domingo, junio 20, 2010

Palabras de Poniatowska a Carlos Monsiváis: “Monsi, eras el enfrentamiento más lúcido al autoritarismo"



"A lo mejor abrazas a (José) Saramago, con quien viajaste a Chiapas en los noventa", dijo la escritora mexicana.

AFP


“¿Qué vamos hacer sin ti 'Monsi'? Si eres el enfrentamiento más lúcido al autoritarismo presidencial (...) a los abusos del poder", dijo en un emotivo discurso la escritora mexicana Elena Poniatowska, quien consideraba a Monsiváis como su "hermano".

Este domingo centenares de mexicanos se despidieron del fallecido cronista y ensayista Carlos Monsiváis, considerado el intelectual más popular del país, en un homenaje celebrado en el Palacio de Bellas Artes.

"A lo mejor abrazas a (José) Saramago, con quien viajaste a Chiapas en los noventa", deseó.

Durante el homenaje, un honor reservado para las máximas personalidades culturales, los presentes coincidieron en que México ha perdido a una de sus voces más críticas y lúcidas en un momento especialmente complicado.

"Será más difícil entender nuestros tiempos sin sus contribuciones", admitió la presidenta del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), Consuelo Sáizar.

La figura del gran cronista de México y su capital, que murió el sábado tras dos meses y medio de hospitalización, recibió alabanzas de personalidades políticas habitualmente enfrentadas del gobernante PAN y opositor PRD, al que apoyó desde su fundación.

"La tolerancia y respeto a la diversidad es lo que él siempre buscó", señaló el ministro de Educación, Alonso Lujambio (PAN).

"A todos nos deja desamparados. Era la brújula de México, el alma de los que no tenían palabra", dijo a los medios la actriz y senadora del PRD María Rojo.

El féretro de Monsiváis abandonó Bellas Artes -donde en su día fueron homenajeados los pintores Frida Kahlo y Diego Rivera, los escritores Juan Rulfo y Octavio Paz y el actor cómico Mario Moreno Cantinflas- entre sentidos aplausos y vítores.

Posteriormente inició un último recorrido por calles del centro histórico, que tantas veces retrató en sus 50 años de trayectoria literaria, hasta el Panteón Español para ser incinerado.

El lunes será merecedor de otro reconocimiento en el Teatro de la Ciudad organizado por el Gobierno capitalino.

Ya miles de personas se habían acercado en la noche lluviosa del sábado, pocas horas después de que Monsiváis muriera por una fibrosis pulmonar, hasta un museo capitalino para velar al escritor más conocido de México y su "conciencia crítica", como lo definió su amigo y actual premio Cervantes, José Emilio Pacheco.

La voz y la pluma ingeniosa y mordaz de Monsiváis eran habituales en los principales medios de comunicación del país.

Desde el sábado la prensa y redes sociales acogen el pesar de los mexicanos por perder a uno de sus intelectuales más comprometidos en un momento difícil, con el país abocado a una cruenta batalla contra el narcotráfico.

El director y guionista mexicano Guillermo Arriaga (Amores perros y Babel) le pidió un último favor desde su Twitter: "Oye, Monsiváis, ya que estás allá habla con los 23 mil muertos de la guerra del narco y haz una crónica".

La vasta obra de Monsiváis incluye numerosos ensayos, artículos, reportajes, críticas artísticas y está formada por más de 50 títulos, entre ellos las crónicas del movimiento estudiantil del 68 Días de guardar (1970), Escenas de pudor y liviandad (1988) o Aires de familia (2000).

Monsiváis era "un nuevo género literario" en sí mismo, según lo calificó el fallecido Nobel de Literatura mexicano Octavio Paz.

Los medios también recordaron la singularidad de la vida de Monsiváis, quien explicaba que siempre vivió en un barrio popular de la capital con una docena de gatos, y quien de joven tuvo breves apariciones en el cine.

No habrá nadie del tamaño de Carlos Monsiváis, coinciden amigos

Notimex

Tristes, consternados e invadidos por la nostalgia se vio a escritores, músicos y periodistas con el deceso del escritor Carlos Monsiváis (1938-2010), durante el homenaje de cuerpo presente que se le realizó hoy en el Palacio de Bellas Artes.

El flautista mexicano Horacio Franco, la dramaturga Sabina Berman, los periodistas Carlos Marín y Julio Scherer, y la senadora María Rojo, se dijeron sorprendidos por la muerte del intelectual mexicano y coincidieron en que su pérdida deja un enorme vacío a las letras mexicanas.

Franco aseguró que Monsiváis fue una persona que contribuyó al desarrollo intelectual, mental y emocional de millones de personas 'que vimos cambiar este país, a partir de que él comenzó a escribir, a proclamar y a criticar los abusos del poder y las diferencias sociales'.

'Si hay algo que podemos definir en él es que fue una persona que ponía la inteligencia como primer plano de lo que quería decir. Fue un personaje que nunca salió públicamente del clóset, pero llamó a la sociedad mexicana en su conjunto, no sólo a la comunidad Lésbico-Gay, a salir de él', refirió el músico.

Al respecto, Carlos Marín dijo haber quedado 'descerebrado', tras la noticia del fallecimiento del crítico, quien el septiembre próximo recibiría un doctorado Honoris Causa por la Universidad Nacional Autónoma de México.

Marín refirió que Monsiváis no era un periodista, sino la conciencia crítica que le quedaba a México y que tras su muerte, 'no habrá nadie de su tamaño'.

Afirmó que a su amigo, a quien conoció hace 20 años, ya presentaba problemas de salud, y se preguntó si sus gatos eran los culpables de ello.

'La última vez que nos vimos comimos con Ciro Gómez Leyva, pase por él a su casa.

'En mi coche, donde a contraluz se observaban los pelos de sus gatos, le dije: Carlos no te quiero lastimar, pero, no tendrán que ver tus gatos con este problema que estás teniendo. Y me dijo: ya me lastimaste. A pesar de esa lastimadura comimos espléndidamente', relató.

Para Marín, la figura de Monsiváis quedará presente en la sociedad, pues, 'si algún legado deja es, sobre todo, su compromiso con las causas más nobles'.

En su oportunidad, Julio Scherer se abstuvo de hacer comentario alguno. Su vista fue rápida y espontánea, sólo expresó condolencias a la escritora Elena Poniatowska con un beso en la mejilla una y obra vez.

Ante las preguntas insistentes de parte de la prensa, en su mayoría reporteras, el célebre periodista, las tomó de la mano o de la cabeza para darles un beso. 'Mejor así, ¿no? déjenme darles un beso'.

La senadora María Rojo lo recordó por su parte como un personaje que tenía una gran sonrisa y espléndido humor, inteligencia y brillantez critica. 'Tenía una gran lucidez para decir la palabra en el momento oportuno.

