lunes, mayo 09, 2011

Violento inicio de semana deja 23 muertos en cinco entidades

Miguel Cabildo S.

En una de las jornadas más violentas en lo que va del año, autoridades policiales de cinco entidades del país reportaron la muerte de 23 personas en hechos presuntamente vinculados al crimen organizado.

En Durango, once hombres fueron decapitados, dos más ejecutados con armas largas y otra persona, identificada como agente de custodia penitenciaria, fue levantada en la capital; además, desconocidos arrojaron contra una vivienda del primer cuadro una granada que no estalló.

Poco antes de las siete de la mañana fueron localizados los cuerpos decapitados de seis personas afuera de la Escuela Secundaria Técnica 67; y en la barda perimetral fue inscrito con aerosol un narcomensaje, cuyo contenido no fue revelado por las autoridades.

El hallazgo obligó a las autoridades educativas a suspender las clases en el plantel, ubicado en la colonia Azcapotzalco.

Y en la madrugada también se confirmó el hallazgo de cinco cuerpos decapitados más en la zona sierra: fueron abandonados en un paraje cercano al poblado Las Bayas del municipio de Durango, en los límites con Pueblo Nuevo.

Más tarde, pasadas las siete de la mañana, fue asesinado un agente de custodia penitenciaria, asignado al Centro de Reinserción Social 1, el cual fue identificado como José Artemio Quiñones Romero, de 48 años; recibió disparos en cráneo y tórax cerca de su domicilio, en la colonia Héctor Mayagoitia.

Alrededor de las 9:00, las autoridades acudieron a un domicilio de la colonia Nueva Vizcaya, a cuyo interior fue lanzada una granada que no explotó.

Cerca de las diez de la mañana, por la calle Colima de la colonia Jardines de Cancún, otro custodio penitenciario fue levantado. Las autoridades no revelaron su identidad.

Antes, durante la madrugada, ingresó al Servicio Médico Forense (Semefo) el cadáver de Ever David Ramírez Salazar, de 27 años. Murió de siete disparos de arma larga cuando circulaba por carretera a El Mezquital a bordo de su vehículo Matiz; su acompañante, un hombre de edad no revelada, recibió cinco impactos y se encuentra muy grave.

En Nuevo León, tres jóvenes fueron acribillados en un bar de la colonia Altamira al sur de Monterrey.

En la ejecución resultó herido por las balas un taxista que pasaba por el lugar.
Los hechos ocurrieron a las 15:00 en el bar “La Barrica”, en las calles Río Nazas y Niño Artillero.

Hasta ese lugar llegaron hombres armados que descendieron de varios coches para entrar el establecimiento y asesinar a los tres hombres jóvenes.

En el Estado de México, el cadáver encobijado de un hombre fue acomodado en una jardinera frente a una estética de la calle Rielera, esquina Cama de Piedra en la colonia Benito Juárez, en el municipio de Nezahualcóyot.
El cuerpo, atado con cinta canela, estaba frente al número 50 sin que hasta el momento se localizaran casquillos percutidos en el lugar.

La policía municipal informó que el cadáver corresponde a un hombre de complexión delgada y que fue envuelto en una cobija de color gris y rayas negras.

También en el Estado de México, en Ecatepec, tres hombres fueron acribillados por un comando que los metió a una maderería ubicada en ejidos de San Cristóbal.

El comando irrumpió en la maderería, con razón social Ciprés, para sacar al personal y dentro del lugar asesinar a los tres hombres.

En el lugar se encontraron cerca de 30 casquillos percutidos calibre 9 milímetros, 45 y 7.22, que corresponden a un AR-15.

Y en el estado de Guerrero, un grupo de desconocidos asesinó a golpes a una mujer policía cuando resguardaba esta madrugada la entrada principal del ayuntamiento de Zumpango de Neri, informó la Secretaría de Seguridad Pública y Protección Civil.

Se trata de la policía Susana del Carmen Jerónimo Hernández, de 29 años, quien presentaba golpes en diversas partes del cuerpo.

A la oficial se le despojó de una pistola 9 milímetros Pietro Beretta y sus agresores aún no han sido identificados.

En la misma entidad, un enfrentamiento entre policías federales y sicarios, registrado este mediodía en Acapulco, dejó un saldo de dos pistoleros muertos y dos más detenidos, indican reportes oficiales.

Estos hechos ocurren luego de que el domingo 8 se reportaron al menos ocho hombres ejecutados en distintos puntos de este balneario, entre ellos el exsubsecretario de Readaptación Social de la anterior administración estatal, Ángel García García.

La Procuraduría estatal precisó que el enfrentamiento se produjo sobre la calle Luis Pinzón y Antonio G. Ortiz, del sector 2 del circuito interior de la colonia Ciudad Renacimiento, donde un grupo de civiles armados atrincherados en una vivienda atacaron un convoy de la Policía Federal (PF) que realizaba un recorrido por la zona.

El ataque a los federales desató una balacera en la zona donde dos de los presuntos agresores murieron al interior de la casa, y otros dos fueron detenidos cuando pretendían escapar, señala el parte oficial. Los detenidos fueron identificados como José Antonio Arévalo y Misael Sánchez Pérez, ambos de 18 años y procedentes de Chetumal, Quintana Roo.

WikiLeaks publicaría la foto de Bin Laden si la recibiese

Europa Press

La organización internacional Wikileaks, a través de su actual portavoz, el periodista islandés Kristinn Hrafnsson, ha expresado este viernes sus dudas sobre la versión oficial dada acerca de la misión de Estados Unidos en la que murió el líder de Al Qaeda, Osama Bin Laden, y aseguró que Wikileaks estaría dispuesta a recibir y publicar la fotografía "cuando llegue el momento".

Kristinn Hrafnsson ha ofrecido una rueda de prensa en Ferrol con motivo de la entrega a Wikileaks del VII Premio José Couso de Libertad de Prensa. Preguntado sobre la muerte del líder de Al Qaeda, el periodista ha recordado que ya en los documentos sobre la cárcel de Guantánamo revelados por esta organización se recoge que la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos (CIA) conocía en 2008 de que un mensajero importante de Bin Laden estaba viviendo Abottabad, el mismo pueblo de Pakistán en el que fue localizado.

Por este motivo, Hrafnsson ha mostrado sus dudas y ha asegurado que resulta "difícil de creer que a la CIA le hubiese llevado dos años encontrar la casa de ese mensajero en particular en una ciudad tan pequeña".

Para el portavoz actual de Wikileaks --el fundador de la organización, Julian Assange, continua en arresto domiciliario en Norfolk--, resulta también "extraño" y plantea "muchas preguntas" el hecho de que no se hayan publicado fotografías y que el cadáver se haya arrojado al mar. Se trata, en su opinión, de "una cadena de sucesos tan extraña que es un motivo de especulación sobre si se estará ocultando algo".

Si bien Kristinn Hrafnsson ha rechazado sacar conclusiones de forma particular sobre la misión y la información ofrecida en torno a la muerte de Bin Laden, sí ha insinuado que "generalmente, cuando los Gobiernos no revelan toda la información de la que disponen, es que tienen algo negativo que ocultar".

ATAQUE EN BAGDAD

En este sentido, el periodista islandés ha comparado esta situación con el vídeo del ataque de un helicóptero estadounidense contra periodistas en Bagdad y que provocó el fallecimiento de dos miembros de la agencia de noticias Reuters y de 11 iraquíes, en julio de 2007.

La versión oficial aseguraba que los militares habían cumplido las normas militares fijadas por Estados Unidos, pero "el Pentágono" se negó a facilitar a Reuters el vídeo de la misión que después consiguió Wikileaks y que sirvió para cuestionar la información oficial, ha expuesto.

Preguntado acerca de si cree que aparecerá alguna fotografía del cadáver de Bin Laden, el portavoz de Wikileaks ha contestado que "nunca se sabe", pero añadió que en su organización, siempre estarán "dispuestos a recibirla y a publicarla cuando llegue el momento".

Hallan once cuerpos en otra fosa clandestina de Durango; suman 170

Diez cadáveres de hombre y uno de mujer, informó la fiscalía estatal.

México, DF. Once cuerpos fueron encontrados en una nueva narcofosa hallada en la colonia de Buenavista del Cobre, en Valle de Guardiana, en la capital de Durango, con lo que sumarían 170 los cadáveres exhumados en las últimas semanas de fosas clandestinas desde el pasado 11 de abril en esta ciudad.

Se trata de diez personas del sexo masculino y una mujer, cuyos cadáveres fueron hallados en un predio en las calles Teresa de Calculta y Jorge Rivero, informó la Fiscalía del estado de Durango.

El pasado 11 de abril se halló la primera fosa con restos humanos en la ciudad, en el fraccionamiento Las Fuentes, y otra en la colonia Providencia, de donde fueron extraídos 104 cadáveres en las siguientes semanas.

Una tercera fosa fue ubicada en colonia Vicente Suárez, al sur de la capital. Donde el martes 3 de mayo se sacaron seis cuerpos; el miércoles, 11, y un día después 25, de los cuales dos eran de mujeres.

Ayer domingo a mediodía, elementos del Ejército localizaron, gracias a denuncias ciudadanas, una cuarta fosa clandestina en la ciudad, de donde hoy se sacaron 11 cuerpos.

Dan de alta al minero de 15 años, sobreviviente de explosión en Sabinas

Jesús Fernando Lara ganaba 900 pesos a la semana; parte de su brazo le fue amputado.

Mauricio Ferrer, corresponsal


Guadalajara, Jalisco. El menor de 15 años, Jesús Fernando Lara, único sobreviviente de la explosión de la semana pasada en un pozo carbonero de Sabinas, en Coahuila, fue dado de alta hoy del Centro Médico Nacional de Occidente (CMNO) del IMSS de esta ciudad.

Marcelo Castillero, director del nosocomio, explicó que el joven no tuvo daños pulmonares, se le encontraron sólo esquirlas en el ojo derecho, las cuales le fueron retiradas y, aseguró, no le provocarán daños consecutivos.
El galeno añadió que le fueron recetados al menor analgésicos y antibióticos para el tratamiento de su muñón derecho, ya que le fue amputada parte del brazo, abajo del codo.

En rueda de prensa, Jesús Fernando Lara detalló que ganaba 900 pesos a la semana, que la empresa no le daba seguro médico ni seguro de vida y anunció que regresará a la secundaria.

Anabel Hernández y Genaro García Luna

Miguel Ángel Granados Chapa

Valiente en vivo como por escrito, la periodista Anabel Hernández clamó el miércoles pasado por la seguridad necesaria para ejercer su oficio, y por la solidaridad de sus compañeros. Está amenazada de muerte. Ella, y su familia. Y dispone de información puntual de cómo el secretario de Seguridad Pública federal, Genaro García Luna, a quien citó por su nombre, ha dispuesto eliminarla, harto de la información sobre sus nexos con la delincuencia organizada y la actividad ilícita de la plana mayor que lo acompaña desde sus días en la Policía Federal Preventiva.

