domingo, octubre 25, 2009

Intenso brigadeo de electricistas y demás en todo el país para la huelga nacional

Pedro Echeverría V.

1. El Sindicato Mexicano de Electricistas (SME), en su masiva asamblea de ayer con la presencia de más de 30 organizaciones, convocó a integrar un frente nacional de lucha con el propósito de revertir las decisiones de un gobierno al que calificó de despótico, autoritario y represivo. Señaló su líder Martín Esparza: “El gobierno sacó a nuestros compañeros con la fuerza pública y de un día para otro dejó sin empleo a 44 mil trabajadores, pero cada uno de sus actos los va a pagar con el movimiento nacional pacífico”. El coraje obrero contra el funesto gobierno ilegítimo de Calderón era grande y en ese momento estaban dispuestos a tomar el cielo por asalto; sobre todo cuando veían un gran apoyo de diferentes organizaciones dispuestas a acompañarlos en sus próximas batallas. El enorme auditorio vibraba por la energía de las masas.

2. En apoyo a la convocatoria de los electricistas, de la correcta demanda “de pasar de las acciones aisladas débiles a las colectivas y poderosas”, decenas de organizaciones políticas, campesinas, universitarias y de la sociedad civil –entre las que destacaron los lópezobradoristas, la UNT, la CNTE, estudiantes de la UNAM, IPN, Bachilleres, campesinos de San Salvador Atenco, de la Central Cardenista, incluso directivos de la CNC y representantes de partidos (PRD y PT)- acordaron conformar brigadas, “boteos” para conseguir dinero para votantes y pasajes de autobús. Hoy domingo nuevas asambleas y reuniones en cada ejido, parque o escuela, buscarán constituir las brigadas que prepararán la huelga nacional. Todo esto mientras el gobierno y demás líderes de congreso buscan entretener con la “disputa” sobre el presupuesto.

3. A propósito, en el movimiento estudiantil de 1968, por órdenes de los empresarios y del gobierno, los periódicos, la radio y la televisión se dedicaron a lanzar basura y a calumniar a los jóvenes estudiantes, tal como hay contra los electricistas; sin embargo decenas de miles de brigadistas, después de enlistarnos en brigadas de cada escuela y Facultad, caminábamos todas las noches y madrugadas para depositar un volante de información (la verdadera) debajo de cada puerta de las casas de la ciudad de México. Por ese hecho, mas los mítines en los mercados y las grandes manifestaciones, siempre gozamos de grandes apoyos a los lados de nuestras enormes marchas. Nuestras brigadas –sobre todo quienes idealmente queríamos “obrerizar” el movimiento estudiantil- llegaban a Lechería, Cuautitlán, Campos Hnos, Pantaco, Valle Ceilán y Tlalnepantla.

4. Ahora se presenta una coyuntura diferente: es la clase obrera, los electricistas -el sector más importante de ella- la que recibirá el apoyo del activismo estudiantil. Al mismo tiempo esta lucha obrera seguramente ayudará a los estudiantes de la UNAM, del IPN, de la UAM y otras instituciones de educación, a rescatar un movimiento que parece muerto después de la represión brutal que sufrió aquel 6 de febrero de 2000 y el encarcelamiento de más de 900 estudiantes. Aunque en estos días las autoridades educativas se quejan con lamentos contra los recortes presupuestales que sufre la educación y hacen fuertes críticas al gobierno, los estudiantes tienen que aprovechar estas condiciones para levantar nuevamente sus demandas por las que han luchado por lo menos desde la década de los sesenta. Ahora estudiantes y obreros estarán juntos.

5. Por eso los gritos combativos de “Huelga, huelga, huelga” que los obreros del graderío lanzaron ayer y que toda la asamblea siguió, no pedían que se iniciara de inmediato el paro, sino que fueron gritos para que en ese momento comenzara la organización y el brigadeo de la huelga para evitar que se enfriaran los ánimos. Así como en 1968 todos los mimeógrafos de las Facultades se pusieron a trabajar y se integraron las comisiones de control de brigadas para estar informados de cualquier represión policíaca, urge ahora la conformación de comisiones para visitar a dirigentes obreros y estudiantiles, a organizaciones campesinas, para saber quiénes están dispuestos a estallar la huelga general. En México hay pocas experiencias, pero ahí están los obreros franceses, italianos, españoles y argentinos que nos podrían ayudar.