'Ahora ya no hay nadie, hombre o mujer que llene el hueco que dejó. Era el que podía hablar de todos los desposeídos, de todas las minorías, el hombre que estaba con todos', agregó.

Brevemente, la dramaturga Sabina Berman recordó a Monsiváis como ‘ese personaje que nos dejó un vocabulario, un abecedario para la democracia’.

'Sus aportaciones con un casorio tenaz con la verdad y con honestidad intelectual', señaló.

Tras reconocerlo como una de las figuras más influyentes en lengua española, cada uno de los entrevistados consideró que ahora ya no habrá quién explique lo que sucede en México.

Brasil derrotó 3-1 a Costa de Marfilgana, así gusta, golea y pasa a octavos de la mano de Luis Fabiano

Marcelo Lluberas / AFP

JOHANNESBURGO — De la mano del artillero Luis Fabiano, autor de un doblete, y del líder Kaká, Brasil logró el domingo su pase a los octavos de final del Mundial-2010 con un triunfo 3-1 ante Costa de Marfil, en el estadio Soccer City de Johannesburgo, por la segunda fecha del grupo G.

El 'Fabuloso' Fabiano marcó a los 25 y 50, seguido del volante Elano (62), mientras que el descuento marfileño fue obra de Didier Drogba (79).

El equipo de Dunga sobre el final sufrió la expulsión de Kaká, por doble amarilla (88), lo que significa la pérdida de su armador para el duelo contra el Portugal de Cristiano Ronaldo, en el que defenderá la punta del grupo de la muerte.

Tras vencer 2-1 a Corea del Norte en el debut, Brasil lidera la llave con 6 puntos, seguido con uno por Portugal y los marfileños, que habían empatado 0-0.

Brasil salió con todo y ya al minuto, en gran corrida, Kaká cedió a Robinho que disparó apenas alto.

Al tronar de las vuvuzelas, Brasil apostó al tríangulo Kaká-Fabiano-Robinho, pero de a poco los marfileños empezaron a llegar con los volantes Emmanuel Eboué, que exigió (16) a Julio César, y Aruna Dindane.

El duelo no tenía chances muy claras de gol y las armas brasileñas más peligrosas eran Robinho y las subidas de Maicon.

Sin embargo, en un chispazo y tras gran combinación entre Robinho y Luis Fabiano, Kaká hizo gran jugada que remató fuerte el hombre del Sevilla, alto, dejando sin asunto a Boubacar Barry (25).

En su festejo el artillero hizo una seña del número 7 con sus dedos, seguramente por romper su sequía de gol tras siete duelos.

'Los Elefantes' adelantaron líneas en busca del empate, entonces Brasil ganó espacios. El once africano sintió el gol y Drogba y Kalou no aparecían, tampoco el mediocampo.

Eboué entró en diagonal y probó desde fuera del área pero su tiro dio en la lateral de la red (41).

Costa de Marfil estaba desorientado y así apareció Luis Fabiano nuevamente, tras bajar el balón con su mano sin que el árbitro lo notara, para luego con categoría aplicar dos sombreros consecutivos y definir con fuerte tiro (50).

Un cabezazo de Drogba que lamió la base del poste tras centro pasado de Dindane fue la mejor chance marfileña (54)

El técnico sueco de los marfileños, Sven-Goran Eriksson sacó a Dindane y puso a Gervinho buscando más peso ofensivo, lo cual consiguió parcialmente.

Brasil controlaba el trámite e intentaba liquidarlo en la contra, como con un disparo a quemarropa de Kaká (61) que despejó Barry.

Así, no extrañó que llegara el 3-0. Kaká escapó por la punta, colocó con precisión a la entrada del área chica para la llegada de Elano, que definió bien ante Barry (62) y marcó su segundo gol en la Copa.

Elano salió del campo golpeado tras una pelota dividida y así entró el lateral Daniel Alves (67). Kalou, que no hizo casi nada, dejó su lugar a Kader Keita (68), que terminó amargando a Kaká sobre el final.

Por poco Maicon no anotó gran gol con tiro cruzado apenas desviado (69) y el ingresado Romaric respondió con disparó que despejó Julio César (71).

El descuento llegó con Drogba, que vio frustrada en el área una gran corrida, pero enseguida, aplicó un preciso cabezazo tras centro desde la izquierda (79).

Despide el pueblo de México a Carlos Monsiváis

Miles de personas asistieron al Palacio de Bellas Artes a darle el último adiós

Agencias


Conaculta y el Instituto Nacional de Bellas Artes, junto con la comunidad artística mexicana, familiares, amigos y el pueblo en general rindieron un Homenaje de Cuerpo Presente al cronista y periodista mexicano Carlos Monsiváis este domingo 20 de junio en el Palacio de Bellas Artes.

Encabezaron el acto Alonso Lujambio, secretario de Educación Pública; Consuelo Sáizar, presidenta de Conaculta; y Teresa Vicencio Álvarez, directora general del Instituto Nacional de Bellas Artes, quien señaló que Monsiváis, “ayer como hoy, es un personaje que convoca a todos los mexicanos, sin importar credos ni religiones, para escucharlo, reflexionar con sus palabras y verse siempre reflejados como en un espejo”.

Al Homenaje asistieron personalidades de todos los ámbitos de la cultura, entre ellos José María Pérez Gay, Silvia Molina, María Rojo, Coral Bracho, Eduardo Lizalde, Enrique Krauze, Teresa del Conde, Carlos Marín, Julio Scherer García, Denisse Dresser, entre muchos otros.

La entrañable amiga de “Monsi”, Elena Poniatowska, le dio el toque especial a la escena al hacer uso de la palabra: “¿Qué vamos a hacer sin ti, Monsi?.“tu mensaje fue ennoblecernos y hacer que creyéramos en nosotros mismos, porque tú eres la nobleza misma, el compromiso, la defensa de los derechos humanos, la indignación y el llanto del pueblo”, dijo conteniendo las lágrimas.

Antes de las diez de la mañana, decenas de personas se habían dado cita para despedir al autor de A ustedes les consta y Catecismo para indios remisos, que se ganó el cariño del pueblo, gracias a su carisma y pensamiento político.

A las 10:00 horas con 7 minutos llegó la carroza con los restos del escritor mexicano. Las miradas expectantes de la gente lo decían todo. Al momento de arribar, todos rodearon el vehículo para tratar de tocar el féretro y darle un gesto de despedida.

Cuando el ataúd empezó a salir, las personas de todas las edades aplaudieron al notable escritor mexicano. En muchos de los asistentes las lágrimas hicieron su aparición.

