GANA BITCOINS RAPIDO Y FACIL

viernes, junio 23, 2017

El canciller Videgaray y el expresidente Fox, los mismos gatos del imperialismo, pero revolcados


Pedro Echeverría V.

1. Espero que el Canciller de Peña Nieto, Luis Videgaray, que tanto ha criticado al gobierno Venezolano, no empiece a manotear hasta llegar al ridículo del presidente Fox. No olvidaré jamás el comportamiento que tuvo el presidente Fox en la cumbre de Mar de Plata, Argentina, en noviembre de 2005, cuando representó gratuitamente, de manera abierta y tonta, al presidente Bush en aquella cumbre de Argentina; se puso a gritar contra Hugo Chávez, Lula Da Silva y Néstor Kirchner porque no acataban los mandatos de los EEUU que querían obligar a todos los representantes a aprobar el ALCA (Se dice que Fox se transformó en un energúmeno que le salió espuma por la boca y tuvo que recibir atención médica). Asistieron 34 países de América, con excepción de Cuba.

2. Se publicó que: “ La fórmula final establecida en la "Declaración de Mar del Plata" fue una salida de emergencia ante la polarización de posiciones y que suavizó las posturas tanto de Hugo Chávez que pretendía cavar en el balneario de Mar del Plata "sepultura del ALCA" como la del presidente Vicente Fox que llegó a sugerir un ALCA sin el MERCOSUR . Se difundió que Vicente Fox fue el mascarón de proa de Estados Unidos y quién se cargó al hombro el saco del ALCA al defender la reanudación de las negociaciones con el fin de poner en marcha el acuerdo hemisférico. El Presidente de Venezuela, Hugo Chávez, pidió sacar las palas para enterrar el "féretro del ALCA" y fue el mejor ejemplo de que los tiempos de una América del sur alineada tras Estados Unidos quedaron en los 90.

La "democracia" mexicana

Aldo Fabian Hernandez Solis

Dos noticias sobresalieron está semana, los casos de espionaje gubernamental a periodistas y luchadores por derechos humanos; y la reunión de la OEA en que la cancillería mexicana aliada a la norteamericana busca condenar al gobierno de Venezuela, acusándolo de atentar contra los derechos humanos y la falta de democracia. Estas noticias se conectan y muestran que el discurso que predomina en el gobierno es el del cinismo. Pero al mismo tiempo demuestra la farsa de que en México se vive en una democracia.

El discurso de la transición democrática plantea el paso de sistemas políticos autoritarios a democráticos. Un discurso de finales del siglo XX que además concebía como parte de esta transición, la apertura de las economías al libre mercado. Se concibió a la democracia como correlato de la instauración del neoliberalismo. Un cuento fantástico, que hoy se cae a pedazos.

Gran cantidad de trabajos académicos se han desarrollada alrededor de la llamada transición democrática, un generación de estudiosos de la ciencia política se embarcaron a este objeto de estudio. Se instauró un sentido común que presentaba como una verdad irrefutable la existencia de democracia política. Es cierto, se hablaba de una democracia procedimental, sin adjetivos, con escaso margen para transformar las sociedades. Una democracia ligada al proyecto neoliberal, que funcionó como justificación ideológico de un modelo de clase, que aumentaba la pobreza y la desigualdad.

¿Sancionar a Aristegui y otros denunciantes?


Los poderosos (también) protestan
Peña Nieto se dice espiado
INE y Sedena, críticos

Julio Hernández López / Astillero

Los patos (del poder) tirándole a las escopetas (del descontento social). Desde algún lugar de las montañas gubernamentales, tres cuasi insurrectos de élite dieron a conocer sendos comunicados denunciatorios: las cosas están mal, porque todo está de la patada, sería la redundante traducción profana. Violaciones a los derechos y garantías, espionaje generalizado, ilegalidad, corrupción, impunidad, ¡puf!, ya ni los máximos beneficiarios de los privilegios del organigrama institucional están en condiciones de negar la realidad. Los ricos (de poder), también lloran (protestan).

Enrique se ofrendó para mostrar que todos somos (potenciales víctimas de) Pegasus: fue en Lagos de Moreno, Jalisco, durante la inauguración de un parque industrial. Ahí dijo (los comentarios y preguntas entre paréntesis son irresponsabilidad de esta columna astillada): Somos una sociedad que en las más de las veces nos sentimos espiados (la democratización del espionaje). Yo mismo, como presidente de la República (¿a pesar del Estado Mayor Presidencial?). A veces recibo mensajes cuya fuente u origen desconozco (ha de suponerse que cualquiera puede marcar el número telefónico de EPN y que no hay policía cibernética ni inteligencia civil y militar para detectar ese tipo de llamadas). Pero procuro en todo caso ser cuidadoso en lo que hablo telefónicamente (por tanto, la responsabilidad de ser espiado es de quien no habla cuidadosamente al teléfono). Porque no faltará alguien o que alguna vez exhiban alguna conversación mía. Ya ha ocurrido y ya ha pasado (sin comentarios, mucho menos de índole privada ni de besos en la boca que le han plantado bellas muchachas luego fugitivos, según relató también ayer).

Peña Nieto condenó al fracaso la investigación por espionaje y amenazó a las víctimas: ONG

Apro

Con sus primeras declaraciones sobre el escándalo del espionaje de su gobierno a defensores de derechos humanos y periodistas, el presidente Enrique Peña Nieto condena al fracaso la investigación que él mismo ordenó y amenaza a quienes han denunciado ser víctimas de ese delito, afirmaron seis organizaciones civiles.

En un comunicado conjunto, el Centro de Derechos Humanos “Miguel Agustín Pro Juárez”, Artículo 19, la Red de Defensa de los Derechos Digitales, El Poder del Consumidor, Socialitic y el Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco) se refirieron a las expresiones que el Ejecutivo federal hizo en Jalisco, mismas a las que consideró “impropias de su investidura y en extremo preocupantes”.

Las organizaciones argumentaron que sin esperar a que la investigación haya iniciado, Peña Nieto “condenó al fracaso la indagatoria, calificó de falsas las denuncias y exoneró de antemano a su gobierno de cualquier responsabilidad”.

Detallaron que, como la investigación aún no ha comenzado, el presidente “carece de elementos técnicos y jurídicos para afirmar que las denuncias son falsas y, por el contrario, los informes científicos realizados hasta ahora apuntan en otra dirección”.