La periodista hablaba en el foro Impunidad como Limitante de la Libertad de Prensa…, organizado por la representación de la ONU en México y por el Senado de la República. El espacio en que hacía la denuncia, el patio de la ya exsede de esa cámara, se hallaba muy poco poblado en ese momento. Tras el acto inaugural, se habían retirado los representantes de los organizadores. La voz de Anabel Hernández parecía no tener eco. No lo tuvo allí, ante el monumento a Belisario Domínguez, y no lo tuvo en los medios, ni ese día en los electrónicos, ni al día siguiente en los impresos. Ningún órgano de difusión, entre los muchos que signaron el Acuerdo para la Cobertura Informativa de la Violencia, recogió la denuncia de la periodista. Nadie tuvo presente que el noveno de los criterios editoriales de ese acuerdo dispone “solidarizarse ante cualquier amenaza o acción contra reporteros o medios”. Aun los que tomaran demasiado al pie de la letra el que la solidaridad debe producirse cuando los amagos provengan de la delincuencia organizada podrían negar que el talante de García Luna para ese y otros efectos se asemeja a los de esa fuente de peligro.

Anabel Hernández hizo ya la denuncia en diciembre pasado, al presentar en la Feria Internacional del Libro (FIL) de Guadalajara su obra Los señores del narco. También presentó una queja ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos, que concedió crédito a sus temores y gestionó medidas cautelares. Pero la amenaza no cesa. Y ya ha tenido, aunque en forma indirecta, expresiones concretas de lo que puede ocurrirle.

El 28 de noviembre pasado este semanario presentó un adelanto de Los señores del narco. El primero de diciembre siguiente, en vísperas de la presentación del libro en la FIL tapatía, Televisa fue el canal escogido por el gobierno para castigar ese atrevimiento de la periodista, de editorial Grijalbo y de Proceso. Un delincuente convertido en testigo protegido, que sirve lo mismo para un barrido que para un fregado, apareció en la pantalla señalando al reportero Ricardo Ravelo y a la revista misma de recibir dinero del narcotráfico. Es parte de una estrategia vengativa. Se comienza por debilitar el prestigio de un medio o de una o un reportero para dar paso después a acciones directas, las que teme caigan sobre ella Anabel Hernández.

La reportera ha fijado largamente su atención en García Luna, desde que era director de la Agencia Federal de Investigación y para congraciarse con la primera dama Marta Sahagún llegaba a Los Pinos con portafolios repletos de regalos que no osan decir su nombre (Fin de fiesta en Los Pinos.) Su mirada sobre el ahora secretario de Seguridad Pública se afinó al escribir Los cómplices del presidente. La portada del libro, aparecido en 2008, los mostraba sin embozo: flanqueando a Calderón aparecen Juan Camilo Mouriño, secretario de Gobernación a la hora de su muerte, y García Luna, cuya permanencia resulta inexplicable, salvo para quienes en esas páginas han leído las motivaciones que da la periodista a la complicidad entre el secretario y el presidente.

En sus trabajos para Reporte Índigo, la revista electrónica que dirige Ramón Alberto Garza, Anabel Hernández ha descrito el enriquecimiento de García Luna, inexplicable a la luz de sus ingresos regulares en el cuarto de siglo en que ha sido servidor público. La capacidad de ahorro de un funcionario excepcionalmente bien pagado no es suficiente para consolidar una fortuna inmobiliaria como la del antiguo director de la AFI.

Los señores del narco, como se aprecia desde la portada, está dedicado sobre todo a Joaquín Guzmán Loera, El Chapo, pero en el libro abundan las referencias puntuales a García Luna. Le corresponde una parte de responsabilidad en la huida del ahora primer capitán del narcotráfico en México, porque en su área cuando era alto funcionario de la PFP, con funciones de vigilancia penitenciario, estaban las cámaras que no fueron capaces de registrar los movimientos del sinaloense en su camino hacia la calle, de que goza desde hace ya más de 10 años. El director del penal de alta seguridad del que se fugó El Chapo, Leonardo Beltrán Santana, a quien se imputó responsabilidad en la escapatoria, está igualmente libre desde junio pasado, por decisión del Órgano Administrativo Desconcentrado de Prevención y Readaptación Social, que depende de García Luna.

Éste “ha tratado a toda costa –escribe la periodista en Los señores del narco– de que los casos contra su grupo no trasciendan. En la SIEDO hay una pila de expedientes que duermen el sueño de los justos con imputaciones directas contra él y su equipo por sus presuntos nexos con la delincuencia organizada; la PGR se ha negado a entregarlos; ni siquiera permitió que los comisionados del Instituto Federal de Acceso a la Información Pública les echaran un vistazo. Se entiende por qué”.

También se rehúsa a informar sobre el número de averiguaciones previas abiertas contra García Luna entre 1999 y 2008. “En enero de 2009 –dice Anabel Hernández– el IFAI resolvió un recurso de inconformidad interpuesto porque la PGR se había negado a dar la información. El instituto ordenó a la procuraduría que entregara el expediente, pero hasta el cierre de la edición de este libro la procuraduría no había cumplido con la orden”.

La tenacidad inteligente de la periodista incomoda y, más aún, irrita al secretario García Luna. Frente a sus amenazas, ella requiere solidaridad del gremio y seguridad para el ejercicio de su oficio. En el antiguo Senado reprochó a las agrupaciones de periodistas, y a todos quienes a ese oficio se dedican, el limitarse a contar periodistas muertos. Es preciso evitar que mueran. Tiene razón Anabel Hernández, quien debe saber que no está sola.

No suelten este movimiento, pide Sicilia a mexicanos radicados en Berlín

Yetlaneci Alcaraz

Con la máscara de la muerte sobre su rostro, Mario Vázquez, mexicano residente en esta ciudad alemana, cubre el dolor que lleva a cuestas tras la pérdida de dos amigos en México, en el marco de una guerra contra el narcotráfico que sobresalta a propios y extraños.

Bajo la consigna: "Hagamos, a partir del silencio, una voz que calle el sonido de cualquier bala", cerca de 300 ciudadanos del mundo, la mayoría de México, a quienes duele y lastima la violencia que vive ese país, caminaron ayer, en absoluto silencio, los 1.9 kilómetros que separan el Monumento a la Victoria de la emblemática Puerta de Brandemburgo, en esta ciudad.

Y así, en silencio, caminó Mario junto a Max, catedrático chileno de la Universidad Bauhaus, y Mechthild, su esposa alemana, a quienes la preocupación permanente los acompaña desde que su hijo partió a México para estudiar la universidad.

Ondeando una enorme bandera mexicana, Bárbara, alemana ella, manifestó la enorme indignación que le provoca "esta guerra sin sentido, de la cual, además, no se reporta con veracidad".

Como ellos, decenas y decenas de solidarios compatriotas y amigos de México marcharon sin más palabras que la indignación en el rostro y el cuerpo.

Fue un trayecto de aproximadamente una hora, tiempo en el que los tres carriles de la avenida "Calle del 17 de Junio", en su sentido hacia el este, fueron cerrados a la circulación para permitir el paso del contingente.

El aplastante silencio del grupo acalló el bullicio de turistas y berlineses, quienes con sorpresa y curiosidad clavaban la mirada en los nombres ensangrentados de las víctimas, que sobresalían en las cruces de unicel y carteles que portaban los manifestantes, la mayoría de ellos mexicanos.

La policía de Berlín, que en todo momento acompañó la marcha, también se manifestó sorprendida ante una demostración "tan ordenada", según dijeron ellos mismos a los organizadores al final del evento.

En la Puerta de Brandemburgo, que durante décadas separó el Berlín comunista del occidental, el grupo de personas que desde esta ciudad se unió a la Marcha por la Paz a la que convocó el poeta Javier Sicilia en México, dio lectura en tres idiomas (español, alemán e inglés) a un documento dirigido al pueblo y gobierno mexicanos.

Así, se pidió a los tres niveles de gobierno y a los partidos políticos el diseño de políticas y estrategias que no sólo combatan al crimen organizado, sino que también resuelvan los problemas que dan origen y fortalecen al narcotráfico.

"Haremos lo posible para situar la actualidad mexicana como tema prioritario de los organismos internacionales de protección a los derechos humanos, con el fin de fortalecer el trabajo de las organizaciones mexicanas preocupadas en el asunto. Haremos, pues, valer desde el extranjero, con pensamiento y acción, nuestra propia ciudadanía", decía el texto.

Para cuando el ocaso daba sus primeras señales y los acordes de la guitarra sonaban para despedir al sol, llegó un mensaje se Sicilia, que despertó sonrisas y aplausos entre los participantes en la marcha.

Vía telefónica, el poeta agradeció personalmente a los mexicanos en Berlín la solidaridad, y les pidió: "no suelten este movimiento. Sigan adelante".

Día de la Madre, la historia de la celebración

Por silvina / Historia sobre historia

Se acerca una nueva conmemoración del Día de la Madre, el próximo 10 de mayo de 2011, una de las celebraciones más importantes del año y no podíamos dejar pasar la ocasión para recordar el origen de este festejo. Desde la Antigua Grecia a nuestros días, de distintas formas y con diferentes trasfondos, un sólo sentimiento de agasajar a todas las madres.

La celebración por el Día de la Madre tienen un remoto origen se remontan a la Grecia antigua. Los griegos realizaban importantes festividades en honor a la diosa Rea, quien era –en la mitología griega- la madre de los dioses Deméter, Hades, Hera, Hestia, Poseidón y Zeus.

Algunos siglos después los primeros cristianos, instauraron celebraciones propias en honor a la Virgen María, la madre de Jesucristo . Esta festividad se asocia actualmente en el santoral católico al 8 de diciembre, que se conmemora la Inmaculada Concepción. En esta fecha se celebra el Día de la Madre hoy día, por ejemplo, en Panamá.

En Inglaterra, ya en tiempos modernos, encontramos otro antecedente histórico del Día de la Madre. Se denominaba a este festejo el Domingo de las Madres o Domingo de Servir a la Madre. Los niños entregaban regalos para las madres, e incluso a los criados de las familias acomodadas tenían permiso para ir a visitar a sus mamás.

Finalmente, el Día de la Madre tal como lo conocemos nosotros proviene de Estados Unidos. Una joven llamada Ana Jarvis, de Philadelphia, promovió la instauración del Día de la Madre como un homenaje a su difunta mamá. Ella había fallecido el segundo domingo de mayo de 1907.

La iniciativa de Ana Jarvis tuvo gran repercusión y el Congreso de los Estados Unidos presentó un proyecto de ley. En 1914, el Presidente Woodrow Wilson declaró como fiesta nacional el Día de la Madre, estableciendo que se festejaría el segundo domingo del mes de mayo. En Mexico se conmemora el 10 de mayo, que caerá en martes.

