sábado, noviembre 20, 2010

Video TELESUR: A 100 años de la Revolución, gobiernos en México arrastran deuda con el pueblo


http://www.youtube.com/watch?v=9lWU48KP7HA

Video RMX: Centenario Revolución Mexicana (1910 - 2010)


http://www.youtube.com/watch?v=9XUHswB4HGg

Video SEGOB: Revolución Mexicana (1910 - 2010)

El fraude electoral de 1910

Chantal López y Omar Cortés / Antorcha Biblioteca Virtual

Desgraciadamente todas las ilusiones y esperanzas que las descaradas mentiras del señor general Porfirio Díaz habían generado entre amplísimos sectores de la población mexicana, se convertirían en humo conforme la campaña electoral fue desarrollándose.

En efecto, y sin importar el cada vez mayor impacto que el recorrido de Francisco I. Madero por la República mexicana en su campaña electoral bajo la bandera del Partido Nacional Antirreeleccionista, iba generando, con la realización de impactantes y masivos mítines, el aparato represor porfirista, bastante ducho en cuanto a su labor, no tardaría mucho en bloquear la actividad de los antirreeleccionistas, poniéndoles cuanta traba estaba a su mano para evitar el normal desarrollo de su campaña.

El asunto llegaría a niveles sorprendentes cuando el regimen porfirista toma la decisión de sacar del juego electoral a la molesta fórmula de Madero-Vazquez Gomez, y acabar de golpe y porrazo con la esperanza que para muchos representaba la sola existencia del Partido Nacional Antirreeleccionista.

Así, mediante una argucia jurídica avalada por el sometimiento del Poder Judicial, se entabla un juicio contra el señor Francisco I. Madero, promoviéndose su encarcelamiento. Esto, que no tenía otra finalidad que la de quitar la figura de Madero para evitar su presencia durante la contienda electoral, trajo consecuencias que quizá ni los paniaguados del porfirismo previeron.

En efecto, el señor Madero logra evadirse de su encarcelamiento, marchándose a los Estados Unidos de Norteamérica y radicándose en la ciudad de San Antonio, Texas, en donde, rápidamente, da un giro a su actividad político-civilista, metamorfoseando al organismo antirreeleccionista en un órgano político militar dispuesto ya a hacerse del poder mediante el desarrollo de una insurrección armada, expidiendo para tal efecto, el ahora celebérrimo Plan de San Luis, en donde se fija la fecha del 20 de noviembre de ese año de 1910 para que desde las seis de la tarde en adelante, todos los ciudadanos de la República tomarán las armas para arrojar del poder a las autoridades que actualmente gobiernan, precisándose en seguida que los pueblos que estén retirados de las vías de comunicación, lo harán desde la víspera.

El preámbulo del llamado a la insurrección se presentará en la ciudad de Puebla, donde la familia Aquiles Serdán, implicada en el complot guerrerista del maderismo, tendría la mala fortuna de ser descubierta, generándose así una balacera en pleno centro de la angelópolis, con el trágico resultado de la muerte del señor Aquiles Serdán.

La noticia de lo acontecido se esparcería a los cuatro vientos, enturbiando seriamente el ambiente politico de la República mexicana y vaticinando un tétrico y negro futuro a la población en general.

Cuarto Aniversario de RevolucionesMX


Enmascarado en el Exilio / En Pocas Palabras

Iniciativa México, el mayor fraude social en México


http://www.youtube.com/watch?v=f3uNSPn3bpk

Centenario de la Revolución Mexicana (1910 - 2010)

RMX

La Revolución mexicana fue un conflicto armado que tuvo lugar en México, dando inicio el 20 de noviembre de 1910. Históricamente, suele ser referido como el acontecimiento político y social más importante del siglo XX en México.

Los antecedentes del conflicto se remontan a la situación de México bajo el Porfiriato. Desde 1876 el general oaxaqueño Porfirio Díaz encabezó el ejercicio del poder en el país de manera dictatorial. La situación se prolongó por 34 años, durante los cuales México experimentó un notable crecimiento económico y estabilidad política. Estos logros se realizaron con altos costos económicos y sociales, que pagaron los estratos menos favorecidos de la sociedad y la oposición política al régimen de Díaz. Durante la primera década del siglo XX estallaron varias crisis en diversas esferas de la vida nacional, que reflejaban el creciente descontento de algunos sectores con el Porfiriato.

Cuando Díaz aseguró en una entrevista que se retiraría al finalizar su mandato sin buscar la reelección, la situación política comenzó a agitarse. La oposición al gobierno cobró relevancia ante la postura manifestada por Díaz. En ese contexto, Francisco I. Madero realizó diversas giras en el país con miras a formar un partido político que eligiera a sus candidatos en una asamblea nacional y compitiera en las elecciones. Díaz lanzó una nueva candidatura a la presidencia y Madero fue arrestado en San Luis Potosí por sedición. Durante su estancia en la cárcel se llevaron a cabo las elecciones que dieron el triunfo a Díaz.

Madero logró escapar de la prisión estatal y huyó a los Estados Unidos. Desde San Antonio proclamó el Plan de San Luis, que llamaba a tomar las armas contra el gobierno de Díaz el 20 de noviembre de 1910. El conflicto armado tuvo lugar en primera instancia al norte del país y posteriormente se expandió a otras partes del territorio nacional. Una vez que los sublevados ocuparon Ciudad Juárez (Chihuahua), Porfirio Díaz presentó su renuncia y se exilió en Francia.

En 1911 se realizaron nuevas elecciones donde resultó electo Madero. Desde el comienzo de su mandato tuvo diferencias con otros líderes revolucionarios, que provocaron el levantamiento de Emiliano Zapata y Pascual Orozco contra el gobierno maderista. En 1913 un movimiento contrarrevolucionario, encabezado por Félix Díaz, Bernardo Reyes y Victoriano Huerta, dio un golpe de Estado. El levantamiento militar, conocido como Decena Trágica, terminó con el asesinato de Madero, su hermano Gustavo y el vicepresidente Pino Suárez. Huerta asumió la presidencia, lo que ocasionó la reacción de varios jefes revolucionarios como Venustiano Carranza y Francisco Villa. Tras poco más de un año de lucha, y después de la ocupación estadounidense de Veracruz, Huerta renunció a la presidencia y huyó del país.

A partir de ese suceso se profundizaron las diferencias entre las facciones que habían luchado contra Huerta, lo que desencadenó nuevos conflictos. Carranza, jefe de la Revolución de acuerdo con el Plan de Guadalupe, convocó a todas las fuerzas a la Convención de Aguascalientes para nombrar un líder único. En esa reunión Eulalio Gutiérrez fue designado presidente del país, pero las hostilidades reiniciaron cuando Carranza desconoció el acuerdo. Después de derrotar a la Convención, los constitucionalistas pudieron iniciar trabajos para la redacción de una nueva constitución y llevar a Carranza a la presidencia en 1917. La lucha entre facciones estaba lejos de concluir. En el reacomodo de las fuerzas fueron asesinados los principales jefes revolucionarios: Zapata en 1919, Carranza en 1920, Villa en 1923, y Obregón en 1928.

Actualmente no existe un consenso sobre cuándo terminó el proceso revolucionario. Algunas fuentes lo sitúan en el año de 1917, con la proclamación de la Constitución mexicana, algunas otras en 1920 con la presidencia de Adolfo de la Huerta o 1924 con la de Plutarco Elías Calles. Incluso hay algunas que aseguran que el proceso se extendió hasta los años 1940.

¡Gana USD con Neobux, prueba la nueva sección de ENCUESTAS!