6. La huelga general tiene casi siempre un sentido sindical porque los problemas que se debaten tienen que ver con la regulación del mundo del trabajo y sus actores principales son las organizaciones sindicales. Pero en la medida que se trata de leyes, o de su modificación, y de un choque frontal entre el movimiento obrero y el gobierno la movilización adquiere un sentido político. La huelga general plantea a toda la sociedad que se pronuncie, ya sea preparando y participando en la huelga, ya sea adoptando una posición neutra, de simpatía o de apoyo externo, como sectores de la pequeña burguesía, comerciantes, etc. o pronunciándose abiertamente contra la huelga y apoyando las tesis del gobierno. Ocurre lo mismo con los partidos políticos, están obligados a situarse en uno u otro lado, o apoyando el movimiento y oponiéndose al gobierno, o formando parte del frente que ataca los derechos de los trabajadores. (Ver a Miguel Salas)

7. Es el gobierno quien politiza las huelgas al calumniarlas y reprimirlas. La izquierda debe participar ampliamente en esos movimientos para sumar fuerzas y construir alternativas. La huelga general es una de esas ocasiones en que las fuerzas progresistas, particularmente la izquierda que quiere cambiar las cosas, no se limitan a gestionar mejor el capitalismo, tiene que poner todo para que las cosas vayan bien y siempre hacia adelante. Para lograrlo tiene que ser la primera en animar a la gente a participar en la huelga; debe colaborar con los sindicatos y otras organizaciones sociales en preparar las condiciones; denunciar desde el terreno político todas las maniobras y campañas del gobierno, ayudar desde el terreno institucional a la propaganda de la huelga y, sobre todo, dar el máximo de carácter unitario a todas las iniciativas.

8. La asamblea de ayer en el sindicato electricista fue fundamental. Fue sin duda, como antes dije en recientes artículos, la gran oportunidad para unificar fuerzas y hacer avanzar los procesos. El gobierno de la República está preocupado y dispuesto a tirar sumas multimillonarias del presupuesto que todos pagamos, para comprar medios, periodistas, líderes, pero sobre todo, para fortalecer más a los órganos de represión. Aprovechemos en la izquierda antiparlamentaria esta coyuntura para hacer trabajo político de brigadeo entre todos los sectores de la población para esta gran huelga general, para las futuras grandes marchas y para otras huelgas por si el gobierno no quiere escuchar y obedecer al pueblo. Invitemos a los sectores ligados al zapatismo para que también ellos sean parte de las luchas, así como nosotros los apoyaremos en su momento. ¡Viva la huelga general! ¡Viva la clase obrera!

Hay que revertir el despotismo oficial con un frente nacional: SME

Fabiola Martínez / La Jornada

El Sindicato Mexicano de Electricistas (SME) convocó a integrar un "frente nacional de lucha" con el propósito de revertir las decisiones de un gobierno al que calificó de despótico, autoritario y represivo.

"El gobierno sacó a nuestros compañeros con la fuerza pública y de un día para otro dejó sin empleo a 44 mil trabajadores, pero cada uno de sus actos los va a pagar con el movimiento nacional pacífico", advirtió Martín Esparza, líder del SME.

En apoyo a la convocatoria de los electricistas, de pasar de las "acciones aisladas" a las colectivas, decenas de organizaciones políticas, campesinas, universitarias y de la sociedad civil participaron ayer en la Asamblea Nacional de la Resistencia Popular.

Tras cuatro horas de discursos y análisis, acordaron consultar con sus bases la posibilidad de sumarse a una huelga o paro nacional, en repudio al decreto de extinción de Luz y Fuerza del Centro (LFC) y contra el aumento de impuestos.

No obstante, los electricistas que presenciaron la asamblea exigieron a sus líderes y a las organizaciones solidarias que las acciones fueran inmediatas. Primero con expresiones aisladas y luego al unísono, clamaron por la huelga nacional y por impulsar otras acciones "más contundentes".