Palabras del EZLN en la movilización de apoyo a la Marcha Nacional por la Paz

Subcomandante Insurgente Marcos / Via Enlace Zapatista

Hoy estamos aquí porque personas de corazón noble y dignidad firme nos han convocado a manifestarnos para parar la guerra que ha llenado de tristeza, dolor e indignación los suelos de México.

Hoy estamos aquí para decirles sencillamente a esas buenas personas que en silencio caminan, que no están solos.
Que escuchamos el dolor de su silencio, como antes la digna rabia de sus palabras.
Que en su alto a la guerra…
Que en su no más sangre…
Que en su estamos hasta la madre…
¡no están solos!

Palabras del EZLN en la movilización de apoyo a la
marcha nacional por la paz

7 de mayo del 2011.

Madres, padres, familiares y amistades de las víctimas de la guerra en México:

Compañeras y compañeros bases de apoyo zapatistas de las diferentes zonas, regiones, pueblos y municipios autónomos rebeldes zapatistas:

Compañeras y compañeros de la otra campaña y adherentes a la sexta declaración de la selva lacandona en México y en el mundo:

Compañeras y compañeros de la zezta internacional:

Hermanas y hermanos de las diferentes organizaciones sociales:

Hermanas y hermanos de las organizaciones no gubernamentales y defensoras de los derechos humanos:

Pueblo de México y pueblos del mundo:

Hermanas y hermanos:
compañeras y compañeros:

Hoy estamos aquí miles de hombres, mujeres, niños y ancianos del Ejército Zapatista de Liberación Nacional para decir nuestra pequeña palabra.

Hoy estamos aquí porque personas de corazón noble y dignidad firme nos han convocado a manifestarnos para parar la guerra que ha llenado de tristeza, dolor e indignación los suelos de México.

Porque nos hemos sentido llamados por el clamor de justicia de madres y padres de niños y niñas que han sido asesinados por bala y por la altanería y torpeza de los malos gobiernos.

Porque nos sentimos llamados por la digna rabia de las madres y padres de los jóvenes asesinados por bandas criminales y por el cinismo gubernamental.

porque nos sentimos convocados por los familiares de muertos, heridos, mutilados, desaparecidos, secuestrados y encarcelados sin tener culpa o delito alguno.

Y esto es lo que nos dicen sus palabras y sus silencios:

Que la historia de México se ha vuelto a manchar de sangre inocente.

Que decenas de miles de personas han muerto en esta guerra absurda que no lleva a ninguna parte.

Que la paz y la justicia no encuentran ya lugar en ninguno de los rincones de nuestro país.

Que la única culpa de estas víctimas es haber nacido o vivido en un país mal gobernado por grupos legales e ilegales sedientos de guerra, de muerte y de destrucción.

Que esta guerra ha tenido como principal blanco militar a seres humanos inocentes, de todas las clases sociales, que nada tienen que ver ni con el narcotráfico ni con las fuerzas gubernamentales.

Que los malos gobiernos, todos, el federal, los estatales y municipales, han convertido las calles en zonas de guerra sin que quienes las caminan y trabajan estuvieran de acuerdo y vieran la forma de resguardarse.

Que los malos gobiernos han convertido en zonas de guerra las escuelas y universidades públicas y privadas, y los niños y los jóvenes no entran a clases sino a emboscadas de uno y otro bando.

Que los lugares de reunión y diversión son ahora objetivos militares.

Que al ir al trabajo se camina con la angustia de no saber qué va a pasar, de no saber si una bala, sea de los delincuentes o sea del gobierno, va a derramar la sangre propia o la de un familiar o la de una amistad.

Que los malos gobiernos crearon el problema y no sólo no lo han resuelto, sino que lo han extendido y profundizado en todo México.

Que hay mucho dolor y pena por tanta muerte sin sentido.

Qué alto a la guerra.

Que no más sangre.

Que estamos hasta la madre.

Que ya basta.

Las palabras y los silencios de esas buenas personas no representan a los malos gobiernos.

No representan a los criminales que roban, despojan, secuestran y asesinan.

Tampoco representan a quienes, desde la clase política, quieren sacar ganancia de esta desgracia nacional.

Los silencios y las palabras de estas personas son las de gente sencilla, trabajadora, honesta,

Estas personas no quieren un beneficio personal.

Sólo quieren justicia y que el dolor que han sentido y sienten no llegue al corazón de otras madres, otros padres, otros familiares, otras amistades, de niños, niñas, jóvenes, adultos y ancianos que no hacen otra cosa que tratar de vivir, de aprender, de trabajar y de salir adelante con dignidad.

O sea que las palabras, los silencios y las acciones de estas buenas personas demandan algo muy sencillo: una vida con paz, justicia y dignidad.

¿Y qué les responde el gobierno?

Los padres y madres de unos niños y niñas muy pequeños que murieron y se lastimaron en un incendio por culpa de los malos gobiernos, demandan que se haga justicia, o sea que se castigue a los culpables, aunque sean parientes o amigos del gobierno, y que no se vuelva a repetir ese crimen, para que otros padres y madres no mueran un mucho al morir sus hijas y sus hijos.

Y el gobierno les responde con declaraciones y promesas mentirosas, tratando de cansarlos y de que olviden y se olvide su desgracia.

Los familiares y amistades de unos estudiantes que fueron asesinados dentro de una universidad privada demandan que se conozca qué pasó y se haga justicia y no se vuelva a repetir el crimen de convertir los centros de estudio en campos de batalla para que otros familiares, amistades, maestros y compañeros de estudio no mueran un mucho al morir los estudiantes.

Y el gobierno les responde con declaraciones y promesas mentirosas, tratando de cansarlos y de que olviden y se olvide su desgracia.

Los habitantes de una comunidad honesta y trabajadora, creada de acuerdo a su propio pensamiento, se organizan para construir y defender la paz que necesitan, combatiendo al crimen que el gobierno protege. Por eso uno de sus habitantes es secuestrado y asesinado. Sus familiares y compañeros piden justicia y que no se vuelva a repetir el crimen de que se maten el trabajo y la honestidad, para que otros familiares y compañeros no mueran un mucho al morir quienes luchan por el colectivo.

Y el gobierno les responde con declaraciones y promesas mentirosas, tratando de cansarlos y de que olviden y se olvide su desgracia.

Unos jóvenes, buenos estudiantes y buenos deportistas, se reúnen para divertirse o salen a pasear o a platicar sanamente, un grupo criminal ataca el lugar y los asesina. Y el gobierno los vuelve a asesinar al declarar que esos jóvenes eran criminales que fueron atacados por otros criminales. Las madres y los padres demandan justicia y que no se vuelvan a repetir los delitos de no proteger a los jóvenes y de acusarlos injustamente de ser delincuentes, para que otras madres y padres no mueran un mucho al morir dos veces la sangre que para estar viva fue nacida.

Y el gobierno les responde con declaraciones y promesas mentirosas, tratando de cansarlos y de que olviden y se olvide su desgracia.

Compañeros y compañeras:
Hermanos y hermanas:

Hace unos días empezó a caminar en silencio el paso de un padre que es poeta, de unas madres, de unos padres, de unos parientes, de unos hermanos, de unas amistades, de unos conocidos, de seres humanos.

Ayer fueron sus dignas palabras, hoy es su silencio digno.

Sus palabras y sus silencios dicen lo mismo: queremos paz y justicia, o sea una vida digna.

Estas personas honestas están pidiendo, demandando, exigiendo del gobierno un plan que tenga como principales objetivos la vida, la libertad, la justicia y la paz.

Y el gobierno les responde que seguirá con su plan que tiene como principal objetivo la muerte y la impunidad.

Estas personas no buscan ser gobierno, sino que buscan que el gobierno procure y cuide la vida, la libertad, la justicia y la paz de los gobernados.

Su lucha no nace del interés personal.

Nace del dolor de perder a alguien que se quiere como se quiere a la vida.

Los gobiernos y sus políticos dicen que criticar o no estar de acuerdo con lo que están haciendo es estar de acuerdo y favorecer a los criminales.

Los gobiernos dicen que la única estrategia buena es la que ensangrenta las calles y los campos de México, y destruye familias, comunidades, al país entero.

Pero quien argumenta que tiene de su lado la ley y la fuerza, sólo lo hace para imponer su razón individual apoyándose en esas fuerzas y esas leyes.

Y no es la razón propia, de individuo o de grupo, la que debe imponerse, sino la razón colectiva de toda la sociedad.

Y la razón de una sociedad se construye con legitimidad, con argumentos, con razonamientos, con capacidad de convocatoria, con acuerdos.

Porque quien impone su razón propia, sólo divide y confronta. Y es así incapaz de razón colectiva y por eso debe refugiarse en la ley y la fuerza.

Una ley que sólo sirve para garantizar impunidad a parientes y amigos.

Una fuerza que está corrompida desde hace tiempo.

ley y fuerza que sirven para despojar de un trabajo digno, para solapar ineptitudes, calumniar, perseguir, encarcelar y matar a quienes cuestionan y se oponen a esa razón, a esa ley y a esa fuerza.

Tener miedo de la palabra de la gente y ver en cada crítica, duda, cuestionamiento o reclamo un intento de derrocamiento, es algo propio de dictadores y tiranos.

Ver en cada dolor digno una amenaza, es de enfermos de poder y avaricia.

Y mal hace el mando que les dice a sus soldados y policías que el escuchar a la gente noble y buena es un fracaso,

Que el detener una matanza es una derrota,

Que el corregir un error es rendirse,

Que pensar y buscar mejores caminos para servir mejor a la gente es abandonar con vergüenza una lucha.

Porque el saber escuchar con humildad y atención lo que dice la gente es virtud de un buen gobierno.

Porque el saber escuchar y atender lo que la gente calla es la virtud de gente sabia y honesta.

Compañeros y compañeras:
hermanos y hermanas:

Hoy no estamos aquí para hablar de nuestros dolores, de nuestras luchas, de nuestros sueños, de nuestras vidas y muertes.

Hoy no estamos aquí para señalar caminos, ni para decir qué hacer, ni para responder a la pregunta de qué sigue.

Hoy estamos aquí representado a decenas de miles de indígenas zapatistas, muchos más de los que hoy somos vistos, para decirle a ese digno paso silencioso:

Que en su demanda de justicia…

Que en su lucha por la vida…

Que en su anhelo de paz…

Que en su exigencia de libertad…

Nosotras, nosotros, las zapatistas, los zapatistas, los comprendemos y los apoyamos.

Hoy estamos aquí para responder al llamado de quienes luchan por la vida.

Y a quienes el mal gobierno responde con la muerte.

Porque de eso se trata todo esto, compañeras y compañeros.

De una lucha por la vida y en contra de la muerte.

No se trata de ver quién gana de entre católicos, evangélicos, mormones, presbiterianos o de cualquier religión o no creyentes.

No se trata de ver quién es indígena y quién no.

No se trata de ver quién es más rico o más pobre.

No se trata de quien es de izquierda, de centro o de derecha.

No se trata de si son mejores los panistas o los priístas o los perredistas o como se llame cada quien o todos son iguales de malos.

