viernes, febrero 11, 2011

Video: El caso Carmen Aristegui en Primer Plano


http://www.youtube.com/watch?v=uO-cWVtgLQM

Ministerios públicos y jueces (con magistrados y ministros)

Álvaro Cepeda Neri

Como sabemos, en términos generales la maquinaria judicial no se mueve salvo aceitándola con dinero y sobornos de toda clase. De todo lo que está podrido de corrupción nada hay como los órganos del Ministerio Público que, estatalmente, dependen del desgobernador en turno y, federalmente, son un apéndice del inquilino de Los Pinos (con todo y el búnker que Calderón mandó construir para refugiarse). Esos ministerios públicos persiguen, por oficio, es decir, por iniciativa propia, los delitos, sobre todo penales y los que son denunciados. Y son los encargados de recabar las pruebas, las declaraciones y todo el material que de antemano fijan las leyes para formar los expedientes que entregan a los jueces, a magistrados y hasta a los ministros de la Suprema Corte.

En esa primera instancia, los ciudadanos encuentran el primer obstáculo para iniciar sus acciones penales, civiles, mercantiles, etc. Y si el “gober” tiene algún interés por encubrir a los presuntos responsables, entonces la averiguación no prospera. Igual pasa con las investigaciones del ministerio público federal, donde el “señor presidente” mete las manos para proteger sus intereses o para iniciar averiguaciones contra sus enemigos y críticos, especialmente contra periodistas a los que difama usando las declaraciones de testigos protegidos. Los jueces reciben, pues, los expedientes y cuando están mal integrados, entonces los dizque impartidores de justicia, en lugar de regresarlos para que el Ministerio Público los complete, simplemente resuelve absolviendo a los presuntos culpables… ¡por falta de pruebas!

Verbigracia: el caso de Marisela Escobedo, donde en un juicio oral, tres jueces con un expediente incompleto (es de presumirse que por haber corrupción de por medio), declararon inocente al asesino de su hija. Otro caso: los 49 niños de la guardería sonorense y los 79 más que quedaron marcados de por vida por las quemaduras recibidas y el humo que respiraron. Como entre las corresponsables está la prima-hermana de la esposa de Calderón, el Ministerio Público federal, es decir: la PGR, no ha iniciado la averiguación, no obstante la denuncia de los padres (que han estado ayunando en la capital de Sonora y en la ciudad de México, donde prepararan un juicio público en la Plaza de la Constitución, para el próximo 5 de marzo).

Si alguna Reforma del Estado es necesarísima, es desde dentro del también anquilosado sistema judicial en su totalidad, empezando por su eslabón de los ministerios públicos; estos y los jueces han pervertido sus funciones para que en lugar de impartir justicia distribuyan injusticias por incapacidad, flojera, complicidades en los sobornos y porque, como hasta ahora, el pueblo ha soportado y aceptado mansamente ese estado de cosas, nada les importa cumplir con sus obligaciones y prestos cobran a dos manos: los miserables sueldos que les pagan y que completan hasta enriquecerse con lo que reciben de quienes, en los juicios, son los presuntos responsables y quieren ser declarados inocentes.

La respuesta de Presidencia a Carmen Aristegui

Martha Anaya / Crónica de Política

Frente a la cantidad de comentarios que circularon –y siguen circulando—sobre el despido de Carmen Aristegui y el pronunciamiento que dio antier, es más que magra la atención que han puesto los twitteros a la respuesta que dio Roberto Gil Zuarth, secretario particular del Presidente de la República, unas horas después –a lo mejor porque ya fue de noche– de la conferencia de la periodista.

Llama la atención por varias razones. La primera: Es una respuesta directa de Los Pinos a la pregunta que planteó Aristegui en su programa: ¿Tiene o no problemas de alcoholismo el Presidente Felipe Calderón?

Quienes pensaban que hacer tal cuestionamiento era “mera retórica” –así lo mencionaron, por ejemplo, en el programa Tercer Grado–, se equivocaron. La respuesta desde la Casa Presidencial es tal y de tal amplitud, que la pregunta no quedó en eso: mera retórica.

El comunicado leído por Gil Zuarth no quedó en un simple “no”, como cuando se le preguntó a Vicente Fox si tomaba Prozac. Fue mucho más explícito.

¿Que era de esperarse una negación de la posibilidad de que Calderón beba alcohol en demasía? Evidentemente. Pero lo interesante en este caso, en términos periodísticos, es que al dar respuesta la Presidencia de la República a la pregunta que formuló Carmen –y que terminó con su despido de MVS por considerar que tal planteamiento era ofensivo y transgredía su código de ética–, implícitamente da por válido el derecho de los periodistas a preguntar.

No sólo eso. Con la respuesta a la periodista, exhiben –o se desmarcan y dejan colgados– a MVS y a la familia Vargas, pues dan a entender que desde Los Pinos están dispuestos a enfrentar cuestionamientos, así sean “rumores ofensivos” (calificativo de Gil) los orígenes de las preguntas.

¿Qué dijo Roberto Gil Zuarth? Va parte de la respuesta de la Presidencia de la República:

“La agenda de un jefe de Estado debe cuidarse con sentido de Estado. Sin embargo, en los últimos días, se ha intentado sembrar y difundir en la opinión pública rumores ofensivos que atentan contra la dignidad e investidura del Presidente Felipe Calderón.

“Frente a esas infundadas afirmaciones, y desde el más firme compromiso del gobierno federal con la transparencia, resulta oportuno compartir con los ciudadanos algunos datos generales sobre las actividades presidenciales, que reflejan que el Presidente de México trabaja incansablemente por el desarrollo de la nación.

“En mi calidad de Secretario Particular del Presidente, como responsable de su agenda y de asistirlo en sus actividades, puedo atestiguar la dedicación, el compromiso y la responsabilidad con la que el Presidente desempeña la función que los mexicanos le han encomendado.

“Sólo durante el último año, el Presidente Calderón realizó 261 eventos en la Ciudad de México, 108 giras nacionales, 17 giras internacionales, 49 entrevistas a medios de comunicación, 198 audiencias, 63 reuniones de gabinete, 201 acuerdos con el equipo de Presidencia, 135 reuniones para preparar discursos, 67 reuniones para revisión y firma de documentos, y 680 reuniones temáticas sobre políticas públicas. En total, 1779 actividades a lo largo del año: 7 actividades en promedio por día hábil”.

El recuento sigue con el número de giras por la república, reuniones de gabinete, eventos públicos, reuniones con gobernadores, empresarios, directores de medios de comunicación, etcétera.

Y agrega:

“El Presidente de la República inicia su jornada a las 6.30 a.m. Practica diariamente al menos una hora de ejercicio. Tiene reuniones privadas e inicia actividades públicas a las 8.30 a.m., como a ustedes les consta, y concluye siempre en torno de las 10 de la noche.

“Este ritmo de actividades es la mejor expresión de su buen estado de salud, de su fortaleza física y entereza. Es, también, claramente incompatible con los infundios, los rumores y aún las dudas que dolosamente se propalan con el interés de dañar al Presidente, a su familia y a la institución que representa y que nos pertenece a todos los mexicanos.

