jueves, enero 22, 2009

Las cifras de desempleo según San Sojo

Carlos Fernández-Vega

¡Milagro! Y lo hizo San Sojo, quien en plena crisis nacional, con la tienda desmoronándose, logró, por artes sobrenaturales que sólo el Altísimo entenderá, que la tasa oficial de desempleo abierto se redujera, así sea marginalmente, de un mes (noviembre) al siguiente (diciembre), algo inaudito si se considera que las propias cifras gubernamentales (IMSS) reconocen que en los últimos 31 días de 2008 se cancelaron 345 mil 372 empleos en el sector formal de la economía, cifra equivalente a 0.75 por ciento de la población económicamente activa.

¿Qué habrá sucedido en el ínterin que los mortales no lo registraron? ¿Será que un mayor número de mexicanos salió a la calle a lanzar fuego en las esquinas y/o a vender chicles y otras menudencias? ¿Acaso creció el ambulantaje a lo largo y ancho de la República, los emprendedores se duplicaron o los changarreros ampliaron sus negocios y, por ende, requirieron mayor fuerza de trabajo? (dicho sea de paso, todos ellos son considerados como “empleados” por el Inegi).

Sólo lo saben San Sojo y sus asociados allende la estratósfera, pues para efectos oficiales la tasa de desempleo abierto en el país se redujo 15 décimas de punto porcentual en el mismo diciembre, el de 2008, en el que la estadística del Instituto Mexicano del Seguro Social reconoce una cancelación de 11 mil 141 empleos formales por día, incluidos sábados, domingos y vacaciones, para redondear 345 mil 372 en el citado mes. Ello, sin considerar que en noviembre del mismo año se cancelaron casi 68 mil adicionales. La cancelación de empleo formal en diciembre de 2008 es la mayor que se registra, para un mes igual, desde que a finales de 2000 el “cambio” se aposentó en Los Pinos.

No sólo lo anterior. En el balance anual, la estadística del IMSS documenta pérdida neta de empleo en 2008, pues en todo el año se cancelaron 37 mil 535 empleos, con lo que el número de trabajadores permanentes y eventuales registrados por esa institución retrocedió a niveles similares a los observados a mediados de 2007.

De cualquier suerte, el Inegi reconoce que la tasa oficial de desempleo abierto registrada en diciembre de 2008 (4.32 por ciento de la población económicamente activa) resultó superior a la de igual mes, pero de 2007 (3.4 por ciento de la PEA). Con las cifras anteriores, a lo largo de la “continuidad” alrededor de 400 mil mexicanos han engrosado las filas del ejército de reserva. En síntesis, la mayor tasa oficial de desempleo abierto en el país en lo que va del nuevo siglo se registra en plena “Presidencia del empleo”.

El reporte del instituto dice así: la tasa (oficial) de desocupación abierta fue de 4.32 por ciento de la población económicamente activa (PEA) en diciembre de 2008, porcentaje superior al registrado en el último mes de 2007, cuando se situó en 3.40 por ciento. Por sexo, en los hombres se incrementó de 3.42 a 4.27 por ciento, y la de las mujeres de 3.37 a 4.4 por ciento entre diciembre de 2007 e igual mes de 2008. Durante 2008, en promedio, la citada tasa oficial se ubicó en 3.99 por ciento de la PEA, contra 3.7 por ciento en 2007. Apunta que para hacer una comparación mensual es necesario analizar las cifras desestacionalizadas, las cuales muestran que en diciembre pasado la tasa (oficial) de desempleo abierto fue ligeramente menor en (0.03 puntos porcentuales) respecto a la del mes inmediato anterior (4.71 contra 4.73). Al considerar solamente el conjunto de 32 principales áreas urbanas del país (con más de cien mil habitantes), en el último mes de 2008 la desocupación oficial en este ámbito significó 5.54 por ciento de la PEA, 1.11 puntos porcentuales por arriba de la observada en diciembre de un año antes. Con base en cifras desestacionalizadas, la TD aumentó en 0.49 puntos porcentuales en relación con la de noviembre pasado. La población subempleada representó 7 por ciento de la PEA y 7.3 por ciento de la población ocupada. Estas proporciones son más altas en los hombres que en las mujeres.