No se trata de quien es zapatista o no lo es.

No se trata de estar con el crimen organizado o con el crimen desorganizado que es el mal gobierno.

No.

De lo que se trata es que para poder ser lo que cada quien escoge ser, para poder creer o no creer, para elegir una creencia ideológica, política o religiosa, para poder discutir, acordar o desacordar, son necesarias la paz, la libertad, la justicia y la vida.

Compañeros y compañeras:
Hermanos y hermanas:

Estas nobles personas no nos están llamando o convenciendo para ser de una religión, una idea, un pensamiento político o una posición social.

No nos están llamando a quitar un gobierno para poner otro.

No nos están diciendo que hay que votar por uno o por otro.

Estas personas nos están convocando a luchar por la vida.

Y sólo puede haber vida si hay libertad, justicia y paz.

Por eso ésta es una lucha entre quienes quieren la vida y quienes quieren la muerte.

Y nosotros, las zapatistas, los zapatistas, elegimos luchar por la vida, es decir, por la justicia, la libertad y la paz.

Por eso…

Hoy estamos aquí para decirles sencillamente a esas buenas personas que en silencio caminan, que no están solos.

Que escuchamos el dolor de su silencio, como antes la digna rabia de sus palabras.

Que en su alto a la guerra….

Que en su no más sangre…

Que en su estamos hasta la madre…

¡No están solos!

Compañeros y compañeras:
Hermanos y hermanas:

¡Vivan la vida, la libertad, la justicia y la paz!

¡Muera la muerte!

¡Para todos todo, nada para nosotros!

¡Democracia!
¡Libertad!
¡Justicia!

Desde las montañas del sureste mexicano.
Por el comité clandestino revolucionario indígena. Comandancia general del
Ejército Zapatista de Liberación Nacional.
Subcomandante insurgente Marcos.

¡Ya cállese Calderón!

Francisco Rodríguez / Índice Político

“El presidente debe ser como un cometa y no como el sol de la política”, me dijo hace unas décadas un viejo conocedor de El Sistema en el que se movió el PRI y en el que, sin ningún cambio o variante, ahora lo hace el PAN. El titular del Ejecutivo, me explicó, aparece todos los días en las primeras planas de los periódicos y en los titulares de los noticieros, a veces sin tener nada qué decir o repitiendo machaconamente las mismas frases hasta que éstas pierden su significado.

Y no debe ser así. Debe aparecer muy de vez en vez, como el Halley, por ejemplo. Debe crear la expectativa de lo sobresaliente que deben ser sus frases. De la importancia que tiene su visión de la realidad que él trata de transformar para beneficio de los gobernados.

No sucede así desde aquellos tiempos. A diario, en los titulares, está ahí el personaje sexenal. Farfullando discursos que otros le escriben. Improvisando en su propia improvisación. Lejísimos de una real jefatura del Estado mexicano.

El caso de Felipe Calderón es extremo. No sólo habla y habla todos los días para que los medios recojan sus palabras, ademanes, gestos… Lo peor es que todos los días habla de lo mismo: violencia, narcos, policías, ejércitos, muertos, más muertos.

No importa la ocasión. El tema es el mismo ante empresarios, invitados extranjeros, sindicalistas, políticos, campesinos, congregaciones religiosas… Aquí o en los países a los que visita… Y, por supuesto, frente a quienes lo visitan en la oficina que desde 2006 –“haiga sido como haiga sido”– ocupa en Los Pinos.

Se sorprendió ayer el colega tapatío Jorge Zepeda Patterson porque el más reciente 30 de abril, festejando el Día del Niño, Calderón les habló a los infantes que tuvo como invitados de lo mismo de siempre: violencia, narcos, policías, muertos, más muertos, bla, bla, blá… Aquí mismo, este escribidor consignó un hecho similar ocurrido el Día de las Madres anterior, cuando el discurso del michoacano –ante poco más de un par de miles de mujeres a las que la Sedeso le “acarreó” desde cinco entidades, sin que siquiera les dieran de desayunar– fue idéntico al que debía pronunciar ante un auditorio de generales o hasta de genízaros aptos y dedicados a combatir “al mal”.

Calderón no se mide. Desconoce límites y alcances del puesto que ocupa.

Hace falta, por tal, que Calderón se calle. Que como, quienes marcharon desde la semana anterior para culminar su peregrinación ayer en el Zócalo de la capital nacional, guarde silencio.

Pero ese silencio lo pone histérico.

Calderón, me dice el psicoanalista social José Antonio Lara Peinado, es “un sujeto con un discurso patológicamente enquistado con el tema de la guerra y la confrontación. Ese discurso deja entrever una dicotomía en relación a los ciudadanos: los que están con él están bien, los que no están con él, están con el mal.

“En este contexto la marcha representa para Calderón la idea de que sólo lo que él hace está bien. Lejos de representarle un momento al menos de reflexión, la marcha le representa la idea megalomaniaca de que él es el único que de manera valiente se enfrenta al crimen… aunque ese enfrentar al crimen sólo sea de discurso.

“Dentro de su psique se alberga la idea de que la marcha no es sino el resultado de su valiente campaña, y que los que marchan al igual que todos los que han perdido a sus familiares deben de ser comprensivos, porque en una guerra hay pérdidas, pero que todo se hace por un futuro mejor para los niños. Tal es el juego mental con el cual Calderón logra lidiar con la protesta social.

“En suma, la marcha como bien lo dice Javier Sicilia, apunta a restablecer el lazo social. Desgraciadamente, para el señor Calderón la marcha posiblemente le enquiste su obsesión bélica-delirante.”

¿Cómo callamos a Calderón?

¿Cómo le hacemos entender que sí, que es cierto, que hay países donde hay más muertes violentas por cada 100 mil habitantes que los que hay en México, pero que sus dirigentes políticos no hablan de ello ni por casualidad? Que no son ellos quienes incendian los ánimos todos los días.

O el hablar todos los días de violencia, muerte, soldados, delincuencia, más muertes, ¿tiene el propósito de amedrentarnos a los ciudadanos, de inyectarnos terror, ante los comicios del 2012?

¿Cómo en el 2006 con aquello del “peligro para México”?

¡Ya cállese Calderón!

¡Estamos hasta la madre!

Índice Flamígero: El diario Reforma rescató de sus archivos la imagen de hace 14 años. Felipe Calderón carga a su hijo de menos de un año de edad. Frente a una carriola, Margarita Zavala lee un panfleto y porta un banderín azul con letras blancas en el que se lee un “¡Ya basta!”. En el Zócalo, protestaban por la ausencia de seguridad pública y porque el Ejército no estaba en sus cuarteles, sino en las calles. Por su parte, el profesor universitario Juan Ramón Jiménez, mejor conocido en la red como Oikos, complementa esa información gráfica y comparte que en “otra visita a la hemeroteca, ésta vez realizada por el analista Rogelio Campos, nos descubre a un Felipe Calderón que, el 19 de abril de1997, ya como presidente del PAN, criticaba duramente la utilización del Ejército como fuerza de choque contra el narcotráfico. Fíjense en estas frases de Calderón, auténticas perlas cultivadas: ‘Se ha puesto en riesgo a la Nación con el abuso de la institución militar en acciones contra grupos armados’. ‘La fuerte presencia militar implica un riesgo en materia de derechos humanos’. ‘Que sean las instituciones civiles las encargadas de las acciones en contra del narcotráfico y que el Ejército se retrotraiga a las labores que constitucionalmente se les (sic) tienen encomendadas con mayor claridad…’. Sólo han pasado 14 años. Ahora, el autor de aquellas frases reacciona de forma airada ante cualquiera que ose criticar la fuerte implicación del Ejército en la lucha contra el narcotráfico, ante cualquiera que se atreva a criticar una estrategia de lucha contra el crimen organizado que, desde que él llegó al poder, ha dejado las calles de México teñidas por la sangre de más de 40.000 mexicanos…”

Ya estamos en el Infierno

Raymundo Riva Palacio / Estrictamente Personal

Dice el poeta Javier Sicilia que la marcha de protesta que encabezó durante cuatro días en calidad de portavoz de la sociedad, desde Cuernavaca a la ciudad de México, es una lucha para transformar al país, porque si no lo hacemos “vamos a ir al infierno”. Decenas de miles que se sumaron en todo el país y en algunos puntos del mundo comparten su diagnóstico y sus enunciados, pero no se han dado cuenta que, en este sexenio, ya estamos en el Infierno.

La presión social para que el presidente Felipe Calderón cambie su estrategia militar en la guerra contra las drogas y la amplíe para darle un enfoque integral es inútil. El Presidente no lo va a hacer ahora, en la recta final de su administración, cuando en el momento en que tuvo la voluntad política para hacerlo, claudicó en el impulso de una lucha multifocal y multidisciplinaria como eje del combate a los cárteles, y optó por mantenerla como subsidiaria de una estrategia de fuerza y fuego que es y será lo que defina históricamente su sexenio.

La estrategia que se pide ahora existe desde el 8 de marzo de 2007 y se llama Estrategia Integral de Prevención del Delito y Combate a la Delincuencia. Fue un fracaso, pues ni la Secretaría de Educación promovió la cultura de legalidad, ni construyó espacios seguros y libres de violencia en las escuelas; ni la de Desarrollo Social incorporó los componentes de apoyo social para evitar que la pobreza fuera el combustible para el reclutamiento de sicarios entre los jóvenes, ni creó espacios alternativos de esparcimiento para la población que está en busca de identidad; ni tampoco Hacienda hizo nada por romper los circuitos financieros criminales, hasta muy recientemente.

La promesa presidencial de impulsar una campaña de información para sensibilizar a los mexicanos sobre el fenómeno, se convirtió en una intensa y masiva campaña de propaganda, que inadvertidamente estimuló que una parte de los desplazados se fuera al narcotráfico al mostrar en televisión el lujo, el dinero y las mujeres que rodeaban a los criminales, sin importar lo efímero de ello, pero que subrayó cuál era el énfasis de la estrategia: poder policial y militarización del país.

La fuerza es lo único que dio resultado de la estrategia. Incluso la ató a la campaña de propaganda permanente porque le dio al Presidente un alto nivel de credibilidad a sus esfuerzos para combatir el narcotráfico. Encuestas en Los Pinos no establecen si la gente piensa que gana o pierde la guerra contra los cárteles, sino que, como lo repite en sus discursos, sí está actuando contra ellos. La externalidad que produjo, y no resuelve la propaganda presidencial, es el quiebre con una sociedad que no entiende una racional basada en fuego y muertes, y que se siente cada vez más frustrada y llena de ansiedades.

La marcha de Sicilia es su última expresión, en sus fortalezas y debilidades. Fuerte porque habla de una sociedad activa, beligerante o lo suficientemente desesperada para desafiar al Estado de la mano de la voz del poeta. Habrá quien vea debilidad en la numeralia del contingente, sobretodo cuando la comparen con los más de un millón que en otros años marcharon contra secuestros e inseguridad. Pero no es lo mismo ir a la calle en tiempos de guerra, que caminar en tiempos de paz. La debilidad se encuentra en la forma como se plantean las demandas y se lanza un ultimátum al gobierno y a los políticos a partir de la fuerza moral de las víctimas.