“Jefes de Estado, líderes políticos, gobernadores, presidentes municipales, senadores, diputados, empresarios, comunicadores, ustedes como integrantes de la fuente presidencial y muchos miles de ciudadanos que han visto y convivido con el Presidente a lo largo de estos años, son los mejores testigos de que México cuenta con un Presidente responsable y entregado a plenitud a su trabajo”.

Tal fue la respuesta. Ya podrá haber quien crea en ella o no. Como periodista, me congratulo por lo que ésta significa para el ejercicio de la profesión.

Y ahora, a esperar a ver qué deciden en MVS. Fueron ellos quienes quedaron atrapados.

Politiquería contra educación

Axel Didriksson

La manipulación electoral, los operadores políticos y los porros, el uso de los recursos para la distribución de las despensas y las becas, las promesas de campaña, los compromisos que se desvanecerán con el tiempo, es en México lo prioritario. Y lo secundario: la inversión en educación, las políticas y los programas para lograr cambios fundamentales en los aprendizajes, el apoyo sin restricciones a la escasa investigación científica. Ni aun en campaña, ni por demostración de coherencia, los políticos profesionales buscan demostrar que pueden encauzar el desarrollo y el bienestar general desde las bases de una sociedad moderna y democrática. Vivimos en un país volteado de cabeza.

Pero también todo tiene sus límites, porque resulta verdaderamente injurioso el nivel al que ha llegado la simbiosis del SNTE y la SEP, en lo que es apenas el inicio de los actuales tiempos electorales. Las evidencias publicadas sobre el despliegue de propaganda del Panal dentro de las escuelas, la movilización de operadores y mapaches electorales con maestros que deberían estar dando clases (o mejor ni eso), y los recursos que se reparten para garantizar que quienes se alían con la cúpula del SNTE-Panal obtengan beneficios electorales, confirman que no les preocupan la iniquidad y el atraso que se padecen en el sistema educativo nacional.

Que los movilizados sean maestros o directores pagados con doble plaza y comisionados para actividades que nada tienen que ver con la educación, poco importa. Y es esto lo que se ve todos los días en los procesos electorales de Guerrero, de Baja California Sur, y así será en los que vienen en cinco entidades, sobre todo en el Estado de México y aun para el interinato en el Gobierno del Distrito Federal. Da pena ajena, verdaderamente.

El caso del Distrito Federal es aberrante. Con todo y que los representantes democráticos de la Sección IX del SNTE ganaron a ley las pasadas elecciones sindicales para integrar su Comité Ejecutivo, se sigue dando manga ancha y promoción al comité espurio, ahora desconocido por la misma Secretaría del Trabajo. Pero ninguna autoridad le hace frente. Este grupo de “charros” sindicales opera bajo el cobijo del Panal en todas las escuelas de la ciudad, y tiene cobijo y auspicio en la Administración de Servicios Educativos del Distrito Federal, y ahora hasta en la misma Secretaría del Educación del Gobierno del DF. Doble pena ajena.

En el reciente Informe de la UNESCO sobre la Ciencia en el mundo (UNESCO, Science Report, 2010) se puede encontrar otro ejemplo dramático del trastocamiento de la realidad que se padece en México. Mientras en muchos países (no sólo en los que se denominan desarrollados, sino también en algunos de África, Asia o América Latina) la ciencia tiene un alto nivel de interés público, hay avances insólitos en donde se pensaba que nunca serían alcanzados tales niveles de competitividad científica, y en donde los indicadores dan cuenta de que hay prioridades distintas. En contraste, los datos referentes a México revelan el actual estado de enajenación política y gubernamental y evidencian la poca trascendencia que, durante décadas, han mantenido las políticas públicas en materia de investigación científica.

De acuerdo con el Informe de la UNESCO, en los últimos cinco años países como China, Brasil, India, Corea del Sur, Sudáfrica, Vietnam, Singapur y algunas naciones de la ex Unión Soviética han despegado de forma sorprendente en materia de ciencia y tecnología, pero México mantiene su estancamiento y no destaca ni para bien ni para mal en el panorama mundial como actor significativo.

En esos países se están alcanzando notables tasas de crecimiento en el número de investigadores, en la creación de universidades de clase mundial, en la difusión ampliada de bases tecnológicas –de banda ancha, telefonía celular e internet–, en el mejoramiento continuo de la organización de la investigación, en el crecimiento de empresas de investigación y desarrollo, en el incremento de la inversión pública y privada en conocimientos y en educación superior, así como en el aumento de graduados con estudios en nuevas áreas del conocimiento. Esto, al punto de que están sobrepasando indicadores de las otrora potencias de la ciencia y la tecnología. Se trata de las nuevas economías emergentes. México no sobresale en ninguna de las anteriores variables.

Pero sí destaca en corrupción y en manipulación electoral, en el abandono de los niños y jóvenes, en el incumplimiento del derecho a la educación universal, en programas que etiquetados como educativos sólo sirven para buscar la imagen favorable de algún candidato, y en la desidia y desinterés con la que se actúa cuando llega el momento de decidir sobre una política de Estado a favor de la educación superior y la ciencia. Siempre se da preferencia a lo inmediato. Lo importante es para después, y así llevamos años y años...

Carmen Aristegui… ¡Una más!

Gilberto Vivanco González

La imagen y trayectoria que ha tenido a lo largo de su carrera la periodista y conductora de noticias y programas de opinión Carmen Aristegui han sido fundamentales para causar un revuelo en el país, por el cese de su contrato con la empresa MVS, la causa es la misma por la que muchos periodistas fueron callados, perseguidos y en otra situación más lamentable hasta asesinados: atacar la investidura presidencial o al menos ponerla en evidencia. No obstante, ella no hizo nada de eso de manera directa para que fuera despedida de tan influyente medio; lo que plasmó es parte de su profesión: simplemente cuestionar.

La tarea trascendente del llamado cuarto poder ha dado pie para otorgar dos directrices por parte del Ejecutivo nacional a lo largo de los años, así de manera contundente: estás conmigo o estás contra mí. No se permite la crítica, la reflexión, el cuestionamiento a un sistema presidencialista que sigue creyéndose rector de la vida nacional o al menos lucha contra viento y marea para no perder ni un ápice de su emblemática, pero maltratada figura. Total, el poder gubernamental y económico son los amos de México y del mundo.

En la historia del periodismo no han sido pocos quienes se atrevieron a cuestionar las acciones gubernamentales o incluso actitudes personales de los primeros mandatarios, aunque existen quienes opinan que el desenvolvimiento personal o estilo de vida no debe ser tocado por nadie, aunque se olvida que una responsabilidad de tanta importancia, la de mayor jerarquía en el país, no sólo es cuestión de forma sino también de fondo y la vida privada en automático se convierte en pública. Si esto sucede con deportistas y cantantes, con mayor razón con quienes tienen las riendas de una República, y que de sus acciones depende el bienestar o no de millones de personas.

