvió a sacudir al mundo esta semana con nuevos documentos que muestran cómo el ejercito iraquí, solapado por Estados Unidos, practicó la tortura y el asesinato de personas, muchas de ellas inocentes. Quien cree que era sólo un golpe contra las fuerzas de ocupación y el gobierno impuesto en Bagdad, no puede conciliar aún que en el mismo paquete de denuncia aparece el régimen iraní, enemigos de ambos y que interviene amenazante en Irak como tercer jugador en esa guerra sin fin, con lo que se renovó la sospecha sobre los motivos reales detrás de Wikileaks.

Las buenas conciencias se partieron por la mitad. Wikileaks es algo así como el enemigo público no militar número uno del gobierno de Barack Obama, por levantarle todo el tiempo las enaguas y exhibirlo como un presidente pragmático disfrazado de idealista, y para el cual el Pentágono creó un cuarto de control de daños con 120 personas para minimizar los daños. También, Wikileaks regresó esta semana al centro del debate si lo que hace es bueno, malo, o todo lo contrario.

Wikileaks ha sido denunciada por la prensa estadounidense y británica, sobretodo, de perseguir la transparencia máxima que son valores ausentes en la organización que fundó Julian Assange, un casi paria que vive de manera clandestina, perseguido en Suecia por evasión fiscal y hostigar sexualmente a dos chicas, y acusado de autoritario por ex colaboradores. En una de las paradojas de este episodio en construcción, fueron los medios de esos países a los que recurrió Assange para entregarles los materiales y que ellos fueran quienes les dieran sentido, dirección, explicación y dimensión, para que el mundo entendiera su relevancia.

La discusión dual, la importancia de las revelaciones versus la manera en que se maneja Wikileaks sin ninguna rendición de cuentas a nadie, introduce una discusión ética en los medios en el mundo, que de manera empírica y pese a los ataques de la prensa internacional, se está resolviendo a través del principio utilitario de John Stuart Mill: el bien mayor para el mayor número de personas. Wikileaks se ha venido saliendo con la suya y, dentro de ese gran marco ético de referencia, ha hecho un importante servicio al mundo con los secretos expuestos. Su ejemplo, sin embargo, es pernicioso en sistemas débiles donde cohabitan gobiernos y medios de comunicación escuálidos institucionalmente y enanos, moralmente.

En México por ejemplo, donde Wikileaks, una ONG que se disfraza de periodismo ciudadano donde no hay mayor balance y autocontrol que de Assange, es emulada en la práctica por la delincuencia organizada. En los últimos días aparecieron dos videos en YouTube, donde Mario González, hermano de la ex procuradora de Chihuahua, Patricia González, quien fue había secuestrado el jueves de la semana pasada, dijo que tanto él como su hermana estaban al servicio de “La Línea”, la pandilla al servicio del Cártel de Juárez.

La ex procuradora desmintió de inmediato las afirmaciones en el video, grabado en condiciones extraordinarias por cuanto a estado de ánimo, inhibición y presión, y aseguró, con igual ligereza con la que se difundieron como ciertas las “revelaciones” de su hermano, que había sido hecho en las instalaciones de la misma procuraduría estatal que alguna vez encabezó por el Cártel de Sinaloa. Los medios mexicanos no repararon en contradicciones y especulaciones. Tomaron lo dicho en YouTube como ciertas e incluso a titularon que los narcotraficantes le hacían el trabajo a la PGR.

A diferencia de Wikileaks, donde el cuestionamiento es sobre sus motivaciones y financiamientos, que pueden o no perseguir fines políticos pero que los ubica sin duda del lado contrario de la tortura y los crímenes impunes, en el caso mexicano las videograbaciones revelan una confusión de los medios por cuanto a sus valores – uno de los más grandes lastres en la guerra contra el narcotráfico-, que ha contribuido enormemente a que exista una sociedad donde éstos se entremezclan, cruzando la línea divisoria entre lo que es el bien –la legalidad, tomada como frontera-, y el mal.