“Este movimiento –retó Sicilia-, coloca a la clase política en la disyuntiva: o hay cambios radicales, o no aceptaremos más una elección”. Es una gran frase, pero sin la fuerza política para lograr la presión que pretende. Tras casi tres lustros de experiencias similares, la sociedad civil aún no encuentra las ruedas sobre las cuales se pueda convertir un reclamo social en un instrumento de presión y concreción política. El camino no es el voluntarismo, por insuficiente. La ruta es política, pero no en los términos planteados por Sicilia.

No es amenazar con no ir a votar, sino es exactamente lo contrario como se presiona. No es pedir respuestas a toda la clase política bajo las mismas premisas de reclamo al gobierno, sino buscar en dónde están los aliados dentro de esa clase política, no para integrarlos al movimiento, como inteligentemente se evitó, sino para que sean sus brazos ejecutores en aquellas instituciones donde se materializan las exigencias que se plantearon en el Zócalo de la ciudad de México.

Los gritos del silencio de la sociedad sobre combatir la corrupción y la impunidad, desmantelar las raíces económicas que producen las ganancias de los criminales, mejorar la democracia representativa y tener una democracia participativa, que incluya la democratización de los medios, no se escucharán si no se tejen en el sistema político con los políticos que tenemos. Le guste o no al movimiento de Sicilia, es con lo que se tiene que arrear. Buscar otro camino es lo que sí tiene una disyuntiva: que los reclamos se los lleve el viento, o dejar de plantear un nuevo pacto social y, efectivamente, se termine de romper lo que queda del actual.

El México Rojo en el que vivimos hoy día requiere menos emoción y más razón, más inteligencia estratégica y claridad sobre los tiempos y alcances de los objetivos. Este sexenio, para esos fines, se acabó. El Infierno no se apagará. Hay que pensar en 2012 y utilizar esa elección presidencial para ejercer la presión social y aprovechar la fuerza que se expresó en los cuatro últimos días. Pero no debe ser homogénea, sino casuística en intensidad y exigencia. Se tiene que caminar por esa ruta para acercar lo real a lo ideal a partir de lo verdaderamente posible y evitar que la nueva movilización termine como tantas otras, en la nada.

El hijo de Encinas fuera de matrimonio

Rubén Cortés

La guerra sucia previa a las elecciones de julio recibió otra vuelta de tuerca con la subida a Youtube de un video atribuido a “panistas del Estado de México”, que acusa a Alejandro Encinas de no reconocer un hijo fuera de matrimonio.

El clip es la respuesta a otro de dos semanas atrás (respaldado por organizaciones obradoristas sin reconocer su autoría) que señaló que “nadie que ame a México puede ser aliado o votar por el partido de la guerra: el PAN”.

Como todo lo sucio, este es un material despreciable, que imputa al precandidato perredista, Alejandro Encinas, no reconocer un hijo supuestamente procreado con Sabell, ex conductora del programa La hora pico.

Una voz en off incrimina a Encinas y las imágenes muestran a Sabell y a un menor, a quien los “productores” ni siquiera tuvieron el pudor de resguardar el rostro para preservar su identidad. Material tan burdo recuerda una frase de Nietzsche:

“Injuriar es un placer para todo pobre diablo, es una pequeña embriaguez de poderío”.

Tampoco faltará en este tipo de bodrios, para los que se presta el anonimato de las redes sociales, la mención de dos hijos que tuvo el gobernador Enrique Peña estando casado con la fallecida Mónica Pretelini.

Poco importará que Peña ya haya explicado en el libro 2012: La sucesión, de Rafael Loret de Mola, que fueron producto de una infidelidad que provocó dolor a su entonces esposa, pero que resolvió el asunto cuidando de los pequeños.

Pero utilizar este tema sólo desnuda la hipocresía social y religiosa de muchos políticos y un notorio desconocimiento de nuestra idiosincrasia sobre los hijos extra matrimoniales, situación cada día más aceptada como un asunto netamente personal de los involucrados.

De todos modos, si bien el primer video fue una fuerte acusación al Presidente Calderón e incurrió en una grosera descalificación (“criminal de guerra”), manejó emociones con los testimonios de víctimas de la guerra del narcotráfico, por lo cual tuvo más de 200 mil visitas.

En cambio, el que ataca a Encinas no prende: únicamente miente y descalifica. Porque resulta que el juego rudo de Internet también tiene reglas y los golpes demasiado bajos no provocan los resultados que buscan sus autores.

Al usar ofensas en este clip, los “panistas del Estado de México” olvidan que cuando en 2006 el candidato AMLO denostó al Presidente Fox llamándole “Chachalaca”, perdió preferencias electorales. El agravio, el denuesto no generan simpatía… y deberían verse en ese espejo.

Por lo pronto, es de esperar que el nivel de las campañas en el Edomex, sea superior al expuesto por estos videos que, o solo son emociones bien manipuladas o son descalificaciones.

Pero no representan propuestas ni ideas.

Pido la renuncia del Secretario de Seguridad Pública

Martha Anaya / Crónica de Política

Se salió del guión. Antes de iniciar el discurso que llevaba preparado, Javier Sicilia miró el horizonte de todos aquellos que le acompañaban, de mantas y banderas que demandaban justicia, y exigió a voz en cuello:

-¡Pido la renuncia del secretario de Seguridad Pública (Genaro García Luna)!

Los aplausos se alzaron en la dolorida Plaza de la Constitución. Ondearon banderas, miles y miles de personas y cuerpos pintados de víctimas ensangrentadas se hicieron eco: ¡Que renuncie! ¡Que renuncie!

El poeta demandó:

-Queremos oír un mensaje del Presidente de la República con ese mensaje, diciendo que sí nos oyó.

La multitud que permanecía en el corazón del país respondía a gritos en distintos tonos: ¡Fuera inútil!¡Que se vaya! ¡Fuera! ¡Fuera! ¡Que lo maten!

Sicilia escuchó esa última voz que se convirtió en clamor y atajó desde el templete:

-No, que no muera. ¡Que lo despida! No más muerte, no más odio; la violencia trae más violencia. Estamos pidiendo esta renuncia para evitar más violencia también.

Las campanas de catedral acompañaron sus palabras. Como acompasaron también, minutos antes, el vuelo de cuarenta mil globos blancos con el águila partida en dos, simbolizando las cuarenta mil almas muertas en esta guerra.

Eran las cinco de la tarde y cuarenta minutos. El sol aún quemaba. Decenas de miles escucharon el llamado por la paz y llegaron hasta este zócalo. Centenares de historias, mantas, leyendas, juicios y peticiones cargaban a su paso.

Otros tantos les escuchaban. David Huerta, Vicente Leñero, Elena Poniatowska, Julio Scherer García, Rosario Ibarra, Diego López, Héctor de Mauleon, Julián LeBaron, Patricia Duarte, Olga Reyes, Silvia Escalera, Gabino Gómez, Lourdes Hernández, Ignacio del Valle, y muchos, muchísimos más con sus propias historias a cuestas.

“Ni uno más”, demandaban los pegotes que portaban. “No + sangre”, exigían las camisetas que vestían. “Yo marcho por la paz”, rezaban otras leyendas.

Los cartelones mostraban mayor enojo: “Tú fuiste el peligro para México”, “No más daños colaterales”, “No más balas. Educación”, “Bola de ineptos. Renuncien.” “La guerra no es La Paz”, “Yo no me acostumbro a la violencia ¿y tu?”, “¿Cuánta sangre más hace falta para justificarse?, “¡Justicia!

La poeta Maribel Álvarez recogía en su pancarta versos de Miguel Hernández: “… donde unas cuencas vacías amanezcan, yo pondría dos piedras de futura mirada…”

A unos pasos, siluetas de cadáveres habían sido dibujados sobre el cemento con gis.

“¡El Presidente de la muerte nos condenó a morir!”, acusaban los de Chihuahua.

“¡Aullemos!, como decía Saramago, porque si nos dejamos llevar por los gobiernos que tenemos, podríamos merecer lo que tenemos”, pedía la veracruzana Esther Hernández.

“Me mataron a mi único hijo ¡y no se las voy a perdonar!”, advertía otra voz.

La voz de Javier Sicilia se sumaba a todo ello. Arrancó un nuevo aplauso cuando afirmó que “no aceptaremos más una elección si antes los partidos políticos no limpian sus filas de esos que, enmascarados en la legalidad, están coludidos con el crimen…”

Apuntó a todos los gobernantes y las fuerzas políticas, darse cuenta que están perdiendo la representatividad de la nación. “Si no lo hacen –advirtió—y se empeñan en su ceguera, no sólo las instituciones quedarán vacías de sentido y de dignidad, sino que las elecciones de 2012 serán de la ignominia, una ignominia que hará más profundas las fosas en donde, como en Tamaulipas y Durango, están enterrando la vida del país.”

Ironizó Sicilia en torno a los debates políticos: “La lección de violencia verbal que nos dan, se parece a los criminales…¡Queremos las candidaturas ciudadanas!”

Y reconoció una falta: “Debimos haber salido a las calles desde que ocurrió lo de la guardería ABC. Desde entonces estamos en un estado de emergencia nacional.”

Después, el silencio. Cinco minutos de silencio.

Así, la voz del voto del poeta, comenzó con un grito de repudio –la exigencia de la renuncia del secretario de Péublica– y culminó su propio silencio, la cabeza inclinada, los brazos sobre la estampa de su hijo muerto.

Frente a él, miles de rostros cabizbajos, cabezas hundidas en recuerdos y dolores, y luego, la voz de David Huerta retumbando: “México sigue soñando pesadillas contra los muros”.

¿Escuchó el dueño de la ley, la razón y la fuerza?

Gregorio Ortega Molina / La Costumbre Del Poder

El rostro de los marchistas por la paz es de indignación y dolor. Los discursos pronunciados mientras llega Javier Sicilia son un rosario de tragedias, sin consecuencias sociales ni políticas, sólo inundaron de dolor a los deudos; los responsables del mandato constitucional hicieron oídos sordos, ajenos al dolor de sus gobernados.

Esperar a que llegue el poeta obliga a la reflexión, a recordar las palabras del discurso presidencial. Cuando de entrada propone que Genaro García Luna renuncie, para que el presidente de la República, Felipe Calderón Hinojosa, demuestre haber escuchado la voz del dolor, el reclamo de la sociedad, no hago sino ratificar la hipótesis del texto que me había propuesto escribir en torno a la marcha por la paz y la dignidad.