Zabludowsky, su hijo Abraham, quienes eran voceros oficiales y se tenían que cuadrar con el mandamás fueron reconocidos por esos mismos gobiernos, pero cuando tuvieron la osadía de dar un viraje a su estilo de informar, cuando lanzaron ciertas críticas incómodas, simplemente fueron votados de Televisa, lo mismo le sucedió a Ricardo Rocha; esto antes del liderazgo que tomó TV Azteca, cuya empresa fue ganando adeptos porque se atrevía a mover el tapete a ciertos políticos de importancia, eso los llevó a ganarse tele espectadores, pero al rato, por los consabidos compromisos y presiones, dieron su brazo a torcer y ahora se han convertido en comparsas de las clases privilegiadas , aunque presumen de otorgar un lado humano a sus noticieros y campañas altruistas, las cuales sabemos cómo se manipulan en esos menesteres.

La censura gubernamental, que no la autocensura que se hace por conveniencia profesional o hasta de vida o muerte (al evitar tocar temas de nacotrafico por ejemplo) , con mayor o menor grado siempre ha existido en México; sin embargo de unos años hacia acá, han existido momentos de empuje ciudadano que luchan por la libertad de expresión y la apertura democrática, sobre todo después del 88 con el movimiento de Cárdenas como líder social y de Heberto Castillo como líder intelectual, donde podríamos situar al mismo Muñoz Ledo con todo y lo voluble y convenenciero que ha sido.

La Presidencia de la República se espantó, hizo rabieta y casi se desmaya cuando Carmen sólo pidió que los voceros del morador de Los Pinos puntualizaran de manera oficial si era verdad que el señor Calderón tiene problemas de alcoholismo como lo aseguró la manta presentada por el petista Fernández Noroña. Ella lanzó preguntas e interrogantes, mas no afirmaciones. No faltó a la ética porque no aportó argumentos ni a favor ni en contra. Luego entonces por qué no la botaron cuando cuestionaba, en su momento, que si López Obrador era en verdad un peligro para México, que si el líder de los mineros Gómez Urrutia era una ratero y corrupto de primera, cuando se traían en jaque a Santiago Creel por el asunto de su paternidad de la hija de Edith González, y eso que era asunto muy personal… como no era Felipe el acusado ni bronca había.

A espera de lo que ocurra

En otros países, los mandatarios han sido atacados y puestos casi en guillotina por acciones personales, como es el caso de Berlusconni, quien tiene fama de corrupto, manipulador y amante de prostitutas; a Bill Clinton lo pusieron a sudar (más de lo que quizá logró la célebre Mónica), por tener algunos momentos cachondos y eróticos con la famosa becaria: si esto fue personal para qué lo exhibían tanto que le andaba costando la dejar la Presidencia del vecino del norte, el según perjurio constitucional sólo fue otro factor que legalmente permitió a sus oponentes ponerlo en la silla de los acusados, pero en términos concretos se calificaba su acción personal, que a final de cuentas fue bien manejada porque su esposa, quien públicamente lo perdonó aunque fuera por conveniencia, logró mayor popularidad. No pasa nada en otros países que comprenden y viven la importancia de la auténtica democracia y de proteger la libertad de expresión.

Si Aristegui asegura que puede regresar a trabajar a la empresa que la cesó sin pedir disculpas por “su atrevimiento” y sin que la limiten en sus cotidianas críticas, sería excelente, pero, si por el contrario, llega condicionada y acotada para desarrollar su tarea que le ha dado prestigio social, mejor que ni lo intente, sin embargo, conociendo su paso por la pluma y el micrófono confiamos en que no cederá a esas intenciones que desde luego van a plantearle. Vivilladas considera que la dignidad profesional es primero que integrarse bajo el estigma del contubernio.

Finalmente, más molestia debe darle al gobierno federal el que no ha cumplido con las expectativas prometidas en beneficio del país, que la gente esté más jodida que nunca, que la inseguridad nos traiga de cabeza, que la certeza laboral es una falacia para millones de personas y que la canasta básica anda por las nubes; esto sí debería preocuparles mucho más. Aunque afirmamos que es relevante que un mandatario debe tener calidad moral para conducir los destinos de una nación y la sobriedad, en todas sus manifestaciones, es un punto relevante.

A pesar de todo, para que no haya más bulla, y finalmente dando respuesta a las preguntas de Aristegui, oficialmente ha dicho y aclarado el vocero presidencial que el presidente, al igual que los muertos en la obra de Don Juan Tenorio, goza de cabal salud. Nosotros decimos que con tantos aspavientos y sabiendo cómo se las gastan en comidas y recepciones: “Se espantan con el petate del muerto… y se abrazan de la mortaja”. Hay prioridades más importantes que requieren enderezar. Por lo pronto salud por Carmen Aristegui y la libertad de expresión siempre tratada con firme responsabilidad.

Barones de papel

Raymundo Riva Palacio / Estrictamente Personal

En 1990, en vísperas de elecciones en el estado de México, la Secretaría de Gobernación emitió una recomendación a los medios: no importa lo qué pase, no pueden utilizar la palabra “fraude” en su cobertura. Independiente como siempre, Pepe Cárdenas, que conducía el noticiero matutino en Stereo 100, ignoró la petición. Habló de fraude con sus comentaristas políticos y desmenuzaron, a partir de la información que tenían, lo que había sucedido. Cuando se acababa la semana, uno de los dueños de la estación recibió una llamada. El secretario, Fernando Gutiérrez Barrios, le invitaba al siguiente lunes un café en su oficina.

El dueño nunca antes había recibido una invitación del secretario, y no le habían precisado el motivo de la cita. Qué pasó por su cabeza ese fin de semana sólo él lo sabe realmente. Pero tomó una decisión. Llegó con la charola con la cabeza de Cárdenas y varios de sus colaboradores. Despedidos ipso facto. Gutiérrez Barrios nunca tocó el tema de las elecciones mexiquenses.

La anécdota viene a la memoria por el despido de Carmen Aristegui de MVS, cuya opacidad en explicar lo sucedido metió al gobierno en un pantano, acusado de presionar para su salida de la empresa, y revivió la discusión sobre la relación de los medios con el poder. ¿Qué sucedió realmente? ¿Cómo el directivo de Stereo 100, le gritaron a Joaquín Vargas y entró en terror? Sólo el presidente de MVS lo sabe con exactitud.

Pero hay una mecánica que se ha mantenido a través de los años. Manuel Buendía, el columnista más influyente en el último medio siglo, escribió a fines de los 70s una columna en Excélsior que enardeció al entonces secretario de Gobernación, Jesús Reyes Heroles. “Excélsior ha publicado un secreto de Estado”, le dijo amenazante Reyes Heroles al entonces director del diario, Regino Díaz Redondo. “Y si publican una segunda parte, Excélsior el Estado actuará con toda su fuerza”.

Buendía confió que Díaz Redondo lo llamó para contarle la amenaza de Reyes Heroles. “Pero don Manuel”, le dijo a Buendía, “si usted quiere que publiquemos la segunda parte, la publicamos. Tiene hasta la siete de la noche para decirme lo que quiera hacer”. Buendía envió otra columna.

