loading...

jueves, mayo 15, 2014

TV Atlacomulco


Postores copetones
Va Alcántara (y aliados)
Arreglos oportunos

Julio Hernández López / Astillero

¿Para qué tanto brinco, estando el suelo tan Toluco? El grupo Atlacomulco va por una de las cadenas de televisión abierta que el actual jefe político está subastando (¿la clave de identificación de esa nueva señal sería XH-KPT?)

Para ello se han aliado y alineado oportunamente Roberto Alcántara Rojas, accionista mayoritario de Inversionistas en Autotransportes Mexicanos (IAMSA), principal consorcio nacional de autobuses (con unas nueve mil unidades) y de la línea aérea VivaAerobús; Prisa, el expansivo pero económicamente atribulado grupo español de medios de comunicación que tiene como emblema el diario El País; Reporte Índigo, la publicación impresa y digital que dirige Ramón Alberto Garza García, acompañado por Antonio Navalón, de origen español, quien ha representado los intereses de Prisa, y el grupo Mac Multimedia (la revista Cambio, Diario DF, Rumbo de México y Diario de Toluca, como sus principales productos), encabezado por los hermanos Luis y Anuar Maccise, cuya cobertura periodística ha tenido como principal plataforma y destino el estado de México, donde gobernadores como Arturo Montiel y Enrique Peña Nieto han agradecido el estilo informativo.

El eventual (a)salto a las pantallas televisivas había dejado demasiadas huellas obvias (de las cuales esta columna astillada ofreció una relatoría el pasado 27 de febrero http://goo.gl/2fYDDF), pero este martes el propio Roberto Alcántara Rojas informó que el grupo (Toluca) está interesado en las dos nuevas cadenas de televisión abierta que serán licitadas por el gobierno. Mencionó que es necesario conocer los detalles de las bases de licitación para armar de lleno la propuesta, aunque no especificó si será en alianza con el español Grupo Prisa (http://goo.gl/jSolHw).

Alcántara, presidente del Grupo Toluca, va a cumplir tres meses como extraño miembro del consejo de administración de Promotora de Informaciones S.A. de C.V (Prisa), el consorcio presidido por Juan Luis Cebrián. Prisa se define como una compañía líder en creación y distribución de contenidos culturales, educativos, de información y entretenimiento en los mercados de habla española y portuguesa, la cual, con presencia “en 22 países, llega a más de 52 millones de usuarios a través de sus marcas globales El País, 40 Principales, Santillana o Alfaguara” (http://goo.gl/eJMVZ4).

En México, por ejemplo (donde durante el anterior gobierno federal tuvo como ejecutivo a un cuñado de Calderón), Prisa es dueña al 50 por ciento de Televisa Radio, con sus señales específicas de W Radio y Las 40 principales, y junto con la empresa de Emilio Azcárraga Jean maneja la edición mexicana de la revista Rolling Stone, en cuya portada más reciente apareció Peña Nieto como El reformador, con un subtítulo de presunta reivindicación operativa ante presunciones de subnormalidad, ¿Tonto?... ni tanto, a partir de un texto escrito por Enrique Hernández Alcázar, un irreverente y bien informado periodista que conduce en W Radio el interesante programa de humor político y análisis denominado El weso. Cuando menos en cuanto al título de portada, Rolling Stone fue obsequiosa con EPN, pues no utilizó el encabezado original del texto de Hernández Alcázar: “EPN, el reformador… incompleto”.

A ese entramado mediático internacional ha llegado el presidente del Grupo Toluca, el pro priísta y pro peñista Alcántara Rojas, empresario mexiquense cuya experiencia no tiene absolutamente nada que ver con prensa, radio, televisión y libros, pues se ha dedicado al manejo de su enorme flotilla de autobuses y a otra variante de la transportación, la de los vuelos de bajo costo en alianza con RyanAir y, décadas atrás, al manejo de un banco, Bancrecer, favorecido en naufragios y rescates por el Fobaproa.

Es entendible que los periodistas Garza y Navalón, a nombre de Reporte Índigo, hagan alianzas, aunque parezcan disparejas, con el gigante español. Incluso, con amplitud de criterio, puede sobrellevarse el hecho de que Prisa haga acuerdos de colaboración con el grupo Mac Multimedia, cuyo historial periodístico parecería circunscrito al estado de México (donde Arturo Montiel fue generoso gobernador, al igual que el sobrino luego sucesor: el tecleador astillado se disculpa por este inexplicable ataque de memoriosidad senil, que le ha hecho insistir torpemente en algo que ya había pergeñado líneas atrás) y ciertas incursiones en el DF.

Pero, ¿Alcántara Rojas en el consejo de administración de Prisa? Pues sí, con una aportación de capital que le otorga 0.025 por ciento de los derechos de voto de esa sociedad anónima, el empresario mexiquense es desde el pasado 25 de febrero uno de los 14 vocales del mencionado consejo. Otro de esos vocales es el ex presidente Ernesto Zedillo Ponce de León, quien preside el comité de gobierno corporativo. Alcántara es, además, uno de los seis vocales de la comisión delegada que preside el mero mero Cebrián (http://goo.gl/SV1SzP).

Un asomo a la imprescindible columna México SA, de Carlos Fernández-Vega, arroja luz, desde 2002 (http://goo.gl/iPkSiG), sobre los usos y costumbres del nuevo periodista Alcántara, eventualmente armador del proyecto financiero de apropiación atlacomulquense de una nueva cadena de televisión abierta: “Roberto Alcántara Rojas, uno de los dilectos y costosísimos hijos del Fondo Bancario de Protección al Ahorro (Fobaproa), ex cabeza del grupo empresarial al que la reprivatización salinista le asignó el otrora Banco de Crédito y Servicios (originalmente Bancreser, ahora conocido como Bancrecer) y dueño –entre otras muchas cosas– de una enorme flotilla de camiones de pasajeros que durante muchos años dio servicio gustosa y generosamente a candidatos, comitivas y acarreados en distintas campañas políticas del otrora invencible partido tricolor. Por una mera casualidad de la vida, una de esas campañas fue la del reprivatizador de la banca” (Zedillo).

Todo listo, pues, para la puja por el nuevo canal, con bendecidas alianzas sugerentes y un gel marca Paisano que parece unirlas. ¡Hasta mañana!
loading...