Wikileaks ha cometido excesos, como el haber difundido nombres de activos y agentes en Afganistán que hacen peligrar sus vidas, cuyo error corrigió. En México no hay esas fallas porque no hay criterios éticos en la forma como muchos medios han procesado la guerra contra el narcotráfico. Uno de los ejemplos más claros es que mientras en el mundo los medios tienen códigos no escritos para evitar difundir cuerpos de víctimas de daños colaterales, en México hay quienes se regocijan con ellos; mientras fuera se procura evitar las imágenes de fuerzas de seguridad muertas en combate, aquí abundan más las imágenes de militares y policías muertos, que de criminales.

En el mundo, donde las sociedades reflejan los fenómenos a través de series de televisión o películas, los malos nunca salen victoriosos; en México, los buenos no siempre ganan y en algunos casos, como la celebrada película “El Infierno”, quienes ganan son los malos. En México se celebran los narcocorridos, y si hay intentos por impedir su difusión, se denuncia como acto de censura. Los formatos para difundir actos criminales se han convertido en generadores de expectativas, y se podría discutir seriamente si se cae o no en una apología del crimen.

El uso de grabaciones difundidas por los criminales y colocadas en YouTube es materia de uso periodístico acrítico, empleado precisamente para criticar al gobierno. Muchas deficiencias de diseño y operativas tiene el gobierno federal en la guerra contra el narcotráfico, pero habría que admitir que por más opuesto que se encuentre uno a su modelo, está atenido al marco de referencia de la legalidad. Si hay abusos, que existen, se les denuncia, y si hay encubrimientos también hay persecución mediática para impedir la impunidad. Pero hay desequilibrios. Del lado criminal hay exaltación y, por los recursos que emplean, hasta admiración.

Muy rezagados estamos en México en cuanto a criterios éticos básicos en los medios, lo que enturbia aún más el presente. Qué envidiables son las discusiones en el mundo sobre el deber ser de Wikileaks, y qué lamentables las nuestras, donde nos montamos en el ser del narcotráfico como nuestro eje rector ético, aunque más grave aún, por increíble que parezca, muchos ni cuenta se han dado.

Peña Nieto olvida analfabetas


Omar Sánchez

De las 32 entidades federativas, nueve no invierten un solo peso en la alfabetización de personas mayores que se encuentran con rezago educativo.

Entre ellos destaca el Estado de México, el cual a pesar de ser el territorio con mayor número de población analfabeta, no se ha fijado ayudar a las personas que no saben leer y ni escribir.

Así lo reveló Juan de Dios Castro Muñoz, director del Instituto Nacional para la Educación de los Adultos (INEA) en una lista que hizo pública.

Castro Muñoz mencionó que si bien no es ninguna obligación que los gobiernos estatales aporten recursos propios para alfabetizar a la población, con el reducido apoyo, el reto de lograr que 33 millones de mexicanos sepan leer y escribir es aún mayor.

Sin embargo, hay estados que si aportan a este rubro destacándose el estado de Chiapas quien contribuye con 35 millones de pesos, aunados a los 1860 millones que el INEA destina anualmente, siendo así la entidad que más interés muestra al respecto.

El pacto Peña-Manlio

Francisco Garfias

Dice Manlio Fabio Beltrones que no promueve su candidatura presidencial, sino la imagen del Senado. Suena igualito al “a mi que me den por muerto” que hizo célebre Andrés López Obrador, hace ya más de un lustro.

El senador sonorense tiene muy claro que Enrique Peña Nieto lleva mano en las aspiraciones para la candidatura presidencial del PRI y que, hoy por hoy, parece imparable. Pero sabe también que el gobernador mexiquense no es invulnerable, y quiere estar allí ante cualquier eventualidad.

Amigos cercanos de los dos políticos han hecho correr la versión de que ya hay un pacto entre ambos. Peña le habría pedido a Beltrones sumarse a su candidatura. El sonorense habría aceptado gustoso, pero le hizo ver al mexiquense que, como cualquier mortal, no está exento de algún imponderable.