Años después, indignados por la cobertura económica en El Financiero, uno de los más cercanos colaboradores del presidente Carlos Salinas le habló a su entonces dueño, Rogelio Cárdenas, y lo amenazó: “Si no dejan de criticar al gobierno, les quitamos la publicidad”. Cárdenas, siempre valiente tras su bonhomía, mantuvo la línea editorial del diario y soportó un largo boicot publicitario sin hacer aspavientos.

Lamentablemente no todos han actuado así a lo largo de los años. Hay medios que mantienen la dignidad y enfrentan presiones, y hay quienes se doblan y acatan recomendaciones. Hay quienes entregan cabezas por migajas de publicidad, y quienes las cortan porque ya no les son funcionales. Hay quienes las ofrecen en actitudes cortesanas, y quienes no resisten cuando les hablan fuerte. Hay también quienes enfrentan con inteligencia las presiones y reculan tácticamente sin arrodillarse.

Aquellos que mantienen la verticalidad no se ubican en el contingente de barones de la prensa más numeroso. En el grupo mayoritario se encuentran aquellos que cuando hablan con el poder no tratan de mayor acceso de información, ni tampoco expresan sus preocupaciones sobre los bajos niveles salariales, la seguridad de sus periodistas o la falta de estímulos fiscales para mejoras tecnológicas.

Hablan de sus aviones, de lo costoso que está la turbocina, de sus cavas, de sus apuestas en Las Vegas y sus viajes por el mundo. Hablan de tantas cosas que no tienen relación alguna con la profesión, los medios, el periodismo o las libertades, que las actitudes abyectas inspiran sólo desprecio.

Son los dueños de los medios mexicanos que un gesto los atemoriza, que un manotazo los intimida, que un grito los asusta. Son barones de papel y piernas enclenques, Qué desgracia. En casi 15 años de una creciente libertad de prensa, incompleta, deficiente y fallida si se quiere, todos han avanzado y madurado, menos ese grupo cada vez más rezagado y cada vez más despreciado con el que aún, desgraciadamente, hay que convivir.

Caso Aristegui: Calderón y MVS pierden

Gregorio Ortega Molina / La Costumbre Del Poder

En política el silencio oportuno es más importante que un pronto o el ejercicio desmedido, por estar mal informado, de la autoridad. El silencio no requiere de aclaraciones, no necesita retractarse, mucho menos comerse las palabras. El silencio honra a quien lo observa, desprestigia a quien lo rompe. Callarse la boca a tiempo, contenerse, equivale a ejercer el poder desde la estatura del hombre de Estado. Nuestros políticos, por tradición, no saben hacerlo.

Junto al presidente Felipe Calderón, quedaron sujetos al escrutinio público por su proceder, Alejandra Sota y los dueños de Multivisión, los polifacéticos señores Vargas, que lo mismo administran restaurantes que medios de difusión y, ¿por qué no?, también aspiran a hacerlo con las consciencias.

Sería ingenuo asumir que procedieron sin preocuparse por el qué dirán, sin ver el alcance de sus decisiones. En esos niveles todo está calculado para dar cauce a la obsesión presidencial de responder toda crítica desde los medios y considerada por él injustificada; lo mismo ocurre con los empresarios, sujetos legalmente a un régimen de concesiones cuyo manejo es estrictamente político. Los venció el miedo a caer de la gracia del presidente de todos los mexicanos, sintieron pánico ante la posibilidad de perderlo todo, cuando su obligación, en materia de información, es respaldar a la sociedad y a sus empleados.

En el cuarto de guerra, desde donde Felipe Calderón y sus asesores observan absolutamente todo lo que ocurre en materia informativa, debieron invitar al presidente de la República a la reflexión, porque al reaccionar como lo hizo, se colocó en una situación de perder-perder, y las facturas que no se cobran mientras esté protegido por la banda presidencial, pasarán a revisión en cuanto él la transfiera.

Alejandra Sota y sus asesores debieron acercarle textos que le permitieran comprender cómo funciona la calumnia, la difamación, si la hubo, porque como escribe E. M. Cioran: “El amor más apasionado no aproxima tanto a las personas como la calumnia; el calumniado y el calumniador son absolutamente inseparables, constituyen una unidad 'trascendente', están soldados para siempre uno al otro. Nada podrá desunirlos jamás. Uno hace daño, el otro lo sufre. Pero, si lo sufre, es que se ha habituado a él, que ya no puede prescindir de él, que lo reclama incluso. Sabe que se cumplirán sus deseos, que se verá ahíto, que no será olvidado, que está presente a perpetuidad en la mente del difamador.

“El calumniador es más que un enemigo, el enemigo se mantiene delante de nosotros: él, detrás, nos sigue, nos persigue, golpea en la sombra; el calumniador es horrible, actúa como el traidor, no se mide con nosotros como el enemigo, nos perjudica sin riesgo, nos mata sin tener la dignidad de un asesino. Es una clase de maldición baja, de asqueroso predestinado, de vampiro vil que se pega a nuestro nombre y a nuestra sangre y los devora a los dos”.

Carmen Aristegui se refirió a un vergonzoso suceso escenificado por diputados del PRD, y la puso para batear, para que desde la Presidencia de la República se estableciera un deslinde, para exhibir al calumniador, pero la respuesta fue muy otra, uno más de los avisos que anuncian el muy próximo retorno del autoritarismo.

El presidente Calderón -sin importar el rechazo a la difamación hecho por su secretario particular, por ser tardío, pues se inoculó ya el veneno- y los señores Vargas, como dice Cioran, quedaron ligados para la eternidad a la figura de Gerardo Fernández Noroña, que empaña su trayectoria profesional y los convierte en reos de su deseo de continuar exhibiéndolos, con calumnia o sin ella.

La conductora del noticiero estelar de MVS -carece de importancia si la reintegran al noticiero- procedió para defender el único patrimonio de un periodista: congruencia, honestidad y ética profesional. Despojarla de esas prendas equivale a dispararle con calibre .22 y esperar, con gozo, su desangramiento.

Carmen

Agenda Ciudadana / Lorenzo Meyer

UN PASADO QUE SIGUE SIN PASAR

n un sistema político como el nuestro, donde los principios democráticos están lejos, muy lejos, de tener solidez, quienes se atreven a ensanchar los límites de "lo aceptable" para el poder pueden pagar caro su atrevimiento. En el largo plazo, otros, los más pero con menos valor, interés o posibilidades, suelen cosechar los frutos de ese esfuerzo de los pocos.

Carmen Aristegui, desde el periodismo, es una de esas personas que ha decidido tratar de ampliar el espacio de la libertad de prensa en México. Eso le ha ganado el aprecio de muchos pero el costo personal de su insistencia en practicar un periodismo incómodo para los del poder, ha sido y sigue siendo alto: una y otra vez su espacio de expresión ha sido cerrado.

El pasado lunes siete Aristegui ya no apareció conduciendo su noticiero cotidiano en MVS Radio. Se le anuló ese espacio porque, según la empresa, en su último programa la informadora había violado el "código de ética" que rige sus presentaciones de noticias. La importancia política de la medida debe de ser analizada con detalle, pues es mucho lo que ahí está en juego: nada menos que la definición de la libertad de prensa, elemento imprescindible en cualquier sociedad democrática moderna.