Por lo que toca a la población ocupada, detalla: alcanzó 95.68 por ciento de la PEA en el último mes de 2008, con la siguiente distribución porcentual por sector de actividad: en los servicios se concentró 41.3 por ciento del total; en el comercio 19.9 por ciento; en la industria manufacturera 15.2 por ciento; en las actividades agropecuarias 14 por ciento; en la construcción 8 por ciento; en “otras actividades económicas” (que incluyen la minería, electricidad, agua y suministro de gas) 0.8 por ciento, y el restante no especificó su actividad. Según su posición, 68.5 por ciento de los ocupados se identificó como trabajador subordinado y remunerado; 20.6 por ciento como trabajador por cuenta propia; 7.1 por ciento como trabajador sin pago, y 3.8 por ciento como empleador. Puntualiza el Inegi que se considera a la población en edad de trabajar como aquella de 14 años en adelante, de acuerdo con la Ley Federal del Trabajo. Bajo este esquema, los datos preliminares indican que 57.6 por ciento de la población de 14 años y más es económicamente activa (está ocupada o busca estarlo), mientras que 42.4 por ciento se dedica al hogar, estudia, está jubilado o pensionado, tiene impedimentos personales o lleva a cabo otras actividades (población no económicamente activa).

Las rebanadas del pastel

De la lectoría, sobre el primer presidente afroamericano: “sé que empezar a criticar al joven Obama cuando goza del eta de grace inherente al inicio de su mandato puede parecer de mal gusto, pero me atrevo a decir que si el joven Obama no llama a cuentas a su antecesor, estaremos presenciando la expansión en el norte del síndrome de la impunidad que ha diezmado nuestra nación. Razones para iniciar investigaciones sobre el mandato Bush las hay de sobra y en todos los ámbitos. Al respecto, el vicepresidente Biden dice que ‘…hay que mirar hacia delante, no hacia atrás’ (frase que tiene registrada Peña Nieto). ¿Es necesario pasar sobre la ley para ver hacia delante? Por otra parte, el joven Obama declaró recientemente ‘…aún estamos estudiando la forma en que abordaremos ese problema’. Mala señal es aquella que ante la flagrancia se necesite pensar la ley para aplicarla. Frases y retórica de batalla cuando de fabricar impunidad se trata. Huelga decir que ya como presidente electo, desde su primer nombramiento de equipo de trabajo, el joven Obama ha ido decepcionando y cancelando la esperanza del viento nuevo y fresco en la Casa Blanca al rodearse de la vieja guardia demócrata, belicista y clintoniana. Vamos, hasta ratificó en el puesto al secretario de Defensa de Bush. Para terminar, tampoco resulta alentador ver cómo el joven Obama se deja seducir por el show mediático y se retrata con toda esa camarilla de beneficiarios de la caridad institucionalizada (Shakira, Bono, etcétera), cuya fama y fortuna crecen en la misma medida que los problemas que pretenden atender” (Víctor Adrián Trujillo Muñoz, vicdrian1@hotmail.com).

Reivindicación de la política

Gerardo Fernández Casanova

“Que el fraude electoral jamás se olvide”


En mi anterior entrega sostuve que la respuesta a la crisis está en la política y en los políticos, aseveración que mereció la airada respuesta de varios amigos que militan en las filas de las llamadas organizaciones ciudadanas; en su criterio, los políticos, al igual que los tecnócratas, están incapacitados para resolver el embrollo en que nos metieron y solamente la ciudadanía podrá hacerlo.

Creo que el asunto merece atención, habida cuenta de que toca en lo más sensible de la organización social: la confianza y la credibilidad, temas estos que han sido la diana de los embates misilísticos provenientes de las agencias que diseñan e instrumentan los mecanismos de la concentración del poder en manos de los privilegiados de siempre, cuyo objetivo ha sido la cancelación del poder popular, es decir, el poder de la ciudadanía.

Coincido parcialmente con quienes manifiestan su desilusión respecto de la que ha sido llamada la clase política. En efecto, ahí se ubica el meollo de los conflictos que no permiten deshacer la madeja que nos tiene empantanados; ahí es donde se registra la lucha de los intereses mezquinos y corruptos, ajenos al verdadero interés de las naciones y de los nacionales; ahí es donde se desgasta la expectativa social por el bienestar y el progreso. Se antoja, pues, como válido aquel lema argentino del 2001: “que se vayan todos”. Pero si se van todos ¿Quién se hace cargo? ¿Quién convoca? ¿Quién organiza? Hacerse cargo, convocar y organizar es tarea de la política y, por tanto, de los políticos.