¡Bravo, Monsiváis! ¡Viva Carlos! ¡Viva Monsi!, gritaron algunos asistentes y los aplausos continuaron dentro y fuera del Palacio de Bellas Artes.

Encima del féretro se colocaron las banderas de México y de la UNAM, y una larga ovación se prolongó por varios minutos. Frente a éste se encontraba una caricatura de Monsiváis, realizada por Naranjo, cuyo rostro recordaba al ensayista en toda su plenitud intelectual.

Tras breves momentos silenciosos, la gente aplaudía a uno de sus escritores favoritos. Los otros eran José Saramago, quien fallecería un día antes que el mexicano, y Gabriel Vargas, imaginativo dibujante que tiene pocas semanas de haber muerto. Con seguridad, los tres se estarán riendo de la “canija vida”.

Una voz anónima exclamó: ¡Carlos Monsiváis es el orgullo de México!, e inmediatamente fue ovacionado por la gente, que no dejaba entrar al recinto de mármol. Horacio Franco, flautista ampliamente reconocido en los ámbitos nacional e internacional, se despidió a su manera cuando de manera espontánea se plantó frente al féretro e interpretó algunas piezas en honor del homenajeado, despertando aún más la sensibilidad de los presentes.

Posteriormente hicieron su aparición un mariachi que interpretó Amor perdido, entre otras, y un trío ejecutó boleros. Al término de sus interpretaciones, otra voz anónima sentenció: ¡Viva el héroe del pueblo!, uniéndose a esta consigna todos los presentes, como respuesta al cariño que Monsiváis, con su erudición y lenguaje preclaro cultivó.

Al mediodía, el vestíbulo del Palacio de Bellas Artes era abarrotado por completo por centenares de personas y decenas de periodistas, mientras una larga fila desde la explanada del recinto aguardaba su turno para despedirse frente al féretro del escritor. Entre susurros, un señor de edad mediana dijo: ¿Ahora, quién nos defenderá?

Consuelo Sáizar, en su discurso, selló el epitafio del escrito nacido en 1938:” Con la partida de Carlos Monsiváis, un hombre inclasificable, termina el siglo XX mexicano, ya que de la segunda mitad analizó, cronicó, criticó y, en pocas palabras, cifró, para su generación y la historia”.

Luego de que espontáneamente todos los asistentes entonaran el Himno Nacional Mexicano, en punto de las 13:00 horas el ataúd fue retirado del lugar entre vivas, bravos, porras y lágrimas.

¡Hasta siempre, Carlos! lo despidieron otros seguidores no menos entusiastas. Luego la carroza partió por el Eje Central, entre las calles del Centro Histórico de la Ciudad de México, ciudad a la que amó y ama a Carlos Monsiváis, y ello “a ustedes les consta”, parafraseó en el pórtico del Palacio de Bellas Artes una señora mayor.

Los restos de Carlos Monsiváis fueron incinerados más tarde y mañana lunes recibirá un Homenaje en el Teatro de la Ciudad Esperanza Iris.

Incineran restos de Carlos Monsiváis

Acompañado por sus familiares y por la escritora Elena Poniatowska, el cuerpo del escritor fue cremado en el Panteón Español

El Universal


Faltando veinte minutos para las 15:00 horas, el cuerpo del escritor Carlos Monsiváis empezó a ser incinerado en el crematorio principal del Panteón Español, ubicado en la delegación Atzcapotzalco.

Hasta este punto lo acompañan sus familiares, encabezados por su tía "Mary", sobrinos y sobrinas, además de la también escritora Elena Poniatowska.

La chimenea principal del crematorio lanzó un fuerte humo negro, con lo cual el escritor mexicano inició la despedida del mundo físico.

Se prevé que en este proceso se lleven poco más de hora y media y, posteriormente, se depositarán sus cenizas en una urna en la cual reposarán para siempre los restos del autor de "Por mi madre bohemios".

Hasta este momento se ha informado que la urna será colocada en el Museo del Estanquillo, ubicado en el centro de la Ciudad de México.

elc /fml

Video: Ceremonia luctuosa de Carlos Monsiváis en el Museo de la Ciudad de México


http://www.youtube.com/watch?v=zNW5_-WOL9I


http://www.youtube.com/watch?v=9Ih83WHGbaY

El periodista, cronista y narrador falleció de insuficiencia respiratoria, a los 72 años de edad; se encontraba hospitalizado desde el 2 de abril. Sus restos serán velados a partir de las 9 de la noche en el Museo de la Ciudad de México.

Trasladan restos de Carlos Monsiváis a panteón Español

SUN

Entre aplausos, vivas y una inusitada algarabía, que hablan del cariño que la gente le prodiga, los restos del escritor Carlos Monsiváis dejaron el vestíbulo del Palacio de Bellas Artes para ser trasladados al Panteón Español, donde serán cremados.

"Se ve, se siente, Monsiváis está presente" y "Es un honor estar con Monsiváis" , son algunas de las consignas con las que fue despedido el féretro, cuyo cortejo es escoltado por unos 10 motociclistas de la Secretaría de Seguridad Pública y avanza ya por Eje Central.

El cuerpo de Monsiváis, fallecido el sábado por problemas respiratorios, permaneció anoche en el interior del Museo de la Ciudad de México, a donde acudieron familiares, amigos, escritores, admiradores y funcionarios para despedirse del "maestro Monsiváis", una de las voces críticas del México contemporáneo.

Por la mañana de este domingo, el ataúd con los restos de "Monsi" , como se le llamaba cariñosamente, fue trasladado en una carroza fúnebre del Museo a Bellas Artes, en un recorrido por calles del centro de la capital, en la que nació el 4 de mayo de 1938 y donde murió ayer después de dos meses de permanecer hospitalizado.

En este mismo recinto de Bellas Artes han sido honrados en ceremonias fúnebres personalidades como los pintores Frida Kahlo y Diego Rivera, los escritores Juan Rulfo, Octavio Paz y Salvador Elizondo, la actriz María Félix y el cómico Mario Moreno "Cantinflas" , entre otras figuras del mundo intelectual y artístico de México.
El féretro del colaborador de EL UNIVERSAL fue cubierto con las banderas de México, de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) , donde estudió, y de la comunidad gay, de la que fue un defensor de sus causas.

Mosi, ¿por qué te váis?

Recorre Carlos Monsiváis Centro Histórico por última vez

El cortejo fúnebre salió alrededor de las 13:00 horas del Palacio de Bellas Artes, recorrió varias calles del primer cuadro de la ciudad para llegar a la Plaza de la Constitución, escoltado por policías y seguido por un grupo de bicicletas.

