lunes, abril 27, 2009

Que Peña Nieto sigue siendo el más guapo

Conjeturas / Álvaro Cepeda Neri

El periódico del multimillonario Olegario Vázquez Raña (dueño absoluto de carísimos servicios médicos en sus más de 300 hospitales; propietario único del Grupo Imagen, que concentra medios de comunicación en radio y televisión y con inversiones en otros renglones) publicó su enésima encuesta telefónica.

Lo hizo en las instalaciones de sus oficinas en uno de sus hoteles, para dar a conocer, que el “guapo” y siempre presente en la propaganda que paga con el erario público, Enrique, Quique, Peña Nieto, lleva la delantera en el índice de popularidad por más conocido a través de su figura de figurín, su copete (al estilo de la antigua publicidad de una brillantina, ahora es gel) y que por eso se ganó el apodo de Pájaro loco.

Según Excélsior (“los malosos” aseguran que es copropiedad de Olegario y Mart(h)a Sahagún), en su edición del 13/IV/09, el desgobernador mexiquense va a la cabeza de lo que el ex encuestador de Zedillo, Ulises Beltrán (como Liébano Sáenz, al servicio de Peña Nieto) llama el “populómetro”.

Nadie duda esto, ya que el “gober” guapo del Estado de México, ha gastado el dinero de los mexiquenses en promover su imagen en radio, televisión y prensa escrita. Apoyado por el tenebroso Grupo Atlacomulco, manejado por su tío, el corruptísimo Arturo Montiel, busca desde hace dos años agandallarse la candidatura del PRI a la Presidencia de la República.

También es el favorito de Calderón, ya que éste sabe que el PAN no tiene posibilidades de ganar en el 2012 (con sus precandidatos: Molinar Horcasitas, favorito de Margarita Zavala; ni con Lujambio, favorito de Calderón o con Germán Martínez).

Los que miran televisión y pertenecen a un estrato de la clase media que le fascina el mundo de la farándula y de la política como espectáculo, no pierden de vista a Peña Nieto quien, de pilón se promueve en esos escenarios anunciando su boda con una mujer que actúa en telenovelas y esto lo hace subir en el “ranking” de la popularidad.

Peña Nieto es el más bonito de los suspirantes priístas, mientras arrastra las cadenas de la masacre de Atenco, las denuncias ante la Suprema Corte por atropellos y agresiones a los derechos humanos (que presentó el coordinador de una ONG, Álvarez Martínez, con sede en Ixtapan de la Sal) y abusa del erario público para fines personales.

La investigación sobre Atenco, sin nombrarlo, pero sin duda implícito como directo responsable, lo pone como el más feo del autoritarismo. El espectáculo montado para presentarse como la opción priísta, es un castillo de naipes y volará sobre el suelo en cuanto empiecen los ventarrones sucesorios.

Si bien en las próximas elecciones parece que el PRI regresa por sus fueros; para el relevo de Calderón, las condiciones no le serán favorables al mexiquense que hará de sus segundas nupcias (tras la muerte de su primera esposa, en parecido caso a Núñez Soto, el hidalguense que también quiso ser candidato presidencial), el gran show para obtener más popularidad... como el más guapo.

*** IMPORTANTE *** Revoluciones es un proyecto de información alternativa sin fines de lucro, para mantenernos en línea requerimos de tu apoyo. Puedes ayudarnos haciendo un deposito bancario, por mínimo que sea, hazlo en el banco HSBC, al número de cuenta 6271254999 a nombre de Samuel R. García o en transferencia electrónica abonando al número Clabe: 021180062712549990. Gracias.

Influenza

Jorge Carrasco Araizaga / Apro

Hace menos de dos años, en agosto de 2007, México, Estados Unidos y Canadá elaboraron un plan ante los efectos desastrosos que tendría en América del Norte una pandemia provocada por la influenza o la gripe aviar.

Titulado Plan de América del Norte para la Influenza Aviar y Pandémica, el documento obliga a las partes a compartir información "de una manera abierta, oportuna y transparente" cuando ocurra un brote como el que ahora padece México.

A diferencia de la información a cuentagotas que han dado las autoridades mexicanas a la población, el gobierno de Calderón está obligado a proporcionar a sus socios comerciales los datos precisos sobre el alcance del mal para controlar una posible pandemia en la región, pero también para evitar afectaciones a la infraestructura y el movimiento de mercancías y servicios.

El temor está fundado. De acuerdo con lo señalado en el plan que forma parte de la Alianza para la Seguridad y Prosperidad en América del Norte (ASPAN), firmada en marzo de 2006, un pandemia por influenza aviar o una variación de ella, tarde o temprano podría ocurrir en la región.

Una enfermedad epidémica se contagia fácilmente de persona a persona, causa enfermedad seria y puede extenderse en el país y alrededor del mundo en un periodo muy corto.

En función de lo ocurrido con el virus H5N1 de la gripe aviar, que resurgió en China en 2003, el documento advirtió que un nuevo virus de influenza podría emerger y causar "la próxima pandemia de influenza".

De acuerdo con el plan, estas pandemias han sido recurrentes durante siglos. Tan solo en el siglo pasado se registraron en tres ocasiones: en 1918, 1957 y 1968, provocando la muerte de 40 millones, dos millones y un millón de personas, respectivamente.

De seguir esa tendencia, los decesos tendrían que ser menos, aunque sí de cientos de miles de personas, millones de hospitalizaciones y cientos de millones de dólares en costos directos e indirectos para las economías de Norteamérica.

Con la economía mexicana arrastrada por la crisis estadunidense, una pandemia en estos momentos sería todavía más desastrosa.

Si la certeza de una pandemia en este siglo fue dada por los tres países como un hecho, lo que hasta ahora se presenta como un brote de una mutación del virus de la influenza, la pregunta obligada es qué hicieron en México las administraciones del PAN a partir de ese diagnóstico.

Al igual que el PRI, los gobiernos de Vicente Fox –quien firmó el plan– y el de Felipe Calderón han hecho de la atención de la salud un tema político. Han utilizado la salud pública para granjearse votos.

"Oportunidades" con Fox y "Para vivir mejor" de Calderón no han sido sino la extensión de los programas corporativos de corte social de Salinas (Solidaridad) y Zedillo (Progresa).

