¿Pacto de la lealtad?

Discursos de salva
Paredón cívico
Prueba: telecomunicaciones

Julio Hernández López / Astillero

El secretario de la Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos Zepeda, le ha dado patriótico valor militar al Pacto por México. Orador en una ceremonia sabatina de la tanda de conmemoraciones verde olivo que se produce en el mes en curso, el general secretario equiparó la histórica Marcha de la Lealtad que se produjo cien años atrás, en momentos críticos del maderismo, con el Pacto por México y las políticas peñistas de bienestar colectivo.

Así lo dijo Cienfuegos, en el Alcázar de Chapultepec, frente a Enrique Peña Nieto: Nos congratula el Pacto Nacional logrado recientemente por los líderes políticos del país. Saludamos, también, las reformas e implementación de políticas de Estado en favor del bienestar colectivo. Ese espíritu propositivo y los hechos consecuentes son, justamente, la Marcha de la Lealtad moderna que el país requiere. La lealtad es de todos y para todos. Civiles y militares debemos capitalizar y potenciar sus enormes frutos (http://bit.ly/V9qIor ).

Más allá de las motivaciones del general Cienfuegos para decir lo que circunstancialmente al oído peñista le guste escuchar, hay un enfoque impropio, hasta peligroso, en ese acomodo de lo histórico con lo coyuntural. En ese tono y en ese contexto, el jefe operativo de las fuerzas armadas mexicanas está condenando al paredón cívico a quienes en el legítimo uso de sus derechos políticos disientan e incluso confronten el tal Pacto por México y las políticas sociales del peñismo, por ejemplo, la cruzada contra el hambre y otros planes a cargo de Rosario Robles y su secretaría de promoción electoral. Dando continuidad a la línea de pensamiento expresada por el general Cienfuegos, quienes estuviesen contra el Pacto y las mencionadas políticas acabarían siendo una especie de traidores a la Patria, susceptibles de combate para impedir que hagan daño.

Una exageración histórica de ese tamaño corre incluso el riesgo de disolverse por cuenta de los propios firmantes del Pacto tan enaltecido. Resulta que los Chuchos perredistas y el gustavismo panista están siendo jalados por las necesidades electorales hacia planes de alianza en varios estados, lo que está provocando recelo en Los Pinos.

Pero lo más delicado es el hecho de que el ejercicio formal de las obligaciones de algunas secretarías del gabinete peñista, sobre todo la de Gobernación, está generando turbulencias y torpedeo hacia el propio Pacto, como si esos secretarios, en especial Miguel Ángel Osorio Chong, quisieran descarrilar el pacto coordinado por José Murat por diferencias políticas o porque su propio jefe, Peña Nieto, considerara que tal pacto tuvo una utilidad importante como instrumento de legitimación pero hubiera llegado el momento de sostenerlo en una vitrina discursiva al mismo tiempo que se le desacredite en la práctica, particularmente en el terreno minado del cumplimiento de los pomposos compromisos de reformas profundas que se les hicieron a los Chuchos y al gustavismo con tal de recabar su firma.

Hoy, la aduana legislativa, con Gamboa y Beltrones deseosos de desinflar la burbuja del pactismo, habrá de pasar por la prueba de la congruencia en el caso de las telecomunicaciones (es decir, de los intereses del duopolio televisivo contra el corporativo de Carlos Slim, hasta ahora impedido de entrar al reparto del pastel de la pantalla en señal abierta). A fin de cuentas, para los dirigentes perredistas y panistas lo importante no será el cumplimiento de lo pactado, sino el ya haberse revalorado frente a los adversarios internos (los Chuchos frente a AMLO y Gustavo Madero frente al calderonismo) y su enganche como coadyuvantes opositores de lo que Los Pinos dicte a lo largo del sexenio que va corriendo (en una de esas, los Chuchos se niegan a cumplir el proyecto inicial de entregarle la presidencia del PRD a Marcelo Ebrard para que depurara al sol azteca y pudiera ser candidato presidencial en 2018. Ortega y Zambrano han revalorado sus acciones con este Pacto y en relación directa con Peña, así que ninguna necesidad tendrían de deshacerse de ese capital en lo inmediato).

Una última observación al discurso del general Cienfuegos y su referencia a la Marcha de la Lealtad, inscrita en el capítulo de la Decena Trágica: ¿el Pacto por México y las políticas de bienestar colectivo de EPN tendrán el mismo destino que la marcha de los cadetes del Colegio Militar, que sirvió para que el presidente Madero se trasladara de Chapultepec al Palacio Nacional, aunque días después el desenlace le fue trágicamente adverso? ¿Quiénes son actualmente los factores de conspiración que requieren de protectoras marchas de lealtad: el sindicalismo del tipo Gordillo y Romero Deschamps, el duopolio televisivo, los empresarios de élite indispuestos ante una reforma fiscal que les quitara privilegios? ¿O resulta que el general Cienfuegos hizo una equiparación oratoria meramente coyuntural?

Astillas

En el marco de los reacomodos que está realizando el gobernador Graco Ramírez (entre ellos, el Mando Único de las policías), el procurador de justicia, que llevaba 16 días en el cargo, sufrió una de esas confusiones que con frecuencia afectan a ciudadanos indefensos pero que ahora alcanzaron ribetes de aberración extrema, pues agentes de la Secretaría de Seguridad Pública fueron quienes dispararon contra vehículos en uno de los cuales viajaba el procurador Rodrigo Dorantes, en una situación confusa que terminó con tres guardaespaldas del funcionario muertos... Morelos ha sido escenario de feroces peleas por el control de la plaza y sus vinculaciones hacia Guerrero. Recuérdense los episodios del asesinato de Arturo Beltrán Leyva a finales de 2009 y el ataque de policías federales contra dos personas de la embajada de Estados Unidos y un marino, en agosto del año pasado... En Piedras Negras, la hija del secretario de seguridad pública de Coahuila, Gerardo Villarreal, fue atacada por un comando armado. El blindaje del vehículo y la reacción de la escolta salvaron a la hija del funcionario... Y, mientras el PRI asegura que no apoyará el IVA en alimentos y medicinas, ¡hasta mañana!