sábado, diciembre 03, 2011

Escenarios 2012 - V

Gregorio Ortega Molina / La Costumbre Del Poder

Para validar la hipótesis, es necesario dejar claras las razones por las cuales los candidatos del PRD y el PRI y los precandidatos del PAN, a quienes es necesario sumar los dirigentes nacionales de los partidos que los cobijan, son sus principales enemigos.

Empecemos por quienes tienen la sartén por el mango. Al quedarse solos en las precampañas, los panistas piensan haberse hecho de mulas Pedro, porque ocuparían sus políticos el cuadrante y los canales de televisión, sin considerar siquiera que cuando no hay contraste, cuando se va solo con ideas huecas y sin mensaje, hartan con la machacona necedad de insistir en la estrategia para combatir al narco como la única civilizada, políticamente correcta y acertada. Persistirán en el artero agravio a la sociedad, hasta desfondar la simpatía o confianza que pudiesen suscitar en los electores, hasta que la CPI se pronuncie.

El caso del PRI es grave por el cinismo de Humberto Moreira, que hace de Enrique Peña Nieto su rehén, al poner en las manos del candidato su cabeza, su destino, el futuro de la elección, cuando al mismo tiempo, en el colmo de la obcecación y la estúpida percepción que tiene de los mexicanos, dice, sostiene que los funcionarios menores de la SHCP son tan culpables como los tinterillos coahuilenses, pues pusieron los sellos sobre los documentos apócrifos y los avalaron.

Debe quedar claro al mentor Moreira que la sociedad sabe en qué consiste una falsificación de documentos, y precisamente que el éxito, el fraude está en que quienes deben validarlos los den por auténticos para disponer de ellos como de documentos oficiales. Se jacta, en su dicho a Milenio, de que estuvo tan bien facturado el documento apócrifo, que hasta los de Hacienda lo dieron por bueno y lo autentificaron, y por ello son cómplices.

Si Peña Nieto pierde la oportunidad de llevar al PRI al poder, se deberá a una tozudez sin límites con tal de preservar a quien lo ha convertido en su rehén, al sostener que el candidato decidirá, cuando es el sentido común y la praxis política que han de imponerse.

El caso de Andrés Manuel López Obrador es más complicado, porque pasa de lo retobón a lo ridículo, al intentar convertirse en un predicador del amor y la paz, cuando lo que se requiere es que se transforme en un contendiente equilibrado, razonable, capaz de articular y proponer una transición que modifique el modelo político.

Él es quien más tiene que perder, pues lleva en campaña doce años y estuvo a 0.56 por ciento de lograrlo; el sector de la sociedad que lo apoyó está articulado, lo único que necesita es contenerse, pero mi Demonio de Sócrates me advierte que estoy equivocado, pues la cabra siempre tira al monte, y el candidato de la izquierda -que puede repetir el éxito del Frente Democrático Nacional- no será la excepción.

El voto en blanco y la postura de la CPI estarán al acecho, hasta el momento de la elección.

Europa: Crisis de paradigmas

Carlos Ramírez / Indicador Político

PARÍS, Francia.- Un fantasma recorre Europa: Es el fantasma del capitalismo.
Frente a la crisis de finanzas públicas provocadas por gobiernos socialdemócratas al gastar más que sus ingresos, el dilema europeo ha sido resuelto en la práctica: Salvar al capitalismo a costa del Estado de bienestar.

Los gobiernos conservadores de Francia y Alemania que tienen en sus manos el destino económico de Europa no quieren pensar en doctrinas sino que buscan estabilizar la macroeconomía. La época de las vacas gordas en Europa ya terminó y ahora la crisis económica y financiera es como una epidemia de vacas locas.

La crisis europea se reduce a un planteamiento sencillo: Los gobiernos financiaron la crisis de 2008 con deuda externa bancaria y con la autorización del FMI de aumentar el gasto aunque subiera el déficit presupuestal; la idea era mantener ritmos de crecimiento económico y gasto social. Pero el modelo falló, el PIB se contrajo, los gobiernos se endeudaron de más y dispararon su déficit presupuestal de una media de 2% a cifras de dos dígitos y ha llegado la hora de los ajustes.

El problema de fondo fue que las políticas fiscales expansivas no impulsaron el desarrollo ni el crecimiento económico y sí rompieron el equilibrio macroeconómico. Los economistas keynesianos que apoyan el gasto insisten en que los desequilibrios no son importantes, pero el déficit presupuestal obliga a más deuda o a emitir circulante y los bancos ya no quieren presentar porque no hay garantías de pago y el circulante introduciría el factor inflacionario.

En Europa ha ganado el neoliberalismo y Francia, Alemania, el FMI y el Banco Central Europeo imponen los programas de ajuste de gasto; así, la gran derrotada en esta fase de la crisis ha sido la socialdemocracia.

El problema, sin embargo, es mucho mayor. La crisis no es de ciclos: uno de expansión social seguido de otro de ajuste financiero y luego más política social. En el fondo Europa ha delineado la parte más importante de la crisis económica: El papel social del Estado o Estado de bienestar. La crisis en realidad no estalló por el aumento de gasto social --a excepción de las locuras de rey mago español José Luis Rodríguez Zapatero que se puso a regalar dinero-- sino por la parte que los economistas se niegan a discutir con seriedad aunque a veces en las crisis se topan con ella: La crisis fiscal del Estado, es decir, el enfoque de la crisis por el lado de los ingresos.