En la democracia, el papel insustituible de la ciudadanía es garantizar que la selección de la política y de los políticos corresponda a sus verdaderos intereses y la vigilancia permanente de que esto se cumpla. Suena bonito, pero resulta que la llamada “ciudadanía” no es un ente abstracto ni homogéneo, compuesto por gentes cuyos intereses no son los mismos; los hay que están satisfechos con el actual estado de las cosas y, por tanto son conservadores, y quienes lo rechazan y buscan la transformación de la realidad, lo que los hace progresistas. Entonces, los conservadores se agrupan con quienes piensan igual y lo mismo hacen los progresistas, lo que da lugar a los partidos, al efecto de lograr que se vote por una u otra alternativa y se imponga la que sea mayoritaria. Eso es política. También suena bonito, pero también resulta que la ciudadanía está compuesta por gentes con muy distinto grado de información y de educación, que en nuestros países insuficientemente desarrollados se manifiesta en una mayoría desinformada y muy deformada, lo que facilita su manipulación por quienes tienen el poder de la comunicación. Eso ya no suena tan bonito, como tampoco suenan bien muchos otros peros que se le pueden acomodar al tema. Con todo, mi convicción está en que, para conducir al país hacia derroteros de progreso y bienestar, se precisa de la política y de los políticos. Coincido con mis críticos en que la ciudadanía debe asumir un papel más protagónico en los asuntos que incumben a su expectativa de bienestar y progreso. Ciudadanizar la política y politizar a la ciudadanía.

Alimento mi convicción con acontecimientos y casos que abonan a ella. El fenómeno Obama en los Estados Unidos es uno de ellos. Obama representa el triunfo del discurso político, por encima de cualquier otra modalidad. La capacidad de convocar destronó a la politiquería ramplona del cabildeo y del juego de intereses tras bambalinas; venció por sobre todos los factores en contra que su candidatura significó, comenzando por su origen racial y siguiendo por su escasa historia política. Lo difícil no fue ganarle a los republicanos, de eso se hizo cargo Bush; ganar la postulación demócrata a la Clinton fue la hazaña con la sola arma del discurso del cambio y de ser, en sí mismo, expresión de la posibilidad de tal cambio. El ciudadano común le creyó y atendió a la convocatoria en la elección. Creo que la de su discurso inaugural de este martes, tendrá el mismo efecto de convencimiento y desatará la fuerza de la iniciativa de la gente para reconstruir la pujanza de esa nación.

También me entusiasma el accionar político de Hugo Chávez, también cifrado en el discurso convocador y convincente. Chávez hace política hablando y tomando decisiones ante el auditorio, compartiendo con la gente los razonamientos y haciendo explícita la reserva de la información cuando el caso lo amerita. Chávez no pregunta a la gente lo que quiere para diseñar un discurso a modo, ni se basa en encuestas para ajustar el tono. Chávez postula y convoca, la gente lo apoya o lo rechaza en los constantes procesos de consulta pública a que se ha sometido. A eso yo lo llamo ejercicio de la plena política y a Chávez el político cabal.

Un elemento sustantivo del discurso es la actitud. La dignidad y la congruencia expresan más que muchas palabras. Es el discurso político de Andrés Manuel, menos retórico pero más didáctico, que le ha convertido en el gran convocador para la transformación de la realidad mexicana. El suyo es un discurso directo, en el que se hace imprescindible el mirar a los ojos del auditorio y ser igualmente visto por la gente. AMLO es un político y hace política, no se vale que se le incluya en la descalificación que generaliza y no es el único, en torno a su convocatoria se han agrupado los verdaderos políticos y, habrá que subrayarlo en este caso, las mejores mujeres políticas.

Finalmente, de lo que se trata es de credibilidad en la convocatoria y de congruencia en el actuar. Por cierto ¿tú le crees a Calderón?... yo tampoco.

Fecal. Raíces de su política religiosa

Edgar González Ruíz

Congruente con sus raíces ideológicas, y sintiéndose fortalecido por el apoyo mediático y empresarial, Fecal está empeñado en destruir el Estado laico.

Las raíces de Fecal


A más de dos años de haber asumido la presidencia de México mediante el fraude electoral, con el apoyo de la jerarquía católica, de empresarios, y del ejército, Felipe Calderón (Fecal) se siente suficientemente poderoso para manifestar abiertamente sus convicciones conservadoras, contrarias al estado laico.

A la seguridad de Fecal contribuye el oportunismo de políticos, como los agrupados en la llamada "Nueva izquierda", interesados en obtener beneficios acercándose a su gobierno, así como la manipulación cotidiana que llevan a cabo Televisa y otros medios para difundir las consignas oficialistas tendientes a hacer olvidar el origen ilegítimo de la presidencia de Fecal, quien pretende justificar la militarización del país mediante la infantil historia de la "lucha contra el narco".