Tengo la certeza de que al presidente de los Estados Unidos Mexicanos no lo están permitidos ciertos lujos, debido a las consecuencias de dárselos. Tiene prohibido estar muino en público, pero sobre todo que ese enojo se transfiera al discurso político, cuya función fundamental es unir y guiar, no dividir y confrontar, como lo hace cuando no gusta de las opiniones contrarias a su decisión de imponer una guerra interna, cuyos orígenes y resultados son un misterio, pero sobre todo porque sus repercusiones para el bienestar de la República son impredecibles y serán incuantificables, debido a que no nada más atañen a lo material, sino refieren a lo humano: el rompimiento del tejido social, el descrédito de las instituciones, el quiebre de la identidad nacional, la degradación cultural, la desaparición de los valores cívicos, éticos y morales.

Insistió e insistirá, a pesar de lo demostrado durante la marcha encabezada por Javier Sicilia, en que los hombres de bien están de su lado, los otros, los vistos por él como aves del mal, serían mensajeros del peor pasado, del México malo, del país que debe desaparecer. Está confiado en su estrategia de dividir, porque así obtuvo la nominación del PAN, porque confrontando a los mexicanos puso contra la pared a los que se unieron con quien, de acuerdo a su criterio, representó un peligro para la nación. Hoy la historia es distinta, 40 mil cadáveres, miles de huérfanos, viudas, viudos, deudos que desconocen el destino de sus seres queridos, están conscientes de que se puede vencer a la delincuencia organizada con otras armas, con otras razones, con distinto gobierno. Con uno que cumpla el mandato constitucional.

No se trata de rendir a la República, se pretende, se busca ganar la guerra por otros medios que no sean los del war lord. Por lo anterior, cuando el presidente Felipe Calderón usó de la ceremonia del 5 de mayo, investido de la banda presidencial, para sostener que no se rendirá, porque él tiene la razón, la ley y la fuerza, no hace sino mostrar inseguridad.

Escuchándolo recordé lecturas, llegaron a la memoria los diálogos de Ricardo III, la tragedia de Shakespeare, quien pone en boca del protagonista lo siguiente:

“¡Dadme otro caballo!… ¡Vendadme las heridas!… ¡Jesús, tened piedad de mí!… ¡Oh cobarde conciencia, cómo me afliges!… ¡Huyamos, pues!… ¡Cómo! ¿De mí mismo? ¡Valiente razón! ¿Por qué? ¡De miedo a la venganza! ¡Cómo! ¿De mí mismo sobre mí mismo? ¿Por qué causa? ¿Por el escaso bien que me he hecho a mí mismo? ¡Más bien debía odiarme por las infames acciones que he cometido! Pero miento; eso no es verdad… ¡Mi conciencia tiene millares de lenguas, y cada lengua repite su historia particular, y cada historia me condena! ¡El perjurio, el perjurio en más alto grado! ¡El asesinato, el horrendo asesinato hasta el más feroz extremo! Todos los crímenes diversos, todos cometidos bajo todas las formas, acuden a acusarme…”

El avasallamiento de la conciencia seguramente es terrible cuando al hacer uso de la ley, la razón y la fuerza no se procede de manera equitativa, porque de la misma manera que los delincuentes armados son un riesgo, también son un peligro para los mexicanos los delincuentes de cuello blanco, los cómplices de los barones de la droga, los políticos impunes a quienes después de sucesos como los de la guardería ABC, nadie detiene. Procurar y administrar justicia con dos pesas y dos medidas no es fácil, pero sí es perjudicial, dañino, terrible.

Al evocar la batalla de Puebla, puso de ejemplo la lección escrita con sangre que dejaron esos héroes. Dijo, con razón, que en medio de la desazón hubo mexicanos valientes que se sintieron llamados a combatir con decisión; por eso hoy, “como en esa fecha histórica, los mexicanos enfrentamos enemigos poderosos y criminales. Ante este enemigo hay quienes, de buena o mala fe, quisieran ver a nuestras tropas retroceder, a las instituciones bajar la guardia y darle simple y llanamente el paso a gavillas de criminales. Yo les digo que eso no puede y no va a ocurrir, porque tenemos la razón, porque tenemos la ley, y porque tenemos la fuerza vamos a ganar. No está a la altura de nuestro legado histórico la opción de rendirse y entregar al país”.

Nadie, en su sano juicio, solicitaría entregar la plaza a la delincuencia organizada, pero también nadie, con dos dedos de frente, puede desconocer que esas “gavillas”, como ahora las adjetiva Felipe Calderón, para operar requieren de cómplices en todos los niveles de gobierno, necesitan armas, dinero e impunidad para moverse, facilidades y recursos que únicamente pueden obtener a través de quienes administran la agenda de los poderes fácticos y del Estado.

El presidente de la República y sus funcionarios del gabinete de seguridad están decididos a no escuchar a los por ellos considerados ajenos al bien, a los que no se alinean con sus políticas públicas, porque están imposibilitados para reconocer que no se les pide entregar la plaza, sino que se les solicita cambiar de estrategia, pues por el momento la guerra la pierden ellos, pero las consecuencias de ese fracaso las paga la sociedad, pesarán sobre el futuro de la nación.

Genaro García Luna permanecerá en el cargo, en nada afectará su permanencia en el gabinete el que el número de víctimas crezca, las fosas clandestinas se multiplique, el horror provoque insomnio e insatisfacción social y política, más toda la cauda de consecuencias que no tienen previstas y no podrán medirse.

El ISSSTE, desigualdad y mal trato

El ejemplo presidencial cunde, los servicios a los que tiene derecho esa parte de la sociedad que trabajó para el Estado, se conceden también con dos pesas y dos medidas, de acuerdo al estado de ánimo de médicos y enfermeras. No hay equilibrio alguno en la atención a los derechohabientes. Los más necesitados, los humildes, son los peor atendidos.

Me cuenta un amigo que padece de Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica, que en Urgencias del Hospital Darío Fernández lo han atendido con prontitud y eficiencia, pero que en la Clínica Familiar Álvaro Obregón, a la que está adscrito y donde el servicio médico es eficiente y puntual, ha debido sortear los escollos de la Coordinación Médica de la clínica, porque sus solicitudes para citas en las clínicas de especialidades, son resueltas de acuerdo al buen o mal humor de quienes están a cargo.

Pero, además, obtener una citan con especialistas va más allá de una aventura, es un desafío, y peor cuando el neumólogo Enrique Olaya no acude a dar consulta, porque decidió no acudir el 20 de abril, y al referir al paciente hasta el 6 de mayo, llega dos horas tarde, permite que su enfermera, de mal humor y mala sangre, administre su tiempo y determine quién sí y quién no pasa a verlo, pero los que no son de su agrado, como esa derechohabiente que llevó a su padre a la cita, ambos vestidos con pobreza, pero con pulcritud, esos han de esperar hasta que ella lo decida.

Sicilia exige a Calderón la renuncia de García Luna

José Gil Olmos

El poeta Javier Sicilia exigió al Presidente Felipe Calderón la renuncia del secretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna.

"Quiero pedir la renuncia del Secretario de Seguridad Pública. Queremos oir un mensaje del Presidente de la República con esa renuncia diciendo que sí nos oyó", dijo el activista al encabezar un multitudinario mitin en el Zócalo, como colofón a la Marcha por la Paz y la Justicia que inició desde Cuernavaca, Morelos, el jueves pasado.

Al escuchar su petición, las miles de personas reunidas en el corazón político del país le respondieron: "¡Fuera Calderón!", "¡Fuera Calderón"!, "¡Muera Calderón!", "¡Muera Calderón!".

Sicilia los detuvo: "Que no muera, no queremos más muertos, no más odio, pedimos la renuncia (del titular de la SSP) para evitar más violencia", explicó.

Después de cuatro días de caminata desde Cuernavaca, al llegar al Zócalo de la ciudad de México los integrantes de la Marcha por la Paz y Justicia manifestaron que ante la emergencia nacional, hoy más que nunca resulta necesario tomar medidas urgentes para detener la guerra que ha generado cerca de 40 mil muertos, con su escalada de violencia y regenerar el tejido social y comunitario.

Por su lado, en su largo discurso leído después de marchar ocho horas desde Ciudad Universitaria, Sicilia dijo que “la ciudadanía no aceptará más una elección si antes los partidos no limpian sus filas, de esos que enmascarados en la legalidad, están coludidos con el crimen organizado y tienen al estado maniatado y cooptado”.

Desde el templete puesto en la esquina donde confluyen la Catedral, Palacio Nacional y los restos de Tenochtitlan, Sicilia aseveró que todos los partidos políticos tienen vínculos con el crimen organizado. “Sin una limpieza honorable de sus filas y un compromiso total con la ética política, los ciudadanos tendremos que preguntarnos ¿por qué cártel y por qué poder fáctico tendremos que votar? ¿No se dan cuenta de que con ello están horadando y humillando lo más sagrado de nuestras instituciones republicanas, que están destruyendo la voluntad popular que mal que bien los llevo a donde hoy se encuentran?”.

El poeta destacó que frente al avance del hampa vinculada con el narcotráfico el ejecutivo federal ha escogido una estrategia equivocada que solo ha generado más violencia, por eso es necesario la firma de un pacto con justicia y dignidad en el que la sociedad reconozca sus responsabilidades y exigirle al gobierno y a la clase política un cambio. Si no lo hacen, advirtió que las elecciones de 2012 serán las de la ignominia que hará mas profundas las fosas en donde están enterrando la vida del país.

En el Zócalo capitalino lleno a la mitad, Olga Reyes de Ciudad Juárez y Patricia Duarte de los niños muertos del ABC, leyeron el pacto por la paz que habrá de ser firmado por grupos sociales en Ciudad Juárez el 10 de junio, exigieron esclarecer y resolver todos los asesinatos ocurridos hasta el momento, todas las desapariciones, secuestros, las fosas clandestinas, la trata de persona, y el conjunto de delitos que han agraviado a la sociedad, mediante procesos transparentes y efectivos de investigación, procuración y administración de justicia.

Dieron un plazo de tres meses para que los gobiernos federal y estatales procesen a los autores intelectuales y materiales, incluyendo las redes de complicidad y omisión de las autoridades, en tre otros de los casos emblemáticos como son los de la familia Reyes, Marisela Escobedo y su hija Rubí, Susana Chávez, Bety Cariño y Jiri Jaakola, las niñas y niños de la guardería ABC, la familia Le Barón, los jóvenes de Villas de Salvarcar, los jóvenes de Morelos entre ellos Juan Francisco Sicilia.

También demandaron determinar la identidad de todas las victimas de homicidio como requisito indispensable para generar confianza entre la sociedad.

Ante miles de personas convocaron al gobierno de Felipe Calderón a cambiar la estrategia militar y asumir una nueva con un enfoque de seguridad pública y de protección de los derechos humanos.

Demandaron que en seis meses el Congreso de la Unión elimine el fuero a legisladores y funcionarios de los tres órdenes de gobierno, en materia de actos de corrupción, delitos del orden común y del crimen organizado.