Asimismo, las socialdemocracias han fracasado en sus programas sociales de bienestar; muchos de ellos se han centrado en programas improductivos, destinados a sectores minoritarios y sin efecto en la dinámica económica global.
Los países con verdaderas políticas sociales --los de Europa del norte-- han resistido la crisis porque sus programas están blindados y forman parte de la dinámica de la multiplicación de la riqueza. Pero Zapatero, por ejemplo, devolvió impuestos a los ricos y regaló dinero a las madres, sin atender al equilibrio en los ingresos y previendo un efecto negativo en el déficit presupuestal.

Los gobiernos que enfrentaron la crisis del 2008 con políticas fiscales expansivas --autorizados, por cierto, por el FMI del socialista francés Dominique Strauss-Kahn-- se equivocaron en el uso de los impuestos porque los destinaron a actividades improductivas y no a estimular el crecimiento económico. Y sin mover los ingresos fiscales, los gobiernos se acurrucaron en créditos de la banca privada internacional también sin garantizar mecanismos de garantía para el pago del servicio de la deuda.

La crisis europea, por tanto, ha sido la del paradigma socialdemócrata. Sólo que no ha sido estrictamente del pensamiento social de esa corriente sino de la aplicación de políticas económicas irresponsables, basadas sólo en la expansión del gasto y sin atender el factor fundamental de los ingresos. Es decir, se trató de una socialdemocracia disfrazada de neopopulismo bastardo como el aplicado en México y América Latina en los setenta y ochenta y que abrió el paso a la irrupción en el poder de una clase política dirigente neoliberal y tecnocrática. El paradigma socialdemócrata tiene, por tanto, que revisarse no en su fundamento de objetivos sociales, sino de instrumentos de política económica.
Si no lo hace, su irresponsabilidad le seguirá abriendo las puertas al neoliberalismo y a la tecnocracia.

Los ajustes de gasto en Inglaterra, Portugal, Grecia, España e Italia han sido enfatizados en el nivel de gasto social. Ahí se localiza el segundo error de los socialdemócratas: Sacrificar a sectores sociales dependientes del presupuesto público. Los aumentos de impuestos no han afectado las finanzas de los ricos sino el consumo generalizado, lo que sería un segundo costo social. Los cuatro pilares del Estado de bienestar son sacrificados por los ajustes neoliberales: Educación salud, sectores marginados y prestaciones sociales laborales. Hasta ahora, los gobiernos socialdemócratas se han negado a un replanteamiento de la política fiscal a los ricos y a los sectores productivos.

La socialdemocracia había sido asumida como la tercera vía entre el socialismo de Estado y el capitalismo depredador; sólo que su fundamento teórico se desvió hacia el pragmatismo de gasto social no productivo que normalmente dura hasta que aguanten las finanzas públicas; una verdadera política social no es la que busca atender a minorías sino establecer coberturas de bienestar a sectores marginados del desarrollo. Las protestas sociales en los países europeos tratan de proteger el gasto en educación, salud y prestaciones laborales, pero sin que la socialdemocracia razone un nuevo modelo productivo equilibrado.

El problema de largo plazo es que el ajuste neoliberal puede estabilizar la
macroeconomía pero desequilibrar la estabilidad social con pobreza adicional; actuando con más gasto en nombre de los pobres, la socialdemocracia no ha hecho más que multiplicar a los marginados. De ahí el otro dilema de la socialdemocracia: O rediseña su paradigma o no será opción de poder al capitalismo depredador.

Privatización en el Año de Hidalgo

Saqueo transexenal
Contratos a discrecionalidad
EPN sentencia a Moreira

Julio Hernández López / Astillero


El calderonismo, aliado con el priísmo igual de depredador y algunos miembros de la izquierda moderna y comprensiva, está a punto de conseguir un impactante bono de retiro transexenal: anoche se daban los toques finales al proyecto de dictamen de una minuta para que el pleno de la Cámara de Diputados vote una propuesta de ley que permitirá a los actuales administradores federales de la riqueza pública asignar contratos y hacer negocio con particulares sin mayores restricciones, en una suerte de golpe privatizador de fin de fiesta que hará a un lado las de por sí usualmente desatendidas restricciones legales y permitirá asignar partidas presupuestales abiertamente, a pura discrecionalidad de quien ejerce la autoridad.

Dicha consagración del saqueo legalizado (en el último tramo de una administración federal que se ha especializado en violentar toda normativa en aras de asignar negocios a agradecidos particulares) está contenida en el proyecto de Ley de Asociaciones Público-Privadas que Calderón presentó el 10 de noviembre de 2009. En esencia, se busca autorizar mecanismos ventajosos para la iniciativa privada en materia de prestación de servicios, incluso en la construcción de infraestructura, mediante nuevos esquemas de financiamiento que acabarían poniendo el erario al servicio de los negocios autorizados por la elite en turno, en este caso la calderonista.

En una nota de Enrique Méndez en La Jornada, el pasado 29 de noviembre, se menciona que, a juicio de diputados del PRD y el PT, con estas nuevas reglas se permitiría la entrega, sin licitación, de contratos a empresas en áreas reservadas al Estado, como la explotación de petróleo y generación de energía eléctrica. Incluso Ifigenia Martínez advirtió que se pretende que los contratos con empresas privadas para obras, bienes y servicios sean pagados desde los fideicomisos integrados por el gobierno federal. En la Cámara de Senadores ya fue aprobado el proyecto, y toca el turno a San Lázaro, donde debe ser dictaminado por las comisiones de Economía y de la Función Pública para luego, en su caso, pasar al pleno para la resolución definitiva. La primera comisión la preside el priísta Ildefonso Guajardo Villarreal, y la segunda el verde Pablo Escudero, yerno de Manlio Fabio Beltrones.