Milenio


Ciudad de México.- El cuerpo del escritor Carlos Monsiváis salió alrededor de las 13:00 horas del Palacio de Bellas Artes para recorrer por última vez, en un cortejo fúnebre, calles del Centro Histórico y así ser despedido por los capitalinos.

Escoltado por policías y seguido por un grupo de bicicletas, el cortejo pasó por Venustiano Carranza y llegó a la Plaza de la Constitución.

Por la mañana, el cortejo fúnebre del escritor Carlos Monsiváis arribó al recinto cultural alrededor de las 10:00 horas, donde se realizó un homenaje de cuerpo presente al escritor.

El féretro del ensayista mexicano estuvo cubierto por la bandera de orgullo gay, la mexicana, así como la de la Universidad Nacional Aurónoma de México.

Sobre una gran alfombra roja y acompañados por autoridades del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), y de las secretarías de Educación Pública (SEP) y de Cultura capitalina, los restos del autor de “Apocalipstick”, quien falleció la víspera por problemas respiratorios, fueron recibidos en medio de una lluvia de aplausos.

Personalidades de la cultura nacional, tales como Denise Dresser, Sabina Berman, el flautista Horacio Franco, Rafael Barajas "el Fisgón", Joaquín Díaz del FCE, y decenas de ciudadanos se dieron cita en el Palacio de Bellas Artes para dar el último adiós al cronista mexicano.

En un acto presidido por el secretario de Educación, Alonso Lujambio, el féretro de Carlos Monsiváis fue recibido con aplausos y gritos de ¡Viva Monsi!

La primera guardia fue montada por el círculo más cercano de amigos y familiares del escritor, posteriormente desfilaron intelectuales y políticos, como Andrés Manuel López Obrador, ex candidato presidencial, quien depositó un rosarios sobre la caja fúnebre del cronista.

Deja Monsivais el Palacio de Bellas Artes

Sandra Ortega / El Mundo / Reuters

Entre aplausos, vivas y una inusitada algarabia, que hablan del carino que la gente le prodiga, los restos del escritor Carlos Monsivais dejaron el vestibulo del Palacio de Bellas Artes para ser trasladados al Panteón Español, donde serán cremados.

"!Se ve, se siente, Monsivais esta presente!" y "!Es un honor estar con Monsivais!", son algunas de las consignas con las que fue despedido el feretro, cuyo cortejo es escoltado por unos 10 motociclistas de la Secretaria de Seguridad Publica y avanza ya por Eje Central.

México se despide de Carlos Monsiváis, su intelectual más popular

AFP

México se despedirá este domingo del fallecido cronista Carlos Monsiváis, considerado el intelectual más popular del país, en un homenaje que se celebrará en el Palacio de Bellas Artes.

El féretro del ensayista fue recibido en el palacio por el ministro de Educación, Alonso Lujambio (PAN, conservador), y el ex candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador (PRD, izquierda), entre otros, y se espera que posteriormente sus restos sean incinerados.

Pocas horas después de que Monsiváis muriera a los 72 años por una fibrosis pulmonar, ya miles de personas se acercaron en la noche lluviosa del sábado hasta el Museo de la Ciudad de México para velar a quien se tiene por el gran cronista de la capital y del país de las últimas décadas.

El pesar por la pérdida de una de las voces más críticas y eruditas de México congregó el sábado a familiares y amigos, ciudadanos de a pie, figuras de la cultura y también logró unir por una vez a miembros destacados de los irreconciliables PAN y PRD.

El alcalde capitalino, Marcelo Ebrard (PRD), y Lujambio formaron parte de las guardias de honor que se formaron junto a la capilla ardiente mientras que el presidente Felipe Calderón (PAN) expresó en un comunicado su "profundo pesar" por el fallecimiento.

En el homenaje sonaron desde el himno nacional hasta cantos cristianos pasando por mariachis. Pero lo que más se escuchó fueron aplausos de agradecimiento por más de 50 años de ser la "conciencia crítica" de México, como lo definió el sábado su amigo y actual premio Cervantes, José Emilio Pacheco.

La voz y la pluma ingeniosa y mordaz de Monsiváis eran habituales en los principales medios de comunicación del país. En la misma prensa que ahora acoge el pesar de los mexicanos por perder a uno de sus intelectuales más comprometidos en un momento difícil, con el país abocado a una cruenta batalla contra el narcotráfico.

"Monsi (como también se le conocía) era de una especie de la que ya no hay. Este país necesita gente como él y menos ''intelectuales'' sobrados, pretenciosos, elitistas y decimonónicos como los que abundan", escribió ''Marichuy'' en un foro electrónico del diario Reforma.

Mientras que el director y guionista mexicano Guillermo Arriaga (''Amores perros'', ''Babel'') le pidió un último favor desde su Twitter: "oye, Monsiváis, ya que estás allá habla con los 23.000 muertos de la guerra del narco y haz una crónica".

Los medios mexicanos dedicaron amplias coberturas este domingo a desgranar la vasta obra de Monsiváis, que incluye numerosos ensayos, artículos, reportajes, críticas artísticas y está formada por más de 50 títulos, entre ellos las crónicas del movimiento estudiantil del 68 ''Días de guardar'' (1970), ''Escenas de pudor y liviandad'' (1988) o ''Aires de familia'' (2000).

Monsiváis era "un nuevo género literario" en sí mismo, según lo calificó un día el Nobel de Literatura mexicano Octavio Paz.

Reforma también recuerda cómo Monsiváis argumentó su gran vocación en una entrevista concedida en 1977: "Si me he apasionado tanto por la crónica es porque me gusta ver a los demás y observarlos. Nunca he sentido como irreconciliable esa distancia entre lo que sería la cultura popular y la alta cultura".

El diario La Jornada aseguró que su pérdida y la del Nobel portugués José Saramago un día antes "son dos golpes terribles para la izquierda en México y en el mundo".

Pero también se rememoró la singularidad de la vida personal de Monsiváis, quien explicaba que siempre vivió en un barrio popular de la capital con una docena de gatos, y quien de joven tuvo breves apariciones en algunos filmes como ''Los caimanes'' (1967).

Su figura siempre estará asociada al sentido del humor que prodigaba en sus declaraciones. Como cuando en 1997 le preguntaron de forma solemne si el México de la segunda mitad de este siglo era impensable sin él.
"Yo he llegado a una conclusión: yo sería impensable sin mí", respondió.

Homenajean a Monsiváis en Bellas Artes

Funcionarios, familiares y amigos rinden tributo al cronista de México

Reforma


Un homenaje de cuerpo presente al escritor Carlos Monsiváis se rinde este domingo en el Palacio de Bellas Artes, con la presencia de funcionarios, familiares y amigos.