Tres semanas sin salario

Han pasado 14 días desde que fuerzas federales ocuparon LFC, 13 días del decreto presidencial que puso fin a su fuente de empleo y casi tres semanas sin cobrar salario.

Pese al reclamo de la base del SME, las organizaciones acordaron reunirse el 5 de noviembre para informar de sus resolutivos y evaluar el arranque del plan de acción definido este sábado.

La nueva etapa de lucha incluye una jornada de resistencia civil el viernes próximo, cuando la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje resolverá sobre el fin de las contrataciones individuales y colectivas de los trabajadores de LFC. El comité central del SME citó a los afiliados a la audiencia. También emprenderán una campaña de información para contrarrestar la "difamación" de que son objeto los electricistas, principalmente en radio y televisión.

Aunque en un principio el SME llamó a sumarse a un paro el 30 de octubre, los dirigentes encabezados por Esparza optaron por esperar con la finalidad de llevar el movimiento a escala nacional. Se habló de formar comités de resistencia y de información en todo el país, con el apoyo de otras agrupaciones, como el movimiento que encabeza Andrés Manuel López Obrador, cuyos enlaces ofrecieron las casas y comités integrados para difundir como "prioridad" la lucha del SME.

Durante la asamblea, los electricistas insistieron en llevar el plan de acción a otro terreno. Unos exigieron la huelga, mientras otros propusieron –con gritos desde su asiento o en corto frente a su líder– la toma de carreteras o apersonarse en las instalaciones de LFC, enfrentar a las fuerzas federales y recuperar su fuente de empleo.

Esparza les pidió no dejarse "enganchar" en actos de provocación del gobierno, porque la lucha del SME es pacífica. “No podemos enfrentar al Ejército ni a la policía porque también son pueblo […] ¡Podemos salir adelante si mantenemos este movimiento nacional!”, dijo.

Los instó a no cobrar su liquidación, en tanto avanzan las alternativas de defensa jurídica para contrarrestar el decreto del 11 de octubre: amparos y una controversia constitucional que deberá presentar un grupo de diputados ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

El gobierno, por conducto de la instancia liquidadora de LFC, afirma que casi 12 mil trabajadores han cobrado su finiquito. En entrevista, Esparza afirmó que el sindicato no posee información al respecto, pero sí tiene datos de que el bono que se ofrece a los trabajadores como pago adicional (para quienes acepten su finiquito antes del 14 de noviembre) constituye peculado, porque se están tomando sin autorización recursos del gasto corriente de LFC.

Desde las 10 horas se llenó el auditorio del SME, en Insurgentes Centro 98. Como en otras reuniones, desde la toma de LFC, miles siguieron el curso de la asamblea afuera mediante megáfonos instalados en la calle de Antonio Caso.

En una ronda de casi 20 oradores y los "saludos" que enviaron decenas de organizaciones nacionales y extranjeras, el SME recibió apoyo de numerosos sindicatos, que son los que pueden emplazar a huelga por "solidaridad". El resto de las organizaciones o personas manifestaron su apoyo por otras vías.

Entre las organizaciones que acudieron a la asamblea estuvieron telefonistas, tranviarios, trabajadores de la UNAM y de otras universidades públicas; el magisterio de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación y el Colegio de Bachilleres (en huelga), así como secciones o grupos disidentes de sus propios sindicatos.

También asistió una representación de Cruz López, líder de la priísta Confederación Nacional Campesina. En entrevista aparte, el dirigente cenecista Gerardo Sánchez manifestó que esta central está en disposición de participar en un paro nacional para exigir respeto a los derechos laborales y la autonomía sindical.

La Central Campesina Cardenista, igual que otros grupos, no dudó en buscar la forma de apoyar a los electricistas, "porque el golpe que se ha dado al SME es un golpe para todo el movimiento obrero democrático".

Del ámbito social y legislativo acudieron integrantes del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra (Atenco); diputados del PT, como Gerardo Fernández Noroña, quien instó a no pagar la luz.

También asistieron del PRD, como Agustín Guerrero y Víctor Castro, entre muchos que advirtieron que "no hay tiempo para las medias tintas o para simular la solidaridad". Además, invitados de organizaciones variopintas, lo mismo defensores de los derechos humanos que organizaciones populares del campo y de la ciudad.