Por enésima ocasión se demuestra que eran mentirosas las consideraciones que en su momento difundieron muchos comunicadores y analistas vinculados al poder, para deslindar a los gobernantes panistas, y en particular a Fecal, de los proyectos de la extrema derecha.

En efecto, el pasado 14 de enero, durante su participación en el VI Encuentro Mundial de las Familias, evento organizado por el Vaticano y al que acuden personajes de la extrema derecha de diversos países, Fecal expresó clara y abiertamente su apoyo al conservadurismo católico que se opone al estado laico.

Fecal dio la bienvenida a los asistentes a la que llamó "la tierra de María de Guadalupe y de San Juan Diego". El presidente espurio fue recibido por asistentes que corearon: "Nuestro Presidente católico…", convicción que durante su discurso confirmó: "Sean ustedes bienvenidos –dijo– a esta tierra de María de Guadalupe y de San Juan Diego y también de los mártires de la persecución…".

Recordó que su "santo patrono" es San Felipe de Jesús y su formación y educación se forjó con maristas, con las Misioneras del Espíritu Santo, las hermanas del Verbo Encarnado y las Guadalupanas del Plancarte. Las hermanas de la Asunción, añadió, "son ahora quienes educan a mis hijos".

En el escenario principal las banderas de México y El Vaticano fueron colocadas detrás del atril desde el cual Calderón Hinojosa y los jerarcas católicos se dirigieron a los asistentes.

Con esas afirmaciones, Calderón se mostró fiel a sus raíces familiares y partidistas, que incluyen la idealización del movimiento cristero como parte de la lucha derechista contra el estado laico.

La oposición al estado laico y la reivindicación del conservadurismo católico es la tendencia prevaleciente en el PAN y en sus ancestros, como la Unión Nacional Sinarquista y como los Cristeros.Hay que recordar que el padre de Fecal, Luis Calderón Vega, uno de los fundadores del PAN, expresó en los años 60 exactamente los proyectos que Fecal está llevando a la práctica, desde el respaldo oficial al clero hasta el ataque sistemático contra la educación pública.

Raíces de Fecal

En 1964, el padre de Fecal, quien era feroz enemigo de los protestantes, publicó el libro El 96.47 por ciento de los Mexicanos (impreso por Fimax Publicistas, en Morelia), donde haciendo referencia a la cifra de católicos en el Censo de Población de 1960, Calderón Vega alegaba que la identidad mexicana es católica desde que "La Nación Mexicana fue bautizada en la Fe Católica Apostólica y Romana que trajeron los primeros franciscanos… precedidos por los conquistadores que, en nombre de Dios Todopoderoso y de sus católicas majestades, tomaron posesión de estas tierras" (p. 17).

Ciertamente, basta leer las Cartas de Relación de Hernán Cortes a Carlos V, para encontrar en la doble moral de ese criminal conquistador, en los asesinatos perpetrados contra los indígenas casi indefensos ante la superioridad militar de los españoles, y justificados por el supuesto designio de Dios, el espíritu abusivo que sigue animando a los panistas de nuestros días.

Asimismo, Calderón Vega defendía en su libro a los conservadores que trajeron a Maximiliano, recurriendo para ello a una retórica tramposa y visceral que perfectamente asimiló su hijo Fecal; leemos: "De ningún modo podríamos sumarnos al coro demagógico y farisaico de quienes califican de traidores a nuestros – de ellos y de nosotros- abuelos conservadores. No lo fueron. No había en sus propósitos ni interés ni desvergüenza sino ardiente patriotismo…" (p. 65)

En su libro, el padre de Fecal apuntó las ideas que han animado la política educativa de su hijo: oponerse a la educación laica y en general a la educación pública, estimular la educación privada, y fortalecer a grupos de la ultraderecha como la Unión Nacional de Padres de Familia; Calderón Vega lamentaba que pese a las convocatorias de los obispos, sólo un "porcentaje mínimo de los padres de familia de las escuelas particulares" cooperaban con ese grupo.

Según el padre de Fecal, los niños católicos mexicanos, a semejanza de lo que ocurría en Estados Unidos, no debería ir a escuelas públicas, sino asistir a instituciones regenteadas por el clero; también convocaba a los empresarios a no apoyar a instituciones de educación pública, porque las consideraba "demagógicas", sino apoyar únicamente a instituciones privadas.