En punto de las 10:10 horas, el féretro con los restos del cronista arribó al recinto procedente del Museo de la Ciudad de México, donde fueron velados anoche.


El ataúd fue recibido por el Secretario de Educación, Alonso Lujambio, y la directora del Instituto Nacional de Bellas Artes, Teresa Vicencio Álvarez.


En medio de aplausos, el féretro fue colocado en las escalinatas de Bellas Artes, donde ya lo esperaban familiares y amigos, frente a una foto del escritor hablando por teléfono y acompañado de uno de sus gatos.


Detrás del ataúd, ingresó al lugar el ex candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador, quien por un minuto hizo guardia, visiblemente afectado por la pérdida.


La entrada a Bellas Artes es libre y uno de los asistentes cuando vio al titular de la SEP sentado a un costado del féretro le gritó: "¡Afuera Lujambio, tú qué haces aquí!"


Otros asistentes lanzaron frases como "¡Gracias Monsi!" "¡Hasta pronto, aquí estamos tus amigos!"


Hasta el momento, no hay más miembros de la clases política mexicana presentes, sólo algunos columnistas, amigos, familiares y funcionarios del sector cultural.


La Oficina de la Presidencia informó que no se tiene considerada la presencia del Mandatario Felipe Calderón al homenaje que se rendirá hasta las 13:00 horas.

Fobia - Revolución sin manos

RMX

Del álbum "Amor chiquito" se desprende el video de la semana en el blog Revoluciones México. Dicho disco fue el cuarto de la banda mexicana Fobia. Con este álbum, Fobia logró un éxito masivo debido a canciones como Hipnotízame y Veneno Vil, aunque otras canciones que no fueron lanzadas como sencillos, como Vivo y Descontrol son ampliamente reconocidas.

Para la grabación de este disco se incorporó en la batería Jorge "La Chiquis" Amaro, sin embargo el nuevo miembro decidió abandonar el grupo al término de la grabación del disco, por lo que entró en su lugar Jay de la Cueva, el cual los acompañó en toda la gira de promoción del disco.

Este fue también el último álbum de estudio antes de la separación del grupo en 1997 y pasarían casi 10 años para que llegara Rosa Venus a agregar canciones frescas al repertorio.

Revolución sin manos



Despues de tanto correr
despues de tanto oir tu llanto
y escucharte rezar, no si ni que pensar
despues de tanto escribir
despues de tanto soñar
despues de tanto ser rebelde
sin tener que atacar, que quieres encontrar
Revolucion, lo que hace, falta es una
revolucion y proponemos una
revolucion sin manos
Despues de tanto buscar
de ir persiguiendo la luz
tienes las manos destrozadas
de ir cargando esta cruz,
no es nada contra Jesus
y no tenemos que ser
ni amigos ni hermanos
solo tenemos que cambiar
nuestra manera de ser y de pensar
Revolucion, lo que hace falta es una
revolucion y proponemos una
revolucion sin manos...

Italia 1-1 con Nueva Zelanda, Goliat italiano empata con el David neozelandés

Francisco Jara / AFP

NELSPRUIT, Sudáfrica — La selección de fútbol de Italia, campeón vigente del mundo, empató este domingo 1-1 con Nueva Zelanda, el rival más débil del Grupo F, con lo que complicó sus opciones de avanzar a octavos en el Mundial de Sudáfrica, tras tropezar en el debut al igualar con Paraguay.

El marcador lo abrió el oceánico Shane Smeltz (7) y por Italia anotó Vincenzo Iaquinta (29, de penal) en el duelo disputado en el estadio Mbombela de Nelspruit.

En el otro partido de la segunda fecha del Grupo F, Paraguay ganó 2-0 a Eslovaquia este domingo en Bloemfontein, y quedó en buena posición para clasificar a octavos de final.

Con estos resultados, el grupo F ahora lo encabeza Paraguay con cuatro puntos, seguido por Italia y Nueva Zelanda, con dos puntos cada uno, y Eslovaquia, con una unidad.

"No tuvimos mucha suerte, pero tampoco hicimos grandes cosas", reconoció el técnico italiano Marcello Lippi, recordando que "(Andrea) Pirlo (ausente) es un gran jugador, pero todavía no está listo", ante la falta de ideas de la Nazionale.

Los 'kiwis' abrieron el marcador cuando la defensa italiana se quedó parada en su área en un tiro libre desde la izquierda servido por Simon Eliott, que rebotó en el cuerpo de Fabio Cannavaro, y fue enviado a la red por el delantero neozelandés Shane Smeltz ante la impotencia del portero Federico Marchetti.

El gol del empate italiano, en este partido semejante a la lucha entre David y Goliat, llegó con un riguroso penal convertido por Iaquinta, tras una infracción de Tommy Smith, quien derribó en el área a Daniele De Rossi.

"Esto es increíble. El penal (para Italia) no fue, es ridículo. Les ganamos a 14 jugadores, apenas me sostengo en mis piernas", dijo Smeltz, haciendo referencia a su descontento con el árbitro guatemalteco Carlos Batres y sus asistentes.

"Tenemos una oportunidad en el último partido, Paraguay es un equipo muy fuerte, pero podemos repetir", confió el capitán kiwi.

En el segundo tiempo aumentó la presión italiana, pero el portero neozelandés Mark Paston defendió eficientemente su valla, permitiendo asegurar este épico empate ante los campeones de Alemania-2006.

En la tercera y última fecha del Grupo F, Italia enfrentará a Eslovaquia el próximo jueves en Johannesburgo; y Nueva Zelanda se medirá con Paraguay ese mismo día en Polokwane.

En el segundo tiempo los neozelandeses buscaron especular, tratando de conservar el balón, y se animaron a incursionar en el campo rival, aunque mantuvieron la sólida línea defensiva, con buen dominio del juego aéreo, y contaron con la seguridad de Paston cuando fue necesario.

El italiano Riccardo Montolivo remató libremente al arco (69), pero el balón fue tapado por Paston y un contragolpe italiano (tres minutos después) fue contenido con dificultades por el capitán Ryan Nelsen, que la envió fuera del campo.

Chris Wood, que ingresó por Rory Fallon (61), tuvo la ocasión de anotar el tanto de la victoria neozelandesa cuando un tiro cruzado se fue desviado (83).

"No creo que esto sea un problema de atacantes, sino de todo el equipo", afirmó Montolivo, con bronca porque "nos anotaron en la primera ocasión que tuvieron".

Una buena ocasión desperdició el italiano Giorgio Chiellini (minuto 16), cuando recibió el balón de un córner desde la derecha, pero su remate pasó sobre el arco defendido por Mark Paston y otra más cuando Montolivo probó desde media distancia y el balón pegó en el palo derecho (26).