Tanto el PRI como el PAN han utilizado los recursos públicos de forma patrimonialista, como si fueran suyos y no del Estado para cumplir con su obligación de satisfacer las necesidades básicas de salud, alimentación y educación de la población.

Cierto que en economías desarrolladas y con infraestructura médica suficiente han surgido brotes de contagios, pero han sido controlables al margen de cualquier utilización política.

Hasta ahora, la aplicación en México de los protocolos internacionales para este tipo casos, no han evitado el temor y la incertidumbre. Menos lo hará la propaganda "Para vivir mejor".

*** IMPORTANTE *** Revoluciones es un proyecto de información alternativa sin fines de lucro, para mantenernos en línea requerimos de tu apoyo. Puedes ayudarnos haciendo un deposito bancario, por mínimo que sea, hazlo en el banco HSBC, al número de cuenta 6271254999 a nombre de Samuel R. García o en transferencia electrónica abonando al número Clabe: 021180062712549990. Gracias.

La sociedad rebasa

Índice Político / Francisco Rodríguez

La idiotez es una enfermedad extraordinaria, no es el enfermo el que sufre por ella, sino los demás

Voltaire

PESA MÁS LA "GRILLA"
política que la salud de los mexicanos. Rifan las apariencias, y no la tarea efectiva de médicos, investigadores e instituciones del sector salud que con décadas de experiencia, han sido relegados para que los reflectores nada más alumbren a los autodenominados gobernantes.

La televisión nos repite y repite la imagen del rostro afilado, de verdadera preocupación --y temor, sobre todo—del señor Felipe Calderón, balbuceando un discurso optimista que sus propios gestos desmienten. Al titular de Salud, José Ángel Córdoba, se le ve no nada más agobiado por participar en una entrevista radiofónica tras otra, sino con cara de pedir urgentes vacaciones, si no es que de renunciar para dejar el sitio a su subsecretario Mauricio Hernández, el verdadero mandamás de la dependencia.

Los spots siguen en lo mismo: cantando los a supuestos logros de una Administración que se publicita a sí misma como la que nos llevará a "vivir mejor", sin que la barata propaganda del autoelogio haya sido rápidamente sustituida por anuncios verdaderamente informativos.. Mejor una empresa que vende cloro de lavandería produjo en unas horas un efectivo mensaje silencioso, donde recomienda el uso de ese químico para desinfectar.

La desinformación campea. Los medios que reciben publicidad pública, ocultan datos o sólo se guían por el boletín oficial, que nada más difunde autocomplacencias: vamos bien –"aunque no lo parezca"--, tenemos dinero para hacer frente a la epidemia… bla, bla, bla.

Y como pregunta el remitente de un correo electrónico, nos cuestionamos los demás: "¿Donde están el INDRE (Instituto Nacional de Diagnostico y Referencia Epidemiológicas), el Instituto Nacional de Salud Pública? El de Enfermedades Respiratorias ya abrió la boca y el de Vigilancia Epidemiológica, también. Ahí hay gente muy capacitada. Ellos hacen o quizá ya dejaron de hacer las encuestas serológicas y tienen la capacidad técnica de dar respuestas técnicas en pocas horas. 800 o 1000 sueros no es nada, se procesan 90 de un trancazo y con los robots, salen en un par de horas…"

De acuerdo al mismo remitente, a la mitad de la emergencia también afloran las "grillitas" al seno del sector salud. "¿Dónde están los científicos neoliberales, quienes han defendido que la ‘genomica es cool y los demás son nacos’ y que han quitado financiamiento a otras disciplinas médicas? ¿Dónde están? Con las herramientas moleculares disponibles y ‘sus’ juguetitos carísimos (secuenciadores, HPLC-masas, PCRs tiempo real, todo el equipo de proteómica) en pocas horas pueden sacar la secuencia del virus y mostrarnos que algo están haciendo para entender el problema. Aunque, por supuesto, ellos no podrán resolverlo... nunca.

"Ahora, ¿por qué carambas se están enviando las muestras al extranjero, cuando aquí se pueden procesar? ¿Que este no es también un asunto de Seguridad Nacional?

La crítica del autor del mensaje que ahora le transcribo en sus partes medulares también se dirige a los científicos que, dados sus conocimientos, se ubican al lado del gobierno en la sombra de Andrés Manuel López Obrador, a quienes tampoco se ve por lado alguno brindando consejos preventivos a la desorientada población.

Por tal recomienda que, si es sabido "que todos los rinovirus se inactivan con ácido… Una pasadita por los pasamanos de rutas, peseros, buses, trolebuses y el STC, en cada terminal: un poco de cloro (hipoclorito diluido) con ácido (acético, por ejemplo) sería inocuo y bajaría algunos logaritmos la inefectividad.

"Inventemos una mezcla desinfectante para manos: ácido acético (vinagre, efectivo aunque de corta duración: 15 a 20 minutos); poquitín de cloro; alcohol diluido y otro ácido que no sea volátil (cítrico, por ejemplo). Si se le agrega una pizca de detergente, podría ser más efectivo. La cosa es que no irrite. Si esta mezcla se pone en las estaciones del Metro (por ejemplo) y en edificios públicos y otros lugares estratégicos, se limitará mucho el contagio…"

Otra vez, como sucedió tras el terremoto de 1985, es la sociedad la que "se pone las pilas", mientras los políticos no atinan qué hacer, excepto desinformar.

Índice Político: Suspicaces, muchos mexicanos creen exageradas las medidas preventivas –no del todo eficaces-- que la Administración federal y los gobiernos capitalino, mexiquense y potosino han puesto en marcha. Equivocadas tal vez, pero no exageradas. Y es que si el virus ataca fundamentalmente a quienes viven su etapa productiva, de 20 a 50 años, ¿por qué es que sólo se cierran las escuelas durante 10 días?

OMS podría elevar nivel de alerta pandemia por gripe a fase 4 o 5

La Organización Mundial de la Salud podría elevar su nivel de alerta de pandemia a fase 4 o incluso dos niveles, a fase 5, mientras un letal brote de influenza porcina se expande de continente a continente, dijo el lunes un portavoz de la agencia.

Gregory Hartl, hablando en una teleconferencia de prensa mientras un comité de emergencia de expertos se reunía para revisar el nivel de alerta de pandemia, también dijo que se había iniciado el trabajo para producir una vacuna contra el virus.

