loading...

martes, noviembre 25, 2014

Normalistas de Ayotzinapa no están muertos, se encuentran secuestrados

Los muchachos están vivos y los usan para sembrar enervantes, dicen brigadas civiles

Shaila Rosagel / SinEmbargo

La Unión de Pueblos del Estado de Guerrero (UPOEG) dijo ayer que tiene información de que la mayoría de los 43 normalistas de la Escuela Normal Raúl Isidro Burgos, desaparecidos en Iguala el 26 de septiembre pasado, están vivos y el crimen organizado los utiliza en la sierra de Filo de Caballo para la cosecha de enervantes, dijo Crisóforo García Rodríguez, promotor de la organización. 

“Tenemos la esperanza, no el 100 por ciento pero un 85 por ciento, de que los muchachos están vivos. Hemos tenido información directa, la inteligencia comunitaria es muy grande. Si los llegaran a matar sería después de esto. Nosotros sabemos a quiénes ya los mataron, porque de antemano sabemos que hay gente que se defiende. Estamos conscientes, por información, que 85 por ciento [de ellos] está vivo”, dijo en entrevista a SinEmbargo. 

García Rodríguez indicó que la población de Iguala y de otros municipios les proporcionó datos importantes que indican que los jóvenes se encuentran en la sierra de Guerrero. 

“Los han utilizado para la cosecha de enervantes, a ellos y a otras víctimas que no son estudiantes y que han sido secuestradas. Esto es muy probable según los datos que tenemos”, aseveró.

Crisóforo añadió: “La violencia generalizada es en todo Guerrero, hay muchas víctimas, secuestros de niños, no sólo mujeres. En Guerrero se practica la esclavitud moderna, estamos pensando que los muchachos están esclavos en la sierra de Filo de Caballo”. 

El promotor de la UPOEG aseguró que la policía comunitaria no cree en la versión de la Procuraduría General de la República (PGR) de que los normalistas fueron asesinados y quemados. 

“Necesitamos pruebas, tener certeza, porque sabemos que pueden estar vivos, no hemos llegado al fondo, todavía tenemos tiempo, vamos por Guerrero, vamos a limpiar y a proteger a Guerrero”, dijo. 

La UPOEG llegó a Iguala el 7 de octubre para emprender la búsqueda en los alrededores del municipio de los jóvenes, pues 17 de los 43 son hijos de miembros de la UPOEG de Costa Chica. 

FOSAS EN IGUALA 

En mes y medio y en brigadas de 200 personas, los comunitarios encontraron una treintena de fosas, algunas con restos antiguos y otros con cadáveres recientes como uno de los últimos hallazgos del 23 de octubre donde encontraron una mochila, lapiceros, una playera de una secundaria técnica, huaraches, zapatillas, zapatos y una cobija en las fosas la Loma del Zapatero, en Iguala. 

Un día después, Manuel Vázquez Quintero, abogado de la organización confirmó que el hallazgo se realizó en cinco de las nueve fosas que ubicaron  en un paraje ubicado en la zona rural de Iguala. 

La información también fue corroborada por Bruno Plácido Valerio, dirigente de la UPOEG: “Ahorita no podemos decir de quién son esas cosas y no podemos adelantar nada sobre los cuerpos, porque no queremos confundir a la gente, vamos a esperar a los peritajes”, dijo. 

El domingo pasado, integrantes de la UPOEG y familiares de personas desaparecidas reportaron el hallazgo de siete fosas clandestinas cerca de la Laguna Tuxpan, en la ciudad de Iguala. 

De acuerdo con los reportes de miembros de la UPOEG, que ofrecieron luego de que una comitiva de unas 70 realizaron diversos recorridos por el municipio este domingo, en seis fosas fueron hallados huesos y cráneos, mientras que en una más se encontró ropa. 

Sin embargo tendrán que ser los forenses especializados quienes determinen si se tratan de restos humanos. Sin embargo, a pesar de que la UPOEG ha buscado fosas durante semanas, salen en brigadas con la esperanza de obtener información que los lleve a los estudiantes vivos y secuestrados en algún lugar de la sierra. 

El jueves, durante la movilización que encabezaron  los papás de los normalistas, los familiares exigieron de nuevo la presentación con vida de sus hijos y acusaron al gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto de simular y mentir. 

Felipe de la Cruz, uno de los padres más activos, acusó que a más de 52 días sin sus hijos, el gobierno federal sólo simuló y no realizó una investigación seria. 

“No estamos cansados, estamos enojados. No ha hecho otra cosa que engañar a los padres de familia, denunciamos que este gobierno en lugar de investigar ha amenazado a los padres de familia”, dijo otro de los padres proveniente de la caravana Julio César Nava. Felipe de la Cruz aseguró que los papás de los estudiantes de Ayotzinapa, no descansarán hasta tener a sus hijos con ellos. “No vamos a descansar hasta encontrar a los muchachos o hasta que nos los entreguen. Estamos seguros que saben dónde están. Tenemos la esperanza e ilusión de verlos”, sentenció. 

La mamá de uno de los estudiantes exigió al gobierno federal la presentación con vida de los muchachos. “Yo quiero decirles que nos regrese a nuestros hijos, no vamos permitir más asesinatos, no son nada más nuestros hijos son miles, nosotros los padres les decimos a este gobierno que se vaya a chingar a su madre”.
loading...