En el arco italiano jugó Marchetti, el mismo que sustituyó al titular Gianluigi Buffon en el segundo tiempo ante Paraguay debido a las molestias causadas por una hernia discal.

El cuadro de Nueva Zelanda, 78ª en la clasificación de la FIFA y considerado la 'Cenicienta' del Mundial, se vio tranquilo en el duelo con los italianos, consciente de que no tenía "nada que perder" ante los campeones del mundo.

- Mundial de fútbol Sudáfrica-2010 - Grupo F

Italia - Nueva Zelanda 1 - 1 (1-1)

Goles:

Italia: Iaquinta (29 de penal)

Nueva Zelanda: Smeltz (7)

Estadio: Mbombela (Nelspruit)

Campo: bueno

Clima: cálido

Iluminación: buena

Espectadores: unos 38.000

Árbitro: Carlos Batres (GUA)

Amonestaciones:

Nueva Zelanda: Fallon (14), Smith (28), Nelsen (87)

Alineaciones:

Italia: Federico Marchetti - Gianluca Zambrotta, Fabio Cannavaro (cap), Giorgio Chiellini, Domenico Criscito - Simone Pepe (Mauro Camoranesi 46), Daniele De Rossi, Riccardo Montolivo, Claudio Marchisio (Giampaolo Pazzini 61) - Vincenzo Iaquinta, Alberto Gilardino (Antonio Di Natale 46). DT: Marcello Lippi.

Nueva Zelanda: Mark Paston - Winston Reid, Ryan Nelsen (cap), Ivan Vicelich (Jeremy Christie 80), Tommy Smith - Leo Bertos, Simon Elliott, Tony Lochhead - Rory Fallon (Chris Wood 63), Chris Killen (Andrew Barron 90+3) - Shane Smeltz. DT: Ricki Herbert.

Paraguay ganó 2-0 se paseó ante Eslovaquia y acaricia los octavos

Thomas Lyford-Pike / AFP

BLOEMFONTEIN, Sudáfrica — Paraguay derrotó a Eslovaquia por 2-0 este domingo en el marco del Grupo F de Sudáfrica-2010 y quedó en buena posición para clasificar a octavos de final tras un partido que dominó a placer en el estadio Free State de Bloemfontein.

Enrique Vera abrió el marcador a los 27 minutos y Cristian Riveros firmó el segundo a los 86.

Las luces estuvieron prendidas desde temprano en el estadio en un país que promueve el ahorro de energía, la cual no escatimó Paraguay, que salió a presionar a Eslovaquia desde el arranque.

Ya a los 3 minutos Roque Santa Cruz remató al ángulo superior derecho de Jan Mucha, que con gran esfuerzo sacó la 'Jabulani' hacia el tiro de esquina.

Tal como se esperaba Paraguay colocó tres delanteros con el objetivo de vencer al que consideraba su rival en la llave.

El mediocampo europeo simplemente faltó a la cita en el primer tiempo y dejó libre a los volantes paraguayos para que llegaran con disparos desde fuera del área o descargaran hacia las puntas.

Paraguay siempre mantuvo el balón en campo rival y cuando empezaba a perder claridad en ofensiva llegó la apertura de Enrique Vera a los 27 minutos.

Lucas Barrios recibió el balón un poco más atrás de la medialuna por el centro del campo y tocó corto a la derecha a un Vera que pasaba como una exhalación entre los defensas eslovacos, quien definió de derecha con el lado externo de su botín.

El pie derecho de Mucha impidió el segundo de Paraguay a los 39 cuando Santa Cruz pisó el área por derecha tras un nuevo momento de confusión en la retaguardia europea.

"Creo que el partido lo ganamos bien, lo hemos manejado en casi todo su extensión, probablemente en el primer tiempo pudimos hacer una diferencia mayor", dijo el seleccionador de Paraguay, Gerardo Martino.

Paraguay salió a la cancha en el segundo tiempo decidido a plantarse en defensa, se retrasó un poco en el campo e instaló una línea de cuatro atrás, aunque a juzgar por la ofensiva eslovaca pareció ser una precaución innecesaria.

De todas formas, Enrique Vera tuvo una oportunidad dorada a los 72 al conectar un cruce de Santa Cruz desde la izquierda, pero su cabezazo salió desviado.

Todo se hizo tan fácil para los paraguayos en los últimos metros que era cuestión de tiempo el segundo gol, que cayó a los 86 minutos. Cristian Riveros recibió en la medialuna y su disparo con pierna izquierda venció a Mucha ingesando por su palo derecho.

"Dije antes del partido que el triunfo era para todos los padres (de Paraguay) y para el mío en especial y por suerte se me dio el gol y fui a gritarlo a la cámara para él", dijo Riveros a la prensa apenas terminó el partido.

Paraguay, al igual que Sudáfrica y otros países celebra en la jornada el Día del Padre.

Unos 26.000 espectadores vieron el partido en un estadio con capacidad para 40.000, mejor dicho 26.001 fueron testigos si contamos al arquero paraguayo Justo Villar, de muy poco trabajo.

"Jugaron mucho mejor que nosotros. Este partido era muy importante, pero, lamentablemente al final terminamos tristes. Ellos jugaron más rápido y fueron mejores que nosotros en los duelos mano a mano. Por eso fue que perdimos", reconoció el DT eslovaco, Vladimir Weiss.

Así los equipos sudamericanos siguen con su buena racha en el Mundial, ya que hasta el momento no conocen la derrota.

Paraguay lidera el Grupo F con cuatro unidades, seguido de Italia y Nueva Zelanda con una y un partido menos. Eslovaquia cierra la zona con un punto tras dos encuentros.

- Mundial de fútbol Sudáfrica-2010 - Grupo F

Paraguay - Eslovaquia 2 - 0 (1-0)

Goles:

Paraguay: Vera (27), Riveros (86)

Estadio: Free State (Bloemfontein)

Campo: bueno

Clima: soleado

Espectadores: 35.000

Arbitro: E. Maillet (SEY)

Amonestaciones:

Eslovaquia: Durica (42), Sestak (47), Weiss (84)

Paraguay: Vera (45)

Alineaciones:

Eslovaquia: Jan Mucha - Peter Pekarik, Martin Skrtel, Kornel Salata (Miroslav Stoch 83), Jan Durica - Stanislav Sestak (Filip Holosko 70), Zdeno Strba, Marek Hamsik (cap), Vladimir Weiss - Jan Kozak - Robert Vittek. DT: Vladimir Weiss.

Paraguay: Justo Villar (cap) - Carlos Bonet, Paulo Da Silva, Antolín Alcaraz, Claudio Morel Rodríguez - Enrique Vera (Edgar Barreto 88), Victor Cáceres, Cristian Riveros - Roque Santa Cruz, Nelson Valdez (Aureliano Torres 68) - Lucas Barrios (Oscar Cardozo 82). DT: Gerardo Martino.