El gobernador no lo tomó a mal. Le pidió incluso a Manlio que siguiera con su Plan B, para no dejar la mesa puesta a un tercero, en caso de que esa eventualidad se presentara. Cosa de prevenir, nada más. La memoria de Colosio-Zedillo sigue muy presente entre los priistas.

* * *

Manuel Minjares fue subsubsecretario de Enlace Legislativo del 26 de mayo del 2009 al 4 de agosto de 2010. 14 meses y días que le sirvieron para hacerse una idea clara de lo que sucede en el Congreso. Además, claro, de su experiencia como diputado.

El ex funcionario nos hizo un sorprendente comentario que parte de sus vivencias como subsecretario en las múltiples negociaciones que le tocó participar. “Por extraño que te parezca, en la Cámara de Diputados se valoran más las iniciativas en sus méritos, que en el Senado, donde prevalece con mayor fuerza el mercantilismo”, aseveró.

Dicho de otra manera: hay senadores que se dedican a defender los intereses clientelares, por encima de los de sus representados. Lo sabíamos, si, pero no por boca de un alto funcionario de Gobernación. Eso hace la diferencia.

¿Ejemplos? Preguntamos. La Ley de Competencia Económica (o Ley Antimonopolios) congelada en la Cámara alta; la reforma política con dedicatoria al Estado de México; el nombramiento de los consejeros de Pemex por los senadores. Por mencionar Algunas.

Minjares escuchó en múltiples ocasiones las mismas palabras: ese dictamen si pasa, a condición de que este otro dictamen también pase. “Y pasaba, aunque incluyera una serie de barbaridades”, aseguró.

* * *

“No voy a caer en tu provocación”, reviró, sin aspavientos, ni enojos, el senador panista, Santiago Creel, cuando le hicimos notar que notar las declaraciones del presidente Calderón contra Vicente Fox lo salpicaban a él. fue 6 años secretario de Gobernación del guanajuatense.

Felipe dijo que si hace 10 años, cuando Fox entró a los Pinos, se hubiese enfrentado el problema del narcotráfico, “hoy estaríamos hablando de otra cosa” (y no de tantos muertos.) “No me voy a meter en ese diferendo. Lo que estoy tratando de hacer es que se supere”, se excusó.

Previamente, frente a los reporteros de la fuente, declaró: “No es momento para que el presidente Calderón y el ex presidente Fox tengan un debate público. Por el contrario, hay que estar con el presidente Calderón, cerrando filas con él, con su estrategia…”

* * *

Tomas Ruiz no será secretario de finanzas de Veracruz. Trae el veto de dos poderosos personajes de la vida política nacional. El del ex presidente Carlos Salinas de Gortari, a quien vieron muy cerca del gobernador electo de la entidad, Javier Duarte, en un evento en Madrid; y el de su ex patrona Elba Esther Gordillo. El pretexto para hacerlo a un lado, aseguran fuentes confiables, fue la fiestota que el otrora subsecretario de ingresos agarró hace unos días en el puerto.

Mexicanidad


Foto: Por el Enmascarado en Exilio / St. Mark's Church, Greenwich Village, Nov. 2, 2009; evento auspiciado por Mano-A-Mano.

jueves, octubre 28, 2010

Dictaduras mediáticas

Martha Anaya / Crónica de Política

En un principio, refiere Porfirio Muñoz Ledo, el Estado utilizó a los medios como factor de legitimación política, otorgando concesiones muy ventajosas para los dueños de las empresas mediáticas y estos se convirtieron en cómplices de los beneficios mutuos que este maridaje les generaba.

Con el transcurso del tiempo, agrega, el poder económico de los medios creció desmesuradamente: su capacidad de dominio y penetración rebasó en muchos sentidos al aparato estatal y a la política misma, constituyéndose en un poder que en la vía de los hechos manifestó abiertamente sus pretensiones de imperar sobre la vida pública del país.