Se dice que Filomeno Mata, (1845-1911) el fundador de El Diario del Hogar y periodista incómodo para el régimen porfirista en su última etapa, estaba tan acostumbrado a parar en la cárcel a causa de sus escritos que, al final, ya tenía preparada una maleta y tras publicar algo que sabía iba a molestar al régimen, la tomaba y se encaminaba por sí mismo a donde la policía. Los tiempos han cambiado, pero no lo suficiente: hoy, Aristegui ya no va a dar a la cárcel con sus huesos por su carácter de periodista incómoda pero si debe de mantener empacadas sus pertenecías en sus oficinas, pues son muy altas las probabilidades de que se le suspenda el contrato cuando alguno de los temas que aborda disgusta a los dueños del medio, al gobierno o a los poderes fácticos que hoy cogobiernan.

En su momento, las denuncias de las aberraciones del padre Marcial Maciel le ganaron a Carmen la malquerencia de grandes empresarios que usaron su poder como anunciantes para cerrarle un espacio en televisión; cuando finalmente se aceptó que Maciel era efectivamente un pervertido y un peligro para la sociedad, nadie se disculpó con Carmen. El examen crítico de la llamada "Ley Televisa" hizo que la periodista perdiera su espacio en W Radio. Hoy, el abordar el tema de la acusación formulada (mal) por unos congresistas de oposición en torno al abuso del alcohol por el ocupante de "Los Pinos", el cielo volvió a caerse sobre la ya célebre conductora, que recibió un ultimátum de MVS, consorcio, por cierto, muy urgido de que el gobierno renueve sus concesiones: o leía en su próxima emisión una disculpa ya preparada o se suspendería su programa. Los hechos indican que la conductora optó por esto último y hoy de nuevo está a la búsqueda de un espacio desde el cual pueda informar tocando todos los temas que considere son relevantes para un auditorio que debe recibir datos y análisis para la formación de una opinión ciudadana madura, informada y capaz de llegar a sus propias conclusiones.

ÉTICA

Difícilmente en México existe un concesionario de radio o televisión en posición de darle lecciones de ética a Carmen Aristegui. La experiencia ha obligado a la periodista a llegar a negociar con radios o televisoras presentando, de entrada, un código de ética elaborado por ella misma y que no está sujeto a regateo; es su primera línea de defensa frente a las previsibles presiones de quien la contrate.

A la ética se le puede definir como la disciplina que aborda el tema de lo bueno y lo malo, lo correcto e incorrecto, la obligación y el deber moral de un individuo o de un conjunto social. En el caso concreto de MVS la empresa alega que la conductora se hizo eco de un rumor y no de un hecho probado: el supuesto exceso en el consumo de alcohol de quien está a cargo del Poder Ejecutivo. Es cierto que se trata de un rumor, pero es uno que de tiempo atrás tiene la naturaleza de hecho político. Antes que en la manta desplegada en el congreso ya había aparecido en columnas periodísticas o en innumerable mensajes de las llamadas "redes sociales" de internet. Y es que en política el rumor se puede convertir en un "hecho duro" y tener consecuencias que deben ser abordadas por el periodismo. Hoy, en Egipto, nadie ha probado que la fortuna de Hosni Mubarak sea de 17 mil millones de dólares, pero muchos ciudadanos lo aceptan como un hecho y eso ayuda a explicar la inusual movilización popular que hoy tiene contra la pared al gobierno egipcio y a varios más.

Tomando como punto de partida lo anterior, Carmen Aristegui, y eligiendo bien sus palabras y el tono de las mismas, invitó al gobierno federal a enfrentar el rumor convertido en un hecho político, entre otras razones, por la manta de los legisladores, de la manera que éste considerara apropiada. La conductora hubiera podido simplemente dejar constancia del incidente en el congreso –como lo hicieron el resto de los medios- y listo. Sin embargo, y justamente por cumplimiento con la ética que busca no sólo informar sino ahondar en cualquier tema relevante para la vida ciudadana y por enojoso que resulte, lo abordó, pero no sugirió que fuera cierto sino sólo que debería airearse el tema.

LESA MAJESTAD

Hasta qué punto MVS actuó contra Carmen de motu propio y hasta qué punto respondió o se adelantó a presiones del gobierno, es imposible saberlo por ahora. En cualquier caso, el cerrar el espacio usado durante dos años con gran éxito de audiencia por la conductora, es una muestra de que, en relación al "Señor de ‘Los Pinos’" aún vivimos en el régimen pasado y antepasado, cuando se consideraba un acto de lesa majestad cuestionar cualquier posible falla personal de Porfirio Díaz o de un presidente priísta.

La actitud frente al alcohol o sustancias semejantes de cualquier persona es un asunto privado en tanto no cause daño a terceros. Sin embargo, cuando un individuo por propia voluntad asume la máxima responsabilidad política del país, éste sabe que ese privilegio le exige estar siempre en pleno uso de sus facultades. En esas condiciones, la frontera entre su vida privada y su vida pública se hace tan tenue que casi desaparece. Se trata de una característica del poder que es implícitamente asumida por todos los que lo buscan y es inevitable que así sea.

Desde siempre, en México, ha sido costumbre que la prensa trate poco la vida privada de las figuras públicas. Y eso no es del todo malo, pues flaco favor le hizo al interés nacional norteamericano el que los republicanos buscaran sacar de la presidencia a Bill Clinton por su relación extramarital con una becaria en la Casa Blanca. Por otro lado, el que toda Inglaterra supiera de la afición cotidiana de Winston Churchill por el whisky no perjudicó su carrera pues el personaje se desempeñó estupendamente como Primer Ministro durante la II Guerra Mundial. En contraste, el alcoholismo de Boris Yeltsin si quedó asociado a una mala conducción de una Rusia en crisis. En fin, que una vida pública realmente normal requiere tratar sin abuso pero sin falsos comedimientos esos aspectos de la vida privada de los funcionarios públicos que pueden incidir negativamente en su capacidad de conducción.

ARISTEGUI Y MÁS ALLÁ

En lo inmediato, la mayor consecuencia de la decisión de MVS de suspender el programa de Aristegui lo reciente la propia conductora, aunque su prestigio mismo no queda dañado sino todo lo contrario, pues reafirma su calidad de periodista realmente independiente pese a que el medio es poco propicio para ello. Finalmente, su voz no desaparecerá del todo, pues va a seguir en CNN en español.

Por lo que se refiere al actual gobierno, la ventaja de la conclusión de un noticiero incómodo tiene un precio: que se le asocie con la represión. A MVS tampoco le conviene lo que ha hecho, pues si la autoridad le renueva sus concesiones no podrá quitarse la sospecha de que eso fue a cambio de suprimir un noticiero. Es más, quizá ahora el gobierno tenga una razón fuerte para no favorecer a MVS, ya que si adoptara una actitud negativa frente a la demanda de la empresa, "Los Pinos" podrían sostener que la presidencia nunca tuvo que ver con la cancelación de un espacio crítico en la radio.