Ayuda ante la dificultad

En su discurso, Esparza pidió "solidaridad en los hechos", en referencia a la necesidad de recibir víveres y apoyos económicos que permitan al SME resistir, toda vez que sus cuentas bancarias están congeladas.

El único que respondió de inmediato a la "solidaridad en los hechos" fue el dirigente del sindicato de Euzkadi, Jesús Torres Nuño, quien durante tres años encabezó una huelga por la reapertura de la fuente de empleo, ahora convertida en cooperativa, y anunció que están dispuestos a parar su fábrica de llantas en solidaridad con el SME, que a su vez los apoyó durante su lucha. Enseguida entregó a Esparza un cheque por 15 mil pesos y se comprometió a enviar una cantidad similar cada semana. El dirigente de Euzkadi buscó que otros gremios lanzaran compromisos similares: "aquí están los compañeros telefonistas", expresó.

En el plan de acción se dejó para otro momento la definición de la fecha de la "huelga nacional". Esparza y los secretarios del interior y del exterior del SME, Humberto Montes de Oca y Fernando Amezcua, debieron calmar los ánimos y explicar a sus compañeros: "para que la huelga funcione, tiene que organizarse, los sindicatos deben consultar a sus bases y cuidar todos los aspectos jurídicos".

Tras la asamblea, muchos manifestaron su desacuerdo por demorar una decisión que consideran fundamental para fortalecer el movimiento de resistencia, aunque también comentaron las palabras de la indígena Julieta Bautista quien, "mucho más amolada que nosotros" (en silla de ruedas y con una enfermedad terminal), les suplicó que luchen y den la batalla pero sobre todo que se unan porque "el SME no se puede perder".

Con información de Gabriel León

El Estado, las empresas públicas y sus trabajadores

Arnaldo Córdova

Las empresas públicas, nos enseñaba el maestro Mario de la Cueva, no pueden por más de ser definidas como aquellas que prestan un servicio de naturaleza pública y ello tiene innumerables connotaciones. En nuestro derecho administrativo se ha desarrollado muy poco o muy descuidadamente el concepto de servicio público, el que está señalado en varios artículos de la Constitución y de nuestras leyes. El conflicto que se ha desencadenado a raíz de la ilegal y anticonstitucional extinción de Luz y Fuerza del Centro (LFC) pone en el centro del debate el tema, sobre todo si nos ponemos a definir el papel que deben desempeñar sus correlatos: el Estado, las empresas que prestan el servicio y sus trabajadores.

El artículo 27 constitucional determina lo que es el servicio público: una actividad de carácter económico o social que debe reservarse al Estado porque no puede ser, para alcanzar sus objetivos, objeto de explotación o usufructo privados. Entre ellos está claramente señalado el servicio público de generación y distribución de energía eléctrica. El artículo 28 establece las condiciones en que ese servicio puede concesionarse a privados, pero sin dejar de ser lo que es originalmente, vale decir, un servicio público. En todo caso, el Estado debe crear los organismos o los entes que se dediquen a la generación o producción y a la distribución de ese servicio.

Como podrá observarse fácilmente, el sujeto principal del razonamiento constitucional es el servicio y el derivado la empresa pública que se encargue del mismo. En una hipótesis extrema, si el servicio desaparece, también lo hace la empresa; pero no puede postularse que cuando el servicio persiste la desaparición de la empresa implica la desaparición del mismo. Ahora supongamos el caso de Luz y Fuerza del Centro. La empresa desaparece, se extingue, pero el servicio sigue. Otra empresa, la CFE, se sustituye a ella o lo hará otro ente que sea creado. El servicio sigue ahí.

De acuerdo con los principios inscritos en la Carta Magna, el gobierno, administrador de los bienes de la nación y proveedor de los servicios públicos, no puede entregarlo a privados. Debe seguir prestándolo él. El decreto de Calderón no anuló el servicio; sólo extinguió una empresa. En su solución, absurda de cualquier forma que se la mire, pasa la prestación del servicio a otro ente público, la CFE. Estaría en lo correcto, en abstracto. Pero existe una relación de trabajo que involucra a los trabajadores encargados de la prestación del servicio. Dejemos de lado que los trabajadores de la CFE son tan ineptos para manejar el servicio (que por cierto se parece muy poco al que opera en Guadalajara, como dijo Elías Ayub). Se trata de la relación de los antiguos trabajadores, los del SME, con el servicio.