De acuerdo a la agencia de la ONU, modificar la alerta a fase 4 -la escala de la OMS tiene seis etapas- implicaría que un virus potencialmente pandémico demostró que puede transmitirse fácilmente de persona a persona.

Pasar directamente a fase 5 indicaría que la enfermedad ya se estaba expandiendo significativamente entre humanos.

Hartl destacó que la enfermedad, confirmada en México, Estados Unidos, Canadá y España, se había difundido más allá de un sólo lugar, lo cual era suficiente para elevar la alerta por encima de la fase 4.

Pero se necesita más información para ver cómo se está expandiendo la enfermedad, por ejemplo, si los casos registrados en otros países fueron importados desde México, señaló.

"Creo que habrá más opiniones porque de eso depende si es apropiada la fase 4 o 5", dijo Hartl.

Es posible que el comité, cuya reunión fue adelantada desde el martes, decida que es muy pronto para elevar el nivel, que se encuentra en la fase 3 desde que en el 2005 la OMS introdujo el sistema para controlar la gripe aviar, dijo. El nivel de alerta pandémico nunca fue incrementado.

"El hecho de que hayamos adelantado un día esta reunión parecería indicar que este es un evento y una situación en desarrollo que necesita ser tratado de forma urgente", dijo.

Hartl informó que los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés) de Estados Unidos tomaron una muestra del virus H1N1 que causa la enfermedad, fabricaron una cepa del virus para una vacuna y ahora estaban cultivándola en huevos, en la primera etapa del proceso de producción de una vacuna.

"Sabemos de hecho que ya se inició el trabajo para producir una vacuna", dijo Hartl, añadiendo que generalmente pasan entre 5 y 6 meses desde su desarrollo inicial antes de que una vacuna pueda estar lista para su aplicación.

Reuters

Influenza y capacidades científicas

Javier Flores

Apesar de que el tono del mensaje del licenciado Felipe Calderón, transmitido ayer, estuvo orientado a infundir tranquilidad a la población (lo cual me parece correcto, en comparación con la primera versión generadora de pánico), no estamos todavía en el terreno de las buenas noticias. El número de nuevos casos en nuestro país no ha declinado y los datos parecen oscurecerse, mientras los reportes sobre personas infectadas en Estados Unidos, Canadá y algunas naciones europeas muestran que la infección por el virus de la influenza porcina comienza a tomar proporciones pandémicas.

Una pregunta que resulta inquietante es: ¿cómo surgió este problema sanitario? Hoy, a los ojos del exterior, el origen es México. Significaría que la mutación del virus de la influenza porcina ocurrió aquí, transmitiéndose inicialmente entre personas en nuestro país, y de ahí se diseminó al mundo. Pero esto no es necesariamente cierto. Se trata de una excesiva simplificación. La globalización, que implica un intenso intercambio de personas y mercancías, hace muy difícil determinar con precisión los orígenes de una epidemia. Pero esta incógnita se irá resolviendo a mediano y largo plazos, mediante estudios orientados a responder a esta pregunta, que incluyen la caracterización precisa del virus, al parecer ya confirmado como la mutación del A/H1N1, uno de los más frecuentes en las granjas porcinas de Norteamérica. Pero desafortunadamente estamos lejos de participar como protagonistas de estas explicaciones.

En el mensaje de Calderón llama la atención un compromiso: en las próximas 72 horas, dijo, el país contará con laboratorios especializados para confirmar el tipo de virus presente de los casos de influenza porcina. Antes afirmó otra cosa muy interesante: señaló que originalmente especialistas mexicanos habían detectado al agente viral, pero que esto fue confirmado por los laboratorios más avanzados de Canadá y Estados Unidos. No tengo ninguna duda de que México cuenta con los expertos del más alto nivel para realizar esos estudios, pues conozco la capacidad de los científicos mexicanos. Pero lo que queda claro es que estamos tratando de resolver un problema de carencias que lleva varias décadas, por la escasa atención, e incluso el desprecio gubernamental hacia las actividades científicas y tecnológicas, lo cual, como vemos, nos hace completamente dependientes del exterior aun ante problemas en los que está en juego la vida de muchos mexicanos.

Otro ejemplo es el de las vacunas. Producir una vacuna no es tarea sencilla. Implica contar con muy altas capacidades científicas y técnicas. En la actualidad los laboratorios farmacéuticos trasnacionales se benefician de las carencias en la creación de conocimientos de las naciones en desarrollo. Los costos de la prevención resultan cada vez más altos, al grado de que compiten ya con los de la atención médica en el tercer nivel (hospitales especializados). Ante la epidemia de influenza que nos aqueja, estamos cruzados de brazos esperando que de algún lado surja una nueva vacuna específica contra este mal. En otros artículos he propuesto crear proyectos de cooperación internacional, por conducto de las academias de ciencias y de medicina, con sus homólogos de naciones que comparten problemas con nosotros, en particular en la región latinoamericana, con el fin de producir nuestras propias vacunas. Lo anterior resulta válido también para la producción de medicamentos antivirales.

Creo que una de las grandes lecciones de esta epidemia de influenza porcina es que nos muestra desnudos. Contamos con grandes capacidades en el área médica. Tenemos un buen sistema de vigilancia epidemiológica y un sistema de salud pública de primera línea, construido con gran esfuerzo a lo largo de muchos decenios. Pero las debilidades tan grandes que mostramos en el área científica y tecnológica nos hace dependientes del extranjero, cuyos expertos dirán la última palabra sobre el origen de esta pandemia y cómo prevenirla en el futuro.

Nota final. He recibido muchas preguntas y comentarios sobre uno de los temas tratados en mi artículo de ayer. Al respecto quiero decir que no está confirmada la utilidad de la aspirina como auxiliar entre las modalidades de prevención ante una epidemia como la que nos aqueja. La aspirina se ha ensayado en algunas experiencias clínicas en casos de influenza estacional. Por lo tanto, como ya lo he expresado, pido a los lectores ceñirse a las recomendaciones de las autoridades de Salud.