Otras de las acciones que exigieron cumplir en un plazo de dos meses, fue la de que los Congresos locales aprueben la reforma constitucional en derechos humanos y sea publicada de inmediato. Aunque precisaron que esto no debe estar supeditado al contenido de la Ley de Seguridad Nacional sobre la cual señalaron que no deben aprobarse las modificaciones propuestas al dictamen.

Apoyan en el extranjero paz en México

Mexicanos en varias ciudades del mundo se unieron al movimiento encabezado por Javier Sicilia

Reforma


Cientos de personas desfilaron en Barcelona, París, Washington, Ámsterdam y Río de Janeiro para protestar contra la violencia en México, en actos paralelos a la Marcha por la Paz, que se realiza en el centro del País.

Al final del evento en Barcelona, al que asistieron 400 personas, se leyeron textos de Juan Villoro, Carmen Aristegui, el Ejército Zapatista de Liberación Nacional y Javier Sicilia.

Asimismo, se hizo un performance con la palabra PAZ en letras enormes ligada a un cordoncillo rojo con algunos de los nombres de las víctimas de la violencia.

"Exigimos un pacto nacional entre los poderes fácticos, los partidos políticos, la clase empresarial, el Gobierno de México y la sociedad civil para cambiar las estrategias en la lucha contra la violencia y solucionar el conflicto", señaló a REFORMA Edson Lechuga, escritor mexicano residente en Barcelona, miembro de Nuestra Aparente Rendición, colectivo que promovió la protesta en la ciudad española.

"Hay que hacer un replanteamiento general, repensar el problema del narcotráfico y vincularlo con temas de salud y educación. La solución no vendrá de la clase política ni del Estado, que han mostrado su incapacidad para llegar a acuerdos, sino de la sociedad civil, que es la que está demandando un pacto nacional".

En la manifestación, participó gente de toda condición y edad, desde estudiantes hasta amas de casa, pasando por profesionales. Españoles y ciudadanos de otros países, principalmente latinoamericanos, quienes se sumaron a la jornada de protesta.

En tanto, unos 200 mexicanos se reunían en la explanada parisina del Trocadéro, frente a la Torre Eiffel, para decir No a la violencia en México.

Los participantes rotularon más de mil sobres dirigidos al Presidente Felipe Calderón y en cada uno escribieron como remitente el nombre de una víctima de la violencia en México.

Después de dos horas en el Trocadéro, emprendieron una marcha por las calles de la capital gala hacia Campos Elíseos, para dirigirse después a la oficina central de Correos de París, situada en la calle del Louvre, única oficina de correos abierta en domingo donde entregaron su carta.

Por otro lado, un grupo de 11 personas, entre estudiantes, activistas e inmigrantes, y convocado por una organización local de defensa de inmigrantes conocida como Mexicanos Sin Fronteras, se unió a la Marcha contra la Violencia frente a la Casa Blanca.

Los inconformes portaron mantas con mensajes como "Estamos hasta la Madre", "No más sangre" así como contra el Presidente Felipe Calderón.

"Creemos que parte de la estrategia, de la política de seguridad que se maneja en México y otros países, parte de aquí de la Casa Blanca, de Estados Unidos. Y creemos que precisamente por eso estamos aquí", dijo Ricardo Juárez, coordinador de Mexicanos Sin Fronteras.

"Escogimos venir a la Casa Blanca. No la hicimos frente a la Embajada de México porque vemos que ahí no va a pasar nada más significativo. Pero aquí sí, porque EU es el que dicta las políticas. Necesitamos una corresponsabilidad mayor".

Además, parejas, estudiantes, niños y hasta perros mexicanos se expresaron en el zócalo de Ámsterdam, el Dam, para condenar la violencia que está viviendo el País.

Con pancartas y consignas como "estamos hasta la madre", "no más guerra" y "no a la violencia", alrededor de 70 personas hicieron eco en la capital holandesa al movimiento por la paz iniciado en México.

"El objetivo de esta marcha es emitir una enérgica condena por la guerra absurda declarada por el Presidente Felipe Calderón y que ha dejado miles de muertos", dijo a REFORMA la mexicana Amanda Delgado.

Los asistentes, en su mayoría vestidos de blanco, guardaron un minuto de silencio por las víctimas de la violencia y leyeron un manifiesto en el que expresaron solidaridad con México y condenaron la estrategia del Gobierno contra la delincuencia organizada.

"La ruptura social que está viviendo México es consecuencia de un sistema económico, político y social incapaz de resolver problemas estructurales históricos. En combinación con la compleja ubicación geográfica de México, el problema se profundiza y favorece a las redes trasnacionales responsables del tráfico de drogas y armas", sostiene el manifiesto leído por uno de los participantes.

"La solución hasta el momento se ha dirigido a la militarización del País en lugar de atender los problemas nacionales".

La manifestación duró una hora, que fue el tiempo otorgado por la Policía.

También medio centenar de mexicanos marchó sobre la rambla de Copacabana, en Río de Janeiro, para sumarse a las manifestaciones globales contra la violencia en México.

"El peor error que podemos cometer es ser indiferentes ante los problemas que están sucediendo en México; no es justo quedarse de brazos cruzados, tenemos un compromiso cívico con nuestro país a pesar de la distancia", afirmó a REFORMA Brenda Becerril, de 32 años, originaria de Toluca y estudiante de doctorado en Psicología en Río, una de las organizadoras.

La marcha comenzó al grito de "¡Viva México!", luego que se llenaron los espacios en las mantas blancas que habían tendido sobre la rambla para que la gente dejara allí sus mensajes escritos en contra de la violencia en la lucha contra el narcotráfico emprendida por el Gobierno del Presidente Felipe Calderón.

Además, mexicanos, brasileños y muchos curiosos turistas internacionales pusieron timbres a sobres vacíos que se enviarán a Los Pinos con los nombres de la mayoría de las 40 mil personas que han muerto ya en esta guerra.

Afirma AMLO que su movimiento cubre ya 45% de secciones electorales

Notimex

El ex candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador reportó hoy aquí que el Movimiento de Renovación Nacional (Morena) ya cubrió más de 45%, de las 65 mil secciones electorales en las que está dividido el país.

Ante cientos de seguidores, el político tabasqueño dijo que ya cuenta con 29 mil representantes en igual número de secciones, y previó que antes de diciembre de este año se le dará cobertura al 100% de las mismas.

Además de la creación de comités seccionales, también se promueve la imagen del “protagonista del cambio”, que se supone son personas que se encargarán de sumar adeptos entre familiares, amigos y vecinos, mínimo cinco por cada protagonista.

El político afirmó que ya cuenta con cuatro millones de protagonistas, razón por lo que antes de diciembre también espera tener los 20 millones “quienes serán una de las principales plataformas para lograr el cambio de rumbo que necesita el país”.

Convocó a los yucatecos a participar en la asamblea nacional que realizará el próximo 5 de junio en la capital del país, misma que supone el respaldo de los partidos del Trabajo, de la Revolución Democrática y Convergencia.

Al secretario de la Defensa, Guillermo Galván se le viene un problema por muerte de 2 estudiantes del TEC

Al general secretario de la Defensa, Guillermo Galván se le viene un problema con la muerte de dos estudiantes del Tecnológico de Monterrey el año pasado, según dejó ver el presidente de la CNDH, Raúl Plascencia, durante una entrevista este domingo en el programa Día Uno de Proyecto 40.

Plascencia reveló que los jóvenes estudiantes, que murieron en lo que el Ejército dijo fue resultado del fuego cruzado en una persecución de narcotraficantes, en realidad fue otra cosa.

Los estudiantes tienen al menos seis disparos en el pecho, a corto rango.

Las balas parecen provenir de armas del Ejército, no de otro lado.

La CNDH quiere que la Sedena le explique qué es lo que realmente sucedió y aclare las dudas y contradicciones de la investigación.

Hasta ahora, no hay respuesta.

Más de 20 mil zapatistas salieron a la calle para exigir fin al baño de sangre

Isaín Mandujano

Cerca de 20 mil indígenas, bases de apoyo y simpatizantes del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) marcharon hoy en esta ciudad colonial para exigir al gobierno de Felipe Calderón el cese a la guerra fratricida que “ha manchado de sangre de gente inocente la historia de México”.

En el marco de la Marcha Nacional por la Justicia y contra la Impunidad, los miles de zapatistas salieron de las cinco regiones de Chiapas que conforman los cinco caracoles que a su vez aglutinan las cinco juntas de buen gobierno de más de 30 municipios autónomos rebeldes gobernados por la estructura política y militar del EZLN.

Convocados por la Comandancia General del Comité Clandestino Revolucionario Indígena (CG-CCRI) del EZLN, hombres, mujeres y niños se concentraron en la Universidad de la Tierra (Unitierra) para marchar por más de dos horas rumbo a la plaza central de San Cristóbal de Las Casas, también conocida como Plaza de la Paz o Plaza de la Resistencia, frente a la Catedral que por más de 40 años presidió el obispo emérito de Samuel Ruiz García.

Los indígenas llegaron cerca de las 15 horas a la plaza, que no fue suficiente para los casi 20 mil indígenas rebeldes que se concentraron en el centro de la ciudad.

Tras esperar que terminara de llegar todo el contingente, los zapatistas empezaron el mitin cantando el himno nacional mexicano, luego cantaron el himno zapatista.

En el templete estaban el comandante Tacho, el comandante David, y otros comandantes del EZLN que encabezaron la multitudinaria movilización, en la cual coincidieron indígenas de las etnias que convergen en el grupo armado, tsotsiles, tseltales, tojolabales, choles y otros.

Fue el comandante David quien pronunció el discurso principal del grupo armado mismo que fue traducido en tseltal, tsostsil, chol, y tojolabal.

“Hoy estamos aquí miles de hombres, mujeres, niños y ancianos del EZLN para decir nuestra pequeña palabra. Hoy estamos aquí porque personas de corazón noble y dignidad firme nos han convocado a manifestarnos para parar la guerra que ha llenado de tristeza, dolor e indignación los suelos de México”, empezó David.

David dijo que se vieron en las necesidad de salir de sus comunidades y tomar la plaza de esta ciudad por que se sintieron “llamados por el clamor de justicia de madres y padres de niños y niñas que han sido asesinados por bala y por la altanería y torpeza de los malos gobiernos”.

“Salimos porque nos sentimos llamados por la digna rabia de las madres y padres de los jóvenes asesinados por bandas criminales y por el cinismo gubernamental. Porque nos sentimos convocados por los familiares de muertos, heridos, mutilados, desaparecidos, secuestrados y encarcelados sin tener culpa o delito alguno”, dijo el líder rebelde.

Indicó que decenas de miles de personas han muerto en esta guerra absurda que no lleva a ninguna parte y que la paz y la justicia no encuentran ya lugar en ninguno de los rincones de nuestro país, “que la única culpa de estas víctimas es haber nacido o vivido en un país mal gobernado por grupos legales e ilegales sedientos de guerra, de muerte y de destrucción”.