En la lógica del decreto de extinción sólo cabrían dos hipótesis: o la CFE opera con los antiguos trabajadores del servicio y firma un contrato con el SME para ese propósito, o, en caso de crearse un nuevo ente, como estúpidamente lo sugirió sin saber de lo que hablaba la secretaria de Energía, ese nuevo ente tendría que revalidar o firmar un nuevo contrato con los antiguos trabajadores de ese servicio público. No entiendo cómo los panistas pudieron imaginar que, deshaciéndose de la antigua empresa pública, podían desembarazarse, así como así, de los trabajadores, que no tendrían nada que ver en este cochupo incalificable.

En el derecho del trabajo hay un concepto que es fundador: el de fuente del trabajo. Cuando se trata de una empresa privada, la fuente es la empresa misma; en una empresa pública la fuente no es la empresa o ente públicos, sino el servicio. En este caso el servicio no podía desaparecer, por lo que la relación de trabajo tampoco podía desaparecer con la extinción de la empresa. La mayor imperfección de nuestro derecho del trabajo es que no distingue ambas situaciones. La una es una relación de derecho del trabajo de servicio privado, la otra lo es de derecho del trabajo de servicio público. Es el rompecabezas de nuestros iuslaboralistas, que deben lidiar con esa ambigüedad, en la teoría y en la práctica.

La mayor iniquidad radica en que eso que podría llamarse derecho del trabajo de servicio público sólo está dedicado a acotar y limitar a los trabajadores al servicio burocrático del Estado y que se consagra en esa monstruosidad constitucional y jurídica que es el apartado B del artículo 123, y que no guarda relación con la situación laboral de los trabajadores al servicio de las empresas públicas. Tratar a las empresas públicas y a sus trabajadores organizados como si fueran entes privados da lugar a las mayores atrocidades desde el poder del Estado, como en este caso.

La historia de LFC parecería una rara avis en el contexto de nuestro orden jurídico y constitucional. Desde que se estableció, en vía de prevención, su liquidación desde los tiempos de Echeverría, se pensaba en la creación de un organismo descentralizado que se hiciera cargo del servicio público de energía eléctrica en la zona centro del país. Nunca se pudo saber por qué no se integró esa zona al ámbito de competencia de la CFE. Se alegaron muchas cosas y siempre sobresalía la versión de que el verdadero obstáculo lo representaba el SME.

En todo caso, el SME tenía sus demandas: crear un organismo especial en la zona centro, con respeto a su contrato colectivo de trabajo y al desarrollo integral de la industria en esa zona. Pero no más y jamás fue pretexto para que no se diera ese proceso. Rafael Galván hizo muchos pronunciamientos y siempre denunció los oscuros intereses que lo impedían. Los mismos funcionarios públicos, asociados con los intereses patronales desde ese entonces, tenían sus intereses aparte con LFC y en ello radicaba su incapacidad para resolver lo único que pedía el SME: que los derechos de sus trabajadores fueran respetados y, por decirlo así, integrados en la integración. Una razón que no dependía del sindicato, era que sus trabajadores tenían mejores condiciones de trabajo. Que su sueldo mensual fuera de 6 mil pesos ya era importante, pero no puede decirse que eso fuera un privilegio.

Da verdadera grima constatar que el caso de esta empresa pública es el de todas las demás, por lo menos desde Salinas: nula inversión, obsolescencia de sus equipos y congelación de iniciativas tecnológicas, como se hizo con Pemex. Es bien sabido que los trabajadores resuelven problemas con diablitos y cables casi podridos. La intención de volverlas inoperantes sólo tiene una razón: hacerlas bocados apetecibles para los empresarios privados que vendrán a darnos un mal servicio, como todos los privados, sólo para engordar su billetera y enriquecerse a manos llenas con estos regímenes derechistas.