En fin, que en cualquier sociedad democrática y sobre todo en esas que aún no lo son pero que se supone que aspiran a serlo, como es el caso de México, en materia de libertad de prensa más vale pecar de exceso que de falta.

Carmen Aristegui

Raúl Trejo Delarbre / Sociedad y poder

Aristegui se ha convertido en todo un caso. Mientras más se aplaza la solución a su exclusión de la radio, más se polarizan las posiciones en torno a esa importante conductora y la desafortunada medida que tomó la empresa MVS.

Ya sea que haya sido decisión exclusivamente de la empresa o que haya sido inducida desde la Presidencia de la República, la cancelación del noticiero encabezado por esa periodista se confirma como un enorme desatino. De no haber sido expulsada de la frecuencia radiofónica, a estas alturas nadie se acordaría del cuestionamiento que Carmen Aristegui hizo el viernes pasado acerca del estado de salud del presidente Felipe Calderón. Las bravuconadas y provocaciones del diputado Fernández Noroña no hubieran trascendido, más allá de la de por sí lamentable suspensión de la sesión del día anterior en San Lázaro y del discutible comentario de la periodista.

Hay quienes quieren fijar la discusión sobre este asunto en torno al comportamiento profesional de Carmen Aristegui. Todos los periodistas que se han expresado al respecto coinciden, cómo no, en que el derecho a preguntar es intocable. Pero inclusive esa atribución no solo de los informadores sino de cualquier ciudadano, está acotada por el respeto a valores hoy tan poco inspiradores como la vida privada y la reputación de las personas.

Esa discusión ha sido resuelta por la propia periodista. En su alocución del miércoles en la Casa Lamm, Carmen Aristegui explicó que el viernes anterior, “en mi libre derecho de expresión formulé un comentario editorial que aludía a un incontrovertible hecho noticioso”. Tiene razón: se trató de una opinión personal, subjetiva aunque sustentada en una noticia y, sobre todo, que hizo en ejercicio de la libertad de expresión.

A algunos nos ha parecido que ese comentario era impertinente e innecesario, pero a estas alturas el eje del debate no se encuentra allí. Carmen Aristegui tenía derecho a formular aquel comentario desde el punto de vista jurídico y ético. Pero desde el plano político, no solamente fue insólito sino, además, profundamente irritante para algunos. Ningún periodista ha documentado, todavía, las reacciones que esas frases de Aristegui suscitaron en la casa presidencial. Con alguna perseverancia podrían reconstruirse llamadas, exigencias, reuniones y presiones que menudearon sobre los directivos de MVS y la periodista durante todo el fin de semana.

La decisión de excluir a la periodista fue, sin embargo, de MVS. A diferencia de otras remociones frecuentes en los medios, los directivos de esa empresa al menos ofrecieron una explicación, aunque muy débil. Decir que había transgredido un código de ética que nadie conoce, resultó tan insuficiente como inaceptable. La propia Aristegui, al proponer una vía para resolver ese diferendo, ha dicho que el presidente de MVS recibió, desde Los Pinos, presiones inusitadas.

Por eso la exclusión de Aristegui de su programa de radio no es una decisión meramente empresarial. Aunque así lo fuese, como insisten algunos que con ese argumento quieren minimizar la decisión de MVS, una empresa de comunicación tiene responsabilidades con sus públicos. Echar a una periodista, máxime si tiene una audiencia significativa, es una medida que deja a esos radioescuchas sin el derecho a recibir los contenidos que dicha conductora suele presentarles.

En términos legales un medio de comunicación puede despedir a cualquiera de sus empleados (siempre y cuando page la indemnización laboral correspondiente). Pero un medio de comunicación además está acotado por los intereses de sus radioescuchas, televidentes o lectores. De hecho, esos públicos son el patrimonio más importante que puede llegar a consolidar una empresa dedicada a la comunicación. Y si es por motivos políticos o por simples desacuerdos con lo que decía el periodista así excluido, se trata de un acto de censura.

Entre los varios despropósitos que se han dicho en estos días está el de quienes aseguran que la censura solamente existe a partir de decisiones directas del gobierno. No es cierto. De hecho hoy en día, en México, la principal fuente de censura se encuentra en los intereses (sea por temores, ambiciones o conveniencias) de las empresas de comunicación.

El caso Aristegui subraya esa vulnerabilidad. La libertad de información y opinión se encuentra ceñida a un sistema de medios profundamente concentrado, ineficazmente regulado y al que todavía articula una relación perversa, de complacencias mutuas, entre el poder político y las empresas de comunicación más importantes.

Beneficiario durante largo tiempo de esa relación perversa, ahora el poder político se está convirtiendo en rehén de ella. Los funcionarios que tanta indignación expresaron en Los Pinos ante el comentario incómodo de Aristegui han sido operadores, pero también cautivos, de las canonjías que las televisoras privadas están acostumbradas a exigir y recibir. Y una empresa de menores dimensiones pero con larga historia de perseverantes intentos para competir con esas televisoras, es colocada en una situación difícil debido al desparpajo de su periodista estrella y, antes que nada, debido a la intolerancia que de pronto se manifiesta desde la casa presidencial. Los quisquillosos y quisquillosas en Los Pinos rechazan una opinión política incómoda pero sobrellevan todos los días, a todas horas, los contenidos –esos sí ofensivos, para la sociedad toda– que son paradigmáticos en Televisa y Televisión Azteca.

MVS lleva años disputando una promisoria banda en la frecuencia de 2.5 Ghz, cuya concesión tenía asignada pero nunca la aprovechó plenamente. Se trata de un conjunto de frecuencias que esa empresa había recibido para la televisión por microondas que ha ofrecido desde hace tiempo. Ahora esas frecuencias son más valiosas porque en ellas se pueden difundir señales de Internet inalámbrica. El litigio en torno a ellas lleva varios años y está a punto de resolverse, si hemos de tomar en serio alguna declaración reciente del presidente de la Cofetel.

Las otras frecuencias que podrían interesar a MVS y desde luego a otras empresas, son las que algún día pondrá en licitación el gobierno para integrar una o dos nuevas cadenas de televisión nacional. Aunque recientemente en la Cofetel se dijo que esas licitaciones podrían terminar dentro de un año, ahora uno de sus comisionados anuncia que demorarán mucho más tiempo. Cualquier dilación en ese proceso beneficia a Televisa y Azteca, que se resisten a tener competencia en el campo de la televisión abierta.

El caso Aristegui tiene muchas aristas. Pero antes que nada ocurre en un contexto de intensa estridencia política, de irregular desempeño del gobierno en campos como el de las telecomunicaciones y de indolente sumisión del poder político a las televisoras tradicionales. El contraste a ese panorama ha sido la enorme vitalidad de los ciudadanos más inquietos ante la exclusión de la periodista. Quizá nunca hemos visto en México expresiones de irritación y preocupación tan extendidas, y a favor de un periodista privado de su tribuna profesional, como las que se han difundido desde el lunes pasado en respaldo a Carmen Aristegui. La repetición de su nombre en Twitter es una de las manifestaciones de esa desazón en sectores significativos de la sociedad mexicana.