Los difusores de medios electrónicos se adjudicaron un papel preponderante para la formación de una opinión pública dirigida a sus propios intereses, desnaturalizaron el sentido cívico de este concepto y se convirtieron en intermediarios entre el Estado y la sociedad, atribuyéndose muchas veces, de manera ilegítima, una representación que no necesariamente tienen.

Mas sin embargo –subraya Muñoz Ledo–, juegan un rol decisivo en la determinación de la agenda política, económica y social, predisponen la opinión pública a favor o en contra de iniciativas gubernamentales, o intentan erosionar la imagen de figuras públicas mediante la manipulación. Incluso, y sin pudor alguno, han tratado de influir indebidamente en los resultados de los procesos electorales, políticos, legislativos y hasta judiciales.

Una parte considerable de la clase política –acusa–, ha decidido privilegiar sólo sus intereses coyunturales y no ha defendido republicanamente a la sociedad en su conjunto de los abusos que este poder fáctico comete.

Ante esta claudicación de la política, las empresas mediáticas han adquirido un poder más amplio que la mayoría de los funcionarios públicos y que los empresarios en general, pues los poderes políticos formales están más acotados jurídicamente, mientras que los medios se mantienen al margen de una regulación clara y precisa. Esta opacidad e imprecisión legal –advierte–, les ha permitido preservar y ampliar sus privilegios.

Cierto –reconoce—la crítica a la clase política y a toda manifestación de fuerza es necesaria y razonable, pues toda expresión de poder debe estar sujeta a los límites que las leyes establezcan, con el claro objetivo de impedir abusos. En ese tenor, es cuestionable que los medios electrónicos, gozando de una gran fortaleza, permanezcan intocados en todos los sentidos cuando cometen excesos.

Los medios, por supuesto, pueden criticarlo todo y a todos, pero cuál es la vía pública para criticarlos a ellos. Sin participación ciudadana en el control de los medios se construyen auténticas dictaduras mediáticas.

Esto es lo que estamos viviendo hoy en México. Y si no se regula a las televisoras, dijo recordando a Karl Popper, “éstas aniquilarán nuestras democracias”.

Porfirio Muñoz Ledo volvió a esta advertencia –expuesta originalmente en una iniciativa que duerme el sueño de los justos en San Lázaro– ahora que su “Bitácora Mexicana” llegó a sus 250 programas de transmisión.

La insistencia en el tema no estaba de más.

Los estereotipos de Carlos Salinas

Rubén Cortés

Al inaugurar el foro “México, entre el Norte y el Sur”, auspiciado en Madrid por la Fundación Botín, el ex presidente Carlos Salinas desmanteló estereotipos plantados en México por los enemigos del TLC.

Los transcribo:

—Frenó el acceso del campesinado a la tierra.

No. El ejido se consolidó, creció la superficie de tenencia de la tierra y el reparto benefició a dos millones de campesinos, mucho más en sólo 16 años que en siete décadas de reforma agraria. Abrió la propiedad a más de un millón de mujeres.

—Desindustrializó México.

Falso. Despegó el sector de la manufactura de exportación. Nos convertimos en uno de los principales productores de la industria automotriz y textil, aunque en ésta China luego nos desplazó.

—Provocó el abandono de América del Sur.

Incierto. Se firmaron acuerdos con Bolivia, Chile, Colombia, Costa Rica y Venezuela. El nivel de exportaciones hacia allá se elevó en 112 por ciento en cinco años. México creó las Cumbres Iberoamericanas, para unificar la voz de la región.

—Encadenó nuestro comercio a Estados Unidos.

Mentira. Desde antes del TLC, el comercio con Estados Unidos era entre 60 y 90 por ciento del total de las exportaciones. ¡Se optimizó!

—Arruinó a los trabajadores.

Invento. La mano de obra del sector exportador elevó a la mitad sus ingresos. Sí afectaron nuestras asimetrías geográficas internas. En el norte, más de la mitad de la mano de obra está en el sector exportador, pero en el sur sólo cinco por ciento está en ese sector y sus salarios no mejoraron con el impacto positivo derivado del acuerdo.

