loading...

jueves, mayo 15, 2014

México, sexto lugar de América Latina en desarrollo de banda ancha

Apro

De todos los países de América Latina, México se ubica en el sexto lugar en despliegue de banda ancha, lo que lo ubica en una escala de desarrollo medio, según una plataforma automatizada de medición lanzada hoy por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Según los resultados de la plataforma DigiLAC o Índice de Desarrollo de Banda Ancha (IDBA) pese a los avances en años recientes, América Latina y el Caribe aún están muy por debajo de los estándares de naciones desarrolladas en la materia.

En México, según la Encuesta Nacional sobre Disponibilidad y Uso de Tecnologías de la Información en los Hogares (ENDUTIH) 2013, hay 46 millones de internautas y 62 de cada 100 habitantes no tienen ese servicio en sus casas por falta de recursos.

Dicho estudio señala que 9.5 millones de hogares están conectados a la red, es decir, 30 de cada 100 a escala nacional, lo que representa un crecimiento del 20.6% respecto del año anterior.

En promedio, los servicios de oferta de banda ancha en América Latina han aumentado entre 16% y 18% al año. Sin embargo, el BID sostiene que el mayor problema que enfrenta es su alto costo para los usuarios ya que el precio promedio en la región es casi ocho veces mayor al de los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Los 26 países de América Latina incluidos en el Índice alcanzaron una calificación de 4.37, que se ubicó por debajo del promedio de 6.14 de los países OCDE.

Los cinco países con mejor desarrollo de banda ancha son: Chile, con una calificación de 5.57, Barbados con 5.47, Brasil con 5.32, Panamá con 5.05 y Colombia con 4.77.

Le sigue México, con una calificación de 4.62, Argentina con 4.53, Ecuador con 4.34, Jamaica con 4.29, Perú con 4.26, Costa Rica con 4.23 y República Dominicana con 4.22 todos con desarrollo medio de banda ancha.

Por regiones, las naciones del Cono Sur registraron el mayor desarrollo de banda ancha con una calificación promedio de 4.87, seguido por Centroamérica con 4.26, en tanto que el Caribe es la más rezagada, con una nota promedio de 3.72.

Para producir el índice general, el IDBA combinó 37 indicadores con base en cuatro pilares a los que se les otorgó una calificación del uno al ocho: políticas públicas y la visión estratégica, la regulación estratégica, la infraestructura, y las aplicaciones y el conocimiento.

Al ofrecer los resultados, Antonio García Zaballos, experto que encabeza la iniciativa de banda ancha en el BID, destacó que “en una sociedad moderna, la banda ancha es el ingrediente clave de la agenda de la política pública para acelerar el crecimiento económico y la reducción de la desigualdad”.

En su estudio, el BID citó un reciente estudio que señala que el Producto Interno Bruto (PIB) podría aumentar en la región, en promedio 3.2% su la penetración de la banda ancha se incrementara 10%.

El BID consideró que para que los beneficios aparejados con el desarrollo de la banda ancha puedan producirse, se requiere cerrar la brecha que entre la región y las economías más dinámicas del mundo, así como entre sus zonas urbanas y rurales.

Además de trabajar en la coordinación entre los sectores público y privado para el desarrollo de una agenda digital de país.

“Es clave contar con marcos regulatorios adecuados que promuevan la competencia, transparencia y seguridad jurídica requerida para estimular la inversión necesaria”, afirmó García Zaballos.

La UNAM coincide con el diagnóstico del BID y considera que se necesitan políticas públicas orientadas a garantizar el acceso universal y reducir los precios.

En ocasión del Día Mundial de Internet y de la Sociedad de la Información, que se celebra el 17 de mayo, Lourdes Velázquez Pastrana, de la Dirección General de Cómputo y de Tecnologías de Información y Comunicación (DGTIC) de la UNAM, afirmó que la institución participa en distintos proyectos e iniciativas orientadas a proveer Internet de banda ancha en más de 36 mil sitios y espacios públicos, incluidas comunidades alejadas.

En particular se busca llevar este servicio a escuelas, centros de salud, espacios comunitarios, ayuntamientos, bibliotecas y parques públicos, dijo.

La UNAM, afirmó la investigadora, es precursora del uso de Internet en México en colaboración con el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, para establecer y difundir redes.

Hace más de dos décadas, comentó, se creó una red propia de comunicaciones para proveer el servicio a la comunidad universitaria y hoy están en marcha trabajos para modernizar equipos de comunicación de la denominada RedUNAM y casi 100 kilómetros de fibra óptica en CU.

En 2005, recordó, entró en operaciones el servicio gratuito de la Red Inalámbrica Universitaria (RIU) que la UNAM ofrece en sus instalaciones. En los primeros seis meses tenía cuatro mil usuarios, actualmente son cerca de 100 mil, señaló.

La UNAM también es miembro fundador de la Coordinación Universitaria para el Desarrollo de Internet (CUDI), que fomenta la colaboración entre universidades públicas y privadas del país para impulsar el uso intenso de estas infraestructuras para investigación y desarrollo.

Además, a través de la iniciativa Red Nacional de Impulso a la Banda Ancha (Red NIBA) —parte de un programa mayor denominado México Conectado—, la UNAM, junto con otras instituciones educativas, se verá beneficiada al conectar 29 de sus sedes con más de 36 mil sitios y espacios públicos como escuelas, centros de salud y comunitarios, ayuntamientos, bibliotecas y parques ya insertos.

La idea de este proyecto es que más estudiantes y maestros tengan acceso a la banda ancha en escuelas o universidades, que médicos y funcionarios de salud cuenten con conectividad en su clínica o centro de labor y más ciudadanos puedan conectarse sin costo.
loading...