Pasando a otros temas que en el fondo son parte de lo mismo, a Enrique Peña Nieto le urge demostrar que en el PRI es él quien tiene el mando absoluto y, en esos afanes desbordados, descuida las formas políticas y deja ver tintes autoritarios. Ya antes dejó fuera de circulación, con malas formas, al siempre memorioso senador sonorense que pretendía pelearle la candidatura presidencial, y ahora ha hecho saber que es él quien decide tiempos y formas en el PRI, al condenar al tambaleante Humberto Moreira a decidir por sí mismo si pretende sostenerse en la presidencia partidista en la que, según la sentencia de quien ya se siente emperador por seis años, se le ve desgastado a causa del enorme endeudamiento que permitió y provocó en Coahuila.

La virtual defenestración de un Moreira se produjo con el irónico telón de fondo de la asunción de otro miembro de esa familia de profesores coahuilenses al poder estatal. Rubén Moreira comenzó ayer su periodo como gobernador al mismo tiempo que su hermano Humberto dejaba de ser mandatario con licencia (al cual había suplido físicamente un funcionario provisional, pues el mando siguió en manos de los hermanos coaligados). La coronación dinástica habría sido extremadamente feliz a no ser por los problemas que enfrenta Humberto, a quien la administración calderonista tiene en la mira no sólo en términos políticos sino incluso judiciales. La iracundia nocturna de Los Pinos bien podría decidir un día de estos, o una hora de éstas, activar los mecanismos adecuados para tener la fotografía electoral de un presidente del PRI tras las rejas, a causa de cualquiera de los múltiples detalles irregulares que forman el expediente del endeudamiento coahuilense, sobre todo el relacionado con la falsificación de documentos.

Ante ello, Peña Nieto prefiere poner tierra de por medio y asignarse precautorios aires críticos. Al profesor coahuilense, que se ha definido como una especie de soldado del peñanietismo, no le queda sino aferrarse a un liderazgo ya desautorizado, o presentar la muy prevista renuncia al cargo. No se irá en razón del polémico endeudamiento, pues el propio sobrino de Arturo Montiel ha dejado en el estado de México números rojos de mayor cuantía, sino en aras de proteger al copetismo con gel que se va despeinando con notable celeridad conforme debe asomarse a la intemperie política en la que va mostrando impericia, ansiedad y una gran necesidad de afirmar su autoestima.

En Coahuila, el hermano Rubén está imposibilitado de emprender acciones aunque fueran solamente vistosas en contra del consanguíneo antecesor real. Hurgar y castigar las malas cuentas del anterior sexenio significaría descalificar su propia elección, pues Rubén pudo ser gobernador gracias al gasto desbordado que realizó Humberto en los pasados comicios, no solamente en términos de obras y servicios que construyeron una burbuja de falsa prosperidad, sino en el flujo económico no supervisable que aceitó la maquinaria estatal priísta y que, además, compró opciones de futuro político para Humberto, al formar parte del cártel de gobernadores que desde las secretarías estatales de finanzas apoyaron económicamente el funcionamiento de los mapaches electorales que ganaron gubernaturas y mayoría en San Lázaro en 2009 y han mantenido un paso victorioso que esperan refrendar en 2012.

Hoy, sin embargo, el peso de la aventura crediticia coahuilense está doblegando a Humberto Moreira. Peña Nieto ha reclamado para sí el carácter de heraldo fúnebre para afirmarse como único mandamás del Revolucionario Institucional y para tener al mismo tiempo la voz que decida el remplazo.

Y, mientras a Cocoa ahora se le ha antojado ser senadora por Michoacán, ¡feliz fin de semana!

Otra vez reprueba México en corrupción

Telmex demanda a la constructora OHL
Favorecen a Estados Unidos las compras de gasolina

Enrique Galván Ochoa / Dinero


A pesar de los muchos discursos oficiales, México sigue figurando entre los países más corruptos del orbe. Todavía peor: hoy es más corrupto que hace una década. Transparencia Internacional dio a conocer sus calificaciones a casi 200 países. La de México es de 3, en escala de 0 a 10 puntos. Transparencia da seguimiento a nuestro país desde 1999, es decir, a lo largo de los últimos 13 años: dos del zedillato, seis del foximato y los cinco de Calderón (ver gráfica). La calificación del año reciente es la más baja de todas. Significa que todos los supuestos esfuerzos para combatir la corrupción no han dado buenos resultados. La menos mala (3.7) se registró el primer año de Fox, pero no se sostuvo. Ese primer año fue cuando se dejó escapar al Chapo Guzmán de la prisión de Puente Grande. La peor es la última. En mucho contribuyó el escándalo en la CFE, el turbio enjuague de los yates y los Ferraris, el escándalo Elba Esther-Yunes y el moreirazo. Al primero se le dejó huir, al Chapo no se atreven a tocarlo y el presidente del PRI, Humberto Moreira, se pasea envuelto en un manto de impunidad. Y lo que viene. El 2012 es el año de Carranza porque el de Hidalgo ya no alcanza. Por lo demás, Somalia sigue siendo el país más corrupto y Nueva Zelanda el más honesto, mientras la crisis de deuda hace aumentar la corrupción en Europa. En una escala de 0 (muy corrupto) a 10 (muy transparente), Somalia, Corea del Norte y Myanmar son los países más corruptos del mundo, mientras que Nueva Zelanda alcanza el liderato en honestidad, seguida de Dinamarca y Finlandia.

