loading...

viernes, febrero 15, 2013

(Re)Juegos internos


Hank y el nuevo PRI
¿Perdimos, Manlio?
Citas en el Issste

Julio Hernández López / Astillero

Hoy deberá saberse si Jorge Hank Rhon decide participar como precandidato en el proceso priísta de selección de abanderado para buscar la recuperación del poder estatal en Baja California. Hasta ahora, las apariencias han apuntado a que el beltronista Fernando Castro Trenti sería el aspirante oficial único, supuestamente a partir de una instrucción pinolera central y con base en un acuerdo que entregaría al dueño del Grupo Caliente una cuota de candidaturas, entre ellas la correspondiente a la presidencia muncipal de Tijuana, el asiento de su feudo.

Cuando se conoció la supuesta postulación negociada de Castro Trenti (quien solicitó licencia a la diputación federal que ha ejercido en la mayor cercanía política con Manlio Fabio Beltrones, como antes lo hizo en el Senado) se produjo también una oleada de comentarios mediáticos que ensalzaron una hipotética sabiduría política del Dedo Restaurado que, a pesar de las relaciones estrechas que ha tenido con el hankismo (emblemático, tutorial, aspiracional), preferiría sacrificar sus simpatías personales al aceptar la condición de impresentable del exótico Jorge y empujar a Castro Trenti hacia una postulación ajena a escándalos mayores en los planos nacional e internacional, relacionada incluso con segmentos del panismo, que pareciera encaminarse a una derrota más (aunque ésta con el ingrediente de significar la pérdida de lo que fue el punto de arranque del crecimiento concesionado del PAN, con Ernesto Ruffo Appel como primer abono) e inequívocamente cedida al grupo que le peleó la candidatura presidencial al propio Enrique Peña Nieto, el beltronismo que aun jugando con las reglas del sistema mantiene resistencia al estilo frívolo y desmadejado del peñismo en sí y a la voracidad y rudeza de los muy señalados grupos que han tomado control paralelo de la plaza.

Sin embargo, Hank Rhon alistaba ayer la documentación necesaria para solicitar su registro como precandidato, en un giro que significaría desobediencia y reto para el jefe real del priísmo, el ocupante actual de la silla presidencial (lance que pondría en riesgo al imperio tijuanense construido a partir de los favores y disimulos del priísmo pinolero) o un juego engañoso en que el dueño del equipo de futbol profesional denominado Xoloitzcuintles de Caliente, cumpla un rol de aparente rebeldía, desate un proceso de falsa democratización (con el peso del dinero y el apoyo de los intereses calientes como factores verdaderos de resolución) y termine ganándose una candidatura que Los Pinos le había regateado, pero que tendría un final feliz (¿Perdimos, Manlio, le diría el Dedo Decisorio al sonorense en caso de que sea avasallado Castro Trenti?).

Jugar en Baja California a la democracia interna de tres colores en tiempos del regreso del peor de los priísmos clásicos al poder federal conlleva riesgos no sólo de apariencia, sino de equilibrios entre los grupos que sustentan al peñismo. La figura de Jorge Hank Rhon es, ciertamente, la más popular pero no la más saludable: útil para fines electorales si sólo se pensara en estos, pero muy difícil de sustentar como rostro de un priísmo presuntamente modernizado, sujeta a vaivenes diplomáticos y policiacos en la relación con Estados Unidos y delatora sin excusa de la verdadera textura y vocación políticas del régimen atlacomulquense.

La alternativa de Castro Trenti tampoco está exenta de ribetes sombríos y preocupantes, de tal manera que ni siquiera la expectativa de una alternancia regresiva, como sería la del PRI recuperando Baja California, ofrece a los habitantes de aquella castigada entidad una esperanza fundada de mejoría. El panismo ha agotado sus posibilidades políticas, demostrando aplicadamente una incapacidad de gobierno que entre corrupción, indolencia, insensibilidad y mediocridad ha consumido más de dos décadas. Hoy, el PRI tiene todas las presidencias municipales y el control del congreso local, mientras el gobernador formal, José Guadalupe Osuna Millán, mata el tiempo en espera de terminar su periodo.

Astillas

Raúl S. Morales Solís, especialista en administración del agua B en la Comisión Nacional del Agua, relata: Mi esposa Lourdes Camacho acudió a consulta de medicina familiar a la clínica Moctezuma del Issste, en el Distrito Federal, para solicitar sea enviada a recibir consulta de especialidad en urología y el 8 del mes en curso recibió la cita, programada para la mencionada especialidad para el 30 de enero de 2014 en la clínica Leonardo Bravo, ubicada detrás del Hospital General Regional Zaragoza. O sea que mi esposa tendrá que soportar su padecimiento por 357 días para que el Issste le dé su primera cita de especialidad. A su hijo, Ian Aymar Morales Camacho, de siete años de edad, le fue mejor, pues fue programado para consulta de otorrinolaringología para el 29 de agosto del presente año. Es decir, solamente esperará 210 días para ser atendido. De ambos casos fueron enviadas a esta columna las solicitudes de servicios de referencia y contrarreferencia, con los datos específicos y un recuadro especial junto a las fechas programadas para las consultas: “Asistir 20 minutos antes en el área de archivo de la clínica de especialidades ‘Leonardo Bravo’ con pase original y estudios para confirmación de cita en el mismo día de su consulta”. Es terrible que demore tanto la atención del Issste en los casos mencionados y es tragicómico pensar en que 20 minutos antes de una cita, que tardará casi un año en cumplirse, le puedan salir al paciente con que por cierto papeleo no está confirmada...  En Guerrero la inseguridad pública empuja a la creación de más cuerpos de policías comunitarias y en Morelos la tentación crece, a pesar de la enjundia declaratoria en contra del cada vez más entrampado Graco Ramírez... Y, en tanto Francia se declara lista para ayudar al gobierno mexicano a crear la famosa gendarmería, ¡hasta el próximo lunes, mientras este tecleador acepta que ha llegado el primer aniversario de la muerte de la autora de sus letras, María López Soria!
loading...