lunes, agosto 25, 2008

La madre de todas las batallas

Mario Di Costanzo

El día de hoy se estará entregando a los legisladores del Frente Amplio Progresista (FAP) la iniciativa que en materia energética ha realizado un grupo de intelectuales y especialistas con la intención de fortalecer a Petróleos Mexicanos y garantizar el absoluto control de esa industria por parte del Estado.

Este paquete de iniciativas se puede dividir en dos grupos. El primero contiene reformas a diversos ordenamientos jurídicos, entre los que destacan la Ley Reglamentaria del artículo 27 constitucional, la Ley Orgánica de la Administración Pública, la Ley Federal de Derechos, la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria, así como una Nueva Ley Orgánica para Petróleos Mexicanos, que en su mayoría serían presentadas en el Senado de la República.

El segundo grupo de propuestas está conformado por un plan de acción inmediata, que propone en síntesis la creación de un fondo de recursos por casi 300 mil millones de pesos y que será presentado en la Cámara de Diputados para que, independientemente de los acuerdos o desacuerdos a los que se llegue en el Senado de la República, se pueda iniciar durante el próximo año un agresivo programa de inversiones públicas en el sector, que posibilitarían a Petróleos Mexicanos cumplir con su mandato constitucional.

El plan de acción inmediata ataca de manera directa tres factores que han deteriorado a la industria petrolera y a Pemex: corrige la falta de recursos en la paraestatal por el régimen fiscal y presupuestario al que ha sido sometido durante años; corrige el sesgo que ha tenido el destino de las inversiones que se realizan, al atender primeramente la inversión en exploración, en refinación y en petroquímica, en ductos y en investigación y desarrollo tecnológico; y, por último, plantea una serie de medidas que garantizan la transparencia, la rendición de cuentas y el combate a la corrupción que se ha incrementado con la entrada de empresas extranjeras a la industria a través de los contratos de servicios múltiples, así como con otras adquisiciones y licitaciones.

Este plan de acción inmediata permite que se evalúe y castigue, por parte de la Auditoria Superior de la Federación, tanto el proceso de toma de decisiones del Consejo de Administración que han llevado a Pemex a la situación en que se encuentra actualmente, como también las oscuras relaciones entre la empresa y su sindicato.

Lo mejor de todo es que, para llevar a cabo este plan de acción inmediata, lo único que habría que hacer es que los legisladores aprobaran modificaciones al Artículo 254 de la actual Ley Federal de Derechos para disminuir la carga fiscal de Pemex en cinco puntos porcentuales; que se aprobara una modificación al Artículo 19, fracción IV, de la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria, para canalizar hasta 60% de los excedentes petroleros a Pemex, y aprobar un Decreto para la inclusión de este plan de acción inmediata en el Presupuesto de Egresos para 2009.

Señalo lo anterior en virtud de que el 8 de septiembre se estará entregando, por parte de la Secretaria de Hacienda, a la Cámara de Diputados, el llamado Paquete Económico para 2009, que incluye entre otras disposiciones las iniciativas de ley de Ingresos, de Derechos y el Presupuesto de Egresos para el próximo año; y que de acuerdo a lo establecido en la Constitución Política, deberá ser aprobado a más tardar el 15 de noviembre de este mismo año.
Esto quiere decir, al menos hipotéticamente, que mientras en el Senado se estarán discutiendo las propuestas de reforma energética planteadas por Felipe Calderón, Manlio Fabio Beltrones y el Frente Amplio Progresista, en la Cámara de Diputados se estará discutiendo el paquete económico para 2009.

Esta situación plantea dos posibilidades. La primera es que el contubernio PRI-PAN se aplique de manera inmediata y se apruebe una reforma energética privatizadora durante los primeros días de septiembre, para dejar “libre de polvo y paja” y pagar las facturas correspondientes en el Presupuesto de Egresos para 2009. O bien, la segunda, que consiste en mantener la negociación separada y que al final Petróleos Mexicanos se quede como “el perro de las dos tortas”, sin reforma y sin presupuesto, lo que contribuiría más a debilitarlo y dañaría aún más a la economía en su conjunto.

Un tercer escenario, quizás el más deseable, sería que se aprobara el plan inmediato de acción y la discusión de los tres proyectos que están en la mesa del Senado de la República se condujera sin la menor prisa posible durante los próximos meses. Y que de manera razonada, a través de un gran acuerdo (Ley Marco), se diera paso al replanteamiento a fondo del sistema hacendario del país, y al establecimiento definitivo de una verdadera política energética de Estado.

De no ser así, se corre el riesgo de agrandar las diferencias en una sociedad que está al borde de la ruptura por la situación social, económica y política del país.

Por ello, puede ser que la Cámara de Diputados sea el verdadero escenario de la madre de todas las batallas.

¡Gana USD con Neobux, prueba la nueva sección de ENCUESTAS!