El calderón de los malos augurios

A Puerta Cerrada / Marcela Gómez Zalce

• Legal la huelga en Cananea
• El incumplimiento del ife (parte X)


El carácter de cada hombre, mi estimado, es el árbitro de su fortuna. Comienza la infectada semanita con la novedad del nuevo virus de influenza porcina, que trae al mundo entero en alerta y a varios países con las alarmas sanitarias encendidas. México, again, es epicentro internacional de malas noticias, y la agitada capital está paralizada en todas sus actividades de entretenimiento, recreación y diversión, además de percibirse un ambiente en varios estados de psicosis, inquietud y nerviosismo ahora, con Hidalgo y Querétaro sumándose a la suspensión de clases.

Lo interesante ante los volátiles acontecimientos —que serán punto de quiebre para los gobiernos estatales y federal— que se están moviendo con extraordinaria rapidez, my friend, es la simpática cadena de cuestionamientos que están saliendo a relucir ante la original epidemia que ha golpeado a los jinetes de la tormenta (¿del Apocalipsis?), que ahora enfrentan otro ángulo de la peligrosa, perdón, emocionante adversidad.

Sobre todo con el asunto de los singulares tiempos para informar el delicado brote, cuyos primeros casos están registrados en diciembre del año pasado en el municipio de Perote, Veracruz, y en Oaxaca el 13 de abril, originando que desde Colombia se señalara que las autoridades mexicanas actuaron tarde al dejar pasar el tiempo antes de encender los focos rojos y emitir la mentada alerta internacional… lo que devela, amable lector, la cruda realidad del México rezagado, de la pobreza, de la omisión y negligencia de autoridades municipales, estatales y federales y peor aún, la ineficiencia del sistema de vigilancia epidemiológica.

Mientras en otros países, donde se han reconocido casos de pacientes contagiados no se han registrado, hasta hoy, decesos, la ingenua pregunta es ¿por qué en México se está muriendo la gente…? Si, como lo han recetado hasta el cansancio los medios internacionales, el virus es curable detectado a tiempo, entonces we have a serious problem.

Y justo este (des)gobierno, primero al minimizar los brotes existentes con muertes confirmadas, y después emitir medidas que causaron zozobra entre toda la población —tan sólo el fin de semana salieron una gran cantidad de vuelos privados del aeropuerto de Toluca—, ha demostrado estar rebasado por la magnitud de lo que ya es una tragedia.

Tan sólo la grotesca conferencia de prensa (que, of course, no ameritó ponerse una corbatita... no hay que perder el casual look del achispado Gymboree) de los secretarios Lujambio, Ruiz Mateos, Córdova, Lozano y el encargado de la (in)comunicación presidencial, Cortázar, fue el botón de que hay más preguntas que respuestas y las respuestas de estos disfuncionales no dieron la certidumbre necesaria en estos casos en que lo más importante es ser claro y preciso para tranquilizar la delicada ola social de nerviosa efervescencia… que puede ser tan velozmente volátil como la atractiva mutación del célebre virus porcino.

El ejemplo de San Luis Potosí, entidad que en un principio no fue colocada en el interior del mismo calderón como el Edomex o el Distrito Federal, a pesar de haber tenido la suficiente información de brotes contagiosos, al cierre de este irreverente espacio ya sumaba un peligroso crecimiento de casos y 10 fallecimientos.

Estos días serán clave para (desarrollar tenebras políticas paralelas) conocer el tamaño del monstruo, que parece además estar ligado con la pobreza, la marginación, con los pésimos servicios de salud —sector completamente desatendido— y con la nula prevención de un (des)gobierno que suma a su lista de malos presagios esta nueva crisis, que junto a la económica y la de seguridad, my friend, …transforman el de por sí muy peligroso coctelito.

Por la Mirilla

Uno. Porcentaje de la espotiza recetada en 24 ciudades del 16 al 22 de abril en periodo de veda electoral:

PT 9%

PSD 4%

PRI-PVEM 2%

PRD 2%

Panal 9%

PAN 33%

PRI 39%

Dos. El Juez Segundo de Distrito en Materia Laboral decretó la suspensión definitiva contra el ilegal laudo de la JFCyA por lo que los mineros de Cananea no podrán ser desalojados dejando claro que su huelga está vigente y es legal.

Y tres. ¿¡Se actuará con los puercos (se entiende que del reino animal) como se hizo en su momento con las llamadas vacas locas y las aves de la célebre gripe aviar…?!

Epidemia y sociedad

León Bendesky

El mismo anuncio de la emergencia decretada por el gobierno federal contra la influenza provocó ya un estado de alerta entre la población. Se reconoció a altas horas de la noche del jueves 23 la gravedad del mal que tiene la forma de epidemia, es decir, este mal que se propaga entre la población de manera rápida y afecta a gran número de personas. No fue la mejor manera de anunciar el problema y empezar a ejecutar las medidas de contención requeridas.

Provoca un efecto muy extraño esta situación de fragilidad colectiva e incertidumbre. Los expertos dicen que la enfermedad se puede controlar si se atiende a tiempo y no tiene, pues, que ser mortal. La nueva variedad del virus de la influenza, en este caso una mutación de tipo porcina, es capaz de contagiarse entre los humanos. De ahí su gravedad y los problemas de contención que exige. Además, afecta a grupos de la población que en otras variedades de la enfermedad no eran los más vulnerables, es decir, los jóvenes (y no primordialmente los niños y los más viejos).

Este nuevo brote de gripe sigue los fuertes casos de tipo aviar que se presentaron no hace mucho tiempo, principalmente en Asia y África. Las autoridades sanitarias y los organismos internacionales del campo de la salud pública deben haber adquirido alguna experiencia técnica y de gestión para enfrentar las modalidades de este nuevo brote.

Se habla de la posibilidad de una pandemia, una enfermedad epidémica que se extiende ampliamente, atacando a muchos individuos en distintas regiones. Hay, sin duda, una gran preocupación entre los responsables de controlar este nuevo mal en el país y a escala mundial.

La primera responsabilidad es con la población. Las medidas de prevención parecen a primera vista demasiado sencillas para enfrentar un mal que, de no ser atendido oportunamente, puede ser mortal. Pero eso es lo que hay y tienen que exponerse de modo amplio y persistente entre todos.

Las formas de atención tienen que ser eficaces en los centros de salud y los hospitales públicos y privados, sin que se generen diferencias extremas entre quienes pueden acceder a uno u otro servicio. Hay aquí una fuerte responsabilidad del gobierno central y de los estados para garantizar el acceso a quienes tienen menos recursos para poder atenderse. Está ahora a prueba el sistema de control sanitario en conjunto y la capacidad de gestión del gobierno.