En mi próxima colaboración daré cuenta de los preceptos constitucionales y legales violados en esta materia.

LFC necesita generación; ¿de cuál?

Antonio Gershenson

El domingo pasado, en este espacio, vimos que Luz y Fuerza del Centro (LFC) casi no tiene capacidad de generación por la falta de inversiones y, en general, por decisiones federales. Dos terceras partes de la energía eléctrica vienen de fuentes ubicadas a más de 300 kilómetros de distancia, con diversas consecuencias negativas.

Se ha hablado, informalmente, de instalar plantas de gas natural de ciclo combinado en la zona central. Sí se van a necesitar, si llega a haber una salida a la actual situación (con "negociadores" como los secretarios de Gobernación y del Trabajo está por verse si habrá alguna salida), nuevas plantas generadoras de electricidad en la zona central del país. Pero no de ésas.

Los funcionarios ya tienen su dogma. No sólo son las citadas plantas de ciclo combinado, sino trasnacionales privadas como dueñas de éstas y la Comisión Federal de Electricidad (CFE) pagándoles una fortuna. Se les tiene que pagar no sólo por la energía –de la cual el gas lo pagó, de una o de otra manera, la CFE–, sino también la "capacidad instalada"; una especie de renta de por vida por sus plantas que, según los contratos, seguirán siendo de la empresa privada, aunque con este pago se completara el valor de la planta misma.

En este caso, esa fórmula sería aun peor que en los anteriores. Ya hubo una experiencia de la CFE con el nombre de Samalayuca II, cerca de Ciudad Juárez. Esa urbe está ubicada a mil 127 metros sobre el nivel del mar. Esa altura contribuye a las pérdidas de la planta, adicionales a fallas u otras.

La capacidad nominal de la planta era de 690 megavatios. Pero su capacidad "neta" (ése es el término usado en documentos) es de 505.80. Esto representa 74 por ciento de la primera. Son 26 por ciento de pérdidas, por la altura como factor principal. También cuenta la temperatura promedio del lugar: mientras más calor, más pérdidas.

¿Y si se instala por aquí, por este rumbo, a 2 mil metros sobre el nivel del mar? ¡Más pérdidas que en Samalayuca! ¿Y si se van hacia Cuernavaca para bajar un poco la altura? Poco ganan, porque aumenta la temperatura. Vemos en una gráfica del Copar (Costos y parámetros de referencia para la formulación de proyectos de inversión), de la CFE, que si se reduce la altura sobre el nivel del mar de 2 mil metros a mil quinientos, y la temperatura aumenta de 15 a 25 grados, las pérdidas son las mismas en los dos casos. El aumento del precio por estas pérdidas debe sumarse a todos los pagos mencionados en relación con las plantas de propiedad privada.

Hay alternativas. Claro, no se han usado en México como no se han dragado los ríos de las hidroeléctricas en décadas. Pero ahí están. Podemos y debemos usar fuentes renovables hasta donde se pueda en el centro del país, pero no alcanzan, ni de lejos, para resolver este problema. Y hay unas plantas que usan turbinas ultrasupercríticas.

¿De qué se trata? El punto de partida es una caldera, como las de las termoeléctricas convencionales. Normalmente, éstas llegan a unos 530 grados al hervir el agua y luego al calentar más el vapor. Un primer paso es que en vez de tirar, mediante una chimenea, el vapor del agua que hirvió con la caldera y cuya presión se usó para mover un generador y producir electricidad, lo volvemos a inyectar por la entrada. Ya no necesitamos calentar tanto el agua y el vapor. Esto nos da mayor eficiencia.

Esto es, sin embargo, sólo un primer paso. Lo principal es aumentar la temperatura de trabajo de la caldera y de la turbina. Para esto necesitamos materiales que resistan altas temperaturas. Se usan aleaciones; entre sus metales están el níquel y el cromo. Estas plantas ya existen en escala comercial y su eficiencia es de casi 50 por ciento, lo cual rebasaría la de una planta de ciclo combinado a alturas como las que hemos mencionado. Un ejemplo, un caso de una unidad de carbón de mil megavatios, en la provincia de Shandong, en China. El tiempo de construcción, instalación y puesta en marcha sumó 22.3 meses, menos de dos años. En casos como estos la temperatura llega a 620 grados.