Telmex denuncia a OHL

La constructora favorita de Enrique Peña Nieto y Marcelo Ebrard fue denunciada por Teléfonos de México, por el daño que causó a su red de fibra óptica y dejó sin servicio a varios millones de usuarios de Telcel. OHL –dice Telmex- hizo cortes a la fibra óptica de Telmex, en el enlace que va de Central Roma a Central Bosques, al no respetar la señalización con la que cuenta la red de Telmex. Agrega la denuncia que OHL no reportó el corte a Telmex, como procede en estos casos, y por el contrario, cubrió la afectación con láminas de acero, lo que dificultó la ubicación e impidió la reparación inmediata del corte. La denuncia es por los delitos de ataques a las vías generales de comunicación y daño en propiedad ajena, en contra de OHL, la Constructora GAM y quien o quienes resulten responsables.

Los emigrantes

Tres de cada 100 habitantes del planeta viven fuera de su país de origen. Eso equivale a 215 millones de personas, y mandan una porción de su sueldo a las familias que dejan atrás. Las remesas a sus familias este año alcanzarán los 351 mil millones de dólares. México es un ejemplo de este fenómeno que tiene perfiles de tragedia. Más de 11 millones de paisanos se han instalado en Estados Unidos.


Exportador de petrolíferos

En el ya inminente fin de año el país se convertirá en exportador neto de gasolina, diesel y otros petrolíferos. De acuerdo a datos oficiales, vendió en el exterior 753.4 millones de barriles de derivados petroleros en los primeros nueve meses de este año, y en contrapartida, importó 689.4 millones de crudo. Desafortunadamente las cifras no corresponden a México, como quisiéramos, sino a Estados Unidos. Los gobiernos panistas no han sido capaces de construir una sola refinería en los 11 años que han ocupado la Presidencia. De hecho contribuye a la prosperidad de la industria estadunidense, ya que le vende petróleo crudo y le compra gasolina. ¿No es raro? Alguien seguramente está haciendo muchos millones de dólares en el floreciente negocio de cambiar oro por figuritas de barro.

@Vox Populi

Asunto: que la nación me lo demande

Creo que en su artículo se encuentra un error:

Dice: “–había tenido que entrar (Felipe Calderón) por una puerta trasera al recinto del Congreso ayudado por priístas encabezados por el hoy venido a menos senador Beltrones y con los perredistas adueñados de la tribuna–”.

Debe decir: “–había tenido que entrar por una puerta trasera al recinto del Congreso ayudado por priístas encabezados por el hoy venido a menos senador Beltrones (y ayudado por Ruth Zavaleta, que cedió su lugar en la presidencia) y con los panistas adueñados de la tribuna–”.

David Perea/Distrito Federal

R: Buen punto. Sin embargo, en su nueva etapa de amor y paz, parece que serán perdonadas y olvidadas todas las historias tristes del perredismo.

Twitter

¿Es cierto que el Metro en Dubai es gratis? Aparte de ser bello, y hacer lo correcto, usó su riqueza petrolera en beneficio de su pueblo.

@Newbory

Ahora que Calderón bancariza los programas sociales, ¿hay cajeros automáticos en la sierra tarahumara, o en los altos de Chiapas?

@hectorjesus55

¿Cuándo van aprobar en el Senado la reforma para que las jubilaciones y pensiones no paguen ISR? ¿Se hacen tontos o no?

@Aleister_Va

El encomio de Lagarde

Ciega y sorda, pero no muda
Otra de jóvenes panistas

Carlos Fernández-Vega / México SA


Nadie, con un poquito de sentido de la realidad, puede afirmar, con enorme sonrisa, que no tenemos más que alabar y encomiar la conducción económica y la fortaleza de la economía mexicana. Tal vez la atareada señora Cristina Lagarde no tuvo tiempo de revisar el saldo de tres décadas neoliberales en México, ni los estragos causados por el actual inquilino de Los Pinos, y por ese motivo dijo la barbaridad que dijo, pero es verdaderamente ridículo que la directora-gerente del Fondo Monetario Internacional se aviente al ruedo con esa delirante frase, cuando los resultados más tangibles del quinquenio –el calderonista– son el impresionante incremento en el número de pobres, 60 por ciento de aumento en el desempleo (por la parte de la encomiable conducción) y 1.7 por ciento de crecimiento anual promedio en ese lapso (por el lado de la fortaleza).

Sólo con los ojos cerrados, el decoro en el suelo o el cinismo a tope puede declararse algo similar y todavía sonreír. Congruente con su visión de las cosas, la señora Lagarde debió declarar que el gobierno mexicano ha sido, es, un fiel servidor de las instrucciones fondomonetaristas y, sin importarle el brutal costo social, un pagador puntual de sus crecientes deudas, de tal suerte que lo encomiable de la fuerte economía nacional sería que a pesar de las barbaridades cometidas y acumuladas por cinco administraciones neoliberales al hilo, México todavía tiene habitantes, hambrientos y jodidos, pero al fin explotables.

Tal vez, también, la directora-gerente del FMI vio la proporción del doctor Agustín catarrito Carstens y creyó que él era una muestra suficiente para concluir que todos los mexicanos estaban en las mejores condiciones alimentarias; se reunió con Calderón y Meade, y supuso que en este país todos los empleos tenían los mismos salarios e idénticas prestaciones; comió y bebió de lo mejor, con lo que entendió que eso era parte de la dieta nacional; la pasearon en los mejores vehículos y no hubo tráfico que la detuviera; la cuidaron cientos de guaruras; vio y saludó a banqueros, funcionarios del sector financiero, empresarios de alto nivel y gente de alcurnia, y todos ellos le presumieron lo servicial que es el gobierno con el gran capital, los jugosos negocios que se hacen en el país con los contactos y los estímulos necesarios, los miles de millones de pesos y contando, en fortunas acumuladas, signo del éxito de México. Entonces, la señora Lagarde concluyó: qué bien van las cosas aquí, que maravilla; por ello, no tenemos más que alabar y encomiar la conducción económica y la fortaleza de la economía mexicana.