El aislamiento se ha propuesto como una manera privilegiada de prevención. Las clases se han cancelado varios días en todas las escuelas y se han cerrado centros de reunión pública. No es una situación médica ni social conocida por muchas generaciones de mexicanos.

Sería bueno una mayor explicación oficial de cómo se trata técnicamente un caso de epidemia como el que enfrentamos, es decir, cómo se aísla y controla su propagación. Igualmente, tienen que ser claras las medidas para organizar la respuesta social para contribuir al control de la misma.

No será nunca excesiva la información veraz, bien transmitida y a tiempo sobre la evolución de las condiciones médicas y de las acciones públicas que se emprendan. Los medios de comunicación tienen un papel esencial que cumplir, sin minimizar las condiciones según vayan cambiando y sin crear pánicos. Ambas cosas sólo harán más problemática la acción pública y la reacción social.

Hasta ahora el gobierno ha decidido no afectar la actividad productiva del país. En ese terreno la situación es ya suficientemente frágil y debe esperarse que la epidemia no afecte de modo más grave a las empresas y se puedan mantener los puestos de trabajo y los ingresos de las familias. La influenza aparece ahora, como dice el dicho: lloviendo sobre mojado.

Se abrió un nuevo frente en el panorama nacional que claramente complica las cosas para el gobierno y para la población en general. Además de la difícil situación económica, que tiende incluso a deteriorase, aparte de la gravedad de la confrontación con las fuerzas del narcotráfico y la inseguridad pública que se manifiesta a lo largo del país, ahora hay que atender de modo urgente la epidemia de influenza. Todo esto repercute de modo severo sobre la debilidad de las estructuras y las formas de la débil cohesión social en el país.

De la misma forma, la extensión de este mal va a requerir la acción conjunta con los gobiernos de otros países, especialmente el de Estados Unidos, de donde parece que proviene el virus en cuestión, y con el que se tiene un enorme número de corrientes diarias de la población de uno al otro lado. También la cooperación internacional se pondrá a prueba, pues nadie está exento de contagio.

No debe perderse de vista que el caso de la gripe aviar no se convirtió finalmente en una pandemia, a pesar de que se podía transmitir a grandes distancias por las aves silvestres migratorias. Ahí se puso en evidencia que había virus gripales compartidos entre aves y humanos. En el tipo de mutación de la gripe porcina que define la situación actual, puede ocurrir el mismo modo de control. En todo caso la sociedad en todas partes debe presionar a las autoridades a combatir esta epidemia.

Balance espeluznante

Decreto violenta la Constitución
El año de la peste

Carlos Fernández-Vega


Por demás expedito y generoso ha sido el gobierno federal en atender las urgencias de las grandes empresas altamente endeudadas en dólares o con vencimiento de corto plazo en divisa foránea. Por instrucciones del inquilino de Los Pinos, en línea con lo ordenado por sus antecesores, todo el aparato financiero del sector público ha sido puesto a disposición de tales urgencias. Miles de millones del erario se han puesto al servicio de tal fin; voluminosas cantidades han sido negociadas en calidad de "línea de crédito" con el FMI o "swaps" con la Reserva Federal de Estados Unidos. Y como lo dijo el gobernador del Banco de México, por si alguien dudara de tales recursos, el propósito es claro: "proveer financiamientos a participantes del sector privado que enfrenten presiones para obtener recursos en dólares a plazo", en el entendido que las necesidades de los mexicanos pueden esperar aún más.

Pues bien, el problema es que al dadivoso cuan veloz gobierno calderonista se le juntó roto con descocido, falta de agua con sequía: a la crisis financiera (aquel idílico "catarrito", según versión oficial) se suma una emergencia sanitaria de gran proporción, que tiende a ser nacional, que afecta sanitaria y psicológicamente a la población en su conjunto, que trata de ser "atenuada" con la misma fallida "estrategia" utilizada para efectos de la sacudida económica, y para la cual no hay recursos con qué responder, porque todo se lo quemaron en el más reciente "rescate" de los de siempre.

Más allá de los voluminosos créditos que la banca de desarrollo (del Estado) otorgó a esas selectas empresas para librar las primeras complicaciones, en primera instancia el Banco de México puso a disposición del gran capital 4 mil millones de dólares de la "línea swap" para satisfacer sus urgencias de dólares, independientemente de "apoyos" fiscales, facilidades, cortesías y conexos. Todo para las necesidades privadas.

Para las urgencias sociales, las propinas, si bien va. Así, como el gobierno calderonista ya no tiene un peso, porque todo se lo dio a los de siempre, debió negociar un crédito con el Banco Mundial: 25 millones de dólares, de desembolso inmediato, para la "compra de medicinas, suministros médicos y equipo epidemiológico" para detectar y diagnosticar la influenza porcina en México. Adicionalmente, 180 millones de billetes verdes, que se entregarán a mediano plazo "para tratar los aspectos operacionales y capacidad institucional" relativas a dicha enfermedad, según detalló en Washington el secretario de Hacienda, Agustín Carstens (además anunció otro por mil 500 millones de dólares para desarrollo social).

El balance resulta espeluznante: alrededor de 54 mil millones de pesos, en un primer tramo, para evitar la quiebra o moratoria de las grandes empresas, y 0.6 por ciento (cerca de 337 millones, en crédito otorgado por institución externa) de esa cantidad para enfrentar la emergencia sanitaria que se extiende por el país. Todo, en medio de un discurso oficial que contradice las razones por las cuales el Banco Mundial otorgó el citado crédito, porque el inquilino de Los Pinos asegura que "tenemos en México los medicamentos suficientes para atender los casos que se puedan presentar. Esto es muy importante; la enfermedad es curable y tenemos los medicamentos para ello", mientras Carstens sostiene que el financiamiento del BM será, precisamente, para "comprar medicinas, suministros médicos y equipo epidemiológico" para detectar y diagnosticar la influenza porcina en nuestro territorio.

Y todo ello se da en el contexto de un alarmante cuan peligroso decreto del inquilino de Los Pinos, publicado el sábado en el Diario Oficial de la Federación, que utiliza la emergencia sanitaria como pretexto para violentar la Constitución y ordenar, sin mayor trámite, "el ingreso a todo tipo de local o casa habitación para el cumplimiento de actividades dirigidas al control y combate de la epidemia", no sin antes advertir que evitará "congregaciones de personas en cualquier lugar de reunión, incluyendo la clausura temporal de locales o centros de espectáculo".