Los sistemas más avanzados llegan a temperaturas de 760 grados y, con algunas aleaciones, de 800 grados. Se trata de superaleaciones que ya no contienen hierro y se basan en níquel, cromo y otros elementos. No sólo resisten altas temperaturas, sino la corrosión. Las plantas que usan estas turbinas ya tienen 60 por ciento de eficiencia más que una de ciclo combinado, incluso al nivel del mar. Y así como en China usaron carbón, nosotros podemos usar lo que tenemos: combustóleo u otro material residual. Nos referimos a las sustancias que en una refinería no "hierven", sino que siguen en el lugar en que estuvo el petróleo crudo antes de la destilación. Su costo es muy bajo y, obviamente, de producción nacional. No necesitamos importar gas, como hace ahora la CFE. Hay que "limpiar" el combustible, por ejemplo quitarle el azufre; si Pemex no lo ha hecho es porque los funcionarios no han querido tener más plantas desulfuradoras ni usar plenamente lo que hay.

Ya vimos que la instalación de estas plantas puede ser rápida. En un tiempo relativamente corto podemos empezar a aumentar la capacidad de generación de la zona central. Y no andar con ideas como la de instalar plantas de ciclo combinado, de hacer nuevos negocios con trasnacionales, luego de experiencias como la de Samalayuca II.

Aclaracion al comentario sobre evento de El Fisgon en NY

El miércoles, octubre 21, 2009, Anónimo dijo...
Y? No hay libertad de expresión en Mexico? Y luego que? Ya que el Fisgón ande de viaje... por allá va a empezar la revolución??? No que este blog tiene broncas de money pero si hay money para hacer eventos en New York??? O quien organiza es aparte del Sam y su banda??? La neta para la crisis que ya se agravó en México y no tarda en reventarse la madre el pueblo contra el calderon, que se persigue con el evento???

Primero que nada agradecemos el interés en leer el blog Revoluciones y expresar su preocupación por la efectividad de los eventos difundidos en él.

“En Pocas Palabras” nos hemos preocupado por la sustancia, por el fondo de los temas que tocamos y no por el mensajero. Nos hemos abstenido de criticar al “mensajero” y evaluar el “mensaje” independientemente de donde venga. Lo importante es recoger ideas valiosas, y en todos lugares, en todos los partidos, se pueden generar ideas que beneficien a los mexicanos. Sin embargo en esta ocasión, y por deferencia a El Sam, creador del blog y su equipo, procederemos a explicar cómo y con qué medios se dió este evento. El Sam, todos los que lo conocemos sabemos que es sumamente transparente en sus manejos de los dineros, de la política del blog, etc. etc.

Y? No hay libertad de expresión en México?

Ojalá y lo anterior sirva para dejar en claro que el tema no es el organizador del evento. El monopolio de la TV en México y el cerco informativo son los temas. Por citar un ejemplo de las cosas con las que coincidimos totalmente con Andrés Manuel, en la asamblea informativa del 13 de agosto del 2007 en el Zócalo, propuso como uno de los cinco puntos principales de la Convención Nacional Democrática (“CND”) del 16 de septiembre, lo siguiente:

“La apertura de los medios de comunicación ha sido una conquista de los mexicanos. No permitiremos un retroceso. La tarea de los medios de comunicación es de interés público y, por tanto, los medios de comunicación deben garantizar espacios a todas las expresiones sociales, culturales y políticas de nuestro país. Entre sus obligaciones sociales está la de brindar información veraz y objetiva a la población, que sirva de base para que la población participe de manera consciente y libre en la toma de decisiones y en la vida nacional.”

Desde este blog le hemos hecho llamados directos a Andrés Manuel y a sus colaboradores de confianza para que pongan un plan concreto para ejecutar lo acordado por la CND. El Fisgón se ha avocado a liderar los esfuerzos en este sentido. Estoy seguro que muchos lectores conocen la labor ilustrativa de El Fisgón en su lucha por romper el cerco informativo en México.

Y luego que?