Por increíble que parezca, Calderón Vega se oponía abiertamente a la gratuidad de la educación, de la cual decía en su libro: "…el hábito de la gratuidad de la enseñanza en México ha frustrado muchos esfuerzos. La mentalidad pordiosera de muchos hombres de fortuna ha impedido la formación de una conciencia creadora y educadora. No les importa que los altos centros de estudios estén saturados de peligros para la conciencia moral y para la fe de los estudiantes…" (p. 122).

En fin, en la obra mencionada, Calderón Vega afirmaba lisa y llanamente que la Iglesia Católica es "la más alta autoridad del mundo y de la historia" (p. 134)

Más allá de las familias

Por otra parte, la actitud de Fecal en el Encuentro de las Familias, marca en la historia reciente una nueva etapa en el ataque al estado laico, pues en el pasado, tanto él como otros funcionarios panistas se habían sentido obligados a moderar o esconder sus tendencias confesionales. Cabe recordar que en inicio del sexenio de Fox sólo Carlos Abascal hacía alardes de mochería comparables a las declaraciones recientes de Fecal.

Fecal estuvo acompañado por su esposa, Margarita Zavala, de Norberto Rivera Carrera, del presidente del Consejo Pontificio de la Familia, Enrico Antonelli; y del titular de la Conferencia del Episcopado Mexicano, Carlos Aguiar Retes, prelado muy proclive al protagonismo político, quien presentó a Zavala como alguien "querida por todo el pueblo".

Fecal se dirigió a un auditorio conformado por cientos de personas provenientes de diferentes países, y de grupos como los Legionarios de Cristo, los Heraldos del Evangelio, y los Caballeros de Colón, Red Familia, el Foro Español de la Familia y Population Research Institute, organización fundada en EU por Steve Mosher, partidario de Bush, y que tiene actividades también en Perú, país donde la jerarquía católica tiene gran fuerza en las instituciones.

Añadió el mandatario espurio que "Los eventos que promuevan valores, independientemente de su religión, siempre serán bienvenidos, al igual que el Papa Benedicto XVI, a quien extrañamos y esperamos con los brazos abiertos".

En el evento estuvo presente también el gobernador de Morelos, Marco Antonio Adame, expresidente el grupo extremista Testimonio y Esperanza, e identificado como integrante del Yunque,mientras en Morelos, entidad donde se ha otorgado gran apoyo a la jerarquía católica, varios templos de esa religión ostentaban en sus altares las banderas de México y del Vaticano, con el pretexto de que era para resaltar la importancia del mencionado Encuentro.

A pesar de todo el alarde publicitario que la acompañó, dicha reunión no logró despertar el interés de la sociedad mexicana, simplemente porque en ella no ha prevalecido una cultura católica, sino valores liberales, como el respeto a las decisiones personales;en ese contexto nacional donde los valores familiares se refieren a la solidaridad, el apoyo hacia los más necesitados, la justicia, etc, resultan exóticas las nociones conservadoras del Vaticano que identifican la "defensa de la familia" con proyectos como encarcelar a las mujeres que aborten, rechazar el uso de anticonceptivos y el divorcio, estigmatizar a los homosexuales, y censurar las expresiones del erotismo y la sexualidad.

Precisamente, al calor del apoyo Fecal y pontificio a dicha reunión donde se promovió el puritanismo, las autoridades municipales de Guanajuato, encabezadas por el panista Eduardo Romero Hicks, trataron de prohibir los besos en la vía pública, decisión de la que rápidamente tuvieron que retractarse ante las protestas de la opinión pública que trascendieron incluso a la capital del país y que tuvieron lugar en el inicio de un año electoral crucial para los panistas.

Sin embargo, la jerarquía católica y el PAN tienen objetivos mucho más amplios que la infructuosa lucha legal y mediática contra el ejercicio de la sexualidad, y contemplan, por ejemplo, la imposición de la educación confesional y la penetración de la jerarquía católica en las diversas instituciones, incluyendo el ejército.

Por ello, como corolario del mencionado Encuentro de las Familias, a partir del lunes 19 de enero, en Querétaro, otra de las entidades gobernadas por el PAN y por ende, por la jerarquía católica, los activistas de la ultraderecha llevaron a cabo otro evento donde manifestaron abiertamente su oposición al laicismo.