Tal proceder trae a la memoria aquella película del cine mexicano (El año de la peste, 1978), dirigida por Felipe Cazals, con guión de Gabriel García Márquez y Juan Arturo Brennan, basado en la novela Diario del año de la peste (1722) del inglés Daniel Defoe, y diálogos de José Agustín y los propios García Márquez y Brennan, cuya síntesis más o menos es así: "en una ciudad mexicana se presenta un brote epidémico, sin que las autoridades hagan caso de las advertencias de los especialistas. Ante la magnitud de los daños, el gobierno decide controlar la información y organizar brigadas represivas disfrazadas de grupos de fumigación, entre otras medidas para distraer la atención y evitar el pánico entre la población. Por su parte, la sociedad finge que no pasa nada, mientras la ciudad se llena de cadáveres" (cinemexicano.mty. itesm.mx/front.html).

No vaya a ser la de malas que, más allá de demostrar que de nueva cuenta lo agarraron con los dedos en la puerta, el gobierno calderonista le tome gusto a ese tipo de prácticas.

Las rebanadas del pastel

Para berrinche de Germán Larrea y pianista que lo acompaña, los mineros sindicalizados informaron ayer que el juez segundo de distrito en materia laboral en el Distrito Federal "resolvió conceder suspensión definitiva para el efecto de que no se ejecute el ilegal laudo dictado el 14 de abril, que pretendía terminar la relación de trabajo, colectiva e individual, de los trabajadores con Mexicana de Cananea, como parte de la irracional y empecinada persecución política que el gobierno mantiene hace tres años contra nosotros. Por tanto, las declaraciones de la Secretaría del Trabajo, que auguraban que ello no ocurriría, vuelven a ser desafortunadas, por decir lo menos. La huelga sigue vigente y fue declarada legal. Los mil 200 trabajadores sindicalizados están bien protegidos legalmente, y ninguna fuerza federal o estatal puede desalojarlos, so pena de violar la suspensión otorgada hasta en cinco ocasiones por diversos jueces, en una de ellas de manera definitiva. En esas condiciones, y aun cuando un importante número de elementos de la PFP se retiraron de Cananea, al país le ha costado una fortuna mantenerlos ahí para intentar desalojar a los trabajadores, en vez de dedicarlos a atacar la delincuencia. Es un gasto absurdo cuando el país se encuentra en crisis de seguridad y económica" (y epidemiológica)

Ebrard estudia suspender actividades económicas en el DF

Apro

En el cuarto día de alerta sanitaria en la ciudad de México, el jefe de gobierno Marcelo Ebrard anunció que analiza la posibilidad de suspender las actividades económicas, lo que implicaría el cierre de empresas y comercios.

En tanto, la Secretaría de Salud federal reporta 103 muertes por fiebre porcina y mil 614 casos de infección por algún tipo de influenza en el territorio nacional.

Ebrard anunció un "plan de contingencia máxima" por las 22 muertes acumuladas en la Ciudad de México. Consiste en garantizar la distribución de medicamento, dotar de tapabocas a los pasajeros de metro, metrobús y las líneas de microbuses más concurridas.

Aparte, en San Luis Potosí se reportaron 76 personas enfermas; 63 en la zona metropolitana. Hasta el momento se registran diez decesos.

A manera de prevención, el Festival de San Luis Potosí, que duraría diez días, fue cancelado en su totalidad. En esa misma entidad están cerrados los bares, clubes deportivos e iglesias, dio a conocer el gobernador Marcelo de los Santos.

En Loreto, Zacatecas, el virus cobró su primera víctima fatal; ya se suspendieron las clases desde preescolar hasta posgrado, igual que en Coahuila, Nuevo León, Hidalgo, Querétaro, Aguascalientes y Chiapas, sumándose al estado de México y Distrito Federal.

En el ámbito internacional, la Organización Mundial de la Salud (OMS) sostendrá una reunión urgente para evaluar ascender a nivel 4 el riesgo de peligrosidad del virus fiebre porcina, nivel que implicaría admitir que el contagio se presenta de persona a persona.

La Organización Mundial de Turismo (OMT) no ha registrado medidas de restricción de viajes hacia territorio mexicano; aunque Cuba anunció que está limitando las partidas a México.

Al respecto, la comisaria europea de Sanidad, Androulla Vassiliou, recomendó a 27 naciones del viejo contingente "evitar los viajes que no sean necesarios" a la zona comprendida entre México, Estados Unidos y Canadá.

En Suecia, el Instituto de Enfermedades Contagiosas reportó que cinco personas fueron internadas en centros de salud por posibles riesgos de contagio. Todos ellos, habían estado en México.

Estado (médico) de excepción

Astillero / Julio Hernández López

Epidemia de miedo
Tapabocas social


Todo de un golpe: mediante un simple decreto, sin siquiera tomar la opinión del congreso pripánicamente controlado, el ocupante de Los Pinos se otorgó a sí mismo (a través de su dependiente, el secretario de Salud) facultades discrecionales para aislar individuos, allanar casas y locales, hacer compras cuantiosas sin licitación pública y suspender concentraciones públicas (¡Aguas: llegó la SS!). Además, la crisis provocada por la influenza opacó y desequilibró las campañas electorales en puerta, incrementó la desesperanza cívica, introdujo el virus de la desconfianza y elevó el del conservadurismo en la plaza normalmente liberal del Distrito Federal, colocó en las calles de esta capital del país a soldados en misiones hoy solamente sanitarias, permitió que por televisión abierta de alcance nacional (Televisión Azteca) se transmitieran misas católicas y tendió una cortina de humo viral sobre temas polémicos en curso como las cuentas públicas de Fox, la propuesta felipista del estado militar de emergencia, las amenazas de represión neoporfirista en Cananea y el escándalo de la Lotería Nacional en Campeche (donde Germán alegremente reinstaló como coordinador de la campaña panista a uno de los acusados por el caso de soborno).