Funcionarios, barones del dinero, empresarios Forbes le contaron sobre el exitoso modelito, de allí que la directora-gerente celebró la rápida recuperación económica después de la crisis mundial, (la cual) da fe de la solidez de las variables fundamentales de la economía y de la certera gestión de la política económica que realizaron las autoridades. La fortaleza y resistencia de México han respaldado el crecimiento sostenido y la creación de empleos. Algunos confundieron el discurso de la cabeza visible del FMI con uno de Ernesto Cordero (o Calderón, Carstens o Meade). Igual por la prisas la señora no pudo escribir el propio, porque dijo: persisten riesgos derivados de la inestabilidad de la situación mundial, que podrían afectar incluso a países fuertes como México. Si bien el país dispone de cierto margen de maniobra para contener las posibles repercusiones, debería intensificar las reformas para impulsar el crecimiento y aumentar su competitividad, en particular en un entorno externo de atonía prolongada de la actividad económica.

Eso sí, nunca se le ocurrió preguntar por el otro lado de la moneda, por el México real: al cierre de 2010 (información del Coneval), 57.7 millones de pobres; 35.8 millones de mexicanos no tenían acceso a los servicios de salud; 68.3 millones a la seguridad social; 18.5 millones carecía de servicios básicos en la vivienda; 28 millones no tenían acceso a la alimentación; el porcentaje de población que disponía de ingresos inferiores a la línea de bienestar (2 mil 114 pesos mensuales) aumentó de 49 a 52 por ciento entre 2008 y 2010; sólo 22 de cada cien mexicanos no tienen carencias sociales y obtienen ingresos mayores a la línea de bienestar. Por si fuera poco, 2.5 millones en la desocupación abierta, 7 millones de ninis, cerca de 5 millones de subempleados, 13.4 millones en la informalidad y salarios de hambre, entre otras gracias igualmente encomiables.

Así, sorda y ciega, pero no muda, la señora Lagarde avaló el encomiable tiradero del calderonato, en particular, y de las tres décadas de política económica neoliberal en México, en general, que no es otra que la sutilmente impulsada por el propio Fondo Monetario Internacional. Felicidades, señora Lagarde, que así dejó a la economía francesa durante su paso por el ministerio galo de Finanzas.

Las rebanadas del pastel

Más de las juventudes panistas en Pemex: “soy una de las personas que en la paraestatal están jubilando de forma por demás atropellada, transgrediendo los derechos del trabajador. A mediados del mes anterior, el gerente de Operación de la Dirección Corporativa de Tecnología de Información y Procesos de Negocio, a través de uno de sus jóvenes panistas (ver México SA del 30 de noviembre de 2011), me informó de manera verbal que en unos cuantos días más ‘estarás jubilado’ al 90 por ciento, no obstante que no tengo la antigüedad ni la edad requeridas, en franca violación a mis derechos como trabajador de Petróleos Mexicanos. Quiero y tengo el derecho de jubilarme con el 100 por ciento, amén de que mi deseo es seguir colaborando con la empresa, ya que tengo todavía vitalidad y muchas ganas de seguir trabajado. Los funcionarios implicados en todo esto (Abraham Galán Ramírez, Carlos Medina Treviño y Marco Antonio Murillo Soberanis) han dicho que ello es consecuencia del reajuste de personal por la integración de las áreas de informática a la DCTIPN, pero también hay que tomar en cuenta al personal que ya cumple con la edad y antigüedad requerida para gozar de este derecho, y son muchos de éstos que no están jubilando por ser amigos incondicionales de estos directivos”... Y mientras eso sucede, prepárense para la faraónica celebración (la quinta de la temporada) del inquilino de Los Pinos por sus cinco años de estancia en la residencia oficial, en la que nuevamente presumirá el México de mentiritas (de mentirotas, a estas alturas).

Josefina, la inevitable

Jorge Fernández Menéndez

En política se pueden tener las más distintas opiniones, se pueden construir diferentes escenarios, optar por cursos de acción alternativos. Lo que no se puede hacer es negar los datos, hacer como si éstos no tuvieran relación con las opiniones, los escenarios, los cursos de acción. Cuando eso ocurre, cuando se crean, sin asidero en los hechos, realidades alternas, el fracaso del político está asegurado. Le ocurrió, para no ir más lejos, a López Obrador en el 2006, cuando insistía en que tenía una ventaja de más de 10 puntos en las encuestas, una ventaja que en realidad no existía (tampoco las encuestas que lo mostraban). Siempre trabajó como si esa ventaja existiera y perdurara, incluso cuando estaba superado por Felipe Calderón y probablemente en esa realidad ficción se basó su derrota.