Despiden con porras y aplausos a Monsiváis

Notimex

Ante el aplauso de familiares, amigos y curiosos, poco después de las 21:00 horas arribó al Museo de la Ciudad de México el féretro con el cuerpo del escritor Carlos Monsiváis, quien murió este sábado.

La primera guardia se montó con José Narro Robles, Consuelo Sáizar, Elena Poniatowska, Marta Lamas y Rubén Sánchez Monsiváis, primo del fallecido.

Poco a poco fueron llegando al Museo de la Ciudad de México personajes del mundo de la cultura, del arte y de la política, entre ellos el jefe de Gobierno capitalino, Marcelo Ebrard, y el secretario de Educación Pública, Alonso Lujambio.

También acudieron el ex director del IMSS, Ricardo García Sáenz; el presidente del Diálogo para la Reconstrucción de México, Manuel Camacho Solís, y el senador perredista Pablo Gómez.

En breve entrevista, la directora del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), Consuelo Sáizar, anunció que este domingo se realizará un homenaje nacional de cuerpo presente a Carlos Monsiváis en el Palacio de Bellas Artes, de las 10:00 a las 13:00 horas.

Poco después de las 22:15 horas los presentes rindieron más de cinco minutos de aplausos y lanzaron porras en memoria del escritor.

El Vasco

Raymundo Riva Palacio / Estrictamente Personal

Nadie en este momento galvaniza tanto las angustias, frustraciones y esperanzas de todos los mexicanos como Javier Aguirre, el personaje con el que más se sueña, con quien se mantiene un diálogo unilateral, el que produce catarsis y furias. El entrenador del seleccionado nacional que este martes se juega su pase a octavos de final en la Copa del Mundo de Sudáfrica, es sinónimo de esperanza, la clave de su necesidad existencial de ser, pero también el respiro que buscan los políticos, sin importar lo efímero que sea, para distraer a una población agobiada por el sentir de que pude morir a tiros.

Aguirre es el líder que todos los mexicanos de carne y hueso quieren tocar. No es el que las élites en la opinión pública buscarían para cotejarlo y ser miembros de su corte. Para nada. El creció y se entrenó para ser futbolista. No es el político que buscan las figuras de los medios de comunicación social para hincarse a sus pies, o para denostarlo para que, al humillarlo y alimentan su ego. Tampoco es el empresario que los deslumbra, o el que los financia en sus proyectos personales para que puedan seguir afirmando que son libres para decir y escribir lo que sea. Es solamente un entrenador de futbol.

Las élites de esa República de las ideas y las ocurrencias que tienen sus tribunas y púlpitos, lo desprecian. Por eso, cuando las televisoras lo escogieron para dar la patada de salida de la Iniciativa México, y grabaron con el un spot animado por la superación personal que concluyó con la idea de exigir dejar atrás el tiempo de decir que “sí se pudo”, para cambiarla por el “ya se pudo”, lo primero que hicieron, como hacen con los políticos, fue condenarlo. ¿Cómo era posible que una persona tan desprestigiada –era el argumento- fuera la bandera de Iniciativa México? Lo descalificaron por la declaración que hizo hace meses a la Cadena Ser, la radio más importante de España, cuando al referirse a los problemas que azotaban a México, dijo que “estaba jodido”.

La frase era un lugar común. ¿Dijo algo Aguirre que no dijeran, cuando menos, el 70% de los mexicanos? Su ataque desde la República de las ideas y las ocurrencias fue tan chovinista como extraviada de lo que representa el entrenador nacional para los mexicanos. Los expertos de Televisa y TV Azteca lo escogieron porque era el mejor que podían encontrar para su Iniciativa México. Un alto ejecutivo de una empresa televisiva que escuchó recientemente a varios miembros de la llamada comentocracia, sonreía cuando abrían sus fauces para tragarse a Aguirre, y comentó que la gente, esa de carne y hueso que vive una realidad sin simulaciones cortesanas, lo había recibido muy bien.

Tenía que ser. Aguirre es hoy el mexicano que en cada hijo se nos dio. Hijo de vascos, tuvo una buena carrera futbolista en México y España en los 80s y principios de los 90 sin que fuera nada espectacular para inquietar a los biógrafos de Pelé y Maradona. Jugó el Mundial de México en 1986 y una lesión lo llevó por un otro camino en su vida profesional. Entrenador fogueado –inclusive campeón con el Pachuca-, se ha convertido en más que un simple técnico. Es quien en dos ocasiones ha salvado a los mexicanos de la deshonra futbolera y la frustración existencial. No es nada menor.

Como bombero, fue llamado a dirigir al seleccionado en 2005 cuando todo el entramado de la burocracia futbolista y los grandes contratos comerciales que estaban negociando las televisoras para la Copa del Mundo en Japón y Corea del Sur, se estaban derrumbando porque otro gran entrenador de campeones, Enrique “Ojitos” Meza, tenía al Tri a un paso de ser eliminado. Aguirre aterrizó desde España, donde entrenaba al Osasuna, el equipo vasco donde también jugó, y llevó al seleccionado hasta Asia. Para el Mundial en Sudáfrica, volvió a ser el bombero nacional y sacó del marasmo a un equipo dirigido por una figura de talla internacional, Sven Eriksson, y lo puso en África.

Aguirre es el único salvador que tenemos y hay muchos que no alcanzan a entender la codificación popular de su persona. Transmite lo que es, un líder reconocido por las personas más difíciles de convencer: sus propios jugadores. “Es un buen líder”, dice una persona que lo conoce muy bien. “Trata bien a los jugadores, aunque les habla fuerte”. Aguirre tiene en el lugar donde se encuentra el Tri porque a diferencia de otros técnicos, como los propios Meza, Eriksson, u otro laureado como Lavolpe, su relación con el equipo es personal, sin dobleces ni traiciones, dijeron algunos jugadores que han estado bajo sus órdenes.

Lo que piense la República de las ideas y las ocurrencias es absolutamente irrelevante en el sentir y el pensar de los mexicanos de carne y hueso. A Aguirre se le juzga por sus méritos y sus acciones. Entrenador que siempre entra con ventaja en las expectativas, es por lo mismo severamente cuestionado cuando el entrenador que cada mexicano lleva adentro no está de acuerdo con sus decisiones sobre el campo. Le pasó durante la larga y en apariencia mediocre –por los resultados- preparación pre-mundialista, donde fue criticado porque no veían cómo iba a ser posible caminar un poco en Sudáfrica con un equipo que cada encuentro tenía diferente alienación.