En el Teatro de la República,sede de la promulgación de la Constitución Mexicana, el secretario de Estado del Vaticano, Tarcisio Bertone, llamó a los rectores de universidades católicas y a jerarcas católicos a "evangelizar la educación y la cultura", e hizo alarde de haber tomado la "sede histórica del laicismo", alegando que este no debe ser el del siglo XIX, sino que deben aceptarse los lineamientos clericales.

Ante el Secretario de Gobierno del Estado de Querétaro, Alfredo Botello Montes y el alcalde de Querétaro, Manuel González Valle, ambos emanados del PAN, llamó a "evangelizar" la educación y la cultura en nuestro país, y aludiendo al apoyo que el clero está recibiendo por parte de Fecal afirmó que "estamos en un nuevo momento del protagonismo de los católicos laicos competentes".

En el momento actual, la sociedad mexicana tiene que actuar directamente, al margen de políticos convenencieros y de "instituciones" controladas por un gobierno de origen fraudulento, para garantizar y defender el estado laico, por lo que es importante recurrir a las movilizaciones y protestas directas, sea en oficinas de la jerarquía católica o en las sedes del PAN, donde muchas veces, y en especial en la ciudad de México, los políticos de ese partido trabajan a puertas cerradas, sabiendo que no tienen las simpatías de la población.

La jerarquía y el gobierno federal tienen tal temor a esas protestas, que desde hace tiempo la Catedral está resguardada por policías federales que actúan por consigna de Perverto Rivera; sin embargo, el arzobispado y el episcopado, tienen otras oficinas donde se puede protestar.

Hay que hacer a un lado la manipulación de Televisa y de periodistas oportunistas o temerosos de perder su empleo, que tratan de dictar a la gente cuáles deben ser sus prioridades, y que por tanto evitan referirse al peligro teocrático que implica la continuidad del PAN en el poder; por ello, la lucha en defensa del estado laico es hoy en día, necesariamente, una lucha política y electoral contra el PAN.

Ordena Obama cerrar prisión de Guantánamo

AP

El presidente Barack Obama ordenó el cierre de la cárcel de Guantánamo el jueves, la primera de una serie de medidas para reformar el trato de los sospechosos de terrorismo.

También firmo órdenes de revisar los juicios militares de sospechosos de terrorismo y prohibir los métodos de interrogatorio más crueles.

Con tres órdenes ejecutivas y una directiva presidencial, Obama inició la reforma de los métodos para juzgar e interrogar a milicianos de al-Qaida, el Talibán y otras organizaciones que amenazan a Estados Unidos.

La orden principal significa el cierre de la muy criticada cárcel militar en la base naval de Guantánamo, Cuba, en menos de un año, una promesa crucial de campaña. Los juicios en Guantánamo fueron suspendidos por 120 días para efectuar la revisión de los tribunales.

Obama firmó el documento asegurando que este proceso se da en cumplimiento a lo prometido en la campaña.

Esta mañana The New York Times publicó que esa prisión no sería la única que cerrara sus puertas. Más cárceles secretas dispuestas por el gobierno de George W. Bush en corrdinación con la CIA.

Estas órdenes pretenden también acabar con métodos de interrogatorio equiparables a la tortura.

Obama: el nuevo trato

Ricardo Rocha

Demostró que el centro es también una postura. Y que con frecuencia requiere más valentía que los extremos

No es el mesías. Pero es más que un presidente. Es un hombre de Estado. Qué envidia.

Aun así, es probable que el primer mensaje haya desilusionado a muchos: a los de la izquierda más rabiosa que esperaban un panfleto revolucionario; igual a los ultraderechistas que demandaban un discurso conservador lejano a las promesas de campaña. En cambio, Barack Obama demostró que el centro es también una postura. Y que con frecuencia requiere más valentía que el estruendo de los extremos.

Por supuesto que nadie podría esperar un programa de gobierno. Era previsible un discurso “nada más conceptual” y acorde a la ceremonia de toma de posesión. Sin embargo, además de la riqueza en los conceptos, asoman líneas sustanciales de gobierno:

—“Nuestra nación está en guerra contra una vasta red de violencia y odio”. Me recuerda aquel artículo estremecedor de Susan Sontag, después del 11 de septiembre: “¿Por qué nos odian tanto?”.

—“…Nuestra economía está muy debilitada debido a la irresponsabilidad de algunos, pero también porque no tomamos decisiones firmes para preparar a nuestra nación a una nueva era”. Es decir, de la crisis, hay culpables. Falta ver qué piensa hacer con ellos.

—“…Debemos rehacer a Estados Unidos”. De esa dimensión es la crisis. Así de brutal el diagnóstico.