Ayer se comenzaron a dar a conocer las encuestas electorales de noviembre. No hay demasiadas novedades: Peña Nieto sigue al frente de las encuestas con más del 40 por ciento (44 en la de GEA ISA), López Obador desde que es candidato subió cinco puntos (sigue muy lejos con apenas 16) y Josefina Vázquez Mota se ubica, en las preferencias generales y aunque todavía no es candidata del PAN, con cerca de 20 puntos. Los demás precandidatos del blanquiazul están muy atrás. Pero cuando entre los simpatizantes panistas se pregunta por sus preferencias internas, es cuando se da el mayor salto en las encuestas: en la de GEA ISA (que fue la empresa encuestadora que utilizó el PAN en el 2006 y de donde salió el ex director del Cisen, Guillermo Valdez) Josefina Vázquez Mota tiene el 61 por ciento de las preferencias en el panismo, aumentó en un mes 14 puntos. Ernesto Cordero está segundo, con apenas 15 puntos y tercero Santiago Creel con 14 puntos. No hay forma, en términos estadísticos, de en apenas dos meses, uno de los cuales será prácticamente de fiestas navideñas, de que se pueda modificar una ventaja de ese tamaño. Estamos hablando de tres veces más expectativas de voto por Josefina que por cualquiera de sus adversarios; estamos hablando del doble de votos de sus dos adversarios sumados.

Se debería comenzar a reconocer, por lo menos internamente en el panismo, que en su proceso interno ya hay una ganadora, que es la que mayor simpatías concita en el partido, entre sus simpatizantes y también, aunque todavía esté lejos de Peña Nieto, entre el electorado en general. Es verdad que con su proceso interno el PAN podrá tener acceso a más publicidad en radio y televisión. Es verdad que para algunos ese proceso es muestra de mayor democracia interna. Pero los datos duros lo que muestran es que esa publicidad no modificará las cosas, que la lucha interna como está planteada puede resultar muy desabrida para el elector independiente, porque está dirigida básicamente a los panistas. Y lo cierto es que mientras las coaliciones que impulsan a Peña Nieto y a López Obrador están trabajando ya en sus equipos de campaña, en la distribución de posiciones en la cámara de diputados y senadores, en los candidatos a gobernadores basados en los nuevos equilibrios que han dejado las candidaturas, en el PAN están desperdiciando sus esfuerzos en una lucha interna que las encuestas muestran que ya está definida.

No sé qué tendrán que decidir Ernesto Cordero y Santiago Creel. Pero sí sé que si el panismo realmente se moviera con ambición de poder, si se pudiera atener a los números, a la realidad, si establece una estrategia de fondo para intentar conservar el poder, tiene aún un enorme potencial: una candidata mujer con posibilidades de competir es una ventaja de campaña indudable; que junto a ella estén políticos con un gran reconocimiento en el manejo financiero como Ernesto Cordero sería muy importante; que un político tan conocido como Santiago Creel estuviera en sus listas haría diferencia. Que allí estuvieran los calderonistas pero también los foxistas, y los sectores independientes que están dispuestos a trabajar con Josefina, haría una candidatura diferente, competitiva ante un Peña Nieto que hoy no tiene a nadie enfrente y a un López Obrador que no es el del 2006, pero que nadie duda que dará la pelea porque tiene todo para hacerlo.

El PAN debe dejar de pensar ya en el 15 de febrero próximo. Debe pensar, ver y trabajar para el primero de julio. Los datos duros ya están en sus manos: es infantil ignorarlos. Josefina, como lo dijo ella hace ya varias semanas, será la candidata inevitable.

¿Y dónde está el PRI?

Campos Elíseos / Katia D'Artigues

“Reintegro” del PRD para Ebrard


Algo raro pasó ayer en San Lázaro. Vaya usted a saber si son los buenos deseos por la llegada del último mes del año, y claro, las fiestas decembrinas —y el aguinaldo— o de plano las ganas de trabajar.

Luego de que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación les fijara como fecha límite el próximo 15 de diciembre para que la Cámara de Diputados elija a los tres consejeros faltantes del Instituto Federal Electoral, allá se pusieron las pilas.

Ayer por la tarde, el presidente de la Junta de Coordinación Política de San Lázaro, Armando Ríos Piter, dio a conocer que sí, que antes de esa fecha sale humo blanco.

Fiuuu.

¿Habrá sido el miedo a que realizaran un periodo extraordinario de sesiones? ¿O no quisieron llevarse ese pendiente hasta el 2012?
Pero no sólo eso.

También hubo un caso extraño: La desaparición de los diputados priístas, lo cual obligó a suspender la sesión a falta de quórum.

Ayer hubo 77 ausencias de ellos, de los cuales 39 asistieron a la toma de posesión de Rubén Moreira como nuevo gobernador de Coahuila. ¿Y el resto? Todo un misterio. A eso, súmele las faltas de legisladores panistas y perredistas…
Ayer inició una nueva etapa (bueno, es un decir) del gobierno de Coahuila. Tomó posesión como nuevo gobernador de la entidad Rubén Moreira, hermano del actual líder nacional del PRI y ex gobernador de esa entidad, de nombre Humberto.

Como sucede hasta en las mejores familias, cada hermano es diferente. Mientras que Humberto&Gabinete tramitó y dejó una megadeuda por casi 34 mil millones de pesos, el nuevo mandatario dio a conocer una de sus primeras acciones: Un plan de austeridad que contempla una reducción en los salarios su equipo de trabajo, el gabinete, mientras que a los empleados estatales, quienes durante la administración de su hermano no recibieron aumento, ahora sí les llegará un extra.

Por cierto, a todas las controversias desatadas, hay que añadir que de acuerdo con la Auditoría Superior del estado de Coahuila, las autoridades ocultaron la deuda adquirida entre 2008 y 2010.

Además, parece que el apoyo de Enrique Peña Nieto a la dirigencia de Moreira comienza a flaquear. Ayer el precandidato único del PRI dijo:
— Es una decisión que ponderará el propio dirigente (Moreira), yo sólo señalo que evidentemente hay una necesidad de hacer una ponderación ante este desgaste del dirigente de nuestro partido y la definición debe ser en los próximos días.