—Provocó migración.

No. La explosión migratoria se produjo tras el Error de Diciembre de 1994, durante el arranque del gobierno de Ernesto Zedillo. El TLC propició que Estados Unidos prestara dinero a México, el país saliera más rápido del hoyo y se revirtieran los flujos migratorios.

—Desplazó la producción de alimentos.

Falso. La producción de maíz creció de 15 millones de toneladas en 2004 a 30 millones en 2008. El consumo interno de proteínas aumentó 40 por ciento y los precios bajaron 30 por ciento. México se convirtió en el segundo vendedor de comida a Estados Unidos.

—La globalización canceló la soberanía.

No. La defensa de la soberanía viene del interior. Más afectan las crisis como la de 1995 y las malas maneras de resolverlas.

En fin, no lo tiene que decir el ex Presidente: el TLC fue sólo una carretera inaugurada hace 16 años, con capacidad para ser recorrida por los mejores ferraris.

¡Pero jamás la bachearon!

Esos baches se llaman reformas estructurales.

Zedillo, Fox, Calderón y la clase política no las hicieron.

Salinas hizo lo suyo. Que fue bastante.

Aprueban “Ley Simi” en México

Omar Sánchez

Ahora cuando el IMSS no cuente con los medicamentos necesarios que tiene que dar a los derechohabientes, se verá obligado a expedir vales que serán intercambiables en farmacias seleccionadas.

La adición aprobada al tercer párrafo del artículo 91 de la Ley del Seguro Social dice que en caso de que las farmacias del instituto no cuenten con el abasto suficiente para el surtimiento de las recetas, se procederá a utilizar cualquier medio de cambio electrónico o convencional como vales, bonos o tarjetas que se entregará al asegurado para que los pueda intercambiar con medicamentos.

En medio de cuestionamientos por parte del PRD y PT por la ilegalidad del proceso, fue aprobada la ley. De acuerdo con los perredistas a la bancada perredista sólo es para favorecer a dueños de farmacias particulares como las del Dr. Simi y Fénix
La bancada de Alejandro Encinas acusó que con esto el partido Verde Ecologista, promovente de la Ley, pagará facturas a quienes han apoyado a la bancada verde.

“Es más sencillo aumentarle el presupuesto al IMSS, que hacer todo el mecanismo que le da un negocio a quienes ya sabemos están detrás del PVEM”, expuso el perredista Guadalupe Acosta Naranjo.

¿Quién manda en México?

Gregorio Ortega Molina / La Costumbre Del Poder

El adelanto dado en el semanario Proceso del nuevo libro de Porfirio Muñoz Ledo, es tema de conversación en los círculos del poder. No el principal, como solía ocurrir. El político del jus sanguinis dejó de ser referente, lo que es un error, porque si bien perdió apostura política y permitió mellar su dignidad, de ninguna manera menguan su inteligencia ni su buena pluma: es un hombre de ideas, a ellas debió dedicarse.

En esta ocasión el diputado federal por el PT fue visitado por las Pitias. Es cierto, los signos, los acontecimientos y la realidad indican que México ha perdido viabilidad; también es verdad que este saqueado y aterido país está en proceso de 'afganización', como lo piden a gritos las últimas declaraciones de Hillary Clinton, de Bill Clinton y de Vicente Fox Quesada.

Los muy difundidos sucesos de Ciudad Juárez, Reynosa, Tijuana, Ciudad Victoria, el asesinato de 13 presidentes municipales, de un candidato a gobernador, indican que el análisis del señor diputado es válido. Pero hay más, tenemos a la vista cifras y datos que muestran el proceso acelerado de decadencia: en las instituciones, en la sociedad, en el gobierno que permite que ocurra lo que azora, pero también disminuye el valor que pueden dar los mexicanos a su patria, a sus personas. Lo han convertido en un país devaluado anímica y culturalmente: ahora los mexicanos hacen lo que los negros no están dispuestos a hacer.