—“El estado de la economía demanda acciones audaces y vamos a actuar no sólo para crear nuevos empleos, sino para asentar los fundamentos del crecimiento”. ¿Ya de plano, la tan pospuesta revisión al modelo económico?

—“Construiremos las carreteras y los puentes… Aprovecharemos los recursos del sol y el viento para movilizar nuestras fábricas y autos”. Además de la reactivación, un mensaje inequívoco a los petroleros de Halliburton — “bushes” y “cheneys” incluidos— y una advertencia a los magnates de Ford, GM y Chrysler.

—“Lo que los cínicos no entienden es que el suelo se les ha movido, que los argumentos políticos desgastados que nos han confundido por tanto tiempo ya no se aplican. La pregunta que nos hacemos hoy no es si el gobierno es muy grande o muy pequeño, sino si acaso trabaja, si ayuda a las familias a encontrar empleos decentes”. Suelo o tapete da igual. Pero ya nada es lo mismo. A ver si aquí lo entienden.

—“Tampoco la pregunta es si el mercado es una fuerza para el bien o para el mal. Es un poder para generar riqueza y libertad. Pero la crisis nos debe recordar que si no hay un ojo vigilante el mercado puede salirse de control”. ¿Alguna otra pregunta sobre la polémica entre más Estado y menos mercado?

—“…Una nación no puede progresar sólo a favor de los más ricos”. Lo dicho, el combate a la pobreza no es un asunto de conmiseración sino de conveniencia económica y política. Y la concentración desproporcionada del ingreso un freno brutal al desarrollo.

—“…Comenzaremos de manera responsable dejando a Irak en manos de su pueblo y para consolidar la paz en Afganistán. Con viejos amigos y enemigos trabajaremos incansablemente para reducir la amenaza nuclear y el fantasma de un planeta en calentamiento… Con el mundo musulmán buscaremos una forma de avanzar basada en intereses y respeto mutuos”. Aquí la pregunta es: ¿de veras está dispuesto Barack Obama a evaluar la conveniencia de que su país deje de ser el viejo y abusivo policía del mundo?

—“Los valores de los que depende nuestro éxito son: honestidad, trabajo duro, coraje, justicia, tolerancia, curiosidad, lealtad y patriotismo”. En suma, un comienzo con principios.

Por ahora, no sé si por la derecha o por la izquierda, pero ya nos rebasó.

Israel: religión y política

Octavio Rodríguez Araujo

Primero una aclaración: no soy religioso ni creyente. Para mí el hombre creó a sus dioses y les dio atributos especiales. Unos hombres entre muchos crearon un dios (que ellos escriben con mayúscula) y ese dios se convertiría en el creador del hombre. De ahí nació el judaísmo y de éste tanto el cristianismo como el islamismo. Tres grandes religiones monoteístas. Éstas son religiones que convirtieron a dios (una idea) en creador de la Tierra y de todo lo que ésta contiene, incluyendo al ser humano. Ese dios posee, por decisión de quienes escribieron el Antiguo Testamento, la Tora y el Corán, atributos tales que le permiten mandar y determinar el destino del hombre (“Aquél a quien Alá dirige está bien dirigido, pero para aquél a quien Él extravía no encontrará amigo que le guíe”, dice el Corán). Ese único dios premia y castiga, escoge y discrimina. Para la religión judía (y para la cristiana) el Antiguo Testamento y la Tora dicen casi lo mismo y dios es creador que hace y deshace, según su capricho (sabiduría, le llaman).

Lo que me interesa resaltar es que el dios de los judíos (y también de los cristianos en el Antiguo Testamento de la Biblia) es un dios que elige a unos y maldice a otros. Y el pueblo elegido es el que se llamara después pueblo hebreo (la Tora llama hebreo a Abram, quien después sería Abraham) y, a partir de Jacobo, pueblo de Israel, pues como reza el versículo 35 de la Tora (y de la Biblia), “Dios le dijo: ‘Tu nombre es Iaacov (Jacob). Tu nombre no será Iaacov (Jacob) exclusivamente, sino que Israel será tu nombre’. Así fue como lo llamó Israel. Y Dios le dijo: ‘Yo soy El Shadai. Sé fructífero y multiplícate; una nación y una congregación de naciones descenderán de ti, y reyes saldrán de tus lomos. La tierra que di a Abraham e Itzjak (Isaac), a ti te la daré; y a tu descendencia después de ti se la daré’”. (El-Shaddai o El Shadai suele traducirse como dios omnipotente, todopoderoso, dios de poder y autoridad.)