Arrancó el mundial y despertó la ansiedad en el encuentro inaugural, pese al angustiante empate con Sudáfrica. Pero la victoria ante el subcampeón Francia volvió a colocarlo en la cima de las emociones mexicanas, como el arquitecto de las ilusiones. Su equipo fue capaz de detener el suspiro de los políticos –el secretario de Hacienda, Ernesto Cordero, despachó todo el día con la playera del Tri-, y por un momento se detuvo todo en el país. Las cantinas se vieron rodeadas de autos blindados y escoltas, porque los capitanes de la industria se metieron a ellas a ver el partido. Inclusive los sicarios se tomaron un descanso. De 54 muertos registrados el martes, cayeron a 31 los registrados el miércoles, día del partido.

México se juega la vida este martes ante Uruguay, y Aguirre es la persona en la que se cimbra la esperanza. Pero igualmente, un traspiés será su perdición. En esto del futbol no hay matices. Es polarizante. No perdona. Si no lleva al país a la gloria él se va al infierno. A todos tiene preocupados. A los mexicanos de carne y hueso porque todo lo que quieren ser cada cuatro años se pone a prueba en este juego. Y a los políticos, porque lo necesitan, más que a nadie, para que el tejido social se relaje, aunque sea durante un breve espacio de tiempo.

Imposible comprender a México sin Carlos Monsiváis

Milenio

Autodefinido como "un simple lector", el prolífico escritor mexicano Carlos Monsiváis, quien hoy murió aquí, utilizó como herramientas la inteligencia y la ironía y se caracterizó como una de las voces y plumas críticas y narrativas de la época actual importantes del país.

Personaje imprescindible para entender el México contemporáneo, Monsiváis se interesó por los más diversos temas; desde los más complejos, como el Movimiento de 1968, hasta personajes de la farándula como “Mario Moreno, “Cantinflas” o Pedro Infante, de quien se declaró admirador de su obra.

Sus innovaciones técnicas y la diversidad de registros que pueden observarse en sus textos, cambió la faz del género de la crónica de manera tal que ningún cronista mexicano posterior a él, está exento de su influencia.

Monsiváis nació en la Ciudad de México el 4 de mayo de 1938. Estudió Economía y Filosofía y Letras en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y desde muy joven colaboró en los más importantes suplementos culturales y revistas del país.

Se desempeño como secretario de redacción de las revistas Medio Siglo (1956-1958) y Estaciones (1957-1959). Ha hecho programas para Radio UNAM, como "El cine y la crítica", que se transmitió durante más de 10 años. Además de ser director de la colección de discos Voz Viva de México, de la máxima casa de estudios.

Monsiváis fue becario del Centro Mexicano de Escritores (1962-1963 y 1967-1968) y del Centro de Estudios Internacionales de la Universidad de Harvard (1965).

Su curiosidad universal, su eficaz escritura y su capacidad de síntesis le permitieron desentrañar los aspectos fundamentales de la vida cultural y política mexicana, por lo que gran parte de su obra se ha publicado en casi todos los periódicos del país o transmitido oralmente.

Sus crónicas, género que desarrolló con pasión, se han recopilado en diversos libros entre los que destacan "Principios y potestades" (1969), "Días de guardar" (1971) y "Amor perdido" (1976), este último basado en algunas figuras míticas del cine, la canción popular, el sindicalismo, la militancia de izquierda, los políticos y la burguesía mexicana.

"De qué se ríe el licenciado" (1984), "Entrada libre, crónicas de la sociedad que se organiza" (1987), "Escenas de pudor y liviandad" (1988) y "Los rituales del caos" (1995), son otras de sus crónicas sobre los más diversos temas.

También es autor del texto narrativo "Nuevo catecismo para indios remisos" (1982), además la biografía "Frida Kahlo: Una vida, una obra" (1992).

Entre sus ensayos se encuentran "Características de la cultura nacional" (1969) o "Historias para temblar: 19 de septiembre de 1985" (1988).

También es autor de la selección y el prólogo de las antologías "La poesía mexicana del siglo XX" (1966), "Los narradores ante el público" (1969), "A ustedes les consta" (1980) y "Jorge Cuesta (1986)".

Carlos Monsiváis, quien puso el dedo en la llaga de las heridas sociales con la más fina ironía y la más dramática puntera, se convirtió en ojo crítico inexorable para comprender las manifestaciones culturales del momento.

Su potencia creativa que le otorgó a la crónica permitió que se le considere no sólo un subgénero o género menor, sino que fue revalorado en el ámbito literario en México.

De acuerdo con sus críticos, su obra tiende a un doble registro: los movimientos sociales y los grandes personajes, la política y el espectáculo, la cultura popular y la alta cultura.

Para el autor, esta doble vertiente es inexistente pues no hay verdaderas fronteras entre tales fenómenos y contextos. De hecho, ya en su Autobiografía (elaborada a los 28 años de edad), escribió: “acepté esta suerte de autobiografía con el mezquino fin de hacerme ver como una mezcla de Albert Camus y Ringo”.

El reconocimiento a su obra le llegó desde 1977, con el Premio Nacional de Periodismo, por el género de crónica y a la fecha se cuentan alrededor de 33 galardones, el útimo fue el doctorado “honoris causa” por la Universidad Autonoma de San Luis Potosí.

Sus aportaciones a la sociedad fueron múltiples, entre ellas el Museo del Estanquillo, que partió de su propia colección privada en el que lo mismo se le rinde homenaje a caricaturistas de la talla de Gabriel Vargas, con su famosísima “Familia Burrón” o Eduado del Río, “Rius” o bien a grandes genios del arte.

Su colección de más de 12 mil objetos que le llevó más de 30 años atesorarlos, le han permitido a este recinto realizar las más diversas curadurías donde la figura de Monsiváis siempre está presente de una u otra forma.

Entre sus más recientes trabajos literarios se encuentra el ensayo "Yo te bendigo, vida", sobre la vida y la obra de Amado Nervo, publicado en el 2002. Sin dejar de lado los innumerables cursos y conferencias que continúa impartiendo en México y el extranjero.

En marzo del presente año, presentó su más reciente libro, “Apocalipstick” en el que muestra a la Ciudad de México como una asamblea de lugares.

Desde hace varios años, Carlos Monsiváis había sostenido una batalla contra una fibrosis pulmonar que lo llevó en varias ocasiones al hospital. Era frecuente verlo en sus presentaciones con un tanque de oxígeno y sensiblemente cansado.

Entre sus aficiones, se encontraban sobre todo la lectura, los gatos que rondaban siempre en su domicilio de la colonia Portales, en la Ciudad de México y la cinematografía.

¡Gana USD con Neobux, prueba la nueva sección de ENCUESTAS!