viernes, noviembre 09, 2012

Efímera alianza PAN-PRD


¿Un sexenio? ¡Ocho días!
Ganan patrones y caciques
ITAM premiará a FC

Julio Hernández López / Astillero

Cómico resultaría, si no fuera tan trágico: el PAN y el PRD lograron la hazaña de que una presunta y muy cacareada alianza de seis años contra el autoritarismo y por la democracia durara en realidad solamente ocho días. Con Gustavo Madero y Jesús Zambrano al frente, esos partidos anunciaron con aires épicos que le harían ver al Revolucionario Institucional que no será el dueño del país durante el sexenio encopetado. Pero ayer, en San Lázaro, el de blanco y azul acabó haciendo la sabida mancuerna histórica con el de tres colores y el del sol azteca terminó chamaqueado, utilizado para arreglos finales a los que ni lo juntaron y tempranamente exhibido en su impericia aprovechable por los verdaderos jefes legislativos, que parecen dos pero en realidad son solamente uno.

La reportera Georgina Saldierna dejó constancia (en La Jornada del uno del presente mes) de los descomunales propósitos que albergaban panistas y perredistas luego del inflado espectáculo de engaños sabidos que habían montado en la sesión senatorial en la que contra la postura del PRI agregaron modificaciones relativas a democracia sindical y transparencia en contratos de trabajo: luego de dos horas reunidos en un restaurante del Polanco capitalino, dirigentes de comités nacionales y coordinadores de bancadas del PAN y el PRD en el Senado y en la Cámara de Diputados, más el vicecoordinador en San Lázaro del Movimiento Ciudadano, acordaron integrar un frente político y legislativo de largo plazo, para impedir el riesgo de prácticas autoritarias y, en lo inmediato, defender el tema de la democracia y la transparencia sindical en la minuta de reforma laboral que se analiza en la Cámara de Diputados (http://bit.ly/YTXcUD ).

En esos días, y aun cuando era evidente que los cambios en el Senado estarían sujetos a las determinaciones del PRI en la Cámara de Diputados, donde sí tiene mayoría junto a sus aliados, los panistas y los perredistas se dejaban llevar por un sospechoso júbilo sin fundamento, pretendiendo convencer al país entero de que lo logrado era un hecho político consumado y no, como lo decía de inmediato el Astillero correspondiente, Avances en condicional (http://bit.ly/PHKllR ).


La realidad se impuso ayer: el PAN cedió y acabó sufragando junto al PRI en San Lázaro para quitar al texto senatorial los triunfos de la alianza antipriísta en el Senado. Quedó así lo que originalmente deseaba el gran capital y sus brazos políticos, el PRI y el PAN: una reforma patronal, cuyos términos depredatorios nunca recibieron atención ni merecieron combate real y eficaz de la izquierda, concentrada la atención en la falsa conquista de la democracia y la transparencia sindicales. El golpe a los trabajadores ni siquiera fue materia de polémica, enganchado el párvulo PRD en el anzuelo de lo sindical mientras panistas y priístas cerraban en San Lázaro el trato original, el de la reforma patronal acordada por Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto. Lo demás fueron meros fuegos de artificio, incluyendo el grotesco intento de alianza sexenal entre PAN y PRD que quedó en contados ocho días.

Permanencia en altos niveles de polémica mantiene, por otro lado, el nombre de una de las hijas de Enrique Peña Nieto. Paulina ya antes había incendiado Twitter al calificar de prole a quienes criticaban a su padre por lo sucedido en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, cuando no supo mencionar tres libros que hubieran marcado su vida. Ahora  fue involucrada a partir de su presunta cuenta oficial tuitera, @OficialPauPena, al difundirse la versión de que había comprado cinco filas del Foro Sol para presenciar la actuación de la banda inglesa One Direction. Dicha especie fue puntual y categóricamente desmentida por el vocero del equipo de transición gubernamental, Eduardo Sánchez, pero la encendida discusión, con tintes de clasismo, seguía en Internet como uno de los principales temas.

Lo que sí está confirmado es que el Instituto Tecnológico Autónomo de México entregará a Felipe Calderón el premio denominado Carrera al Universo, que es la máxima distinción que se brinda a un ex alumno del ITAM por una trayectoria profesional de excelencia de por lo menos 30 años. La ceremonia se realizará el próximo martes 13, a partir de las 19.30 horas, en el auditorio Raúl Bailleres del campus Río Hondo, en el Distrito Federal.

En la misma sesión, que está programada para terminar a las 23 horas, se entregarán ocho premios al mérito profesional, entre ellos al actual secretario de salud, Salomón Chertorivski Woldenberg, y a Armando Ríos Píter, el marcelista senador guerrerense por el PRD. El registro de aspirantes a asistir como público a esa ceremonia se debió hacer por correo electrónico antes del pasado 5 y ni así está asegurado nada, pues se ha advertido a los interesados que tres días antes del evento te confirmaremos si tienes lugar dentro del Auditorio o en alguna de las salas alternas donde habrá transmisión simultánea. También se precisa que el cupo es limitado y la reservación es personal ( http://bit.ly/UbZQiH ).

Grupal y partidista es también el ingreso a dos asientos de la Suprema Corte de Justicia de la Nación que están en proceso de ser designados. Como ha sucedido en otros procesos (los consejeros del IFE, los magistrados electorales, los miembros de organismos autónomos, por ejemplo), en las alturas tratan de repartirse las piezas como botín de guerra, aunque luego hay nudos operativos que complican la ejecución de esos pactos de altura.

Y mientras México, no sólo sus gobiernos y poderes institucionales, no sólo en territorio propio sino también en el estadunidense, aprovecha las circunstancias que rodearon la nueva elección de Barack Obama (el peso del voto latino o hispano), y empuja en oficinas de cabildeo, pero también en las calles y en los medios de comunicación, a favor de una reforma migratoria que beneficie a los millones de paisanos nuestros, ¡feliz fin de semana!

No hay comentarios:

¡Gana dinero con PayMeDollar! [AD]