El destape lo hizo ayer Dolores Padierna, secretaria general del PRD: Buscarán lanzar a Marcelo Ebrard a una candidatura federal para el 2012.

Ya sabe, cedió… perdón, es el teclado, perdió tres de las cinco preguntas de la encuesta frente a Andrés Manuel López Obrador y se quedó con las ganas de ser candidato presidencial.

Un candidatura federal, dice Padierna. ¿Pues qué será? Porque si tratan de hacerlo senador o diputado, que suena a eso, está impedido por ley en el Artículo 55 de la Constitución, que dice, en una reforma del 19 de junio de 2007: “Los gobernadores de los estados y el jefe de Gobierno del Distrito Federal no podrán ser electos en las entidades de sus respectivas jurisdicciones durante el periodo de su encargo, aun cuando se separen definitivamente de sus puestos”.

“En sus respectivas jurisdicciones”, dice. ¿Eso incluye listas pluris? ¿Saldría a lo Alejandro Encinas con que tiene una casita —aunque sea de juguete— en algún otro lado? ¿Hará lo mismo el gobernador Emilio González?
Además, habrá que ver si el jefe de Gobierno cumple con su palabra, porque si mal no recuerdo, y las grabadoras no fallan, él dijo que se iría hasta diciembre del 2012.

¿La segunda es la vencida? Todavía no pasa un mes de las elecciones de Michoacán y parece que a Luisa María Cocoa Calderón no se quedará con las ganas de seguir haciendo campaña.

Ayer se registró ante la Comisión Estatal Electoral en Michoacán para contender por una candidatura a senadora por el principio de mayoría relativa… es decir, por elección. No sólo ella va por un cargo legislativo. En la SEP también hubo reacomodos. Fernando González, yerno de la Maestra Elba Esther Gordillo, dejó la Subsecretaría de Educación Básica y buscará ser senador por la alianza PRI y obvio el Panal.

Son los primeros datos arrojados por el Observatorio Electoral 2012 que dio a conocer el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, claro, con miras a los comicios del próximo año. En el uso de las nuevas tecnologías, cada uno de los precandidatos está marcando su espacio.

En YouTube, Andrés Manuel López Obrador lleva la delantera. En lo que toca a Twitter, no, no es Ernesto Cordero, sino Santiago Creel. Y en Facebook, Enrique Peña Nieto se pone guapo y lleva el liderato.

Finalmente, en San Lázaro hay una propuesta para condenar el feminicidio. ¿En qué consiste? Se lo cuento en la edición online de esta columna, además del perdón ofrecido por la Conavim y la nueva faceta de Hugo Chávez.

La Bozzo y Brozo

Marco A. Flota / Grillotina

Si usted -el columnista no, conste- se escandaliza por los programas de tele de Brozo es que no ha visto los de su casi tocaya Laura Bozzo.

Al menos Brozo, alias “Víctor Trujillo”, se pitorrea de los políticos y los exhibe, como cuando presentó el video en que René Bejarano recibía miles de dólares del empresario Carlos Quemada, quien fuera amor de cierta Rosario Ahumada...o viceversa. En tal célebre ocasión, como Bejarano trataba de negar lo evidente, Brozo le soltó en cadena nacional un:

-¡No me pendejees, René...!

Y aunque lo acusan de denigrar a la mujer con sus bromas sexistas, ha lanzado al estrellato a guapuras como la Nacha Plus, a quien le hizo una Cuauhteniña el goleador Blanco. O a “La Secretaria”, Isabel Madow, quien provocó aquella alburera pregunta: “¿Usted ama a Madow?”

Laura Bozzo, en cambio, dice defender de abusos al sexo femenino, pero antes exhibe a sus panelistas- aunque debería llamárseles panetontas- y hace unos días asombró a medio México cuando a una chica que confesó haber tenido sexo con varios galanes le gritó:

-¡Putita...!

Sí, con todas sus letras, en vivo, a todo color y con proyección nacional.

Por menos de eso fue multado en célebre ocasión el simpático Manuel “Loco” Valdés, en el sexenio de Luis Echeverría y en pleno año de Juárez, porque en su “Operación Jajá” preguntó al aire:

-¿Quién fue el primer Presidente Bombero de México?

Para responderse él mismo:

-¡Bomberito Juárez!

La Secretaría de Gobernación impuso a Manuel Valdés una multa de 10 mil pesotes, cuando los pesos valían. Y el cómico solicitó a los televidentes que se cooperaran “con un pesito” para ayudarlo a pagar. Fue tal la respuesta del público que logró reunir más de 50 mil pesos y parte de ellos los invirtió “El Loco” en el pago de otra sanción, pues semanas después insistió en la irreverencia en pleno programa:

-¡Sí era el Bomberito, porque apagaba los incendios con su Manguerita Maza de Juárez!
(La Primera Dama del Benemérito se llamaba Margarita como alguien que usted sabe).

Pues bien, la señora Brozo - “señorita Laura” para su público- ha pretendido justificarse argumentando que usó la sonora palabra en diminutivo o sea casi dándole connotación cariñosa. Y que eso es usual en el Perú, porque hay que decir que la referida conductora es peruana y a la caída del Presidente Fujimori fue encarcelada porque tuvo una relación con el asesor y cómplice de aquel, Vladimiro Montesinos.

Por tal hecho a la Bozzo los peruanos le dijeron lo mismo que ella a su panelista, pero ya no en diminutivo, sino sólo sus cuatro letras originales.