El tapabocas político y social tiene como antecedentes los manejos tramposos que los mismos dictaminadores de hoy han hecho en temas como el narcotráfico, la crisis económica y los préstamos recientes (sólo ayer, 205 millones de dólares del Banco Mundial). La suspicacia colectiva va de los diez mil muertos por asuntos de drogas al riesgo de fallecimientos por una epidemia tardíamente detectada y mal manejada; del catarrito de Carstens y la fanfarronería original de Calderón a la influenza porcina que en otras latitudes no ha provocado el estremecimiento que en México; de la buena fe y la evidencia mediática de que el problema es real al temor de que esté siendo utilizado políticamente por los siempre desesperados ocupantes ilegítimos del poder mexicano, deseosos de trastocar los escenarios electorales que en estos momentos les auguraban derrotas sonoras en comicios federales y locales; de la creencia en las intenciones más o menos buenas de los gobernantes a La doctrina del shock, el libro en que Naoime Klein (No logo) demuestra "que el capitalismo emplea constantemente la violencia, el terrorismo contra el individuo y la sociedad. Lejos de ser el camino hacia la libertad, se aprovecha de las crisis para introducir impopulares medidas de choque económico, a menudo acompañadas de otras formas de shock no tan metafóricas: el golpe de la porra de los policías, las torturas con electroshocks o la picana en las celdas de las cárceles".

Hechos públicos, intenciones privadas (aunque, ¿cuán comprobable es lo que hasta ahora las autoridades federales y capitalinas han mantenido en el controlado ámbito de las declaraciones a los medios, sin dar datos específicos de los muertos, sin permitir que especialistas independientes analicen los reportes médicos y tengan acceso a evidencias biológicas de la epidemia?). Desgracia pública, negocios privados. Catástrofe de temporada, apocalipsis de fin de semana, adiós momentáneo pero augural a la convivencia táctil (no a los saludos de mano y de beso) y el médico guanajuatense Córdova saliendo al paso, junto con el trastabillante semisecretario de Educación, Alonso Lujambio, que habría reprobado un Enlace de primero de primaria por no saber contar ni el número de días que no habrá clase (tres y pico, dijo el funcionario), y el sargento Javier Lozano, que para compensar los malos tratos a los obreros se desvivió en amabilidad hacia los empresarios para ver si les da su regalada gana atender las circunstancias difíciles del país y no aprovechan la situación para correr o castigar a quienes falten al trabajo o lleguen tarde.

¿1984 con el Big Brother epidémico o los preparativos para filmar una versión local del guión de los hermanos Wachowski que acá se llamaría Con D de Desconfianza o el 666 conmemorativo del segundo año de la legalización del aborto en el Distrito Federal (regreso a clases, el 6 de mayo; dinero disponible para enfrentar el problema, 6 mil millones de pesos; número de tapabocas repartidos en el D.F., 6 millones)? El desamor en los tiempos de la influenza a partir de los tapabocas de azul panista. Ciudadanos sometidos a la dictadura de la miseria institucionalizada, con sistemas de salud abatidos por la corrupción de funcionarios y empresarios y por el pensamiento neoliberal todavía dominante en las élites. Cuerpo social extenuado que de pronto se encuentra con los anuncios de fin de mundo mientras, por ejemplo, en Estados Unidos, los casos son pocos, controlados y sin muertes. En Washington se declaró ayer el "estado de emergencia de salud pública", pero ello no es sino un mecanismo usual para destrabar fondos que permitan enfrentar oportunamente determinadas incidencias susceptibles de empeorar. Y ayer mismo, John Brenman, el asistente de la Casa Blanca para asuntos de seguridad interna, negó (y con ello le dio fuerza a la especulación) que lo sucedido en México fuese un "bioterrorismo" y aseguró que es "muy temprano" para saber si hubo una acción premeditada para generar el brote de influenza porcina.

Pero, mientras son peras o son porcinos, el panorama político y social cambia en México, con el virus del miedo reproduciéndose aceleradamente y con analistas atentos en las alturas a las reacciones de la sociedad y los opositores al poder ante decisiones que avanzan en la instalación de mecanismos de amedrentamiento colectivo que inhiban participaciones electorales, que ante el peligro real o exagerado fomenten el conservadurismo, que vayan arrinconando incluso la idea de lo electoral y lo democrático y que permitan continuar con formas de control arbitrarias, con prolongados estados de excepción, sea por razones médicas, militares o sociales. ¡Hasta mañana!

*** IMPORTANTE *** Revoluciones es un proyecto de información alternativa sin fines de lucro, para mantenernos en línea requerimos de tu apoyo. Puedes ayudarnos haciendo un deposito bancario, por mínimo que sea, hazlo en el banco HSBC, al número de cuenta 6271254999 a nombre de Samuel R. García o en transferencia electrónica abonando al número Clabe: 021180062712549990. Gracias.

Genocidio

Índice Político / Francisco Rodríguez

* 610 Niños Ultimados en 27 Meses
* Aquí, Centro de Espionaje de E.U.

MÁS QUE A LAS
decenas de muertes provocadas por la influenza porcina, en Los Pinos hay pavor por la condena que podría caer sobre sus actuales ocupantes, quienes bien podrían ser acusados de genocidas tanto en cortes domésticas como internacionales debido a los miles de víctimas que ha provocado la llamada guerra en contra del narcotráfico.

Por tal es que el señor Felipe Calderón busca ser blindado. Porque cuando menos está consciente de que el de Luis Echeverría, frente a su caso, resultaría un juego de niños.

Y han sido los niños y los adolescentes los que han urgido a los panistas a cargo de esta Administración fallida a que, al cuarto para las 12, justo cuando la LX Legislatura está a horas de concluir sus funciones, presenten un paquete de iniciativas que consigan relevar de responsabilidades a quien, sin inteligencia ni estrategia, embarcó al Ejército Nacional en tareas policíacas que, de suyo, no tienen en ningún país.

Fue el enorme temor al veredicto de la Historia, el que orilló a Calderón a pedir al secretario de la Defensa Nacional Guillermo Galván a que en su discurso del último 19 de febrero, en la celebración del Día del Ejército, considerara necesario un "debate legislativo" que analice la faceta jurídica que da sustento a la participación militar en la lucha contra la criminalidad.

Ese pavor fue el que empujó la presentación ante el Senado, del paquete de iniciativas arriba referido.