Por investigación de El Diario, de Ciudad Juárez, nos enteramos que en 2009-2010 cerraron 5 mil 900 pequeños negocios. Las cifras de dicha investigación muestran que el cierre de tiendas de barrio se aceleró en las últimas dos semanas a consecuencia de extorsiones, pues al menos 48 establecimientos clausuraron en ese periodo. El reporte de la Cámara Nacional de Comercio en Pequeño indica que el padrón de negocios de este tipo cayó de 7 mil establecimientos que tenía en 2007, a sólo mil 100, como consta en su reporte más reciente.

Por otro lado, señala la investigación que el coordinador de la Mesa de Seguridad, Arturo Valenzuela Zorrilla, sostiene que la modalidad de la extorsión o cobro de piso se ha modificado, ya que de los puestos de hamburguesas y negocios pequeños y medianos, los delincuentes pasaron a vender protección a los grandes centros comerciales.

¿Qué país puede resistir, ante la inseguridad jurídica, la extorsión, la ausencia de autoridad, la ingobernabilidad de amplias zonas? No se trata de rasgarse las vestiduras, mucho menos de hacer apología del delito al ponderar las novísimas prácticas comerciales que imponen para determinar quién manda.

De lo que se trata es de establecer un diagnóstico preciso para aportar propuestas de solución adecuadas al problema, y no únicamente para buscar un enemigo común que unifique a los mexicanos con el propósito de hacerle un zurcido invisible al -por el momento- irreparablemente roto tejido social.

Las cifras de lo que sucede con la inversión extranjera y con los capitales nacionales, son aportadas por el Banco de México: Entre 2007 y 2009 las empresas extranjeras que operan en México remitieron a sus países de origen utilidades por 9 mil 18.5 millones de dólares; la suma supera en 91 por ciento las ganancias que transfirieron las firmas extranjeras a sus matrices en el primer trienio del gobierno anterior, que fueron de 4 mil 716.9 millones de dólares, y también fue mayor, en este caso en 89 por ciento, a la de los tres primeros años de la administración del último presidente priista.

Empresarios mexicanos transfirieron recursos al exterior para realizar inversiones en actividades productivas por 7 mil 598.1 millones de dólares en 2009, cantidad que superó en 556 por ciento la del año previo, que fue de mil 157.1 millones de dólares, de acuerdo con el informe citado.

Lo anterior sólo puede tener un significado: disminuye la confianza en México, a lo que habría que añadir las exigencias que sobre el comportamiento económico imponen los nuevos ejércitos, como los definió Juan José Millás en su columna de El País del último 15 de octubre.

Escribió el fino y oportuno analista español: “El ruido de sables ha sido sustituido por el de la ladronera, pero los golpes de Estado siguen siendo golpes de Estado, los dé un general o un financiero. Sometida al fin la institución castrense al poder civil, los políticos se humillan ahora ante los coroneles de la Bolsa. Quiere decirse que las pistolas han sido sustituidas por corbatas de seda y los uniformes verdes por trajes de Armani. El resultado final es que a usted y a mí nos aprietan las tuercas (si tenemos la fortuna de que todavía haya margen para apretárnoslas).

“Aceptamos como inevitable la existencia de los mercados globales al tiempo de afirmar su ingobernabilidad. En otras palabras, ni somos responsables de su aparición ni tenemos margen de maniobra alguno para corregir sus atropellos. He aquí la gran trampa intelectual del fenómeno. Dado, pues, que lo que sufrimos es un desastre natural y no un atraco pistola en mano, los políticos peregrinan hasta los nuevos cuarteles, donde son recibidos por los dioses del dinero, a quienes prometen el sacrificio de equis doncellas y de tantos jóvenes para apaciguar sus ánimos. No habíamos terminado de rescatarlos de su bancarrota con el dinero del contribuyente (el de usted y el mío) y ya estaban solicitando más vírgenes, más jóvenes, menos déficit. ¿Cómo se somete a un ejército de esta naturaleza?”