En otro momento habrá que estudiar cómo es que una periodista llega a ser tan emblemática de tan variados afanes como los que hoy se manifiestan a favor de ella. Pero por eso y, como hemos dicho en otros sitios, porque con su exclusión de la radio nadie gana –excepto los abusivos y los intereses que suelen ser afectados por el periodismo que practica– hay que requerir el retorno, mientras más pronto mejor, de Carmen Aristegui a su espacio radiofónico en MVS.

Un peligro para EU

Francisco Rodríguez / Índice Político

Una tras otra, las amenazas del gobierno estadounidense a la fallida Administración de Felipe Calderón en materia de su fracasada guerra en contra de la delincuencia se han quedado sin respuesta. Balbuceantes, medrosas, apocadas, las referencias que los colaboradores del ocupante de Los Pinos a los calificativos negativos que en catarata han caído en los últimos días son de verdadera pena ajena.

Ha hablado, por ejemplo, el “segundo de a bordo” Francisco Blake Mora. “Están totalmente fuera de lugar”, tartamudeó ante los señalamientos de Joseph Westphal, subsecretario del Ejército de EU, sobre México, sobre la posibilidad de que desde allá nos envíen tropas a arreglar el tiradero (de cadáveres) que Calderón ha desatado desde 2006.

Porque antes que simple juego de palabras —como dice una cosa dice la otra—, viniendo de quién viene, más parece una amenaza que avanzaría desde la aplicación de una política meramente injerencista con el vecino del sur, hasta una acción totalmente intervencionista y militarista por parte de EU contra México. Y han sido pronunciadas como para tentar al contrario, medir el terreno y ver cómo andan sus reacciones.

Y las reacciones son lentas, sosas, cual las que también ha ofertado la ocupante de la Secretaría de Relaciones Exteriores, la señora Patricia Espinosa Cantellano, quien ha dicho a los funcionarios dependientes de la Casa Blanca –¿la señora Clinton incluida?– que si no saben lo que pasa en México que mejor no declaren.

“Estado fallido” han dicho los estadounidenses respecto al que dice jefaturar Calderón.

Territorio en el que priva la “narcoinsurgencia”, ha calificado la secretaria de Estado.

No son una sino varias las descalificaciones que en la materia ha externado Janet Napolitano, secretaria de Seguridad Interna de por allá.

Militares como Westphal, apenas lo mismo el jefe del espionaje estadounidense James Clapper… para no mencionar a los conductores de la cadena Fox y otros afines que, más que constantemente, dicen a los contribuyentes que –otra vez parodiando al clásico– México “es un peligro para México”.

No es la primera vez, ni será la última, que desde EU se catalogue a México como un peligro desde su frontera sur. Con todo y que, claro está, el mismo gobierno estadunidense no ha asumido la parte de su responsabilidad —o corresponsabilidad, como lo prometió la secretaria de Estado Hillary Clinton en sus varias visitas— con el gobierno mexicano, como debiera ser frente a una amenaza tan grave como la que representa, ciertamente, el crimen organizado en México y la violencia que ha desatado tanto en la frontera norte como en otros estados del país.

Pero ni el gobierno mexicano ha tomado las medidas pertinentes —porque a estas alturas su estrategia es claramente fallida y aún así no revisa sus acciones o las complementa con otras indispensables, como atacar el corazón de las finanzas del crimen organizado, el lavado de dinero, la depuración policiaca, la impunidad y la corrupción, etcétera—, como tampoco exige que la prometida corresponsabilidad se deje del palabrerío y el injerencismo de EU, para atender el problema en su dimensión precisamente global. Lo que eso incluiría acciones muy concretas por parte del gobierno estadounidense. Pero nada.

Y de colofón llegan declaraciones convertidas en auténticas amenazas; esas sí, a la seguridad nacional de México. Ni se diga que los dichos del señor Westphal carecen de lógica; dentro de la lógica imperial de las relaciones exteriores de EU. O que “el segundo civil más importante” en el Ejército no sabe lo que dice o carece del documento base o sustento; porque es así como procede todo funcionario de ese país al hacer declaraciones. O que el Pentágono no es una institución de inteligencia —como la CIA y la diplomacia, entre otras—, imperial y de guerra.

Por lo tanto, el señor sabe lo que dice y por qué. Pese a que luego se retracta. Resulta temerario, y de cuidado, lo que dijo. 1) Que en México hay una forma de insurgencia encabezada por los carteles de la droga, 2) Potencialmente podrían tomar el gobierno, 3) Lo cual implicaría una respuesta militar estadounidense. Soltó que uno de los flancos estratégicos más preocupantes para su país, más allá de las guerras en Irak y Afganistán, es América Latina y particularmente México.

No obstante, el mismo lunes por la tarde fue “obligado” a desmentir su posición afirmando que sus palabras no expresaban la política oficial de Washington.

Aunque todos sabemos que sí… ¿o no?

Índice Flamígero: Desde ayer por la tarde, Tristán Canales Najar, uno de los principales directivos de Grupo Salinas y TV Azteca es el nuevo presidente de la Cámara de la Industria de la Radio y la Televisión. Habilidoso en el manejo de las relaciones humanas, su arribo a la CIRT en momentos difíciles para la industria es promisorio. ¡Enhorabuena!

MVS Noticias informará su postura en caso Aristegui

Sara Olivares

La empresa MVS Noticias anunció el jueves que durante los próximos días dará a conocer su postura ante el despido de la periodista Carmen Aristegui.

"En atención a las múltiples y diversas voces que se han expresado en torno a la periodista Carmen Aristegui, en los próximos días MVS dará a conocer su postura", dijo el vicepresidente de relaciones institucionales de MVS Felipe Chao en una entrevista en el programa Primera Emisión.

La periodista Aristegui, - quien conducía el programa Primera Emisión hasta el pasado lunes-, dijo en una conferencia de prensa el miércoles que su despido de MVS fue "un hecho autoritario, desmedido e inaceptable" y que fue un castigo por cuestionar al presidente Felipe Calderón Hinojosa sobre si es o no alcohólico.

MVS dijo que Aristegui había trasgredido el código de ética de la empresa al haberle dado validez de noticia a un rumor.

El Gobierno Federal respondió a las acusaciones de Aristegui y señaló que no tuvo participación en la salida de la periodista del noticiero de MVS Noticias.

Eligen los senadores a Pardo Rebolledo como nuevo ministro de SCJN

Ocupó cargo de magistrado de circuito en poder judicial desde 1997.

Andrea Becerril y Víctor Ballinas


México, DF. El Senado eligió a Jorge Mario Pardo Rebolledo como nuevo ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, con 97 votos, ya que las bancadas del PRI y del PAN, además de legisladores de las otras fuerzas políticas lo respaldaron.

El magistrado superó así la mayoría calificada requerida, toda vez que votaron 114 senadores y eran suficientes 77 sufragios electos para lograr las dos terceras partes que establece la Constitución.

Durante su intervención, el ahora ministro resaltó que no tiene nexo con ningún grupo o personaje y consideró que el haber sido integrado en la terna es un reconocimiento a sus 27 años de carrera judicial.