Sería mucho pedirle a la “señorita Laura” que lea las columnas del Maestro Catón, quien nos ha ilustrado hasta con casi un centenar de sinónimos de la palabra que se aplica a las mujeres que ejercen la segunda profesión más antigua del mundo (La profesión más antigua del mundo, como se sabe, es la de líder de la CTM).

Pero al menos podría hacerse asesorar por el torero El Pana, quien en la Plaza México pidió los micrófonos de la tele para hacer un brindis que pasó a la Historia:
-Va la muerte de este toro por las falenas, meretrices, hetairas, mesalinas, vulgarmente llamadas putas, que me han proporcionado comida, techo y cama...

¡RRIINNGG!
-Bueno, Palacio de Gobierno de Coahuila...
-¿Siempre sí tomó posesión como Gobernador?
-Sí, ¿por qué la duda?
-Por la deuda...

EPIGRILLO
Cinco años de dura vida:
crisis, influenza, narco,
cita Calderón. Y olvida
que el PRI lo agarró de barco.

Fin de sexenio

Carmen Aristegui

La complejidad de la problemática nacional ha generado fenómenos contradictorios y a cual más interesantes. El primero, procedente de la clase política, que intenta adelgazar el discurso, endulzarlo y, por momentos, infantilizarlo.

Andrés Manuel López Obrador, rodeado ahora de algunos empresarios que antes lo detestaban y combatían, ha comprado la idea de que debe cambiar su discurso para poder competir en la contienda presidencial. Los negativos de su imagen lo han llevado a simplificar y a trasmutar un discurso de confrontación y crítica ácida a un tono conciliador, casi pastoral y, por momentos, cursi, como la propuesta de construir una “República del Amor”. Seguramente el cambio le traerá réditos electorales, pero reducirá el espectro del ejercicio crítico, tan necesario an el debate nacional.

Las campañas electorales, ya se sabe, buscan posicionar candidatos con frases cortas, efectistas, que toquen alguna fibra sensible del electorado, pero no por ello debemos aceptarlas como sustituto de los debates. “No voten por el guapo”, dice Ernesto Cordero, como si fuera casi una elaboración ideológica, en clara alusión al candidato único tricolor.

Peña Nieto, por su parte, carga con un compendio de frases hechas y lugares comunes que suenan a viejo PRI.

En el extremo de la reducción discursiva está el Gobierno federal. Ha lanzado una campaña de comunicación basada, no en una rendición de cuentas, en una exposición de motivos o, por lo menos, en una frase bien hecha, sino en la manifestación más básica que se les ocurrió: un silbidito.

Un silbidito con el que se pretende dejar en la mente una imagen suave, amable y contagiosa. “Tu buena vibra se contagia”, dice el eslogan oficial.

Tranquilos todos. Aquí no pasa nada. Calma y sílbense una tonada. El lenguaje oficial reducido, hoy, a su mínima expresión.

A contrapelo de estos intentos de la comunicación social, se da otro fenómeno que corre a cargo de la sociedad: el paso adelante. Veintitrés mil firmas suscribieron, al momento de ser presentado en La Haya, el documento redactado por el joven abogado Netzaí Sandoval, cuyo propósito es llamar la atención del fiscal de la Corte Penal Internacional, Luis Moreno Ocampo, para que analice la actual situación en México.

No es estrictamente una demanda, sino la solicitud de que esta Corte analice –con 470 casos expuestos como referencias– los crímenes que han sido cometidos en nuestro país, que han quedado impunes y en los que han participado tanto autoridades como criminales. Los saldos espeluznantes están a la vista: los 50 mil muertos en lo que va del sexenio, miles de desapariciones, torturas, extorsiones, secuestros, etcétera.

Independientemente de las valoraciones jurídicas que se puedan tener sobre el contenido del documento y la viabilidad de que ha Corte Penal lo analice y lo traduzca en eventuales causas penales, a esas miles de personas les asiste, por supuesto, el derecho a recurrir ante cuanto tribunal nacional o internacional les parezca para promover acciones que permitan que la barbarie, que hemos vivido en estos años, sea procesada por las instancias de justicia existentes.

La respuesta presidencial fue intolerante, torpe y preocupante. Amenazar con acciones legales a quienes acuden a tribunales para intentar procesar sus demandas es, por decir lo menos, un despropósito. El juicio al gobierno de Felipe Calderón será inevitable. No necesariamente se dará en tribunales, pero algunos ya exploran esa vía. Además del documento en La Haya, ha empezado a circular el libro de Julio Scherer Ibarra, “El Dolor de los Inocentes” (Grijalbo.)

Ahí se lee: “... las autoridades han hablado en innumerables ocasiones de ‘daños colaterales’, pero nunca han afrontado la pregunta más urgente: ¿quién debe responder por las muertes de esos inocentes?”.

Scherer: “aborda los fundamentos jurídicos y políticos del Estado como garante de la seguridad y el orden para establecer hasta dónde han fallado las directivas del combate al narcotráfico. Al optar por un enfrentamiento bélico, más allá de las atribuciones reales que la Constitución le brinda al Ejecutivo... y en deprimento de otras posibles soluciones como la suspensión de garantías en ciertas partes del territorio nacional, la violencia se exacerbó y terminó con las vidas de miles de inocentes. ¿Habrá manera de llamar a cuentas a aquellos que han engendrado tanto dolor?”.

La pregunta está abierta. Con la tensión del juego electoral y en el marco de un fin de sexenio que ya comenzó.

Video: El adiós de Humberto Moreira

¡Gana USD con Neobux, prueba la nueva sección de ENCUESTAS!