Ponemos nuestro granito de arena para someter el monopolio de los medios al Estado de Derecho.

Ya que el Fisgón ande de viaje... por allá va a empezar la revolución???

En Nueva York hay una banda que anónimamente bajo ningún logo y sin ningún interés mas que el seguir la filosofía de ayudar y encaminar nuestros talentos y habilidades en la defensa y difusión de nuestra identidad en una sociedad en la que nosotros los mojados nos han pisoteado y sometido de igual manera que en nuestro país las familias privilegiadas lo han hecho por generaciones. Yo el enmascarado en el exilio he sido apoyado por estos benefactores que permitieron al final de mis estudios realizar una tesis en donde El Fisgón, fue pieza esencial para la conclusión de mis estudios y que siendo yo un don nadie, fui recibido con la calidad que pocos ofrecen en México, misma humildad que demostró al aceptar nuestra invitación sin esperar nada en absoluto y con la misma suerte corrimos para que la Facultad de Leyes de NYU nos ofreciera de manera gratuita el foro.

En el mismo foro recientemente se han presentado Hillary Clinton, Sonia Sotomayor, el Presidente de la Suprema Corte de EUA, y varios presidentes de países como el de Israel.
A El Fisgón se le ha criticado, inmerecidamente a mi juicio, de no dedicar mas de su trabajo a atraer a los de la clase media. Que se dedica de predicar a los creyentes. Bueno, creo que este foro le dará a El Fisgón una audiencia diversa que pudiera ayudar a multiplicar su mensaje.

En cuanto a iniciar la revolución en Nueva York, basta recordar, como elementos históricos, que Francisco I. Madero inició la revolución de 1910 desde Texas y, su hermano Gustavo vivía en Nueva York donde se encargaba de adquirir las armas para el movimiento. En el Siglo 19, Francisco Zarco escribió a favor de la restauración de la República desde Nueva York durante la Intervención Francesa. La Familia de Benito Juárez se refugió en Nueva York en la misma época. Y en 1932, Diego Rivera cimbró el mundo capitalista con su mural en Rockefeller Center. Levantó una controversia mundial sobre el arte revolucionario y popular desde Nueva York. Inclusive, Rivera pintó cuatro paneles en The New School a unas cuadras del recinto donde se celebrara el evento.

No que este blog tiene broncas de money pero si hay money para hacer eventos en New York??? O quien organiza es aparte del Sam y su banda???

El blog Revoluciones se mantiene gracias únicamente a los esfuerzos y sacrificios del equipo de El Sam. Los que nos conocen saben que no tenemos recursos y batallamos para subsistir. No nos quejamos mucho porque estamos concientes de que estamos mejor que millones de mexicanos que no tienen ni cómo alimentar a sus hijos.

Si les interesa saber más sobre el evento le pueden escribir directamente al organizador a dirección electrónica que se proporciona en el comunicado de prensa original. Confiamos en que se les informará en forma transparente.


La neta para la crisis que ya se agravó en México y no tarda en reventarse la madre el pueblo contra el Calderón, que se persigue con el evento???

En Nueva York, donde miles de paisanos nos la curamos día a día para ayudar a nuestras familias allá del otro lado de la barda., escuchamos tan poco de nuestro país que tenemos rete harta hambre que alguien que viva las cosas de cerca nos diga de a como están los guamasos .

El efecto y naturaleza del evento es sin duda para nosotros mas importante, el que podamos ofrecer a nuestra comunidad algo que los informe y les haga sentir importantes puesto que acá ninguno de nosotros tiene nombre y somos nadie para el mundo, es muy natural cuestionar la procedencia de los recursos y las facilidades para realizarlo. Aunque no tenemos como hábito revelar conversaciones privadas, deben saber que El Fisgón además de no cobrar nada por sus servicios, ofreció hospedarse en la casa de alguien para no incurrir en gastos de hotel.

De nuevo, que bueno que se sumen al proyecto de Revoluciones MX. Estamos convencidos de que hay que sumar, no restar. Desde luego apreciamos todas las sugerencias para mejorar nuestra misión y mensaje.


¡Gana USD con Neobux, prueba la nueva sección de ENCUESTAS!