Mencionó que esta guerra ha tenido como principal blanco militar a seres humanos inocentes, de todas las clases sociales, que nada tienen qué ver ni con el narcotráfico ni con las fuerzas gubernamentales.

“Los malos gobiernos, todos, el federal, los estatales y municipales, han convertido las calles en zonas de guerra sin que quienes las caminan y trabajan estuvieran de acuerdo y vieran la forma de resguardarse. Los malos gobiernos han convertido en zonas de guerra las escuelas y universidades públicas y privadas, y los niños y los jóvenes no entran a clases sino a emboscadas de uno y otro bando y que los lugares de reunión y diversión son ahora objetivos militares”, agregó.

El comandante David señaló que “los malos gobiernos crearon el problema y no sólo no lo han resuelto, sino que lo han extendido y profundizado en todo México”.

“Hace unos días empezó a caminar en silencio el paso de un padre que es poeta, de unas madres, de unos padres, de unos parientes, de unos hermanos, de unas amistades, de unos conocidos, de seres humanos. Ayer fueron sus dignas palabras, hoy es su silencio digno. Sus palabras y sus silencios dicen los mismo: queremos paz y justicia, o sea una vida digna”, dijo David.

Dijo que “estas personas honestas están pidiendo, demandando, exigiendo del gobierno un plan que tenga como principales objetivos la vida, la libertad, la justicia y la paz y el gobierno les responde que seguirá con su plan que tiene como principal objetivo la muerte y la impunidad.

Para David “estas personas no buscan ser gobierno, sino que buscan que el gobierno procure y cuide la vida, la libertad, la justicia y la paz de los gobernados y que su lucha no nace del interés personal, sino que nace del dolor de perder a alguien que se quiere como se quiere a la vida”.

“Los gobiernos y sus políticos dicen que criticar o no estar de acuerdo con lo que están haciendo es estar de acuerdo y favorecer a los criminales. Los gobiernos dicen que la única estrategia buena es la que ensangrenta las calles y los campos de México, y destruye familias, comunidades, al país entero”, criticó David.

El encapuchado mencionó que la historia de México se ha manchado de sangre de gente inocente que ha muerto en esta cruzada contra el llamado crimen organizado.

“Compañeras y compañeros, hoy venimos a decirles que se trata de una lucha por la vida y en contra de la muerte. No se trata de ver quien gana de entre católicos, evangélicos, mormones, presbiterianos o de cualquier religión o no creyentes. No se trata de ver quién es indígena y quién no. No se trata de ver quién es más rico o más pobre. No se trata de quien es de izquierda, de centro o de derecha. No se trata de si son mejores los panistas o los priístas o los perredistas o como se llame cada quien o todos son iguales de malos”, concluyó David.

Los servicios de Protección Civil del Gobierno de Chiapas, calcularon más de 15 mil indígenas bases de apoyo y simpatizantes del EZLN en la plaza, los organizadores hablaban de 20 mil y algunos se atrevían a señalar que eran 35 mil rebeldes encapuchados. Desde el 2001 no se había realizado una magna concentración de zapatistas en esta plaza.

Fin a estrategia militar contra violencia, reclamo en el Zócalo

Al concluir la Marcha por la Paz, se demandó cesar la impunidad, profundas reformas en justicia, esclarecer los casos que más han conmovido a la sociedad y combatir la corrupción en las instituciones que han favorecido la violencia. En su discurso, Javier Sicilia reclamo la salida de García Luna de SSP.

Alonso Urrutia / La Jornada


Al concluir en el zocalo capitalino la Marcha por la Paz con Justicia y Dignidad, se convocó a un pacto nacional que contempla, entre otros aspectos: poner fin a la estrategia militar de Felipe Calderón para enfrentar al crimen organizado; que se acabe con la impunidad mediante una profunda reforma de las instituciones de procuración y administración de justicia; esclarecer los casos que más han conmovido a la sociedad; combatir a la corrupción de las instituciones que ha favorecido la situación de violencia que enfrenta el país.

Ante miles de personas, Olga Reyes, parte de cuya familia fue asesinada en Chihuahua y Patricia Duarte, una de las madres de los niños que murieron en la guardería ABC leyeron los alcances del pacto, en tanto que, en el discurso central, el poeta y convocante a la marcha, Javier Sicilia, demandó la renuncia del secretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna. “Queremos un mensaje del presidente en donde patentice que nos oyó, con esa renuncia”.

Durante poco más de una hora y media, se efectuó el mitin con el que concluyó la marcha iniciada el jueves pasado en Cuernavaca, y en el cual, Sicilia cuestionó: “¿Por qué permitimos al presidente Calderón sacar al Ejército a las calles y desatar esta guerra absurda?”.

En su intervención cuestionó la complicidad por omisión o acción en que han incurrido los partidos político, en el crecimiento del crimen organizado, censurando hechos como el haber introducido subrepticiamente a un personaje al Congreso para conferirle el fuero como ciudadano, a sabiendas de que estaba vinculado con el crimen organizado.

Sicilia dijo que partidos, gobernantes, jerarcas religiosos, poderes fácticos han permitido el crecimiento de una situación intolerable que ha dejado miles de muertos inocentes. Insistió en que la marcha por la Paz con Justicia y Dignidad se hizo en silencio, porque el dolor y la indignación es tan grande que ya no hay palabras como describirlas.

Anticipó que si no hay una limpieza en los partidos políticos de sus miembros que de alguna manera coludidos con el crimen organizado, por lo que sin una limpieza total de sus filas y un compromiso con la ética política, los ciuddanos tendremos que preguntarnos por qué cartel o por qué poder fáctico tendremos que votar en el 2012.

El poeta se cuestionó por qué se ha permitido al punto de que en las carreteras de Tamaulipas o de Durango se asesine a los migrantes. Exigió también que Estados Unidos asuma su parte, porque en la lógica actual tiene una perversa ganancia mediante las ganancias que le dejan el lavado de dinero o la industria armamentista, mientras mantiene elevados consumos de droga en ese país.

Clamó por que se escuche a la sociedad que clama por un cambio radical en el país que permita reconstruir el tejido social que ha sido destrozado por la corrupción, la violencia y el crimen organizado. Dijo que es necesario ofrecerle mayores oportunidades a los jóvenes para que sus opciones no sólo sean ser víctimas o reserva del ejército del crimen organizado.

Asimismo, cuestionó la pretensión del Congreso de la Unión de pretender aprobar una Ley de Seguridad Nacional donde el único enfoque es militarista, pretensión que se hizo a espaldas de la sociedad y de las organizaciones de derechos humanos. Lamentó que la lógica de legislar de los partidos sea a través del chantaje de los cálculos políticos y administrativos.

Por todo ello, en el pacto promovido se planteó, entre otros aspectos, una política social que favorezca el crecimiento de las oportunidades de estudio y trabajo para las jóvenes. Esto, vinculado a una demanda de que se ponga fin a la militarización, a fin de tener un enfoque diverso respecto a lo que representa el crimen organizado.

Peña Nieto ya empieza a buscar apoyo empresarial con miras al 2012

Aún no son las elecciones en el estado de México, y el gobernador Enrique Peña Nieto ya gestiona para 2012.

Este viernes que pasó, voló a Torreón en compañía del coahuilense Humberto Moreira, presidente del PRI, para una cena con lo más granado de la clase empresarial del estado.

No han trascendido los detalles de la cena, pero este tipo de encuentros, en tiempos electorales, sólo tienen un propósito: ir sembrando el camino para futuros apoyos de campaña.

No será para las elecciones estatales de julio, claro está, sino para las presidenciales del próximo año.

De Cuernavaca al Zócalo; eran 500, acabaron siendo miles

José Gil Olmos

Cuando la marcha por la paz y la justicia salio de Cuernavaca la mañana del jueves 5, eran apenas 500 personas y al llegar a la plaza de la Constitución fueron, según las autoridades, 80 mil, los que llegaron a la plaza política más importante a pedir que se detenga la violencia generada por la guerra declarada por Felipe Calderón y que ya lleva 40 mil muertos.

La mañana del 5 de mayo Javier Sicilia decía que no estaba muy seguro de que se fuera a sumar mucha gente a su propuesta de realizar una movilización nacional en demanda de justicia y paz para todos los mexicanos.

Sin embargo, con el paso de los días ese temor comenzó a ceder cuando mientras caminaba sobre la carretera, los autos, camiones, autobuses y todos los vehículos saludaban la marcha que llevaba al frente la bandera nacional.

A pesar del cansancio de los 80 kilómetros recorridos a pie desde Cuernavaca, diariamente, en cada pueblo que visitó la gente le daba su apoyo. Pero el contingente seguía sin crecer. Fue hasta que llegó a Topilejo y luego a San Pedro Mártir cuando el apoyo creció.

Este domingo, la salida de Ciudad Universitaria fue en silencio. Las familias de los muertos por la guerra estaban en la vanguardia de la marcha.

Mientras caminaban hacia las calles aledañas de la UNAM comenzaron a salir de sus casas gente que se sumaba a la marcha. Ya en la avenida Universidad se estimaban 10 mil personas. Un grupo de jóvenes con globos blancos frente a la iglesia de San José del Altillo le dedicaron un mensaje dirigido a los gobernantes: "Si no saben trabajar que se vayan por traidores a la patria".

Un padre de familia dio otro mensaje: Nunca más un soldado muerto, un policía, porque también son nuestros hijos. Nunca más una alma desecha que se convierte en sicario. Nunca más uno de nuestros hijos muertos, al tiempo de que soltaban los globos blancos en homenaje a los muertos.

En Churubusco y División del Norte cientos de familias vestidas de blanco los recibieron con aplausos. Ahí llego Alejandro Solalinde con un grupo de migrantes. Sicilia le dio las gracias "todos queremos la paz" y pidió un aplauso a los migrantes. También dio las gracias a las comunidades zapatistas que se manifestaron en San Cristobal de las Casas y pidió un minuto de silencio por un zapatista que murió cuando iba hacia la marcha.

La gente de Atenco con sus simbólicos machetes también se sumó en el inicio de Eje Central. Ahí un representante de la comunidad habló de quitar las diferencias para avanzar en una organización nacional.

"El futuro esta en nuestras manos, en el pueblo, no le pedimos nada a la bestia que mata todos los días a la gente. Esta iniciativa tiene una razón de ser. Ya no podemos soportar el grado de sufrimiento. Esta marcha es muy importante porque el silencio dice mas que las palabras. La bestia nos tiene que escuchar", dijo el atenquense ante los gritos de viva Zapata.

Durante la caminata que duró más de ocho horas se sumaron miembros del Comité 68, de la logia masónica, electricistas y diversos grupos y familias de deudos que llegaron de todo el pais. La marcha sólo alcanzó a llenar tres cuartos de la plancha, algunos se retiraban cuando apenas llegaba la vanguardia del contingente, otros se quedaron a escuchar las palabras del poeta quien pidió reconstruir al país desde el sitio donde precisamente nació.

¡Gana USD con Neobux, prueba la nueva sección de ENCUESTAS!