Reiteró que su único compromiso es con la justicia y su objetivo servir a la nación.

El otro aspirante, el magistrado Jorge Higuera logró 12 votos y Alberto Pérez, 4

De inmediato Pardo Rebolledo rindió protesta ante el pleno del Senado como ministro de la Corte, con lo que queda cubierta la vacante que ocupó Jesús Gudiño Pelayo.

AMLO pide a MVS reinstalar a Carmen Aristegui

Rosalía Vergara

Andrés Manuel López Obrador solicitó a concesionarios de la empresa MVS, la familia Vargas, la reinstalación de Carmen Aristegui, quien fue despedida por pedir a la Presidencia que aclarara el presunto alcoholismo de Felipe Calderón.

Para López Obrador, Aristegui “sufrió un cese fulminante de MVS porque a Felipe Calderón no le gustó que la conductora solicitara información sobre su estado de salud”.

Sobre el cuestionamiento de Carmen sobre el presunto alcoholismo de Calderón, López Obrador comentó que aunque no se esté de acuerdo sobre el contenido de los programas o cómo se dio a conocer la información, se debe defender la libertad de expresión.

Durante la Gira por la Lealtad por el Estado de México y acompañado del coordinador de los diputados federales perredistas, Alejandro Encinas, quien es la propuesta del Movimiento Regeneración Nacional (Morena) para la gubernatura de la entidad, consideró que la periodista “fue víctima de un acto de prepotencia, de pretender acallar un espacio radiofónico plural, democrático y profesional”.

En su opinión, “con el cese de la conductora ¿dónde queda el derecho a disentir, dónde queda el derecho a la libertad de expresión?”

Consideró que con estas actitudes se confirma “que en México impera una dictadura que se ejerce a través del control casi absoluto de los medios de comunicación”.

El llamado fue específico al dueño de MVS, Joaquín Vargas, para que tome en cuenta el “sensato” planteamiento de Aristegui, quien propuso el miércoles a la familia Vargas reinstalarla en su empleo el próximo lunes si se resarce su integridad profesional.

Esto, “para que los radioescuchas vuelvan a tener un espacio radiofónico plural, democrático y profesional”, expresó.

“Yo hago ese llamado a la familia Vargas para que tomen en cuenta el valor supremo que tiene la libertad, tenemos que preservar la libertad de expresión. Podemos no estar de acuerdo con opiniones, puntos de vista, pero tenemos todos la obligación de defender para el derecho de expresión, a la libre manifestación de las ideas”, indicó.

Asimismo, pidió al Legislativo “democratizar” los medios de comunicación porque la dictadura que maneja al país mantiene un control casi absoluto de los medios de comunicación. “No se trata de expropiar, sino que haya libertad, en vez de que haya dos televisoras que tienen el control de la audiencia, que haya cinco, diez, es una decisión de tipo político que no haya monopolio de la comunicación”, apuntó.

López Obrador visitó, además de Ayapango, Juchitepec y Tlalmanalco, donde él y Encinas firmaron los diez compromisos personalizados a la comunidad que cumplirían si el segundo gana la gubernatura, el próximo 3 de julio. Ahí rechazaron, de nueva cuenta, cualquier alianza con el PRI o con el PAN “porque son partidos que han afectado a la mayoría de las familias de los mexicanos”.

Acribillan a tres en Colima

Pedro Zamora Briseño

Tres hombres fueron ejecutados este jueves en los municipios de Comala y Villa de Álvarez, en el estado de Colima, a la vez que fueron localizados los restos de una niña de entre ocho y diez años de edad, aún no ha sido identificada, según informó la procuradora Yolanda Verduzco Guzmán.

En conferencia de prensa ofrecida en las instalaciones de la PGJE, Verduzco Guzmán dio a conocer que alrededor de las 9:00 de hoy, en la comunidad La Becerrera, perteneciente al municipio de Comala, fueron encontrados los cuerpos de dos individuos amordazados, atados de manos con cinta canela y con un impacto de bala en la cabeza.

Los fallecidos, que estaban cerca de una barranca, junto a una camioneta negra Nissan pick up, con placas de circulación JN-56883 de Jalisco, fueron identificados como Salvador Pérez Cabrera y Carlos Enrique Velázquez, oriundos de Guadalajara.

Cerca del mediodía, el conductor de un taxi fue levantado en la calle Oyamel de la colonia Jardines del Llano, en el municipio de Villa de Álvarez, y su cuerpo sin vida, con huellas de dos lesiones de arma de fuego, fue localizado más tarde a unas cuadras de ese lugar.

De acuerdo con la procuradora, la víctima fue identificada como Enrique Solórzano Álvarez, de 38 años, quien fue subido por la fuerza a un automóvil Nissan modelo 2002.

En relación con el cuerpo de la niña encontrado este jueves, la procuradora indicó que no tenía ropa ni pertenencias, pero dedujo que podría tratarse de una menor reportada como desaparecida el pasado 23 de diciembre por parte de una persona originaria de Tuxpan, Jalisco.

Eleva EU a prioridad uno la violencia por narcotráfico en México

El tema escaló a la categoría más alta por el “obvio potencial de penetración” que tiene la delincuencia en los estados fronterizos, afirmó ante la Cámara de Representantes, el jefe de los organismos de inteligencia, James Clapper.

AFP


Washington. La violencia del crimen organizado en México es una "enorme preocupación" para Estados Unidos, afirmó este jueves el jefe de los organismos de inteligencia estadunidenses, James Clapper.

"Recientemente elevamos este tema a 'categoría uno', la más alta, en términos de la prioridad dentro de nuestro marco de prioridades nacionales", señaló Clapper durante una audiencia ante la comisión de inteligencia de la Cámara de Representantes.

"No hay duda de que esto significa una enorme preocupación para nosotros en Estados Unidos" por su "obvio potencial de penetración" en los estados fronterizos con México, dijo Clapper, jefe de la Dirección Nacional de Inteligencia de la Casa Blanca.

Masacran a siete mujeres y un hombre en un bar de Juárez

Un comando irrumpió esta noche al interior de un bar, localizado al sur-oriente de esta ciudad, abriendo fuego contra todos los clientes, dejando un saldo de siete mujeres y un hombre muertos.

La matanza se registró en el centro nocturno denominado “Bar Las Torres”, localizado en la avenida Las Torres esquina con Reyes Estrada; luego del ataque, el establecimiento fue copado por un gran número de elementos de las distintas corporaciones policiacas.

Según las primeras versiones, al lugar llegaron varios vehículos de los que descendieron hombres con armas de grueso calibre, quienes al ingresar al bar comenzaron a disparar contra los parroquianos.

Al momento se desconoce el nombre de las víctimas y se habla de que al menos otra persona pudiera haber resultado lesionada de gravedad en el ataque.

Una fuerte movilización policiaca se registra en el sector en busca de los presuntos responsables, mientras personal del Servicio Médico Forense y de la Fiscalía General de Justicia del Estado acuden al lugar de los hechos para el levantamiento de los cuerpos y las evidencias, respectivamente.

¡Gana USD con Neobux, prueba la nueva sección de ENCUESTAS!