Es en este contexto que descarrila el oráculo de Porfirio Muñoz Ledo, porque no nada más México puede convertirse en una nación inviable, en un Estado fallido. La soberbia de los nuevos ejércitos y los poderes fácticos harán que la guerra atómica palidezca ante la ocupación económica, nueva esclavitud, nuevos dioses, posiblemente nuevos Estados, hasta en tanto la humillación parezca soportable a quienes la padecen.

miércoles, octubre 27, 2010

Góngora Pimentel, por el cambio y la nueva esperanza

Miguel Angel Granados Chapa

A casi un año de concluida su gestión como ministro de la Suprema Corte de Justicia (máximo tribunal del que fue presidente), Genaro David Góngora Pimentel manifestó su adhesión al proyecto político de Andrés Manuel López Obrador. De tiempo atrás lo ha hecho también su antiguo compañero en la administración de justicia, Juventino Castro y Castro, quien hoy es miembro de la Cámara de Diputados, adonde lo llevó el Partido del Trabajo, el más cercano a López Obrador de cuantos lo postularon a la Presidencia en 2006.

Góngora Pimentel dejó de ser ministro el 30 de noviembre del año pasado. Reapareció el 19 de octubre en la presentación de la asociación civil Encuentro, cuyo objetivo general es “ampliar el consenso social sobre el proyecto alternativo de nación y recibir puntos de vista para su fortalecimiento, así como los canales de comunicación con los más diversos grupos y sectores de la sociedad mexicana frente al 2012 y en apoyo al movimiento ciudadano que encabeza Andrés Manuel López Obrador”.

El ministro en retiro no fue un invitado más a la presentación del consejo de esa plataforma de lanzamiento del exjefe de Gobierno capitalino, creada se diría que como reacción a Equidad y Progreso, la asociación civil formada por Marcelo Ebrard para alimentar su propia precandidatura. Se le confió el papel principal después del que correspondió a López Obrador. Éste definió a Encuentro como una “organización para atender a sectores que se agrupan, que se relacionan de otra forma”, distinta de la que ha practicado en los cuatro años recientes el “presidente legítimo de México”, como firma sus comunicados. Al movimiento social nacional, que se concreta en comités municipales y comunitarios, y realiza “labores de información, de orientación, de concientización”, le hacía falta otro mecanismo para encontrarse con los votantes que sufragaron por López Obrador en 2006 y luego se han alejado de él, y para encontrarse también con nuevos votantes, otros sectores “con los que tenemos que comunicarnos, despejar dudas, aclarar cuál es nuestro propósito, en qué consiste el proyecto alternativo de nación que postulamos”, según dijo el propio excandidato.

En otros términos, se trata de evitar que ciudadanos desinformados crean una vez más que López Obrador “es un peligro para México”, como de nuevo ha dicho Felipe Calderón, irresponsablemente, porque ahora no es candidato, sino el presidente de la República. Nadie mejor para representar al lopezobradorismo inteligible y aceptable para la clase media, entre temerosa y esperanzada, que una persona con indisputable autoridad moral y respetada presencia en los medios judiciales y académicos como el exministro Góngora Pimentel.

Nacido en Chihuahua el 8 de septiembre de 1937, se graduó en la Facultad de Derecho de la UNAM en 1963 (y se doctoró allí mismo, perteneciendo ya a la Corte, en 2006). Prácticamente toda su vida profesional la dedicó a la docencia, a la escritura de obras jurídicas y a la impartición de justicia. Tenía 15 años como magistrado (más seis como juez de Distrito) cuando fue elegido ministro, en enero de 1995. Presidió el máximo tribunal y el Consejo de la Judicatura Federal durante cuatro años, de 1999 a 2003. Al concluir ese periodo, y al retirarse de la Corte, lo hizo con su prestigio acrecentado. En su ponencia y en sus votos se inclinó siempre a resolver los asuntos mirando el interés general, con sensibilidad judicial y política. Su amigo recientemente fallecido, José de Jesús Gudiño Pelayo, veía en él la encarnación del liberalismo en la Corte cuando lo consideró situado en el lado opuesto al conservadurismo de Sergio Salvador Aguirre Anguiano y los invitó a no dejar de controvertir, para conservar el rating del Canal Judicial.

