¡PROMOCIONES Y OFERTAS!

Movimientos Sociales en México

Samuel R. García / uzkediam@gmail.com

3. Movimientos sociales


Retomando a Cohen y Arato, ahora respecto a los movimientos sociales, mencionan que estos constituyen un elemento dinámico en proceso que podría convertir en realidad los potenciales positivos de las sociedades civiles modernas y en su teoría afirman que “es indispensable entender adecuadamente la lógica, lo que está en juego y los potenciales de los movimientos sociales contemporáneos”.[1] Por otra parte, Pedro Ibarra menciona que los movimientos sociales son la expresión más visible de la disconformidad y protesta de los ciudadanos, y también vanguardia de nuevos comportamientos y actitudes.

3.1 Definición

Ibarra en el texto ¿Qué son los movimientos sociales? afirma lo siguiente:

Un movimiento social es una forma de acción colectiva, y la existencia de una acción colectiva implica la preexistencia de un conflicto, de una tensión que trata de resolver –haciéndole visible, dándole dimensiones- esa acción colectiva. Si un grupo de interés se mueve en el terreno de la cooperación y un partido compite por el poder, la estrategia prioritaria de un movimiento social es la del conflicto. Un conflicto identitario y un conflicto con el poder político. Un movimiento busca y practica una identidad colectiva, es decir un movimiento supone que determinada gente quiere vivir conjuntamente una distinta forma de ver, estar y actuar en el mundo (...). Un movimiento social no puede ser –no es- una oficina donde la gente arregla sus problemas individuales. Debe existir un mínimo de compartir un sentido, una común forma de interpretar y vivir la realidad.[2]

En un país como el nuestro los movimientos sociales son necesarios, el Estado ha perdido la ruta en la búsqueda de su fin y razón de ser: el bien común. Por lo cual se vuelve indispensable recordar lo dicho por Melucci, respecto a que "es necesario volver a plantearse la acción social a partir del proceso por el cual su significado se construye en la interacción social. Son los actores sociales quienes producen el sentido de sus actos a través de las relaciones que entablan entre ellos" (Melucci, 1994, p. 127). Pero los movimientos sociales no son nada más los ejecutores de acciones sociales más o menos visibles, sino que, por su propia orientación y dinámica, también se constituyen en espacios de socialización con características particulares. Un ejemplo de ello se puede observar en el planteamiento de Alain Touraine, cuando remarca el derecho a la igualdad cultural como el principio básico de los movimientos sociales actuales:

La defensa de los derechos culturales y sociales de los individuos y de las minorías es, actualmente, el objetivo primordial de los movimientos sociales que se oponen tanto al imperio del mercado como a la dominación de los movimientos de inspiración comunitarista. Estos movimientos ya no hablan en representación de la sociedad perfecta, ni miran tampoco hacia el porvenir: más bien luchan por la defensa del derecho de todos a una existencia libre y "humana". Tal es la forma que adquiere hoy día el principio general sobre el que descansan todos los movimientos sociales: el derecho a la igualdad cultural.[3]

3.2 Importancia de los movimientos sociales

En el México actual el Estado sirve más a los intereses de particulares que a los de la sociedad, se puede afirmar que el fin del Estado mexicano se ha pervertido y por ende, ha sido necesario que desde la sociedad civil surjan actores y movimientos sociales que pongan sobre la mesa las demandas de la gente. La etapa actual de los movimientos sociales en México muestra los rezagos de las etapas de organización y movilización comprendidas principalmente durante los últimos tres años, y es evidente que hay necesidad de comenzar un nuevo ciclo de protesta, de movilizaciones y de organización para hacer frente a los embates neoliberales, algunos de los cuales definen los conflictos del presente. Para el autor Touraine los movimientos sociales más importantes son: “aquellos que logran destruir la dominación social a la que se oponen, sin negarse a intervenir en los niveles institucionales y organizativos, sino por el contrario, se vinculan a las fuerzas sociales formadas en estos niveles y logran imponerse a ellas, dirigirlas.” (Touraine, 1991).

En nuestro país se han dado intensos periodos de lucha determinados por la acción en unidad de grupos como la CND, la APPO o La Otra Campaña, y tras las masivas movilizaciones post electorales de 2006, los movimientos parecen encontrarse en un momento de dispersión y reflexión cuya mejor perspectiva sería derivar en un nuevo periodo de lucha que siga la disputa de la nación a los grupos políticos y empresariales que están en el poder representados actualmente por Felipe Calderón. Desde mi punto de vista actualmente hay una crisis ética y moral en el PRD y es muy probable que sufra una caída en el 2012, igual o peor que en las pasadas elecciones de 2009, más allá de que eso suceda el ambiente político y social confirman que los movimientos sociales tendrán que ser el principal motor de movilización y organización ciudadana, lo que nos debe hacer pensar "cuales" y "cómo" se construirán las mejores condiciones para iniciar una nueva etapa que intensifique la lucha y derive en cambios que urge se den en nuestro país.

Notas:

[1] Cohen, Jean L. Sociedad Civil y Teoría Política, Fondo de Cultura Económica, México, 2000, pp. 21-27

[2] Ibarra, Pedro, “¿Qué son los movimientos sociales?”, en Grau, E. e Ibarra, P. (coords.), Anuario movimientos sociales. Una mirada sobre la red, Barcelona, Icaria, 2000, pp. 9,10,22.

[3] Touraine, Alain, ¿Cómo salir del neoliberalismo?, Barcelona, Paidós, 1999.

Lea también la primera parte "Sociedad Civil" y la segunda "Actores Sociales", ambos textos también autoría de Sam R. García

*** IMPORTANTE *** Revoluciones es un proyecto de información alternativa sin fines de lucro, para mantenernos en línea requerimos de tu apoyo. Puedes ayudarnos haciendo un deposito bancario, por mínimo que sea, hazlo en el banco HSBC, al número de cuenta 6271254999 a nombre de Samuel R. García o en transferencia electrónica abonando al número Clabe: 021180062712549990. Gracias.


1 comentario:

Anónimo dijo...

estas muy guapo baby!