Lo que antes de 1947 era Palestina y ahora Israel en parte, fue Canaán. Después del diluvio y una vez seca la tierra, dios le ordenó a Noé que salieran del Arca y se reprodujeran (estaban en la cúspide de Ararat, montaña en Armenia-Turquía). Los hijos de Noaj (Noé) que salieron del Arca eran Shem (Sem), Jam (Cam) y Iafet (Jafet). Jam (Cam) era el padre de Canaán y Noé lo maldijo y dijo: “Maldito es Canaán; esclavo de esclavos será para sus hermanos”.

En aquel entonces, según la Biblia y la Tora, los hombres y sus descendientes formaban los pueblos, tribus o etnias. Cam, Canaán y sus descendientes serían malditos. Y Noé añadió: “Que Dios extienda a Jafet, pero habitará en las tiendas de Sem; que Canaán sea esclavo de ellos”.

Sem, entonces, era el hijo mayor de Noé y él y sus descendientes emigraron hacia Senaar. Senaar es la llanura entre el Tigris y el Éufrates (Baja Mesopotamia), zona sumeria y luego caldea donde estaba Ur, la tierra de Abram (Abraham). Teraj (Taré), padre de Abram, de Najor y de Harán, se fueron de Ur, en el sur de Mesopotamia, al norte, a Harrán. Ahí El Eterno (como dice la Tora) le dijo a Abram: “Vete de tu tierra, de tus familiares y de la casa de tu padre, a la tierra que he de mostrarte. Y yo te convertiré en una gran nación”. Y luego, el dios que bendecía y maldecía, le dijo: “Bendeciré a aquellos que te bendigan, y al que te maldiga, lo maldeciré.” Y Abram se fue con Lot, su sobrino, y su esposa Sarai (Sara), en dirección a la tierra de Canaán a donde llegaron. Para entonces los cananeos habitaban esa tierra. “Y te daré a ti y a tu descendencia la tierra en la que habitas: toda la tierra de Canaán, en posesión eterna; y seré un Dios para ellos.”

Fue así que, por mandato de dios, esas tierras fueron conquistadas por los semitas (descendientes de Sem), también hebreos cuyo origen estaba en Irak. Las conquistaron varias veces, otras más las defendieron incluso con guerras sangrientas.

Hubo varios reinados, el último el de Salomón, heredero de David. Pero luego vinieron otros imperios y la tierra prometida por dios pasó a ser parte de persas, romanos y finalmente de los otomanos, hasta convertirse en territorio administrado por los británicos, multicultural y pluriétnico. Los judíos no llegaban a 15 por ciento de la población de la Palestina de entonces (1922).

El dios protector dejó de tener patriarcas, reyes y profetas por largos siglos y los judíos viajaron por muchos lugares asentándose en ellos. Cuando surgió el movimiento sionista se argumentaba que todo pueblo debe tener su Estado y en lugar de convocar a la religión como argumento se reclamó una nación para los judíos, como México para los mexicanos o Argentina para los argentinos. Se quiso ver a los judíos como pueblo y no como grupo religioso como el de los cristianos o el de los musulmanes. ¿Dónde? En donde su dios les había prometido la tierra, es decir en la Palestina de esos años, la antigua Canaán.

Lo religioso se volvió político (¿no lo ha sido siempre?) y el sionismo surgido en el siglo XIX es y ha sido político, como político es el Estado de Israel con un fuerte trasfondo religioso; esto es, determinado originalmente por lo religioso y por un dios que daba títulos de propiedad. Una religión que, a diferencia de otras, ha puesto el acento no sólo en la creación del hombre y de la vida, sino también en un territorio para sus elegidos, los hijos de Israel (de Sem, de Abraham y de Jacob). Territorio que antes no era de ellos sino dado por su dios. ¿Por qué?, no lo sé por más que me he ido al origen del hombre tanto en la Biblia como en la Tora. Lo que sí sé es que a los palestinos, a los que nunca les dejaron formar un Estado-nación, los han tratado de expulsar y que el expansionismo actual del Estado de Israel no se diferencia mucho del de los antiguos reyes judíos (el reino de Salomón, debe decirse, era mayor: de Egipto a Irak, unos mil años antes de Cristo). ¿La maldición de Noé sobre Canaán y sus descendientes en versión moderna?

¡Gana USD con Neobux, prueba la nueva sección de ENCUESTAS!