En las acciones de inconstitucionalidad y en las controversias constitucionales, donde había que decir el derecho, o en las investigaciones constitucionales al tenor del artículo 97, Góngora fue un juez irreprochable. Los moderados, especialmente los que llevan su moderación al timoratismo, acaso lo tuvieron como excesivo, vehemente, sensiblero. Pero nunca dudó en ir más allá del frío texto legal (nunca infringiéndolo) para insertar sus resoluciones en el ambiente social y político en que estamos inmersos. Sólo puede atribuírsele un traspié: el haber querido trocar la majestad del juez constitucional por la terrenalidad del consejero electoral, cuando buscó presidir el IFE. Salió de la Corte con su espíritu enaltecido y su honra inmaculada.

Once meses después, con mesura, casi se diría que con tiento si no se conociera la firmeza de sus posiciones, al decir el único discurso el 19 de octubre (además, claro, de las palabras de López Obrador) afirmó que “debemos ofrecer a México una nueva esperanza sobre un futuro incierto”. Es, dijo también, “momento de fortalecer el cambio en nuestro país, lo cual será favorable porque nuestro esfuerzo tiene rumbo”. Confía, añadió, “en la organización política que nos convoca, pues tiene la visión, el talento y el coraje para entender los tiempos que enfrenta el país y actuar en consecuencia”; y no tiene duda de que esa organización “logrará encabezar esta nueva cultura y este nuevo quehacer político”. Instó, en fin, a sus oyentes y a quienes llegue su mensaje, a no perder tiempo, a saber que “es ahora el momento del cambio y de una nueva esperanza”.

Respetuoso, con el impulso de un espíritu universal, sin nombrarlo invocó a Dios: “Existe un poder más alto, cualquiera que sea el nombre que le demos, que nos ordena no solamente proceder con rectitud, sino también con amor; no únicamente aplicar el derecho, sino impartir justicia con misericordia”.

Los periodistas españoles, que suelen comparar el futbol y la política, o emplear en ambos terrenos un lenguaje común, dirían que, al igual que cuando el Real Madrid o el Barcelona contratan a un gran goleador, López Obrador hizo un “fichaje monumental” cuando atrajo a Góngora. Mucho se dijo de la amistad y la cercanía entre ambos cuando el jefe del Gobierno protagonizaba sonados litigios. Ahora esa proximidad adquiere el carácter de una adhesión política, como la que expresaron otros asistentes a la presentación de Encuentro.

Fue notoria la reaparición de Alfonso Durazo, quien en los años recientes se ocupaba de asesorar a un poderoso empresario periodístico y de ir y venir de su Sonora natal. Su perfil político y humano es de estirpe semejante al del exministro, y su participación conspicua en el consejo de la nueva plataforma de López Obrador muestra que el dirigente social más importante del país está consciente de que sus vehemencias, que llegan a la estridencia de tanto en tanto, no deben ser su única presencia política, sino que por interpósitas personas ha de hacer llegar su mensaje a los sectores medios donde puede generar apoyo porque representa más que nadie sus intereses.

Durazo no se ha apartado de López Obrador desde que resolvió sumarse a su causa en el proceso electoral de 2006. El secretario particular de Luis Donaldo Colosio había salido del PRI cuando el presidente Vicente Fox, reconociendo sus propias necesidades y los méritos del sonorense, lo invitó a ser su secretario particular. Mientras más apoyo recíproco se generaba entre el Ejecutivo y su colaborador, más tensa era la relación entre Durazo y la señora Martha Sahagún. Las fricciones se multiplicaron cuando la esposa del presidente pretendió sucederlo en el cargo. Durazo advirtió a Fox sobre el despropósito y, al no ser atendido, se fue de Los Pinos.

Conserva la reputación que lo ha hecho figura indispensable en acuerdos políticos necesarios. La ha llevado de nuevo cerca de López Obrador. ¡Buenos fichajes!