Sobre todo después de que, días antes, la misma Secretaría de la Defensa Nacional informara que unos 610 niños y adolescentes fueron asesinados por la violencia del narcotráfico entre diciembre de 2006 y marzo de 2009. Del total, 427 habían sido reclutados por el crimen organizado, 110 murieron de manera fortuita en el fuego cruzado entre bandas rivales o de los cárteles con la policía y 73 en ataques dirigidos a miembros de sus familias. También, que las edades de los niños y adolescentes muertos iban desde los dos meses hasta los 16 años. Y que en estos últimos 27 meses, murieron de manera violenta unas 12 mil personas en este país en hechos asociados al crimen organizado.

En paralelo, está el drama de los pequeños que pierden a sus padres de manera violenta. Tres mil 700 huérfanos han quedado marcados sicológicamente al haber observado el asesinato de sus padres y luego han tenido que vivir con desconocidos o familiares para no ir a una casa hogar, de acuerdo al informe de la Secretaría de Defensa.

Todo ello desatado por la "guerra" carente de líder, metas y estrategias.

A MEDIA SEMANA, justo cuando a la Plaza Lerdo de Tejada, donde se ubica la Cámara Alta, llegaban las iniciativas para blindar a Calderón, la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) denunció que miembros del Ejército mexicano torturan de forma sistemática, con golpes e incluso descargas eléctricas, a los detenidos que interrogan en sus cuarteles militares, lo que vuelve a situar a las fuerzas locales en el punto de mira precisamente mientras trabajan para combatir los altos índices de delincuencia en el país norteamericano.

Tales supuestos abusos fueron perpetrados este año y Chihuahua figura como el estado en que más torturas se cometieron, precisamente porque en el entorno de Ciudad Juárez se ha incrementado sustancialmente la presencia militar para combatir el narcotráfico.

Esta escalada de violencia, estas muertes en el "fuego cruzado", continuarán más allá de la probable aprobación del paquete de iniciativas con las que Calderón pretende blindarse del calificativo de genocida. Las bajas entre la población civil, después de ello, serían "legítimas", pero ¿qué ocurrirá con las que hasta ahora se han dado al sacar al Ejército de sus cuarteles sin un respaldo jurídico?

Como la guerra que va ganando "aunque no lo parezca", esta batalla también ya la tiene perdida.

Y ANTE TANTA derrota, no hay un replanteamiento en el war room en el que los panistas han convertido a Los Pinos. No escuchan ni a sus propios correligionarios, contra los que, por cierto, también entablan batallas aunque sean molinos de viento.

Apenas, otra vez, el ex Vicente Fox Quesada recomendó a su correligionario panista y sucesor –"haiga sido como haiga sido"--, Felipe Calderón Hinojosa, que no permita que en la relación bilateral su homólogo de Estados Unidos, Barack Obama, le vaya a tomar el pelo, así como a él George W. Bush, se limitó a darle palmaditas.

Lo ha dicho antes y ahora después de la visita del Ejecutivo estadounidense, quien vino a darle aquí una sopita de su propio chocolate: atole con el dedo.

Calderón recibió espejitos de "legitimación", donde ahora se admira a si mismo. También coloridas cuentitas verde olivo y azul policiaco en forma de helicópteros para que siga jugando a la guerrita. Entregó, a cambio, bastas porciones de nuestra dorada soberanía, y permisos argentinos para que desde la capital nacional mexicana se espíe a América Latina.

Tras la visita de Obama, "el logro mayor es para Washington que obtiene del gobierno mexicano la autorización para instalar en el Distrito Federal un Centro Conjunto en el que participarán efectivos de varias agencias norteamericanas: la DEA; Migración, Aduanas y Vigilancia Fronterizas (ICE, por sus siglas en inglés) y Alcohol, Tabaco y Armas de Fuego y Explosivos (ATF), sin descartar agentes de la CIA y el FBI. Por el lado mexicano habrá representantes del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (CISEN), de la Procuraduría General de la República y de las secretarías de Seguridad Pública federal, Defensa Nacional y de Marina. No hay representantes de la sociedad civil, de la academia, ni de organismos de defensa de los derechos humanos, lo cual contraviene una disposición del Congreso estadunidense, la Sección 1406, aprobada con relación a la Iniciativa Mérida que establece que el Departamento de Estado deberá informar a los comités parlamentarios el establecimiento ‘…de un mecanismo consultivo, conformado por autoridades relevantes del gobierno mexicano, organizaciones mexicanas de defensa de derechos humanos así como otras organizaciones importantes de la sociedad civil, a fin de hacer recomendaciones con respecto a la implementación de la Iniciativa Mérida de acuerdo con las leyes mexicanas y el Derecho Internacional.

"Nada de lo que contempla esta Sección se ha considerado en el Centro Conjunto. Más aún, es altamente probable que este Centro en la operación real se convierta en una base de operaciones de la inteligencia norteamericana en nuestro país. ¿Puede hacer esto el gobierno sin consultar al Congreso? ¿Por qué el Poder Legislativo no se ha pronunciado sobre el tema? Se trata de un Centro que operará desde la Ciudad de México y atenderá esencialmente cuestiones de inteligencia con alcance a toda América Latina" (AP 426, Strategos Consultores).

Y ante ello, ¿quién blinda a Calderón?

Índice Flamígero: Dice el lector Emilio Treviño, y dice bien: "Ya sólo faltaba la peste (por la dizque influenza) para completar el cuadro de los jinetes del Apocalipsis cabalgando en el territorio nacional. Hace algunas semanas, se inventó mediáticamente el corte total de distribución de agua a la ciudad de México; ahora Jehová (por intermediación de su profeta Calderón) nos avienta el castigo divino con una de las (¿cuántas?) plagas bíblicas. Uno a uno, nos alcanzan el hambre, la guerra, la peste y la muerte, igualito que en Libro de las Revelaciones del apóstol Juan en la isla de Patmos. Sólo falta que nos lluevan cenizas ardientes desde el cielo, y la ciudad de México desaparezca igual que Sodoma y Gomorra."

*** IMPORTANTE *** Revoluciones es un proyecto de información alternativa sin fines de lucro, para mantenernos en línea requerimos de tu apoyo. Puedes ayudarnos haciendo un deposito bancario, por mínimo que sea, hazlo en el banco HSBC, al número de cuenta 6271254999 a nombre de Samuel R. García o en transferencia electrónica abonando al número Clabe: 021180062712549990. Gracias.

¡Gana USD con Neobux, prueba la nueva sección de ENCUESTAS!