loading...

miércoles, diciembre 19, 2012

Tendencias globales 2030, según NIC: apología de la globalización y el gas esquisto (shale gas)


Alfredo Jalife-Rahme / Bajo la Lupa

Días antes de la matanza de niños en una escuela de Newtown (Connecticut), que ha puesto en la picota la desregulación de la portación de armas en Estados Unidos, NIC-2012 publicó sus previsiones (10/2/12) hasta el año 2030 sobre el destino de la otrora superpotencia unipolar.

NIC divide en tres rubros su extenso análisis: 1) Megatendencias, que subdivide en cuatro rubros: a) Empoderamiento global: “el empoderamiento global acelerará la debida reducción de la pobreza, el crecimiento de la clase media global, un mayor logro educativo, el amplio uso de nuevas comunicaciones y tecnologías de manufactura, y avances en salud. b) Difusión del poder: no habrá ningún (sic) poder hegemónico. El poder cambiará a redes y coaliciones en un mundo multipolar. c) Patrones demográficos: el arco demográfico de inestabilidad se estrechará; el crecimiento económico podría declinar en países envejecidos; 60 por ciento de la población mundial vivirá en áreas urbanizadas; se incrementará la migración. d) Alimentos, agua, el nexo energético: su demanda aumentará sustancialmente debido a un incremento de la población global; el manejo de los problemas de una materia prima estarán vinculado a la oferta y la demanda de las otras.

2) Factores de cambio: economía global proclive a la crisis (¿colapso o mayor multipolaridad con resistencia aumentada al orden económico global?); brecha de la gobernabilidad (¿controlan el cambio o serán avasallados?); potencial de conflicto intraestatal/interestatal incrementado; visión mas amplia de inestabilidad regional (¿Medio Oriente y sur de Asia se desparraman y crean inseguridad global?); impacto de nuevas tecnologías (estímulo de productividad económica con solución de problemas del cambio climático, la rápida urbanización, la creciente población); papel de Estados Unidos: ¿Será capaz Estados Unidos de trabajar con nuevos socios para reinventar el sistema internacional?

3) Cuatro mundos potenciales: a) Motores parados: en el escenario del peor caso, los riesgos del conflicto interestatal aumentan: Estados Unidos se retrotrae y se frena la globalización. b) Fusión: escenario del óptimo caso, China y Estados Unidos colaboran en una amplia gama de temas, lo cual lleva a una cooperación global más extensa. c) Índice Gini fuera de la botella: estallan las desigualdades conforme algunos (sic) países se vuelven los grandes triunfadores y otros fracasan; las desigualdades dentro de los países incrementan las tensiones sociales. Sin retirarse completamente del mundo, Estados Unidos no es más el policía global. d) Mundo no estatal: apoyados por nuevas tecnologías, los actores no estatales toman el liderazgo en confrontar los desafíos globales.

Subyacente a las megatendencias se encuentran siete cambios tectónicos: cambios críticos a características clave del ambiente global que afectarán cómo funcionará el mundo: a) Crecimiento de la clase media. b) Mayor acceso a tecnologías letales y perjudiciales (instrumentos cibernéticos, armas de bioterror, etcétera, en manos de individuos). c) Cambio definitivo del poder económico al este y al sur: participación del ingreso global de Estados Unidos, Europa y Japón se caerá a la mitad del 56 por ciento de hoy; en 2008 China superó a Estados Unidos como el mayor ahorrador; la participación de activos financieros de los países emergentes se duplicará en 2020. d) Envejecimiento extendido y sin precedente: migración globalizada (reducción de mano laboral en países ricos).

e) Urbanización: aumentará a 60 por ciento mundial; África, con la mayor tasa; centros urbanos generarán 80 por ciento del crecimiento económico. f) Presiones de alimentos (aumento de 35 por ciento) y agua (aumento de 40 por ciento): mitad de la población mundial vivirá en áreas de estrés acuífero severo (África, Medio Oriente, China e India: vulnerables). g) Independencia (¡súper sic!) energética de Estados Unidos: “Con el gas esquisto –shale gas–, Estados Unidos tendrá suficiente gas natural para suplir sus necesidades y generar exportaciones potenciales en las décadas que vienen”. La OPEP perderá el control y los precios del crudo se colapsarían (¡súper sic!).

Ahora sí que existe abundante material para discutir puntualmente, pero destacan del reporte tanto la obsesión de Estados Unidos por la globalización como su supuesta independencia energética gracias a los pletóricos yacimientos de gas esquisto (shale gas; ver Bajo la Lupa, 29/4/12).

Tanto Russia Today (11/12/12) como dedefensa.org (12/12/12) –portal europeo de estrategia– se centran en los puntos que juzgan de su interés.

Russia Today destaca la hegemonía declinante de Estados Unidos –que Zbigniew Brzezinski, geoestratega estrella de Estados Unidos, viene abordando desde hace un buen tiempo (ver Bajo la Lupa, 5/2/12 y 5/12/12)–, sin soslayar el mensaje de que Estados Unidos debe permanecer como la primera potencia mundial en materia de seguridad general.

Dedefensa opera dos observaciones, una sobre “el gran tema del pensamiento económico-estratégico de moda: la “autosuficiencia de Estados Unidos gracias al gas natural (…), una fuente fenomenal para un boom estadunidense”: un debate de la década de los 70.

El portal europeo no compra la idea de que el declive catastrófico (¡súper sic!) de Estados Unidos en los pasados 30 años se deba a su seudo (sic) dependencia de fuentes externas de energía y el asunto de las exportaciones-importaciones, comparado a las miriadas de sus problemas intrínsecos, ya que no son las importaciones de energía las que causaron el derrumbe del otoño de 2008.

El portal europeo expone la contradicción del maná energético, ya que la autosuficiencia energética comporta en sí misma la tentación irresistible del repliegue, del aislacionismo.

Dedefensa.org comenta la insistencia a lo largo del reporte de que Estados Unidos no se retire del mundo, al riesgo de quebrar la globalización. Juzga que tal postura implica que Estados Unidos no ostenta más su papel dominante pero que todos sus compromisos exteriores deben perdurar para que perdure la sacrosanta globalización.

El portal europeo cita el artículo Goodbye pax americana, de John Glaser (Antiwar.com, 11/2/12), que exhibe el pánico del retiro del Pentágono de sus casi mil bases a causa de su catastrófica situación financiera y económica: con el rápido ascenso de otros países, concluyó el momento unipolar de Estados Unidos.

John Glaser aduce que “desde el fin de la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos ha perseguido el dominio global a través de la fuerza y la coerción y critica ferozmente la doctrina Wolfowitz, que debía impedir el ascenso de cualquier potencia virtual.

Un reciente reporte del importante think tank estadunidense CSIS (Centro de Estudios Estratégicos Internacionales) sostiene que el abordaje estratégico de la posguerra de Estados Unidos se ha vuelto rápidamente insolvente (sic) e insostenible (sic), y si Washington persiste en aferrarse a su papel presente bajo la premisa de que el orden internacional depende de ello, el resultado será una resistencia creciente, la ruina económica y el fracaso estratégico.

El documento del NIC abulta la independencia energética de Estados Unidos –con implicaciones geopolíticas en Norteamérica y al precio indeleble de la devastación ambiental– y pierde de vista la capacidad de represalias de sus enemigos, que muy bien pudieran ser sus colaboradores si Washington diluyera su obsesión en seguridad a costa de los demás y que raya en la paranoia.
loading...